Historia Paralela 1: El cuarto, la cota de malla, y yo

“¡Ugh……!”

El agua fría que empapaba su cuerpo se sentía como agujas punzándola mientras el delgado cuerpo de la sacerdotisa temblaba.

Aunque ya debería ser primavera, el clima aún tenía trazos del pasado invierno, haciendo la simple habitación que estaba hecha de piedra anormalmente fría.

Como este templo adoraba a la Madre Tierra, la diosa de la abundante cosecha, prosperidad y piedad, un estilo de vida simple naturalmente se volvió lo que el templo veneraba como virtud.

Aun así, el baño en la mañana era un poco demasiado frio.

El silencioso entrenamiento monástico en el que había estado por 10 días seguidos finalmente había terminado esta mañana.

Su espíritu también se había elevado un poco.

La sacerdotisa usó una toalla para secar su delgado cuerpo, y usó un nuevo conjunto de ropa limpia.

Las ropas de sacerdotisa que ella misma había hecho a mano se ajustaban perfectamente a su delgado cuerpo, y bajo la vestimenta había una cota de malla.

Este set de fríos y duros, tejidos que parecían anillos de acero era lo que él, el raro aventurero solitario había escogido para ella.

Aunque la madre superiora había dicho “Para una sacerdotisa de la Madre Tierra armarse a sí misma con un arma es una cosa, ¿pero ahora te atreves a usar una armadura que cubre tu propia piel?”

Aun así, ella también había sido salvada, y guiada por él.

“¡…Un! ¡Haré lo mejor!”

Ella apretó su puño alrededor de su bastón, y corrió hacia la puerta con el espíritu en alto.

“¿Terminaste?”

“¡¿AH?!”

Cuando ella vio  la sombra de Goblin Slayer en la puerta, ella no pudo evitar dar un grito en sorpresa.

Ah, eso estuvo cerca…

Poniendo una mano sobre su delgado y palpitante pecho, la sacerdotisa suspiró con alivio.

Si esto fuera a pasar ayer, su silencioso entrenamiento monástico hubiera sido todo para nada.

“Eh, ah, sobre eso, ¿estás aquí para recogerme…?”

Escuchando su tímida voz, él replico con una expresión imperturbable.

“Sí.”

Aun así, Sacerdotisa sintió su corazón calentarse por sus palabras.

“Escuche de otros que vives en el templo, así que vine aquí. Hay una misión sobre goblins, muy urgente.” Continuó Goblin Slayer sin cambiar su expresión facial.

“…Ah, o-okay.”

La sacerdotisa asintió y suspiró.

Goblins, goblins, goblins, goblins, goblins. Todo de lo que él habla son goblins.

Ella aún no había pasado mucho tiempo con él, así que ella aun no podía comprender lo que él estaba pensando.

Aun así.

Viendo que vino a recogerla él mismo, él parecía que no estaba pensando sobre cómo se sentirían otros.

Llegaría un día, cuando ella finalmente podría entender a este hombre…

Un comentario el “Historia Paralela 1: El cuarto, la cota de malla, y yo

  1. mariolol156 dice:

    esta repetido como Side story 1 o me equivoco?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s