Epílogo: El Arreglador

Parte 1

En cuanto al ataque a la Academia Hagun por la Academia Akatsuki, un video grabado de los edificios de la Academia Hagun quemándose, inmediatamente se convirtió en el encabezado de las noticias por toda la nación. En contra de los terroristas quienes se llamaban a sí mismos Academia Akatsuki causaron esta brutalidad sin precedentes, el Comité Directivo del Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas inmediatamente comenzaron con el proceso de anulación de la cualificación de los estudiantes a caballero de la Academia Akatsuki y considerando una seria investigación de responsabilidad. Condenándoles de una forma más rigurosa que cualquier otro, arrestándolos, controlándoles. Era natural creer que no se les permitiría que participaran en el Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas.

Pero… cuando la persona quien se decía llamarse a sí mismo el director de la Academia Akatsuki apareció, la situación cambio completamente. El hombre de mediana edad que se llamaba a sí mismo el director de la Academia Akatsuki que se presentó ante los medios de comunicación era… Bakuga Tsukikage. Actualmente era el primer ministro, en otras palabras el jefe ejecutivo de la nación de Japón.

En la investigación responsable, no se disculpó. Al contrario… dijo lo siguiente con una sonrisa refrescante.

– Es magnífico, ¿no lo creen? Que sorpresa. Una academia que es vinculada a la Unión ni siquiera fue un digno oponente para ellos. ¡Esa es la fuerza de la Academia Nacional Akatsuki de Japón, quien reemplazara en las Siete Estrellas, a los perros de la Unión!

Y declaró su propósito: hacer que la Academia Nacional Akatsuki conquiste el Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas, hacer que el sistema de entrenamiento de los Blazers el cual es dominado por la Unión Internacional de Mageknights quede obsoleto y hacer que Japón recupere su supremacía.

Después de ese discurso, la situación empezó a tomar una dirección que nadie se pudo imaginar. La policía, el sistema de justicia, ellos no tomaron acciones contra la brutalidad de la Academia Akatsuki. Al contrario, lo reafirmaron

«Es un reporte falso que la Academia Hagun fue atacada. En realidad, solamente fue un accidente durante un encuentro de práctica de mutuo acuerdo.»

Y esto comenzó hacerse pasar como la verdad.

Generalmente, era una afirmación inaceptable, pero si el gobierno insistía que era de esa forma, era fácil que el público se confundiera. Por supuesto las siete escuelas empezando por la Academia Hagun, también como el Comité Ejecutivo del Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas, estaban furiosos. Ellos inmediatamente les suspendieron el derecho a los estudiantes de la Academia Akatsuki para que aparecieran en el Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas.

Pero esta acción no fue ejecutada. Un directivo de la Unión Internacional de Mage-knights vino. En cuanto al entrenamiento de los Blazers de Japón, un escándalo así no se podía ignorar. Por eso, la Academia Akatsuki debe ser destruida en el Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas y la exactitud la Unión Internacional de Mage-knights debe ser mostrada públicamente.

Todo… ocurrió exactamente como lo describió Hiraga. El enemigo estaba acechando detrás de las escenas, pero el enemigo era el país en sí y además las sedes de la Unión fueron los que dieron esa orden, así que las personas encargadas del Comité Ejecutivo del Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas y las siete escuelas no podían hacer nada. Al final, su reclamo quedó como una queja y la Academia Akatsuki ganó reputación y el grado de atención como una colección de recién llegados muy poderosos quienes habían llevado a la Academia Hagun casi a la destrucción con solo siete personas y formalmente entró en el Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas como la octava escuela.

 

Parte 2

– Lo siento.

Hablando de las circunstancias del ataque a Hagun, Kurono se disculpó con Ikki y con Shizuku por su impotencia. En respuesta, Ikki suplicó que Kurono alzara su cabeza.

– No, no hay necesidad que se disculpe, Directora.

– Si. Pero es asombroso, ¿no…? Que una cosa así fuera ocultada fuera de la vista de este país.

– Ha estado latente desde el final de la segunda guerra mundial.

Kurono dijo eso ante el murmuro de la declaración de Shizuku.

Desde el comienzo, la unificación del país nunca pudo ser llamada pacífica. Después de la segunda guerra mundial, el cansancio del público por la guerra fue conveniente para detener el imperialismo imprudente del primer ministro y progresar hacia la armonía mundial al renunciar al territorio. La entrada de Japón en la Unión Internacional de Mage-knights fue un paso para llevar a cabo ese plan.

– Sin embargo, era un acto que renunciaba a los privilegios de una nación poderosa. Naturalmente, había muchas voces disconformes y conflictos políticos sangrientos surgieron. A pesar que el primer ministro en ese entonces forzó al país, para que se dirija hacia la armonía internacional, el desacuerdo de esa era aún continua incluso hasta ahora. Hubo personas que creyeron que Japón tenía el poder para permanecer como un país importante sin unirse a Rusia y América. Hubo personas que pensaron en la reformación. Y así como iba, hubieron muchos que pensaron que era un problema el entrenamiento y disciplina a los Blazers sin la aprobación de la Unión Internacional de caballeros seria desechada… estas personas tenían una gran influencia en presionar para la creación de una rama de la Unión.

– ¿Incluso crear una rama de la Unión?

– Desde el comienzo, la rama de la unión que conocemos, formalmente era un departamento de guerreros de cuando los Blazers eran llamados samuráis, un ejército de Blazers controlados directamente por el gobierno de Japón, ahora separada del gobierno solo que con un cambio de nombres. La relación que tenemos con la rama de la Unión que arrebata nuestra autoridad no puede ser descrita como buena. Bueno, ya que también esto era para forzarnos en el camino de la cooperación internacional, habría tensión. Y la anti Unión también fue controlada por partes del público.

La porción que era extremista era especial, pero la declaración de la anti-Unión que sería extraña para los propios soldados de la nación ser entrenados en un sistema creado por extranjeros era bastante lógico. Pero entonces, ya que habia aquellos que tendrían mucho que ganar del favoritismo de a Union, era difícil decir quien estaba en lo correcto.

– … Y asi, la opinión del publico fue ignorada por medio siglo y la inluencia se expandió hacia el grupo controlador del gobierno que tenemos ahora, pero puede ser inevitable que esta vez el incidente suceda.

– En pocas palabras, la conspiración del primer ministro se trataba de demostrar sus propios logros donde la Unión lleva a cabo el festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas. Mostrará sus logros directamente y arrebatará la autoridad de la Unión para educar a los Blazers, ¿básicamente se trata de eso?

– Esas es aún una conjetura optimista. En el peor de los casos, su meta puede ser destruir las relaciones con la Unión completamente.

– ¿Hay un problema que el programa de entrenamiento de la Academia Akatsuki sea dirigido por la Rebelión, el grupo terrorista?

– Después de todo la única evidencia que tenemos es que entre los estudiantes de la Academia el único que forma parte de la Rebelión es Arisuin. Si fingen ignorancia y honestidad, no hay nada que podamos hacer. Incluso si por el bien del argumento surgen pruebas definitivas, el gobierno usará todo su poder para suprimirlo. Al igual que con el ataque hacia Hagun.

Mientras suspiraba, Kurono sacó un cigarrilo.

– Pero aun no puedo creer que Tsukikage-sensei haría una cosa asi…

Sen quejó con un rostro amargado.

– Sensei, ¿Conoces al primer ministro Tsukikage?

– Era el director de la Academia Hagun cuando era estudiante en este lugar. Lo recuerdo como una persona intelectual, racional y una persona muy respetable, pero… ¿Qué le sucedió cuando se hizo político?

Mientras expresaba duda, prendió su cigarrillo. El cenicero en su escritorio de trabajo estaba llena de cigarrillo, que parecía un erizo de mar. Probablemente era igual a su irritación.

– De todas maneras, ya está formalmente decidido que el director de la Academia Akatsuki aparecerá en el Festival de Artes de la Espadas de las Siete Estrellas. Todos son de la élite del bajo mundo. No sería una exageración decir que el Festival de Artes de la Espadas de las Siete Estrellas de este año seria totalmente diferente a lo normal. Por eso los profesores estan pensando en permitir que los estudiantes decidan no participar. Esto significa que tu decides si quieres aun participar.

– ¿En serio?

Ikki finalmente entendió porque fue llamado a la oficina de la directora.

– Arisuin y Toutokubara, también las hermanas Hagure, ya se retiraron. Arisuin sintió que era una carga, como se esperaba. Escuché que Toutokubara permanecerá al lado de Touka, quien aún no recupera la conciencia. Y para Kikyou y Botan Hagure, parece que perdieron la confianza después de presenciar la fuerza de Akatsuki.

– … Ya… veo. Supongo que no se puede hacer nada, ¿huh?

– ¿Qué vas a hacer? Dadas las circunstancias esta vez, hare una excepción en cuanto a mi promesa contigo…

– No, no tengo ningún problema en lo absoluto.

Ikki interrumpió lo que Kurono iba a decir, ya que no necesitaba la concesión que estaba haciendo, Ikki ya lo había decidido en su corazón.

– Participaré en el Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas. La promesa puede seguir tal como está.

– ¿Estás seguro?

– Si. En primer lugar, el Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas de este año no me parecía normal. En un festival donde solo caballeros legítimos aparecen, personas poderosas del bajo mundo criminal están apareciendo. Eso es todo lo que es. En cambio que el Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas sea para decidir al estudiante a caballero más poderoso, este año el festival ni siquiera puede ser llamado el Festival real de Artes de la Espada de las Siete Estrellas.

En ese caso…

– Hay algo que quiero. A pesar lo que el primer ministro Tsukikage y los que estan con el piensen. No es lo que nos preocupa a los estudiantes a caballero. Como siempre, solo me estoy dirigiendo al lugar donde prometí que lucharía justamente con Stella.

Respondiendo con ua voz fuerte, puso un rostro que ciertamente mostraba decisión.

– … Y además, hay un oponente que me preocupa.

– ¿El Emperador de la Espada del Viento?

– No.

Ikki lo negó inmediatamente.

– No puedo decir que no estoy preocupado por mi hermano Ouma, pero hay alguien más.

– ¿Además del Emperador? ¿Quién puede ser?

– El representante originalmente de la Academia Kyomon, Amane Shinomiya.

– Onii-sama, ¿es el chico con un rostro extremadamente atractivo?

Ikki asintió confirmando la pregunta de Shizuku. Kurono inclinó su cabeza ligeramente en confusión ante esa confirmación.

– … Aunque no lo vi como un caballero que llame la atención.

– También es lo que pienso.

– ¿Qué?

– Los que están relacionados con esto deben tener una ambición muy grande como mi hermano Ouma. Entre los miembros de la Academia Akatsuki, no hay ninguno que no deje una impresión especial. Y pienso que mis impresiones están básicamente en lo correcto. Su poder como caballero no es tan grande como el resto de los de Akatsuki… A pesar de eso, por alguna razón siempre he tenido una impresión extraña acerca de él clavada en mi pecho. Una sensación desagradable lo suficientemente fuerte para sorprenderme incluso a mí…

¿Por qué sentía una sensación desagradable solo por Amane? Ikki no lo sabía. Por esa razón, no pudo evitar sentir que era ominosa.

– ¿Por qué estoy repelido hacia Amane hasta este punto? Quisiera saberlo.

No lo entendia en este momento, pero debe haber una razón. Ante las palabras de Ikki, Kurono asintió comprendiéndolo.

– … Ciertamente, no eres del tipo de persona que mira con disgusto a otros sin ninguna razón, Kurogane. Quizas eres el único que sintió algo extraño por este chico llamado Shinomiya… De todas formas, entiendo tu determinación, te guiaré durante tu participación en el torneo.

– Muchas gracias.

Ikki expresó su gratitud y preguntó algo que estaba en su mente.

– Por cierto, Directora. ¿Stella también participará?

En respuesta, Kurono respondió con una pequeña risa.

– Si le hubieras preguntado esta mañana, habría respondido inmediatamente con ‘¿estás pegado a mi como un musgo?’

– Esa respuesta suena a lo que Stella-san diría, Onii-sama.

– … Supongo que si.

Ante las palabras de regaño de Shizuku, Ikki asintió un poco en respuesta.

– Ahh, ya lo recordé gracias a eso, pero… Kurogane. Te dejó un mensaje. ‘Por esta semana antes que comience el Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas no regresaré al dormitorio.’ Dijo eso y también esto ‘Solo porque no estoy ahí no significa que deberías permitir que Shizuku haga lo que quiera’.

– Me niego.

Aunque Shizuku respondió inmediatamente a una parte de ese mensaje, alzó su mirada y miró a Ikki en confusión.

– ¿Pero que quiere decir con que no volverá por una semana?

– … Me pregunto.

Ante la pregunta de Shizuku, Ikki pensó nuevamente… para que las palabras de Stella sean asi, puede ser por la visita de ayer a Touka y a Utakata quienes aún no habían despertado. Miró a los dos durmientes detrás de la ventana. Y apretando sus puños fuertemente para hacerlos sangrar, habló con una voz temblorosa.

«No sabía… que ser débil… era tan doloroso…»

– … Estoy seguro que Stella también ha estado pensando en varias cosas.

Esos comentarios, esas lágrimas, probablemente no era lo que Stella deseaba. Por eso Ikki vagamente evitó la pregunta de Shizuku.

– Y entonces, Shizuku Kurogane. Tengo algo importante que discutir contigo.

Repentinamente, Kurono presento un asunto a Shizuku quien había estado al lado de Ikki todo este tiempo.

– Sí, ¿de qué se trata?

– La verdad es que ya que Kanata Toutokubara, Nagi Arisuin, Kikyou Hagure y Botan Hagure se han retirado. Te iba a ofrecer el derecho de aparecer en el torneo. Eres el único caballero que obtuvo la victoria en este incidente. No hay ningún problema con tus capacidades. Si estas dispuesta a aceptar esta oferta. Hare que suceda como corresponde, así que… ¿Qué piensas?

La expresión de Shizukuno mostró sorpresa ante la pregunta. Quizás Arisuin le habló de esto con aterioridad. Shizuku, sin demostrar ni un poco de duda, respondio con un asentir.

– Definitivamente, agradecidamente acepto la oportunidad de aceptar.

– Entonces encarguémonos de eso.

Diciendo eso, Kurono escribió algunas palabras en un documento que tenía a la mano, y puso su sello. Después de eso, alzó su rostro e informó a Ikki y a Shizuku quienes estaban en frente de ella. Mostrando una sonrisa bastante audaz, dijo…

– Este año, una perturbación imposiblemente anormal se desató antes que pudiéramos reaccionar, pero como Kurogane lo dijo antes, no hay necesidad que se preocupen por la conspiración de los adultos en el Festival de Artes. Los actores principales del Festival de Artes son indudablemente ustedes los estudiantes a caballero. Esta es una buena oportunidad para conocer a estas personas de la Rebelión en combate donde no puedan luchar de una forma que puedan romper las reglas. Ya sea en la sociedad o en el bajo mundo, personas fuertes sin hacer tales distinciones se están reuniendo en este festival para decidir quién es realmente el más fuerte de Japón, ¿eso no es espléndido? El escenario más alto y sin igual. ¡Pongan a prueba el contenido de su corazón y diviértanse al límite de su fuerza!

– ¡Lo haremos!

 

Parte 3

Al mismo tiempo, Stella Vermillion estaba en frente del gimnasio en el Área Metropolitana de Tokio reservado para el uso exclusivo de los contendientes del Rey de Caballeros. Estaba esperando por alguien adentro.

– Bueno, bueno. No pensé que nos encontraríamos en este lugar.

La que finalmente apareció era la Princesa Yaksha, Nene Saikyou. Esta era una institución que Saikyou usaba mientras permanecía en Hagun.

– Estaba esperando por usted, Nene-sensei.

– ¿Oh? ¿Así que estás diciendo que tienes asuntos que tratar conmigo, princesa?

Suponiendo sus intenciones entre esas líneas. Saikyou escuchó el asunto importante que Stella quería hablar. La expresión de Stella era extremadamente seria o quizás demasiada preocupada mientras respondía.

– Por esta semana hasta el inicio del Festival de Artes, le pido que entrene conmigo.

– Una vez más, que cosa tan repentina para decir. ¿Qué causó esto?

Ante esa pregunta, Stella mordió sus labios, mientras respondia con una voz tensa.

– … Desde que fallé en tener una ventaja decisiva sobre Touka-san en las batallas de entrenamiento, vagamente estuve consciente de eso. Pero esta vez realmente me di cuenta.

La sensación al enfrentarse con el Kusanagi de Ouma aun estaba presente en las manos de Stella. Era la primera vez que lo experimentaba, el perder en fuerza en su propio campo de experiencia, la ofensiva. El impacto de esa derrota, junto con Touka quien la protegió y que aun sigue inconsciente, hizo que Stella enfrente la realidad.

– Soy… débil. A este paso, no seré capaz de unirme a Ikki en el lugar que prometimos.

– ¿Es por eso que quieres que te entrene?

Stella asintió fuertemente.

– ¡Por lo que puedo ver, eres la más fuerte de esta Academia, Nene-sensei! ¡Es por eso que quiero pasar esta semana entrenando contigo! ¡Por favor!

– ¿… Si digo que no?

Saikyou miró a Stella mientras inclinaba su cabeza hasta abajo y cuando Stella alzó su cabeza nuevamente para responder…

– Las chispas que caen sobre todos no pueden ser quitadas de encima, ¿verdad?

Desde el cabello colgando en frente de su rostro, Stella miró a Saikyou con ojos encendidos. Si Saikyou no acompañaba a Stella, Stella insistiría en el asunto. Si Saikyou no se ponía de acuerdo aquí, Stella inmediatamente atacaría. Eso era lo que la mirada de Stella estaba diciendo.

Dándose cuenta de eso, Saikyou suspiró un poco en su interior.

«Supongo que está en una situación difícil, ¿huh?»

Saikyou lo reconoció. Hoy, Stella estaba luchando. La experiencia que nunca antes había tenido una derrota absoluta. El sentimiento que nunca antes había sentido una gran impotencia. Frustración, amargura, el dolor al querer hacer algo, pero sin saber qué hacer. Probablemente fue por eso que estaba tratando de hacer la cosa más difícil que podía hacer ahora. Ya que si no hacía algo, sería destrozada por la ansiedad.

«Honestamente, lo que necesita ahora es algo que la tranquilice, pero…»

Un entrenamiento vigoroso debido a la impaciencia y a la agitación sería peligroso. No había nada mas importante que decirle esto claramente. El potencial de Stella ya habia ido muy lejos en otra dimensión. Siendo reducida al nivel de una persona ordinaria, golpear el techo con la habilidad de un prodigio que presume del poder mágico mas grande del mundo, se ha vuelto una gran desventaja para Stella. Por eso decirle que se calme era la mejor opción para una profesora.

Aunque…

«… Como me lo esperaba, esto necesita un poco de compasión, ¿huh?»

Viendo la expresión tensa de Stella al punto de ponerse a llorar en cualquier momento, Saikyou pensó. Ciertamente, viéndolo a largo plazo, calmarla puede ser la mejor opción. El potencial de Stella sin duda estaba por encima de los demás. Probablemente no habia nadie mas en Hagun que pudiera enfrentarse al Emperador de la Espada del Viento. Para Saikyou, era fácil de imaginarse el futuro.

Pero… eso era en tres años. En este momento, la intranquilidad que Stella estaba sintiendo era una verdad obvia. En términos del Festival de Artes de este año, probablemente era difícil para la Stella actual llegar a las finales. Ya que Stella también lo entendia, estaba preguntando lo que podía hacer.

«Eres del tipo con gran talento, entonces… bueno, no tengo ninguna razón para no ayudarte, ¿sabes?»

Recordando sus propios días como estudiante, Saikyou hizo una sonrisa irónica desde sus pensamientos mas profundo. Cuando era joven, había hecho varias solicitudes idiotas para incrementar su fuerza y conseguir resultados. Cuando fue demasiado lejos y renunció al encuentro, al usar fuerza letal en contra de Kurono, sería un buen ejemplo. Esta vez es igualmente lo mismo lo que esta sucediendo ahora. Stella no estaba mirando al futuro. Esta chica estaba pensando si podía ganar, estaría bien incluso si muere.

Los jóvenes tienen su propio sentido de los valores.

Puede ser un pensamiento ilógico lo que uno esperaría de la inexperiencia y de la ridiculez. Sin embargo, forzar a los jóvenes que solo piensan de esta forma en adultos racionales sería…

… Ilógico, ¿no…?

Entonces Saikyou hizo una propuesta.

– Oye, Stella-chan, pondré una condición, si puedes cumplirla, entonces te entrenaré.

– ¿E-En serio? ¿Entonces cuál es su condición?

– Es simple. Te daré un curso intensivo. Sin embargo, no te enseñaré nada.

– ¿Eh…?

– En otras palabras, Stella-chan, por la semana que queda no haré nada más que golpearte como un saco de boxeo. Quizás tu cuerpo se rompa y quizás tu corazón se rompa incluso antes de eso, seguiré golpeándote sin piedad. Si estás bien con hacer ese tipo de entrenamiento, te lo daré.

– Entonces estas diciendo que mientras tanto, ¿tengo que descubrir las cosas por mí misma?

– Exacto. Por supuesto, no puedo garantizar que aprendas algo, pero… ¿Qué quieres hacer?

Eso era lo que mejor se le ocurrió a Saikyou. Mostrarle su fuerza absoluta. Hacer que Stella se dé cuenta se su propia impotencia. Sin embargo, Stella tendría que encontrar su mejor solución. Si no podía hacerlo a Saikyou no le importaría, no era una propuesta que un profesor normal haría, pero para la Stella actual, era lo suficientemente atractivo. En cualquier caso, la Stella en apuros quería una dirección. Por el bien de volverse más fuerte, algún tipo de impulso para avanzar un paso. Ya que si podía encontrarlo de esta forma, no había forma que se rehúse.

– ¡Con eso me basta! ¡Muchas Gracias!

– Entonces ven… Por una semana, te mostraré el infierno.

Y asi, todos los participantes pasaron su última semana en la forma que querían. Por encima y debajo de la superficie, los adultos y niños, todos los deseos y ambiciones dieron vueltas en un torbellino y se reunieron, mirando hacia el Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas.

Y dos días antes de la apertura del Festival, el horario para el torneo finalmente fue anunciado. Viendo la distribución en el horario del torneo, los labios de Ikki Kurogane formaron una sonrisa.

¿Está sonriendo por confianza? ¿O por amargura?

Después que los participantes que no participaban fueran removidos, el número total de participantes fue de treinta y dos. Entre los 32 nombres, el que le asignaron como oponente a Ikki en un encuentro abierto era un estudiante de tercer año de la Academia Bunkyoku.

El Rey de Espadas de las Siete Estrellas, Yuudai Moroboshi.

El campeón del Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas del último año. El hombre que sin duda, en éste momento, estaba en la cima de los estudiantes a caballero de todo Japón.