Capítulo 15: Amigos Reunidos en el Cuarto Confinado

“Llegamos a la biblioteca.”

Las tres figuras asintieron en respuesta a esas palabras. Ellos habían estado siguiendo a Asama a través de los oscuros corredores de la Academia.

Una de las figuras, Naomasa, estaba cargando una llave inglesa de un metro y medio de largo usada para el mantenimiento interno de la nave. Ella tenía una mirada aburrida en su cara.

“¿Qué tal está, Asama-chi? No tenemos visión espiritual, así que a menos que algo realmente masivo aparezca, no seremos capaces de verlo.”

Adele, quien había pegado un hechizo de exorcismo a la lanza de Caballero de Apoyo que normalmente usaba para practicar, también habló, su voz era mitad un suspiro.

“Lo sé, ¿cierto…? Sería bueno si hubiera ruidos de golpes o algo más que sea fácil de entender…”

La última persona, quien había empezado a girar su cabeza a izquierda y derecha después de escuchar las palabras ‘ruidos de golpes’, era Suzu. Ella arrastro los pies un paso hacia atrás, el chip bajo sus zapatos chasqueando en el suelo.

“…No, eso es, wa, y-yo, asustada, sonido… no…”

“Está bien, no hay nada aquí. Konoha no ve nada raro tampoco.”

Asama apuntó a su ojo verde mientras hablaba, y los hombros de Adele y Suzu se aflojaron con alivio. Las dos tomaron un respiro, pero…

“Pero bueno, hay algo por allí.”

Asama de repente golpeó su arco y envió una flecha volando por el corredor. Después de un segundo…

“Muy bien.”

Asama asintió. Naomasa permaneció indiferente, pero Adele estaba en pánico y Suzu temblando.

“¿Q-qué? ¿Qué es? ¡¿Qué está sucediendo?!”

“Ah, por favor no te preocupes por eso… Estará bien si se quedan conmigo, ¿muy bien?”

“¡Cómo se supone que me voy a calmar!”

El grito de Adele hizo eco a través del corredor.

La palabra ‘calmar’ resonó a través del corredor, haciendo eco de regreso a ellas.

Escuchando esto, Naomasa habló.

“Si gritas mucho, vendrán a nosotros. Incluso si son buenos y cayados durante el día, empezaran a moverse durante la noche.”

“N-Nao-san… e-eres, bastante, experta sobre esto, ¿n-no es así?”

“Eso es porque me dirigía a la casa de Asama-chi a jugar bastante. Ya que eres un Caballero de Apoyo, deberías haber traído tu caparazón móvil. ¿Aún no puedes usar el caparazón móvil que heredaste de tu padre? Todo lo que siempre veo es el que usas para prácticas, nunca la cosa real.”

“Ah, finalmente me volví capaz de usarlo~ Pero de alguna manera es seriamente pesado… realmente no se siente como si fuera a hacer mi debut con él todavía.”

“Me gustaría verlo”, dijo Naomasa, asintiendo con interés. Aun así de nuevo, ella miró alrededor a todos y habló.

“…Pero bueno, justo como en la tarde, fuimos abandonadas por Kimi y ahora estamos atoradas.”

Las tres respondieron a esas palabras con una risa seca.

“Bueno, si incluyes eso, esta noche es la ‘cacería de fantasmas’, huh. Asama-chi solo ha estado disparando todo el día como si fuera algún tipo de alivio del estrés.”

“Mmm, me pregunto. Los pequeños no se resisten.”

“Peri aun así”, dijo Asama.

“Mañana en la mañana, invitemos a todos a venir y metámonos. Después de eso, estará la confesión hasta que los despidamos y vayamos a casa.”

“¿Qué harás después de ir a casa?”

“¿Quién sabe?” Asama les dio la espalda. Su miraba descansaba en la puerta corrediza de la biblioteca.

“Bueno, hablemos sobre sus payasadas después de esto y veamos si podemos verlas en algún tipo de luz positiva. También, quiero escuchar los detalles sobre lo que sucedió durante la ceremonia de entrada de Suzu.”

Asama se giró hacia la puerta corrediza de la biblioteca. Cuando lo hizo, Suzu habló.

“Ah, um, es-espera, s-si r-realmente hay uno ahí, ¿q-qué v-vamos a hacer? U-um, f-fantasmas, y b-bibliotecas, s-sucede a mucho, en, h-historias. Ms. Oriotorai d-dijo, que, l-la biblioteca…”

“Está bien. He reflexionado sobre mi fracaso el año anterior y practique exterminando monstruos. Y lo viste, ¿cierto? Este año, Toori-kun fue con la clase de patrulla, así que el incidente del leotardo dorado que ocurrió el año pasado no sucederá de nuevo. En pocas palabras…”

Asama le sonrió a Suzu. Sus labios, curvados en una sonrisa, le dieron color a sus palabras.

“La oportunidad de que nada suceda es alta. Incluso si algo sucede, seré capaz de encargarme de ello sin problemas. En conclusión, seré capaz de encargarme no importa qué. Así que, por favor siéntete a gusto.”

Habiendo dicho esto, de nuevo Asama se giró hacia la librería que tenía un santuario elevado sobre su entrada.

Ella puso sus manos juntas y se inclinó una vez ante el santuario sobre la puerta corrediza. Aplaudiendo dos veces…

“Ahora entonces.”

Asama abrió la puerta con una sonrisa.

Dentro de la librería había dos grumos blancos de dos piernas.

***

Los dos grumos 10 metros en frente de Asama parecían estar hechos de tela blanca.

En la superficie de ambos grumos, había imágenes impresas de una hermosa chica en ‘Chica Mágica (Celta) Banzok’, que había sido recientemente liberado en Musashi. Asama conocía a este personaje. De acuerdo al conocimiento de Asama, Banzok decía cosas como…

“Si, definitivamente despellejare la piel de las cabezas de mis enemigos. También amo los sacrificios.” Y eso era el grado de su conocimiento. Sin embargo, la diferencia de tamaño entre los dos cuerpos era grande. Uno era delgado, mientras que el otro era ancho. En términos de tamaño…

…Uno es de cerca del tamaño para abrazar, y el otro es de cerca del tamaño de una sábana…

Y ambos tenían los pies envueltos en mallas blancas extendiéndose desde el fondo.

Los dos se retorcían mientras se encaraban el uno al otro, respirando pesadamente. Sin embargo…

“…”

Ellos miraron en la dirección de Asama.

Había dos agujeros negros abiertos en la tela, alrededor de donde estarían sus ojos. Aparentemente porque habían sido abiertos apresuradamente, los agujeros estaban cortados a través de la mejilla de la hermosa chica impresa en la tela. Pero de nuevo, Asama no entendía el sentido de valor.

Aun sin comprender, ella permaneció completamente quieta, y fue su oponente quien empezó a cambiar.

El delgado. El que cuyos contenidos estaban apretados, si uno tenía que escoger entre ellos dos. De su nariz…

“—Nn.”

“¡¿Estás bien?! ¡¿Estás bien?!”

“Nn, estoy bien, estoy bien Koni-tan… el hierro solo salió un poco…”

Asama los ignoró.

…Si, no puedo oír nada. No escucho nada. Noooope, noooo escucho nada.

La sábana blanca y la sábana medio teñida de rojo miraron en su dirección.

Ambos corrieron directamente hacia ella, sus cuerpos escondidos dentro. Estaban gritando esto:

“¡Un nuevo sentido de valor…!”

Indiferente de sus voces, Asama martilleó un disparo.

***

Un sonido que no podía ser descrito de otra forma más que una explosión resonó fuera del lado sur del edificio en frente del patio.

Al lado de los edificios hacia la parte trasera, una fila de personas estaban caminando por el corredor del primer piso del lado de estribor. Una mayoría de ellos eran de primer año. Escuchando el sonido, se detuvieron.

“Toori, ¿qué preparaste? ¿Tiene algo que ver con dinero? ¿O vas a morir?”

“Hey, vamos Shiro, no solo sospeches de mi todo el tiempo. No hice nada.”

“¿Es así? ¿De verdad? ¿Absolutamente? ¿Quieres poner dinero sobre eso?”

“¡¿Qué?! ¡¿Qué sucede contigo?! ¡¿Estás dudando de mi de nuevooo?!”

Toori golpeo el suelo con un libro que había sacado de la nada y apunto a Shirojiro con la mano que lo sostenía.

“¡¡Sieeempre, sieeempre soy yo!! ¡¿Eso no es estúpido?! ¡De verdad, tú solo tienes el mal hábito de sospechar de los demás todo el tiempo, huh! ¡Como antes, justo después de que robé comida de tu caja de almuerzo, pensaste que fui yo justo después! ¡Estaba seriamente triste! ¡Sospecha de alguien más por una vez!”

“…Cierto, sabía que estaba en lo correcto. ¡Pero este cerebro tuyo no puede ser arreglado incluso con dinero! ¡¿Es verdaderamente imposible?!”

Heidi se interpuso entre los dos. Ella miró a Azuma, quien estaba detrás de ellos, perplejo.

“Chicos, Azuma-kun se acaba de transferir aquí y no puede seguir el ritmo, así que regresemos a lo que estábamos hablando originalmente, ¿está bien?”

“No se puede evitar”, dijo Shirojiro, viendo a Toori. Él habló de nuevo.

“¿Qué preparaste? Es algo que va a ser resuelto con dinero, ¿no es así? ¡Si no termina ahí, voy a hacer que te sientes debajo de la catarata al frente de la Academia y te cobraré por ver, ¿lo entiendes?!”

“Realmente amas el dinero, huh. ¡Pero de verdad, yo no preparé nada! ¡¿Crees que tenía el tiempo para eso hoy?! ¡Pasé la mayoría del tiempo apretando el botón ‘siguiente oración’ en el signframe de mi eroge, ¿está bien?!”

“¡Ese medio día que desperdiciaste en chicas 2D es un medio día que alguien desesperadamente desea!”

Heidi toco a Shirojiro en el hombro. Después de que se girara, ella le susurró en el oído.

“Shhh, no te dejes llevar, Shiro-kun. Si lo haces serás arrastrado a su espacio.”

“Si, casi soy arrastrado. Tengo que ser cuidadoso o terminaré desperdiciando mi dinero.”

“¡H-hey, no vayan y tengan un plan de batalla por ahí! Ustedes chicos tienen la más horrible atmosfera.”

Solo por un momento, Shirojiro miró al techo del corredor y el polvo cayendo por las vibraciones.

“Tú… realmente no hiciste nada, cierto.”

“¡Por supuesto! ¡No hice nada!… ¡Solo le pedí a alguien que lo hiciera por mí!”

“¡¿Quieeeeeeeeen?!”

Shirojiro se giró, sus ojos medio cerrados. De pie media cabeza más alto que Toori, hizo una torre sobre él.

“Escucha cuidadosamente. ¿A quién se lo pediste? Es alguien que estaría bien con dinero, ¿cierto? No a alguien honesto, ¿cierto? Esa es la cosa que va a merodear por más tiempo. ¿Qué harás si algo sucede? ¿Morir?”

“Shiro, si me dices todo eso al mismo tiempo, no voy a entender nada. ¿Qué debería hacer?”

“Solo hablar sobre el resultado… pagas y luego mueres.”

“¡¿Queee—?! ¡¿Por qué la pelota está girando en una dirección tan inesperada?!”

Mientras estaba hablando, el sonido de otra explosión resonó desde lejos. Escuchando esto, Azuma frunció el ceño.

“Realmente les pediste que hicieran mucho…”

“Mi habitación está justo debajo, ¿cierto? Estoy pensando de que no será dañada, pero podría estarlo.”

“Si”, Azuma asintió ante las temblorosas vibraciones.

“Ah, pero, Poqou-san probablemente se enojará. Probablemente preguntará qué estábamos haciendo.”

Al momento en que habló. La escuela se sacudió mientras un masivo rugido sonaba fuera del piso directamente sobre ellos. Incluso había un sonido de vidrios rompiéndose.

También audible entre esto estaba la voz de Naito.

“¡¡Wahaaa—!!”

Era una voz que podía ser un grito ya fuera de alegría o terror. Escuchando esto, Shirojiro miró hacia el techo de nuevo.

“…Justo como pensé; en esto, dinero va a ser gastado.”

“¡Wow, es realmente asombroso como la estructura de tu oración está totalmente volteada! ¡Ah, yo también lo haré! ¡La estructura de tu oración, es asombrosa; en otras palabras, yo—!”

“Si, sí, sí. De todas maneras, ¿no deberíamos ir a dar un vistazo? Parece que puede ponerse bastante peligroso…”

Heidi dijo. Azuma se alejó un paso de ella. Él apunto hacia el techo, que se estaba sacudiendo de nuevo por las vibraciones.

“… ¿Eh? ¿Vamos a ir?… ¿M-moriremos, cierto?”

Escuchando esas palabras, los dos mercaderes bajaron sus ojos. A pesar de esto, Toori destelló una idiota, brillante sonrisa.

“¡Bien entonces, déjenme este lugar a mí y ustedes diríjanse allí! ¡No dejaré pasar a nadie! ¡H-hey, vamos, la atmosfera se está poniendo realmente pesada! ¡Súper pesada! ¡Si no soporto el aire, esta atmosfera realmente se pondrá mal…!”

“Cállate.”

Los dos mercaderes engancharos sus codos en la garganta de Toori, viniendo desde la derecha e izquierda. Haciendo esto, lo arrastraron.

Toori pateó y gritó mientras era arrastrado.

“¡¿Eh?! ¡Ah, u-ustedes chicos, no pueden tratar a la gente así! ¡Sean más gentiles, como el toque de una madre! ¡Como dije, heyheyhey, por qué están dibujando objetivos y puntos en mi espalda, Auge-chan! ¡No eleves aún más los puntos! …¡No espera, mi cara no debería ser 100 puntos, debería ser la cara del comité! ¡Ah, soy el canciller!”

Mientras esa voz se iba alejando más y más, Azuma se quedó allí, dejado atrás.

“Um… yo…”

“Azuma, debería quedar gente que mantenga su cordura, así que por ahora, una vez que camines por lo lugares donde nada estúpido este sucediendo y te reúnas, por favor evacua al patio. No puedo pagarte, así que por favor has esto voluntariamente.”

La voz de Shirojiro, mezclada con un suspiro, continuó haciendo eco.

“De verdad…” diciendo esto, él continuó.

“— ¿Por qué es que mis amigos son mi mayor vergüenza?”

***

Un solo hombre estaba dentro de la pálida y fugaz luz.

Agarrando documentos en sus brazos, el hombre era Sakai.

Su respiración entrecortada, él estaba en un corredor iluminado con lámparas.

“Sakakibara…”

Era dentro de la casa de su colega.

El autómata tipo sirvienta que lo había seguido estaba detrás de él.

“Judge, este es el estudio de mi maestro.”

Al otro lado de la puerta corrediza, que había sido dejada abierta, existía un espacio llamado el estudio.

Era una habitación solada con esteras de seis tatamis. Más adentro, había una puerta corrediza de papel, medio abierta para poder mirar al jardín.

Justo en frente de él había librerías conteniendo textos a su izquierda y derecha, con dos en la derecha y uno a la izquierda. Había un hueco a la izquierda donde una librería no había sido colocada, pero había sido llenado con cajas conteniendo cajas de pinceles y papel.

Había un escritorio en medio de la habitación.

En el lado del escritorio encarando a Sakai había un futón hecho para sentarse.

Si te sentabas en el futón, podrías trabajar mientras veías al jardín iluminado por lámparas. Así era como el estudio estaba distribuido.

Sin embargo, su dueño no estaba ahí. En su lugar…

“La Cresta de Doble Borde…”

En el suelo desde el escritorio hasta la pared y la mitad hacia arriba un gran diseño carmesí-negro había sido dibujado. Estaba encarando hacia la ventana, apenas llegando hasta la pared de papel, y habían letras escritas en el yeso de la pares. Las palabras marcadas eran, como leyó Sakai…

“’ ¿Qué estás haciendo?’…”

Había papeles en la habitación.

Pero no Sakakibara.

No…

…Él ha desaparecido en algún sitio.

Sakai notó esto cuando tomó los documentos del autómata.

El autómata dijo esto: ‘Judge, antes que fuera a trabajar, recibí una instrucción de tomar lo que estaba sobre su mesa y se lo trajera a usted después, así que lo cumplí.’

Eso significaba que no era una instrucción dada después de que terminara su trabajo.

Además, los papeles que habían estado sobre su escritorio estaban ahora en sus manos, pero…

“Están en blanco…”

No había manera de que Sakakibara le entraría un manojo de papeles en blanco. Sin embargo, el hecho de que los autómatas lo llevaran significaba que él había terminado su trabajo. En cuanto a esto, el autómata habló.

“—Mi maestro no está aquí, así que juzgué que había terminado su trabajo. Estaba considerando si empezar o no a limpiar esta habitación…”

Sakakibara no estaba por ningún sitio.

En el escritorio había papel japonés, puesto sobre tela negra, y una piedra de entintar salpicada con nada más que agua.

Era como si se hubiera levantado de su asiento justo como si fuera a frotarla con tinta.

Sakai camino un paso dentro de la habitación, buscando rastros de Sakakibara.

Haciendo esto, él notó algo extraño. Agua estaba goteando desde la piedra de entintar.

…Esto…

¿Estaba repeliendo el agua con tinta? No, Sakakibara es el tipo de ser anal[1] con la escritura. Él sería estricto con el uso de las herramientas. Él no debería usarlas en una manera desordenada.

“Entonces…”

Tomando un segundo paso dentro de la habitación, Sakai lo vio:

La tela negra al igual que el papel japonés, sostenidos por un pisapapeles, en la mesa. Había un pliegue en el papel.

Los signos de una mancha de agua en el papel, que se habían secado.

El resultado mostraba que la escritura era como un pincel siendo arrastrado a través del papel, escribiendo algo.

Dos cosas.

Una de ellas era…

“La Cresta de Doble Borde…”

La segunda era una palabra. Era una palabra que Sakai conocía. Era…

“—Perseguir.”

La palabra murmurada terminó ahí.

Como si reafirmara cuál era su siguiente paso, Sakai miró el manojo de papeles que estaba agarrando contra su pecho.

El manojo de papeles donde nada estaba escrito.

Sin embargo, en la hoja en la cima del manojo había delgados pliegues. Manchas de agua.

Era algo que Sakakibara había marcado antes de escribir en el papel que había sostenido con un pisapapeles. Algo que yacía sobre la pila de papeles.

Escrito ahí estaba esto.

“¡¿’El Proyecto Génesis’…?!”

Las palabras que parecían haber sido escritas por adelantado, el significado del símbolo, las palabras que seguían… Sakai las alineó y las murmuró.

“El Proyecto Génesis, la Princesa… Perseguir.”

Sé que me está diciendo que persiga a la Princesa. Sin embargo…

…El Proyecto Génesis es… la contramedida de P.A. Oda contra el Apocalipsis, ¿cierto? Por qué él…

No lo entiendo. Estas cosas ante mí… ya fuera o no que Sakakibara sabía que él podría desaparecer, los contenidos de las manchas de agua que apresuradamente dejó con su pincel, el hecho de que él mismo desapareciera… No entiendo nada de eso.

… ¡¿Qué significa esto?!

Todos han escuchado sobre los fenómenos de desaparición. Sin embargo, si mis colegas todos han sido sometidos a ello recientemente, entonces estamos hablando sobre algo más enteramente. Incluso si sucede ante mis ojos, sigo pensando que no puedo creerlo.

Ahh… Sakai pensó.

El deseaba que Sakakibara viniera desde detrás de él y dijera que todo era solo una broma.

“Aun así… cuando Ii desapareció, ¿pensaste eso también?”

Eso que él preguntó, el papel con manchas de agua, estaba empezando a secar; y los pliegues estaban empezando a desvanecerse.

A desaparecer.

Ante este hecho, Sakai sintió la inutilidad de quedarse más tiempo.

El instante en que trató de dar un paso atrás.

Él pudo escuchar un sonido.

Un sonido que vino desde más allá de la ventana abierta en frente de él.

Un bajo retumbo que sonaba como un trueno distante.

Un sonido que hablaba de una explosión.

[1] Si, decía esto, no sé si será un error de traducción o no, pero lo dejó así porque no sé japonés como para revisar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s