Capítulo 4: El hechizo de la cuarta vez

Parte 1

— Billetera…verificada. Celular….verificado. Mis papas fritas y mi taza de ramen también están aquí. Mi buzo y zapatillas no tienen ningún daño. Y por supuesto…

Subaru levantó el dobladillo de su buzo y lo retorció de esta manera y así para mirar a su espalda. No había cicatrices o ningún rastro de heridas en su espalda, alrededor de su cadera o en frente de su abdomen. No había un cuchillo sobresaliendo de él, o nada más que fuera inusual.

— Phew. Bien. No hay mayor vergüenza para un espadachín que ser apuñalado en la espalda. Como alguien que hizo kendo en la secundaria, incluso si tomo un giro equivocado en el camino cuando se trata de la vida, no puedo perderme en el camino del espadachín.

El sol estaba en lo alto del cielo y una briza gentil rozó la piel de Subaru. Las personas se apresuran, de un lado a otro en la calle principal, y otra vez ese mismo carro lagarto pasaba.

— Bueno, con esta evidencia circunstancial, no tengo opción más que aceptar esto, ¿verdad? Es un poco difícil de creer, pero…

Todas las heridas del cuerpo de Subaru han desaparecido; los rasgones y las manchas de sangre en su sudadera se habían ido también. En las manos de Subaru, dentro de una java plástica de la tienda de conveniencia estaban las patatas fritas sin abrir, esperando que Subaru se las coma.

— Así, que es una de esas cosas, huh…

Puso su mano que había estado sobre su mandíbula, en frente de él, entonces chasqueo sus dedos para que todos en la calle pudieran verlo.

— Cada vez que muero, comienzo desde el punto de partida de mi estado inicial. Al menos, eso es lo que parece.

Subaru estuvo pensando antes que su teoría era estúpida, pero finalmente decidió aceptarla.

 

Parte 2

— Supongo que la llamaré “Regresar de la Muerte”… El hecho que es un poder que asume que vas a perder, realmente lo hace adecuado para mí, ¿no es así?

Es un poder que es activado una vez que el usuario ha perdido su vida. Si la cosa heroica fuera a regresar del abismo de la muerte y ganara el día, entonces obtener una oportunidad para hacer cosas después de que habías perdido se siente más como algo que un tramposo haría.

— Hablando más seriamente, aunque… ¿podrías llamar este tipo de cosas como viaje en el tiempo?

Un fenómeno de un bucle que solo se activa bajo algunas condiciones. Si fueras a pensar en eso como un juego, podrías decir que es como si Subaru estuviera regresando de un punto de autoguardado, uno del cual no tiene control, cada vez que muere.

— Así que un bucle o un desliz temporal, huh… Quiero decir, estoy acostumbrado que este tipo de cosas pasen en un manga, pero vi en algún lugar que era realmente difícil explicar los viajes en el tiempo al pasado… como, que sería más fácil rehacer el mundo desde cero qué volver en el tiempo.

Con lo que Subaru conocía del internet, donde el conocimiento era vasto pero poco profundo, regresar en tiempo era tan irrealista como lo pudieras entender. De todas formas, dado que he sido convocado a otro mundo, no estaba en posición de debatir acerca de lo irreal.

— Pero si consideras que esta cosa de Regresar de la Muerte está realmente ocurriendo, entonces todo comienza a tomar sentido.

Mirando hacia atrás, Subaru ha muerto ya tres veces en este mundo.

La primera vez fue cuando él y Satella visitaron la bodega de botines juntos. La segunda vez fue cuando él, Rom y Felt habían sido cortados por la espada de Elsa. Entonces la tercera vez, de la cual Subaru pensaba que había ocurrido hace unos minutos, moriría de una manera muy mala.

Diferente a la primera y a la segunda vez, la tercera muerte fue la peor, y no podía hacer ninguna excusa acerca de ella. No pensó que podía estropearlo tan mal como para ser asesinado por unos débiles personajes mientras estaba aún en el prólogo.

— Aún, morir tres veces en solo la mitad de un día, de alguna manera es un número muy alto.

Dado que las personas normales solo tienen una vida que vivir, morir tres veces en solo medio día era absurdo.

Claro, Subaru ha vivido los previos diecisiete años de su vida pacíficamente, pero dependientemente de cómo lo veas 17 años por 365 días, y 3 reseteos, Subaru ha vivido algunos días en los cuales había podido morir.

— O… si lo miras de otra manera. Soy un desastre viviendo.

La diferencia entre las dificultades de estar vivo en su mundo previo y este era muy grandes. Aquí había toneladas de lugares que amenazaban la vida de Subaru. Había lugares peligrosos a donde quiera que volteara.

— Dadas las similitudes entre la primera y segunda vez… Elsa probablemente era también la culpable de la primera vez.

La primera vez, la que se estaba ocultándose en las sombras de la bodega de botines era probablemente Elsa. El cuerpo gigante era Rom, él y Satella habían llegado después de que Felt y Elsa tuvieron sus negociaciones.

— No puedo estar seguro, pero Felt probablemente pidió mucho y después de que las negociaciones se rompieran… eso es lo que pasó.

Después de que Elsa acabó de asegurarse que nadie quedara con vida para contar que había pasado, Subaru y Satella habían sido desafortunados al caminar directamente hacia allí.

— La segunda vez era simple. Estaba con Rom y Felt cuando las negociaciones se rompieron… para ser asesinado dos veces por la misma persona. ¿Es Elsa el tipo de personaje que cuando te encuentras con ellos significa algún tipo de muerte?

Subaru intentó pasar la idea como una broma para mentirse a sí mismo acerca de lo tenebrosa que era ella.

Era obviamente estúpido pensar en alguna opción que pudiera tener si se encontraba con ella.

El único lugar donde Subaru tuvo una posibilidad de encontrarse con Elsa fue en la bodega de botines, y la única razón por la que Subaru necesitaba ir a la bodega de botines era para recuperar la insignia robada de Satella, y la razón por la que busca regresarle la insignia perdida a Satella era porque buscaba regresarle el favor a Satella por salvarlo.

Sin embargo, ya que el Regresar de la Muerte lo había enviado de regreso en el tiempo, su deber de regresar el favor a Satella fue dejado atrás en el mundo de su primer ensayo.

Cuando Subaru conoció a Satella en su tercer ensayo, su fría reacción hacia él fue prueba de eso.

Satella no conoce más a Subaru. El favor que él suponía devolver se perdió en cuanto el reseteó.

Si es así, lo mejor para Subaru sería olvidarse de Satella y concentrarse en evadir el problema con Elsa.

Subaru desconocía porque había sido arrojado en el escenario de este Regreso de la Muerte, pero gracias a eso, era afortunado por conocer el futuro. Sabía que minas evitar. Evitándolas era la cosa correcta a hacer.

— Bueno, es tiempo de que empiece a moverme. Afortunadamente, sé que puedo convertir mi celular en efectivo, así que amasaré algunos fondos, y viviré una buena vida usando mi conocimiento moderno. ¡Estaré lleno de sueños! ¿No lo crees viejo?

— Justo cuando pienso que estás murmurando estupideces, ¿preguntas mi opinión? No sé de qué estás hablando y no me interesa.

Mientras Subaru miraba nuevamente al hombre de la tienda, buscando una afirmación, el hombre dio su réplica con una mirada enojada en su cara.

Con esa fría respuesta, Subaru se sintió un poco herido por dentro, No importa en qué mundo te encuentres, la manera de interactuar con extraños no es del todo diferente.

— Pero mira, hay algunas personas afuera quienes, incluso si los pones en un aprieto, no pueden evitar ayudar a los demás.

Incluso después de que algo precioso ha sido robado de ella, e incluso estando en medio de una persecución de la persona quien le robó, Satella había ayudado a un completo extraño, se tomó el tiempo de curar sus heridas, e intentó irse sin aceptar ningún agradecimiento.

Ella aceptó esa inútil persona, egoísta y por su problema conoció un horrible final.

— Cuando haces lo mismo tres veces, hay un par de cosas que comienzas a entender. Bueno, es más como que después de las tres veces eres increíblemente estúpido para no entender estas cosas. Puedo ser un poco estúpido, pero no así de estúpido.

— ¿Qué estupideces estás hablando?

— Probablemente hay un patrón aquí. Algún tipo de fatalidad. No importa cuántas veces hagas algo, al final algunas cosas nunca cambian. O al final hay algún tipo de fuerza poderosa que intenta mantener las cosas de esa manera. Por ejemplo…

Las tres veces, la insignia de Satella es robada por Felt. La primera y la segunda vez, Elsa causó un baño de sangre. Incluso en la tercera vez, hubiera probablemente pasado lo mismo, no relacionado con la muerte de Subaru.

— No sé si pueda ganar contra Elsa. Aún no lo sé, pero hay una cosa que sé.

Si en la cuarta vez Subaru no hace algo. Felt y Rom serán asesinados por Elsa. Es también inevitable la lucha de Elsa y Satella.

¿Así, que si esos dos mueren? Subaru pensó. Uno es un villano que negocia con cosas robadas, y el otro es una chica descarada que intenta sobrecargarte por esas cosas robadas sin ningún sentido de vergüenza o arrepentimiento.

Ambos son  criminales, ¿así que no sería mejor si se fueran? Pero aun así…

— Bueno… Supongo que realmente soy un producto de la era moderna. Incluso aunque solía reírme de las personas así cuando me sentaba en frente de la pantalla de la computadora…

Subaru solía actuar como si sentir pena y compasión fuera estúpido. Sin embargo, no era como si pensara que eso fuera un acto. Solo pensaba de él mismo como alguien a quien realmente no le importaba tanto las cosas. De esa forma, no importaba en qué situación se encontrara, era capaz de controlarse para no sentirse muy emocional acerca de ello. No le importaba si un poco de personas que él conocía moría. Al menos, así es como solía pensar.

— Pero sabes, odio eso. Se siente terrible. Conozco que esos dos están lejos de ser santos, pero saber que alguien que tú conoces va a ser asesinado… eso es imposible de ignorar.

En el pasado, cuando el actuaba indiferente, realmente debía haber sido nada más que un acto. Era el producto de sus interacciones ocurridas en el mundo virtual. Ahora que él tenía que lidiar con esos asuntos pesados en la vida real, había una gran diferencia en el nivel de peso entre ellas. Pero al mismo tiempo, Subaru pensó que era superficial por cambiar uno de sus principales creencias acerca de la vida, tan pronto como las cosas se ponen difíciles.

— Y por supuesto también esta Satella… quiero decir, esa chica. No puedo solo abandonarla de esa manera.

Después de llamarla por su nombre y ver su reacción, Subaru se percató que Satella era un nombre falso. Cuando recordó la primera vez, ella no se veía muy feliz de ser llamada por ese nombre. Entonces en la tercera vez, fue demasiado claro.

En otras palabras, eso significa que ella no confió lo suficiente en él cuando le dijo su nombre. Subaru no había mejorado lo suficientemente su relación con ella, así que en uno de los escenarios falló en conseguir su nombre real.

— En ese caso, supongo que tengo que trabajar lo suficientemente duro para que esta vez me dé su nombre real.

Subaru estiró y giro su cuerpo, estirando varias articulaciones mientras inhalaba. El propietario de la tienda observó las extrañas acciones de Subaru con una mirada de sorpresa en su cara.

Subaru en respuesta, repentinamente levantó su mano y dijo:

— Hay veces donde un hombre tiene que hacer lo que un hombre tiene que hacer. ¿Verdad viejo?

— Sí, sí. Es así. Estoy totalmente de acuerdo. Así que vete y lárgate de aquí.

Subaru pensó que había puesto una buena pose y dijo una línea muy buena, pero dada la terriblemente monótona respuesta del dueño de la tienda, comenzó a sentir que su cara temblaba.

Una vez que el enojado dueño de la tienda finalmente lo botó de la tienda, se apresuró. Después de correr doscientos metros por la calle atestada, se detuvo y se puso de pie por un momento.

— Ahora, entonces….

Subaru levantó su corto flequillo con su mano y entonces con un exagerado movimiento miró de aquí para allá. Entonces puso su mano en una pared cercana y se apoyó contra ella.

— ¿Dónde necesito ir si quiero encontrarme con la No-Satella…? Dijo eso. No era una frase que inspiró confianza acerca de sus acciones, pero no se iba a sentar a solo esperar.

 

Parte 3

Ahora que Subaru lo pensó, la mayoría de las circunstancias que rodean el encuentro entre él y Satella fueron una coincidencia.

Ambos, la primera vez y la tercera vez, Subaru había tropezado con Satella en un lugar no muy lejano a la calle principal, pero eso era la única cosa en común. En fin, hubiera sido de ayuda si Subaru conociera cuando el robo tomaría lugar.

— ¿Cuánto tiempo he estado sentado perezosamente en frente de esa tienda de frutas?

Subaru se sintió como si hubieran sido unos minutos, pero al mismo tiempo pudo haber pasado fácilmente una hora.

— ¿Debo solo vagar y dejar todo al azar? Espero que la cuerda roja del destino entre ella y yo nos una.

Subaru levantó ambos dedos meñiques en frente de su cara, torciéndolos alrededor como si ellos fueran una varilla buscadora mientras los espectadores lo miraban con una cara curiosa.

Mientras Subaru continuaba buscando, se percató que estaba en el lugar que recordaba haber visto antes.

— ¡Supongo que mis ataduras al destino están trabajando muy bien después de todo!

Dijo Subaru, lleno de sí mismo, después de percatarse donde estaba. Antes que lo supiera, tenía que vagar por los callejones.

— ¿No es este el lugar donde conocí a Satella por primera vez?

El sintió que era similar pero no podía estar seguro. Incluso si este es exactamente el mismo callejón que antes, no había garantía que ella viniera corriendo por aquí.

— Después de todo, el final muerto que tuve cuando fui asesinado por tercera vez fue en un lugar completamente diferente…

Incluso si estaba seguro que la No-Satella recuperaría su medallón robado por Felt cada vez, la ruta que ellos tomaran después sería diferente dependiendo de las circunstancias. Era posible que la primera y segunda vez, la ruta que ellos tomaron era la misma, pero la tercera vez, por la interferencia de Subaru, el destino debe haber cambiado ligeramente.

Después de pensar mucho, Subaru se percató cuan superficial era su pensamiento. Si el entró a este callejón familiar, era posible que el tropezara con Felt y con la no-Satella. De todas formas, eso también significa encontrarse con otro grupo de personas. En otras palabras…

— Realmente estoy cansado de mirar a sus caras, tonto, más tonto y tontísimo.

Dijo Subaru cansadamente mientras volteaba, y vio a los mismos tres matones bloqueando en el callejón.

Sus miradas, sus ropas, sus caras… todo era lo mismo. Ambos, sus objetivos y equipamientos deben ser los mismos también. Subaru no estaba haciendo absolutamente ningún progreso. Subaru supuso que eso tenía sentido, además, después de todo, estaba caminando por los mismo lugares de antes.

— ¿Porque estos tipos aparecen cuando tengo tantos problemas para encontrar a la no-Satella y a Puck?

La razón por la que Subaru estaba teniendo problemas para encontrarse con Satella era que las acciones de ella eran probablemente afectadas por muchos otros hechos al azar además de Subaru. De todas formas, la razón por la que Subaru mantuvo el encuentro con el tonto, el más tonto y el tontísimo era probablemente porque ellos lo habían escogido como objetivo.

Ese es el porqué, incluso si el escogía un callejón diferente, él se encontraría con estos tipos, Su encuentro era inevitable.

— Incluso si vengo con una espléndida teoría del porqué todo esto está pasando, no me hace más feliz. Entonces ¿Qué quieren conmigo, chicos?

— ¿De qué está hablando este estúpido?

— Probablemente es muy despistado para que sepa que está pasando. Qué tal si se lo mostramos.

La conversación del tonto y el más tonto fue la misma de siempre, y eso hizo que Subaru se sintiera incluso más peor acerca de todo esto. De todas formas, esto no significa que él pueda bajar su guardia.

La barra puesta para cumplir las condiciones necesarias para pasar este evento con estos tres no era muy alta, pero no había un 100% de posibilidad que Subaru saliera de este callejón. Después de todo, ellos fueron los que ocasionaron su muerte en la tercera vez.

Mientras pensaba en eso, las ideas de Subaru recordaron lo que ocurrió la última vez, justo cuando estaba agonizando. Cuando estaba muriendo, fue capaz de recoger algunos sonidos de lo que estaba pasando.

Subaru intentó recordar el final de la conversación de esos tres habían tenido. ¿De qué estaban asustados? Había una palabra que ellos dijeron. Subaru pensó que sería capaz de recordar… Y fue:

— ¡¡Guardías!!

Escuchando la repentina e inesperada llamada de auxilio  de Subaru, el trío saltó. El silencio del callejón fue roto y era seguro que los gritos de Subaru habían llegado a la calle principal.

Con todo el entrenamiento en Kendo de Subaru, su sentido de vergüenza acerca de gritar se había ido.

Adicionalmente, Subaru, quien se percató en este punto de su vida que tan perdedor era, no era de los que dejaría que su orgullo sea lastimado por un repentino grito de ayuda.

— ¡Alguien! ¡Por favor que alguien llame a los guardias!

— ¡¿Que… qué, estás jodiendo?! ¡¿Realmente vas  a comenzar a pedir ayuda?! ¿Quién hace eso?

— ¡En este tipo de situación se supone que escuches lo que te decimos si quieres evitar ser herido! ¡¿Solo vas a ignorarnos y pedir ayuda?! ¡Eso no es normal!

— ¿Qué? No me digan ¡´No es normal´! ¿En qué mundo esto no es normal? ¡Oh! ¡No puede ser! No intentarás decir que estaban intentado hacer algo donde seria problemático si gritara, ¿verdad? ¡Oh dios mío!

— ¡Cállate! Tú sabes a lo que nos referimos.

— ¡No estoy escuchando! ¡No puedo escucharlo a través de esa gruesa pared de insinceridad! ¡¡Policía!!

Subaru siguió gritando y manteniendo a raya a los matones, pero por dentro estaba sudando frío.

Cuando Subaru había estado respirando en sus últimos momentos durante su tercera vez, cuando su conciencia lo estaba dejando, el trío había dicho la palabra ·guardias· y ·corran”. En otras palabras, en este mundo, había una organización que funcionaba como la policía.

Esa información le daba a Subaru una nueva opción, “Pedir Ayuda”. Incluso si él pensaba que era una táctica miserable.

Pero desafortunadamente, Subaru no vio una reacción favorable por parte de la multitud en la plaza principal.

— Bueno, parece como que no funcionó.

— Amenazándonos de esa forma… Casi estuve un poco asustado, hombre.

— Solo un poco.

— ¡Ni siquiera un poco! Solo una pequeña parte.

En unísono el trío procedió a denegar cuan patéticos eran, en la manera más patética posible.

Cuando intentaron recuperar el control de la situación, después de mirarse entre ellos y asentir, cada uno sacó sus armas. Uno tenía un cuchillo, otro un rústica hacha de mano, y finalmente el último…

— ¿Por qué eres el único sin armas? ¿Qué? ¿Ni siquiera tienes dinero para comprarte algo?

Subaru se burló.

— ¡Cállate! ¡Soy más fuerte sin armas! ¡Te golpearé hasta que mueras, pequeño vándalo!

— Hombre, me hubiera encantado mostrarles que fue lo que paso la segunda vez.

Recordando cómo había hecho un suplex perfecto. Subaru quería darse otra palmadita en la espalda,  pero al mismo tiempo, se percató que se encontraba en un mal lugar. Cada vez parecia como si Subaru no fuera a salir de esta.

— ¿Pueden chicos dejármela fácil?… no soy gran fan del dolor.

Después de pasar por la experiencia tres veces ya. Subaru supo que nunca se acostumbraría a morir. Encima de todo eso, la causa de la muerte en estas tres ocasiones era debido a una herida infligida por una espada. El dolor agudo que venía con esas heridas era siempre fresco y era una sorpresa, como si sus nervios estuvieran siendo eliminados.

Subaru no quería experimentar ese tipo de muerte de nuevo, y eso no era todo.

— Solo porque he estado Regresando de la Muerte un par de veces, no hay garantía que fuera a ocurrir esta vez también…

Subaru no tenía razones para pensar que su Regreso de la Muerte tuviera un número límite de intentos. Subaru no noto un número en su cuerpo o algo, pero como dice el dicho, Buda solo tiene la paciencia para salvarte tres veces.

Si lo que le estaba pasando a Subaru era un regalo de la buena gracia de Buda, Subaru había ya usado todas sus continuaciones.

— Si muero aquí, mi vida en este nuevo mundo puede llegar a su fin… supongo que lo mejor es intentar huir, incluso si soy herido en el proceso.

El arma que se veía más capaz de infligir una herida mortal era, por supuesto el cuchillo probado y con garantía. El hacha de mano realmente tenía mucho óxido, así que si Subaru la bloqueaba con su bolsa de la tienda, saldría con un golpe seco más que con una cortada. Por supuesto el tipo desarmado era la apuesta segura. Así que Subaru concentró toda su atención en el más estúpido, el que tenía el cuchillo, y planeó su escape en la cabeza.

Tres… dos…

— Es suficiente.

Esa voz de pronto y claramente elimino la tensión seca del callejón. En la voz con un tono galante no había sensación de vacilación y sin ninguna pizca de piedad. Sólo escuchar la voz era suficiente para ser dominado por su existencia, y que coincidía perfectamente para cargar las verdaderas intenciones del dueño de la voz.

Subaru levantó la cabeza, y el trío se dio la vuelta. Delante de ellos había un hombre joven.

Lo que destacaba de su apariencia, más que cualquier otra cosa, era su pelo rojo llameante.

Por debajo de él brillaban los ojos azules que sólo podría ser descrito como “atrevido”. Su extraordinaria buena apariencia ayudó a magnificar su sentido de la galantería, y con una sola mirada se notaba que este joven estaba por encima del resto.

Era delgado y alto y llevaba puesto una ropa de color negro bien hecha, y aunque no tenía ninguna elaborada decoración, alrededor de su cintura también llevaba la espada de un caballero, que le dotó con un desmesuradamente aire intimidante.

— No importa cuáles sean las circunstancias, no voy a permitir que perpetren más violencia contra ese joven. Es suficiente.

A medida que el joven dijo esto, se dirigió directamente pasando por al lado de ellos, y se interpuso entre ellos y Subaru.

Subaru se quedó sin palabras ante actitud valiente del joven, pero las reacciones del trio eran diferentes.

Todas las caras de los matones ‘se pusieron pálidas, y con sus labios temblorosos señalaron al joven.

— Ese cabello rojo flameante y sus ojos de color azul celeste… más la funda de la espada de aquel caballero grabado en el la imagen de las garras del dragón… No puede ser….

Los matones miraron con incredulidad.

— Reinhard… ¡¿Eres el Maestro Espadachín Reinhard?!

— Bueno, supongo que no tengo que perder el tiempo presentándome… Aunque no le tengo afecto a ese título que todo el mundo me da. Es todavía demasiado pesado para mí.

El hombre llamado Reinhard murmuró con un tinte de auto desprecio en su voz. Pero la luz de sus ojos era inquebrantable.

Los matones, dominados por la mirada del joven, dieron un paso hacia atrás. Se miraron el uno al otro como si trataran de determinar el mejor momento para escapar.

— Si planean salir corriendo, les dejaré ir esta vez. Sólo diríjanse hacia la calle principal. Sin embargo, si planean ser necios, tendrán que enfrentarse conmigo.

Reinhard puso la mano en la empuñadura de su espada y le indicó a Subaru detrás de él con la barbilla.

— Estamos en desventaja tres contra dos. Tienen la ventaja sobre nosotros en número. No estoy seguro de si la pequeña ayuda que pueda dar será suficiente para hacer una diferencia, pero voy a hacer lo mejor que puedo, por mi honor como un caballero.

— ¿Qu-qué?! ¿Me estás tomando el pelo? ¡Esto no es ni siquiera un concurso!

Después de escuchar lo que había dicho Reinhard, el trío estaba completamente fuera de sí.

Se dispersaron como arañas bebés, olvidando incluso ocultar sus armas mientras corrían hacia fuera hacia la calle principal. A diferencia de la primera vez, ninguno de ellos arrojó ningún insulto mientras corrían. Eso fue un testimonio de la diferencia de escala entre ellos y este joven.

Tan pronto como los matones salieron del callejón, el aumento de la tensión que había impregnado inmediatamente se desvaneció. Al darse cuenta de que esto era algo que hizo a propósito el joven, Subaru estaba de nuevo sin palabras.

Más que cualquier otra cosa…

— Para que puedas hacer todo eso y todavía mantenerte tan genial… es como si tú y yo no fuéramos de la misma especie.

El nivel de pureza humana en su cara, su voz, su postura y acciones, todos eran demasiado altos. Si su personalidad y la educación eran también de la misma manera, si él no estaba haciendo algo corrupto a un lado, no había manera de que todo podría equilibrarse.

Poniendo a un lado sus celos, Subaru dejó escapar una risa que sonaba plana, y luego se postró en el suelo.

— Has salvado mi vida, y yo, Subaru Natsuki, te estaré por siempre agradecido. Debo decir que estoy impresionado por tus buenas intenciones y valentía…

— Me estás dando demasiado crédito. Fue debido a su ventaja de tres contra uno cayó a tres contra dos, que se volvieron inseguros de sí mismos. Hubiera sido diferente si sólo era yo contra ellos.

— No… En vista de lo asustados que estaban, incluso si se tratara de diez contra uno… o incluso un centenar contra uno, sigo pensando que habrían escapado. Pero, ¿qué pasa con las estadísticas de tu galantería? Eres como un santo en cuerpo y mente. ¡Eres tan brillante creo que voy a quedarme ciego!

Para ser honesto, no había una gran diferencia en su apariencia, Subaru realmente no quería estar de pie al lado de él. Subaru observo de nuevo a Reinhard, pero cuanto más lo miraba más pensaba que este joven atractivo tenía que haber sido elegido por Dios.

Sin embargo, no se veía como si fuera un guardia.

—Umm… puedo llamarle por su nombre, Señor, uh… Reinhard… ¿verdad?

— No necesito el ‘Señor.’ No tienes que ser tan formal, Subaru.

— Bueno, estamos bastante cerca tan de repente, ¿eh? De todos modos, gracias de nuevo, Reinhard. Eres el único quien vino corriendo cuando grité. Tengo que decir, que me hace sentir un poco solo que a nadie más le importara.

Teniendo en cuenta cuántas personas estaban caminando en la calle principal, no era posible que Reinhard fuera la única persona que escucho a Subaru. Pero a medida que Subaru se quejaba, Reinhard bajó los ojos ligeramente.

— Realmente no quiero decir esto, pero creo que puedo entenderlos. Para la mayoría de la gente, el riesgo de interferir cuando rufianes como esos están involucrados es demasiado grande. Tenías razón en llamar a los guardias.

— La forma en que estás diciendo eso… ¿eres un guardia, Reinhard? No te ves como uno en lo absoluto.

— Lo entiendo. Estoy fuera de servicio hoy, así que no estoy usando mi uniforme, e incluso sé que la manera en que me veo, me falta la severidad de una figura de la autoridad,

Dijo Reinhard, extendiendo ambos brazos, pero Subaru pensaba diferente.

La principal razón de que Reinhard no se veía como un guardia era porque parecía estar muy lejos de la idea, más o menos aproximada de Subaru de como tenía que verse un guardia.

— Ahora que lo pienso, no te llamaron algo así como  ¿maestro espadachín…?

— La posición de mi familia es bastante especial, ya ves. Así que tengo muchas expectativas sobre mis hombros. Cada día es una batalla.

Reinhard sonrió, encogiéndose de hombros. Al parecer, Reinhard también tenía un sentido del humor.

Subaru estaba completamente seguro de que este tipo era el ser humano perfecto. Olvídate de lamentarte con Dios acerca de la injusticia de todo, en este punto, Subaru estaba simplemente impresionado.

— Por cierto, pensé que tu cabello y ropa, así como tu nombre es bastante inusual, pero… ¿De dónde eres? ¿Por qué viniste a la capital de Lugunika?

Preguntó Reinhard, mirando a Subaru y a su apariencia.

Teniendo en cuenta que el origen de Subaru no era claro, parecía ser una respuesta muy natural para alguien que era un guardia.

— Es un poco difícil de responder a la primera pregunta. La última vez que dije, ‘un pequeño país al este,’ no funciono, así que permíteme expresarlo de otro modo. He venido desde un lugar aún más al este, un lugar que nadie ha visto antes… desde los confines de la Tierra.

Terminando Subaru con un brillo en su sonrisa.

Subaru pensó que era una respuesta bastante segura, pero Reinhard pareció sorprendido.

— ¿Más hacia el este de Lugunika…? No te refieres a más allá de la Gran Cascada. ¿Se supone que es una broma?

La “¿Gran Cascada?” Subaru inclinó su cabeza ante el término desconocido.

Cascada, como, ¿una cascada? Subaru, que no estaban familiarizado con la geografía de la área circundante, no tenía idea de lo que Reinhard estaba hablando. Los únicos lugares que Subaru realmente conocía en este mundo eran la calle principal, callejones, barrios pobres, y un sótano de negocios.

— No se ve como si intentaras burlarte o algo así, pero… Bueno, eso está bien. De todas formas, parece ser cierto que no eres de la capital, pero tienes una razón para estar aquí, ¿verdad? Ahora mismo, Lugunika no es pacífico como es usualmente. Está cayendo a un estado de descontento. No importa porque estás aquí, me encantaría ayudar.

— Venga, es tu día libre, ¿verdad? No es necesario que lo gastes para ayudarme, ya has hecho más que suficiente… pero, me gustaría hacerte una pregunta, si puedo.

Subaru agitó su cabeza en respuesta a la propuesta de Reinhard, pero entonces alzó un dedo como si recordó algo repentinamente.

— Soy todo oídos. No soy un individuo muy informado, así que no estoy seguro de que si pueda ser de gran ayuda.

— Bueno, es menos que una pregunta y más sobre preguntarte acerca de una persona, así que no te preocupes. De todas formas, ¿has visto a una chica de pelo plateado con un manto blanco caminando por esta área?

La apariencia de la No-Satella era una que destacaba. De todas las cosas acerca de ella, el color de su cabello y el manto blanco bordado con un halcón destacaban más. Así que si alguien como ella estuvieron caminando en la capital no había mejor oportunidad que Reinhard, un guardia, la viera.

— Un manto blanco y cabello plateado…

— Si fuera a añadir algo, ellas es extremadamente bella. También este gato… Bueno, no es como si ella lo estuviera llevando con ella, pero tiene uno, si eso es de ayuda.

Si había alguien que vistiera  un manto blanco, tuviera pelo plateado, y llevara un gato espiritual, tenía que ser ella. De todas formas, el gato usualmente estaba escondido dentro de ella, así que esperar un vistazo que incluyera al gato era esperar mucho.

— ¿…Que planeas hacer cuando la encuentres?

— Algo que ella perdió… er… ¿supongo que algo que está buscando? De todas formas, quiero devolverle lo que está buscando.

Por supuesto, no lo tenía ahora mismo, y era incluso posible que no se lo hubieran robado todavía, pero no había necesidad de complicar las cosas.

Reinhard estrechó los ojos ante la respuesta de Subaru, entonces silenciosamente pensó por un momento antes de responder.

— Desafortunadamente, no puedo decir que he visto a alguien así, de todas formas, no me importaría ayudarte a encontrarla.

— No te puedo pedir tanto. Está todo bien, me las arreglaré solo.

Subaru levantó su mano para refutar la petición de Reinhard, y entonces se giró hacia la salida del callejón y caminó hacia la calle principal. Era posible que se tropezara con la no-Satella de nuevo, como hizo la tercera vez.

Es posible que fuera mejor atrapar a Felt y evitar que robe el medallón en primer lugar. Considerando que iba a pasar, Subaru pensó que este sería el mejor acercamiento a tomar.

— El problema es, considerando que tan rápido es Felt, no sé si pueda atraparla o no. En el peor de los casos, puedo llevar algunos guardias a la bodega de botines, pero…

— ¿Bodega de botines?

— Oh, no te preocupes por eso. Olvida que dije algo. Es solo el nombre de un lugar que frecuento y es de un anciano que conozco.

Cuando Reinhard reaccionó frente a su declaración, Subaru intentó dirigir su atención y al mismo tiempo rechazar la idea de involucrar a los guardias. Incluso si Subaru traía guardias consigo, con Elsa como oponente había grandes posibilidades que terminara con solo más bajas. Así es como era un súper-humano con habilidades de asesino.

— Bueno, si todos los guardias aquí fueran súper humanos también, puede ser una historia diferente… De todas formas, creo que me debería dirigir a la calle principal

— ¿Te vas?

— Sí, me voy. Gracias de nuevo, Reinhard. Tengo que regresarte el favor algún día… ¿Puedo encontrarte si voy a la estación de los guardias o algo así?

— Eso creo. Si solo das mi nombre, ellos saben dónde encontrarme. Me encantaría volverte a ver, así que estaré allí por cualquier cosa.

— ¿He hecho realmente algo o dicho algo para elevar nuestra puntuación de amistad tanto… de todas formas, si algunas ves me estanco o me pierdo de nuevo seguramente pasaré por allí.

Dijo Subaru jocosamente, ondeando su mano diciendo adiós.

— Ten cuidado, dijo Reinhard, tan genial y valiente como siempre.

Motivado por sus palabras, Subaru fue capaz de salir del callejón con ningún daño en absoluto, sin notar cuan mucho el joven con ojos azules lo estaba evaluando mientras lo veía irse.

 

Parte 4

Ahora que Subaru había regresado a salvo a la calle principal, dio lo mejor para encontrar a la No-Satella. De todas formas, todo lo que pudo hacer fue abrir completamente sus ojos y mirar a la multitud. Usando sus memorias de la tercera vez, Subaru se posicionó cerca de la tienda de frutas con que se había hecho familiar.

La cara del cicatrizado dueño de la tienda que Subaru podía ver por la esquina de sus ojos era muy severa.

— Esta vez nuestro encuentro no fue exactamente el mejor… pero, ¡conozco que realmente eres un chico bondadoso!

Subaru dijo, dando a la mirada vil del dueño de la tienda un gesto aprobatorio, con lo que el propietario desvió su cara, molesta.

Subaru atrajo sus sentimientos de aprobación poco querido, y volteo su mirada hacia la calle. Como siempre había toneladas de personas pasando, de todas las formas, tamaños y tipos.

Han sido alrededor de 10 minutos desde que Subaru comenzó a buscar, y habían pasado cerca de 4 horas desde que el comenzó su cuarte vez.

— No estoy seguro si puedo confiar en mi sentido del tiempo, pero sería extraño si el robo no ha pasado aún… —dijo Subaru, cuando un pensamiento ansioso pasó por su mente.

— Hey viejo.

— ¿Qué pasa pobretón?

Cuando el propietario de la tienda vino hacia el frente de su puesto y miró a Subaru, se había rendido en ocultar cuan molesto estaba.

— Bueno, es verdad que soy un pobretón, así que no puedo negarlo, pero… viejo, tengo algo que me gustaría preguntarte. ¿Has visto algún tipo de conmoción cerca anteriormente?

— Tienes valor para preguntarme algo sin siquiera comprarme nada.

— Bueno, se eso, pero la última vez… espera…

Cuando Subaru estaba hablando se percató porque el propietario estaba en tan mal modo. La primera vez, cuando Subaru y no-Satella habían visitado la tienda de frutas junto, conocieron a… la hija del propietario. No había sido salvada aún esta vez.

— ¿Cómo me pude olvidar acerca de eso? ¿No me digas que tengo que encontrarla primero?

— ¿De qué estás hablando? Oh, bien. De todas formas. Mira, chico. Ese tipo de “conmociones” de las que hablas no son inusuales por aquí.

— Estoy encantado de que me respondieras, pero ¿estás hablando en serio?

Ahora que Subaru pensaba acerca de esto, la bodega de botines estaba lleno de objetos robados de toda la capital.

— ¿Eso no significa que me quedé sin opciones?

— De todas formas, la más reciente conmoción no era usual. Alguien estaba usando magia y disparó dos o tres veces. Como vez.

El propietario se inclinó y apuntó a un compartimiento cerca de 4 espacios a la izquierda. Cuando Subaru siguió con la mirada, vio que justo al lado de ese compartimiento estaba un callejón, y allí había un par de agujeros en la pared.

— Oh, wow.

— Habían algunos carámbanos de hielo que fueron usados como flechas, y uno de ellos se incrustó en la pared. Desapareció inmediatamente después, creo.

Cada uno de los cuatro huecos era un poco más grande que una cuarta. Desde que eran capaces de hacer un hueco como ese en una pared de piedra, Subaru se estremeció de pensar que hubiera pasado si golpeaba a alguna persona.

— Esta magia se ve como si fuera de una escala diferente a la que vi la primera vez… me pregunto si la no-Satella se encuentra más enojada de lo usual esta vez…

Si Subaru se aproximara a ella sin pensarlo, posiblemente sería el que terminara recibiendo esa magia. Subaru sintió un sudor frío en su frente.

— Pero si ese es el caso entonces es muy tarde esta vez también.

Si el robo a tenido lugar, sería difícil para Subaru encontrarse con la no-Satella por sí mismo. En otras palabras, por lo que debería tirar ahora era…

— Necesito encontrarme con Felt. Si es posible, necesito atraparla antes de que ella entre en la bodega de botines, e intercambiar mi celular por el medallón, per…

Dado que era el lugar en el que fue asesinado dos veces, Subaru quería evadir el sótano de negocio lo mucho que pudiera.

— Si voy muy tarde, entonces será lo que sucedió la primera vez. De todas formas, si voy y me encuentro con Rom  y espero por Felt, entonces termino repitiendo lo que sucedió la segunda vez…

Lo más importante era la localización de Felt. Justo ahora, Felt estaba siendo perseguida alrededor de la capital por la no-Satella. Si pudiera, Subaru quería encontrársela antes de que llegara a la bodega de botines.

— ¿Tal vez solo debo dejárselo a mi Regreso de la Muerte y usar esta vez para reunir información?

Mientras se veía como una opción viable, Subaru agitó su cabeza y rápidamente rechazó el plan. Esto era algo que el descubrió luego de experimentar la muerte tres veces, pero cada vez era increíblemente doloroso. No quería experimentar algo como eso de nuevo.

Subaru estaba ansioso acerca de dejárselo a su poder Regreso de la Muerte cuando no sabía cómo, ni porqué trabajaba. Dijo Subaru decidido a arrojar su cuarta vez observar las cosas con la intención de morir para luego poder resetearlo todo. ¿Y si cuando el haga eso, su Regreso de la Muerte no se activa porque se acabaron los números de veces que podía usarlo? Nadie estaría riendo al final.

— En fin, tengo que aferrarme a la vida lo mucho que pueda. Bueno, supongo  que eso se da por entendido de todas formas.

Después de tomar su decisión, Subaru se retorció para estirar su cuerpo. El propietario no parecía muy complacido al verlo hacer sus ejercicios frente de su tienda, pero cuando Subaru terminó y estuvo trotando en el lugar se agitó hacia él.

— No sé porque repentinamente decidiste ayudarme, pero gracias, viejo.

— No es un gran problema. Justo hace un rato, otro pobretón como tú ayudó a mi pequeña niña, verás

Mientas escuchaba la réplica del propietario, Subaru primeramente estuvo sorprendido y estalló en risas. Oh, el poder del destino. No importa en cuantos problemas se meta la pequeña niña del propietario, alguien la salvaría. Solo conociendo eso hizo que Subaru sintiera que fue valioso venir a aquí.

— Está bien. Realmente me iré esta vez. La próxima vez seguramente compraré una de tus manzanas.

— Bueno si lo haces como un cliente, te recibiré. Trabaja duro, señor pobretón, el propietario dijo en monotonía.

— Entendido, Realmente estoy deseando que la próxima vez que regrese sea con dinero en mis manos.

Dijo Subaru  mientras corría.

El destino de Subaru era el barrio bajo, pero esta vez, en una diferente dirección a la de la bodega de botines. Si él se dirigía a la bodega, estaba seguro que levantaría un par de banderas malas, así que esta vez iba a intentar una ruta distinta.

 

Parte 5

— ¿Estás buscando donde vive Felt? Si solo tomas el camino por allí entonces giras a la otra calle, deberías ser capaz de encontrarla

— Gracias, realmente me has ayudado, hermano

— Ningún problema, hermano… uh… vive fuerte y ten cuidado allí fuera, ¿okey?

El hombre de mediana edad con el que Subaru estaba hablando le sonrió débilmente mientras desaparecía detrás de una puerta chirriante. De su completa conversación, la mirada de compasión en la cara del hombre nunca desapareció de su sonrisa complicada.

Subaru apretó su puño, feliz que su plan esté funcionando.

— Fue la estrategia que formulé después de mis experiencias de la primera y segunda vez en los barrios bajos, pero… nunca imaginé que funcionaría tan bien.

Subaru dijo, agitando la manga de su sudadera, la cual estaba manchada con lodo seco.

En orden de ayudarse a localizar a Felt, el plan brillante que pensó después de llegar a los barrios bajos era parecerse tan demacrado y en miseria como fuera posible.

La primera vez, cuando Subaru visitó el lugar con no-Satella, Subaru no hace mucho había sido golpeado por el tonto, Más tonto y tontísimo. Por eso, muchos de los habitantes del barrio bajo tenían compasión por él y eran cooperativos. La segunda vez, cuando Subaru no había tomado mucho daño, las personas le dieron una recepción comparativamente fría.  La diferencia era como el día y la noche. Así que recordando eso, Subaru se hizo parecer tan mal que se había sobrepasado.

— Bueno, después de todo puse un pie en la caca de quien sabe cuál animal. De todas formas, creo que he llegado donde Felt duerme, pero…el problema es si ella regresara aquí o no antes de que llegue a la bodega

Afortunadamente, de las cuatro personas de las que fui capaz de obtener información, todas sus respuestas acerca de la localización del lugar para vivir de Felt apuntaban aquí. De todas formas, Subaru pensó que las oportunidades que ella regresara eran de 50-50. Estaba la posibilidad de que no se quisiera arriesgar a que su lugar fuera encontrado al regresar mientras era perseguida.

— Bueno, sentarme y preocuparme no me ayudará para nada, así que dejaré de preocuparme. Okey.

Sin sentido de preocupación acerca de las cosas que no podían evitar, aquí es donde la firmeza de Subaru brilló.

Mientras el continuaba limpiándose el lodo pegado a su ropa, Subaru corrió hacia la parte más profunda del barrio. Estaba más oscuro que nunca y había charcos de ver tú a saber qué, Subaru tuvo que brincarlos para evadirlos. Pero justo cuando estaba haciéndolo, casi choca con alguien que repentinamente apareció.

Subaru fue capaz de girarse a tiempo y golpear su espalda contra la pared, dando un gruñido mientras perdía el aliento.

— Oh, lo siento por eso. ¿Estás bien?

— No te preocupes. No te preocupes. Soy realmente alguien muy robus… ¿to?

Cuando estaba intentado jugar al fuerte, Subaru miró y cuando se percató de quien estaba mirando en su oración y terminó dando un grito agudo.

Después de escuchar la voz de Subaru, la mujer de cabello negro rio ligeramente.

— Que chico más divertido. ¿Estás seguro que estas bien?

Ella dijo, moviendo su cabello detrás de la oreja.

Incluso esa simple acción fue algo sexy, y Subaru reafirmó la creencia interior que cada movimiento de esta mujer era extremadamente erótico.

Era alguien que definitivamente Subaru no quería volver a encontrarse.

Era la mujer que había cortado su abdomen y sacó sus intestinos… dos veces. Era Elsa.

— No tienes que actuar tan asustado. No haré nada.

— No estoy asu… stado, ¿okey? ¿Por qué piensas eso?

—Tu olor.

Replicó Elsa, viendo pasar los intentos vacíos de Subaru de parecer rudo mientras lentamente ella entrecerraba sus ojos como parte de una hermosa sonrisa.

— ¿Olor? Pensó Subaru, confuso. Pero Elsa solo respiró a través de su hermosamente formada nariz.

— Cuando las personas están asustadas, ellos huelen a miedo. Justo ahora tú estás asustado. Y también enojado, parece ser conmigo.

Elsa parecía estar divirtiéndose revelando lo que Subaru estaba pensando cuando lo miró. Subaru respondió con silencio y una sonrisa falsa, tomando un respiro profundo y dando lo mejor para controlar el rápido paso de su corazón.

Cuando Subaru calló en silencio, Elsa entrecerró sus ojos como una serpiente. Mientras Subaru se sentía inmovilizado por su mirada, por lo menos no sería tan débil para apartar la mirada.

Elsa se lamió los labios en respuesta de la demostración vacía de fuerza de Subaru.

—… No puedo decir que no soy curiosa, pero bien. No me puedo arriesgar a causar un escándalo justo ahora.

— Eso no suena muy bien. Si tú asustas a las personas mucho tu belleza se malgastaría, ¿sabes?

— Bueno, no tienes habilidad con las palabras… si podrías ocultar mejo la animosidad que tienes por mí, estaría impresionada.

Elsa tomó su dedo y empujó gentilmente la frente de él, y el cuerpo congelado de Subaru se aflojó. Mientras Subaru respiraba con dificultad, tratando de recuperar su aliento, Elsa puso su dedo en su labio.

— Bueno entonces, me voy. Tengo la sensación de que nos volveremos a encontrar.

—S i nos encontramos la próxima vez en un lugar brillante con muchas personas alrededor seré capaz de relajarme.

Dijo Subaru sínicamente, pero era lo único que podía hacer para dejar eso salir.

Elsa dio una sonrisa ansiosa como si no quisiera dejar ir a Subaru todavía, pero se volteó, con su manto negro ondeando fundiéndose en la oscuridad,

Después que Subaru mirara a Elsa literalmente desapareció de su visión, se recostó contra la pared, sintiéndose como si hubiera corrido una milla.

— Definitivamente no planeaba encontrarme con ella de nuevo justo ahora. ¿Supongo que está solo vagando por el área antes de ir a la bodega…?

En el inesperado encuentro con el jefe final, Subaru sintió como si su espíritu se fuera a romper. En términos de cuan mentalmente preparado esta con cualquiera, el encuentro con Elsa tuvo mucho más impacto en él que el encuentro con la no-Satella. Subaru rogó que esta fuera la última vez que tenía que ver a Elsa.

— Creo que el lugar de Felt está solo adelante, pero… Elsa no pudo haber encontrado el lugar de Felt y causar estragos.  ¿O sí?

Ella era una trastornada psicópata quien obtenía placer al abrirles el estómago a las personas. No era impensable que hubiera masacrado dos o tres personas solo para matar el tiempo. A demás,  con esto ser parte de los barrios bajos, Subaru tuvo una mala sensación acerca de lo que podía encontrar.

Cerca de 5 minutos después de su encuentro con Elsa, Subaru alcanzó la casucha ruinosa.

— Con la información que recibí, pensé esto, pero… ¿esto realmente cuenta como un espacio para vivir?” Dijo Subaru, confuso cuando se detuvo enfrente de las tablas de madera que servían como puerta de la casucha.

Dentro de la casucha era alrededor del tamaño de dos baños portables, los que se usan en los sitios de construcción. Era como si alguien tomó de corazón la frase, “Solo necesitas la mitad de un tatami para pararte, y uno completo para dormir”.

— Bueno supongo que sí es solo un lugar para dormir, entonces encaja con la descripción…

De todas formas, el pensamiento que tal pequeña niña estaba viviendo en un lugar como este, hacía sentir a Subaru compasivo por ella. Supuso que podía olvidar que era muy obsesiva con el dinero.

— Así que si ella está viviendo aquí, poner su ya pequeño cuerpo en un lugar incluso más pequeño. Supongo que no es sorpresa que se volviera tan retorcida como es. Ah… que lamentable, que lamentable es ella

— ¡Oh venga! No es tan malo. ¿Quién te crees que eres chico, denigrando mi hogar?

Cuando Subaru entró en su modo compasivo, escuchó una voz detrás y se giró.

Frente a él, observándolo, estaba la pequeña figura rubia de… Felt.

El modo en que lo miró no era particularmente diferente a las otras veces que la había conocido. Si algo, ella se veía un poco más sucia que antes, pero eso se veía como el resultado de su fuga fuera un poco más ruda que la última vez.

— ¿Qué pasa contigo, mirándome con esos esos ojos compasivos? ¿Me subestimas solo porque soy una chica y solo un poco sucia?

— Creo que estás leyendo la emoción equivocada, pero…estoy encantado de haberte encontrado.

Mientras Felt no intentaba esconder cuan enojada se encontraba, Subaru subconscientemente relajó sus hombros en sensación de alivio. Subaru estaba genuinamente contento de encontrarse con ella otra vez. Estuvo preocupado acerca que pudo pasar después de su casi fallido incidente con Elsa, pero al final las cosas parecen verse mejor que peor.

En respuesta de lo que Subaru dijo, Felt contestó,

— Oh, así que eres un cliente.

Respiró por su nariz, complacida con ella.

— El hecho que tú vengas significa que tienes negocios conmigo ¿verdad? De la manera que te ves, es claro que no eres de por aquí.

— Oh, Eres rápida al ver que realmente que no soy uno de ustedes. Tienes buenos ojos.

— Las personas de aquí deberían al menos tomar un poco más de interés acerca del modo en que lucen. Lo estás intentando muy duro. Además, el modo en que intentas engañarnos con ese truco sucio tuyo, te vez como una persona incluso peor que yo.

«Como siempre, esta chica realmente conoce como ser insultante, ¿no es así?»

Subaru pensó, rápidamente queriendo recuperar todo lo que pensó al compadecerla.

— ¿Entonces, que quieres? Si buscas algo robado, necesitaré el dinero primero. Dependiendo en quien sea el objetivo podría pedir más dinero después.

— Si quiero algo robado, uh… Este es el tipo de negocios que llevas aquí. ¿Realmente estás orgullosa de tus robos?

— Es llamado hacerse la vida. Si no hago esto tendría que vender mi cuerpo. De todas formas, ¿Qué será? ¿O tienes otros negocios para mí? Dependiendo de tu respuesta…

Dijo Felt, rápidamente moviendo sus dedos como si demostrara su destreza.

En su mano estaba un pequeño cuchillo que apareció repentinamente como si hubiera sido invocado por magia. Era claro que ella quería demostrar que podía defenderse sola.

Si Subaru tenía que pelear con Felt, dado ambos, su destreza y el hecho de tener un cuchillo, no tenía oportunidad de ganar. Pero Subaru no tenía la intención de luchar.

Levantó su dedo índice y lo agitó de derecha a izquierda mientras chasqueaba con su lengua, mientras Felt continuaba en guardia.

— Solo tengo un objeto de negocio para discutir contigo. Me gustaría comprar de ti ese medallón robado.

 

 

 

Parte 6

Habiendo llegado tan lejos, Subaru pensó que siendo indirecto o intentando evitar el asunto causaría una peor impresión en Felt. También estaba el hecho que Elsa seguía vagando alrededor del área, así que Subaru quería ir directamente a las negociaciones.

De todas formas, Felt puso su mano sobre su pecho donde parece ser que guarda el medallón.

— ¿Cómo sabes que robé un medallón? La única persona que debería conocerlo es la que me contrató y solo lo robé hace un rato. Es una respuesta muy rápida para haberlo escuchado en la calle.

— Cuando los pones de esa manera… ¿Sí? Es un buen punto. Eso fue muy despreocupado, incluso para mí, ¿verdad?

—… Realmente tienes que hacer un mejor trabajo escondiendo tus intenciones, chico. ¿Una pequeña provocación como esa y estás soltando los frijoles?

Cuando Subaru sujetó la cabeza en sus manos por su error, Felt miró como si hubiera perdido el sentido de mantener la hostilidad.

Felt dejó caer sus rodillas para estar al mismo nivel de los ojos de Subaru.

— ¿Así que quieres cómprame esta medalla, huh? ¿Qué intentas hacer? No puedes estar del mismo lado que esa mujer, ¿verdad? ¿Es ella tu rival o algo?

—Más como mi archienemigo, ¿tal vez? Cómo te sientes si ella mató a tus padres. O incluso si te asesinó.

— ¿De qué hablas? Bueno, no importa, realmente no importa eso.

Cuando Subaru estaba intentando imaginarse como iba a hablar de esto, Felt solo se rio. Ella entonces tomo el medallón adornado con un dragón fuera del bolsillo de su pecho y lo ondeo en frente de Subaru.

— Se lo venderé al que me ofrezca mayor precio. Incluso si hay una oportunidad que esa mujer se enoje y rompa nuestro trato.

— Sí, hay definitivamente una posibilidad de que ella lo rompa, pero… de todas formas, solo estoy hablando conmigo así que puedes ignorarme.

Subaru limpió su garganta, y puso una cara seria.

— ¿Eso significa que me escucharás?

— Solo si se ve que hay dinero para mí. Eso es obvio ¿verdad?

— Suena bien para mí… He preparado un objeto que vale más que vente monedas benditas de oro y me gustaría comprar tu medallón con él.

Las orejas de Felt se animaron, y sus ojos rojos se entrecerraron como un gato. Parece que ella estaba intentado no parecer agitada, pero si tuviera una cola seguramente estuviera meneándose de un lado a otro, así que Subaru no pudo hacer nada más que sonreír.

— Huh, ya veo. Eso es un buen precio. Parece ser que mi duro trabajo finalmente dará frutos… pero desafortunadamente para ti, tu rival ha ofrecido la misma cantidad, ¿sabes?

— ¡Deja de decir tonterías! El trato fue por 10 monedas benditas de oro, ¿verdad? ¡Te vuelves muy codiciosa y entonces morirás! No, es como, si fuera verdad.

En realidad, era muy claro que por eso murió la primera vez. Causa de muerte: codicia.

Con Subaru habiendo obtenido el mayor precio verdadero, Felt debe pensar que no puede seguir jugando. Después de observarlo con los ojos completamente abiertos por un momento, Felt ligeramente se rascó su cabeza.

—¿Qué, sabes mucho…? Yeah, okay. El trato fueron diez monedas benditas de oro. Pero sabes, si le digo a la persona que me contrató que otra oferta fue hecha, ella hará una contraoferta con más, ¿sabes?

— Eso no es una mentira, ¿sabes?

Felt, la de trece o catorce años, agregó, rizando el borde de su boca.

— Eres realmente astuta. Me gustaría decir que solo te rindas y tomes el trato, pero no creo que me escuches, ¿uh?

— ¿Por supuesto que no! Además, no estoy segura si puedo confiar en ti. Mis oídos no perdieron una palabra tuya. No dijiste que trajiste veinte monedas benditas de oro, solo algo que vale eso. No es un poco injusto, que solo sepa que tienes bajo tus mangas, ¿pero tú conoces todo acerca de mí?

— Creo que es el asunto de que tanto te preparaste lo que realmente importa en las negociaciones… pero es verdad que sin enseñártelo primero, no iremos a ningún lugar.

Subaru quería evadir tener a Felt enfurruñándose y perder tiempo, así que tomo su objeto clave para las negociaciones, su celular, fuera de su bolsillo en el pecho. Una vez visto el pequeño aparato, Felt levantó sus cejas un poco, pero eso fue.

Como siempre, no respondió a nada a menos que estaba claro que la llevaría a dinero.

— ¿Veinte monedas benditas de oro por eso? Solo parece un espejo de mano para mí…

— Este uno de esos inmensamente populares mitia. Puede tomar un corte en el tiempo y congelarlo, guardándolo.

Subaru lo colocó en el modo continuo de fotografía. Un ligero y mecánico sonido salió varias veces. La brillante luz destelló a través del callejón y cubrio a Felt.

— ¡Whoah! —ella dijo, en un raro espectáculo de feminidad cuando reaccionó.

Felt se veía como si estuviera a punto de quejarse, pero Subaru rápidamente le enseñó la pantalla del celular.

— Este es el poder de este mitia. Usando puedes dejar atrás una clara imagen. Otra cosa que se le puede adicionar es que es un objeto muy raro. Este es el único en todo el mundo. ¿Qué te parece?

Subaru ha estado explicando las funciones del celular hasta el momento, cuando el terminó, Felt fue “Hmm” y miró cuidadosamente al celular en las manos de Subaru, antes de aceptar en acuerdo.

— No pareces ser que estás mintiendo. ¿Pero esta soy yo? Tu dijiste una clara imagen, pero creo que me veo un poco mejor que esto.

— Si no estuvieras en este terrible ambiente y comieras mejor, y… mientras pudiera contribuir a que pudieras pensar como un sentido astuto de negocios… si pudieras tomar rienda de esa astuta, sucia personalidad tuya, diría que hay esperanza para ti. Es realmente solo un problema de cómo estás vestida.

— Si estuviéramos hablando acerca de escoger las palabras correctas para decir, no tienes talento para mantener una conversación, ¿lo tienes? Cielos.

Mientras Subaru podía haberse ganado una pequeña irritación por el último comentario, las cosas iban bien. De todas formas, uno de los puntos fuertes que vivían en los barrios bajos era que nunca estaban de acuerdo con algo fácilmente.

— Aceptaré que esa cosa que tienes es rara, pero no estoy segura de creerte cuando dices que vale veinte monedas benditas de oro. No soy una cabeza hueca que solo tomaría tu palabra

— Bueno… eso es de esperarse. No me importa personalmente que tengas un cerebro esponjoso, pero tienes razón. Necesitamos una opinión de un tercero

Hubiera sido genial si Subaru pudiera empujar las negociaciones aquí y allí, pero esperaba que no fueran a funcionar. El problema era quien sería el tercero…

— Profundo en el barrio bajo, hay un lugar llamado la bodega de botines. Es como el nombre sugiere, creo que la mejor manera es preguntarle al raro viejo de allí. Él es justo cuando se trata de valorar. Es muy experimentado, así que no creo que haya problemas, incluso si es un mitia.

— Creí que esto pasaría…

Subaru esperaba que Felt sugiriera a Rom. Que también era el punto de encuentro con Elsa, como también era el lugar donde tenía un guarda espalda por si las cosas se ponían malas.

Dado que un ojo valorativo era necesario para la carta mitia de Subaru, no había otra opción. De todas formas, Subaru realmente quería tener todo sellado antes de terminar en la bodega.

— No tengo problemas con hablar con el viejo, pero….

— ¿Realmente vas a llamarlo viejo sin siquiera haberlo conocido aún?¿Te arrepentirás, ¿sabes? El muy rudo con las personas que no saben cómo mostrar respeto.

— A pesar de eso, él se ve que está dotado de cierta jovencita malhablada, siempre dándole su leche y todo

Subaru pensó acerca del viejo calvo quien siempre miraba por Felt con ojos calmados. Desde la perspectiva de Rom, debe ser como hacerse cargo de una nieta. Pero Subaru no tenía problemas con él, era el lugar el problema.

— No sé por qué pareces tener problema con eso, pero si estás apurado, deberíamos ir a la bodega. Para ser honestos, hay alguien más del que planeo deshacerme, pero…

— ¿Deshacerte?

— Bueno verás, la persona a la que le robé el medallón es más persistente de lo que pensé, así que creo que debería sabotearla un poco. Después de todo, le das a los chicos que andan por aquí un poco de dinero y ellos harán cualquier cosa por ti.

— Está bien, vamos, inmediatamente. Ahora mismo. ¡Vamos, vamos, vamos!

Subaru empujó la espalda de Felt cuando comenzó  caminar y la apresuró hacia la bodega.

— ¿Qué pasa contigo?

Protestó Felt, hinchando sus cachetes, pero Subaru estaba orgulloso de si por  ser capaz de evadir más problemas como pudiera.

Un poco de efectivo era un modo de muy bajo precio de ofrecer a alguien para que se pusiera en el camino de no-Satella cuando estaba apurada. Si la alternativa estaba en golpear con un bloque de hielo y retorcerse en el suelo, Subaru estaba seguro que ellos preferían agarrar sus estómagos hambrientos.

— Si la única condición es que el viejo tome un vistazo, selle el trato rápido, entonces salir de allí.

— ¿Por qué estás tan apurado, chico? Estás sudando, sabes. Vive fuerte y ten cuidado de ti

— Todos parecen decir eso, ¿es ese un tipo de eslogan de los barrios bajos?

Subaru tenía una sensación de que deberían cambiar la parte de “vive fuerte” a “vive rudamente”.

Cuando Subaru puso esos pensamientos detrás de él, realizó su camino con Felt hacia la bodega por tercera vez en un total de cuatro veces.

Saldria inmediatamente. Correría fuera de allí, incluso si tenía que dejar a cualquiera detrás. Había tomado una decisión, Subaru empujó más fuerte la espalda de Felt en frente de él.

— Eso duele

— ¡Ow! —dijo Subaru cuando fue pateado.

 

Parte 7

Después de reunirse con Felt en su choza, Subaru y Felt pasaron los suburbios dirigiéndose hacia la bodega de botines.

El espacio entre los edificios era muy estrecho, y era difícil que la luz del sol pase a través de los callejones. Esta oscuridad adicional de la sombra de los edificios sólo hacía que los barrios pobres se vieran aún más tristes.

—…

Subaru podría sentir una humedad bajo los pies. Había botellas rotas de las bebidas alcohólicas y los desechos de papel por todo el lugar, y de vez en cuando había un fuerte olor desagradable que golpeaba el interior de su nariz.

Ya sea que fuera Felt o la No-Satella, este no era el tipo de lugar para estar caminando a solas con una joven chica.

— Ahora bien, esto sería mucho mejor si estuviéramos tomados de la mano y en un lugar mucho más hermoso y colorido.

— Ya basta de esa charla repugnante. No me digas que te atraen las niñas pequeñas.

— Me atraen las mujeres mayores. No tienes que ser tan cautelosa, vamos por aquí.

Tal vez porque Felt había percibido el peligro de lo que había dicho Subaru, ella comenzó a apartarse, pero Subaru la llamó. De mala gana, Felt se acercó más.

— Ningún movimiento indecente, ¿de acuerdo? Tú eres el que estará en más problemas si este acuerdo se va al diablo. ¿Está claro?

— ¿Por qué no puedes ver que estoy haciendo mi mejor esfuerzo para que este pequeño gatito cauteloso se relaje y podamos ser amigos? Si estás tan en contra de que sea amable, ¿por qué no dejas de jugar y en realidad me llevas hasta la bodega de botines?

— ¿… Cómo lo…?

— ¿Cómo llegué a averiguarlo? Oh, vamos, no soy tan estúpido. Quiero decir, no estoy muy familiarizado con esta área, pero estoy seguro de mi sentido de la orientación. La forma en que hemos estado yendo en zigzag, incluso yo voy a empezar a sospechar —dijo Subaru, mirando a Felt, quien se quedó en silencio y se encogió de hombros.

Cuando Subaru dio en el blanco, Felt no podía dejar de mirar hacia otro lado, pero Subaru en si estaba muy nervioso, y con el corazón acelerado.

Después de todo, todo lo que Subaru había dicho era solo palabrería. Subaru se había molestado por el hecho de que el camino de Felt no encajaba para nada con el camino que pensaba era el correcto para llegar a la bodega de botines, pero lo que realmente hizo que cuestione a Felt fue el hecho de haber visto el mismo grafiti en la pared dos veces, aunque a cierta distancia, en un corto período de tiempo. Sin embargo, en este punto, su palabrería era todo en lo que podía confiar.

— Yo sé que es pedir demasiado que no dudes de mí, y desde tu punto de vista, lo que tengo que ofertar probablemente suena demasiado bueno para ser verdad, por lo que no puedo culparte si quieres observarme por un poco más.

—  Descubriste todo y ¿no estás enojado?

— Bueno, entiendo que tiene sentido que dudes de mí y estoy siendo irrazonable. Sin embargo, no voy a darte más tiempo. Por favor, te ruego que me lleves directamente a la bodega de botines.

Dijo Subaru, levantando las manos, suplicando.

Felt se sorprendió, con los ojos muy abiertos mientras dudaba por un momento, sin saber cómo reaccionar, pero luego, tomó su mano y revolvió su cabello rubio.

— Bueno, maldita sea, es sólo que no te entiendo. No entiendo pero… siento que debo pagarte por no enojarte conmigo hace un momento. Está bien, te llevare hasta ahí. Voy a dejar el resto de mis dudas en las manos de Rom.

— No me desagrada esa actitud de sentirse totalmente libre para depender de otros, pero… bueno… yo… no importa.

Justo cuando Subaru estaba a punto de darle un sermón a Felt, se dio cuenta de lo que estaba a punto de decir y contuvo sus palabras.

¿Qué quería decir Felt cuando dijo que dejaría todo en las manos de Rom? Rom trataba a Felt como si fuera nieta linda, y lo que sentía por ella era tan fuerte que él estaba dispuesto a dar su vida por ella. Pero ¿Que sentía Felt por Rom?

Subaru no quería pensar que ese viejo calvo, a quien no podía odiar, era solo usado por ella.

Felt entrecerró los ojos mientras Subaru repentinamente seguía su paso, pero ella no se entrometió. Al contrario, había cambiado su aptitud hacia Subaru, lo dirigió directo al almacén de negocios, sin tomar ningún desvió esta vez.

Cuando Subaru se mantenía detrás de Felt mientras trotaba hacia adelante pensó de nuevo acerca del curso de los eventos que podían pasar una vez llegaran a su destino. Era alrededor de la cuarta vez que Subaru hacía esto. Él quería tomar la mejor ruta posible.

Mientras Subaru continuaba caminando, perdido en sus pensamientos, vio que Felt se detuvo y lo estaba mirando.

— ¡Para de mirar hacia abajo mientras caminas! Te contagiaras con la melancolía de aquí, ¿sabes?

— Bueno, me gusta mantener mi cabeza arriba, pero no es exactamente limpio y organizado alrededor de mis pies, así que es peligroso si no pongo atención… ¿Qué quieres decir con “infectarse con la melancolía”?

— Tú sabes exactamente qué significa. Estoy hablando acerca de la aptitud de todos los perdedores que bien aquí.

Felt señaló con su cabeza para mostrar que ella estaba hablando acerca del área, los barrios bajos. La manera en que soltó sus palabras demostraba claramente animosidad y odio por el lugar y Subaru abrió completamente sus ojos.

— ¿Perdedores?… ¿No crees que eso es un poco cruel?

— ¿Cómo que es cruel? Estoy hablando acerca de las personas que languidecen en esta vida de callejón y perdieron la voluntad para siquiera salir de aquí o mejorase de alguna manera. Odio a perdedores como esos.

Subaru había gastado una enorme cantidad de tiempo hablando con las personas que vivían en los barrios bajos. No es como para pensar que había caído tanto que las palabras no los alcanzaban, pero como Felt dijo, no podía negar que se veían contentos con su vida aquí, es más, como si se hubieran rendido en irse a otro lado.

Sería fácil decir que ese tipo de aptitud no podía ayudarse, pero Felt no aceptaría esa respuesta. En la luz débil del callejón, la luz de los ojos carmesís de Felt no se desvanecería ni un poco.

— No tengo la intención de vivir mi vida completa en estos barrios. Si la oportunidad viene me pegaré a ella y la haré mía. Lo mimo va para este trato ahora.

— Así que ese es el porqué, uh…

La segunda vez alrededor, Felt había hecho todo lo posible para encontrar la debilidad y sacar más dinero de Elsa y Subaru. Era fácil explicar esas acciones simplemente diciendo que ella era codiciosa, pero conociendo como lo hizo ahora, Subaru pensó que podía entender por qué Felt era tan persistente.

Felt quería dejar los barrios bajos, para romper con las circunstancias de su orfanato de la infancia.

En la raíz de todas sus acciones estaba el deseo por algo más.

— Así que, con veinte monedad benditas de oro, ¿ese sueño se volverá real?

—… Está definitivamente cerca de completarse, y si fuera a ir solo posiblemente fuera suficiente, pero no sé.

Felt murmuró.

—¿Si fueras a ir sola?

Subaru afiló sus oídos para no dejar escapar nada y levantó sus cejas en respuesta. Felt cometió un error, chasqueó la lengua, y miró a otro lado.

— No es nada. No somos tan amistoso como para hablar de ello… ¿Por qué estoy tan habladora hoy en primer lugar? —dijo Felt, claramente arrepintiéndose de su desliz.

— ¿Tal vez aflojaste un poco porque tu meta está en la vista?

Contestó Subaru, mientras que se sentía sonriente.

Felt dijo si ella “fuera a ir sola”, sería capaz de hacerlo. Eso quiere decir que tiene alguien más en los barrios bajos que no puede dejar atrás. Para Felt, quien portaba tal sentimiento de animosidad hacia las personas de aquí, solo podía haber una persona que la hiciera sentirse de esa manera.

Pensando acerca de quién era, Subaru no pudo evitar sonreír.

— ¿Cuál es tu problema? Esa sonrisa tuya está comenzando a fastidiarme.

— No es nada especial. Solo pensaba que me estaba preocupando mucho acerca de algo que no hacía falta. Por supuesto así es como es. Por supuesto, no sé porque me preocupé tanto, dijo Subaru, enseñando sus dientes en una sonrisa. Todo repentinamente tomó sentido para él.

La segunda vez, Felt y Rom parecían tratarse como familia. Ambos fueron asesinados por Elsa, pero incluso agonizando pensaron uno en el otro.

Además, Felt había salvado la vida de Subaru en el corte de tiempo anterior también.

Si Subaru se sentía endeudado con no-Satella, entonces también debía hacerlo con Felt.

— Apresurémonos. Hemos perdido mucho tiempo.

— Aún no te comprendo… hey, espera. Dije que esperaras.

Cuando Subaru comenzó a caminar pasando a Felt, puso su mano en su cabeza y la frotó su cabezo rubio. Su pelo con sus hebras finas, que posiblemente nunca han sido peinados, no se sentía mal fluyendo entre los dedos de Subaru. Después de que Felt deje los barrios bajos un día, y se vistiera un poco, Subaru pensó que ella posiblemente brillaría.

Así que, en orden de poner a Felt en el camino para alcanzar su sueño…

— Realmente tengo que hacer que esto trabaje… ¡Soy el único que puede hacerlo!

— Para de hacer estas cosas raras y obsesionarte contigo mismo. Te voy a morder.

Con las mano de Subaru aún en la cabeza de Felt a pesar de sus protestas, el silenciosamente solidificó su determinación.

Él podía cambiar no solo el destino de no-Satella, sino el de Felt y Rom también… de todas las personas que movieran su corazón.

Eso deber ser por qué Subaru se mantiene repitiendo este día una y otra vez.

— Lo dije, para ya, Felt dijo, antes de morder a Subaru.

 

Parte 8

— ¿A las ratas gigantes…?

— ¿Dónde podría encontrar algún dango lleno de ácido bórico? Ahora eso es un veneno.

— ¿Para la gran ballena blanca…?

— Tu sabes, el primer chico que viene a la mente cuando pienso en la palabra “capitán” es ese buen viejo capitán Ahab. Apuesta que tiene unos ganchos de pesca.

—… ¿Para nuestro más honorable gran dragón…?

— Dado que este es un mundo de fantasía, apuesto a que existen realmente, pero hombre, si me encuentro con uno de esos te puedo garantizar que no sería capaz de hacer cualquier cosa. Pero sabes, son muy geniales, así que quiero ver uno, pero que contradicción, ¿eh? ¡Esos sentimientos mezclados míos pueden quemarse en el infierno!

— ¿No puedes simplemente decir las contraseñas sin tener que decir todas esas tonterías?! ¡¿Puede ser más irritante?!

La puerta de la bodega se abrió con tanta fuerza que parecía que iba a desprenderse de sus bisagras, pero Subaru, que esperaba esto, había dado un paso hacia atrás y no recibió ningún daño. Gruñendo en frustración, demasiado alto para la entrada, era el gigante calvo Rom, a quien Subaru se había acostumbrado a ver a este punto. Su cara estaba roja, su presión arterial alta, probablemente.

— Si te enojas de esa manera, estallará un vaso sanguíneo. Incluso si tuviéramos la medicina moderna, diría que tu situación se ve muy mal.

— ¡Si crees que es demasiado malo para mí, entonces no me hagas enojar! ¡¿De todas maneras quien eres tú?! ¡Se supone que no debo dejar que nadie entre el día de hoy, así que largo!

— Uh… Lo siento. Este tipo es en realidad mi cliente, por lo que, ¿podría por favor dejarlo entrar?

Felt, que había estado escondida detrás de la espalda de Subaru y apenas se asomaba por detrás de él.

Rom relajó lentamente sus hombros. Mientras Felt miraba al Rom decepcionado y a Subaru quien silbaba, dejó escapar un suspiro.

— En serio tienes una terrible personalidad, chico. Sin ser demasiado malo, es simplemente el peor de los casos.

— De todos modos, estamos entrando, Rom.

Mientras Felt pasaba al lado de Rom, todavía mirando hacia abajo, entró en la bodega de botines como si fuera su propia casa.

Rom miro en primer lugar a Felt esperando una explicación más detallada, pero fue ignorado, asi que volteo su rostro molesto hacia Subaru.

— Ella realmente marcha al ritmo de su propio tambor, ¿huh? Nosotros los individuos normales simplemente se quedan atrás, ¿estoy en lo correcto? —dijo Subaru.

— Me gustaría empezar de nuevo, donde le estaba enseñando lo que significaban palabras diferentes… De todos modos, entra —respondió Rom, con el tono de un hombre que se había dado por vencido y se lavaba las manos, antes de encoger su cuerpo gigante hacia atrás en el sótano.

Subaru siguió a Rom dentro del aire polvoriento de la bodega de botines. Tiró unas cuantas miradas cautelosas por ahí y por allá, pero, afortunadamente, no había señales de que Elsa o la no-Satella estuvieran escondidas en alguna parte.

Felt estaba casualmente sentada en la barra del bar, bebiendo un vaso de leche como si fuera suya.

— ¿Qué? Esta es la única fría que queda. No voy a dártela, dijo.

— No puedo creer que no estés molesta en lo descarada que estás actuando… Oye, anciano, ordenaré un poco de alcohol, del que tengas. Gracias —dijo Subaru.

— ¡Eres de los que hablan! ¡No lo compartiré contigo! ¿¡No te daré ninguna, oíste?! —gritó Rom corrió a través del cuarto y corrió detrás del mostrador, las tablas del suelo crujían mientras pasaba, tratando de ocultar lo que se parecía a su escondite.

La sobrerreacción de Rom era suficiente para inspirar lástima, y Subaru acababa de decir, “Estoy bromeando,” con una sonrisa.

— Pues bueno, anciano. Ya hemos perdido mucho tiempo, así que antes de que nos desviemos del tema, me gustaría ir al grano.

— Tengo la sensación de que ya nos hemos salido del tema, pero… ¿qué pasa?

— Básicamente, quiero que valores algo. Me gustaría que pongas un precio a esta Mitia que tengo aquí, y garantices su valor a Felt.

Cuando Rom se dio cuenta de que la conversación se estaba convirtiendo en negocio, sus ojos grises se pusieron serios.

El anciano Rom miro a Felt, quien hizo un gesto de confirmación, antes de volver a mirar a Subaru.

Al darse cuenta de que estaba sin palabras Rom pidió ver el artículo, Subaru tomó su teléfono celular fuera de su bolsillo y se lo entregó a Rom. Parecía que el aspecto metálico del teléfono era lo primero que llamó la atención de Rom, y mientras pasaba sus dedos sobre ella se veía como un pequeño juguete en esas manos de gran tamaño.

— Así que este es un Mitia. Incluso para alguien como yo, esta es mi primera vez que veo uno de estos…

— Estoy bastante seguro de que este es el único de su tipo en todo el mundo. Además, es bastante delicado por favor, ten cuidado con eso. Si lo rompes realmente tendré que matarme a mí mismo, y no estoy bromeando con eso… Por supuesto, significa que debo empezar de nuevo.

Rom pasó un rato mirando con cuidado sobre su aspecto exterior, pero luego se abrió lentamente el teléfono de tapa. Rom se sorprendió por primera vez ya que el teléfono se puso en marcha y dejó escapar un sonido y se sorprendió por segunda vez cuando vio el fondo de pantalla del teléfono.

— Esta imagen…

— Pensé que esto sería un buen momento para usar eso. Para mostrarte las habilidades del dispositivo, puse una escena del día de Felt como fondo de pantalla.

El fondo de pantalla era una de las fotos que había tomado Subaru de Felt cuando la conoció en el callejón.

Tomó la que pensaba que parecía más linda, y dada la calidad de la imagen pensó que era bastante agradable en general.

Rom miró la imagen mientras miraba por encima a Felt, que estaba bebiendo su leche y dijo:

— Bueno, en serio me sorprendiste. No creo que haya nada más por ahí que podría dibujar una imagen tan perfecta.

— Este es un Mitia que toma un pedazo de tiempo y lo almacena. Ni siquiera se compara con una foto que alguien dibujaría, ¿verdad? Si deseas puedo tomar una tuya.

— Me interesa, pero parece algo peligroso. No te quita algo de vida, ¿verdad?

— No importa la edad y no importa en qué mundo, parece que esa superstición acerca de las fotografías persiste, ¿eh…?

Subaru hizo una débil sonrisa ante la reacción de Rom, algo que parecía que debería estar fuera del periodo Taisho, o antes, y respondió:

— Incluso si tomo una foto, vivirás con facilidad hasta que tengas ochenta más o menos.

La reacción de Felt que estaba escuchando la conversación también era linda, y así después de conseguir su permiso, Subaru tomó una fotografía de Rom y se la mostró.

— Hmm…

Rom asintió.

— Esto es ciertamente algo. Si tuviera que encargarme de esto, en términos de monedas de oro bendecidas tal vez quince… no, podría conseguir más de veinte monedas por esto. Creo que vale la pena por mucho.

El sentido de los negocios de Rom provocó; que sus ojos brillaran mientras hacía su valoración.

Mientras Subaru pensó que no estaba seguro de lo orgulloso que podría estar para obtener la aprobación de alguien en el negocio en los negocios de bienes robados, sin duda lo tranquilizo. Con confianza dilató sus fosas nasales, Subaru volteó a mirar a Felt.

— Bueno, ahí lo tienes. Esta es la carta que tengo que jugar. Como he dicho, es un valor de más de veinte monedas de oro bendecido. Así que ahora, me gustaría que este comercio para intercambiar esto por esa insignia que tienes.

— Veo que haces esa cara muy a menudo, pero realmente es molesto.

Aparentemente no estaba interesada que todo iba según el plan de Subaru,

Felt hizo una cara. Sin embargo, eso no cambia el hecho de que esta nueva información hizo que el sonido de trato sonara aún mejor para ella.

— Bueno, para ser honesta, estoy feliz de que tengo una garantía de que puedo convertir este Mitia en dinero en efectivo. Parece que ya no tengo que dudar de ti acerca de que tenga un valor de veinte monedas de oro bendecidos, de cualquier forma. Acepto la carta que jugaste.

— ¡¿Verdad?! Así que de todos modos, parece que nuestras negociaciones han ido bien. ¡Será tu trabajo venderlo, pero te deseo la mejor de las suertes! Ahora que se decidió, ¿qué les parece si vamos a alguna parte y nos servimos unas copas para celebrar nuestro éxito?

Subaru se dirigió rápidamente hacia Felt y extendió la mano para tomar la insignia, pero Felt la tomo lentamente.

— Espera un minuto. ¿Por qué tienes tanta prisa?

— La vida tiene sus límites. Tienes que apreciar cada segundo de ella como algo precioso, y es una lástima desperdiciar alguna…

— Bueno, bueno, suficiente de eso —Felt dijo eso, entrecerrando sus ojos rojos, y con una actitud tranquila atascada en el corazón de sus dudas.

— ¿Por qué quiere esta insignia en primer lugar?

 

Parte 9

Subaru se detuvo, conteniendo la respiración, y ya que Rom y Felt vieron eso, Subaru se dio cuenta de que había cometido un error. Lo que debería haber hecho era decir un montón de tonterías, al igual que lo había hecho antes. Sin embargo, nada saldría de eso.

Mientras Subaru se mantenía en silencio la boca de Felt se relajó formando una sonrisa.

— La señora mayor que me pidió que lo robara en primer lugar, no quería hablar de eso tampoco, y ¿parece que contigo pasa lo mismo?

—… Bueno, robar es bastante malo en sí, entonces con el robo involucrado, estoy seguro de que todo el mundo tiene algún motivo oculto del que no les gustaría hablar…

— Pero en tu caso, sobresales más de lo que uno generalmente lo haría. Si me detengo y pienso en eso, estás tratando de robar de cualquiera que quería robarlo en el primer lugar.

La actitud de Felt era como un gato torturando a su presa.

— ¿Qué es exactamente esta insignia de todos modos? Vale la pena más de lo que parece, ¿verdad? Es por eso que todo el mundo la quiere. En otras palabras, vale la pena más que incluso este Mitia

— Espera, Felt. Esa forma de pensar es muy peligrosa. Más o menos ya sé lo que estás pensando en decir en este momento, incluso si sólo estoy aprovechando mi experiencia en jugar juegos, pero… en realidad, necesitas detenerte.

Mientras Subaru observa el aumento de la tensión de Felt, se puso a sudar mientras trataba de detenerla. Si las negociaciones se prolongaban por más tiempo, el mal final que estaba esperando por ellos sería una realidad.

— Este trato vale más de veinte monedas de oro bendecido! ¡Sólo tómalo! ¡No seas más codiciosa! El-El que te pago sólo puede pagar veinte monedas de oro bendecidas. Ella no va a pagar nada más que eso.

— ¿Cómo sabes eso?

— Bueno…

— Mientras más hablas más revelas. Tramas algo con ella, ¿verdad?

Subaru deseaba que sólo pudiera decirle que sabía eso gracias a su habilidad de regresar de la muerte, pero por supuesto que no podía. Incluso si lo explicaba de esa manera, no había garantía de que ella lo creería.

Cuando los ojos de Felt se llenaban de más dudas, Subaru sabía que cualquier cosa que dijera, ya no creería en él. En este punto, podría tener que luchar por la insignia con ella.

Pero si lo hiciera tendría que hacer frente a este anciano musculoso…

— Bueno, ella te tiene bailando en la palma de su mano, verdad, ¿chico? Debe ser embarazoso teniendo en cuenta que ella es más joven que tú.

— Es tu culpa por haberle dado rienda suelta. Ella es tan duro que siento como si estuviera a punto de llorar.

Si Subaru trataba de ser violento, todo lo que sucedería sería que terminaría en el suelo por Rom. Incluso si él era capaz quitarle a Felt la insignia, no se creía capaz de correr más rápido que ella. Subaru había visto cómo podía correr como el viento. No había manera de que pudiera escapar.

— Felt, por favor…

— No creas que suplicar te va a llevar a alguna parte. Mira, acepto tu oferta como una opción, pero es no es justo llegar a un acuerdo sin escuchar lo que mi cliente original tiene que decir acerca de todo esto. Si me dices cuánto vale en realidad esta insignia y eres capaz de preparar lo que realmente vale, entonces puede reconsiderarlo.

En los ojos de Felt no había la más mínima cantidad de compasión o piedad. Sus ojos estaban desesperadamente tratando de extraer la verdad de la actitud de Subaru. Sin embargo, las razones de Subaru para querer la insignia no era el mismo que Elsa. Sólo quería devolverla a su dueño.

Pero mientras Felt no sabía de las intenciones de Subaru, él sabía sus intenciones. Subaru sabía por qué razón Felt desesperadamente trataba de llegar al mejor acuerdo posible. Él sabía por quién estaba tratando desesperadamente. Así que después de una pausa, dijo la verdad.

— Todo lo que quiero es devolver a esa insignia a su legítimo propietario.

—… ¿Qué?

Decir la verdad era la cosa más sincera que pudo pensar. Así, mientras los ojos de Felt abrieron por completo, Subaru acaba de repetir lo que dijo antes.

— Quiero devolver esa insignia a su legítimo propietario. Es por eso que lo quiero. Eso es todo.

Los ojos rojos de Felt brillaban llenos de animosidad, pero Subaru se quedó en silencio. Él no tenía nada que bromear en este punto, por lo que sólo bajó la cabeza.

—… Felt, no creo que este mintiendo —dijo Rom.

— ¡No te engañé! ¡Esto tiene que ser una broma! ¿Devolverlo a su legítimo propietario? ¿Pagando todo este dinero para comprarlo de la persona que lo robó? ¿Qué tan estúpido puedes ser? ¡Si eso es lo que querías hacer, debería haber traído un guardia con él para atraparnos!

Por supuesto Subaru no podía hacer eso. Ni la No-Satella quería involucrar a los guardias. Es por eso que Subaru había rechazado la oferta de Reinhard. Subaru no podía ir en contra de los deseos de la No-Satella.

Era lo mínimo que podía hacer Subaru, y esa fue su respuesta a la persona que le había salvado la vida.

— ¡Si vas a mentir, haz un mejor trabajo! ¡Incluso si actúas como si estuvieras hablando en serio, no me vas a engañar!

Si no lo hago… Eso es correcto. No voy a ser engañada… Felt dijo eso, como si sacudiera algunos pensamientos de su cabeza, terminando con una voz algo débil.

— Felt…

Dijo Rom con un tono cariñoso y con una expresión de dolor, probablemente sabiendo lo que estaba pasando en el interior de Felt.

De cualquier manera, no se veía como si Felt iba a cambiar de opinión. En otras palabras, las negociaciones habían fracasado.

—… ¿Quién es?

De repente, la expresión de Rom cambió y miró hacia la entrada. Subaru, todavía en un estado de shock por las negociaciones que habían salido mal, era demasiado tarde para reaccionar a la voz de Rom.

— Podría ser mi cliente. Aunque parece un poco temprano para que sea ella.

Felt se acercó a la puerta, con su expresión de enojo todavía en su cara, y abrió.

Subaru repentinamente identifico los sentimientos impacientes creciendo dentro de él. La bodega de botines, un golpe en la puerta, el cliente de Felt… todas esas señales sólo podía llegar a una cosa.

— ¡No abras la puerta! ¡¡Todos seremos asesinados!!

Era más temprano de lo que había esperado Subaru. Desde las ventanas se podía ver que el sol todavía estaba en lo alto del cielo. Era demasiado brillante para ser la puesta de Sol.

La primera y segunda vez, la desesperación había llegado después de la puesta del sol. Subaru no había bajado en cuanto a su tiempo limitado, pero aun así, esto era demasiado pronto.

Subaru todavía no había logrado nada de lo que tenía que hacer para cambiar este mundo. Subaru no lo hizo a tiempo. Su mano ya estaba en la puerta, y se abrió desde afuera, y la luz rojiza de la primera puesta de sol elimino la oscuridad de la bodega. Y entonces…

— ¿Qué quiere decir, con ‘seremos asesinados’? ¡Yo nunca haría nada así de violento sin advertir! —dijo una chica de cabello plateado con una mirada amarga en su rostro mientras entraba a la bodega.

***