Capítulo 09: Aquel Esperando Mas Allá de la Puerta

Había un pasillo subterráneo. Era un pasadizo subterráneo iluminado en las áreas residenciales.

En la esquina, un solo chico con sus hombros caídos estaba en frente de una puerta corrediza estilo occidental.

Era Azuma.

Sin siquiera prestar atención a su desordenado cabello, estaba ahí perdido en sus pensamientos.

Al final, regresé aquí… Pero de verdad fallé…

Estaba planeando resolver la situación en la que ya hay un residente en la habitación que sería mi nueva habitación, pero…

… ¿A qué tipo de cacería de ganso salvaje me sometieron?

Primero, fui a la oficina que controla las habitaciones. La oficina del administrador estaba a la entrada de un pasaje vertical al final de las secciones horizontales.

Pero en la oficina descubrí que no eran los que manejaban el papeleo necesario para mi mudanza, aunque se supone que son los encargados de  las residencias; así que me dijeron que tenía que traer mis documentos de cambio de residencia de la Academia si quería cambiar mi habitación.

Al menos en esa oficina fui capaz de confirmar quien era el residente en mi habitación.

Miriam Poqou, 18 años. Ella estaba en la misma clase que yo. El gerente, quien era un hombre-lobo mayor, miró hacia ello y comenzó a reír.

“¡¿Eso no está bien?! ¡¿Las apariencias son así de importantes entre los jóvenes?!” preguntó.

“Si ese es el caso, entonces como esperaba, esto no servirá.” Pensé. Ya había completado grandemente mi transición a una vida secular ayer; pero vivir junto a una chica de mi clase justo al volverme un ciudadano después de ser un miembro de la familia imperial es un gran cambio de personaje.

…Y más que eso, el otro lado de esta ecuación es preocupante.

Sin embargo, cuando fui a la oficina de negocios de la Academia en un intento de adquirir mis documentos de cambio de residencia me dijeron: “Necesitas el permiso de tu guardián.”

Después de eso, como si de verdad fuera importante, estaba atascado buscando a Oriotorai. Parecía que ella no estaba cargando el papeleo que yo necesitaba y tampoco estaba en la sala de personal de los profesores, así que tuve que buscarla por la escuela. En el salón de clases siendo usado por el club de té ceremonial estaba una conocida mía, Asama, quien junto a los demás miembros del club estaba realizando la ceremonia del té con bebidas deportivas para los clubes de atléticos. En ese momento Asama tenía un sombrero perforado con flechas colocado a un lado, mientras bebía la bebida deportiva sabor a limón de marca IZUMO “CC-EMON” y estaba de rodillas. Fui capaz de explicarle mi caso a ella, pero dijo:

“¿Eso no está bien? ¿Las apariencias son así de importantes entre los jóvenes?”

En pocas palabras, todo lo que paso fue que aprendí que esta chica también era algo más.

Sin embargo, de acuerdo a su información Oriotorai tenía el hábito de “inspeccionar el territorio” cerca de esa hora, así que con la cooperación de todos encontré a Oriotorai en la cafetería dos horas después.

Mientras trataba de dirigirme a la cafetería, escuché risas y vi a una asombrosa mujer que había estado siendo golpeada por el sake de marca local desde el mediodía ahí.

En realidad no lo entendí, pero una imprudentemente alegre Oriotorai me dijo:

“¡¿Eso no está bien?! ¿Las apariencias son así de importantes entre ustedes los jóvenes?”

… ¿Podía ser que a todos los residentes de Musashi les habían lavado el cerebro de tal manera que sus patrones de pensamiento habían sido completamente estandarizados?

Y después de hablar de muchas cosas por lo que parecía ser una hora completa…

He sido absurdamente derrotado…

En otras palabras, Azuma estaba ahora en frente de esa habitación pensando desde el fondo de su corazón que esto era malo.

Ser derrotado significa que no puedo hacer nada más que quedarme en esta habitación. Pero hacerlo y quedarme en esta habitación probablemente afectará mi imagen, dado mi juventud. Significando que no puedo, así que viviré fuera. Debería haber algún lugar resguardado del viento y la lluvia incluso ahí, ¿cierto? ¿Pero no es quedarme sin hogar inmediatamente después de mi regreso a la vida secular un cambio demasiado grande de personaje también?

… ¿Podría ser que ahora, yo[1] estoy en medio de escapar de la realidad?

Mientras él estaba pensando, la voz de una chica podía ser escuchada desde el otro lado de la puerta corrediza ante sus ojos.

“¿Qué estás haciendo? Puedes pasar, está bien.”

… ¿Eh?

A esa pregunta, él entro en pánico y miro a sus alrededores. La escuela había terminado y el sol estaba empezando a ponerse, así que los estudiantes en los clubs se estaban dirigiendo a sus respectivas áreas de actividad; y todas las personas en los pasillos estaban en camino a lavar su ropa o limpiar sus habitaciones. Lo que significaba…

“¿Esta… bien?”

Después de la pregunta, hubo una pausa.

En ese espacio vacío de tiempo, el tomo un respiro, entonces otro; y cuando estaba en medio del tercero…

… ¿Huh? ¿Dije algo malo?

Pensando esa pregunta, empezó a sudar abundantemente. Entonces ella dijo:

“—Realmente no entiendo lo que quieres decir, pero supongo que está bien incluso si no entras.”

Así que naturalmente, su mano llego a la perilla de la puerta corrediza. Mientras se preguntaba si esto estaba realmente bien, sintió que no entrar sería incluso peor; así que por eso, Azuma abrió la puerta al deslizarla hacia la izquierda.

“Um.”

Más rápido de lo que fue capaz de mirar claramente la figura de la chica sentada en la silla de ruedas en frente de él, ella dijo esto.

“—Quiero hablar un poco contigo. ¿Está bien para ti, Azuma?”

***

Azuma no cerró la puerta corrediza.

No quería dar la sensación de que se iba a aquedar al cerrar la puerta; pero…

“Por favor ciérrala. Esta es una habitación con una chica dentro, sabes.”

Tal como dijo, él decidió cerrar la puerta. La cerró, sus manos detrás de su espalda, en tal manera de que hiciera el menor ruido posible.

Directamente en frente de él, la chica llamada Miriam Poqou continuaba con su silla de ruedas hacia el escritorio y miro en su dirección simplemente girando la cabeza.

Y entonces…

¿Qué debería decir? No, debería empezar con mi pregunta.

“Me dijeron en la Academia que me quedaría en esta habitación a partir de hoy—“

“Eso está bien.”

Sus palabras fueron cortadas. Miriam parecía que estaba pensando un poco, pero…

“Es algo que sucede todo el tiempo. Generalmente todos los involucrados quedan perplejos, pero te acostumbraras.”

“Me acostumbrare…”

“Esta no es la primera vez que comparto habitación… Aunque, es la primera vez con un chico.”

“S-si es así—“

“Estará bien una vez que nos acostumbremos; eso aplica para ambos. Ya ha habido muchos casos donde a chicos y chicas se les asigna la misma habitación. Creo que solo es lo que sucede esta vez… También, si esta habitación te fue asignada, entonces es tanto tuya como mía.

Aun así, preguntar si está bien que tú estés aquí es lo mismo que preguntarme si deberías irte, ¿sabes? No quiero irme, así que está bien si te quedas.”

Y…

“Usa el espacio ente ti como quieras y la esquina será mía. También, quiero usar la litera de abajo; ¿está bien?”

Azuma no pudo responder la pregunta, porque estaba actualmente en un estado donde quedó sin habla.

… ¿Ella no piensa que sea un problema?

Ella dijo ‘Es algo que pasa todo el tiempo’. La chica que vive su vida en una silla de ruedas. El ‘todo el tiempo’ del que habla es diferente que mi ‘todo el tiempo’. Mientras pensaba sobre el significado de eso, Miriam inclino su cabeza.

“…Bueno, ya sea que tenga algún pensamiento detrás o sea un erro, es algo que la Academia decidió, ¿cierto? Es algo que sucede todo el tiempo. Creo que seremos capaces de acostumbrarnos, ¿pero está bien para ti? Quedarte en la misma habitación que yo.”

“¿Conmigo?”

Él dijo a sí mismo y llego a entender. ¿Esto es sobre la distancia entre chicos y chicas? Como tal, Azuma devolvió la pregunta con las mismas palabras.

“¿Está realmente bien para ti compartir la habitación con un chico?”

“…Umm, realmente no entiendes lo que estoy diciendo, ¿cierto—? Bueno, lo que sea. Sabes, Azuma, si realmente crees que está mal que chicos y chicas vivan juntos, ¿Por qué estás ahí de pie?”

La voz de Miriam podía ser escuchada.

“He hecho cosas como enseñar partes de mi cuerpo a los doctores, sabes. Y no hay distinción entre doctores y estudiantes varones en eso si algo sale mal en esa situación, sería un crimen. Pero no creo que seas esa clase de persona.”

“Porque—“

“Sabes”, dijo Miriam.

“Básicamente entiendo lo que hiciste después de que te fueras más temprano. Entiendes las implicaciones de chicos y chicas estando en la misma habitación, así que fuiste a quejarte; y fuiste regañado porque eres demasiado bueno. Eres honesto hasta el grado donde no podías siquiera decidir que ‘está bien si ella entiende’; así que estabas parada delante de la puerta, ¿cierto?”

¿No está bien? Si entiendes solo eso, sé que cuando ambos nos deshagamos de este nerviosismo, estará terminado y hecho. Es por eso… primero me gustaría que hicieras una promesa con migo; ¿está bien?”

“¿Una promesa?”

“Si… de no elevar palabra contra la vida del otro. Por ejemplo, soy demasiado religiosa Católica pero tú eres una Shintoista, ¿cierto? Cosas como eso y… es cierto, si fuéramos a hablar de los extremos, no diré nada incluso si traes a alguna chica aquí.”

“N-no haré nada como eso.”

“Vaya, ‘hare’ significa que es algo que ‘podrías’ pero no lo harás, ¿cierto?”

Hablado hasta aquí, Azuma sintió que calor se elevaba en sus mejillas. Palabras como ‘No’ o ‘Umm’ escaparon de su boca, pero en respuesta, Miriam de repente relajo sus ojos, y con una pequeña risa sacudió su mano.

“Lo siento, solo bromeaba. Fue mi error, sé que eres serio.”

“¿Es por eso que te burlas de mí?”

“Para nada. Quería confirmar si eras incluso más serio de lo que había pensado. Fue innecesario, me disculpo.”

“Sabes”, Miriam dijo de nuevo.

“Fundamentalmente, el hecho de que tome clases a través de notas que todos me traen significa que soy tratada al igual que como si estuviera tomando lecciones desde casa. Y escojo momentos cuando el baño y el comedor están vacíos, así que si mi vida te interrumpe, no tienes que hacer nada. Me muevo a diferentes horarios que los demás.”

“¿De-debería ayudarte?”

“¿Eh?”

Sus ojos se abrieron, y siendo preguntado en cuestión, Azuma se percató de que dijo esas palabras por reflejo.

Por eso, mientras sentía pánico en su corazón…

“Quiero decir, cosas como ayudarte a moverte en tu silla de ruedas…”

El sonido de su voz desapareció, mientras que sentía fuertemente que estaba diciendo algo innecesario.

En respuesta, Miriam cerró sus abiertos ojos de manera relajada y los entrecerró, sonriendo irónicamente.

“No es por eso que fuiste enviado aquí a compartir habitación, ¿lo fue?”

Después de que fue objetado, Miriam miro alrededor de la habitación…

“¿Está bien? Ser tratada igual que los demás, asumiendo que no fue un error o un malentendido… Eso significaría que eres de confianza, ¿sabes? Viendo desde tu punto de vista, esto es probablemente porque ciertamente hay algún tipo de error o malentendido; pero desde mi punto de vista, sería bueno si la culpa derivada de esta habitación siendo subutilizada desapareciera. Que este siendo tratada como un ser humano es algo por lo que también estoy agradecida.”

Ante sus palabras, Azuma sintió algo duro alrededor de su garganta.

… ¿Como ser humano… huh?

La equivalencia por la que la chica en la silla de ruedas espera.

…Eso es, para darle la bienvenida al nuevo residente de su habitación justo como cualquiera…

Eso que todos los demás están haciendo, ella puede hacerlo también. Ella está diciendo que esta agradecida por una cosa tan normal.

“———”

Azuma pensó para sí mismo. Sus poderes sellados, él había regresado a una vida normal y comenzó a vivir como una persona normal; pero…

…Él siquiera ha considerado que esto es algo por lo que estar agradecido.

No era algo que necesitaba pensar, porque su punto de vista y el de Miriam eran diferentes. Sin embargo, esto cruzo la mente de Azuma: Su vida diaria y la mía mantienen diferentes peros para cada uno de nosotros.

Y ahora, Miriam estaba diciéndole que no se preocupara por sus piernas.

Ella estaba diciendo que estaba incluso bien vivir junto a un chico si se podía acostumbrar. Incluso diciendo que esto había sucedido antes.

Ella tiene también algo de obstinación, pensó Azuma. Para no hacer que otros se sientan preocupados por ella, ella trata de ser normal; y había un montón de veces donde ella solo diría ‘Está bien’. Por eso…

“Entonces, quiero que también hagas una promesa conmigo.”

“… ¿Qué? ¿Qué promesa puedo hacerte?”

Azuma le habló a la chica, quien estaba frunciendo el ceño ligeramente e inclinando su cabeza. Después de dar un solo gesto…

“—Si el otro parece preocupado, espero que sea permitido para al menos preguntar sobre ello.”

“… ¿No harás de repente una movida?”

Él asintió, y Miriam mostro una sonrisa donde las orillas de sus ojos cayeron.

“Lo dices en serio, ¿no es verdad?”

Con la misma expresión, Miriam sacudió su cabeza arriba y abajo.

Sin embargo, cuando alzó su cabeza ella ya había cambiado su expresión a su sonrisa habitual…

“Pero si hacer preguntas está permitido, ¿entonces puedo hacer una sola pregunta ahora mismo? …Sabes, ¿por qué has estado tembloroso todo el tiempo que hemos estado hablando?”

“¿—Eh? No, um.”

“¿Hubiera sido mejor si yo fuese una linda y callada chica?”

No importa lo que respondiera, parecía que sería un insulto; pero negar eso sería una mentira sin ninguna duda. Por eso, Azuma dijo…

“Eso es injusto… se siente como si me hubieras estado molestando todo el tiempo.”

“¿Es así? Incluso si soy la que te da puntos como puntaje, eres el único que puede ganarlos, ¿sabes?”

“¿…? ¿Por qué es que las chicas no pueden ganar puntos?”

“Eso es porque los puntos de las chicas son determinados por… los puntos del chico con el que está.”

“¿Huh?” Azuma titubeo. En frente de él, Miriam estaba riendo suavemente mientras sacudía la palma de su mano.

“¿No está bien? No importa que tanto uno se vista, si es solo eso entonces es un pasatiempo. Si te vistes mientras estas al tanto de lo que la gente ve, entonces te estás expresando. A causa de esto, es elegante si eres capaz de vestirte en tal manera que la gente sea cautivada. Y si eres capaz de vestirte de tal manera que robes los ojos de una personas que tenga los puntos que quieres…”

Ensanchando su sonrisa, ella miro hacia arriba bajando su cabeza…

“…eso es lo que significa alcanzar a aquel que anhelas.”

Diciendo eso, Miriam miró en su dirección. Ella dejo una sonrisa en las comisuras de sus labios…

“¿Qué tipo de persona eres? Una persona honesta,  una persona bondadosa incapaz de arrojar tu seriedad…”

“Pa-paremos con todo ese asunto de los puntos.”

“—Eres bastante presumido, así que me deje llevar, ¿no es así?”

Se estaban burlando de él. Pero, eso en realidad es verdad, él pensó

… ¿Soy serio?

Eso es un punto malo, él también pensó.

Y viendo a Miriam, quien limpió las lágrimas en las orillas de sus ojos que salieron por reír. Azuma pensó esto:

…Está bien.

Marcar las líneas del espacio de cada uno, sin interferir en la vida del otro, preguntando cuando tomemos interés en algo. En pocas palabras, esto es…

“Suficiente para dos extraños, verdad.”

“Si dices ‘comencemos como desconocidos’, ese será el momento en que diga ‘Es suficiente, lárgate’, ¿sabes?”

“Ahh, entonces… ahora, supongo que eso establece mi puntuación.”

Eso dijo él, y Miriam alzó sus cejas. Por un respiro ella miro en su dirección con una expresión que no era ni una sonrisa ni sorpresa; pero de repente ella inclino su cuerpo hacia adelante, comenzó a reír, y formó palabras.

“—Si no hubieras dicho eso hubieras tenido puntos bastante altos. Eres tan tontamente serio.”

“Pero”, diciendo eso, Miriam estiró su mano izquierda en su dirección. Ligeramente abriendo su mano para un apretón…

“—No puedo sospechar de las personas tontamente serias.”

***

El punto de control al pie de Kakamigahara tenía un puente.

Era un punto de control diferente de los puntos de control de cuarentena y comercio en el lado superior de la montaña. Para asegurarse de que las cosas que descendieran de la montaña fueran incapaces de inmediatamente entrar a Mikawa, era un lugar cuyo propósito era una segunda inspección.

La puerta que era prueba del punto de control estaba construida en la orilla del rio que recorría la montaña, en frente de un puente.

La amplia puerta sin techo estaba abierta; y desde la puerta abierta, un puente de 10 metros de ancho era visible.

Y al sur del puente, si uno miraba al mar, al otro lado de los amplios campos y bosques, al pie de una suave pendiente, había una ciudad teñida de azul.

En el centro de la ciudad, el plano Nuevo Castillo Nagoya yacía, como si estuviera cubierto por una tela marrón.

Delante de este fondo, había tres figuras.

Uno era un pasado de mediana edad, delgado hombre.

Uno era un hombre relleno, de cerca de la misma edad.

Y la tercera era una chica pegándose cerca de la espalda del segundo.

Los tres estaban de pie con la ciudad de Mikawa a sus espaldas.

A ese lugar, llego otra figura. Él también era un hombre jorobado de pasada media edad…

“Oh, pensar que dos de los Cuatro Reyes Celestiales de los Matsudaira, Sakakibara Yasumasa y Honda Tadakatsu vendrían a saludarme… ¿Esto es para no decepcionarme? ¿Dónde está Ii? Sakakibara, Da-chan.”

A sus palabras, el hombre delgado llamado Sakakibara alzó su cabeza ligeramente. Él cepillo su cabello blanco a un lado…

“Sobre eso, Sakai-kun, en realidad, Ii-kun ha—“

“No digas una palabra sobre Ii. ¿Lo has olvidado, Sakakibara?”

El hombre relleno llamado Tadakatsu habló sin dirigir su mirada a Sakakibara.

Sakakibara, a su lado, dejo titubear sus labios; pero mirando en la dirección de Sakai el cerró su boca a la vez que asentía.

Como si fuera un substituto, Tadakatsu dio medio paso hacia adelante. Inclinando su cuerpo hacia adelante un poco…

“—-Muéstrame.”

En un instante, la figura de la chica a la espalda de Tadakatsu desapareció.

En respuesta, Sakai alzó su cara ligeramente…

“¿Huh? Heyheyhey, el ‘muéstrame’ del que están hablando no es sobre algo bueno cier—“

Antes de su línea hubiera terminado, una figura trazando dos arcos se acercó a la espalda de Sakai.

Uno de los arcos era la trayectoria que el cabello atado de la chica de ahora había trazado.

El otro arco era una trayectoria plateada que avisaba de una hoja desenvainada.

El movimiento no se detuvo. Y como tal…

“¡—!”

Sakai también puso su cuerpo en movimiento.

[1] Azuma usa 余, un pronombre masculino singular bastante antiguo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s