Capítulo 2: Una maniobra intrigante

Parte 1

Rakudai_Vol_4_Pg_88En la época en que los rayos débiles del sol alcanzaban el suelo del país cubierto de nieve, Alice había terminado el trabajo que le pidió que haga la banda criminal de su pueblo natal, y estaba volviendo a casa.

La temperatura del aire cerca del amanecer era asesina. Contra el frio hiriente, la sensación de la corbata que su pequeña hermana había hecho para él era reconfortante.

[Hola, Alice.]

Una fuerte voz repentinamente descendió desde lo alto. Cuando miro para arriba, una chica pelirroja estaba caminando sobre un muro de piedra por encima de él. Mientras reía por el pensamiento de que ella parecía un gato, Alice devolvió el saludo.

[Yuuri… es raro que volvamos juntos, ¿no?]

[Sí, ¿verdad?]

Saltando hacia abajo desde el muro de dos metros, Yuuri se puso al lado de Alice.

Y abrazando sus hombros, tembló por el frio.

[Ooh, que frio que frio. Esa bufanda se ve muy cálida. Que linda.]

[Jaja, ¿tienes envidia?]

A Yuuri quien estaba haciendo una mirada codiciosa, presumió la sueva bufanda.

[Préstamela por un momento.]

[Ni pensarlo. La vas a ensuciar inmediatamente, Yuuri.]

[Uuu… Un chico permitiendo que una chica se congele, que terrible.]

[Eres una chica cuando te conviene… Pero…]

Alice invitó a Yuuri para que se acerque, desenvolvió la bufanda cerca de su cuello un poco y la envolvió por el cuello de Yuuri.

[Ahí. De esta forma la podemos usar juntos, ¿verdad?]

[¿Esta bien? La vergüenza te hace aún más cálido.]

A Yuuri quien estaba mostrando un extraño rubor juvenil en sus mejillas, Alice hizo una sonrisa tonta.

Los dos caminaron uno al lado del otro por la nueva calle del vecindario vacío. Por el camino, conversaron acerca del rito de iniciación de los dos niños de antes.

[La forma en que querían convertirse en adultos, fue bastante impresionante, ¿no?]

[Los recogimos hace dos años, ¿huh? Pero aún son unos mocosos. Cuando teníamos su edad, éramos más fuertes de carácter.]

Ante el mencionar de sus yo jóvenes. Alice hizo una expresión amarga.

[…En serio no quiero recordar esos tiempos.]

[Fue duro, ¿huh? La puñalada que me hiciste aun la tengo, ¿sabes?]

[Estamos iguales en lo que va. Ya que perdí contra ti, aún sigo debajo de ti, así que no juegues al inocente.]

Mientras hacia una mueca de amargura, Alice recordó un poco de aquellos días.

Alice y Yuuri eran huérfanos con habilidades. Ya que tenían poderes por desarrollar, les tomó mucho tiempo y sangre para obtener este tipo de relación tranquila que ahora tienen. El número de batallas que tuvieron a muerte fueron porque no había suficiente comida o camas para compartir ya que eran más las que podían contar con una mano.

Peo ambas se habían cansado de esos días, ese tipo de días vacíos donde robaban a los demás para beneficiarse a ellos mismo. Así que ambos pusieron final a esos desolados días al tomar alcohol y hacerun juramento.

Si todos pudieran ser tan fuertes como ellos en ese entonces, muchos niños seguramente habrían sido protegidos. Fue por eso que ya no usaban sus poderes para robar, sino para cuidar a las personas menos que ellos. De esa forma, se volvieron unos adultos geniales.

Desde entonces, habían vivido como lo habían prometido ante el alcohol. Formando un equipo de indefensos huérfanos, los dos cuidaban de ellos.

[…Ciertamente es verdad que tratamos de matarnos entre sí por esta calle, ¿huh?]

[Si, Ahora la forma de este lugar es mucho más hermosa a como era antes.]

Exactamente como Yuuri lo dijo, la calle por la que caminaban está cubierta de hermosas piedras blancas, y los edificios por el camino habían sido recubiertos con una nueva pintura. Los lugares en los que compitieron, el camino familiar y descuidado pavimentado de piedra en la cual incluso los carros no podían pasar apropiadamente, era un lugar en donde un viajero que no sabía nada habría perdido todas sus posesiones en un par de segundos.

Y hubo una razón para el cambio. Eso era… en lugar por aquí y por allá, había emblemas colocadas en los muros, cada uno de los cinco anillos de colores.

[Que gran festival. Ya que las personas vienen de todo el mundo, probablemente este lugar no puede ser visto tan sucio.]

[Un vergonzoso lugar, ¿huh…?]

Yuuri dejó salir un oscuro murmullo. En respuesta, Alice inmediatamente supuso lo que estaba en su corazón.

[… Las personas del gobierno vinieron de nuevo, ¿verdad?]

[Si, ayer.]

…A pesar de que era pobre, a Alice le gustaba su vida actual. Incluso si era modesta, estaba bien siempre y cuando todos pudieran vivir. Pero recientemente, las Olimpiadas estaban cerca y el mundo estaba bastante emocionado, así que su subsistencia había sido empujada hacia las sombras.

Cazando a los vagabundos.

El país, la ciudad, no querían mostrar cosas vergonzosas. Los adultos que tuvieron una conferencia cerca del vecindario comenzaron a desalojar a los niños de la calle.

No ofrecían ningún cuidado a aquellos que desalojaron. Solo los expulsaron con varas y patadas. Y las personas que estaban haciendo esta caza habían señalado al equipo de Alice.

[Esos bastardos, si hubieran venido solo por nosotros dos hubiera estado bien, ya que poseemos habilidades.]

[Eso está fuera de discusión.]

[Si, supongo. ¿Qué les sucedería a Natasha y a los demás? Ya que incluso la Hermana lo sabe, solo puede mantenerlos alejados. No son para nada agradables, esas personas del gobierno.]

[Bueno, viéndolo desde su punto de vista, nosotros pidiendo caridad a los turistas seria vergonzoso, ¿verdad? Los avergonzaría.]

Sin embargo, Alice y los demás no podían decir “si, lo entendemos” e irse. Ser forzados a ir a algún lado a irse por la izquierda o derecha durante este frio extraordinario y de muchas temporadas no era diferente a una sentencia de muerte.

[Si Natasha y los demás al menos pudieran ser enviados a instituciones, no me importaría irme, pero… ¿Dónde viviríamos por nosotros mismos?]

[También eso está difícil, ¿huh…? Si irse fuera así de simple, personas como nosotros no estaríamos holgazaneando en un lugar como este.]

Como Alice lo dijo, un niño vagabundo era un problema social que todo el país tenía que cargar. Por eso, no había forma de salvarlos. No, podría ser posible, pero al menos la administración no tenía ninguna intención en hacerlo. Estaban ocupados construyendo la calle que aún no había sido usada o el museo de arte con ningún artículo que mostrar, y no quedaba nada para cuidar de los niños de la calle.

Entonces tenían que vivir por sus propios medios. Y para vivir, no podían permitir que los saquen del vecindario en esta temporada. Sin embargo…

[Pero últimamente, creo que es hora de hacerlo.]

Si, Alice expreso su verdadera opinión. En respuesta, Yuuri también asintió.

[…Hemos recibido mucho de la Hermana, ¿huh? Después de todo no le podemos causar más problemas.]

La Hermana que les había dado refugio en el cobertizo de almacenamiento era una buena persona. Mientras cuidaba de una pobre iglesia en un distrito en ruinas por sí misma, los daba comida de sus propios fondos. Aún no habían vivido diez años, pero ella era la primera persona que conocieron y que era tan amable. Pero…por esa razón, la Hermana era reclamada por el gobierno municipal y la imagen de verla ser menospreciada y abusada era algo que ellos no podían soportar ver.

[¡Entonces está decidido!]

Repentinamente, Yuuri señaló con su dedo al sol que subía al cielo al lado de Alice.

[Alice, después de que este invierno termine, una vez que se ponga más cálido, todos nos iremos de este vecindario. Vamos al sur. Ya estoy cansada de los lugares fríos.]

«Aunque estas señalando al este…»

Probablemente estaba señalando a la calidez, pero Alice no dijo eso mientras asentía.

[…Si. Está bien. Encontremos un pueblo más cálido.]

La verdad es que Alice también estaba pensando en hablar con Yuuri acerca de buscar un lugar más cálido para mudarse. Los hermanos y hermanas más pequeños a quienes cuidaban habían crecido lo suficiente y que tenían la fuerza para seguir. Si solo soportaban este invierno, seguramente podían hacer un viaje largo.

[¡Nos dirigiremos a la línea ecuatorial!]

[Vamos a viajar por primera vez, así que pongamos algo más fácil]

Alice dijo eso con asombro, pero su expresión no estaba tan enojada como uno podía suponer. También estaba soñando en empezar un viaje en la primavera. Estaría bien si hubiera una nueva ciudad, un lugar en los países del sur donde sería fácil de vivir para todos.

Pero… al final, esa promesa de encontrar un nuevo lugar para vivir no se cumplió.

El desastre muy pronto llegaría y su modesta felicidad seria rápidamente destruida.

Repentinamente, al lado de la calle de servicio por donde Alice y Yuuri estaban caminando, paso un automóvil negro, y la persona mayor sentada en el asiento de atrás del carro le dio un allanamiento a su secretaria quien estaba manejando.

[… La renovación de esta área no está progresando bien, ¿verdad?]

[¿Eh? No creo que eso es verdad, señor. El pavimentado de la carretera de servicio casi ha sido reparado y el pintar de los muros también está cerca de terminar.]

[Justo ahora en la esquina de la calle, vi algo miserable.]

[¿…Los niños de la calle?]

[Puedes cubrir la ciudad con alfombras persas, pero al tener a unos mocosos así de sucios corriendo sobre ellas, serian completamente inútiles. Afectaría a nuestro buen nombre si mendigos estuvieran saturando la ciudad durante las Olimpiadas.]

[Pero los niños de la calle son un problema por todo el país, entonces, ¿Qué debemos hacer exactamente…? Y el área de aquí es el territorio dirigido por esa niña Yuuri y a pesar que la mayoría de ellos son niños muy jóvenes, los dos líderes poseen habilidades, así que es algo problemático para nuestro personal lidiar con ellos…]

[Cobardes. ¿Por qué están temblando más que por unos dos mocosos?]

[…Entonces, ¿quiere que la policía los desaloje por la fuerza?]

[No seas ridícula. Desde el comienzo, el teniente de la policía ha estado participando para el puesto de alcalde. Si da una orden así, sus oponentes alegremente usarían campañas negativas para llamarlo inhumano.]

[Entonces… ¿qué deberíamos hacer?]

La secretaria, al jefe quien estaba haciendo lo que le plazca sin importarle las dificultades en este lugar, pregunto esto con un tono aburrido. En respuesta… el hombre mayor habló como si esto fuera insignificante.

[Envía a la basura a limpiar la basura. Incluso podemos ahorrar en mano de obra.]

Lo dijo tan relajado como si estuviera tomando café.

 

Parte 2

Tarde en la noche en el segundo del último día del campamento combinado de entrenamiento de la Academia Kyomon y Hagun, desafortunadamente estaba lloviendo. No tan fuerte para que sea una tormenta, pero grandes y poderosas gotas estaban cayendo y golpeando la ventana fuertemente. Mientras escuchaba eso como si fuera un sonido encantador, la jefa del club de periodismo de la Academia Hagun, Kagami Kusakabe,  estaba en la habitación amablemente prestada al club de periodismo de todas las escuelas por la institución cercana. Estaba revisando la información que había recolectado durante el periodo del campamento de entrenamiento.

Bajo una pequeña lámpara de escritorio había muchos documentos, los contenidos de copias de entrevistas, y la información de los equipos de cada escuela intercambiados entre los clubs de periodismo. Lo que se desplegaba en la laptop encima de la pila de documentos era información de los campamentos de entrenamiento de otras escuelas recolectada por los miembros de su personal.

Revisando toda esa información desde una perspectiva muy grande… las tendencias de las siete escuelas durante este periodo de entrenamiento y el análisis de su respectivo poder de lucha… le permitiría llegar a una conclusión acerca del número de casos especiales durante el Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas.

… Era del tipo de trabajo que la llevaría a un descubrimiento.

El impulso para esto era por la llamada telefónica de Ikki quien había estado preocupado por Amane Shinomiya

Hablando honestamente, Kagami no estaba muy interesada en Amane Shinomiya. Seguramente habría muchos misterios entre los equipos. Los poderes que poseían no eran claramente conocidos. Pero eso no estaba limitado a solo los novatos sin nombre quienes no tenían ninguna experiencia de la Liga de la secundaria. Para empezar, las escuelas no andaban por ahí hablando acerca de las habilidades de sus Blazers, porque no había ningún beneficio en revelar la información de cada uno de sus equipos.

Además, en este año había muchos participantes, no solo incluyendo a Amane, quien no era un representante experimentado durante los años de la secundaria. Debido a esto, Kagami no había reconocido a Amane como uno más de los novatos sin nombre, así que no había sentido la necesidad de investigarlo profundamente.

Ouma Kurogane, el Emperador de la Espada del Viento, Stella Vermillion, la Princesa Carmesí. Y Yuudai Moroboshi, el actual rey de espadas de las siete estrellas. Estos eran los contendientes quienes atraían la atención de más personas.

Sin embargo, la llamada de Ikki causó que ella tuviera  interés en Amane, así que Amane había investigado la información de las siete escuelas para casualmente satisfacer ese interés. Como resultado…

– ¿… Qué es…esto…?

Kagami estaba sorprendida. A pesar de que las montañas de Tohoku eran frías aun en el verano, gotas de sudor frio bajaban por su espalda. Lo que estaba en frente de los ojos de Kagami era el reporte escolar de Amane Shinomiya el cual había conseguido con gran esfuerzo. Los resultados de las batallas simuladas cursadas estaban ahí.

Seis batallas, seis victorias… seis victorias sin combate.

Kagami había recolectado los informes de las batallas de entrenamiento de muchos contendientes como parte del club de periodismo, pero nunca había visto un informa tan raro como este.

«No, espera estoy hablando de cosas que no he visto antes…»

Probablemente no haya visto un informe de batallas tan extraño como el de Amane Shinomiya, ¿verdad? Lo que no había puesto atención hasta ahora, Kagami fui obligada a recordar.

«…Entrar al Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas como un novato sin nombre. Nunca habido nadie así antes.»

Era una tendencia ordinaria. Si pensaba en como las cosas habían sido hasta ahora, ¿no sería eso normal? Las personas que poseen poder desearían todo lo que ven en el mundo. En este mundo, había muchas personas influyentes quienes escogieron ser representantes en su primer año, pero…

«Es como si alguien habría reunido a todas las personas en el mundo quienes no habían aparecido hasta ahora.»

Repentinamente, Kagami lo sintió. Como si estuviera en el proceso de darse cuenta de algo ilógico. Y ese entendimiento era ilógico incluso para alguien quien no era un estudiante.

«Pero debido a eso, no puedo dejarlo ir.»

Ya que recordó ese sentimiento de inquietud, no investigarlo sería…

Era una reportera. Por eso Kagami reunió todos sus materiales y cuestionó a la inquietud que estaba dentro de ella. La información acerca de todos los representantes de las siete escuelas. Los miembros del consejo escolar y los miembros del comité directivo del Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas. Además, la lista de patrocinadores colaborando con la administración. Ella examinó el panorama general de todos los componentes del Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas.

… Y después de unas pocas horas, era el fin de la noche. Kagami Kusakabe había llegado a una conclusión. Las habilidades extremadamente altas que había perfeccionado como reportera cada día, le habían guiado a la verdad.

«No hay ningún error.»

Kagami miró la lista de nombres para el Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas y los nombres de los representantes de las siete escuelas, y dijo.

– ¡… Entre las siete escuelas, hay… una escuela participante demás…!

En ese momento. Un calor ardiente penetro por la espalda de Kagami.

– ¿… Eh?

En frente de los documentos que Kagami estaba mirando, podía ver un gran cuchillo gris oscuro emergiendo de su pecho por un momento.

Kagami sabía la forma del cuchillo que fue iluminado por la lámpara de su escritorio.

«…Lo… sabía…»

El cuchillo que emergió del pecho de Kagami era el dispositivo llamado Ermitaño de la Oscuridad. Y el propietario de ese dispositivo era…

– A… lice… -chan…

Reuniendo lo último que le quedaba de fuerza, Kagami cambió su enfoque detrás de ella. Ahí, vio un rostro frío que no se parecía en nada al compañero que veía cada día.

Su compañero… Nagi Arisuin abrió los labios de ese frío rostro. Sin ningún rastro de emoción, una voz emergió de aquellos labios muertos.

– Eres demasiado inteligente.

Y entonces retiró el cuchillo, haciendo un sonido chapotéate. Y al mismo tiempo, el cuerpo de Kagami cayó al piso entre las montañas de documentos.

«No puedes…»

No tenía nada de fuerza para levantar su cuerpo o huir. El desmayo forzado por una herida fatal hecha por la forma Ilusoria causó que Kagami perdiera la conciencia.

«Sempai…Stella-chan…tengan cuidado…»

Entonces Kagami rezó. Desde su garganta que ya no podía gritar, al menos trató de decir sus esperanzas.

«¡En el Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas de este año… se está escondiendo un monstruo…!»

Y así, Kagami Kusakabe cayó en la oscuridad.

Parte 3

Agachándose sobre su rodilla, Arisuin observó a Kagami que estaba en el suelo. Completamente, había perdido el conocimiento. Como esta, probablemente se quedaría dormida por un día completo.

– Que mal. Si Kagami hubiera sido un poco más torpe, hubiéramos sido amigos por unas pocas horas más.

La conclusión que sacó…

«Entre las escuelas, hay una más.»

Lo que Kagami se había dado cuenta… dio justo en el blanco. En el Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas de este año, como ella lo concluyó, había un poder manejando secretamente debajo de la superficie.

El nombre de ese poder era… Academia Akatsuki.

Era una nueva escuela basada en una gran organización con un solo propósito el cual era destruir el Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas. En este momento había siete estudiantes. Casi todos eran miembros de la enorme organización que estableció la Academia Akatsuki, pero eran élites de la sociedad criminal quienes contrataron al grupo terrorista Rebelión. Habían logrado colarse en las siete escuelas y ya habían tomado el control del sistema del Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas. Para crear caos en el torneo, el  Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas había sido conquistado, ya que este nuevo poder quería sacar a la unión la cual apoyaba a las Siete Estrellas.

Kagami se había dado cuenta de esta situación. Ya que descubrió ese hecho… fue atacada.

– En serio en muy malo, pero no se puede hacer nada.

Repentinamente, el datapad estudiantil de su bolsillo vibró. Había estado apagando esa notificación muchas veces hasta ahora, pero Arisuin estaba observando a Kagami desde las sombras, así que lo había ignorado.

Lo que Arisuin sacó de su bolsillo no era el datapad estudiantil de Hagun, sino uno de una escuela diferente. Aunque nadie se mostraba en la pantalla, sabía de quien venía el mensaje. El único que usaría este datapad para contactarlo era el hombre a cargo de las comunicaciones para la Academia de Totsuki, Solo el Pierrot, Reisen Hiraga.

– ¿Qué pasa?

«Ah, por fin pude contactarte. Ya que no contestabas para nada, pensé que no te agradaba.»

– Creo que a veces tengo esos pensamientos.

«Que malo.»

Ante los sonidos de fuertes risas viniendo desde el teléfono, los ojos de Arisuin se entrecerraron con disgusto. No había forma que le guste la voz de este hombre, porque a pesar de que este tono podía calmar a alguien, la risa aparecía y desaparecía frívolamente como si se burlara de todo.

«Por cierto, ¿Por qué no contestaste inmediatamente?»

– Hubo un pequeño problema.

«¿Oh? ¿Qué tipo de problema?»

– Parece que una chica del club de periodismo de Hagun empezó a sospechar de nuestra operación, así que la silencié.

«¿… Y cuánto sospechó?»

Ligeramente, pero claramente, el todo del teléfono se hizo más fuerte.

Arisuin recogió uno de los documentos que Kagami había estado mirando antes de desmayarse y contestó.

– Yui Tadara de la Academia Donrou, Amane Shinomiya de la Academia Kyomon, Sara Blacklily de la Academia Rokuzon, Rinna Kazamatsuri de la Academia Reitei, Ouma Kurogane de la Academia Bunkyoku, Nagi Arisuin de la Academia Hagun. Lo suficiente para enlistar estos siete nombres, incluyendo el tuyo y el mío.

«… Sin duda acertó en algo.»

– Ya que no conozco a ninguno de nuestros miembros excepto por ti quien se comunica conmigo y con Ouma-san quien es un invitado, no puedo confirmar que esta lista sea completamente correcta. Parece que ha previsto nuestras intenciones, así que por el momento la callé, pero… ¿Me pregunto si esta lista dio en el blanco?

«¡Ay!, discúlpame pero aun no puedo darte los detalles de nuestros miembros. En este momento, lo que está ahí es solo una lista sin sentido. Bueno, se acerca el festival así que será pronto. A pesar que no quiero, tengo que mostrar mi rostro, así que entonces me presentaré contigo…Pero, esa lista acertó a tres de siete de nuestros miembros correctamente. ¿Me pregunto cómo lo descubrió?»

– Mirando a la información de aquí, aparentemente investigó a todos los representantes del pasado. Aparte del invitado, todas nuestras historias personales fueron falsificadas. No se resistirían una investigación a fondo de un profesional.

«Ya veo, ya veo. En otras palabras, ¿fue la incompetencia de las personas encargadas de la documentación? Bueno, nos encargaremos de esos responsables más tarde… hah, la medida que tomaste fue realmente apropiada. Eso es de esperarse del Asesino negro. ¡Que confiable! Oh, por cierto, ¿Cómo te libraras de ese pequeño ratón perspicaz?»

– Solo la aturdí… aunque si quieres que la mate, lo haré.

Arisuin no tenía ningún rastro de duda en su voz, a pesar que su objetivo era una chica que era su amiga desde ayer. Esa fría, penetrante e imperturbable voz confundió a Hiraga quien estaba al otro lado de la línea.

«¡Oh no, no! Matarla significaría tener que ocultar la evidencia. Después de esta noche, el mundo entero sabrá acerca de la Academia Akatsuki, así que está bien encarcelarla en algún lugar por el momento.»

– Lo entiendo. Solo fue un pequeño chiste… Si hay algo que necesitas, ¿me contactarás?

Arisuin apresuró a Hiraga como si fuera a cortar la llamada. Desde el principio, era una conversación desagradable. No tenía intención de hablar mucho. En respuesta, Hiraga…

«No, no. No soy el que quiere algo. Hay alguien que quiere hablar contigo. Voy a comunicarte con él en este momento.»

Con eso, alguien cogió el teléfono. La siguiente voz que escucho fue…

«Soy yo, Alice.»

En un instante, el rostro de Arisuin se puso tenso. No podía ver quien estaba al otro lado, pero lo entendió claramente. No había forma que se equivoque lo que estaba escuchando. Esta pesada y grave voz era…

– Ha pasado mucho tiempo, ¿verdad, Wallenstein-sensei?

«Ahh, has ido a Japón, ya veo.»

El espadachín de un solo brazo, Sir Wallenstein. Uno de los líderes de la Rebelión, los Doce Apóstoles. El hombre que descubrió la fuerza de Arisuin y lo entrenó en uno de los mejores asesinos de la Rebelión.

– Sensei, también estas en Japón, ¿no?”

«Más que confiar la supervisión a otros, necesito venir aquí por mí mismo.»

Wallenstein ya había llegado a Japón. Ante esa realidad, el cuerpo de Arisuin se tensó un poco. Probablemente era por miedo, ya que Arisuin conocía la verdadera fuerza de ese hombre.  De acuerdo al estándar de la Unión de Caballeros, ciertamente se podría decir que era un Rango A. No tenía vulnerabilidades en habilidad o en experiencia de combate y su manejo de espada era excelente. Sin duda alguna, era el líder más poderoso de la Rebelión.

Ahora que esa persona vino a tomar el control del mando directo, el plan de la Rebelión en el Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas de este año debe ser real.

– Entonces Sensei, ¿Qué desea que haga?

Después de un saludo moderado, preguntó que debía hacer por el teléfono. Y Wallenstein evadiendo la pregunta con una grave voz.

«…Alice. Eres el más superior entre los pupilos que he entrenado. El que obtuvo resultados contra bandas criminales, cultos y grupos terroristas…asesinando a la persona que comparte el bajo mundo con nosotros en guerras por territorio, sin importar que tan importantes eran, sin importar cuanto esfuerzo se necesitaba para alcanzarlos. Puede que no hayas pensado en eso ni por un segundo, ni incluso ahora, ¿pero entiendes apropiadamente tu rol el día de hoy?»

En respuesta, Arisuin… se quedó callado en un instante. Y cerró sus ojos, como si se preparara a sí mismo para algunas despedidas.

– Si. Lo entiendo perfectamente. Y no voy a dudar. Ya me he ganado la confianza del equipo principal de Hagun. Los destrozaré con un golpe. Y mi Atadura de Sombra es un Noble Arte que puede robar todas sus capacidades de combate en un instante. No hay nada de qué preocuparse. Sensei. En la víspera del Festival, indudablemente obtendré éxito. Por mi nombre como el Asesino Negro.

Hizo esta promesa sin ningún titubeo en su voz. Escuchando esa respuesta…

«…Estoy tranquilo por escuchar esas palabras.»

Wallenstein le dio ánimo a Arisuin con una voz que sonaba como si estuviera sonriendo en algún lugar.

«Cuento contigo, Alice.»

Ante ese estimulo, Alice respondió con un asentir.

– Si, déjalo en mis manos.

Ante la conclusión de ese intercambio, Wallenstein terminó la conexión.

«Para que Sensei me contacte.»

Era algo extraño. Pero quizás era razonable. La víspera del festival que se llevaba a cabo hoy era un orden del patrocinador que contrató la Rebelión. Era la ceremonia de ingreso para la Academia Akatsuki, el poder que destruiría el Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas. Ninguna falla, por pequeña que sea, sería perdonada o permitida. Si había algún error, la Rebelión y las esperanzas de sus patrocinadores seria hecho añicos.

«Ahora, tengo que organizar este lugar.»

Para que la víspera del Festival vaya según lo planeado, Kagami y sus documentos tenían que ser ocultados hasta esta noche. Así que Arisuin dirigió su magia de las sombras y sumergió a Kagami y a los documentos dentro de la oscuridad.

– No pienses mal de mí. Para poner en marcha al plan, no podemos tener ciertos elementos.

Y todas las pistas fueron borradas.

 

Parte 4

Después de ocultar a Kagami y a sus documentos y quitarlos del camino, Arisuin regresó al alojamiento para los participantes del entrenamiento.

Y mirando a su cuarto directamente, abrió la puerta…

– Bienvenida, Alice.

En su cuarto que solo era iluminado por la lámpara sobre su mesilla, Shizuku, extendida sobre la sabana en un negligé y leyendo un libro de bolsillo, lo llamó.

– Oh vaya, ¿aun sigues despierta, Shizuku?

– Me iré a dormir pronto.

Diciéndolo, Shizuku cambió de hoja ligeramente con un dedo. Ciertamente, no quedaban muchas hojas para leer.

– ¿Me pregunto qué estás leyendo?

– ‘Ciento ocho formas para intimidar a la Nueva Novia’. Un libro que debe ser leído por las suegras.

«¡Atemorizante!»

– …De todas maneras, has estado divirtiéndote mucho últimamente, Alice.

En la pausa resultante, Arisuin pensó como debería responder. Después de escuchar la llamada preocupada de Ikki, Arisuin había salido por la noche a vigilar varias veces a Kagami. Si salía a caminar cada noche, pensó que era natural que otros comiencen a sospechar. Especialmente, en una noche tan lluviosa como esta.

Pero dar una mentira extraña también lo dejaría descubierto. Shizuku era una inteligente joven señorita que podía diferenciar las sutilizas de la mente de una persona. Entonces…

– No me he estado divirtiendo, ¿sabes? El Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas se está aproximando. Tengo que hacer mis propias preparaciones.

Arisuin no dijo la verdad, pero su respuesta tampoco era una mentira.

– ¿En serio?

En respuesta, Shizuku dio una respuesta que no sonaba muy interesada y continuó con su lectura. En ese entonces, estaba agradecido por como era de despreocupada Shizuku hacia otras personas. Después de todo, sus intereses y preocupaciones eran solo para su hermano, Ikki Kurogane.

«Siento…un poco de envidia, ¿huh?»

Mientras pensaba así, se dio cuenta que sus días con Shizuku llegaban a su fin. Una vez que la víspera del festival termine, se marcharía de Hagun. Y nunca regresaría.

… Entonces.

– Oye, Shizuku.

Arisuin, quien había entrado a la habitación, trajo una botella de alcohol de la bolsa de viaje que la puso en una esquina.

– ¿Te gustaría compartir una copa conmigo?

En la última noche, invitó a Shizuku a beber con él. Shizuku escuchó la invitación de Arisuin y levantó su cuerpo lentamente. Y en la oscuridad, se enfocó en la botella de alcohol que estaba sosteniendo…

– ¿Es el alcohol que huele como medicina y que no lo terminamos de beber en el bar al que fuimos antes?

Cuando lo dijo, Arisuin recordó.

«Ahora que lo dices, este es de la celebración después de la primera victoria en las batallas de selección, ¿no?»

En vez de tomarlo, Arisuin solo lo probó sentándose junto a ella. Pero nada más, antes que Shizuku tomara un vaso agua mientras tenía los ojos llorosos por el olor de los químicos del whisky.

– Lo siento, lo olvide. Supongo que beberé solo…

– No, está bien.

Diciendo eso, Shizuku se levantó de la cama y se sentó en el sofá.

– ¿Estas segura? Es difícil para ti, ¿no?

– Por el día de hoy está bien, porque hoy es un día especial.

«¿Hoy es un día especial?»

¿Sucedió algo bueno? Alice se preguntó eso, pero si la persona en si no le importaba, probablemente debería estar bien beberlo. Arisuin trajo dos vasos y se puso en frente del sofá. Se sentó en frente de Shizuku, puso el líquido en los dos vasos y alzo uno de los vasos.

Shizuku aceptó el vaso y acercó su nariz.

Rakudai_Vol_4_Pg_117– Ugh.

Hizo una mueca con todas sus fuerzas. Después de todo, el singular aroma que penetró por su nariz, era imposible de acostumbrarse en un solo día.

– Tú también eres diferente, Alice. Tienes un montón de bebidas alcohólicas más fáciles de beber.

– Jaja, es verdad.

Arisuin pensó, que sus palabras tenían toda la razón.

– Pero si hablamos de este alcohol, es malo que sea fácil de beber, sabes.

– ¿Qué quieres decir?

Shizuku inclinó su cabeza ligeramente. En respuesta, Arisuin cambió su enfoque a la botella con la etiqueta oscura sobre el escritorio y habló.

– …Hace tiempo, cuando era joven, hice una promesa con una amiga del vecindario. Los adultos beben algo así de desagradable, así que cualquiera que sea capaz de beberlo es un adulto.

Oyendo eso, Shizuku dejó salir algo que sonó como un pequeño estornudo.

– Jajaja. ¿Qué fue eso? Una buena idea.

– Si, bastante…Bueno, debido a eso, esos niños que bebieron alcohol se convirtieron en adultos.

– ¿Así que fue como un tipo de rito de iniciación para tu grupo de amigos?

– Viéndolo así, básicamente era cierto.

– No eras un buen niño, ¿verdad Alice? Aun no habías cumplido la mayoría de edad, ¿verdad?

– Donde crecí, de todas maneras no teníamos ese tipo de costumbres.

Con  su respuesta, Arisuin tragó el contenido de su propio vaso. El alcohol dentro de su boca le causó una sensación de cosquilleo y puso la esencia de medicina en su nariz. Era un licor peculiarmente fuerte. En realidad, la bebida era una preferencia muy específica entre las personas quienes eran exigentes con el whisky.

– …Hablando honestamente, incluso ahora no me acostumbro al sabor de este alcohol.

– ¿Pero aun así lo bebes?

– Es un sabor que te trae recuerdos, ¿sabes? Bueno, no es como si bebiera a menudo de esta botella.

– Hmm… pero no siento nada parecido, así que no me gusta mucho el alcohol.

Mientras decía eso, Shizuku alzo su vaso de un tirón y tragó todo el whisky de un bocado. E hizo una cara amarga.

– …Después de todo no es para mí. Mi garganta me quema y el olor de medicina en mi boca hace que me duela la cabeza.”

– Aunque no tenías que beberlo…

– Está bien, hoy es un día especial.

Mientras fregaba su garganta con un dedo, Shizuku respondió.

Especial… también había escuchado esa palabra hace mucho tiempo. ¿Qué era tan especial? Arisuin  preguntó con inquietud.

– Lo dijiste antes pero, ¿Qué es este día especial? ¿Sucedió algo bueno?

En respuesta, Shizuku negó con su cabeza gentilmente.

– No para mí. Alice, es un día especial para ti, ¿verdad?

«¿…Eh?»

En ese momento, las palabras de Shizuku hicieron que el corazón de Arisuin salte, según él, esta era la última noche que podría estar con Shizuku. Una vez que amanezca, y una vez que el sol se oculte de nuevo, se presentaría a sí mismo como un miembro de la Academia Akatsuki. Pero seguramente no sabría nada sobre eso. Aun así…

– ¿… Por qué… lo dices?

Shizuku le respondió a Arisuin quien tenía un rostro de asombro.

– Porque Alice, esta es la primera vez que me invitas algo.

«¿La primera vez…?»

– ¿Cómo puede ser? Después de que Ikki peleo con el Cazador, ¿no fuimos juntos a tomar?

– Eso fue…porque Onii-sama estaba herido y yo estaba preocupada. Incluyéndome, nunca te has acercado a ninguna persona por tu propio bien. Hablas con cualquiera de una manera amigable y eres fácil de tratar, pero… nadie se ha acercado a tu yo profundo.

La respiración de Arisuin fue robada sin que él se diera cuenta. Exactamente como Shizuku lo dijo, Arisuin se percató de eso. Siendo encantador con todos, siendo amigable con todos, pero nunca abrió su corazón a nadie.

No había permitido que nadie se acerque innecesariamente, ya que se había infiltrado a Hagun con un motivo deshonesto. Y para que nadie sospeche de él, se había comportado como correspondía.

Pero Shizuku se había dado cuenta. Arisuin honestamente estaba sorprendido ante esto.

– …Estoy sorprendido. De verdad viste a través de mí, Shizuku.

Parecía que Shizuku dio en el blanco.

– Naturalmente, ya que eres mi hermana mayor, Alice.

Haciendo una pequeña sonrisa en ese adorable rostro como una muñeca de porcelana, respondió.

– Me llamaste por primera vez. No sé cómo o por qué, pero debe ser un día especial para ti, ¿verdad? Así que compartiré una copa de alcohol contigo… pero en serio, solo una.

Esta vez ella quería repartir el alcohol para tomarlo. Shizuku contestó, hizo un puchero con sus labios como si se enojara. Ante esa linda expresión, las mejillas de Arisuin se aflojaron en una sonrisa.

– Jaja con una copa es suficiente… Gracias, Shizuku.

 

Parte 5

Era la fatiga que se acumuló. Después de que Shizuku se tomara una copa al comienzo, no paso mucho antes que ella empezara a quedarse dormida en el sofá. De pronto, se durmió completamente debido a la hora que era.

«Ahora que lo mencionas, esa vez cuando fuimos al bar, terminó cayéndose dormida.»

Quizás tenga ese tipo de constitución que hace que se duerma cada vez que toma alcohol. Mientras pensaba de esta forma, Arisuin cargó a Shizuku como una princesa. Aunque probablemente no pescaría un resfriado si se que queda dormida en el sofá ya que es verano, aun así era una mala costumbre dormir en el sofá. Fue por eso que Arisuin decidió llevar a Shizuku a su cama.

– …Nnnuu…Onii-sama…

Por el camino, Shizuku llevada en brazos y una voz infantil salió de su boca.

– Jaja, ¿Qué tipo de sueño estas teniendo?

– Lárgate de mi camino…No puedo matarla… munya munya…

– ¿Q-Que tipo de sueño estas teniendo…?

Con su rostro poniéndose pálido un poco, Arisuin trajo a Shizuku a su cama y la puso en ella sin despertarla. La cubrió con las cobijas. Cuando lo hizo, Shizuku hizo una expresión cómoda y se acurrucó en el futón.

– Qué lindo rostro dormilón.

Mientras miraba el adorable rostro de Shizuku, Arisuin se sentó en la cama contigua, y pensó de nuevo en las palabras que Shizuku había dicho antes.

– Hermana mayor… ¿no?

Murmurando, Arisuin miró hacia el sofá en el cual se habían sentado hace un momento. Lo que estaba mirando era…la botella verde de alcohol con la etiqueta oscura que fue dejada en la mesa. Y…dentro del alcohol de un color tenue pálido,  los recuerdos volvieron.

Asociado con la botella, las viejos recuerdos de antes que fuera encontrado por la Rebelión y se convirtiera en un asesino. En un país extranjero, criando a pequeños niños de la calle con una niña llamada Yuuri, con los niños mirándolo como una hermana mayor… los recuerdos de esos últimos días.

 

※ ※ ※

No olvidaría. En la madrugada de ese día, la lluvia estaba cayendo en el vecindario. Aun no era nieve, pero la lluvia era lo suficientemente fría para congelar al cuerpo.

En la fría lluvia, Alice estaba cargando un paraguas de plástico, viendo a un hombre alto. El hombre era un recolector de la pandilla local. El dinero del trabajo hecho por la pandilla era entregada a este hombre y la parte restante después de que cogieran su parte era entregada a Alice.

Pero este solo era un subordinado de la pandilla. No era un hombre decente que cumplía con su palabra.

[… Mira.]

La parte del dinero que Alice entregó, lo que quedó para él era una cantidad muy pequeña.

[Prometiste que era el 20%…]

Alice se quejó y el hombre escupió en su rostro.

[No te burles de mí, mocoso de mierda. Solo se agradecido que te dejamos hacer negocios en nuestra isla.]

Hablando con ojos que parecían que miraban a la basura, el hombre se marchó.

Después de que Alice ya no pudiera ver esa espalda, saco su lengua un poco.

«A pesar de que somos tan parecidos por afuera.»

Limpiándose el escupido del hombre de su mejilla con su manga, Alice se cubrió y se sacudió la nieve que había caído sobre él.

Ahí, un contenedor de plástico de color rosado había sido envuelto y oculto.

[Me pregunto si comenzó hacer un poco más de frio.]

Su contenido era un pastel de carne amablemente hecho por un turista.

Si ese hombre hubiera visto esa cosa, no había duda que lo hubiera tomado, así que Alice lo había ocultado.

[Ha sido un largo tiempo desde que comimos carne. Todos se pondrán felices.]

«También tengo que compartirlo con la Hermana. Ah, pero hoy había una congregación, así que fue al pueblo vecino, ¿no?»

Mientras reflexionaba eso, Alice volvió a su camino con pasos rápidos.

Quería ver los rostros felices de los demás tan pronto como pueda.

Pero…

[¿… Eh?]

Cuando Alice volvió, la puerta del cobertizo detrás de la iglesia fue destrozada, parcialmente destruida.

Viendo eso, Alice quien está acostumbrado a ver peleas lo entendió inmediatamente. Algunas personas hostiles habían atacado.

[¿Donde están todos?]

Haciendo un grito, Alice dejó caer todo lo que llevaba y entró al cobertizo rápidamente.

Pero no había nadie dentro. Aún era temprano en la mañana. Aun no era hora para que las pequeñas hermanas se levanten. Pero ellas no estaban y solo estaban las cobijas sucias que usaban.

¿Qué sucedió? ¿A dónde fueron todos…?

Y al momento en que recogió una de las cobijas, Alice vio lo que estaba debajo y su respiración se quedó atrapada en su garganta.

Había una mancha de sangre. Además, no estaba seca, sino era sangre fresca. Y cuando miro de cerca a la mancha de sangre, encontró pequeñas gotas dispersadas que conducían a la calle principal. Después de ser removidas por la lluvia, no las habría notado si no hubiera puesto atención, pero estaba seguro.

¿Sera que fueron sus amigos?

[¡No… puede ser…!]

No tenía pistas, pero murmuró esto como si tratara de persuadirse a sí mismo.

Sin embargo, la verdad era cruel.

La sangre que Alice estaba siguiendo desde la iglesia hasta la calle del frente… fue en la dirección opuesta de donde Alice había vuelto de su trabajo. Y lo que vio…

«… Ah.»

Una chica pelirroja con el torso cubierto de sangre fresca, estaba arrimada sin vida contra la pared de ladrillo al lado de la carretera.

[¡Y-Yuuriiiiiii!]

Gritando su nombre, Alice inmediatamente corrió a su lado.

Yuuri, quien estaba sentada al lado del camino, ciertamente respondió a su voz.

[… Ah…]

Lentamente abrió sus ojos, y vio a Alice quien estaba corriendo.

[…Ah…Gracias a dios…Alice. Estas… bien…]

[¿Estás bien? ¿Qué sucedió aquí?]

Ante la pregunta, el rostro de Yuuri se torció de dolor y frustración.

[…No lo…sé. Las personas de Sergei… repentinamente nos atacaron… dijeron que estaban limpiando la basura… Maldita sea, se llevaron a todos…Que inútil, ¿huh…?]

[¿La pandilla lo hizo? ¿Por qué…? ¡A pesar de que pagamos el tributo…!]

[¡No lo sé… *tos* *tos*…!]

Ahogándose violentamente. Yuuri escupió sangre al piso congelado.

[¡Yuuri! ¡No hables en este momento!]

Sería malo que hable más. Si no la llevaba a un doctor inmediatamente….

Por suerte, había peatones en el camino, y todos ellos se percataron de la situación.

[¡Disculpen! ¿Podría alguien llamar a un doctor?]

Entonces Alice suplicócon una fuerte voz. Sin embargo…

En ese instante, todos quienes estaban mirando la situación apartaron la mirada de Alice y de Yuuri rápidamente. Y todos ellos se fueron caminando rápidamente. Como si nadie hubiera escuchado la voz de Alice.

¿Eh… q-que pasa…?

[¡P-Por favor! ¡Alguien me prestaría un teléfono! ¡Si se trata de dinero, lo pagaré!]

A pesar de las reiteradas súplicas de Alice, nadie le puso atención.

Las personas que habían visto a la chica ensangrentada con interés desde la distancia todas se habían marchado rápidamente cuando Alice los llamo. Cada uno de ellos, como si escaparan de un asunto problemático. Ante esa respuesta totalmente sombría, Alice dudo con sus propios ojos.

¿Por qué… ? A pesar que está sangrando de esta forma… nadie va a…

[¡Hey! Pueden escucharme, ¿verdad? ¡Mi amiga está muriendo!]

[Olvídalo…]

A Alice que estaba gritando con una voz desconsolada, Yuuri habló con esfuerzo.

[Nadie va a…ayudar. No hay nadie aquí que salve a personas nosotros…lo sabes, ¿verdad?]

Las palabras de Yuuri. Alice las entendió muy bien. Ya que Alice y los demás eran personas abandonadas sin parientes ni dinero. No había ningún beneficio en ayudarlos. Era algo que los adultos entendían muy bien.

[Pero somos…diferentes, ¿no?]

[¿Eh…?]

[No…somos como ellos… ¡Somos adultos geniales…! ¿Verdad?]

Alice fue tomado por sorpresa ante esas palabras, y sus ojos se abrieron. Adultos geniales… esas palabras era el juramento entre ellos y se regañó a sí mismo.

En ese día Alice y Yuuri se tomaron de las manos primero, lo juraron ante el alcohol. No pensarían solo en ellos y ya no serían personas de baja calaña. Se habían vuelto en adultos geniales que ayudaban a los demás, que amaban a los demás.

Pero…

[…Tienes razón. ¡Tienes bastante razón! ¿Pero por qué lo dices ahora?]

Pero para su voz de cuestionamiento, Yuuri no respondió. Solo miró a Alice tranquilamente, y…

[En ese caso, ve y ayúdalos…]

¿Cómo podía…decir esas palabras era como si lo estuviera encargando todo a él?

Ante esas palabras, Alice sintió una ansiedad que no pudo expresar, y tocó el hombro de Yuuri.

[¿Qué cosas estúpidas estas diciendo? ¡Reacciona! No puedo hacer algo así yo solo, ¿sabes? ¡Fui el que perdí contra ti!]

[…Ja ja. *tos*…imposible. Hemos estado juntos por mucho tiempo… así que sé…que tú siempre lo tomabas con calma… para evitar matarme… Con tu poder… puedes protegerlos… entonces…]

[¡Detente! ¡No quiero escucharte hacer excusas así!]

Le gritó con lágrimas cayendo de su rostro.

Pero los ojos de Yuuri que lo miraban ya estaban vacíos, y ella dijo….

[… Es tu decisión… Alice…]

Y finalmente, Yuuri cerró sus ojos, como si durmiera. En ese momento, se desvaneció toda la fuerza de cuerpo.

[¿…Yuuri?]

Alzando su voz, Alice sacudió su hombro.

[Oye, respóndeme…]

Pero ella no respondió. No se despertó.

[… Yuuri, no puedes. No puedes quedarte así. Dijimos que iríamos al sur. Lo prometimos… no acabamos de prometerlo…]

*Goteo*. Continuó hablando mientras las lágrimas caían. Pero Yuuri no respondió

¿Cómo pudo? Alice lo entendió después de todo.

…Que Yuuri ya no se despertaría nuevamente.

No era como si fuera la primera vez, o que fuera extraño que ocurriera. Sucedía todo el tiempo en esta ciudad.

Pero no quería aceptarlo. El lugar que quería proteger, fue tan fácilmente, tan repentinamente destrozado.

No quería aceptarlo. Era… una amarga realidad.

Sin embargo, el tiempo pasaba sin detenerse y no esperaría por Alice.

[¡Oh, aquí esta! ¡Oye hermano! ¡Ese chico Alice volvió!]

[Excelente, atrápalo. Pero no rasguñes su rostro. Tiene el valor de veinte de esos niños.]

Podía escuchar voces groseras y muchos pasos detrás de él. Volteando su mirada, vio a los miembros de la padilla del pueblo con los que Yuuri y él estaban asociados, todos llevaban armas y dispositivos. Y rodearon a Alice en un abrir y cerrar de ojos, cada uno de ellos apuntándole un arma.

Alice miró a todos los adultos con impasibilidad, con ojos vacíos…y preguntó…

[¿… Por qué hicieron esto? Siempre les hemos dado el dinero que querían.]

[Jeh Jeh. Bueno, es por los oficiales públicos. Los peces gordos quieren que esta ciudad se vea bien, ¿sabes? Y la cantidad de dinero que traes es muy pequeña. Si podemos conseguir una ventaja en esto, no podemos reusarnos a traicionarte, ¿lo entendiste?]

[Bueno, el fuerte come al débil. Es así como el mundo de los adultos es. Ríndete y no te resistas, ¿sí? No queremos botarte contra la basura como a ese idiota de ahí.]

Diciéndolo, uno de los miembros de la pandilla estiró una mano. Agarró el cabello de Alice y trató de arrastrarlo.

Viendo al brazo que lo halaba, Alice pensó.

«El fuerte come al débil… sí, es verdad.»

Después de todo, había personas que habían vivido más tiempo que él y los otros niños. Lo que el hombre dijo era correcto. Ya que si no fuera así, esta tragedia no habría sucedido.

El mundo no había cometido un error. Todo esto… no era irrazonable ni irracional. Los adultos geniales… bailaban por algún ideal fantástico, era el que estaba equivocado.

Entendió eso bien, ahora. Verdaderamente lo hizo. Comprendió esto, incluso de mala gana. Entonces…

«… Te quitaré todo.»

Y en ese momento la mano extendida halo del cabello de Alice.

[Ah…]

La visión de Alice explotó en un rojo furioso.

[¡Ahhhhhhhhhhhhh!]

Y… todo terminó en un destello.

Cuando su visión tomo color…Alice estaba en el escondite de la pandilla. Era una habitación que aparentemente tenía una gruesa capa de pintura salpicada por todas las paredes. Estaba parado encima de los restos de aquellos que ya no tenían forma de humanos, sino solo de carne. En medio del vapor que ascendía de las entrañas esparcidas, todo el cuerpo de Alice estaba cubierto de sangre.

Y mientras el color regresaba, vio en frente de él… en la esquina del cuarto, la vista de sus hermanos y hermanas pequeñas, sus dientes castañeaban ruidosamente.

[H-Hiiiiii…]

[Por favor no… nos mates…]

[Ahh-aaaahhhhh…]

En sus ojos Alice se reflejaba claramente. Ojos turbios con terror y desesperación dentro de ellos. No había ninguna pista del respeto que tenían hacia él. Ninguna sombra de sus sonrisas alentadoras.

Viendo la expresión de sus hermanas pequeñas, Alice estaba convencido. Que las había protegido.

Y… al mismo tiempo, también las había perdido.

※ ※ ※

Cuando Alice volvió en sí, estaba caminando por la ciudad solo, en la lluvia sin un paraguas.

No se estaba dirigiendo en ninguna dirección en particular. Estaba deambulando como un fantasma sin dirección. La lluvia fría lo había mojado desde arriba hacia abajo, y no le importaba. Estaba mojado de sangre aun antes de eso, entonces, ¿Qué más daba?

Los peatones que pasaban junto a él, una vez que pusieran sus ojos asustados en el cuerpo de Alice cubierto de sangre, instantáneamente volteaban la mirada y se alejaban. Porque ya sea que fuera un huérfano manchado de sangre, o a punto de morir, no tenían ninguna relación en ningún aspecto de su vida.

Ya no podía recordar su resentimiento. Ni la frustración, ni la tristeza, nada. Todos sus sentimientos, habían fluido junto con sus lágrimas exhaustas.

Pero…Alice pensó que eso estaba bien.

… Recordó. Los últimos momentos de su mejor amiga, la calidez dejando su cuerpo mientras la sostenía. Las expresiones aterrorizadas de su pequeña hermana mientras miraban su rostro. El dolor de perder a las queridas personas que ama.

Si tenía que recordar ese dolor, preferiría no sentir nada.

En ese momento.

[No lo creo. Soy el primero en encontrar a un niño.]

Repentinamente, detrás de Alice quien estaba deambulando como un fantasma, una voz sonó.

Alice volteó su cabeza lentamente y miró detrás con ojos turbios. Ahí, un hombre joven que usaba una túnica negra de un sacerdote estaba mirando en su dirección.

Esa expresión, tenía cierta atmosfera. Alice quien había vivido una vida larga dura lo entendía… este hombre no era una persona decente. Incluso era peor que los miembros de la pandilla que Alice había matado, pero Alice no sintió ninguna  inquietud. Porque también esa emoción había fluido con sus lágrimas. Así que Alice preguntó sin dudar.

[¿Quién es usted…?]

[Solo un asesino idiota cuya presa fue robada por ti.]

El joven hombre respondió, que por petición del alcalde estaba limpiando la basura la cual era la pandilla local.

Ciertamente era irónico. Llamar a Alice y a los demás basura, los que vinieron a limpiarlos eran ellos mismos.

«En serio, que estúpido.»

Los labios se doblaron en desprecio, Alice preguntó de nuevo. Este asesino, ¿Para empezar porque estaba aquí?

[¿…Y? ¿Qué quejas tienes contra mí?]

En respuesta, el joven hombre respondió.

[No ninguna. Ya que te encargaste del negocio por mí. Vine aquí para darte tu pago. Toma.]

Dentro de la capa del hombre, sacó algo redondo y lo hizo rodar hacia los pies de Alice.

Rodando, rodando.

Lo que cayo era…la cabeza de un hombre. La cabeza del alcalde de la ciudad. En otras palabras, la cabeza del hombre quien ordenó para que Alice y sus amigos fueran asesinados.

Mirando a la cabeza sin sorprenderse.

[…Realmente es un regalo detallista, ¿no?]

Alice pisó sobre esa cabeza y la rompió con su pie sin dudarlo. Y…

[Jejeje… Ajajaja…]

Una sonrisa salió desde lo más profundo de su ser.

«… En serio, ¡Qué mundo!»

Yuuri fue asesinada por la pandilla, la pandilla que mató a Yuuri se suponía que sería asesinada por el alcalde, y el alcalde fue asesinado por el sicario que el mismo llamó.

Alice estaba convencido. Que el infierno era el lugar a donde uno va cuando muere, pero que ridículo. Si el lugar en el que estaba ahora no era el infierno, ¿en dónde más podría ser el infierno?

En este mundo, proteger algo… amar algo… que absurdo.

«En serio, ¿qué tan graciosos somos?»

Repentinamente, a Alice quien estaba riendo fuertemente con una voz seca, el joven hombre hablo.

[La conclusión a la que has llegado es correcta. Amor, dinero, ética, moral… este mundo está lleno de fantasía. Varios engaños, excusas, mentiras, ellos oscurecen la verdad del mundo. Solo hay una regla que gobierna este mundo. El fuerte lo toma, y del débil lo toman. Los que sobresalen siguen sus propios egos. Esta es la única providencia de este mundo. Y al darte cuenta de esto, calificaste para unirte a nosotros los de ideas similares. Nosotros, traemos la verdad a este mundo lleno de decepciones, somos la Rebelión. Tu habilidad para asesinar sería útil para nosotros. Ven conmigo niño.]

Era la invitación de un mundo bajo incluso más oscuro que este lugar. En respuesta, Alice preguntó…

[¿Si digo que no?]

[Ya lo dije. El fuerte lo toma todo. Esa es la verdad del mundo. Si no aceptas, te reclamaré a la fuerza.]

Una sed de sangre surgió del cuerpo del hombre joven.

Pero Alice se puso de pie en contra de ella como si fuera solo una brisa. Alice ya no podía ser amenazado con violencia. El hombre podía tomar las cosas con violencia, pero Alice no tenía nada que perder. Sin embargo…

[Jajaja, ya veo. Es bueno que sea fácil de entenderlo, ¿huh…?]

Precisamente porque no tenía nada, Alice estaba interesado en esta discusión.

[En verdad no me importa. De todas formas, no tengo a donde regresar, a nadie que proteger, nada…Así que si aceptas una condición, te seguiré.]

[¿Cuál es?]

[Cien millones… consíguelos por mí. Si lo haces, trabajaré para ti.]

Lo que Alice demandaba era dinero. Y no solo una cantidad trivial, sino una enorme cantidad.

[¿Cien millones para un mocoso como tú que no tiene pasado? Es un número muy exagerado.]

Por supuesto, el joven hombre hizo un rostro siniestro. Y contestó con una pregunta.

[¿… Si me rehúso?]

En respuesta, Alice rio con desprecio.

[¿Necesitas que lo diga?]

Estaba diciendo si el hombre se oponía, de todas formas lo tomaría… ante su completa arrogancia, ante su desesperada actitud.

[…Jajaja, que interesante mocoso. Muy bien. Cien millones, los prepararé para ti.]

El hombre joven parecía bastante amigable. Aceptó fácilmente la absurda demanda de Alice y preguntó de nuevo.

[Bueno entonces, chico. ¿Cuál es tu nombre?]

[Alice. Es como me llaman todos.]

[Soy un miembro de los Doce Apóstoles, el Maestro de la espada de un solo brazo, Wallenstein. Te doy la bienvenida Alice.]

Wallenstein extendió un brazo desde su túnica y buscó un apretón de manos por parte de Alice. Alice también respondió a eso… y forjó un acuerdo en este lugar.

Inmediatamente, entregó a la Hermana los cien millones completos que recibió para los gastos del cuidado de sus hermanos y hermanas pequeñas, rompió todas sus relaciones con esa ciudad y se marchó.

Y como Wallenstein lo deseaba, suprimió todas las falsedades de ética y moral, se enfocó solo en la iniciativa de asesinar, y demostró lealtad total a la Rebelión. Como el Asesino Negro…

Esta era la vida del chico que se llamaba a si mismo Nagi Arisuin.

Parte 6      

Es chistoso, ¿verdad?

Reflexionando su vida pasada, Arisuin rio amargamente. Como parte de sus deberes de infiltración, convertirse en una hermana mayor solo era una farsa.

Pero esa farsa terminaría hoy. En poco tiempo, esta relación fantasiosa llegaría a su fin.

En ese entonces, ¿Con que ojos lo miraría Shizuku?  Arisuin recordó las expresiones aterrorizadas de sus hermanas pequeñas en aquel entonces, los ojos llenos de rechazo y disgusto contra un asesino.

Probablemente no lo perdonaría. Pero no estaba triste por eso. A lo mejor, era una relación para que sus deberes sean más fáciles.

El jugador clave de Hagun, el caballero de Rango B llamada Lorelei. Acercarse a ella, convertirse en una hermana mayor era el método más eficiente.

No se trataba de nada más.