Capítulo 1: La primera visita anual al templo

Parte 1

Las leyendas dicen que la cantidad de dinero que uno ofrece en un saisen-box[1] parece no tener relación con la fortuna. Aunque simplemente tirar una moneda de 5 yenes puede traerte buena suerte, da igual, lanzar seis de ellas la cuales podría llevarte a un destino insatisfecho, así es el significado detrás de este mito. La moneda de 500 yenes tiene el valor nominal más alto, por ello no tiene sentido ofrecerla, ya que es cien veces más del valor original.[2]

Pues bien, los dioses justos no juzgan a alguien en base a la cantidad que él o ella ofrezca, a cualquiera que ofrece una nota con ¥10 000 a cambio de un presagio beneficioso o predicción, terminará de igual manera con sus deseos no cumplidos.

Sin embargo, Shidou, siendo un estudiante de escuela secundaria superior, no tenía la menor idea si daba o no una gran suma de dinero. Francamente, estaba agradecido por la benevolencia de las deidades y mostró sus respetos lanzando una moneda de 5 yenes, haciendo sonar la campana, que hizo un ruido metálico.

—…

Cerró los ojos y pidió un deseo.

Actualmente, para las divinidades todopoderosas situadas en el interior del templo, conceder las aspiraciones de sus devotos era una posibilidad que no se ha de considerar. A pesar de que hay 8 millones de deidades que se originan en Japón, se asigna a la gente a reunir los diversos deseos de los fieles en un solo dominio de deidad en esta cruel leyenda.

Sin embargo, Shidou, no se molestó en reflexionar sobre el significado detrás de la oración.

Aspiraciones, demandas y objetivos son cosas que todo el mundo posee. Tales circunstancias, también surgen en la vida cotidiana.

Naturalmente, los examinados y las chicas enamoradas a menudo representan sus propios deseos, pero este tipo de personas deben vivir en la felicidad. Muy pocas personas que se encuentran en un estado de agitación confrontando adversidades reflexionarán sobre sus problemas.

Las personas sanas probablemente se sienten inclinadas a depender de sí mismos y los que tienen la riqueza no preferirán raspar una vida pobre con tales aspiraciones.

A pesar de que todos estos son casos extremos, cada uno tiene su propia dicha subconsciente, por lo tanto, Shidou, deseó vivamente.

«Que la alegría que sentía ahora pueda durar para siempre.»

—… phew.

Shidou suspiró suavemente y abrió los ojos. Observando cualquiera de sus lados, Shidou, echó un vistazo a las chicas que estaban orando. A su derecha estaba Tohka, mientras que a su izquierda estaban Origami, Kaguya y Yuzuru.

Todo ellos asistían Escuela Secundaria Raizen y todas eran espíritus previamente sellados por Shidou. Sus Kimonos resplandecientes brillaban bajo el sol decorando los atuendos de dichos devotos. Ellas, junto con Shidou, oraron por un período bastante largo de tiempo desconociendo lo que en realidad estaban orando.

— Hmm.

Él se preguntaba acerca de ese enigma, ya que junto a él, Tohka, abrió sus cristalinos ojos oscuros. Su mechón de cabello largo color negro como la noche brillaba bajo la luz del sol.

Ella apartó suavemente a un lado de sus mejillas, su bello cabello.

— Oh, has esperado por mucho, ¿Shidou?

— Está bien. ¿Qué es lo que deseaste?

— Umu, ¡Quiero comer una gran cantidad de deliciosa comida este año!

— Jaja, eso es cierto.

De hecho era un deseo típico de Tohka. Frente a tales pensamientos, Shidou no podía dejar de pensar sobre el menú de esta noche, sin embargo, Tohka continuó:

— Un deseo más.

— ¿Sí?

— Espero que pueda estar junto con Shidou y todas las demás para siempre.

Dijo Tohka, mientras emanaba una sonrisa radiante. Shidou, momentáneamente abrió mucho los ojos.

— Aah, eso es verdad.

Se rio y asintió.

Y en conjunto, las hermanas Yamai, Kaguya y Yuzuru se desplazaron hacia Shidou, después de completar su oración.

— Oh, ¿qué desearon ustedes? —preguntó Shidou.

Kaguya, que llevaba un kimono con una variación de naranja y negro, hizo un gesto de mando con su mano.

— ¿Deseo? Kuku… pensé que lo entendiste de otra manera. Pero conquistar esta trama minúscula de tierra con la medida de destreza que una deidad posee, es algo que busqué hace mucho tiempo. Sin embargo, todo aquel que permanece bajo mi presencia, en verdad tiemblan y tiemblan.

— Divulgación. Mentiras, Kaguya, la indudable susurró: “Justo ahora espero ascender las escaleras de la adolescencia este año.”.

— Silencio, no hables de esas tonterías. Obviamente vocalizaba mi deseo de tener una cita con Shidou —sin terminar, Kaguya respondió con un ligero temblor en sus hombros.

Shidou se rascó la mejilla ruborizada, después de haber oído su nombre siendo mencionado, y se agitó lejos de su línea de visión.

— No uhh… Voy a considerar eso.

— ¡…!

Al ver la cara enrojecida de Kaguya, Yuzuru sonrió,

— Sonrisa. Eso sería genial.

— Ahhh… de verdad… —la Kaguya de ahora con los ojos llorosos comenzó a golpear de nuevo juguetonamente a Yuzuru.

— Retirada. Me duele… Kaguya.

— Oye, no molesten a los demás —Shidou forzó una sonrisa y detuvo a la pareja de hermanas.

Su ubicación actual era un santuario en las proximidades de la casa Itsuka. A pesar de que todavía era 4 de enero, la vivacidad y el entusiasmo durante los últimos tres días habían decaído un poco. Varias personas todavía podían verse aquí y allá visitando el santuario. Kaguya, también notó su rostro recuperando su color después de la regulación de su respiración.

—… Ok. Pienso que mi compostura ha regresado. No necesito recordarte que poseo una capacidad de recuperación de magia oscura.

— Seguro que la tiene. Pues bien, vamos a seguir adelante.

Todo el mundo empezó a salir del santuario, pero Shidou, se dio cuenta de que todavía había una chica más de pie en oración con las palmas unidas ante el altar.

Una chica vestida con un kimono blanco puro, adornado con diseños de grúas de papel, Origami, seguía devotamente orando y murmurando encantamientos.

— ¿Origami?

— El tiempo es verdaderamente eterno. ¿Qué pidieron? —Kaguya curiosamente se acercó a Origami y se acercó a su oído.

— ¡…!

Al acercarse, Kaguya escuchó algunas de las palabras de Origami y su rostro se asombró, al instante se volvió aún más enrojecido, con una oleada de sangre corriendo en sus mejillas, retirándose después a toda velocidad.

— ¿Kaguya?

— Muuu… ¿qué dijo Origami? —Tohka decidió caminar hacia la persona en cuestión con una expresión de perplejidad.

Kaguya, en pánico, corrió para evitar cualquier pérdida de inocencia:

— ¡No! ¡Es muy pronto para ti Tohka!

— ¿Muu…?

— ¿Qué… qué es lo que está deseando ella?

Viendo a Kaguya ser presa del pánico, Shidou respiró hondo y se limpió el sudor. En ese momento, Origami avanzó hacia ellos.

— ¿Terminaste, Origami?

—…

Como en respuesta a la pregunta de Shidou, Origami permaneció en silencio y se frotó su vientre antes de dar a Shidou un pulgar hacia arriba.

— Preparativos completos.

— ¿Para qué…? —Shidou se lamentó. Con una mano en la frente, exhaló—. De todos modos, hay gente haciendo fila. Vámonos.

Los espíritus estuvieron de acuerdo y Shidou se disculpó con los demás fieles que esperaban detrás de ellos por el alboroto que ellos crearon. Ellos volvieron y dejaron la saisen-box.

Después de alcanzar un área más amplia observaron su entorno.

— ¿Dónde han ido Kotori y los otros?

No mucho tiempo después, Shidou vio la figura de su hermana menor Kotori. A pesar de que originalmente habían planeado visitar juntos el santuario, debido al tamaño limitado de los saisen-box, se fijó el número de personas permitidas y como resultado de ello no tenían otro remedio que separarse.

— Oye, Onii-chan~~~.

Una voz familiar lo llamó desde atrás. Y como si su imaginación se diera cuenta, Kotori y los demás aparecieron con algo cautivador en la mano. Junto a él, Tohka, sacudió la cabeza con incertidumbre.

— ¿Muu? ¿Kotori? ¿Qué están haciendo chicas?

Esto también era inútil, sin embargo.

Donde estaba Kotori había una larga mesa de conferencias. Los espíritus que vinieron a venerar, con bolígrafos en las manos, parecían estar escribiendo algo.

— Hmm.

Actualmente equipada con sus cintas blancas, Kotori, llevaba un kimono de color rojo vivo y recogió los cuboides de madera al lado de sus manos. La parte superior perforada fue utilizada para izar dichos tablones en miniatura con un nudo.

— Ooh ¿qué es eso? —preguntó Tohka.

— Es una placa de deseos. Si escribes tus deseos en ella, estos se harán realidad.

— ¿Qué? ¿En serio?

Los ojos de Tohka emiten un brillo resplandeciente.

— Primero, el festival de la estrella, entonces las oraciones en este momento y ahora esto, yo no sabía que existían tantos métodos para materializar los deseos, ¡la vida es buena!

— Jaja… bueno, a pesar de que no se pueden cumplirse, no esperes mucho.

Dijo Shidou con una sonrisa.

— Umu —asintió Tohka—. Lo sé, El Dios-sama[3] tiene su trabajo cortado.

Tohka se retorció con entusiasmo, con los ojos fijos en Shidou. Mirando por encima de las hermanas Yamai, Shidou se dio cuenta de que sus expresiones eran similares a las de Tohka.

— Dado que esta es una rara oportunidad, vamos todos a probarlo —Shidou hizo una sonrisa irónica.

— ¡Yay!

Exclamaron los espíritus.

Exaltado hasta tal punto, Shidou no quiso arruinar el estado de ánimo de las chicas, por lo tanto, obtuvo placas de madera de deseos para todo el mundo.

— Vamos a un lugar más tranquilo para escribir.

— Umu.

Tohka y los demás recogieron los bolígrafos proporcionados en la mesa. Shidou también hizo lo mismo y fue hacia el grupo de espíritus que ya estaban escribiendo.

— Eso es muy lindo, Yoshino —Shidou espió en la placa de Yoshino y vio un conejo con un parche en el ojo lindamente dibujado en la mitad derecha de la placa.

— Gracias… muchísimas gracias —las mejillas de Yoshino se tornaron de un rojo brillante debido a su timidez. Hoy, su ropa consistía en un kimono ligero de color verde esmeralda, además del pelo elegantemente atado. Parecía como si ella fuera un poco más madura de lo habitual.

— Jejeje, tenlo por seguro. Shidou-kun definitivamente tendrá que afirmarlo, ¿verdad? —por cierto, el títere fijado en la mano izquierda de Yoshino comenzó a mover su boca. Su traje de algodón se parecía al kimono de Yoshino y su aspecto no era diferente al de la imagen dibujada en su placa.

— Tu placa es linda, incluso los dioses podrían querer eso —al escuchar las palabras de Shidou, Yoshino no podía dejar de sonreír, aunque muy suavemente.

— Ah… pero las placas de Natsumi-san y Nía-san también… son maravillosas —dijo Yoshino mientras observaba.

— ¿Eh? —Shidou contempló con asombro.

A poca distancia del grupo, dos chicas estaban dibujando algo en sus placas, es algo que desean juntas. Sin embargo, el ambiente que les rodeaba era completamente diferente.

La pequeña chica en un kimono de color verde oscuro y la chica cubierta en una capa de plumas con gafas, estaban en el proceso de aplicar distintos colores de dibujo en las encantadoras personificaciones de colegialas. De hecho, no había nada desconcertante acerca de esta actividad por sí sola; Sin embargo, la pareja, en lugar de ser visitantes regulares al santuario, se asemeja más a mangakas profesionales que se someten a manuscritos justo antes de una fecha límite inminente.

Por otra parte, sus dibujos han superado incluso las normas de los expertos. Y los rumores ya se han expandido ya que una de ellas realmente es una profesional. Habían atraído inevitablemente la atención.

— Hey ustedes dos —sólo después de percibir su voz, hizo que Natsumi y Nia finalmente notaron la presencia de Shidou.

— ¡…!

— Oh, Chico. Eres demasiado lento.

DAL_v14_02

Natsumi, que repentinamente fue sorprendida, estaba cepillando apresuradamente su pelo recogido, mientras que la natural Nía sólo fijó la posición de sus anteojos y una sonrisa se formó en su rostro.

— Jajá, muy impresionante. No es de extrañar que seas una mangaka.

Nía puso su pecho rígido.

— Bueno, por el momento sólo puedo dibujar esto, ya que es más sencillo.

Frente a ella, Natsumi únicamente reveló una expresión indispuesta y ocultó su dibujo completamente.

—… Solamente dibuje esto porque Nía me dejó, no porque quería…

— Jeje, ¿fuiste tan lejos y aun te rehúsas a admitirlo? Hace unos momentos estábamos discutiendo acerca de los avances argumentales para nuestro manga lado a lado, ¿verdad?

— ¿Cuando dije eso? ¿Y qué es un avance argumental por dios? —exclamó Natsumi. Nía se rio de ella y encaró a Shidou de nuevo.

— Bueno, independientemente de la poca práctica que Natsumi tiene, le espera un gran futuro. Para ser honesta, incluso quiero que sea mi asistente personal. ¿Qué te parece? Te voy a pagar un sueldo por supuesto. Si estás interesada, incluso puedo presentarte a mi editor.

— No, no estoy interesado. ¿Qué pasa con Natsumi?

— ¿Eh? Ya vez, cuando me hice amigo de Natsumi, no poseía un talento artístico innato.

— Hm, no siento como si hubiera alguna conexión entre ello.

El sudor goteaba de la cara de Natsumi y Nía no parecía escuchar lo que había dicho Shidou. Sin embargo, ella procedió a cruzar sus brazos de una manera triste.

— De todos modos, hablando de Natsumi, si se combinan ‘Natsumi’ y ‘Nut’, se obtiene la sensación de estar protegido, ¿verdad? Al igual que ligeramente conseguir abrir una grieta en un pistacho.[4]

—… Pffff

De hecho, tales imágenes de Natsumi no son difíciles de imaginar, Shidou inconscientemente dejó escapar una risita.

—…

Natsumi se quedó mirando a Shidou *jiii ~~~*.

Él disimuladamente tosió un par de veces antes de volverse hacia Nía.

— Comparado con eso, está bien tu forma de ser, Nía. Ratatoskr había preparado originalmente tu kimono…

Shidou miró a su atuendo habitual, aunque ella lo rechazó poco después.

— Ah… Umm, una vez llevé una de esas antes, era bastante incómodo moverse. Y también estaba prácticamente trabajando detrás del escenario todo el tiempo, por lo que ser capaz de ver a todo el mundo en este tipo de vestidos brillantes me satisface lo suficiente.

— ¿En serio? Pero creo que eso se adaptaría a ti muy bien.

Por alguna razón, después de escucharlo Nía abrió mucho los ojos.

— Heh, heh, heh, ¿ya coqueteando con la preciosa Nía tan temprano en el año? La fascinación merece ser reconocido por lo mundano y sondeado por cada hombre. ¿Podrías ser que tú eres el ‘legendario héroe que salva a la princesa’?

— Uh, ah, no, ¡esto no es lo que piensas!

— Así que de eso se trata. El muchacho tiene un fetiche de kimono, ¿eh? ¿La piel que se pone expuesta entre las rendijas del kimono te emociona? Bien, entonces, te voy a dar esto.

Hablando de la materia explícita, Nía, metió la mano en su bolsillo y sacó una placa de deseo ya terminada y se la dio a Shidou.

— Um ¿Qué es esto? Así que ya has hecho otra… huh esto es…

La placa en su vista ha oscurecido las palabras de coherencia de Shidou.

Por supuesto, tenía que ser esto. En la placa había un dibujo pintoresco de una chica muy bonita que lleva un kimono, entrelazada con un chico. Esta ilustración fue simplemente no apta para niños y fingió una advertencia sobre la edad madura. No sólo eso, junto a ella escribió, “Espero que encuentre una oportunidad de experimentar tales sensaciones… Nía.” Esto es un deseo en específico.

— N-Nía… ¿qué es esto?

— ¿Oh eso? En realidad, quería colgar eso arriba… pero el mal genio de Imouto-Chan dijo que sería ofender la moral pública y no me dejo hacerlo. Así que estoy dándotela ahora.

— Tú…

Sudor frío salía de la frente de Shidou y todo el mundo se quedó mirando fijamente al elemento que tenía en sus manos. Él no podía hacer nada más que almacenarlo en su bolsa rápidamente. Nía sutilmente sonrió a tal situación.

— Siguiendo adelante, estoy hablando en serio sobre el caso de Natsumi. Ah, vienes también, chico.

— ¿Yo? No soy tan experto en dibujos.

— No no, el trabajo de un asistente no solamente se refiere a dibujar manga. Preparar la comida, lavar la ropa, barrer el suelo y lo que no se incluye también. En lugar de un ayudante, es más el trabajo de un marido. Oh, eso no es tan mala idea, vamos a casarnos chico.

— No, gracias… —respondió Shidou.

— Bueno, realmente podría utilizar un ayudante. No sólo para el manga, de vez en cuando, ¡me gustaría ser capaz de abrazar a Natsumi para un material H!

— ¿Qu…?

— ¡¿Hiiiiii?!

«Tu destino está sellado, Natsumi.»

Habiendo escuchado la declaración indiferente de Nía, Shidou y Natsumi quedaron desconcertados, deteniendo sus alientos. A pesar de que era una broma habitual de ella, la persona en cuestión estaba presente justo en frente de ellos.

El segundo siguiente, sonidos de pasos podría ser oídos *tap tap tap*. Con un susurro de faldas, una chica en un kimono apareció en la mesa.

— Darling~, ¿de qué estás hablando?? Creo que oí el nombre de Natsumi-san siendo mencionado perversamente —dijo la chica con una estatura esbelta, sus ojos emanaban una chispa electrizante.

— ¡¿M-Miku?! —su aparición repentina causó que Shidou la mirara con temor. Ella fue uno de los espíritus cuyo poder espiritual había sido sellado por Shidou y al mismo tiempo, una integrante del puñado de ídols más populares, Izayoi Miku. Sin embargo, a partir de su estado actual, parecía como si ella se hubiera separado del mundo del espectáculo y entrado en un mundo completamente nuevo.

— Ahh, ¿podría ser que estaban discutiendo quién va a ser el asistente de Nía-san? Si Darling y Natsumi-san van, entonces, ¡yo también voy!! ¡Con más de tres personas definitivamente podemos hacer algo bueno!

— ¿En erio? Eso va a ser de gran ayuda. Pero Miki… eres una ídol, tu salario debe ser bastante caro… [5]

— ¡No hay problema! No necesito ningún salario, ¡incluso voy a donar algo de dinero! —afirmó Miku con un pulgar hacia arriba.

Bruscamente, Miku sintió que algo tiraba de su cuerpo y se dio la vuelta, sólo para descubrir a Kotori y Tohka que estaban tirando de sus piernas con la esperanza de hacerla caer.

— En cualquier caso, sigues siendo una ídol —dijo Kotori, quien discretamente se había cambiado a sus cintas negras hace un rato.

Miku luchaba.

— Aww… Kotori-san y Tohka-san son tan malas~.

— Muu… no seas tan obstinada Miku.

— Hey, no, es peligroso.

La mesa perdió el equilibrio y cayó encima, llevándose consigo a las tres personas también. Shidou, extendió su mano para apoyarlos, pero fue en vano. Él también se rindió a la fuerza de gravedad y entró en el enredo con los otros, colapsando en el suelo en conjunto.

DAL_v14_03

— Ouch… ¿está bien todo el mundo? Huh… ¿qué es esto? —eso estaba obligado a pasar. Shidou se encontró tumbado encima de Tohka, presionando su kimono.

— ¿Q-qué estás haciendo Shidou?

— ¡Aahh lo-lo siento!

— ¡Waa solo Darling y Tohka-san consiguen divertirse! ¿Alguien puede intercambiar lugares conmigo?

Toda la conmoción atrajo a Nía, que estaba sentada cerca. Ella recogió la placa que se cayó del bolsillo Shidou y comparó el dibujo con el estado de las cosas.

— Este santuario realmente concede tus deseos.

La posición de Shidou y Tohka comparten un parecido sorprendente al de la ilustración.

— ¡Esto es material! Tohka, ponte de pie.

— Uuuu…

Tohka, su rostro ahora imitando a un color rojo cereza brillante, se aferró a la mano de Shidou hasta enderezarse. Después de disculparse con los fieles cercanos, Shidou regresó el escritorio a su estado anterior.

— Realmente… debes ser cuidadoso.

— Lo siento… Voy a caer en Kotori-san la próxima vez.

—…

Kotori quedó sin habla.

Al ver la escena, Nía se rio.

— Ahaha, yo nunca me canso de ver esto.

— No es gracioso… —dijo Shidou exhaustivamente. Nía cogió su pluma y reanudó su trabajo.

— Parece que las placas aquí son realmente eficaces. Bien, entonces deseo que “Shido sea mi novia”.

— Incluso si es sólo una broma ¿No debería ser el marido?

La pluma de Nía continuó en su lienzo independientemente ante la protesta de Shidou.

— Haha, discúlpame. Ahora, donde debería colgar esto…

—…

Poniendo de nuevo la pluma en su lugar, Nía se puso de pie.

—… ¿Eh? ¿Qué pasa con este dolor de cabeza…?

Un repentino mareo le ocurrió de la nada y perdió el control de su cuerpo.

— ¡Nía! ¿Qué pasa?

Shidou estiró instintivamente el brazo para ayudarla. Su cuerpo, de manera constante, ha estado perdiendo fuerza, Nía logró dejar salir una sonrisa débil.

— Ara… chico, te pareces a un príncipe.

— Eso no importa, ¿estás realmente bien? Será mejor que nos dirijamos hacia atrás y descanses.

Sugirió Shidou con preocupación.

— No te preocupes por mí. ¿Cómo puedo dejar que todo el mundo se preocupe por mí en este “Otome game” como en San Valentín?

Nía se encogió de hombros y la voz de Kotori se emitió desde atrás de Shidou.

— ¿Qué estás diciendo? Hasta ayer estabas limitada a una silla de ruedas… una está disponible en todo momento para cualquier contingencia. Si te sientes incómoda en cualquier lugar, puedes informarnos a nosotros para que al menos te podamos dar un chequeo de cuerpo completo.

— ¡Kyaaa de ninguna manera! Imouto-chan se preocupa demasiado, realmente estoy bien. Además, siendo directamente abrazada aquí por el chico, después de haber fingido desmayarme tiene un efecto bastante bueno. También deberías intentarlo, Imouto-chan.

Kotori frunció las cejas y Nía procedió en colgar su placa de deseos. Viendo su silueta, Kotori suspiró.

— Realmente… este tema serio cambio tan rápido…

Nía en verdad nunca lo supo por completo, quizás no le agradaban las atmósferas pesadas. Siempre se liberaba de esas situaciones con una broma. Con eso dicho, hizo que Kotori se sintiera nerviosa, pero para Nía, esto era normal. Sin importar que, hace unos días, Nía de hecho estaba al mismo borde de la muerte.

—…

Recordando los hechos ocurridos el 31 de diciembre, Shidou aún estaba echando humo de rabia entre dientes hasta el día de hoy. En ese día, bajo el mando industrias “DEM”, Nía fue forzosamente invertida y privada de su cristal Sephira. De no haber sido por Shidou y las demás no sabría qué hubiese pasado allí y Nía no habría sido capaz de sentarse aquí hoy. Sin embargo, su supervivencia no era su motivo de alivio. El enemigo había adquirido el Rey Demonio inverso de Nía “Beelzebub” (o Belcebú) y eso solo haría nada más que aumentar las agresiones de industrias “DEM” a los Espíritus en el futuro. Esta fue también una de las razones por las que Shidou deseaba que sus días de tranquilidad duren para siempre.

Había algo más en la mente de Shidou.

— Kotori, sobre eso…

— Sí. Hemos llevado a cabo un par de investigaciones, pero no hemos podido verificarlo.

Shidou cerró los ojos y respondió: “Ya veo” No podía dejar de pensar en lo que había dicho Nía el día de Año Nuevo.

— ¿Espíritus Puros? ¿Pero no que todos los Espíritus anteriormente eran humanos?

En las primeras horas antes del 1 de enero, en la azotea de un edificio, mientras se encontraba sentada sobre una silla de ruedas, Nía dijo eso.

El entorno se hundió en silencio. Los que fueron verdaderamente aturdidos por las palabras de Nía, los conjeturó en la verdad detrás de estas declaraciones, así como aquellos que únicamente se unieron al flujo; aunque sus reacciones fueron sutilmente distintivas, todo el mundo estaba sin duda alguna, sin habla.

Espíritus, existencias vivientes que críticamente causan calamidades excepcionales. Sus razones son desconocidas; pero se confirmó que son la causa de los terremotos espaciales, un fenómeno reconocido en el mundo de hoy.

Kotori, Miku, y Origami pueden servir como ejemplo de los seres humanos que absorben cristales Sephira y se transformaron en Espíritus. Por lo que sabía Shidou, los Espíritus podían distinguirse de los seres humanos, pero los ejemplos son sólo ejemplos.

Pero la declaración de Nía contradice todo eso. Si valía la pena investigarlo entonces Shidou y los demás no estarían confundidos. Espíritus puros como Tohka son diferentes de los antiguos seres humanos como Kotori; que no tenían la menor idea acerca de este mundo cuando aparecieron por primera vez. Aunque hay quienes, como Natsumi, Kaguya y Yuzuru que se han adaptado a vivir aquí, ellos se ajustaron sólo después de ganar experiencia intemporal e intelecto a partir de atravesar entre ambos mundos, por lo tanto, encajando con los seres humanos.

Shidou no podía simplemente ignorar la duda de Nía. A pesar de que fue despojada de su cristal Sephira, y por lo tanto perder drásticamente una parte importante de su poder, Nía aún poseía su ángel omnisciente “Raziel”. Más importante aún, Nía podría reunir toda la información que quería, por consiguiente, siendo capaz de rastrear a Shidou y el pasado de los otros Espíritus.

Shidou trago saliva. Si lo que Nía dice es cierto, entonces los espíritus que consideraba que eran Espíritus puros hasta ahora eran…

— ¿Qué ocurre? Lo siento, ¿te asusté?

Nía rompió el silencio cuando Shidou se sumergió en sus pensamientos.

— ¿… Hm? —Las posibilidades dejaron estupefacto a Shidou—. ¿Oh qué pasa, Nía?

— En el Manga, lo llamamos ‘la verdad sin alma’ —dijo Nía mientras ponía mala cara y sacando la lengua *bleh~*.

Shidou quedó desalentado por unos segundos antes de levantarse, liberarse y dar un respiro profundo.

— Tú…

— Ehehe, lo siento, lo siento. Aunque sólo estoy adivinando basado en mis propias circunstancias, toda esta hipótesis de los Espíritus no es tan divertido, ¿eh?

Viendo a la chica despreocupada, Shidou una vez más aflojó su respiración. Kotori y los otros espíritus que estaban escuchando esto por primera vez, también ponen una expresión similar.

— Tiempo de ir a casa. Hace bastante frío aquí.

Kotori se encogió de hombros y los otros espíritus asintieron. Todo el mundo volvió a entrar y Shidou empujó la silla de ruedas de Nía con la forma en la que siempre lo hacía.

Entonces Nía volteó de nuevo la cabeza y le susurró a Shidou:

— Chico, ven a mi habitación más tarde.

— ¿Eh?

Al oír su tono sombrío inapropiado, Shidou sospechaba que algo estaba fuera de lugar.

Nía reanudó inmediatamente su carácter inusual.

— ¿Qué te pasa chico? Si hace tanto frío entonces entra rápido. ¿Es posible que estés esperando a alguien para entrar en calor utilizando su cuerpo?

Mientras hablaba, Nía demuestra eso abrazándose a sí misma, retorciéndose en la silla de ruedas.

—…

Shidou reformuló las frases como si hubiese oído mal, eventualmente empujando la silla de ruedas al interior.

***

Aproximadamente una hora después de que los espíritus habían regresado a su mansión, Shidou se acercó a la habitación de Nía a través del pasaje subterráneo de Ratatoskr. Confirmando el número de habitación, Shidou tocó a la puerta.

— Por favor entra.

— Nía, estoy aquí. ¿Qué es lo que tú…?

Shidou detuvo a medio camino sus palabras cuando entró en la habitación. Debido a que en la habitación había otra persona.

— ¿Kotori? ¿Qué estás haciendo aquí?

Sentada en la silla junto a la cama, estaba Kotori con su chupete favorito en su boca.

— Ahh, le dije a Imouto-chan que viniera, ya que ella es la comandante aquí. Pensé que sería más fácil de explicar.

— ¿Qué querías decir?

Kotori movió el chupete en su boca,

— Se trata de lo de antes, ¿verdad?

— ¿Sobre el tema que los espíritus originalmente eran humanos? Pensé que era una broma.

— Sí, no pensé que sería apropiado hablar de eso delante de ellos. Eso fue sólo un encubrimiento. Consideren eso una cortesía a los asuntos previos.

Nía sacó su lengua.

— Al igual que la historia del niño que gritó lobo.

— Oh no, chico te gusta devorar cosas-H.

— Ya veo, así que eso es lo que es.

Shidou sentía como si ya estuviera acostumbrado a la forma de hablar de Nía, debido al hecho de que escucha sus tsukkomis casi todos los días. Por otra parte, esto transmite directamente un solo hecho.

— Eso quiere decir, ¿todo lo que acabas de decir es cierto?

— Sip. No completamente, sin embargo, hay algo que necesitan comprender. El ángel que todo lo sabe “Raziel” no es realmente omnisciente.

—… ¿Qué?

— Permítanme elaborarlo en orden.

Justo cuando Nía intento explicar, la puerta se abrió de golpe. Shidou pensó que era extraño que el personal médico la visitara tan tarde. Alzó la vista para identificar quién era, y se sorprendió a sí mismo.

— ¡Origami! ¡Mana!

Origami, quien también estaba junto a Nía en el techo anteriormente, apareció junto con Mana, que llevaba una túnica de un paciente similar a la de Nía.

— ¿Por qué están ustedes dos aquí? ¿O también Nía las llamó?

Origami sacudió la cabeza en silencio.

— No, no me llamaron aquí. Nía, lo que acabas de decir se sentía un tanto dudoso, así que vine aquí para buscar pruebas. Eso es todo.

Miró a Nía que exageradamente presionaba su pecho con ambas manos.

— Heee… ¡Esta impresión de conspirar contra Nía-chan está haciendo que su corazón esté a punto de estallar!

Dijo Mana después del largo periodo de silencio de Origami.

—…

— Hace un momento, cuando fui al baño me di cuenta de la sombra de Nii-sama y quería aclarar algo… así que decidí seguirlo. Inesperadamente me encontré con el sargento mayor Tobiichi a lo largo del camino.

Nía luego levantó su voz.

— Espera un minuto. ¿Que acabas de decir?

— ¿Eh? Había algunas cosas que quería aclarar con…

— ¡No, No! ¡Eso no! ¿Qué has dicho antes?

— ¿Vi a Nii-sama?

— Nii- ¡¿SAMA?!

Nía entró en trance como si su mente se ausentara, similar a un clero celeste y puso las palmas juntas.

— ¡Excelente! Nii-sama! ¡Un honorífico semejante sólo se ha manifestado en dos ocasiones en el ensueño! ¡Ésta es mi primera vez! Nee, neee~, dilo de nuevo unas cuantas veces más!

— Muy desagradable…

Mana fingió repugnancia y se retiró unos pasos hacia atrás. Shidou luego decidió que era un buen momento para introducirlas.

— Esta es Honjou Nía. Ella es una mangaka profesional y un espíritu. Aunque sus poderes fueron sellados, una gran cantidad de cosas pasaron y tuvo que ser puesta bajo cuidados intensivos.

— Hola~~.

Nía saludó y agitó la mano.

Mana se inclinó y ella inició su auto-presentación.

— Soy Takamiya Mana, la hermana de Nii-sama y actualmente una maga. A pesar de que he luchado para Ratatoskr antes, Kotori-san está actualmente encarcelándome como se puede ver.

— Espera un momento. No tomes esto a mal, ¡pero no me gusta cuando las personas hacen alarde de su superioridad!

Kotori resentidamente dobló sus manos y parecía importarle más las palabras de Nía.

— ¿La hermana del chico?

— ¿No gritaste ‘Nii-sama’ hace un momento? ”

— Ah lo siento, cada vez que escucho esa frase me siguen dando nerviosos que ya me había olvidado de ella.

—…

Shidou tenía un aspecto de deja vu en su rostro.

— Pero eso no coincide. ¿No es el apellido del Chico ‘Itsuka’? ¿No me digas que es una relación familiar complicada? ¿O tal vez, el chico es un siscon y te obligó a llamarlo ‘Nii-sama’?

— ¿Cómo llegamos a esto?

Nía reía ridículamente a la vergüenza de los hermanos.

— ¿No te parece que ‘Nii-sama’ es una forma tan adorable de dirigirse a él?

— ¿Eh? ¿Suena extraño?

— ¿Podría ser que siempre lo has saludado de esta manera?

Dijo Nía concienzudamente. Mana frunció las cejas. Si ella comienza a dirigirse a Shidou de manera diferente a partir de entonces, Nía sería la culpable.

— Bueno, hemos pasado demasiado tiempo charlando sobre nuestro parentesco. Vamos a continuar con el asunto anterior.

Shidou ajustó su respiración y Nía estuvo de acuerdo.

— De acuerdo entonces, aunque hay dos personas más, Ori-Ori y Imouto-chan #2 están bien.[6]

— ¿Espera… que pasa con eso de ‘Imouto-chan # 2’?

Poco después de que Nía comenzara, Mana volvió a protestar.

— Bien como verás, ‘Imouto-chan # 1’ ya está tomada.

Dijo Nía mientras apunta a Kotori, lo que desencadenó un ataque de ira de Mana.

— Kotori-san es su hermana adoptiva, yo soy su hermana de sangre relacionada genéticamente. En cualquier caso, ¡ella debe ser la segunda!

— ¿A qui-quién llamas segunda?

Esta vez fue el turno de Kotori de gritar. Una vez más, el tema se ha desplazado a este argumento.

— Incluso si comparas nuestros peinados, mi pelo está atado en una cola de caballo, ¡mientras que Kotori-san está atado en dos colas! En combate, ¡Estoy orientado a la técnica mientras que Kotori-san es orientada a la fuerza!

— ¡No me hagas sonar como una bruta sin cerebro!

— Cálmense ustedes dos. Nía, yo no puedo seguir así. ¿Puedes pensar en otro nombre para Mana?

Shidou distiende la disputa y Nía reflexionó un momento.

— ¿Qué hay de Manacchi?

— Oh, ¡¿así que soy un animal acuático ahora[7]?!

Mana todavía tenía sus quejas, pero decidió dejar de seguir con el asunto. En vista de ver que la discusión estaba haciendo cero progresos, Nía aclaró su garganta y continuó.

— Ahora sobre la hipótesis de ‘todos los espíritus son ex-humanos’, sigue siendo incierto si eso es cierto o falso.

— No consigo entender ese punto. Nía, ¿recuperaste tus recuerdos de cuando eras humana verdad?

— Sip —Nía asintió—. ¿Cómo debería ponerlo…? De acuerdo con el chico, no soy categorizada como pura.

— ¿Eh? ¿No fue porque recordaste ser un humano?

— De acuerdo con el chico, es así —Nía levantó su dedo—. Dado que estaba desorientada cuando descendí a este mundo con un terremoto espacial.

—… EHHH

Shidou no pudo evitar ampliar su mirada. Lo que dijo Nía correspondían con Tohka y los casos de las otras.

— Espera… ¿qué pasa con tus recuerdos…?

— Bien, escucha. A pesar de que no sabía quién era yo cuando aparecí aquí, yo era consciente de una cosa. Esto debería ser el mismo caso para los otros Espíritus.

— ¿Es decir…?

—… Teníamos los poderes de nuestros ángeles.

— Ahh…

Era justo lo que dijo Nía. Ya se trate de la inconsciente Tohka, Yoshino o de Origami a quien se confió el poder del Espíritu, todos ellos podrían utilizar sus ángeles irrestrictamente. El medio divino debe haber contenido la comprensión por parte de su maestro para manipular libremente sus capacidades.

Shidou se sentó a sus anchas cuando pensaba en la posibilidad de Nía.

— En lo desconocido sólo podía confiar en mi ángel omnisciente “Raziel”.

— No me digas.

Kotori miraba atentamente a Nía, a lo que ella respondió de nuevo:

— Sí, en ese momento llegué a saber, qué tipo de existencia era, cómo obtuve mi poder y por qué me he manifestado aquí.

— ¿Qué…?

Shidou estaba completamente en shock.

Nía añadió:

— Una vez fui humana, pero después de un incidente yo perdí toda esperanza en mi… eso fue cuando un cierto espíritu apareció ante mis ojos.

— ¡…! ¿Phantom? —gritó Kotori. Fue lo mismo que le pasó a Miku, Origami y ella misma. Ese ser encaprichado que podría transformar a los humanos en espíritus, ese Espíritu furtivo cuyo cuerpo y su paradero están cubiertos por mosaicos, su nombre clave “Phantom”.

— ¿Phantom…?

— Sí, el Espíritu que nos convirtió en espíritus y tiene un cuerpo escondido en estática. ¿Él o ella también apareció en frente de Nía?

— Oh, así que ese es su nombre. Aunque no está claro si fue el mismo Espíritu que se acercó a Imouto-chan y los otros, hay una cosa que sabemos… incluso si fuera yo, no sería capaz de determinar su identidad.

— ¿No podrías utilizar a “Raziel” para buscarlo? —preguntó Kotori.

Nía negó con la cabeza.

— El odio al spoiler de Nía-chan que en su momento no pudo reprimir su curiosidad y trató de investigar, pero no pudo encontrar nada.

— ¿Cómo es eso posible…?

Kotori no podía creerlo. La omnisciencia de “Raziel” es absoluta. No debería haber ninguna información oculta en su bibliografía.

— Hmm, ¿cómo debo decir esto…? Raziel pudo obtener los datos, pero soy incapaz de descifrarlo.

— ¿Eso significa que ocurrió algo?

— No lo sé… Sólo que las referencias de “Raziel” fueron cortadas, o más bien, precisamente su poder fue obstruido por la fuerza una especie de ángel indebidamente, utilizando un “bug”. Análogamente a la industria del manga, si la competición es demasiada, uno sería hundido por la eficacia calibrada.

— Sí…

A pesar de que Kotori entendió lo que quería decir, todavía se sentía ahogada.

— Bueno, en fin, me fue otorgado un cristal Sephira y transformada en un espíritu por Phantom. Mis recuerdos humanos también fueron sellados después de eso y me mantuve inactiva antes de mi llegada.

—…

Shidou se quedó sin palabras. Si el testimonio de Nía resultaba ser cierto, entonces hay una posibilidad de que Tohka y las otras también albergaran un pasado humano. Viendo a Shidou en una profunda reflexión, Nía continuó.

— Es por eso que pensé que todas eran igual. Pero mirando con atención, no todo el mundo tiene la capacidad de ver el pasado como yo. Sólo por esta razón, evité discutir con todo el mundo.

— Ya veo… —murmuró Shidou. Es cierto que, con la experiencia de Nía, uno podría pensar que sí—.  Todo lo que he investigado era de mí, siento que es bastante subjetivo.

— No —Kotori interrumpió mientras autónomamente chupando su chupete en la boca—. La información que ha proporcionado es muy útil. Teóricamente hablando, si estás en lo correcto, eso va a revolucionar lo que pensamos. Parece que tendremos que comprobar si había una niña perdida hace 30 años.

— Lo siento por eso también. Si hubiera conseguido que mi “Raziel” no hubiese sido arrebatado, podría ejecutarlo en este momento —se arrepintió Nía.

— Eso no importa, estoy feliz de que estés a salvo.

Origami, después de haber mantenido la boca cerrada hasta ahora, sugiere.

— Sin embargo, con tu mera reserva de potencia espiritual que se fue, Shidou no debería tener el poder para sellarte por completo, así que tú podrías llamar a tu ángel y manifestar tu vestido Astral limitado.

— ¿Eh? ¿Todavía hay algo de eso? —preguntó Nía con perplejidad. Origami asintió.

— El poder sellado por Shidou puede fluir de nuevo durante emociones inestables o después de un entrenamiento controlado.

— Una conciencia inquieta, ¿eh? —Nía cerró los ojos y empezó a susurrar algo.

— Hey Nía, tú no te has recuperado completamente así que no te fuerces.

— ¿Oh sí? —Como si enmascarando las palabras de Shidou, el cuerpo de Nía emite un resplandor pálido que se fusionó en un libro en su mano.

— ¡Ooh! De Verdad…

— ¡Guau! —la repentina materialización de “Raziel” lo sobresaltó.

— ¡¿Así de fácil?!

— Ehehe, ¡no hay que subestimar las ilusiones de un mangaka! ¡Sólo se necesita un plazo simple!

Nía dio un pulgar hacia arriba.

—…

Parece que todos los mangaka en el mundo pueden invocar a los ángeles, Shidou ahora los respetaba más.

— Está bien, vamos a ver dónde está…

Nía se lamió los labios y siguió volteando las páginas del tomo levitando. Después de unos momentos, ella frunció las cejas.

— ¿Qué pasa, Nía?

— Hm, esto no funcionará. Aunque la capacidad de “Raziel” para rastrear la información sigue siendo funcional, ya no puede ser transmitido hacia mí. No puedo entender nada de lo que se dice aquí. Es casi lo mismo que cuando traté de buscar a ese maldito de antes —afirmó Nía.

— Bien, entonces no hay otra manera.

— Lo siento… Ah, pero no es completamente indescifrable. El Chico guarda su tesoro en…

— ¿Qué diablos estás buscando? —gritó Shidou con una mirada avergonzada en su cara.

Kotori y Origami continuaron sin afectación.

— En la parte posterior del cajón de su escritorio.

— Hay unos cuantos, en su caso la enciclopedia.

— ¿Ehhhh?  —Shidou indeliberadamente gritó.

La transpiración de Mana fluía por sus mejillas. Mirando a las dos.

— ¿Cómo es que ustedes dos saben eso?”

Kotori y Origami se encogieron a distancia, con una expresión de culpabilidad y de indiferencia, respectivamente.

Por otro lado, Nía estaba en el curso de afirmar la energía sobrante de “Raziel” y pensando algo.

— Así que eso es lo que es… acaso.

Nía extendiendo su mano, tratando de manifestar su vestido Astral, y una pluma se materializó de la nada.

— Oh, esto es bastante capaz por lo que veo.

Nía manipuló hábilmente la pluma y escribió en una página de “Raziel” caracteres no reconocibles e innumerables líneas formadas. Un buen ejemplo de la mala letra.

— Nía, ¿qué estás haciendo?

Nía eleva las comisuras de la boca y respondió:

— Estoy escribiendo el futuro.

Shidou fue sorprendido por sus palabras. “Future Inscription” ese fue una de las (piadosas) habilidades de Nía que le permitió darse cuenta de lo que ella escribió en Rasiel.

— ¡¿Eso funcional?!

— Este es de hecho la capacidad más fuerte de “Raziel”; Por lo tanto, en mi condición incompleta no puedo usarlo. Y también que la cabeza de la organización “DEM” que robó mi cristal Sephira, tampoco puede utilizarlo tan bien.

— Ya veo…

Shidou se sintió aliviado después de escuchar eso.

La cabeza de industrias DEM, Westcott, habiendo adquirido su cristal Sephira inverso después de que ella (o su inverso cristal Sephira) arbitrariamente podría suscitar al rey demonio Beelzebub en cualquier momento. Suponiendo que tenía la capacidad futura de la inscripción también, Shidou y los otros se encontrarían en una situación bastante desesperada.

— ¿Pero por qué?

— Tengo una idea, “Raziel” originalmente se constituye de páginas informativas y otras en blanco. Ordenaría el futuro con la escritura empleada en las páginas en blanco.

Nía les mostró las páginas llenas de lo que parecía dibujos de niños.

— Esto es…

— Ehehe, “Raziel” y “Beelzebub” eran anteriormente una sola encarnación. La pareja no pudo
coexistir al mismo tiempo. Si la base de datos de “Raziel” está en ese estado, entonces sospecho que el portador de “Beelzebub” también está experimentando agotamiento.

— Ah…

Shidou se dio cuenta de la intención de Nía. Habiendo sido testigos de Westcott comandando a Beelzebub, Kotori y Origami también siguieron el ejemplo.

— Es cierto, el que todo lo sabe el Rey Demonio “Beelzebub” cayendo en manos del enemigo es una tremenda pérdida, pero de esta manera podemos obstaculizar a nuestro adversario.

— Bueno… solamente un obstáculo menor. Es sólo que el motor de búsqueda está en un desorden caótico.

— Incluso si sólo es eso, significa mucho. Muchas gracias, Nía.

— Hehe, soy alababa por Imouto-chan.

Nía complacientemente hinchó su pecho.

— Sin embargo, hacerle una dificultad al enemigo no quiere decir que los hemos deshabilitado, hay que ser extremadamente cuidadosos en todo momento. Por esta razón es suficiente con que yo sea la única que vaya a derramar sangre.

—…

Shidou estaba perdido en sus palabras.

—… Aah, no puedo permitir que nadie salga herido. Eso te incluye a ti también, Nía

Shidou finalmente lo pronunció. Nía débilmente se sonrojó y sonrió.

— Ehehe, ¿qué pasa Chico? ¿No me digas que te gustan las chicas mayores?  Y yo que pensaba que eras lolicon.

— T-Tú…

— Pero estoy feliz. Gracias —dijo Nía tímidamente.

— U-uh sí…

Mirando la escena a la mano, Kotori suspiró.

— Sin embargo, como he mencionado, está el mago más poderoso Ellen M. Mathers y el Rey Demonio “Beelzebub” eso ya es bastante molesto. No sólo eso, sino que ha aparecido un nuevo mago.

—…

Origami se estremeció al escuchar las palabras de Kotori. Al ver su reacción, Shidou pensó en el asistente que descendió del cielo y realizó una incisión en el abdomen de Nía inversa. Ahora que pienso en ella, Origami sabía su nombre.

— Hey Origami, esa vez…

—…

Como si ella hubiese leído la mente de Shidou, Origami respondió inmediatamente:

— Sí. Estoy familiarizada con ese mago.

— ¿Qué?

Exclamó Kotori.

Origami continuó con una expresión intacta.

— Su nombre es Artemisia Bell Ashcroft. Ella está afiliada con el equipo anti-espíritu de Inglaterra.

— ¡¿Artemisia?!

Esta vez fue el turno de Mana de hablar. Ella dio una mirada convencida y se volvió a Origami.

— ¿Estás familiarizada con ella, Mana?

— Sí, ella es muy popular entre los magos, me encontré con ella antes. Mago SSS-rango, Adeptus 2, casi tan fuerte como Mathers. Si se hubiera inscrito en DEM en ese momento, mi posición habría disminuido en un rango.

— Ella es tan fuerte…

Sudor frío goteaba de la frente de Shidou. El nivel de Mana estaba entre los cinco primeros magos y que ella hablara de esa manera… el poder de Artemisia era inimaginable.

— Eso es correcto… pero… —Mana miró por encima de Origami como si pidiera autorización. Origami asintió con la cabeza.

— La Artemisia que conozco no se uniría a DEM, tal vez algo sucedió.

— Así que es eso. Todos sabemos lo que las Industrias DEM son capaces de hacer.

Kotori frunció el ceño

— De todos modos, no importa lo que pasó, la verdad es que Artemisia es ahora un enemigo. Aparte de investigar los Espíritus, también debemos estar alerta contra ella.

—…

Shidou y los demás asienten con las declaraciones Kotori.

— Está bien, vamos a dejar este asunto aquí por hoy. Sería malo si cierta persona herida descansara demasiado tarde.

— ¿Oh? Imouto-chan, ¿estás preocupada por mí? No te preocupes; Solía trabajar toda la noche antes.

— Yo dije que tu condición actual requiere una gran cantidad de descanso.

Dijo Kotori con una expresión seria.

Nía, no queriendo decir ninguna mala intención, se inclinó disculpándose con Kotori y permitió que “Raziel” se desvaneciera en el aire.

— Muy bien, es hora de que nos vayamos.

— Ah okay.

Después de que todos salieron de la habitación, Shidou se detuvo sus pasos, como si recordara algo.

— Mana, ¿que querías preguntarme?

Todo el mundo tenía su atención centrada en Nía, olvidando la intención de Mana cuando llegó.

— Aah eso es correcto —Mana recordó por fin—. ¿Cuándo Nii-sama, se salió de control por el poder espiritual el mes anterior?

— Sí, fuiste de una gran ayuda en ese entonces —recordó Shidou. En realidad, sólo podía recordar débilmente sus recuerdos de aquella vez. El mes pasado, como resultado de la reducción del camino espiritual, el poder espiritual se desbordó y se salió fuera de control. Aparte de los espíritus, Mana también había dado una mano.

— No, es mi deber ayudar a Nii-sama cuando lo necesita.

— Pero…

— Nii-sama haría lo mismo por mí ¿verdad?

— ¿Eh? Por supuesto.

— Por eso —dijo Mana con sinceridad—. Pero hay una cosa que tengo en mente.

— ¿Y eso es?

— Cuando estabas luchando contra Ellen, Nii-sama me dijo: ‘Sería genial si no hubiera ningún problema,’, ‘¿Qué pasa con Mío, no vino ella ayudar?’[8]

— ¿Mío…?

Una mirada confusa formada en la cara de todos los demás.

— Sí, cuando oí eso, inexplicablemente me sentí mareada y una imagen borrosa apareció en mi mente. ¿Quizás esto tiene algo que ver conmigo y con los recuerdos del pasado de Nii-sama?

— ¿Es eso así…? Pero… —Shidou desconcertado. Había oído este nombre en algún lugar antes, pero él ni siquiera sabía si en realidad había dicho esas palabras—. Lo siento, pero…

Justo en ese momento. Shidou sintió un mareo violento como si todo el mundo diera vueltas en su cabeza.

DAL_v14_04

— Eh…

Todo el cuerpo de Shidou involuntariamente se estremeció y se desplomó en el suelo.

— ¿Nii-sama?

Mana trató de apoyarlo, pero el vértigo de Shidou no se detuvo.

Una vasta expansión emblanquecida llenó su visión y una frágil voz se propagó a través de la niebla.

«… Mío. Ese es… mi nombre.»

«Un. Estoy feliz, muy feliz.»

«Te amo. Siempre estaremos juntos.»

— Est-Esto es…

Una figura perfectamente clara de una niña de pelo largo se podía ver dentro de su mente confusa. Al momento siguiente, la conciencia de Shidou cayó en un vacío abismal.

 

Parte 2

— Estaba muy sorprendida aquella vez y repentinamente caíste —dijo Kotori equipada con kimono en el santuario.

— Lo siento por hacer que te preocuparas…

— No hay problema, ya estoy acostumbrada aello.

Aunque ella lo dijo en ese modo de importancia, libremente, después de escuchar a Mana, Kotori era la más ansiosa de volver allí.

—… ¿Qué hay de malo en eso?

— Ah… nada —Shidou dio unas palmaditas en su cabeza—. Me gustaría que Mana estuviera aquí hoy.

— Pues bien, a pesar de que ella dijo que ella detesta estar en lugares con mucha gente, no hubo problemas con su examen médico. Tal vez deberíamos haberla arrastrado aquí…

Viendo a Kotori jugando alrededor con su pelo, Shidou no pudo evitar sonreír irónicamente. En respuesta a eso Kotori rehuyó con timidez.

— De todos modos, ¿apareció algo después… en cuanto a Mío?

— Nada en absoluto —dejó escapar Shidou. Lo hizo percibir una sensación de familiaridad cuando escuchó el nombre de Mío. Sin embargo, todo, ya sean alucinaciones o ilusiones, desapareció sin dejar rastro.

— ¿Es así…?

Kotori sacó otro chupete de la manga, rasgó el envoltorio, y se deslizó la golosina a su boca.

— Eso es sólo un sí.

— ¿Eh?

—… Si eso era entonces, incluyendo el caso de Mío, ¿qué harías, Shidou?

— Kotori… —susurró Shidou—. No te preocupes, yo siempre seré tu Onii-chan. No voy a ir a ninguna parte.

— ¿Qué…? ¡Yo no he dicho eso!

— Haha, lo siento. De todos modos, vamos a escribir nuestras placas de deseos.

Shidou entregó la pluma a Kotori, que ella aceptó con un ‘teehee’.

 

Parte 3

«Tch, esa asociación de azúcar de Kotori…»

— El problema de este mundo no era la guerra ni las drogas; más bien, eso es una interrupción de elevador.

… Ellen M. Mathers.

Repetidamente recitar esas líneas en su mente, Ellen estaba actualmente ascendiendo las escaleras de industrias DEM en Japón.

—  Ha… ha…

Piernas apretadas y pulmones agotados, Ellen gemía de dolor mientras sus rodillas estaban a punto de romperse. Todo su cuerpo se estremeció como si ella estuviera brotando la transpiración por todos lados, con el pelo rubio claro que se pega laboriosamente a su rostro y su cuello.

— Por qué… ¿por qué tiene que parar ahora después de tanto tiempo…?

— ¿Todo está bien, Ellen?

Dijo la joven frente a ella.

Tenía el pelo rubio ligeramente más profundo con ojos de zafiro y ni siquiera se había roto a sudar Artemisia Bell Ashcroft. Ella se había unido a DEM hace unos días y ahora es subordinada directamente de Ellen.

— Sí.

— Pero te ves cansada. ¿Requieres alguna ayuda?

— No hay necesidad de eso.

— ¿A pesar de que todavía hay cuatro plantas más a la izquierda?”

— ¡Esto es simplemente porque nos fuimos a nadar en la piscina justo ahora! —exclamó Ellen. Antes de que fuera convocada, Ellen estaba haciendo ejercicio en las instalaciones de la nueva construcción para entrenamiento.

Ella exhaló profundamente, recordando la escena anterior. Llevaba un traje de baño, que dejaba al descubierto sus piernas lisas, Ellen entró audazmente a la piscina. Sosteniendo en su mano, estaba su arma querida, Puriduen, el nombre de una diosa. Viendo su postura en la escena, numerosos magos despejaron su camino.

— ¿Podría ser una… joya en la mano? Es posible que el jefe Ejecutivo no pueda…

— ¡Idiota no digas eso en voz alta! ¿Está cansado de vivir?

Los magos que estaban entrenando comenzaron a hablar en voz baja. A pesar de que era difícil de oír a tanta distancia, la disposición espantosa de Ellen los hizo temblar en el miedo.

Ellen luego levantó su cabello, ignorando qué medida de que los plebeyos la veneraban. Nada funciona.

— Bueno, entonces, vamos a empezar.

Ellen puso a punto sus preparativos y se acercó al lado de la piscina. Sin violar la propiedad directamente se zambullo en ella, Ellen lentamente tocó la superficie con la punta del pie y se dejó caer en el agua. Con Puriduen en su mano, empezó a golpetear sus piernas.

Sin darse cuenta de lo lejos que avanzó, Ellen vio a su colega Ashcroft en un carril de cerca.

— Ha… Phew…

La principal fuente de capacitación de un mago es en su CR-unidad y no se ve afectada enormemente por la resistencia de su propio cuerpo. Pero mejorando la fuerza física básica también es muy importante; por lo tanto, no era extraño que viniera aquí.

Ellen cambió su enfoque de nuevo al frente y trató de hacer lo mejor para golpear el agua con sus piernas mientras avanzaba con su cabeza.

— Ha… ha…

Después de alcanzar el centro de la piscina, como si hubiera llegado a su límite físico, Ellen dejó de jadear en busca de aire, y se dirigió hacia Ashcroft. Parecía que incluso Ellen no podía competir con ella.

— Uwaah~…

A pesar de que Ellen se quedó atrás por unos pocos segundos, Ashcroft, finalmente llegó a la meta. A continuación, saltó a tierra y llamó a Ellen, extendiendo una mano para apoyarla a levantarse rápidamente.

— ¿Cuántas vueltas a completado ese nadador?

— Creo que es alrededor de la octava.

— ¿Qué pasa con el director ejecutivo?

— ¡No preguntes si no quieres morir!

Los otros magos murmuraban mientras observaban a Ellen y Ashcroft. Aunque no estaba claro, el primer ejecutivo demostró ser el más fuerte incluso fuera del campo de batalla. Ella estaba acostumbrada a ser ensalzado por los mortales, pero habían empezado a chismear y pensó que era el momento para obligarlos a abandonar ese punto.

Entonces, Ellen comenzó a nadar vigorosamente hacia su destino, entonces se transmitió un mensaje.

— Segundo jefe ejecutivo y vicepresidente ejecutivo en jefe, diríjase por favor a la sala general de los asuntos en el piso 30 inmediatamente.

— ¿…? ¿Qué está pasando? —planteó Ellen mientras levantaba su cabeza después de escuchar la transmisión a través del agua.

— Ellen, esas somos nosotras. Vámonos.

— Lo sé.

Ellen había querido rechazar la oferta de Ashcroft, pero el cansancio acumulado del ejercicio intenso había desordenado su cuerpo. Era de mala educación ignorar un acto de buena voluntad, también, así que Ellen cedió.

Y… ahora.

— En condiciones normales, estas escaleras no serían un problema para mí. Pero ahora esto es el resultado de un ejercicio ocasional…

— También nadé sabes…

— ¡Soy diferente de tu extraordinario ritmo lento!

Ellen desdeñosamente volvió a Ashcroft.

— Si esto sigue así, el señor Westcott seguirá esperando.

— Kuh… es cierto…

De hecho, Westcott, el Director de DEM estaba en espera en el piso 30.

— Está bien.

Con una resolución determinada, Ashcroft se coló por detrás de Ellen y la cargó con un estilo de princesa.

— ¿Qué estás haciendo? ¡Ponme abajo en este instante!

— Vamos a estar en el piso 30 muy pronto.

Tan pronto como terminó de hablar, Ashcroft se precipitó por las escaleras a una velocidad inhumana, como si Ellen estuviera sin peso.

— ¡¿Waaa?! ¡Li-libérame!

— Pronto.

— Ackk… ¡al menos cambia la posición! ¡Esta postura evoca pensamientos inapropiados!

Ellen se esforzó por olvidar ese evento vergonzoso e intentó golpear su cabeza contra la pared. Ashcroft suspiró como si estuviera manejando un palo de golf insolente.

— Sé una buena chica y dejar de jugar un poco. Esto terminará pronto.

Con un coro de innumerables pasos, Ashcroft trepó sobre el vuelo final de las escaleras. Cuando por fin llegó, Ashcroft liberó a Ellen y enderezó su uniforme.

— Nunca vuelvas a hacer eso nunca más, ¡no eres mi madre!

— Bien, bien. ¿No vas a llamar a la puerta?

— ¡No es necesario que me digas eso!

Ellen entonces lo hizo.

—… Por favor entra.

— Perdóname.

— Perdóname por hacerte esperar.

Mirando detenidamente dentro, pudieron ver a un hombre sentado en una silla en la habitación. Un par de ojos empalados bajo una línea de cabello cenizo oscuro… junto con un libro de tono negro flotando a la mano. Él era el gobernante de renombre de esta empresa – Isaac Ray Pelham Westcott, en persona.

— Sí~, las he estado esperando, Ellen y Artemisia. Parece queestán exhaustas, ¿que han estado haciendo ustedes dos?

— Nada importante. Además de eso, ¿nos has llamado para algo? —preguntó Ellen vagamente.

Westcott asintió y dirigió su atención hacia el libro. Rey Demonio Beelzebub la catástrofe de la desesperación del 31 de diciembre.

— Las llamé para decirles que “Beelzebub” está encontrándose con algunas interferencias desde hace unos días.

— ¿Ehh? ¿Se originan de la “Hermana”?

— Así parece. Esto limita en gran medida su función omnisciencia, un grave error. Pero logré descifrar esa información justo a tiempo.

— Entonces eso significa…

Ellen estaba momentáneamente superada por las palabras de Westcott.

— Lo encontré en el pasado… la ubicación del nuevo espíritu.

— ¡…!

Ellen inhaló y apretó su puño.

— ¿No ha aparecido aún? ¿Dónde está el resultado?

—… Heh.

Westcott levantó el dedo índice y señaló al cielo.

 

NOTAS

[1] Los que se ven en santuarios

[2] Las monedas japonesas incluyen denominaciones de ¥ 1, 5, 10, 50, 100 y 500. ¥ 5 o ご 円 se lee como “go-en”, mientras que el destino (Fate) / destino (Destiny) o ご 縁 también se lee como “go-en “. Estas palabras se conocen como homófonos. Con seis (六) siendo leído como “Roku”, ofreciendo seis ¥5 (seis monedas de 5 yenes) es por lo tanto leídos como “Roku Na Goen Ga Nai” que es homófono a un destino poco satisfactorio.

[3] Kami-sama.

[4] ‘Natsumi’ y ‘Nut’ (nuez) se pronuncian de manera similar.

[5] Miki es el apodo de Miku cuando es llamada por Nía. No estoy bastante seguro de si se trata de ‘Miki’ o ‘Micchi’ pero suenan similares…

[6] NT: Sí, eso no era un error tipográfico. Aparentemente Nía acaba de crear un par de apodos de buenas a primeras.

[7] Referencia a Manatí.

[8] NT: El carácter chino usado aquí es 澪, que es un equivalente cercano para el katakana ミ オ utilizado para Mío

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s