Historia Paralela 2: Mientras esperaban a Goblin Slayer

Cuando el sol se había puesto, y sus aventuras terminaban, lo que normalmente seguía para los aventureros era, beber tranquilamente.

Había pasado mucho tiempo desde la creación de la profesión llamada “Aventurero”, y poco a poco se convirtieron en “amigos inseparables” de las tabernas y bares.

No importaba si eran aventureros novatos que ganaban unas pocas monedas cazando goblins.

O los que ganaban grandes cantidades de fama y riqueza después de matar a un dragón que vivía en las montañas.

Incluso aquellos que trajeron paz al mundo después de derrotar al Rey Demonio.

Los aventureros siempre estaban en las tabernas, con tarros de cerveza en las manos.

Así que no eran diferentes.

En una ciudad cercana a las fronteras, había una taberna construida justo al lado de la entrada del Gremio de Aventureros.

El anochecer apenas había caído, y ya había un grupo de aventureros borrachos cantando juntos.

Pero estos borrachos probablemente no se dieron cuenta de que había dos mujeres famosas entre la multitud.

Una de ellas era un elfa ranger, o mejor dicho, un elfa arquera.

Ella descansaba su delgado y hermoso cuerpo sobre la silla mientras templaba amorosamente la cuerda de su arco.

El arco era hecho de árbol de tejo, y sus cuerdas eran de seda de araña. Seguía los movimientos de su dueño, haciendo ruidos como si estuvieran tocando un arpa.

Sobre la mesa, aparte de un par de guantes de caza, también había una daga de obsidiana y algún otro equipo. Basados en eso, se podría decir que ella estaba revisando su equipo.

La otra persona era una sacerdotisa humana, una sacerdotisa de la Madre Tierra.

Estaba sentada en la silla con su delgado y pequeño cuerpo apoyado en el espaldar mientras cosía algo con gran precisión.

Aunque no sólo tenía un solo par de atuendos de sacerdotisa, no había ninguna garantía de que su ropa no se ensuciara o se rompería durante sus aventuras.

Y así, ella estaba remendando hábilmente el agujero en su ropa.

Parecía estar pensando en algo feliz, ya que abrió sus hermosos labios ​​y comenzó a cantar alegremente.

¿Recuerdas cuando éramos jóvenes? Cuando me dijiste que iríamos de aventuras.

Tus manos siempre me sostenían, mientras corría frente a ti, guiándote hacia adelante.

El tiempo vuela, quería seguir siendo una niña.

Sin embargo, te convertiste en un hombre tan alto y fuerte.

No lo notaste, pero lo entendí en un instante.

Nunca había cambiado la cinta de mi cabello, y esperaba que lo notaras.

Nunca entendiste mis sentimientos, y aun así dijiste: ¡nos iremos de aventura!

Sinceramente, eres como un príncipe, el verdadero amor de una princesa.

Murmuré “¡No voy a perder!”, Mientras sostenía tus manos.

¡Nos iremos de aventura! Porque tus manos siempre me sostenían, mientras corría frente a ti, guiándote hacia adelante.

“Oh, qué buena canción.”

Dijo la elfa con los ojos temblorosos.

“¿De verdad?”

La sacerdotisa asintió emocionada como si la elfa la elogiara a ella y no a la canción.

“Un bardo cantaba esto con frecuencia, así que terminé por aprenderla.”

“Hmm, la letra está bien, pero no me esperaba que fueras una cantante tan buena.”

La sacerdotisa parpadeó unas cuantas veces y detuvo lo que estaba haciendo. Lentamente, se dio cuenta de que estaba siendo elogiada.

“Ah, no es nada. Es sólo que he estado cantando himnos desde que era joven…”

“Oh por favor. También he estado cantando “desde que era joven”, pero nunca he sido tan buena como tú, ¿sabes?”

Si uno se fijara en su edad, probablemente sólo dioses y dragones podrían competir contra ella.

La sacerdotisa sólo tenía 15 años, así que sólo podía decir “¿Enserio?” Con una mirada atónita.

En ese momento, con una sonrisa traviesa en su rostro, la elfa se levantó rápidamente con un *whoosh* y empujó los equipos a un lado de la mesa.

“Hey, dime honestamente, ¿cómo es eso?”

“¿Huh?”

“Tu relación con Orcbolg.”

Con un ruido fuerte, apareció otro agujero en el atuendo en reparación de la sacerdotisa.

“¡¿Qu-qu-qu-qué estás diciendo?!”

El rostro de la sacerdotisa se puso rojo inmediatamente, y su dulce voz también se hizo más aguda.

“Hmm, es exactamente lo que dije”

La elfa respondió muy calmadamente.

“Mi relación… con él…”

Como si se estuviera divirtiendo al ver el rostro de la Sacerdotisa en pánico, la elfa sacudió la taza en sus manos.

“Deben haber ido a otras aventuras sin nosotros, ¿verdad? Cuando estuvieron juntos, ¿cómo se comportó Orcbolg?”

“¿Cómo…? Uhh, no fue nada especial…”

“También estoy muy interesada en este tema.”

“¡¿Ah!?”

Una voz inesperada salió de su lado.

La sacerdotisa, quien ya estaba asustada, se giró y vio un rostro familiar.

La recepcionista, estaba de pie allí, con una amplia sonrisa en su rostro. Parecía que su turno había terminado, ya que ella estaba vistiendo su ropa casual.

Llevaba una blusa fina con una chaqueta de cuero y un par de pantalones ajustados sobre sus largas y esbeltas piernas.

Como ella se veía tan diferente de su habitual uniforme, la sacerdotisa no podía dejar de mirarla.

“Solo pude entender algunas cosas a través de los informes, así que tengo bastante curiosidad acerca de su estilo de vida diario.”

Se disculpó por su repentina intrusión, y se sentó en un asiento de la mesa redonda.

Sacudiendo sus trenzas, se giró y vio a otra mujer cerca de la entrada de la taberna.

“También estás interesada, ¿verdad?”

“Uhh… sí.”

Era la granjera. Después de ser interrogada, giró la cabeza con el rostro sonrojado y asintió.

Llevaba un par de ropas de trabajo sobre su voluptuoso cuerpo. Parecía como si estuviera escuchando a escondidas, y ser sorprendida la hizo sentir incómoda.

“…P-por supuesto que estoy interesada… aunque sé cómo actúa en casa…”

“… ¿Cómo actúa Goblin Slayer-san en casa?”

La sacerdotisa había preguntado inconscientemente. Fue sólo después de darse cuenta que lo que había preguntado había sido tan repentino que miró a la gente alrededor de ella en pánico.

La elfa sonrió ampliamente, y la sonrisa educada de la recepcionista apareció en su rostro.

Avergonzada, la sacerdotisa bajó la mirada.

“B-bueno, porque, ¿no creen que es raro? ¿Lleva ese casco puesto incluso cuando está en casa?” La sacerdotisa tartamudeó como si estuviera tratando de explicarse.

“Ah sí.”

Como si ya hubiera renunciado a algo, la granjera sonrió y dijo: “Sí, lleva el casco todo el tiempo.”

“¡Wow!”

Alguien había exclamado en estado de shock.

Lenta pero segura, la granjera había entrado en la conversación. Al final, se sentó en una de las sillas, completando el número de asientos.

La sacerdotisa guardó rápidamente su kit de costura esparcido sobre la mesa, y la elfa sólo empujó todo su equipo bajo su silla.

“Ah, ¿debemos ordenar algo? Sólo tenemos vino de uva.”

“Por supuesto. Vamos a pedir algo de cerveza, en realidad, no he comido todavía. Vamos a pedir algo…”

“Ah, salchichas… los elfos no comen eso, ¿verdad? ¿Qué tal unas patatas dulces?”

“¿Patatas dulces? Nunca las he probado antes.”

Había un proverbio que dice: ‘Tres mujeres son suficientes para hacer un drama.’ Y en este caso, había una más.

El humor alrededor de la mesa se volvió brillante mientras las mujeres discutían alegremente.

Después de que la camarera había tomado sus órdenes, un plato caliente, humeante de patatas dulces fue puesto sobre la mesa.

Colocando el tarro en su boca y bebiendo el alcohol de un trago, la elfa dio un profundo suspiro.

“Es mi primera vez asistiendo a este tipo de reunión, ya que no hay otras chicas de mi edad por aquí.”

A pesar de que no eran el enano a quien le encantaba pelear con ella, la gente a su alrededor no podía evitar decir “¡Por supuesto no!” En respuesta a las palabras que una elfa de 2000 años de edad había dicho.

Ella puso un pedazo de la patata en su boca y dijo “¡Demasiado caliente!”, Mientras que agitaba su par de largas orejas.

“Ah, esto, en realidad también es mi primera vez. Después de todo, no tuve mucha oportunidad de reunirme con otras chicas antes de esto.”

Después de decir “Itadakimasu~” animada, la granjera bebió la cerveza y tomó un bocado de las patatas.

Lamiendo la grasa de sus dedos, echó un vistazo a la sacerdotisa a su lado.

“Por lo que he oído, parece que la atmósfera en el templo de la Madre Tierra es bastante estricta. ¿Es verdad?”

“No es así.” Dijo la sacerdotisa alegremente mientras tomaba un pequeño sorbo del vino que sostenía con ambas manos.

“Aunque todos estábamos entrenando, seguíamos siendo niños. Siempre nos movíamos a escondidas y nos quedábamos charlando hasta tarde en la noche.”

En cuanto a sus temas, consistían principalmente en ‘que aventurero parecía el más guapo’, o ‘que sacerdote realmente tenía un corazón perverso.’

Como si estuviera disfrutando de esta atmósfera, la sacerdotisa mostró el lado más joven de sí misma.

“Aun así, tener la oportunidad de beber alcohol es bastante raro… ¿siempre es así en la Capital?”

“Hmm, es bueno tener una buena bebida después del trabajo, lo hacía de vez en cuando.”

La recepcionista dijo eso con un toque de nostalgia, pero una extraña sonrisa inmediatamente reemplazó la expresión de su rostro.

“También hubo momentos en los que quería ir a casa temprano, pero ya que eran banquetes para los aventureros de alto rango, me vi obligada a quedarme y acompañarlos.”

“Ah, Jajajaja…” la granjera sonrió y tosió un poco.

“¿Cómo es él durante las aventuras?”

“Uh, cómo lo pongo. Él te enseña un montón de cosas, y trata a los demás muy amablemente…”

Al decir eso, una sonrisa brillante apareció en el rostro de la sacerdotisa.

“Por ejemplo, aquella vez…”

 

“¿Qué son los goblins?”

Cuando la sacerdotisa le había hecho esa pregunta, era poco después del mediodía.

Estaban en un bosque oscuro, cerca de una cueva, y justo delante de una montaña de basura.

En pocas palabras, fue justo antes de que comenzaran la misión de asesinar a los goblins.

Vestida con su atuendo de sacerdotisa, una chica delgada apretó el báculo en sus manos y se escondió entre los espesos arbustos.

La persona a quién ella le había preguntado tenía la espalda hacia ella, y simplemente había dicho “Hmm.”

Era un aventurero andrajoso.

Vestido con una armadura sucia y manchada, llevaba un casco de apariencia barata, tenía una espada de aspecto normal y un escudo atado a su brazo izquierdo.

Actualmente, estaba investigando la vegetación circundante. Mientras arrancaba el exceso de maleza, también buscaba ramitas cercanas, parecía extremadamente anormal.

Después de todo, incluso aventureros novatos, como la Sacerdotisa, estaban mejor equipados que él.

Si alguien dijera que este hombre tenía el tercer rango más alto entre los aventureros [Plata], probablemente nadie lo creería.

Recogiendo las pequeñas ramitas en la montaña, sacudió lentamente la cabeza.

“No estoy muy seguro.”

Sacó un pergamino de su equipaje y comprobó si el sello estaba intacto antes de responderle a la Sacerdotisa con su habitual voz monótona.

“¿…Así que incluso Goblin Slayer-san no tiene idea?”

La sacerdotisa inclinó ligeramente su cabeza.

El aventurero al que la Sacerdotisa llamó Goblin Slayer solo asintió y respondió con un simple “Mhmm.”

“Entonces puedes decirme, ¿qué son los aventureros?”

“Uh…” La sacerdotisa presionó sus finos dedos contra sus labios y pensó con fuerza.

Había tantas carreras, trabajos y habilidades. De hecho, sería muy difícil describirlo en una palabra.

“Hay demasiadas cosas que decir al respecto…”

“Es difícil, como se esperaba.”

“¿Qué tal, Goblin Slayer-san, puedes decirme qué piensas, por favor?”

“Por favor, dígame.” Cuando Goblin Slayer escuchó la petición de la sacerdotisa, permaneció en silencio por un tiempo.

“… En primer lugar, son como bandidos.” Dijo.

“Cuerpos pequeños, despiadadamente crueles, numerosos, y muy despreciables.”

“Es como lo que oí de ellos en general.”

“Atacan y saquean aldeas, secuestran a las mujeres, son plagas que se esconden en cuevas… es lo único que necesitas saber sobre ellos.”

La sacerdotisa asintió. De hecho, era mucho más fácil de entender ahora.

Aunque era una huérfana que creció en el templo, había oído las historias de los aventureros en sus historias para dormir.

Comprendía claramente cómo describían a menudo a los goblins.

En cualquier caso, aunque él le había enseñado muchas cosas, nunca le había permitido tomar notas de ello con la excusa de “algunos saben leer.”

Por lo tanto, no recibir ningún nuevo conocimiento se puede considerar como suerte.

Pero aun así, nuevas preguntas seguían apareciendo en su mente.

“Pero, si su número es un problema, ¿entonces no deberían recibir más atención?”

“Para los sabios y eruditos, los dragones que duermen en las montañas y los dioses malignos que fueron sellados, son más importantes.”

Cuando dijo eso, sacó su espada y usó sus dedos para comprobarla. “Sí, no hay problema.”

Después de balancearla varias veces para comprobar el estado de la cuchilla, volvió a envainarla.

“Además, los que se enorgullecen de alejar a los goblins normalmente son jóvenes de las aldeas. Los aventureros ni siquiera se toman la molestia de tratar con ellos.”

Por no mencionar que si dices que fallaste una misión de goblins, serías el hazmerreír del gremio.

Como no había información apropiada sobre los goblins, todos pensaron que los goblins no eran más que simples plagas.

Con eso, no había habido ningún argumento en contra de que los goblins fueran vistos como los monstruos más débiles.

“…Que molesto.”

“Ah, seguro que lo es.”

El cuerpo de la sacerdotisa se estremeció un poco mientras apretaba su báculo.

Los Goblins son débiles.

Es por eso que no había fin para los novatos se unen a las misiones de subyugación de goblins y terminan muriendo.

Después de todo, ella misma casi se convirtió en uno de ellos.

Sólo que no murió, ni se enfrentó a un destino lamentable. Solo eso.

Tal vez era cosa del destino, una coincidencia o incluso un buen número en los dados arrojados por los dioses.

“No, no fue así.”

“¡…!”

La sacerdotisa cantó el nombre de la Madre Tierra mientras sacudía la cabeza repetidamente.

Incorrecto. Todo estaba mal. La razón por la que había sido rescatada no era sólo por eso.

Fue por este hombre. Ese hombre delante de ella, quien estaba recogiendo ramitas, la había salvado.

No era algo que una palabra como “Suerte” pudiera explicar.

“… ¿Qué has estado haciendo? ¿Vas a hacer una hoguera?”

Los milagros que los sacerdotes son capaces de realizar, se les conceden por su fe y oraciones, por lo que no podía albergar ninguna duda.

La sacerdotisa cambió el tema de la conversación debido a sus intereses y estado de ánimo. Miró cautelosamente lo que Goblin Slayer hacía.

“Estoy derramando aguarrás y azufre sobre esta leña. Por lo tanto, cuando la queme, emitirá un humo venenoso.”

Goblin Slayer respondió monótonamente como de costumbre.

“Esta vez, podemos ser los que golpean primero.”

Sí, golpear preventivamente.

Había una chica en el pueblo. En su camino a casa, fue emboscada por goblins, pero logró escapar después de luchar con todo lo que tenía.

Los vigorosos jóvenes de la aldea se habían preparado con entusiasmo para subyugar a los goblins…

Afortunadamente, o más bien, por desgracia, el jefe del pueblo había desafiado a los goblins cuando era joven, y se rompió una pierna como resultado.

Así que, eligieron solicitar la ayuda del aventurero en su lugar. Esto había ocurrido hace una semana.

Una semana. Esto fue tiempo más que suficiente para que Goblin Slayer buscara el nido de los goblins.

Mirando fijamente la leña delante de ella, la sacerdotisa no podía dejar de pensar que había algo sospechoso.

“S-sobre eso… ¿Goblin Slayer-san está preparándose para…?”

“En los árboles cercanos, hay profundas marcas de garras. Así que esta cueva debería haber sido el hogar de un oso.”

“En ese caso, la cueva no debería ser demasiado profunda. Incluso tendrían que cavar un túnel de emergencia. Pero al ver que ni siquiera tenían un guardia en la entrada, deben ser bastante descuidados.”

Lo aprendió de los rangers, o eso decía.

“Encenderemos el fuego, y esperaremos a que se forme el humo venenoso, luego usaremos el pergamino de viento para soplar el humo dentro de la cueva.”

Sacando un pergamino de su equipaje, sostuvo el pedernal en su otra mano mientras le contaba su plan con una voz casi mecánica.

“Probablemente no puedo matar a todos con esto, así que si cualquier sobreviviente aparece, todo lo que tengo que hacer es acabar con ellos.”

Ah, dioses del cielo. Aunque se sentía agradecida hacia él, aun así…

“Todos los goblins deben morir.”

¿No podría usar otros métodos…?

Al oír su tono emocionado, la sacerdotisa sólo pudo mirar el cielo y suspirar profundamente.

Los dioses también sonreían amargamente. Pero por supuesto, ella no lo sabía.

 

 

“¿No es eso lo mismo de siempre?”

“¡¿Lo de siempre?!”

“Realmente, es normal.”

“Ah, pero cuando todavía no estaba muy acostumbrada, realmente me cuidó…”

“Él me ayudó mucho.”

Diciendo eso, ella tenía una mirada gentil en su rostro, y parecía ser completamente honesta.

La granjera, que estaba un poco sorprendida al ver su expresión, no pudo evitar estar de acuerdo con lo que dijo.

Después de todo, ella estaba pensando en algo a lo largo de la historia.

“…Hmm, por supuesto. Después de todo, él siempre me ayuda con seriedad.”

Al notar las risitas de la granjera, la recepcionista inclinó su cabeza haciendo que sus trenzas rebotaran.

“¿Es así?”

“Sí, así es.”

La granjera sonrió y asintió.

“Sobre eso, había algo que pasó hoy…”

 

“¡Hagamos salchichas!”

“Mhmm”

De pie junto a la granjera, quien tenía su pecho inflado y sus mangas dobladas, Goblin Slayer asintió.

Ésta era la sala de procesamiento de la granja… aquí se convertía a los animales de la granja en carne, tenían que matarlos y desmembrarlos.

Sin embargo, aparte de la carne, había otras partes como la lengua y los órganos, era un desperdicio simplemente tirarlas.

¿Qué hacer con ellos? Por supuesto, ¡convertirlos en salchichas!

“Cortar o rellenar, ¿qué parte quieres?”

Envolviéndose el pelo con un paño, le preguntó. Él se quedó callado un rato.

“¿Cuál es más difícil?”

“Probablemente la parte de cortar. Para la parte de relleno sólo se necesita llenar los ingredientes”

“Entonces, déjame hacer el corte.”

“Hmm. ¡Por favor!”

Asintiendo con la cabeza, tomó el cuchillo y se puso junto a los ingredientes.

Este era un cuchillo de cocina usado especialmente para cortar la carne. Él sostenía el cuchillo en una mano, cortando los ingredientes como si fueran troncos.

Su técnica de manejo del cuchillo era muy hábil, haciendo que la granjera se preguntara por qué utilizaba el cuchillo de esa manera, e inmediatamente arrojó ese pensamiento fuera de su mente.

“Córtalos como de costumbre. Pícalos un poco. Oh, y corta estas hojas junto con los ingredientes.”

“Entendido.”

“Los mezclaré más tarde. Simplemente ponlos a un lado cuando hayas terminado.”

“Entendido.”

Después de escuchar su explicación, comenzó a trabajar.

Su cuchillo cortó los ingredientes sin piedad con un rostro inexpresivo.

Mirando cómo hacía su trabajo sin decir una palabra, ella se relajó un poco.

“Huu huu.”

Con una sonrisa, la granjera infló sus voluptuosos senos.

Inicialmente, ella quería desviar su atención de los goblins, y le pidió ayuda.

Antes de esto, también le había pedido a la recepcionista que tratara de darles las misiones de cacería de goblins a otros aventureros antes que a él.

Después de todo, era imposible para él completar todas las peticiones de cacería de goblin, más aún cuando lo hacía solo.

Desde tiempos antiguos, el interés común era una condición necesaria para la formación de una alianza fuerte.

Él necesitaba un cambio de ambiente. En otras palabras, el descanso es importante.

“Es que su forma de cortar era un poco, demasiado sangrienta.”

“Está listo.”

“¡Bien!”

Empujando los ingredientes sobre su lado, la granjera los tomó y comenzó a mezclarlos.

Para la mezcla, había harina de trigo y sangre. Ella murmuró algo mientras mezclaba los ingredientes base de las salchichas.

Aunque había un olor metálico a sangre debido a la adición de sangre y órganos en la mezcla, también añadió las especias que él había cortado antes. Ahora les correspondía agregar ingredientes al gusto.

“¿Necesitas mi ayuda?”

“¿Ya terminaste de cortar? ¡Entonces por favor!”

“Bien.”

Al cabo de un rato, él quien ya había terminado su trabajo de corte estaba a su lado. Su actitud nunca había cambiado, y era lo mismo de siempre.

La granjera observó que su rostro estaba justo a su lado. Aunque no podía ver su expresión, de alguna manera se sentía muy feliz.

“Todavía se siente algo extraño sin embargo.”

“¿Qué quieres decir?”

“No, es nada. ¡Comencemos a llenarlas de carne!”

Después de estirar las pieles de salchicha, las llenaron con la mezcla.

Era mucho más fácil con dos personas haciéndolo juntos. Una vez que terminaron de llenarlas, todo lo que necesitaban hacer era blanquear las salchichas y su trabajo estaría terminado.

Entonces, serían entregadas al mercado. Cuando llegue el momento de llevarlas, ella buscaría su ayuda de nuevo.

 

 

“¿Estaba usando eso mientras lo hacía?”

“Sí, lo hacía.”

“¡¿De verdad?!”

Esta vez, fue el turno de la elfa para sorprenderse.

No puede ser. Imposible. Nada de eso podría haber sucedido.

Realmente llevaba un delantal encima.

“¡¿Un delantal?!”

“Impensable” No, aunque pudiera imaginar tal vista, no podía imaginar lo que estaría pensando bajo su casco.

Viendo cómo la elfa estaba abrazando su cabeza en confusión, la sacerdotisa sonrió.

En ese momento, de repente pensó en una pregunta. Podría ser…

“¿Goblin Slayer-san no se quita la armadura ni siquiera en casa?”

Aunque había historias de equipos malditos en este mundo, sólo se conocían algunas raras existencias.

Una armadura que no se podía despegar no importa qué, o una espada que mataría por lo menos a 3 personas cuando se desenvainaba.

Pero la armadura que llevaba todo ese tiempo era barata y destartalada.

La armadura manchada, el casco de aspecto barato, el escudo en el brazo izquierdo, así como la espada producida en masa que tenía en el otro brazo.

No importa qué equipo llevara, todos parecían los más baratos de la tienda. Si ese fuera el caso

“… ¿Podría ser que fue maldecido por los goblins?”

Probablemente sintió que sus propias palabras eran demasiado tontas, así que la sacerdotisa sonrió amargamente y agregó un “Como si esas cosas pasaran.”

Nadie podía llegar entenderlo del todo.

La recepcionista y la granjera se miraron y suspiraron.

“Recordando las palabras de Goblin Slayer.”

Apoyando su cabeza con uno de sus brazos, la mirada de la recepcionista se giró a algún lugar lejano, como si estuviera mirando a alguien que no estaba allí.

“Incluso si se trata de una ciudad, no hay garantía de que no haya goblins aquí.”

“¿…Qué demonios?”

La elfa, quien tenía la cabeza enterrada entre sus brazos, levantó su mirada y expresó sus protestas.

“¿No está siendo un poco estúpido?”

“… Sí, de hecho.”

La granjera parecía estar un poco sola mientras su expresión se suavizaba. Sus pequeños labios murmuraban suavemente:

“… Él es igual que antes.”

“Tal vez, se debe a que tiene mucho miedo a los goblins. No importa si se trata de él… o de mí.”

“Es por eso que he dicho que era estúpido.”

La elfa miró a la granjera con los ojos entreabiertos.

Incorrecto. Ella no la estaba mirando, sino a Goblin Slayer a través de ella.

“Si uno no tuviera miedo de los monstruos, ¿cómo se convertiría en un aventurero? Él ya habría muerto hace tiempo.”

“En otras palabras”, la elfa continuó.

“Ese tipo, realmente es apto para ser un aventurero.”

Queriendo saber más cosas, y queriendo probar más cosas nuevas.

Sin embargo, sólo había sometido goblins, y sólo tenía goblins en su mente.

Al igual que lo que ella dijo como de costumbre, este tipo Goblin Slayer la hacía muy infeliz.

Y las cuatro personas que estaban reunidas aquí probablemente tendrían la misma opinión.

Cuando su conversación se detuvo, la atmósfera de la taberna se volvió muy viva.

La gente se jactó de derrotar monstruos poderosos, la alegría de adquirir tesoros, y los sonidos de los tarros de cerveza chocando entre sí en la celebración de sobrevivir con sus compañeros.

De repente, la sacerdotisa golpeó la mesa con su mano.

“¡Entonces, vamos a una aventura juntos la próxima vez!”

Su expresión facial era como una flor, y su voz sonaba decidida.

Sus ojos se fijaron en esta chica pequeña, frágil, y la más joven entre ellas.

Sin embargo, la sacerdotisa asintió con confianza, ignorando totalmente sus miradas.

“Porque, ¿no estábamos todas alrededor de él?”

Incluso levantó su fino y blanco dibujando círculos en el aire.

“Es por eso que, esta vez, seremos quienes lo mantengan en su lugar y lo guíen.”

“¿Acaso la canción no decía eso?” La sacerdotisa se aclaró la garganta y expresó claramente sus pensamientos.

La recepcionista, la granjera, y la elfa. No tenía ni idea de quién, pero alguna empezó a reírse.

La risa se extendió, y ahora las cuatro estaban riéndose y sosteniendo sus estómagos.

La atmósfera se sentía viva y brillante, ninguna de las cuatro chicas se adaptaba a una personalidad depresiva.

“Bueno, entonces en este caso, habría dos personas de acuerdo. Incluso si es Orcbolg, dudo que él planteé objeciones.”

“Ahora que lo mencionas, Goblin Slayer es alguien que está abierto a la persuasión pero no a la intimidación, ¿verdad?”

“Ah, tienes razón. Desde hace mucho tiempo, nunca ha rechazado las solicitudes de ayudar a otros.”

“Entonces, ¿qué tal si lo probamos invitándolo? Tal vez a una búsqueda para investigar algunas ruinas o algo.”

“Hmm, podría funcionar…”

“¡¿Eh?!”

De repente, hubo un sonido monótono e inexpresivo de alguien respirando. La armadura hizo ruidos crujientes mientras las cuatro chicas giraban la cabeza.

Él estaba allí de pie.

Vestido con una armadura sucia, llevaba un casco de apariencia barata, un pequeño escudo atado al brazo izquierdo y una espada producida en masa en la mano derecha.

Él era el asesino de plagas, Orcbolg, Goblin Slayer.

“…Uh, eh, a-sobre la conversación ahora mismo. ¿Cuánto escuchaste, Goblin Slayer-san?”

“No tengo idea de qué estás hablando.”

En respuesta a la pregunta de la sacerdotisa, Goblin Slayer había respondido calmadamente.

“Pero parece que todas se llevan bien.”

“Ah, ahahaha…”

La sacerdotisa dio una risa superficial y miró a las otras tres chicas.

Todas asintieron frenéticamente, como si estuvieran de acuerdo en guardar lo que habían hablado en secreto. La Alianza formada por las cuatro había llegado a un acuerdo.

“¿Qué pasó, Goblin Slayer-san? ¿Hay alguna petición?”

“Sí.”

Con el fin de ayudar a la sacerdotisa, la recepcionista había hecho una pregunta, y Goblin Slayer había respondido monótonamente.

“Son goblins.”

Era lo mismo de siempre.

“Cómo se esperaba.” Pensó una de las chicas.

*Suspiro* Pensó otra.

“Es por eso que eres estúpido.” Pensó la otra.

“… Realmente no piensas en nada más, ¿no es así?”

La sacerdotisa dijo una palabra que había repetido durante incontables ocasiones.

“Ya le dije a los demás… compañeros.”

Dudó un poco cuando dijo esa frase, como si pensara si era correcto llamarlos así.

El enano y el sacerdote lagarto. Si no fueran sus camaradas, ¿qué eran?

El único que se sintió raro al respecto fue el más extraño aventurero del gremio, Goblin Slayer.

“¿Las dos vienen?”

“Ah, por supuesto que iremos.”

“Ciertamente.”

Suspirando, la sacerdotisa dijo “espera un momento” y empezó a guardar su atuendo de sacerdotisa en su bolsa.

La elfa, que era un poco más rápida que ella, ya se había levantado con el gran arco en su espalda.

“Por supuesto que voy. Después de todo, soy la única capaz de detectar enemigos en nuestro grupo.”

“Está bien si no vienes. Yo encontraré alguna forma de hacerlo.”

“Ah, maldito…”

Como si tuviera dolor de cabeza, la elfa masajeó el puente de su nariz. Orcbolg era el mismo de siempre.

“Ah, yo también voy. No puedo dejarte solo.”

“¿Es eso así? Gracias.”

Goblin Slayer hizo un gesto con la cabeza hacia la sacerdotisa.

La recepcionista, que estaba de pie al lado mirándolos a los tres, dio un largo y profundo suspiro y se puso de pie con una expresión feliz en su rostro.

A continuación, enderezó las arrugas de su blusa.

“…Realmente. Voy a tener que trabajar horas extras.”

“Lo siento.”

“Está bien, está bien. Después de todo, esta es la solicitud de un aventurero de rango Plata.”

Con una risa clara y brillante, se dio la vuelta y se alejó de él, estaba murmurando suavemente y se dirigía hacia la mesa de recepción con pasos ligeros.

De repente, con un repentino giro, sus trenzas volaron en el aire.

“Como remuneración, recuerda “sustituirme” la próxima vez, ¿de acuerdo?”

“Entendido.”

Esto no debe ser considerado como hacer trampa, ¿verdad? Después de todo, ellas tres pasaban más tiempo con él.

Mirando a la recepcionista que estaba despidiéndose con ojos complicados, la granjera dijo con una sonrisa.

“Entonces, ten cuidado de no lastimarte, ¿de acuerdo?”

“Lo tengo.”

Goblin Slayer asintió con seriedad.

No importaba cuándo, siempre aceptaría la opinión de los demás.

“Lo intentaré. Pero si hay una posibilidad de victoria, voy a hacerlo de todas formas…”

“Si eso fuera todo lo que se necesita para salir victorioso, entonces yo no estaría preocupada en el primer lugar, ¿verdad?”

Siguiendo su decidido tono de voz, la sacerdotisa citó la segunda mitad de su oración.

Goblin Slayer no pudo dejar de hacer una pausa en sus palabras, y murmuró “Así que te acordaste.”

“Por supuesto.”

Sacudiendo su delgado pecho, dijo:

“Yo también estoy creciendo.”

“Por favor, prepárate, ¿de acuerdo?”

Con una voz profunda y tranquila, Goblin Slayer dijo:

“Entendido.”

 

 

8 comentarios el “Historia Paralela 2: Mientras esperaban a Goblin Slayer

  1. Engel dice:

    Estoy muy feliz de leer esta novela ¡gracias por seguir traduciéndola!

    Me gusta

  2. kenryo1987 dice:

    Domo arigatou

    Me gusta

  3. muchas gracias x las traducciones xD

    Me gusta

  4. Nachito Nachón dice:

    Gracias por la traducción… Sigue o sigan así!!! 😀

    Me gusta

  5. estoy medio seguro de que esta novela tiene como 5 tomos…por favor continuen traduciendola

    Me gusta

    • Faceless dice:

      Si, creo que van 5 en japon, pero como fue licenciada en ingles, no hay traduccion de fans, asi que tenemos que esperar la version inglesa, que apenas acaba de sacar el vol 2

      Me gusta

  6. Gracias por la traducción.

    Me gusta

  7. mariolol156 dice:

    thx

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s