Prólogo: El objetivo que todos esperamos

Parte 1 

Tormentas de arena y polvo volaban fuera de la ventana.

La arena oscureció la vista, lo que significó el comienzo de la tormenta.

Los fuertes vientos sacudieron la ventana, sin embargo, dentro de la habitación no había la menor cantidad de ruido.

El palacio imperial de Disdia se situaba en el centro de un desierto. El cuerpo principal del palacio estaba especialmente diseñado para no ser afectado por las tormentas de arena. Sin la menor distancia entre las paredes externas e internas de la ciudad, incluso el más leve ruido desde el exterior estaba casi completamente cortada.

Como resultado, cualquier persona en el palacio imperial no podía oír el rugido del pueblo.

— Padre, ¿cuál es el significado de esto?

El IV Príncipe de Disdia Alfonso se llenó de ira.

En este momento estaba en la sala del trono del emperador. Alfonso estaba cuestionando a la persona sentada en el trono.

Baram Dy Alon Disdia

Pero…

—…

Baram no sólo permaneció en silencio, sino que ni siquiera miraba a Alphonse.

Así Alphonse volvió a hablar con un tono claro expresando su descontento.

— ¿Por qu…? ¡Por qué ignorar la resolución y dirigirte a atacar el bosque errante!

Después de la pelea entre Akatsuki, Listy y los demás terminó, Alphonse fue enviado para investigar las fronteras de la nación. En el camino se enteró de que Galevain declaró formalmente la guerra a Disdia.

La causa de la declaración de guerra fue la invasión no autorizada de Disdia al bosque errante, con una clara acción hostil.

Después de recibir el informe, Alphonse casi sospechaba que era falso. Sherfied llevó a cabo una reunión con los cuatro países, a pesar de que no era una conferencia oficial sino más como una reunión internacional en relación con los líderes de los cuatro países.

La reunión concluyó con un acuerdo entre los líderes de los cuatro países… su carácter vinculante era a nivel internacional.

Por otra parte, Akatsuki había demostrado su fuerza y recibió el apoyo de la opinión pública internacional.

De conformidad con el acuerdo de conferencia, Alayzard volvería a investigar el ataque contra la fuerza de vigilancia de Galevain, ampliando la investigación con el fin de descubrir los hechos reales y hacerlos públicos. Sin embargo, Disdia pasó por alto el acuerdo hecho por los cuatro países y en este punto en el tiempo estaba en camino para atacar a los demonios. Esto, sin duda, atraerá a las críticas de la opinión pública internacional y elevará las dudas y preocupaciones de las personas internas. Aunque la mayoría de la gente que odiaba o incluso les temían a los demonios quienes todavía esperaban que una devastadora guerra entre los dos podría evitarse.

El mayor problema, radicaba en el hecho de que iban a lanzar un ataque en la víspera de la re-investigación de los hechos a los que Galevain fue atribuido inicialmente.

Atacando en este punto sensible se traduciría inevitablemente para la gente de Disdia como si estuvieran tratando de destruir pruebas y el ataque contra la fuerza de vigilancia por Galevain que era en realidad obra de Disdia.

Sin embargo Alphonse no creía eso, creía que Disdia era inocente.

Los resultados de sus investigaciones a lo largo de la frontera parecían indicar que su opinión era correcta.

Sin embargo… quien emitió la orden de investigación…

Alphonse contempló en silencio a su padre, Baram.

Quería que Baram lo confirmara personalmente.

— Algunas personas creen que… el ataque a las fuerzas de vigilancia, de hecho, fue llevado a cabo por militares de nuestro país… con el fin de estimular el comercio de armas y municiones dirigiendo esta farsa.

El tono de Alphonse estaba lleno de dudas y como si esperara que su padre lo negara.

— Padre… el ataque de las fuerzas de vigilancia no fue hecho por sus órdenes, ¿verdad?

—… No.

Baram negó con la cabeza, lo que significa que no tenía nada que ver con ello.

Sin embargo, esta no era la respuesta que Alphonse quería. Los ojos de Baram todavía estaban mirando al vacío, haciendo todo lo posible para evitar el contacto visual con Alphonse. Tal respuesta superficial no satisfizo a Alphonse, en cambio hizo dudar a Baram en su corazón.

— ¿¡Por qué debemos invadir el bosque errante!? Sherfied, Aleclasta y nuestro país tienen una alianza militar, siempre y cuando nuestro país envíe una petición a ambos países van a sentarse y no harán nada. Sin embargo, si esta acción agresiva fue iniciada por nuestro país únicamente, nuestro país podría asumir la responsabilidad de la guerra por sí sola sin mencionar que el acuerdo fue hecho por los cuatro países, Galevain junto con el mundo de los humanos. En otras palabras, el acuerdo de paz de Alayzard será arrancado con cualquier acción militar y obligará a nuestro país a hacer frente a la condena de todo el mundo. ¡Padre debería entender eso!

En comparación el apasionado Alphonse, la respuesta de Baram era muy fría.

—… La condena del mundo.

Hasta ahora, Baram había estado mirando al frente, pero ahora le echó un vistazo a Alphonse.

— Parece que no sabes nada.

— Por supuesto que sé muy bien. ¡La decisión de padre fue un gran error!

Después de una amarga respuesta, Alphonse se dio la vuelta y estaba a punto de salir de la sala del trono.

Entonces la voz de Baram vino de atrás.

— ¿A dónde vas?

— Sherfied. Puedo ordenar a nuestros militares cesar el fuego, pero esto puede no ser suficiente para apaciguar a Galevain y Akatsuki-dono. La reina Listy puede detener a Akatsuki-dono debido a su amistad personal. No hay otra persona que puede evitar esta guerra.

— Así que… parece que no hay otra opción.

La voz de Baram se apagó, las puertas de la sala del trono se abrieron bruscamente.

Varios soldados se alinearon frente a la puerta.

Eran los Caballeros Reales… los guardias personales de Baram.

Alphonse se encontró rodeado inmediatamente.

—… Padre, ¿qué significa esto?

— Significa justo lo que crees que significa.

Baram dijo,

— Este es el punto de no retorno, tus acciones sólo preverás a nuestro país y nuestra gente de la justicia. A partir de ahora, ya no eres más el director de asuntos estatales de Disdia. Debo detenerte hasta que se quite la orden.

— Tonterías… ¿la caída de los países no es debido a la injusticia de los hombres, Padre ¿no es así?

Alphonse trató de acercarse a Baram, pero por desgracia no pudo hacerlo.

Un caballero real se puso de pie en medio de los dos, el resto de los caballeros han dado un paso hacia adelante para someter a Alphonse. Baram, contempló en silencio en el lugar y fríamente ordenó:

— Llévenselo.

— Esto está mal… Padre, ¡por favor reconsidéralo!

Varios caballeros arrastraron a Alphonse fuera de la sala del trono, Alphonse seguía sin rendirse…

Y gritó hacia las puertas que se cerraban lentamente:

— Se puede dar marcha atrás. No es demasiado tarde… te lo ruego, ¡Padre!

Sin embargo, los gritos de dolor de Alphonse no llegaron a los oídos de Baram.

Después de un fuerte ruido, las gruesas puertas se cerraron por completo.

 

Parte 2

— ¿No es demasiado tarde…?

Después de que se calmó la sala, Baram murmuró.

Al mismo tiempo, en su corazón pensó sobre el consejo de Alphonse.

Sin embargo, Baram todavía creía que tomó la decisión correcta.

— Es demasiado tarde ahora… ya no hay vuelta atrás.

Después de una breve pausa…

— Ya sea para nosotros mismos… o para todos los de Alayzard.

 

Parte 3

Una fuerte onda de choque se extendió por todo el campo de batalla.

Aniquilación total, una onda de choque incomparable emanaba de la espada demoniaca de Akatsuki.

Se centró en un ataque crítico completo, la onda de choque irradiaba en todas direcciones hacia el ejército vanguardista de Disdia situado por encima de la llanura circundante del “bosque errante”.

A pesar de la devastación, el ejército Disdia no estaba pensando en la retirada.

— ¡No tengan miedo! Escuadrón espadachín 2, ¡ataquen! Unidad de tanques, ¡¡lancen!!

A la vanguardia de la división un joven comandante dio la orden y luego estallaron repentinamente los disparos en el campo de batalla.

La enorgullecida unidad de tanques de Disdia, quienes parecían bestias armadas, uno tras otro, emitieron un rugido aterrador.

Pero…

— ¡Esto es un juego de niños para mí!

Frente a los proyectiles de artillería de alta velocidad, Akatsuki gritó.

Akatsuki podría haber eludido o usado su espada demonio para cortar los proyectiles a la mitad, pero esto no era un problema para él.

Sin embargo, en realidad Ousawa Akatsuki abandonó esas opciones.

Su Ki pasaba a través de sus pies y el “Renkan Keikikou” giró en su espada en una órbita circular a alta velocidad golpeando los proyectiles, reorientándose en el cielo. Los proyectiles cayeron justo en frente del escuadrón espadachín con la intención de unirse al asalto. Los proyectiles que estallaron hicieron temblar la tierra y mandaron a volar tierra hasta el cielo, oscureciendo el campo de batalla.

Pero los soldados de Disdia rompieron a través del humo y el polvo y pudieron terminar el asalto.

Pero…

— No, ¿desapareció? ¡Cómo es posible!

— No escapó ¿verdad?

Los soldados de Disdia cayeron en la confusión.

Akatsuki se sentó y esperó, mientras pasaba por alto los soldados.

— ¿Me veo como un cobarde que se escaparía de ustedes?

— ¡E-Encima de nosotros!

Uno de los soldados se dio cuenta de Akatsuki, pero desafortunadamente fue muy tarde

Saltando en el aire Akatsuki fácilmente cruzó la línea del frente, se acercó al comandante.

Al ver esto, los miembros del escuadrón levantaron inmediatamente sus arcos. Mientras que el escuadrón espadachín predijo a trayectoria del descenso de Akatsuki y preparó su ataque en el momento en que aterrizara.

Sin embargo, Akatsuki estaba imperturbable. Extendió su mano izquierda y se dirigió a los pies de los soldados. Entonces, de repente una enorme bola de luz salió de la mano izquierda de Akatsuki… utilizó el Renkan Keikikou para refinar el ki dentro de su cuerpo con el ambiente circundante para crear una “bomba de energía”. ¡BAM! Su objetivo estaba muy por debajo de la posición de Akatsuki, y el poder golpeó indirectamente a docenas de soldados dentro del ejército de Disdia, mandándolos a volar.

Permitiendo a Akatsuki descender limpiamente al suelo ahora desocupado.

Sin embargo, Ousawa Akatsuki no aterrizó, sino que se elevó ligeramente.

— ¡Urrrrroooooooooohhhhhhh!

Usando el impulso clavó la espada demoniaca en el suelo.

La hoja estaba llena del ki de Akatsuki.

En el momento de la espada se clavó en la tierra, una onda de choque envolvió toda la zona, como si se produjera una gran explosión.

Después de un corto tiempo el impulso se calmó y la nube de arena se aclaró gradualmente hacia arriba, revelando…

Sólo una persona de pie en el centro de la explosión, imperturbable por el impacto.

Únicamente Ousawa Akatsuki.

— ¿C-Cómo es posible…?

Después de presenciar el sorprendente poder de Akatsuki, el joven comandante aturdido, casi no podía creer en sus propios ojos.

Cuando se produjo la explosión inmediatamente creó un muro con magia de la tierra, escapando a duras penas.

A pesar de que escaparía de cualquier lesión física, mentalmente debió sufrir un duro golpe. Eran más de 10.000 soldados y todos fueron vencidos como si una montaña se derrumbase sobre ellos. Incluso el bombardeo del escuadrón de tanques fue incapaz de derrotar a Akatsuki.

— ¿Por qué…? Cómo puede un hombre tener tanta fuerza. Esto es…

—… Por qué ¿dices?

El comandante se dijo a sí mismo. Akatsuki lo miró con ojos entrecerrados, apretó los dientes y gritó en voz alta:

— ¿No te das cuenta en este punto…? ¡Se acabó para ti!

Akatsuki salió corriendo.

Rodeado por una innumerable cantidad de soldados, el comandante fue presa del pánico y luchó para no perder la cabeza.

Ousawa Akatsuki no pudo evitar el recuerdo de una época en la que estaba tratando de alcanzar un mayor nivel de fuerza, y cuando se hacía la misma pregunta siempre.

Fue hace unos cinco años, alrededor de la época en la que fue llamado a Alayzard por primera vez.

Estaba siendo protegido por Sherfied y viviendo en el castillo de Erdia como invitado.

Después de recibir entrenamiento con la espada en el patio del palacio. Akatsuki hizo una pregunta similar al orgulloso héroe de Sherfied… no, de Alayzard.

Leon Esuperio.

 

Parte 4

— ¿Por qué soy tan fuerte?

Preguntó Leon Esuperio Rushao, Akatsuki sólo asintió como si dijera “Eh eh.”

En comparación con el aliento de Akatsuki, la apariencia de León destacaba aún más la brecha de poder entre los dos.

— Pareces ser más fuerte ahora de lo que eras antes, ¿verdad?

— Um, supongo… pero realmente no pensé demasiado en ello.

Leon sonrió torpemente, pero era poco probable que Akatsuki renunciara tan fácil.

— Entonces piensa en ello… ¿Por qué eres tan fuerte?

Desde hace aproximadamente un mes, Akatsuki había estado recibiendo entrenamiento de espada por León y Zechs.

Después de un mes de entrenamiento riguroso finalmente logró comprender los elementos básicos de la esgrima, pero estaba claro que Akatsuki, aunque continuó entrenando sería imposible que sus habilidades con la espada lograran igualarse con las de Leon y Zechs. La formación general con la espada sólo aumentó su fuerza general. Era insuficiente para lograr ser el más fuerte del reino.

De hecho, Ousawa Akatsuki no quería convertirse en el espadachín más fuerte, él sólo quería obtener el poder suficiente para detener a su padre y hermano. El hecho era que el padre y el hermano de Akatsuki eran las personas más poderosas en el mundo.

Así que… debo superar el dominio del más fuerte…

La expresión de Akatsuki era seria, Leon repente entendió algo.

— Tal vez es… ¿ira y desesperación?

Mientras Leon decía entre dientes, con el rostro bonachón estaba cubierto con una capa de neblina.

— Mi padre y hermana murieron a manos de los demonios… puede ser que lo sepas, ¿verdad?

— Umm, fue también la razón por la que, plebeyo, aspiró a convertirse en un caballero.

Leon obtuvo muy buenos resultados en el campo de batalla y adquirió incontables logros, obteniendo así el título de un “caballero”. La fuerza de Leon era incuestionable, y en Sherfied y a lo largo de Alayzard fue aceptado por todos los pueblos, como el héroe. Todo el mundo piensa que él era el único candidato capaz de derrotar a Rey Demonio Galious.

— ¿Eso es todo…? ¿Esa es la razón por la que eres tan fuerte?

La respuesta de Leon, aparentemente no fue suficiente para convencer a Akatsuki.

El dolor de perder a un ser querido en realidad podría ser capaz de convertirse en un motivo poderoso para mejorarse a uno mismo, pero eso no quiere decir que sería capaz de ascender al dominio de los más fuertes. Esta fue la experiencia personal del Akatsuki, quien había sufrido aún más dolor.

Leon no era el único que experimentó la pérdida de un ser querido… Akatsuki perdió a su hermana pequeña. En Alayzard no había un solo residente que no hubiera perdido a uno de sus amigos o un miembro de su familia, y que no sintiera el mismo dolor y pena.

Siendo ese el caso, entonces ¿cuál era la diferencia entre Leon y otras personas?

—… El peso debe ser diferente… ¿verdad?

Debido al tono inusualmente tranquilo de Leon, Akatsuki no pudo evitar mirar hacia arriba.

Sólo para ver a León con una sonrisa irónica, como si viera a través de las dudas internas de Akatsuki.

— Si mi fuerza realmente supera a los demás, eso quiere decir que mi dolor interno y la pena es superior a la de los demás… entonces la diferencia está en casa.

La respuesta de Leon dejó sin habla a Akatsuki y también sorprendido. No había ninguna expresión de refutación en el mundo, en absoluto. Esto se hizo dolorosamente claro mientras se escondía detrás de una sonrisa irónica.

Ousawa Akatsuki no pudo evitar pensar: Si ese fuera el caso, entonces lo que dice también debe fomentarlo a hacerse más fuerte lo más rápido posible.

De lo contrario, si la determinación de Akatsuki era inferior a su padre o hermano, eso conduciría a la fuerza de Akatsuki a ser menor a la de ellos. Por otro lado, Akatsuki no pensó que la desesperación por sí sola era suficiente.

… No sólo tiene la capacidad, tiene la fe de no dar marcha atrás.

… ¿estoy en lo cierto?

La desesperación hace difícil respirar y puede saturar el corazón de una persona… Akatsuki tenía experiencias similares.

Y había otra. Su amada esposa era un demonio que murió a manos humanas, que a su vez le irritaron lo suficiente para abandonar la raza humana y convertirse en un Rey Demonio. Tal vez su corazón era el mismo, también dominado por la desesperación y la tristeza.

— Yo digo… Leon, ¡eh!

Akatsuki se quedó mirando directamente al héroe, ya que poco a poco empezó a hablar,

— La paz entre los humanos y los demonios… ¿es realmente lq exageración de un sueño?

Con el fin de detener a un oponente razonable por la fuerza de su poder debe ser mayor que la de ellos para obligarlos.

Así, el presente Akatsuki fue incapaz de detener a su padre o su hermano.

Sin embargo Leon fue diferente, ya que su fuerza no era menor que la del Rey Demonio.

La guerra entre humanos y demonios era prácticamente lo mismo, a excepción de la diferencia racial.

Leon era la esperanza de la humanidad, Galious era el rey de los demonios, los dos eran igual ya que ambos perdieron a un ser querido. Si esos dos líderes pudieran encontrar una forma de compromiso, entonces tal vez pueda tener éxito en detener esta guerra sin sentido.

Sin embargo, Leon sacudió lentamente la cabeza.

— Después de que las dos partes han derramado demasiada sangre. Y si… dejé que fuera el asesino el que mató a mi padre y hermana, por eso ciertamente no puedo perdonarme a mí mismo.

La razón es muy sencilla.

— Ya he ido a sus tumbas, así como frente a la de mi madre, prometió que iba a derrotar a los demonios.

— Pero también está desesperado y tratando de sobrevivir. Si es como tú dices y el deseo da a luz a la fuerza, entonces, ¿esta guerra no solo es una carrera desesperada de dos caras? ¿Realmente no hay ninguna otra solución?

Leon mostró una leve sonrisa, su expresión era muy tranquila.

— Akatsuki, realmente eres amable, no es de extrañarse que la princesa se sienta atraído por ti.

Esas palabras no pudieron evitar que se rascara la nuca.

— La princesa es buena para mí, pero es sólo porque vengo de un mundo diferente y eso es relativamente raro.

— No hay tal cosa, tienes un encanto particular por encima de los demás. Zechs y Loutier nos hicimos buenos amigos de ti rápidamente, e incluso te hiciste popular con la ciudad.

— Sucedió, ¿verdad? Parece que soy realmente odiado por Listy…

— ¿Puede ser que usted está pensando demasiado en ello?

— De lo contrario, ¿por qué nadie me cree? Todavía tengo tantos problemas.

Akatsuki se veía con impotencia.

— Obviamente me disculpé muchas veces.

— Haha… su primera impresión de ti fue la peor.

Leon rio.

— ¿Quién te dijo que ella estaba en el baño cuando de repente yo caí del cielo?

— El tiempo de invocación y el lugar no depende de mí, y aun así me culparon.

Akatsuki respondió más o menos.

— En un segundo estaba a punto de acostarme en la cama, y al siguiente de repente aparecí en un mundo diferente en un enorme cuarto de baño de lujo con todo mi cuerpo encima de la princesa… a pesar de todo fue incapaz de comprenderlo. El mayor problema era que los dos estábamos sin una prenda de ropa, lo que aumentó aún más nuestra vergüenza.

Akatsuki completamente no sabía cómo explicar la situación incómoda. Como resultado se le consideró una persona sospechosa, por lo que Listy gritó y atacó con su magia en estado de pánico. Sin embargo, cuando las criadas escucharon la conmoción llegaron corriendo y Valkyria bruscamente lo golpeó en la cabeza, dejándolo fuera de combate en el acto. Una vez que abrió los ojos, se sorprendió al encontrarse a sí mismo encerrados en un calabozo oscuro y no sólo un día, sino dos. Por último, se constató que se trataba de un gran malentendido, despejando a Akatsuki de cualquier delito.

— Listy por naturaleza es conservadora y por lo general se cambia de ropa sin las criadas presentes con el fin de no mostrarles su cuerpo desnudo… así que su miedo en ese momento, por supuesto, era predecible.

Leon sonrió y continuó.

— Ella nunca había sido vista desnuda por un hombre y fue probablemente la primera vez que vio a un hombre desnudo también.

— Por lo tanto, me disculpé con ella.

— En realidad, yo no te culpo. Después de todo la invocación de una persona de un mundo diferente es el deseo del mundo, y no es algo que se pueda controlar.

Del mismo modo que terminó Leon, la campana de la torre del reloj sonó.

— Oh, Akatsuki, me tengo que ir.

— Ah… ¿tienes que ir a ayudar a la tienda de tu madre?

La madre de Leon Selina tenía un restaurante llamado “Pabellón del Gato Salvaje” en la ciudad. A pesar de que él era un “héroe” ahora, Leon iba al restaurante para darle una mano.

— No se puede hacer nada al respecto, porque solo quedamos mi madre… y yo.

Todo el mundo en la ciudad sabe que Leon valora su tiempo con su madre Selina por encima de todo. Por lo tanto, nadie se molestó con Leon mientras disfrutaba de su tiempo madre e hijo.

Naturalmente Akatsuki era igual, por lo que en silencio observó como Leon se iba.

Entonces Leon se detuvo bruscamente y volvió a mirar a Akatsuki.

Parecía que de pronto recordó algo.

— No te preocupes demasiado Akatsuki. Incluso sin el don de la magia como Zechs, puedes convertirte en un excelente espadachín y te volverás más fuerte de lo que eres ahora.

— ¿Cómo puedes estar tan seguro?

Akatsuki frunció el ceño con escepticismo ante el argumento de Leon, pero Leon entendido y sonrió.

— Sin duda alguna porque en realidad eres algo similar a mí.

 

Parte 5

… La conciencia de Ousawa Akatsuki regresó al presente.

El campo de batalla estaba lleno de humo, no había rastro de las tropas enemigas.

Akatsuki repelió decenas de miles de soldados de Disdia él solo.

Si inmediatamente los persiguiera podría destruir completamente al enemigo, sin embargo Akatsuki no pretende hacer eso.

Decidió dejar que los soldados supervivientes llevaran a sus compañeros heridos.

— Bueno… Es cuestión de tiempo para volver.

Akatsuki puso la espada demoniaca en su hombro. Miu y los demás estaban en Forestnium en espera de Akatsuki. A pesar de que confiaban en la fuerza de Akatsuki, sin duda alguna están preocupados.

Por lo tanto Ousawa Akatsuki se dio la vuelta para tomar medidas en el campo de batalla y el camino que se extendía ante él.

—…

El impacto de la batalla se convirtió en un desierto. Los escombros cubrían el suelo con espadas rotas, armaduras, tanques grandes de hierro, y la sangre se manchando la bandera de Disdia.

La escena actual era un referente de lo que previamente se había producido aquí, una guerra trascendental.

Esta guerra no fue provocada por otro más que por él mismo, sin embargo Ousawa Akatsuki no se arrepentía. En el momento en que las conversaciones partidarias terminó y todo el mundo volvió a Forestnium no existían otras opciones. No importaba si Miu, Chikage, kuzuha incluso Haruka y Kaidou apoyaran la decisión de Akatsuki. Por lo tanto Akatsuki se volvió el recién nombrado rey demonio en esta guerra y declarado oficialmente en contra de Disdia.

—… La verdadera paz.

Akatsuki dijo entre dientes.

Hasta ahora, no tenía ni idea de cuántas personas intentaron traer la verdadera paz a Alayzard, se enfrentaron empapados de sangre, pero nadie había tenido éxito en el logro de ese sueño. Esas personas también incluyen al héroe Leon y al Rey Demonio Galious.

El “Héroe Renegado” Akatsuki y Listy lucharon con valor, pero al final seguía siendo un fracaso.

Sin embargo Ousawa Akatsuki decidió que él nunca abandonará su juramento y se comprometió a superar ese cruel destino.

Por lo tanto, no puede ser vencido.

… Incluso si el Rey Demonio fue derrotado después seguía siendo lo mismo, la paz no puede llegar a este mundo.

Desde la antigüedad historias han sido transmitidas, prediciendo la muerte del Rey Demonio como el símbolo que marca el fin del sufrimiento y la llegada de la felicidad.

La gente de todo el mundo se regocijó en la próxima paz con sonrisas en sus caras.

Sin embargo ese gran final feliz era en realidad la selectividad de una cámara, la realidad se basa en la premisa anterior.

Mientras que los créditos del final de la película eran mostrados en pantalla, el hombre y la mujer principal estaban sonriendo y sosteniendo sus manos, mirando al cielo…

Sin embargo, para el actor principal y la actriz en el mundo real, el hecho fue que cuando las llamas de la guerra cesaron había unas mil y un cosas que hacer en el mundo extremadamente roto dejado atrás.

La sátira ignoraba deliberadamente todos los hechos ante sus ojos, y se embriagó con la idea de que derrotar al Rey Demonio significaba la victoria.

Lágrimas de alegría volvían borroso su campo de visión, dejando a un lado este fotograma de la película para nunca ser visto.

En consecuencia Akatsuki contempló la escena frente a él.

Las imágenes de video juegos no hacen justicia a la situación real.

La imagen presente la dejó Ousawa Akatsuki bien grabada en su corazón.

Después de derrocar al Rey Demonio, la humanidad sólo obtendrá un falso FINAL FELIZ.

No puedo rendirme aquí.

Debido a mí… aún quedan muchas cosas que hacer.