Koyomi Stone 002

— ¿Huh? ¿Una piedra?

— Sí. Una piedra.

— Por una piedra… ¿Te refieres a las que encuentras en las calles? O ¿Quieres decir, como una joya?

— No, es imposible que sea una joya, ¿sabes?

Incluso si dices que es imposible, aún no he entendido el tema por completo, así que no es como si pudiera saber lo que era o lo que posiblemente no era.

Si pudiera decirlo, esto era completamente incomprensible.

Pero no era como si quisiera que fuera incomprensible… No soy bueno, estoy confundido. Así que decidí intentar decir las cosas de frente de una en una. Después de todo, es así es como obtienes que las cosas estén organizadas.

Hoy era 11 de Abril, y estábamos en el salón después de la escuela… en el salón de clases no había nadie más aparte de nosotros dos, quienes nos encontramos para discutir la clase reunida que tomaría lugar la siguiente semana. En cuanto el por qué Hanekawa y yo estábamos teniendo esta reunión, eso sería porque, era el representante del asistente de clase y Hanekawa era la representante de la clase. Bueno, originalmente el líder de cada grupo (u otro representante) también tenía que participar, pero había algunos asuntos importantes que podían o no podían tener, así que todos sin excepción no vinieron.

Que tengan asuntos importantes que atender probablemente era una completa mentira, pero el problema con esta baja participación, era que estaban sintiéndose seguros en pensar que ‘todo saldrá bien si todo se lo dejamos a Hanekawa’; lo cual hacia parecer que la excelencia de Hanekawa era un crimen o incluso un delito.

Su excelencia hacia que pudiera fácilmente no poner atención a las personas molestas incluyéndome, así que en verdad no se daba cuenta que malcriaba a todos que estaban alrededor de ella… pero en cuanto a mí, no era infeliz con esta situación, ya que me permitía hablar en privado con Hanekawa.

No significaba que todos eran insensibles; después de todo, la preparatoria Naoetsu era una escuela de preparación para la universidad, y seguramente casi todos los de tercer año estaban preparándose para los exámenes. Era un poco tenso que no iba con la clase reunida y una atmosfera así de peligrosa era bastante incómoda para un bobo como yo.

En otras palabras, en vez de estar feliz al estar solo con Hanekawa. Estaba más feliz al saber que podía evitar a todos esos estudiantes tensos… y Hanekawa, quien fácilmente podía pasar cualquier examen para cualquier escuela incluso si lo toma mañana, solo era indiferente a la tensión.

Bueno, en términos de indiferencia, entonces, no tenía ningún interés en los exámenes de ingreso, ya que incluso la graduación no era segura para mí, también era indiferente a la tensión, así que quizás Hanekawa y yo éramos la mejor elección para estar aquí, en esta reunión.

Pero ya que por naturaleza soy una persona indecisa, probablemente iría a casa si tuviera algunos asuntos importantes que atender, pero desafortunadamente tenía tiempo, tenía tanto tiempo libre que podía morir. Pero en vez de pelear con mis hermanas en la casa, sentí que hablar con Hanekawa de alguna manera era más animado para mí.

Y así, durante esa reunión.

O quizás debería decir, durante la charla que tuvimos después de finalizar con nuestro tema principal.

— La piedra.

Dijo eso.

Hanekawa era la que trajo el tema.

— Bueno, hay una piedra.

—… Okey, entonces, ¿Qué pasa con la piedra? ¿Huh?

Una piedra.

¿O hablaba de la fuerza de voluntad? (piedra y fuerza de voluntad se pronuncian ‘ishi’)

¿Iba a decir algo como Araragi-kun no tiene fuerza de voluntad…? Aunque, no podría haber sido el comienzo del flujo de la crítica de mi forma de vida. Nuestra reunión ha progresado lentamente hasta ahora.

— Bueno, acerca de la piedra… ¿sabes?

Hanekawa dijo.

Por alguna razón, estaba hablando inusualmente con pereza… o más bien, podrías decir que no había cambiado de parecer en como describir ‘eso’.

Estaba dudando.

Estaba dudando de su juicio… o quizás no era el caso.

No era el tiempo de decidir que era ‘eso’, ni era el tiempo de llamarlo de otra forma, así que no se atrevía a decidir.

Es por eso que vagamente… lo llamó una piedra.

Se sentía algo así.

— Bueno, si tengo que llamarlo de alguna forma… ¿supongo que es una estatua de piedra?

— ¿Una estatua de piedra?

— No, aunque en verdad no creo que sea una estatua de piedra.

—…

— Es por eso que es solo si tengo que llamarlo de alguna manera. Mmm, bueno…

*Jeje*, Hanekawa sonrió.

Se veía muy linda, pero se sentía como si se dijera a si misma que lo haga, para reírse del tema, por ningún motivo dudé en dejar que lo haga, pero me interese en esta ‘piedra’ (posiblemente una estatua de piedra).

— Oye, Hanekawa. ¿Qué quieres decir con piedra?

— Aah, está bien. No está bien preguntar  a las otras personas de algo que no lo entiendo yo misma, ¿verdad?

— ¡Eso es muy sabio!

Si no entiendes algo entonces pregunta a alguien más.

No conoces es dicho “¿Mejor preguntar por dónde es que ir por el mal camino?”… aunque, era imposible que Hanekawa no supiera algo de ese dicho.

— Solo eso, bueno. Era el trabajo de Oshino-san reunir este tipo de historias, ¿verdad…? O así lo pensaba.

— ¿Este tipo de historias?

— Leyendas urbanas. Rumores de la calle, chismes…

Hanekawa dijo eso, como si contara con sus dedos.

—… Si ese es el caso, entonces estaba pensando que quizás las siete maravillas de la escuela serían como esas.

— ¿Siete maravillas? ¿Eh?

— No no, no es en verdad las siete maravillas. Solo, bueno, este lugar al que llamamos escuelas puede ser un tesoro para las historias de fantasmas y Kaidan, ¿no lo crees? Como que quizás pudo ser un cementerio, o hubo un ataque aéreo durante la guerra, ese tipo de…

— ¿Eh? ¿La preparatoria Naoetsu tiene ese tipo de historias?

— Realmente no.

Que pasa con eso.

Bueno, yo no sabía nada acerca de las historias de la escuela… aunque el no saber acerca de los origines de la escuela a la que asisto podría ser peligroso decirlo, ahora que lo pienso. Eso eso, iría a un lugar que no conozco muy bien con sentimientos que no conozco muy bien.

Como si fuera algo normal.

Esas son… muchas cosas que no sabría muy bien.

— Haa… me pregunto si mi desconsideración en cuanto a esta escuela podría ser la primera de las siete maravillas…

— Imposible, eso no es muy genial en lo absoluto.

Fui ignorado por Hanekawa.

Eso no me hacía particularmente feliz.

¿Quizás la broma no funcionó…? Pero a pesar de la personalidad seria de Hanekawa, no era del tipo de persona que no tenía humor, así que esto significa que simplemente no había sido chistoso, lo cual me hacía menos infeliz y más sorprendido.

E incluso poniendo de lado a eso, ¿Qué chico se pondría feliz si una chica le dice que no es genial?

— No está al nivel para ser llamada desconsideración, y además, sería extraño que se convierta en la primera, ¿verdad?

Seguía encontrando culpa en esto.

En vez de ignorarme, parecía que estaba siendo regañado.

Aprecio su aptitud de “si tengo que corregir a alguien también puedo hacerlo por completo.” Pero nunca quisiera tener a esa flecha apuntada hacia mí.

O más bien, estaba completamente en contra de eso, pero de cualquier manera, no me disgustaba.

Y, bueno, en vez de disgustarme, podía decir que hacía que renunciara a toda esperanza.

— La construcción de los edificios y demás relativamente son nuevos, así que tampoco no es como esas viejas escuelas que estuvieron ahí antes de la guerra.

Me pregunto si había algo en los folletos de la escuela que dijera que tan antigua era esta escuela. Si lo había, no podía recordarlos… Sin mencionar que en primer lugar no tengo ningún interés en algo así.

— Bueno, pudo haber habido un sistema escolar más antiguo antes de esta, pero la historia de la  preparatoria Naoetsu tiene solo 18 años. La misma edad que nosotros.

— Eh… eso es…

Es más antigua de lo que había pensado, es era lo que iba a decir, pero si tomo en cuenta el hecho de que tiene la misma edad que Hanekawa y yo, entonces en realidad no era tan antigua.

Pero en serio, así es Hanekawa para ustedes.

A diferencia de mí, había revisado apropiadamente la historia y los orígenes de la escuela a la que asistia… probablemente, cuando estaba en su tercer año de secundaria, durante los exámenes de ingreso, decidió mirar los detalles acerca que tipo de preparatoria iba a asistir.

No, es posible que sea eso, incluso antes de eso, lo sabía como parte de su conocimiento general… de cualquier forma, era más bien una chica de secundaria indeseable.

— ¿Mmm? ¿Qué ibas a decir?

— Bueno, estaba a medio terminar.

— Jaja. Puede ser. Pero, no tiene mucha historia para ser de las siete maravillas… ya que no parecía tener ninguna historia como la de un estudiante que muere en un accidente o algo.

— Parece no haber ninguna…

Eso es.

Eso es muy, bueno, como debería decirlo… es la vida y la muerte de una persona. No es del tipo de cosas que investigarías durante los exámenes de ingreso, ni es algo que sería parte del conocimiento general.

Sentía que era información que no podías obtener sin perder considerablemente los lazos de los 18 años de historia de esta escuela…

— En cualquier caso, como lo explico. Kaidan que parecen Kaidan — historias de fantasmas que parecen historias de fantasmas — no son las historias que encontrarías en la preparatoria Naoetsu… es lo que diría.

— Mmm… Bueno, tampoco he escuchado algo parecido.

Especialmente desde, en mi caso, desde el comienzo había escogido distanciarme de los rumores que se escuchan de los estudiantes.

Este sale con esto y lo otro, o este fulano tuvo una pelea con esto y lo otro… esos temas actuales no eran cosas en las que quería pensar.

No es como si quisiera negar la información valiosa del mundo de hoy, pero no quería parecer que era una persona muy informada en esos asuntos. Eso es seguro, era una posición en la que quería aislarme de las noticias.

Aunque por otra parte, terminé en buenos términos con alguien como Hanekawa que ‘sabía todo’, así que mi actitud en contra de esto era bastante irresponsable.

— Umm… ¿De todas maneras de que estábamos hablando? Divagamos por un poco, así que acabé sin ser capaz de seguir el ritmo…

— ¿Eh? ¿Qué pasa, Araragi-kun? Ya te lo dije. La piedra…

— ¡Lo que no entiendo es la piedra! Quiero que me expliques todo.

— He estado haciendo eso, ¿no?

Hanekawa dijo eso con una expresión en blanco.

Bueno, seguramente Hanekawa tenía la intención de hacerlo entonces… estaba tratando de explicar todo paso por paso, y estoy seguro que si alguien más estuviera escuchando, su explicación habría sido fácil de entender.

Sin embargo, me disculpo por decir que todo era incoherente para mí. En una conversación tienes que igualar el nivel de tu compañero. Por supuesto, de un nivel alto a un nivel bajo.

Al menos, dime claramente si estamos hablando de la piedra o de las historias de fantasmas.

— Mmm, er, así que bueno…

Después de aceptar mis demandas, Hanekawa lo dijo mirando perpleja.

— ¿… Una piedra kaidan?

— ¿…?

¿Kaidan, como en las escaleras?