Capítulo 41: Aquellos Encarándose desde Líneas Paralelas

Masazumi miró hacia el cielo desde la llanura occidental que actuaba como una entrada al puerto terrestre.

Los buques aéreos de Tres España habían dejado de disparar y se volvían lentamente hacia el suroeste.

Del mismo modo, los guerreros Tres España se separaron de los guerreros de K.P.A. Italia y comenzaron a abandonar el campo de batalla.

¿…Fui al menos un poco útil?

Había negociado a través del centro de mando. Ahora que Tachibana Muneshige había perdido y no podía usar la Logismoi Óplo para impedir que Musashi despegara, había sugerido que Tres España conservara su poder para proteger al Papa-Canciller durante su regreso.

Después de poner en evidencia diversas condiciones y hacer varios compromisos, les había convencido de detener todo excepto la extracción de la Logismoi Óplo en la nave de interrogación.

El centro de mando había enviado una nave de transporte para llevar a su gente de regreso Musashi y Musashi pronto se iría y comenzaría el crucero furtivo. Una flota armada del Tres España – controlada por Tres Portugal ya había llegado al este y estaba claro que la situación actual no duraría mucho más.

…Necesitamos preparar rápidamente la retirada.

Oyó ruidos metálicos pesados ​​y repetidos detrás de ella. Cuando se dio la vuelta, encontró a un Dios de la Guerra pesado rojo y a una chica equipada con cadenas de plata que se acercaban. Naomasa, la chica con un brazo falso de pie sobre el hombro del Dios de la Guerra, habló.

“Hemos calmado las cosas aquí. ¿Cómo van las cosas por tu lado?”

“Stithos Porneia nos impide atacar y el Papa-Canciller está usando hechizos como loco.”

Masazumi siguió la mirada de Mitotsudaira y miró hacia adelante.

“Pero parece que Aoi ha llegado a la nave de interrogación.”

Eso fue sólo una suposición, pero pronto recibió confirmación.

Llegó en forma de un signframe. Ese marco de estilo torii apareció frente a las caras de Mitotsudaira y Naomasa y mostró una cierta escena.

El video salió de debajo de la proa de la nave de interrogación. Toori se paró frente al Andamio de la Ejecución, que estaba envuelto en luz.

Estaba siendo filmado por uno del semicírculo de estudiantes que lo protegían. Era muy probable que el miembro del Comité de Radiodifusión se encargara del puerto terrestre.

Y el signframe mostraba un número.

Ese número daba el tiempo restante y se encontraba actualmente en cinco minutos. A las 6 de la tarde, los preparativos del Andamio de la Ejecución estarían completos y Horizon se desintegraría en un instante. Es probable que el número se mostrara como un límite de tiempo.

Masazumi se alineó junto a Mitotsudaira y observó el número bajando y la espalda de Toori.

“Depende de ti ahora.”

 

El área alrededor de la nave de interrogación estaba llena de innumerables sonidos.

Para resumir, eran los sonidos del campo de batalla. Podían describirse tanto como animado y ruidoso.

Pero Toori lo ignoró todo y se volvió hacia adelante.

Un muro de luz se extendía ante sus ojos. Pensó en tocarlo, pero había algo que tenía que decir primero.

“¡Hey, Horizon! ¿¡Estas ahí!?”

Pero su grito no recibió respuesta. En su lugar, varios signframes aparecieron.

“Um… ¿Por qué estás tratando esto tan normalmente?”

“Vete a salvarla ya, idiota. Estás perdiendo tiempo y dinero.”

“Si necesitas un empujón extra, come un poco de curry.”

“¡Cállense, todos ustedes! Estoy nervioso, ¿saben? Nervioso.”

Mientras gritaba, vio movimiento en la luz.

El movimiento tenía una forma humana. A medida que se acercaba, se convirtió en la silueta de Horizon en su ropa personal y finalmente se convirtió en Horizon misma.

…Oh.

Sólo una sola pared de luz los separaba y estaban a menos de dos metros de distancia.

Horizon se paró frente a él. Este fue el autómata que había pasado por el nombre P-01s hasta el día anterior.

Cuando todos vieron su acercamiento, suspiros alivio y asombro de los estudiantes vinieron de los estudiantes alrededor y los signframes.

Frente a él, Horizon inclinó la cabeza y sostuvo un libro debajo del brazo izquierdo.

“¿…? ¿Necesitas algo?”

“Sí, sí.” Toori asintió, sacó su pulgar derecho, y dio una enorme sonrisa. “¡He venido a rescatarte!”

Por un momento, Horizon no reaccionó.

Después de unos segundos de silencio, ella lo miró sin expresión, como si se hubiera reiniciado.

“Daré sin rodeos la mejor decisión para esta situación”, declaró. “¿Quién eres? No eres más que una molestia, así que por favor vete.”

 

Detrás en el centro de comando bajo el cielo nocturno, Neshinbara se volvió hacia todos los reunidos.

Mientras sonreía, bajó las manos, dijo “tres, dos, uno”, y las alzó.

“¿¡Ehhhhh!?” gritaron al unísono.

La fuerza de sus voces casi hizo que Suzu cayera hacia atrás, pero Kimi la atrapó por detrás.

“Heh heh heh. Suzu, si fue un shock, siéntete libre de colapsar. Mira, tienes un cojín aún mejor que antes.”

“Oh, gracias, gracias. U-um… ¿Por qué… este cojín… se siente maligno?”

“Heh heh heh. Siéntete libre de llamarme maligna. ¡Sí, soy mala! ¡Soy una chica mala!”

“Kimi, creo que deberías darle un descanso, enfrenta la realidad, y mira a Toori-kun.”

“Ahh, ahh,” dijo Kimi mientras cubría sus oídos y desviaba la vista.

Los otros la ignoraron y observaron sus signframes.

Mientras Horizon inclinaba la cabeza, Toori se volvió hacia la pantalla mientras temblaba.

“¡E-eso estuvo cerca! ¡Sólo un poco más y me habría sentido triste y muerto como conejo! ¡M-me he recuperado, así que alguien elógieme! ¡Vamos con la alabanza! ¡¡Vamos!!”

Mientras Toori continuaba sus gritos de ‘vamos’, todos suspiraron aliviados.

“Tch. Así que eso no es suficiente para matarlo. El idiota tiene más resistencia de lo que pensaba.”

“¿¡De qué lado estás!?” Gritó mientras Horizon una vez más inclinó su cabeza detrás de él.

“De todos modos, está programado que me suicide, así que no hay que rescatarme. Por favor, vete.”

“¡¡E-espera un segundo!! ¡Escúchame!”

Mientras Toori giraba frenéticamente, Horizon asintió sin expresión unas cuantas veces.

“He determinado que eres una persona obstinada.”

Todos en el centro de mando colgaban la cabeza e intercambiaban miradas.

“Tengo la sensación de que tienen terrible compatibilidad. Si hiciera una lectura de fortuna Schwarz Techno, probablemente sería ‘ve a morir una muerte dolorosa’.”

“Tienes razón, Margot. Esto conduciría a un asesinato. Con una adivinación Weiss Techno, probablemente sería ‘podría usted morir’.”

“Después de ver esto, apuesto que una confesión normal habría fallado también.”

“¡Okay, okay!”, gritó Toori. “¡Es suficiente lectura de la fortuna por diversión y pensamientos sobre el pasado! ¡Esto no ha terminado todavía! ¡Todavía puedo hacer un regreso! ¡¡Voy a hacer doble lo que perdí!!”

Cuando Toori habló, Horizon inclinó su cabeza y le dio la espalda. Todos en el centro de mando la vieron desaparecer detrás de la luz como para decir que la conversación había terminado.

“¡Idiota! ¡Detrás de ti! ¡Detrás de ti!” gritaron.

“¿Eh? ¿Huh? ¿Oh? ¡Hola, Horizon! ¡¡No he terminado de hablar!!”

“Para ser honesta, no veo ningún propósito en hablar más. No lograría nada.”

Ni siquiera regresó a la pared de luz, así que el grupo de centro de mando volvió a colgar la cabeza.

“Al ver a un jefe final, esto maravillosamente me hace querer pagar algo de dinero”, dijo Shirojiro.

“Hmm. Los jefes finales en los juegos de estos días tienden a ser lógicos, pero por alguna razón no te permitirá arreglar las cosas con el dinero.”

“Estoy empezando a preguntarme si ese idiota le hizo algo en el pasado”, dijo Urquiaga.

“¡D-dejen de dar sus pensamientos y descubran una manera de lidiar con esto!” gritó Toori.

Todos en el centro de mando usaban sus signframes para intercambiar miradas con los que estaban en el campo de batalla y luego todos asintieron.

“¿Qué tal si te disculpas?”

“¡Espera un segundo! ¿Por qué están asumiendo que hice algo malo? ¡Y Horizon! ¡Yo era un cliente en tu tienda! ¡¿No puedes por lo menos saludarme?!”

Unos segundos después de su queja, Horizon llegó una vez más y se inclinó sin expresión.

“Muchas gracias por su patrocinio, pero actualmente estamos cerrados. …Ahora, entonces.”

“De nada. ¡¡…No te vayas!!”

“¿Que pasa contigo? Esto no es razonable.”

Esa última palabra hizo que todos volvieran a mirar hacia el suelo, pero Toori no se desanimó.

“U-um, yo era un cliente y fui bastante. ¿Estás segura de que no me recuerdas?”

“Su método de recoger a las chicas es peor que un protagonista de juego porno”, comentó Ohiroshiki.

“¿Eh? ¿Eh? Acabo de llegar”, dijo Azuma. “¿Alguien puede explicar la situación?”

“B-bueno… C-creo que… podría ser inútil…” explicó Suzu.

“¿Qué pasó con todos mis aliados?” gritó Toori. “¿No hay nadie a mi lado? ¿De dónde viene esta cruel atmósfera?”

De repente, Horizon dejó caer la cabeza.

Después de un momento, ella golpeó ligeramente su palma izquierda con su puño derecho.

“Me acabo de acordar. Eres el cliente que venía a menudo durante mi turno de mañana.”

“¡Sí, sí! ¿¡Recuerdas!? ¡Ohhh! ¡Soy tan afortunado!”

Toori se giró hacia el signframe y lo señaló con una mirada triunfante.

“¿¡Vieron eso!? ¡Lo hicieron, ¿no?! ¡Es verdad! ¡Tú y tú y tú! ¡Mi incontable encanto crea tal armonía en los recuerdos de la gente que… um… bien, ya tienen la imagen! ¿¡Ahora lo entienden!?”

“¿Por qué siempre es tan difícil mirar a este idiota? ¿Es porque es pobre?”

“Hm… Creo que es sólo que la presión arterial de su alma es alta.”

“En novelas y obras de teatro, este tipo de personaje siempre pierde al final.”

“¿Oh? ¿Oh? ¿Qué están diciendo todos?” empezó de nuevo. “Heh heh. ¡Puedo manejar este desprecio muy bien! ¡Después de todo, Horizon me entiende! ¿¡No es cierto, Horizon!? ¡¿Te acuerdas de mí, no?!”

“Judge. También recuerdo hablando con la dueña de la tienda sobre ti.”

“¿¡De verdad!? ¿¡Chismeaste conmigo!?”

“Judge. Le dije que había un muchacho que siempre me tomaba la mano cuando le daba su cambio. Dije que sus manos siempre sudaban, por lo que la dueña de la tienda le dio el sobrenombre de Hombre Húmedo.”

“Lo siento, pero eso es un poco asqueroso. Estoy Schwarz Techno disgustada.”

“Sí. Y estoy Weiss Techno disgustada. Deberíamos haberlo retenido ayer cuando tuvimos la oportunidad.”

“¿Cómo creía que podía confesarle después de hacer eso?” preguntó Urquiaga.

“¿Q-qué pasa con todos ustedes? ¿Qué hay de malo en querer tocar a la chica que te gusta? ¡Justo así!”

Toori extendió la mano hacia el pecho de Horizon, pero Horizon rápidamente habló.

“No mencioné antes que este muro de luz supuestamente matará instantáneamente a cualquiera que lo toque.”

“¡Ohhhhhh! ¡Y mi uña estaba a punto de tocarlo! ¡Tres España, ¿por qué creaste un artefacto tan excitante que suena como algo que un chico de escuela primaria podría imaginar?! ¿¡Es porque son pervertidos!? ¡La filia de asesinatos es lo peor!”

Toori se volvió hacia Horizon y habló como si sólo en ese momento notara algo.

“¿¡Qué demonios!? ¡Tres España! ¿¡Acaso la inquisición no encadena a la gente mientras está desnuda!? ¡Esto no está bien! ¡Esto no es correcto en absoluto! ¡Mantener todo decente es lo peor!”

“Ahora has dicho que la perversión y la decencia son ‘lo peor’. Por favor, deja de tener dos estándares.”

“Horizon, ¿nunca has oído hablar de cambios repentinos? ¡…Ah, lo siento! ¡No te vayas! ¡Por favor, no te vayas! ¡M-mira, te traje una carta! Aquí, la leeré. Um… ‘Lo que quiero hacer – Asama Tomo’.”

“¡Waaaah!” gritó alguien en el centro de mando. “¿Por qué tienes mi ensayo contigo? ¡Lee más y dispararé!”

“¡Cállate!” gritó Toori mientras devolvía el ensayo a su bolsillo.

“¿Qué está haciendo?” murmuró todo el mundo.

Sin embargo, una pequeña risa vino desde el centro de mando.

Todos se volvieron hacia ella y encontraron a Kimi presionando el dorso de su mano contra su boca para reprimir su risa.

“Oh, lo siento”, dijo una vez que notó que todos la miraban. “Pero ¿no les parece familiar este intercambio?”

Ella habló en voz baja como si estuviera buscando confirmación.

“Esa es Horizon, ¿no? Sí, ese intercambio es definitivamente Horizon.”

 

Masazumi estaba observando la situación a través del signframe de Mitotsudaira.

“¿De verdad?” preguntó ella.

Mitotsudaira simplemente miró el signframe como si esperara lo que Kimi diría después, así que Masazumi dejó de hablar también.

“¿No es cierto? Si no blanquean sus viejos recuerdos y no piensan ingenuamente que cualquier persona a la que mi hermano tonto se le confiese es ‘normal’, esto no debe parecer fuera de lugar. Deben recordar que solía haber dos personas que hablaban así.”

“Puede que tenga razón.”

Masazumi pensó que sentía cierta decepción en la voz de Mitotsudaira cuando el viento le azotó el pelo.

“¿Qué quieres decir?”

“Es una cuestión de la persona adecuada para el trabajo adecuado. Había un niño tonto que no hacía más que causar problemas a todos los que lo rodeaban, pero pudo seguir actuando tan tontamente porque había una chica a su lado en la que esas tonterías tenían poco efecto. Sólo había una chica que podía hacer que el niño la escuchara.”

“Era una niña obediente”, continuó Kimi. “Ella siempre leía libros en algún rincón u otro, pero tendía la mano a cualquiera que estuviera en un apuro y era realmente dura con mi tonto hermano y sólo con mi tonto hermano.”

“Eso es correcto”, dijo Urquiaga. “Siempre que Toori hacía una broma, ella sin expresión le pedía que explicara qué se suponía que era divertido. Fue realmente aterrador.”

“Sí…”

Por alguna razón, todos agacharon la cabeza y asintieron.

“Era muy dura con él.”

“B-bueno, Kimi tiene razón y parecía que estaba tratando de matar a Toori-kun, pero todos saben lo importante que era para ella, ¿verdad? Así que debe ser lo mismo para esta Horizon.”

“Es posible que la única razón por la que parece que es la misma ahora es porque en ese entonces era una chica muy autómata”, advirtió Mitotsudaira.

“Entonces…” dijo Asama.

Mitotsudaira asintió y las dos hablaron al unísono.

“Ese autómata podría ser capaz de llenar perfectamente el papel de Horizon.”

 

“Eso es correcto”, murmuró Toori en el campo de batalla.

“Para ser contundente, no entiendo que es lo que estás diciendo que es exactamente ‘correcto’.”

“Sólo espera allí. Ahora te voy a rescatar.”

“¿No entiendes que mi muerte es mejor para el mundo?”, respondió inmediatamente. “Deseo la mejor elección que no moleste al mundo, así que tu intervención no es necesaria. Esa es la respuesta correcta.”

“¿Qué?”

Toori cruzó los brazos detrás de su cabeza y miró a Horizon.

“No me importa lo que signifique para el mundo. Me molestaría si murieses.”

“Una pregunta: ¿qué es más importante, tú o el mundo?”

“¿Cuál piensas?”

“Para ser contundente, el mundo.”

“Eso lo resuelve.” Él respiró profundamente. “Sólo tengo que convertirme en un rey que gobierne el mundo entero. ¿No es cierto?”

 

En los muchos lugares alrededor del mundo donde la transmisión divina llegó, los que estaban interesados ​​en él vigilaban y escuchaban.

“Con tu Logismoi Óplo, salvar al mundo del Apocalipsis y convertirse en el rey del mundo no es sólo un sueño. Y las Logismoi Óplo son tus emociones, así que podemos traer de vuelta a tu yo original si las reunimos todas.”

Así que…

“Voy a… ¿Están escuchando? Voy a – definitivamente – conquistar el mundo contigo. Podemos liberar a todos del Apocalipsis y flirtear un montón mientras tomo todo lo que perdiste por mí.”

Luego se dirigió a todos los que escuchaban.

“Así que tengo algo que pedirte, mundo. Sólo tienen que hacerlo para lidiar con el apocalipsis, pero ¿podrían darme su Logismoi Óplo? Si dicen que no, entonces peleemos una guerra. Y si no te gusta la palabra ‘guerra’, puede ser una pelea, un enfrentamiento, una confrontación, o cualquier otra cosa. No me importa qué método sea. Si te da una razón para entregar las emociones de Horizon, lo que sea está bien.”

Sí.

“Tomemos el Sintoísmo, el Budismo, el Catolicismo, el Protestantismo, la Iglesia Anglicana, la Iglesia Ortodoxa Rusa, Dunhi, Oat, Technomagie, lucha de espadas, artes marciales, peleas de armas, caballos mecánicos, corazas móviles, Dioses de la Guerra, bestias mecánicas, fénix mecánicos , dragones mecánicos, buques de guerra aéreos, humanos, no humanos, ciudadanos normales, caballeros, vasallos, samurái, ninja, guerreros, reyes, nobles, gobernantes, soberanos, emperadores, Papas, el Lejano Oriente, K.P.A. Italia, Tres España, Hexagone Française, Inglaterra, Sviet Rus, P.A. Oda, Qing, la Alianza India, el dinero, la autoridad, las negociaciones, la política, la voluntad del pueblo, el poder militar, la información, las armas divinas, Logismoi Óplo Testamenta Arma, Los Cinco Grandes Picos, los Ocho Grandes Reyes Dragón, los oficiales del canciller, los consejos estudiantiles, los hombres, las mujeres, los que no son ninguno, los jóvenes, los viejos, los vivos, los muertos, la Musashi que pueden confrontarlos con todos estos poderes, nuestros sentimientos, nuestras razones, nuestros pensamientos, sus sentimientos, sus razones, sus pensamientos, y todo todo lo demás de lo que no sé”, él dijo. “Y entonces veremos quién es el más fuerte.”

 

Masazumi jadeó.

¡…Eso es una locura!

Este era el peor momento posible para instigar una guerra. El Testament Union y todas las otras naciones se mostrarían cautelosas y se convertirían en sus enemigos. Y sin embargo continuó hablando.

“Ya sea que se resuelva pacíficamente o por la fuerza, el que gane en el final es el rey del mundo. Después de todo, salvará al mundo del Apocalipsis.”

El idiota había vinculado gobernar el mundo con salvarlo del Apocalipsis.

“¿Qué te parece?”, preguntó Mitotsudaira con una sonrisa y con los sonidos de la batalla detrás de ella. “Es muy probable que te hayas unido a la academia más valiosa del mundo.”

Masazumi no pudo responder, pero la voz de Toori continuó.

“¿Qué tal si jugamos con esas reglas? En otras palabras… ¿Eh?”

¿…Qué lo ha confundido ahora?

Mientras lo observaba a través del signframe, vacilante, echó un vistazo e inclinó la cabeza unos cuantos grados.

“¿Huh? Um, me estaba tratando de confesar, así que ¿por qué estoy anunciando planes para la dominación del mundo? ¿Huh? Esto no tiene sentido.”

“¡¡Piensa antes de hablar!!”

Cada persona en el campo de batalla, incluidos los enemigos, le gritaron. Horizon asintió confiada.

“Ya veo. He determinado que el razonamiento es claro y fácil de entender.”

“¿¡Eh!? ¿¡De verdad!?”

“¡Ahhhh! ¡¡No lo animes!!” Gritó Masazumi.

Pero…

“Pero para juzgar con justicia, ese es tu razonamiento y no el mío. Como mantenemos opiniones paralelas, esto es en última instancia una molestia para mí.” Ella sacudió su cabeza. “Por favor, vete. Quiero evitar dañar el Lejano Oriente con mi existencia.”

“¿Incluso si digo que no quiero perderte?”

“¿Por qué no quieres eso?”

“¿Eh? B-bueno… Um… Decirlo en público es embarazoso.”

“¡¡Deja esa timidez!!”

Después del comentario de Masazumi, Tenzou apareció desde el lado derecho del signframe. Al principio estaba escondido, pero pronto se mostró a sí mismo.

“Toori-dono… ¿Huh? ¿Todavía no has terminado? ¡A-apresúrese y salga de allí! El Papa está disfrutando tanto que apenas podemos contenerlo. ¡Enróllala! ¡¡Enróllala!!”

“¿Qué, estás aquí para hacerme apresurar esto? Está bien entonces.” Toori respiró profundamente y habló claramente a Horizon. “Hay mucho, pero por supuesto se reduce al hecho de que te amo.”

Las chicas del centro de mando emitieron gritos emocionados.

Pero Masazumi escuchó a Horizon asentir dos veces un momento después.

“Judge. Lo siento, pero como un autómata, no tengo emociones y no entiendo lo que quieres decir. Por favor, vete.”

“¡Waaah!” Gritaron todos. “¡¡Después de todo esto, ella lo rechazó!!”

 

En el centro de mando, Suzu se derrumbó una vez más.

“A-aquí, Suzu-san. Este cojín no es maligno.”

“Heh heh heh. Esta doncella tiene un amortiguador en el pecho. ¿Y qué piensas? ¿No te parece más como Horizon que antes?

“S-sí, estoy de acuerdo. Nunca pensé que su habilidad para manejar a Toori-kun aumentara tanto.”

“¡No perderé!” gritó Toori. “Si recojo las Logismoi Óplo, tus emociones volverán. Cuando eso suceda, te haré arrepentirte de lo que-… ¡no! ¡Malas palabras! De todos modos, eh, lo siento. Dame otra oportunidad.”

“¿Oh? ¿Ahora te estás comportando más modestamente? Una excelente decisión. Pero no sirve de nada porque moriré.”

La conversación parecía confusa para todos los demás, pero Horizon simplemente miró a Toori.

“Además, nunca he oído hablar de alguien que se le confiesa a un autómata antes. Soy una muñeca, ¿sabes?”

“¡N-no seas estúpida! ¡Eres realmente estúpida! ¡Estoy bien con un autómata!” Toori abrió los brazos. “No estaba tan seguro de mí mismo cuando te vi por primera vez, pero cuando traes comida a la gente de la tienda, te agachas así para recoger las cucharas caídas, ¿verdad?”

“Comprobando mis recuerdos, de hecho me agacharía así.”

“Sí. Bueno, un día me di cuenta de que estaba instintivamente mirando entre tus piernas desde un ángulo interior bajo. A mis instintos no le importaba que fueras un autómata. ¡Y cuando Mitotsudaira me dejó acariciar su pecho sin sostén, aprendí que no tengo ningún problema con un duro pecho! ¡¡Funcionará totalmente!!”

“¡¡D-deja de propagar mentiras!!”

Horizon ignoró la interrupción de Mitotsudaira y asintió sin expresión.

“Ha ha ha. Para ser contundente, eres lo peor.”

“Se acabó”, murmuró alguien y todo el mundo colgó sus cabezas de acuerdo.

Pero entonces oyeron a Horizon hablar una vez más.

“He determinado que tú y yo tenemos opiniones paralelas.”

Por alguna razón parecía algo aliviada.

“Somos paralelos, por lo que digo esto: por favor, vete.”

 

Masazumi alzó la vista, sorprendida, cuando oyó eso.

“¡¡Aoi!!” gritó de repente. “¡¡No te rindas!!”

…Si sus puntos de vista son paralelos…

Tenía que decirle que sabía lo que Horizon quería.

Ella comprendió y así abrió la boca para hablar.

Sin embargo…

“No te preocupes, Seijun. Yo también lo entiendo. Aquí es donde nos desgastamos los argumentos del otro, ¿no?” dijo. “Somos paralelos, por lo que digo esto: te traeré de vuelta conmigo.”

 

Toori dio un paso adelante y se acercó lo más que pudo a la pared de luz sin tocarla.

Horizon se acercó también y ella habló.

“Somos paralelos, así que digo esto: no hay nada sobre lo que ambos podamos estar de acuerdo.”

Él abrió la boca para responder y le dio un “um” de pensamiento.

“Somos paralelos, así que digo esto: sé algo que puedo hacer que aceptes.”

Ella continuó.

“Somos paralelos, así que digo esto: no hay nada que puedas hacer.”

El siguió.

“Somos paralelos, así que digo esto: creo que puedo hacer algo por ti.”

Ella respondió.

“Somos paralelos, así que digo esto: deseo la muerte.”

Respondió.

“Somos paralelos, así que digo esto: quiero que vivas.”

“Somos paralelos, así que digo esto: no tengo una vida humana.”

“Somos paralelos, así que digo esto: Sé que tienes un alma humana.”

“Somos paralelos, así que digo esto: los autómatas no tienen emociones.”

“Somos paralelos, así que digo esto: devolveré sus emociones.”

“Somos paralelos, así que digo esto: todo esto carece de sentido.”

“Somos paralelos, así que digo esto: no creo que nada de ti carezca de sentido.”

“Somos paralelos, así que digo esto: las decisiones de un autómata son perfectas.”

“Somos paralelos, así que digo esto: no creo que tus decisiones sean perfectas.”

En ese momento, Horizon soltó un suspiro.

“Somos paralelos, así que digo esto.” Ella dejó escapar un suspiro. “No quiero oír tus respuestas.”

 

En ese momento, Masazumi gritó desde el final del campo de batalla.

“¡¡Aoi!! ¡¡No la dejes ir!!”

Luego lo oyó hablar lentamente como si comprobara sus propias palabras.

“¿No quieres oír mis respuestas?”, dijo. “Pero esa es otra manera en la que estamos en paralelo.”

Así que…

“Así que digo esto como tu paralelo.” Tomó un respiro. “Quiero escuchar tus respuestas.”

Horizon respondió a eso con una simple inclinación de cabeza.

Fue un profundo gesto de aprobación.

“Judge.”

Y levantó la vista.

 

Todos en el centro de mando miraban en silencio sus signframes.

En esas pantallas, el cuerpo de Toori se relajó mientras estaba ante el autómata.

“Um”, pensó mientras Horizon era visible a través de la luz.

“Ella está esperando ver lo que él le preguntará, ¿no?”, comentó Asama.

Verdaderamente, Horizon no le instó a hablar o ignorarlo. Ella se quedó sin moverse.

“Adelante. Como estamos en paralelo, tengo la obligación de dar una respuesta a lo que dirás.”

“¿Es eso así?”

Toori asintió antes de continuar.

“Somos paralelos”, él comenzó. “Así que digo esto: tus decisiones son perfectas.”

Y…

“Somos paralelos”, ella comenzó. “Así que digo esto: debo estar equivocada.”

Esa declaración de su propio error hizo que todos jadearan.

“Los automáticos siempre toman la mejor decisión, así que ¿por qué diría que está equivocada?”

“Es la naturaleza de los autómatas”, dijo Neshinbara. “Los autómatas responden con la mejor decisión. Por eso Ariadust-kun dice que su muerte es la mejor opción para lo que debe hacer aquí. Pero la mejor decisión no es necesariamente la decisión que el autómata originalmente quería. Tendría que haber varias otras opciones debajo de esa mejor.”

Así que…

“Puede que estuviera esperando a alguien que no siguiera la mejor opción a la que era incapaz de resistir, que no se convencería y que la convencería de que se rindiera. …Y ese idiota se dio cuenta.”

Y su respuesta fue…

“Cuando se trata de alguien que no va con lo mejor, dar lo contrario de lo mejor se convierte en lo mejor.”

La conversación sobre la transmisión divina siguió como Neshinbara había indicado.

Parecía funcionar de nuevo con el intercambio anterior.

“Somos paralelos, así que digo esto: tú piensas que todo acerca de ti misma carece de sentido, ¿no?”

“Somos paralelos, así que digo esto: no quiero pensar que todo sobre mí carece de sentido.”

“Somos paralelos, así que digo esto: es posible que no tengas ninguna emoción.”

“Somos paralelos, así que digo esto: creo que tengo emociones.”

“Somos paralelos, así que digo esto: es posible que no tengas una vida humana.”

“Somos paralelos, así que digo esto: tengo un alma humana.”

“Somos paralelos, así que digo esto: tú deseas la muerte, ¿no?”

Ella respondió.

“Somos paralelos, así que digo esto: quiero vivir.”

Él respondió.

“Somos paralelos, así que digo esto: piensas que no hay nada que pueda hacer, ¿no?”

Ella continuó.

“Somos paralelos, así que digo esto: hay algo que puedes hacer.”

Así que no se detuvo.

“Somos paralelos, así que digo esto: no hay nada en lo que podamos estar de acuerdo, ¿verdad?”

Abrió la boca, respiró hondo y habló como si le rogase.

“Somos paralelos, así que digo esto: sé algo sobre lo que estamos de acuerdo.”

“¿Y?” preguntó Toori. “¿Dónde está eso, Horizon? ¿Dónde está el punto que estas dos personas paralelas pueden estar de acuerdo?”

“Judge. Ese sería el lugar donde las líneas paralelas cruzan y los pensamientos diferentes convergen”, respondió. “Esa sería la frontera.”

 

Toori ignoró los sonidos del campo de batalla y todo lo demás mientras hacía una pregunta.

“¿Y no quieres ir a ese límite?”

“No, quiero ir allí.”

“¿No quieres que te lleve allí?”

“No, por favor, llévame allí.”

“Ya veo. ¿Pero pensé que no había nada que pudiera hacer?”

“No, puedes hacer cualquier cosa.”

“Ya veo. ¿No me dejarás acariciar tus tetas después?”

“¿De qué demonios estás hablando?”

“¡E-eso es lo que realmente piensas! ¡¡Tengo una respuesta honesta en lugar de un paralelo!!”

Los comentarios comenzaron a llegar a través del signframe.

“Tienes que morir.”

“Realmente no era el momento para eso.”

“Escucha. Si lo muestro en un gráfico, su valor comenzó a subir y luego se desplomó.”

“¡Cállense, todos ustedes!” Gritó de nuevo. “Espera. ¿Estás enojada, Horizon? Lo estás, ¿verdad?”

“No decida las cosas por mí. Déjeme ser muy clara: no estoy enojada en absoluto.”

“¡Definitivamente estás enojada!”

Sin embargo, Horizon permaneció de pie al otro lado de la luz y juntó las manos.

“Tienes intención de rechazar todo lo que digo, ¿no?”

“Puedes rechazar lo que digo, golpearme y jugar el papel de tsukkomi todo lo que quieras.”

“En ese caso”, dijo Horizon. “La mejor opción es que yo sea la gobernante del Lejano Oriente. Sin embargo, también me gustaría poder haber sido una trabajadora de una tienda de aperitivos. ¿Qué tienes que decir a eso?”

Toori inclinó la cabeza.

“¿Hm?”

La inclinó más y finalmente habló.

“Lo sé. Incluso si eres nuestra gobernante, todavía puedes trabajar en la tienda de aperitivos.”

Después de todo…

“Soy Canciller y Presidente del Consejo Estudiantil, pero hago todo tipo de cosas estúpidas.”

Al oír eso, Horizon abrió la boca y asintió.

“¡Judge! Para ser honesta…”

Ella asintió con aún más vigor y dio voz a sus pensamientos.

“¡Quiero que sea la mejor opción!”

Toori asintió y una sonrisa se extendió por su rostro.

“Sí. ¡Yo también, Horizon!”

 

Toori apuntó inmediatamente a la pared que tenía delante.

Mientras Horizon lo miraba con curiosidad, él le sonrió.

“Oye, esta pared está en el camino, ¿no? ¿O preferirías que no la destruyera?”

“No está en el camino, pero por favor destrúyela. ¿O no quieres estar aquí conmigo?”

“Quiero estar contigo. ¡Quiero estar por todas partes!”

“Eres el peor.”

“Eres al mejor.”

Levantó la mano izquierda. Su hombro izquierdo se movió un poco torpemente, pero el dolor había desaparecido y su cuerpo empezaba a olvidar el pasado. Apretó el puño.

“¿Cómo destruyo este muro? ¿O es sólo una ilusión?”

La voz de una alumna provenía del orador en la pared del Andamio de la Ejecución.

“Ese muro recrea el pecado de quien lo toca y lo usa para matarlos.”

“¿Y cómo lo destruyes?”

“No puedes negar un pecado de tu pasado, por lo que solo puedes morir.”

“Estoy preguntando cómo destruirlo. Por favor, no tengo mucho tiempo.”

El reloj en el signframe estaba en un minuto y se estaba acercando a la mitad de ese minuto.

“La pared en sí no es sólida. Si lo tocas y niegas el pecado de tu pasado, rechazarás el éter que forma la pared y desaparecerá. Pero eso es algo que nadie puede hacer. “

De repente, la pared del campo de batalla se derrumbó audiblemente.

“¡Deja de perder tu tiempo y acepta tu juicio! ¿No es eso lo normal, hm?”

El Papa-Canciller había utilizado ataques de hechizos repetidos para atravesar a los estudiantes de Musashi que se habían centrado en la defensa. Rompió los repetidos hechizos protectores y las ilimitadas protecciones divinas defensivas que los estudiantes obtuvieron del suministro de éter de Toori.

“¡Nadie ha tocado esa pared y ha vuelto vivo! ¡Si la muerte se ve como el final de la actuación, es su deber para el mundo para que la cortina de cierre con su juicio!”

“Hey, todo el mundo”, dijo Toori mientras se acercaba a la pared sin darse la vuelta. “Detengan a ese tipo. Me está impidiendo coquetear con Horizon.”

“¡Maldición!”

Innocentius produjo luz del hechizo que flotaba junto a su Mouse y él levantó a Stithos Porneia.

“¡Cualquier poder que puedas usar para destruir esa pared es un ataque! ¡En ese caso, puedo detenerte con Stithos Porneia!”

El sonido campaniforme de Stithos Porneia activándose sonó y el aire se dividió en una línea recta.

“¿¡!?”

Pero una vez que el sonido del vidrio rompiéndose lo siguió, todo el mundo cambió lo que estaban haciendo.

Las armas inutilizables de los estudiantes de Musashi produjeron ruido.

“¿Esto es…?”

Y se juntaron mientras no mostraban signos de separarse una vez más.

Stithos Porneia ya no estaba activa.

“Lo corté con Tonbokiri.”

En algún momento, una guerrera había aparecido entre todos los demás. Estaba recuperando el aliento, arrodillada y sosteniendo una lanza. Su ropa estaba cortada por todas partes, las hojas y las ramas se habían apoderado de ella, y cortes decorado su piel.

“Honda Futayo, vicecanciller temporal de la Academia Musashi Ariadust del Lejano Oriente. ¡He llegado en respuesta al deseo de mi gobernante Horizon Ariadust de vivir!”

Incluso después de hablar, ella no se puso de pie. Tuvo que correr a toda velocidad a través de la montaña entre el puerto de tierra y la barrera montañosa oriental. Era similar a un velocista corriendo una larga distancia.

No podía moverse. Innocentius se dio cuenta de eso y frunció el ceño una vez que notó a Lypē Katathlipsē en su espalda.

“¡¡Recuperen eso, Tres España!! ¡Te pertenece! ¡¡Y nuestras tropas no deben permitir que el Lejano Oriente tenga el poder de un pecado capital tampoco!!”

El enemigo lanzó un grito y se acercó. Futayo gimió cuando trató de ponerse de pie, pero sus rodillas cedieron.

“¡¡Protejan a nuestro comandante!!”

La unidad de guardia avanzó, la rodeó y se defendió contra el enemigo.

Todos estaban heridos y profundamente exhaustos, pero habían llegado tan lejos como la unidad de guardia de Musashi.

Y…

“Hoy hemos reunido a todos nuestros Oficiales del Canciller. ¡Este es un buen día!”

Mitotsudaira dibujó arcos en el aire con sus cadenas de plata y Noriki y Tenzou se alinearon para fortalecer sus defensas.

Futayo miró con sorpresa y encontró al segundo al mando y todos los demás forzando sonrisas.

“Estás siendo imprudente”, dijo sin expresión.

“No digas eso. El Lejano Oriente ha durado 160 años, ¿así que qué son otros treinta segundos más o menos?”

Eso produjo un grito de Innocentius.

“¡Entonces pido una confrontación! ¡Lo resolveré en una confrontación con el canciller de Musashi!”

“¡Primero debes derrotarme, el vicecanciller!”

Futayo levantó la voz, apoyada por todos los demás. Su expresión era de puro agotamiento, pero sonrió un poco cuando miró a los otros que la rodeaban.

“Lo siento. Los hice preocuparse por mí y apoyarme, pero ni siquiera puedo confiar en ti aquí.”

Pero…

“Yo también puedo aguantar otros treinta segundos más o menos.”

Cuando el vicecanciller temporal declaró que compraría algo de tiempo, Innocentius rechinó los dientes y Toori sonrió.

“Sr. Papa, esto no tardará mucho, así que espere allí.” Señaló a Horizon. “Y tengo un compromiso previo con ella, así que seguramente puedes esperar hasta que termine. Por supuesto, si quieres coquetear conmigo tan mal, estoy dispuesto a escucharte.”

Todos vieron la mano de Toori.

El dedo que apuntaba a Horizon se clavaba en la pared de luz. La apuñaló y presionó contra el pecho de Horizon en el otro lado.

Todo el mundo se congeló en su lugar, Toori miró su mano, y todos gritaron al unísono.

“¿¡Descuido sexual!?”

Inmediatamente después, Toori desapareció de delante de la pared.

Había sido arrojado al espacio que la pared había creado para recrear su pecado.