Overgrowth Level 11-15

Acto 11: Misión

El Rey caminó lentamente por el trono en círculos algo nervioso. Yukia se acercó a su padre y le puso una mano en el hombro.

― Padre, todo está bien. No debéis preocuparos…

― … En estos momentos, a veces envidio tu forma de pensar. Tan calmada, tan tranquila.

― No siempre fui así, lo sabéis.

― Lo sé. Lo que te hicieron fue impensable y recibieron su castigo.

Yukia puso una expresión amarga intentando no difuminar su sonrisa. Un temblor ligero recorrió su mano, el Rey lo notó y le puso una mano en la cabeza acariciándola.

― Nadie te volverá a tocar mientras estés aquí aun que el mundo sea nuestro enemigo, ¿me oyes?

En las puertas de palacio, podían oírse algunas voces quejándose y a varios guardias excusándose con la población que pedía una audiencia con el Rey. Al final, la puerta no pudo aguantar a la gente empujándola y se abrió muy para el descontento de los demás guardias.

Yukia sorprendida miró en dirección a la puerta.

― ¡¡Ya no podemos aguantar más esta situación!!

― ¡Hay que hacer algo al respecto! ¡¡No podemos seguir sufriendo este tipo de tratos!!

― ¡Sois el Rey, actuad como tal y buscad al responsable!

― ¡Eso! ¡Buscad al responsable!

― Todos, calmáos. Hacemos lo posible por encontrar al responsable de los asesinatos que están ocurriendo últimamente por los reinos, pero como entenderéis, mis fuentes de información no pueden ir más rápido…

― ¡Mi hijo solo tenía siete años! ¡¿Qué culpa tenía?!

― ¡¡Esos asesinos roban y matan a placer!! ¡¿Nos está diciendo que no puede hacer nada al respecto?!

La masa de gente empezó a elevar el tono de voz aún más exigiéndole al Rey que pusiera una solución a aquél conflicto que estaba teniendo lugar por las zonas agrícolas de la primera muralla.

― ¿Puedo saber qué es lo que sucede?

― Princesa, unos desgraciados están causando alborotos en las zonas donde residimos.

― ¡¿Imposible?! Esa zona está custodiada dentro de la primera muralla de defensa, si algo así pasara, los guardias deberían haber informado.

― ¡Los guardias no están actuando!

Yukia puso una cara de incomprensión y miró a su padre.

― … Los guardias son puestos a dormir con el hechizo de Sueño. Sean quienes sean, tienen a un Mago con ellos, no se sabe de qué raza, pero presuntamente démica, sólo tienen un efecto negativo, pero han perdido la memoria de los acontecimientos.

― … Magia de alto nivel.

― Se sospecha que puedan haber sido afectados por Hipnosis también. Los únicos mensajes que dejan son mensajes sin sentido como”Renacerá” y “Larga vida al eterno señor” usando la sangre de sus víctimas y las paredes de los muros como papel.

Yukia se mordió el labio inferior y suspiró. Uno de los aldeanos gritó por encima de los demás.

― ¡Asigne un Gran Mago al barrio agrícola!

― ¡¡Eso es!!

― N.. no podemos hacer eso, nuestro número de Magos con el título de Grandes Magos es a penas de doce…

Esta respuesta del Rey desencadenó una serie de gritos y protestas que los guardias no fueron capaces de controlar, Yukia en un momento de lucidez sonrió inteligentemente.

― Está bien, os asignaremos a un Gran Mago para que revise y custodie el estado de la zona agrícola.

Los aldeanos dejaron de gritar para calmarse, el líder del gremio de agricultura alzó una ceja,

― ¿Podemos confiar en su palabra?

― ¿A caso os ha decepcionado el reinado de mi padre?

“Nn” negó el grasiento agricultor y miró a sus compañeros que le seguían de cerca.

― Si es una semana el asunto no ha sido solucionado, no vendremos tan amigablemente.

Tras esta declaración, poco a poco fueron abandonando el palacio con conversaciones distintas.

El Rey miró a Yukia con ojos sorprendidos.

― ¡¿Cómo esperas que asignemos un Gran Mago?! Es demasiado, nos cobrarán el alma por solo tener una audiencia con ellos.

― No mandaremos a un Gran Mago padre, mandaremos a alguien mucho mejor, ¿entiende lo que le digo?

El Rey asintió exageradamente mientras se palmeó el puño verticalmente.

― ¡Bien pensado!

• • •

― Como pensé, sabe a moho.

Dijo Yun mientras se comía aquella sopa espesa de color verde oscuro que le habían traído. Después de comer dos cucharadas más, los guardias le dijeron que Yukia quería verle. Le abrieron la celda y escoltaron hasta la sala donde se vieron esta mañana.

― Humu, ¿no deberías inclinarte cuando tu Maestra está presente?

― Temo que hoy la Maestra haya decidido llevar una falda que transparente con el sol, así que con su permiso, no lo haré.

― !? … Definitivamente serás el Rey Pervertido castrado.

Yun se tapó sus nobles coronas rápidamente.

― Bien, el motivo de que te haya llamado es que harás un pequeño trabajo por mí, Nozomu.

― ¿Tiene que ver con el escándalo que se podía oír antes?

― … ¿Lo oíste?

― La verdad es que lo difícil habría sido no oírlo, no pude escuchar toda la historia, pero sí los puntos principales.

― Entonces será todo más fácil. Quiero que vayas a la primera muralla de defensa donde han tenido lugar los ataques últimamente y la vigiles. Tu objetivo es atrapar a los responsables de esto, a ser posible vivos.

― Haa… ¿No tienes miedo de que huya o escape?

― No tienes motivos para hacerlo, al fin y al cabo, yo también tengo algo que te interesa.

― ¿Has descubierto algo?

― ¡¿Te crees que soy omnipotente?! ¡No ha pasado ni un día! D… dame algo de tiempo para que pueda recopilar información…

― Vale, vale. Vigilar y capturar, gotcha.

Mientras Yun se giraba, Yukia en voz alta le dijo una cosa más.

― No deben descubrir quién eres. Ten cuidado, ¡¿me estás oyendo?!

― Hai-hai.

Yun hizo un “todo está bien” con la mano moviéndola de un lado a otro mientras caminaba hacia la puerta. Su primera parada sería ver dónde tuvieron lugar los ataques, aun que debería equiparse con algo primero.

― Sé que es una tontería, pero si esto es como un juego… ¿「Cajón de objetos」?

Y como si un tractor le hubiera atropellado, se quedó pálido viendo que sí funcionaba y que en su interior tenía algunos objetos.

• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
CAJÓN DE OBJETOS [5(+2)/102 slots]
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
Seleccione el objeto que desea utilizar o equipar

[→ Capa desgastada ]
― Pechera de cuero endurecido
― Perneras de cuero endurecido
― Cubrepiés de tela
― Espada de madera enmohecida

• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
Dinero efectivo: [1 Plata, 81 Cobre]
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

― … Soy un idiota.

Y así Yun descubrió el uso del Cajón de objetos.

Acto 12: Investigaciones

Si Yun hubiera podido darse un golpe a sí mismo, sin duda habría puesto todo su esfuerzo en ello. El 「Cajón de objetos」parecía bastante imponente, aquella interfaz negro obsidiana con pequeños rebordes de color oro que acompañaban a los textos flotantes en su retina.

― “… Debe haber algún tipo de limitación, pero lo investigaré en el momento adecuado.”

Sentenció mientras un pequeño carruaje bastante vistoso le aguardaba en la puerta. Dentro de él podían verse algunas pequeñas bolsas de cuero con algo de contenido, pero Yun no le prestó atención y las apartó a un lado por el momento.

― “Bueno, es una misión simple, si se la puede llamar así.”

De repente, algo saltó de la nada en la retina substituyendo la interfaz del 「Cajón de objetos」.

「Se ha añadido una nueva misión al historial」

• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
DIARIO DE MISIONES
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
―Inicios desesperados―

[Requisitos]
― Investigación del área agrícola.
― (Opcional) Subyugar a los agresores.

[Recompensa]
19 Pts. EXP.
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

― … ¿Qué?

Yun se subió al carruaje y suspiró. Definitivamente aquello era exactamente un RPG de su mundo, pero no entendió el por qué conseguiría experiencia de una petición de su Maestra.

― “¿No debería conseguir experiencia mediante cosas como con gremios de aventureros y cosas así? ¿Será que no es tan exacto como creí?”

Por el camino, el carruaje pasó por una zona distinta por la que él usó al venir, rodearon la zona Norte para que los ciudadanos pudieran ver bien aquel carruaje real. Yukia sabía que si quería tranquilizar los ánimos, debía hacer saber que había movido pieza.

Yun no opinaba igual, aquello en el mejor de los casos ahuyentaría a los bandidos y, en el peor de todos, parecería ser una provocación para los bandidos. Sea como sea, la idea difería a la original para ambos. Dado a que Yun no tenía voz ni voto, no pudo hacer más que dejar que el conductor del carruaje fuera dando vueltas por el distrito Norte antes de, pasando por la Este, llegar a la zona Sur.

Miró su inventario de nuevo, el equipo que tenía parecía ser uno inicial y no confiaba demasiado en él. “Por dios, ¿quién en su sano juicio piensa que un equipo de cuerpo resistiría una puñalada?” pensaba dándole vueltas la cabeza.

Aun con todo este pequeño caos montado dentro de su mente, se las apañó para disfrutar las vistas que podían verse a través del carruaje. El distrito Sur estaba especializado en ser el más selecto en cuanto a artesanía y comercio, por lo que podían verse una inmensa cantidad de tiendas que tenían carteles de madera tallados en las entradas con utensilios de la profesión.

― “Ese martillo debe significar una herrería, aquél que ha pasado tenía una forma de escudo, ¿será una tienda de armas?”

Yun pensó que el viaje le ayudaría a reorganizarse, abrió las bolsas de cuero que había dejado y miró el contenido.

― “Una espada de un color marrón claro, dos monedas de plata, un frasco con un líquido amarillento, dos mendrugos de pan y un palo. … ¡¿Esa tabla de planchar me está tomando el pelo?!”

Yun intentó usar su habilidad de Ojos de Serpiente para inspeccionar los objetos.

• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
Espadón de cobre corroído
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
COMÚN
“Ha pasado tiempos mejores.”
+ 4 Ataque físico.
– 2 Bloqueo.
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
Varita del aprendiz
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
COMÚN
“La preferida por los magos novatos.”
+ 2 Potencia de hechizo.
[Probabilidad de usar Lanzamiento instantáneo]
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
Poción de Lanzamiento instantáneo
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
POCO COMÚN
“Durante 30 segundos, no requerirás palabras de
poder para activar magias.”
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
Mendrugo de pan de durazno
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
COMÚN
“Dulce y barato.”
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

Yun no le prestó mucha atención y trató de mover los objetos a su 「Cajón de objetos」. Funcionaba con objetos que eran más pequeños y ligeros que él. Trató de equiparse los objetos usando la función de “Equipar o usar” que daba el「Cajón de objetos」para colocarse la pobre armadura.

Mientras esto ocurría, llegaron a la primera muralla de defensa que delimitaba el Bosque esplendor con las zonas agrícolas que quedaban dentro. Al salir, un hombre corrió hacia Yun y le cogió la mano con mucha fuerza.

― ¡Por fin! ¿Es usted el enviado de su alteza?

― Etto… Algo así.

Aún con aquellos ropajes que le hacían ver como si no hubiera podido cambiarse de ropa por la mañana, el hombre felizmente le puso una mano detrás de la espalda y le empujó mientras caminaba.

― ¡¡Magnífico!! Verá, estamos casi en la temporada de cultivo, los pozos nos suministran de agua cuando las estaciones lluviosas alcanzan las montañas. Aún teniendo un río tan cerca, es peligroso debido a las criaturas que lo acechan al ser un punto de agua tan frecuente. Debido a que es época de cría, ahora mismo no podemos salir a utilizar el agua que está en el río.

― Hun hun, ¿a qué te refieres con “acechan” a todo esto?

― ¿Cómo dice? Pues como el gran mago sabrá, los bosques son el nido de las Aracnaes y utilizan los ríos como puntos de caza debido a su rapidez.

Yun notó un nudo en el estómago y se calmó para intentar decir algo.

― “Aracnaes” suena mucho a algún tipo de araña…

― Oh, bueno también se las llama así. Las Arañas son insectos bastante pequeños, las Aracnaes oscilan entre el metro y el metro y medio cuando son adultas. Además, durante su época de cría, se vuelven mucho más agresivas y varias veces intentan el ataque por las carreteras principales, pero esto último suele ser deb…

Mientras el agricultor le iba explicando, Yun se perdió en sus pensamientos no oyendo nada.

― “¡¿Por qué?! ¡Podrían haber sido conejitos asesinos! ¡¡Incluso jabalíes o goblins como en todos los RPG! ¡¡Pero no, tenían que ser arañas!! ¡¡Y para más leña en el fuego, tenían que ser enormes!! Ugh.”

― ¿Lo entendió el señor gran mago?

― Ah.. etto… Sí, sí. Bien. Así que los bandidos utilizan esto último como punto seguro, pero hay algo que me incomoda en todo esto…

Algo en esta historia empezó a resultarle extraño. Primero, si la época de cría de la Aracnae había empezado, según dijo el agricultor el salir al bosque era casi un suicidio, así que los bandidos deberían poder controlar a las Aracnaes, pasar desapercibido en el bosque o su última opción que era…

― ¿Los agricultores de por aquí saben usar magia?

― ¿Hum? No, nosotros no tenemos la bendición del dios.

Yun miró fijamente al hombre y probó a usar sus「Ojos de la Serpiente」en él.

Estadísticas básicas
Nivel: 1
Vida: 40/40
Mana: 0/0
Agilidad: 2
Fuerza: 7
Inteligencia: 4
Suerte: 2

Información
Nombre: Korai
Apellido/s: Dasuke
Edad: 41 humanos.
Profesión: Agricultor
Clase: Aldeano
Título: Sin título
Maestría: NaN

Habilidades
「Conreo Lv. 38: 211/380」

Yun sonrió como nunca lo había hecho, si podía ser tan fácil como ir investigando a la gente de noche usando sus「Ojos de la Serpiente」en todos los que viera, todo sería coser y cantar.

― Bueno, lo primero que haré será aprovechar el día y salir al río, quizás algún bandido fue herido si escaparon hacia las afueras. Los informes decían que los guardias fueron hipnotizados, así que no debería extrañarme si uno o más magos fueran con los bandidos.

― A… agradecido de su labor pero ¿por qué habla en plural?

― No creo que una sola persona sea capaz de hipnotizar a cuatro guardias que custodian el portón, pasar sin que los centinelas de la muralla puedan detectarles y armar semejante revuelo.

― Como era de esperarse de un gran mago, ¡su intuición es espléndida! ¿Cómo se llama nuestro benefactor si puede saberlo este humilde servidor?

― Nozomu. Nozomu el gran mago.

Yun hizo el símbolo de “Todo está bien” con el dedo pulgar mientras guiñaba el ojo y se dirigió al camino de tierra que llevaba del portón de la muralla defensiva interior a la exterior. No quería que la carreta estuviera expuesta más de lo necesario, así que le dio la orden de volver al conductor.

Un buen rato de caminata y varias miradas en su dirección después, llegó al portón donde ya se había informado a los guardias de Yun. Lo que él no sabía era cómo, ya que había llegado tan rápido como pudo y no vio otros mensajeros. “Magia, es la solución universal a las preguntas” adjuntó en su mente mientras salía.

Si seguía el camino de tierra, podía encontrar algunas casas que parecían de extranjeros que no consiguieron entrar a la ciudadela, el camino de tierra se estrechaba un poco y seguía acompañando la recta hacia unas montañas a la lejanía. Yun se preguntó qué conectaría ese camino de tierra.

El paisaje no era muy distinto al de su mundo en el aspecto rústico, el hecho de que en aquél mundo no se conocía la industrialización hizo que el paisaje fuera mucho más puro. Árboles que se entrelazaban haciendo figuras magníficas, flores tan bellas que animaban el estado del corazón con solo verlas florecer y un prado tan verde que insultaría al mismo cielo con su esplendor eran una pequeña muestra de todo lo que aquél mundo tenía para ofrecerle.

No pasó mucho hasta encontrarse con que el prado empezaba a desaparecer y daba lugar a algunos árboles parecidos a pequeños pinos de aproximadamente un metro que aparecían por el camino. De golpe notó de nuevo aquella sensación desagradable de cuando fue secuestrado.

Uno de los árboles le golpeó con todas sus fuerzas a la altura de la espalda, Yun recibió el golpe completo y retrocedió con un sonoro grito. Notó el dolor punzante del ataque de aquella criatura. Yun pudo observar a un árbol de un metro y medio, con una copa llena de hojas secas y un montón de ramas finas. Tenía dos huecos en el tocón lo que le hizo pensar que podían ser los ojos.

「Nueva información ha sido añadida a tu códice demoníaco」

― !? … 「Ojos de Serpiente」

[Códice Demoníaco]
Nombre: Mímico arbóreo
Vida: 13/13
Nivel: 2
Tipo de velocidad: Sin velocidad
Patrón de ataques: Golpes fuertes y lentos

Historia:
Monstruo de gran defensa, utiliza los bosques para ocultarse. Utiliza la nutrición de las raíces para mantenerse con vida, hecho que le impide el movimiento. Fuerte ante hechizos de aire, agua y armas de tipo filoso o por impacto, débil ante el fuego o derivados.

Tipo de monstruo:
Clasificación G+
Monstruo de tipo defensivo.
<Este monstruo es domable>

Habilidades
「Impacto bestial」
Tras unos breves segundos, realiza un impacto que inflige una gran cantidad de daño.

「Resistencia física」
Resiste en un 17% (+ 0,3 por nivel) el daño sufrido por armas punzantes, filosas o por impacto.

「Provocación」
Provocas al enemigo.

「Contraataque」
Devuelve los golpes cuerpo a cuerpo mientras el rival sea igual o inferior a su nivel.

― Haaa… Ni de un árbol puedes fiarte…

Yun verificó que el daño no fue demasiado grande, el golpe le había quitado 7 puntos de HP, sonrió pensando que realmente sí era un auténtico tramposo con semejantes estadísticas, sacó la espada del「Cajón de objetos」y observó que la criatura no se movía, tal y como el códice demoníaco decía.

― “Eventualmente tendré que pelear en este mundo, así que mejor empezar cuanto antes.”

Yun se lanzó corriendo hacia su objetivo, balanceó la espada hacia el tronco del mímico y…

…fue repelido por el mímico que le dio otro golpe a la altura del pecho.

― ¡Ugh!

Yun rodó por el suelo por el tremendo impacto del mímico, el cuál movía sus ramas para provocar al objetivo. Yun rojo de rabia gritó.

― ¡¿Pero es que tú eres un jefe final o qué?! ¡¡Muérete, haz el favor!!

Se levantó de nuevo apoyándose en la espada. Aun que Yun tuviera unas estadísticas tan monstruosamente altas, no había tocado nunca ningún tipo de arma, así que su destreza con ellas era inexistente.

― “Podría simplemente ignorarle… ¡Pero perdería mi orgullo en el proceso!”

Después de afirmar con un “Yosh” mirando el suelo, miró cautelosamente al mímico que seguía moviendo las ramas de izquierda a derecha, como si fuera un baile de provocación. Parecía más un baile de apareamiento si lo mirabas desde un punto de vista externo al combate.

Yun pensó que si los ataques físicos los resistía mejor, sería cuestión de usar magia. Pero al no tener magias útiles de ataque, pensó en mezclar ambos conceptos.

Yun extendió la mano y gritó un hechizo.

― Utilizar hechizo: Explosión de sombras.

Una pequeña nube de color oscuro rodeó la copa del árbol mientras que el mímico empezó a retorcerse por los efectos de Ceguera.

Yun corrió rodeando el mímico, el cuál movía sus ramas a su alrededor para poder protegerse de cualquier ataque físico que viniera. Una de las ramas se balanceó en la dirección por la que Yun corría, pero fue capaz de saltarla con agilidad y llegó a la parte trasera del mímico.

Cuando estuvo detrás, clavó con todas sus fuerzas la espada en el tronco. El ataque por la espalda combinado con la estadística de fuerza tan alta que tenía provocó que la espada se rompiera por la presión, no sin antes llevarse la vida del mímico con ella.

De golpe, muchos carteles de información empezaron a pasar delante de sus ojos.

「Has subido al nivel 2」

Vida: 572 → 2612 (+12)
Mana: 1071 → 2431 (+8)
Agilidad: 514 → 1024 (+3)
Fuerza: 307 → 642 (+2)
Inteligencia: 781 → 1631 (+5)
Suerte: -1 → 0

「La habilidad Sigilo es ahora nivel 2」

「La habilidad Explosión de sombras es ahora nivel 2」

「Has obtenido una habilidad: Puñalada trapera」

Acto 13: Connotaciones de fobias

Después de que todos los mensajes desaparecieran, Yun notó una pequeña fuerza desde lo más profundo de su ser. Miró de nuevo sus estadísticas solo para comprobar que su vida se había regenerado y que su nivel era ahora 2 tal y como el mensaje flotante le indicó.

― … Aun que ponga que mis estadísticas hayan subido algunos puntos, han dado una subida excesiva, ¿será por la「Bendición del dios Gaemi」?

Tal y como Yun pensó, la bendición actuaba como multiplicador de estadísticas a la hora de subir de nivel. Yun intentó pensar exactamente de cuánto fue la subida de nivel, gracias a que su estadística de inteligencia era alta, pudo hacer los cálculos mentalmente a una velocidad asombrosamente rápida.

― Etto… Originalmente la estadística debería ser aumentada según los valores que salieron a la derecha. No sé si soy capaz de recordarlos, probemos con…「Historial」?

Nada apareció delante de él. Suspiró pensando que había sido un idiota pensando que funcionaría, trató de recordar los números que le habían salido en pantalla y, sin saber el motivo, Yun pudo imaginar claramente una pestaña que indicaba los cambios de estadísticas.

― ¿Así que es una habilidad mental…? ¿Será parte de la estadística de inteligencia o solo he tenido buena memoria? Como sea, si el número en verde es el que debería haberme subido, eso significa que…

Vida: 572 2612 (+12)(+2040)
Mana: 10712431 (+8)(+1360)
Agilidad: 5141024 (+3)(+510)
Fuerza: 307642 (+2)(+335)
Inteligencia: 781 1631 (+5) (+850)
Suerte: -1 0 (+1)

― ¡¿Hablas en serio?!

Monstruoso. Yun no podía pensar en otra palabra que no fuera esta, ya que no tenía otra forma de mirar este ascenso sin pensar que realmente estaba haciendo trampas de algún tipo.

― … Me pregunto si la reducción de estadísticas por el efecto negativo de「Esclavitud」afecta directamente a la suma total o solo a la base de la estadística original..

Mientras Yun se perdía en sus pensamientos, el lugar donde estaba el cuerpo del Mímico arbóreo brilló levemente, cuando Yun se percató de esto miró hacia el suelo.

Una pequeña bolsa estaba allí. Parecía contener algo, pero por su tamaño Yun no pensó que fuera algo demasiado grande.

― ¿Haa…? ¿Drops? Bueno, no podía esperarme otra cosa de un mundo así.

Dentro de la pequeña bolsa Yun encontró 「Ramas secas」×2 y「Yesca」. Tras inspeccionarlos, vio que la Yesca se utilizaba en combinación a las Ramas secas para obtener un fuego de campamento de bajo nivel.

― Supongo que lo “tomaré prestado”, gracias Mímico por el botín.

Dijo esto en voz alta mientras seguía su trayecto original. Yun aprendió que tener estadísticas monstruosamente altas no le servirían de nada si no aprendía a combatir y defenderse, el Mímico le asestó dos golpes consecutivos siendo un enemigo de bajo nivel e incapaz de moverse. Él estaba totalmente confiado en que si ese enemigo hubiera sido un enemigo inteligente, no habría salido con tanta suerte.

También descubrió que para obtener habilidades nuevas debía de cumplir una serie de requisitos los cuales no podía ver ni intuir debido a que jamás había visto un sistema de hechizos así en ningún RPG.

― ¿Quizás el requisito para la habilidad「Puñalada trapera」era atacar desde la espalda? ¿O era atacar desde la espalda a un enemigo cegado? ¿Quizás matar de un único golpe en la espalda…?

Yun peleó con su mente por entender cómo funcionaban los requisitos de habilidades, pero por más que lo intentaba solo conseguía un dolor de cabeza.

No pasaron diez minutos antes de encontrarse a una araña de medio metro en su camino, Yun tragó saliva y puso una amarga expresión, le tenía fobia a ese tipo de criaturas y solo el pensamiento de que pudieran alcanzar casi los dos metros le aterraba pero, por algún motivo, no se sentía más allá de asqueado.

― … No quiero pelear con eso.

Pensó que quizás si la despistaba, sería capaz de entrar al bosque. Al fin y al cabo, tenía una habilidad que le permitía hacerse invisible si se ocultaba en la oscuridad, Yun pensó que sería un buen momento para explotar sus pocas magias.

Yun levantó la mano y con fuerza gritó a la araña, la cuál estaba de pie en la base de un árbol que indicaba el inicio del espeso bosque.

― ¡「Ojos de Serpiente」!

[Códice Demoníaco]
Nombre: Cría de Aracnae venenosa
Vida: 21/21
Nivel: 3
Tipo de velocidad: Media
Patrón de ataques: Golpes consecutivos débiles y venenosos

Historia:
La Cría de Aracnae es la primera línea de defensa de los Bosques esplendor, los aventureros suelen cazarlas para obtener su hilo cuya seda es valorada por los artesanos y por otros aficionados del sector farmacéutico. El veneno de la Aracnae actúa sobre el sistema nervioso y te deja en un estado de somnolencia con alucinaciones, es por eso que comúnmente su veneno es usado para inhibir el dolor en lesiones de carácter mayor.

Tipo de monstruo:
Clasificación G+
Monstruo de tipo dócil.
<Este monstruo es domable>

Habilidades
「Ataduras」
Lanza una serie de hilos al objetivo y le ralentiza el movimiento. Si se acumula tres veces, el efecto cambiará de「Ralentizado」a「Inmóvil」.

「Escalada rápida」
Capaz de escalar por superficies planas utilizando sus hilos como fuente se sujeción.

「Picadura」
Veneno de corta duración. Este efecto puede acumularse para obtener una mayor duración y efectos negativos.

「¡Huir!」
Cuando está en desventaja, huirá del combate.

「El pelotón del nido」
Si se sienten acorraladas, las Aracnaes lanzan un sonido chirriante para alertar a sus aliadas.

Yun sintió auténtica repulsión por aquél insecto gigante que le miraba con todos aquellos ojos parecidos a pequeños cristales hexagonales. Levantó la mano y enseñando la palma a la araña, gritó.

― Utilizar hechizo: Ilusionista.

Un círculo mágico apareció en la palma de Yun y giró sobre sí mismo mientras poco a poco podía ver cómo una copia de sí mismo aparecía delante de él.

Yun miró a la figura estupefacto, era idéntico a él pero… no se movía. La cría de araña miró la escena sin entender absolutamente nada, chilló tres veces dejando salir un sonido como el de un murciélago antes de empezar a correr hacia la copia de Yun a una velocidad muy alta…

…Y empezó a jugar con la ilusión.

A Yun se le cayó la mandíbula al suelo viendo cómo la cría de araña daba vueltas alrededor de la ilusión y se tumbaba en el sueño enseñándole la parte del abdomen a la ilusión que permanecía quieta

― ¿… será que …?

Yun se acercó muy lentamente a la cría de araña. Los metros iban desapareciendo mientras que la cría de araña seguía jugando amorosamente con la ilusión como un cachorro recién adoptado. Cuando quedaba a penas medio metro de distancia, la cría de araña miró al auténtico Yun fijamente.

― N.. no te haré daño.. Solo quiero pasar..

La cría de araña soltó un sonido igual de chirriante que el anterior y se acercó a Yun, que estaba de pie plantado con una mezcla entre horror y repugnancia. No le temía al peligro de la situación, si no al aspecto físico del monstruo.

― “No te acerques, no te acerques…”

Cuando la cría estaba apenas a diez centímetros de él, Yun inconscientemente alargó la mano y la puso temeroso encima de la cabeza de la cría, la cuál se dejó alegremente.

― “Cálido.”

― “Muy cálido. No parece mala.”

Yun, por algún motivo, sonrió al haber acariciado a lo que hace menos de veinte segundos era una de sus mayores fobias.

― “¿Será que las arañas son así y son hostiles con los humanos por cazarlas? Hasta donde yo sé, en mi mundo una araña no ataca a menos que sea molestada, ¿se aplicará aquí también?”

Y mientras la cría hacía sonidos chirriantes y se movía de un lado a otro con las caricias de Yun, un grito desgarrador sonó desde las profundidades del bosque.

Acto 14: Rugido de desesperación

― ?!

No tuvo mucho tiempo de reacción, tras escuchar el grito corrió hacia la espesura del bosque difuminándose de la vista. La pequeña cría le siguió desde una distancia considerablemente lejana mientras Yun corría y corría en línea recta hacia la dirección de donde él creía que los gritos habían venido.

― “¿Por qué estoy corriendo? ¡Debería alejarme! Nada bueno saldrá de aquí…”

Aun que su mente le decía una cosa, su cuerpo reaccionó ante el impulso de querer ayudar a quien fuera que lanzó ese grito mórbido de horror. La voz era claramente masculina y por el sonido desgarrado quizás era alguien con una edad avanzada.

Entre árboles y arbustos, chocó con varias ramas bajas clavándose y arañando de vez en cuando piel expuesta de la cara. Corrió y corrió como si su vida dependiera de ello hasta que al final encontró el origen de los gritos en un pequeño saliente del bosque donde los árboles exponían algunos rayos del sol, una zona libre de tantos árboles pero rodeado por ellos al mismo tiempo.

Sangre. Sus ojos se dilataron ante tal escena, cuerpos desmembrados siendo medio devorados por animales cuya apariencia era una mezcla exacta entre un lobo y un zorro.

Yun quería hacer algo, quería gritar y salir corriendo. Aquello no era un juego y lo sabía bien. Era peligroso, demasiado peligroso incluso si solo fuera uno de ellos, pero eran una manada. Su mirada no podía hacer un conteo rápido de los cuerpos ni de los animales. Cuando Yun giró la cabeza, pudo ver unas pequeñas tiendas de campaña algo diferentes a las que él conocía.

Era una tienda de campaña semicircular que descansaba sobre un carro de madera conectado a unos cuerpos medio comidos de animales, quizás algún tipo de caballos de este mundo.

Cuando pasó de nuevo lentamente su mirada por la escena, pudo ver que aún habían algunas personas que resistían ante el ataque de la manada. Gritaban y suplicaban por algo que quizás no llegaría. Yun observó todo esto desde una posición privilegiada.

― “¿No me ven…?”

Lo recordó, sonrió fríamente en ese momento al recordarlo. Su habilidad de「Ocultación」tenía una posibilidad de activarle un efecto positivo llamado「Invisibilidad」mientras se desplazara por zonas con baja visibilidad o luz. Los gritos y voces de los desconocidos siendo destrozados uno a uno por la superioridad numérica se le clavaban en el cerebro.

― ¡La retaguardia! ¡Cubrid la retaguardia!

― ¡Tened cuidado con sus colmillos!

― ¡¡A… ayuda!!

Estaba salvado. Podía escapar. Lo sentía por ellos en el fondo de su corazón, pero él no era un héroe.

Sí, él no era un héroe.

Él era un Rey Demonio.

Hizo el ademán de girarse para huir, pero una frágil voz le detuvo.

― No… no quiero morir…

Algo estrechó su corazón como un abrazo de espinas, tragó saliva y entrecerró los ojos desde su pequeño escondite para poder ver con más claridad de dónde procedía la voz.

― ?! …

Era una pequeña joven, al no ser de raza humana Yun fue incapaz de determinar su edad, aun que su capa la protegía de la mirada de Yun, sus pequeñas orejas sobresalían por los bordes del cabello que blandía fuerte de un color negro oscuro. Sus frágiles manos estaban cubiertas por finas gotas, lágrimas que decidieron recorrer el rostro de la joven dama ante la desesperación del momento.

Yun se quedó inmóvil observando cómo la manada destrozaba a los que ya habían caído antes de llegar él y dándose un buen festín. Quedaban cuatro sombras en pie y la joven chica démica que se acurrucó dentro del pequeño carromato cubierto.

― A… yuda…

Las lágrimas de la chica empezaron a humedecer los tablones de madera que componían el suelo del carro.

Yun bajó la mirada y apretó los puños. La fuerza de sus dedos apretando su propio puño hicieron que un resquicio de sangre brotara en ésta.

Y así, cargó contra una de las bestias que había cerca.

Yun cargó con todas sus fuerzas. Como si su orgullo hubiera sido puesto en juego, cargó con su mismo espíritu. La carga combinada con el alto atributo de fuerza hizo que el animal volara unos cuantos metros y chocara contra uno de los pequeños árboles. Esto hizo que la atención de los presentes se volviera a él.

「Efecto positivo removido: Invisibilidad」

― “¡A quién le importa eso ya! ¡sólo son mensajes molestos!”

Cuando el lobo que recibió la carga intentó ponerse de pie, se tambaleó para no volverse a mover más. El impacto rompió varias de sus costillas, así que le sería imposible levantarse si es que podía mantenerse vivo.

Utilizó su「Ojo de Serpiente」en aquellas bestias sin darse cuenta de que no necesitaba pronunciar las palabras de poder para usar aquél hechizo.

[Códice Demoníaco]
Nombre: Lobos de batalla
Vida: 81/81
Nivel: 7
Tipo de velocidad: Alta
Patrón de ataques: Golpes profundos y sangrados

Historia:
Los Lobos de batalla son famosos depredadores en manada. Tienden emboscadas sorprendentemente inteligentes utilizando cebos y rodean a sus presas a zonas donde tengan una mejor visibilidad. Nunca cazan solos y siempre tienen a un Gran lobo de batalla asignado como líder de manada.

Tipo de monstruo:
Clasificación E++
Monstruo de tipo agresivo.
<Este monstruo no es domable>

Habilidades
「Evasión」
Es capaz de evadir la gran mayoría de ataques si éstos son dados de frente.

「Manada impía」
Mientras su líder de manada esté en la batalla, ganarán un bono de fuerza y agilidad (+9) equivalente a la diferencia de niveles entre el objetivo y ellos.
[Actual diferencia activa: +45]

「Mordedura del gran can」
Los ataques del lobo de batalla siempre ocasionarán un sangrado que no se detendrá de forma natural hasta que sea tratado.

Yun empezó a reírse sin ganas.

― Venid, ¡venid a jugar!

Dos de aquellas bestias lo rodearon lentamente y sin prisa, los demás lobos de batalla parecían haberse detenido en su ataque para observar al joven intruso.

Yun rotaba sobre sí mismo intentando mantener a los dos lobos al alcance de su visión, pero inteligentemente los grandes lobos se iban colocando en polos opuestos para no poder ver a los dos en todo momento.

Uno de los lobos saltó hacia Yun alcanzándole en el brazo y apretándole con fuerza. Yun cogió la cabeza del lobo que aún seguía enganchado su brazo y la apretó con fuerza. A medida que él iba apretando, el lobo gemía y liberaba su brazo. Cuando lo hizo, Yun lo estrelló contra el suelo con todas sus fuerzas.

El otro gran lobo aprovechó la ocasión para lanzarse, pero esta vez su objetivo dio un paso atrás y lanzó un rodillazo al lobo que aún se desplazaba por el aire con el impulso del salto. El rodillazo mandó al lobo a volar con un sonoro ruido al estrellarlo contra otro de los troncos macizos del bosque.

「Efecto negativo añadido: Sangrado」

― “Haaa… Es muy molesto.”

Los grandes lobos que observaban la situación empezaron a moverse hacia él, mientras que el Gran lobo dominante se puso en guardia para evitar que sus presas huyeran.

Yun corrió con todas sus fuerzas hacia lo que él creía que era el líder de la manada.

― “Debe ser él, es más grande que el resto.”

Los otros lobos trataron de detenerle. Yun lanzó varios hechizos de「Explosión de sombras」consecutivos leyendo el hechizo en su mente pero no pronunciándolo en sus labios. Otro lobo más que pateaba enviándolo a volar, otros simplemente les golpeaba como podía y se abría paso entre heridas y sangrados.

「Efecto negativo añadido: Sangrado ×2

「Efecto negativo añadido: Sangrado ×3

「Efecto negativo añadido: Sangrado ×4

Su hombro, sus brazos, su cintura y abdomen habían sido heridos abriéndose paso. El gran lobo dominante miró a Yun con sus profundos ojos oscuros y aulló. Este aullido marcaba el inicio de la caza.

Todas aquellas bestias que no habían participado porque estaban comiendo se detuvieron y miraron con ojos inyectados en sangre al joven.

La dama miraba desde atrás todo el horror. De golpe, alguien la cogió de las manos y gritó algo mientras corría, los demás acompañaron a la sombra retirándose de la zona.

Yun miró la escena y una mueca de amargura cruzó su rostro. Se arrodilló en el suelo rendido por los sangrados que le habían provocado ser incapaz de correr más debido a la pérdida de sangre. Los lobos empezaron a arremolinarse a su alrededor con lentitud.

La chica aún corriendo giró la cabeza atrás y miró a Yun.

Yun pronunció marcando bien algo con los labios.

― A-yú-da-me…

La joven torció los labios y derramó todas las lágrimas que contenía hasta el momento aún corriendo con sus compañeros, Yun entendió bien ese lloro. Era un claro símbolo de que no volverían para devolverle el favor.

Era el símbolo del abandono, el gesto de la derrota.

― Lo… si.. siento…

Creyó escuchar a la lejanía. Cuando se quiso dar cuenta, las figuras ya no estaban allí.

Los lobos no parecían prestar atención a que lo que hace un momento eran sus presas ya no estaban allí.

― “Una comida por otra.”

Yun gritó con todas sus fuerzas, un grito más desgarrador que el que él oyó en primer momento antes de adentrarse en el bosque.

Y después, calma.

Una angustia llenó su corazón, su mente se puso blanca, sus dientes se cerraron y una risa maníaca apareció sin motivo alguno.

― “Vaya donde vaya, sólo sigo siendo un sacrificio.”

La risa maníaca se hizo más alta. Los sangrados empeoraban y su piel seguía palideciendo por minutos.

Un gran lobo se acercó para dar el golpe de gracia en la yugular de Yun. Pero eso jamás ocurrió.

「Título suprimido: Esclavo」

「Título activado: Rey Demonio」

Yun levantó el brazo y agarró el cuello del animal con tanta fuerza que se lo quebró. Los otros lobos se lanzaron a él. Dos de ellos fueron mandados a volar con una fuerza distinta a la anterior, esta vez, su cuerpo se despedazó contra los árboles que se rompieron por el impacto de la bestia.

Un lobo mordió el hombro de Yun, cuando éste lo notó, apretó la caja torácica del animal con una mano creando una presión monstruosamente fuerte hasta que se rompió.

「Has subido al nivel 3」

Sus ojos anteriormente azules dejaron un rojo visiblemente marcado. Como si se tratara de una bestia, se levantó como si las heridas no importaran y corrió hacia el Gran lobo dominante. Lanzó varios hechizos de explosión de sombras a los animales que se le acercaban de forma agresiva.

El gran lobo dominante saltó hacia Yun con todas sus fuerzas, éste sonrió de una forma amarga y cargó el puñetazo con todo su corazón.

El sonido del impacto pudo ser escuchada por todo el bosque, la pequeña onda de choque creada lanzó por los aires a varios de los lobos que quedaban en pie.

Solo Yun quedó en el lugar, rodeado de cadáveres de varias víctimas del ataque y de bestias que había matado. Por algún motivo, sintió una gran satisfacción con esto y caminó arrastrando los pies en busca de más pelea.

― “Todos merecen morir. Así es, ¿por qué iban a ayudarme? no iban a salvarme, sólo querían un trozo de carne que ocupara su lugar. Los encontraré. ¡Los encontraré!”

Su cara seguía siendo la misma, su cabello se volvió del mismo rojo que sus ojos, los dientes se afilaron ligeramente y unas garras crecieron de sus manos. Dos pequeños cuernos adornaban la cima de su cabeza.

Y entre risas maníacas, el Rey Demonio Nozomu apareció.

• • •

― ¡Parad! Ese hombre… ¡¡ese hombre sigue allí!!

― Sera, si nos detenemos ahora y volvemos todo habrá sido en vano, ¿no lo entiendes?

Las lágrimas aún húmedas recorrían su delicado rostro, los jóvenes elfos no detuvieron escape aún escuchando estas palabras.

En ese entonces, escucharon el grito de Yun y, por unos segundos, todos se detuvieron para mirar atrás.

― ¡¡¡Aún podemos ayudarle padre!!!

― Yo… Lo… lo siento…

El hombre frunció el ceño y se mordió el labio con lágrimas en los ojos, Sera sabía bien lo que su padre quería decir con eso y le abrazó desahogándose entre llantos.

Acto 15: Resolución

Arrastraba los pies como si estuvieran llenos de plomo. Aun que su ascenso de nivel hubiera recuperado sus puntos de vida y maná, no había curado las heridas de sangrado que seguían debilitando el cuerpo de Yun.

― No deberías hacer eso, acabarás malherido.

Una voz extraña masculina habló desde su espalda, cuando se giró pudo distinguir una figura algo más delgada que la de él. Ambos se miraron durante unos segundos en silencio, sus ojos estaban muy marcados por ojeras y su cabello castaño ondulaba muy suavemente por algunas brisas que conseguían colarse por la frondosa espesura del bosque. Yun notó cómo aquella brisa calmada traía consigo mismo un aroma a dulce, si la tranquilidad pudiera tener un olor, posiblemente sería aquél.

La figura caminó en línea recta hacia Yun sin ningún tipo de miedo ni prisa.

― No tengo ni el tiempo ni el ánimo de jugar a las adivinanzas, ¿quién eres?

Escupió Yun entre dientes esperando aquella respuesta que no parecía llegar. Ante la pregunta, la joven figura aceleró el paso y le posó una mano en la cabeza.

― Me disculparás, pero por el momento no puedo responder a esa pregunta.

― ¿A qué estás…?

Las heridas de Yun poco a poco fueron desapareciendo a la vez que en su retina pudo leer el mensaje indicando que los efectos de sangrado habían desaparecido.

― … ¿Esperas que agradezca este gesto de lástima?

― No, no será necesario.

Yun entrecerró los dientes y caminó en dirección contraria al joven.

― ¿Cómo se siente el ser un juguete?

Como si hubiera tocado una sensible fibra, el aprendiz de Rey Demonio se detuvo.

― ¿… qué?

― Ara, ¿acerté? No podía ser de otra forma, no eres más que una herramienta que cambia de manos. Primero fue la chica de la que estuviste enamorado, después de una diosa manipuladora, ahora estás en las manos de esa princesa engreída, ¿quién viene después?

Como si un vendaval gélido hubiera congelado su posición, ni un ápice de movimiento podía verse en el cuerpo o la expresión de Yun.

― Yo…

― Patético.

― No soy patético…

― ¿Prefieres lamentable?

― He dicho que no soy…

― ¿Quizás ambos te definen mejor?

― ..Cá… cállate…

― Haaa… Eres una total pérdida de tiempo.

― He dicho que te calles…

― Allá donde vayas, solo eres una herramienta. Condenado para siempre, en tu mundo y en este, en la vida y en la muerte…

― Cállate…

― Siempre solo, siempre traicionado, siempre vagando. Eso es el significado más puro de patético, Yun.

― ¡¡¡¡He dicho que te calles!!!!

El grito hizo que un viento abrupto meciera las hojas secas del suelo alrededor de Yun. La joven figura sonrió apaciblemente y cerró los ojos por un momento.

― Recuerda algo, si quieres reír ríe, si quieres llorar llora, pero al final solo te estás engañando a ti mismo. Tú no eres así, Yun. Siempre has sido un buen chico.

Yun inhaló una bocanada de aire mirando el cielo por unos instantes y sonrió débilmente, como si sus preocupaciones ahora fueran motas de polvo que se lleva el aire hacia unas tierras lejanas que jamás conocería. A medida que esto sucedía, su aspecto volvía a ser el de siempre. La figura sonrió y fue desapareciendo gradualmente dejando a Yun en aquella posición. Los árboles que le rodeaban eran ahora solo preocupaciones menores.

Nada más importaba, ¿verdad? los arbustos secos dejaron de moverse al compás de la brisa poco a poco.

Una pequeña amiga del joven aprendiz de Rey Demonio se acercó a él lentamente, aquella cría de araña parecía no temerle al chico que bajó la cabeza y volvió a moverse poco a poco.

― ¡Chiiiiiiiiuk!

Yun se quedó mirando la joven cría que lo llevaba siguiendo desde que entró en aquél lúgubre lugar y, lejos de horrorizarse o asquearse, le acarició la cabeza con suavidad.

― ¿Me has estado siguiendo…?

― ¡Chiiik!

Respondió con un chillido que él no podía identificar.

― Siento preguntarte esto, ¿pero eres capaz de entenderme?

Empezó a saltar, lo que él asumió que era un sí.

「Has obtenido una habilidad: Raíces animales (rango 1)」

「Has obtenido una habilidad: Corazón druídico」

Aun que Yun leyó este pequeño cartel flotante ante sus ojos, lo ignoró mientras intentaba obtener algunas respuestas.

― Entonces ¿serías capaz de decirme por dónde se ha ido esa gente?

La cría de araña reclinó sus extremidades y miró hacia una dirección.

― Por ahí ¿eh? Muchas gracias pequeñín, has sido de mucha ayuda.

Yun retiró la mano de la cabeza de la pequeña cría y empezó a correr hacia aquella dirección, el animal tras ver esto le persiguió a una distancia moderada mientras ambos se dirigían hacia la zona sureste del bosque.

• • •

Ni quince minutos habían pasado desde el incidente de la emboscada de lobos cuando el grupo de elfos decidió tomar un pequeño reposo. Los pocos hombres que habían escapado estaban malheridos y algunos mantenían la consciencia gracias a ciertas habilidades de curación del padre de Sera.

Todos se dejaron caer en el suelo, algunos decidieron usar como punto de apoyo los árboles y otros buscaron rocas con formas más o menos planas.

Mientras los supervivientes organizaban los pocos víveres que les quedaban, Sera miraba la dirección en la que habían venido corriendo. Sin lágrimas, sus ojos enrojecidos eran la muestra de haber visto las atrocidades más grandes de su vida en poco más de unos segundos. Aquella presión se sumó a sus hombros los cuales ya estaban caídos en su morena piel.

Sacó de su bolsa de cuero una pequeña cantimplora hecha de un cuero endurecido y atado con unas cuerdas de lino trenzadas para darles una durabilidad más alta, bebió un poco de un líquido cristalino azul antes de volver a guardarlo. Su padre se acercó sentándose a su lado.

― ¿Qué tal estás?

― ¿Cómo…?

Cogió una bocanada de aire y lo exhaló con lentitud, disfrutando la sensación de tranquilidad que el momento les brindó.

― Yo… lo siento. Sé que querías que le ayudáramos, pero tenemos que pensar en nosotros por ahora. Juro que cuando todo esto termine, oraré por su alma y rezaré porque los espíritus del bosque le guíen hacia una vida mejor.

― … Aún así …

Un pequeño sollozo escapó de su garganta.

― Vamos, a tu madre no le gustaría verte así. Ella habría querido que te hubieras mantenido digna, como siempre. Ese hombre nos ayudó porque quería que saliéramos con vida, si nos hubiéramos quedado, su sacrificio habría sido en vano.

Un cálido abrazo rodeó el gentil cuerpo de Sera. Le rodeó una sensación de protección, aquella que solo la gente con familia puede comprender, una sensación de ser irrompible.

Uno de los elfos alertó en voz alta que algo estaba yendo en su dirección, todos se alzaron en pie y sacaron unas lanzas acabadas en filo el cuál era de un color verdoso oscuro.

Y entre ramas y arbustos, Yun apareció.

Todos, malinterpretando el gesto del joven que unos minutos antes les salvó la vida empezaron a conjurar algo, pero Sera gritó que todo el mundo se detuviera.

Sus miradas se cruzaron una vez más.

Sera intentó pronunciar palabras, pero sólo le salían monosílabos sin significado. Su padre se puso delante de ella con una expresión difícil de leer. Con el ceño fruncido, se acercó al joven con lentitud sin armas desenfundadas.

― Está…

― Estoy.

La chica seguía intentando crear palabras, pero como si hubiera perdido las palabras, algo parecido a onomatopeyas salían de sus pequeños labios.

― Yo.. si… lo sie… nto…

― ‘Recuerda algo, si quieres reír ríe, si quieres llorar llora.’

― … ¿Quién eres…?

― El mayor idiota del día.

Sentenció mientras el silencio reinaba una vez más en los bosques.

• • •

Una sonrisa extraña convulsionó de los labios de Gaemi, que observaba desde su pequeño trono celestial la escena. De golpe, habló.

― [¿Cómo va su evolución?]

La figura que le respondió era la misma que había consolado a Yun hace escasos minutos, se sentó en el reposa brazos del trono de oro blanco y apoyó la espalda en una pared translúcida que se creó tras de él.

― [Es difícil de decir. Aún sigue considerándose humano, tiene sentimientos que interfieren con sus acciones. No está desarrollando su verdadero potencial, es una lástima en ese aspecto.]

― [… ¿pero?]

― [… Pero es gentil.]

La figura que animó minutos antes a Yun sentenció esto último con una gran sonrisa.

― [No se podía esperar otra cosa de él.]

VER ACTOS 16-20 >>