Capítulo 2: Pasando Junto a la Idea de Paz

Parte 1

Un esplendoroso y majestuoso corredor.

El suelo de mármol estaba cubierto por una alfombra roja. Esta era la ciudad de Erdia del Reino Sherfield.

Listy se estaba apresurando corriendo por el corredor.

Cerca, a un paso a la izquierda y derecha a su lado, Zecks y Loutier la seguían de cerca.

Listy se giró y preguntó:

—… ¿Es cierto este mensaje?

—… Sí.

Respondió Loutier, quien la seguía desde atrás, asintiendo con la cabeza.

— En ese momento estaba lejos de la ciudad tratando con asuntos oficiales, así que no puedo confirmar la autenticidad del mensaje, sin embargo, de acuerdo a los soldados responsables de la recepción y las criadas, no debería ser falso.

— No puede ser…

Zecks murmuró para sí mismo con un tono incrédulo.

— ¡… Tch!

Listy mordió su labio inferior y apresuró su paso.

… Akatsuki había regresado a Alayzard.

Listy y Zecks había recibido este reporte de sus subordinados de cuartel general del ejército de la alianza de tres países cerca del bosque Galevain.

El capitán del equipo de investigación  había estado bastante emocionado. Durante su reporte, había partes que eran incoherentes como si hubiera tenido una ligera confusión.

Enfrentada con esta increíble información, Listy no sabía que juicio hacer. De acuerdo a Zecks y Loutier, las personas que regresaban a su mundo original desde el mundo alterno posiblemente podían pasar a través del “Hueco Dimensional” y regresar a Alayzard. Sin embargo, la noticia del regreso de Akatsuki era demasiado súbita. Posiblemente podía ser que el capitán vio incorrectamente, o tal vez era una ilusión creada con magia. Por lo tanto, Listy no puso esta información en su corazón. Pero un contacto de emergencia que había llegado de Sherfield había cambiado todo. Unas personas llamándose a sí mismos representantes de la raza de demonios entregaron un mensaje pidiendo tener una conversación con Listy.

El lugar especificado para la conversación era la ciudad de Erdia de Sherfield. Una copia con un contenido similar fue entregada a Disdia Y Aleclasta al mismo tiempo. Listy inmediatamente contactó a los líderes de ambos países para confirmar que había recibido la misma carta. En cuanto si debían aceptar la petición de la carta, las opiniones de Sherfield, Disdia y Aleclasta diferían.

El emperador Baram de Disdia parecía pensar que esta carta era una trampa de la raza de demonios y que no debían aceptar la petición de la carta.

El Papa Volk de Aleclasta parecía tener una actitud consecuente. Después de todo, si podían reducir la cantidad de sacrificios innecesarios y matanzas, caía en la línea con la enseñanza sagrada y los valores de la Iglesia de Richard.

En cuanto a Listy, estaba atrapada entre ambas alternativas. Básicamente, estaba de acuerdo con la posición de Aleclasta y no deseaba incrementar las muertes. Sin embargo, la eliminación de la raza de demonios esta vez era de las fuerzas unidad de Disdia y Sherfield. En nombre de los ciudadanos muertos, era la responsabilidad de Listy como reina de asegurarse que se hiciera justicia.

Por eso, hacia la petición de la raza de demonios, Listy tenía una actitud reservada; pero la situación había cambiado significativamente esta mañana. La persona clamando ser el representante de la raza de demonios de repente apareció en el castillo de Sherfield. Este era un acto temerario. Listy solo podía sentir un sensación de mareo y rechazo la petición.

… Pero ella no lo hizo.

Uno de los representantes de la raza de demonios resultó ser Akatsuki.

— ¡Ese idiota…!

Murmurando al mismo tiempo, el final del corredor apareció ante los ojos de Listy.

La esquina que era el final del corredor guiaba a las puertas que eran la entrada del salón. Listy no mostró signos de desacelerar y rápidamente extendió su mano para abrir las pesadas puertas.

Lo que se reflejó en sus ojos era el salón familiar, al igual que una magnifica mesa cuadrada en medio de la habitación.

Y…

 

—… Hola, tus acciones fueron bastante rápidas.

 

Un solo joven estaba sentado relajadamente en una silla.

Listy se detuvo dónde estaba.

Seguía igual que en aquel entonces, ya fuera su figura, o su desordenado cabello por el hombro y su mirada confiada.

El familiar Ousawa Akatsuki estaba en frente de ellos.

— ¡…!

Listy quería apresurarse hacia el inmediatamente, pero suprimió sus deseos internos.

El regreso de Akatsuki debería ser digno de una gran celebración. Listy a veces fantaseaba acerca de la reunión de Akatsuki y ella, incluso pensó en las cosas que quería decir. Pero la situación actual no le permitió hacerlo.

Listy miró cuidadosamente a Akatsuki y las mujeres sentadas al lado de Akatsuki.

Una de ellas no le era familiar. Por la apariencia heroica y alta de la mujer, debería ser un caballero o algo similar. A pesar de que Listy estaba preocupada acerca de la relación entre la mujer y Akatsuki, no era el momento de preguntar por la identidad de la mujer.

Porque había un mayor y más difícil problema frente a ellos. La mirada de Listy lentamente cambió a la otra mujer. Listy El Da Sherfield reconoció a esa mujer, incluida su apariencia, nombre e identidad. Por eso, la primera pregunta de Listy no era para la mujer, sino para Akatsuki.

— ¿Por qué…?

Una voz ronca llena con un tono de resentimiento, Listy rápidamente trató de confirmar la verdad frente a sus ojos.

Porque Myuu, la hija del Rey Demonio cuyo paradero era desconocido, estaba al lado de Akatsuki.

— ¿Por qué… Akatsuki?

La dura pregunta de Listy estaba dirigida a Akatsuki, pero al mismo tiempo a sí misma.

«La reunión que tanto esperaba entre Akatsuki y yo, ¿por qué tuvo que convertirse en este tipo de situación?»

 

Parte 2

Dentro de la ciudad de Erdia del reino de Sherfield, representantes de varios países estaban actualmente sentados a la mesa en medio del salón.

Los representantes de Sherfield eran la Reina Listy, el General Zecks y la Élite Ejecutiva Loutier.

Los representantes de Aleclasta eran el Papa Volk y su sumo sacerdote Miranda.

Los representantes de Disdia eran el Emperador Baram y el cuarto príncipe Alphonse.

Detrás de ellos estaba un caballero como guardaespaldas. El traje del caballero era diferente del de los caballeros reales de Disdia. Era la primera vez que Listy veía a ese caballero.

«… ¿Quién es esa persona?»

La armadura equipada con varias decoraciones de oro se veía extremadamente gruesa. El casco hacía difícil ver la expresión del caballero. Pero juzgando por la postura del caballero, su fuerza no debía ser subestimada.

Basado solo en el punto que Baram trajo especialmente a este caballero con él, este caballero debe tener la confianza de Baram.

… A parte de eso…

Estaban Akatsuki, Myuu y la mujer llamada ‘Haruka’ de Galevain.

Estas 11 personas eran los participantes de esta reunión.

«… Si solo pudiera…»

Listy estaba profundamente estresada. De hecho, ella había planeado que, antes de que los dos países llegaran, le haría unas preguntas a Akatsuki, entendiendo sus motivos e intenciones y tal vez podría ser capaz de ayudar a Akatsuki durante la negociación. Sin embargo, esto hubiera sido igual al hecho de traicionar a los otros dos países. Si lo que Baram había dicho era confirmado, que Akatsuki había escondido secretamente a la hija del rey demonio, Listy y los otros que ayudaban naturalmente no podrían continuar haciéndolo. Por eso solamente podía esperar la llegada de Baram y Volk.

Lo extraño fue que después de ver a Akatsuki, Baram y Volk no revelaron una mirada sorprendida. Por tanto Listy estaba segura que ya conocían acerca de la existencia del “Hueco Dimensional”.

—… Valkyria.

Bajo el comando de Listy, la callada y calmada líder de las guardias sirvientas asintió con la cabeza y junto a varios subordinados pusieron té para los huéspedes de cada país.

Akatsuki cogió la taza de té y tomó un sorbo, entonces inmediatamente dejó salir un suspiro lleno de emociones.

— No puedo creer que aun sería capaz de tomar el té que hiciste por ti misma, las cosas son realmente impredecibles. Valkyria, desde que te desvestí de tu traje de sirvienta en el bosque antes de irme, no he escuchado noticias de ti. ¿Cómo has estado estos días?”

Akatsuki tenía una sonrisa en su rostro y bromeó con Valkyria que estaba parada a su lado.

En medio de la conmoción, Valkyria permaneció calmada.

— Gracias a ti, fue bastante decente. No te puedo devolver el favor, pero añadí especialmente veneno en el borde de la taza. Es aproximadamente cinco veces la cantidad mortal.

— ¡Buuuuu…!

Akatsuki, de repente, escupió todo el té dentro de su boca. Valkyria miró fríamente a Akatsuki con un rastro de disgusto.

— Solo era una broma, pero realmente lo escupiste. Hacer tal cosa durante una ocasión diplomática formal, ¿no sientes que eso es grosero?

— Estoy de acuerdo… pero decir una broma también depende de la ocasión, ¿cierto?

A pesar de que Akatsuki hizo el ridículo, también calmó un poco la tensión en el lugar.

«… Valkyria, realmente te admiro.»

Incluso enfrentando a Akatsuki, que hacía a todas las mujeres temer con solo su mención, Valkyria aún era capaz de tomar las cosas con calma y algunas veces hacer sufrir a Akatsuki; esta guardia sirvienta no debía ser subestimada. Esperando que Akatsuki no se contuviera con su actitud frívola e hiciera que la reunión  terminara con una atmosfera pacífica.

«… Aunque probablemente es difícil.»

Listy pensó. De nuevo inició la reunión, un amenazador Baram y un calmado Volk podrían ciertamente lanzar un duro interrogatorio a Akatsuki. En ese momento, Listy no tenía el poder para detenerlos.

Lo que es más, Listy aún seguía espaciándose por la verdad que Akatsuki había escondido a Myuu. No tenía la confianza de permanecer calmada.

Justo cuando las tazas de todos estaban llenas a un 80%…

— Primero que todo, gracias a todos por aceptar nuestra petición y preparar la conferencia de hoy.

Miranda escuchó esto y no pudo evitar reírse.

— Ah… la persona que se rio fue Miranda, ¿cierto? ¿Podrías por favor no interrumpirme?

— Lo siento…

Miranda tenía una mirada satisfecha mientras estrechaba los ojos.

— Incluso en una reunión formal, no cambias tu actitud audaz y de espíritu libre…

— Si, por supuesto.

Akatsuki respondió.

— Las personas aquí deberían saber qué tipo de persona soy, ¿cierto? Una falsa actitud y palabras pretensiosas no significan nada para mí. No estoy aquí para hablar de temas que son así de poco importantes.

— Está bien. Hoy estas aquí como representante de Galevain, tu estatus es equivalente al nuestro. Naturalmente no hay necesidad de hacer una intento innecesario de bellas palabras retoricas y lenguaje diplomático. Nadie aquí debería tener ninguna objeción, ¿cierto?

Dijo Volk.

Como el participante de mayor edad y el Papa de la Iglesia de Richard, naturalmente nadie objeto la propuesta de Volk. Después de ver el silencio de la audiencia como un acuerdo, Volk asintió con la cabeza en satisfacción.

— Nosotros tampoco vinimos a escuchar tus palabras bonitas… Okay, empecemos.

— Lo agradezco, así que empecemos con las auto-presentaciones. Yo soy Ousawa Akatsuki, hoy vengo aquí para pedirles un favor a todos ustedes, así que regresé de mi propio mundo a Alayzard de nuevo. Después de eso, de alguna manera me convertí en un representante de Galevain, encantado de conocerlos.

Escuchando a Akatsuki, que era completamente intrépido, Listy no podía evitar tener sentimientos personales sobre ello.

La reunión que decidiría el destino de Alayzard había entrado al prólogo.

Las declaraciones preventivas de Akatsuki iniciaron un fuego en la reunión.

— Por favor déjenme expresar mi vista primero. No importa si tienen comentarios, pero esta reunión está completamente bajo mi control. Saltemos directamente al tema. Galevain espera que, con Sherfield, Disdia y Aleclasta, estos tres países, formar una acuerdo de paz. De ahora en adelante, prohibirá todo lo relacionado con la hostilidad incluyendo intimidación y provocación. Para expresar su sinceridad, inmediatamente ordenen a sus fuerzas desplegadas en el borde del bosque Galevain la retirada.

Sintiendo el aumento de la tensión de la atmosfera en el lugar, Ousawa Miu no pudo evitar pensar que la batalla acababa de empezar.

Entonces Miu miró a Akatsuki junto a ella.

«… Confío en ti.»

Akatsuki era el único responsable por el trabajo de la reunión. Miu solo estaba usando su poder como la hija del rey demonio para presenciar el proceso de la reunión. Paz entre humanos y Galevain era aún un sueño distante, pero en el futuro próximo, firmar un tratado de paz era esencial. Tal vez bajo la petición de Akatsuki, las fuerzas humanas se retirarían temporalmente, pero no había garantías que no usarían alguna excusa para iniciar una guerra de nuevo. Con ninguna garantía de tratado de paz, los ciudadanos de Galevain vivirían por siempre en miedo por la guerra.

«… Si la excusa para empezar la guerra fuera yo…»

Miu no podía evitar pensar en eso. En ese momento, debería detener la guerra junto a Akatsuki.

Originalmente, ella pensaba que la arrogante declaración de Akatsuki estaba destinada a causar un escándalo en todos en el lugar, pero no podía imaginar que sería completamente lo opuesto.

— Ah… Akatsuki, por favor espera.

Un tono calmado y elegante. La persona que rompió primero el silencio fue el Papa Volk de Aleclasta.

— ¿Puedes primero explicarnos por qué la hija del rey demonio está contigo y por qué te volviste un representante de la raza de demonios? Solo empezar diciéndonos que nos retiremos realmente me confundió.

— Creo que también deberían entender claramente, la batalla final en contra del rey demonio fue yo derrotando a Galious. Antes de que Galious muriera, me pidió cuidar de su hija, después de todo, su preciada hija se acababa de convertir en la princesa de un país derrotado, cualquiera se preocuparía, ¿cierto? Basado en el humanitarismo, obviamente espero completar los últimos deseos de Galious, así que secretamente tomé a la hija del rey demonio y la llevé a mi mundo.

Después de decir hasta este punto, Akatsuki de repente se detuvo.

— Originalmente pensé que podía regresar a los días pacíficos… pero quien sabe qué clase de idiota, que se decía a sí mismo un héroe, llegó de repente.

Akatsuki hizo una sonrisa torcida.

—… Al final, fui forzado a matar a ese idiota.

— Tú…

La cara de Baram reveló su ira, pero Akatsuki tenía una mirada que mostraba que no le importaba.

— Ah cierto, ese idiota parecía llamarse a sí mismo un héroe de Disdia. Por favor, ¿cómo le confirieron en título de héroe a ese idiota? Disdia perderá su reputación.

Después de una pequeña pausa…

— Especialmente porque ese idiota hiso un contrato con el dragón maligno de la Montaña Negra.

— ¿… Qué?

Baram no pudo ocultar su sorpresa.

— ¿Zahhark fue derrotado por ti…?

— Que pena. La habilidad de una ser dimensional superior, es en efecto fuerte, pero usar un humano como médium le dificultó usar sus verdaderas habilidades. De acuerdo a mis cálculos, no fue capaz ni de usar la mitad de su poder.

Akatsuki suspiró.

— Como sea, el sujeto llamado Phil fue derrotado por mí al final. Una vez que pensé que Alayzard continuaría enviando soldados a perseguirnos, supe que este no era el método que debía seguir, así que decidí regresar a Alayzard y explicar claramente todo… ¿Hay algún problema con eso?

En este momento…

— ¿Por qué…?

Un tono calmado y frio atrapo la atención de todos. La fuente de la voz era la joven reina de Sherfield, Listy.

Solo para verla mirar fríamente a Akatsuki.

—… ¿Por qué no le dijiste a todos?

Un tono excepcionalmente educado pero aun así frio, como si estuviera hablando con un enemigo.

Esta era Listy, quien había suprimido sus emociones internas y trató de estar lo más calmada posible, tan educada como fuese posible, un método para expresar sus palabras. Ella silenciosamente esperó la respuesta de Akatsuki con una mirada afilada.

— Si tú les hubieras dicho a todos que Galious te había confiado a su hija, todos estarían dispuestos a buscar la mejor solución. Realmente no entiendo, ¿por qué tomaste una decisión tan ridícula?

Listy había extrañado a Akatsuki más que nadie y su conmovedora confesión de repente hizo que la habitación cayera en silencio.

Sin embargo…

— ¿La mejor solución…?

Akatsuki le preguntó a Listy.

— Entonces me gustaría preguntar, ¿cuál exactamente es el mejor método?

— Esto…

Listy de repente perdió las palabras, pero al mismo tiempo, reganó su tono normal.

Regresar la hija del rey demonio a la raza de demonios, había un gran chace de que ella fuera elegida como la nueva rey demonio. Estar bajo arresto domiciliario también era una excelente opción, pero no había garantías de que no habría insatisfacción y protestas de los ciudadanos. También, había una pequeña oportunidad de que la pequeña, pero sedienta de sangre, raza de demonios empezaran una rebelión para recuperar a la hija del rey demonio.

Así que…

— Además de llevar a la hija del rey demonio a mi mundo y hacerla desaparecer completamente sin que se conociera su paradero, ¿qué otra opción tenia?

La declaración de Akatsuki hizo que Miu se sintiera emocional.

… Es cierto.

No había lugar para Miu en Alayzard. En ese momento solo podía seguir a Akatsuki a un mundo desconocido.

Justo en este momento…

— ¿… Qué quieres decir con que no había otra opción? Hay al menos una opción que hubiera podido solucionar el problema, ¿cierto?

Baram miró arrogantemente a Akatsuki.

— Solo mata a la hija del rey demonio, ¿eso no lo resuelve todo? Llevar a la hija del rey demonio a tu mundo no es la única opción, matarla directamente es la mejor propuesta. Al final hiciste una decisión estúpida y dejaste una maldición haciendo que este mundo estuviera de nuevo bajo la sombra de la raza de demonios.

— ¡…!

El valor de su propia existencia estaba siendo negado severamente. El cuerpo de Miu no pudo evitar temblar ligeramente.

Incluso si estaba dentro de sus expectativas, la cruel y despiadada acusación lastimaba a Miu. Pero…

… Ah.

Junto a ella, Akatsuki acarició gentilmente los hombros de Miu.

— ¿Así que estás diciendo que tus intenciones de enviar perseguidores era por la paz de Alayzard…?

Akatsuki miró fríamente a Baram frente a él.

Ousawa Miu no pudo evitar pensar en el verdadero propósito de Disdia.

Pero Akatsuki aún no había mencionado la información obtenida de Phil.

… Después de todo, no había evidencia conclusiva.

Miu estaba al tanto de esto. Cuestionar impulsivamente solo se volvería una calumnia sin bases, y ponerse en una situación aún más desfavorable. El principal objetivo de Disdia era usar a Miu como cebo para incitar a la raza de demonios a empezar una rebelión y crear una nueva disputa. Después de eso, usar su influencia por terminar la guerra para liderar Alayzard. Sabiendo esto, no podían exponer la mentira de Baram en este sitio, así que Akatsuki decidió acercarse a la pregunta desde otro ángulo.

— La vida del rey es igual a la vida del todos los ciudadanos. Si Galious muere, la raza de demonios también se rinde. Esto significa que la batalla ha terminado, no importa si humanos o la raza de demonios, ambos no necesitan derramar sangre innecesariamente

— ¿Sangre innecesariamente…? Aun te atreves a decir algo así.

Baram miró a Listy con un ojo.

— ¿Lo has olvidado? Originalmente Galious atacó la capital de Sherfield, Erdia, además de la princesa en ese momento, la Reina Listy, la realeza de Sherfield murió a manos de la raza de demonios.

El repentino discurso de Baram hizo que Listy mordiera sus labios y agachara la cabeza en silencio.

La tragedia de hace cinco años emergió en su cerebro.

En ese momento, perdió a su padre, sus parientes, su país e incluso perdió a Leon, y fue forzada a enfrentar la desesperación. Sí, este era un hecho indiscutible.

… Pero…

Justo cuando Listy estaba por alzar su cabeza para hablar…

—… Con todo respeto Baram-dono, este es un problema de nuestro país.

Loutier protestó a su lado, Zecks también trató de no ser aventajado por ella.

— Lo que Lulu dijo es cierto. El dolor e ira de ese día nos pertenecen a nosotros.

Entonces miró fríamente a Baram.

—… No puede ser la excusa de otro país.

Listy les dio las gracias a sus dos amigos cercanos que hablaron por ella.

El inoportuno Baram parecía algo impotente.

— Solo estaba tratando de defender la injusticia de Sherfield. Si incluso el país anfitrión expresa esto, entonces yo, que soy de otro país, no puedo decir nada más.

—… En ese tiempo, yo estuve ahí.

Akatsuki murmuró. Notando la mirada de Akatsuki, Listy no pudo evitar pensar:

Esos ojos eran los mismos que los de ella. Akatsuki debió haber recordado el pasado.

— Si esa es la tragedia causada por la guerra, no podemos y debemos culpar a nadie. Si alguien quiere tomar la responsabilidad por la tragedia, debería ser yo quien fui el que mató a Leon.

—… Suficiente Akatsuki. No hables acerca de ese asunto.

El tono de Listy era extremadamente severo.

— Ya lo he dicho muchas veces, el tú, en ese entonces, no tenía poder para cambiar nada. La muerte de Leon no es tu culpa, no presiones esa responsabilidad hacia ti mismo.

El salón repentinamente se hundió al silencio.

Después de un periodo de tiempo.

—… Parece que nos desviamos del punto.

Volk rompió el silencio.

— Akatsuki, por favor continúa. Para prevenir que sigamos enviando persecutores, regresaste a Alayzard, este punto no es difícil de entender. Pero, ¿por qué te convertiste en el representante de la raza de demonios? El rey demonio Galious murió a tus manos, ¿por qué la raza de demonios te aceptaría para que los representaras en la conversación?

— La razón es simple, no tenían otra opción.

Era un simple método de eliminación.

— La raza de demonios que vive en el bosque sabe que Galious me confió a su hija y también siguieron las últimas palabras de Galious y vivieron una pacífica vida en el bosque. Lo que no podía imaginar es que su ejército los atacaría de repente sin previo aviso, causando que estuvieran altamente angustiados. También sabían que los humanos no confiarían en la raza de demonios, así que solo podían confiar en mí para convencerlos en retirar sus tropas. Para la raza de demonios, este es su último recurso.

— Sin previo aviso, ¿ahora estas tratando de culparnos a nosotros?

Baram habló fríamente:

— ¿El que atacara primero debería ser la raza de demonios? No lo olvides, nuestras fuerzas de vigilancia que fueron desplegadas en el borde de Galevain fueron completamente aniquiladas por ataques de la raza de demonios.

Justo cuando terminó…

— ¡… Nosotros no atacamos a nadie!

La dueña de esta voz se levantó de su asiento.

Una mirada más de cerca revelaba que era la callada Miu, quien había permanecido en silencio desde el inicio de la conversación.

Estando separada por el cuerpo de Akatsuki, Nanase Haruka miró a Miu, quien se levantó de su asiento.

Ignorando la mirada de todos, Miu miró fríamente a Baram.

… Realmente es difícil de perdonar.

Un estratega usando medios despreciables e intentando destruir su raza.

Acerca del problema de cómo tratar con Akatsuki, la verdad oculta de Miu y entrando a un mundo alterno… Haruka decidió esperar hasta que pudiera presenciar las acciones de los dos antes de hacer la decisión final. Así que, hoy estaba actuando como un tercero para observar la conversación desde el lado. Usando la información obtenida antes, al igual que el discurso provisto por todos, para evaluar la situación, Galevain siendo arrinconado era una verdad indiscutible. Y Baram de Disdia, quien, desde el inicio de la conversación, había expresado una fuerte hostilidad hacia la raza de demonios incluso actuando como si fuera la víctima, no era un método para deshacerse de las sospechas. En cuanto a los otros dos países en la alianza, si estaban de acuerdo con Disdia, ellos no lo sabían.

… Si los otros dos países también participaban, la situación era poco favorable para la raza de demonios. Akatsuki creía que Sherfield, que tenía una relación poco profunda con él, no estaría involucrado.

Pero si los líderes de los tres países habían llegado a un consenso antes, la paz entre humanos y la raza de demonios sería difícil de lograr. Akatsuki probablemente había pensado hasta este punto, le indico a Miu que regresara a su silla y habló lentamente:

— Acerca de este asunto, ¿hay alguna evidencia conclusiva?

Akatsuki intentó refutar la acusación opositora. En ese momento el general pelirrojo de Sherfield habló.

— Los que fueron atacados eran una fuerza unida de nuestro país con Disdia. De acuerdo a los sobrevivientes, fue trabajo de la raza de demonios. Además de los soldados de Disdia, nuestros soldados dijeron la misma cosa.

En ese momento…

—… Eso es solo ‘testimonio’ y no ‘evidencia’.

Haruka inmediatamente refutó, atrayendo la atención de todos hacia ella.

«¿… Q-Qué estoy haciendo…?»

Después de ver los desagradables medios usados para acusar a la raza de demonios, finalmente Haruka no pudo evitar hablar. Pero una vez que las palabras salieron, Haruka lo lamentó inmediatamente. Después de todo, ella no era un residente de este mundo, y no debería involucrarse en la disputa entre la raza de demonios y los humanos. Sin embargo, Akatsuki tomó las cosas calmadamente, y no tenía ningún medio de resentimiento, así que Haruka estaba un poco aliviada. Parecía que su discurso no había destruido el plan de Akatsuki y Miu.

No solo eso, Akatsuki incluso le guiñó a Haruka, haciéndolo señas de que hablara libremente sin pensarlo dos veces.

«… Si ese es el caso…»

Haruka asintió y se giró hacia el frente. Al principio Haruka solo quería presencias las acciones de Akatsuki y Miu y no quería elegir un lado, pero sus sentidos de justicia no le permitirían al otro lado usar evidencia sin bases para acusar a la raza de demonios. Esto era en lo que Nanase Haruka  insistía al igual que su creencia.

— Discúlpenme por hablar francamente… Aparte del testimonio de los sobrevivientes, ¿no hay ninguna evidencia decisiva?

Entonces Haruka dijo una especulación en la que estaba casi convencida que era la verdad.

— La raza de demonios es enemiga de los humanos. Esta creencia está muy profunda en los corazones de los humanos, así que naturalmente no considerarían otras posibilidades. Si los soldados lastimados dicen que fue la raza de demonios, la gente naturalmente volvería sus ataques hacia la raza de demonios, completamente ignorando el deseo de investigar por la verdad. Después de todo, la verdad de la investigación es igual a proteger al enemigo, proteger a la raza de demonios y la persona que propuso esa idea sería considerada un traidor de la humanidad y un ayudante de la raza de demonios.

Haruka se detuvo por un momento.

— ¿No es así?

—… Por favor espera un momento.

Un delgado joven abrió su boca. Este joven no era otro más que el cuarto príncipe de Disdia Alphonse, que estaba sentado al lado de Baram. Como el príncipe del imperio militar, Alphonse no cargaba una espada. También estaba llevando un traje de un oficial civil. De su cuerpo y apariencia, su punto fuerte no debería ser en el campo de batalla, pero aun así su tono tenía un toque de dignidad.

… Después de todo, también es de la realeza.

No importa que tan frágil fuera, aun así debería tener agallas.

Alphonse continúo diciendo:

— Nosotros también esperamos evitar disputas innecesarias. Después de una rigurosa investigación, confirmamos que era en efecto un crimen de la raza de demonios.

— ¿Con cuales bases?

— De acuerdo a las huellas en el campo de batalla, las armas de los enemigos y el residuo mágico, etc. Todo esto apunta a la misma dirección, la raza de demonios está relacionada con el ataque.

— Esa es la verdad.

Los elfos de clase alta de Sherfield también estaban de acuerdo con Alphonse.

— Por las marcas hechas por las armas en la armadura, se confirmó que es de una espada curva especial usada por los elfos oscuros. Y del residuo mágico, también descubrimos magia oscura que los humanos no pueden usar.

Haruka asintió.

— Pero todo eso pudo haber sido falsificado, ¿cierto?

—… ¿Quieres decir que falsificamos la evidencia?

Alphonse estrechó sus ojos, revelando una mirada de pocos amigos. Haruka gentilmente sacudió la cabeza.

— Solo estoy preguntando si hay una posibilidad y no intentaba acusar a nadie.

— Esto…

Loutier reflexionó pero no pudo contestar. Haruka tomó esa acción como un sí.

— En pocas palabras, no tienen ninguna evidencia conclusiva, confían solo en el testimonio de una pocas personas y atacaron deseosamente.

Era una poderosa acusación. Justo cuando Haruka se sintió satisfecha…

 

— Oh… ¿cuál es el problema con eso?

 

Una oscura y calmada voz se mezcló con un tono de burla que fríamente rechazaba las predicciones de Haruka.

La dueña de esa voz no era otra más que la talentosa mujer de Aleclasta… el sumo sacerdote Miranda. Sus ojos perecían reflejar el abismo del mundo. Haruka sintió que casi fue tragada allí dentro.

Haruka no la conocía. Hoy era la primera vez que ambas se veían.

Pero…

«… Esta persona, parece ser como…»

Un escalofrió invadió su cuerpo. Haruka repentinamente sintió una mirada familiar.

Sin embargo, rápidamente puso esa idea tras de sí.

—… ¿Qué significa esa frase? ¿Era razonable hacer farsas?

— Por supuesto que no. Solo confirmé la parte que está pensando deseosamente.

Miranda respondió.

— Incluso si hay una posibilidad de crear farsas, solo aquellos del lado de la raza de demonios harían un escándalo por fraude. No lo olvides, el testimonio de los sobrevivientes decía que la fuerza de ataque fue la raza de demonios. Para nosotros, solo el testimonio es más que suficiente. Además, cuando los humanos hacen un juicio, más o menos contiene un pensamiento deseoso, ¿cierto?

Porque…

— Después de todo, los humanos son criaturas de emociones. A pesar de que es necesario para los oficiales del gobierno suprimir sus propias emociones, y poner el interés del país y el bienestar de los ciudadanos como su más alta prioridad, ¿pero qué sucede si estas enfrentado esta situación? Enfrentando una situación donde tus ciudadanos seguramente serán asesinados por la raza de demonios, ¿podrías seguir calmada?

— Mmmm… ¡Pero!

Incluso si estaba siendo abrumada por Miranda, Haruka aún no se daba por vencida.

— Eso es cierto… ¿qué si nuestras posiciones fueran cambiadas?

Miranda Quenty continuó su ataque.

— Supón que tu amigo fue repentinamente asesinado, toda la evidencia apunta al enemigo, también hay testigos oculares. Bajo esta circunstancia, ¿aun creerías que el enemigo es inocente, ignorando los sentimientos de los ciudadanos, y buscarías evidencia en todos lados?

— ¡… Mmmm!

Esto está yendo mal, Haruka pensó para sí misma. El argumento de Alphonse y Loutier estaba basado en la lógica, así que Haruka podía refutarlo usando teoría. Sin embargo, Miranda apelaba a las emociones. Añadiendo el elemento de las emociones al debate, forzó a Haruka a respetarlas. Como resultado, no había duda que haría razonable sus acciones opuestas y viera los ataques de los humanos a la raza de demonios como acciones legitimas.

— ¿Ahora lo entiendes? Como el líder de muchos ciudadanos, fuimos forzados a tomar esta decisión.

Miranda dio una sonrisa superficial y expresa su declaración de victoria.

En ese momento…

 

—… ¡Muy bien!

 

Una voz ruda y frívola resonó en el lugar.

Todos unánimemente se giraron hacia el dueño de la voz.

Ese era Akatsuki, que sostenía sus manos detrás de su cabeza y estaba tranquilo.

 

Parte 3

Notando que la atención de todos estaba en él, Akatsuki no pudo evitar pensar:

«Justo ahora es el evento principal… ¿Eh?»

Akatsuki de repente miró a Miu.

La cara triste de Miu, que estaba observando a Akatsuki, parecía representar que ella no entendía el significado de la frase anterior de Akatsuki. Por eso Akatsuki sonrió gentilmente y le hizo un gesto a Miu para que no se preocupara.

— ¡…!

A través de esto, hizo que la triste Miu repentinamente se abriera, y mostró total confianza en Akatsuki. Así Akatsuki miró al frente y vio a la sonriente Miranda hablar apresuradamente:

—… Akatsuki, ¿te identificas con nuestros problemas?

— Por supuesto. Desde que tienen evidencia, no se puede evitar.

—… Todos oyeron esto claramente.

Baram dijo en un tono profundo.

— Esto es una charla diplomática, incluso si equivocadamente incluimos emociones en nuestro discurso, no se puede cancelar después.

—…

Notando que Akatsuki seguía cayado, Baram rio.

— Solo di cuál es tu opinión, quedarte callado será considerado como que estás de acuerdo.

—… Si tú lo dices, entonces no se puede evitar. Okay, así que es esto.

Akatsuki se encogió de hombros.

— ¿Qué significa esto? ¿Te rindes en el acuerdo de paz?

Enfrentando la sospecha de Listy, Akatsuki sacudió la cabeza.

— ¿Rendirse? No quería decir que me rindiera… ¿Hay algo de malo con esto?

— No hay nada malo. Solo verte juzgar y aceptar que nuestras fuerzas de vigilancia fueron atacadas por la raza de demonios, nuestros ataques también ganaron legitimidad, así que no hay razón hay razón para que nos retiremos. Bajo estas circunstancias, ¿crees que hay espacio para la negociación?

— Por supuesto que no.

Baram reemplazo a Akatsuki para responder la pregunta de Volk, entonces se volvió para encarar a Akatsuki.

— Él ya ha admitido que nuestro ataque a la raza de demonios está justificado como venganza.

Pero…

— Eso es correcto, admito eso.

La actitud de Akatsuki seguía siendo frívola.

Él le anuncio a la multitud ruidosamente.

 

— Reconozco y acepto su argumento de que la raza de demonios es la culpable detrás de los ataques a las fuerzas de vigilancia.

 

«Así que… ahora es nuestro turno.»

— Galevain respeta y acepta la posición de su país y juicio, después de todo, además del testimonio, también tienen evidencia relevante. Pero no se equivoquen, la verdad no es esta, la raza de demonios nunca atacó a las fuerzas de vigilancia humana. Acerca de este punto, nosotros también tenemos testimonios relevantes y razonablemente sospechamos que la evidencia que ustedes encontraron es falsa hecha por el verdadero culpable.

— ¿Q-Qué dijiste?

Enfrentando la explicación de Akatsuki, Baram no pudo evitar mostrar sorpresa, como si no entendiera el significado detrás de las palabras de Akatsuki. Así que Akatsuki sonrió levemente y ruidosamente pidió:

— Ahora es su turno de respetar y entender nuestra posición. Estamos preocupados porque estamos siendo erróneamente acusados y esperamos que sean capaces de retirarse inmediatamente, esta es nuestra posición.

— Ah…

Al momento en que Miu entendió y exclamó…

— ¡… Eso es mentira!

Baram golpeó sus manos en la mesa, y se puso de pie enojado. Su silla cayó detrás de él y creó un ruidoso sonido. Ante los amenazadores ojos de Baram, Akatsuki aún tenía una mirada despreocupada.

— Mientras no somos capaces de estar de acuerdo con su posición, aún estamos dispuestos a respetarla. Así que no les pido que estén de acuerdo con nosotros, pero al menos que respeten nuestra posición.

— ¿Un simple país derrotado desea tener iguales bases con nosotros? ¡No esperes que si respetas nuestra posición, nosotros debemos respetar la tuya!

— ¿Huh, lo olvidaste? ¿No fue el abuelo Volk el que dijo esto? ‘Tu estatus es equivalente al nuestro, naturalmente no hay necesidad de hacer una intento innecesario de bellas palabras retoricas y lenguaje diplomático.’ ¡Si nuestro estatus es igual, es natural para mí, pedir lo mismo a cambio!

— Ohoh, realmente eres algo.

Volk, quien fue puesto en el sitio por Akatsuki, sonrió gentilmente y acarició su larga barba blanca.

Baram escupió.

— Esa fue la opinión del Papa Volk, yo no prometí eso.

— ¿Entonces por qué no hablaste en ese momento? ‘Si tienen alguna opinión, hablen rápido.’ ‘Silencio representa que estás de acuerdo’, me pregunto quién dijo esas frases.

— Mmmm…

Baram estaba enojado hasta el grado donde sus mejillas se pusieron rojas. Viendo esto, Miranda no pudo evitar cubrir su boca y reír, su hombro se sacudió ligeramente, con una apariencia llena de alegría.

Sin embargo, Akatsuki no pensaba dejar ir tan fácil a Baram.

— ’Esta es una charla formal, así que todos los discursos ‘no pueden ser cancelados’’. Esta frase fue tu excusa que usaste en el principio para ponerme en una situación difícil. Ahora siquiera puedes mantener la tuya, no puede ser que irías a pretender como si nunca lo hubiera dicho, ¿cierto? Debería esperar que, el Gran Emperador de Disdia, simplemente usara un truco sucio, ¿cierto?

Su lengua de miel hizo una apariencia imponente.

Notando que todos permanecían en silencio, Akatsuki mostró una sonrisa orgullosa.

Entonces dijo:

—… Miren, ¿qué ya no lo dije? Esta reunión está completamente bajo mi control.

— ¡…!

Ante las magníficas habilidades conversacionales de Akatsuki, no le dio espacio para refutar a Baram que quería eliminar a la raza de demonios.

Sin embargo, la batalla de políticos estaba a punto de comenzar.

—… Akatsuki-dono, por favor escúchame.

Alphonse habló de repente.

— Volk-sama efectivamente mencionó acerca de tener el ‘mismo estatus’, pero debería solo representar a los representantes y no a las relaciones entre países.

— Oh…

A pesar de que los ojos de Alphonse estaban llenos de provocación, Akatsuki tenía una buena impresión de él.

Hasta ahora, el desarrollo de las conversaciones de paz, los comentarios sin cuidado de Baram habían forzado a su país a expresar desacuerdo con la petición de Galevain, la posición e influencia de Disdia también seria afectada. Así que Alphonse trató de ayudar a su padre a tomar de vuelta esa desventaja. Como príncipe de su país, no era solo su responsabilidad si no también su deber. Sin embargo, Akatsuki no sería indulgente por esto.

— Así que esa es tu explicación, pero creo que también debería incluir igualdad entre naciones. De todas formas, yo respeto sus posiciones, ¿entonces podrían respetar la mía?

Una vez aceptaron la posición del otro, significaría que incluso si sus opiniones no concordaban, solo podrían interpretarla por sí mismos. En pocas palabras, el disentimiento de Alphonse no tendría ningún efecto. Sin embargo, Alphonse realmente aceptó la proposición de Akatsuki.

— Ya veo… Si aceptamos tu posición, ¿qué petición tienes?

— Inmediatamente llamar de vuelta a las fuerzas que rodean el bosque.

Akatsuki respondió sin vacilar.

— Ya hemos aceptado su posición de realizar un asedio, ahora es su turno de mostrar sinceridad y llamar de vuelta a sus tropas.

— La causa del ataque fue porque las fuerzas unidas de nuestro país y de Sherfield fueron atacadas, ¿cómo tratarás con ese asunto? Justo ahora ambos lados se están apegando a sus posiciones opuestas, y a los argumentos de ambos lados le falta evidencia, y no se puede decir de forma precisa la verdad. Pero nuestras fuerzas de vigilancia siendo aplastadas en un acto indiscutible. Incluso si no tenemos evidencia real, eso no niega la posibilidad de que la raza de demonios estuviera involucrada.

Las habilidades conversacionales de Alphonse también eran bastante astutas, Akatsuki escupió en su corazón.

«… Increíble.»

La razón detrás del por qué ambos lados estaban en un punto muerto era porque continuaban en la posición de las razones legitimas de su propio lado.

Sin embargo, Alphonse incluso había admitido que ambos lados no tenían evidencia conclusiva, y al mismo tiempo, la opinión de Akatsuki era solo una especulación sin bases. Una vez quitaran las emociones de ambos lados, solo quedaría la verdad. En realidad, comparado a la posición de la raza de demonios creyendo que estaban siendo acorralados, era claro que ‘Nuestras fuerzas de monitoreo fueron atacadas por la raza de demonios y fueron aniquiladas completamente’ era más realista.

«… ¿Qué debería hacer?»

A pesar de que podían continuar con su posición siendo malentendida, había muchos argumentos débiles, y tarde o temprano, serian abrumados por el otro lado. Así, Akatsuki decidió cambiar el curso.

— Para poder probar que estamos siendo culpados, Galevain espera investigar rápidamente la verdad de este asunto. Sin embargo, Galevain no aceptará la verdad que ustedes investigaron y al mismo tiempo, ustedes no aceptaran la verdad que Galevain investigó. ¿Es correcto?

— Sí.

Alphonse asintió. Akatsuki reveló una sonrisa satisfecha.

— ¿Por qué no dejar que el País Comercial Marítimo… Aversmarina actúe como una justo e imparcial tercero y en la presencia de ambas partes re-investigue? Personalmente siento que ese es un método apropiado, ¿qué piensas de eso?

Solo en la situación donde no se involucraran los intereses de ambas partes, podía clarificar la verdad. Desde que el culpable no era Galevain, la verdad estaba un su favor.

—…

Alphonse lo consideró por un momento.

—… Esta propuesta en efecto es apropiada.

Entonces dijo tranquilamente:

—… No sé lo que piensa Sherfield, ¿Reina Listy?

— Ah… Está bien.

Después de que Listy expresó su acuerdo, la mirada de Alphonse cambió al otro lado.

— Volk-sama, ¿está Aleclasta también a favor de esta propuesta?

— Sí, no hay objeciones. La verdad es que las fuerzas que fueron eliminadas eran de Sherfield y Disdia, generalmente estoy siguiendo la amistad de nuestra alianza de tres países, así que envía tropas a participar en la venganza. Siempre que tu país y Sherfield acepte, Aleclasta naturalmente no tendrá razón para rechazarlo.

— Muy bien, entonces dejémoslo así.

Akatsuki mostró una sonrisa satisfecha.

—… Sin embargo… Akatsuki-dono.

Alphonse habló fríamente:

— En un principio, no podemos dejar que todas las tropas se retiren del bosque. El plan alternativo era dejar fuerzas de vigilancia, creo que no hay objeciones del lado de Galevain.

— Vaya, realmente lo calculaste bien.

Akatsuki dio una sonrisa torcida.

— ¿La cantidad de fuerzas de vigilancia será la misma que antes?

— No. Desde que fueron capaces de eliminar nuestras tropas en una noche, esto significa que no podemos subestimar al otro grupo. Para prevenir que ocurra la misma tragedia, debemos incrementar la cantidad de fuerzas.

Alphonse aparentemente trató de luchar por condiciones más favorables, pero Akatsuki respondió rápidamente.

— Ah… Okay, eso está bien.

—… ¿No necesitas confirmar el número de tropas que incrementamos?

La actitud de Akatsuki era muy simple y en su lugar hizo sentir a Alphonse un poco sorprendido.

Solo para ver la sonrisa de Akatsuki.

— No importa, te creo. Después de todo, no estás tratando de romper el acuerdo al que ambas partes lograron llegar, ¿cierto?

—… Eso es cierto.

Al mismo tiempo que vio a Alphonse hacer una sonrisa torcida, Akatsuki pensó para sí mismo:

«… Al menos llegamos a una conclusión.»

Al menos habían logrado remover el asedio del bosque. Más importante, Alphonse era un experto en negociación, si hubiera continuado, no había garantía de que Akatsuki no sufriría perdidas.

—… Otou-sama, ¿qué piensas?

Alphonse preguntó por la opinión de Baram. Él obviamente no aceptaba esta condición, pero no podía expresar ninguna objeción; después de todo, sus descuidados comentarios los hizo caer en una situación desfavorable. Era gracias a Alphonse que habían logrado darle la vuelta y reganar su orgullo, así que porque Baram desaprovecharía los esfuerzos de su hijo. Además, esta conclusión había obtenido el acuerdo de Volk y Listy. Si iba a objetar en este punto, se desgraciaría a sí mismo.

—… Entiendo, entonces hagamos esto.

Después de decir esto, Alphonse miró a Akatsuki como si buscara el consentimiento de Akatsuki.

Akatsuki aceptó la mirada de Alphonse y asintió en silencio.

«… El cuarto príncipe de Disdia, Alphonse.»

Después de que sus tres hermanos murieran en la batalla contra el rey demonio, Alphonse se había convertido en el único heredero de Disdia.

El frágil y débil Alphonse no podía ser como su padre o hermanos y saltar a la batalla, pero él era el estratega indispensable junto a su padre, y ayudaba a su padre a tratar asuntos políticos. Como un príncipe de un país militar que nunca había matado en un campo de batalla, Alphonse era llamado por muchos ciudadanos como el ‘Príncipe Cobarde’, pero las dotes que mostró en el debate eran extraordinarias. Él no solo hizo que las fuerzas de vigilancia permanecieran en el bosque con una razón legitima, incluso obtuvo el acuerdo de los participantes para incrementar la cantidad de fuerzas, ayudando a su padre y al mismo tiempo ayudar a que Disdia reganara su orgullo.

«… Él de verdad tiene carácter.»

Alphonse no vaciló para aceptar la propuesta de que un justo e imparcial tercero investigara la verdad, lo que significaba que Disdia no parecía importarle si la verdad era hecha pública,

¿Es porque tienen confianza en su legitimidad? O es…

«… ¿Otra conspiración?»

¿No a través de acciones violentas, sino sobornando con dinero? Sin embargo, Alphonse no parecía ser ese tipo de persona. Al menos cuando estaba encarando a Akatsuki, sus ojos eran extremadamente honestos.

«… Olvídalo.»

Incluso si realmente tenía pequeños trucos, no sería capaz de escapar de Akatsuki. No había necesidad de desperdiciar tiempo en él.

Habían logrado traspasar el primer obstáculo, pero había más cosas de las que Akatsuki debía encargarse. La tensión que tenían hasta ahora finalmente se resolvió.

Ahora debían tratar con la tensión en el futuro.

En ese momento…

—… Estoy de acuerdo en aceptar en retirar mi ejército y solo dejar fuerzas de vigilancia en el bosque.

Baram dijo silenciosamente.

— Pero esto no representa que Disdia está deseando firmar un tratado de paz en igualdad de condiciones con Galevain. El poder nacional de la raza de demonios y Disdia es muy diferente, nunca serán nuestros iguales.

Escuchando esto, Akatsuki estaba secretamente encantado.

Una de las llaves más importantes para la negociación de paz era el señuelo para que Disdia dijera esa misma frase. Él no pensaba que Baram mismo la diría. Ousawa Akatsuki por supuesto no perdió esta oportunidad.

— Poderes nacionales son muy diferentes… ¿Qué significa esa frase?

— ¡Hay algo más que decir!

Baram dijo con un tono firme.

— Fuerza Militar es igual a Poder Nacional. ¡Una vez que la guerra empiece, Disdia será capaz de aniquilar fácilmente a Galevain!

— ¿Fácilmente? Estás fanfarroneando.

Akatsuki sonrió ligeramente.

— Escucha cuidadosamente, si la guerra empieza de nuevo, esta vez estaré parado del lado de Galevain.

 

Parte 4

Listy escuchó esto claramente, casi todos jadearon simultáneamente.

Entonces la golpeó, ese era el verdadero propósito de Akatsuki.

«… Estás siendo serio, Akatsuki.»

Akatsuki ya se había preparado mentalmente, incluso si debía convertirse enemigo con sus antiguos camaradas, aun así lucharía por la raza de demonios.

— Hmmph… No creas que solo por añadir una persona, serás capaz de competir con las fuerzas de Disdia.

Baram no pudo ocultar su rabia, pero Akatsuki aún tenía una apariencia frívola.

— ¿Lo dices en serio?

Akatsuki rio.

— ¿Consideraste cuidadosamente las consecuencias de convertirte en mi enemigo?

— ¿Qué dijiste…?

A través del recordatorio de Akatsuki, la cara de Baram de repente se puso pálida.

Listy pensó. Tomando en cuenta el riesgo de hacer a Akatsuki su enemigo, la reacción de Baram no era sorprendente. Después de todo, su oponente era el héroe que derrotó al rey demonio más poderoso de Alayzard… Galious. Absolutamente habría un impacto sicológico en sus soldados. Incluso si era llamado el “Héroe Malicioso”, países de todo el mundo, incluyendo Sherfield, tenían muchas personas que apoyaban a Akatsuki. Especialmente soldados del campo de batalla… Akatsuki, quien había liderado la batalla, era definitivamente su héroe. Estas personas habían presenciado la actuación de Akatsuki en al campo de batalla y naturalmente entendían la habilidad de combate de Akatsuki. Cuando Galious seguía con vida, él tenía el título del más fuerte e imbatible rey demonio, pero al final, aun perdió contra Akatsuki. Una vez que los soldados entendieran que debían luchar contra el invencible Akatsuki, estaban destinados a entrar en pánico. Esta era la razón por la que Baram había mandado a su más fuerte asesino para derrotar a Akatsuki. No creía que Phil Barnett perdería e incluso que el Dragón Maligno Zahhark sería derrotado por Akatsuki. Esto probaba que las habilidades de combate de Akatsuki sobrepasaban por mucho la imaginación de Baram.

— Pero… Si realmente empezamos a luchar, la victoria aun nos pertenece.

Baram continúo persistiendo, pero la expresión en su rostro era muy afligida. Sin embargo, lo que dijo era acertado. Si era una confrontación frontal, los chances de que Disdia ganara no eran bajos. No importa que tan poderoso era Akatsuki, aún era solo un humano, ¿cómo podría enfrentar miles de tropas humanas? Pero esta no sería una acción militar para eliminar a la raza de demonios, sino una devastadora batalla llena de cadáveres, incluso si conseguían ganar, los daños e impacto que tenían que afrontar eran difíciles de estimar. A pesar de que el poder nacional de Disdia era enorme, ya había sido gastado a través de los años por las batallas contra el rey demonio Galious, y aun no se recuperaban completamente. Así que si la guerra empezaba de nuevo, no había garantía que el país no sería sacudido. Como el gobernante de Disdia, era imposible para Baram no entender estos principios.

«… Y…»

Listy pensó. A pesar de que las posibilidades de ganar una confrontación frontal no eran bajas, pero…

… El conflicto militar no lo era todo en la guerra.

— Siempre y cuando la guerra comience, ¿la victoria será de la humanidad? Puede que ese no sea el caso.

Como si también entendiera este concepto, Akatsuki miró a la multitud.

— Disdia, que perdió muchos valientes y fieros príncipes, solo confía en el prestigio del actual emperador para mantenerlo todo. A través del símbolo y absoluta autoridad del Papa, el país religioso de Aleclasta. La única sobreviviente de la realeza que se convirtió en Reina y después de recuperar la capital se levantaron para pelear contra el rey demonio Galious, el país Sherfield. Estos tres líderes de países son personas irremplazables. Solo derrotando al ‘Rey’ o tomando la ‘capital’, cortando todos los deseos y esperanzas de las personas, todo estará acabado. El ejemplo más simple es cuando derroté a Galious, la batalla entre humanos y demonios también llegó a su fin.

Exactamente. Había muchos métodos para ganar una guerra, no es necesariamente solo luchar con las fuerzas enemigas.

— Significando que una vez los dos lados luchen entre sí, ¿no vacilarás para matarme?

Volk estrechó sus ojos y miró a Akatsuki.

Solo para ver a Akatsuki encogerse de hombros.

— Tampoco quiero hacer eso. Pero si se van a convertir en mis enemigos y lastimar a mis camaradas, entonces no tengo otra opción. Esto es llamado karma.

Sin embargo…

— Tomarlos a ustedes como rehenes es también una excelente idea. Justo como tenían planeado tomar a la hija del rey demonio como rehén.

Por lo tanto…

— Considérenlo cuidadosamente. Si realmente no hay lugar para una negociación de paz, este castillo puede convertirse instantáneamente en un campo de batalla.

El lugar rápidamente fue envuelto en una fría atmosfera.

Pero…

— Oh no, Akatsuki… ¿Cómo puedes asustar a las personas al azar?

La sonrisa de Miranda calentó la atmosfera en el lugar.

— Esta conversación fue pedida por ti. Si fueras a causar problemas en medio de las negociaciones, solo agitarías los sentimientos de la humanidad tiene hacia la raza de demonios. Creo que ese no es el final que tú, quien desea la paz, espera.

— Haha, parece que no lo pude ocultar de ti.

Akatsuki sonrió ligeramente.

— Sin embargo… Akatsuki.

Volk interfirió desde el lado.

— Pareces tener una profunda esperanza en el tratado de paz entre la raza de demonios y los humanos, ¿pero qué hay de los sentimientos de las personas?

Después de todo…

— Los humanos y la raza de demonios tienen una historia de conflictos, y fluye profundamente. Hasta ahora, ambos lados están en una situación de hostilidad mutua. ¿Cómo podrían olvidar el pasado y pacíficamente vivir juntos?

Listy expresó acuerdo en su corazón. A menos que obtuvieran el apoyo de su gente, el tratado de paz era solo una formalidad. Sin embargo, Akatsuki sacudió su cabeza como si no estuviera preocupado por ese punto.

— Un tratado de paz es diferente a una alianza. No forzará a los humanos y demonios a vivir juntos. Es simplemente un acuerdo de no-agresión para evitar la recurrencia de conflictos similares.

—… ¿No-agresión? ¿Significa que viviremos en paz sin interferir uno con el otro?

Listy preguntó y Akatsuki simplemente dijo ‘Sí’ y asintió.

— La raza de demonios solo desea vivir sus vidas en paz. Si ambas lados no se aproximan entre sí, entonces naturalmente no surgirán conflictos. Nunca ha habido un acuerdo así en el pasado entre los humanos y demonios. Las personas de ambos lados Vivian en miedo por la posibilidad de guerra en cualquier momento. Pero una vez que la paz sea firmada, al menos habrá protección formalmente, lo que también efectivamente elimina los miedos en los corazones de la gente.

El lugar cayó en silencio. Todos estaban considerando la factibilidad de un tratado de paz en sus corazones.

«… No es irrazonable.»

Listy pensó. Siempre que ni interfieran entre ellos, la paz entre ambos lados no era imposible.

En ese momento…

— Ah, así que era eso… Esta consideración en efecto tiene sentido.

Volk murmuró y expresó su apoyo.

— ¿Qué? ¡Papa Volk!

Un sorprendido Baram miró a Volk.

— ¿No me diga que realmente cree en este disparate?

— ¿Disparate? Tal vez no lo sea. La larga guerra acaba de terminar, y no hay nadie que espere que la guerra empiece de nuevo. Verdaderamente, la batalla ha durado demasiado, hasta el punto donde hay niños que no saben lo que es la paz. Desde que regresar a nuestras calmadas y pacificas vidas es la esperanza de las personas, un acuerdo de no-agresión es una opción viable… Reina Listy, ¿qué cree usted?

—… Sí, nuestro país también está cansado de la atmósfera causada por la guerra.

El ataque esta vez fue causado por el ejército de nuestro país, la milicia se quedó dentro del país para ayudar con la reconstrucción post-guerra. Listy entendía que la gente odiaba la guerra, así que decidió hacer esta decisión. Si podía eliminar la guerra completamente, entonces todo estaba bien.

Y…

… Como resultado, no tendrían que luchar contra Akatsuki.

— Justo ahora solo Disdia no ha expresado su opinión, ¿cuál sería?

Alphonse reemplazó a Baram para responder la pregunta del Papa.

— La propuesta de Akatsuki-dono es en efecto atractiva, pero aún hay dos problemas.

— Ah… Entonces por favor dilos.

Bajo la indicación de Volk, Alphonse asintió.

— Primero es el ataque a nuestras fuerzas de vigilancia. Si realmente fue trabajo de la raza de demonios, Disdia nuevamente tomará acciones contra Galevain y al mismo tiempo, este así-llamado tratado de paz desaparecerá.

— Eso es justificable, después de todo, la premisa del tratado de paz es que los ataques a las fuerzas de vigilancia no están relacionados a la raza de demonios. Akatsuki, no deberías tener ninguna objeción.

— Sí, eso es natural.

Akatsuki asintió, entonces Alphonse continuó hablando:

— El siguiente es el segundo problema. Aparte del asunto de nuestras fuerzas de vigilancia no estando relacionado a la raza de demonios, también está la premisa de donde Akatsuki debe mostrar una fuerza capaz de resistir contra nosotros. Después de todo, Akatsuki-dono solo ha dado declaraciones unilaterales. Al mismo tiempo, no tenemos confirmación de una charla vacía. Para probar la legitimidad del tratado de paz, me gustaría que Akatsuki-dono probara su fuerza.

— Ohoh… En serio.

Volk estrechó sus ojos, riendo felizmente.

— Akatsuki, ¿qué dices? ¿El pedido de Alphonse es razonable?

— No tengo opiniones acerca de eso. Siempre estoy listo para enfrentar cualquier reto.

Akatsuki respondió.

—… Sin embargo, ¿cómo debería probar mi fuerza?

— Acerca de eso… Siempre y cuando seas capaz de derrotar a nuestras fuerzas de combate más fuertes, debería estar bien. Esta debería ser la forma más directa y fácil de probar tu fuerza.

— Eso es también verdad. Pero podrías decirme, ¿a quién te refieres como la ‘fuerza de combate más fuerte’?

— ¿Hay alguna necesidad de decirlo?

Después de que Alphonse dijera esto, Listy podía ver claramente una cruel sonrisa aparecer en su rostro.

«… ¿Podría ser?»

Listy, quien de repente entendió, trato de hacer que Alphonse continuara, sin embargo, fue desafortunadamente un paso muy tarde.

Vio a Alphonse permanecer calmado y sereno mientras decía:

 

—… Reina Listy, General Zecks y Ejecutiva de Élite Loutier, ¿podrían ustedes tres ir?

 

Listy inconscientemente mordió sus labios, la expresión de Zecks y Loutier también era pálida. Parecía que los dos habían visto la trampa de Alphonse.

No podía permitirle seguir escupiendo una gran cantidad de tonterías, así que Listy trató de cambiar el tema.

— Alphonse-dono, es muy generoso de su parte pensar en nosotros, pero nosotros tres no somos los más fuertes de los que usted habla, esto es solo una conjetura sin bases. Parece que tiene otros planes.

— Lo consideras mucho. No tengo ningún otro plan, y la declaración acera de los más fuertes no es una conjetura sin bases. En el pasado, ustedes tres lucharon junto a Akatsuki-dono y fueron clasificados como los Grandes Héroes que salvaron Alayzard. Es rumorado que la fuerza de todos está a la par con Akatsuki-dono. Así que los más fuertes naturalmente serian ustedes tres.

— Esto… Pero…

La situación se deterioraba rápidamente. Estaba tratando de pensar rápidamente en un plan. Bajo estas terribles circunstancias, Listy se giró y miró a Loutier, solo para descubrir que ella estaba sudando mucho, como si no pudiera pensar en una estrategia.

«… ¿Qué deberíamos hacer?

Si nosotros tres ganamos, probaría que Akatsuki no era tan fuerte como para temerle y una batalla entre humanos y la raza de demonios iniciaría en cualquier momento.

¿Qué pasaría si nosotros tres perdemos?

… El mundo creería que el tratado de paz fue construido basado en nuestra derrota.»

A pesar de que los residentes de Alayzard odiaban la guerra, la mayoría de los humanos no deseaban coexistir pacíficamente con los demonios. Así que el tratado de paz debería ser construido basado en la premisa de todos los tres países, para compartir las responsabilidades de las reacciones de las personas. Justo ahora, Alphonse estaba tratando de empujar esa responsabilidad a Sherfield, haciendo que Sherfield se volviera objetivo de la crítica del público.

— Alphonse-dono… Por favor discúlpame, pero no podemos cargar las responsabilidades. Ya sea que el tratado de paz sea establecido satisfactoriamente entre nuestro país y Aleclasta con la raza de demonios, esa responsabilidad no debería tenerla únicamente nuestro país.

— Reina Listy, te preocupas demasiado, a nuestro país no le importa permitir que Sherfield determine si el establecimiento del tratado de paz será exitoso, absolutamente no teníamos intención de presionar todas las responsabilidades a Sherfield… ¿Correcto, Oto-sama?

— Ah, sí.

Baram reveló una ligera sonrisa.

— Para que la firma del tratado de paz sea establecida, dejemos que los resultados del duelo entre Akatsuki y la Reina Listy y los otros lo decida. Papa Volk, ¿cuál es su opinión?

— Ah… Si Disdia expresa su acuerdo, Aleclasta naturalmente no tiene intención de oponerse.

— ¿Papa Volk?

Enfrentando la amarga protesta de Listy, el astuto Volk sonrió.

— Reina Listy, te lo confiamos. No hay necesidad de darte mucha presión, solo tómatelo con calma.

— ¡…!

Listy mordió sus labios fuertemente, Sherfield remplazaría a Aleclasta para cargar las responsabilidades, así que Volk naturalmente no tenía razón para negarse. ¿Qué hay de la sugerencia de Alphonse? Ya sea si la guerra iniciaba de nuevo o no, su país aún sobreviviría. Como los líderes de sus países, la visión de Volk y Baram estaba muy lejos, como si ya vieran el futuro después del final de este evento. En pocas palabras, era la batalla de liderazgo para la lianza militar.

«… Fuimos engañados.»

Las declaraciones de Alphonse, Baram y Volk eran solo excusas. Si Listy y ellos realmente perdían, los humanos y la raza de demonios firmarían un tratado de paz. Disdia y Aleclasta no encontrarían al culpable y pedirían explicaciones a Sherfield. Sin embargo, esto sería un conflicto diplomático entre naciones.

Habían pocos ciudadanos que no perdonarías el más pequeño error del líder de su país. Si sabían que el líder de su país había perdido un duelo, y era forzado a firmar un acuerdo de paz que no estaba dispuesto a ver, a los ojos de las personas, Sherfield se volvería el culpable por los ciudadanos de Disdia y Aleclasta. El odio de los ciudadanos afectaría las medidas diplomáticas de los líderes, así que Sherfield indudablemente sacaría la paja más corta comparado a los otros dos países; Disdia y Aleclasta también podrían hacer incontables demandas a Sherfield.

«… Y…»

Sherfield estaba seguro, la trampa de Alphonse era por su relación con Akatsuki.

Akatsuki era el héroe de Sherfield. Alphonse estaba tratando de probar a Akatsuki, interrogándolo si estaba dispuesto a hablar por el bien de la raza de demonios y poner a Sherfield en una posición complicada.

«… Akatsuki…»

Listy usó ojos llenos de plegaria y miró a Akatsuki. No solo Akatsuki había presionado a Baram antes, también fue capaz de defenderse contra Alphonse. Tal vez podría ser capaz de darle vuelta a la situación.

Al momento siguiente, para su sorpresa, Listy escucho una declaración increíble.

El comentario de Akatsuki…

—… No hay problema. Si es para traer paz entre ambos lados, estoy dispuesto a hacer lo que sea.

Unos cuantos minutos después, la engañosa conversación de paz tranquilamente se estableció.

Desde que Akatsuki dio su aprobación, Listy y ellos no tenían razón para negarse.

Considerando el tiempo de preparación necesario, el duelo entre los tres de ellos y Akatsuki había sido decidido para dentro de dos días.

Justo ahora, Listy El Da Sherfield estaba corriendo hacia la entrada del castillo.

Notando la espalda de su objetivo, Listy gritó.

—… ¡Espera, Akatsuki!

El joven en frente lentamente giró su cabeza.

Viendo la expresión de Listy, Akatsuki inmediatamente entendió las razones por las que vino. Se volvió y les ordenó a Miu y Haruka.

— Déjenme hablar con ella en privado, parece tener algo que decir.

— Pero…

— Relájate, nada va a pasar.

Viendo lo preocupada que estaba Miu, Akatsuki no pudo evitar reír.

— No estoy diciendo que deberías alejarte como un extraño, deberías observar desde algo de distancia.

Ya que Akatsuki dijo esto, Miu solo podía asentir de mala gana, entonces siguió a Haruka y salió del lugar con ella. Esperando hasta que las dos se hubieran alejado lo suficiente, Listy dijo silenciosamente:

— Eres el asesino de su padre, pero realmente ganaste su confianza en un periodo de tiempo tan corto.

— Esto es llamado una relación forjada por las situaciones de vida o muerte que las personas enfrentan juntas. Por supuesto, mi propio carisma también es una razón.

Akatsuki miró a Miu que no estaba muy lejos. Sus ojos estaban muy calmados.

Pero la respuesta de Listy fue muy astuta.

— Hay un 80% de probabilidad de que fuera el resultado de esas manos pervertidas tuyas.

— Haha, ¿qué dices?

El ligeramente sonriente Akatsuki se encogió de hombros. Esta reacción hiso inmediatamente infeliz a Listy.

— No dejar ir siquiera a la hija del rey demonio, ¿no es eso muy desagradable de ver?

Quejándose al mismo tiempo, Listy no pudo evitar sentir una explosión de emociones. La conversación que estaban teniendo justo ahora era la misma que la de hace unos años cuando estaban viajando justos.

«… Solo que ahora hemos cambiado.»

Listy se volvió la Reina, Akatsuki se volvió el representante de la raza de demonios. Comparado a la relación que tenían antes, era indudablemente una gran ironía. Mientras viajaban juntos, los dos siempre hablaban sobre algún tema descabellado, y siempre estaban juntos, pero ahora esa escena solo se había vuelto una memoria distante, dejando atrás solo melancolía y tristeza.

—…

Listy sintió una ráfaga de tristeza y dolor, y agachó la cabeza en silencio.

—… ¿Y bien?

Akatsuki tomó la iniciativa para hablar:

— Me dijiste que me detuviera, no debería ser para hablar de los viejos días, ¿cierto?

Listy miró lentamente hacia arriba.

—… ¿Realmente intentas pelear contra nosotros?

Quería saber por qué Akatsuki había aceptado la propuesta de Alphonse.

La forma en la que la situación había cambiado, Akatsuki ya no era capaz de usar su prestigio pasado y tomar un rol amenazante. El destino de Alayzard dependía del resultado del duelo entre Akatsuki y Listy y sus compañeros. Viendo eso, solo había dos caminos. Uno era que el tratado de paz fallaría en ser establecido, y Galevain seria completamente destruido por las fuerzas unidas de los tres países. El otro era que el tratado fuera exitoso, y la gente que se oponía al acuerdo culparía a la derrota de Listy y sus compañeros, forzando a que Sherfield lentamente se deshiciera. Así que, Listy quería asegurarse de cual camino había escogido Akatsuki al final.

El resultado era…

 

—… Den su mejor esfuerzo.

 

La respuesta de Akatsuki era sorprendente.

Listy incluso se preguntó si escuchó mal.

Era realmente increíble. Listy podía entender la idea de Akatsuki de no esperar que la guerra reiniciará entre ambos lados. Verdaderamente, este también era su deseo.

A nadie le gustaba la guerra. Listy realmente quería hacer un esfuerzo por este tratado de paz.

Pero si la firma del tratado de paz involucraba sacrificar a Sherfield, la situación era diferente. Listy era la Reina de Sherfield, y al mismo tiempo, amaba su país. Para proteger a su país y su gente, es absolutamente una responsabilidad que ella, como la Reina, debía cargar.

«… ¿No es lo mismo para Akatsuki…?»

Los cinco años que pasaron juntos, durante esa tiempo, quien sabe cuántas veces Akatsuki arriesgó su vida por Sherfield. Listy creía que Akatsuki aun amaba a Sherfield, pero su él actual no vaciló para ponerse del lado de la raza de demonios, lo que sacudió en gran medida la creencia de Listy. Ella no podía negar que su corazón aún tenía una firme confianza en Akatsuki. Por eso, no podía creer que Akatsuki dijera esa clase de palabras.

— ¿Nos abandonaste y escogiste a la raza de demonios?

Listy murmuró, viéndose abatida.

Viendo esto, Akatsuki repentinamente estaba en una situación incómoda.

— No, eso no es lo que significa.

— ¿Entonces qué significa?

Siendo muy emocional, Listy no pudo evitar levantar la voz. Parados no muy lejos, Miu, Haruka e incluso los guardias del castillo de Sherfield respondieron con miradas curiosas, pero a Listy no le importaban las miradas de los otros.

A Listy no parecían importarle los pensamientos de los demás; solo quería saber que era lo que sentía Akatsuki en el fondo.

— Solo no quiero traicionarme a mí mismo, traicionar a la gente que cree en mí.

La expresión de Akatsuki era muy calmada.

— En realidad podría haber dejado pasar la situación, quedarme callado mientras veo a la raza de demonios ir en un camino de destrucción. Pero ya me conoces, ¿realmente crees que soy el tipo de persona que solo observaría desde el lado?

— ¡Esto…!

Listy estaba sin palabras. Después de todo, Akatsuki no estaba equivocado.

Akatsuki continuó hablando:

— ¿Quieres que la gente que confía en mí, o la gente que me conoce descubra que Ousawa Akatsuki solo quería escapar de la realidad y fue un cobarde que no quería enfrentar el problema? Lo siento, no lo puedo hacer. Tengo un orgullo que no me permite mentirme a mí mismo. Sí, yo soy yo, esta también es la razón por la cual yo, como el Héroe Malicioso, fui capaz de ganar la confianza de todos, no hay lugar para negociar.

La expresión de Akatsuki de repente se puso seria.

— Sabiendo que un puñado de mujeres están llorando, sabiendo que en el futuro, habrá todavía más mujeres con lágrimas cayendo, ¿me estás diciendo que me quede de lado y no haga nada sobre ello? Lo siento, ese no es mi estilo. Así que lucharé y determinaré quien es más fuerte, para probar que no he traicionado la confianza que todos ustedes tienen en mí.

La palabra ‘traición’ que dijo Akatsuki hizo a Listy sentirse emocional.

Eso es correcto. En su corazón, Listy sentía que Akatsuki se había traicionado a sí mismo, Listy quien conocía a Akatsuki mejor que nadie, entendía que no era justo para Akatsuki. Basado en la personalidad de Akatsuki, era natural para él tomar acción durante este tipo de situación. Pero lo que era extraño era que, como dijo Baram, ¿por qué ella deliberadamente ignoraba la posibilidad que Akatsuki llevara a Miu lejos de Alayzard?

La respuesta era simple, ella no quería enfrentar… No, debería ser que no quería creer. Listy que Akatsuki protegiera a otros. Ella también claramente entendía que esta emoción era llamada celos.

«… ¿Qué debería hacer…?»

En ese instante, Listy finalmente notó cuanto de su corazón ocupaba Akatsuki. Ese día, cuando Akatsuki regresó a su mundo. Hasta el último momento, Listy seguía sin querer decir sus propios sentimientos.

Verdaderamente, Listy había esperado que se Akatsuki quedara, ella hubiera llorado y rogado para que Akatsuki no se fuera.

Sin embargo, Listy decidió al final ver partir a Akatsuki. Porque ella entendía que ambos, ella y Akatsuki, aún tenían impotentes tareas por hacer.

Akatsuki debía regresar a su mundo para detener la trampa de cierta persona. Listy también debía dirigir a su país y sus ciudadanos, y embarcarse en el camino de la reconstrucción. El calor del largo beso de despedida era lo que apoyaba en silencio a Listy en su corazón.

—…

Listy miró a Miu que no estaba muy lejos.

Loa ojos preocupados de Miu estaban viendo a nadie más que Akatsuki. La chica a su lado era igual. Listy entendió las emociones que tenían por Akatsuki. Después de todo ella también es alguien que, incluso ahora, tiene los mismos sentimientos. Listy no pudo evitar sentir un poco de envidia. Miu debe haber revelado su verdadera voz en frente de Akatsuki, nunca tratando de ser valiente y ocultarse. Por eso es que actualmente Akatsuki está luchando por protegerla.

«… No lo puedo hacer.»

‘Si me necesitas, vendré inmediatamente’… Esas fueron las palabras que Akatsuki le había dejado antes de partir.

Pero Listy nunca llamó el nombre de Akatsuki. Ella trató de enfrentarlo todo sola, esperando que cuando se vieran de nuevo, sería capaz de honestamente llamar a Akatsuki. Listy no deseaba aumentar la carga de Akatsuki, quería probarse a sí misma frente a él. Incluso sin su ayuda, ella sería capaz de sobrellevar la tarea de una Reina por sí misma. Para dejarle saber, luchó en un ambiente solitario.

Pero Listy realmente no entendía el por qué Akatsuki se volvería su enemigo.

«… ¿Es porque hice algo mal?»

Si Listy, como Miu, pedía ayuda directamente a Akatsuki, ¿Akatsuki inmediatamente estará al lado de Listy? Si lloraba en presencia de Akatsuki, o incluso gritaba, ¿acaso Akatsuki abandonaría Galevain por Sherfield, abandonaría a Miu por ella?

«… ¿Qué estoy haciendo?»

Listy sacudió su cabeza, intentando liberarse de los pensamientos negativos.

—… ¿Estás bien?

— ¡…!

Akatsuki extendió sus manos como si mostrara preocupación. Listy de repente se encogió y se alejó.

13310348_1196650280353165_187898069540941771_n— Ah…

Este tipo de actitud que rechazaba a Akatsuki hizo que Listy se congelara por un momento.

No podía evitarse. Además de Listy y Akatsuki, aún había unos cuantos guardias en el sitio. Sin mencionar que Listy era la Reina de Sherfield, y Akatsuki era el representante de la raza de demonios; ellos debían mantener una distancia apropiada. No, hablando estrictamente, debían ser forzados a mantener la distancia.

Listy habló lentamente con una voz temblorosa.

—… No puedo dejarte ganar.

Como la Reina de Sherfield. Por la gente de su propio país y al mismo tiempo para que ella obtuviera el respeto de Akatsuki, Listy no se retiraría.

— Sí, eso es correcto.

Akatsuki asintió y dijo con un tono calmado.

— Lo siento… Debe ser difícil para ti estos días.

— ¡…!

Listy se estremeció.

Sus emociones suprimidas estaban por desbordarse, no podía soportarlo más.

Por eso…

—… Hasta que nos veamos de nuevo, Akatsuki.

Listy se giró y corrió rápidamente a las profundidades del castillo, como si estuviera ansiosa por escapar de Akatsuki.

Mientras jadeaba, Listy repetidamente pensaba en la misma pregunta. ¿Por qué? ¿Por qué la situación cambio a esto hoy? ¿Es porque no hablé con la verdad?

— ¿Por qué…?

Murmullos escapaban de su boca.

Tal vez, este era el verdadero lado de Listy El Da Sherfield.

 

— Akatsuki… En realidad no soy fuerte en absoluto.

Anuncios