Capítulo 3: El Festival de Artes de la Espada las Siete Estrellas, Comienza.

Parte 1

En algún lugar de Tokio en la Academia Hagun, un caballero se despertó en una enfermería.

– … Nnnn…

Sus pesados parpados se abrieron para mirar un techo blanco desconocido.

«¿Dónde estoy…?»

La joven mujer estaba un poco confundida por esa vista. Esto se debía parcialmente porque de hecho casi nunca ha estado en un hospital… pero sobre todo era por la somnolencia después de despertarse de un largo sueño. Aunque una vez que entendió que estaba sucediendo, se sentó derecha por reflejo… y al hacerlo alertó a la rubia de ojos esmeraldas, Kanata Toutokubara al sonido de las sabanas moviéndose.

Kanata volteó sus ojos de la televisión colocada en la habitación y suspiró profundamente de alivio.

– ¡Ah! ¡Touka-chan, despertaste… gracias a dios!

– ¡Kana-chan ack!

Viendo a Kanata a un lado de la cama, Touka intentó llamarla, pero se lastimo mordiendo su lengua fuertemente.

Ahm ahme mordí la lengua…

– Supongo que no es de sorprenderse que tu cuerpo este un poco torpe. Después de todo, estuviste durmiendo por bastante tiempo…

– ¿Estaba dormida…?

Bueno entonces, ¿Cómo llegó a dormir por tanto tiempo para que su cuerpo se sienta así de pesado? Mientras Touka trataba de ordenar sus recuerdos fragmentados…

[¡Ahora entonces! El momento decisivo para el primer round del Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas está acercándose. ¡Está escrito el muy anticipado encuentro final del Bloque B, la Princesa Carmesí de la Academia Hagun — Stella Vermillion! ¡Su oponente, La sonrisa Glacial de la Academia Kyomon — Mikoto Tsuruya! Nuestro Analista, Muroto-pro, está aquí con nosotros. Muroto-pro, ¿qué piensas de este encuentro?]

Las palabras que salían del televisor, hicieron que las memorias fluyan de nuevo.

Durante el ataque de Akatsuki, había dirigido al concejo estudiantil contra el Emperador de la Espada del Viento, Ouma Kurogane para proteger a Stella Vermillion y había sido derrotada por el Emperador. ¿Qué había sucedido después de eso? No lo sabía y con un rostro pálido volteó a ver a Kanata.

– ¿Kana-chan, qué sucedió? ¿Qué pasó con Stella-san? ¿Kurogane y los demás están bien?

– Están bien. Las hermanas Hagure se las arreglaron para proteger a Vermillion-san. Kurogane-kun sufrió algunas heridas, pero ya se recuperó y ahora está en el lugar del evento. Mientras que nosotros, todos fuimos heridos por dispositivos en formas ilusorias, así que particularmente no hay nada de malo con nosotros… excepto por el Vicepresidente y tú. Ustedes recibieron mucho daño y por eso entraron en un estado de coma.

– ¿También Uta-kun?

– Sí.

La mirada de Kanata se dirigió hacia atrás de Touka. Haciendo lo mismo, notó a Utakata recostado en una cama grande ubicada al lado de su cama.

–… Uta-kun…

– Al igual que tú, su recuperación ha sido lenta debido al cansancio extremo, pero la vida del vicepresidente no está en peligro. Creo que lo más probable es que se despierte hoy en la tarde, o mañana.

– En serio… haaaa…

Al haber escuchado los detalles de lo que sucedió después que perdió la conciencia, Touka suspiró profundamente.

«Por ahora, supongo que he hecho lo mínimo de mis deberes como Presidenta del Concejo Estudiantil…»

Al menos, se las había arreglado para prevenir la destrucción completa de la Academia Hagun y eso era suficiente. Aun, todo esta era gracias a sus amigos quienes habían escogido quedarse en la línea frontal junto con ella.

– Gracias, Kana-chan.

–… Jaja. También por favor da las gracias a los demás. Definitivamente estarán felices.

– Sí. Lo haré.

[¡Oh, no, parece que tenemos un problema!]

Un grito, casi de angustia, se podía escuchar de la televisión.

[Oh vaya, parece que hay un buen escándalo por allá, ¿me pregunto cuál es el problema?]

[No sé. ¿Qué podrá ser?]

Naturalmente, sus ojos se dirigieron hacia la pantalla de la televisión. En esta, podían ver a un hombre con gafas sudando mucho.

[¡Oh cielos, parece que la representante Stella Vermillion no ha llegado al lugar de encuentro ni responde al llamado para que el encuentro comience!]

Ahora eso era inesperado.

– ¿¡Eeeeehhh!?


Parte 2

«¿Para empezar no respondió al llamado para que el encuentro comience? ¡Algo asi…!»

Al haber escuchado de Kanata que Stella estaba bien, esta transmisión sorprendió a Touka aún más.

– Kana-chan. Hace un momento, me dijiste que Kurogane-kun estaba en el lugar de encuentro… ¿Significa que Stella-san no estaba con ellos?

– No estoy segura de los detalles, pero parece que la derrota contra el Emperador de la Espada del Viento la afectó mucho y por eso busco después a Saikyou-sensei para que la entrene. Creo que por esto no viajaron juntos.

– Entonces es así como sucedió. Pero entonces, si estaba viajando con Saikyou-sensei, ¿por qué estaría…?

¿Por qué no estaba en el lugar de encuentro al momento en que el Festival comenzó? Kanata y Touka estaban confundidas. Mientras tanto, seguían recibiendo información de la trasmisión televisiva.

[Ah, hemos recibido un mensaje de los jueces. La representante Stella Vermillion los ha contactado y les ha informado que debido a una falla en el tren su viaje ha sido retrasado, llegara más tarde al lugar del encuentro.]

[Ese es un grave problema. ¿Pero no deben estar el grupo de los representantes, dos días antes que evento comience? ¿Para evitar que estas cosas sucedan?]

[Es verdad. Debía llegar a Osaka junto con los otros participantes de Hagun… Oh cielos, ¿Qué pasa? ¡La representante Mikoto Tsuraya ha solicitado a los jueces que le concedan la victoria por perdida!]

– ¿A este ritmo Stella-san puede terminar perdiendo por default?

Kanata preguntó, mirando a la pantalla con una expresión preocupada. Touka negó con la cabeza.

– No, estoy segura que estará bien.

Al haber participado en el anterior Festival De Artes de la Espada de las Siete Estrellas como capitana del equipo, en ese entonces había tenido una idea general de las reglas del Festival.

– No es una regla que los participantes tengan que llegar dos días antes. Si en el evento alguien llega tarde, ese encuentro puede ser aplazado.

[Bueno, los jueces nos han enviado su decisión. Declarando que ‘de acuerdo a las reglas, el cuarto encuentro del Bloque B deberá ser pospuesto… por eso, no reconoceremos una victoria por default.]

[Entonces no hay nada que hacer. Después de todo, esas son las reglas.]

[¿Hay alguna sanción por llegar tarde?]

[En este caso no habrá ninguna, ya que el retraso en el horario del tren también ha sido confirmado por los jueces. Sin embargo, sería bueno si pudiéramos formalizar como regla, llegar dos días antes, esto evitaría que cosas así sucedan.]

Todas las decisiones con respecto a la realización del Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas son hechas a través de un consenso entre los jueces. Como en muchas otras competiciones de combate, esta decisión no podía ser revertida una vez que pase. En otras palabras, gracias a esta decisión. Stella ya no estaba en peligro de perder, Kanata suspiró de alivio.

– Haa. Eso en serio me dejo en suspenso.

– Pero si no logra llegar antes de la hora en la cual el encuentro fue cambiada, está fuera.

«Aunque, sería bueno si pudiera hacerlo…»

De paso, el encuentro de Stella sería el último de los primeros encuentros del Bloque B. En ese momento, un anuncio vino del lugar del encuentro.

[Su atención por favor a todos; habrá un descanso de diez minutos mientras preparamos el ring, después de lo cual empezaremos rápidamente con los primeros encuentros del Bloque C.]

– Entonces ya estamos en la primera mitad de los primeros rounds. Es una pena que me perdí una parte tan buena. Dime, Kana-chan. ¿El encuentro de Kurogane-kun ya terminó?

– No. Es el cuarto encuentro del Bloque C, el cual es después de este.

– Es grandioso…

Si nada más, Ikki se convirtió en un representante al derrotarla. Como Raikiri, su encuentro era uno que no se podía perder.

– ¿Por cierto, quién es su oponente?

– Ah, cierto, no viste los grupos del torneo ya que estabas inconsciente en ese entonces…

– Sí. Entonces, Kana-chan. ¿Quién es el oponente de Kurogane-kun?

– Este encuentro será de mucho interés para ti, Presidenta.

Kanata hizo una expresión complicada, como si tratara de suprimir su sonrisa irónica. Touka repentinamente tuvo una horrible premonición…

– El oponente del Peor para el primer round es… Yuudai Moroboshi, el Rey de Espadas de las Siete Estrellas.

… dio en el blanco casi inmediatamente.

– Kurogane-kun nuevamente sacó la paja corta en el primer round, ¿no?

– Si, lo hizo. También fue así durante el torneo de selección… creo que en general no tiene nada de suerte.

– Pero supongo que uno podría pensar en esto como una prueba necesaria, que un héroe debe superar, ¿no?

Aun así, que mala suerte, que haya sido emparejado con el Rey de Espadas de las Siete Estrellas justo desde el primer momento. Los ajustes fueron hechos para que el estilo del torneo se adapte al fuerte descenso en el número de competidores de este año, dando como resultado que la clasificación sea desechada. Parecía que Ikki había perdido como resultado.

Es como si fuera un imán de problemas…

– Como Raikiri, quien ha peleado con ambos, ¿Qué piensas de este encuentro entre el Peor y el Rey de Espadas de las Siete Estrellas?

Kanata preguntó eso repentinamente, mirando a Touka para una predicción. Probablemente estaba aburrida ahora que la transmisión ha sido reemplazada por comerciales debido al receso.

– Bueno, veamos…

Touka cerró sus ojos, pensando.

– Diria que un sesenta a cuarenta a favor de Moroboshi-kun.

– Sesenta-cuarenta. Es un margen muy estrecho, considerando que es el Rey de Espadas de las Siete Estrellas.

– Esta conjetura se parece a un ejercicio de probabilidad si consideramos sus lugares respectivos en la sociedad, pero tengo mis razones.

– ¿Y qué tipo de razones son?

– Kurogane-kun tiene una buena afinidad para oponente como Moroboshi-kun. ¿Conoces el Noble Arte de Moroboshi-kun, ‘La Mordida de Tigre’?

– Se trata de la habilidad para desvanecer a las otras Nobles Artes, ¿no?

– Sí. Los Blazers son capaces de desarrollar hazañas sobrehumanas conocidas como Artes Nobles. En otras palabras, podemos usar magia. Por eso la habilidad de negar y de devorar habilidades mágicas le da al usuario una ventaja abrumadora sobre todos los tipos de blazers. El agua de Lorelei, el fuego de la Princesa Carmesí, el viento del Emperador de la espada del viento, ninguna de estas funciona contra Moroboshi-kun. Su Tora-Ou simplemente los hará pedazos.

– Es verdad. También fuiste obligada a un combate a corta distancia por esto, Presidenta.

Rakudai_Volume_5_Pg_181Touka asintió. Hace un año, había sido estancada a un combate de larga distancia debido a que la Mordida de Tigre desvaneció a todos los relámpagos de Raikiri. Sin ninguna otra opción intentó usar la rapidez extrema de Raikiri para terminar la batalla sin darle a Moroboshi la oportunidad para contraatacar, pero su habilidad en lancería aseguró que nunca tuviera la oportunidad de usar a Raikiri, dando como resultado su derrota. Para ella, esos eran los recuerdos de una amarga derrota.

– Ahora que lo pones así, en verdad es una habilidad abrumadora.

– Lo es. Solo es útil contra los Blazers, pero como va, su habilidad para tener ventaja sobre cualquier Blazer es increíble… sin embargo, Kurogane-kun en primer lugar no es alguien que depende de la magia en una batalla. Él depende de las artes marciales a un punto que es raro entre los Blazers, solo usa magia en los momentos más oportunos. Por otra parte, La Mordida de Tigre es un Arte Noble que existe solamente para negar otras Artes Nobles. En sí no tiene ningún poder ofensivo. De tal manera, que las opciones ofensivas de Moroboshi estarían todas limitadas a su lancería… su propia arte marcial.

Por eso el resultado del encuentro entre los dos se basaba en un encuentro de artes marciales. Este era un encuentro en el cual una espada estaba en desventaja en términos de alcance comparada al de la lanza.

– Con eso dicho, no creo que una sola ventaja de alcance sea suficiente para hacer arrodillar al Rey de Espadas sin Corona.

Su Raikiri había sido sellada por esa ventaja de alcance del año anterior. Pero la movilidad de Ikki, su criterio y el gran número de trucos que tenía bajo su manga, de alcance medio había superado por mucho el nivel de un estudiante a caballero. Sería una tarea difícil mantener a un espadachín de ese nivel puesto dentro del rango de ataque de uno mismo, incluso para el Rey de Espadas de las Siete Estrellas.

– Entonces el Rey de Espadas de las Siete Estrellas será vencido inspiradamente en el primer round…

–… Es una clara responsabilidad.

Al menos, no sería un encuentro unilateral. Touka podía estar segura — al haber peleado con los dos Reyes de Espadas — de esto. La habilidad de Ikki en combates a corta distancia era indudablemente de nivel nacional. Incluso podía concursar por la corona del Rey de Espadas de las Siete Estrellas.

Aun así, ser emparejado con el Rey de Espadas de las Siete Estrellas en el primer round no es algo que puedas llamar mala suerte.

Pero si estaba en su mejor estado, podía causar una enorme derrota.

– ¡Da lo mejor, Kurogane-kun!

Entonces confió y envió su apoyo a Ikki desde lejos — desde Tokio a Osaka.

 

Parte 3

[Su atención por favor a todos. Ya que hemos terminado con las preparaciones del ring, ahora comenzaremos con el primer round de encuentro del bloque C. Por favor todos los representantes del Bloque C reúnanse en sus habitaciones de descanso.]

Una vez más la escena volvió al Domo de la Bahía construido de mortero, donde el anuncio que la preparación del ring rodeado por un césped artificial estaba siendo terminado.

Ese anuncio también llegó a los oídos de Ikki y compañía, quienes habían estado arrimados en la valla de espectadores mirando los encuentros anteriores.

Ikki volteó a ver a Shizuku y a Arisuin, quienes estaban con él.

– Supongo que es hora que me vaya a la habitación de descanso.

Su encuentro era el cuarto del Bloque C. De tal manera, había un poco de razón para que se apresure, pero tampoco había una excusa para llegar tarde.

– Da lo mejor Ikki.

– Estaré pidiendo para que tengas buena suerte en tu batalla, Onii-sama… con eso dicho, el descaro de esa mujer Stella, en serio. Dejando de lado que no haya llegado a su propio encuentro, incluso llega tarde para el tuyo.

– ¿Normalmente, el orden de importancia no debería ser al revés?

– Después de esto, voy a usar las técnicas asesinas que aprendí de ‘Ciento Ocho Formas para molestar a la Nueva Esposa’, para vencerla.

– Jaja… por favor ten algo de piedad. Entonces, nos vemos.

Después de haber calmado a Shizuku, quien estaba molesta que Stella no haya sido la primera en venir y animar a su hermano, Ikki se despidió de ellos y entonces se dirigió a la habitación de descanso. Había estado mostrando una expresión relajada cuando estaba junto a ellos, una tan calmada que no parecía que tuviera una batalla más tarde. Quizás fue por eso que Shizuku respiró profundamente de alivio después de verlo irse.

– Este bien. Onii-sama no se ve tan nervioso como lo estaba antes.

– Jaja. Bueno, lucho hace poco con las Alas gemelas, ¿entonces porque debería estar asustado de un oponente del nivel del Rey de Espadas de las Siete Estrellas?

Encontrando a las palabras de Arisuin razonables, Shizuku asintió. Esa batalla le había hecho un bien a su hermano. De eso no tenía duda.

Justo entonces, una voz familiar se escuchó.

– ¡Ho~la, a ambos! ¡No los he visto desde ayer!

Una mujer de bata blanca saludó mientras caminaba hacia la dirección por la cual Ikki se había ido.

– Kiriko-san…

– Bueno, bueno, ¿nos estamos encontrando muy seguido últimamente?

– Mmmm, es verdad… es como si el destino nos pusiera juntos.

– Aunque ser destinado con doctoras no es mi estilo.

Kiriko se encogió de hombros ante la broma de Arisuin y entonces su rostro se puso serio.

– Me topé con el Peor hace un momento. ¿Le sucedió algo?

– Creo que Onii-sama está muy relajado. ¿Por qué dices eso?

– Exactamente. Está muy relajado. Al momento en que me topé con él, le hice una rápida revisión. Su pulso, su temperatura, su transpiración… incluso su circulación y su balance hormonal estaban muy tranquilos. Normalmente, estos valores al menos deberían cambiar de alguna forma antes de una batalla en cualquier persona, pero en él no había ningún cambio en ellos.

Era difícil la reacción de un ser humano. Como Kiriko lo había explicado, Ikki estaba en un estado de excitación cuando se encontró con Moroboshi el día anterior. Pero hoy, mostraba una completa falta de emoción y eso significaba que…

– Se está forzando a estar relajado y bastante. No estaba así el día de ayer… entonces, su nivel de emoción había estado correcto para un combate. Deber haber algo que lo inquieta.

«¿Algo que le inquieta… a Onii-sama…?»

– ¿Estas muy segura de esto?

– No podría decirte qué es lo que le inquieta, pero estoy segura de mi diagnóstico.

– ¿Puede ser que estaba tratando de no desperdiciar energía mas de la necesaria al relajarse?

– No lo creo. Una cantidad adecuada de emoción puede incrementar tu habilidad de combate… de hecho. Lo encuentro preocupante precisamente porque él debería ser del tipo de caballero que entiende este principio.

Un silencio ominoso cayó, tras el diagnostico de mal agüero de Kiriko y en la perturbación Shizuku que recordó las cosas que había escuchado de ella, acerca de la noche pasada después de separarse de Ikki — las cosas que escucharon sobre Yuudai Moroboshi, la persona con la Ikki pelearía.

 

Parte 4

– ¿Qué quieres decir con un ‘tragico sentido de deber.’?

Ikki no ganaría. Al haber escuchado de Kiriko decir esto con seguridad, Shizuku la presionó por una respuesta. Desde su punto de vista, se sentía como si estuviera insultando a su hermano injustamente, pero Kiriko no podía haber dicho eso sin tener sus razones.

–… La hermana de Moroboshi-kun estaba en el restaurante el día de hoy, ¿verdad? Creo que ya lo saben que ella no puede hablar.

– Sí, escuchamos del Rey de Espadas de las Siete Estrellas que era algún tipo de condición mental.

– Es su culpa que no pueda hablar.

– ¿Qué… dijiste?

– Bueno, por supuesto que no lo creo, pero él sí. Ya que ninguna otra razón puedo encontrar.

Después de eso, Kiriko habló acerca de los orígenes del sentido del deber de Moroboshi.

Todo había comenzado hace seis años — en la tragedia que ocurrió cuando asumió el nombre de la “Estrella de Naniwa”, el mejor joven caballero de Kansai.

– Era feriado. Moroboshi-kun y su familia estaban yendo a un parque de diversiones por tren cuando el accidente sucedió. La noticia de este evento e trasmitió a nivel nacional, así que estoy segura que ustedes lo saben, ¿no?

Shizuku asintió. De hecho lo había visto mientras estaba en la casa de sus padres.

– Hasta donde recuerdo, era una terrible tragedia que tomo la vida de cientos de personas. Que también estuvo involucrado el Rey de Espadas de las Siete Estrellas. No había escuchado eso hasta que Onii-sama me contó el día de hoy.

– Si, muchos perdieron la vida en ese accidente. De hecho, de que esté vivo hace que Moroboshi un hombre con suerte. Sin embargo no escapó ileso. Mientras sus padres y hermana solo sufrieron heridas leves, él fue severamente herido. De hecho, perdió ambas piernas.

– ¿Perdió…? ¿Quieres decir, se quedó discapacitado…?

– Sí. La cúspide de la ciencia médica moderna, la capsula IPS es capaz de volver a colocar miembros perdidos: brazos, piernas y en algunas circunstancias incluso la cabeza. Pero su habilidad milagrosa se limitaba solo a volver a unirlos. No podía regenerar piernas que ya habían sido aplastadas.

En otras palabras, las heridas de Moroboshi no habían sido reversibles por la ciencia médica.

– Así, a pesar que su vida fue salvada, el héroe natal de Osaka, al que tenían grandes expectativas, viéndolo como la persona más talentosa después de la Princesa Yaksha… fue forzado a retirarse justo antes de los encuentros de eliminación de la clasificación superior de la liga de la escuela primaria.

Debió ser muy frustrante para él. Que tan mal pudo haberse sentido. Y además, Moroboshi ni siquiera podía levantarse sobre su propio pie. Posiblemente no podía luchar en ese estado. Aunque era una elección amarga, la Estrella de Naniwa aceptó su destino. Su positivismo inherente le permitió superar eso y siguió el camino separado al de un caballero. Pero…

– Habían personas que no pudieron superarlo de la misma forma que él lo hizo.

Una de ellas era Koume Moroboshi, la hermana menor de Moroboshi, ¿Por qué? La Razón… era una aún más cruel.

– La que había dicho ‘Quiero ir al parque de diversiones’ ese día fatal, fue ella.

– ¡Entonces…! Entonces, ella…

– Si, Koume-chan se culpó a sí misma. Si no hubiera sugerido de ir al parque de diversiones, su hermano no hubiera perdido sus piernas y lo más importante el futuro prometedor que le fue dado. Debido a su petición egoísta, siguió culpándose a sí misma incluso más fuerte… tan fuerte que su corazón se rompió. Al final, perdió su habilidad para hablar, casi como si desterrara ese egoísmo.

– Pensar que algo así sucedió…

– Las enfermedades del corazón son muy difíciles de curar. A diferencia de las heridas o enfermedades, el método para curar difiere de persona en persona. Nosotros los doctores, tristemente somos inútiles. Pero hay un hombre que puede curar a Koume-chan.

Lo que había hablado anteriormente sobre el deber, Shizuku y Arisuin podían deducir la identidad de ese hombre.

– Ese sería el Rey de Espadas de las Siete Estrellas, el mismo Yuudai Moroboshi.

– Si, la anormalidad que surgió en su hermana prendió el fuego en él una vez más, quien anteriormente había renunciado al camino del caballero.

Había pasado medio año después del incidente, cuando Moroboshi de alguna manera escuchó por ahí el hecho que ella había estado investigando un método para utilizar las células del cuerpo para regenerar miembros perdidos a través de la magia, y vino a ella.

[Doctora, por favor. ¡Ayúdeme a luchar nuevamente!]

Probablemente no había consultado a su familia acerca de arrastrarse a sí mismo desde Osaka a Hiroshima, trayendo solo su cuerpo herido… y una sola determinación.

– Lo acepté sin dudar. Por supuesto, no porque estaba conmovida por su pasión o algo. Para mí, su llegada fue muy conveniente, ya que estaba buscando ratas de laboratorio para mi investigación. Jaja. Soy una mujer cruel, ¿verdad? En ese entonces, pensé que podía hacer todo, que estaba bien que haga algo. Así que puse un pie en el reino de los dioses y creé nuevas partes para reemplazar a las perdidas.

– Entonces, las piernas de hoy de Moroboshi son…

– Sí, reutilicé componentes del resto de su cuerpo a nivel molecular y fusioné las partes dispersadas en un nuevo par de piernas falsas.

Como otra usuaria de Agua, Shizuku se quedó sin palabras ante la habilidad del ‘Caballero vestido de blanco’. El número de usuarios de Agua en todo el mundo quienes puedan recrear un par de piernas nuevas para alguien que las había perdido no podían ser más de tres personas. Además, por su método, todos los componentes originalmente provenían de Moroboshi, con esto descartó el incidente de rechazo de cuerpo extraño, como podía suceder en un trasplante.

Sin embargo…

– Mmm, ¿pero las piernas no representan cerca de la masa total del cuerpo humano? ¿Ese tipo de transferencia no sería perjudicial para el resto del cuerpo?

La pregunta de Arisuin era exactamente lo que Shizuku estaba pensando. Y sus temores dieron en el blanco.

– Tienes un buen ojo para esto, es justo como dices. Tuvimos problemas. Primero hubo una grave atrofia en su musculatura en todo el margen, al punto que su vida estaba en peligro. La densidad de sus huesos también fue disminuida debido a la creación de los grandes y robustos huesos de las piernas, y causó que desarrollara osteoporosis.

En el periodo justo después de la operación, Moroboshi había estado tan débil que al simple acto de inhalar y exhalar le causaba un dolor en los huesos de su pecho. Estaba cerca de la muerte, para ser más exactos, más que como estaba después del accidente.

Pero eso solo era el comienzo. Con el fin de permitir que su cuerpo obtenga un grado satisfactorio de movimiento en su piel y huesos, tenía que desarrollar su masa muscular. También necesitaba hacerlo lo más rápido posible, mientras su musculatura se reducía pronto perdería la habilidad para mantener sus funciones corporales básicas.

Por consiguiente Kiriko lo forzó, con ese cuerpo delgado suyo, someterse a un régimen de ejercicios hecho para atletas de primer rango.

– Por supuesto, era imperdonable hacer que lo haga con su mismo cuerpo.

Sus huesos huecos se rompieron, sus débiles músculos se rasgaron. Sus subes tendones se dividieron, sus nervios rotos por todas partes. Tragando su agonía, corrió con las piernas destrozadas, levanto pesas con sus brazos arruinados. Su cuerpo herido era sanado por la magia de recuperación de Kiriko, pero eso solo significaba que experimentaría la ruina incontables veces.

Era un proceso peligroso no tan diferente de la tortura. El vómito y la incontinencia se volvieron la rutina de cada día. Al final…

– Tres meses. Ese fue el tiempo que nos tomó para renunciar.

– Era inevitable. Una imprudencia así…

– O debería decir, es sorprendente que haya aguantado tres meses.

La opinión común entre Shizuku y Arisuin era que tres meses era demasiado tiempo. Claramente había sobrepasado los límites del tratamiento, ¿cualquier persona podía continuar haciendo eso?

Sin embargo la realidad iba en contra de sus cálculos.

– Y ahí es donde se equivocan. La que se rindió fui… yo.

– ¿… Eh?

– Al principio, lo había tratado como una rata de laboratorio, observando su progreso y escribiéndolo en un diario. Pero aunque parezca obvio… no es una rata de laboratorio. Es un ser vivo con la misma forma que yo. Mirar a ese ser vivo retorciéndose de agonía que por mucho había excedido la tolerancia humana por días, por semanas. No podía estar tranquila… para ser honesta, estaba volviéndome loca. Incluso en mis sueños, podía escuchar sus gritos de agonía.

Después de tres meses, no pudo evitar pensar que su investigación era el trabajo de un demonio. Tenía que detener esto inmediatamente. La tecnología existente para prótesis era increíble. No podían hacer movimientos muy sutiles ni permitir que el maná fluya a través de ellas como las piernas originales, lo que significaba que Moroboshi no podía convertirse nuevamente en un caballero, pero eran lo suficientemente avanzadas para no tener ningún obstáculo en su vida diaria.

¿Eso no sería suficiente?

Pensándolo así, le había pedido a Moroboshi que cese el proceso de rehabilitación y que le permita hacer la operación que le regresaría la carne de sus piernas a la parte superior de su cuerpo.

–… Pero me dijo esto.

Incluso hasta ahora, no podía olvidar sus palabras, no pudo evitar sus palabras. Con mucho sudor en su frente y su respiración un desastre, dijo…

[Vera, doctora. ¿Cuáles cree que fueron las últimas palabras de Koume? Con su rostro cubierto de lágrimas, dijo, ‘Lo siento’. Desde entonces, nunca escuché nada más de ella. Todo es mi culpa, todo porque soy tan patético. Tiene que soportar una carga que no debería tener solo porque salí herido. Solo quería ir al parque de diversiones, pero ahora piensa que ese tipo de egoísmo lindo es un pecado… así que no puede dejar que acabe así. Quiero hacerle saber que no necesita disculparse por nada. Que no tiene que preocuparse por nada. Pero no puedo hacerlo con este cuerpo patético. Las cosas que perdí en ese accidente: mis piernas, mi fuerza y mi lugar en el mundo, los voy a recuperar, para mostrarla con resultados, no con palabras que ‘ahora estoy bien’, o nunca me lo perdonaré. ¡Es por eso…! ¡Hasta que no haga que Koume se perdone a sí misma y sea capaz de hablar nuevamente, no importa cuántas veces mis huesos se rompan o mis músculos se rasguen…! ¡Nunca dejaré que vea nuevamente mi espalda doblada! ¡Eso es lo que… hace un hermano mayor!]

– Como lo dijo, nunca se detuvo, nunca deseó detenerse, hasta que su rehabilitación esté completa… y después de unos años, su desesperado trabajo finalmente dio frutos. La Estrella de Naniwa, Yuudai Moroboshi regresó al escenario, con la misma fuerza que tenía antes.

Y entonces subió, todo el camino hasta la cima de los estudiantes a caballero de Japón, convirtiéndose el Rey de Espadas de las Siete Estrellas.

– Aún así, el deber que Moroboshi-kun se propuso a sí mismo todavía no está completo. Hasta que el día en que Koume vuelva a hablar, siempre será un hombre desesperado.

Su deseo de tener un encuentro serio con Ikki, no provenía de la ambición, sino más bien, todo era por su hermana. La llama en ese sentido de deber como hermano, el cual lo había traído arrastrándose de las profundidades del infierno, no se habían extinguido, sino más bien resplandecieron mucho más.

– Al haberlo visto todo ese tiempo, te puedo prometer que el Rey de Espadas de las Siete Estrellas no es alguien que puedas derrotar simplemente con la ambición de derrotarlo. Las personas que pelean por sus seres queridos e importantes son muy fuertes.

 

Parte 5

Con solo recordar lo que había dicho acerca de la ferocidad de la pasión por las batallas de Moroboshi hizo que Shizuku temblara.

Recuperar la voz de su hermana, había sido por esa razón que Moroboshi fue capaz de recuperarse de esa lesión aparentemente irreparable e hizo un regreso, incluso superando un proceso de rehabilitación semejante a la tortura. Su tenacidad y determinación, ambas era extraordinarias.

«Moroboshi es, sin duda, fuerte.»

No solo en cuerpo, sino también en espíritu. No era alguien que Ikki pudiera derrotar si iba a la batalla con dudas en su mente.

«¡Onii-sama…! ¡De alguna manera recupera tu ánimo!»

Entonces Shizuku vio la entrada azul de la cual su hermano saldría con emociones parecidas a plegarias. Y mientras miraba…

– Ah…

Ahí, en las gradas para los espectadores encima de la puerta azul, estaba sentada una pequeña niña con un corte de cabello corto, era la hermana de Moroboshi, Koume Moroboshi, había venido a ver a su hermano, quien saldría de la puerta roja.

… Su expresión se veía llena de dolor.

[Ehem. Por favor les pido atención a todos. Nos disculpamos por la larga espera. ¡Ahora, empezaremos con el primer encuentro del Bloque C!]

Ante el anuncio, los ojos de Shizuku y Koume voltearon a mirar al ring.

Si estuviera en los zapatos de Koume, ¿Cómo se sentiría? Como se sentiría si Ikki hubiera perdido sus piernas por ella y entonces sometiéndose a sí mismo en un mundo de daño y luchar con otros por el bien de recuperar la voz de su hermana, mientras no podía hacer nada más que mirar… ¿entonces cómo se sentiría?

–… Ah.

Con solo pensar en eso sintió como si ella misma estuviera siendo cortada hasta su corazón.

 

Parte 6

A diferencia de los encuentros del Bloque B, el cual pasó por algunos problemas, el Bloque C estaba yendo suavemente. En medio de todo esto, Moroboshi regresó a su habitación de descanso siguiendo con su típico calentamiento y miró un pedazo de papel en su silla.

[¡Da lo mejor de ti!]

Estaba escrito con una letra circular y cursiva.

La noche pasada, no había regresado al hotel. Después de conseguirle a Ikki una ambulancia, había vuelto al restaurante, donde la multitud había disminuido de alguna forma. Al final, no había tenido tiempo para regresar. Este pedazo de papel le había dado Koume justo cuando estaba yendo a salir de la casa esta mañana.

Antes de dirigirse a la ceremonia de apertura, le preguntó.

[Oye, ¿Puedes decirme que de lo mejor de mí, como siempre lo haces?]

Le pedía esto antes de cada batalla, como si fuera algún tipo de amuleto de buena suerte. Como siempre, una mirada conflictiva aparecería en el rostro de Koume antes que pudiera convertirla en una sonrisa y entonces escribir ese mensaje.

Como siempre.

Mientras miraba el mensaje, Moroboshi recordó el rostro que había visto en ese momento. Esa expresión de dolorida y arrepentida. Sabía por qué pensaba de esta forma, por qué hacía esa expresión. Entendía que por ella, él se había alejado del mundo de caballeros. Por supuesto, nunca le había pedido su gratitud o le había dicho algo de ese tipo. Pero eran hermanos de sangre y así era capaz de suponer la esencia de su pensamiento. Era por eso que dudaba. ¿Por cómo podría desde las gradas animar a su hermano quien estaba peleando por su bien, como si no fuera de su incumbencia?

Al haber visto a través de ella, Moroboshi… había sonreído gentilmente.

– Tonta.

«No tienes que pensar que necesitas disculparte, Koume. No hiciste nada malo. No te preocupes, ve a tu propio ritmo y ponte bien nuevamente. Incluso si te toma años, décadas… no importa cuánto te tome. Así que hasta entonces, no perderé. ¡Hasta que te des cuenta que no me quitaste nada, hasta el día que te mejores, seguiré ganando! Y cuando llegue ese día, por favor, como solías hacerlo hace tiempo…»

[Les pido atención a todos los representantes que están en sus habitaciones de descanso. El tercer encuentro ha terminado, y ahora comenzara el cuarto encuentro. El Representante Ikki Kurogane de la Academia Hagun y el Representante Yuudai Moroboshi de la Academia Bukyoku, por favor pasen a sus puertas de entrada respectivas.]

– ¡Shaa! ¡Hora de patear algunos traseros!

«¡Ahora mírame atentamente!»

 

 

Parte 7

[Entonces, en el tercer encuentro del Bloque C, el representante Byakuya Jougasaki nos mostró su fuerza, espléndidamente sacando a su oponente fuera del ring por una cuenta regresiva de diez KO. Como se esperaba del anterior primer finalista, ¿no lo cree, Muroto-pro?]

[Sí… pero sin embargo, una victoria por cuenta regresiva no va bien conmigo como caballero. Entiendo que la regla está en su lugar para asegurar la seguridad de los participantes, pero no puedo evitar preferir que el encuentro se resuelva a puñetazos.]

[Ya veo. Creo que muchos en la audiencia piensan lo mismo. ¡Esperemos ver eso en el siguiente encuentro! ¡Damas y caballeros, la espera ha terminado! ¡Ahora les presentamos el cual probablemente es el encuentro más anticipado del día de hoy, el cuarto encuentro del bloque C!]

Con las palabras de la comentadora Lida como su señal, la cerca en las puertas de entrada comenzaron a alzarse y los contendientes para el cuarto encuentro entraron.

[¡Primero, desde la puerta roja, tenemos al actual campeón… el estudiante de tercer año de la Academia Bukyoku, Yuudai Moroboshi! ¡El héroe del oeste, con su ingeniosa técnica de lanza y su habilidad para devorar magia convirtiéndolo en el depredador natural de los Blazer, subió a la cima de Japón el último año! Su camino por ningún motivo fue fácil. Una vez perdió sus piernas en un accidente que sufrió antes del tornero U-12. Esto acabó con su camino como caballero y como resultado fue forzado a retirarse. ¡Pero está de vuelta! ¡Desde las profundidades del infierno, al superar esa herida irreparable todo el camino hacia la cima! ¡Ya sea la gloria de un caballero o la marcha atrás de un caballero, él los conoce y no los teme! ¡El Rey de Espadas de las Siete Estrellas, Yuudai Moroboshi, está aquí hoy en este ring para intentar lo inédito, una segunda victoria en el Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas!]

En ese momento, los aplausos hicieron temblar al piso.

[¡Ho-shi! ¡Ho-shi!]

[¡Escuchen esos aplausos! ¡Están haciendo temblar el domo de la bahía! ¡Como era de esperarse del héroe natal, es inmensamente popular!]

La adulación estruendosa era como el ruido de la tierra en sí. Seguramente ningún otro estudiante a caballero en Japon podria acumular tales aplausos. Estando en el lado receptor de las expectativas de los espectadores, Moroboshi materializó su dispositivo, Tora-Ou, y la alzó en lo alto como si perforara los cielos.

– ¡Shaaaa!

Como si dijera “¡Déjenmelo a mí!”

[¡Oooooooohhhhhh!]

[¿Qué pasa? ¡El Representante Moroboshi! ¡A pesar del aplauso que hizo temblar la tierra, no retrocede! ¡No se acobarda! ¡Ni siquiera ante esas expectativas, esas esperanzas! ¡Puede cargar todo eso sobre sus hombros — que hombre tan joven! ¡Qué hombre!]

[Eso es lo que es tan sorprendente de él.]

[¿Oh, qué quiere decir?]

[Como lo dijiste antes, Lida-san, se recuperó de una herida de la cual se pensaba era difícil recuperarse. De ese modo debería, más que los demás, ser consciente e inquieto sobre la condición de su cuerpo. Pero no mostró cobardía, ni mostró ninguna inquietud. Más bien, las cargó y entonces cumplió con todas las expectativas que recibió. Como si dijera ‘Estoy bien, no hay necesidad que se preocupen por mi’… También, una vez me sometí al mismo proceso de recuperación de Moroboshi-kun.]

[Entonces, Muroto-pro, ¿una de sus piernas es una prótesis?]

[Sí. Después de todo, incluso si la perdida de las cuatro extremidades en muy común en los torneos de KOK. Por eso hay una gran demanda por esas operaciones de recuperación. Sin embargo, si incluyo a mí mismo, casi no hay ningún caso de éxito. ¿Sabes por qué es eso?]

[No, no lo sé. ¿Podría explicármelo?]

[Para decir la verdad, la operación en si tiene una tasa de éxito del 100%. Es la rehabilitación en la que casi todos no pueden superar. La operación es un proceso que toma la carne existente de uno para recrear las partes perdidas. Por eso, varias complicaciones post-operatorias suceden como una osteoporosis severa y la perdida de musculatura causando que el desarrollo de los órganos internos vitales de uno caiga. Pero ya que el cuerpo no recobrará los músculos perdidos sin entrenamiento, tiene que someterse a un entrenamiento muscular para devolver al estado original del cuerpo como parte de la rehabilitación. Eso significa pasar por innumerables casos de desgarre muscular o ruptura ósea… Soy un hombre adulto, pero no podía soportarlo. Dentro de tres días, estaba suplicando al doctor lleno de lágrimas que regrese mi pierna a mi cuerpo. Pero Moroboshi-kun se las arregló para superar esa rehabilitación infernal, e incluso obtuvo una fuerza incomparable a la de antes. No es algo que puedas hacer con un espíritu y una resolución extraordinaria. Honestamente… no puedo imaginarlo. Su corazón, su habilidad y cuerpo están en un plano más alto. No veo a alguien derrotar al Rey de Espadas de las Siete Estrellas con esta firmeza de carácter, coraje y tenacidad.]

[¡Entonces podemos esperar ver la primera abrazadera de victorias en la historia del Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellasssss! ¡Y ahora, el primer oponente del Rey de espadas de las siete estrellas está entrando al ring!]

Mientras Lida hablaba, todas las miradas se dirigieron a la puerta azul. Entre las miradas, un joven hombre entro con calma, con su espada negra en la mano.

[¡Estoy segura que muchos de nosotros reconocemos este rostro! ¡Después de haber sido envuelto en un escándalo que involucra a la Princesa Carmesí, Stella Vermillion, Él es el mismo caballero de Rango F que entra al escenario del Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas! ¡Pero no se dejen confundir por su rango, su fuerza es auténticamente justificada! En el proceso de selección de su escuela, derrotó a Raikiri, Touka Toudou, quien le hizo pasar a nuestro actual campeón por un momento difícil el año anterior, con un solo golpe, e incluso derrotó al caballero de Rango A Stella Vermillion en un duelo no oficial. ¡Un caballero con una fuerza anormal, a quien le dieron el nombre del Rey de Espadas sin Corona! ¡Poseyendo la magia más débil junto con el manejo de espada más fuerte, él es el caballero negro más visto de este año! ¡Aquí viene entrando al ring, el estudiante de primer año de la Academia Hagun, el representante Ikki Kurogane!]

La respuesta ante la llegada de Ikki no era tan estruendosa como cuando entró Moroboshi, pero de todos modos era ruidosa. Todos estaban esperando ver qué tipo de oleada haría este caballero de Rango F, quien había venido a competir por el lugar número uno en Japón en este escenario.

Al haber escuchado las respuestas apasionadas de la multitud, Arisuin tragó saliva.

– Ha llegado la hora. Ikki finalmente está en el escenario nacional.

El desdichado caballero de quien nadie esperaría algo, a quien le trataban injustamente, ha venido aquí al ring a nivel nacional, para ser reconocidos por todos. Como alguien de la misma escuela y como alguien que ha estado con él durante todo el tiempo de los encuentros de selección internos, Arisuin no podía evitar estar conmovido por esta escena.

– Si… pero Onii-sama tiene como objetivo algo incluso va más allá. No puede perder en este lugar.”

Shizuka dijo eso con cierta rigidez, antes de voltear a Kiriko.

– ¿En este momento como esta Onii-sama, Kiriko-san?

– Hah. Dame un momento…

Kiriko cerró su ojo izquierdo.

– Mirada de Doctor.

Canalizando poder mágico en su ojo derecho, comenzó a examinar a Ikki. Entonces, hizo una sonría leve.

– Jeje~♡. Debo decir. Como era de esperarse de alguien que está acostumbrado a la lucha y al conflicto.

– ¿Qué sucedió?

– La anormalidad que detecte cuando me topé con el temprano se ha ido. Ahora está muy concentrado en la batalla. Su balance hormonal y presión sanguínea se están manteniendo en un estado óptimo de nerviosismo y emoción. Probablemente se las arregló para suprimir sus emociones durante el periodo de espera. Bastante Impresionante. No necesitas preocuparte, Shizuku-chan. ¡Sin duda tu hermano está… en la mejor condición posible!

Con esto, el escenario estaba listo, los contendientes listos. Los timbres de guerra sonaron.

[¡Entonces ahora! ¡El cuarto combate del Bloque C, primer round del Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas! ¡El encuentro entre Yuudai Moroboshi VS Ikki Kurogane comienza! ¡EMPECEMOS…!]

 

Parte 8

En el instante en que se dio la señal, Ikki se impulsó con el suelo, atacando directamente a Moroboshi.

[¡Oh, wow! ¡El Representante Kurogane inmediatamente comenzó con un ataque!]

La multitud rugió, haciendo eco por el comentario sorpresa que fue detallado porque Ikki realizó una rápida ofensiva contra el Rey de Espadas de las Siete Estrellas. Una maniobra que no consideraba la situación, que ellos sentían. ¿Quizás era descuidado? ¿Apresurado, impaciente?

Pero Arisuin por el otro lado halagó su decisión.

– ¡Buena decisión!

– ¿Alice?

– De cualquier modo, Ikki no puede hacer nada a la distancia… no tiene ninguna habilidad de alcance. Entonces la llave para la victoria es pasar por el rango de ataque de una lanza y poner a la batalla dentro del rango de la espada.

Así, un rápido ataque era una buena táctica.

– El largo alcance de la lanza es a la vez su ventaja y su defecto. ¡Si la guardia del lancero es invadida, entonces tomará la ventaja en un solo golpe!

– Pero Moroboshi-kun definitivamente sabe eso. No dejará tan fácilmente que alguien invada su guardia.

Como si confirmara las palabras de Kiriko, Moroboshi cambió de su postura de defensa. Sin prisa colocando a su lanza Tora-Ou de frente, estaba listo y entonces… un escalofrió recorrió por todas las columnas de los espectadores ubicados en las gradas del Domo de la bahía.

Esto incluyó también a Shizuku.

– ¡Que… que chico, ser capaz de expulsar esa presión solo al tomar esa postura…!

Sí, el origen de los escalofríos era la presión expulsada por Moroboshi a los alrededores incluso mientras tomaba su postura. Incluso el alboroto anterior de la multitud, fue silenciada por esa presencia… centenas de miles fueron devoradas en un instante por un hombre de pie en el ring.

Incluso Ikki, quien estaba cerca para un rápido ataque, fue forzado a detenerse ante esa presión. Esto era lo que había detenido a los movimientos de Yui Tatara hace dos días: ‘El Happo Nirami’ de Moroboshi Yuudai.

Pero solo fue por un momento. Ejerciendo más fuerza sobre sus piernas, Ikki continuó con su ataque.

[¡El Representante Kurogane! ¡A pesar de detenerse una vez, no está asustado! ¡Ataca con valentía!]

[Tiene un fuerte corazón. Una persona normal estaría temblando e inmóvil ante ese tipo de presencia, pero no está disminuyendo su velocidad en lo absoluto.]

Pero esto era conocido por Moroboshi, que este nivel de tácticas de miedo nunca funcionaría con el Peor. Se quedó estoico hasta el momento en que Ikki entró en el rango de su arma. Entonces…

*¡Shii!*

… el acero destelló.

Tora-Ou, sacó sus colmillos, atravesando en aire. Ikki dio marcha atrás fuera del rango, mechones rasgados de su cabello mientras se dispersaban suavemente en el viento. Quizás fue un poco lento para reaccionar ante la velocidad de la lanza.

La reacción de Moroboshi hizo que la multitud se llenara de aplausos.

[¡Eso estuvo muy afilado! ¡Es como si pudieras escuchar el sonido de la lanza partiendo al aire desde aquí el cuarto de comentarios! ¡Kurogane, tuvo que retroceder, con un solo ataque, Moroboshi ha mitigado su ataque!]

[No solo es un ataque.]

[¿Eh?]

[Aumenta el zoom en el pecho del Peor.]

Al haberla dicho eso, Lida aumentó el zoom de la cámara. Y ahí en la pantalla gigante de LCD, de hecho, se podían ver cortes en el uniforme de Ikki.

[¡Es-Esto…! ¡Hay cortes de lanza en su ropa en dos diferentes lugares!]

[Si. Incluyendo su cabello, eso lo hace tres. Esa es la Sanrensei[1] del Rey de Espadas de las Siete Estrellas, un tecnica de lanza de alta velocidad que desde el punto de vista de un espectador se puede ver como una sola estocada, pero de hecho golpea tres puntos a la vez. Es fácil poner atención a Moroboshi como un luchador que posee la habilidad más fuerte anti-Blazer, la destrucción de magia. Pero su técnica de lanza perfeccionada desde mi punto de vista es el arma más poderosa. Pasar su guardia es una tarea extremadamente difícil. El Peor estaba muy cauteloso sobre eso, es por eso que no ingresó en el rango de Moroboshi.]

Era sentido común. Después de todo, lanzarse de frente contra un lancero quien te tenía dentro de su punto de vista era una imprudencia, una lanza era un arma que presumía de una fuerza sin igual cuando combatía oponentes en línea recta. Si un ataque frontal sorpresivo no funcionaba, entonces uno debería encontrar una forma de enfrentarse contra los flancos… nuevamente, lo que uno podía esperar.

Fue por eso que la siguiente acción de Ikki dejó a todos sorprendidos. No podía ni correr ni saltar, pero simplemente se puso a caminar como si paseara, cerrando la distancia entre él y Moroboshi. Sus movimientos no tenían un instinto asesino, se detuvo a un metro y medio de este. ¡No lo suficientemente cerca para alcanzarlo con su espada, pero si lo suficiente para que Moroboshi lo alcance con su lanza!

[¿Qu-Qué? ¿Qué quiere hacer con eso Kurogane? ¡Es casi como si estuviera diciendo ‘vamos, golpéame’!]

Los comentadores también estaban confundidos. De hecho, era un movimiento incomprensible. Solo con mirarlo, uno pensaría que estaba provocando a Moroboshi. Algunos miembros de la audiencia pensaron así.

[¡Hoshii! ¡Se está burlando! ¡Ve a patearle su trasero!]

[¡No dejes que un vándalo de Tokio te subestime!]

Una protesta se escuchó de una sección del graderío. Y como si respondiera a sus voces…

[¡Moroboshi ha hecho su movimiento! ¡El rey de espadas de las siete estrellas inicia su feroz ataque contra su enemigo audaz!]

… una vez más mostró su técnica, un bombardeo continuo con Sanrensei muy rápido para seguirlo con la mirada. La punta de la lanza formó una lluvia de la muerte descendiendo como una lluvia de disparos de ametralladora.

Era imposible evadirlas. O deberían serlo y aun así…

[¡No están golpeándolo! ¡No están golpeándolo! ¡Incluso con su famosa velocidad, Sanrensei ni siquiera puede rasguñarlo! ¡Que juego de pies tan elegante! ¡Sus movimientos son tan elegantes mientras evade la punta de la lanza, que uno podría pensar que está bailando!]

Mientras estaba dentro del rango de alcance de Sanrensei, una técnica que podría perforar tres puntos en un solo respiro, Ikki estaba, a diferencia de un momento antes, moviéndose de lado a lado y esquivando todos los golpes.

No había cerrado la distancia son pensar. Sanrensei era una increíble técnica, incluso se la podía considerar sobrehumana. Pero sabía de algo que era más rápido y cortante por mucho: el Contraataque Marginal del Devorador de espadas. Los reflejos y la velocidad que estaban por encima del conocimiento humano que podían crear la ilusion de ocho cortes simultaneos a la vez. Comparado a eso, sus ojos eran mas que suficiente para seguir a Sanrensei, la cual no tenía la misma presión como la tecnica que podia hacerte ver 8 ataques simultáneos e ilusorios. Siempre y cuando lea la trayectoria de la lanza con una mente calmada, facilmente podia lidear con eso.

No mucho después, su inetrcambio duro diez segundos, en el cual Moroboshi atacaba e Ikki evadia. Entonces, viendo que Ikki estaba encargandose de sus ataques con facilidad, Moroboshi dio largos pasos hacia atrás, abriendo la distancia entre ellos una vez más.

[¡Incapaz de seguir en su posición, Moroboshi se retira! ¿Qué pasa? ¡Es como si le devolviera el favor por ejercer presión sobre él hace un momento, Kurogane ha empujado al Rey de Espadas de las Siete Estrellas sin dar ni un solo golpe!]

[¿Qué… que está pasando?]

[¿Están… bromeando?]

[¡S-Sorprendente! ¿En verdad es un caballero de Rango F?]

[¡Que genial!]

[¡Las reacciones se mezclaron aquí en el graderío! ¡Estos dos en serio saben cómo dar un buen show!]

[Como se esperaba, sus victorias pasadas contra los representantes del Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas; contra el ‘Cazador’ y ‘Raikiri’ no son solo por presumir. Es la primera vez que veo a un representante que puede moverse tan intensamente y rápidamente en un rango de alcance medio. Sin embargo, ninguno de los dos aún no ha demostrado todo lo que tienen.]

Muroto murmuró. Dijo la verdad. Aunque se pueda ver que Moroboshi retrocedió, una sonrisa se formó en los extremos de su boca.

– En serio tienes agallas para usarme como herramienta de calentamiento. ¿Ya estás mejor?

Preguntó.

– Sí. Gracias a ti, me di cuenta.

De hecho, durante su intercambio de ofensiva y defensiva, ninguno de ellos había presionado su ataque. Ikki se había quedado en la zona de peligro, continuamente tomando el riesgo de evadir a Sanrensei con las justas, para confirmar que su cuerpo no se bloquee del temor.

Y al darse cuenta de las intenciones de Ikki, Moroboshi lo había ayudado. Era por su amabilidad por lo que Ikki estaba agradeciendo.

De hecho, gracias a él, fue capaz de confirmar esto…

– ¡… Que sin duda estoy en mi mejor condición el día de hoy!

La extensión de sus piernas era optimas, los movimientos de su cuerpo flexibles. Su vista estaba clara y amplia. Había evadido los golpes de la lanza de Moroboshi con las justas, pero no sentía temor en su corazón. Las anormalidades que se habían presentado cuando enfrento a Ouma la noche anterior se han ido.

Estaría bien. ¡Podía luchar! Al haber sentido esto, tomó una postura, permitiendo que el instinto asesino se apodere de él por primera vez desde que llego aquí. Viendo a Ikki de esa forma, Moroboshi asintió.

– Que bien. Entonces, el servicio gratuito se ha terminado. ¡Me pondré serio desde ahora!

La presión que expulso se duplico. Como se esperaba del Rey de Espadas de las Siete Estrellas, incluso cruzar miradas con el hacía que fuera difícil respirar.

«Pero puedo hacer esto, Puedo ganar.»

Después de todo, había descubierto una cierta verdad del choque anterior.

«¡Es justo como lo sentí cuando miraba sus videos… hay una gran debilidad en la lancería de Moroboshi-san!»

 

Parte 9

– Tiene una buena mirada en su rostro. Parece que Ikki ya lo descubrió… el defecto del Rey de Espadas de las Siete Estrellas.

Touka murmuró desde su cama en la enfermería de la Academia Hagun mientras miraba la transmisión por TV de la conversación entre ellos dos.

– ¿Un defecto?

– Sí. Diría que investigó los videos de Moroboshi muchas veces, y entonces confirmó sus sospechas durante ese intercambio.

– No puedo decir que entiendo algo sobre eso. ¿Cuál podría ser su debilidad?

– Mmm… Kana-chan, ¿Qué piensas de las opciones ofensivas de una lanza?

Kanata pensó rápidamente antes de contestar.

– Naturalmente seria la estocada, ¿no?

– Bueno, es verdad que la lanza es un arma de estoque. Pero tiene otra opción que deriva de su ventaja absoluta de alcance, y esa es su movimiento circular.

Las lanzas solo tienes cuchillas en sus puntas, así que uno no daría una impresión tan fuerte como la de una espada como un arma de extensión. Pero la verdad, pero sería una locura subestimar la extensión de una lanza. Un golpe con una fuerza centrífuga de una vara robusta de más de un metro de longitud fácilmente podría romper los huesos humanos. De hecho, algunas formas de las técnicas de lanza chinas consideraban a los estoques como fintas. En otras palabras, estas escuelas de artes marciales usaban la estocada como un señuelo para hacer que el oponente las esquive antes de usar la lanza como un bastón como el principal medio de ataque.

– Sin embargo, la extensión no es una entidad en la técnica de Yuudai Moroboshi. No solo es en este encuentro. Desde que volvió, solo ha estado dependiendo de una estocada y no ha usado una extensión ni una sola vez… y eso incluye el encuentro que tuvo conmigo.

– Wow, no había notado eso.

Kanata expresó su sorpresa de una manera elegante al escuchar la verdad.

– Aun así, ¿Por qué solo usa estocadas? ¿Cree que no necesita usar nada más?

– Es verdad que la estocada es muy fuerte ya que solo necesita un poco de movimiento para lograr una buena velocidad y esto enfoca toda la fuerza en la punta de la lanza, dándole una gran fuerza ofensiva. Especialmente cuando uno considera que Sanrensei, que casi no tiene retraso entre la retracción y la estocada con la lanza, podrías llamarlo… la forma de ataque definitivo. Entonces como tú lo dijiste, Kana-chan. No necesita la extensión, aunque es una historia diferente si el oponente es un experto como Kurogane-kun.

Por toda su velocidad e intensidad, la estocada era un ataque objetivo y le faltaban las habilidades del área de control, que una extensión tendría. Un punto de ataque era fácil de ver, una vez liberado pondría al cuerpo, en una posición hacia adelante, abierto para contraatacar.

– Esto es algo similar a lo que llaman ‘espada muerta’ en kendo.

– En otras palabras, no debería ser difícil que Kurogane derrote al estilo de Moroboshi-san con sus reflejos, ¿no?

– Normalmente… sería eso.

En ese momento, Touka hizo una sonrisa traviesa y un extraño suspiro.

– ¿Normalmente?

– Desafortunadamente, el hombre al que está enfrentando Kurogane no es normal. Si los pensamientos de Kurogane son como los que acabo de mencionar, sufrirá bastante… al igual que yo en el último año.

[¡Oh, vaya! ¡Una vez más, Kurogane toma la iniciativa!]

Justo como Touka lo había dicho, la batalla dio inicio una vez más en Osaka. Al haberse asegurado que no tiene temor, Ikki cerró el espacio entre ellos, intentando tomar la ventaja del defecto que había visto en el choque de hace un momento.

[¡Pero Moroboshi no dejará que se acerque tan fácilmente! ¡Lo bloquea con Sanrensei!]

Por supuesto que Moroboshi tomaría ventaja de su acercamiento para dar el primer golpe.

¡Uno!

Se movió a la derecha, evadiendo el primer golpe que iba dirigido a su frente.

¡Dos!

Un paso a la izquierda, la puñalada hacia su corazón fue evadida elegantemente.

Una técnica que lanza tres ataques en un respiro. Era brillante, pero al final era algo que fue desarrollado al entrenar. No era tan flexible como el Ataque Marginal del Devorador de espadas, una técnica sobrehumana derivada de un naturalmente. Podía lidiar con esto y aun tendría tiempo.

«Ese es el segundo. ¡El siguiente es el último! Después del último movimiento, Moroboshi tendrá que respirar.»

Lo más probable era que tres golpes en un respiro era su límite. Por eso, Ikki escogió el tercero y último golpe como su oportunidad para contraatacar.

«¡Con este ataque, marcaré un golpe de apertura! ¡Probablemente no lo derribe, pero me permitirá tomar las riendas de esta batalla!»

¡El tercer golpe era dirigido hacia su muslo!

«¡Tres… ahora!»

A pesar de que tan rápido, aún era un punto de ataque. Si se movía un milímetro de ese punto, fallaría. Tomaría otro paso a la izquierda, moviéndose dentro del rango de su espada…

«Entonces cortar su cuerpo mientras paso por al lado de él…»

En ese momento cuando Ikki había esquivado la lanza con un paso al costado y estaba al alcance de cortar a Moroboshi… vio algo imposible.

La Tora-Ou que deberia haber esquivado hizo un giro a la izquierda. Como una serpiente buscando a su presa, la punta de la lanza lo buscaba.

– ¡U-Uuh!

A pesar de que estaba sorprendido por esta vista tan inesperada, reaccionó en un instante. Abandonado su ataque, hizo un gran salto a la izquierda, saliéndose del rango de la lanza.

Pero fue una evasión riesgosa e imperfecta, ante eso.

[¿Qu-Qué? ¡Con Kurogane evadiendo los tres ataques con elegancia y Moroboshi solo defendiéndose, uno pensaría que Kurogane tiene la ventaja… pero eso fue revertido en un instante! ¡Fue cortado en la mitad de su oído! ¡El Rey de Espadas de las Siete Estrellas acertó el primer ataque!]

Las graderías estaban en alboroto por ese golpe de abertura. Ikki por el otro lado tembló ligeramente, ignorando la sangre que goteaba de su oído.

«¿Qu-Qué fue esa última estocada? ¡No vi eso en sus videos!»

Había estudiado los videos de Moroboshi varias veces para pensar la forma de explotar ese defecto, pero ToraOu nunca había mostrado algo así. ¿Era una nueva táctica? No. Si ese fuera el caso algo muy raro estaría pasando.

«¿Por qué los comentadores no mencionaron esta técnica?»

Podría ser que…

«… ¿No la pudieron ver?»

 

Parte 10

La estimación de Ikki había dado en el blanco. La lanza curva no fue vista por la audiencia.

– ¡Aah! ¡Que lástima! ¡Tenía un buen presentimiento que iba contra eso…!

Los labios de Arisuin se arquearon hacia abajo mientras Ikki fallaba en el último momento de su ataque.

– Que lástima… también estaba tan cerca.

Así dijo Arisuin, por lo que pudo ver que Ikki falló en evadir la última estocada de Sanrensei. Si supiera que pasó en ese instante… de como Ikki había puesto una trampa mientras golpeaba al punto débil aparente de la última estocada del estilo de lanza de Moroboshi, y como Moroboshi había hecho pedazos a esa premisa que con un paso al costado del rango de alcance de la lanza sorprendería a la seguridad, con un ataque sorpresa, probablemente no diría eso. Muchas personas detrás de Arisuin también fueron engañadas.

– ¿En serio fue ‘solo una lástima’?

Pero Shizuku tenía sus dudas, a pesar que no pudo ver esa estocada curva.

– ¿Qué quieres decir, Shizuku?

– Mira el rostro de Onii-sama en este momento.

Incluso desde esa lejanía, podían ver que Ikki estaba temblando.

– Si simplemente falló en evadirlo, su desconfianza no debería ser obvia. Algo paso en el ring, algo que no pudimos ver… y eso seguramente era la intención de Moroboshi-san.

Había alguien que había predicho este giro de eventos desde el comienzo. Esa era Touka Toudou, Raikiri, quien estaba en Tokio.

– Como lo pensé, lo usó…

Que pudiera predecir esto era cuestión de tiempo. Después de todo, había enfrentado a la misma persona el año anterior.

–… Aunque no pude evadirlo y me dio un golpe duro en mi costado.

– Mmm, Presidenta, ¿Hay algún tipo de secreto en esa estocada? No pude ver nada más que a Kurogane fallando en evadir el último ataque de Sanrensei.

– Como lo dije antes, la debilidad de la estocada está en la facilidad de evadirlo. Sin embargo, la estocada de Moroboshi ha cambiado esta lógica… bueno, Kana-chan, su estocada puede doblarse en la dirección en la que el oponente la evade y la sigue.

– ¿Hablas de una estocada que se dobla?

– Sí. Moroboshi ha eliminado las vulnerabilidades del punto de ataque a través del uso de esta estocada guiada.

– Pero, presidenta, no pude ver que se doble. Y además, los blazers deberían tener solo una habilidad y la de Moroboshi no tiene nada que ver con el cambio de su alcance. No creo que posea un noble arte que le permita manipular la forma de su dispositivo como la del Devorador de espadas.

– Supongo que no se puede evitar que no hayas visto el doblaje de la lanza. Lo primero, la lanza en si no se está doblando. Es como lo dijiste, Kana-chan. Esto no es el uso de un Arte Noble… en otras palabras, es un arte marcial, justo como Sanrensei. De todas formas, Moroboshi-kun tiene el control del flujo de la batalla ahora que ha dado el primer golpe. Ahora esto se trata de Hazlo o Muere para Kurogane-kun.

Justo como Touka lo habia dicho, la batalla inicio nuevamente.

[¡El Rey de Espadas de las Siete Estrellas se adelanta! ¡Va a la ofensiva!]

 

Parte 11

«Atacar mientras estoy confundido. ¡Sabe que es su oportunidad!»

Ikki frunció el ceño mientras Moroboshi avanzaba hacia él por primera vez desde que el encuentro comenzó. Moroboshi sin duda sabía que estaba dudando.

*Sonido silbante*

La lanza se disparó una vez más, dirigiéndose a sus piernas. Estaba tratando de limitar la movilidad de Ikki.

«¡Por el momento no pensemos en atacar solo nos enfoquemos en evadir! ¡Volveré al ritmo mientras evado!»

Esquivar la estocada al dar medio paso hacia atrás, intentaba calmarse a sí mismo. Cada estocada parecía que dividía al aire… no podía detenerse. Esperar la oportunidad decisiva cuando la lanza, falle, clavándola en el piso de piedra…

La oportunidad que imagino ocurrió en ese instante. ¡Y aun así, la lanza que debía dirigirse hacia sus piernas repentinamente se lanzó hacia arriba, apuntando a su rostro!

«¡Uwaaa!»

Moviendo su cara hacia atrás, apenas lo esquivó, pero aun así recibió un raspón en su mejilla.

«¡No puedo equivocarme! ¡Aunque no entienda el principio detrás de esto, la estocada de Moroboshi se dobla!»

Una lanza, recta y presionada como debería ser, era tan fluida como barro. Era una escena imposible, pero al verla dos veces había despejado sus dudas. Y no solo eran dos veces; todas las estocadas de Moroboshi desde ese punto se curvaban. De arriba abajo, de derecha a izquierda, incluso cambiando de acuerdo a su voluntad… persiguiendo a Ikki a donde fuera.

«Esto es una locura. ¡Si solo esquivo, seré atravesado!»

Esta técnica no solo era para evasiones de cuchillas. No tenía más opción que buscar un escape completo del rango de ataque de la lanza, y esto lo hacía con todas sus fuerzas.

[¿Qué le está pasando a Kurogane? ¡Mirándolo huir fatigadamente, es como si sus hermosas evasiones de hace un momento fueran una mentira! ¡Es como si hiciera todo lo posible para escapar!]

«¡Esa es la verdad!»

Ikki hizo una sonrisa irónica ante los comentarios mordaces del comentarista.

Pero escapar no era lo mismo que perder. Huir era para evitar perder. No importaba que tan mal se vea, aun buscaba la victoria. No huía porque estuviera asustado. Incluso mientras escapaba seguía observando a Moroboshi, los engranajes de su cabeza giraban, mientras buscaban descubrir el secreto detrás de la estocada guiada de Moroboshi.

«Los comentaristas lo han explicado muy bien… la audiencia no puede ver lo que está pasando.»

Si pudieran ver la estocada guiada, los comentaristas no habrían dicho lo que dijeron. Más que comentar acerca de la huida desesperada de Ikki, habrían alabado a la sorprendente técnica de Moroboshi.

Lo que quiere decir que el mecanismo detrás de la estocada guiada tiene que ser…

– ¿Qué sucede? ¡No ganarás si solo huyes, Kurogane-kun!

Una vez más, un destello de acero perforó el cielo. Todo este tiempo, el destello de acero plateado que se acercaba era el punto de enfoque de la atención de Ikki. Lo que era normal; después de todo una técnica misteriosa llamaba la atención.

Pero eso es un error. ¡No debería estar enfocándome en la punta, sino en las manos de Moroboshi!

En ese instante, Ikki vio a través de la estocada guiada. No se le escapó ver que Moroboshi cambiaba la forma que doblaba sus codos y giraba sus muñecas, de este modo cambiando la trayectoria de la lanza a media estocada.

«¡Como lo pensé… se trataba de eso!»

De hecho. Desde el principio, la lanza en sí no se doblaba. El fenómeno de ‘Doblez’ era una ilusión óptica causada por la sutileza del cambio.

Doblar mientras uno empujaba y perforar mientras uno doblaba. Fácilmente dicho, pero hacer esa acción mientras hace una serie de tres estocadas tan rápidas que un observador solo vería a una, no era un asunto simple. Esto iba más allá de la velocidad de reacción humana. No era algo que uno pudiera hacer con solo imaginarlo en su cabeza. Era algo que Moroboshi había memorizado a través de un riguroso entrenamiento y los había grabado en su carne, sus huesos y su sangre. Esta lanza no necesitaba las órdenes de su cerebro para perseguir al enemigo.

Esta era la técnica de Yuudai Moroboshi, Houkiboshi, un arte marcial tan experta que parece magia.

«Que técnica tan sorprendente…»

Incluso sin el sentido natural con el que nació el devorador de espadas, se las había arreglado para crear un milagro, un movimiento que sobrepasaba los límites de la humanidad a través de puro trabajo duro. Como un compañero de artes marciales, Ikki tenía que respetar a Moroboshi. Lo conmovió sobre todo ver a alguien revertir la debilidad de la estocada… la simplicidad de la evasión e incluso trabajar en ese defecto y convertirlo en su estilo de combate. Era maravilloso haber venido al Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas y enfrentarse contra un caballero así de increíble.

«¡Pero no estaré satisfecho con solo cruzar espadas!»

Ahora sabía que Houkiboshi era simplemente una técnica física. Por eso, también podía atacar. Era simple… la fuerza de Houkiboshi está en perseguir y atacar al oponente mientras ellos están en un estado indefenso después de la evasión.

Por eso…

– ¡… Simplemente no lo esquivaré en lo absoluto!

Repentinamente cambió a un plan de batalla. Houkiboshi, el cual se dirigía hacia su garganta, fue golpeada a un lado por Intetsu. Ya no emparejaría evasión con retroceder, sino más bien avanzar en defensa.

– ¿¡Kuh…!?

Moroboshi inmediatamente contraatacó con su combinación SanrenseiHoukiboshi, pero el secreto fue descubierto… si uno no intentaba evadirlo, entonces era como cualquier otra estocada, Ikki cerró la distancia lentamente, bloqueando cada ataque y desviándolos mientras venían.

[¡Queeee! ¡Kurogane ha cambiado las cosas! ¡Al dejar de esquivar, se está abriendo paso audazmente desde el frente! ¡Las chispas salen mientras los golpes destellantes caen, pero los está haciendo a un lado y acercándose constantemente!]

Ante este cambio de ritmo por parte de Ikki, Moroboshi frunció el ceño por primera vez desde que el encuentro comenzó. Para un oponente normal, el acto de avanzar mientras golpea a un lado las estocadas de alta velocidad de Sanrensei, debería ser imposible incluso si entendían el principio detrás de Houkiboshi.

Pero Ikki podía hacerlo. Con su poder de observación, capaz de cosas como la Visión Perfecta y El robo de técnicas de Espada, ya había visto a través de los hábitos y técnicas de Moroboshi hasta cierto punto. Al perseguir a Ikki lo más que podía, le había mostrado a Ikki demasiado.

– ¡Haaa!

[¡Moroboshi da su máximo esfuerzo para seguir dando ataques de alta velocidad! ¡Pero esto no puede detener a Kurogane! ¡No puede detenerlo! ¡Esas falanges de lanzas están siendo rechazadas!]

[De este modo, el Rey de Espadas de las Siete Estrellas tendrá problemas. ¡La fuerza de la lanza es su alcance: si un enemigo se adentra en su guardia, entonces su habilidad de combate será reducida a la mitad! ¡De alguna manera Moroboshi tiene que recobrarse!]

Pero ahora que Ikki lo había estudiado, Moroboshi no podía prevenir su avance incluso de que tan rápido o que tan a menudo ataque. Como esta, solo era cuestión de tiempo antes que entre en el rango de ataque de la espada. Y al gran tal ventaja, un espadachín del calibre de Ikki no perdería su oportunidad. ¡Una vez que entre en la guardia de Moroboshi esta batalla terminará!

Finalmente, Ikki rompió el límite. Estaba a solo un paso de la extensión del alcance de su espada.

– ¡Mierda…!

En un último esfuerzo para detener los pasos de Ikki, Moroboshi una vez más liberó a Sanrensei. Pero fue inútil. Al robar la técnica de Moroboshi, Ikki instantáneamente podía leer la trayectoria de Sanrensei por el ángulo de los codos de Moroboshi y el cambio de su mirada.

«¡Desviando el primer y segundo ataque, aprovecho su oportunidad con el preludio del tercero… y entro en el alcance!»

[¡Con esto Kurogane tiene a Moroboshi dentro de su mira!]

Viendo al Rey de Espadas de las Siete Estrellas siendo perseguido, un grito surgió de las graderías.

[¡Corre, Hoshiii!]

Pero aún faltaba un ataque de Sanrensei. Como Houkiboshi, era una maniobra guiada desarrollada por una incalculable cantidad de práctica repetitiva. Incluso si quisieran que huyera, no podía hacerlo. ¡Su cuerpo se movió para dirigir su último golpe al pecho de Ikki!

Pero Ikki ya había visto… los hábitos de Moroboshi, su Angulo de ataque, la trayectoria de la lanza, todo eso. ¡Posiblemente no podía fallar en dar este golpe!

«¡Una vez que desvíe este último ataque, estaré al alcance! De una vez, la victoria será…»

… Pero en ese momento, un destello pasó por su cerebro.

«¡No, espera, esto está mal…!»

Y entonces, algo increíble sucedió en el ring. Ikki, quien debería haber tenido éxito en perseguir a Moroboshi, fue atravesado en su hombro por Tora-Ou y el alcance de su espada fue bloqueado.

 

Parte 12

[¿Quuueee? ¿Qué pasó aquí? ¡Aparentemente para todos, el ataque de Kurogane estaba a punto de tener éxito, pero repentinamente fue bloqueado! ¡Recibiendo un golpe en su hombro, fue sacado del rango de alcance con un solo golpe!]

– ¡Eso es imposible! ¡Nunca se equivocaría en esa situación!

Shizuku claramente estaba aturdida ante esta situación inesperada. Pero detrás de ella, Arisuin se había puesto pálido mientras presenciaba algo aún más increíble.

– ¡Shizuku! ¡Mira a Intetsu!

Mientras gritaba, Shizuku también vio esa escena imposible.

– ¡No… puede ser…!

[¿Esto… como lo llaman? ¡El dispositivo de Kurogane, Intetsu está roto! ¡Es como si una enorme bestia hubiera arrancado un pedazo!]

De hecho, la cristalización del alma de Ikki, su dispositivo en forma de espada, Intetsu, tenía una gran parte cortada.

[¿Qué sucedió? ¡Un dispositivo no debería doblarse, ni romperse por sí solo, a menos que sea golpeado por una gran fuerza, pero…!]

El comentarista estaba nuevamente confundido. Era natural. Un dispositivo era construido por el poder mágico cristalizado con una increíble densidad. Incluso después de haber transmitido encuentros entre caballeros por mucho tiempo, Lida podía contar con una mano el número de veces que había visto que un dispositivo se rompiera.

Por el otro lado Muroto, quien estaba a cargo del análisis, estaba entusiasmado.

[¡No, hay una excepción!]

[¿Una… excepción?]

[Sí. ¡Por favor mira de cerca al Tora-Ou del Rey de Espadas de las Siete Estrellas!]

Ante las palabras de Muroto, todas las miradas se enfocaron en Moroboshi. Y entonces todos lo notaron. En algún punto, su lanza se había cubierto de un aura dorada.

Todos sabían que era esa aura.

[¡Esto, esto es! ¡En algún punto de la batalla el rey de Espadas de las Siete Estrellas ha activado su mordida de Tigre!]

Esta era la misma Noble Arte anti blazers, la Mordida de Tigre, con la cual Moroboshi era famoso y con la que había disipado el Noble Arte del Emperador de la espada del viento, Kusanagi, la noche anterior.

[¿Pero por qué activó a la Mordida del Tigre? ¡Kurogane ni siquiera estaba usando ningún Arte Noble…!]

Pero a pesar que Lida diga esto, su rostro cambio mientras parecía llegar a una conclusión.

[¡No puede ser…!]

[Asi que lo notaste, huh. Se trata de eso. Disipar un Noble Arte es disipar la magia dentro de ella. Y esa es en la cual un Blazer invierte poder mágico y no está limitado a las Nobles Artes. ¡Sus armas, los dispositivos, son hechos de poder mágico! Parece que el rey de Espadas de las Siete Estrellas de alguna forma aprendió una técnica tan atemorizante en solo un año desde que obtuvo su título. El año pasado, su Mordida de Tigre solo era capaz de disipar Artes Nobles, en la cual un Blazer solo pone una porción de su poder. ¡Pero este año… inclusive puede destrozar una creación mágica de tal densidad como un Dispositivo!]

Incluso a lo lejos, en Tokio, Touka Toudou respiró con dificultad mientras presenciaba el desarrollo de la batalla.

– ¡Para hacer una cosa así…!

– Presidenta, ¿Esto… será bastante difícil para Kurogane?

– …..’Bastante’ ni siquiera lo describe.

Sí. “Bastante” ni siquiera empezaba a describirlo. El Dispositivo representa el alma de un Blazer. Si es dañada o rota, la retroalimentación mental era lo suficientemente dolorosa para fácilmente caer inconsciente. Con la Mordida del Tigre poseyendo el poder incluso para destruir Dispositivos, incluso el mismo acto de cruzar espadas con él era como exponerle el corazón de uno mismo y pedir la muerte.

Por suerte, la espada de Ikki no había sido completamente destrozada esta vez, pero no habría una segunda oportunidad. Su Intetsu no podía recibir otro golpe de ToraOu.

Esto también significaba que Ikki había perdido sus medios para lidiar con Houkiboshi.

«¡No hay ningún objetivo visible…!»

Todos sintieron un escalofrió ante la terrible naturaleza de la Mordida del Tigre… Touka y Kanata, quienes estaban viendo la transmisión juntas, al igual que los compañeros de Ikki al otro lado.

Ikki pensaba diferente. Más que la técnica… La persona llamada Yuudai Moroboshi era quien lo hacía temblar.

«¡Que persona tan atemorizante…!»

La Mordida del Tigre era una habilidad formidable. Incluso si solo posee esa habilidad, sería capaz de dominar el Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas.

Pero este caballero con el que estaba peleando no lo hizo. No reveló ese poder abrumador, sino que en cambio lo planeó elaboradamente, atrayendo a Ikki a esto. Desde el comienzo Sanrensei, todas sus acciones habían sido planificadas. Primero uso a Sanrensei para atraer a Ikki dentro del rango de alcance, y entonces usar la habilidad de la estocada como carnada antes de contraatacar con Houkiboshi.

Por supuesto que Ikki sentiría que había sido atrapado, dándose cuenta que Sanrensei simplemente era una carnada para que la trampa verdadera sea activada con la forma de Houkiboshi, el verdadero movimiento asesino. Y entonces él, como compañero representante en el Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas, había sido capaz rápidamente de ver a través del hecho que Houkiboshi era una técnica física que no necesitaba ser evadida sino más bien bloqueada… y así él atacaría, entrando en la guardia de Moroboshi.

Pero todo esto iba de acuerdo al escenario de Moroboshi.

Houkiboshi no era un golpe asesino. En realidad, nunca iba a ser el golpe final, sino más bien una carnada para persuadir a Ikki a que entre en una situación donde Intetsu tenga contacto con Tora-Ou… ¡todo para acercar el punto débil crítico de un Blazer, su dispositivo… a la Mordida del Tigre!

«Uno pensaría que con esa habilidad, sería más fuerte.»

Pero en vez de planearlo meticulosamente y eficientemente, golpeando en el intervalo del proceso de pensamiento de su oponente. Si no hubiera dudado de sí mismo en ese instante… pensando “Si puede destruir Artes Nobles, también puede destruir dispositivos”… y así retrasando su ataque, Intetsu seguramente habría sido destruida y hubiera sido derrotado.

– ¡Cielos, que lástima! ¡Solo un poco más y hubiera deborado esa espada sin filo por completo!

– ¡Kuh…!

Morobosho quien estaba delante de Ikki ahora no tenía ni un poco del pánico que había mostrado antes… no, era con una sonrisa audaz con la que miró, mientras Ikki sangraba de su hombro.

En este punto, Ikki estaba seguro. Que este hombre Yuudai Moroboshi a quien estaba enfrentando parecía severo en el habla, la presunción y en la audacia… pero en realidad era tan inteligente que le producía escalofríos. Cada acción suya y cada movimiento eran ejecutados para atraer a Ikki. A pesar de lo que Ikki estaba tratando de explotar, la profundidad y flexibilidad de su estrategia significaba que actuaba como él deseaba, pisándole los talones todo el tiempo.

«En serio piensa por adelantado…»

Solo cinco metros era lo que los separaba, pero para Ikki parecía un destino lejos y nublado.

«¡Así que este es el dominio del estudiante a caballero número uno en Japón, el Rey de Espadas de las Siete Estrellas…!»

 

 

Parte 13

– Esta situación se ve bastante pésima.

Arisuin murmuró mientras miraba a los dos separados, creando otro punto muerto. Ahora que Moroboshi comenzó a usar la Mordida de Tigre, Ikki no podía bloquear sus ataques y avanzar. En otras palabras, perdió la habilidad para lidiar con Houkiboshi, y aunque Arisuin y los demás no sabían de la existencia de esta, mirando a Ikki teniendo problemas al evadir varias veces sabían que había algún secreto detrás de esa estocada. Por consiguiente Shizuku solo podía asentir, preocupada, en respuesta al murmullo de Arisuin. Ya estaba dos veces a punto de obtener la victoria pero en un solo instante todo cambiaba. Ikki claramente estaba en la ofensiva, pero Moroboshi aún no había sido golpeado ni siquiera una vez. Desde la perspectiva de un observador, era obvio quien estaba controlando la batalla.

– Pensar que Onii-sama sería forzado hasta este punto…

En ese momento, alguien de al lado elevó la voz, cuestionando la observación pesimista de Shizuku.

– Me pregunto si se trata de eso.

Era una mujer alta usando un traje.

– Señora directora…

Era la directora de la Academia Hagun, Shinguuji Kurono. Se paró detrás de ellos, encendió un cigarrillo en su mano mientras corregía la idea equivocada de Shizuku.

– Es verdad que desde aquí se puede ver que Ikki ha estado bailando en la palma de Moroboshi y para ser honesta el flujo de la batalla ha estado en las manos de Moroboshi hasta ahora. Pero no salió como quiso. Entonces aunque se vea tan tranquilo en este momento, probablemente en su interior no esta tan calmado.

– ¿Qué quiere decir?

La Mordida del Tigre debía ser el resultado de una trampa tras otra, el as que decidiría el encuentro. Pero el encuentro no termina ahí. Kurogane notó en el último momento que su objetivo era Intetsu todo el tiempo y uso su cuerpo para proteger a su Dispositivo.

Como ella lo dijo, Moroboshi probablemente estaba lamentándose porque perdió la oportunidad. Un ataque sorpresa como ese no podía ser contado para que sucediera una segunda vez. Ikki no dejaría que Tora-Ou atacara a Intetsu nuevamente.

– En otras palabras, los mejores planes idealizados de Moroboshi han salido mal, gracias al ingenio rápido de Ikki usado en el último momento.

En ese caso, el encuentro volvió al punto de partida… de hecho, considerando que Moroboshi había revelado la mayoría de sus ases, estaba en desventaja.

– En cualquier caso, Moroboshi no es el único capaz de burlar a su oponente.

Por supuesto, ikki no podía escuchar a Kurono desde donde estaba. Pero por pura coincidencia, parecía que los dos estaban pensando en lo mismo en ese momento.

– Como se esperaba del Rey de Espadas de las Siete Estrellas. En serio me causaste un susto, Moroboshi-san.

– Espero que no me llames cobarde. ‘Hacer que sus propios planes sean usados contra ellos’, es un truco muy viejo.

– Por supuesto que no diría eso. De hecho, estoy muy acostumbrado a esas tácticas.

Mientras hablaban, Ikki alzó su cabeza, haciendo una sonrisa descarada… casi como una que fuera hacer una broma, en su rostro.

– Así que, ahora es mi turno de darte un susto, Moroboshi-san.

De hecho, Ikki tenía bastante orgullo en sí mismo para incorporar tácticas y trucos en sus artes marciales. No iba a ser burlado y dejarlo ahí. Le haría una y buena a Moroboshi, él no se conformaría con menos.

Y ya había pensado en una forma… una forma con la cual engañaría a Moroboshi y terminaría este encuentro.

 

Parte 14

[¡Oh vaya! ¡Kurogane acaba de hacer un desafío inesperado! ¡Incluso después de ver la distancia que hay entre él mismo y el mejor de las Siete Estrellas, no está asustado! ¡No se echa para atrás!]

[¡Esa es la forma de hacerlo Kurogane! ¡No pierdas en términos de espíritu!]

[¡Da lo mejor de ti! ¡Ikki…!]

A pesar que el encuentro había dado un giro unilateral, el insaciable espíritu de Ikki causó que los aplausos aumenten en las graderías. Ignorándolos, Moroboshi en cambio pensó cuidadosamente en las palabras del hombre en frente de él.

«No… parece el tipo de chico que engaña.»

Pero no podía imaginar que es lo que haría. Ikki ya no podía bloquear a Houkiboshi con su espada. Con la Mordida de Tigre activada, eso sería como un suicidio, no tan diferente en renunciar al encuentro. Ittou Shura no cambiaría nada. Con la Mordida de Tigre, Tora-Ou era un devorador, que incluso podía devorar a Kusanagi con facilidad y por lo tanto el poder mágico del nivel de Ikki. También era una técnica con un límite de tiempo, no era algo que pueda ser usado contra un oponente con el poder de disipar la magia, como él.

¿Entonces de donde venía esta confianza? No podía imaginarlo. Y precisamente porque no podía imaginarlo…

… Es por eso que es interesante.

Sus labios voltearon hacia arriba en deleite.

– ¿Entonces no ibas a darme un susto?

No era tan a menudo que alguien venga con un plan que no pueda ver. Sería una lástima si no lo presenciaba. Preparándose para lo que iba hacer, una vez más elevo la punta de su lanza a Ikki con un movimiento de sus hombros.

–… Digo esto, pero no te dejaré ir si me muestras algo aburrido. Los de Osaka odiamos las cosas aburridas.

– Espéralo con ansias.

Diciendo esto, Ikki se inclinó hacia abajo, alistando sus piernas para impulsarse.

– ¡Entonces… aquí voy!

Se impulsó con el piso de piedra, como si tratara de romperlo, y se lanzó contra Moroboshi.

[¡Kurogane inicia! ¡Y es rápido! ¡Su velocidad no disminuye desde el comienzo de este encuentro! ¡Ya ha sido repelido dos veces por el mejor de las Siete Estrellas! Este es el tercer intento… ¿tendrá éxito?]

El comentario de Lida estaba lleno de emoción, al igual que la multitud expectante mientras se preguntaban de qué se trataba el desafío de Ikki.

[Bueno, si quieres decir que es rápido, lo es… pero, esto…]

El caballero profesional Muroto por otro lado estaba confundido. El curso de la acción de Ikki no había cambiado en nada. Aun seguía lanzándose como un jabalí salvaje. Moroboshi, naturalmente, estaba de igual forma molesto.

«¿Se está lanzando hacia el frente? ¿No ha aprendido su lección…?»

Y ni siquiera estaba usando ittou Shura. Ya debía saber que no podía pasar a través de Houkiboshi solo con habilidad física. Por eso, simplemente lanzarse con un ataque frontal nuevamente por tercera vez era un poco aburrido.

– Kurogane. Te lo dije antes. ¡No estaré satisfecho si me muestras algo aburrido!

Naturalmente, se encontró con Houkiboshi, la lanza guiada que le dio bastantes problemas anteriormente. Y…

– ¡Hazlo pedazos! ¡Mordida de Tigre…!

Encantada con la habilidad de destruir magia, Houkiboshi se convirtió en un golpe que no podía ser no evadido ni bloqueado. El intento de Ikki para esquivarlo a su derecha y luego evadir a la lanza que se acercaba era algo que Moroboshi ya había visto varias veces. Sin perder el ritmo, ajusto a Houkiboshi hacia ese lado. Esta vez, perseguiría al Ikki que huye y perforaría su garganta.

Entonces en ese momento… Ikki, a quien debería tener justo donde lo quería, se disipó como un espejismo.

«¿¡Haa!?»

Al oponente a quien debería haberle dado un golpe fatal desapareció. Incapaz de comprender eso, Moroboshi se quedó sin palabras… y entonces se dio cuenta.

Ikki, a quien había acuchillado en la parte izquierda, lo había rodeado a la derecha y entró al rango de ataque de su espada.

«¿Qu-Qué es esto?»

[¡Moroboshi ha cometido un grave error! ¡De todas las cosas, su lanza falló! ¡Este es un, grande, terrible error!]

Eso estaba mal. Moroboshi no se había equivocado, sino más bien fue engañado por Ikki. Shizuku y compañía, quienes habían presenciado esa técnica antes, se dieron cuenta de eso.

– Shizuku, eso era…

– ¡Sí! ¡Definitivamente es Shinkirou, el cual uso en el encuentro contra Ayatsuji-sempai!

De hecho, esta era una de las técnicas de espada creadas por el mismo Ikki, la cuarta espada secreta Shinkirou.

Era una forma especial de un juego de pies que se alternaba entre rapidez y lentitud, creando post-imágenes en frente de él, al engañar a su oponente para que corte el aire. En este caso Shinkirou no utilizaba post-imágenes al frente y atrás sino post-imágenes de lado al lado, engañando al Rey de Espadas de las Siete Estrellas.

«¡Maldición! ¡Fui engañado por una post-imagen…!»

Moroboshi quien también era un estudiante a caballero de primera clase. Sabía que lo acorraló, lo que su oponente intento. Y al analizar esto, inmediatamente ejecutó el mejor posible contraataque. Al no tener tiempo para extender su lanza de vuelta, tenía que usar la parte trasera de su lanza para atacar.

Era la mejor opción… pero no la haría a tiempo. Moroboshi sabía esto. Ikki había escogido esta táctica basándose en el punto ciego de Houkiboshi y haberlo derrotado completamente, había ingresado dentro del rango de alcance. Este sería un golpe fatal, irrecuperable incluso con la contraofensiva más apropiada. La espada de Ikki lo alcanzaría más rápido que su propio ataque. Tampoco ya no podía evitarlo.

En ese momento, Moroboshi sabía que había sido golpeado.

Por eso estaba sorprendido cuando al siguiente momento, la parte trasera de su lanza se conectó con la mejilla de Ikki, mandándolo a volar.

[¡Ohh! ¡Que genialidad de Moroboshi! ¡Dándose cuenta que fallo, inmediatamente ejecutó una estocada revertida con la parte trasera de su lanza! ¡Ha golpeado a Kurogane, quien lo rodeó desde la izquierda, nuevamente más allá del rango de alcance de la espada! ¡Kurogane una vez más fue incapaz de quedarse en el rango de alcance de su arma! ¡Esta es la imponente defensa del Rey de Espadas de las Siete Estrellas!]

Los aplausos cayeron sobre Moroboshi por su tercera defensa exitosa. Pero no le llegó a sus oídos.

«¡Esa… no era mi jugada!»

Entendió que en ese momento, a pesar de que hizo todo lo que pudo, su contraataque posiblemente no le llegaría. Eso sería, si Ikki no hubiera cometido un grave error en esos últimos momentos decisivos.

«Podrá ser que…»

El corazón de Moroboshi dudó. Naturalmente, recordó la noche anterior. La imagen del cuerpo de Ikki congelándose durante la batalla contra Ouma.

«¡Como lo pensé, hay algo extraño en ti, Kurogane!»

Y desafortunadamente, su suposición dio en el blanco.

 

Parte 15

La mente de Ikki dio vueltas por el golpe con la parte trasera de la lanza, el cual lo golpeó en el cráneo. Su cerebro se sacudió y su visión se nubló.

«¡De nuevo…!»

Lo síntomas que habían surgido de la batalla contra Ouma la noche anterior habían permanecido latentes hasta ahora. En ese momento crítico cuando estaba a punto de derrotar a Moroboshi, habían resurgido, causando que el cuerpo de Ikki no se moviera como deseaba.

«¡Maldición! ¿Qué le pasa a mi cuerpo?»

[¿En serio piensas que puedes continuar después de haber luchado con la espadachín más fuerte del mundo? Incluso si tu cuerpo está bien, ella dejó una marca en tu espíritu.]

«¿En serio estoy… ‘roto’?»

¿Su terror hacia Edelweiss sin saberlo se convirtió en una herida fatal? Ikki comenzó a sudar frío mientras pensamientos de aflicción que una vez eran desconocidos pasaban por su mente. Sus compañeros reconocieron a esa anormalidad.

– ¿Qué está pasando? Ese era el momento de terminar el encuentro, pero pude ver que los movimientos de Ikki repentinamente se entorpecieron.

Kiriko estaba de acuerdo con Arisuin.

– De hecho lo hizo. El contraataque de Moroboshi era muy rápido, así que era difícil de notarlo, pero claramente disminuyó su velocidad.

– Entonces Onii-sama… en verdad está muy nervioso….

Kiriko negó con su cabeza en respuesta.

– No, no es eso. Si estuviera nervioso, debería haberse congelado mucho antes y en cualquier caso dudo que tu hermano sea el tipo de caballero que se congelaría debido a un simple nerviosismo. Incluso si hay algo extraño con él, aun haría los movimientos correctos… pero es precisamente por esto que su problema puede ser mucho más serio.

– ¿¡Serio!? ¿Qué quieres decir con eso? ¿Algo le sucedió al cuerpo de Onii-sama?

– Al menos, no tiene ninguna herida visible. No puedo equivocarme en mi diagnóstico. Su cuerpo está perfectamente bien y las heridas que ha sufrido en el transcurso de este encuentro… bueno, no son serias. Por eso, creo que lo más probable sea que el problema está dentro de él. No soy una experta en pacientes con problemas mentales y por eso no puedo darte una respuesta clara, pero hay una aflicción entre los luchadores que es conocida como ‘Ojo Perforado’. Causando un temor extremo a los ataques de su oponente, el cuerpo del luchador afectado se congelara y será incapaz de moverse. Es una grave enfermedad que puede acabar con la carrera de luchador si es afectado.

– ¿Estás diciendo que Onii-sama tiene esa condición?

Shizuku gritó, dándose cuenta que algo fuera de lo ordinario le había pasado a su hermano.

– Tranquila. Como lo dije antes, esa no es mi especialidad. Solo estoy dando mi opinión de las posibles causas… Luchó y perdió contra las Alas Gemelas Edelweiss, la espadachín más fuerte del mundo, ¿verdad?

Shizuku perdiendo sangre de su rostro. Entendió el significado detrás de las palabras de Kiriko. Su hermano era en realidad fuerte. Sin embargo, aún no era tan fuerte para poder enfrentarse con la más fuerte del mundo. En si el haber vuelto en una sola pieza ya era anormal.

– No sería irrazonable que aun tenga heridas en su corazón, donde no las podamos ver.

– Eso es…

– Puede que sea como tú lo dices, Kiriko-san. E incluso si no se trata del ‘Ojo Perforado’, la expresión de Ikki lo dice todo… el entorpecimiento repentino de sus movimientos en ese momento era de una forma u otra anormal.

Incluso desde lejos, Ikki parecía estar temblando. De hecho, Arisuin creyó que la situación se había puesto seria precisamente debido a la forma que lucho suprimiendo esa expresión indecisa en su rostro y aun parecía estar por encima de su habilidad para hacerlo.

Sin embargo…

Shinguuji Kurono, quien estaba algo lejos, tenía una opinión diferente con respecto al asunto.

«No se trata del ‘Ojo Perforado’ o algún TEPT[2] (Trastorno por estrés postraumático) de ese tipo.»

Con una mirada, había descubierto lo que estaba afligiendo a Ikki incluso lo que él mismo no era capaz de verlo… aunque quizás sea mejor decir que había previsto que este giro de eventos pasaría. Ya que al final Ikki luchó contra Edelweiss, había supuesto que lago así pudiera suceder. Por consiguiente, sabía que esta aflicción no resultaría en el final de su carrera como el ‘Ojo Perforado’ lo haría.

«Sin embargo, no cambia el hecho que sus movimientos se entorpecieron. Además, es probable que también Moroboshi lo notó. Debido a eso, la situación es de hecho muy peligrosa.»

 

Parte 16

De hecho, Moroboshi podía decir eso al ver el rostro de Ikki desde donde estaba en el ring.

«Está desesperado por mantener la calma, como anoche.»

Su expresión era la de un afligido con una condición que él mismo no entendía. Definitivamente era una recaída del problema que tuvo la noche anterior.

Moroboshi suspiró internamente ante esta revelación. Quería derrotar al Rey de Espadas sin Corona en su mejor condición y así demostrar su fuerza a Koume.

«Pero ya estamos en el ring.»

Ver la habilidad de un oponente y aun así no atacar era una burla para su batalla. Sintió que era una lástima, pero no se echaría para atrás.

«¡Tú mismo me mostraste tu defecto fatal… no pienses mal de mí ahora, pero voy a atacar sin contenerme!»

Sin ninguna reserva, Moroboshi se movió para conseguir la victoria.

[¡Moroboshi se está moviendo para atacar a Kurogane, quien está confundido por ese fuerte golpe! Ahora estas acorralado en una esquina… ¿Puedes salir de esta situación, Rey de Espadas sin Corona?]

[1] Falta.

[2] Trastorno por estrés postraumático

2 comentarios el “Capítulo 3: El Festival de Artes de la Espada las Siete Estrellas, Comienza.

  1. deivisongrmj dice:

    Que eson las leyendas que dejas, por ejemplo que siginifica la No. 1 Falta..?

    Me gusta

    • Luilgo dice:

      Es para que se queden con las ganas y descarguen el pdf :v … naa, hablando en serio, es un error mio, lo subi sin fijarme que me faltaban… pero ya las vamos a corregir, los siento 😦

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s