Capítulo Único

—…Wow, hay mucha gente aquí.

En un cierto día de invierno, Shidou fue a una tienda departamental ubicada dentro de la ciudad por sí solo. La sección promocional del onceavo piso, donde Shidou estaba actualmente, estaba llevando a cabo una exhibición exclusiva por tiempo limitado de varios productos importados de Hokaido. Ingredientes alimenticios frescos de granjas locales, lo cual era muy raro, unos bocadillos dulces que se veían deliciosos estaban ordenados nítidamente, listos para ser vendidos. Por supuesto, las personas que veían a este evento en particular como su objetivo primordial eran demasiadas, llenando a toda la tienda hasta el tope con clientes.

Sin duda alguna, la meta de Shidou también era este mismo evento. Al haberse enterado de la existencia de la reciente exhibición, la cual estaba empezando a aparecerse a una mercado lleno, Shidou había ido, por todo el camino hasta la tienda departamental, a pie para comprar los materiales para la cena de hoy.

— No es como si pudiera conseguir esta gran cantidad de pescado y crustáceos cada día… supongo que haré un don de comida marina. Hoy también todos estarán presentes.

Shidou pensó en voz alta mientras contaba el número de porciones que requería con los dedos. Era como lo dijo. Debido a que era un día de descanso, los Espíritus se estaban quedando en la residencia Itsuka, esperando pacientemente el regreso de Shidou.

Actualmente estaban siete personas en su casa: Tohka, Yoshino, Kaguya, Yuzuru, Miku, Natsumi y Origami. En cuanto a Kotori, al ser la comandante de Ratatoskr, tuvo que irse por asuntos de trabajo pero debería volver más tarde antes de la hora de la cena.

— Esto sería suficiente si lo cuento de esa forma. Nueve porciones… no, Tohka puede comer las porciones de al menos tres personas, así que deberían ser 11 porciones.

Al final, lo que comenzó como una cantidad que podía llevar habitualmente en el pasado se convirtió en un peso insoportable en las manos de Shidou. Si solo hubiera una persona dispuesta a ayudarle. Bueno, pedir ayuda cuando ni siquiera daba lo mejor de sí, sería pensar demasiado en el problema. Algunas cosas es mejor dejarlas como están.

Shidou ligeramente forzó una sonrisa y avanzó hacia el mostrador de comida fresca mientras cargaba su canasta de compras.

En ese momento…

— ¿Eh…?

El repentino zumbido del celular de Shidou en su bolsillo hizo que se detuviera. Pensó que la llamada era de alguno de los Espíritus que estaban en casa. Sin embargo, la verdad descaradamente rechazó la suposición de Shidou. La pantalla mostraba el siguiente mensaje:

[Número Desconocido]

— ¿… Quién podrá ser en este momento?

Aunque todo se sentía bastante sospechoso, Shidou aun así presionó el icono de aceptación y contestó la llamada anónima.

— ¿Hola?

Una voz difusa y poco clara entonces resonó desde la otra línea de la llamada.

[Tu hija ha caído en mis manos. Si la quieres de vuelta, prepara 100 millones de yenes para el día de mañana.]

Shidou sé que quedo por un momento estupefacto por la inesperada declaración.

— ¿H-Huh?

[Esto no es una broma. Te dejaré que escuches su voz.]

[¡Hyaaa… sálvame, papi!]

Desde el dispositivo, se escuchaba un fuerte lamento el cual parecía ser falso a primera vista.

—…

Después de escuchar esa voz, Shidou no pudo evitar suspirar profundamente de alivio.

— Incluso usan un número desconocido para llamarme… ¿qué pasa, Mamá, Papá?

[Vaya, fuimos descubiertos.]

Mientras Shidou terminaba de hablar, una voz que era mucho más nítida que antes se podía escuchar claramente desde la otra línea.

En la otra línea del teléfono estaban sus queridos padres, quienes actualmente estaban en un viaje al extranjero, Itsuka Tatsuo e Itsuka Haruko. A propósito, Haruko hacía el papel del secuestrador mientras que Tatsuo actuaba como la hija… una terrible asignación de papeles.

— No me han contactado en mucho tiempo, y esto es lo que hacen en la primera oportunidad…

[Lo siento, lo siento, estábamos bastantes ocupados con todo el trabajo. Aah, en serio se trata de Shii-kun, descubriéndonos en un instante.]

— Por favor dejen de llamarme Shii-kun… de todos modos, ¿Para qué me llamaron?

[¿Qué, necesito una razón para llamar a mi hijo?]

[Que triste, es realmente triste. Papá está a punto de llorar. Huhuhu~.]

—… Voy a colgar

[Ah… espera un momento. No has cambiado mucho, ¿huh? Siempre tan serio.]

[Exacto. Si fuera Kotori, inocentemente seria sorprendida.]

Incluso después de hablar, colectivamente había colocado sus bocas cerca del micrófono y dijeron un “Niii…”.

Esta pareja de casados estaban llenos de energía rejuvenecedora como siempre.

— Es por eso…

[Oh, es verdad. Casi lo olvido. ¿En dónde crees que estamos en este mismo momento?]

— Incluso si me lo preguntan… ¿en los Estados Unidos? Saliendo de la oficina central…

[¡Jeje, estás equivocado! ¡Derecho para contestar revocado! Aquí, Tatsu-kun.]

[¡La Ciudad de Tenguu del este de Kioto, también conocido como Tenguu del este! ¡En frente de la puerta de nuestra amada y nostálgica casa!]

[*pinpon* ¡Correcto! ¡Tatsu-kun obtiene cien millones de puntos!]

[¡Qué bien! ¿¡Me permites comprar una laptop con 100 millones de puntos!?]

[Eso requiere 10 billones de puntos.]

[¡Malvado!]

— ¿Ha…?

Todo tipo de información surgió turbulentamente como olas furiosas, y los ojos de Shidou se reducían a diminutos puntos. Sin embargo, los dos al otro lado de la llamada no se dieron cuenta de sus circunstancias y siguieron hablando acerca del tema anterior sencillamente.

[¡En otras palabras, regresamos! Bueno, solo por las cortas vacaciones. Tendremos que volver rápidamente tarde o temprano.]

[Ah, ha sido un largo tiempo desde la última vez que vi a Kotori y a ti. ¿Todo está bien?]

— ¡Es-Esperen un momento!

Shidou abruptamente dijo una fuerte protesta, causando que los transeúntes de su alrededor, miraran hacia su dirección con expresión de sorpresa. Aun así, Shidou ya no tenía la libertad de preocuparse de las miradas de los demás. En resumen, su padre y madre acababan de declarar que estaban en frente de la puerta de la residencia Itsuka… en frente en donde los espíritus se estaban quedando y preparando las cosas.

[¿Eh? ¿Qué pasa?]

— ¡Na-Nada… es solo que estoy afuera haciendo algunas compras, así que no estoy en casa! Kotori tampoco está ahí…

[Vaya, ya veo. Que buena oportunidad, ¿también compraste lo suficiente para nuestra cena? ¡La cocina de Shii-kun, no puedo esperar!]

— ¡N-No estaba hablando de eso! De todas formas, ¿Pueden ir a alguna parte por un rato mientras vuelvo?

[¿Eh, por qué? Está bien si nos quedamos en casa.]

— Kuh… ¡Hay algunas razones, así que por favor!

Escuchando las suplicas de Shidou, Haruko hizo una risa malvada y desconfiada.

[Tatsu-kun, parece que Shii-kun está ocultando algo sospechoso en la casa cuando no estábamos aquí. Revisemos cuidadosamente la casa.]

[¡Estoy de acuerdo!]

— ¡¡¡N-NOOO!!!

El estado de las cosas en cambio terminaron mal, causando que Shidou inmediatamente verbalizara un chillido perforador de oídos.

[Un, entonces está decidido, te dejaremos a cargo de la cena. Y en cuanto al menú, ¿quizás se expanda después que descubramos el preciado tesoro de Shii-kun? Mami cenará cangrejo Sichuan.]

[Ah, Papi querrá cenar erizos de mar.]

Después de dejar sus órdenes respectivas como si supieran que Shidou iría a la feria de productos de hokaido, la llamada telefónica fue terminada.

Shidou, ahora cuyo rostro estaba horriblemente pálido, rápidamente sacó su teléfono rápidamente para llamar a Tohka y a las demás. Sin embargo, presuntamente debido a que había olvidado cargar la batería anoche, la pantalla de su celular se oscureció enseguida mientras Shidou presionó el botón para llamar. Que inoportuno.

— ¿¡Por qué justo ahora!?

La terrible situación en la que Shidou se encontraba solo se deterioraba aún más mientras pasaba el tiempo. Bastante deteriorada; ya había pasado el punto de confiar su casa a su hijo, quien había traído a casa a un número de chicas desconocidas sin su consentimiento o permiso. Iba al punto en que decidirían organizar una reunión familiar. No importaba que tan descuidados sean los padres de Shidou, era imposible que sea perdonado al invitarlos a una cena. Pero excluyendo el uso de los cangrejos y los erizos de mar, Shidou solo podía pensar al basarse en razones de privacidad para mantener sus bocas selladas.

— ¡Necesito llegar rápido…!

Mientras más se demoraba, su condición se empeoraba aún más. Quizás ya era demasiado tarde para prevenir que sus padres tengan contacto con los espíritus, aunque Shidou tenía que regresar a casa lo más pronto posible antes que una situación entre la vida y la muerte surja de su confrontación. Renovó su determinación en su cuerpo y empujó a los demás clientes mientras se apresuraba en llegar a la salida.

A pesar de saber que sus esfuerzos eran inútiles, Shidou no olvidó en poner los cangrejos y los erizos de mar en su canasta de compras de esa forma estaría preparado eventualmente para cualquier cosa imaginable.

***

— Uuu… una vez más, Origami.

Sentada en la sala de la residencia Itsuka con un control de videojuegos en su mano, Tohka gritó fuertemente con entusiasmo. Era una chica joven quien poseía características únicas, incluyendo un cabello largo y oscuro y pupilas cristalinas. Sin embargo, hoy en día su rostro regular a menudo se distorsionaba y se retorcía debido al profundo arrepentimiento.

La razón era simple. En el monitor en frente de los ojos de Tohka, un avatar derrotado y las letras [K.O.] estaban brillando intermitentemente.

— El resultado va a ser el mismo sin importar cuantas veces lo intentes.

La persona que había respondido era la chica sentada al lado de Tohka, Tobiichi Origami. En ese momento, estaba mirando con atención a la pantalla con una expresión relajada que era todo lo contrario al comportamiento de Tohka.

Resultado final… cinco derrotas de cinco batallas. Originalmente, Tohka solo había decidido cambiar de lugares con las hermanas Yamai después de verlas jugar y pensando que sería bastante divertido intentarlo. Aun así desde que empezó el juego, Tohka había sido derrotada repetidamente y jugó con Origami usando sus magníficas técnicas una y otra vez, incapaz de obtener ni una sola victoria.

Viendo a las dos competir la una con la otra competitivamente en una batalla más bien unilateral, Kaguya habló desde atrás de sus espaldas.

— Kaka, de hecho es digno de tu reputación, Origami. En verdad no debo dejar de lado la tolerancia de mi pariente. Ha llegado la hora de que sea tu adversaria.

— Critica. Kaguya ni siquiera puede derrotar a Yuzuru.

Sentada al lado de su hermana gemela, Yuzuru lo dijo con un jadeo menospreciante.

En respuesta, Kaguya entonces gritó con un tono insatisfecho.

— ¡E-Eso significa que la subyugación es inaceptable! ¡Y de ninguna manera elegante!

— Denegado. Una victoria es una victoria. Kaguya solo requiere observarse a sí misma siendo masacrada hasta que se llena de ira ante la irritación.

— U-Uguuuu…

Kaguya amargamente gruñó con remordimiento. En realidad, incluso si fuera una partida de ajedrez en la cual ella es la maestra, las veces donde tenía las probabilidades contra ella un magnifico contraataque representaba a la gran mayoría.

— T-Todos… por favor llevémonos bien…

— ¡Se supone que los juegos es para divertirse!

Desde atrás de las hermanas Yamai, la frágil voz de Yoshino se podía escuchar junto con la ventriloquia de la marioneta de conejo, Yoshinon, el cual estaba sobre la mano izquierda de Yoshino. En la parte posterior de la sala, Yoshino, Natsumi, y Miku estaba mirando juntas el intenso enfrentamiento del grupo de jugadoras mientras con elegancia bebían sorbos de té negro.

— Es verdad, las relaciones van primero. ¡Al igual que Natsumi-chan y yo!

—… No hay nada entre nosotras. Hablando de eso, ¿Por qué te estas acercando a mi poco a poco? Es extraño.

— ¿Eh? No estoy cerrando la distancia o algo. Si sentiste algo así, debe ser una ilusión. En el corazón de Natsumi-chan, mi existencia cada vez es más importante!

—… Uh, eso, de todas formas, ¿puedes remover tu mano que esta sobre mi rodilla? También deja de mover tus dedos de una vez.

Así, Miku y Natsumi empezaron su guerra de ataque y defensa entre ellas.

Aunque se había dado cuenta del combate que ocurría al otro lado, su propia batalla tenía prioridad en su línea de pensamiento.

Tohka sacudió su cabeza y emitió una declaración en voz alta.

— ¡Bueno, no me detendré hasta que logre vencerte! Hora de un desempate, Ori…

Sin embargo, el grito de guerra de Tohka se detuvo a medio camino. Sus oídos parecían haber detectado algún tipo de sonido sospechoso.

— ¿…?

Con Origami al frente, todas poco a poco notaron la rareza y suspendieron sus diálogos mientras levantaban sus oídos.

—… este sonido es…

— Creo que proviene de la puerta… ¿Shidou-san o Kotori-san ya regresaron…?

— No, estos pasos no coinciden con los de ellos.

— Un. ¿Entonces es un invitado?

— Hmph, tocarían el timbre si lo fueran.

— Acuerdo. En otras palabras…

—… Ladrones.

La declaración de Origami causó que los Espíritus contuvieran el aliento completamente.

— No puede ser, hacer algo tan atrevido en pleno día…

— También podrían ser bandidos. En resumen, alguien aparte de Shidou o Kotori se ha metido a la casa sin presionar el timbre de la puerta. Eso es un hecho seguro.

— ¿Qué deberíamos hacer…?

Yoshino suavemente preguntó, su voz aturdida por el miedo. Pero Origami solo se quedó en silencio y miró a la puerta la cual conecta la entrada con la sala.

—…

***

— No estoy seguro del por qué, pero siento que hay una sensación de recuerdo a pesar que este lugar es nuestro.

— Ah, sí.

Parados en frente de la entrada de la residencia Itsuka, Haruko y Tatsuo lo dijeron mientras suspiraban con una emoción considerable.

Cabello corto, cejas puntiagudas con apariencia poderosa, y un par de pupilas rojas. Siempre en desacuerdo con la clasificación R y teniendo una postura amplia, la esposa Haruko era la contraparte de su esposo Tatsuo, la persona quien siempre sonreía debajo de sus gafas verdes oscuras y tenía una postura distintiva y jorobada.

Al haber vivido juntos por mucho tiempo, las apariencias de la pareja de esposo y esposa se parecerán más y más. Eso va para otras parejas de casados, pero no aplicaba a los Itsukas en lo absoluto. Cuando estaban lado a lado, los dos podrían ser retratados como una heroína y un oficial civil; una mujer complacida y un asistente; o una dama de honor y un padrino que fueron invitados a una ceremonia de bodas.

— Saa, entremos.

— Un, okey… ¡Ahh! ¡Ouch!

En ese momento, Tatsuo accidentalmente dio un paso, y se cayó encima de Haruko.

— ¡Ahh… Yaa!

Como resultado, la cabeza de Tatsuo se hundió directamente sobre el pecho de Haruko, el cual había volteado después de asustarse. Era simplemente una ocurrencia común distintiva de mangas y anime. Haruko dejó caer sus hombros y suspiró a propósito.

—… En serio, eres igual a como solías ser.

— Di-Discúlpame…

— No se puede hacer nada. Ya estoy acostumbrada a esto. Si fuera mi vieja yo, te golpearía en un instante.

— Uuuu… los recuerdos de ser golpeado locamente en el pasado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Entonces Tatsuo se levantó mientras organizaba su postura. Siempre era así en el pasado. Haruko hizo una sonrisa irónica y continuamente extendió su mano hacia la perilla de la puerta.

— Bueno. Como éramos antes en el pasado… Hmm, ¿ara?

En ese instante, Haruko subconscientemente inclinó su cabeza.

— ¿Qué sucede?

— Se supone que la casa debe estar vacía. Pero el seguro de la puerta está abierto.

— Heh… Eso es excepcionalmente extraño considerando de que estamos hablando del diligente Shidou.

— Un… Incluso si la seguridad pública de Japón es muy buena, dejarlo así es muy desconsiderado. Un cuidado apropiado es necesario.

Los dos conversaban y sin prisa pasaron por la puerta delantera. Sin embargo, al contrario de sus expectativas, Haruko descubrió otro aspecto cuestionable y frunció su ceja. En la entrada, había un gran número de zapatos para mujeres colocados ordenadamente.

— En serio, ¿esos son de Kota-chan? Compró demasiados cuando no estábamos aquí… Y ni siquiera hemos visto todos estos diseños…

— Jaja, ¿podrá ser que por esta razón Shidou no nos permitió que entráramos?

— Ah… quizás. Después de todo, Shii-kun siempre ha tenido sentimientos por su adorable hermana.

Haruko al mismo tiempo expresó su enojo y encogió sus hombros mientras se quitaba sus zapatos y entraba a la casa. Detrás de ella, Tatsuo imitó sus acciones y estiró su cuerpo.

— Phew. Hogar dulce hogar. Las viviendas para los empleados no eran tan malas, pero prefiero quedarme en casa que en cualquier otro lugar.

— Sé a lo que te refieres. Somos personas japonesas.

La pareja rio fuertemente como en los viejos tiempos y abrieron la puerta que conectaba a la sala.

… Justo en ese momento.

— ¿Eh?

— ¿Heh?

Haruko y Tatsuo exclamaron justo al mismo tiempo.

Eso se podría considerar una reacción normal. Justo en la fracción de segundo en que la pareja entró a la sala, ya era demasiado tarde cuando notaron varias siluetas las cuales saltaron rápidamente de las sombras sobre ellos, sometiendo a la pareja mientras los sujetaban contra el suelo.

— ¿¡Q-Qué!? ¿¡Qué rayos esta pasado!?

— ¡H-Haru! ¿¡Estás bien!?

A pesar de su desesperada lucha para mover sus piernas, ambas manos fueron firmemente sujetadas, dejando a la pareja incapaz de moverse libremente. Los dos exhaustivamente intentaron voltear para examinar las identidades de los atacantes. Poco tiempo después de eso, sin embargo, Haruko se sorprendía una vez más. Los culpables que los aprehendieron a Tatsuo y a ella eran dos chicas jóvenes; no solo eso, sino que sus rasgos faciales eran perfectamente idénticas… gemelas.

— Humph, resistirse es inútil.

— Advertencia. Por favor cooperen.

— ¿Qué…?

El repentino desarrollo del estado de sus asuntos causó que los ojos de Haruko parpadearan en negro y blanco. Astutamente ocultas debajo de la sobra del sofá, varias jóvenes chicas aparecieron una tras otra rápidamente. Además, estaban mirando a los dos con miradas de sospecha.

— ¿Um… así que estos son los ladrones?

— Para mí no se ven como ladrones…

— Eres demasiado ingenua Yoshino. Las malas personas no tienen la palabra ‘malo’ escrita en sus frentes.

Como anteriormente, las chicas discutieron algunos detalles pocos claros o sin sentido. La palabra ladrón salió de la mente de Haruko en una fracción de segundo. Sin embargo, al observar las apariencias de las chicas que acababan de salir, no era capaz de guardar cualquier noción acerca de eso. Bueno, tal vez era como la chica de la izquierda que llevaba una expresión feroz había dicho: las malas personas no tienen la palabra malo escrito en sus frentes.

En ese momento.

— ¡… Guah!

Justo cuando Haruko comenzó a enredarse ante la situación, el grito de Tatsuo que helaba la sangre surgió detrás de ella. Volteando la mirada, sólo la figura de otra chica podría ser vista saliendo de las sombras. Una mano estaba asfixiando el cuello de Tatsuo, y la otra sostenía un pequeño cuchillo y lo presionaba contra la cabeza de Tatsuo.

— ¡T-Tatsu-kun!

—… ¿Quiénes son ustedes?

La niña, cuya expresión se mantuvo firme, sin ninguna emoción los interrogó con un tono helado de voz. Su carácter firme e estoico causó que Haruko inhalara fuertemente aire de la nada, sintiendo por instinto el espantoso terror que emanaba de la chica. A juzgar por sus movimientos naturales, la chica parecía estar ya acostumbrado a emplear su navaja de bolsillo para propósitos que iban más allá de simples amenazas.

— Si se niega a contestar, voy a dañar los dedos de este hombre uno por uno.

— ¿¡Hiii…!?

— O-Oye, Origami…

La compañera de la chica frunció las cejas delicadamente.

— No hay problema. Aunque es una exageración dura, los resultados siguen siendo excelentes. El dolor puro es una cosa, pero la posibilidad de perder los órganos vitales tales como los dedos despierta aún más el miedo cuando torturas a alguien.

— ¿O-Origami…?

— Por otra parte, la eficacia aumenta si hay dos personas. Si existe una relación íntima entre ellos, una víctima puede ser incapaz de soportar ser testigo del sufrimiento de la otra persona del dolor insoportable, y confesará todo. De lo contrario, si ambos no comparten ninguna conexión entre ellos y una víctima oye al otro quejándose de su suerte, deducirá que el mismo tormento que le inflige dolor producirá un efecto similar.

— H-Hiiiiii…

Mientras la chica explicaba con apatía, su sencilla vociferación parecía ser extremadamente eficaz en Tatsuo quien en ese momento temblorosamente emitía una voz tímida.

— ¡Yo-yo no lo quise decir de esa manera! ¡Sólo te estaba diciendo que no te excedas!

Después de escuchar las palabras de la chica de cabello púrpura, la chica que sostenía un cuchillo en la mano soltó un resoplido, comenzando a reflexionar profundamente.

— Lo que dices tiene sentido.

— ¿Lo entienden ahora?

— Es verdad, comparado a cortarle los dedos, en cambo debería cortarle las uñas. Que tonto de mi parte.

— ¿¡¡No lo entendiste en lo absoluto!!?

La chica de pelo purpura le gritó a la chica que usaba el cuchillo, causando que incline su cabeza inconcebiblemente.

— ¿Entonces un suero de la verdad?

Las otras chicas sacudieron sus cabezas en incredulidad, poniendo sus manos en sus rostros.

Parecía como si las demás chicas querían decir que optaran un método más humanitario, sin mencionar, legal. Al menos, no tenían la intención de matar a Haruko si no hablaba, o forzarla a dar sus credenciales bancarias y demás. Haruko estiró completamente su cuerpo y trató con dificultad de sacar su voz del fondo de su garganta.

— ¡M-Me gustaría preguntar quién rayos son ustedes…! ¿¡Que están haciendo en la casa de alguien más!?

— ¿Qué estamos haciendo… cuidando el lugar?

La chica de cabello púrpura con cautela inclinó su cabeza y respondió, como si fuera bastante obvio.

Haruko sintió que había sido tratada como una tonta. Sin embargo, muy pronto se comprobó que estaba equivocada. Al instante en que vio sus expresiones genuinas, pudo decir que no estaban mintiendo.

Pero si se trataba de eso, ¿Qué fue todo eso? ¿Podría ser que Haruko entró a la casa equivocada?

Este pensamiento paradójico paso por la mente de Haruko instantáneamente, solo para ser negado no mucho tiempo después. La sala en su campo de visión era, sin ninguna duda, una sección de su casa, la casa la cual Haruko y Tatsuo habían comprado con un préstamo para 30 años, su amada.

[MI CASA]

Por supuesto, sería un asunto totalmente diferente si sus vecinos habían renovado un interior que era exactamente igual hasta el final. Pero tomando en cuenta que no era ese tipo de juegos, una coincidencia desafortunada como esa era completamente improbable.

— Cuidar el lugar… no recuerdo haber preguntado a alguien que hiciera eso.

— ¿Hmm? Una expresión conciliadora.

— Asombro. Tampoco recordamos que nos lo pidieran.

Las gemelas, quienes estaban sujetando a Haruko y a Tatsuo, dieron su respuesta.

Escuchando sus declaraciones presuntuosas e incoherentes, Haruko entro en un ataque de rabia.

— ¿¡Qué han estado discutiendo desde antes!? Entrar a la casa de otras personas sin permiso…

Justo cuando Haruko dijo eso, la chica que había estado presionando un cuchillo contra Tatsuo repentinamente abrió sus ojos como si se hubiera dado cuenta de algo crucial.

— ¿Muuu… Qué sucede, Origami?

— ¿Podrán ser…?

La chica llamada Origami rápidamente guardo el cuchillo y sacó su celular de su bolsillo, comenzado a usar el dispositivo.

Posteriormente, procedió a mover a Haruko y a Tatsuo hacia el frente y rápidamente alternando su línea de visión entre sus rostros y la pantalla de su teléfono. Después de confirmar algo, Origami se levantó y ordenó a las gemelas que liberen sus manos, soltando  las restricciones.

— ¿Qu-Qué pasa?

— Duda. ¿Qué sucede, Maestra Origami?

Las gemelas preguntaron en sorpresa, pero Origami no prestó atención y en cambio empezó a saludar a Haruko y a Tatsuo gentilmente.

— ¿Están bien? Ahora pueden relajarse, Otou-sama, Okaa-sama.

— ¿Hah…?

— ¿Qué… dijiste…?

Los ojos de Haruko y Tatsuo se reunieron en un punto. Si nada más, ahora la chica estaba totalmente imperceptible ser la que estaba diciendo cosas como cortarle los dedos, cortarle las uñas y demás.

Haruko no era la única. Las demás chicas también tenían expresiones que mostraban que no tenían idea de lo que pasaba similar a las expresiones de la pareja.

— ¿Eh? ¿Son los padres de Origami?

— Pero… los padres de Origami no están…

— No.

Origami ligeramente negó con su cabeza.

— Ellos dos… son Itsuka Tatsuo e Itsuka Haruko. Son los padres de Shidou y Kotori.

[¿¡…!?]

Al haber escuchado la verificación de Origami, los rostros sorprendidos de las chicas se volvieron hojas blancas.

***

— ¡Ahhh! ¡Rayos! ¿¡Por qué un embotellamiento tiene que pasar en este mismo momento!?

Shidou con resignación llevaba la bolsa pesada de compras mientras regresaba a casa.

Anteriormente había planeado tomar el transporte público y regresar rápidamente, pero con la suerte que tenia, un accidente de tránsito sucedió en algún lugar durante el camino y bloqueó todas las rutas de los buses, dejando a Shidou varado. Si seguía esperando que la obstrucción que impedía el paso se limpie, habría desperdiciado una gran cantidad de tiempo valioso antes de llegar eventualmente a su hogar. Shidou no tenía más opción que bajarse y depender de sus dos piernas.

Un encuentro entre los Espíritus y sus padres ya era inevitable. Sin embargo, los espíritus que estaban en la residencia Itsuka eran chicas amables y educadas, no había duda de eso. Seguramente no sujetarían a los padres de Shidou y los pondrían en peligro.

El resultado más ideal será que sus padres de alguna forma crean que los espíritus son las amigas de Kotori. Aun así, Shidou estaba felizmente consciente que podría volverse una situación así de tranquila.

La única y sola acción que necesitaba llevar a cabo era regresar a casa tan pronto como sea posible mientras atentamente echaba un ojo a los espíritus y a sus padres. En el peor de los casos, antes que los espíritus digan algún tipo de secreto confidencial que podría ser severamente fatal. Lo mejor que Shidou podía hacer era desviar el tema de conversación. Hasta entonces, tenía que…

— ¡¿…?!

Shidou abruptamente se detuvo.

En cuanto al porque lo hizo, era una maniobra normal cuando se encuentra con una mujer que se había caído en frente de él.

— ¿E-Estás bien?

— O-Ouch~, mi tobillo se torció… ¿Eh? ¿Itsuka-kun?

— ¿Tama-chan? ¡Mi error, Tama-sensei!

Reconociendo el rostro de la mujer, Shidou abrió sus ojos. La mujer que había caído al piso era la profesora de Shidou, Okamine Tamae, generalmente llamada Tama-chan. No solo eso, sino que se veía hermosa con la manera de vestirse de hoy día, su maquillaje era inusualmente grueso, y estaba usando extrañamente zapatos de taco alto, lo cual había resultado en su caída desde el principio.

— ¿Qué está haciendo en un lugar como este? Y su vestido…

— ¡Itsuka-kun!

Después de un poco más de la mitad que las palabras de Shidou fueron dichas, Tama-chan inmediatamente lo tomo de sus manos.

— ¿Qué-Qué sucede!?

— ¡P-Por favor llévame al Conjunto de Edificios Ni-chōme[1]!

— ¿Eh?

La invitación directa atrapo a Shidou con su guardia baja, provocando un ruido extraño del chico.

— ¿Algo está sucediendo aquí?

— ¡Una ceremonia de bodas!

— Y-Ya veo…

El aura determinada de Tama-chan lo asaltó como un furioso ataque, forzando a Shidou que retroceda.

— ¡Esta fiesta está restringida a hombres con ingresos anuales de más de 8 millones de yenes, así que la competencia es bastante alta! ¡¡Ya que a solo mujeres en sus veintitantos pueden entrar, este es mi última oportunidad!! ¡No puedo fallar! ¡¡¡Sería una deshonra para los sacrificios de mis camaradas!!!

Tama-chan desesperadamente imploró mientras sus ojos llorosos se llenaban de lágrimas. La transpiración llenaba de gotas a la frente de Shidou mientras pensaba en como rechazarla.

— Lo siento, pero tengo algo muy urgente que hacer en este momento…

—… Si no puedes llevarme ahí, entonces solo tendré que casarme con Itsuka-kun…

— Guh…

Tama-chan le dijo a Shidou de forma amenazadora usando una voz oscura y demoniaca, generando un escalofrió, el cual viajó rápidamente por su espalda temblorosa como un murciélago del infierno.

Desde su ubicación actual, el Conjunto de Edificios estaba aproximadamente a 10 minutos de caminata en dirección contraria a la residencia Itsuka. Cada vez que pensaba en sus padres entablando una conversación con los Espíritus, Shidou consideraba que el pequeño desvío solo serviría para desperdiciar más tiempo valioso.

Sin embargo, simplemente no podía dejarla en ese estado lamentable. Shidou emitió un grito fuerte y cargó a Tama-chan.

***

—… Mis oídos escucharon los susurros de los espectros del purgatorio…

Kaguya insistía mientras estaba empapada en sudor frío. Aunque todos los demás eran incapaces de comprender ese extraño verso de ella, todas sabían que habían hecho algo desastroso y atroz.

A pesar de lo que la frase signifique implícitamente, ese era el pensamiento unánime que continuamente surgía en la mente de los espíritus.

Tohka y las demás estaban ocultándose en las sombras del bar y secretamente llevando a cabo una reunión. Sus expresiones también eran idénticas… llenas de culpa y arrepentimiento.

Pero por supuesto eso era un problema. Incluso si estaban completamente desinformadas, los espíritus habían puesto a los padres de Shidou y Kotori en unos aprietos terriblemente dolorosos.

— No tenía idea que los padres de Shidou habían llegado a casa…

— Si lo recuerdo bien… ¿no estaban en un viaje en el extranjero?

— Yap yap. ¿Creo que estaban trabajando en alguna industria electrónica?

En respuesta a la frase de Tohka, Yoshino y Yoshinon asintieron sus cabezas en acuerdo.

— Hmm~… y aprehenderlos a primera vista, que mal~.

Miku apoyó su mentón con su dedo y comentó eso. Casi directamente, las hermanas Yamai, quienes eran las que habían sometidos a la pareja, invariablemente mostraron un semblante inquieto en sus rostros pálidos.

— ¡Es-Esta maldición, estamos maldecidas! Una perspectiva escasa sobre exigida con exceso de confianza CQC[2]

— Aprobación. Además de someterlos con un método utilizado para someter oponentes armados.

Una mirada desanimada apareció en los rostros de Kaguya y Yuzuru mientras terminaban de hablar. Lo que habían ejecutado era de hecho muy exquisito y único, sin lugar a dudas la culminación de un entrenamiento intenso y práctica.

El concurso de esta vez probablemente eran las técnicas de captura.

Escuchando la confesión de las gemelas, Origami cerró sus ojos y gentilmente movió su cabeza.

— Kaguya y Yuzuru han cometido un acto imperdonable. Han dejado una cicatriz sin fondo en los corazones de los Itsukas.

— De-Decapiten mi cabeza…

— Desconfianza. ¿Qué deberíamos hacer…?

— No, incluso el trauma más grave no puede compararse con lo que hiciste…

Natsumi miró en la dirección de Origami con una entre mirada y dijo eso. Los otros espíritus dijeron numerosas exclamaciones de “uh-huh” en apoyo.

— No es hora de culparnos entre nosotros.

— Um, no quise señalarlos…

Aunque Natsumi había intentado decir más acerca de su opinión, decidió que era innecesario, teniendo en cuenta su situación.

— Pero en serio, ¿Qué clase de consecuencias hemos provocado?

Tohka preguntó mientras una mirada perturbada emergía en su rostro. Natsumi contesto de una manera sofisticada.

—… Bueno, ya que son los padres de Shidou, son los propietarios de esta casa. Si los hacemos molestar, no esperemos ni siquiera poner un pie en este lugar como solíamos hacerlo.

— ¿Cómo puede estar pasando esto?

— Aún no termina. Si les dicen a Shidou y Kotori nunca vuelvan  a ver a esos rufianes de nuevo…

— ¡…!

— Discúlpenme, todas… pero no puedo llevarme bien con personas que usarían la violencia contra mis padres.

— Ahh…

A pesar de que Natsumi tenía una tendencia de mencionar las cosas excesivamente negativas, Tohka no pudo evitar expresar un triste lamento.

— ¡N-No quiero eso! ¿Qué deberíamos hacer?

Miku complacientemente cruzó sus brazos mientras escuchaba la lamentable situación de Tohka.

—… Tengo una idea~.

— ¿La tienes?

Miku asintió su cabeza unas pocas veces para mostrar afirmación.

— Nuestra primera impresión en los padres de mi cariño, aunque bastante lamentable, es sin duda la peor. Aun así, si dejamos unas mejores impresiones en el futuro, ¿entonces todo saldrá bien?

— ¿M-Mejor Impresión…?

— ¿Específicamente, cómo?

Yoshino y Yoshinon atormentaban sus cerebros mientras preguntaba. En respuesta, Miku levantó un dedo y respondió.

— En resumen, una bienvenida de estilo japonés.

— ¿Bienvenida?

— Correcto. Padre y Madre han tenido un vuelo de larga distancia, así que deben estar exhaustos. Si les damos la mejor bienvenida posible desde nuestros corazones, seguramente incrementaremos nuestra reputación en sus corazones.

Entendiendo el discurso de Miku, un nuevo rayo de esperanza brilló dentro de los ojos de los espíritus.

— Bueno, hagámoslo.

— Yo también…

— ¡También Yoshinon!

— Kuku… nada mal. ¡Te dejaré experimentar mi delicadeza de bienvenida infernal!

— Consentimiento. Déjalo en manos de Yuzuru.

— Um, estoy bien con todo… si eso es lo que todas quieren.

— Ninguna objeción.

Después de confirmar la contestación de todas, Miku hizo un gesto con su cabeza.

— Entonces felizmente está decidido. En ese caso… ¡dejemos que la batalla comience!

***

—…

— T-Tatsu-kun, ¿estás bien?

— ¿Qué hay de ti? ¿Te duelen los brazos?

Haruko y Tatsuo mutuamente estaban confirmando la seguridad del otro en silenciosos suspiros.

La pareja, quien había sido liberado hace unos momentos, estando sentados juntos en el sofá de la sala, aunque todavía con sus nervios tensos.

Sin embargo, su total incapacidad para liberarse de su fatiga no se podía evitar. Después de todo, las chicas misteriosas, quienes estaban ocupando a la fuerza su casa, actualmente estaban ocultándose detrás del mostrador y tratando asuntos en encubierto.

— Esas chicas… ¿de dónde salieron?

Tatsuo lo dijo con una expresión de perplejidad.

— Parecen ser las amigas de Shidou y Kotori… ¿Aunque qué relación tienen?

— ¿Amigos ordinarios, supongo? Tal vez Shidou les pidió que cuiden la casa, y lo que pasó es que regresamos. Es probable que nos confundieron por posibles ladrones y nos capturaron…

—… ¿De verdad crees que las chicas hoy en día se someterían a la práctica de combate militar de mano a mano, ser experta en la manipulación de cuchillos, e incluso tener conocimiento de las técnicas de tortura de interrogación? Evidentemente esas chicas no son normales.

— Bueno, eso es cierto. Para mí no se ven tan mal…

Ante la declaración felizmente ignorante de Tatsuo, Haruko sólo pudo sacudir la cabeza.

Sin ninguna sensación de peligro, como siempre. A pesar de que fue un destacado ingeniero, Tatsuo podría decirse que es totalmente incompatible con la sociedad y ajeno a la maldad de la humanidad. En resumen, era un mojigato. En realidad, si Haruko no le había retenido, Tatsuo habría sido estafado un sinnúmero de veces. Por cierto, encontraba a este aspecto de él ser excepcionalmente lindo.

—… De todos modos, es demasiado arriesgado permanecer aquí por más tiempo. Debemos encontrar una oportunidad para escapar.

— Hm, si Haru lo dice.

Tatsuo murmuró eso entre dientes, todavía inconsciente de eso.

— Bueno. Vamos a tratar de escapar de la forma más silenciosa posible.

Haruko y Tatsuo arqueó sus espaldas, en un esfuerzo para minimizar los sonidos de sus pasos e ir de puntillas hacia el pasillo.

Sin embargo, en ese momento.

—… ¡Está hecho!

Justo cuando la pareja estaba en el otro lado del mostrador, un grito clamoroso resonado desde la cocina, y una chica se acercó a ellos, mientras que al mismo tiempo llevaba un plato enorme en sus manos.

Después, cuando la chica abrió la puerta y los miró, estaba sin palabras e inclinó su cabeza.

— ¿Muu? ¿Qué pasa, mamá y papá de Shidou? ¿Van a alguna parte?

— Ahh, estábamos escapa…

— ¡N-No, nada! ¡Sólo haciendo algunos ejercicios ligeros!

Haruko amplificó el volumen de su voz con el fin de tapar la respuesta bastante honesta de Tatsuo. A pesar de que la honestidad es la mejor política, este principio en particular era el favorito de Haruko, ahora no era el momento de modales o etiqueta. Si se sus planes eran descubiertos, quien sabe lo que les podía suceder.

— ¿Muu, en serio?

Sin embargo, la otra parte parecía ser tan inocente como Tatsuo, como si confiara completamente en la improvisada farsa de Haruko.

— Entonces… acerca de eso.

— Mi nombre es Tohka. Yatogami Tohka.

— Tohka-chan, ¿sucede algo?

Tohka asintió fuertemente con un “¡Umu!’ Y colocó el plato grande sobre la mesa.

— He oído que si hago esto por mí misma, se sentirán agradecidos y felices. ¡Ustedes deben tener hambre después de un largo viaje! ¡Por favor, sírvanse esto!

Tohka hizo señas hacia los bocadillos en el platillo. Haruko y Tatsuo sólo podían seguir con expresiones de sorpresa.

— ¿Estos son onigiri[3] hechos a mano…?

A pesar de que estaban un poco deformes, ciertamente eran bolas de arroz hechas a mano, arroz caliente y cocido moldeados en un triángulo y envueltos con algas secas.

Por el contrario, gotas de sudor goteaban poco a poco del rostro de Haruko. La razón era sencilla. Cada uno de estos onigiris hechos a mano ni siquiera podía caber en una palma totalmente extendida. Eran onigiris de tamaño extra grande.

— ¡Por favor, no sean tímidos!

Tohka les pidió mientras cubría su rostro con una sonrisa radiante. Haruko forzó una sonrisa mientras su rostro se convulsionó ligeramente.

Entonces, la contraparte completamente diferente de ella, Tatsuo, puso fácilmente sus palmas juntas.

— Ah, gracias por tu consideración. Comamos…

— Espera, Tatsu-kun.

— ¿Eh? ¿Qué sucede, Haru?

Tatsuo estaba desconcertado ante el aviso repentino. Aunque Haruko sintió que su reacción fue un poco adorable, su opinión personal no tenía prioridad sobre esta situación. Haruko se acercó más hacia los oídos de Tatsuo para que su voz fuera inaudible para Tohka.

— Aún no sabemos quiénes son estas chicas, por no hablar de lo que podría estar dentro de este onigiri. Comer esto sin ninguna precaución es extremadamente peligroso.

— Por dios, ¿no estás exagerando? Esta chica no se ve tan mal, y no sería cortes rechazar algo que ella nos ofrece.

— No, eso es… nnn, es cierto.

Haruko trató de refutar la cortesía de su marido, pero inmediatamente contuvo su contestación desde el fondo de su garganta. Sobre todo, después de haber sido pareja por tantos años, conocía muy bien la terquedad de Tatsuo cuando se trata de estas cosas.

— Entiendo. Pero lo probaré primero, ¿okey?

Haruko exigió firmemente. No era para asegurarse que la comida era comestible, sino para proteger a Tatsuo ya que pensaba que si probaba primero, lo tragaría de un bocado, incluso si dentro había algo sospechoso.

Tatsuo sonrió como si no supiera en lo más mínimo sobre las intenciones de Haruko.

— Oh, ¿así que quieres probarlo primera? Creo que esa parte de ti también es linda, Haru. Claro, adelante.

— Un… Gracias, Tatsu-kun.

Una sensación débil de impotencia entrelazada con una alegría distante de ser alabada como linda, causó que Haruko ponga una sonrisa complicada.

Haruko ligeramente tosió una vez para recuperar la atmósfera y volteó su cuerpo hacia Tohka.

— Bueno, si no te importa, Tohka-chan.

— ¡Umu! ¡Aquí tiene!

Tohka insistió con gran energía. Haruko tragó saliva de los nervios en lugar de apetito y extendió sus manos para agarrar uno de los onigiris colocado en frente de ella. Por el bien de confirmar su contenido, Haruko gentilmente observó la bola de arroz abierta desde la mitad.

— Esto es… bonito, bacalao, atún… uh, y una gran cantidad de etcétera.

— ¡Umu! ¡No sabía cuál usar, por lo que puse todo en el! Ah, pero no se preocupe. No puse ninguna ciruela, porque esas son… um, agrias.

Tohka puso una expresión amarga como si hubiera probado algo ácido. Era como Tatsuo había declarado: “Esta chica no se ve tan mal.”

Sea lo que sea, no deben ser negligentes en cuanto a las medidas de precaución. Haruko olió la fragancia salada del onigiri para garantizar que no había olores extraños, y después tomo un mordisco de esta.

—… Sabe a… un onigiri normal.

— ¿Qué tal esta?

— Un, D-delicioso.

Recibiendo los pulgares para arriba de Haruko, la cara de Tohka se iluminó alegremente.

— ¿¡De Verdad!? ¡Hay más! ¡Por favor coman!

— Gracias. En ese caso lo haré.

Tatsuo se lanzó sobre los onigiris restantes en el plato y cogió uno, comiéndolo en grandes mordiscos.

— ¡Wow, delicioso! ¡Eres muy buena en la cocina, Tohka-chan!

Tatsuo la alabó mientras devoraba la bola de arroz sin tener en cuenta su tamaño gigantesco.

En realidad, debido al hecho de que sólo habían comido el desayuno por la mañana, sus estómagos estaban muertos de hambre. Haruko imitó a Tatsuo y mordió el onigiri por segunda vez, y luego por tercera vez.

Sin embargo, no importaba que tan vacíos estén sus estómagos, tenía que haber un límite. Tohka había hecho un total de seis onigiris. Los onigiris, que eran lo suficientemente enorme para cubrir sus caras enteras, fueron divididos en partes iguales entre los dos… tres cada uno. Claramente no había forma de terminar de comerlos. Tatsuo, después de haber comido una pieza entera, y Haruko, que se había comido la mitad de una pieza, ya estaban llenos.

— Hu… Gracias por la comida.

— ¡¿…?!

En respuesta a las palabras resignadas de Haruko, Tohka al instante abrió sus ojos y mostró su expresión desanimada.

— Y-Ya veo… ya están llenos… Umu, no puedo hacer nada al respecto…

«Uu…»

Al ver el estado depresivo de Tohka, tanto Haruko y Tatsuo controlaron sus respiraciones sofocante. Al ver su melancolía sirvió para estimular la sensación abominable como si Haruko y Tatsuo hubieran hecho una terrible mala acción hacia la chica.

— N-No, eso… creo que podemos comer un poco más, ¿verdad?

— Ajaja… sí. Todavía tenemos espacio para más.

— ¡…!

Tohka lanzó una sonrisa eufórica y contenta en cuanto escuchó la decisión de la pareja. Si hubiera visto la verdad detrás de sus palabras dulces, el corazón de Tohka estuviera devastado y hecho trizas una vez más.

— ¿De Verdad? ¡Umu! Si es así, um, cómo debería decirlo. ¡Soy muy feliz!

—…

Ahora que se había dicho, no se podía echar para atrás. Haruko y Tatsuo respectivamente forzaron una sonrisa irónica y empezaron a comer los onigiris en el plato por segunda vez.

De este modo, después de diez minutos.

— Uf, uf…

— Fuh…

A pesar de sus esfuerzos dudosos para forzarse a sí mismos para seguir consumiendo la comida, sus estómagos ya habían alcanzado su límite no importaba la forma en que insistieran en desafiar las leyes de la naturaleza. Al final, Haruko y Tatsuo lograron terminar dos bolas y media de arroz juntos y finalmente colapsaron en el sofá, ya que llegaron a su límite máximo.

— ¡Mamá y papá de Shidou! ¿¡Están bien!?

Tohka observaba con ansiedad a la pareja, pero fue en vano ya que Haruko y Tatsuo había agotado toda su energía hasta el punto de que no podían ni siquiera mover sus manos.

***

— Llegamos a tiempo… Estoy muy agradecido, Itsuka-kun. Si puedo conseguir un hombre rico para ser mi marido, te invitaré a nuestra casa para que nos visites.

— N-No hay necesidad de eso. De nada.

Shidou rechazó con seriedad la buena voluntad de Tama-chan, a quien había cargado todo el camino hasta el lugar de la fiesta. Rápidamente bajó la cabeza y comenzó otra carrera por todo el camino.

Había pasado más tiempo de lo que había previsto en un principio, así que Shidou tenía que apresurarse.

— Por favor, compórtense correctamente…

Shidou divulgó un deseo doloroso mientras al mismo tiempo caminaba por el camino.

Sin embargo, en ese momento, la luz de señal en la carretera se puso en rojo, y Shidou sólo podía pisar el pie con ansiedad mientras esperaba a que la luz cambie de color.

Por coincidencia.

— Oh, Itsuka. ¿Qué estás haciendo aquí?

Una cierta voz llegó a sus oídos desde atrás. Shidou miró hacia atrás, sólo para encontrarse con su compañero de clase, Tonomachi Hiroto, quien estaba de pie ahí y saludándolo.

— Tsk.

— ¿Qué pasa con esa respuesta…?

—… Ah no importa. Descuidadamente acabo de mostrar mis verdaderos pensamientos.

— ¡¿Podrías al menos ser indiferente o decir alguna mentira?!

Tonomachi criticó duramente a Shidou por su descaro, sin embargo, los diálogos como estos ya eran algo común entre los dos amigos. Tonomachi se encogió de hombros y arrojó a un lado su barbilla.

— Olvídalo. Justo a tiempo, ¿podrías acompañarme a dar por un momento si estás libre ahora? Quiero ir a ver a algunos de los nuevos juegos electrónicos que acaba de inaugurar.

— Lo siento, pero hoy no. Tengo algo importante que hacer.

— ¿Qué?

Shidou se escapó instantáneamente al momento en que el semáforo cambio a verde. O al menos, trato. En ese segundo, su brazo fue inesperadamente agarrado por Tonomachi, y Shidou fue forzado a detenerse.

— H-Hey, ¿cuál es la gran idea? Estoy apresurado.

— ¿Algo importante? ¿Podría tener algo que ver con alguna chica?

—… Nope.

— ¡Si claro! ¡¿Entonces por qué estás tartamudeando de repente?! ¡No me mientas, ¿por qué este tipo de cosas siempre te suceden?!

— ¡¿C-Cómo se supone que lo sepa?! ¡Ya déjame ir! ¡Me estoy quedando sin tiempo!

— Ni en un millón de años. ¡Vas a pasar todo el día libre de chicas conmigo!

— ¡¡¡Qué demonios sucede con este día!!!

Contra el tres-veces-más-molesto-que-lo-usual Tonomachi, Shidou solo podía maldecir y murmurar profanidades a su desafortunado destino.

***

— Uu… eso fue pasarse un poco.

— Haha… seremos capaces de comer más en el futuro.

Haruko y Tatsuo, quien se había desmayado por ingerir demasiada comida, estaban actualmente acostados en la cama ubicada en su habitación.

Hablando de eso, los onigiris los cuales ellos no habían sido capaces de terminar habían sido limpiamente terminados por Tohka en un parpadeo. La razón por la cual ella había mostrado una expresión desanimada había revelado ser un racionalmente perdonable. Conforme a sus estándares y criterio, Haruko y Tatsuo solo habían comido una pequeña ración de onigiris y fríamente dejaron los demás sin tocar.

— ¿E-Están bien, um, mamá y papá de Shidou?

— Forzarse a uno mismo es demencial…

En el curso de su descanso, la voz de otra persona resonó al lado de la pareja. Cambiar su línea de visión les permitió ver a dos niñas con pequeñas y delicadas figuras paradas allí.

Una de las niñas tenía una marioneta de conejo cubriendo su mano, ella parecía ser especialmente amigable. La otra niña, sin embargo, mostraba una expresión poco afectuosa y valientemente miraba fijamente a la pareja con ojos infelices e insatisfechos.

Si su memoria no les fallaba, sus nombres eran… Yoshino y Natsumi. Anteriormente, estas dos habían cambiado con Tohka y cargaron a Haruko y Tatsuo a la habitación.

—… Ahh, estoy bien.

— Un, solo comimos un poco de más.

Escuchando las respuestas de Haruko y Tatsuo, las chicas exhalaron.

A pesar de las apariencias de las dos, los anteriormente tensos nervios de Haruko ligeramente se aflojaron. Estas chicas eran como Tatsuo había dicho… no malas personas.

— Yoshino-chan y Natsumi-chan, ¿cierto? ¿Son amigas de Koto-chan, no, Kotori?

Yoshino y Natsumi dieron un tono ambiguo y respondieron en voces bajas después de percibir la pregunta de Haruko.

— Sí… Kotori nos ha cuidado desde antes.

— Ooh, ¿en verdad? Entonces, ¿dónde está esa chica ahora? Incluso si son amigas cercanas, pedirles que cuiden la casa es muy…

— A-Ah, no es así…

Con respeto a la duda de Haruko, Yoshino parecía ser de alguna manera incoherente. Aunque ella deseaba explicar apropiadamente, Yoshino no podía encontrar las palabras correctas para hacerlo y eso resultó en esa situación incómoda.

En cuanto a Natsumi, para calmar a Yoshino, ella colocó sus manos con ternura en sus hombros.

— ¿Natsumi-san…?

—… Está bien, espera un momento.”

Natsumi entonces salió de la habitación, dejando sola a Yoshino.

Después de unos segundos, una chica entró a la habitación por la puerta por la cual Natsumi había desaparecido.

Todos habían creído que era Natsumi quien había regresado… pero esto mostró ser falso.

— ¡Oh! ¡Otou-san—, Okaa-san—, bienvenidos!”

— ¡…! ¡¿Koto-chan?!

— ¡¿Kotori?!

Haruko y Tatsuo no pudieron detenerse de llamar a la chica. Con lazos blancos, que ataban su rojo cabello en dos colas de caballo, y ojos redondos, ella era indudablemente la atesorada hija de Haruko y Tatsuo, Itsuka Kotori.

— Vamos, ¿estabas es casa? Debiste haber aparecido antes.

— Lo siento… estaba ocupada. De todas maneras, ¿qué no dejé a mis amigas que cuidaran la casa?

Kotori dejo salir con una mirada inocente.

A pesar de sus circunstancias poco claras desde que regresaron, la pareja estaba aliviada de ver que su familiar hija estaba allí.

— Un… estamos en casa, Koto-chan.

— Aah, ha pasado tiempo, Kotori. Perdónanos por no haber sido capaces de regresar durante tu cumpleaños.

Tatsuo arduamente y sin prisa se levantó para abrazar a su hija y extendió sus brazos hacia delante.

Mirar la escena causo que Haruko se sintiera extremadamente relajada. Cada vez que regresaban a su país natal, estos dos siempre gritarían ‘¡Kotori…!’ y ‘¡Otou-san…!’ al otro mientras participaban en un abrazo de oso mutuo, que desarrollaba la siempre creciente confianza entre ellos.

Sin embargo.

— ¡¿Q-Q-Qué estás haciendo?!

En la fracción de segundo antes de que Tatsuo procediera a abrazarla, las mejillas de Kotori se sonrojaron brillantemente, y le dio una poderosa patada al abdomen de Tatsuo con su pierna.

Como los gigantescos onigiris habían inducido una hinchazón en su estómago, Tatsuo solo pudo gritar ‘¡Ugaah!’ de manera decaída cuando se enfrentó a la patada repentina.

— ¡¿T-Tatsuo-kun?! ¡Koto-chan! ¡Qué le estás haciendo a tu padre! ¿No que ustedes dos siempre se abrazan el uno al otro cuando venimos a casa?

Escuchando las palabras de Haruko, Kotori se congeló como si su anterior patada hubiera sido una reacción instintiva.

— G-Guuu…

Tatsuo tapó su boca usando sus manos con toda su fuerza para suprimir el reflejo de vomitar. La persona entre Tatsuo y Kotori, Yoshino, entonces abrió la boca para hablar.

— P-Por favor espere un momento; iré a traer algo de medicina…

Yoshino dejó la habitación, acompañada por el golpeteo de pequeños pasos.

— E-Eso…

Kotori, siendo dejada atrás, puso una cara avergonzada y miró a Tatsuo.

— Lo siento, Otou-san… Me sorprendí porque fue muy repentino…

— No, es mi culpa.

Después de que él controlara su abrumador impulso de vomitar, Tatsuo le dio una sonrisa debilitada.

— Kotori ahora tiene catorce años… ella ya no es una niña. Sob… Sob… Sabía que este día llegaría. Papi está bien…

— T-Tatsuo-kun…

— No te preocupes… Eh… Por qué todo se ve tan borroso ahora…

Tatsuo alzó su cabeza y miró al techo para evitar que surgieran sus lágrimas.

Ser capaz de ver a su padre en tal estado descorazonado, era la primera vez desde que Kotori había dejado de tomar un baño junto a él y cuando había visto a través de su disfraz de Papá Noel hace unos años.

— No, um, no es así.

Kotori se rascó la mejilla con una expresión desconcierta.

Justo entonces, los sonidos de torpes pasos fueron transmitidos a través del pasillo. Siguiendo de cerca, Yoshino entró a la habitación mientras cargaba un vaso de agua y una pastilla medicinal usando una bandeja.

— G-Gracias por esperar…

— ¡Yoshinon ha llega-guh!

El conejo mano-marioneta y Yoshino dijeron al mismo tiempo. Como resultado de agarrar la bandeja en su boca, la voz ventriloquial de Yoshinon se volvió de alguna manera obscurecida. Que habilidad tan completa.

— ¡Hyaa!

Sin embargo, debido a ella estando muy avergonzada, el pie de Yoshino se resbaló a mitad de su camino, y la bandeja en sus manos revoloteó en medio del aire mientras las tabletas se esparcían por todo el piso.

— ¡¿Uahh?!

El líquido puro contenido en el vaso salpicó a Haruko.

***

— Haa… Haa… de verdad… necesito apresurarme o si no…

Shidou jadeaba por aire mientras corría por el camino que guiaba a su casa.

Después de gastar un tremendo esfuerzo y fuerza, Shidou finalmente logró prevenir el acoso de Tonomachi, quien había estado fastidiándolo como una peste. Aunque en realidad, el método especifico al que Shidou había recurrido era sobornar al tipo con una pierna de cangrejo que había pescado de su bolsa de compras. A pesar de ese ser el caso, la batalla de vaivén en la que se había visto con Tonomachi había completado nada más que alargar grandemente la distancia entre Shidou y su casa, junto a prolongar el ya largo tiempo de viaje de rigor.

— ¿Por qué ahora de todos los momentos?

Este predicamento perseguía a Shidou a todos lados hasta los fines de la tierra, como si la maliciosa zorra Dama Suerte hubiera puesto sus fascinantes ojos en el pobre Shidou. ¿Qué oportunidad tenia contra este destino pre-ordenado? Los dioses todopoderosos estaban seguramente convulsionando con estruendosas risas mientras describían la patética situación de Shidou.

Sin embargo él inflexiblemente se reusaba a abandonar toda esperanza. Si Shidou fuera a parar su estimulado paso, las maléficas verbalizaciones sin intención de los Espíritus indiscutiblemente golpearían a sus padres como golpes sin fin.

Para Shidou, quien había sido diversamente malentendido por muchos de sus compañeros y vecinos en virtud de la bastante injustificada ayuda de Ratatoskr, la última cosa que deseaba que pasara era ser comprendido mal por sus propios padres.

Los padres adoptivos que Shidou admirativamente respetaba desde el fondo de su corazón lo habían criado con cuidado para ser un buen joven. Ellos tenían fe en él. Shidou tiene que evitar a todo costo que ellos lo vean como un criminal sexual cuya zona de elección abarcaba desde chicas que eran mayores que él hasta chicas que eran más jóvenes que su edad.

No, ellos probablemente comprenderían las acciones de Shidou. Incluso si hubieran oído mal la historia de su hijo como un mujeriego, los padres de Shidou no lo apedrearían con un fárrago o lo reprocharían o lo condenarían por el resto de su vida. Como máximo, ellos con máxima probabilidad pondrían caras estupefactas y dirían, “Haha… ¿E-Es así? Shidou es un chico, después de todo. Pero debes olvidar a esas chicas, ¿ok?” o algo similar.

Sin embargo, considerando el hecho de que los Espíritus eran existencias ocultas, Shidou tampoco podía elaborar en ese lado del debate. Si empeoraban las cosas, Haruko y Tatsou regresarían a los Estados Unidos mientras albergaban la preocupada noción en sus mentes de que su hijo se había vuelto un mujeriego. Shidou absolutamente no tenía idea de qué tipo de rostro debería fingir cuando confrontara a sus padres en el futuro.

— Si no me apresuro a volver…

Shidou extruido su voz desde su garganta, acelerando la velocidad con la cual trotaba un paso más.

En ese momento.

— ¡…!

Shidou abruptamente pisó los frenos.

Unos pocos metros delante de él, Shidou podía discernir las figuras de tres chicas extremadamente familiares.

De derecha a izquierda, de pie de frente de acuerdo a la secuencia de sus respectivas alturas y compartiendo la misma edad que él, sus nombres eran Yamabuki Ai, Hazakura Mai, y Fujibakama Mii… el renombrado trío de la clase de Shidou.

Francamente, la situación incorporó meramente a sus compañeras caminando juntas en frente de él. Pasar corriendo a su lado debería bastar.

Sin embargo, por alguna razón, persistía una ominosa premonición que implacablemente lo molestaba para evitar tal encuentro y ser visto.

—…

Shidou silenciosamente cambió de dirección y comenzó a caminar en otra dirección mientras silenciaba los sonidos de sus pisadas. Aunque consumiría un poco más de tiempo, tomar un pequeño desvió debería dirigirlo al mismo camino hacia su casa.

En ese instante…

— ¡Hoho! ¡Padre, que fantástica siniestralidad!

— ¿Qué sucede, Kitarou[4]?

— ¡Ah! ¡Ahí atrás! ¡Itsuka-kun está caminando por la calle como si hubiera hecho un acto vergonzoso!

— ¿¡Qué!?

El trio giró sus cabezas una después de la otra, asustando a Shidou hasta que sus hombros temblaron.

— ¡Kuh…!

— ¡Ah! ¡Está escapando!

— ¡Vergonzoso demonio!

— ¡Niños! ¡Reúnanse, reúnanse!

Ai, Mai, y Mii giraron sus cuerpos con rápidas reacciones y persiguieron a Shidou mientras escapaba. Shidou no pudo evitar elevar su voz y gritar mientras escuchaba los supersónicos pasos detrás de su espalda.

— ¡¡¡Por qué demonios ustedes tres me están persiguiendo!!!

***

—… Aah…

Haruko simultáneamente escuchó las reverberaciones de su voz que hacían eco en la pared y hundió su cuerpo más profundo bajo la tranquila superficie del líquido contenido dentro de la bañera.

Ella había sido anteriormente salpicada con gran volumen de agua a causa de Yoshino que había perdido su balance accidentalmente. Para evitar agarrar un resfriado, Haruko fue invitada a tomar un baño caliente.

En cualquier caso, su cuerpo ya había sido bañado en transpiración a causa de la extenuante secuencia de eventos que habían ocurrido, así que deseosamente aceptó la invitación. Por otro lado, Haruko también había gastado algo de vitalidad en consolar a Yoshino, quien persistentemente seguía disculpándose y diciendo lo siento con lágrimas brotando de sus tristes ojos.

— Aun así…

Esas niñas, quienes son, en serio.

Haruko miró atentamente a las gotas de agua que gradualmente se condensaban en el techo mientras pensaba eso.

Por sus aparentes edades, Yoshino y Natsumi se podía decir que eran las amigas de Kotori, pero las otras chicas parecían ser estudiantes de secundaria del mismo grupo de edad de Shidou no importa como lo viera.

Por supuesto, ella no podía excluir la posibilidad de todo el fiasco fuera asunto de Shidou, no importa que tan minúsculo. Sin embargo, para ese Shidou quien nunca trajo una novia a casa antes, invitar tantas chicas a la casa de repente, sin contar el hecho de que todas tenían apariencias deslumbrantes, era casi imposible.

Pero si ese fuera el caso, ¿cuál podría ser la fuente de la perturbada consternación de Shidou durante su llamada? No había sido para frustrar el destinado encuentro entre la pareja y esas chicas, ¿cierto? Ese prospecto era demasiado salvaje y lleno de ensueño. Haruko no podía abstenerse de tal noción desde las esencias de su mente.

—… Entonces.

Sin embargo, aunque ella no pretendía cuestionar a Shidou, si ese chico usualmente tímido de verdad hizo una novia, eran noticias extremadamente felices para Haruko.

Sin embargo, dejando tal dudoso y abstruso asunto solo era muy impropio del estilo de trabajo de Haruko. Por lo tanto ella firmemente decidió hacer una completa y cuidadosa investigación para determinar la especulativa relación de Shidou con esas chicas, junto con la de Kotori también.

Haruko se decidió y pretendió salir de la bañera.

Justo cuando estaba por salir, la puerta del baño fue instantáneamente abierta, y las hermanas gemelas quienes previamente aprendieron a Tatsuo y ella entraron en el cuarto con solo toallas cubriendo sus cuerpos.

— ¡Las Yamai se unirán!

— ¡Aparición!

— ¿Q-qué sucede?

A pesar del hecho de que ellas eran del mismo género, que personas entraran de repente al baño mientras uno tomaba un baño casi siempre lo asustaría. Haruko instintivamente abrazó su propio cuerpo.

Por lo tanto las hermanas gemelas… sus nombres eran, si ella recordaba correctamente, Kaguya y Yuzuru. En cuanto a por qué ellas habían especialmente posado antes de hablar, Haruko no tenía ni la más ligera pista.

— Kuku… Permíteme limpiar tus pecados que se han acumulado sobre los innumerables viajes.

— Traducción. Por favor permite a Yuzuru y Kaguya lavar tu espalda.

— A-Ah…

En lugar de consentir, Haruko estaba abrumada por el imponente movimiento de las gemelas y asintió con la cabeza. Así que, las hermanas Yamai dejaron a Haruko sentarse en una silla y empezaron a frotar jabón en sus manos.

Después, las dos se sentaron detrás de Haruko y alternativamente lavaron su espalda.

— Kaka. ¿Cómo esta nuestra, de las Yamai, habilidad combinada, Dragones Celestiales de Agua Giratorios?

— Confirmación. ¿Hace cosquillas?

— Ahh… Un, está bien.

Tener su espalda lavada por alguien más ciertamente complacía a Haruko. Pero al final, Haruko dejó salir una insondable expresión mientras se preguntaba por qué las dos chicas estaban lavando su espalda. Ella perplejamente rascó su mejilla.

Observando la reacción de Haruko, Kaguya y Yuzuru susurraron en voz baja.

— Hmm, ¿por qué no parece muy feliz? ¿Esta no es la hospitalidad definitiva?

— Aprobación. En su lugar, ella parece estar bastante confundida.

— Qué raro. Si fuera Shidou, estaría regocijado aunque huiría.

— Deliberación. Tal vez es a causa de la disparidad de género. Podría ser efectivo contra su padre.

— Un… pero como debería ponerlo, se siente un poco fuera de lugar hacerlo con un hombre mayor que Shidou.

— Acuerdo. Lo mismo aquí.

— Además, para Miku, ella sentiría placer si fuera una chica la que la limpiara.

— Contemplación. ¿Podría ser que hemos confundido el método?

— Oh, podrías tener razón. Entonces tratemos eso. Si hacemos esto desde atrás…

— Entendimiento. El movimiento acariciador. ¿Pero eso no será muy difícil para Kaguya?

— No me tomes como una idiota. Aunque son pequeñas…

— Proposición. En ese caso, comencemos simultáneamente desde el lado derecho e izquierdo.

— Como quería. Uno, dos…

— E-esperen un momento.

Si el silencio fuera a continuar, Haruko probablemente entraría a un nuevo mundo de éxtasis, así que ella apresuradamente detuvo a las dos.

Pero antes de eso, Haruko notó algo incluso más desesperadamente serio dentro de los diálogos de las gemelas. Mientras sudaba frío, ella encaró a las dos chicas una después de la otra.

— Sobre eso… ¿Dijeron algo sobre Shii-kun… Shidou justo ahora?

Siendo preguntadas directamente, Kaguya y Yuzuru no pudieron evitar parpadear unas pocas veces y asintieron con sus cabezas.

— Hm, dijo que lo hicimos.

— Confirmación. ¿Sucede algo malo?

— No, es solo que… ustedes dos dijeron que se bañaron junto a Shii-kun o algo similar.

Haruko investigó curiosamente. Las dos chicas, habiendo observado la respuesta de Haruko, dejaron expresiones perplejas como si hubieran hablado de algo que se supone que no deberían hablar.

— U-Uh, ¡los pecados han sido totalmente limpiados!

— Aprobación. Yuzuru y Kaguya deben partir ahora.

— ¡E-esperen un minuto!

A pesar de la exclamación verbal de Haruko, las hermanas Yamai ya habían dado la vuelta y salieron del baño en una ráfaga.

***

— Bueno entonces…

Desde que Haruko había entrado al baño hace treinta minutos, Tatsuo había estado acostándose continuamente a través del tiempo y lentamente se sentó después de que su estómago se sintiera mejor que antes.

— Ah… ¿Todo está bien ahora?

— No te sobre esfuerces.

Yoshino y Yoshinon preguntaron de manera preocupada, habiendo estado cuidando a Tatsuo al lado de la cama desde que su estómago empezara a doler.

— Uh, es gracias a la medicina que Yoshino-chan me dio.

— A-Ah…

Escuchando la respuesta de Tatsuo, Yoshinon no pudo evitar sentirse extremadamente avergonzada y encoger sus hombros. Aunque Tatsuo no implicaba nada más, Yoshino estaba presumiblemente aun de mal humor por su anterior fracaso. Que chica tan amable.

—… ¿A dónde… vas?

La chica que había olvidado añadir un honorifico y estaba al lado de Yoshino era indudablemente Natsumi. Justo como Kotori había dicho que recordó que ella tenía un encargo por hacer y salió, Natsumi había entrado a la habitación como si hubiera substituido a Kotori.

— Aah. Haru-chan debería terminar pronto, y tengo que preparar un cambio de ropas.

— ¡Déjame hacerlo en ese caso!

Después de que Yoshino lo ofreciera, Tatsuo movió su mano en rechazo.

— Agradezco eso, pero está bien, y a Haru-chan no le gusta cargar ningún equipaje durante los viajes. Hoy, solo trajimos las ropas necesarias, así que nuestros pijamas están en casa. Aunque aún es un poco temprano, estoy pensando si agarrar un cambio de ropa de Shidou o no.

— ¡Entonces, deja a Yoshinon dirigir el camino!

Yoshinon hizo señas y ansiosamente dijo eso.

— Ya veo, entonces te lo dejo a ti.

Estaban en la residencia Itsuka. Como el dueño de la casa, no había manera de que Tatsuo no conociera la ubicación de la habitación de Shidou. Pero el simplemente sonrió y siguió asintiendo su cabeza. Después de todo, era un amable gesto de parte de las dos chicas, y Tatsuo no tenía razón para negarse.

— P-por aquí…

—… Un.

Yoshinon y Natsumi le mostraron el camino y guiaron a Tatsuo fuera del cuarto escaleras arriba. Tatsuo siguió a las dos pequeñas figuras y ascendió al segundo piso.

— P-por favor, adelante.

—… Aquí estamos.

— Un, gracias.

Tatsuo entonces abrió la puerta de la habitación de Shidou.

A pesar del largo periodo de tiempo donde Tatsuo nunca había entrado en la habitación de su hijo, no había mucha diferencia entre su estado actual y como recordaba el cuarto. Era probablemente a causa de la naturaleza escrupulosamente meticulosa de Shidou que el lugar estaba ordenado y limpio en una base regular.

Para decir la verdad, la habitación de Shidou era incluso más impecable que la habitación de Haruko y Tatsuo en los Estados Unidos. Tatsuo hizo una sonrisa irónica y comenzó a buscar en el armario.

— ¿Hm? Esto es…

Inicialmente pretendiendo buscar una camisa, Tatsuo abruptamente detectó un cierto objeto y detuvo sus movimientos.

***

— Ahh… De verdad, ¿qué traman esas personas?

Después de laboriosamente liberarse del trío, Ai, Mai, y Mii, Shidou finalmente dio un suspiro de alivio y limpió el sudor de su frente con la manga de su camisa.

A pesar de que la temporada actual es invierno, la anterior persecución había rendido a Shidou privado de su sangre fría y causó que su transpiración se propagara a través de todo su cuerpo.

— Estoy tan muerto… Si esto sigue, las cosas solo empeorarán. Aunque, ¿en dónde me encuentro?

Mientras continuaba su desmoralizada charla, Shidou miró a sus alrededores. Parecía haberse perdido en un área desconocida durante su último intento de eludir al amenazador trío.

— De todas maneras, debería regresar al camino principal primero.

Aunque su sentido de dirección estaba en desorden, caminar por el camino equivocado era mucho mejor que quedarse parado. Shidou débilmente ajustó su respiración y comenzó a aumentar su velocidad.

Sin embargo, después de correr menos de cien metros, Shidou detuvo su carrera.

—…

Naturalmente, Shidou sabía que ahora no era el momento para eso. Pero en ese momento, un acto que llamaba la atención estaba siendo llevado a cabo en el callejón a su izquierda.

Shidou no podía saber más de la chica que actualmente estaba de pie allí. Ella tenía largo cabello negro como el carbón, piel de porcelana blanca, y extensos flecos que cubrían su ojo izquierdo. Usando una seductora sonrisa en su cara pálida, ella lánguidamente estaba posada ahí.

………Tokisaki Kurumi. El “Peor Espíritu” emergió en frente de Shidou.

Ella estaba manteniendo una postura inclinada hacia adelante mientras miraba cara a cara a un feroz felino que perfectamente imitaba a la femme fatale.

— Al fin te encuentro. Así que eres el jefe de esta calle… ¿Toramaru-san, supongo?

Kurumi extendió su mano con una expresión intrépida, engendrando un disuadido gruñido del gato conocido como Toramaru.

— Hihi… Como esperaba, juegos normales no funcionan contra ti. Es por eso que es más entretenido, ¿no es así?

Mientras se burlaba, Kurumi desenvolvió el saco que tenía en la palma de su mano y vertió su contenido por todo el suelo. Parecía algún tipo de comida para gatos.

Toramaru gentilmente balanceó sus orejas, cautelosamente se acercó al cebo y comenzó a morder los pedazos crujientes.

Sin embargo, después de unos pocos segundos, el ahora rechoncho Toramaru empezó a hacerse para adelante y atrás como si estuviera borracho y finalmente colapsó al suelo con su indefenso estomago expuesto[5].

— ¡Hihihihihihihihihi! Has caído en mi trampa. ¡Esta comida especial para gatos fue imbuida con polvo de gato[6]!

Kurumi simultáneamente rio sonoramente y dobló su cintura para gentilmente acariciar el suave estomago de Toramaru. La criatura también emitió un confortable ronroneo que era completamente diferente de antes.

— ¡Hihihihihi! Con esto he derrotado a todos y cada uno de los poderosos jefes de esta calle. Todos los gatos ahora son…

En ese momento, ella debió haber percibido una línea de visión desde su espalda. Kurumi de repente giró su cuerpo.

Sus ojos se encontraron con los de Shidou.

—…

—…

Ambas partes permanecieron cayados y en silencio por unos segundos.

—… Shidou-san. ¿Cuánto tiempo llevas ahí?

— ¡N-No es lo que crees! Solo estaba pasando por coincidencia, así que…

De alguna manera, un diabólico presentimiento le advirtió de no holgazanear más tiempo allí. Por eso, Shidou apresuradamente pretendió no haberse percatado de nada y decidió dejar la escena de una vez.

En una fracción de segundo, sus hombros fueron fuertemente agarrados por alguien y Shidou fue obligado a detenerse en sus pasos.

— ¡Tienes la idea equivocada!

Kurumi utilizó una voz calmada para decirlo. No, era calmada hasta un grado anormal.

— Si alguien malentiende, estaría muy insatisfecha. Las cosas no son como estás pensando, Shidou-san.

— ¿Eh? No, yo no dije, yo no sé nada…

— ¿Es posible que Shidou-san esté pensando que soy que confiaría en añadir polvo de gatos en la comida de mascotas para influenciar a todos los gatitos en esta calle y planear establecer el Santuario Gatuno –Reino Tokisaki– o algo como eso?

— No, eso, no he pensado hasta ese punto…

— Pero eso es incorrecto, es absolutamente falso. Te explicaré las razones detrás de mis acciones de principio a fin, así que debes escuchar apropiadamente, ¿okay?

— S-Sobre eso, ¿Kurumi?

Aunque Shidou había invariablemente elevado su voz, Kurumi ya estaba en un trance delirante donde nada podía ser audible para sus oídos.

***

Haruko ligeramente limpió su húmedo cabello con una toalla seca mientras salía del baño.

—…

Sin embargo, la actual Haruko tenía una intricadamente complicada expresión pintada en su cara. A pesar de las circunstancias del viaje ya habían sido aliviados al mojarse en el baño caliente, en su lugar, las dudas y sospechas corroían su corazón exponencialmente.

—… Por el amor de Dios, ¿en verdad que hizo Shii-kun cuando no estábamos en casa…?

Haruko no podía evitar susurrar sus pensamientos y ella estaba extraordinariamente preocupada por lo que las hermanas Yamai dijeron en el baño.

Ciertamente, no importa que tan impacientemente se preocupara, su preocupación significaba nada si no le preguntaba a Shidou, la persona en cuestión, directamente.

Con esa resolución en su mente, Haruko entro en la sala y notó a su esposo sentado en el sofá.

Sin embargo, Haruko percibió una suave indisposición emanando de él. Como ella, Tatsuo había adoptado una sofisticada expresión también.

— ¿Tatsu-kun?

— Ahh, Haru-chan… ¿Cómo estuvo tu baño?

— Un, bastante tranquilizador. De todas formas, gracias por la ropa, Tatsu-kun.

Haruko estiró la camisa de Shidou que había tomado prestada y estaba usando. En cuanto a su anterior ropa y ropa interior, Haruko ya las había arrojado a la sesta de lavandería.

— Aah… sí.

Sin embargo, por alguna razón, cuando Haruko mencionó la ropa de Shidou justo ahora, una dubitativa expresión había surgido en la cara de Tatsuo por un momento.

— ¿Sucede algo?

— Un, en realidad…

Tatsuo parecía tener algo que quería decirle.

Pero antes de eso.

— No esperaba que hubiera una segunda oportunidad para el “Salón de Miku”.

Una extremadamente vigorosa voz resonó en la sala, abruptamente interrumpiendo la conversación de Haruko y Tatsuo.

Confundidos hacia la dirección de la que había venido la voz, la pareja finalmente vio a la chica con una hermosa figura… Miku. No solo eso, sino que los dos sintieron que ellos la habían visto antes en algún sitio, aunque era la primera vez que la conocían.

— Ahora, Otou-sama y Okaa-sama de Darling. Deben estar súper cansados por el largo vuelo.

— ¿D-Darling?

Aunque la asombrada Haruko grito eso, Miku continuó como si no le hubiera puesto atención al repentino comentario.

— No tienen que preocuparse ahora que estoy aquí. Usaré el masaje perfecto para aliviar su fatiga.

Cuando terminó sus palabras de bienvenida, Miku aplaudió un par de veces. Después, la chica que hizo los onigiris –Tohka– sacó su cabeza de detrás de Miku. Ella realmente otorgaba la impresión de un perro mascota.

— Muy bien, déjame masajear a Okaa-sama mientras tú te encargas de Otou-sama, Tohka.

— Umu, entendido.

— Recuerda, solo necesitas golpear ligeramente la espalda. No uses toda tu fuerza. Si lo haces, los hombros de Otou-sama se romperán.

— Muu, okay.

— Creo que escuché algo realmente malo…

Viendo sudor frio sobre la frente de Haruko, Tatsuo sonrió gentilmente.

— Saa saa~, Otou-sama, por favor dirígete por aquí. En cuanto a Okaa-sama, solo acuéstate en el sofá y relájate.

— ¿Eh? A-Ah…

Aunque aún tenía unas palabras para Tatsuo, Haruko solo pudo reclinarse en el sofá ante la prisa de Miku.

Miku entonces inmediatamente empezó a flexionar sus dedos y masajear la espalda de Haruko.

— Ara, tu cuerpo está realmente tenso.

— Un…

Haruko no tenía alternativa más que relajar sus músculos.  A pesar de que la persona se exageraba a sí misma un poco, el masaje de Miku era realmente de una profesional habilidosa.

— ¿Cómo está la presión?

— Un… esta… realmente… bien…

No muy débil ni muy fuerte, un exquisito balance de fuerza estimulaba los puntos de acupuntura en los hombros y espalda. El laborioso esfuerzo del trabajo y viaje fue fácilmente aliviado y mitigado. Una somnolencia envolvente gradualmente asaltó a Haruko poco a poco.

Sin embargo.

— Hehe, hehehehehe… el cuerpo de una mujer madura no es tan malo… esta excelente suavidad…

— ¡¿…?!

Mientras Miku se excitaba más y más, Haruko cayó en una ligera siesta al final.

***

— De verdad… ¿qué hice para merecer ser arrojado en estas horribles circunstancias…?

Después de ser forzado a pasar por una detallada explicación por parte de Kurumi, Shidou finalmente se desenredó de su agarre.

A pesar de que Kurumi aun quería seguir sermoneando a Shidou, el gato que había tomado un pequeño bocado del embriagador polvo para gatos de alguna manera había recobrado la conciencia y huyó. Por eso, ella no tuvo opción más que perseguir al gato que escapaba.

Desde entonces, Shidou había caminado por un indefinido periodo de tiempo hasta que llegó a una calle conocida.

Aunque ya había pasado una hora desde que recibió la llamada de sus padres, tal vez Shidou aun podía sobrepasar a su condenado destino en su carrera contra el tiempo. Él se colgó a su delgado rayo de esperanza y se encaminó por el camino que dirigía a su casa una vez más.

Justo entonces…

— ¿Hm?

El momento en que Shidou pensó eso, un grupo de estudiantes de primaria aparecieron delante de él. Parecían estar jugando a las escondidas, mirando hacia atrás y de nuevo, y entonces corriendo con un grito.

Después de que pasara un rato, la persona que buscaba a los niños emergió. En cuanto a quien era esa persona, Shidou tenía una profunda impresión. Una chica extranjera con cabello rubio y ojos azules como sus rasgos característicos, ella estaba vestida en ropa formal negra que la hacía resaltar de los residentes locales como una clavija cuadrada en un agujero redondo.

— Qu…

Mirando esas inconfundibles características, Shidou ni pudo evitar contener su aliento.

Pero tal efecto era inevitable, en cuenta del hecho de que la persona de pie ante él era un MAGO de Industrias DEM, una organización antagónica para Ratatoskr… Ellen Mira Mathers.

— ¡Apresúrate, estamos por aquí!

— ¡Eres muy lenta, Onee-san!

— ¡No puedes ser la más fuerte así!

— Eso, es porque…

Escuchando las exclamaciones de los estudiantes de primaria, Ellen carcomió sus dientes, sin reconciliarse.

— Ah…

Ellen de repente suprimió la parte superior de su estómago y se agachó en el suelo.

Supuestamente sorprendidos, los pupilos se apresuraron al lado de Ellen con miradas preocupadas en sus caras.

— ¿E-Estás bien?

— ¿Dónde duele?

— ¿Necesitar ir a un hospital?

— ¡……De ninguna manera!

En ese momento, Ellen instantáneamente alzó su cabeza y se apoderó de uno de los hombros de los estudiantes.

Los estudiantes de primaria estaban todos absolutamente sorprendidos y ampliaron sus ojos en asombro, solo para exponer las expresiones descontentas después.

— Eh, eso es hacer trampa.

— No es justo.

— Esto no cuenta.

— Hm,  ¿de qué están hablando? En los resultados inicialmente puestos, la primera persona en ser tocada por el fantasma se convertirá en el siguiente fantasma. No dice nada sobre ser engañados porque eran muy tontos.

Ellen complicadamente afirmó, pero el niño que anteriormente había sido tocado asumió un gesto en forma de X con sus manos en frente de su pecho.

— ¡Pero acabo de hacer un escudo, así que tu toque no funcionó!

— ¡¿Qu… un escudo?! ¿Algo así siquiera existe?

— Onee-san, ¿no sabías sobre eso?

— Nunca escuché de tal regla antes. Cuestiono eso, y si me pongo mi unidad Realizer, a menos de que escudo tengas, todos ustedes serian…

Fue entonces cuando Ellen notó al chico insonoramente de pie a corta distancia de ella, Shidou.

— Ah…

—…

Ellen se sonrojó furiosamente.

Viéndola reaccionar así, Shidou no pudo evitar identificar exactamente la misma sensación hostil que había experimentado de nuevo y de nuevo ese día y corrió por ello.

— ¡E-Espera un momento, Itsuka Shidou! ¡No malentiendas! ¡Esto es solo… waa!

— ¡Onee-san se cayó!

— ¿Todo está bien?

Ignorando completamente y sin prestar atención a los lamentos que venían desde detrás de él, Shidou aceleró en su lugar.

***

— Hah… Hah… ¿Qué sucede con esa chica?

Habiéndose liberado del ataque sorpresa de Miku, Haruko se estiró su despeinado cabello y dio un suspiro.

— ¿Todo está bien, Tatsu-kun?

— Aah, sí. En realidad se sentí un poco de cosquillas ya que fue muy cuidadosa.

Viendo a Tatsuo formar una sonrisa irónica y apretar sus hombros, Haruko no pudo evitar exhalar un profundo suspiro.

— Eso no es muy malo… De todas formas, ¿qué querías decir justo ahora?

— ¿Eh? Ahh…

Tatsuo sostuvo su barbilla como si hubiera recordado algo crucial.

— Honestamente, incluso yo no tengo idea que qué significa. Dado que Shidou tiene algo como eso en su habitación, no sé por qué él siquiera lo tendría en su posesión.

— ¿Eh? ¿De qué estás hablando?

Haruko se tensó por la sombría declaración de Tatsuo.

— ¿A qué te refieres por ‘eso’? P-Podría ser… ¡¿es una de esas rumoreadas drogas?!

— Ahh, nada de ese tipo. Es solo eso…

— ¿Eso?

— Un… cuando estaba buscándote un cambio de ropa dentro del guardarropa en el cuarto de Shidou…

Tatsuo dijo eso con una expresión sutil.

En ese momento.

— Otou-sama, Okaa-sama.

Otra chica hizo su aparición en frente de ellos, cortando su dialogo de nuevo.

— ¡¡Nn!!

— ¡¡Wa!!

Haruko y Tatsuo murmuraron tristes gritos, tropezándose hacia atrás al mismo tiempo.

Pero eso no era nada fuera de lo ordinario, a causa del hecho de que la chica que había emergido ante ellos era la que anteriormente había amenazado a Tatsuo con un cuchillo.

— Discúlpenme por la presentación tardía; las otras chicas los han molestado mucho.

— N-No… está bien.

Aunque Haruko había pensado en decir algo como ‘Tú has sido la más problemática’, ella soportó el decirlo por el bien de su seguridad.

La chica entonces utilizó la etiqueta más formal y se arrodilló ante Haruko y Tatsuo, inclinando su cabeza después.

— Permítanme presentarme, como es nuestra primera reunión. Estoy actualmente en una relación con Shidou, y mi nombre es Tobiichi Origami.

— Ah, estoy encantada de conocerte… ¿Eh? ¡¿Ehh?!

Escuchando noticias que poseían tan gran impacto de repente, Haruko involuntariamente amplio sus dos ojos.

— E-Espera un minuto. Dijiste que estabas en una relación… ¡¿tú y Shidou?!

— Eso es correcto.

Origami sin emoción asintió con una cara en blanco. Viendo el comportamiento de la chica, Haruko y Tatsuo no pudieron abstenerse de enviarse una mirada momentánea el uno al otro. A causa del hecho de que la pareja nunca había discutido tal tema con Shidou, los dos no estaban bien informados sobre qué tipo de chicas le atraían a su hijo. Sin embargo, ellos nunca esperaron que él de repente se interesara en este tipo de chica.

Observando las miradas dubitativas de Haruko y Tatsuo, Origami sacó un número de fotografías de  su pecho.

— Aquí está la evidencia.

— E-Esto es…

Haruko y Tatsuo fueron obligados a mirar las fotografías que ella entregó.

Las fotografías ciertamente revelaban una fotografía grupal de Origami y Shidou juntos.

— ¿Ara?

Sin embargo, Haruko notó algo mal entre las fotos.

— S-Sobre eso, ¿Origami-chan?

— Sí.

— Esta fotografía… aunque si muestra dos personas, ¿sus posiciones no son un poco extrañas? Es como si fuera una selfie con Shidou como fondo, ¿no lo crees?

— Eso es una malinterpretación.

— Entonces esta… ¿por qué se siente como si Shidou no estuviera mirando hacia el lente de la cámara? Me recuerda a una foto de dos personas que están lado a lado por coincidencia que fue tomada por una cámara oculta…

— Eso es una malinterpretación también.

—… E-Es así…

Transpiración salía de la frente de Haruko mientras escuchaba las inquebrantables negaciones de Origami. Después de hacer un barrido visual de las fotografías restantes, Haruko no pudo evitar discernir que cada una poseía una innatural sensación dentro de sus contenidos.

—… ¿Hm?

Una vez que sus ojos miraron cierta fotografía, Haruko frunció las cejas.

— Haru-chan, ¿qué sucede?

Detectando un cambio en el aire de Haruko, Tatsuo preguntó.

— Un, algo sin importancia… Este es Shidou, ¿cierto?

— ¿Eh? ¿Cuál?

Justo cuando Tatsuo estaba por ver la fotografía en las manos de Haruko, un pedazo de papel apareció de la nada, oscureciendo la fotografía. El culpable era –sin duda alguna– Origami.

— ¿O-Origami-chan?

— Por favor miren esto.

— ¿Esto es…?

Haruko no pudo evitar seguir las direcciones de la chica.

— ¿Eh? ¡¿Una aplicación de matrimonio?!

Origami había propuesto una aplicación de matrimonio donde la información concerniente al lado de la novia ya había sido llenada. Pero eso no era todo, mientras Origami presionaba a la pareja para que firmaran el documento rápidamente, que tenía una marca roja en la columna de testigos.

— De acuerdo a la ley japonesa, Shidou-kun es incapaz de casarse todavía. Por eso, cuando llegue a la edad de dieciocho, me gustaría que Otou-sama y Okaa-sama sean nuestros testigos.

— E-Espera un poco, de repente proponer matrimonio… ¿Qué piensa Shidou sobre esto?

— Él fue el primero en hacer la oferta. Él dijo que ustedes dos son indispensables.

Origami se sonrojó ligeramente. Haruko y Tatsuo no pudieron evitar ampliar sus ojos por la esa vista.

— ¿E-Esto es real?

— Para que Shidou… tome la iniciativa.

— Sí, y también tiró de la nerviosa yo para un beso apasionado.

— — ¡¡Qu…!!

Escuchando esto de la nada que era totalmente deferente de Shidou, la pareja estaba seriamente alarmada. Sin embargo, cuando ellos vieron la comprometida seriedad en la seria cara de Origami, los dos fueron incapaces de detectar ninguna pista de deshonestidad en la chica.

Mientras las mentes de Haruko y Tatsuo habían sido voladas, Origami pasó el documento de aplicación de matrimonio a la pareja.

— Debo repetir mi petición… por favor déjenme a Shidou-kun.

— E-Esto…

— Incluso si dices eso…

En respuesta al excesivamente indignante guion de actriz, Haruko y Tatsuo solo tenían fuerza para emitir declaraciones perplejas.

Justo entonces…

— ¡Hey! ¡¿Qué crees que estás haciendo por ti misma, Tobiichi Origami?!

Mientras la puerta a la sala se abría de golpe, las chicas, lideradas por Tohka entraron una después de otra.

— ¡Esto no es lo que acordamos! ¡Se supone que es una bienvenida!

— Este es mi tipo de bienvenida. ¿Hay algo más acogedor que un gran evento en la vida de tu hijo?

— ¡¿Qué?!

Tohka no pudo abstenerse de fruncir sus cejas por la declaración de Origami. Entonces, la marioneta conejo Yoshinon movió su mano excitadamente.

— Eh, entonces solo dejen que Yoshino sea la novia.

— ¿Q-Qué estás diciendo, Yoshinon…?

— Kuku, formidables filosofías, Yoshinon. Como dijo, las candidatas para matrimonio no se limitan a tres.

— Acuerdo. No puedo conceder, incluso si es la Maestra Origami.

— ¡Exactamente, exactamente! Ciertamente, muy astuto, Origami. ¡Darling es mío, así que tú deberías ser mi novia!

—… No, eso no sería raro para nada…

Aunque Natsumi dijo eso a medias, las otras chicas ya habían pasado el punto de no regreso.

— ¡Nunca te dejaré a Shidou!

— E-En cuanto a mí…

— ¡Yoshino tampoco se rendirá!

— ¡Kaka, todo se vale en el amor y la guerra! Admiro tu coraje, pero Shidou ya es…

— Reto. Shidou ya es la propiedad compartida de Yuzuru y Kaguya.

— ¡Tengo una idea para eso~! ¡Por qué no todas ustedes se vuelven mis esposas!

—… Estoy bien con lo que sea…

— E-Esperen un momento…

— Calmense todos…

A pesar de sus desesperados intentos de restaurar el orden, Haruko y Tatsuo fueron incapaces de llegar a los ensordecidos oídos de las chicas.

***

— F-Finalmente… estoy aquí…

Sin percatarse de cuánto tiempo había pasado desde que recibió la llamada, Shidou regresó a su casa hace ya un tiempo.

A causa del hecho de que había estado corriendo continuamente, el cansado cuerpo de Shidou estaba exhausto a pesar de que no había pasado mucho desde que se había liberado de Ellen.

Sin embargo, eso era meramente el fin del principio. La batalla real acababa de comenzar. Shidou preparó su cansada mentalidad y profundizó su respiración.

Desde que no había contactado con ellos ni una vez, Shidou absolutamente no tenía idea de lo que los Espíritus y sus padres habían discutido. Por eso, él tenía que fabricar algún tipo de excusa para su relación con los Espíritus, y no podía pronunciar la palabra Espíritu ni una vez.

—… Demasiado difícil.

Shidou no pudo evitar arrugar sus cejas. Era obviamente un asunto de gran importancia, pero él era incapaz de explicarlo apropiadamente. Shidou estaba en un punto sin salida.

Aun así estar ahí parado no mejoraba nada. Shidou reafirmó su resolución y entró por la puerta frontal.

— He regresado……

—……………

La voz de Shidou fue enteramente enmascarada por los sonidos provenientes de la sala. Parecía que un montón de personas estaban luchando entre sí.

— ¿Podría ser…?

Un mal presentimiento estalló en el corazón de Shidou. Rápidamente removió sus zapatos y se apresuró dentro.

Justo antes de abrir la puerta, alguien más lo hizo por él. Un hombre y una mujer salieron corriendo de la sala.

— Otou-san, Okaa-san.

Shidou gritó instintivamente. Ellos eran precisamente los dueños de la casa… Itsuka Tatsuo e Itsuka Haruko.

— ¡S-Shidou! Bienvenido de vuelta…

— ¡E-Espera un minuto! ¡¿Quién demonios son esas chicas?! Hablando de matrimonio de repente…

Haruko interrogó mientras apuntaba hacia la sala.

Escuchando eso, Shidou no pudo abstenerse de mirar hacia la habitación. Dentro, una intensa disputa estaba sucediendo actualmente, y parecía ser una que no se detendría pronto.

— Ellas son…

Shidou presionó su frente contra su mano. Aunque no sabía que sucedió específicamente, él estaba consciente del hecho de que las chicas no habían dejado primeras impresiones satisfactorias en las mentes de sus padres.

—…

No solo Shidou no mencionó nada sobre Espíritus, pero incluso si lo hacía, no había garantía de que ellos le creyeran.

Shidou tomó una postura firme y encaro a sus padres.

—… Otou-sama, Okaa-sama, escúchenme primero.

— ¿…?

— ¿Shii-kun…?

Viendo la seriedad en la cara de su hijo, Haruko y Tatsuo no pudieron evitar ponerse serios también.

Con eso dicho, Shidou asintió ligeramente y continuó.

— Primero que todo… lamento no decirles sobre ellas.

— No te preocupes por eso… ¿Pero quienes son en relación a ti?

Escuchando la pregunta de Haruko, Shidou solo pudo morder su labio y sacudir su cabeza.

—… Lo siento, pero no puedo decir nada… sobre eso.

— ¿Qué, por qué no?

— En verdad… perdónenme. No puedo revelar nada no importa qué. Sé que estoy siendo egoísta, habiendo recibido su amabilidad y cuidado todo este tiempo, y que lo que estoy haciendo es muy indigno de su hijo. Pero… por favor, no las odien.

— Incluso si dices eso…

— Por favor, se los ruego. Incluso si hicieron algo muy descortés, todas son realmente buenas por dentro. ¡Cada… Cada una de ellas… es muy importante para mí!

— S-Shii-kun…

Haruko se vio sin palabras, perpleja. En su lugar, en ese momento, Tatsuo gentilmente dio palmadas en sus hombros.

— Tatsu-kun…

— ¿Eso no está bien también, Haru-chan? Shidou ha hablado hasta este grado, así que creo que definitivamente no está equivocado.

— P-Pero…

Viendo la cara de Haruko llena de dudas, Tatsuo puso una cálida sonrisa.

— También, escuchando a mi hijo hablar así, también estoy un poco feliz.

— ¿Feliz…?

— Desde que pedir algo así, para Shidou, es la primera vez.

— Ah…

Haruko instantáneamente entendió el significado detrás de esas palabras. Ella miró a ambos y arregló su cabello.

—… Ustedes dos en verdad son incurables. Bueno, si no puedes hablar sobre eso, entonces supongo que está bien… Pero en el futuro, necesitas decirnos apropiadamente.

—… ¡Okaa-san!

—… Ya has ido así de lejos. Como padres, ¿cómo no podríamos confiar en nuestro hijo?

Haruko encogidamente desvió su irada mientras decía eso, mientras ligeramente se parecía a su hija Kotori.

— ¿…?

Justo entonces, como si notara algo en marcha, Shidou alzó su cabeza. Aparentemente, la guerra verbal ocurriendo en la sala había terminado en un alto al fuego hace un rato.

Intentando tener un vistazo de la situación en la habitación, Shidou observó que todos los Espíritus lo estaban mirando fijamente.

Parecía que su anterior discurso suplicante había llegado a sus oídos. Las mejillas de Shidou no pudieron evitar enrojecer.

—… Ahh, lamento haberlas molestado. Solo estaba un poco emocional, eso es todo.

De repente, un sonido familiar vino desde atrás.

Shidou rápidamente giró su cabeza, solo para encontrar a su hermana, Kotori, recostada contra la pared desde Dios sabe cuándo.

— ¡Kotori! ¡¿Cuándo llegaste aquí?!

— No hace mucho, acabo de llegar. Pensé que algo grande había pasado porque la casa era tan ruidosa… bienvenidos de vuelta, Otou-san, Okaa-san.

Kotori balanceó su mano hacia Haruko y Tatsuo. Sin embargo, la pareja sacudió sus cabezas en asombro.

— ¿Bienvenidos de vuelta…?

— ¿Qué no nos acabamos de encontrar hace un rato?

— ¿Eh?

Escuchando a sus padres, Kotori no pudo abstenerse de ampliar sus dos ojos. Sin embargo, ese momento de incredulidad instantáneamente desapareció cuando vio a Natsumi. La chica en cuestión rápidamente se escondió detrás de Yoshino en respuesta.

—… Bueno, no importa. De todas maneras, les explicaré todo desde el principio primero…

Kotori entonces apuntó hacia Tohka y las otras.

***

—… Esas chicas son Espíritus.

Solo así, la verdad, la cual Shidou había arriesgado su vida para encubrir, fue completamente divulgada a sus padres.

— ¡Qu…! ¡Kotori!

Shidou gritó forzosamente. Pero eso no podía evitarse. El tema de los Espíritus era altamente confidencial, existencias que no podían ser reveladas ni siquiera a familiares, eso le fue dicho a Shidou.

Aun así la pareja parecía comprender esas palabras.

— Y-Ya veo…

— Así que es así como es.

La pareja dio indescriptibles caras pintadas con comprensión.

— ¿Hah…? ¿Q-Qué significa esto?

Shidou estaba estupefacto y miraba alternativamente entre sus padres y Kotori.

***

Unos pocos minutos pasaron.

Las Espíritus ya habían regresado a su mansión, y solo pocas personas permanecían su la residencia Itsuka.

— ¡¿…… Otou-san y Okaa-san son los ingenieros mecánicos de Ratatoskr?!

Escuchando las impactantes noticias por primera vez, Shidou no pudo evitar lamentarse.

— Para ser precisos, son empleados de Asgard Electronics, la organización madre de Ratatoskr, y simultáneamente los desarrolladores de las unidades Realizer. La Fraxinus en la que siempre volamos también fue desarrollada por su equipo. Desde esa perspectiva, puedes decir que esa nave es nuestra hermana.

Kotori elaboró eso mientras chupaba su atesorada paleta en su boca. Tatsuo y Haruko, quienes estaban sentados junto a ella, asintieron en acuerdo también.

— Eh, ¿no te dijimos antes?

— Y yo pensé que ya sabias~.

— ¡Qué se supone que sé! ¡Si eso es verdad, ¿por qué no notaron que ellas eran Espíritus?!

— Hmm, supongo que es porque esa fue nuestra primera vez conociendo a un Espíritu.

— Yap, y como son llamados Espíritus, incluso pensamos que se suponía que eran criaturas diminutas.

La pareja se hecho a reír alegremente, llenos de vergüenza. Shidou sintió como si perdiera todo sentido de realidad en un instante mientras veía a sus padres en tal estado.

— Entonces para qué… sufrí todo eso…

Shidou suspiró enormemente y se recostó en la mesa; viéndolo en ese estado solo sirvió para magnificar la risa de la pareja.

— Bueno… De todos modos, es bueno ver que Shidou puede llevarse bien con los Espíritus.

— Sí, aunque hubieron algunos recelos desde el inicio, no habrán más problemas en ese caso.

— Un, aunque las discusiones son malas, eso muestra cuanto aman esas chicas a Shidou.

— Pero sacar una propuesta de matrimonio de repente de verdad me sorprendió.

Haruko y Tatsuo asintieron juntos y dijeron al unísono.

Shidou no tuvo elección más que sentirse tranquilo y aliviado después de pasar todas esas pruebas meticulosas. No importa cual proceso tomara, Shidou estaba totalmente satisfecho que sus padres habían aceptado a los Espíritus.

Sin embargo, en ese momento…

—… Sobre eso, Shii-kun, aunque no tiene nada que ver con eso…

Haruko bajó su voz y sacó cierta fotografía desde dentro de su bolsillo.

— Este es Shii-kun, ¿cierto…? ¿Qué sucedió aquí?

— ¿Eh? ¡¿Esto es…?!

Shidou contuvo el aliento ante la vista de la fotografía.

Por supuesto, eso era inevitable. En esa fotografía, después de ponerse un hermoso maquillaje, estaba la versión femenina de Shidou, “Shiori-chan”.

— ¡¿De dónde obtuviste esto…?!

— Una chica llamada Origami me la prestó. Entonces, ¿quién es esta?

— ¡No, esta no soy yo! ¡¡Esta es solo alguien de la escuela que realmente se parece a mí!!

Justo cuando sudor frio estaba bajando por la frente de Shidou mientras débilmente trataba de explicar, Tatsuo gritó como si algo olvidado hubiera atravesado su mente.

— Oh sí, cuando estaba buscando por un cambio de ropa para Haru-chan, encontré un uniforme de chica en tu armario…

— ¡¿…?!

Shidou amplió sus ojos en shock. Ciertamente, a causa de la indisponibilidad de almacenamiento, él tuvo que ubicar ese uniforme dentro de su guardarropa. Él nunca espero que alguien más lo descubriera por casualidad.

— Shii-kun… ¿cómo resultó eso? No estamos enojados o nada, pero al menos queremos una razón. ¿Es algún tipo de pasatiempo? O tal vez…

— Sí, Shidou. No es nada de qué avergonzarse. Tengo un conocido que tiene el mismo fetiche también. Aunque ciertamente la sociedad no lo aceptará enteramente, eres nuestro hijo. Compartiremos la responsabilidad de tu sufrimiento, ¿está bien?

— ¡¡¡¡¡Dije que no es lo que creen!!!!!

Contemplando a su padre y madre malentendiendo todo, Shidou elevó su voz y dio un gemido.

 

Notas:

[1] Shinjuku Ni-chome: (新宿二丁目) se refiere coloquialmente como Ni-chōme o simplemente Nichō, es un área LGBTen el distrito Shinjuku del Distrito Especial de Shinjuku de Tokio, Japón. (LGBT) no creo que necesito explicarlo o sí xD.

[2] CQC: Estadísticas para combates a corta distancia

[3] Onigiri (お 握 り) una comida japonesa hecha de arroz blanco en forma de triángulo o de cilindro y a menudo envuelto en nori (algas marinas).

[4] Ge no Kitarō (ゲゲゲの鬼太郎) es un manga creado en 1960 por Shigeru Mizuki. Es mejor conocida por su popularización de las criaturas folclóricas conocidas como yōkai.

[5] NC. Kawai!!!

[6] También conocido como actinidia polígama, es una planta no toxica que provoca una respuesta efusiva en los gatos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s