Capítulo 8: Asesinando Goblins

La responsabilidad de proporcionar un escolta para la prisionera elfa prisionera cayó en el  sacerdote lagarto.

Sacó de su bolsa varios colmillos pequeños  y los esparció por el suelo.

Oh cuernos y garras de nuestro padre, Iguanodón[1] él  entonó “Que tus extremidades, sean piernas para caminar sobre la tierra.”

Cuando él recitó esto, los colmillos en el suelo comenzaron a aumentar de tamaño.

Un momento después, se había formado un esqueleto de lagarto, que inclinó su cabeza al sacerdote lagarto y se arrodilló.

“Este es el Guerrero Colmillos de Dragón, un milagro que he recibido de mis ancestros”,
explicó.

“¿Puede luchar?” Preguntó Goblin Slayer.

“Es bastante capaz, podría tratar con uno o dos goblins si se presenta la necesidad.”

El sacerdote lagarto escribió una carta explicando la situación y se la dio al guerrero
Colmillos de Dragón, después que la criatura levantara a la elfa sobre su hombro.

Entre esto y sanación menor, el grupo ya había utilizado dos de sus milagros. Aunque nadie se opuso.

“¿Qué demonios…está pasando aquí? La elfa arquera gimió, agazapada en la suciedad.

La sacerdotisa le dio unas palmaditas a la espalda.

Extrañamente, aunque todavía estaban en la habitación llena de inmundicia, no notaron el olor.

Supongo que debemos conseguirlo utilizándolo a él.

La sacerdotisa le dio una sonrisa triste.

Los brazos y las piernas le temblaban sólo un poco.

El enano tirando de su áspera barba. Se sentía mal, se había ido a parar en la puerta de la habitación. El Guerrero Colmillos de Dragón, se marchó con su carga puesta encima de él.

Goblin Slayer rebuscó por el desorden, empujando la suciedad, echándola a un lado, hasta que por fin sacó algo de la basura.

Era una mochila de lona, claramente pertenecía a un aventurero. Los goblins en el interior  la desecharon. Tal vez se habían aburrido. Estaba terriblemente sucia. Goblin Slayer,
comenzó a hurgar en la mochila.

“Ah, sabía que tenía que estar aquí.”  Sacó un trozo de papel amarillo del bolso.

“¿Qué es eso?” Preguntó la sacerdotisa suavemente, mientras le daba palmaditas a la elfa en la espalda.

“Debe haber pertenecido a esa prisionera,” dijo Goblin Slayer, mirando tranquilamente el papel, no, eran hojas secas.

Con su dedo él trazó las líneas que habían sido dibujadas en él, luego asintió con la cabeza como si hubiera encontrado lo que buscaba.

“Es un mapa de estas ruinas.”

“Esa prisionera debe haberlo estado usando para investigar…”

Había una gran posibilidad de que, desgraciadamente, ella no hubiera sabido que las ruinas se habían convertido en un nido de goblins. Venir hasta unas ruinas abandonadas fue su aventura, el destino que había sufrido era ciertamente el resultado de la mala fortuna.

“Que hubiéramos venido a tiempo para salvarla fue pura suerte.” Como sacerdotisa, odiaba admitirlo.

“El camino de la izquierda conduce a una galería,” dijo Goblin Slayer, estudiando el mapa atentamente. Puedo garantizar que ahí está la horda, es el único lugar lo suficientemente grande como para albergarlos a todos.

“Dobló el mapa y lo puso en su bolso.” “Al parecer el pasillo izquierdo era la opción
correcta.”

“Bah”.  El enano resopló ofendido.

Goblin Slayer también tenía unas cuantas botellas de ungüento y otros objetos pequeños de la mochila.

Y luego, él le arrojó la bolsa a la elfa.

Ella estaba desconcertada.

“Tómala.”

La elfa tomó la mochila, miró hacia arriba. Las esquinas de sus ojos estaban rojos e
hinchados de haber llorado, se veía muy incómoda.

“Vamos.”

“Ahora Agárrate; señor Goblin Slayer no debería hablarle así.”

“Tienes razón.” La elfa interrumpió la protesta indignada de la sacerdotisa.

“… Tenemos que darnos prisa.”

“Es correcto”, dijo Goblin Slayer tranquilamente. “Tenemos que matar goblins.” Caminaba con su habitual paso audaz y violento. Pasó por la puerta derrumbada y se fue, dejando la habitación llena de basura.

No miró atrás.

“¡E-espera!”

La elfa se apresuró a seguirlo, mientras que la sacerdotisa los siguió en silencio.

Los restantes dos aventureros se vieron el uno al otro.

“… Santo dios,” el enano suspiró, y torció su barba.

“Es realmente trabajador. Me pregunto si es incluso humano.”

“He oído también a Eotyrannus, el Tirano del Alba. Parece que las historias no son del todo falsas.”

El lagarto lanzó una amplia mirada.

“Tal vez tienes que estar un poco loco para ser bueno en este trabajo.”

“Sea como sea, debemos irnos. Yo, por mi parte, no puedo perdonar a esas criaturas.”

Ni yo, escamoso. Los goblins son viejos enemigos de los enanos. “El Enano y el Sacerdote Lagarto se miraron el uno al otro, y luego fueron tras Goblin Slayer.

El camino hacia la izquierda se retorcía como un laberinto. Era algo natural para una
fortaleza. Si no conocieran la situación de la tierra, nunca lo descubrirían.

Pero tenían el mapa dejado por la elfa y dos personas vigilando cuidadosamente las
trampas. Ellos encontraron varias patrullas de duendes en su camino a través de la fortaleza, pero no fue nada inesperado. La elfa disparó sus flechas con su arco corto, y si esto no
podía detenerlos, Goblin Slayer saltaría y los acabaría. Al final, ni un solo goblin
sobrevivió a su encuentro con el grupo.

La sacerdotisa miraba discretamente al rostro de la elfa, tensa como la cuerda de un arco.

Ella había visto a la elfa realizar disparos casi milagrosos en la entrada a las ruinas. La idea de que sus flechas nunca pueden fallar sus objetivos era casi una verdad absoluta…

Goblin Slayer, sin embargo, no parecía preocupado. Caminó por delante con el mismo paso tranquilo de siempre.

Finalmente, alcanzó el último lugar para tomar un descanso antes de llegar a la galería.

“¿Cuánta magia nos queda?” preguntó Goblin Slayer en voz baja. Se quedó cerca de la
pared, cambiando su propia arma.

La elfa estaba agachada en la esquina y la sacerdotisa estaba de pie cerca de ella, con una mano en su hombro.

“Um, he utilizado curación menor una vez ya, así que… Aún me quedan dos milagros.”

“He llamado a un guerrero Colmillos de Dragón,” dijo el lagarto. “, También puedo utilizar hasta tres milagros, pero…” Su cola se movía hacia adelante y hacia atrás, llegó a su bolsa y sacó un puñado de dientes.

“El milagro del Guerrero Colmillos de Dragón requiere un componente material. Tal vez lo puedo realizar sólo una vez más.”

“Entiendo”. Goblin Slayer asintió con la cabeza. Su mirada cayó sobre el enano.

“¿Y usted?”

“Bueno, vamos a ver…” El enano comenzó a contar con los dedos pequeños, murmurando “uno, dos…” bajo su respiración.

“Depende del hechizo”, concluyó, “pero digo cuatro veces, tal vez cinco. Bueno, cuatro. No te preocupes.”

“Ya veo”.

El número de veces que un lanzador de hechizos podía usar sus magias aumentaba con su rango, pero no dramáticamente. El poder real de los lanzadores de hechizos estaba en la variedad y dificultad de los hechizos que podían lanzar. Si uno era un aventurero
clasificado en Platino e incluso entonces, incluso con un ítem, el número de veces que
podían lanzar magia por día era limitado.

Significaba que cada hechizo era preciado.

“Um, ¿quieres algo de beber?”

“Gracias.” La elfa tomó lo que sacerdotisa le ofrecía y se lo puso a los labios.

Había estado casi en silencio hasta este punto. La elfa siempre había recibido las
preocupaciones de la sacerdotisa con la más débil sonrisa y un movimiento de cabeza.

“¿Quién podría culparla?” Pensó en la sacerdotisa.

Después de ver lo que pasó con la otra elfa…

La sacerdotisa a veces soñaba con lo que había pasado a sus ex compañeros.

En ese momento, ella y Goblin Slayer habían tomado una búsqueda tras otra casi sin pausa. Mirando hacia atrás, se alegró de no haber tenido tiempo de detenerse y pensar.

“No llenen su estómago, disminuirá el flujo de sangre,” dijo Goblin Slayer con calma.        “No podrán reaccionar rápidamente.”

Él no lo estaba diciendo para el beneficio de la elfa. Fue sólo en sentido práctico. Para que todos se concienticen.

La sacerdotisa estaba aturdida, como si estuviera inconscientemente como la elfa.

¡Señor, Goblin Slayer!”, dijo. “¿No puede ser… un poco más…?”

“No quiero engañar a nadie”, dijo con un movimiento lento de cabeza. “Si son capaces de unirse a mí, vienen. Si no, regresarán a la salida. Es así de simple.”

“… No seas ridículo,” dijo la elfa, limpiando las gotas de agua de su boca.

“Soy una ranger. Orcbolg… usted, incluso usted, no podría manejar exploración, buscar trampas y luchar solo.”

“Quien puede, debe hacer lo que es capaz de hacer.”

“Estoy diciendo que no tenemos la fuerza. Sólo somos cinco”.

“Los números no son el problema. Sería mucho dejar a los goblins en este lugar.

“¡Oh, por el amor de los dioses! La elfa se rasgó el pelo. Sus orejas apuntaban hacia atrás.

“¿Que está sucediendo aquí? Ya ni siquiera sé… ”

“… ¿Volverás entonces?”

“¿Cómo podría? ¡¿Después de ver lo que hicieron a ella?! Y mi casa… Mi casa no está lejos de aquí…”

“Ya veo” fue su única respuesta a la elfa agitada.

“En ese caso, vamos”. Con eso, él ya estaba de pie, anunciando el fin de su breve descanso.

Goblin Slayer siguió adelante sin otra palabra. La elfa miró las dagas en su espalda,
rechinando sus dientes.

“Cálmate, orejas largas. Estamos en territorio enemigo, no es el lugar para comenzar una pelea.”

Hubo una pausa. “Tienes razón”, dijo la elfa.

El enano le dio unas palmaditas suavemente en la espalda. Las Orejas largas de la elfa
cayeron.

“Lo siento. Odio estar de acuerdo con un enano. Incluso cuando está en lo cierto.”

“Ah, ¡allí está la orejas largas que conozco!”

Con el arco corto en la mano, la elfa salió. La sacerdotisa dio al enano una pequeña sonrisa mientras pasaba. El enano preparó sus cosas. Y el sacerdote lagarto una vez más agito su cola.

“No puedes ser demasiado cuidadoso”, dijo el enano.

“De hecho. Debería hacer los preparativos para orar.” El lagarto juntó sus palmas en un extraño gesto.

 

 

Siguiendo el mapa, el grupo pronto encontró la galería.

La elfa en el frente, se levantó de puntillas como un gato al acecho. Gesto que los demás procedieron a imitar.

Por lo tanto, ella fue la primera en entrar a la gran sala.

Así como el mapa demostraba, la Galería estaba rodeada por gradas. El techo tenía que ser tan alto como el nivel del suelo. Los elfos vivieron durante miles de años, y difícilmente habría un habitante del bosque tan viejo como esta habitación

A pesar de su edad, los blancos muros de piedra todavía llevaban ilustraciones llamativas de las batallas de la edad de los dioses. Los hermosos dioses luchando con los terribles
demonios, espadas destellantes y relámpagos, hasta que finalmente llegaron.

Era una representación de la creación del mundo. Si este lugar hubiera sido una fortaleza, ¿qué deben haber sentido los soldados aquí al ver esto? Si las circunstancias hubieran sido diferentes, la elfa habría soltado un suspiro de sorpresa.

Pero las circunstancias no fueron diferentes, y mantuvo su boca cerrada.

Ella se inclinó sobre la barandilla y miraba hacia la galería. Por encima de un muro, pudo ver goblins.

Y no uno o dos. Tampoco diez o veinte.

Una gran cantidad. Cinco aventureros no podrían haber contado la cantidad ni usando todos sus dedos.

La elfa tragó saliva. La furia que ardía en su pecho repentinamente se volvió fría.

Esa prisionera podría haber sido el juguete de cada goblin en esta habitación. La elfa
repentinamente registró lo que podría sucederle con el menor desliz.

Se mordió el labio para evitar que sus dientes estuvieran chasqueando.

“¿Cómo se ve?”

La elfa casi saltó de sorpresa. Sus oídos volaron hacia atrás.

¿Cómo llegó Goblin Slayer a su lado sin que ella se diera cuenta?

En parte, la elfa se había centrado en otras cosas. Pero Goblin Slayer se movía ahora con una delicadeza que jamás habría podido adivinar por su habitual y violenta forma de andar. No emitió ningún sonido.

Él no estaba sosteniendo una antorcha, quizás por la preocupación de que pudiera ser visto.

“N-no me asustes así…”

“No quise hacerlo.”

La elfa miró con furia el casco de acero. Se secó el sudor que había aparecido en su frente.

De todos modos, mira por ti mismo. Hay muchos.

“No será un problema”, dijo tranquilamente Goblin Slayer.

Hizo un gesto a los otros miembros del grupo para que se unieran a ellos, luego explicó rápidamente su plan.

Nadie discutió.

 

El primero en notar algo inusual fue un goblin que se había arrastrado fuera de la cama. Ya era casi la hora de cambiar de guardia, pero la última patrulla no había vuelto todavía.

Bueno, tal vez iba a atormentar a esa elfa un poco más. Cierto, no era tan divertido ahora que sus gritos estaban cada vez más débiles. Esperanzadamente pensó que pronto cogerían otro.

Sin saberlo, una oportunidad para hacer precisamente eso estaba llegando.

El goblin dio un largo estiramiento, aflojando su delgada armadura y dejando caer su
vientre abultado. Justo cuando visión se convirtió en un bostezo, vio algo extraño en la
galería.

Un enano.

Un enano bebiendo el contenido de un frasco rojo.

¿GUI?

En ese momento, el enano miró al duende desconcertado y escupió lo que tenía en la boca. El escupitajo se convirtió en una niebla.

El goblin estornudó. ¡Se trataba de licor! ¡Ese enano había escupido alcohol encima de él!

“Bebe profundo, canta en voz alta, ¡deja que los espíritus te lleven! Canta en voz alta,
anda a paso rápido, y que cuando duermas la puedas ver, que haya una jarra de vino de fuego esperando en tus sueños para saludarte. ¡Estupor[2]!”

Y entonces, una vez más, el enano dejó que unas gotas de su bebida gotearan sobre el monstruo aturdido.

El goblin estaba completamente perplejo por todo esto, pero sabía lo suficiente para alertar a sus compañeros. Él abrió su boca y…… no hizo un sonido.

Su lengua se movió y exhaló, pero su voz no salió.

Ahora, ¿por qué crees que fue?

Mirando de cerca, el goblin pudo ver una hermosa chica humana junto al enano, haciendo un conjuro propio.

“Madre tierra, que rebosas de piedad, danos la paz para aceptar todas las cosas…
¡Silencio!”

El goblin parecía no entender las palabras que salían de la chica. Los engranajes oxidados en su cabecita trabajaron tan rápido como podían, pero de alguna manera se sentía mareado y algo… agradable.

La última patrulla no había vuelto todavía. ¿Por qué no descansar un poco hasta que lo
hicieran?

Dio un gran bostezo y volvió a la cama.

Y luego murió.

Nunca supo que había sido víctima del silencio y el estupor. Goblin Slayer cortó su
garganta con un puñal antes de que él tuviera la oportunidad de averiguarlo. El goblin abrió los ojos, su sangre burbujea arriba de la herida, pero Goblin Slayer presionó desde la
empuñadura de la daga y lo mató.

La elfa y el sacerdote lagarto descendieron sin hacer ningún ruido y sus armas trabajaron desgarrando todo en la galería.

Tuvieron que moverse rápidamente para terminar el trabajo mientras que los hechizos
lanzados por la sacerdotisa y el enano estuvieran activos.

Tenían que ser tranquilos y despiadados. Cortar la garganta de un goblin dormido,
aplastarlo hasta que deje de moverse, y luego pasar a la siguiente. No fue una batalla. Era sólo trabajo.

Pero no era un trabajo fácil. La elfa hizo un sonido de fatiga. Mientras cortaba su tercera o cuarta garganta de goblin, ya no podía ocultar el precio que le estaba cobrando.

Con sudor en la frente. La hoja de su cuchillo de piedra estaba manchada de grasa que no se desprendía por mucho que lo limpiara.

Ella miró alrededor, tratando de ver lo que hacían sus compañeros. El lagarto portaba una espada hecha del colmillo pulido de alguna bestia. La hoja blanca ya estaba teñida de rojo, pero el borde no parecía haberse desafilado. Verdaderamente debe haber sido forjada por algún poder milagroso.

Goblin Slayer, por supuesto, se movía fácilmente de una garganta a la siguiente.

¿Está usando un arma especial? La elfa observaba sus manos con la claridad de una visión que sólo poseía un cazador élfico. Mientras mataba otro goblin, le cortó los dedos para
liberar la daga de su mano y cambió su cuchilla embotada por una nueva.

“Ya veo, está tomando sus armas.”

La elfa deslizó su daga en la vaina y lo copió.

Ponen a dormir a más de los monstruos para matarlos. Cada uno murió sin saber que él no era el primero y no sería el último.

Y en medio de la matanza, su ira iba descendiendo.

No era que ella hubiera olvidado el cuerpo maltratado de la otra elfa. Era imposible. Y sin embargo…

“….”

En su corazón, había una nueva frialdad mecánica y extraña.

Ella inhaló inconscientemente. Sus ojos empezaron a enfocarse… en la dirección de aquel hombre, en su armadura barata, que aún era indiferente ante las gargantas de los goblins. Mientras hacía su trabajo, él tomó un momento extra con cada cuerpo, para asegurarse que estuviera muerto.

¿Cómo puede hacer esto solo? … Bueno, creo que él siempre trabajó solo antes.

¿Qué iba a hacer con este hombre? La elfa no lo sabía, pero mientras ella se hacía esta
pregunta, sus manos estaban alzando el cuchillo de los dedos de un goblin.

Terminaron de matar cada goblin en la galería en poco menos de treinta minutos.

La fina piedra blanca, los cautivantes dibujos en las paredes, ahora estaba casi
completamente empapada de sangre de goblin.

Cuando llamaban un mar de sangre al campo de batalla, no estaban bromeando pensó.

Al fin, el enano y la Sacerdotisa salieron sin aliento de la galería. Goblin Slayer miró a los aventureros reunidos, y luego apuntó más profundo con su espada. Estaba cubierto de
sangre de la cabeza a los pies, pero… para la elfa, no hacía mucha diferencia. El mapa dejó claro que había otra habitación más adentro.

Buscarían a cualquier superviviente y lo matarían.

Sus ojos se encontraron con los suyos, al menos, pensó que sí, aunque no podía ver más allá de su casco. Con un gesto de asentimiento, Goblin Slayer se puso en marcha con su audaz forma de caminar. Como siempre, no miró hacia atrás.

El mundo estaba tranquilo. ¿Qué haría si nadie se daba cuenta de que se iba?

¡Oh, cielos!

Los miembros se vieron uno al otro y sonrieron sin hacer ruido.

Fue la sacerdotisa quien lo siguió primero. La elfa la siguió, su arco corto en sus manos. Y finalmente el sacerdote lagarto y el enano se unieron a ellos, todo el grupo listo para salir de la sala, y eso fue cuando sucedió.

Hubo un golpe de aire. En el silencio, era casi suficiente para derribarlos. Todo el mundo estaba inmóvil, mirando fijamente la dirección en la que se habían propuesto aventurarse.

Goblin Slayer levantó rápidamente su escudo y sacó su espada, una de las cuchillas que había tomado de un goblin, su atención nunca vaciló.

Hubo otro golpe, más cerca que el primero. Algo se acercaba.­

A continuación, algo surgió de la oscuridad.

 

 

 

 

 

 

Tenía un gran cuerpo azul con patrones negros. Los cuernos crecían de su frente, y un
hedor putrefacto los asaltó con cada respiración de la criatura. En sus manos estaba un
martillo de guerra gigantesco.

Los ojos de la elfa se abrieron de sorpresa, su voz sonó como un susurro.

“¡Ogro…!”

Lo que escucharon devolviéndolos a la realidad fue el eco de esa palabra.

[1] Iguanodon es un género de dinosaurios ornitópodos iguanodóntidos, que vivieron a principios período Cretácico, hace aproximadamente 130 a 120 millones de años, entre el Berriasiense y el Aptiense, en lo que hoy es Europa

[2] Estado de inconsciencia parcial caracterizado por una disminución de la actividad de las funciones mentales y físicas y de la capacidad de respuesta a los estímulos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s