Koyomi Stone 003

Por Faceless

——————————-

No tenía nada que ver con las escaleras de piedra.

Si ese era el caso, entonces Hanekawa simplemente hubiera usado las escaleras de madera y la conversación no habría sido tan ostentosa e indirecta.

Kaidan, como en una historia de fantasmas.

Una historia de una piedra fantasma.

Es lo que era.

Sin embargo, a pesar de que la llamó una historia de una piedra fantasma, eso no significaba que la conversación había progresado… como siempre, aun no entiendo nada.

Sin embargo…

— Ah…

Sin embargo, un poco después de cerrar el aula, cuando Hanekawa me guio al patio de la Preparatoria Naoetsu, había un progreso hecho.

Y por progreso, me refiero dentro de mi propia mente… no era que algo había cambiado.

La situación en si misma era una piedra inmóvil.

Hanekawa me había llevado al patio sin decirme el por qué, así que me pregunté si me estaba llevando más allá del basurero por un momento, pero nuestro destino era el campo de flores del patio.

No.

Era… la piedra dentro de la campo de flores.

Aunque, como una piedra, no se movía o nada.

—… Ya veo. Pero, bueno… No llamaría a esto una ‘piedra’ o una ‘estatua de piedra’… Bueno…

Ciertamente podía entender porque Hanekawa se había mantenido con una descripción vaga… en la campo de flores del patio (la que incluso llamaría campo de flores del misterio porque no sabía quién o qué las cuidaba) había una piedra.

Piedra.

Si lo forzaba tal vez podría ser una estatua de piedra… pero, eso era solo lo que Hanekawa dijo después de que la presione, así que realmente era forzado, para no verse como una ‘estatua’.

La piedra parecía haber simplemente descansado allí.

En sí, era solo una piedra… pero, ya fuese forzado o no, no podía ver la razón para describirla como una estatua.

Y eso es porque, la piedra había sido dedicada a un pequeño santuario… había sido dedicada e incluso una ofrenda se le había hecho cortésmente.

—…

Bueno, decir ‘cortésmente’ tal vez sea una exageración. Ambas, la manera en que la ofrenda fue hecha y la manera en que el santuario estaba construido, tenía una desigualdad lejos de cortés… es decir, eran muy torpes. En términos de etiqueta, no parecía que los procedimientos adecuados habían sido seguidos en absoluto; enteramente parecía el resultado del trabajo de un niño, o tal vez un juego de niños.

— Siento que este santuario se caerá en pedazos con solo patearlo…

— Patear un santuario, Araragi-kun, es una idea increíble… Recibirás castigo divino.

Dijo Hanekawa.

Pero ya sea que sea castigado o no, aun así el santuario construido con madera y clavos tal vez se romperá fácilmente si lo golpeo, tal vez no sea una buena idea a causa de la piedra  consagrada dentro.

Es posible que me quiebre un hueso.

La era tan grande como para ser un estorbo, pero tampoco era un guijarro que podía mandar a volar.

Ya que era como si estuviera cargando una cinta métrica conmigo,  no podía tener una medición adecuada, pero era aproximadamente del mismo tamaño que una pelota de rugby.

Una muy desigual pelota de rugby… y en cuanto a eso, una ligeramente sucia pelota de rugby también. Con ese tamaño, podía imaginar que era muy pesada para que una chica como Hanekawa la cargara… es posible que incluso un chico como yo no sea capaz de levantarla, pero no quería intentar.

No quería avergonzarme en frente de Hanekawa.

Era un estudiante bastante inútil.

— Hanekawa. ¿Esta es la piedra de la que hablabas?

— Sí. Es esa.

— Um…

La conversación se detuvo después de que Hanekawa asintiera. Pero en este caso, era decisión mía continuarla, así que, ¿cuál sería una buena pregunta?

—… Esta ofrenda, ¿es cosa tuya, Hanekawa?

— Por supuesto que no. No hago nada como traer dulces a la escuela.

— Cierto…

Creo que tal vez desvié la conversación.

Pero, bueno, acerca del dulce que había sido colocado en el altar de madera, ya fuera que podría o no traerlo, no parecía el estilo de Hanekawa en lo absoluto.

Ella parecía que era alguien que comería algo más sofisticado… parecía tener un estilo de vida que involucraba un alto consumo de azúcar y por eso no le importaban los dulces.

— Así que, volviendo a lo que dije antes, que era… sabes, realmente Oshino-san nos ayudó en las vacaciones de verano, ¿cierto? Así que me preguntaba si no había una manera de mostrar mi gratitud…

— Tu gratitud…

Bueno…

No fuimos realmente ‘nosotros’ lo que fuimos ayudados por Oshino, sino solo yo y por eso, se me cobro una tarifa especial (un total de 5 millones de yenes), así que Hanekawa no tenía razón para considerar ‘mostrar su gratitud’ a Oshino-san; pero en ese sentido, era una chica irrazonable.

Si tenía que decirlo, entonces el que debía mostrar gratitud solo era yo, hacia Hanekawa… aunque, no es como si nunca hubiera pensado en eso, ya que era la razón por la que había asumido la posición de representante de la clase… ¿Me pregunto si incluso ser traído al patio, desde el inicio, era un resultado mío de querer ‘hacer algo’ para beneficio de Hanekawa?

Pensando así me hizo sentir un poco vacío por dentro.

Sin saber que estaba pensando tales cosas — bueno, si es posible que lo supiera — Hanekawa continuó su explicación.

—… Entonces, Oshino-san estaba recolectando historias sobre rarezas[1], ¿cierto? Esa es la ocupación de Oshino-san… o más bien, su trabajo, ¿cierto?

— ¿Trabajo? ¿Acaso ese sujeto trabaja? Aunque ahora que lo mencionas, recuerdo haberlo escuchado decir algo sobre recolectar historias sobre rarezas o lo que sea… Pero si debo decirlo, ¿no es más como un pasatiempo?

No podía imaginar que él estaba haciendo algo como escribir un libro y presentándolo en una conferencia, o algo que requería que mirara hacia el futuro. Especialmente porque no tenía un hogar permanente, y siempre  viviendo ese tipo de vida inestable día con día, después de todo…

— Recolectar historias sobre rarezas definitivamente no deja dinero, ¿verdad? No ayudaría a la economía en nada.

— Trabajar no siempre significa dinero, Araragi-kun.

—…

Su declaración era pesada.

¿Esto era algo que un estudiante debería decir…? Pero por otra parte, podría ser dicho porque ella era una estudiante. Pero aun así, pensé, wow, Hanekawa fue capaz de decir algo así incluso antes de empezar a trabajar ella misma.

— Bueno, de vuelta al punto. Veamos. Entonces, si la escuela Naoetsu tuviera los siete misterios u otras cosas como ‘historias escolares de fantasmas’, me pregunto si debería decírselas. Para mostrar mi gratitud.

— ¿Puede eso realmente… mostrar tu gratitud? No quiero apagar tus sentimientos ni nada… pero las rarezas que recolecta Oshino, ¿no son algo más típicas? Como vampiros…

— Es muy limitante decir que las ‘historias escolares de fantasmas’ no son típicas. En cuanto a ese asunto, desde un punto de vista popular, las ‘historias escolares de fantasmas’ son la élite del mundo de las rarezas. Tal vez no haya mucha gente que sepa sobre la ‘Mujer Cacareante’, pero todos saben sobre ‘Hanako-san del inodoro’, ¿cierto?

— Bueno… se el barómetro para las rarezas es bien conocido o no, entonces eso haría la alta popularidad algo importante…

Parecía que había una paradoja cultural aquí.

Si se volvía muy popular, entonces podría ser vinculada a ser insignificante y barata… y se alejaría de ser avanzada.

— Es porque no son muy conocidas que las puedes conectar a leyendas urbanas y chismes callejeros… Pero ese es el problema, supongo. Como… si todos saben sobre ello, no hay significado en los rumores, o algo.

— Pero no creo que Oshino-san esté realmente buscando, ¿sabes? Los chismes son, después de todo, parte de la cultura popular.

— Hm. Tal vez sea así, pero no lo sé. No tengo intención de iluminar tus sentimientos ni nada, pero si buscas ‘historias escolares de fantasmas’, ¿qué no solo se reiría de ti?

— Oshino-san no es ese tipo de persona.

—…

Personalmente, de hecho pensé que era ‘ese tipo de persona’, pero aparentemente Hanekawa pensaba diferente.

— No, no me refiero a eso. Bueno, básicamente, Hanekawa, lo que quiero decir es, no creo que Oshino-san este realmente buscando esas populares ‘historias escolares de fantasmas’ que todos saben… Ya que es natural que alguien tenga ese tipo de conocimiento, pensaría que ya las sabe, ¿cierto?

— Me pregunto sobre eso. Es, por supuesto, posible que sepa sobre eso, pero las ‘historias escolares de fantasmas’ tienen variaciones en cada escuela y… después de que te haces adulto, es difícil entrar a la escuela, ¿no es así? Así que se vuelven historias de fantasmas que son más difíciles de recolectar para un adulto como Oshino-san, ¿Qué estaba pensando…?

— Más difíciles de recolectar…

Ah.

Así que era así… para un estudiante como yo, que iba a la escuela como si fuera ‘la norma’, no tenía sentido para mí al principio, pero para un forastero y especialmente para un adulto, la escuela era como un área cerrada a la que se volvería difícil entrar.

Y particularmente para un adulto como Oshino… Para un adulto con un trabajo que no lo parecía, y un hogar que tampoco lo parecía, era muy posible que fuera reportado tan pronto como diera un paso en el edificio.

Es por eso, si quería investigar historias de rarezas dentro de la escuela, tendría que escuchar a escondidas a los estudiantes, pero esas eran más las acciones de una persona sospechosa.

No es como si habría programas de televisión en eso, y si decía que sugería una recolección formal de datos, seguramente sería rechazado…

— Ya veo. Así que, Hanekawa, vas a investigar estas ‘historias escolares de fantasmas’ y luego personalmente se las entregarás.

— Decir que se las entregaré suena un poco rudo… se las informaré. Pero es como dices, Araragi-kun, que Oshino-san tal vez no las necesite. Pero aun así, ¿no quieres al menos hacer todo lo que posiblemente puedes hacer?

—… No, realmente no soy proactivo acerca de mi vida.

Más que querer hacer todo lo que posiblemente pudiera hacer, quiero evitar todo lo que puedo evitar hacer. Esa básicamente era la guía de mi vida.

Pero realmente, Hanekawa suspiró.

— Es justo como dije antes. Busqué, pero no puedo decir que esta escuela Naoetsu a la que asistimos tiene una historia profunda, así que nada como una historia de fantasmas  tiene la oportunidad de formarse… ah, creo que esto será un intento fallido.

Hanekawa usó palabras como, intento fallido, naturalmente.

Seguramente, para Hanekawa quien quería ‘hacer todo lo que podía hacer’, ella había experimentado un número incontable de intentos fallidos en su vida… bueno, creo que era casi herético para ella seguir teniendo ‘intentos fallidos’ al igual que ‘grandes éxitos’ sin perder la esperanza en absoluto.

Creo que Oshino dijo algo sobre eso antes… de nuevo, ¿qué fue lo que dijo?

— Pero aun así, hay algo que encontré interesante. Bueno, en lugar de ser algo que encuentro interesante… por alguna razón u otra, quería que fuera interesante.

— ¿…? ¿Y eso es esta piedra? O estatua de piedra.”

Como dije eso, la miré de nuevo.

Solo podía verla como una piedra normal, pero… porque estaba decorada con un pequeño santuario y ofrendas, sentía que era una ‘bendición’, o algún tipo de piedra milagrosa.

Y era posible empezar a verla como una estatua que había sido esculpida para verse así.

Ah, hablando de ello… acerca de milagros, no soy exactamente un experto en esto y puede que sea un poco estúpido decirlo pero, ¿no hay historias sobre ‘piedras de poder’ que te dan protección solo por cargarlas?

Aunque ‘piedras de poder’ y ‘puntos de poder’ y ese tipo de historias pueden ser en realidad diferentes historias de rarezas.

— Mm… sí. Eso es.

— Así que en otras palabras, fuera de las varias cosas que buscaste, ¿encontraste esta misteriosa piedra en medio del campo de flores en este patio… pero no fuiste capaz de encontrar nada sobre ella cuando buscaste más?

Por ahora trataba de organizar la situación hasta ahora dentro de mi cabeza. Mantener las cosas en orden no era mi punto fuerte, pero yo, quien odiaba cuando las cosas era un desastre caótico, tenía un hábito de tener las cosas fáciles de entender. Aunque sabía que ese tipo de cosas fáciles de entender no estaban conectadas a saber la verdad.

En contraste, la habilidad de Hanekawa de procesar información estaba fuera por un dígito, o tal vez una unidad, así que podía interactuar pensando que esta situación ‘ya estaba en orden’.

— No es eso.

Y así ella fácil y gentilmente negó mi conclusión.

Me hizo preguntarme si su habitación era en realidad un desastre. Pero de nuevo, no es como Hanekawa, aunque muchos genios tenían habitaciones que tal vez fueran un poco desordenadas.

Aunque eso es ser más bien de mente estrecha de mi parte…

— En primer lugar, sabía que esta piedra estaba aquí desde hace un rato.

—… Lo sabes todo, ¿no es así?

— No lo sé todo. Solo sé lo que sé.[2]

Hanekawa respondió inmediatamente.

— Pero no estaba así más temprano.

Ella continuó.

— ¿No estaba así más temprano?

— En mi primer año en la escuela… eso es, cuando me inscribí aquí, ¿cierto? Traté de mirar por la escuela durante un rato.

— ¿Por qué harías algo así…?

— Bueno, solo pensé que quería saber qué tipo de lugar era la escuela en la que pasarás los próximos tres años. Podrías decir que estaba curiosa.

— Bueno, en lugar de curiosa…

En lugar de curiosa, lo llamaría más excéntrica.

Había pasado el comportamiento de un mero estudiante honorifico… debe haber mirado en detalle la escuela Naoetsu durante los exámenes de ingreso y era el excentricidad de un genio que traspasaba los límites de mi imaginación.

Pero de todas formas, no era el momento o lugar para hablar sobre algo como eso.

— Así que cerca de 2 años, tu investigación… o, supongo, cuando exploraste la escuela, un este campo de flores, ¿no había una piedra aquí?

— No, no. Escúchame. Casi me tropiezo con ella, así que lo recuerdo claramente.

— ¿Tropezar? ¿Eh? ¿En realidad tú tropiezas con cosas?

— ¿Qué crees que soy, Araragi-kun…?

Me miró con una cara exasperada.

Francamente.

Ella en realidad odiaba ser tratada como una estudiante honorifica o algún tipo de súper mujer.

— Es posible para mí tropezar con coas, sabes.

— Es así… Eso es una sorpresa.

Bueno, supongo podrías decir que ella logró tropezar con un guijarro como yo y correr a todo tipo de problemas durante las vacaciones de verano, así que no podía llamarla perfecta.

Sin embargo, el hecho de que dijo ‘casi’ significaba que ella debía ser cuidadosa para notar que en realidad no tropezó.

— De todas maneras, si la piedra estaba allí entonces no hay problema, ¿cierto?

— Como dije, no es eso. La piedra estaba allí… pero el santuario no.

— ¿…?

— Las ofrendas tampoco estaban y mucho menos el altar.

En otras palabras, alguien lo había hecho, dice Hanekawa.

— Alguien… en estos dos años, alguien decoró esta piedra u objeto como estatua de piedra… y tal vez podríamos decir que la consagraron.

—…

 

NOTAS:

[1] Excentricidades.

[2] NC. Kyaaaaa *Grito de fangirl*… la frase más conocida de Hanekawa.