Koyomi Stone 006

Y ahora para el epilogo, o mejor, el remate.

Ignorando a Hanekawa, corrí a través del corredor, saliendo del edificio me dirigí hacia el patio, y llegue a la cama de flores. Allí, levanté el santuario que tenía venerada la piedra que lucía como estatua, y la destruí lanzándola en el suelo.

—Hah, Hah, Hah, Hah—

No.

Fue inútil de hacer, así que después de haberlo destruido, pero—incluso así, no me pude calmar y continué desarmándolo hasta que se convirtió en una mera pila de madera.

Incluso si no lo hubiera hecho, era ya una un pedazo de madera si la piedra dentro era removida—pero, de todas formas, tomé los pedazos de madera hacia el tiradero.

Fue

Fue una transportación que había, como resultado, tomado dos años.

—…….

Sí.

Es innecesario decir, este santuario era lo que tenía, dos años atrás, construido en una clase de carpintería y dejado en una cama de flores en vez de llevarla a casa, en general de acuerdo con lo que Hanekawa había dicho

No  era que lo recordaba porque había hecho algo similar en clase—es porque había hecho la misma cosa en clase.

Lo había olvidado completamente.

Había dicho que era diferente a Hanekawa en eso que no podía recordar cosas de hace dos años, pero esto era mucho. Lo había llamado tosco, la obra de un niño, mediocre y otros cosas completamente terribles, y quién hubiera pensado que ese era mi propio cobertizo.

Comprendo porque Oshino había hecho una sonrisa desagradable.

Él estaba definitivamente intentando aguantar la risa—Hanekawa había dicho que ella mostró su lado embarazoso, pero eso no era nada comparado a como me siento justo ahora.

Parece ser que no había sido descubierto por Hanekawa, quien probablemente asumió que una persona pudo olvidar completamente algo que ocurrió hace dos años….Estaba tan apenado que probablemente no sea capaz de mirarla a los ojos otra vez.

Sin embargo, con las clases a punto de comenzar y mi asistencia estando en un nivel peligroso, y yo siendo rehabilitado por Hanekawa, no puedo regresar al aula.

La piedra entró a mi campo de visión mientras me alejaba del basurero. Yap, ahora podía verla solo como una piedra normal.

No se movió.

Es solo una aburrida vieja piedra.

Por el momento, los caramelos de ofrendas estaban todavía allí, pero en si no era efectiva en hacer que la piedra se vea como una estatua o incluso un objeto de adoración—si limpiara eso también, probablemente los caramelos no hubieran  sido deja una segunda vez.

Pero como pensé, me sentí un poco culpable por mi acto de destruir el santuario como resultado de mi vergüenza. Bueno, como el creador, soy el único que conoce que absolutamente no recibiría un castigo divino.

De todas formas, todavía me siento un poco arrepentido por la pobre piedra quien había sido convertida en una dios y entonces regresada a ser una piedra común como resultado de mi renuncia de llevar mi falla de regreso a casa y, luego, mi vergüenza.

Sería raro arrepentirse con una piedra…Pero incluso cuando pensé eso, entré en la cama de flores y agarré la piedra.

Si es venerada porque es una rareza, o si se convirtió en una rareza porque era adorada—eso es lo que había dicho Oshino.

Efectivamente.

En términos del caramelo, fue verdad que el hecho de la ofrenda a la piedra había sido ´actuada´—es posible que mi desconsiderada acción había convertido esta piedra a una rareza, y cuando pensaba eso, mis sentimientos de arrepentimiento se volvieron más prominentes.

De solo una piedra que había sido parte de la norma.

A una bendita estatua de piedra.

Y entonces posiblemente a una rareza impensable—y ahora no se encuentra más conectada a su origen.

El día en que la cosa impensable  se convirtió en una norma.

Es posible que ese día ya hubiera llegado.

Cuando pensaba eso, también pensé— que la forma en que atendía la escuela era un problema. Honestamente  lo pensé.

Cuando regresé al aula, el profesor aún no había llegada, así que intenté preguntarle a Hanekawa acerca de eso. Ya sea  si soy solo una persona inexpresiva, insensible o apática sin aprecio por mi vida diaria.

Pero una piedra que puede convertirse en una estatua de madera.

Y si la madera puede convertirse en un santuario, entonces ser inexpresivo e insensible no puede ser tan malo.

—¿Hmm? Eh,  esta piedra

Ella dijo.

Entonces me percaté.

Me percaté después de tomarla con mis manos, pero era algo que no me había percatado hace dos años. Si, esta sensación, este sentimiento, era inconfundible.

—Es solo concreto.