Capítulo 4: Cuento de Hadas

—… Eh, eh…

Shidou gimió suavemente de manera articulada mientras miraba a través de sus ojos borrosos. Le era difícil distinguir la realidad, su visión era borrosa o solo era su falta de enfoque a la realidad.

Shidou meticulosamente se frotó los ojos con el fin de restaurar su visión distorsionada y el paisaje nebuloso se aclaró gradualmente.

— ¿…?

Sin embargo, una sensación anormal discordante lo atacó mientras que la aparición de su vista se hizo evidente. Era como si Shidou estuviera reclinado en una estructura similar a una cama, aunque el espacio que abarcaba era obviamente un lugar desconocido para él.

— ¿Dónde est… qué es este lugar…?

Shidou frunció el ceño, mientras apoyaba su cuerpo escuchó un crujido. Parecería que el mueble en el que estaba apoyado estaba hecho de paja de arroz entrelazado. En una inspección más cercana, la vivienda envejecida en la que Shidou se encontraba era hecha de un material similar, las paredes y el techo, cada rincón y esquina destartalada.

— Esto es…

Los hombros de Shidou bruscamente se estremecieron.

Hace sólo unos momentos, él estaba dentro del almacén secreto de Ratatoskr, luego fue envuelto en las páginas de un libro por parte de Westcott.

— ¿Estoy… dentro de una historia…?

La expresión de Shidou se distorsionó con desconcierto mientras lentamente se levanta de la cama obsoleta. Algo andaba mal. Su cuerpo se sentía como si aparentemente se deteriorara, sus movimientos eran algo menos ágiles. Shidou dudosamente se contempló a sí mismo y se dio cuenta de que llevaba ropa de algodón grueso por alguna razón.

— ¿Qué pasa con esta ropa… es tan inconveniente?

Shidou frunció las cejas mientras movía su cuerpo y se quitaba la ropa de lino. Quitándose la máscara que cubría su cara, Shidou flexionó su cuello. Posteriormente, miró el cuello del traje recién quitado y apartó la mirada con incomprensión.

—… ¿Un cerdo?

Piel de color carne, además de curvas, las orejas plegadas y el morro que sobresale son características, Shidou llevaba un traje animal de peluche divertido que generalmente aparece en los cuentos populares. Él reconoció al instante su parecido actual y su cuerpo se congeló inmóvil.

—… Cerdo… casa de paja… Esto podría ser…

En ese momento, toda la cabaña inesperadamente fue sorprendida por una tormenta de viento impetuoso, destruyendo la infraestructura ya desgastada.

— ¿¡U-uwaah!?

Shidou, cuyos pasos eran inestables debido a la intensa presión del viento, también fue arrojado al suelo junto con los montones de escombros.

— Duele… ¿qué pasó?

Shidou temblorosamente se puso de pie al mismo tiempo que protegía su cabeza por reflejo con sus brazos. La causa de la destrucción masiva fue evidente para entonces. Una gran sombra había cubierto por completo a Shidou.

—…

Shidou levantó la cabeza con un considerable malestar. Lo que se había materializado ante él era una bestia salvaje gigantesca que podría intimidar a cualquier espectador con su disposición temible. Sus mandíbulas afiladas y puntiagudas estaban desnudas, sólo para ser igualado con un perro y sus colmillos caninos que parecían apuntar a Shidou. Un par de relucientes ojos penetrantes lo marcaron como presa.

Pelo de león con incrustaciones en toda la longitud de su cuerpo. Su altura se elevaba varias veces más alto que la de Shidou, que sólo sirvió para magnificar sus proporciones minúsculas comparativamente. Con su estatura bípeda, la criatura depredadora se parecía al villano antagonista de un cuento para niños. Canis lupus – el lobo.

— Kehehe, delicioso cerdo-chan. ¡Te voy a comer de un bocado!

El lobo con avidez lamió su boca con la punta de la lengua de una manera exagerada, salpico y escupió todo el terreno estéril y sobre la cabeza del desafortunado Shidou.

— ¿Q-qué…?

Shidou tembló mientras sudaba profundamente.

— Espera un momento. Cálmate, estoy…

— ¡Gaaaaaaaah! El lobo extendió sus mandíbulas abiertas hacia Shidou, con total desprecio por sus palabras.

— ¿!Uwaaaaaaah!?

Aparte de la impresión y el comportamiento exterior del lobo, que era un personaje cómico ya que si no fuera por su audacia rebelde y el olor bestial que venía de su cuerpo. Shidou sólo podía pensar en una cosa, la “muerte”. Gritó hasta que sus pulmones estuvieran a punto de reventar y trató de escapar de allí con su lamentable estado.

— ¡Jajajaja, eso no se puede aplicar a la gente como yo!

El lobo aulló, lo suficientemente fuerte como para sacudir el aire circundante y persiguió a Shidou. En ese momento, su mente ya debe de haber sido liberado de todas las distracciones caóticas mientras corría por su vida. El traje animal de peluche, la casa de paja y el lobo de la persecución, se parecía a…

—… ¿Los tres cerditos?

Shidou recitó el título que apareció en su cabeza mientras avanzaba sobre vastos pastizales. Es cierto que los tres cerditos es un cuento de hadas excesivamente bien conocido. Cada uno de los tres hermanos de cerdos construyó sus propias casas por separado. El hermano mayor, que utilizó la de paja y el segundo hermano que utilizó la de madera habían sido desmanteladas por el lobo feroz. Sólo el hermano más joven que había dedicado su tiempo a utilizar ladrillos para construir su casa era la última instancia a salvo. Al menos, así es como va la historia. Shidou comparó la historia que recuerda con su situación actual. Había dormido en esa cabaña de paja… lo que significaba que…

— Soy el primer hermano que se come, ¿verdad?

Shidou gritó, casi como si estuviera llorando.

— Vuelve aquí, ¡cerdo-chaaaan!

El lobo rugió con una voz que inundó completamente la debilidad de la primera[1].

Tal vez fue por pura suerte  o que el destino estaba a su favor. El lobo que estaba tras la pista de Shidou lo estaba persiguiendo a un ritmo impropio para un animal de cuatro patas, debido a la torpeza sobre sus patas traseras. Como resultado, el ridículo animal no podía ejercer suficiente energía cinética[2] para superar la velocidad de Shidou. Sin embargo, él también había casi llegado a su límite, le dolía todo el cuerpo, sus músculos fatigados, con el corazón y los pulmones atormentados por toda la circulación.

— Ah… huu…

Shidou se detuvo momentáneamente; ya que no quería ser tragado y encontrase dentro del vientre del lobo comelón de forma inmediata. Por lo tanto, mantuvo su velocidad vacilante de vez en cuando, mientras buscaba una manera de huir.

— ¡…!

Sin darse cuenta de cuánto tiempo estaba siendo perseguido, era una situación de vida o muerte, Shidou vio un pequeño edificio por delante. Por otra parte, no era una cabaña de madera en el llano del segundo hermano. Él sabía que era de mala educación entrar sin permiso, pero sus circunstancias actuales justifican lo contrario. Así que Shidou entró crudamente a la casa y cerró la puerta detrás de él.

— Jajaja…

Shidou apoyó su peso contra la puerta haciendo todo lo posible para evitar cualquier entrada posterior. Unos pocos golpes desde el otro lado hicieron eco por toda la habitación, asustándolo demasiado. Siguió adelante, siempre y cuanto pudo y continuaba para contrarrestar el lobo mientras golpeaba con fuerza la frágil puerta. Después de haber transcurrido algún tiempo, los sonidos fueron silenciados hasta que sólo el silencio se oyó. El lobo ya debe de haber abandonado la idea de tratar de destruir el refugio de Shidou.

— Al-Al fin a salvo…

Recuperó lentamente la compostura perdida y estabilizó su respiración desigual tumbada en el suelo. Shidou alegremente levantó la cabeza como si hubiera olvidado algo fundamental. Como si recordará la escena final promulgada que la historia contenía al lobo tratando de invadir la casa de ladrillo del hermano más joven a través de la chimenea después de no poder destruirla.

— Este lugar no parece que hubiese sido construido por los otros hermanos cerdos. ¿Hay alguien aquí…?

Shidou gritó con el fin de informar a los habitantes de la peligrosa invasión por la chimenea del lobo hambriento.

— ¡Disculpe! ¿¡Hay alguien aquí!?

Un susurro casi inaudible se podía oír desde el interior de una de las habitaciones interiores, lo suficientemente tranquilo como si estuviera respondiendo a todo el que habló la propia línea.

— S-sí… ¿quién es usted…?

Parece que alguien estaba allí. Shidou se sintió obligado a decirle todo sobre del peligro…

— ¿Nn…?

Shidou inclinó inconscientemente la cabeza. Había oído una voz familiar.

— Justo ahora era…

Shidou frunció las cejas mientras se acercaba a la fuente de la voz y se asomó a la habitación. Del mismo modo que él había esperado, una joven a quien conocía estaba allí. Tenía el pelo que fluía como las olas del mar y una estatura pequeña, además de un muñeco de conejo montado en su mano izquierda.

— ¡¿S-Shidou-san?!

— ¡… Shidou-kun, santo cielo!

Yoshino y Yoshinon, que también se metió en el mundo del libro anteriormente, abrieron sus ojos brillantes del asombro. Shidou dejó escapar un suspiro de alivio y entró en la habitación.

— Yoshino-Yoshinon, son ustedes, ¿están bien?

— ¡S-sí… es bueno verte, Shidou-san!

— Un, pero Shidou-kun, ¿qué es este lugar hm?

Yoshinon inclinó su cabeza.

— No estoy seguro del todo. Cuando desperté, me encontré en la historia de los tres cerditos… ¿eh?

Shidou se detuvo a medio camino de su condena. Dado que se sintió abrumado por la emotiva reunión con Yoshino y Yoshinon, Shidou no captó de inmediato la vista de las diferencias en sus ropas. Los vestidos adorables eran de los que sólo aparecen en los cuentos de hadas, una blusa blanca, una falda linda de lujo con el cordón decorativo junto con una capucha roja y manto. Ella inexplicablemente se parecía a Caperucita Roja.

— Y-Yoshino… ¿tu traje?

— No sé, ya era así cuando me desperté. Entonces me llamaron a la casa de la abuela…

— ¡Sip Sip, por alguna razón no podemos utilizar nuestros poderes y ángeles, y no sabemos nada de este lugar!

Pequeñas gotas de sudor moldeado encima de la frente de Shidou al escuchar sus reparos. Era digno de elogio que incluso las personas japonesas habían oído hablar de estas historias. Los tres cerditos y Caperucita eran de hecho, cuentos de hadas famosos. Según la historia, cuando la Caperucita Roja llega a la casa de su abuela, ella ya estaba… Shidou fingió repugnancia ante tal pensamiento. Se dio cuenta de que alguien o algo estaba dando bandazos bajo las sábanas de la cama dentro de la habitación.

— Ah caperucita roja, ¿hay un invitado?

Una voz resonó que era bastante valiente para una anciana.

— S-sí. Sobre eso… abuela, yo debería irme pronto. Voy a poner el vino, pan y uva aquí.

Yoshino habiendo dicho esto, la abuela se balanceaba bajo el edredón con un resoplido.

— Buena chica, buena chica. Incluso me trajo un delicioso cerdo pesar de mi estado.

En el momento siguiente, un enorme lobo exprimido de las mantas, pijamas, disfrazados con un sombrero y un par de gafas. Ese fue el mismo lobo que había corrido detrás de Shidou todo el camino.

— ¿¡Yaaaaaah!?

— ¡Uah! ¿La abuela se convirtió en un animal salvaje?

El par ventrílocuo gritó en estado de shock. El lobo se rasgó su ropa pretenciosa y se burla de ellos.

— Cuánto tiempo sin verte, cerdo-chan. ¿Pensaste que podrías escapar tan fácilmente de mí?

— ¡Whaaaa! ¡Cómo hizo…!

Shidou habló con un tono de sorprendido, estupefacto por la serie no secuencial de los acontecimientos que habían ocurrido. El sentido común dicta la imposibilidad de que el lobo sea idéntico y ocultarse discretamente debajo de la manta cuando había estado persiguiendo a Shidou desde el principio era imposible.

— Jaja, qué tontería estas diciendo ¿‘este mundo’? Olvídalo; ¡permítanme probar su suculenta carne!

— ¡Escapa rápido, Yoshino, Yoshinon!

— ¡S-Sí!

Shidou agarró con firmeza la mano de Yoshino y salió de la casa rápidamente, pisando fuerte en la puerta. Al igual que antes, huyeron hacia el desierto con la prisa de perder al lobo. Aun así, Shidou, que dirigía a Yoshino, alcanzó la capacidad máxima de su cuerpo y después de algún tiempo tropezó y cayó al piso por un pequeño descuido.

— Kuh…

De alguna manera soltó la delicada mano de Yoshino de modo que tampoco ella pudiera tropezar junto a él. Sin embargo, se requiere de una cantidad sustancial de tiempo para alcanzar cuidadosamente la velocidad anterior, especialmente después de la desaceleración.

— ¡Shidou-san!

Yoshino estaba preocupada y le extendió una mano a Shidou para ayudarlo. Pero fue demasiado tarde. Una vasta penumbra se había formado por encima ellos, Shidou y Yoshino estaban a punto…

— No podrán correr a ninguna parte.

Los ojos del lobo brillaban con hambre insaciable ya que observaba atentamente todos sus movimientos. Shidou oprimió su aliento y dio un empujón a Yoshino con toda la fuerza que pudo reunir.

— ¡Yoshino, corre! ¡De Prisa!

— ¡No! ¡No abandonaré a Shidou-san! ¡No huiré!

— ¡Jajajaja! ¡Muy bien, exquisito! Confío en que usted no tendrá ningún recelo. ¡Ahora bien, comenzaré mi festín!

El lobo abrió sus amplias mandíbulas dentadas para engullirlos con un gran bocado. Shidou abrazó a Yoshino, para protegerla firmemente hasta el final. Él apretó los dientes, soportando el dolor. Sin embargo, nunca sucedió no importa el tiempo que esperaban. Mientras tanto, el sonido metálico de una katana al ser desenfundada roso su oído, a lo largo de varios cortes fuertes acompañados de los gritos insoportables del lobo.

— Kuhh, ¡¿quiénes son ustedes?!

— ¿Eh?

Shidou levantó la cabeza por curiosidad después de escuchar aullidos inusuales del lobo en agonía. Dos chicas habían surgido allí, poniéndose en guardia y defendiéndolo.

— ¿Estás bien? ¡Shidou! ¡Yoshino!

— Ehehe, eso estuvo cerca, Chico.

— ¡Tohka! ¿¡Y Nía!?

Shidou no podría estar más alegre cuando confirmó la identidad del dúo. De hecho, en ese momento de peligro inminente, dos chicas habían aparecido de la nada. Tohka llevaba una prenda tejida de pluma brillante con pantalones cortos y sandalias de madera y con una cuchilla pulida en su mano. Nía, por otra parte, tenía puesto un largo abrigo negro y plateado con pistolas duales en cada mano. A pesar de que sus trajes eran tan excéntricos como el de Shidou, ya que tales trajes fueron diseñados específicamente para los papeles de combatientes expertos, a diferencia de Yoshino y de él. Se habían puesto en marcha una ofensiva brutal contra el lobo para proteger Shidou.

La piel del lobo fue dañada con puñaladas y cortes, además de heridas de bala por todas partes. A pesar de ello, no reveló ninguna cobardía y profundizó su mera burla feroz mientras murmuraba sufrimientos estando paralizado en el suelo manchado de sangre.

— ¡Ah, para chuparse los dedos! No estoy seguro de lo que están haciendo, ¡pero mi estómago también tiene espacio para ustedes sean bienvenidas!

— Hum, bestia tenaz. Creo que la sencillez no es fuerza.

Nía dirigió sus armas como si ella estuviera expresando abiertamente su molestia. Miró en dirección a Tohka y continuó hablando.

— Tohka-chan. Esa bola de arroz en tu cintura, ¿por qué no se la das a ese maldito perro callejero?

— Umm, ¿esta?

Tohka asintió con la cabeza y siguió la sugerencia de Nía. Ella sacó una bola de arroz de mijo de la bolsa de su cintura y se la arroja al lobo.

— Aquí va.

— ¿Gaaaaaaaaaa-a?

Considerándolo como un regalo por parte de Tohka, el lobo apresuradamente abrió su boca y se comió la bola de arroz con asombro. Un segundo después, el lobo entró en un trance y cambio a una mejor postura que era diferente a su anterior postura vulgar.

— ¿Eh…?

El lobo bajó la cabeza en tono de disculpa tanto que Shidou se quedó sin aliento.

— Yaa cerdo-chan y pequeña caperucita roja, lo siento por lo que hice. Yo lo siento tanto, pero yo realmente estaba tan hambriento…

— Ah, eh…

La discontinuidad brusca en la actitud del lobo sorprendió a Shidou. Al mismo tiempo, Nía rio con un ligero toque de burla.

— Como era de esperar de las bolas de arroz hervidas en Momotarou, sí que es eficaz contra los perros.

Nía alabó a Tohka mientras acariciaba sus hombros. El vestido de Tohka fácilmente podría ser reconocido por cualquier persona japonesa. Ya que es el número uno en el folclore japonés, niño melocotón.

— ¿Esa era una bola de arroz…?

— Bueno, los detalles no son importantes

Nía se encogió de hombros. A pesar de que algunas cosas no estaban tan bien elaboradas, sin embargo, así fue como se expuso. Shidou pudo relajarse y descansar al fin y deliberadamente se apoyó sobre sus piernas para hacer frente a la pareja.

— Umm… gracias, Tohka, Nía.

—Umm, lo importante es que estás bien.

Tohka sonrió mientras enfunda su espada en la vaina con un ruido metálico. Llevaba el pelo recogido en una cola de caballo y llevaba una diadema de marca en la frente. De alguna manera, su traje emite un peculiar sentido de coordinación magistral.

— ¿Pasa algo?

— No importa. De todos modos, ¿sabes dónde estamos? ¿Qué es este lugar, Nía? ¿Estamos en el interior de “Belcebú”?

Al ser interrogada por Shidou de tal manera, Nía dejó escapar un suspiro.

— No exactamente… Claro, estamos dentro de Belcebú, pero estamos no sólo en Belcebú. Para ser precisos, la fantasía que estamos viendo es un mundo adyacente creado por Belcebú.

— ¡¿Otro mundo?!

Shidou frunció las cejas cuando escuchó su conclusión inferida. Un mundo adyacente que era el lugar donde los espíritus quedaron varados sin ninguna esperanza.

— Sólo se ve de esa manera. Básicamente, estamos en un espacio separado aislado del mundo exterior.

— Y-ya veo, entonces ¿qué pasa con Yoshino y su ropa y la de todo el mundo?

— Umm, la Biblioteca fantasma se basa en la imaginación de todos, ¿no? Fantasías y sueños son los planos que muestran este espacio.

— ¿Eso significa?

— Bueno, en resumen, Belcebú recoge información sobre diferentes historias y combina sus escenarios. Nosotros, estamos atrapado en su interior que también se mezclan en medio de ellos.

— Historias…

— Sí. Tu ropa se ve bastante normal, Chico.

— Ah, cuando me desperté estaba en un traje de cerdo relleno y luego me vi perseguido por este lobo…

— ¿Eh? ¡Oh, por supuesto, los tres cerditos! Ahh, ¿por qué no te lo quitas? Quiero ver…

— ¡N-no puedes hacer un alboroto por eso!

Shidou declinó la petición de Nía por la vergüenza y timidez, observó las apariciones de cada uno.

De hecho, todo el mundo llevaba trajes de diferentes personajes de cuentos. Shidou de los tres cerditos, Yoshino de la Caperucita Roja, además…

— ¿Hm?

Shidou dio una expresión de desconcierto hacia Nía.

— Nía, ¿de qué historia es tu personaje?

A pesar de que más o menos podría deducir los atuendos de los otros, fundamentalmente, Shidou no podía distinguir quién era Nía. Por lo menos, nunca había visto un protagonista con ese tipo de ropa.

— ¿Esta? Es Fátima de Silver Bullet[3].

— Silver Bullet… Eh, ¡¿no es que el manga que tu dibujas?!

Esa fue una respuesta contradictoria de Nía que causó a Shidou exclamar en desarreglo, a pesar de que era un hecho de buena fe. Sus ropas inexplicablemente compartieron una sorprendente similitud con el principal héroe en el manga de Honjou Souji, Silver Bullet.

— Kukuku, no hay nada extraño en la producción de una parcela, chico. La probabilidad de que una pieza sea popular en los trabajos y suba en el ranking es alta, pasando por una gran cantidad de cosas por sentado. Pero en mi caso, ¡mi historia fue realizada por la mano del destino!

— ¿En serio? pensé que solo estaba restringido sólo a los cuentos de hadas…

— Disparates. Si estamos hablando de opiniones de la gente sobre historias, existen sin importar dónde se encuentre. ¿Cómo una analogía conveniente para el público, no existe un carácter moderno muy popular y también familiar que le guste caminar en grandes pasos? Ya sabes, ese renombrado ratón… blanco y negro

— ¡Detente! No creo que debas tocar ese tema en particular.

Shidou gritó mientras movía la cabeza de lado a lado.

— E-en fin, he adquirido una comprensión aproximada acerca de qué tipo de lugar es en el que estamos atrapados. Pero yo estaba inconsciente cuando llegué aquí… ¿sabes cuánto tiempo ha pasado desde entonces?

Shidou torció sus cejas al realizar esa pregunta. Cuando él y las demás estaban rumbo a Ratatoskr, ya se encontraban aquí. Si ellos ciegamente malgastaban su valioso tiempo en tonterías, la base de Ratatoskr probablemente sería destruida por cualquiera como la Muku del cosmos o las garras diabólicas de DEM hasta que prácticamente no quedara nada. Como si se diera cuenta de las ansiedades de Shidou, Nía suavemente tomó sus manos, apretándolas para calmar su inquietud.

— Bueno, la prisa no trae éxito. Chico, necesitas mantener la calma en un momento como este. El flujo del tiempo es más lento en este mundo, nada importante debería suceder en un corto periodo de tiempo.

— ¿En serio…?

Sus palabras le dieron un poco de paz. Y Nía reanudó su discurso.

— A pesar de que sería genial, todavía no hemos encontrado una salida o cualquier requisito previo para salir, por lo que no hay que estar demasiado relajados.

— Eso es cierto, se me olvidaba. ¿Cómo se supone que vamos a salir de aquí?

Nía cruzó sus brazos sobre su pecho, preocupada por la repentina pregunta.

— Bueno… el único método infalible es conseguir que Westcott reabra la vía de paso con “Belcebú”, pero…

— Hmm…

Shidou expone una expresión torpe. No hay manera de que él y los otros puedan confiar sus esperanzas en el enemigo que los había capturado. En primer lugar, incluso si Westcott quería liberarlos por alguna razón, sólo sería después de haber alcanzado todos sus objetivos egoístas.

— Además de eso… no tenemos otra opción que buscar un personaje que sea capaz de destruir este mundo desde el interior. Ya sea uno de esos protagonistas que sólo entren en el escenario de los cuentos, o posiblemente un superhéroe omnipotente…

— ¿Alguien así existe?

— Sí, este mundo se compone de todo tipo de historias mezcladas juntas, ya sea antigua o moderna. No estoy seguro de que tipo de papel tiene cada una, pero incluso si lo hay, ¿Crees que va a estar dispuesto a prestarnos su poder tan fácilmente?

Shidou frunció las cejas con descuido hacia la declaración de Nía. Estaba completamente inconsciente de lo absurdamente amplio que es este mundo, sería como buscar una aguja en un pajar. Sin embargo, Shidou era incapaz de permanecer quieto y no hacer nada con claridad, dio un suspiro, levantando la cabeza con decisión.

— En resumen, debemos encontrar a todas las demás en primer lugar. Kotori y los demás deben haber sido enviadas a algún lugar aquí también.

— Umm, de eso se trata.

— En ese caso, vamos a empezar. Sería malo si volviéramos si no está todo el mundo.

Shidou dijo decididamente y los demás asintieron en aprobación. Sin embargo, Tohka abrazó torpemente su pecho con ambas manos.

— Pero Shidou, ¿cómo vamos a hacer eso?

— Umm, eso…

Shidou no sabía cómo responderle a ella. Políticamente no sabía que era realmente lo correcto. Pero, francamente, no tenía la más mínima idea de cómo. Shidou se hundió irritantemente en sus profundos pensamientos. El lobo que había permanecido callado hasta entonces, estaba escuchando con atención a su conversación y lentamente levantó su pata.

— Sobre eso, ¿podría ser que usted este buscando a sus compañeras que vinieron a este mundo junto con usted?

— Ah, eso es correcto.

Shidou respondió con perplejidad al lobo el cual había sufrido un cambio total de personalidad hace tan sólo unos momentos. El lobo golpeó su pecho con orgullo y continuó.

— Entonces esta nariz puede ser útil. Con respecto a este mundo, ustedes son extranjeros con un olor único. Puedo oler este olor peculiar y seguir sus huellas.

— ¿En serio?

— Realmente no eres un incompetente eh, lobo.

La expresión facial de Tohka se iluminó con vivacidad mientras le acariciaba la cabeza peluda. El lobo sin duda consideró a la persona que le había alimentado con una bola de arroz como su maestro, ladrando alegremente.

— Bueno, debemos darnos prisa. Aunque es escaso, huelo algo en una pequeña ciudad al norte de aquí.

— Entonces dependeremos de ti entonces.

Shidou aplicó fuerza en ambos pies y se puso de pie, temblorosamente. Sin embargo, debido al uso excesivo de energía, sus piernas pronto se vinieron abajo después de una fracción de segundo de fragilidad.

— Ooooa…

— ¿Estás bien, Shidou?

— Ah, estoy bien, sólo estoy un poco cansado.

Escuchando las palabras de Shidou, el lobo sintió una punzada de culpa y curvó hacia abajo sus orejas.

— En verdad lo siento, es mi culpa. Permítame transportarlo cerdito-san como una disculpa.

— No hay necesidad de ir tan lejos.

— No, no, no se preocupe. Venga, por favor entre en mi boca. No soy del tipo que se traga a su presa entera y no lo morderé. Voy a regurgitarlo para cuando lleguemos, no se preocupe.

—…

Shidou sólo podía mover la cabeza en silencio hacia dicha oferta indebidamente aterradora.

***

—…  ¡Rhode Island! ¡Kotori!

—… No hay… tal cosa.

Bajo su decoloración consciente, los oídos frágiles de Kotori escucharon una voz nostálgica. Sin embargo, su cuerpo no pudo detectar ningún estímulo suficiente, y no se limitó sólo a su cuerpo físico. Incluso el conocimiento de su cerebro era incapaz de emitir una respuesta. La única cosa que regía el cuerpo de Kotori es una profunda somnolencia. Sus manos y pies fríos estaban congelados hasta que no pudo incluso sentirlos nunca más. Si ella fuera a enfrentar a un demonio implacable antes del sueño, sería poco probable que volviera a despertar. Aunque este punto especial se entiende bien en su mente vacilante, Kotori no podría hacer cualquier esfuerzo significativo de resistir. Sólo una delgada franja de conciencia fulminante permaneció en ella, y estaba cayendo poco a poco en el vacío sin fondo de sueño, como pequeños granos de arena en un reloj de arena.

— ¡Ah Shidou, justo a tiempo. Kotori está inconsciente!

— Petición. Esto es extremadamente peligroso. Por favor, realice la reanimación cardiopulmonar.

—… Uah, acariciar su pecho desde el principio. Muy valiente.

— A diferencia. Un poco no importará en situaciones de urgencia como esta. Por favor, participa directamente.

— ¡¡… Q-Q-Qué estás haciendo!!

Kotori gritó insoportablemente mientras ella sintió que sus dos pechos se amasaban. Al instante abrió los ojos con sorpresa, sólo para descubrir que la persona que acaricia apasionadamente su pecho no era su querido hermano Shidou sino dos chicas con caras idénticas.

— ¿Qué están haciendo…? Kaguya, Yuzuru.

Kotori preguntó echando un vistazo, se miraron la una a la otra e inmediatamente se volvieron a Kotori. Hacían uso de ropa simple y cruda y llevaban un poco de equipaje de tamaño considerable. A pesar de sus trajes eran iguales, Kaguya llevaba pantalones cortos mientras que Yuzuru llevaba una falda. Su físico y peinados fueron similares, aumentando el hecho de que nacieron como gemelas.

— Kuku, te hemos engañado… que bueno, Kotori.

— Acuerdo. El nombre de Shidou despierta con gran eficacia a través del poder del amor.

Las dos chicas que habían estado masajeando los pechos de Kotori, hasta entonces sin prisa, vagaban sus dedos. Kotori las sacudió repentinamente y trató de ponerse de pie, sólo para caer sobre el lugar por el agotamiento.

— ¿A-Algo no está bien?

— Preocupación. Parece que está totalmente debilitada.

—… Por supuesto que estoy débil.

Kotori exhaló una bocanada de niebla y débilmente contempló la miserable condición de su entorno. Su ubicación actual era una que sólo apareció en los cuentos, una calle normal en un país extranjero. El problema, sin embargo, no era la ubicación sino el clima traicionero. Por lo que el ojo podía ver, todo era blanco puro. La nieve sin fin había teñido toda la escena en una manta suave y esponjosa de color blanco plateado. En virtud de las inclemencias del tiempo, Kotori solamente usó la ropa simple y cruda, sin ninguna barrera decente contra el frío e invierno helado era inevitable que su cuerpo se debilite. Miró dentro de la cesta helada que tenía en sus manos, y se encontró con un montón de fruta pasada.

— En serio… Me veo como “La niña de los fósforos”.

— ¿La niña de los fósforos?

— Investigación. ¿Qué es eso?

Las gemelas inclinaron sus cabezas en la misma dirección y Kotori respondió con un suspiro de menor importancia.

— Es un cuento para niños escrito por Andersen. Una pobre chica intenta vender fósforos en la calle durante el invierno, pero no podía vender ni un solo fosforo, incapaz de tolerar el frío glacial, la chica encendió los fósforos para calentarse… *Achu*

Kotori estornudó a la mitad de su narración. A pesar de que fue cuidadosamente revivida por las hermanas Yamai, su difícil situación no había mejorado mucho en comparación con antes.

— Un cambio de lugar parece adecuado. ¡Este lugar es muy frío!

— Consentimiento. Debemos evadir la nieve dirigiéndonos a otro lugar.

Kaguya y Yuzuru firmemente tocaron las manos del Kotori como si le dieran apoyo a los hombros en posición vertical, y pisaron a través del campo de nieve sin obstáculos. Después de haber transcurrido varios minutos, los tres finalmente llegaron a un callejón estrecho y apretado. Naturalmente, el frío todavía estaba presente en todas partes, pero ese lugar era un lugar de eliminación de desechos de residuos así que no había ninguna ráfaga de viento helado que sople a través. Gracias a los muchos tejados de los edificios, las nevadas no se pueden acumular en la planta semejante a la tundra.

— El interior sería preferible, pero tenemos que conformarnos con esta alternativa.

— Aprobación. Si sólo tuviéramos una fogata.

Yuzuru dijo mientras mira en la cesta de Kotori al darse cuenta de una idea brillante. Kotori, que ya sabía lo que estaba pensando Yuzuru, correspondiendo a la extracción de una caja de cerillas de la canasta en sus manos.

— Aunque se trata de la mercancía, no puedo hacer nada al respecto por lo que me permitiré utilizar una como si fuera la niña de los fósforos.

Kotori declaró mientras sacaba una caja de fósforos.

— Por cierto, cual es la historia completa. ¿Qué hizo la chica después de hacer eso?

— Ah que…

Kotori deslizó el fósforo contra el lateral de la caja y le dio fricción a la punta de incendió. En el momento siguiente, alucinaciones débilmente perceptibles de sopa tibia, pollo asado y varias otras delicias flotaba en el espacio finito iluminada por el fuego.

— Waa, ¿qué es esto? ¿Brujería?

—Asombro. La cocina apareció de la nada.

Las hermanas Yamai abrieron sus ojos asombradas. Kotori no fue una excepción. A pesar de que se colocó en la posición de la niña de los fósforos, Kotori no esperaba ver este tipo de fenómenos. Pero el fosforo sólo podía arder durante unos segundos. Después de todo, la llama débil sólo puede durar unos pocos segundos y luego desaparecería, junto con todas las deliciosas ilusiones.

— Ah… se desvaneció.

—Pregunta. Que evento tan inimaginable. ¿Hay un ingrediente en el fosforo que puede provocar esta imaginación?

— No creo que tenga que ver con eso…

Kotori sonrió irónicamente. Kaguya fue exuberantemente cautivada por los fósforos restantes.

Entonces surgió la idea de proceder con la historia de esta manera

— Ah, bueno… la chica encendió los fósforos después de eso, y vio visiones de la felicidad que nunca tuvo. Ella falleció en paz a la mañana siguiente.

— Eh… ¿cómo se volvió tan triste?

— Sugerencia. Si es así…

Yuzuru pensó en algo rápidamente y reunió unos trozos de madera de los recovecos de la carretera para construir una hoguera improvisada.

— Petición. Kotori, enciende esto.

— ¿Eh? Bueno.

Kotori raspó a toda prisa un fosforo y encendió la madera. La chispa previamente poco fiable pronto se convirtió en un sólido fuego. Como si en proporción directa a la llama, las escenas de manjares delicados se manifiestan una vez más como una fuente infinita de alimentos exquisitos, una estufa agradable y cálida, y la imagen de un Shidou suavemente sonriendo.

— Uwaah, ¿un espejismo? ¡Parece tan real!

— Asombro. Incluso Shidou está aquí, por supuesto, respondió al corazón de Kotori.

— C-cállate… olvídalo. Gracias a Dios estamos cálidas.

Gracias al uso de los fósforos que sirvieron para encender una fogata arbitrariamente, de alguna manera hemos violado el ambiente sombrío de la niña de los fósforos, pero la supervivencia requiere sacrificio. No importa cómo este de alegre o de mal humor la historia, interpretando al personaje principal y morir congelado bajo la nieve no valía la pena. En varias ocasiones hay que mantener la temperatura corporal, Kotori metió las manos frías y rígidas por encima de la hoguera y de los dedos entumecidos recuperó sus percepciones sensoriales en el último momento. Después, su estómago furtivamente dejó escapar un gruñido de tono bajo.

— ¿Hm? ¿Kotori está hambrienta?

Kaguya preguntó con preocupación, haciendo que las mejillas de Kotori se ruborizaran de un color rojo con timidez.

— Kuh… ¿Qué puedo hacer yo? Es tan frío… Si tan sólo pudiera comer esto.

Kotori dijo mientras extendía su mano descarnada hacia las imágenes que veía. Sin embargo, las ilusiones ópticas eran sólo imágenes virtuales, por lo que Kotori sólo podía agarrar la nada.

— Debería haber esperado esto…

Kotori murmuró para sí misma sin reconciliarse con la insatisfacción. Al mismo tiempo, Kaguya aplaudió con sus manos mientras teorizaba una idea repentina.

— Hey, Yuzuru esas cosas de antes.

— Eureka. Poseemos eso.

— ¿Qué es?

Kotori frunció las cejas completamente en desconcierto ante la sincronización de las gemelas. Posteriormente, Kaguya y Yuzuru inadvertidamente sacaron un equipaje voluminoso que habían llevado sutilmente junto a ellas revelando un elemento misterioso para Kotori.

— ¡Esto es…!

Kotori estaba completamente abrumada y asombrada como se esperaba. La razón era simple. Kaguya y Yuzuru habían sacado de las bolsas detrás de sus espaldas una colorida variedad de galletas de jengibre, dulces azucarados y otros dulces en abundancia.

— Ustedes dos, ¿de dónde los has sacado?

— ¿Hm? Yuzuru y yo despertamos dentro del abandonado bosque negro y nos adentramos juntas a través del Bosque Negro maldito y encontramos una morada de caramelo hecha por el diablo.

— Explicación. Debido al hambre, tomamos una porción de las paredes y el techo de la casa.

— ¿Qué…?

Kotori quedó estupefacta  por sus intrincadas descripciones, pero podía comprender que sus circunstancias eran bastante similares a los de ella.

— Entonces así es como es. Ustedes dos son Hansel y Gretel.

— ¿Hansel y qué?

— Duda. ¿Gretel?

Hacia el desconcierto de las gemelas, Kotori hizo un gesto de afirmación.

— Sí. Es otro cuento de hadas. Un par de hermanos que fueron abandonadas por su madrastra y después descubrieron una casa cubierta de caramelo en un bosque. De todos modos, ¿ustedes no encontraron a alguien viviendo allí?

Cuestionadas por Kotori, al parecer recordaron la secuencia de acontecimientos que se produjeron, confirmaron sus sospechas inciertas.

— Íbamos a hablar de ella, una dama de edad avanzada residía allí y nos hizo señas para entrar inmediatamente. Su vieja fragilidad parecía bastante dudosa; así que no le prestamos atención.

— Concurrencia. Entonces, ella se enfureció y nos persiguió con furia.

— Kaka, ¡esa desgraciada no tenía ninguna posibilidad contra nosotras las “Yamai!

— Realidad. Kaguya estaba tan asustada que se orinó cuando vio la maldad de la bruja y lloró como un bebé mientras corría.

— ¡¡Yo no hice tal cosa!!

—…

Escuchar sus observaciones superficiales causó que Kotori sonriera, aunque con fuerza. Hansel y Gretel fueron engañados con éxito y capturados por la bruja malvada en la historia original, pero para esas dos gemelas, no había nada de qué preocuparse.

—Bueno… lo que es importante es que están bien. ¿Puedo comer algunos de esos?

— Por supuesto, come tanto como desees.

Por lo tanto, Kaguya enderezó su pecho y le entregó un refresco a Kotori, a los que ella aceptó con agradecimiento. Kotori felizmente colocado una amplia gama de productos comestibles ricos en calorías, tales como galletas de chocolate y buñuelos con miel en su boca, masticando su calidad azucarada. A pesar de que estos dulces eran comúnmente considerados como un enemigo natural para una chica, eran una fuente confiable de alimento y energía en la sombría situación de Kotori.

Kotori podría experimentar la vibrante y leve sensación la cual invadió su boca, el refresco se fusionó con el almidón de la azúcar en el fondo de su boca, el dulzor puro se difundió a lo largo de sus papilas gustativas. Al mismo tiempo, todo su cuerpo impregnado de rejuvenecimiento, sus extremidades se nutren de los carbohidratos nutritivos.

— Oh claro, quiero una piruleta tienen alguna por ahí… No, no debería decir esas palabras extravagantes.

— Yo lo veo. ¡Veo un palo que no debería estar viendo…!

— Asombro. Una piruleta ilusoria.

Kotori no pudo evitar hacer una mueca a sus dos reacciones exageradas.

— ¿Qué están diciendo ustedes dos…? Bueno, gracias por salvarme, Kaguya, Yuzuru.

—Kaka, no importaba. Esto no es nada para nosotras las Yamai.

— Consentimiento. Debemos ayudarnos mutuamente en tiempos de necesidad.

Las gemelas expresaban tranquilamente su camaradería íntima, mientras reían en voz baja, Kotori ligeramente se rascó la barbilla incómodamente.

— Como sea, no estamos muy lejos de donde empezamos. ¿Qué diablos es este mundo…? ¿Estamos realmente atrapados dentro de un libro?

La última memoria que podía recordar débilmente era de la confrontación feroz contra Westcott en la base secreta de Ratatoskr y los envolvió sin piedad dentro de las páginas de un libro fantasmal gigantesco. Ese fue, sin duda, uno de los Rey demonio, “Belcebú” y sus habilidades diabólicas. Pero todavía era solo una idea y no sabían dónde estaban situados actualmente y tampoco sabían de sus circunstancias actuales.

— En resumen, tenemos que encontrar un camino de regreso.

Kotori se lo resumió brevemente a Kaguya que atravesaba sus brazos esbeltos en su pecho.

— Es más fácil decirlo que hacerlo. ¿Cuál es el plan?

— Eso es… desconocido. Pero desde que hemos sido arrojadas a este mundo, las demás también deberían estar aquí. Por el momento, vamos a encontrarnos con todas los demás en primer lugar antes de que nos encontremos una estrategia…

La explicación de Kotori se interrumpió abruptamente al escuchar sonidos discretos de carruajes tirados por caballos que atravesaron a través de la puerta llegaron a sus oídos desde esa dirección, además del castañeteo informal de peatones.

—… ¿Carros?  Sí que hay un montón eh, ¿qué es lo pasa?

— ¿No has oído? Un banquete se celebrará en el palacio real en donde anunciaran a cierta compañera.

— ¿Algunos compañeros? En que méritos, ¿Será algún descendiente bastardo del rey?

— No… un sirviente del palacio dice que alguien se tropezó con una legendaria sirena y quiere ofrecérsela al Rey. El Rey tiene previsto celebrar una fiesta y revelar a la sirena allí.

— ¿Sirena? En sus sueños… ¿Desde cuándo existe algo así?

— ¡Es verdad! Parece que la sirena sigue cantando “Darling, Darling”.

—…

Al escuchar esa conversación, Kotori y las demás se miraron con caras inexpresivas en blanco.

—… ¿Qué piensas?

— Umm, uh…

— Predicamento. Esa sirena me parece bastante familiar.

Después de varios segundos de silencio, las tres inconscientemente se levantaron por completo.

***

En el puente de Fraxinus, una alarma de advertencia la cual significaba una situación de emergencia sonó por toda la habitación.

Una escena de urgencia captada por una cámara de vigilancia se muestra claramente en la gran pantalla LCD. Un mapa esquemático de boceto de la base de Ratatoskr que fue marcado con una multitud de puntos de color rojo parpadeante se muestra en el monitor, los cuales incitaron el caos entre los miembros de la tripulación desordenadas.

— ¡A pesar de las bombas aéreas que han dejado, parece que hay un tiroteo que ha estallado en la base!

— Se han confirmado que magos de Industrias DEM y numerosos Bandersnatch se encuentran ahí.

— ¿Dónde está la comandante y las demás?!

— ¡Ella no está respondiendo a pesar de que hemos estado tratando de ponernos en contacto con ella varias veces!

— ¡Cómo pasó esto! Aaaaaaa, mi Shenmisiti-sama!

Todo el puente estaba lleno de lamentos y gritos de la tripulación. En una nota lateral, Nakatsugawa colocó una figura de una de sus waifus que se supone que debe estar estrictamente prohibido tenerla en el panel como decoración, devotamente oraba a la estatuilla con sus palmas cerradas como si fuera una imagen de una Diosa.

Pero eso era una cuestión de rutina. De la inteligencia de Ratatoskr, buques de guerra de Industrias DEM habían aparecido por encima de su base y lanzaron un ataque en toda regla. Para los miembros de la tripulación del Fraxinus, que estaban realizando el mantenimiento de una operación en el espacio, el asalto fue como ser golpeado en sus flancos y sin preludio. Para los muchos mecánicos que estaban haciendo las reparaciones, fue completamente inesperado.

— Hu Hu…

Uno de los miembros del equipo, Shiizaki Hinako, intentó calmar temporalmente sus fervientes latidos del corazón, colocando sus manos sobre su pecho y suprimiendo el ritmo intenso. Sin embargo, cuanto más pensaba en calmarse, más rápido y con más fuerza su corazón latía.

A continuación, los caracteres “María” aparecieron en cada uno de sus monitores personales.

— ¿Eh?

Hinako redondeó sus ojos con sorpresa cuando oyó a IA de Fraxinus, la voz de María desde el altavoz de su consola de automatización.

[Por favor, cálmate, Hinako. Perderás si te invade el miedo durante un momento como este. Relájate, sigue tu formación. No hay problema, eres excepcional y soy la que está más consciente de eso.]

— Q-que… ¡Entendido!

Hinako susurró aturdida hacia el consejo sincero de María. Atentamente observando a los alrededores, los otros miembros de la tripulación parecían estar en el mismo barco. Sus respectivos monitores se iluminaron y conversaron entre ellos, como para consolarse. Todo el mundo estaba asombrado como Hinako, pero todos ellos al final recuperaron la cabeza fría. Como si estuvieran en armonía con la situación, la voz del Vice Comandante Kannazuki repercutió en todo el puente.

— De verdad. Al igual que María dijo, es primordial que todo mundo mantenga la cabeza fría. ¿Dónde está la notificación de la base?

— ¡Señor! Después de localizar con Fraxinus a la comandante Itsuka y a Shidou-kun, junto con los espíritus, ¡vamos a empezar la operación “Zodiac”!

— Hm, muy bien. Vamos a completar los preparativos antes del retorno de la comandante y de los otros, y también defender este lugar.

Kannazuki dio instrucciones de una manera muy compleja, a la que respondió la tripulación “entendido” con una respiración profunda.

Sin embargo…

Al siguiente momento.

Una explosión más fuerte que antes sacudió todo el puente.

— ¡Kuh…! ¡¿Esto es…?!

Kawagoe gritó mientras el monitor mostraba una imagen visual fuera de Fraxinus. Innumerables Bandersnatch y magos equipados con unidades CR fueron confirmados desde el almacén. Parecía que el enemigo por fin había llegado.

— ¡La base de la planta inferior se ha disparado! ¡A pesar de que los daños son menores, los asistentes del enemigo ya han invadido Fraxinus y su interior!

La tripulación sintió el estremecimiento de los motores.

— ¡Maldición! ¡Si no tomamos represalias a la vez…!

— Pero si se produce una batalla en el Warehouse…

Todo el puente despertó en un alboroto confuso, sólo para hundirse en el silencio cuando Kannazuki dio una palmada.

— Tengo una contramedida. María, despliega el Territorio de la nave, limita el alcance a 50, y define su atributo para obstruir cualquier producción de poder mágico.

[Entendido. La inicialización de base Realizer. La implementación de Territorio]

Mientras María iniciaba los procesos, los sonidos débiles de sometimiento resonaban desde el interior del buque de guerra y un territorio invisible se distribuía alrededor de la nave. En un instante, los numerosos Bandersnatches en el interior del almacén de repente se derrumbaron, como marionetas sin sus cuerdas.

— ¡Los Bandersnatch!

— Aah, la utilización de nuestro territorio a neutralizado sus fuentes de alimentación mágicas, esencialmente, haciéndolos inactivos.

— ¡C-como era de esperar del Vice Comandante!

Mikimoto hizo entrega de un elogio, a lo que Kannazuki conserva una expresión de conciencia en lugar de una complaciente.

— Sin embargo.

Al mismo tiempo, otra explosión sacudió todo el puente.

— Esto sólo bloquea territorios. No tiene sentido en contra de los seres humanos y balas de metal.

— ¿Qué…?

— Entonces, ¿para qué sirve?

Exclamó la tripulación.

En el momento siguiente, un auge atacó la puerta del puente abierto y varios asistentes que llevan armadura lineal con armas de fuego en mano entraron en la habitación.

— ¡Todo el personal, las manos por encima de sus cabezas!

— ¡Cualquier movimiento sospechoso y vamos a disparar!

— ¿¡Gaaah !?

Frente a la serie de eventos inesperados, Hinako no podía abstenerse de decir sus quejas con las manos en alto. Los otros miembros de la tripulación obedecían las directivas de los enemigos también, siguiendo su ejemplo. Los asistentes inspeccionaron el estado de las cosas y se miraron el uno al otro, hablando en susurros.

— ¿Eh ~ Así que este es el legendario Fraxinus?

— El buque de guerra que incluso Arbatel no pudo derribar ahora sofocado por nosotros tres, esto realmente merece algún mérito. Westcott-sama se alegrará.

— Ustedes dos, no se acerquen demasiado a ellos. En lugar de hablar de cosas inútiles, atenlos y apaguen la IA de la nave.

Las palabras fueron pronunciadas por el hombre que parecía ser su capitán. Los otros dos obedecieron inmediatamente.

— Sí, entonces los ataré. No se preocupen, a Westcott-sama le agradan mucho, él no les va a hacer nada malo a ustedes.

El asistente llevó a cabo su atención y apunto su arma al rehén más cercano, Hinako, agarró sus manos y lo empujó hacia el suelo.

— ¡Ah…!

— No se resista. Me han dicho que los capture con vida si es posible. El tono del asistente fue implacable.

—… Tch.

En ese momento, la cabeza de un tigre enorme apareció desde arriba de Hinako y rugió estruendosamente hacia el asistente.

— ¡¿Uaaah?!

El asistente se tambaleó por la súbita manifestación de la estatura del tigre y dio un grito aturdido mientras tiraba del gatillo de la pistola. Sin embargo, la bala atravesó al tigre y golpeó la pared, retrocediendo con voz ronca. Para entonces, por fin se había dado cuenta de que el tigre era sólo un holograma.

— ¿Qué…?

La atención de los dos magos restantes también fueron afectados por el tigre, en la medida en que ellos creían lo del tigre, Kannazuki había escapado de forma encubierta. El asistente se sorprendió por la proyección de los animales de imitación y dejó escapar un gemido que hizo que perdiera el equilibrio e hizo que cayera abatido hacia atrás.

— ¿Eh…? Ah…

Sin demora, Kannazuki los agarró inmediatamente e hizo un giro favorable de los acontecimientos, a un ritmo que incluso a simple vista no podía discernir, y pateó la mandíbula inferior del asistente con su pierna.

— Bien hecho, María. Voy a limpiar tu unidad de movimiento como recompensa.

[Asqueroso, Kannazuki]

María respondió al elogio de Kannazuki con palabras frías. Los asistentes, atónitos, apuntaron las bocas de sus armas hacia él, ya que recuperaron la compostura, aunque lentamente.

— ¡Tu pequeño…!

— ¡No se resista…!

Justo antes de que sus dedos pulsaran los disparadores…

—Ah… ¡¡Aaaaaaaaaaaaaaaah!!

El triste Nakatsugawa hizo eco a través del puente.

— ¡¿Q-qué pasó ?!

Sus repentinos lamentos de angustia hicieron que los asistentes redirigieran sus armas en dirección a él, aunque Nakatsugawa no estaba en absoluto preocupado por eso y se reanuda su asfixia con gemidos. En el centro de la palma de su mano, la causa de su llanto podría ser percibido. Debido a su inusual mala suerte, la bala que rebotó previamente se había dirigido hacia el objeto actualmente en la palma de Nakatsugawa, destruyendo su parte superior del cuerpo.

— Oooooooo maldición… ¡¡Maldición, maldición, maldición!! ¿Cómo se atreven a hacerle esto a mi Waifu?

Nakatsugawa derramó lágrimas de sangre e impetuosamente se lanzó hacia el mago que estaba apuntándole con un arma, lleno de ira y resentimiento, hablando amablemente, el cuerpo de Nakatsugawa no era realmente delgado, pero aún podría ser considerado como un proyectil humano, literalmente.

— ¡¿Kuh…?!

El asistente apuntó el arma y apretó el gatillo, la bala perforó el hombro de Nakatsugawa y saltó un chorro de sangre. Pero no podía sentir ningún temor o agonía y mantuvo la carga alimentada por su rabia hasta que golpeó el asistente hacia abajo sobre el suelo.

— ¡Kuheh!

La cabeza del asistente chocó con fuerza en la dura superficie del suelo, provocando un grito de dolor agudo. Sin embargo, Nakatsugawa todavía no cesó su implacable asalto en ese punto, aplastando al asistente con su peso corporal comenzó a golpearlo.

— ¡Gaaaaah!

— Me -puuhh…

No hubo gran diferencia entre una persona común y un mago que tenía su territorio deshabilitado. El que estaba siendo golpeado por Nakatsugawa desesperadamente blindó su dolor de cabeza con las manos. Al ver esto, el último asistente apuntó su arma al cuerpo de Nakatsugawa. La distancia entre ellos era de aproximadamente unos escasos 10 metros; Por otra parte, Nakatsugawa era un blanco estacionario.

Un asistente con experiencia podría fácilmente golpear la diana con una precisión extremadamente alta.

— ¡Uu!

En un instante, Hinako metió la mano en su pecho para pescar y atar un cabo en la muñeca vudú, y rápidamente recita un canto de alta velocidad mientras firmemente agarra la muñeca.

— ¿¡Uaaah!?

El mago que tenía una pistola en mano, en consecuencia, emitió una voz fascinante, como si la maldición de las artes oscuras de Hinako le hicieran efecto. Kannazuki no podía dejar de lado la oportunidad de explotar la debilidad momentánea del mago y rápidamente avanzó hacia él, haciendo que la pistola en su mano cayera al suelo. Su ofensiva no terminó ahí, ya que utilizó su brazo para estrangular vigorosamente el cuello del asistente hasta que se desmallo por la falta de oxígeno.

La conversión y duración exacta del procedimiento ni siquiera tuvo una estimación de tres minutos. Dentro de ese corto período de tiempo, la crisis que había surgido en Fraxinus fue dirigida y tratada sin consecuencias.

— Ha, esto ha sido resuelto.

Kannazuki dijo eso mientras flexionaba sus muñecas. Todo el mundo menos Nakatsugawa dio un suspiro de alivio.

— Ha… P pensé que estábamos condenados.

— Esto es malo para el corazón… Ah Nakatsugawa-kun, ese tipo ya está inconsciente por favor puedes parar ahora.

Minowa le dijo a Nakatsugawa, y gimió entre lágrimas.

— Uuuu, mi Waifu… Lo siento, mi querida Waifu…

Como si por fin se acordó de que su hombro había sido gravemente herido por una bala, Nakatsugawa gritó de dolor mientras rodaba por el suelo.

— ¡Ahh mi hombro! ¡Duele! ¡Uaah! ¡Uaah!

— ¡Caray, no te muevas tanto! Analista Murasame, ¿puedo dejarlo a su cuidado?

— Ah, voy a parar la hemorragia. Parece que la escápula se ha fracturado. Un realizador médico debe hacer el truco. Retire su chaqueta.

Reine comenzó un tratamiento de emergencia en la lesión de Nakatsugawa. De repente, María habló.

[Todo el mundo, buen trabajo. Por favor, recuperen las armas de los magos y unidades realizadoras mientras que todavía están inconscientes, y conténganlos. Además, Nakatsugawa y Shiizaki.]

— ¿C-cuál es el problema?

Las dos personas que escucharon sus nombres inesperadamente fueron llamadas y levantaron la cabeza con curiosidad. María continuó con su voz monótona.

[Me he dado cuenta de las implicaciones estratégicas de sus figuras y muñecas. Revisaré si se permite o no este tipo de objetos en el puente. ]

***

— ¡Achoo! Achoo!

Nía estornudó varias veces con una actitud impropia de una dama sin ninguna virtud justa, Shidou simplemente forzó una sonrisa irónica.

— Jeje, ¿estás bien?

— Sí… ¿Qué pasa con este lugar…? Es muy frío…

Ella se quejó, Nía enterró la cabeza en su largo abrigo negro y con seguridad, abrochó las solapas. Sus acciones eran comprensibles, Shidou y las demás habían navegado a través de una cadena de montañas peligrosas con la fortaleza y guía altruista del lobo. Para cuando llegaron a la pequeña ciudad destinada, la temporada, el clima e incluso el propio concepto del tiempo se transformaron significativamente en una fracción de segundo. Una hoja de color blanco plateado de la nieve había cubierto todo el asentamiento, y el cielo oscuro ya había empezado a hacerse presente. El camino solitario estaba débilmente iluminado por unos pocos faroles, creando una escena pintoresca que se parecía a una pintura con creces estéticas. Un paisaje que existía únicamente dentro de una amalgama[4] de historia incongruentemente única.

— Hey chico, ¿aún tienes tu disfraz de animal?

— ¿No te has puesto un abrigo? Tohka y Yoshino, ¿Que están haciendo ustedes dos? ¿Están bien?

— Umm, estoy bien.

— No hay p-problema, estoy acostumbrada al frío.

Como las otros dos se movieron en respuesta a Nía, exageradamente volvió a estornudar.

— Hace tanto frío, maldición. Vamos a encontrar rápidamente a  Imouto-chan y vayamos a algún lugar cálido…

— Cierto.  Acerca de eso… de acuerdo con el lobo, el olor está viniendo de ese castillo de allá.

Shidou cambió su línea de visión hacia el gran castillo situado en el fondo de la calle. El lobo, que estaba convenientemente guiándolos, se había separado del grupo antes de que entraran al distrito residencial. No importa cómo, simplemente era demasiado evidente que traían un animal de gran tamaño en la ciudad y causarían una gran conmoción no deseada en todo el lugar. Como cuestión, un número de gente del pueblo y viajeros independientes se dieron cuenta de la extraña vestimenta que traía Shidou y las demás en el lugar clandestinamente, como si fueran extranjeros de otro mundo. Después de todo, eran una multitud alineada a diferencia de las personas con puntos de vista y nacionalidades en comparación con lo que la normalmente estaban allí. A pesar de que los habitantes podrían relacionarse de alguna manera, siempre había un sentido explícito de incomodidad y malestar entre ellos que conducen su vista a Shidou y a los otros y a la gran bestia negra.

— En resumen, vamos a la cabeza de ese castillo. Nosotros no tenemos otras pistas de todos modos.

Todos expresaron su aprobación por separado con respecto a la sugerencia de Shidou, todos asintieron de nuevo y se dirigieron resueltamente hacia adelante de la calle principal. No sabían cuánto tiempo habían caminado, Shidou y los otros pronto detuvieron sus pasos, ya que ya habían llegado al condenado castillo de antemano. La razón era simple. Algún tipo de controversia se había producido en frente del castillo.

— Eso es…

Shidou contempló ese lugar desde una distancia segura. Al parecer, un hombre que parecía ser el guardián de la puerta del castillo estaba siendo forzado e interrogado por tres chicas jóvenes exigentes. Se veían como…

— ¡Kotori! ¡Kaguya! ¡Yuzuru!

Shidou llamó por sus nombres a las chicas y el trío se volteó instantáneamente en respuesta.

— ¡Shidou! Estás bien… ¿Por qué están usando esa ropa…?

La expresión de Kotori se desvió al observar sus trajes mientras Shidou apretó el paso mientras corría hacia su querida hermana.

— Me alegro de que estés bien… ¿Qué pasó aquí?

— Como se puede ver, alguien ha traído al castillo una sirena.

Kaguya respondió cruzando las manos en descontento.

—  ¿Sirena?

— Aah, un bicho raro que sigue cantando “Darling, Darling.”

— Y-ya veo…

Shidou se encontraba sudando profundamente y se convenció de quien era realmente la sirena.

— Sin embargo, esta era una excusa estúpida para un guardia que no entiende el lenguaje humano.

— Desprecio. Él no permitirá que Yuzuru entre al castillo.

El soldado puso una cara solemne frente a las palabras de las hermanas Yamai.

— ¡De ninguna manera dejare que entren unos bribones al castillo! Un grupo de prestigio se encuentra recluido en el castillo hoy en día para los nobles y la élite altamente privilegiada. Y a ustedes, plebeyos en mal estado ¡no se les permite la entrada!

— ¿Qué has dicho con esos labios lisiados tuyos? ¿Cómo se atreve un infeliz humilde como tú a no hacer caso a mi gran generosidad desbordante?

— Indignación. A juzgar por su apariencia es totalmente una falta de respeto.

— ¡Vete al infierno! ¡Ese nuevo tipo de ahí se ve aún más sospechoso! ¡Se pierden o los arrojo a ustedes bastardos a la cárcel!

La voz del guardia se hizo más grosera mientras agitaba su mano como si fuera a marcar el comienzo de lanzar a Kotori y los otros lejos. Su desconfianza había crecido exponencialmente con Shidou y la llegada de los otros.

— Si esto sigue así, no vamos a ser capaces de entrar al castillo

— Pero no podemos simplemente ir de esta manera. ¿Quieres intentar y colarnos?

— No, haciendo que el guardia pierda el conocimiento es más rápido

— Acuerdo. Buena idea.

Mientras Kotori y las hermanas Yamai discutieron sus actos maliciosos, el temperamento del guardia fue de mal en peor.

— ¡He oído todo, grupo de criminales viles! Eso es suficiente. Guardias…

En ese momento, el sonido de los carros que viajan se podían escuchar desde la parte posterior y el guardia no pudo evitar detener bruscamente su condena, mientras ampliaba sus ojos en estado de shock.

— ¿Hm?

Shidou sintió un escalofrío recorriendo su espalda y miró a sus espaldas, la adquisición de realización de disgusto agita al guardia. Galopante con gracia en la carretera principal que conduce al castillo real era un carro majestuoso que fue tirado por caballos de caballería con un espumoso blanco en la piel y tenía un carro que resplandece gloriosamente bañado en virtud de la incandescencia sublime de las farolas.

Era como si el vehículo ligero había surgido de un portal fantástico al mundo de los sueños. Shidou y los espíritus miraban fijamente al procedimiento etéreo que estaba cautivando a fondo al silencio absoluto. Con todos los ojos centrándose en él, las ruedas del carro fueron llevados poco a poco a un tope fijo ya que llegó a la puerta. El conductor abrió la puerta del carro y con respeto abrió el compartimento principal revelando a una mujer elegante. Llevaba un vestido ceremonial con una piedra preciosa luminosa similar a la que sólo sirvió para poner de relieve y magníficamente, su hermosa mirada que no era inferior en cualquier aspecto, además de sus brillantes zapatos de tacón de cristal. En tales circunstancias sagradas, el guardia en la búsqueda, y todos los invitados al baile  contuvieron la respiración en admiración, como si hubieran sido agraciados por la presencia de una diosa.

— Ah.

Pero sólo Shidou y los otros que se originaron en el mundo exterior sabían de su identidad e indujeron una respuesta de familiaridad. Ella era realmente muy bonita y robó la atención de todos. Pero, en primer lugar, la chica era…

— ¿Natsumi?

Un espíritu que también fue traído a este mundo con Shidou y las demás.

— Ara, Shidou, todo el mundo, ¿cómo están?

Natsumi, que llevaba un vestido precioso, les dio la bienvenida. A pesar de que era claramente Natsumi, sus proporciones no eran del tamaño normal de Natsumi. Su largo cabello encantador fue, obviamente, recreado por “Haniel”.

— ¿Qué pasó, Natsumi? ¿Esa apariencia… eres capaz de utilizar tu ángel?

Kotori le preguntó Natsumi, a la que con calma sacudió la cabeza en negación.

— Un, un mago apareció ante mí y transformó mi apariencia. Soy hermosa, ¿verdad?

Natsumi hizo una pirueta rápida para mostrar su belleza, causando que Shidou y Kotori se miren el uno al otro como si supieran lo que pensaban el uno y el otro. Parece que Kotori había teorizado en que cuento Natsumi participó. Por otro lado, Natsumi, la persona en cuestión, no mostró la más mínima atención y simplemente se enfrentó al guardia.

— Hola guardia-san, ¿me dejas entrar?

— ¡Sí señora! ¡Por favor, entre cuando desee!

En una actitud que era totalmente de disparates, el guardia abrió el camino. Al ver esta situación de privilegio, Kaguya con un puchero de insatisfacción.

— ¡Maldito idiota! ¿Qué pasa con su personaje de dos caras?

— ¡C-cállate! ¿Cómo se pueden comparar a un noble como ella?

Refutó la guardia. Como si se diera cuenta de su situación actual, Natsumi balanceó las cejas.

— Vaya, ¿Kaguya y todo el mundo porque no han entrado al castillo todavía?

— Ah, pero este imbécil está bloqueando el camino.

— Hmm… ¿es verdad?

Natsumi dice seductoramente y utiliza su dedo para acariciar la barbilla de la guardia.

— Están conmigo; ¿Puede dejarlos entrar también?

— ¿Dejarlos entrar? Pero de esa manera…

El guardia dijo mientras contenía la respiración, intoxicado por Natsumi que insignificantemente relajó los labios.

— Vamos ~, por favor ~

— Está bien, pueden entrar.

En ese momento, el reloj gigante montado precariamente en la pared del castillo, la aguja dio las doce. Acompañando de sonidos de campanas, el cuerpo de Natsumi emite suavemente un resplandor pálido y disminuye de nuevo a su tamaño normal.

— ¡¿Eh ?!

No sólo regresó a su cuerpo original, sino también su vestido a ropa deshilachada e irregular y el carruaje en el que estaba se habían convertido en una calabaza anaranjada.

— ¡Eh…! ¿Que está pasando aquí?

Natsumi, cuya altura se había reducido a alrededor de Yoshino, se aturdió por los acontecimientos que son contrarias a plegar sus esperanzas y se examinó. Shidou vio el reloj e inmediatamente hizo la conexión entre la transfiguración de Natsumi y la hora actual.

El reloj había golpeado la medianoche. En otras palabras, era el momento en que la magia perdía efecto en Cenicienta.

—…

El guardia que había sido atacado por Natsumi sólo unos segundos atrás una vez más hizo una expresión siniestra, mirando a la miniatura Natsumi. Asustado por él, Natsumi tímidamente se escondió detrás de Yoshino.

— ¡Perra! ¿Cómo te atreves a engañarme con tu brujería repulsiva? ¡Si quieres entrar tendrás que pasar por encima de mi cadáver!

El guardia siguió mirando a Natsumi con hostilidad, bloqueó firmemente el camino hacia el castillo. Parecía que la revelación no hizo más que agravar su ya provocativa guardia. Pero Shidou no podía abandonar toda esperanza de esa manera; Por lo tanto, se retiró unos pasos hacia atrás y conversaba con los otros en un volumen que era inaudible para el guardia.

— Esto se ha vuelto muy problemático… Tenemos que encontrar una solución rápida.

— Pero… ¿Q-que se supone que debemos hacer?

Yoshino preguntó mientras fruncía las cejas en una forma de V invertida. Entonces, Nía levantó su dedo diciendo un “ah”.

— ¿Qué pasa si nos ocupamos de él como la forma en que se hizo cargo del lobo, dándole de comer albóndigas de Momotaro? ¿No son súper eficaz contra perros, monos y pollos? ¿Los seres humanos y los monos no tienen muchas diferencias entre ellos, por lo que no deberían funcionar?

— No, incluso si lo hiciera, él ya nos marca como sospechosos. No hay manera de que él coma algo de nosotros. ¿Él nos dejaría entrar si cambiamos nuestra ropa a algo más decente como lo que Natsumi usaba antes?

Kotori emitió una expresión astringente hacia la sugerencia de Shidou.

— Pero ¿cómo vamos a conseguir los vestidos? Lo sentimos, pero no tenemos siquiera un solo centavo. Casi me congeló a muerte debido a eso. Sólo tengo unos pasteles y unos fósforos.

Kotori parecía haber pensado en un método que podría funcionar mientras detenía sus palabras y levanto su barbilla.

— ¿Qué pasa, Kotori?

— Todo el mundo… ¿puedes venir aquí por un momento?

Mientras conducía a todo el mundo fuera de la puerta del castillo, el guardia dejó escapar un suspiro de fastidio y bajó los brazos como si estuviera espantando un perro callejero.

— ¿Hey a dónde vamos, Kotori?

— No importa, sólo vengan.

Kotori siguió el camino por un tiempo y se encontró con un poco de vegetación que parecía piezas delgadas de madera en desuso. Se arrancó el dobladillo inferior de su falda y rodó la tela alrededor de la viruta de madera e ingeniosamente creo una antorcha en el acto.

— Eso es…

— Si tan sólo tuviera un poco de aceite para mojar esto… bien esto debe durar algún tiempo.

Kotori dijo mientras se encogía de hombros en la decepción. A continuación, sacó un fósforo de la caja en la otra mano y cantó algo con los ojos cerrados y encendió la antorcha, la vestimenta de Kotori, después de haber brillado por la llama, fue transformada en un vestido de un color rojo brillante.

— ¡Uah! ¡Esto es…!

Shidou exclamó con asombro. Las hermanas Yamai aplaudieron sus manos como una ovación.

— ¡Así es! ¡Los espejismos de la niña de los fósforos!

— Comprensión. Este hecho parece realista.

Dicho esto, incluso la ropa de Yuzuru y Kaguya se transformaron de forma instantánea en esplendidos vestidos llenos de elegancia y grandeza. No sólo el suyo, el de todos los espíritus bajo la luz de la antorcha habían embellecido sus atuendos a medida que se parecían más a los nobles ricos.

— ¡Oh! ¡Asombroso!

— Tan hermosa.

Los Espíritus levantaron una voz de asombro en voz alta. A pesar de que no tenían conocimiento de la mecánica de este fenómeno, era suficiente para engañar a los ojos del guardia. Sin embargo, la frente de Shidou estaba sudando con ansiedad cuando su visión cayó sobre sí mismo.

— ¿Por qué yo también estoy llevando un vestido…?

Está bien; incluso la ropa de Shidou se había convertido en una falda espléndida. Incluso había puesto maquillaje en su rostro y su longitud de pelo llegaba a la cintura. Parecía ser la contraparte femenina de Shidou, Shiori-chan.

— Creo que a una chica sería más probable que se le permita la entrada ya que a Cenicienta casi se lo permitían. ¿No es el Príncipe-sama que busca a una novia con la cual casarse de las muchas familias aristocráticas? Sin ofender, aunque…

— ¿Es verdad?

Preguntó Shidou como si estuviera actuando. Kotori con indiferencia respondió con una costumbre *Hai, hai*

—…

Aunque hubo algunos contratiempos inesperados, Shidou no tenía otra opción. Él suspiró profundamente tomándoselo en serio y siguió a Kotori al castillo real con determinación.

 

NOTAS:

[1] Se refiere al primer rugido

[2] Estudiar física deben :v

[3] Bala de plata.

[4] NT: Forma de dirigirse a una mezcla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s