Capitulo Web: Kurumi

Ese día, un sonido de * thump, thump, thump * vino desde el otro lado de la puerta… … Y fue ese sonido el que pertenecía a los ligeros pasos que despertaron a Shidou Itsuka.

Probablemente era su hermana pequeña Kotori quien venía a despertarlo. Era una escena cotidiana que se repetía cada mañana. Estaba seguro de que, en unos segundos, la puerta de su habitación se abriría enseguida y una voz alegre llenaría la habitación.

Sin embargo—-

“—– Ufufu… Eres un dormilón, ¿no, Onii-sama?”

La voz que escuchaba a través de las mantas era una que nunca hubiera imaginado.

“… … Buh?!”

Pateó las mantas por reflejo y salió de la cama con un salto. Entonces, la chica que había entrado en la habitación puso su mano en su boca burlonamente.

“Ara, ara. ¿Estabas ya despierto?”

“Ku-Kurumi… …?!”

Shidou se frotó los ojos borrosos y abrió los párpados. Quien estaba allí no era Kotori, sino una chica cuyos rasgos característicos eran su pelo negro y su piel de porcelana blanca. Cada vez que se reía tranquilamente, se podía ver el espacio en el flequillo que cubría  su ojo izquierdo, en el que se dibujaba un ojo con forma de reloj.

“¿Qué estás haciendo aquí?! … … O más bien,” ¿Onii-sama?”

“Ara, ara. ¿Todavía estás medio dormido? Ufufu… Onii-sama es encantador, pero si seguimos así el desayuno que he cocinado terminará enfriándose.”

Kurumi dijo que mientras se reía de manera cautivadoramente. Luego, ella giro su cuerpo dando vueltas; su falda ondeó mientras salía de la habitación.

-¡Ah! ¡H-hey, Kurumi!”

Shidou la llamó, pero Kurumi estaba bajando las escaleras sin prestarle atención.

“¿Qué demonios está pasando… …?”

Después de estar aturdido por un tiempo, se preguntó si estaba dentro de un sueño y el se pellizcó la mejilla.

Sin embargo, las anormalidades no se limitaron a eso.

“Ara. Buenos días, Shidou-san. Es un día maravilloso, ¿verdad?

“… … ¿Eh?”

Después de que Shidou ya había salido de la casa, frente a la entrada se encontró con Kurumi, que llevaba el uniforme de la Escuela Preparatoria  Raizen.

“¿Eh? Kurumi? ¿Por qué estás aquí si estabas dentro de la casa?”

“Ufufu… Estás diciendo cosas extrañas, ¿no es así, Shidou-san? Mas importante, vámonos inmediatamente o llegaremos tarde.”

“Ah, espera… …”

Kurumi comenzó a caminar por la calle con pasos rápidos. Shidou rápidamente la persiguió.

Entonces, no mucho después de eso, llegaron a la escuela. Shidou entró en el aula, y no pudo evitar mirar sin habla la escena que se desarrollaba allí.

“¿Qué…?”

Pero eso era totalmente comprensible. Después de todo…

“Buenos días, yo.”

“Eh, yo. El clima de hoy es precioso, ¿verdad?”

“Maa, qué lindo gatito. ¿De dónde has sacado esta foto?”

“¿Por qué no vamos a la cafetería frente a la estación después de la escuela?”

… teniendo conversaciones cotidianas como esas, había un gran número de “Kurumis”.

Los temas de conversación eran totalmente pacíficos. Sin embargo, quienes estaban hablando eran chicas que tenían la misma apariencia. Así que en este punto, la historia es diferente.

“… … … …”

“-¿Hay algo mal, Shidou-san?”

Shidou puso su mano sobre su frente y se quedó en silencio. Entonces, la Kurumi con quien él vino a la escuela le hablo por detrás.

“… … Bueno, no, es sólo que… … no puedo ver nada más que Kurumis.”

“Ara, ara… ¿Es eso una confesión de amor?”

Kurumi se ruborizó ligeramente. La frente de Shidou comenzó a sudar.

“No quise decir eso. Es más como, literalmente… … ”

Entonces, en ese momento, Shidou sacudió las cejas.

Quienes estaban en el aula eran todas Kurumi, pero no eran todas iguales. En uno de los rincones del aula, se habían reunido tres Kurumis diferentes. Es cierto. Ellas llevaban un parche ocular en su ojo izquierdo.

Sin embargo, tenían tres formas diferentes. Una llevaba uno medicinal; otra un vendaje; y la última llevaba uno muy bonito decorado.

“Oye, Kurumi, ellas tres… …?”

“¿De qué estás hablando?”

“Bueno, las tres por allá… …”

-No entiendo de qué estás hablando, Shidou-san.

En el momento en que Kurumi dijo eso, la campana que había escuchado tantas veces resonó en los alrededores.

Era la campana que anunciaba el comienzo de las clases. Todas las Kurumis que charlaban en el aula regresaron a sus respectivos asientos. Aunque Shidou sentía algo que no podía entender; se sentó como todos los demás.

Unos momentos después, otra Kurumi entró en el aula. A diferencia de las otras Kurumis, ésta no llevaba uniforme; en su lugar, llevaba un par de gafas y tenía una hoja de asistencia en la mano. Parece que ella es la profesora

“¿… … Así que la profesora también es Kurumi, huh?”

“¿Dijiste algo, Itsuka-kun?”

“N-no… …”

Shidou escondió sus palabras y la profesora Kurumi sonrió. Después de eso, abrió el registro de asistencia.

-Bueno, entonces estaré tomando asistencia. —- Itsuka-kun. ”

“Ehh… … sí.”

“Tokisaki-san”.

“Sí. Sí. Sí. Sí. Sí. Sí. Sí. Sí. Sí. Sí. Sí. Sí. Sí. Sí. Sí. Sí. Sí. Sí. Sí. Sí. Sí. Sí. Sí. Sí. Sí. Sí. Sí. Sí. Sí. Sí. Sí. Sí. Sí. Sí. Sí. Sí. Sí.”

-Bueno, parece que todos están aquí.

“¡¿Y está bien así?!”

A pesar de que Shidou gritó, la profesora Kurumi cerró de golpe el registro de asistencia, *Pum*, sin prestarle atención.

“Bueno, entonces trabajemos duro hoy también. Todos ustedes conocen los temas de hoy, ¿verdad?

“Sí, Sí.”

“Por supuesto.”

Respondiendo a la voz de la profesora Kurumi, las Kurumis asintieron.

“La primera y segunda horas son música; la tercera y cuarta horas son economía domestica; la quinta y sexta horas son educación física, ¿verdad?”

“¿Por qué sólo hay temas prácticos?!”

Shidou lo dijo casi inconscientemente. Entonces las Kurumis empezaron a hacer eco de pequeñas risitas.

“Ufufu… Es sólo que ~…”

“Ya que tenemos la presencia de Shidou-san…”

“Simplemente sentarse y tomar clases no es divertido.”

Shidou sintió algo inquietante y sudor comenzó a caer de todo su rostro.

“… … Esto, me gustaría preguntar por si acaso, pero ¿qué vamos a hacer en esos temas?”

Después de que Shidou pregunto  eso, cada Kurumi dibujo una gran sonrisa en su rostro.

“Simplemente lo normal…”

“Usa a Shidou-san como un instrumento musical, y descubrir qué voz deja salir si lo tocamos aquí y allá…”

“Hacer que Shidou-san pruebe toda nuestra comida…”

“Tener una emocionante competencia de natación, solo con Kurumi… Bueno, por supuesto, todo esto es sólo una broma.”

“¡¿No crees que es demasiado específico para una broma?!”

Shidou se levantó de su silla, arrastrándola con un fuerte sonido.

“U-um, no me siento muy bien, voy a ir a la enfermería… …”

“Ara… Eso es serio. Los miembros del Comité de Salud, por favor escolten a Shidou-san a la enfermería. ”

“Sí Sí. Entendido.”

-Bueno, entonces, Shidou-san. Vamos a la enfermería, donde “yo” con el abrigo blanco está esperando con una cama bien arreglada. ”

“¡¿No me dejaras escapar?!”

Shidou alzó la voz, que parecía un grito, y miró a su alrededor tratando de encontrar una salida del aula.

Sin embargo, las que lo rodeaban eran una multitud de Kurumis, “el peor Espíritu”. Las Kurumis, con una actitud como un depredador mirando a una presa débil, comenzaron a rodear a Shidou lentamente.

“Ufufu… Parece que estás bastante saludable, ¿no?”

-Bueno, vamos al aula de música.

“Sí ~… … Shidou-san?”

“Esp… …! I-iyaaaaaaaaaaaaaa! ”

El grito de Shidou resonó en todo el edificio de la escuela.

 

 

 

Anuncios