Capítulo 1: El fin de un grupo de Aventureros

Parte 1

Mientras terminaba la lucha capaz de hacer que la gente sintiera nauseas, el hombre se paró sobre el cadáver de un goblin.

Su ligeramente sucio caso negro, armadura y cota de malla estaban teñidos de rojo con la sangre del monstruo.

Su mano izquierda sostenía una antorcha, mientras que amarrado a su brazo izquierdo estaba un pequeño, desgastado escudo que parecía que había pasado por muchas batallas.

Con su vacía mano derecha, se paró sobre el cadáver debajo de él y sin esfuerzo sacó su espada de su cabeza.

La espada, que estaba cubierta de materia cerebral del monstruo, no era larga ni corta y parecía que era barata y de una artesanía desigual.

Mientras tanto, una chica paralizada en el suelo, temblando de dolor y miedo, su codo perforado por una flecha.

Ella tenía el cabello dorado y una linda cara ovalada. Aunque ahora, su cara se había retorcida insoportablemente por su sudor y lágrimas.

La hermosa chica era delgada y usaba lo que parecía ser un atuendo de sacerdotisa.

Su mano que estaba actualmente sosteniéndola temblaba ligeramente.

«… El hombre ante mí, ¿quién es?»

La chica sintió que él era diferente de los goblins.

No, era más como un monstruo que tenía un origen totalmente diferente al de ellos.

La apariencia del hombre, aura, y acciones eran simplemente demasiado anormales.

—… Discúlpame, ¿quién…?

Mientras la chica soportaba su miedo y dolor, ella le preguntó.

Al final, el hombre abrió su boca y le respondió.

— Goblin Slayer.

… Él era un asesino. Él cazaba no dragones o vampiros, sino que en su lugar cazaba goblins, los más débiles en la jerarquía de los monstruos.

Si hubiera sido una situación normal, ella hubiera pensado que ese nombre era tonto al momento en que lo hubiera escuchado.

Pero ahora, ella no lo pensaba.

Parte 2

La gente siempre dice, que para un huérfano que creció en un templo, el día en que el niño cumplía 15 sería el día en que entraría a la adultez.

En otras palabras, el huérfano seria forzado a caminar su propio camino una vez llegara a esa edad.

Le eran dadas 2 opciones. Ya fuera continuar sirviendo a dios y vivir una vida ascética en el templo, o dejar el templo y salir al mundo.

Escogiendo la segunda, la sacerdotisa se dirigió hacia el Gremio de Aventureros.

El Gremio de Aventureros… La leyenda dice que era una organización formada por la gente que una vez se había reunido en un bar para apoyar al héroe.

Deferente de otras organizaciones, en lugar de una sociedad de ayuda mutua, ellos eran más como una agencia mediadora.

Por ejemplo, en la larga guerra entre los “Iluminados[1]” y los monstruos, los aventureros servían como mercenarios.

Por supuesto, sin ninguna supervisión estricta, a estos matones armados no se les permitiría existir.

Entrando en la calle, una sacerdotisa fue inmediatamente atraída por el gigantesco edificio al lado de la calle e inconscientemente ralentizo sus pasos.

Después de entrar el gran salón, fue sorprendida por la multitud de ruidosos aventureros reunidos dentro a pesar de ser temprano en la mañana.

El edificio consistía de un gran hotel y un bar —los cuales podían ser considerados como uno— con una oficina gubernamental sobre él.

Poniéndolo simple, este lugar era una combinación de esos tres. Así, la atmosfera increíblemente vivida no era nada fuera de lo ordinario.

Allí había humanos usando cota de malla, algunos sosteniendo bastones mágicos e incluso Chamanes Espirituales que estaban usando capas.

Un poco más lejos, enanos, con sus gruesas barbas y hachas, y los nativos de las planicies, con sus pequeños cuerpos, podían ser vistos.

La multitud consistía de hombres y mujeres de diferentes razas y edades mientras sostenían sus armas y hablaban alegremente con otros en grupos.

Pasando a través de los espacios entre la multitud, ella caminó hacia la zona de recepción.

Una larga fila se había formado en frente del escritorio. La gente había venido a tomar peticiones, reportes de progreso, o incluso hacer una petición.

— ¿Y? ¿Cómo está la situación con la Mantícora en la cresta de la montaña?

— No era nada. Si quieres ganar más dinero, sería mejor buscar ruinas o algo.

— Uh-huh. Pero eso ya no cuenta como contribución.

— Hey, escuché que un espíritu maligno estaba causando problemas cerca de la capital. Tal vez sea una buena oportunidad para ganar dinero para mí.

— Tal vez podría hacerlo. Si es solo un demonio de bajo rango, eso es…

Un aventurero con una lanza en mano estaba hablando con otro aventurero vestido en armadura pesada.

Escuchando los contenidos de su conversación era más de lo que ella pudiera haber podido imaginar, la sacerdotisa jadeó en sorpresa por tercera vez.

Sosteniendo su maza apretadamente, ella se estabilizo a sí misma y tomo una decisión en su corazón.

—… ¡En el futuro, yo también quiero…!

Ella estaba consciente, de que la ocupación de un aventurero no era tan fácil como decían los rumores.

Ella había visto aventureros heridos visitando el templo para orar por Milagros de Curación.

Y las enseñanzas de la Madre Tierra eran curar a aquellos que estaban heridos.

Así, ella no tenía una pizca de vacilación incluso si sabía que se estaba poniendo a sí misma en peligro.

Como una huérfana que fue salvada por el templo, ella estaba deseando regresar su gratitud.

— ¡Hola! ¿Qué negocios tienes hoy aquí?

Cuando la sacerdotisa estaba meditando sus pensamientos, era la siguiente en la fila para la recepción.

La recepcionista a cargo del mostrador era una dama con una expresión gentil que era de alguna manera mayor que ella.

Si limpio uniforme se veía limpio y ordenado en ella, lo que igualaba agradablemente con su cabello marrón claro que estaba atado en tres trenzas y dejado caer.

Solo al mirar a la multitud, uno ya podía ver que tan dura era la carga de trabajo para las recepcionistas.

Aun así, ella no tenía rastro de un aura tensa que las mujeres fuertes usualmente tienen, mostrando que tenía un entendimiento adecuado de su trabajo.

La sacerdotisa tragó mientras sentía que su nerviosismo se disipaba un poco. Abriendo su boca, ella entonces habló.

— Yo… yo quiero volverme una… aventurera.

— Ya… veo.

Aun así, la respuesta de la recepcionista era diferente de su expresión.

Un look indescriptible apareció en su cara por un breve momento, mientras respondía ambiguamente.

La sacerdotisa sintió como si estuviera siendo evaluada de pies a cabeza y no pudo evitar bajar la cabeza avergonzada.

Pero entonces, la recepcionista puso una sonrisa profesional para suavizar la molestia de antes.

— ¡Muy bien! ¿Puedes leer y escribir?

— Ehh, sí. Aprendí algo… en el templo.

— En ese caso, por favor llena esta hoja de aventura. Si hay algo que no entiendas, por favor siéntete libre de preguntar.

Hoja de aventura… El pergamino parduzco que tenía letras doradas garabateadas escritas en él.

Nombre, Género, Edad, Trabajo, Cabello, Ojos, Tamaño corporal, Habilidades, Hechizos, Milagros…

El formulario de aplicación era simple.

«¿Es eso todo lo que tengo que hacer?»

Pensó la sacerdotisa con curiosidad.

— Ah, por favor deja la sección de Puntos de Habilidad y Pasadas Aventuras en blanco. Las llenaremos luego de valorarte.

— O-okay.

La sacerdotisa asintió con su cabeza y agarró el bolígrafo con manos temblorosas.

Sumergiéndolo en el tarro de tinte, empezó a llenar el formulario palabra por palabra.

Pasando el completado formulario de regreso a la recepcionista, la recepcionista entonces comenzó a revisarlo y asentía de vez en cuando.

Después, sacó un bolígrafo plateado afilado y empezó a grabar palabras en un pequeño pedazo de porcelana blanca.

Cuando había terminado, le pasó la etiqueta de porcelana a la sacerdotisa.

Recibiéndola, la sacerdotisa miro la etiqueta de porcelana y noto que las palabras grabadas en ella eran las que acababa de escribir en el pergamino.

— Esto es para la evaluación de tu habilidad, al igual que una prueba de identidad.

La recepcionista entonces dijo algo de nuevo con un tono impertinente.

— Por supuesto, además de las palabras grabadas en él, no es algo realmente especial.

Viendo a la sacerdotisa parpadear confusa, ella no pudo evitar reír.

— Solo en caso de que algo te suceda, será usado para corroborar tu identidad. Así que por favor, trata de no perderlo.

—… ¿Si algo sucede…?

La sacerdotisa brevemente no entendió a lo que se refería, pero se dio cuenta un momento después.

Ella entendió que la etiqueta de porcelana seria usada para identificar quien era ella, de su cadáver ser mutilado más allá de algo reconocible.

Ella espero que no temblara cuando dijo ‘Sí’.

— Pero aun así, esto es todo lo que toma volverse un aventurero, huh…

— Sobre eso, es solo “Volverse” un aventurero, es realmente así de fácil.

La recepcionista tenía un look ambiguo en ella. Estaba preocupada, ¿o es que se había rendido?

La sacerdotisa no podía descifrarlo.

— Nosotros miraremos los monstruos que hayas derrotado, contribuciones a la sociedad y tu personalidad para definir si eres apta para subir de rango. Es bastante estricto, ¿sabes?

— ¿Personalidad?

— Ocasionalmente, habría gente con pensamientos como “¡Soy fuerte, así que no necesito a nadie más!”

Y alguna gente aún más rara…”, murmuró la recepcionista débilmente, pero entonces inmediatamente puso una brillante sonrisa.

La sonrisa era tan gentil y cálida, era una que solo aparecería cuando te sientes nostálgico por algo.

La sacerdotisa pensó sorprendida.

«Así que incluso ella puede hacer tal expresión.»

Notando que estaba siendo observada, la recepcionista inmediatamente tosió pocas veces avergonzadamente.

— Las peticiones son pegadas en ese tablero. Normalmente, escogerías peticiones que sean compatibles con tu rango…

Ella apunto a él gran tablero que casi tomaba toda la pared detrás de la sacerdotisa.

Pero a causa de la gran multitud de aventureros de antes arrancando grandes números de peticiones, las peticiones en el tablero eran pocas y dispersadas…

Aun así, ser capaz de usar tan gran tablero era una señal de que el número de peticiones debe ser bastante.

— Pero, personalmente te sugiero que comiences limpiando alcantarillas y drenajes para acostumbrarte al trabajo.

— ¿Eh? No se supone que los aventureros cazan y enfrentan monstruos…

— Cazar Ratas Gigantes es también considerado exterminar monstruos. Es una gran contribución a la sociedad sabes~.

“Después de todo, todo lo que pueden hacer los novatos es esto o exterminar goblins de todas maneras…”

La recepcionista murmuro débilmente con una expresión complicada.

— Muy bien, eso es todo para el registro. ¡Buena suerte!

— Ah… ¡sí! ¡Muchas gracias!

La sacerdotisa inclino la cabeza con gratitud y dejó el mostrador de la recepción.

Con la etiqueta de identificación de porcelana blanca en su cuello, ella dio un suspiro de alivio.

En pocas palabras, el registro estaba completo… aunque el proceso era de alguna manera decepcionante, ella finalmente era una aventurera.

… ¿Qué iba a hacer ella, de ahora en adelante?

Todo lo que tenía era la maza en su mano que también servía como su sello sagrado, un bolso de equipaje donde tenía un cambio de ropa, y un poco de oro.

El segundo piso del gremio parecía un hostal construido especialmente para aventureros de bajo rango.

«Ahora, solo buscare una habitación decente y veré que tipo de peticiones hay por hoy…»

— Hey, ¿quieres ir en una aventura con nosotros?

— ¿Huh?

El que repentinamente llamó a la sacerdotisa fue un joven hombre. Aunque su pecho no estaba herido, estaba atado apretadamente con vendas y una espada colgaba de su cintura.

Una nueva etiqueta de blanca porcelana colgaba en su cuello, justo como la sacerdotisa.

Había diez rangos de aventureros. Con el más alto siendo platino y porcelana siendo el rango más bajo.

En otras palabras, él también era un novato que se acababa de registrar al igual que ella.

— Eres una sacerdotisa, ¿cierto?

— Uhh, sobre eso… sí, lo soy…

— ¡Perfecto! A nuestro grupo solo le falta un clérigo…

Mirando sobre él, se percató de que había otras 2 chicas detrás del espadachín.

Una de las chicas usaba un traje de batalla con su cola de caballo atada en alto, exudaba un aura de fuerza.

Mientras la otra chica estaba llevando gafas y tenía un báculo mientras la miraba fríamente.

Solo con mirar, se podía decir que ellas parecían ser una artista marcial y una maga respectivamente.

Notando la mirada de la sacerdotisa, él asintió y dijo:

— Ambas son mis aliadas.

— Aun así, la petición es una muy urgente, así que queremos al menos reclutar otra persona. ¿Quieres unírtenos?

— ¿Qué petición urgente…?

— ¡Asesinato de goblins!

A través de su explicación, parecía que algunos goblins se habían movido a una cueva cercada a una aldea sin que nadie lo notara.

Goblins —Además de sus masivos números, ellos eran los más débiles y simples entre los monstruos.

Ellos solo tiene el tamaño, fuerza e inteligencia de una pequeño niño humano. Su única fuerza era la habilidad de ver en la oscuridad.

Aparte de eso, hacían lo mismo que todos los demás monstruos, amenazaban a los humanos, atacaban sus aldeas, secuestraban mujeres, y así.

Al principio, a los aldeanos realmente no les importaban los goblins, pero la situación había empeorado gradualmente.

Al principio, los granos que los aldeanos acumularon para el invierno fueron robados.

Porque su comida y semillas fueron robadas, los enojados aldeanos reconstruyeron sus cercas y empezaron a patrullar alrededor con antorchas…

Entonces, cuando los aldeanos bajaron la guardia, ellos robaron sus ovejas. Incluso la pastora y la chica que salió a ver que era el alboroto fueron llevadas.

La situación dejo a los aldeanos sin elección.

Ellos reunieron el poco dinero que tenían e hicieron una visita al Gremio de Aventureros donde se reunían los aventureros.

Ellos creían que dejarle este asunto en las manos del Gremio de Aventureros era la decisión correcta.

… Hmm…

Después de que termino de escuchar la interminable explicación del espadachín, la sacerdotisa puso sus dedos contra sus labios y pensó fuertemente.

No era poco común que la primera misión de los novatos fuera ir y asesinar goblins.

Y ahora, ella tenía una invitación para ir en esta aventura. Esto es el destino, así lo creía ella.

Ella nunca había pensado que será capaz de hacer todo por sí misma.

Para una sacerdotisa como ella ir en una aventura sola era equivalente al suicidio.

Tarde o temprano, tendría que hacer un grupo con otros de todas maneras.

Aun así, ir con extraños que acababa de conocer hizo que su corazón se sintiera intranquilo.

Incluso así, ir en una aventura con personas que la habían invitado la haría sentir un poco más tranquila.

Incluso si esta era la primera vez que era invitada por un hombre… aun había otras dos mujeres en el grupo. Así que…

«… No debería ser un problema.»

— Entendido. Si no les importa…

La sacerdotisa pensó un poco más y asintió con su cabeza.

Viendo eso, el espadachín se volvió increíblemente feliz.

— ¿De verdad? ¡Todos, tengo buenas noticias! ¡Ahora podemos empezar nuestra aventura!

— Sobre eso… ¿Está bien con solo los cuatro de ustedes?

La recepcionista ya no podía soportarlo y lo interrumpió.

Aun así, el espadachín no pensaba que nada era inapropiado.

— Si esperan un poco, creo que otro aventurero vendrá…

— ¡Está bien! ¡Cuatro de nosotros es suficiente si solo son goblins!

El espadachín miró a los miembros de su grupo y dijo con una sonrisa alegre.

— ¿Cierto?

— ¡No hay tiempo que perder! ¡Esas chicas secuestradas están esperando a que vayamos a salvarlas!

Aun así, la recepcionista que escuchó eso aún tenía un look complicado en su cara.

—…

Con eso, un sentimiento de extrema intranquilidad se formó dentro del corazón de la sacerdotisa.

 

Parte 3

Una fría briza cargando el hedor de la sangre sopló, e hizo parpadear la antorcha.

Aunque era mediodía, la luz del sol era incapaz de entrar en la cueva, haciendo el interior completamente negro.

Las pesadas sombras de las rocas danzaban en sincronización con las llamas, proyectando un retorcido monstruo en las pinturas rupestres.

Cuatro personas estaban en una fila, un crudamente equipado joven e igualmente pobremente equipadas tres mujeres buscaban a tiendas en la oscuridad.

El que dirigía el frente era el espadachín que cargaba la antorcha, con la artista marcial detrás de él y la maga en la retaguardia.

En la tercera posición estaba la temblorosa sacerdotisa.

Con esto, siempre que no hubiera caminos bifurcados a lo largo del camino, no necesitaban preocuparse por ser emboscados desde atrás.

Siempre que la vanguardia no metiera la pata, la retaguardia estaba segura y solo necesitaba concentrarse en apoyarlos.

—… Debería estar bien… ¿cierto…?

Aun así, los susurros de la sacerdotisa estaban llenos de inquietud.

Desde que habían entrado a la cueva, su ansiedad solo se volvió peor y peor.

— Aun así nos apresuramos dentro a pesar de que no sabemos nada sobre nuestros oponentes…

— Geez, te preocupas demasiado. Aunque esa personalidad tuya coincide con la de un sacerdote.

La voz jovial del espadachín no coincidía con la atmosfera de la cueva mientras lentamente desaparecía en ecos.

— Incluso los niños saben algo sobre los goblins, ¿cierto? ¡Yo incluso ayude a perseguir a algunos que vinieron al pueblo antes!

— ¿Derrotar goblins es algo digno de ostentar? Que feo, por favor deja de fanfarronear.

— Además, ni si quiera los derrotaste.

La artista marcial se burló del espadachín en voz baja, aun así el espadachín respondió con “No dije nada malo”.

La artista marcial suspiró como si fuera incapaz, aun así parecía disfrutarlo.

— ¡Heh, incluso si cortan a este perdedor en carne picada, los enviaré volando! ¡Así que no te preocupes!

— Hey, decir que soy un perdedor es demasiado, no es así…

La antorcha brillaba en la desalentada cara del espadachín, pero entonces inmediatamente se alegró y alzó la espada en sus manos.

— Está bien. ¡Incluso si un dragón se muestra, encontraremos una manera incluso si solo somos nosotros cuatro!

—… Que impaciente.

La maga murmuró suavemente, haciendo reír a la artista marcial. El sonido de su voz se superponía a la del otro en la cueva.

Preocupada si su voz atraería a algún tipo de cosa desconocida de las profundidades de la cueva, la sacerdotisa no se atrevió a hacer ningún sonido.

— Aun así, deberíamos asesinar a un dragón algún día. ¿Cierto?

Con el fin de seguirles el juego al espadachín que asentía y a la maga, la sacerdotisa solo podía sonreír silenciosamente.

La sonrisa era tan ambigua como la de la recepcionista, escondida en la oscuridad son que nadie lo supiera.

«… ¿Sería realmente así?»

No importa que tan intranquilo estuviera su corazón, la sacerdotisa nunca le daría voz a su pregunta.

Él dijo: “Incluso si solo somos nosotros cuatro”.

Sin embargo, solo se habían conocido recientemente. ¿Cómo puede él tener tal confianza?

La sacerdotisa sabía que ellos no eran malas personas. Ella entendía eso.

Pero…

— Aun así, debimos prepararnos antes de venir aquí… siquiera trajimos algo medicina con nosotros…

— Incluso si lo dices así, no tenemos el tiempo o dinero para ir de compras.

Al espadachín no le importaba la voz temblorosa de la sacerdotisa, mostrando que su coraje era excepcional.

— Y estoy más preocupado por las chicas secuestradas… si están heridas, las trataras también, ¿cierto?

— Me fue enseñado tratamiento médico y Milagros Curativos, pero…

— ¡Entonces no será un problema!

“Solo puedo usarlo tres veces…”

Nadie pareció escuchar el poco claro murmullo de la sacerdotisa.

— Es bueno que seas tan confiable, pero no te perderás ahora, ¿verdad?

— Vamos, hemos estado caminando este camino recto como una flecha hasta ahora. ¿Cómo podríamos perdernos?

— Yo no lo diría. Después de todo, te dejas llevar muy fácilmente, así que no tengo opción más que vigilarte estrictamente.

— Que no eres igual…

El espadachín y la artista marcial vinieron del mismo pueblo.

Habían sido incontables veces que habían reñido en el viaje.

La sacerdotisa los seguía, agarrando su maza fuertemente mientras cantaba el nombre de la Madre Tierra repetidamente.

«… Por favor deja que esta aventura termine pacíficamente.»

Esta oración no había hecho eco en la cueva, pero asimilada y desapareció en la negra oscuridad.

Tal vez era porque sus oraciones habían sido escuchadas por la Madre Tierra. O podía ser que ella estaba inmersa en escuchar el sonido de las oraciones.

— ¡Hey, eres muy lenta! ¡Mantente en la línea!

— Ah, lo siento…

Al final, la primera que notó que algo andaba mal fue nadie más que la sacerdotisa.

Mientras estaba recitando su oración, la maga que chocó con ella y la apresuró. Justo cuando estaba por apresurarse y seguir con la formación, de repente…

Guruguru

Un ligero sonido que sonaba como rocas rodando entró en los oídos de la sacerdotisa.

— ¡…!

— ¡¿Qué sucede de nuevo?!

Con un temblor, la sacerdotisa se congeló en sus pasos. Irritada, la maga cuestionó sus acciones.

Graduándose con colores voladores en la Academia en la capital, la maga que era experta en encantamientos no podía entender a la sacerdotisa delante de ella.

Ella era nerviosa y cobarde. Su primera impresión de la sacerdotisa fue horrible y empeoró cuando entraron a la cueva.

— Acabo de escuchar el sonido de algo colapsando…

— ¿De dónde? ¿Del frente?

— De… tras…

… Estás bromeando.

Esto no era llamado ser cauto, sino ser débil. Ella no era adecuada para ser un aventurero en absoluto.

A causa de la sacerdotisa que se había dejado de mover, su distancia con los otros dos creció.

Aun así, los dos que aún seguían riñendo no notaron la situación detrás de ellos.

La maga suspiró mientras sus alrededores se hacían más oscuros con su única fuente de luz yéndose más y más lejos de ellos.

— Como dije, ¿no hemos estado caminando en línea recta desde que entramos? Qué posiblemente podría estar detrás de nosotros…

La maga giró su cabeza con frustración.

Lo que pasó a continuación fue su fría voz cambiando a una más como un grito sorprendido.

— ¡¿Goblins?!

La pared de la cueva había colapsado. No, en realidad fue excavada.

Desde el túnel emergieron números de horribles monstruos, quienes entonces procedieron a rodear a ambas que desafortunadamente estaban caminando al final de la línea.

Monstruos sosteniendo toscas armas, teniendo caras asquerosas, poseyendo cuerpos como de niños y se esconden en cuevas.

Eran Goblins.

— ¡¿Eh?!

La maga hizo un sonido antinatural. Elevando el bastón granate que era prueba de su graduación de la Academia, ella usó su lengua que se había vuelto afilada para recitar un encantamiento.

No era lo mismo que los Milagros.

Golpea                        Incendia                      Fuego

— ¡Sajida… influlamae… radius!

La maga se concentró en recitar el encantamiento que ella había gravado en su corazón. Lo que salió de su boca fueron poderosas palabras que podían incluso cambiar el mundo.

Formado en frente del granate que era tan grande como un puño, una flecha de fuego emergió y voló hacia la cara de un goblin.

Lo que vino después fue el desagradable olor y el sonido crujiente da la carne quemándose.

«… ¡Ese es uno derribado!»

La maga estaba sonriendo valientemente a causa de su victoria concreta mientras se sentía con buenos ánimos.

Ser capaz de lanzar este encantamiento satisfactoriamente de nuevo le dio un gran impulso a su confianza.

— ¡Sajida… influlamae… radi… AH!

Sin embargo, había demasiados oponentes.

Antes de que la maga pudiera terminar su cántico, sus delgados brazos fueron agarrados por los goblins.

Incapaz de reaccionar a tiempo, ella fue empujada contra el áspero piso de la cueva.

— ¡¿Ah?! ¡¿Eh?!

Sus gafas se cayeron y se rompieron en pedazos. Con su visión borrosa, su bastón le fue quitado en frente de ella.

— Ah, hrk… ¡r-regresa eso! Ese bastón no está permitido para ser tocado por goblins como tú…

Los bastones o anillos que podían ser usados para invocar magia eran la vida entera de un mago.

Para ella, contenía el significado de su orgullo.

Aun así, justo en frente de la maga que estaba gritando frenéticamente, el bastón fue quebrado en dos con un sonoro crujido.

En un instante, la calmada máscara de la maga desapareció mientras se contorsionaba de ira.

— B-bastardos… ¡¡¡¡BASTARDOS!!!!

Con sus grandes pechos agitándose furiosamente, ella luchó con sus brazos y pateó con sus piernas que nunca había entrenado.

Pero lo que había hecho estaba mal. Los enfurecidos goblins inmediatamente usaron una oxidada daga para apuñalar su intestino sin un momento de vacilación.

— ¡¿… UWAAAAA…?!

Los miserables gritos de la maga quien tuvo sus órganos desgarrados hicieron eco en la cueva.

Por supuesto, el resto de los compañeros., no… la sacerdotisa naturalmente no solo se sentaría a mirar.

— ¡Todos, todos ustedes! ¡Aléjense de ella! ¡Deténganse!

La sacerdotisa uso su delgado brazo para balancear su maza desesperadamente en un intento de alejar a los goblins.

Por supuesto, entre los rangos de clérigos, hay algunos que son habilidosos en combate.

Sin mencionar otros que han entrenado sus cuerpos por el curso de ir a través de muchas aventuras.

Sin embargo, los ataques de la sacerdotisa eran superficiales.

Además, a causa de su estado de pánico, ella estaba balanceando su maza salvajemente son la suerte de golpear a los goblins.

La punta afilada de la maza golpeó el suelo de la cueva, haciendo un ligero clang sonido.

Afortunada o no, los goblins vacilaron y se alejaron.

Ellos tampoco pensaron que ella era un monje o solo odiaban ser golpeados por ella. Tampoco era solo una coincidencia.

Agarrando esa oportunidad, ella rápidamente arrastró a la maga fuera del grupo de goblins.

— ¡Resiste… Resiste! ¡¿…?!

No recibió respuesta.

La sacerdotisa rápidamente llamo a los otros camaradas mientras sus manos estaban teñidas en un color rojo oscuro.

La maga aún tenía la daga oxidada apuñalada en su intestino.

Su estómago estaba cruelmente abierto, con su interior claramente en un sangriento desastre.

Con tal horrible visión delante de ella, la sacerdotisa no pudo evitar respirar con dificultad.

— Ha… ha…

Aun así, la maga seguía con vida. Aunque estaba convulsionando, aun no estaba muerta.

«Aún hay tiempo, tengo que salvarla.»

La sacerdotisa mordió su labio.

O Madre Tierra, abundante en piedad. Por favor usa tus sagradas manos, y sana a esta persona de sus heridas…

Sosteniendo su maza delante de su pecho, la sacerdotisa uso sus manos para presionar los intestinos derramados de la maga de vuelta a su estómago y activó su [Milagro].

Si la magia era algo que podía cambiar la verdad de este mundo, entonces los [Milagros] sin duda eran el poder de dios.

La sacerdotisa rezó como si incluso hubiera concentrado toda su alma en ello. En sus palmas, una débil luz emergió y voló hacia la maga.

Mientras la luz lentamente se dispersaba, el estómago que fue abierto lentamente se curaba.

Por supuesto, los goblins no solo esperarían a que este largo proceso terminara. Pero…

Con la suerte que podría tener, el espadachín finalmente había notado que algo estaba mal detrás e inmediatamente llegó volando para proteger a sus camaradas.

Arrojando la antorcha a un lado, agarró su larga espada con ambas manos y atravesó la garganta de un goblin.

— ¡¡GUIA!!

— ¡¡El que sigue!!

Sacando su espada del cadáver, se giró y mató a otro goblin. La espada cortaba horizontalmente el hombro del goblin e instantáneamente lo cortó en dos.

— ¡¿Qué sucede huh?! ¡¡VENGAN!!

Había una palabra llamada ‘Sanguinario’.

El espadachín era el segundo hijo de un granjero. Desde joven, su sueño siempre había sido convertirse en un caballero.

Él no sabía cómo convertirse en caballero… pero el sabía, que el débil nunca podría ser uno.

A causa de las historias para dormir que había escuchado antes de dormir decían que los caballeros eran existencias que derrotaban monstruos, eliminaban el mal y salvaban el mundo.

… Así, uno que alejaba a los goblins, salvó a la mujer y sus camaradas era su visión de un caballero.

Mientras pensaba en eso, sus labios se torcieron en una sonrisa.

El sintió la espada en sus manos llena con poder mientras un zumbido del torrente sanguíneo podía ser escuchado en sus oídos. Mientras forzaba al goblin delante de él, concentró todos sus sentidos en este.

— ¡Espera, no puedes luchar contra ellos solo!

Desafortunadamente, él aún no se había vuelto un caballero.

Antes de que la artista marcial pudiera decir alguna palabra, una daga oxidada ya había sido apuñalada en el muslo del espadachín.

— ¡¿Uh, AHH?! ¡¡BASTARDO!!

El que hirió al espadachín era un goblin que tenía una seria herida en su pecho. Mientras la larga espada del espadachín se volvió torpe por la sangre, él no logró terminar al goblin completamente.

Cuando el espadachín perdió el balance, su cuerpo se giró extrañamente al lado. Aun así, él balanceó su espada desesperadamente y finalmente logró matar al goblin.

Pero en un momento, otro goblin había saltado a la espalda del espadachín…

— ¡¡VETE!! ¡¡A!! ¡¡LA!! ¡¡MIERDA!!

El espadachín balanceó su larga espada hacia el goblin, pero solo un sordo CLANG sonido pudo ser escuchado mientras su espada golpeaba el suelo de la cueva.

Era el fin.

La antorcha que cayó al suelo se quemó, de nuevo engullendo los alrededores con oscuridad.

En la negra oscuridad, roncos gritos podían ser escuchados claramente, haciéndolo a uno preocupar con miedo.

Porque se forzó a sí mismo a ser valiente, e incluso a causa del hecho de que no tenía dinero, el espadachín no tenía ni un escudo o un casco.

El único equipo protector que tenía era una sola pechera delgada.

Al final, no pudo escapar al destino de ser derribado, apuñalado repetidamente en pedazos y morir así.

— ¡… Ugh! ¿Cómo paso esto…?

La artista marcial quien llego tarde para ayudar se congeló en su lugar con una cara pálida mientras que veía al hombre que no podía soportar, morir frente a sus ojos.

Ella apretó sus temblorosos puños y entró en una pose de batalla… para ser capaz de hacer esto en este tipo de situación, ella estaba bastante serena.

—… Ustedes dos, ¡corran!

— ¡P-Pero…!

Escuchando su fría voz, la sacerdotisa quería refutar. Pero ella entendía, que con tal situación desenredándose delate de ella, ella era inútil.

En sus brazos estaba la maga que estaba jadeando por aire débilmente mientras su conciencia débilmente desaparecía poco a poco a pesar de que ya había recibido el [Milagro Sanador].

Los goblins se acercaron lentamente a la presa restante.

Inicialmente parecían precavidos de la artista marcial, pero aun así se apresuró hacia ellos al final.

La sacerdotisa miró repetidamente a la artista marcial, la maga, y el cuerpo del espadachín que estaba siendo mutilado por los goblins.

Viendo que ambas aún no se movían, ella chasqueó su lengua débilmente.

— ¡YARRRHHHHHH!

Como si mentalmente decidiera algo, ella dio un duro grito y se apresuró en medio de los goblins.

Sus miembros eran flexibles por el intenso entrenamiento mientras sus movimientos hablaban de la esencia del arte marcial que su madre le había impartido.

«No puedo morir aquí. ¡Es imposible para el arte marcial de Padre ser peor que estos goblins!»

«… ¡Nunca los puedo perdonar, especialmente por matar a ese tipo!»

Ella envió un golpe directo que ella había entrenado mucho y duro a la cara del goblin, instantáneamente atravesándolo.

El goblin cayó hacia atrás mientras su materia cerebral volaba por todas partes. Ella presionó el cuerpo hacia atrás y se giró para darle a otro goblin un tajo de mano.

Fue un golpe fatal.

El cuello del goblin había recibido un fuerte golpe mientras su cuerpo giraba en una manera inimaginable mientras caía.

En ese mismo momento, ella tomó la oportunidad para usar su pierna derecha para dar una patada lateral.

Era una patada giratoria de la que estaba más orgullosa. Dos goblins fueron atrapados y volaron hacia atrás a la pared de la cueva con un fuerte thud y nunca más se levantaron…

— ¡¿Ah?!

Aun así, el tercer goblin fácilmente la atrapó ya que agarró su pie.

La fuerza de su agarre hizo que la artista marcial chilló mientras su cara se volvía pálida.

Originalmente, los goblins solo eran tan altos como un niño humano. Sin embargo

— HURGGGGGGGG…

Este gimiente, apestoso goblin era bastante grande.

La artista marcial definitivamente no era pequeña, pero incluso ella tenía que alzar su cabeza para mirarlo.

Su pie agarrado hizo un sonido crujiente mientras que el dolor la hizo gritar ruidosamente.

— ¡UGH! ¡AH! ¡¡DUELE! ¡DETENTE… ¿AH?!

De repente, el enorme goblin agarró su pie y la arrojó torpemente contra la pared de la cueva.

Lo que sucedió después fue un sonido sordo de algo seco agrietándose.

La artista marcial estaba en tanto dolor que siquiera podía hacer un sonido, pero el goblin de nuevo la arrojó contra la pared de la cueva.

— ¡¿EIK, AGH?!

Ella hizo sonidos que los humanos encontrarían difíciles de hacer mientras escupía una mezcla de sangre y vomitó en el suelo.

Los goblins que quedaban inmediatamente se abalanzaron sobre ella.

— ¡¿HUK?! ¡¿GUI?! ¡¿ERG?! ¡¿EIGH?! ¡¿AGH?!

La artista marcial gritaba mientras los goblins la golpeaban con sus garrotes y rompían su ropa.

Hacia los humanos que venían a subyugarlos, ellos no tenían piedad.

El chica que enfrentaba tal cruel tratamiento hizo un grito agudo.

Pero en el ruidoso ambiente la sacerdotisa escuchó lo que la chica murmuró claramente.

— C-corre…

— ¡…! ¡Lo siento…!

La sacerdotisa cerró los sonidos de la artista marcial siendo profanada haciendo eco a través de los calabozos de entrar a sus oídos mientras tropezaba mientras escapaba con la maga en su espalda.

Corriendo, corriendo, corriendo. Cuando ella sintió que estaba cayendo, ella piso fuerte el piso para reganar su balance y seguir corriendo.

En la oscuridad, ella no podía ver las toscas rocas en el desigual piso de la cueva, pero ella siguió forzando a sus piernas para moverse.

—… ento… l-lo siento… lo siento, lo siento… ¡Ugh!

Ella desesperadamente jadeo por aire mientras abría su boca dolorosamente.

No había luz delante de ella. Aunque ella sabía que estaba forzándose a correr más profundo dentro de la cueva…

— Ugh, Ack, Ha…

Lo que la aterraba más eran los sonidos de pisadas viniendo desde los goblins que la seguían acoplados con los ecos de los gritos que se acercaban a ella.

Ella nunca dejó de correr, ni siquiera se detuvo para mirar atrás.

Aun así, todo lo que podía ver era oscuridad.

Ahora, ella había entendido completamente la conflictiva expresión de la recepcionista.

Ciertamente, los goblins eran extremadamente débiles. Incluso aventureros novatos como el espadachín, la artista marcial y la maga podían matarlos solos.

El rumor de los goblins teniendo el cuerpo, inteligencia, y fuerza de un niño humano normal era correcto.

Pero, qué si 10 o más niños armados con armas se apresuraban hacia ti con intención de matar, ¿qué harías?

La sacerdotisa siquiera había considerado estos detalles.

Ellos eran débiles, infantiles, inexpertos, pobres y desafortunados. Sin mencionar el número de goblins eran simplemente demasiados.

Este tipo de cosas… siempre pasaba.

— Ah…

La sacerdotisa piso el borde de su manto y cayó torpemente.

Su cara y manos fueron rasguñados dolorosamente por la grava, pero ella estaba más preocupada por la maga que había soltado de su espalda.

La sacerdotisa apresuradamente corrió al lado de la maga y agarro a la camarada que tenía con ella por suerte.

— ¡L-lo siento! ¡¿Estás bien?!

— ugh, ack…

La maga no respondió, sino que solo escupió sangre espumosa desde su boca.

Porque había estado corriendo todo este tiempo, ella no notó que todo el cuerpo de la maga estaba convulsionando y tenía una alta fiebre. Su sudor ya había empapado su capa completamente.

— ¡¿C-cómo…?!

La sacerdotisa inicialmente sospechó que su oración no llegó a la diosa.

Pensando sobre eso, ella usó su preciado tiempo para escapar para abrir la ropa de la maga para inspeccionar la herida.

Pero la Curación ciertamente había tenido efecto. Aunque estaba ligeramente teñido con sangre, la piel del estómago era lisa y no parecía que hubiera estado herida en un principio.

—… ¿P-por qué? ¿Qué debería hacer en esta situación? Que debería hacer…

La sacerdotisa totalmente no tenía idea de lo que se suponía que debía hacer a continuación.

Ella tenía algo de conocimiento sobre tratamiento de emergencia, y ella podría lanzar su Milagro de nuevo.

Pero entonces, incluso si usaba su Milagro de nuevo, ¿la maga se curaría? ¿O debería encontrar alguna otra manera para esto?

Sin mencionar, ella estaba en estado de pánico. ¿Podría la oración que recitara siquiera llegar a la diosa?

— Erh, ¡¿AHHH…?!

Desafortunadamente, un momento de duda podía ser fatal. Un inmenso dolor abrumo a la sacerdotisa mientras caía al suelo antes de que siquiera pudiera gritar.

Ella había sentido algo viniendo desde la oscuridad, y entonces sintió un ardiente dolor viniendo de su hombro izquierdo a continuación.

Volviendo su cabeza hacia atrás, ella vio una flecha incrustada profunda en su hombro, con sangre ya mojando su manto.

Ella no usaba ningún equipo de protección, así que la flecha fácilmente atravesó su manto y se incrustó sin piedad en el delgado hombro de la sacerdotisa.

Era prohibido para un sacerdote ser fuertemente equipado o usar mucho equipo protector.

Pero de nuevo, la razón primaria era porque ella no tenía dinero.

Cuando movía su cuerpo incluso un poco, la flecha excavaba más profundo dentro de su carne. Se sentía como si estuviera siendo sujetada por un par de tenazas calientes.

— Hrkk… ergh…

Todo lo que la sacerdotisa podía hacer era apretar sus dientes mientras miraba a los goblins con lágrimas bajando por su cara.

Había solo dos goblins armados que se acercaban a ella.

Saliva fluía de sus ampliamente sonrientes bocas.

Tal vez suicidarse al morder su propia lengua era mejor ahora.

Pero la diosa a la que servía no permitía el suicidio, así que estaba atada a encarar el mismo destino que sus camaradas.

¿Sería desgarrada en pedazos, o sería profanada, o iba a enfrentar ambos?

— Eik… haa…

Los dientes de la sacerdotisa empezaron a castañear incontrolablemente.

Como si quisiera proteger a la maga, la sacerdotisa la abrazó fuertemente. De repente, sintió la parte inferior de su cuerpo volverse un poco caliente.

Mientras los goblins olían su hedor, sus caras se contorsionaron con disgusto.

La sacerdotisa alejo su mirada de ellos mientras cantaba el nombre de la Madre Tierra.

Sin embargo, la salvación no llegó.

Pero…

— ¿… Eh…?

En la oscuridad un rayo de luz podía ser visto.

Era como una estrella brillando orgullosamente en un cielo engullido por la oscuridad.

Esa pequeña, débil pero clara luz lentamente se acercó a ella.

Al mismo tiempo, ella podía oír casuales pero firmes pasos.

Los goblins giraron su cabeza con curiosidad. ¿Sus camaradas dejaros escapar una presa?

Y entonces, viendo sobre las cabezas de los goblins, ella lo vio.

La apariencia del hombre era bastante fea.

Usaba una armadura sucia y un casco, su mano izquierda sostenía una antorcha con un pequeño escudo firmemente atado a ese brazo.

En su mano derecha sostenía una espada promedio.

La sacerdotisa pensó, que comparados con él, ellos los novatos tenían mejor equipamiento que él.

—… ¡No…! ¡No vengas aquí…!

Ella quería gritar en alto. Pero su lengua se había congelado con miedo, causando que ella fuera capaz de pronunciar un solo sonido.

Ella se sintió muy avergonzada, porque ella no tenía el coraje de la artista marcial.

Los goblins probablemente pensaban lo mismo. Que una presa indefensa como ella podía esperar hasta después.

Ambos se giraron hacia el hombre. Uno de ellos cargo una flecha en su arco y le disparó al hombre.

La flecha fue hecha crudamente, con su punta tallada de una piedra. Sin mencionar que la puntería del goblin también era mala.

Pero en la negra oscuridad, los goblins tenían una absoluta ventaja sobre ellos.

Con los ojos de una persona normal, sería imposible evadir la flecha venidera…

— Hmph.

Sin embargo, el hombre hizo un frio gruñido y al mismo tiempo, balanceó su espada para desviar la flecha al suelo.

El otro goblin que no notó esta anormalidad saltó hacia el hombre.

Apuntando hacia la abertura en el hombro de su armadura, apuñaló fuerte con la daga.

— ¡Ah…!

La sacerdotisa hizo un grito agudo. Después del grito, todo lo que pudo escuchar era el ligero sonido de metal contra metal.

La cota de malla bajo la armadura había detenido la daga.

El goblin se sintió confundido, pero balanceó su daga de nuevo.

— ¡¿GYAOU?!

El momento de duda fue fatal.

Con un fuerte thud, el hombre empujó al goblin contra la pared de la cueva.

— Ese es uno.

El hombre dijo simplemente. La sacerdotisa también inmediatamente entendió su significado.

Él entonces empujo la antorcha fuerte contra la cara del goblin.

El sonido de su grito junto al desagradable olor de carne quemada llenó la cueva.

El goblin luchaba desesperadamente. Pero porque estaba siendo empujado fuerte contra la pared con un escudo, él siquiera podía llegar a su cara.

Al final, el goblin no podía moverse mientras sus miembros cuando cojeó hacia el suelo. Confirmando que el goblin estaba muerto, solo entonces el hombre liberó la presión que puso en su escudo.

El goblin con la cara quemada cayó al suelo con un thud.

Pateando su cuerpo a un lado, él continuó caminando.

— El que sigue.

Esta situación era completamente desconcertante. El que sintió miedo hacia la situación en frente de ella no fue la sacerdotisa en sí.

El goblin que estaba agarrando el arco dio un paso atrás inconscientemente. Incluso si abandonaba a su camarada aquí, hubiera sido entendible.

Porque la palabra ‘Valiente’, era una palabra que no calzaba en su mayoría con la descripción de un goblin.

Pero entonces, el obstáculo detrás del goblin no era nadie más que la sacerdotisa.

— ¡…!

La sacerdotisa finalmente hizo un movimiento.

Incluso si le fue disparada una fleca, se mojó a sí misma, asustada hasta que fue incapaz de levantarse y seguir apoyándose en sus moribundos camaradas.

Ella aun así usó su brazo que aún estaba movible para apuñalar al goblin con su maza.

Su movimiento fue un instinto sin ningún pensamiento más. Su resistencia también era realmente inútil.

Pero esta inútil resistencia fue suficiente para hacer que el goblin vacilara por un momento.

En ese momento, se volvió su primera vez para estar confundido de que hacer.

Pero antes de que pudiera tomar una decisión, fue golpeado por la espada del guerrero con armadura. Su respuesta final de su vida esparcida en la pared de la cueva.

En un instante, el cráneo del goblin fue aplastado, matándolo en el lugar.

— Ese son dos.

Mientras terminaba la lucha capaz de hacer que la gente sintiera nauseas, el hombre se paró sobre el cadáver de un goblin.

Su ligeramente sucio caso negro, armadura, y cota de malla estaban teñidos de rojo con la sangre del monstruo.

Su mano izquierda sostenía una antorcha, mientras que amarrado a su brazo izquierdo estaba un pequeño, desgastado escudo que parecía que había pasado por muchas batallas.

Con su vacía mano derecha, se paró sobre el cadáver debajo de él y sin esfuerzo sacó su espada de su cabeza.

La espada, que estaba cubierta de materia cerebral del monstruo, no era larga ni corta, y parecía que era barata y de una artesanía desigual.

Mientras tanto, una chica paralizada en el suelo, temblando de dolor y miedo, su codo perforado por una flecha.

Ella tenía el cabello dorado y una linda cara ovalada. Aunque ahora, su cara se había retorcido insoportablemente por su sudor y lágrimas.

La hermosa chica era delgada, y usaba lo que parecía ser un atuendo de sacerdotisa.

Su mano que estaba actualmente sosteniendo su maza temblaba ligeramente.

«El hombre ante mí, ¿quién es él?»

La chica sintió que él era diferente de los goblins.

No, era más como un monstruo que tenía un origen totalmente diferente al de ellos.

La apariencia del hombre, aura, y acciones eran simplemente demasiado anormales.

— ¿… Quién… eres?

Mientras la chica soportaba su miedo y dolor, ella le preguntó.

Al final, el hombre abrió su boca y le respondió.

— Goblin Slayer.

… Él era un asesino. Él cazaba no dragones o vampiros, sino que en su lugar cazaba goblins, los más débiles en la jerarquía de los monstruos.

Si hubiera sido una situación normal, ella hubiera pensado que ese nombre era tonto al momento en que lo hubiera escuchado.

Pero ahora, ella no lo pensaba.

Parte 4

¿Qué es lo que ese hombre –Goblin Slayer– pensaría cuando la viera, temblando y mirándolo fijamente al punto de olvidar su dolor en los hombros?

Sin un momento de vacilación, él camino al frente de la sacerdotisa y se agachó.

Sorprendida, la sacerdotisa jadeó mientras su cuerpo se estremeció.

Aunque la antorcha proveía luz, ella no podía ver los ojos del hombre dentro del casco, como si estuviera completamente lleno de oscuridad.

— Una novata, huh.

Él murmuró silenciosamente después de revisar la etiqueta de identidad de la sacerdotisa.

Cuando colocó la antorcha en el suelo, su etiqueta de identidad se balanceó delante de su pecho.

En la oscuridad, la etiqueta reflejo una débil luz. Sin duda, era un destello plateado.

— Ah…

La sacerdotisa jadeó suavemente mientras inmediatamente entendió el significado de ese color.

Él estaba en tercer rango entre los diez rangos del Gremio de Aventureros.

Aparte del puñado de aventureros rango Plata quienes aparecían solo pocas veces en toda la historia y los aventureros rango Oro quienes eran importantes a nivel nacional, los de rango Plata eran aquellos que se decía eran los más habilidosos entre los aventureros que no estaban afiliados al gobierno.

—… Aventurero… de rango Plata…

Él era, sin duda alguna, un gran talento entre los aventureros, y era enteramente diferente de la sacerdotisa de rango porcelana.

«… Si esperan un poco, creo que otro aventurero llegará…»

Recordando las palabras de la recepcionista, la sacerdotisa dedujo que ella probablemente estaba hablando de él.

— Parece que puedes hablar.

— ¿Eh?

— Fuiste afortunada.

Encarando las brutales y despiadadas acciones del Goblin Slayer, la sacerdotisa ni siquiera pudo pronunciar una sola palabra.

— ¡¿Uwaa…?!

La lengüeta de la punta de la flecha desgarró la carne de la sacerdotisa, haciéndola jadear con dolor.

Después de forzosamente sacar la flecha, sangre fluyó de la herida, al igual que sus lágrimas, y cayó al suelo.

Aun así, Goblin Slayer toscamente tomó una pequeña botella de la bolsa atada a su cintura.

— Bebe esto.

La solución verde giró en la botella mientras dejaba salir una fosforescencia.

Brillo… esto es una poción de curación.

La sacerdotisa y su grupo querían obtenerla también. Pero a causa de la falta de tiempo y fondos, se rindieron en la idea.

La sacerdotisa oscilaba su mirada entre la pequeña botella y la maga. ¿Estaba bien para ella simplemente aceptar la pequeña botella?

— ¡S-sobre eso!

En cuanto eso ruido, las siguientes palabras que salieron de su boca salieron tan suavemente que parecía increíble.

— ¿P-puedo dársela a ella? Mi Milagro parece no poder curarla…

— ¿Dónde está herida y que lo causó?

— Uh. Sobre eso, creo que es su estómago, y fue apuñalada por una daga.

—… Daga.

Incluso cuando Goblin Slayer estaba revisando las heridas de la maga, sus acciones eran rudas y torpes.

En cuanto aplicó un poco de presión en el estómago de la maga con su dedo, ella inmediatamente empezó a vomitar sangre.

Sin mirar a la sacerdotisa, quien estaba mirando nerviosamente, el rápidamente revisó la herida de la maga y simplemente dijo:

— Ríndete.

— ¡…!

La pálida sacerdotisa contuvo su aliento mientras su mano que cargaba a la maga se apretaba.

— Mira.

Goblin Slayer sacó la daga que estaba atorada en la cota de malla entre el huego de la armadura y su propio hombro.

En la hoja, una negra, pegajosa y ominosa sustancia podía ser vista.

— Esto es veneno.

— ¿Ve… neno…?

— Ellos hacen esto al mezclar hierbas venenosas recogidas de la naturaleza con su propia orina, excremento y saliva.

[… Fuiste afortunada.]

Recordando las palabras dichas por Goblin Slayer, la sacerdotisa no pudo evitar jadear.

No había ningún veneno en la punta de la flecha, así que estaba a salvo ahora.

Si entre esos dos goblins, el que tenía la daga la hubiera atacado antes…

— Una vez que has sido envenenado con esto, te dejará con problemas respiratorios, parálisis total, fiebre, pérdida de conciencia y, finalmente, muerte.

Después de limpiar la daga en el cinto del goblin, él la ató a su cinturón y con su cara aun escondida en el casco, él dijo:

— Sus métodos aún son primitivos.

— E-entonces, siempre y cuando sea desintoxicada, ella…

— A pesar de que tengo el antídoto, es demasiado tarde. El veneno ya se ha esparcido por todo su cuerpo.

— Ah…

En ese momento, una tenue luz de conciencia apareció en los blancos ojos de la maga.

La espuma sangrienta de su boca se reventó. Con labios temblorosos, ella habló con una voz muy suave que casi no podía ser escuchada.

—… M… mata… me…

— Entendido.

Sin un momento de vacilación, Goblin Slayer recorrió el cuello de la maga con su espada.

Después de hacer un pequeño gruñido, el cuerpo de la maga se retorció violentamente, con sangre espumosa en su boca, y murió.

Sacando la espada, Goblin Slayer notó que la hoja se había desafilado con grasa y chasqueó su lengua.

— No la hagas sufrir más.

— ¡¿Cómo pudiste?! Quien sabe, ella podría hacer sido salvada…

La sacerdotisa abrazó el cadáver de la maga mientras lloraba con la cara pálida.

… Pero.

Ella no podía decir nada más. ¿Era verdad, no había manera de salvar a la maga?

Si de verdad era así, ¿era matar a la maga algo por su propio bien?

La sacerdotisa no tenía idea.

Después de todo, la sacerdotisa aún no había recibido el Milagro [Desintoxicación].

Incluso si hubiera querido que la maga tomara el antídoto, no era de ella para empezar y pertenecía al hombre delante de ella.

La sacerdotisa no tomó la poción ni se puso de pie. Todo lo que hizo fue temblar mientras se sentaba congelada en el lugar.

— Escucha. Pueden ser estúpidos, pero no son completamente idiotas.

El Goblin Slayer dijo toscamente.

— Al menos, saben sobre matar al mago del enemigo primero… Mira.

El apuntó a la calavera de rata y plumas de cuervo que estaban colgando en la pared.

— Este es un tótem de los goblins. En otras palabras hay un Goblin Chaman entre ellos.

— Goblin Chaman…

— ¿No sabes sobre esos?

La sacerdotisa asintió intranquilamente.

— Es como un Lanzador de Magia, pero mucho mejores que esta chica de aquí.

Esta era la primera vez que la sacerdotisa escuchaba sobre goblins que podían usar encantamientos.

Si sabían sobre eso, ¿podría haber prevenido la caída de su grupo entero?

… No.

La sacerdotisa negó eso en su corazón, como si se hubiera rendido hace mucho.

Incluso si escuchaban de un goblin capaz de castear encantamientos, ellos no lo hubieran tratado como un asunto serio.

Después de todo, hasta hace solo un momento, ella había creído que los goblins no eran más que monstruos fáciles de derrotar para que los aventureros novatos se entrenaran.

— ¿Habían algunos grandes?

Con eso, Goblin Slayer miro fijamente a la cara de la sacerdotisa en el suelo.

Esta vez… la sacerdotisa vio sus ojos ligeramente.

En el profundo, oscuro interior del sucio casco, sus fríos ojos brillaban como una máquina.

Bajo la intensa mirada del par de ojos en el casco, la sacerdotisa se revolvió incómodamente, pero entonces inmediatamente se sentó derecha.

Ella recordó de repente el calor y humedad que había formado debajo de su cuerpo.

Su grupo entero había sido diezmado justo en frente de ella, la única sobreviviente.

Este frío hecho se sentía como un sueño para la sacerdotisa.

Comparado a eso, el dolor en sus hombros y la vergüenza por mojarse ella misma se sentía más realista.

— H-había uno… creo… pero… solo me preocupe por escapar…

Mientras la sacerdotisa trataba de purgar a través de sus ambiguas memorias, ella sacudió su cabeza débilmente.

— Es un hobgoblin. Parece que tomaron un sobreviviente para reforzar sus fuerzas.

— ¿Es… un goblin grande?

— Algo como eso.

Después de revisar sus armas y equipo, Goblin Slayer se levantó.

— Continuaré a través de la cueva horizontal. Tengo que derrotarlos aquí.

La sacerdotisa levantó su cabeza para mirarlo.

Él ya no estaba mirando a la sacerdotisa, sino que estaba mirando a la tenebrosa oscuridad en frente de él.

— ¿Qué hay de ti? ¿Regresarás, o esperarás aquí?

La sacerdotisa apretó el agarre en su masa con sus débiles manos.

Aunque sus piernas estaban temblando, ella se puso de pie obstinadamente, lagrimas bajando por su cara.

— ¡V-voy… contigo!

No importa si era regresar o quedarse aquí sola, ello no podía aceptar ninguna. Seguirlo era su única opción.

Goblin Slayer asintió con su cabeza.

— Entonces bebe la poción.

Entre sus pesados respiros, la sacerdotisa bebió la amarga solución en la pequeña botella.

El dolor en su hombro lentamente desapareció.

La poción estaba hecha de una mezcla de más de 10 tipos de hierbas. Aunque no tenía el milagroso efecto de curar heridas, pero era suficiente para ser usada como un analgésico.

Ella instintivamente suspiró de alivio. Después de todo, era su primera vez tomando una poción.

— Terminé.

Viendo que la sacerdotisa había terminado de beber la poción, Goblin Slayer dio un paso hacia la tenebrosa oscuridad.

Caminando con pasos firmes, él siquiera se giró para mirar a la sacerdotisa.

Para permanecer cerca, la sacerdotisa se apresuró hacia él con pequeños pasos.

Antes de irse, la sacerdotisa se giró para mirar al cadáver de la maga.

Mordiendo su labio inferior, ella se inclinó profundamente hacia ella.

«Definitivamente regresaré por ti después.»

Parte 5

Por alguna razón desconocida, no encontraron ningún goblin mientras caminaban por el lado del túnel.

En su lugar, lo que los recibió eran indistinguibles trozos de carne humana esparcida por todas partes.

El rancio, repugnante olor de sangre y vísceras habían llenado la cueva.

—… Uuu, ugh, uaghhhh…

Al poner sus ojos sobre los restos del espadachín, la sacerdotisa no pudo mantenerlo y comenzó a vomitar en el suelo.

Era como si aquellas veces cuando bebía vino de uva y comía pan en el templo hubieran sucedido hace muchos años.

No, si ella fuera a pensar así, entonces eso implicaría que la vez que fue invitada por el espadachín para ir en una aventura fue hace mucho, mucho tiempo.

— Nuevo, huh.

Goblin Slayer ignoró la horrible vista en frente de él y meramente habló después de contar los cadáveres en frente de él.

— Basado en la escala de este nido, no deberían quedar más de la mitad de goblins.

Tomando la espada larga y corta del espadachín, las puso en su cinturón.

También revisó las armas de los goblins, pero no parecía encontrar nada satisfactorio.

La sacerdotisa limpió su boca y lo miró con ojos de reproche, pero él pareció no notarlo.

— ¿Cuántos?

— ¿Eh?

— Algunos novatos vinieron a subyugar goblins… eso es todo lo que escuché de la recepcionista.

— Ah, eso, cuatro personas…

En ese momento, la sacerdotisa casi gritó sonoramente e inmediatamente cubrió su boca con ambas manos.

— S-sobre eso, hay u-una persona más…

Como pudo haberlo olvidado.

La artista marcial quien se usó como cebo y sufrió una extrema humillación solo para salvarlas no estaba por ningún sitio.

— ¿Es una chica?

— Sí…

Goblin Slayer sostuvo su antorcha cerca del suelo y comenzó a examinarlo.

Había algunas huellas frescas, manchas de sangre, tierra y signos de algo siendo arrastrado.

— Parece que ella fue llevada a las partes más profundas de la cueva, aunque no es seguro que siga con vida.

Goblin Slayer miró a las pocas hebras de cabello largo forzosamente tirado alrededor de sus dedos mientras llegaba a esa conclusión.

— Entonces, tenemos que salvarla…

Aunque la sacerdotisa dijo esto, ella estaba desesperadamente dándose valor.

Aun así, Goblin Slayer nunca le respondió. Él encendió una nueva antorcha mientras tiraba la vieja en una bifurcación en el camino.

— Ellos pueden ver claramente incluso si está totalmente negro. Solo enciende una antorcha, no te rodees en oscuridad y pon atención a cualquier sonido.

La sacerdotisa obedeció mientras animaba sus oídos y escuchaba cuidadosamente.

En las partes más profundas de la cueva donde la luz no podía llegar, sonidos de pasos podían ser escuchados.

… ¡Goblins!

Ellos probablemente notaron la luz de la antorcha y vinieron a investigar.

Goblin Slayer sacó una daga de su cinturón y la lanzó a la oscuridad.

Al agudo sonido de algo siendo atravesado vino desde la oscuridad. Bajo la tenue luz de la antorcha, un goblin colapsó sobre su espalda.

Viendo eso, Goblin Slayer se lanzó hacia el frente y le dio una puñalada fatal a su corazón.

Con su garganta atravesada por la daga, el goblin no pudo hacer un sonido mientras moría.

Los rápidos movimientos de Goblin Slayer no podían ser seguidos por sus ojos.

— Diez.

Goblin Slayer meramente contó mientras la sacerdotisa miraba la oscuridad y preguntó cautelosamente:

—… ¿Puedes ver en la oscuridad?

— Difícilmente.

Goblin Slayer no se molestó en sacar la daga que fue embotada por la sangre y grasa del goblin.

Más bien, el sostuvo la espada larga del espadachín en su mano y chasqueó la lengua después de verla.

Entonces él recogió la pica del goblin que acababa de matar hace un momento.

La tosca pica que estaba hecha de huesos de animal parecía más una lanza pequeña para un humano.

— He practicado con sus gargantas como objetivo.

— ¿C-cuántas veces?

— Muchas.

— Muchas…

— Tienes muchas preguntas.

—…

La sacerdotisa bajó su cabeza avergonzadamente.

— ¿Cuáles son tus habilidades?

—… ¿Eh?

La sacerdotisa no le entendió mientras elevaba su cabeza.

Goblin Slayer miró directamente a la oscuridad en alerta mientras decía:

— Me refiero a tus Milagros.

—… Me fue conferido [Curación Menor] y [Luz Sagrada].

— ¿Cuántas veces al día?

— Un total de tres veces… Me quedan… dos.

Ella no estaba alardeando, pero para una sacerdotisa en su primera petición, ella era considerada ser bastante excelente.

Primero, el rezar a los Dioses y pedir que un milagro fuera conferido… esto era un talento en sí.

Segundo, el número de personas capaces de conectar sus almas con los Dioses muchas veces no eran muchas. Requería experiencia.

— Mejor de lo esperado.

Aun así, la sacerdotisa no pudo sentir una onza de [Ser alabada] desde las palabras de Goblin Slayer.

Su entonación se sentía obligada, fría y motivada pos sus metas.

— Entonces, guarda tus milagros para [Luz Sagrada]. [Curación Menor] no nos servirá aquí…

— E-entendido…

— Ese goblin era un explorador. Así que es esta cueva.

Goblin Slayer apuntó a la oscura, profunda parte de la cueva con la punta de la lanza.

— Pero el explorador nunca regresó, justo como los que mataron a tus compañeros. Porque ya fueron asesinados por mí.

—…

— ¿Qué harías?

— ¿Eh?

— Si fueras un goblin, ¿qué harías?

Esta pregunta le llegó tan de repente que la sacerdotisa sostuvo su barbilla con sus delgados brazos y pensó fuertemente.

«Si yo fuera un goblin, ¿qué haría?»

—… Haría… una emboscada.

— Correcto.

Goblin Slayer simplemente dijo:

— Los derrotaremos en su propio juego. Prepárate mentalmente.

La sacerdotisa asintió con cara pálida.

Goblin Slayer sacó una bobina de cuerda y estacas de madera y comenzó a alinearlas a sus pies.

— Esto es como una maldición.

Goblin Slayer dijo mientras miraba las cosas en sus manos.

— Recuerda, están puestas en la entrada del camino bifurcado. No lo olvides, de lo contrario morirás.

— S-sí.

La sacerdotisa sostuvo su maza fuertemente con ambas manos.

Ella repetidamente seguía murmurando: La entrada del camino bifurcado, La entrada del camino bifurcado.

Ahora, el único en quien podía confiar era este hombre, uno que vino de un origen desconocido y se llamó a sí mismo Goblin Slayer.

Si este hombre se hubiera rendido, entonces ella, la artista marcial y las chicas de la aldea estarían muertas.

En ese momento, Goblin Slayer terminó de preparar la trampa.

— Vamos.

La sacerdotisa se apresuró para alcanzarlo mientras cruzaba sobre la cuerda y dio un paso hacia la cueva.

Este túnel lateral era robusto, al contrario del que fue excavado para ataques sorpresa.

Aparte de los terrones de tierra que caerían del techo que estaba cubierto de raíces, ellos no tenían que temer que el túnel colapsara sobre ellos.

Aun así, el terreno que estaba inclinado hacia abajo se aplanaba entre más avanzaran, la sacerdotisa se ponía más ansiosa.

Esto ya no era territorio humano.

Los cuatro debieron haber puesto atención a esto antes.

Pero ahora, era demasiado tarde.

… Los goblins eran cosas vivientes que vivían bajo tierra…

Pensando sobre eso, en verdad era cierto. Incluso si estaban lejos en similitud con los Enanos.

¿Solo porque tienen cuerpos pequeños, no los tomamos seriamente?

… Incluso si lo lamentaba ahora, era demasiado tarde……

Bajo la débil luz de la antorcha, ella camino con pasos cuidadosos mientras miraba la espalda del hombre.

Ni una onza de confusión ni miedo podía ser visto en sus acciones.

Podía ser que él ya sabía lo que esperaba en frente de él…

— Ya casi llegamos.

De repente, Goblin Slayer se detuvo, causando que la sacerdotisa casi tropezara.

Antes de que él pudiera girar su cuerpo casi robótico, ella apresuradamente recuperó su balance.

— Casi tiempo de usar [Luz Sagrada].

— S-sí. Puedo empezar la oración, en cualquier momento.

Después de tomar un respiro profundo, la sacerdotisa exhaló y sostuvo su maza fuertemente.

Al mismo tiempo, Goblin Slayer sostuvo la antorcha y lanza corta en sus manos apretadamente.

— Vamos.

O Madre Tierra, abundante en piedad. ¡Por favor concede tu luz sagrada, a nosotros que estamos perdidos en la oscuridad!

Goblin Slayer inmediatamente se apresuró con fuerza mientras la sacerdotisa apuntaba su maza hacia la oscuridad.

La punta de la maza brilló intensamente mientras los alrededores se volvieron brillantes como el día. Este era uno de los milagros de la Madre Tierra.

Parecía que los goblins había usado la cueva más grande como su salón principal.

Las posiciones de todos los goblins con sus enmarañadas, feas caras que estaban en espera en el gran salón fueron expuestas.

— ¿GAUI?

— ¡¿GORRR?!

Había seis goblins pequeños, un enorme goblin imponente, y uno que estaba sentado sobre una silla con una calavera sobre su cabeza.

A causa de la repentina erupción de brillante luz, los goblins que fueron cegados por ella cerraron sus ojos mientras gritaban en confusión.

En medio del salón, también había figuras femeninas acostadas en el suelo como marionetas con sus cuerdas cortadas. No hay necesidad de decirlo, deben haber pasado a través de muchos tratamientos crueles.

— 6 goblins, 1 hobgoblin, y 1 goblin chamán. Quedan 8.

La voz de Goblin Slayer que nunca tembló fue escuchada mientras simplemente contaba la cantidad restante de enemigos.

Por supuesto, los goblins no solo cerrarían sus ojos y obedientemente esperarían sus muertes.

— OGAGO...GAROA...

El goblin chamán quien estaba sentado sobre el alto trono alzó el bastón en su mano y comenzó a cantar algún tipo de conjuro desconocido.

— ¡¿GUAI?!

Pero en ese momento, la lanza corta en la mano de Goblin Slayer ya estaba volando hacia él.

El goblin chamán cuyo cuerpo fue atravesado por la lanza hizo su grito final y se derrumbó de su trono.

Después de que presenciaran la horrible condición de su líder, los goblins estaban sorprendidos y no pudieron reaccionar. Goblin Slayer no perdió esta oportunidad.

Goblin Slayer sacó la espada larga que había pertenecido al espadachín desde su cinturón. Un afilado, perforante sonido pudo ser escuchado cuando la hoja raspaba contra la vaina.

— Okay, retírate.

— ¿Eh? ¡Ah, sí!

Después de que él dijo eso, Goblin Slayer se giró y siguió corriendo.

Aunque estaba sorprendida por lo ágil que Goblin Slayer era, ella aun así se giró y lo siguió sin entender siquiera qué estaba pasando.

Detrás de ellos estaban los goblins que se estaban reuniendo después de ser momentáneamente sorprendidos por la luz.

Goblin Slayer ignoró a la sacerdotisa que estaba corriendo con todas sus fuerzas detrás de él, solo para seguir aumentando la distancia entre ellos.

Esto podía ser a causa de la diferencia de vanguardia y retaguardia, o podía ser a causa de la diferencia en la cantidad de experiencia y entrenamiento corporal entre los dos.

Pero, aunque él estaba envuelto en una armadura de cuerpo completo y cota de malla, con su visión cubierta por su casco también, aun así lograba moverse con tal nivel de agilidad.

Cuando la sacerdotisa lo vio saltar fuera de la entrada del túnel lateral, ella de repente recordó algo.

— ¡Eh, ah!

Entonces ella saltó sobre la trampa con mucho esfuerzo. En ese momento, Goblin Slayer ya estaba de pie pegaba su cuerpo cerca a la pared.

La sacerdotisa apresuradamente siguió sus acciones y se pegó al otro lado.

— ¡¡GUIII!!

— ¡¡GYAA!!

Sonidos de maldiciones y pasos se acercaron, significando que los goblins estaban caminando la pendiente.

Dando un vistazo, la sacerdotisa vio que el que los dirigía era un goblin grande – era el hobgoblin.

— De nuevo… ¡Encanto!

Goblin Slayer emitió una orden a la sacerdotisa.

La sacerdotisa asintió, apunto su maza que estaba impresa con la marca sagrada al lado del túnel, y empezó el canto sin un momento de vacilación.

O Madre Tierra, abundante en piedad. ¡Por favor concede tu luz sagrada, a nosotros que estamos perdidos en la oscuridad!

La Luz Sagrada de la Madre Tierra, quien estaba llena de piedad, de nuevo cauterizó los ojos del hobgoblin sin piedad.

— ¡¿GAUU?!

El goblin que estaba momentáneamente cegado no notó la cuerda a sus pies. Entonces se tropezó y cayó al suelo…

— Once.

Goblin Slayer inmediatamente se apresuró, atravesó su espada en su medula oblonga, y giró la hoja.

El hobgoblin gritó unas cuantas silabas que eran incomprensibles antes de retorcerse hasta su muerte.

— ¡L-los otros se acercan!

Sus milagros habían sido usados. Veces continuas de conducir oraciones con su alma ahora la habían dejado con una pálida, blanca cara.

— Lo sé.

Goblin Slayer rápidamente sacó una pequeña botella de su bolsa y la arrojó al cadáver del hobgoblin.

Al romperse al contacto, la negro, pegajosa y como lodo sustancia dentro de la botella se esparció por todas partes.

La sacerdotisa no había visto esa sustancia antes, ni tampoco había olido un olor tan repugnante en toda su vida. Lo que supuso era que eso era algún tipo de veneno desconocido.

— Adiós.

Goblin Slayer pateó al gigantesco y sucio hobgoblin al lado del túnel.

Los goblins que venían desde atrás vieron un gigantesco bloque de carne volando hacia ellos e inmediatamente lo atacaron con las armas en sus manos.

Sucedió en un instante. Así, cuando los goblins se dieron cuenta de que este gigantesco bloque de carne era su supuesto guardaespaldas, naturalmente cayeron en caos.

Justo cuando sacaron sus armas que habían sido apuñaladas dentro del hobgoblin con mucho esfuerzo y estaban ahora tratando de limpiar la sustancia pegada a ellas…

— Doce, trece.

… Era muy tarde.

Goblin Slayer arrojó la antorcha en su mano hacia ellos.

Con un sonido de bang, los goblins y el hobgoblin fueron engullidos en llamas.

Agudos gritos podían ser escuchados mientras los goblins en llamas luchaban y caían más profundo de regreso al túnel

— ¿Q-qué fue eso…?

— Petróleo. Algunos lo llaman aceite de Medea, otros lo llaman gasolina.

Lo compré de un alquimista… él murmuro sin mucha preocupación.

— Un objeto terriblemente caro para un efecto tan simple.

— ¡Ah! Todavía están las chicas raptadas d-dentro…

— Dos o tres cuerpos de goblins no causarán un gran incendio. Siempre que sigan vivos, no morirán.

Aparentemente los goblins no han sido exterminados… cuando la sacerdotisa escuchó lo que él dijo, ella ansiosamente mordió su labio inferior.

—… Entonces, ¿vamos, a volver, a entrar?

— No. Cuando ya no puedan respirar, saldrán por su cuenta.

La espada de Goblin Slayer aún estaba pegada en el cuerpo del hobgoblin. Él la arrojó, simplemente así.

Probablemente no planeaba usar esa espada que estaba cubierta con resbalosa materia cerebral para luchar.

Goblin Slayer recogió el hacha de piedra tirada por el hobgoblin y la sostuvo en sus manos.

Era solo un arma hecha al atar una piedra a un palo. En cada aspecto, esta arma no era nada más que una tosca.

Y porque no era nada más que un arma tosca, él reviso su condición. Parecía que podía usarla con una mano.

Entonces, Goblin Slayer buscó en la bolsa en su cadera y sacó una nueva antorcha.

La sacerdotisa volvió a sus sentidos y sacó unos pedernales. Aun así, él siquiera la miró.

— Ellos nunca parecen pensar que alguien podría ponerles una emboscada.

—…

— Relájate.

Goblin Slayer hábilmente usó la mano sosteniendo la antorcha para golpear el pedernal mientras decía:

— Todo va a terminar pronto.

Fue justo como dijo.

Él mató a todos los goblins que se escurrían fuera del humo sin siquiera retroceder.

El primero tuvo su cráneo aplastado después de tropezar con la cuerda.

El segundo y tercero fueron golpeados por el hacha de piedra después de saltar sobre la cuerda.

El cuarto tuvo su cabeza aplastada por el hacha de piedra. El hacha se había pegado en la cabeza del goblin, así que Goblin Slayer recogió el garrote de madera que había tirado.

— Diecisiete. Vamos dentro.

— ¡S-sí!

Mientras Goblin Slayer avanzó hacia el grueso humo, la sacerdotisa luchaba para seguirle.

El salón era un gran desastre. Los cadáveres quemados del hobgoblin y otros dos goblins yacían en el suelo con sus caras ya no distinguibles. En cuanto al goblin chamán, yacía estropeado en el suelo con la lanza atravesada a través de su pecho.

En cuando a las chicas, estaban en el suelo con sus sucios cuerpos.

Justo como Goblin Slayer dijo, el humo nunca hirió a las chicas porque flotaba sin causar daños sobre ellas.

Aun así, incluso aunque no estaban muertas, no estaban bendecidas.

Cuando ella vio a la artista marcial, la sacerdotisa inmediatamente entendió esto.

— Ugh, ueeeeee…

A causa de su estómago vacío, todo lo que vomitó fueron sus jugos gástricos.

Su garganta se sentía increíblemente incomoda como si estuviera quemada. Con eso, lágrimas salieron de sus ojos de nuevo.

— Siguiente…

Goblin Slayer la ignoró mientras entraba y extinguía las pequeñas llamas en el suelo.

Él entonces se acercó al goblin chamán cuyo cuerpo había sido atravesado por la lanza y ahora yacía con su cara en el suelo.

El goblin chamán nunca se movió, y tenía una expresión en su cara como si estuviera sorprendido por su muerte.

En sus ojos como bolas se reflejaba Goblin Slayer quien estaba mirando su cara.

— Eso pensé.

Cuando dijo eso, el alzó el garrote en sus manos.

— ¡¿GUI?!

El goblin chamán quería saltar inmediatamente, pero tuvo su cabeza aplastada en el siguiente segundo. Esta vez, realmente estaba muerto.

Goblin Slayer balanceó el garrote alrededor para sacudir la materia cerebral antes de decir suavemente:

— Dieciocho. Los de alto rango siempre son los más testarudos.

Goblin Slayer entonces torpemente pateó el ahora inútil trono.

Viendo como el trono estaba hecho de huesos humanos, la sacerdotisa de nuevo vomitó.

— Un truco típico… mira.

— Uh, ¿eh?

Frotando sus ojos y limpiando su boca, ella alzó su cabeza.

Detrás del trono había una tabla de madera medio podrida que era substituta de una puerta.

Este era una despensa secreta… no, ¿realmente era solo una despensa secreta?

La sacerdotisa escuchó chirridos detrás de la tabla de madera y sostuvo su maza fuertemente.

— Fuiste afortunado.

En cuanto Goblin Slayer abrió la puerta, agudos gritos podían ser escuchados.

— Estas criaturas se multiplican muy rápido. Dentro de poco, habría 50 de ellos, y hubieran atacado en masa.

Imaginando esa escena, también el futuro que ella probablemente hubiera enfrentado, ella no pudo evitar temblar.

Quien sabe, ella pudo haber estado rodeada por 10 o más goblins, y volverse la madre de sus jóvenes.

Mirando fijamente al goblin que había encogido su tembloroso cuerpo, Goblin Slayer alzó el garrote en sus manos.

—… ¿Matarás, a los niños también?

Tal vez, no había necesidad de preguntar en absoluto.

Dándose cuente de que tan frio era el tono de su voz, la sacerdotisa se estremeció.

En cara a la realidad, podía su corazón… sus propias emociones, se habían entumecido.

Ella había esperado eso. Al menos, ahora, eso era lo que ella esperaba.

— Por supuesto.

Goblin Slayer solo asintió ligeramente.

Este hombre, debe haber enfrentado este tipo de situaciones incontables veces.

La sacerdotisa ahora entendía – por qué se llamaba a sí mismo [Goblin Slayer].

— Nunca olvidarán su venganza por el resto de sus vidas. Sin mencionar, los sobrevivientes del nido aprenden, y se vuelven más inteligentes.

Goblin Slayer alzó el garrote en sus manos casualmente. La materia cerebral del goblin chamán estaba chorreando del garrote gota a gota.

— No hay razón para dejarlos con vida.

—… ¿Realmente, no existe un goblin bueno?

— Un goblin bueno.

Goblin Slayer murmuró con sorpresa, e inmediatamente sonrió fríamente con un hmph.

— Podría haber, si buscamos. Pero creo…

—…

— Goblins buenos son lo que nunca deberían aparecer en frente de un humano.

Goblin Slayer dijo eso.

— Veintidós.

Parte 6

Había una historia común viajando alrededor.

Una aldea fue atacada por goblins, algunas damiselas fueron secuestradas.

La primera misión de algunos aventureros novatos era subyugar a los goblins.

Aun así, ellos fueron arrinconados por los goblins, sin que ninguno regresara con vida.

En el nido de los goblins, un aventurero rescató a todas las chicas.

Las chicas rescatadas caerían en desesperación por ser manchadas por los goblins, y entrarían al templo para servir a los dioses.

Las que habían perdido a sus miembros de grupo estarían en perdida, nunca dejando sus hogares de nuevo.

Todos estos, eran eventos comunes en este mundo.

La sacerdotisa no podía entender.

¿Estos eventos destructores de vidas suceden todo el tiempo?

Si realmente lo hacen, y si ella misma fuera a enfrentar tal realidad un día, ¿aun mantendría su fe en la Madre Tierra?

Al final, ella solo entendía dos cosas.

Una era que, ella aún era una aventurera.

La otra era:

Goblin Slayer realmente mataría a todos los goblins.

Aun así, eso no era más que uno de los eventos que sucedían a menudo de todas formas…

NOTAS:

[1] NT: Originalmente言葉持つ者. La traducción directa seria ‘Usuarios de Palabras’ o incluso ‘Usuarios del Lenguaje’, así que iré con ‘Iluminados’ aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s