Capítulo 1: Campamento de Entrenamiento

Parte 1

Fue el último tres de julio. La temporada de lluvia había terminado y ahora era la temporada de inmensas columnas de nubes blancas. El periodo escolar las batallas de selección había terminado y la Academia Hagun había comenzado las vacaciones de verano. Algunos estudiantes estaban de vacaciones, así que había pocas personas en la escuela.

¿Solo quedaban los que querían tener unas vacaciones de verano sin preocupaciones en Tokio? ¿Estaban los que querían entrenar por si mismos en las amplias instalaciones de la academia? O quizás, no podían ir a casa debido a los problemas que los esperaban ahí.

…Sin embargo, Ikki Kurogane sorpresivamente no estaba entre ellos. De igual forma, sus amigos y su hermana tampoco estaban ahí. ¿Por qué era eso?

Era porque el Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas se estaba acercando. El Festival de Artes de la espada daba inicio a mediados de Agosto. Y para cualquier torneo deportivo, asistir a un campamento de entrenamiento era lo usual. Por supuesto, Hagun organizaba un campamento de entrenamiento cada año. Este consistía en diez días de entrenamiento intensivo en una instalación de entrenamiento localizada en Okutama. Un profesional Mageknight y profesor quien había participado en la liga del Rey de Caballeros había sido llamado para esta ocasión, así que no asistir daría lugar a una gran diferencia en crecimiento, aproximándose el día del festival. Ikki y los demás no estaban en la escuela debido a que ellos estaban participando en el campamento de entrenamiento como el equipo de representantes, o como asistentes.

… Sin embargo, el lugar no era en Okutama. Eso fue debido al alboroto del gigante en Okutama, mencionado anteriormente. Al final el asunto quedó sin resolver. Después de eso, no hubo reportes de apariciones del gigante de piedra que había atacado al grupo de Ikki, pero por supuesto nadie podía decir que estaban satisfechos con la seguridad.

Por eso, la directora Shinguuji hizo una solicitud seria a la Academia Kyomon para autorizar un campamento de entrenamiento combinado con los representantes de Kyomon en su propia instalación en las montañas.

 Parte 2

La Princesa Carmesí, Stella Vermillion.

Una chica que vino de una tierra muy lejana al país de los samuráis con el fin de fortalecerse a sí misma, ahora estaba en medio de una batalla que había solicitado, aquí en las montañas después de llegar de Tokio.

En la arena, de la batalla simulada en el campamento de entrenamiento Kyomon, llamas carmesí y rayos dorados estaban chocando entre si furiosamente, creando grandes destellos.

La que estaba revestida de un resplandor carmesí y blandiendo una espada gigante era Stella. Su poder y velocidad… eran movimientos de alto rango por lo que se podía decir que poseía una fuerza muy grande y un poder mágico abrumador.

Al caballero llamada Stella Vermillion, generalmente no se podía decir que tenía alguna debilidad. Poseía una habilidad ofensiva notablemente alta, pero su verdadera esencia era el peso de su poder total. En la ofensiva, defensiva, y en velocidad, estaba equipada con un equilibrio de cualidades muy altas en cada talento y habilidad posible. Fue por eso que era un caballero de Rango A…

Sin embargo, en este momento había alguien en frente de sus ojos, un enemigo que intercambiaba golpes de espada con ella, soportando de frente sus feroces ataques. En este momento, ese enemigo podía hacerlo con una habilidad que mostraba que era digo de ser su rival.

El cuerpo de una persona regular seguramente habría sido destruido al oponerse directamente a la gran fuerza física de Stella. En cambio, este oponente tenía una defensa flexible que dispersaba el poder de su espada al descender y una defensa que no solo la protegía, sino también una claridad que devolvía contraataques inmediatos.

Este era la clase de oponente que Stella estaba enfrentando, pero no era inesperado. ¿Por qué? Ya que la que estaba sirviendo como oponente de Stella, estaba participando como entrenador voluntario junto con el resto del consejo estudiantil, no era otra que el estudiante a caballero de Hagun… Touka Toudou, la “Raikiri”.

– ¡Shh…!

En medio de esa batalla de espadas, Touka mostró su técnica. En el instante en que las dos produjeron destellos de sus espadas, usó el impacto de su bloqueo para buscar la muñeca de Stella. En un movimiento parecido al Aikido, el cuerpo de Stella se inclinó considerablemente. El impacto fue evadido y el filo de la espada se deslizó.

– ¡Kuh!

Naturalmente, Stella también era un caballero de alto rango. Aunque su espada fue detenida, su equilibrio no se rompió. La parte inferior del cuerpo de Stella estaba bien entrenado y esto la sostuvo firmemente sobre la tierra.

Sin embargo, el movimiento ciertamente creó una abertura entre ellas. Y a esa abertura… Raikiri no la ignoró. Inmediatamente, Touka puso su dispositivo, Narukami, de vuelta a su vaina negra y tomó una postura amplia, insertando energía de rayo en la vaina de su espada.

En ese momento, un escalofrió recorrió la columna de Stella. ¿Qué ataque dispararía desde esa posición? Ella lo sabía.

La Noble Arte… Raikiri.

La carta triunfal de Touka que destruía a su enemigo con el desenvaine. A pesar de que había sufrido una derrota, Raikiri podía presumir de su abrumador poder en corta distancia.

A pesar de ser llamada la Princesa Carmesí, Stella no tenía ninguna técnica que pudiera usar en contra de Raikiri. Si contaba la fuerza y el rango, ella podría ganar majestuosamente con KatharterioSalamandra, pero con la velocidad como primer determinante, ella perdería.

Entonces cuando Touka tomo la postura para lanzar Raikiri, Stella solo podía caer. Pero…

«¡Esto es lo que estaba esperando!»

Sin ceder al escalofrió que recorrió su columna, Stella pateó contra el suelo usándolo como impulso para llegar a una distancia corta.

De hecho, haber peleado hasta ahora en choques de espada a corta distancia, solo podría esperarse que usara elRaikiri.

Raikiri era una espada desenvainada que emitía energía eléctrica al concentrar fuerza electromagnética en el filo de la espada. La propulsión explosiva creada por la intensa energía eléctrica era algo que Touka no podía detener. Era una técnica que no podía cancelar, una vez que empieza. Específicamente por esa razón, Stella se había puesto a si misma dentro del rango de Touka y entonces retirarse de ese rango una vez que Touka tome la postura para su carta triunfal, haciendo que Touka no ataque a nada.

«… Pero…»

La carta triunfal no salió. Touka se mantuvo intacta en su posición de desenvaine de su espada y observó silenciosamente a Stella que había escapado. Ante el discernimiento el cual fue visto a través de sus movimientos más pequeños, Stella soltó un suspiro de admiración desde el fondo de su corazón.

«Después de todo, un plan así de simple no se habría llevado a cabo como yo quiero, ¿verdad?»

¿Engañando al usuario para que use su carta triunfal inútilmente? Cualquiera habría pensado en una táctica de este nivel. Era una típica táctica defensiva contra Raikiri. Por supuesto, Touka había enfrentado a numerosos oponentes que habían usado esa táctica. No había forma que cayera por un señuelo así de simple.

… En ese caso.

«Debería emplear un plan que solo yo pueda usar, ¿verdad?»

*¡Boom!*

Pateó el piso por segunda vez, tomando otro enorme paso hacia atrás. Tomó una distancia de más de diez metros de Touka. Estaba por encima del rango que una espada o lanza podría llegar. La Larga Distancia… era el rango solo para arcos o armas, o magia.

Sí, Stella no era un caballero cuya fortaleza era solo en combates a corta distancia. Ante esta larga distancia, Stella todavía estaba en su elemento. Ya que estaba entre estos actuales caballeros reconocidos, quien presumía de la más grande capacidad mágica.

En combates de magia de largo alcance, aquellos quienes tenían una alta capacidad mágica obtenían una ventaja abrumadora. Aunque Touka también tenía una técnica para peleas de larga distancia, la habilidad de Stella excedía los suyos notablemente.

Por eso, Touka apresuradamente se lanzó hacia adelante para cerrar la distancia. Sin embargo, esa decisión fue algo lenta.

– ¡Haaa!

Rakudai_Vol_4_Pg_17Saliendo del rango de Touka, Stella concentró más poder en su Aliento de Dragón rodeando a su dispositivo, Lævateinn. Consumiendo esa magia, el aura feroz de su espada creció en luz y calor. Mientras las flamas cubrían la punta de su espada, Stella enfrentó a Touka quien estaba atacando desde el frente.

– ¡Toma esto! ¡Colmillo de Dragón!

Se convirtió en un ataque.

Lævateinn… la flama que surgió desde la punta de su espada en un instante tomó la forma de una criatura viviente.

Era… un dragón. Un dragón con un cuerpo largo y serpentino. Ese feroz dragón abrió su mandíbula llena de colmillos y se arrebató contra Touka.

Touka apenas se las arregló para esquivar la mandíbula de ese dragón ardiente. Instantáneamente, el dragón giró para mostrar sus colmillos contra Touka.

Lævateinn no era un arma ardiente ordinaria. Con colmillos que consumían todo, por el bien de tomar un bocado del enemigo, era un ataque que seguiría a su objetivo hasta el fin del mundo. Deshacerse de él, era imposible. Touka no contaba ningún medio para combatirlo.

Un Blazer promedio no tenía oportunidad en contra de Lævateinn. La magia que provenía de la capacidad abrumadora de Stella, tenía todo el poder para ofrecer una muerte segura. Si un desafiante empieza una batalla con una inadecuada ofensiva, se encontraría a si mismo derrotado en su propio juego. Entonces Touka…

– … Raikiri.

Ante la aproximación del dragón flameante, ella respondió con el ataque más fuerte y más rápido con el que contaba.

… Ya no tenía nada más que ofrecer. Y eso era lo que estaba esperando Stella.

«¡Te tengo!»

El corte de plasma colisionó con la cabeza de dragón. En ese instante, Stella se lanzó hacia adelante con toda su fuerza y se acercó a Touka con una estallido de velocidad.

Touka había caído en la trampa de Stella y usó a Raikiri. En este momento, era incapaz de interrumpir su técnica… lo cual significaba que estaba totalmente indefensa. Este era el momento cuando la batalla se decidiría.

Por un apasionante instante, Stella cruzó la distancia con una fuerza explosiva, y lanzó un ataque formidable. Era un corte vertical hacia abajo. En este momento, Touka quien acababa de usar su técnica asesina no era capaz de hacer nada…

– ¿Eh…?

No debería ser capaz de hacer nada. El ataque de Stella definitivamente debería golpearla.

Pero en ese momento, Touka hizo un movimiento que Stella no había anticipado.

Ciertamente no se había recuperado de Raikiri… pero… su postura recobrada no había detenido la técnica.

«¿Usó la potencia de Raikiri para girar su cuerpo y atacar dos veces…?»

Una propulsión devastadora que provenía del desenvaine de la espada  el cual se basaba en una fuerza electromagnética extrema. Era un segundo ataque usando una rotación de alta velocidad.

Si, Touka había descubierto la táctica que Stella iba a usar. Entonces Touka había… usado a Raikiri a propósito, para provocar que Stella salte, haciéndose a sí misma verse indefensa.

Y esa escena había funcionado perfectamente. El abdomen de Stella, donde Touka estaba apuntando el segundo ataque, había sido golpeado por Raikiri…

– Ah… guh…

Una forma ilusionaría… en contra de una espada que cortaba la resistencia directamente sin causar daño al cuerpo, Stella cayó sobre sus rodillas.

Y al siguiente instante, Narukami cayó sobre la parte de atrás del cuello de Stella. Era el momento en que se decidió la batalla.

– …No escuche que tuvieras ese tipo de contraataque.

– Es porque esta es la primera vez que la uso en un combate. Atacando la debilidad del enemigo es fundamentalmente correcto, pero ahora que estas al mismo nivel, como la mejor de la nación, tus oponentes también van a tomar ventaja de tu propia debilidad sin remordimiento. Para ganar contra oponentes de este tipo. Es fundamental no dejarse leer de esa manera.

A la novata quien estaba mirándola, Touka explicó la razón por la cual perdió.

– Aun no estas lo suficientemente lista, Stella-san.

Y mostró una sonrisa muy tranquila.

Viendo eso, Stella no pudo evitar sentirse frustrada.

– Uuu…

Soltó un gemido el cual sonaba bastante arrepentido.

 

Parte 3

– ¿Oh vaya, la Princesa Carmesí perdió?

– Si, imposible.

Dos chicas suspiraron viendo la confrontación desde una distancia. En sus brazos estaban bandas amarillas que representaban ser miembros del club de periodismo; eran parte del club de periodismo de Bunkyoku, quien había venido al campamento de entrenamiento para cubrir las noticias de ahí. El campamento del Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas era una oportunidad para recolectar información de los equipos de las otras escuelas, cosa que no sucedía muy a menudo. Era un evento muy importante para los clubs de periodismo de las otras escuelas, así que las dos de Bunkyoku habían venido desde el lejano Kyushu para escribir un artículo acerca del rumorado caballero que a la vez era una princesa, Stella Vermillion, pero…

– ¡Es un poco decepcionante!

– ¡Raikiri ganó fácilmente! A pesar de que me emocioné al respecto.

– ¡Entonces en realidad, ella es débil! Eso significa que después de todo no hay historia aquí.

… Querían escribir noticias notables acerca de Stella, pero su perdida arruinaría el impacto dramático. El club de periodismo de Bunkyoku estaba sufriendo una desilusión.

Ante sus susurros… Kagami Kusakabe, quien estaba usando una banda similar del club de periodismo, y las había escuchado desde donde ella estaba de pie a una distancia no tan distante, murmuró con asombro.

– Cielos, ¿A dónde estaban mirando esas personas de Bunkyoku?

– Si, ¿verdad? Siendo atraídas aquí por los resultados que ellos mismo querían, están tapando sus propios ojos de la realidad. No son dignas de llamarse reporteras.

El que habló era Nagi Arisuin, quien había mirado la batalla de entrenamiento entre Raikiri y la Princesa Carmesí desde su lugar al lado de Kagami. Los dos sabían que estaba pasando, ya que habían mirado varias batallas de Stella. Sabían que el resultado de esta batalla no era señal que Stella era débil como las observadoras de Bunkyoku habían dicho.

Sin embargo… entre otras diferentes escuelas, también había personas con ojos perspicaces ahí. Estos se referían al chico y a la chica que estaban viendo la batalla un poco lejos de donde estaban Kagami y Arisuin.

– Whoa… que batalla tan sorprendente.

– Todos los participantes de Hagun de este año son excelentes. ¿Eso no es verdad, Kusakabe?

Kagami sonrió a las dos personas quienes hablaban mientras se acercaban.

– Yagokoro-san y Komiyama-san, ¿También lo estaban viendo?

– Por supuesto. Si hay una batalla de entrenamiento entre Raikiri y la Princesa carmesí, cualquier reportero escucharía los rumores de eso.

– Estas en lo correcto.

Después de saludar a los dos, el hombro de Kagami fue tocado por Arisuin quien estaba un poco distante tras de ella.

Kagami volteó su rostro para preguntar por qué, pero Arisuin preguntó primero.

– ¿Kagami, quienes podrían ser estas dos personas?

Al ser preguntada de ese modo, Kagami se dio cuenta que era la primera vez que Arisuin se encontraba con estas personas.

– Ah, Debería presentarte, ¿huh? Esta chica es Yagokoro-san del club de periodismo de la Academia Bunkyoku y este chico es Komiyama-san del club de periodismo de la Academia Donrou.

– Un gusto conocerte, Arisuin-san.

– Un gusto conocerte.

– Ya veo, ambas personas están en el mismo campo que tú.

– Así es. Después de todo, estamos usando las mismas bandas.

Ciertamente, Arisuin asintió en acuerdo. Yagokoro se acercó a él después del sencillo saludo.

– Bueno, hubo muchos rumores, pero conocerte en persona, en verdad eres un hombre seductor, ¿huh? Puedes seducir con solo ese rostro, ¿verdad?

– Yagokoro, eso es grosero.

A Yagokoro quien había dicho tal cosa mientras miraba fijamente al rostro de Arisuin, Komiyama quien estaba al lado de ella la empujó con el codo.

Pero Arisuin no estaba nada molesto. Sonrió.

– Ajaja. Está bien no me molesta. Las flores y las mujeres deberían ser amadas.

– ¿Mu-Mujeres…?

Ante las palabras que dijo Arisuin, Komiyama comenzó a temblar como si no pudiera entender totalmente su significado.

– Oh, Alice-chan es ese tipo de persona. No te preocupes por eso, Komiyama-san.

– Entonces no seguiré con el tema…

– Que, ¿Komiyan no sabía que Nagi-san es de ese tipo? Tu recolección de información ha sido superficial, ¿huh?

– Kuh. No comprendía que tan lejos iba su fetichismo…

Kagami pensó que esas palabras eran muy parecidas a Komiyama. Incluso como reporteros, había algo llamado preferencia. Yagokoro y Kagami preferían escribir  noticias que mezclaban hechos acerca de los contendientes con su lado humano. En cambio, Komiyama era del tipo más objetivo quien determinaba los hechos de las noticias mientras se mantenía alejado de la dramatización, similar a una transmisión del gobierno. Ese tipo de reportero probablemente no revisara las cosas como la inclinación sexual.

– Pero Nagi-san, ya que eres un competidor representativo, ¿está bien que veas las batallas de otras personas tan a la ligera?

– Tuve un poco de suerte y así llegué hasta aquí. Al principio, no tenía ningún interés en el Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas ¿sabes? Aunque es un poco injusto con las personas que perdieron contra mí. De todas maneras, solo vine a este campamento de entrenamiento como chaperón de mi compañera de cuarto. Es por eso que me lo tomo con calma.

– Suerte, ¿huh? Aunque no creo que cualquiera pueda ganar veinte batallas seguidas con suerte.

– Pero ya que gane, no podemos hacer nada, ¿verdad?

– Bueno, personas que participan en el juego vienen de todo tipo, supongo. Así que también es probable que haya este tipo de competidores.

– Oh vaya, eres del tipo de hombres con una mente abierta, ¿no?

– Por favor discúlpame por lo que dije anteriormente…

Ante la mirada encantadora de Arisuin, Komiyama se puso pálido y retrocedió.

Mientras miraba esa escena rara, Kagami repentinamente les preguntó a esos dos algo que tenía en su mente.

– Por cierto, Yagokoro-san y Komiyama-san. ¿Qué opinan de la batallan que acaban de ver?

– ¿La pelea entre Raikiri y la Princesa Carmesí?

– Si.

– Oh, cierto. Para decirlo de una manera simple… está en un nivel atrozmente alto.

– ¿Cuál?

– ¿Qué quieres decir? Ambas, por supuesto.”

Ante esa respuesta, Kagami se rio con nerviosismo. Después de todo estos dos entendieron. Si, Yagokoro y Komiyama descubierto correctamente la razón por la cual Stella perdió la batalla de entrenamiento.

– La Princesa Carmesí tiene un poder exactamente como los rumores dicen. No haya nada que contradecir acerca de eso. La habilidad ofensiva para luchar golpe con golpe, el poder explosivo…cada uno de sus características, son perfectamente de primera clase. Un estudiante de primer año que aparece una vez cada década. Entonces en ese encuentro, la razón de su derrota no fue debido a alguna debilidad. La Princesa Carmesí no es débil… más bien. Raikiri es solo extrañamente poderosa.

– También pienso así. Komiyan y yo somos de tercer año, así que cogimos información del último año acerca de Raikiri, pero la hermosura y el poder de su técnica ni siquiera puede compararse a los del último año.

– Quizás en el último año, ha estado puliendo su técnica por el bien de derrotar al Rey de Espadas de las Siete Estrellas. Pero es por eso que aún es increíble. A pesar de que es así de fuerte, Raikiri está participando en este campamento de entrenamiento no como representante, sino como entrenadora voluntaria. Y su lugar como representante fue arrebatado no por un caballero de Rango A, sino por uno de Rango F.

Diciendo eso, Komiyama volteó su mirada hacia el borde de la arena de entrenamiento.

Y ahí… estaba el hombre quien había derrotado a Raikiri y robó su lugar como representante. El Peor, Ikki Kurogane.

Como un caballero de Rango F, a pesar de tener el poder más bajo, fue el hombre que había derrotado a aquellos que estaban sobre el hasta que alcanzó la posición como representante estudiantil para el Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas.

– Por casualidad, ¿Qué está haciendo en ese lado?

– Va a tener una batalla de entrenamiento, ¿supongo? Ya que tiene a Intetsu materializado.

– Las que están cerca de él son las hermanas Hagure, quienes son representantes igual que yo.

– Una batalla de entrenamiento… ¿en contra de ellas dos?

– Para Sempai, algo así no es la gran cosa.

La suposición de Kagami fue de hecho correcta. Justo en frente de los cuatro, allí mismo, Ikki estaba teniendo una batalla de entrenamiento de uno contra dos contra las hermanas de tercer año; Kikyou Hagure y Botan Hagure, a quien él había invitado.

‹¡Eres miooooo!›

Kikyou Hagure, quien había materializado un dispositivo en forma de lanza, usó un Noble Arte de aceleración instantánea con una carga supersónica. Pero Ikki, con una velocidad absurda contra la lanza impulsada, no mostró temor ante el estado de las cosas.

‹Hup.›

… Pisando sobre la punta de la lanza que se acercaba, la envió al piso y con eso la clavó.

‹¡Whoooaaah!›

Kikyou cuya lanza había sido clavada en el piso se lanza al aire hacia arriba como un salto con garrocha, su propio impulso mandándola al aire.

Y cuando voló encima de Ikki…

‹¿Eh?›

Se chocó con su hermana Botan, quien había estado apuntando a la espalda de Ikki con un dispositivo en forma de pistola y estaba a punto de tirar del gatillo.

‹¡Eek!›

‹¡Noooo!›

Y las dos fueron enviadas rodando por la superficie arenosa del suelo. Preocupado, Ikki las llamó y las persiguió.

‹¿Están bien ustedes dos?›

‹Ow ow ow… sí. Estoy bien. ¿Y tú, Botan-chan?›

‹Uuu… Creo que me lastime mi rodilla.›

‹Shizuku.›

‹Entendido, Onii-sama, déjamelo a mí.›

Ante la voz de Ikki, Shizuku quien estaba esperando a un lado, le puso un parche a la rodilla lastimada de Botan con magia sanadora. Y al mismo tiempo, Ikki les habló a las hermanas Hagure.

‹Kikyou-sempai, usas velocidad, pero no hay mucha ventaja en hacerlo cuando estas empuñando una lanza contra mí, quien tiene menor alcance. Al hacerlo abandonas tu propia ventaja de alcance. Creo que deberían considerar las tácticas ofensivas un poco más. También, entrar a la propia línea de fuego de tu aliada Botan-sempai es…›

Señaló los problemas de la batalla que acababa de suceder, diciendo lo que Arisuin estaba pensando, quien estaba mirando la situación desde una distancia-

– Esta batalla de entrenamiento, se siente como si Ikki las estuviera entrenando.

Ya que la batalla de entrenamiento había sido bastante unilateral. Bueno en realidad, esta batalla simulada había sido entrenamiento, ya que las hermanas Hagure le pidieron a Ikki eso desde el principio, entonces la perspicacia de Arisuin era la correcta.

– …Entrenamiento, ¿huh? De todos modos, fue abrumador. El Peor no es solo bueno en blandir una espada.

– ¿Kagami-chan, esas hermanas Hagure son débiles?

Ante la pregunta de Yagokoro, Kagami negó su cabeza en desacuerdo.

– Imposible. Ciertamente puedes decir que las hermanas Hagure tuvieron suerte en no enfrentarse a luchadores superiores como Sempai o Stella-chan, pero no hay forma que sean débiles. Ambas derrotaron a los miembros que estaban entre los diez mejores de la Academia, quienes eran más fuertes que ellas y son caballeros que obtuvieron veinte victorias consecutivas. Si los comparamos con Raikiri o con la Corredora de la preparatoria, creo que perderían, pero definitivamente tienen una habilidad real.

– Las hemos tratado como niñas, ¿huh? Son mucho más de lo que se espera.

– De todos modos, realmente están calmadas. Entrenando constantemente en el preciado campamento de entrenamiento.

– A Sempai le gusta meter su nariz en los asuntos de otras personas, así que es algo refrescante, ¿verdad?

– Además, en tres días Ikki derrotó a todos los entrenadores que Kyomon trajo, ¿lo sabías?

Las palabras que Arisuin había dicho eran verdad. Era el cuarto día del campamento de entrenamiento, pero Ikki ya había derrotado en batallas simuladas a cada uno de los entrenadores profesionales que Kyomon había contratado.

Era por eso que ya no tenía ningún oponente para pelear. Incluso Raikiri quien era la entrenadora más fuerte en el campamento de entrenamiento, justo ahora había sido derrotada por Ikki en un encuentro real.

– Bueno, supongo que en esta situación donde el honor del patrocinador, Kyomon, ha sido afectado, están llamando a un entrenador especial para el Peor, ¿huh?

– ¿Me pregunto quién vendrá? La Directora Shinguuji y Saikyou-sensei  probablemente vendrían aquí, pero ya que es hora para las preparaciones del Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas y para el encuentro del campeonato KOK, es probable que sea imposible para ellas venir a Osaka. Por el otro lado, los entrenadores quienes han sido derrotados son todos miembros de alto rango de la Liga Nacional Japonesa, así que no hay para que llamar a caballeros ordinarios.

– Si llaman a personas de esa clase, sería un caso inusual donde los oponentes no encajan con el nivel de los participantes, ¿verdad?

– Si, es verdad. Hagun esta sorprendente en este año. También todos en Bunkyoku están en peligro.

Yagokoro alabó a los representantes de Hagun con una voz lamentable. Pero en respuesta, Kagami hizo una risa irónica en desacuerdo.

– Una vez más, estas  jugueteando, pretendiendo que ustedes van a perder. Señorita Bunkyoku, ¿No tienen a algunas personas irrazonables participando en el Festival?

Bunkyoku era prestigiosa incluso entre las escuelas prestigiosas, habiendo monopolizado el podio del ganador por varios años consecutivos. La fuerza del equipo que incluía la actual Rey de Espadas de las Siete Estrellas, el representante Yuudai Moroboshi, era renombrado no solo en Japón sino también en el extranjero.

Sin embargo… dejando de lado a ese miembro del renombrado equipo de representantes, había un hombre quien se había anunciado a sí mismo como representante de Bunkyoku, repentinamente haciendo su entrada en el último momento. Ese hombre era un caballero de Rango A entre los estudiantes de Japón, quien llevaba el sobrenombre del ‘Emperador de la espada del viento’, Ouma Kurogane.

– Ese caballero de Rango A entró al Festival de Artes de las Espada de las Siete Estrellas como estudiante de tercer año a pesar que no participo durante su primer o segundo año. Los representantes de Bunkyoku estaban realmente sorprendidos al ver esto por primera vez.

– También estaba sorprendido. También pensé que ese hombre definitivamente tampoco participaría en este año. Supongo que su entrada significa que Bunkyoku, ¿está tratando de poner tanto poder como sea posible en el torneo?

La Princesa Carmesí, un caballero de Rango A. había venido de un país extranjero.

El Peor había derrotado a Raikiri con un solo corte.

También de otras academias, este año tenían un índice inusual de estudiantes de primer año.

Antes que la competencia incluso hubiera empezado, parecía que ya estaban en alboroto. Parecía que no tenían más elección que poner a Ouma, quien incluso era un caballero de más alto rango que Moroboshi, el Rey de Espadas de las Siete Estrellas. ¿No fue por eso que la inscripción fue aceptada? Esto era lo que Komiyama y Kagami conjeturado.

Pero Yagokoro negó con su cabeza.

– No, no. El emperador de la Espada del Viento no es del tipo que escucha a la escuela, ¿saben? Para empezar no viene a la escuela, así que ¿Quién sabría cómo contactarlo? Entrar fue la decisión del mismo Emperador de la Espada del Viento. Debido a eso, también estuvimos completamente sorprendidos.

– Entonces, ¿No fue por la decisión de la academia?

– Nop.

– ¿En serio? Bueno, incluso si fue su propia decisión, probablemente era lo que la Academia también quería.

– Es probable. Entonces rápidamente decidieron una batalla de selección con el sexto mejor Shibata-kun, para ver quién sería el representante.

– ¿Y Ouma-san ganó?

– Honestamente no puedo llamarlo un encuentro. Si decimos que el oponente estaba en mala forma, podemos dejarlo ahí.

El rostro de Yagokoro estaba colorido por dolor mientras ella respondió. Probablemente Shibata sufrió una cruel derrota.

Sin embargo…

– Habría sido malo para Shibata-san, pero la rareza del Emperador de la Espada del Viento es buenas noticias para las noticias de nuestro club, ¿verdad?

– Exacto. Para dar honor a eso, daremos un espacio extravagante a la historia.

– Hay muchas voces en la red quienes buscan una confrontación entre la Princesa Carmesí y el Emperador de la Espada del viento.

– Es entendible. Cualquiera quisiera ver un encuentro entre del estudiante de Rango A traído por el Reloj Mundial y la Princesa Yaksha.

Una batalla legendaria entre ellos dos ya se volvió un tema candente. Esa batalla extrañamente estaba siendo promocionada como una confrontación entre Hagun y Bunkyoku, Japón del este versus el Japón del oeste y ya estaba animando la mente del público.

– …Bueno, es una historia vergonzosa para nosotros de Donrou quienes también estamos en Tokio.

– Pero también estoy interesado en la revancha del Peor contra el Devorador de Espadas, ¿sabes?

– Honestamente, ese es mi único salvador. También estamos poniendo este año nuestras expectativas en él. Su comportamiento es problemático, pero el sentido del Devorador de Espadas en los combates de corta distancia es de un alto nivel… Pero basados en eso, la competencia de este año se enfoca en…el Peor, después de todo.

Aunque anticipaba como participaría su compañero de la academia, el Devorador de Espadas, los sentidos de reportero de Komiyama le decían que la persona secreta de la competencia de este año no era el Devorador de Espadas sino Ikki, y lo dijo.

– Con los rumores de una relación privada después de su confrontación con la Princesa Carmesí, y distinguiéndose a sí mismo más y más en el escenario central con su victoria contra Raikiri, uno se pregunta a que otros campeones nacionales derrotara este famoso Rango F… Ese tipo de pensamientos, cualquiera tendría ideas similares. Extraoficialmente, parece que hay muchas personas que quieren hacer un reporte especial acerca del Peor antes que comience el Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas.

– El hermano menor del Emperador de la Espada del viento, quien derrotó a la Princesa Carmesí y aplastó a Raikiri con un solo corte…Bueno, ese puede ser un trato natural.

Yagokoro estaba de acuerdo.

Cerca de ella, Kagami sonrió en secreto. Estaba feliz por la persona que ella había reconocido, a quien siempre había seguido y observado. Era la confirmación que tenía un buen ojo, pero más que eso, sabía las circunstancias del caballero llamado Ikki Kurogane quien ha superado todo tipo de obstáculos para llegar a este punto, así que la ponía extra feliz.

«Bueno, no es bueno poder de lado a los otros miembros del equipo.»

Pero Kagami decidió que no podía hacer nada, dada su conexión con Ikki.

«Después de todo, no hay ninguna chica que no animaría a un chico que es sincero y serio.»

Así que no se podía hacer nada. Si.

– ¿Hmm?

Repentinamente, cuando volteó a mirar nuevamente a Ikki, Kagami vio a alguien al filo de su visión periférica. Era una joven chica de cabello rubio ceniza, quien estaba mirando a Ikki desde los banquillos como ellos lo estaban haciendo.

– Oye, ¿esa no es la ‘Sonrisa Glacial’ de Kyomon?

– Es verdad. ¿Vino a vigilar al Peor?

– Me voy.

– Definitivamente hare que comente… wow. ¡Komiyama-san ya se fue!

– ¡Espérame, Komiyan! ¡No te perdonare si monopolizas esto! Nagi-san, regresaré a entrevistarte, ¡oye!

Después de obtener el consentimiento de Arisuin para una promesa astuta temporal, Yagokoro corrió persiguiendo a Komiyama.

Pero Kagami no los siguió, por el momento. Se quedó con su compañía, Arisuin. Después de todo, sería malo dejarlo atrás de esa manera, así que Kagami preguntó a Arisuin.

– ¡Alice-chan! También tengo que irme, ¿me esperarías aquí?

Pero Arisuin no respondió inmediatamente. Estaba mirando hacia abajo con una expresión pensativa, como si sus pensamientos estuvieran en otro lado.

– ¿… Alice-chan?

– ¿Eh? Ah, lo siento Kagami. Me perdí en mis pensamientos por un momento. ¿Qué fue lo que dijiste?

A Arisuin quien había respondido después de la segunda vez, Kagami informó nuevamente del asunto de la entrevista de la Sonrisa Glacial. Arisuin rápidamente hizo una sonrisa despreocupada.

– Claro que está bien, Kagami. Buena suerte con la entrevista, Estaré aquí.

– … Si, ¡Entonces, nos vemos luego!

Diciendo eso, Kagami corrió detrás de los dos quienes ya se habían ido.

Mientras lo hacía, pensó que es lo que le preocupaba a Arisuin. ¿Por qué estaba perdido en sus pensamientos? Ya ha pasado varios meses desde que se conocieron, pero este tipo de cosas nunca había pasado antes, ¿Arisuin falló en escuchar a lo que la otra persona está diciendo? Ni siquiera una vez.

«Será que, ¿Alice-chan también está nervioso justo antes que el Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas?»

Si no es eso, entonces el tema que estaban discutiendo antes, Arisuin se quedó callado… la plática acerca de Ouma Kurogane, ¿Quizás estaba preocupado por algo acerca de eso?

Pero después de pensarlo un poco, Kagami pensó…

«Bueno, todos tienen su momento en blanco aquí y allá.»

En cualquier caso, tiene que aprovechar la oportunidad de entrevistar a la Sonrisa Glacial. Kagami inmediatamente, sacó la duda de su mente. Afortunadamente, la entrevista de Komiyama acababa de empezar para el momento en que llegó Kagami.

– ¡Hola! Soy Komiyama del club de periodismo de Donrou. Mikoto Tsuruya-san, ‘Sonrisa Glacial’, después de ver la batalla de entrenamiento que acaba de suceder, que piensa de Ikki Kurogane, el Peor… Quiero decir, ¿El Rey de Espadas sin Corona? Ha sobrepasado a los ocho mejores de la nación como usted, ¿verdad?

Una entrevista repentina. Pero un miembro de los medios sería probablemente usado para confrontar incluso a alguien tan importante como Tsuruya. En esta sorpresiva situación, tampoco hizo una cara desagradable.

– Hmph. No debería ser tan precipitado, Sr. Reportero.

Con una expresión muy ensayada, hizo una sonrisa seria.

– ¿Qué pienso de él? No hay sentido en hablar de eso. Creo que para nosotros los caballeros, solo el resultado de las batallas cuentan. Y el escenario para la batalla ya está en su lugar… ya sea que nos supere o no, quedará claro muy pronto. De esa forma, cruel como pueda ser, va a ser expresado más claramente que con mis palabras.

Anunciando esto, Tsuruya dejó escapar un pequeño espacio entre sus labios. Esa sonrisa, más fría que cualquier cosa, dejo a los tres periodistas temblando con escalofríos recorriendo sus columnas.

– Jaja. Bueno, si me disculpan…

Expresando sus intenciones a los tres quienes se habían congelado por el terror que provocó su sonrisa. Tsuruya volteo hacia la salida de la arena de práctica. Su simple respuesta les dejó en claro a los tres reporteros, pero su regreso digno tampoco dejó la más mínima duda de su confianza y su fuerza.

– Esa es la dignidad que esperarías de los mejores ocho, ¿huh?

– Que presencia tan impresionante. Pensé que me había congelado por un momento.

Yagokoro y Komiyama dejaron salir voces de admiración. Kagami tenía la misma sensación, pero su fe en Ikki era más grande. Ya que Ikki derrotó al Devorador de espadas quien también estaba entre los mejores ocho, e incluso a Raikiri quien estaba entre los mejores cuatro.

«Debido a eso, no hay necesidad de perder mi compostura.»

Pero aun así…

Los mejores ocho de la nación no era un puñado de personas tan fáciles como Kagami pensaba. Tsuruya, quien había salido de la arena de práctica, habló con un compañero representante de su misma Academia al salir.

– Ah, Miko-chan. ¿Qué piensas de los representantes de este año de Hagun? Si eres tú, creo que puedes ganar sin problema.

Respondió con una sonrisa que personificaba el nombre de la Sonrisa Glacial.

– Absolutamente imposible.

Era una clara declaración. Si, la Sonrisa Glacial, Mikoto Tsuruya quien era más fuerte que Kagami y los otros pensó. Y así, media exactamente la fuerza y habilidad de sí misma con los demás. Por esa razón, lejos de los tres en la arena, el verdadero yo de la Sonrisa Glacial se podía percibir.

Sabía que no podía ganar en contra del Peor.

– Quiero decir, incluso fue rodeado por tres caballeros profesionales, ¿sabes? Es imposible para mí.

Hablando con una voz lamentable, Tsuruya se arrimó en una pared cercana. En sus oídos, pudo escuchar el ajetreo en la arena de práctica.

«Oigan, ¿Ese no es Torajirou Nangou?»

«¡El entrenador que trajeron para el Peor es el Dios de la Guerra! ¡Eso es demasiado exagerado!»

– Imposible…

Desplomándose en contra de la pared, Tsuruya se deslizó hacia el suelo. Solo deseaba una cosa.

– Ahh, ¿Por qué no puedo evitar pelear contra ese grupo de monstruos…?

… De esta forma, la existencia herética conocida como el Peor se volvió bien conocido.

Yuudai Moroboshi, el Rey de Espadas de las Siete Estrellas.

Un caballero de Rango A, Stella Vermillion, la Princesa Carmesí.

Enumerando a los favoritos para el Campeonato del Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas, esos eran los que hicieron reconocer sus nombres.

¿Qué tan lejos puede progresas al luchar contra ese grupo de guerreros? ¿Cuánto escandalo puede crear el caballero sin corona Rango F?

Los miembros del equipo y espectadores, todos empezaron a mirar sus esfuerzos.

 

Parte 4

El campamento de entrenamiento de Kyomon no tenía horario. Los entrenadores que fueron llamados daban clases especiales, pero el participar dependía de la preferencia de cada representante. Esto era porque cada Blazer tenía su propia habilidad. La variedad eran grande y los exitosos métodos de entrenamiento también eran altamente divergentes, así que el hacer una programación amplia seria ineficiente. Por eso todos los estudiantes individualmente decidían sus propios programas de entrenamiento con la ayuda de sus amigos.

Por lo tanto, Stella le pidió a Ikki que fuera a correr con ella antes de la cena. Desde el campamento de entrenamiento al centro comercial había una distancia de 10 kilómetros. Para ellos dos, no era una distancia a la cual se le podía llamar entrenamiento. Si a alguno de los dos se le preguntara, él o ella dirían que sería algo cercano a una relajación.

Stella estaba corriendo para distraerse a sí misma del disgusto que sufrió por la derrota ante Raikiri. Sin embargo…

– ¡Uuu! ¡Ahh! ¡Después de todo me molesta…!

En un banco donde los dos estaban tomando un descanso, en un parque cerca del distrito comercial que era su punto de retorno, Stella pisó muy fuerte con su pie de una forma de frustración infantil.

– ¿No te has refrescado al correr?

– ¡No! ¡No lo he hecho para nada!

Habían ido al doble de velocidad de su ritmo habitual, y ella había lavado su rostro en una fuente de agua ubicada en el parque, pero el ánimo de Stella no había cambiado ni un poco.

… Hablando honestamente, Stella también había sentido ligeramente, un presentimiento que Touka era más fuerte que ella, desde el incidente en Okutama o al ver el encuentro con Ikki. Pero ahora que este hecho se había puesto en frente de sus ojos, era fastidioso.

– Quiero decir, lo sabía antes que vaya a pelear, pero esa persona en verdad es muy fuerte.

– El combate a corta distancia de Touka prácticamente está al límite superior del poder, ¿sabes? Lanzarse con un ataque frontal es una táctica difícil de usar.

– Pero Ikki, ¿Pero no usaste esa táctica?

– … Bueno, no tenía elección. Desde cualquier otra distancia, perdería.

Su amor sonrió humildemente, y Stella sintió una pizca de envidia. Contra Raikiri, a quien ella no se pudo oponer, este chico sonriente con una apariencia dulce había ganado al destrozar desde la parte frontal de una forma impresionante. El encuentro de un solo impacto entre Ikki y Touka: ese instante de intercambio se había grabado en los ojos de Stella. Era esplendido y al mismo tiempo frustrante. Aun no tenía suficiente experiencia para alcanzarlo.

– De todos modos, para una persona así, solamente llegar a los mejores cuatro del último año, el nivel de Japón es realmente alto.

– Bueno, siempre está la suerte del sorteo para ver a quien te enfrentaras en el torneo, así que creo que puede haber personas aún más mejores que los cuatro, el cual Touka-san es miembro. En los cuartos de final, por supuesto que hay personas que pierden debido a las heridas graves en su cuerpo.

– ¡Es por eso que no tengo una excusa para perder! Ya hay dos personas que han derrotado a Touka-sempai, una de esas eres tú y el actual Rey de Espadas de las Siete Estrellas, así que no puedo estar perdiendo aquí. Mi meta es derrotarte y a todos los demás para convertirme en el Rey de Espadas de las Siete Estrellas. Además… hay un oponente el cual me preocupa.

– ¿Un oponente que te preocupa?

– El que proviene de la Academia Bunkyoku, justo como el Rey de Espadas de las Siete Estrellas. Ouma Kurogane.

Al momento en que ese nombre salió de la boca de Stella, la expresión de Ikki se puso rígida notablemente. Ante esa reacción, Stella estaba convencida.

– Como lo pensé, él es el mismo Kurogane, al igual que tú y Shizuku, ¿verdad?

– Sí. Es mi hermano mayor.

– No sabía que tenías un hermano mayor. No, en primer lugar es la primera vez que escucho que hay un caballero de rango A igual que yo entre los estudiantes de Japón.

– Bueno veras, por los dos años que entro a la escuela de caballeros, no, incluso en los cinco años como estudiante de secundaria, su situación fue casi completamente desconocida.

– ¿Eh? ¿Desapareció?

– No, eso no es del todo cierto. Solo sucedía ocasionalmente, pero parece que estuvo en contacto y también fue visto en público. Pero parece que iba a algún lugar por un día o dos. Y no participó en ninguna competencia por cinco años. Era campeón en la liga de la escuela primaria y había muchas personas quienes lo tomaron en cuenta, pero con cinco años al no mostrar el tipo de talento que tenía, la sociedad perdió interés en él. En cuanto al tipo de atención que tiene, creo que Shizuku tiene más por el momento. Así que es natural que no sabrías nada de él, Stella.

– Lo entiendo. Si ha estado ausente de encuentros públicos por cinco años, eso sería de esperarse.

Pero si ese era el caso…

– Me pregunto, ¿Por qué alguien así reaparecería aquí? Ikki, ¿sabes algo acerca de eso?

Stella le preguntó a Ikki de esa forma, y el negó con su cabeza.

– No, no tengo idea.

– ¿A pesar de que es tu propio hermano?

Ante esas palabras, Ikki rio de una forma amarga y preocupada.

– Además de mí, que fui expulsado de la familia, también mi hermano Ouma lo fue, así que jamás tuvimos contacto. Para mí, es el alguien incluso más distante que mi padre. Debido a eso, es alguien a quien realmente no conozco en lo absoluto. Es solo que, bueno, si tuviera que decir que tipo de impresión tengo de él, diría que es una persona increíblemente estoica.

– ¿Estoica?

– Nacer significa convertirse en alguien fuerte… era ese tipo de persona.

– ¿… No es como tú, Ikki?

A Stella quien dijo lo que estaba pensando, Ikki negó con su cabeza nuevamente.

– No puedes compararme con eso. Ouma no tenía ningún interés más, además de volverse fuerte. No tenía ningún interés en un hermano menor más débil que él, No tenía ningún interés en una hermana más débil que si mismo. No tenía ningún interés en un padre más débil que él…Incluso declaro en una entrevista que su razón en no entrar en el Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas era porque ‘No hay ningún oponente digno de pelear contra mí’.

– En verdad tiene mucha confianza en sí mismo.

– Pero tiene la fuerza para justificar eso. Y para mi hermano Ouma a quien no le importa nada excepto volverse más fuerte, el aparecer en el Festival de Artes de la espada de las Siete Estrellas, seguramente no tiene otro motivo que volverse más fuerte. Así que… esta es mi única suposición, pero creo que la meta de Ouma eres tú, Stella. Un estudiante de Rango A igual que él. No eres alguien con lo que se cruzaría a menudo en este mundo. Si fuera el, definitivamente estaría pensando en pelear contigo.

Ante esas palabras, Stella también estuvo de acuerdo. Sería una mentira si dijera que no estaba interesada en un camarada, un estudiante de Rango A. Si pudiera, intentaría tener un encuentro con él. La probabilidad que su oponente piense lo mismo era alta.

– Por cierto Ikki, por lo que has visto, ¿Qué piensas de la fuerza de Ouma?

– Es exactamente como él lo dice.

– ¿Cómo él lo dijo?

– ‘No hay ningún oponente digno de pelear contra mí’… su verdadera fuerza coincide con su presunción.

Ante el aire de tensión que salía de Ikki mientras aclaraba eso, Stella sintió un escalofrío. En una palabra, lo que Ikki había dicho fue que Ouma Kurogane tenía una fuerza que no se puede comparar a la de Raikiri, incluso podía ignorar al actual Rey de Espadas de las Siete Estrellas.

La tensión que se había esparcido de las palabras de Ikki, tuvo que hacerlo recordar la presión de su hermano participando en una competencia. Solo con hablar del pasado cuando Ouma era un niño, no era ninguna persona ordinaria. Y si Ikki tuviera que encontrarse a un enemigo así en la competencia…

También para Stella, esto se estaba convirtiendo cada vez menos en una situación donde podría perder ante alguien del nivel de Raikiri.

– Lo he decidido. Antes que este campamento de entrenamiento termine, ¡Definitivamente me volveré más fuerte que Touka-sempai!

Faltaba cinco días para que el campamento de entrenamiento termine. Con una batalla de entrenamiento al día, con el día de hoy significaban un total de seis batallas que pelear. Ganaría más que las que perdería. Con una voz fuerte, Stella declaró su meta. Y ya que Stella era capaz de ponerse una meta precisa, su cuerpo palpito ante su convicción. Ya no estaba con el ánimo de descansar en el parque. Stella se levantó del banco y apresuró a Ikki.

– ¡Ikki! ¡Volvamos rápido al campo de entrenamiento! Después de cenar, entrenaremos más…

Pero en ese momento.

*Gruñido~*

Un ruido extremadamente lindo salió del estómago de Stella. Además, si había niños jugando afuera a esta hora, el parque estaba vacío, lo que significaba que el sonido resonó indiscriminadamente por el área…

– Jaja, que sonido tan adorable.

Ikki se burló de Stella. El rostro de Stella se enrojeció como una manzana por la vergüenza.

– ¡N-No puedo evitarlo! ¡El día de hoy me moví bastante! Y además es justo antes de la cena…

– Si, es verdad. Que estés hambrienta significa que trabajaste duro, Stella. No es nada por lo que tengas que estar avergonzada.

– V-Verdad. Es bueno que lo entiendas.

– Pero tampoco es bueno que te abstengas de comer, así que vamos a comer algo.

Diciendo eso, Ikki se levantó y tomó la mano de Stella cuyo rostro estaba enrojecido y mirando hacia abajo por la vergüenza.

– Ah.

Stella estaba sorprendido porque su mano fue cogida repentinamente. Pero Ikki no le puso atención a eso.

– Si vamos al distrito comercial, deberíamos encontrar algo, así que sopórtalo por un momento.

Con una sonrisa, tomó la mano de Stella y comenzó a caminar.

 

Parte 5

El distrito comercial al anochecer era preferido por los estudiantes de secundaria en las vacaciones de verano y por las amas de casa para comprar la cena para sus familias, En medio de eso, Ikki y Stella caminaban tomados de la mano.

Mientras hacían eso, escuchaban voces susurrantes.

«¿Esos dos no son, la princesa de Vermillion y el hijo de la familia Kurogane quienes han salido en las noticias últimamente?»

«Ahh, ¿las noticias acerca de la princesa siendo engañada y abusada?»

«Escuche que eran rumores falsos.»

Temas acerca de la asociación entre ellos dos venían uno tras otro, y no solo era Stella, sino también Ikki cuyo rostro ahora era ampliamente conocido en la sociedad, tampoco eran solo sus rostros, pero también los detalles de su relación también. Fue por eso que los dos sobresalían mientras caminaban, a pesar de que era desagradable.

«¡Mira, mira! ¡Están tomados de la mano! ¡Realmente es cierto que van enserio!»

«Quiero decir, mirándola en la realidad, esa princesa es muy hermosa.»

«Que linda…quiero salir con una chica como esa…»

Ante las miradas curiosas que los miraban, los oídos de Stella se pusieron un poco rojos. Razonablemente se había acostumbrado a ser observada en la escuela como una pareja, pero siendo observada como novia y novio por las personas fuera del campus aún era embarazoso sin importar cuanto lo piense.

Ikki suponiendo que Stella estaba pensando en esto, habló.

– Oye Stella, si estás avergonzada, ¿Podemos dejar de tomarnos la mano?

Lo hizo por consideración después de notar que Stella estaba sonrojándose debido a las miradas alrededor de ellos. Pero Stella…

– No estoy… avergonzada… para nada…

… dijo una mentira.

Ciertamente estaba avergonzada, pero en verdad le encantaba tomarse de la mano de esa forma.

– Si eso es verdad, entonces está bien. Pero no te presiones a ti misma.

¿Entendía Stella la sutileza de la situación? Ikki sonrió un poco, él la agarro con un poco más de fuerza, y una vez más empezó a caminar y llevándola consigo.

Mirando el rostro de Ikki de perfil, Stella pensó.

«¿Qué es esto? Ikki ha cambiado un poco.»

El chico que conocía Stella como Ikki Kurogane desde cualquier punto de vista no es lo que uno llamaría asertivo. Al igual que ella, era la primera vez que le gustaba a alguien o salía con alguien, así que era una relación en donde los dos tímidamente tomaban el papel de novios.

Pero recientemente, la atmósfera alrededor de Ikki había cambiado… extrañamente se había vuelto proactivo. Por ejemplo, al agarrar la mano de Stella hace un momento. Habían disfrutado de ese tipo de contacto físico antes, pero hasta ahora, era difícil decir quien puso una mano encima de la otra. Pero últimamente, había sido diferente.

«Esta mano es…fuerte y… firme…»

No era un toquen espontaneo, sino más bien era el firme agarre de Ikki. Y justo ahora, no estaba preocupado acerca de las miradas alrededor de ellos, sino estaba sosteniendo su mano con dignidad. Sabiendo las virtudes habituales de preocupación y sinceridad de Ikki, Stella quien estaba un poco ansiosa no pudo evitar sorprenderse por este cambio. ¿Exactamente qué es lo que causó este cambio en su mentalidad? Por eso, Stella habló con Ikki de esto abiertamente.

– Oye Ikki, recientemente he notado que has cambiado un poco.

– ¿He cambiado?

– Te has vuelto un…poco agresivo, un poco más seguro que antes.

«… Un poco más varonil, un poco más impresionante…»

Ante la declaración de Stella, Ikki mostró una expresión de sorpresa por un instante. E inmediatamente, se sonrojó y rascó su mentón y entonces respondió.

– ¿… Supongo que lo notaste, Stella?

La respuesta de Ikki mostraba que estaba al tanto de su propio cambio.

– Discúlpame, estaba tratando de ser un poco más valiente.

– ¡N-No es como si me molestara! Solo me estaba preguntando que lo causó.

– No creo que realmente tenga una causa…

Ante las preguntas lanzadas hacia él, Ikki empezó su explicación de esa forma.

– Es solo que, desde que me confesé, he sentido una atracción hacia ti creciendo fuertemente desde adentro, que incluso a mí me sorprendió. Un sentimiento que no puedo evitar. Que esta persona es mi preciosa chica.

Habló acerca de la razón del cambio, de la cual Stella quería saber. La confesión que hizo después de la batalla contra Raikiri, se había vuelto un punto decisivo para él. Hasta ese punto, Ikki tenía pensado en amar a Stella más que a nadie, pero después de que sus fuertes sentimientos habían sido confirmados al intercambiar palabras, el deseo hacia ella se había vuelto más fuerte y no se podía comparar a lo que sentía antes. El sentimiento que no iba dejar ir a esta chica con alguien más se había vuelto más fuerte.

Como resultado, una inseguridad había nacido dentro de él. El fuerte sentimiento de un hombre al proteger a su mujer. Y esa inseguridad le había dado a Ikki una firmeza que no había tenido antes.

– Al punto de querer abrazarte en este mismo momento… Pero creo que decir eso no es muy decente, ¿verdad?”

Ikki dijo lo que sentía en su corazón, aunque sonaba un poco embarazoso. Ante la confesión de Ikki, Stella sintió que su pecho latía como un tambor.

«Ikki…»

Ese latido, era la dulzura emergiendo desde el fondo de su corazón que la hacía sentir ansiosa.

¿Por qué? La razón era obvia. Ya que la persona que amaba estaba declarando algo en este momento, que con las palabras no serían suficientes.

Tú eres mía. No voy a permitir que alguien más te tenga.

Y al mismo tiempo, la presión abrumadora de sus alrededores se desvaneció.

Ella es mi mujer. No la toquen.

Ante este entendimiento, Stella había ocultado sus suaves mejillas.

«Ikki, eres tan lindo…»

Honestamente, era adorable. A pesar que era inmaduro, estaba tratando de monopolizar a su mujer con toda su fuerza. No podía evitarlo cuando se comportaba así de lindo. Probablemente Ikki no disfrutaría que piensen de esa forma, pero en lo que le respectaba a Stella, Ikki estaba actuando tan lindo que sentía que se mareaba.

Tenía que recompensar esto sin importar que. Como la chica de alguien, como su chica. Entonces Stella… tomó de su brazo con su mano y lo abrazó.

– ¿S-Stella?

– Si hacemos esto, todos entenderán que soy tu chica, ¿verdad?

Sonriendo. Stella presionó el brazo de Ikki contra su mejilla. Ya no le importaban las miradas que la observaban por todo lado. Más que esas cosas triviales, el chico que estaba tratando de monopolizarla con toda su fuerza había creado un sentimiento mucho más fuerte.

Pero para Ikki, quien estaba tratando de sostener su mano y caminar con una cara estirada. El comportamiento de Stella al aferrarse a él, había creado una situación donde no podía mantener la calma. Ya que fue el que quería esto, no podía decirle que lo suelte porque tampoco estaba avergonzado.

– E-Es verdad. Buen idea. Si…

Rakudai_Vol_4_Pg_55Ikki continuó caminando mientras trataba de estar calmado lo más que pueda, pero sus mejillas estaban brillando por la vergüenza y la mano que está sosteniendo Stella se había empapado de sudor.

– Jeje…

Ante tal engaño, Stella no podía evitar encontrarlo encantador.

«…De alguna manera, en este momento estoy realmente feliz…»

Con su boca formando una sonrisa, Stella dejo que Ikki tomara el control de la caminata. Cualquiera alrededor de ellos los viera probablemente pensarían que son una pareja coqueta e idiota. Stella seriamente asumió que no era algo que podía hacer algo al respecto. Después de todo, estaban enamorados.

«Abrázame firmemente, mi príncipe.»

Esta cosa vergonzosa no salió de su boca, pero fue suspirada dentro de su corazón.

Pero en ese momento…

– ¿Hmm?

Los pasos de Ikki se detuvieron de pronto.

«¿Encontró algún lado para comer?»

Eso fue lo primero que pensó, pero Stella instantáneamente se dio cuenta que no se trataba de eso.

La línea de visión de Ikki estaba en la dirección opuesta a donde estaban yendo y su rostro estaba de un color sombrío.

 

Parte 6

– ¿Qué pasa?

– …Esa persona de hace poco.

Ikki, miró directo a la espalda del hombre vestido con ropa de trabajo quien había pasado al lado de ellos, respondió de esa forma.

–  ¿No te pareció extraña la forma de caminar de ese hombre?

– ¿Quizás estaba herido?

– No…

Ikki también pensó en eso en un principio, pero…

«Probablemente no se trata de eso.»

Tomando aire profundamente, incremento su concentración. Mirando a la parte posterior alejarse, asimilo la contextura física del hombre, su altura y su anchura. Comparó los músculos unidos a esa complexión a sus ideas preconcebidas en como los cuerpos se juntan. Si, ese hombre estaba caminando de una forma extraña. Los pasos no iban de izquierda a derecha de una forma regular. Pero no había señal de ninguna herida u otro obstáculo. Pudo ver que varios ligamentos estaban llevando a hombre hacia delante de forma normal.

Pero era tan inanimado. El hombre estaba caminando como si su cuerpo estuviera fuera de lugar.

«Puedo ver que hay algo arrugado en su lado. ¿En el bolsillo derecho?»

Una mano que fue metida en el bolsillo derecho en la cintura. En las arrugas que se presentaban en la ropa de trabajo no solo estaba la mano. La mano derecha estaba sosteniendo algo, guardada en el bolsillo. De alguna manera era larga y grande. Por ejemplo… un cuchillo de supervivencia, o algo así.

«…Por su ropa, puede ser un electricista.»

Era común que un electricista cargara un cuchillo para cortar la cubierta exterior dura de los cables eléctricos. Los cuchillos que los electricistas usan eran muy grandes, pero su conocimiento acerca de esas cosas era escaso, y quizás solo era la preferencia de un individuo. Pero mientras pensaba esto, Ikki claramente se dio cuenta por un instante.

Desde el borde de la gorra que el hombre estaba usando en su cabeza, algo dentro de ella brillo. Eran los ojos inyectados de sangre de una bestia salvaje enfocada en su presa. Eran los ojos de una persona llena de odio.

Puede ser la mirada irritada de alguien quien no ha dormido lo suficiente. Además, la cosa que estaba en el bolsillo también puede ser una herramienta ordinaria de trabajo. Ambas posibilidades quizás eran más probables que la suposición del peor de los casos de Ikki. Pero… era imposible que sacara de su mente el peor de casos. Su premonición no cedería.

– …Okey.

– Ah, Ikki, ¿A dónde vas?

– Espérame un momento.

Ikki apartó su brazo derecho que Stella estaba sosteniendo y se acercó al hombre que estaba usando ropa de trabajo.

Podía empezar hablando, y encontrar una forma de saber qué es lo que lleva en ese bolsillo. Si solo estaba malinterpretando, eso estaría bien. Solo necesitaría disculparse. Si su disculpa no era aceptada, bueno, podía aceptar meterse en un pequeño problema. Ya que ese era el caso, si pudiera calmar los pensamientos del peor de los casos que habían llamado su atención…

Pensando eso, Ikki lo llamó… en ese momento, el hombre en ropas de trabajo repentinamente dejó de caminar.

El lugar en el que se detuvo era la décima calle del distrito comercial. Era en la mitad de donde pasa mucha gente. ¿Por qué se detuvo en un lugar que ni tiene nada a dónde mirar? La respuesta era…

– ¡Diablos! ¿Qué haces parado en medio de la calle, anciano?

Al momento en que algunos niños de escuela secundaria chocaron con el hombre, todo esto de volvió lógico.

– Heee…

Dejando salir un extraño silbido chillante, el hombre se movió. Empezó a sacar rápidamente con su mano derecha lo que estaba en su bolsillo. En ese momento interminable, Ikki miró más allá de como fluía el tiempo con su concentración enfocada y con su percepción del movimiento mejorada.

Correctamente había identificado la cosa resplandeciente a través de la pequeña abertura que vio en el bolsillo del hombre. Era el filo de la cuchilla que brillaba intensamente, un grueso cuchillo de supervivencia. En la mitad de la intersección, solo había una razón para sacar una herramienta así.

La peor posibilidad que Ikki había sospechado se hizo realidad. Y mientras sentía que su predicción dio justo en el blanco, Ikki se movió.

Con su concentración viendo fluir el tiempo lentamente alrededor de él, era más rápido que nadie. Pasando a través de los peatones que van y vienen. Ikki corrió a detener la mano del hombre que sostenía la cuchilla. La distancia al hombre era menos cinco metros. El hombre aun no sacaba la mitad del cuchillo y el grupo de estudiantes de secundaria en frente del hombre aún no se habían percatado del peligro.

«¡Puedo lograrlo…!»

Con la velocidad de Ikki, había bastante tiempo. Corriendo, Podía golpear al hombre desde la espalda y dejar al hombre inconsciente. Antes que el filo del cuchillo sea sacado completamente, podía arreglar el problema. Aunque podía causar un pequeño alboroto, podía evitar que una tragedia sucediera. Era todo lo que Ikki sintió desde el momento en que pasaron entre sí, pero por suerte la agudeza del ingenio de Ikki se había percatado de eso. De hecho, hasta ahora todo esto era lo que Ikki consideró la peor posibilidad posible.

Pero al siguiente instante, algo que no había previsto sucedió.

– ¡Waa! ¡Espera, espera! ¡No lo hagas!

La fuerte voz de una chica resonó desde algún lugar y antes que Ikki llegara a donde el hombre estaba, el propietario de esa voz se aferró al brazo del hombre.

«¡Eh…!»

Sucedió justo antes que el cuchillo pudiera ser sacado completamente del bolsillo.

Si una persona normal no hubiera mirado desde el principio al bolsillo que el hombre estaba vigilando atentamente, ella no hubiera tenido tiempo para interrumpir esa acción con solo unos reflejos comunes. Solo alguien quien tenía la habilidad, que Ikki perfeccionó podría hacerlo. Es por eso que Ikki no había previsto que alguien tuviera una coordinación así. Alguien que atacara al hombre cuando su guardia estuviera baja era perfecto. Y aún más inoportuna, era una chica la que estaba junto al hombre, quien estaba bloqueando el ataque de Ikki.

No podía atacar. Al no tener elección, Ikki inmediatamente canceló la aceleración de su cuerpo y se detuvo.

Mientras tanto, la situación proseguía. La chica, con una fuerte voz de alguna forma, le gritó al hombre quien tenía un rostro de sorpresa ante la inesperada interrupción.

– ¡No puede hacerlo señor! ¡Incluso si su compañía lo despidió o tiene muchas deudas, considerar tomar la vida de alguien consigo en suicidio seria…!

Pero su grito fue escuchado por todos en los alrededores…

– ¡O-Oye! ¡Este chico tiene un cuchillo!

– ¡Eh… Whoa!

– ¡Eeeeeek! ¡Va a matar a alguien!

Aunque la cosa aún no había sacada completamente de su bolsillo, todos podían entender la implicación de tener uno. El brillo que salía del bolsillo derecho del hombre causó un alboroto. Mientras las personas más cercanas a él retrocedían y los contenidos de las bolsas que cargaban eran derramados por todas partes, todos se apresuraron en alejarse de la intersección. En medio de eso, la joven que chica que se había aferrado al brazo del hombre…

– Ya que fallaste en lo que intentabas hacer, ¿vas a venir conmigo a la policía? Algo así hará que tu madre en el campo llore, sabes. Estará bien. Mientras estés vivo, la buena fortuna llegara a ti tarde o temprano, ¿verdad?

Sonriendo con un rostro hermoso que solo estaba sudando un poco, habló con una voz suave. Probablemente estaba tratando de calmar al hombre.

Pero el hombre no lo aceptó.

– ¡Maldita mocosa!

– ¡Uwa!

El hombre que había sido detenido, gritó con una voz enojada y se quitó de encima la chica con toda su fuerza. La delgada chica había sido lanzada lejos, y cayó sobre su espalda.

Una sombra cayó sobre ella. Era la sombra del cuchillo que el hombre estaba balanceando con una expresión extremadamente enojada en su rostro…

«¿Qué debería hacer?»

En ese momento, Ikki quien estaba mirando lo que pasaba desde el montón de personas que huían del área, dudando que es lo que iba a hacer.

Hablando apropiadamente, era el tipo de situación en donde no debería dudar, sino ir y salvar a la persona. Pero… había un factor que hizo que Ikki dudara. Era nada menos que la chica que había interrumpido esto.

No… no era ninguna chica. No escucho mal esa voz encantadora o había visto mal esos hermosos rasgos. Pero la ropa era… el uniforme masculino de la Academia Kyomon.

Y conocía ese rostro. Al principio no lo reconoció, pero después de mirarlo detenidamente, lo recordó. Después de que las batallas de selección terminaran, su compañera Kagami le había mostrado una lista de los estudiantes representantes para el Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas de este año. El rostro de esta persona estaba en una foto.

Ikki había olvidado el nombre, pero este era un Blazer que estaba al nivel del Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas. En ese caso…

«Ese tipo de persona no se hubiera metido en esto sin un plan.»

Ese tipo de persona no se aparecería despreocupadamente y dijera unas palabras cliché de un drama policial. Una persona así debe tener algún medio y habilidad para tomar el control de esta situación. Y puesto que no sabía qué tipo de habilidad tenia este chico, habría la posibilidad que el pudiera ser un obstáculo si intervenía. Ikki pensó eso acerca del chico.

«Así que tengo que dejar que él se encargue de esto, ¿verdad?»

Pero mientras Ikki sacaba esa conclusión, el chico con cabello rubio que estaba mirando al cuchillo descender… cubrió su cabeza y gritó.

– ¡A-Alguien ayúdeme…!

«¿No tienes ningún plan…?»

Mientras gritaba en su mente ante el grito de ayuda del chico, Ikki inmediatamente se empezó a mover. Ya no tenía tiempo para precipitarse, pero las pertenencias de las personas que huyeron estaban esparcidas por todo el piso.

Ikki balanceó un pie con fuerza hacia el tubo de lápiz labial, con el objetivo de golpear el cuchillo que se balanceaba.

– ¡Guah!

Al ser golpeado por un impacto inesperado, el cuchillo voló de las manos del hombre y cayó al piso. Al mismo tiempo, Ikki atacó y golpeó al hombre en el rostro, con su puño.

– ¡Gah!

El hombre cayó boca arriba sobre el piso con sangre saliendo de su nariz, y dejó de moverse. El puño de Ikki había dejado al hombre inconsciente con un solo golpe.

A cualquiera que este observando, probablemente era un desempeño realmente hábil. Pero…

– ¡Ha… haa… haa… haa…!

Pero el que lo hizo estaba sudando desesperadamente.

«¡Estuvo cerca…! ¡En serio esta persona no pensó antes de ponerse a sí mismo en esta situación…!»

Si Ikki no hubiera ido a ayudar al chico, sin duda el chico hubiera sido asesinado. En ese momento, el chico que estaba indefenso en contra del cuchillo que se balanceaba hacia él. Por no hablar de artes marciales, ni siquiera uso la magia de Blazer para protegerse a sí mismo, solo entro en pánico, se quedó frio, solo se encogió ante el oponente que blandía una cuchilla. Honestamente, el comportamiento descuidado del chico había sido más terrorífico que el del hombre que trató de atacar a cualquier persona en la calle

– ¡Ikki!

– Ha…Stella. ¿Puedes llamar a la policía para que arresten a este atacante?

– ¡Si! ¡Enseguida lo hare!

Después de pedirle a Stella quien había llegado tarde para informar a las autoridades, Ikki volteó hacia el joven chico quien todavía estaba en el piso, Ikki quería quejarse, pero el chico había hecho eso para detener la tragedia. Por eso, ninguna queja salió de su boca, e Ikki le preguntó al chico mientras le extendía una mano.

– ¿Estas herido?

– …Ah, no. Gracias. Me salvaste.

El chico hizo una sonrisa repentina y dio las gracias mientras tomaba la mano de Ikki.

– ¿Huh?

Repentinamente, sus ojos se hicieron más grandes mientras miraba el rostro de Ikki.

– ¿…Hmm? ¿Pasa algo?

Rakudai_Vol_4_Pg_69– ¡Ah-Ahh! Tú, ¿Por casualidad eres Ikki Kurogane?

– Err, sí. Es verdad, pero…

¿Qué es lo que pasaba? Al momento en que Ikki respondió la pregunta del emocionado chico extraño…

– ¡Wow! ¡Wow! ¡En verdad eres tú, en serio eres tú, Ikki-kun!

Y no muy pronto antes que el chico se levantara, le dio un abrazo a Ikki.

– ¡E-Ehhhhh!

– O-Oye, ¿Qué estás haciendo…?

Ante el abrazo inesperado, Ikki y Stella alzaron sus voces en confusión. Pero el chico continuó abrazando a Ikki sin preocuparse por nada.

– ¡Estoy tan emocionado! ¡A pesar que esperaba esto, conocerte por casualidad de esta forma, realmente soy afortunado!

Como si fueran amigos y encontrándose de nuevo diez años después, el chico estaba sonriendo y saltando de arriba abajo con todo su cuerpo. Los ojos azules moviéndose debajo de esas largas pestañas estaban derramando lágrimas de profundo cariño. El chico parecía sinceramente estar feliz por conocer a Ikki.

Pero debido a eso, Ikki estaba en un caos. ¿Por qué estaba feliz un chico al conocerlo?

– ¿Quién eres… t…?

Pero antes que Ikki preguntara, Stella fue más rápida. Olvidando llamar a la policía, ella quien ya no podía soportarlo más se apresuró y agarró el hombro del chico con un lindo rostro que estaba abrazando a su novio y lo quitó de encima con una fuerza bruta. Y se puso en frente del chico como si protegiera a Ikki.

– ¿Quién crees que eres? Por tus ropas pareces un chico, pero ¿eres gay? ¿También eres gay? ¡A pesar que ya tenemos a alguien así!

Stella le frunció el ceño al chico como si lo intimidara. El chico estaba asombrado al ser empujado repentinamente, pero inmediatamente comprendió que estaba mirando a Stella quien era la novia de Ikki y comprendió el enojo de Stella.

– Ahh, lo siento, Stella-san. No, no soy gay. Solo estoy emocionado y feliz por conocer a Ikki-kun.

Después de esta explicación, volteó a mirarlos para presentarse a sí mismo.

– ¿Cómo están? Soy un estudiante de primer año de la Academia Kyomon, Amane Shinomiya. ¡Como ustedes, soy un representante para el Festival de Artes de las Espada de las Siete Estrellas y… soy un gran fan del Rey de Espadas sin corona!

 

Parte 7

Después de eso, Stella e Ikki dieron su reporte al oficial de policía quien vino a arrestar al atacante y volvieron a lo que planeaban hacer, conseguir algo de comer. Entraron a una franquicia de restaurantes de hamburguesas. Los tres.

La tercera persona era Amane Shinomiya, el autoproclamado fan de Ikki a quien acaban de conocer. El vino porque quiso recompensarles por salvarlo del peligro.

– Nnn… ♪ Es la primera vez que vengo a un lugar como este, pero esta papa esta deliciosa, a pesar que está llena de grasa que se esparce por todo tu estómago y tiene bastante sal.

– Comer algo así de vez en cuando, por mí está bien. ¿Pero realmente está bien que nos invites?

Ikki preguntó eso mientras se sentó en frente de Amane. Ante la pregunta, Amane asintió con una gran sonrisa en su rostro atractivo.

– ¡Por supuesto! ¡Ikki-kun, eres un héroe, así que por lo menos tengo que invitarte a McRonald’s!

La palabra Héroe no era exagerado. Prácticamente hablando, si Ikki no hubiera intervenido, Amane habría perdido la vida. Viéndolo desde el punto de vista de Amane, probablemente se sentiría culpable si no hiciera algo así.

– … Entonces aceptaré tu amabilidad.

Comprendiendo esta situación, Ikki aceptó la bondad de Amane. Abriendo su hamburguesa, Ikki mordió un pedazo. Aunque no era una comida especialmente nutritiva, el estimulante sabor que se expandía por toda su lengua era placentero.

– Por cierto, Tu nombre es Amane, ¿verdad?

Repentinamente, Stella… quien ya había terminado su hamburguesa y devuelto su bandeja hace un tiempo… le habló a Amane.

– Dime Amane. Tenemos la misma edad y hacer que una princesa ponga ‘-san’ después de mi nombre es un poco embarazoso.

– Ya veo. Entonces no usare un honorifico, pero Amane, eres un representante de Kyomon, ¿no?

– Yap. Es verdad.

– Pero hasta ahora no te he visto en el campamento de entrenamiento. ¿En dónde estabas?

Ante la pregunta, Amane dejo salir un “aah” y respondió.

– Es porque no estoy participando en el campamento de entrenamiento. Hoy es la primera vez que vengo aquí, así que es normal que no me hayas visto.

– ¿En serio? ¿Entonces planeas participar desde hoy en adelante?

– No. Ahora también solo vine a llevar cosas que los participantes de último año pidieron e inmediatamente regresaré.

– Que humilde. Ya que has venido hasta aquí, también deberías participar.

– Ajaja…Bueno, a diferencia de ti, Stella-san, no estoy muy interesado en el Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas. Es solo porque tengo una rara habilidad, a pesar que no tengo ninguna fuerza física o algún conocimiento en artes marciales, fui escogido como representante.

Un estudiante que no estaba interesado en el Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas había sido escogido como representante. No era raro que eso sucediera en las academias que no usaban combates de selección como Hagun o Bunkyoku. Así que no era extraño. Amane probablemente no lo estaba diciendo solo para ser modesto. En ese caso…

– Entonces en contra del atacante, tu extraña habilidad no funcionaria, ¿verdad?

Ikki le dijo esto a Amane. En respuesta, Amane lo negó con la cabeza un poco, y respondió.

– ¿… Por qué crees eso?

– Solo por un proceso de eliminación. Amane-san, estoy seguro que no tienes ninguna experiencia en artes marciales basándome en tu complexión y tu reacción cuando el atacante vino hacia ti. A pesar de eso, tenías una coordinación inusual cuando agarraste la mano del hombre. Aunque no tienes un nivel alto en artes marciales, Fue la coordinación la que mostró una velocidad de reacción excepcional. Si no es por las artes marciales, entonces todo lo que queda es que es una habilidad de Blazer, creo.

Ante la pregunta de Amane, Ikki respondió con lo que pensaba. Cuando lo hizo, la sorpresa se expandió por todo el rostro de Amane.

– Ahh, como se esperaba de ti, Ikki-kun. Fuiste capaz de averiguarlo. Una percepción así no difiere de los rumores.

Era una expresión del criterio llamado ‘Espejo mágico brillante’, perteneciente al Rey de Espadas sin Corona. ¿Estaba Amane por ver algo así? Dijo palabras de admiración.

– Pero no puede decirte que tipo de habilidad es. Mi profesor me dijo que no bebía decirles a las personas de otras escuelas, así que lo siento.

– Ahh, era de esperarse, especialmente para personas como nosotros que somos compañeros representantes.

No había nada que ganar al informar al enemigo de tus propias habilidades, así que Ikki no tenía ninguna intención de preguntar.

– Pero Amane-kun… si tu habilidad no es para prevenir el ataque de un oponente, deberías ser más cuidadoso la próxima vez. Después de todo, es tu vida la que pones en peligro.

De hecho, Ikki le dio un consejo sincero a Amane por experiencia. Con un rostro serio, Amane inclinó su cabeza para disculparse.

– S-Si es verdad…estaba tan molesto que olvidé protegerme a mí mismo… si no hubieras estado cerca, Ikki-kun, ¿Qué habría pasado…? Realmente fui afortunado. Pero…

– ¿Pero?

– Pero ya que tuve suerte, pude verte en acción, y fue tan increíble…♪ Realmente estuviste genial, como un héroe…♪

En un cambio completo de su mirada de remordimiento, el rostro de Amane floreció una mirada de felicidad femenina. ¿Dónde podría uno encontrar una persona así de optimista? Le comenzó a doler un poco la cabeza a Ikki.

«… Bueno, no es un mal niño, pero…»

– Oh, es verdad.

Repentinamente, Amane alcanzó su bolsa como si acabara de recordar algo.

– …La verdad es que, ya que sabía que Hagun y Kyomon iban a tener un campamento de entrenamiento este año, tenía la esperanza de poder conocerte, Ikki-kun, así que estaba cargando algo para ti para que lo autografiaras. Um… ¿Te importa?

Con ojos brillantes, saco un pedazo de papel gigante, y le suplicó a Ikki.

– Eh, ¿Quieres que firme en ese costoso papel?

– ¡Yap! ¿Por favor?

– Err, no es como si pudiera negarme…

Ikki se quedó perplejo ante la solicitud de Amane. Después del duelo con Stella en la escuela, de alguna forma se había hecho popular, así que no era como si no hubiera personas pidiéndole un apretón de manos o que firme sus cuadernos. Pero no había nadie que trajera papel tan diligentemente para un autógrafo. Debido a eso, un simple plebeyo como Ikki por supuesto se pondría nervioso. Ser tratado como una celebridad, ¿no era extraño?

– Al ver un papel así de esplendido, no creo que mi firma se vería bien sobre esto…

Pero Stella opinó como si no estuviera completamente involucrada.

– ¿No está bien? Es solo de escribir tu nombre.

– Stella… pero aun así.

– Te idolatra hasta este punto. ¿No deberías responder al menos de esa forma? Además, el valor de tu autógrafo es para la persona que lo recibe, decidirlo.

– Ugh…

Ciertamente sonaba racional. Amane solo quería que Ikki firmara y trajo el papel para reflejar que tan importante era la solicitud, así que era irrazonable para Ikki que dudara de su propio valor.

Por eso Ikki aceptó el espléndido papel con un suave ‘Lo entiendo.’

– Pero en verdad no puedo hacer más que firmar mi nombre, ¿eso está bien?

– ¡No te preocupes por eso!

Entonces después de que Ikki lo confirmara y Amane reafirmara que debería firmar, escribió su nombre completo con caracteres inexpertos.

– ¡Whoa…! ¡Gracias Ikki-kun! ¡Lo voy a enmarcar y atesorarlo por el resto de mi vida…!

Recibiendo el autógrafo de Ikki, Amane salto de arriba abajo con alegría y poniéndolo junto a su pecho. Viendo una felicidad no muy diferente a la de un niño a quien le compraron el juguete que tanto quería, Ikki hizo una sonrisa torcida.

«¿Alguna vez pensé que alguien pondría mi nombre dentro de un marco y lo atesoraría de por vida…?»

Estaba feliz que alguien lo idolatrara hasta ese punto, pero Ikki no estaba acostumbrado a un trato así que era más vergonzoso que nada y empezó a sudar. Hasta que conoció a Stella, cosas como elogios y respeto estaban muy por encima de lo que podía esperar, así que quizás este sentimiento no se podía evitar.

Sin embargo, al contrario del estado de animo de Ikki.

– De todas maneras, realmente te gusta Ikki, ¿Verdad Amane? ¿Nos dirías que es lo que exactamente te hizo que te convirtieras en su fan?

Stella preguntó a Amane y el tema se enfocó más y más en Ikki.

– Me gusta como pelea. La forma en que derrota a cada adversario que se le ponga en frente con solo una espada, es inteligente y distinguido.

– Pero escuché que las grabaciones de sus batallas no salieron de la escuela.

– Es verdad, pero cada escuela tiene unos pocos ‘benefactores’ quienes lo suben. Especialmente Bunkyoku y Hagun. Las escuelas actualmente con estudiantes populares teniendo encuentros, invariablemente se filtran información. ¡Entonces el encuentro principal de Ikki-kun fue apreciado por todos! ¡Descargados a los datapads, transmitido cientos de veces, e incluso memorice sus palabras…! ¡Con mi gran debilidad, derrotaré tu invencibilidad…!

– ¡Buh!

Verse a sí mismo recitando esas palabras del encuentro contra Raikiri con una sexy expresión, Ikki apenas se las arregló para cubrir el exceso del refresco de jengibre que salió de su boca con una servilleta.

– ¡Esa frase distintiva es fascinante! ¡Ah, pero también me gusta la versión que dijiste durante la batalla con el ‘Cazador’!

– M-Mira, ¿podemos dejar de escuchar eso? ¿Detente? ¡Por favor detente! ¡Oye!

– ¡Con mi más grande debilidad, atraparé a tu fuerza más grande…!

– ¡Nooooooo!

– Cuando lo destruiste, no… atrapaste al cazador, te veías realmente elegante, ¿sabes?

– ¡Wa… no, por favor ya para! ¡Estaba realmente estresado en ese entonces! ¡Durante la batalla estaba enfadado! ¡Así que por favor perdóname, te lo suplico!

Sin ser capaz de soportan ni un poco de humillación, Ikki se aferró a Amane. Su rostro estaba tan rojo que podía estallar en llamas en cualquier momento. Pero Amane se veía insatisfecho por el sujetar de Ikki.

– ¿Eh… Por qué? Creo que te ves muy genial. ¿No estás de acuerdo, Stella-san?

Y Stella, a quien Amane estaba trayéndola a la conversación…

– S-Si, es verdad. Yap, Ikki es genial…Heh heh heh.

… estaba a punto de llorar, tratando de mantener baja la risa de su rostro.

– Stella, veo que tus palabras no coinciden con tu expresión.

Mientras lo pensaba, Stella volteó su rostro antes que negarlo. Bueno, ya que entendía sus sentimientos, Ikki no se opuso con fuerza. Si tenía que decirse a sí mismo, ¿Cómo podría decir esas palabras desvergonzadas? El estrés era una cosa terrible.

Pero en este lugar, el fan de Ikki siguió hablando acerca de las cosas que hacían a Ikki fascinante, a pesar de que estaba retorcido por las descripciones de su propia conducta.

– A pesar de que te ves tan genial peleando… pero me gusta más cómo te ves al lidiar con la batalla, Ikki-kun.

– ¿Cómo se ve Ikki cuando está lidiando con la batalla?

– Yap. Mi forma de decirlo puede ser irrespetuosa, pero sinceramente Ikki-kun parece haber renunciado a los atributos de un Blazer, ¿verdad? Al menos, no fue bendecido de esa forma. Pero Ikki-kun no permite que eso se muestre. Sin importar que tan fuerte es su oponente, o cual es la diferencia entre él y ese oponente, Ikki-kun peleas sus desafíos con orgullo y dignidad. Como si creyera en su propio valor. Para mí eso es impresionante.

Y así Amane les informo la razón por la cual fue cautivado por Ikki. Ante esa confesión, Ikki una vez más se sintió sorprendido y avergonzado.

«En realidad estaba observando cuidadosamente, ¿huh?»

Creyendo en su propio valor. La actitud que tenía cuando peleó, la cual Amane estaba describiendo, seguramente era la verdadera esencia de Ikki.

– Ah, jaja…Después de todo decir eso en frente de la persona en sí es vergonzoso. ¿Verdad? Mi cara se está poniendo un poco roja, sabes.

– …Aunque escucharlo es aún más embarazoso.

– Jaja. Lo siento, lo siento.

Sonriendo como si disimulara, Amane se levantó de su asiento con un suspiro.

– Bueno, es hora ya que regrese.

– Oh vaya. De todas formas nos vamos al campamento de entrenamiento, ¿verdad? Entonces vamos juntos.

– Es imposible que les pueda seguir el ritmo a ustedes dos cuando corren aun después de que hayan comido. Además, no he terminado de comprar las cosas que mi sempai pidió.

Amane rechazó la sugerencia de Stella. Y antes que se marchara, Amane volteó a ver a Ikki.

– Gracias por tu autógrafo. ¡Estaré animándote desde el fondo de mi corazón para que superes cada dificultad y llegues a la cima de las Siete Estrellas!

Si, dijo esas palabras de aliento con una sonrisa en su rostro. Era muy extraño escuchar esas palabras de apoyo de alguien a quien pueda encontrar y luchar en el Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas, pero sería grosero por parte de Ikki contestar eso en el rostro que muestra un claro apoyo.

«Está animándome de una manera muy honesta, si no respondo apropiadamente…»

Ikki abrió su boca para agradecer a Amane por ese apoyo con su propia sonrisa…

«¿Huh…?»

En ese momento, dentro de él, sintió una inquietud… y perdió el hilo.

– ¿Ikki-kun…?

– … Ah, no. Voy a dar lo mejor de mí. Gracias.

Después de que Ikki se quedó en silencio por un rato, se las arregló para decir unas pocas palabras en respuestas. Para Ikki quien se había quedado en silencio, Amane mostró una ligera expresión de confusión, pero…

– Bueno, nos vemos pronto…

¿Estaba satisfecho por la respuesta de Ikki? Amane hizo una pequeña sonrisa y se marchó del lugar por sí mismo.

 

Parte 8

– Jejeje. Al final, te volviste del tipo que tiene fans fuera de la escuela, Ikki. Es increíble si lo comparamos a como eras en el principio.

Después de que Amane se fuera, Stella rio con alegría mientras terminaba las papas fritas que le quedaban. En respuesta, Ikki asintió ligeramente.

– … Es verdad.

– Y parece que Amane siente una atracción hacia ti.

– Te ves muy feliz por eso, Stella.

– Si, ciertamente lo estoy. Estoy feliz que con la fuerza con la que me derrotaste hayas sido reconocido, pero lo que es más, es que Amane se exprese tan abiertamente y pasionalmente. Estoy feliz que haya reconocido lo que tiene de maravilloso la persona que amo. Ikki, no te sientes insatisfecho, ¿verdad? ¿Al tener un fan que te entiende muy bien y te apoya?

– …Si. No tengo ningún problema con eso… no puedo tener ningún problema con eso.

– ¿Ikki…?

Repentinamente, Stella sintió una extraña inseguridad en la respuesta de Ikki y miró su expresión. Ikki estaba mirando hacia la salida por donde Amane se había marchado y de alguna forma hizo una expresión tensa.

No, solo estaba en el nivel de estar agotado, Ikki claramente…estaba sudando. Incluso en este restaurante con el aire acondicionado funcionando.

– ¿Qué te pasa, Ikki? Estas sudando tanto…

– Oye, Stella.

Como si ignorara la pregunta de Stella, Ikki le preguntó a Stella.

– Desde tu punto de vista. ¿Qué tipo de persona es Amane-san?

– Que tipo…Sus modales son buenos, tiene un rostro atractivo y más que nada te mira apropiadamente. Una persona esplendida, creo.

Ante la respuesta de Stella.

– Si…es verdad. Uno normalmente pensaría eso… ¿verdad…?

La voz de Ikki se escuchó como un suspiro y frunció su seño.

«Es verdad… Ya que no hay nada que cause disgusto.»

Amane Shinomiya. Con una apariencia encantadora parecida a la de una chica de algún lado. Con una gentileza a la que no se podía hacer la vista gorda a una posible tragedia, peros se contuvo ante el atacante, aun poniendo su vida en riesgo. Él, más que nada, idolatraba y respetaba a Ikki. Todo acerca de él era agradable para cualquier ser humano.

Tenía que ser agradable. Pero… a pesar de eso…

«No puedo tener una impresión agradable hacia él sin que se rompa en pedazos…»

Además, al momento en que Ikki estaba regresando la sonrisa por el apoyo de Amane quien se estaba yendo, lo sintió. Ante la sonrisa de Amane, necesitaba esforzarse bastante. Las palabras de Amane. La expresión de Amane. La buena voluntad de Amane. Todo eso era naturalmente agradable. Todas las cosas que Ikki pensó que debería hacer, ninguna de ellas en realidad resonaron en el corazón de Ikki.

Era incomprensible, El mismo Ikki no podía entender porque no podía sentir ninguna amabilidad por Amane. Y así, esa extraña verdad no muy definida se aferró al corazón de Ikki como alquitrán.

La misteriosa intranquilidad no se podía evitar, así que Ikki sacó su datapad estudiantil, e intento llamar a alguien. La llamada telefónica fue conectada inmediatamente.

«¡S-Si… Aló! Es raro que me llames, Sempai. ¿Pasa algo?»

– Ah, Kagami-san. ¿Tienes algo de tiempo? Hay algo que necesito preguntarte.

«Claro, no hay problema. En este momento estoy tomando té con los Alice-chan y los demás. ¿Qué quieres preguntarme?»

– Kagami-san, no solo has estado investigando a los de Hagun, sino también a los contendientes de las demás escuelas, ¿verdad?

«Claro, por supuesto. He revisado básicamente a cada equipo representante de cada escuela.»

– Entonces, ¿sabes qué tipo de persona es el representante de Kyomon, Amane Shinomiya?

«Dices, que tipo de persona. Es una pregunta muy imprecisa, ¿sabes?»

– Ah, sí, lo sé. Hmm.

Al decir una cosa así, Ikki pensaba lo mismo. Era una pregunta que era más lo que le preguntaría un chico a otro chico. Sin embargo,  para quitarse ese sentimiento ominoso, ¿El no saber nada acerca de Amane sería bueno? Ya que no se conocía a sí mismo, Ikki estaba preocupado por un momento. Kagami supuso la angustia de Ikki por el teléfono y abrió su boca para hablar.

«Ahh, está bien. Si se trata de Shinomiya-san, puedo decir que es algo entre chicos.»

– ¿En serio?

«No hay mucha información. Él no es un contendiente que apareció en la Liga de la secundaria. Lo que sé, es que es un Blazer del raro sistema de la manipulación de la causalidad y que la historia es que él fue respaldado con buenas opiniones como representante. ¿Cómo lo explico? La verdad es que este año hay varios contendientes de ese tipo, ¿sabes? Hay un patrón en los estudiantes de primer año sin nombre y es que ellos no tienen experiencia en la Liga de la secundaria y son seleccionados como representantes. Así que, con respecto a Shinomiya es que es uno de ellos, no hay mucha información… de lo que puedas sacar de su nombre y que me pregunten acerca de él, me provoca un poco de interés. ¿Sucedió algo con Shinomiya-san?»

A la pregunta que le hicieron, Ikki dudó en explicar la sensación ominosa que sintió. Ya que el mismo no sabía la razón de esto, no quería menospreciar a otra persona y más que nada, no podía explicar esa sensación ominosa con palabras.

– No, inesperadamente me encontré con él, durante mi camino. Y debido a eso, sentí que quería saber qué tipo de persona es.

Al final, Ikki evitó la pregunta de esa manera.

«Huh… pensé que no iba a venir al campamento de entrenamiento, ¿pero vino a la montaña?»

– Parece que vino a dejar provisiones a sus sempais.

«En ese caso, debería estar en alerta y reunir información acerca de él, ¿supongo? Heh, heh, heh»

– Ajaja… bueno, puedes hacer eso. Disculpa por la llamada repentina.

«No, no. Disculpa si no fui de ayuda. Me dices si descubres algo interesante…»

– Si. Gracias. Te llamo después.

Dando su agradecimiento, Ikki terminó la llamada. Al final, no obtuvo ninguna buena información. Si Kagami quien siempre tenía un buen oído para estas cosas no lo sabía, entonces probablemente había muy poca información disponible acerca de Amane.

– ¿No lo estás pensando demasiado? Probablemente solo tienes una pésima mala compatibilidad con Amane. Quizás se mataron entre sí en una vida pasada, o pelearon por el mismo amor. O quizás es la verdad por ambos lados.

– Quizás es así.

– Bueno, creo que todos tienen a alguien con quien no pueden llevarse.

No puede llevarse, sería bueno si su inquietud fuera tan lejos y nada más. Sin embargo, ya que el mismo no pudo explicar la razón de esta sentimiento extraño que tenía acerca de Amane.

– Si…Es verdad, probablemente es solo eso.

No tenía más elección que estar de acuerdo. Pero incluso si se dijo a si mismo estar de acuerdo, no podía deshacerse del misterioso sentimiento que esas falsas palabras se quedaron aferradas a su corazón.

Lo que se estableció en su corazón, lo que no podía explicarlo con palabras, era… un mal presagio. Una premonición bastante desagradable. Esto es lo que Ikki pensó mientras miraba la salida del restaurante por la cual Amane había pasado; que justo ahora se acababa de encontrar con algo tremendamente terrible.

 

Anuncios