Capítulo 29: Caballeros de Musashi

Encima del puente frente a la Academia, Mitotsudaira tomó aire.

…solicité a un oponente, así que vamos a ver qué va a pasar ahora.

Pensando eso, mirando a todos del otro lado, empezó a pensar en las posibilidades.

Acerca de la persona que saldría a responder a su solicitud de un oponente.

…No es el canciller, supongo.

Él no era una persona con capacidad de lucha, no importa cómo se mira. La gente lo detendría si se nombrara a sí mismo.

Shirojiro y Naomasa no estaban con ellos, así que si estamos hablando de tipo duelo, sería alguien como Tenzou o Urquiaga.

Ellos eran los que asumen casos de exorcismo espiritual para obtener experiencia de combate después de todo, para seguir en el negocio de su familia o por su propia carrera.

Mitotsudaira había empezado a luchar para conducir cosas así en la escuela media. El territorio de Mito en el que la nave aterrizaba anualmente era un lugar que a fantasmas y similares gustaba después de todo, con todos los páramos y pantanos. Incluso en los otros puertos, el trabajo como ese venia en montañas.

Especialmente con el aumento reciente en Fenómenos, haciendo que incluso los otros caballeros salgan muchas veces.

A pesar del espíritu en la naturaleza, la experiencia que obtienes luchando con oponentes muertos vivientes es similar a la de enfrentar a los humanos. Las peleas con aquellos que sobrevivieron a ese tipo de batallas seguramente serían interesantes.

…Sí, ya me he preparado para tal caso. Es solo que-…

“¿…Qué están haciendo todos?”

Todos estaban sentados frente a la Academia hablando entre ellos, pero nadie salió de entre ellos.

Ya les había dado tiempo y esperado, ¿qué estaba pasando?

“Umm…”

En el momento en que Mitotsudaira inclinó la cabeza y les llamó, de la multitud sentada, Toori volvió la cabeza y le dio una respuesta.

“¡Ah, Nate, un poco de tiempo para pensar, tiempo para pensar~! No cortes el tiempo~.”

Antes de asentir con la cabeza, todos miraron en su dirección por un momento, luego volvieron a juntar sus cabezas.

“Oye, ¿qué vamos a hacer? Nate seguro está ansiosa por hacer esto, huh.”

“Hmm… Yo traje algo de veneno por mi cuenta, ¿así que debería usar eso…?”

“O más bien, Mito es una combatiente de rango medio-corto, así que ¿qué tal si yo como un combatiente de largo alcance tomar un arco y disparo…?”

“En mi opinión, debemos esperar hasta que Shirojiro vuelva y hacer que compre algunas balas de plata…”

“Incluso Mitotsudaira está fuera de mi ámbito de interés, así que voy a pasar. ¡No me metan en esto, por favor!”

¡¿…Sin tener en cuenta el último, estas personas van seriamente por la muerte, huh!?

Desconfiando de la sensación de descontento que se elevaba dentro de ella como una emoción de rabia, Mitotsudaira frunció el ceño y soltó una voz.

“¿…No pueden darse prisa?”

 

A la exigencia de la caballera de pie en el puente como para ocuparlo, todos los que estaban frente a la entrada volvieron a unir sus cabezas y gemir.

En el grupo, Toori murmuró ‘bien’.

“Pensé en algo bueno. Tenzou. Póstrate delante de ella.”

“¡N-no puedes postrarte delante de alguien sin una razón! Mitotsudaira-dono no es el tipo de bromear así, así que no podemos simplemente arrodillarnos en el suelo…”

“Hmm, entonces, ¿debería ir?”

Urquiaga buscó en su pecho, haciendo varios sonidos metálicos en el proceso. Haciendo un suspiro corto, él…

“Si decidimos salvar a Horizon después de esto, no podré actuar.”

“Sea cual sea el caso, mi ambición es formar parte de la Inquisición; y ni los católicos de K.P.A. Italia ni los de Tres España son herejes contra los que pueda luchar. No podré poner una mano sobre ellos.”

“Ah, yo tampoco, igual que él.”

Adele levantó la mano. Arrojando sus mangas uniformes de gran tamaño, dijo:

“Soy un sirviente. Los sirvientes sirven a los caballeros, así que oponernos a nuestro propio caballero significará perder el sentido de mi posición.”

“El trabajo seguro es duro, ¿eh?”

Doblando los brazos, Toori asintió y luego movió su mirada hacia Neshinbara.

“Neshinbara, parece que tienes algo que decir. ¿Qué es?”

“Ah bien. Es que algo no se siente correcto aquí.”

Neshinbara echó una mirada hacia Mitotsudaira y volvió los ojos a todos.

“¿Me pregunto qué razón tiene un caballero como ella para luchar y probar los valores de los civiles como nosotros?”

“i puedo responder, soy un idiota, así que no lo sé.”

“Bueno, supongo. Me alegra que entiendas. Sí. …Ha, ha, lo siento.”

“¡N-ni siquiera lo niega! Incluso me compadeciste, no… ¡este tipo! Ah, esos ojos son de lastima, ¿verdad?”

Todos sostuvieron a Toori. Al notar que Mitotsudaira inclinaba la cabeza al otro lado, Kimi dijo:

“Heh heh heh. Mitotsudaira, tienes miedo de no saber de qué estamos hablando, ¿verdad?”

“No, bueno, es como lo que veo todos los días, pero… Mirándolo desde afuera, normalmente tendría miedo.”

A sus palabras, todos volvieron a unir sus cabezas. Provisoriamente se afirmaron y entraron en contacto unos con otros.

“Incluso Mito dijo que nuestro grupo es bastante aterrador. No entiendo.”

“En mi opinión, una doncella de santuario tetona con un ojo mecánico como Asama-san diciendo eso sería más de la cuestión”

“Me preguntaría por qué un sirviente con gafas, de tipo holgado, como tú dirías eso, Adele.”

“Ha ha ha. Uqui-dono, es curioso que lo digas, siendo tú mismo un inquisidor de medio dragón.”

“Heh heh heh. Este ninja no se ha mirado últimamente, ¿verdad? ¿Qué es lo que te ocultas?”

“¡Hey chicos! ¡Ustedes! ¡No cambien el tema sin mí! ¡¿Qué pasa con este ambiente de diversión que me deja fuera!? ¡Me lo tragare todo, ¿está bien?! ¡Sniff sniff sniff sniff!”

Todos miraron al idiota con caras serias. En respuesta Toori iba a decir algo, pero colgó la cabeza y se acostó de lado.

Ignorando a Toori quedándose quieto, Asama aplaudió ligeramente sus manos.

“Ahora, continuemos nuestra conversación mientras todavía tenemos tiempo. Neshinbara-kun, ¿qué te preocupa Mito?”

“Ah bien. Busqué material relacionado con conexiones históricas, y…”

“¡Ah! ¿Estás hablando de nuevo? Hey, hey, ¿no lo harás para que idiota como yo pueda entender? Neshinbara, tienes ese hábito de no llegar al punto después de todo. Que sea súper simple para nosotros sólo esta vez, ¿’kay?”

En respuesta a las palabras recuperadas de Toori, en el rostro sonriente de Neshinbara apareció una vena.

Entonces, Kimi golpeó ligeramente la cabeza de Toori.

“Heh heh heh.  Tonto hermano, un otaku como él ama nada más que mostrar su conocimiento; así que deberías dejarle hablar como quiera, ¿de acuerdo? Si dices algo extraño, estarás atrapado en su mundo de locura, ¿sabes?”

“¡¡Mira en el espejo, hermana!!”

“Ah, bueno, estoy acostumbrado, así que está bien.”

Neshinbara agitó la mano y dijo:

“Mirando desde un punto de vista histórico, los caballeros siendo una clase por encima de la gente es algo natural.”

“¿…Eh? ¿De qué estás hablando?”

“Bueno…” Neshinbara bajó su cuerpo, todo el mundo siguió su ejemplo.

“Los caballeros son personas con influencia. Al menos… sus posiciones están por encima del público.”

“¿Y?”

“¿No crees que es raro? ¿Por qué esos caballeros estarían aquí, enfrentándose a nosotros? Su situación es más alta que la nuestra, ¿sabes? Si tengo que ponerlo en palabras, ellos son los que gobiernan sobre nosotros. Por no decir nada de nuestro enfrentamiento, para nosotros los civiles el otro lado es más alto… así que ¿por qué optaron por enfrentarnos? Perderán mucho si ganamos, ¿sabes?”

Ante esa pregunta, todos se dirigieron a Mitotsudaira.

Al darse cuenta de que la miraban, Mitotsudaira retrocedió un poco.

“¿Q-qué sucede?”

Todos asintieron y volvieron su mirada. Con una mirada puntiaguda, Urquiaga miró a todo el mundo.

“¿Está pensando así? Debido a la crisis en la que Musashi está involucrada… los impulsos destructivos de Mitotsudaira se iluminan y rápidamente la hacen querer volverse loca.”

“…Guau. ¿Qué la haría hacer algo así?”

“Está bien. Eso es empujarlo un poco, ya sabes. Además, Mito dijo que ella misma está representando a los caballeros. No hay manera de que algo incitara a los caballeros a actuar, ¿verdad?”

“Umm, siento que estás diciendo que definitivamente es el caso si está sola, pero…”

Con un rostro preocupado, Adele inclinó la cabeza.

“Me pregunto. Definitivamente hay algo raro aquí.”

“¡Hey Nate, Adele está diciendo que algo es raro en tioah…!”

“N-no es nada, ¿está bien? Kimi-dono, ¿debería golpearte ahora?”

“…Umm, no me importa, pero ¿puedes darte prisa con eso?”

Todo el mundo hizo excusas diciendo ‘sólo un poco, sólo un poco más, ¿está bien?’ y…

“Bien, Adele-dono, por favor, continúa.”

“Judge. Está la cosa que el Secretario dijo, sobre si realmente hay necesidad de conflicto. Quiero decir, bueno, los caballeros y los sirvientes no luchan con la gente en primer lugar.”

Inclinando la cabeza por segunda vez, la chica continuó.

“Sobre el problema de la diferencia de clase que dijo el Secretario. Está la cuestión de los caballeros de clase superior que quieren luchar contra el pueblo, pero este duelo cuestiona incluso el contexto de la existencia misma de los caballeros.”

 

A las palabras de Adele, todos detuvieron sus acciones y voces.

Entonces todos volvieron a mirar a Mitotsudaira sin decir nada.

“…Como he dicho, ¿qué sucede?”

“Hmm”, así que todos asintieron y se miraron de nuevo.

“No podemos preguntarle. …Sobre eso, cómo este duelo implica no sólo a sí misma, sino todo el significado de la existencia de los caballeros; ¿Qué quieres decir con eso, Adele?”

“Judge. Bueno, esto es acerca de los caballeros de Musashi, sin embargo. …En realidad, según la recreación histórica descrita por el Testamento, en el último período de la Edad Media, hace unos doscientos años atrás, el sistema feudal de dedicar la tierra a los caballeros y reyes se descompuso en su mayor parte.

“La era en que estamos ahora está dentro del sistema de la Corte Imperial que les ofrece autoridad y activos.”

Cierto, Neshinbara asintió. Miró a Adele y le hizo un gesto de agradecimiento.

“A finales de la Edad Media, para poner fin al caos provocado por el agotamiento de los recursos de las Cruzadas, y con el auge de la tendencia a ahorrar dinero, así como la revolución religiosa, muchos países comenzaron a centralizar su poder en un solo jefe de la nación: el rey.

“Con la guerra convirtiéndose en una actividad a gran escala donde la fuerza de los caballeros no será suficiente, donde muchas batallas son libradas por mercenarios, estamos entrando en la era de las fuerzas armadas.

“Cualquier país que no sea el Lejano Oriente ya ha empezado a hacer que todo el cuerpo estudiantil de sus Academias se convierta en fuerzas armadas, haciendo lecciones de guerra obligatorias para ellos.”

“Heh heh heh. Parece que el otaku ya está empezando a descarrilar desde el punto de vista con su explicación.”

“…Si claro, la historia no ha terminado todavía.”

Neshinbara mostró una sonrisa, una vena apareció en su cabeza.

“…Los caballeros bajo el sistema feudal arrojaron sus armas con la formación de las fuerzas armadas y comenzaron a participar en asuntos políticos, económicos y militares. Se estaban convirtiendo en una nueva entidad, la Corte Imperial. A continuación, se les daría rango de corte por aquellos con influencia, pero aquellos sin nada similar todavía se llaman caballeros en el momento actual. Sin embargo…”

Sin embargo…

“El Lejano Oriente todavía está bajo el sistema feudal por ahora, y Musashi no tiene ninguna forma de fuerza armada; así que los caballeros enviados a Musashi todavía están bajo su sistema desde la Edad Media: formando parte de la nobleza feudal. Con la ‘Asignación de Gastos para el Propósito de Privatización’, transmitida por Musashi, para que las personas fuera del Lejano Oriente acepten su responsabilidad por la protección, distribución de bienes y bienestar social de las áreas residenciales de su entorno, asumieron el rol de la gestión de sus tierras; también tenían el deber de realizar una salida en emergencias también.

“Así, en la actualidad, mientras que los caballeros de Musashi han pagado por sí mismos y están en proceso de naturalización por aquí, para mostrar su cooperación y ausencia de hostilidad hacia el Testament Union tendrían que permanecer bajo el sistema feudal del Lejano Oriente como parte de la nobleza feudal. En otras palabras, seguirían actuando como caballeros de la Edad Media.”

Judge, dijo Adele.

“El Lejano Oriente no puede poseer armamento, pero los caballeros así como nosotros los sirvientes tendrían éxito en las líneas de trabajo de nuestras familias y ser capaces de sostener nuestras propias armas para ‘cooperar con el Testament Union’, por lo que somos una mercancía rara. …Los caballeros que residen en Musashi sin fuerzas armadas no son miembros del Tribunal Imperial protegidos por las fuerzas armadas, sino caballeros de la Edad Media que protegen al pueblo mismo.”

Aun así…

“Pensando desde la perspectiva de la existencia de los caballeros… ¿Por qué un caballero, responsable de proteger a la gente, quiere un duelo con la gente?”

En el momento en que Adele presentó el problema, Toori dijo de improviso:

“Bueno, hay mucho que pensar aquí, como Neshinbara y Adele dijeron. En resumen, Nate es más alto que nosotros, pero tendría que protegernos, ¿verdad?”

“¿Eh? Ah, sí, Judge, eso es correcto. Mitotsudaira-san es un caballero después de todo.”

A la respuesta de Adele, Toori asintió dos veces.

Luego, con una sonrisa llenando su rostro, dijo:

“Entonces, este duelo tiene una razón; y si fuéramos a satisfacer esa razón, Nate se convertiría en nuestra aliada y nos protegería, ¿verdad?”

Toori se estiró una vez, luego ensanchó su sonrisa.

Todos lo miraban, pero no miró hacia atrás. En cambio, mirando a Mitotsudaira al otro lado del puente, inclinando la cabeza sin saber de su intercambio, dijo:

“Me siento aliviado. Si Nate se convirtiera en nuestro enemigo, tendríamos un gran problema después de todo.”

A sus palabras, todo el mundo quería decir algo. Sin embargo…

“…”

Nadie dijo nada, respondiendo sólo con el aflojamiento de sus hombros.

En respuesta, Toori miró a Adele.

“Adele, ¿quiénes son los caballeros actualmente en la escuela secundaria?”

“…Bueno, el único caballero allí es Mitotsudaira-san.”

Adele mostró una sonrisa preocupada.

“Treinta y un caballeros están presentes en toda Musashi, pero la mayoría de ellos son mayores o los de primaria o secundaria, o incluso más jóvenes. Después de graduarnos, no habrá caballeros en nuestra Academia por 4 años o así. …Sin embargo, hay muchos de nosotros como sirvientes, alrededor de seis de nosotros en la escuela secundaria.”

Uhm, Tenzou asintió junto con Asama, Urquiaga, Naruze y Naito.

“Un personaje raro, eh…”

“No, um, creo que los cinco de ustedes son bastante raros también.”

“No, si estamos hablando de rareza…”

Mientras Asama giraba la cabeza, todos miraban hacia el edificio de la Academia. Allá, Persona-kun e Itoken, junto con Nenji, estaban sirviendo el curry de Hassan en copas y bebiendo de ellos.

“¡Oh! ¡Delicioso, Hassan-kun! ¡Estoy seguro de que esto tendrá un significado para nuestro papel como pueblo de Musashi!”

“Eso es correcto ~, llevar nuestras actividades diarias a su sabor completo con curry es agradable~.”

“¡La alegría que estamos teniendo sin cuidado hacia nuestras nacionalidades seguramente mostrará nuestra hospitalidad como una de las personas…!”

“…”

Volviendo la mirada de los cuatro, todos susurraron.

“Me pregunto cómo bebe Persona-kun. Además, ahora que lo pienso, en lugar de Persona-kun, él es más un Helm-kun, huh.”

“En la opinión de Nai-chan, Nenji bebiendo curry le hace parecer vómito dentro de Uiro, ¿no?”

“Margot, discúlpate con la gente de Nagoya. Además, Nenji se verá así, sin importar lo que coma.”

“En lugar de eso, chicos, no pongan el convo más de lo que yo podría. El significado de mi existencia podría ser eliminado, ¿saben?”

Diciendo eso, Toori se tendió en el suelo mirando las nubes que viajaban a través del cielo.

“Bueno, entonces, ¿deberíamos hacer que Nate se enfrente a alguien?”

“¿…Quién será, sin embargo?”

“Tenemos nuestros términos, ¿no? De acuerdo con lo que hemos estado hablando. Lo único que queda es nominar a alguien.”

Toori sonrió y luego continuó.

“Alguien como Nate necesita reflexionar sobre sus propias acciones, ya sabes.”

 

Mitotsudaira estaba esperando.

…No importa la persona, me gustaría terminar esto tan pronto como pueda.

Es una decisión dolorosa, pensó; y Mitotsudaira suspiró en su corazón, que molesto.

Ese momento, la gente por el edificio del campus de forma inesperada se levantó y formó otra melé.

“Cierto.”

Con las palabras de Toori, la melé se disolvió y el oponente salió de dentro de ellos.

El oponente al final de la mirada de Mitotsudaira, el que caminaba lentamente hacia ella era…

“¿…Eh?”

Era Suzu.

 

En medio del campo de visión de Mitotsudaira, Suzu estaba caminando.

Debido a los sensores en su cabello y caderas, ella parecía estar consciente de dónde estaba su oponente.

Suzu se acercaba inesperadamente a ella sin vacilar en sus pasos. Sin embargo…

¿…Eh?

“U-umm…”

Mitotsudaira miró a la gente detrás de Suzu.

“¡E-esperen, ¿cuál es el significado de esto?! Aunque deseo que un oponente se enfrente con…”

Su voz se calmó.

Frente a ella, varios metros ante su posición, Suzu dejó de moverse y cubrió sus dos orejas con las manos. Su delgado cuerpo se encorvó ligeramente, pero nunca se retiró.

“U-umm… tu voz, e-era fuerte.”

Al mismo tiempo que Mitotsudaira se sorprendió, todos del otro lado del edificio de la Academia se cubrieron las orejas con las manos y dijeron.

“¡Eres ruidosa!”

¡…E-estas personas, se los mostraré chicos…!

Incluso mientras Mitotsudaira estaba pensando, Suzu, que con tímida separación de las manos formaba sus orejas, se aseguró de que había ruido y continuó caminando hacia ella.

En un momento, Suzu alcanzó apenas más allá del alcance del brazo.

Phew. Suspirando al tiempo que se detuvo, ella sostuvo sus oídos al entorno, determinando que no había nadie allí.

Por lo tanto, como para responder, Mitotsudaira sujetó sus brazos a sus caderas, ambos estuches todavía en sus manos.

“¿Umm, todos? ¿Cuál es el significado de esto? Estoy buscando un oponente para duelo con un caballero, ¿sabes?”

“U-umm, e-es, por eso.”

La respuesta vino de cerca de ella.

“Yo, v-vine, p-por mí misma. Pensé que, yo sería, la que, te escuchara.”

“¿Eh? ¿Umm, Suzu?”

Mitotsudaira empezó a impacientarse.

…No puede ser…

Ella tuvo un pensamiento… se enteraron…

¿…La razón por la que estoy aquí?

Los caballeros de Musashi habían tomado la decisión de tratar de hablar con ellos. Esta sería la mejor decisión que podrían tomar con respecto a la condición actual de Musashi.

Sin embargo, delante de ella, Suzu dijo:

“Pele…emos.”

“——”

Mitotsudaira contuvo el aliento y miró más allá de Suzu.

A lo largo de la distancia miró a través, inclinando la cabeza con los movimientos de Mitotsudaira, una figura estaba sentada delante de todos.

“Canciller… Lo entendiste, ¿no? La razón por la que estoy aquí.”

“De ninguna manera, no entiendo.”

Con una sonrisa, Toori continuó.

“No soy tú, Nate. No he oído nada de ti. …No puedo decir que lo hago a pesar de eso, ¿no? Qué podrías hacer, qué está pasando; no recuerdo que nos explicaras lo mínimo a nosotros.”

Mitotsudaira tragó el aliento y arqueó las cejas.

“De ninguna manera… te lo diría.”

“Entonces ahí lo tienes, ¿estoy en lo cierto?”

Mitotsudaira se quedó sin respuesta.

…Definitivamente entiende.

Afirmar significa que han acordado. Negarlo se estaría mintiendo a sí misma. Entonces, en lugar de indicar una respuesta…

…Para mí, para llevar a cabo lo que debería, como representante de los caballeros en esta situación…

Pensando eso, Mitotsudaira se movió inmediatamente abriendo primero su boca.

“Representando a los caballeros, así como a los señores feudales; Yo, Nate Mitotsudaira, tengo una proclamación que hacer a la gente de nuestra tierra.”

Con esas palabras, Mitotsudaira soltó los gigantescos estuches de sus brazos.

 

Neshinbara miró. Mitotsudaira cerró los ojos y bajó a una rodilla.

“Nosotros, los caballeros de Musashi…”

Su postura era la de saludar a Suzu frente a ella, la de una rodilla. Con el significado de esa pose…

…Esto es-…

Neshinbara se apresuró a mirar el perfil de Toori sentado.

Ya estaba inclinando la cabeza.

“Esto es malo.”

Al oír esa voz, Neshinbara gritó.

“¡Mukai-kun, detén a Mitotsudaira-kun!”

Solo había una razón. El resultado que todos habían predicho sucedería.

“Los caballeros de Musashi están planeando luchar contra la gente… ¡¡Están planeando perder!!”

 

Mitotsudaira afirmó en silencio el hecho contenido en el grito de Neshinbara.

…Sí, ese seguramente es el caso.

El caballero perderá ante el plebeyo; ¿qué implicará tal cosa?

…El caballero y la influencia de las clases nobles serán arrojados en desorden, iniciando la subida de la autoridad de los ciudadanos.

Según el Testamento, llegará el día en Inglaterra donde un rey será derribado en una revolución por su pueblo.

Incluso ha habido rumores de que la gente está recolectando poder y va en esa dirección más en Hexagone Française. El fin de involucrar a la gente en la política junto con la familia real, por decirlo. El regreso del ascenso del pueblo, aunque sólo sea como un solo movimiento comunal.

…Entonces, en este escenario, si los caballeros de Musashi mismos fueran a someterse a la gente común, la gente se pondría en una posición circunstancial para establecer una revolución.

Si lo hacen, ¿qué pasará?

…Los caballeros, dejados sólo de nombre, se convertirán en el pueblo.

Como resultado, no quedarán caballeros en Musashi para proteger a la gente.

Eso está bien, pensó Mitotsudaira.

Los caballeros son fuertes. Se perciben como guardianes, entidades en las que la gente confía.

Sin embargo, los caballeros de Musashi decidieron una cosa en la reunión de esta mañana:

…La posibilidad de su existencia alimentando las intenciones de la gente para oponerse al Testament Union.

Si eso ocurriera, sin embargo, los caballeros y los sirvientes no serían capaces de proteger a toda la ciudad de Musashi.

Priorizando la seguridad de la gente, sólo una decisión salió a la luz.

Nos sometemos a la Unión.

Sin embargo, incluso eso tiene sus problemas. Es decir…

…La seguridad de las personas que serán reubicadas en otros países.

Como Shirojiro señaló, todas las finanzas del Lejano Oriente, fuera de Musashi, probablemente ya estarían desposeídas.

No habría dinero; entonces, pensaron…

…Vamos a elevar el estatus de los residentes de Musashi superiores a los de otros países.

En la actualidad, otros países están bajo el sistema jerárquico de poder centralizado alrededor de los Oficiales del Canciller y el Consejo Estudiantil, con el canciller y el presidente como reyes en la cima. Con una fuerte convergencia de poder en el sistema, la organización gobernante puede constituir una fuerza de resistencia a gran escala, capaz de enfrentarse a los tiempos de esta generación, que cambian ferozmente.

Sin embargo, las revoluciones que eventualmente llegarán cambiarán esa tendencia de acción. La gente poco a poco va a participar en una gran parte de las actividades políticas.

Así, ha habido una tendencia entre los cancilleres y presidentes de países a retrasar la recreación histórica del testamento relacionada con el surgimiento del pueblo, con el fin de proteger sus derechos y sus políticas como reyes.

Sin embargo, la gente está esperando el momento de la revolución, dejando a la nación bajo el cuidado de sus reyes hasta entonces.

Bajo tales condiciones, ¿qué pasaría con Musashi si la gente derribara con éxito a sus caballeros?

Los caballeros perderían su autoridad y se convertirían en plebeyos, y en cambio, el pueblo reclamaría sus poderes por sí mismos.

Bajo el Testamento, tal revolución no fue descrita en la recreación histórica del Lejano Oriente. Nadie tiene idea de si debería suceder o no. Por lo tanto, la propia revolución será una violación contra el Testamento.

¿…Qué, entonces, si las personas involucradas en la revolución fueran a convertirse en residentes de los países en los que serán reubicados?

Dentro de esas naciones, ‘los involucrados en la revolución’ seguramente se convertirán en parte de las reconstrucciones de la historia de las naciones bajo el Testamento. Por mucho que la realeza de un país denegara las revoluciones, con las personas que experimentaron tal evento ya residentes en su nación, sus opiniones no significarían nada frente a la recreación histórica del Testamento.

El pueblo de Musashi seguramente derribaría a las familias reales en sus destinos, como centros de las revoluciones.

Esa era la intención.

Así Mitotsudaira continuó, bajó a sus rodillas y miró hacia abajo.

…Somos-…

“Por las manos de la gente de Musashi, somos completamente…”

…hecho a rendirnos, y declarar nuestra sumisión.

Esas palabras serán el final. Sin embargo, pensó…

…Nunca pensé que Suzu sería mi oponente.

Con su declaración a la lucha, un oponente de la fuerza considerable saldría. Entonces lucharían un poco, entonces ella declararía su pérdida; Eso era lo que ella pensaba.

Nadie permitiría que ocurriera un curso tan ingenuo. Todavía…

“Hechos para…”

Esto es el fin. Si ella declarara su propia derrota, será Suzu, no, la victoria de un plebeyo. Así que tuvo que irse.

“Ren…”

…dirnos. Justo después de terminar esa palabra, Mitotsudaira oyó la voz de Toori.

“Heeyy, Bell-san, ¿puedes detener a Nate para nosotros? Cualquier cosa va a hacer.”

“¿Eh? ¿Cómo…, y-yo?”

“Hmm… frota su pecho.”

¡¡…Hacer que me hagan eso será mi verdadera derrota!!

Subconscientemente reaccionando a su sugerencia en su corazón, Mitotsudaira oyó sonidos.

Dos de ellos.

El primero fue el sonido apagado de los dos estuches que cayeron al suelo.

En sucesión, Suzu entró en pánico y dio un paso adelante.

“Ah.”

El segundo fue el de su cuerpo encogido en respuesta a los estuches de peso pesado que rompían el suelo.

Con su paso adelante lanzando su cuerpo encogido en desequilibrio, cayó delante de Mitotsudaira.

“¿¡…!?”

Frente a ella, sintió a Suzu extendiendo la mano hacia adelante mientras caía. El sonido de un pequeño aliento escapando de su garganta como un grito también se podía oír. Sin embargo, Mitotsudaira abrió la boca.

…Lo que debería hacer ahora es…

Una vez más declarar su rendición. Sin embargo, lo que escuchó fue…

“M-Mito…tsudai…ra-san.”

¿…Qué estoy diciendo?

Cuando te estás cayendo, dejando escapar un grito.

Tratando de decir algo.

Elegirse a sí misma a pesar de no tener capacidad de lucha, tratando de decir algo ignorando su caída…

“U-umm…”

Esto no puede ser, pensó Mitotsudaira. A este ritmo, antes de que termine sus palabras, Suzu caerá al suelo.

Sin embargo, Suzu sólo dijo un poco más. Inmediatamente alcanzó los oídos de Mitotsudaira de su boca cuando cayó.

Esa palabra se estremeció, pero la alcanzó como para agarrar sus pensamientos.

“¡Sálvame…!”

Ella no podía entender la intención detrás de esas palabras.

Sin embargo, Mitotsudaira abrió la boca. Hay que decir algo antes de todo.

Como un caballero, delante de un plebeyo. Ella estaba aquí para decirlo, después de todo.

Así que Mitotsudaira habló de su garganta, claramente, sus pensamientos como un caballero.

Eso fue.

“No te preocupes.”

 

Un momento dejando escapar sus pensamientos más íntimos, dijo Mitotsudaira.

“¿Quién te crees que soy?”

Diciendo eso, ella levantó su cuerpo y dio medio paso adelante.

Cepillándose las mangas, recibió el cuerpo de Suzu y absorbió el impacto en su parte superior del cuerpo. En ese momento, Mitotsudaira dobló ligeramente su cuerpo, deteniendo con eficacia la caída de Suzu.

…lo he hecho ahora…

Ella entendió que su acción significaba patear su ‘mejor decisión’ a la acera.

Sin embargo, la sensación de alivio que sostenía en sus brazos era definitiva.

Su figura se convirtió en una sosteniendo a Suzu, Mitotsudaira respiró hondo.

En sus brazos, sintió que el corazón dentro del cuerpo pequeño que apoyaba latía rápidamente; pero dejó escapar un suspiro de alivio.

Debía estar asustada. Podía sentirla temblar ligeramente. Sin embargo, en sus brazos, Suzu bajó la cabeza y dijo.

“Gracias…”

“¿Qué estás diciendo? Solo es natural.”

Estoy presumiendo mucho, pensó. Ella tenía mucho miedo, pero aun así…

“No importa qué, el alma de un caballero definitivamente salvará al plebeyo. La manera del caballero está en el cumplimiento de tales deberes después de todo.”

Diciendo eso, Mitotsudaira miró frente a ella. Viendo a todos, y Toori sentado frente a ellos, pensó:

…Ah, esto es sólo…

Si él dejara de lado las dificultades de Musashi y decidiera ir a salvar a la persona más importante para él, Mitotsudaira, habiendo salvado a Suzu, no tendría ninguna razón para ir en contra de él.

¿Qué pensarían los otros caballeros de esto?

Ella no sabía. Sin embargo, Mitotsudaira se agachó hasta quedar de rodillas, asegurándose de sí misma.

Ayudando a Suzu a ponerse de pie por sí misma, con una sonrisa dijo:

“¿Estás bien?”

“Nnn…”

Mirando el gesto de Suzu, Mitotsudaira movió la mirada hacia adelante.

Miró a Toori y bajó la cabeza.

“Nate ‘Argent Loup’ Mitotsudaira, Caballero de Musashi. Me gustaría unirme a las filas del comando del canciller como el Quinto Deber Especial de los Oficiales del Canciller de la Academia Musashi Ariadust.”

“Entonces, tendré que recuperar mis derechos de canciller, ¿no?”

“¿No soy culpable de nada?”

Su rostro con las cejas planteadas en cuestión fue recibido por la sonrisa de Toori. Luego continuó.

“Te debo algo desde ayer, ¿no?”

“¿Deber?”

“Sí. Me dejaste acariciar tu pecho.”

¿Eh? En el momento en que pensó. Alrededor de ella, los estudiantes, así como todos los demás mirando la situación de alrededor de la escuela; todos gritaron.

“¿¡Eh…!?”

“¡Qu- esp- no, lo han entendido mal! ¡No es lo que piensan!”

No podía detener el ruido de todos. Experimentando las voces y las expresiones de la gente que la rodeaba, sin sentir ninguna malicia de ellos, pensó Mitotsudaira…

…En serio.

Sintiéndose indefensa como un caballero, pero sin detener la sonrisa de formarse en sus labios, miró a Suzu, Toori y todos los demás.

“Si todos lo quieren tan mal, no tendré más remedio que ofrecer mi fuerza como caballero, ¿no?”

Sin embargo, Mitotsudaira miró detrás de ella.

Masazumi pareció preocupada, bajando los hombros al final de su mirada.

“Esa es la naturaleza de tu posición, ¿no? No es algo de lo que pueda decir nada, sin saber el camino de los caballeros. Además…”

Ella sabía lo que iba a decir. Por lo tanto, Mitotsudaira se volvió para mirar a Toori, y declaró.

“Esta es mi victoria. La superioridad de los caballeros sobre el pueblo no cambiará.”

“Está bien. Así que estamos en una victoria, una pérdida, ¿eh?”

Judge, Mitotsudaira afirmó. Había la contradicción de bajar del escenario después de su victoria; pero tales cosas podrían suceder a los caballeros que viven en este día y edad, pensó.

Mitotsudaira soltó una voz lo suficientemente alta como para que todo el mundo haciendo ruido alrededor de ella escuchara.

“Masazumi, el resto depende de ti. Tu fuerte en el debate y el discurso decidirá todo, ¿sabes?”

 

Las voces y los movimientos de la gente no sólo impregnaban el área alrededor de la Academia, sino que se extendían todo el camino a las otras naves también.

Mientras su cuerpo estaba en el viento provocado por la mitad de la tarde, sobre el puente por la Academia, Masazumi cayó en pensamiento.

…Aquí es donde realmente comienza.

La gente ya no puede ignorar sus duelos en esta reunión especial de estudiantes.

Su atención ya ha sido atraída por el ruido, si no el espectáculo de la batalla de Shirojiro y Naomasa; aún más por el acto de Mitotsudaira que los acercó a este enfrentamiento.

El PR del Comité de Radiodifusión ya ha informado al público de esas dos batallas, y que el siguiente determinará su conclusión.

Así que las personas que han decidido ver este duelo final han salido de sus casas, no se han intimidado por el riesgo de involucrarse en batalla, y se han reunido en áreas con una buena vista del lugar.

Las tiendas ya están aprovechando la situación, estableciendo puestos en las calles y parques, así como estableciendo sofás fuera de sus instalaciones; tenían la única intención de comerciar.

…la gente de Musashi es sensible a la evolución en la nave.

Cualquier persona sentiría un peligro de seguir viviendo en el Lejano Oriente. Así que…

…Incluso ahora, que todavía están en duda del punto en quedarse aquí.

Sacando su aliento, Masazumi sostuvo sus brazos juntos.

Ella era parte del parlamento y del lado del rey. El lado que deseaba de alguna manera compensar la pérdida causada por la destrucción de Mikawa, y evitar toda guerra con el Testament Union. A tal fin, deben aceptar el suicidio de Horizon Ariadust como lo correcto para el actual jefe de Estado, reconocer la transferencia de Musashi como un acto de sustitución de la nave por la destruida Mikawa y trasladar completamente a su gente a sus propios países.

…Por el contrario, el otro lado…

Rechazando aceptar el suicidio de Horizon Ariadust, queriendo proteger a Musashi…

¿¡…Qué vas a hacer!?

Era obvio. Iban a salvar a Horizon, aunque significara una guerra total bajo los límites de las luchas entre las Academias. Ya podía ver las tarjetas que tenían, hasta cierto punto.

Incluso si Musashi no posee armas, la fuerza de un Dios de la Guerra está allí, así como la afluencia de dinero al santuario hecha por personas de otros países; más o menos dándoles los recursos para poder luchar.

Los caballeros también han jurado proteger a la gente, afirmando que en el caso de que Musashi sea transferido podrán mover al pueblo para iniciar revoluciones en los otros países.

…Sin embargo, ninguno de esos son realistas.

Pocas personas han recibido entrenamiento en combate, y nadie sabe cuán útil será todo ese Dios de la Guerra y poder de combate. Incluso los caballeros; con sólo decenas de miembros, no hay manera de que puedan proteger a todos en Musashi de las consecuencias de la guerra.

Es probable que la gente se haya despedido con la intención de oponerse al Testament Union de este momento.

Mirando desde arriba, cualquiera lo entendería. Centrándose alrededor de los estudiantes, había gente poniéndose en contacto con otros en sus computadoras clericales. Sin embargo, eso es sólo…

Probablemente teniendo discusiones con sus padres, eh.

El mundo actual es uno donde los estudiantes representan a sus países. Fuera para comerciar la vida del señor de la nación por su seguridad, o luchar para proteger tanto a la nación y su rey, ser lastimados y posiblemente morir para hacerlo. Ninguno de ellos no consultaría a su familia sobre esto.

“Entonces esto está a mi favor.”

Ningún padre quiere que su hijo muera, eso era lo que pensaba; el niño también sentiría lo mismo.

Envejecer en lugar de morir; si se preparaba un lugar de seguridad para aquellos que llegarían a tener esa opinión, seguramente podrían disculparse de la culpa diciendo que la muerte de su rey y la caída de su nación eran inevitables.

Aun así, la forma en que estaban discutiendo en sus dispositivos de mano era…

… Las palabras Shirojiro y Mitotsudaira de deben haber resonado en sus corazones.

La gente ahora mismo pensaría así:

“Podemos perder, pero…”

…Para evitar la culpa del abandono de su señor, así como para proteger su dinero, ‘resistirían de una manera aparente’; y si eso fallara, simplemente empezarían una revolución y derribarían al país.

Es decir, tratarían de poner resistencia por ahora y ver qué pasaba.

Qué ingenuo.

Nunca tendrían éxito. Tenía bastantes razones para poder decir eso.

“Les mostraré esas razones, huh.”

Diciendo eso, Masazumi miró hacia adelante.

Más allá de Mitotsudaira y Suzu de pie en medio del puente, el resto de la clase estaba allí.

…Oponentes, huh.

¿Eran sus amigos antes de esto? Incluso ahora, ella nunca lo supo realmente.

Todo lo que pasó fue que Mitotsudaira se volvió hacia ella y dijo.

“Masazumi, aún ahora tienes una oportunidad, así que…”

“No necesitas extenderme la mano. Después de todo, será mi turno.”

Ella mostró su afirmación y escoltó al caballero del escenario.

“Mitotsudaira, el camino del caballero me pareció una forma de sentimentalismo similar a la fuerza de voluntad.”

“Judge. Por eso a menudo nos embriagamos con nuestra pasión.”

“Ya veo. Puede ser diferente en naturaleza, pero el sistema feudal de guerreros todavía existe en el Lejano Oriente. Todavía está bien que los caballeros estén aquí, en mi sincera opinión. Así que, Mitotsudaira, no te preocupes por mí y vete. Ya no soy…”

Ella continuó.

“Una de las personas que deberías proteger.”

“Judge.”

Entonces Mitotsudaira envió un saludo.

Ella se fue. Suzu, con los hombros sostenidos por el caballero, la miró; pero a Masazumi no le importó.

Tenía asuntos más apremiantes a los que prestar atención.

Detrás de ella.

Oyó un sonido.

El sonido de la gente haciendo ruido, el sonido de un carro que se movía en el pavimento y el sonido de los cascos.

…Llegaron, después de todo.

“No eres alguien con quien pueda contar, ¿verdad? Estoy aquí para observar, si debo decir.”

Volviendo la cabeza, había un grupo de carruajes en el pavimento de piedra debajo de la Academia.

Eran carruajes de caballos pertenecientes a los miembros del Consejo Provisional de Musashi.

Uno, dos, tres, cuatro; los números siguieron aumentando, pasando la marca de dos dígitos.

Intimidados por el número de carruajes que formaban líneas a los lados de la carretera, la gente cayó en silencio. Como para sustituirlo, el ruido de los carruajes y los cascos…

“¡——!”

Así como los relinchos de los caballos llenaban el aire; deteniéndose en la posición de liderazgo, era el carruaje de su padre.

“Ahora.”

Masazumi volvió a cruzar los brazos y se volvió hacia todos los demás.

“¿…Empezamos el duelo final?”

 

Había un arreglo de tatami en el centro de una pradera.

Debajo de la luz que pasaba por el techo, con una mesa redonda y una taza de té, era un arreglo de seis unidades amueblado con asientos de cojín.

Tres lados del arreglo estaban rodeados por una pared de luz pálida, con el cuarto bloqueado con una pared de hierro.

Había una figura de una persona descansando su espalda en la pared de hierro leyendo un libro sobre las esteras de tatami.

Era Horizon con su ropa informal.

Los libros estaban apilados a sus costados. Tres volúmenes a la derecha, tres a la izquierda. Los libros de la derecha tenían la espalda boca arriba, mientras que los de la izquierda estaban colocados con las tapas delanteras boca arriba.

Leyendo su libro, Horizon lanzó inconscientemente su mirada hacia afuera.

“…”

Más allá de las paredes de luz que cubrían tres de cuatro lados, había un campo espacioso. En esa tierra llena de hierba corta, figuras de uniformes rojos que llevaban lanzas y rifles estaban de pie según sus filas. Había cierta distancia, pero rodeaban su posición.

Frente a ella, determinada a estar al norte de la forma en que el sol emitía sombras, a lo largo de la distancia había varias naves; más allá de la cual había una pendiente que conducía a montañas y valles.

A su izquierda, el oeste, era lo mismo.

A su derecha, el este, más allá de los campos y las naves había una pendiente que conduce al mar. El mar que periódicamente iluminaba una luz al cielo.

Incluso ahora, la luz viajaba desde el mar hasta el cielo, junto con un ligero movimiento de la tierra. Moviendo la cabeza como para encajar con el ritmo de los temblores, el orador detrás de ella en la pared de repente dejó escapar una voz. Era la voz de la alumna encargada de su cuidado.

“¿Cómo te sientes?”

Ante la pregunta, Horizon levantó la cabeza. Miró al orador y dijo:

“Judge. Para ser directa, no se observan anomalías. ¿Sucede algo?”

“Ah, no, actualmente estamos escaneando tu cuerpo. Eso es todo, Princesa.”

Al oír eso, Horizon recordó la época en que su cuerpo fue inspeccionado por Musashi por recomendación de la tendera y de Masazumi.

Durante la inspección con la ingeniera a cargo, se preguntó.

“¿Está bien que me ponga la ropa?”

“Tes. El procedimiento de análisis es esencialmente el que se utiliza para examinar los espíritus de gran tamaño, por lo que es posible escanear selectivamente las áreas importantes…”

Diciendo hasta ese punto, junto con el sonido de sus movimientos de pánico, la estudiante continuó.

“L-lo siento. Um, ¡por favor, olvídate de eso…! Si nos escuchas, no pensamos en tratarte de la misma manera que un espíritu, princesa.”

“Así que estaré bien si continúo leyendo mi libro, ¿no?”

“…Tes.”

Entonces eso está muy bien; pensando en esto, Horizon volvió su mirada al libro.

Ese momento, lejos en el norte, oyó un sonido.

“——”

Un grupo de sonidos, Horizon determinó. Sonidos que había oído recientemente. Durante la destrucción de Mikawa anoche, la gente ciertamente hizo un ruido similar. Fue entonces cuando estuvo con ellos; pero si habían estado lejos, esto es lo que habría sonado.

Sin embargo…

Horizon pensó en un problema.

El ruido de anoche fue debido a la destrucción de Mikawa.

Entonces, ¿por qué se haría una similar ahora mismo?

Ella no lo sabía.

Hay muchas cosas que no sé, Horizon pensó y continuó pensando:

…Si no olvidas la pregunta, ¿aparecerá algún día la respuesta?

Su propia naturaleza, su pasado, lo que debería hacer; su obtención de la verdad acerca de estas cosas, así como su comprensión de ellas probablemente fue porque ella nunca se olvidó de cuestionarlas. Si ese no fuera el caso, ni siquiera notaría la respuesta frente a ella. Ella no entendería, ni aceptaría, dejada sólo para ir con el flujo de los acontecimientos.

Tal como es ahora, ya entendería lo que ella debería hacer; así que ella piensa.

Puede que no tenga recuerdos, ni tiene experiencia, pero los libros que leyó le han enseñado.

La manera en que un señor del Lejano Oriente explicaría los errores de su país en la generación actual.

El que causó que Mikawa cayera anoche era su padre, ella oyó eso.

No sabía quién era, pero un padre es pariente; un padre de ella. Esto también estaba en los libros que leía.

Por lo tanto, lo que uno debe hacer cuando pierde a sus padres es…

…No sé.

Había diferentes casos en los libros que había leído.

Había gente que lloraba, había quienes se reían, y había quienes se sentían aliviados.

Estadísticamente, sería algo triste; pero esa emoción en sí…

…La mayoría de mis emociones se convirtieron en Logismoi Óplo, por lo que no hay ninguno en mí.

Entonces esto seguramente seguiría siendo un misterio para ella.

Lo que sí sabía era que para corregir los errores cometidos por su padre, tenía que pagar con su vida.

La mejor decisión. Pasando por eso, la gente será salvada y dará alivio.

Estaba escrito en los libros.

Sin embargo, Horizon tuvo una idea de la conversación que tuvo con la estudiante actuando como la dama de la corte. Eso fue…

¿…Debajo de la mejor decisión…hay algo allí?

Otra opción, aplastada a favor de las mejores.

Lo que vino a su mente fue el paisaje de la panadería.

La mejor decisión ya no estaba a su alcance.

“Me pregunto. Si hubiera algo que te mostrara eso, entonces…”

Horizon, pensando en la existencia de una opción que no puede esperar, afirmó.

“Tendría que negar mi mejor decisión y tener un duelo conmigo.”

Anuncios