Capítulo 2: La Mañana Prometida Se Aproxima Lejanamente

Parte 1

En el comedor, donde las gemelas los llevaron y donde habían servido el desayuno, la chica con el cabello rizado dijo en lugar de un saludo, “Mirando desde arriba, sentí… consternación, la verdad creo que estas bastante mal de la cabeza.”

Emilia se había separado a mitad de camino para volver a su habitación para cambiarse de ropa, por lo que en este momento, sólo Subaru y la chica con cabello rizado estaban en el comedor. Subaru hizo una cara amargada ante su sarcasmo.

—¿Por qué estás hablando de esa forma en una linda mañana como esta, loli?

—¿Me pregunto qué clase de término es ese? Nunca lo había oído, pero se siente claramente… desagradable.

—Significa que no estás en mi lista de objetivos. Nunca voy a buscar chicas más jóvenes que yo.

—¿…Tal vez debería sentir lástima por ti por haberme insultado así?

Ignorando deliberadamente las sarcásticas palabras de la chica, Subaru miró el comedor.

Una mesa cubierta con una tela blanca estaba en el centro; Los platos ya habían sido colocados. Si un lugar era para Subaru, seguramente era el asiento más bajo de la mesa.

—No sé nada acerca de modales en la mesa. ¿Qué tal si te dejo darme indicaciones?

— ¿Me pregunto si eso es arrogancia? Si no lo entiendes, simplemente dilo y baja la cabeza.

—Linda broma, podría sentarme en la silla grande y realmente irritarte, ¿sabes?

La chica se estremeció de rabia, su cara se puso roja mientras Subaru saludaba con la mano y se sentaba en la silla grande. Probablemente sería Emilia o el señor de la mansión quien se sentaría allí, con un cincuenta-cincuenta de probabilidad de que fuera alguno de los dos.

Viendo a Subaru genuinamente incapaz de ponerse cómodo en la silla, la chica con cabello rizado sacudió su exasperada cara.

—Pues bien. Más importante, ¿no hay ninguna palabra de agradecimiento que quieras decirle a Betty?

— ¿Agradecer? Pedí ayuda justo ahora y tú te negaste a ayudarme, ¿no es verdad? Además, ¿Qué tipo de persona pide que le agradezcan? ¡Quiero ver la mirada en la cara de tu padre por esto!

— ¡¿Me pregunto por qué estás tan enfadado?! ¡Yo debería estar enfadada! ¡Después de todo lo que hice…!

Ellos continuaron  molestándose el uno al otro.

La voz de la chica sonaba agitada por la respuesta de Subaru, pero se detuvo y no terminó la oración.

Consciente de la pausa antinatural, Subaru la incitó a continuar, pero…

La puerta del comedor se abrió y las gemelas vestidas de sirvientas entraron empujando un carro.

—Perdónenos, Querido Huésped. Voy a servir la comida.

—Perdónenos, Querido Huésped. Voy a poner la vajilla y servir el té.

La chica de cabello azul sirvió un ortodoxo menú como desayuno compuesto de ensalada, pan y cosas parecidas, mientras que la chica de cabello rosa rápidamente colocaba tazas de té sobre la mesa. Los cálidos aromas hicieron que el estómago de Subaru murmurara de la nada.

—Whoa, no está mal en absoluto. Este sí que es un desayuno apto para la nobleza… Estaba preocupado de que sirvieran alguna cosa extraña fuera de este mundo.

Subaru, preocupado de que cualquier cosa extraña pudiera ser servida, estaba considerablemente aliviado en estos momentos.

Cuando miró a su alrededor, no encontraba nada en particular que pareciera representar algún peligro físico o mental.

Su entusiasmo se había elevado, Subaru se recostó contra la silla, haciéndola crujir. El sonido resonó por todo el comedor, trayendo un toque de molestia al calmado rostro de la chica.

Por alguna razón, Subaru no pudo resistir el molestar a la chica de cabello rizado. Queriendo ver su calmado rostro destruyéndose más, Subaru, lleno de malicia, decidió mover su trasero alrededor de la silla.

Sin embargo, antes de que pudiera hacerlo, un nuevo individuo entró en el comedor, su alegre voz interrumpió todo lo demás.

—Ohhh vaya. Realmente pareces baaastante activo. Eso es bueno, muuuy bueno.

Era un hombre alto, por lo menos estaba media cabeza por encima de la altura de Subaru, tenía el cabello largo y de color azul oscuro, el cual le cubría casi toda su espalda. Pero su cuerpo no parecía tan delgado como delicado, gracias a su pálido color de piel.

Combinado con la expresión en su rostro, de alguna manera parecía una especie de chico guapo. El efecto fue más acentuado por sus ojos, los cuales eran de diferentes colores, el izquierdo era amarillo y el otro era azul.

…..Bueno, lo sería si no estuviera vistiendo ese extraño traje junto con ese maquillaje que lo hacía ver como un payaso.

—…Vaya, ¿contrataron a un bufón para que nos entretenga antes del desayuno? Nunca entenderé como piensan los ricos.

Beatrice observó y añadió.

—Tengo una idea de lo que debes estar pensando, pero no me meteré en el camino.

—No seas así, Betty. Somos amigos, ¿cierto? Vamos a hablar un poco más.

— ¿Me pregunto qué clase de relación crees que tenemos? Además, no digas mi nombre tan casualmente.

La chica mostró su desprecio con un encogimiento de hombros y se retiró de la conversación.

Subaru frunció el ceño ante su comportamiento mientras el payaso que entraba al comedor abrió los ojos, mirándola a ella y a Subaru.

—Vaya, es raro verte por aquí, Beatrice. ¿No es fortuito que decidieras compartir la comida conmigo después de tanto tiempo?

—No me hables como un tonto, ya tengo suficiente con el que está allí. Espero a Puckie y solamente a Puckie.”

La chica, Beatrice, evitó su amigable declaración y se puso detrás del payaso. La chica del cabello plateado, habiendo terminado de vestirse, entró en el comedor un poco después del payaso.

— ¡Puckie!

Prácticamente saltando de su asiento, Beatrice corrió mientras su larga falda empezaba a balancearse. Al ver esa sonrisa que parecía como si una flor estuviera floreciendo, Subaru pensó que la volvía tan adorable que decidió olvidar cómo había calificado a la chica de “impertinente”.

Su mirada se dirigió a Emilia, pero no fue Emilia quien contestó.

—Hola Betty, Hace cuatro días que no nos vemos. ¿Te has portado bien y has sido una dama?

Beatrice asintió ante las palabras del flotante gato gris que se asomaba del cabello de Emilia.

—Estuve esperando ansiosamente tu regreso, Puckie. ¿Te gustaría que pasáramos el día juntos?

— ¡Sí, eso sería genial! Los dos podemos relajarnos por un día.

—¡Eso es maravilloso!

Puck saltó del hombro de Emilia para aterrizar sobre las palmas extendidas de Beatrice. Cuando atrapó a Puck, Beatrice lo abrazó amorosamente y corrió dando círculos por el comedor.

Subaru se quedó atónito por la feliz y despreocupada escena mientras Emilia caminaba con una sonrisa burlona.

—Tee-hee, ¿No se ven alegres? Puck y Beatrice son muy cercanos, ¿sabes?

— ¿Quién dice ‘alegre’ en estos días…?

Cuando Subaru le dio a Emilia su respuesta por utilizar palabras anticuadas, Emilia sólo dijo, “¿Mm?” y señaló en dirección a Subaru.

—Er, Subaru, esa silla…

— ¡Oh, cierto! Uh, no es lo que piensas. Quiero decir, una silla fría realmente no es algo cómoda, así que pensé que debería calentarla un poco. No es como si quisiera sentarme donde usualmente te sientas, como si fuera una sentada indirecta, en serio.

—Lo siento, no estoy muy segura de lo que quieres decir, pero ese es el asiento de Roswaal.

Con el gran plan de Subaru frustrado, él se levantó de la silla delante de una Emilia con los ojos muy abiertos.

—Oh, no hay necesidad de preocuparse. Ya veo, tu calor tal vez no alcance a la Señorita Emilia, pero lo atesoraré con gratitud.

El payaso extendió su mano y palmeó el hombro de Subaru, sonriéndole como consuelo.

El toque en su hombro y la cara sonriente del hombre con maquillaje, hizo que Subaru frunciera el ceño.

—Este payaso está actuando bastante familiar. No es amable hacer eso con los extraños, ¿sabes?

—Desde cuando eres tan… Er, no Subaru, este hombre es…

—No, no, no me importa, Señorita Emilia. Considerando cuan cerca estuvo de cruzar la puerta de la muerte, verlo ahora con tan buen estado de ánimo, ¿no deberíamos estar agradecidos?

El tono de voz del payaso hacía que uno se pusiera nervioso, pero su declaración fue muy sensible. Los demás siguieron mirando al payaso mientras él se sentaba lentamente en la silla—la misma silla a la cabeza de la mesa en la que Subaru se había estado sentado unos segundos antes.

—Oye. Tal vez no debería decir esto, pero sentarte en la silla de alguien más podría molestar a la gente.

Emilia puso una cara de irritación ante la declaración de Subaru mientras murmuraba,

—No tienes que preocuparte por eso… Tú, ah, realmente deberías presentarte a Subaru.

Parecía que la irritación de Emilia también estaba dirigida hacia el payaso.

— ¿Qué quieres decir?

—En otras palabras, ella quiere decir… esto.

El payaso sentado en la silla respondió a la pregunta de Subaru mientras extendía sus brazos.

—Soy el señor de esta mansión, Roswaal L. Mathers. Me aleeeegro que te sientas tan seguro y cómodo bajo mi techo, Natsuki Subaru.

Y así, el noble vestido como un payaso se presentó a sí mismo de una manera viva, desprovista de toda vergüenza.

Parte 2

Empezando con Roswaal en el asiento de honor, los demás se sentaron en sus asientos preestablecidos y empezaron el desayuno.

—Mm… esto es mejor de lo usual…

Subaru estaba admirando la comida antes de que sus ojos recordaran la ensalada y la sopa. Roswaal asintió, parecía estar orgulloso ante la evaluación de Subaru de la cocina mientras miraba a Rem.

—Mm-hmm, tieeenes razón, tienes razón. Tal vez ella no lo vea, pero la cocina de Rem es bastante buena.

Cuando Subaru miró a Rem, ella hizo una señal de un zorro con su mano. Subaru no sabía lo que significaba, pero tal vez era la versión de este mundo para hacer una V con los dedos.

Subaru hizo una rana con las dos manos en respuesta.

—Así que la de cabello az… Te llamas Rem, ¿no? ¿Tú hiciste esto?

—Sí, Querido Huésped. Rem se encarga de la cocina en esta casa. A mi hermana no se le da muy bien la cocina.

—Oh-ho, así que son gemelas que son buenas en cosas diferentes. Entonces, ¿tu hermana es muy buena limpiando?

—Sí,  así es. Mi hermana se especializa en las tareas del hogar, principalmente en la limpieza y en lavar la ropa.

—Así que, dado que eres buena en la cocina, ¿no eres buena en la limpieza y lavandería, Remrin?

—No, soy buena en todas las tareas domésticas en general, incluyendo la limpieza y lavandería, mucho más que mi hermana.

— ¡¿Para qué está ella aquí entonces?!

¿Una hermana mayor que es peor que su hermana menor en todo lo que esté bajo la luz del sol? Eso era nuevo.

La hermana mayor parecía no prestarle atención a la declaración de Rem. Subaru no pudo demostrarlo, pero supuso que todo era cierto. Entonces, ¿Por qué Ram no se molestó en absoluto…?

—Así que, tal vez sean buenas campos diferentes, ¿eh? ¿Ramchi realiza tareas de combate mientras su hermana realiza cosas más domésticas?

—No es una maaala suposición. Aunque, Ram y Rem dan una mala primera impresión debido a su carácter, ¿verdad?

—Realmente es difícil que destaquen dado que su amo es tan único, Rosschi.

Por Rosschi, Subaru se dirigía al hombre a cargo de la mansión por el nombre de una mascota, pero Roswaal dejó pasar esa declaración con facilidad. Subaru tenía una tendencia arraigada para molestar a la gente, pero ese no era el caso aquí. Dicho esto, las opciones en el menú desaparecieron de los platos uno tras otro antes de que lo supieran.

—Sería todo un dilema si la comida no hubiera estado buena, pero era realmente deliciosa, por lo que no hay problema. ¿Verdad, Emilia-tan?

Emilia se limpió los labios con una servilleta, haciendo una mueca ante las despreocupadas palabras de Subaru. Subaru inclinó su cabeza, preguntándose qué estaba pasando, mientras Emilia exhalaba un poco.

—Sabes Subaru, no deberías hablar en la mesa. Es grosero para Ram y sobre todo para Rem, quien preparó esto por sí misma. Sin los modales apropiados, harás tonterías durante ocasiones importantes, así que….

—Quién utiliza ‘tonterías’ ahora… Modales en la mesa, huh. Es un poco tarde para aprenderlos ahora, ¿no lo crees?”

Subaru completo el cliché mientras se dirigía hacia el comedor haciendo gestos con la mano. A pesar del espacio tan amplio del lugar, Subaru estaba sentado al costado de Emilia.

Por consideración, los dos se sentarían muy lejos para hacer pleno uso de la mesa del comedor.

—Me he acercado porque quería comer con Emilia-tan. Roswaal no dijo que le importara, así que, ¿Cuál es el problema? Quiero decir, puedes darme cualquier verdura que no te guste.

—Está bien, puedes tener mi pimiento verde—Espera, ese no es el punto. Estoy siendo una idiota.

Subaru empezó a reír, encontrando lindo cómo Emilia curvaba sus labios en una mueca por ser superada en su intercambio verbal.

Después de eso, Subaru planteó tardíamente un tema que las palabras de Emilia habían alcanzado.

—Por cierto, Rosschi, creo que oí a Emilia-tan decir que esta casa tiene sólo dos sirvientas trabajando aquí.

—Ahh, sííí, actualmente ese es el caaaso. Ram y Rem son las únicas que quedan.

— ¿Dos personas manejando un lugar tan grande como este? Deberías pensar que la gente puede morir por el exceso de trabajo sin importar lo buenos que sean. Dicho esto… No parece que vayas a contratar a alguna nueva sirvienta aquí.

Roswaal guardó silencio ante la pregunta de Subaru, cruzando sus brazos sobre la mesa. El rostro de Roswaal mostraba una sonrisa, pero los ojos con los que él miraba a Subaru habían cambiado sutilmente.

—Realmente eres un misterio, habiendo llegado a la mansión del marqués Mathers en los confines del reino de Lugunica, y aun así, ¿dices que no entiendes las circunstancias? Es sorprendente que hayas pasado las costumbres reales.

—Bueno, soy una especie de inmigrante indocumentado en cierto sentido…

La casual respuesta de Subaru sorprendió a Emilia; Ella le dirigió una mirada como si estuviera regañando a un niño pequeño.

—No puedo creerlo. Si dices cosas como esa tan fácilmente, las malas personas te harán picadillo.

— ¿Quién utiliza ‘picadillo’ ahora?

—No hagas bromas sobre esto. Oye, Subaru, ¿es eso cierto? ¿Son todos así del lugar de dónde vienes, o realmente sólo eres tú quién no lo sabe?

Subaru, sintiéndose mal por cómo Emilia estaba preocupada, reflexionó sobre su propio comportamiento.

—Err, es más como si yo fuera carente de educación. Así que, si no es molestia, realmente estaría agradecido si me informaras mejor.

—Pareces ser un niño lo suficientemente educado por las grandes palabras que estás usando, pero…

—Bueno, este es mi debut con la alta sociedad. Quiero decir, ¿hay cosas que tú tampoco sabes, Emilia-tan? ¿Honoríficos como este y palabras tan formales parece confundirte?

—Err… tienes un punto.

Emilia pareció encogerse ante la observación de Subaru. Ver a Emilia de esa forma lo tomó por sorpresa, pero no fue Emilia quien continuó la conversación sino Roswaal, quien había estado en silencio en el asiento de honor.

—Entiendo lo que estás diciendo, pero la señorita Emilia actuaalmente está estudiando algunas cosas, saaabes.

—Estudiando, eh. Espera, ¿quieres decir que la perdimos cuando estábamos hablando antes?

—Realmente tienes una mente muy activa. Es porque piensas tanto que puedes hacer declaraciones sin sentido.

Subaru se desprendió de la aparente alabanza de Roswaal antes de darse un golpe en su propio pecho.

—Pensar mientras vives es sólo sentido común. Es el deber de un hombre pensar en sus pies cuando las cosas se pongan difíciles. Eso o tus entrañas terminarán derramadas por todo el piso.

—Siento que tus entrañas se derramaron en… Ahem. Volviendo al otro asunto… Subaru, ¿Conoces la situación de este país… del reino de Lugunica en este momento?

—Ni un poco.

—Oírte decir algo así, me sorprende que hayas vivido por tanto tiempo.

Eso no parecía un elogio, pensó Subaru mientras miraba afectuosamente a Emilia. No estaba tratando de despertar sus instintos protectores, pero ella estaba dando ese sentimiento de una madre para con sus crías.

—Por ‘situación’… ¿Quieres decir que pasa algo con el país?

Roswaal eligió sus palabras cuidadosamente.

—Bueno, no es que esté muy bien. Después de todo, el reino de Lugunica carece de un rey actualmente.

La respiración de Subaru se detuvo en seco. Le dio al hombre cubierto de maquillaje una mirada perpleja mientras se sentaba rectamente en la silla.

—No hay de qué preocuparse. La gravedad de la situación es muy conocida por todos, ¿sabes?

—Eso es bueno. Estaba pensando que había aprendido un peligroso secreto y no saldría vivo de aquí.

—Es triste que lo escuches primero de nosotros… De todos modos, la nación se encuentra altamente inestable ahora,

Dijo Emilia.

Ya veo, pensó Subaru mientras grababa eso en su mente. Un reino sin rey era una situación muy precaria.

La repentina muerte de un rey, ya sea por causas naturales o por alguna otra razón, podría sacudir a un país entero desde su núcleo.

—Pero, ¿Acaso el hijo mayor del rey no es quién debería heredar el reino y hacerse cargo de todo?

—Por lo general, ese es el caaaso. Sin embaaargo, eso salió mal debido a un incidente hace medio año, una terrible epidemia se extendió por todo el castillo.

Tal como dijo Roswaal, la epidemia sólo afectó a un linaje en particular, el linaje del rey y sus hijos.

Y así, murieron el rey y sus descendientes que vivían en el castillo.

—No puedo culparlos por enfermarse y morir. Pero, ¿Qué le sucederá a este país? Si no hay sangre real, ¿Qué harán? ¿Iniciaran una democracia y elegirán a un primer ministro?

—No entieeendo que quisiste decir al final de tu declaración, pero en la actualidad, un Consejo de Ancianos administra los asuntos del país, formado por grandes familias que adornan la historia del reino. El país continuará operando. Sin embargo…

Después de detenerse un momento, Roswaal se puso más tenso.

—…Un reino debe tener un rey.

—Supongo que sí.

Aún si fuera sólo por las apariencias, no puedes tener una organización sin alguien que esté a la cabeza, y mucho menos puede estar en esa situación un reino.

“Ya veo,” replicó Subaru.

—Empiezo a entenderlo. En otras palabras, el país no tiene un rey y está hecho un desastre mientras están tratando de elegir a uno nuevo. Sus relaciones con países extranjeros se están deteriorando y se encuentran en un aislamiento internacional. Entonces, un misterioso extranjero como yo apareciendo es… ¡Demasiado sospechoso!

—Además de eso, al hacer contacto con la señorita Emilia, te has asociado con la Casa Mathers, por lo que… Aunque la evidencia es circunstancial, eso es todo lo que necesitarías…

Roswaal bajo la mirada y trazó una línea en su garganta con su pulgar. Aunque Roswaal parecía que estaba bromeando, Subaru repentinamente comenzó a sudar frío.

Él tenía un mal presentimiento acerca de algo. Lo había sentido antes, pero esta sensación se hacía  más y más grande.

— ¿Por qué… el señor de la mansión llama a Emilia-tan señorita?

La regla de oro de cualquier hogar era que todos mostraban respeto a la persona de más alto rango.

Cuando Roswaal empezó a reír, Subaru sintió como el brote de ansiedad que tenía en el pecho había comenzado a florecer.

— ¿No es natural dirigirme a alguien con un rango más alto que el mío con el debido reeespeto que se merece?

Subaru se quedó boquiabierto de la impresión. Él miró a Emilia de manera tan robótica que se podían oír girar los engranajes de su cuello. La chica, con una mueca en la cara, suspiró con resignación.

—No quiero que pienses que estaba tratando de ocultarlo de ti, ¿de acuerdo?

—Err, en otras palabras, Emilia-tan, ¿tú eres…?

Subaru se apegó obstinadamente al apodo que el mismo le había puesto a Emilia mientras ella parecía querer deshacerse de él.

—Actualmente, mi título es el de una candidata real, soy una de los que buscan convertirse en el gobernante número cuarenta y dos del Reino de Lugunica… con el apoyo de la Casa de Roswaal, eso es.

Sus palabras hicieron que Subaru sintiera como si hubiera insultado al cielo.

Parte 3

Así que, la linda chica con la que se había tropezado en el otro mundo era una reina. Esa simple palabra estableció firmemente que se trataba de un mundo de fantasía real.

Técnicamente, ella era una candidata a ser reina. Cuando Subaru recordó el tiempo que había pasado con ella…

—Dios, tres vidas no serían suficientes para pagar por esto…

—Perdona por sorprenderte tanto. No trataba de mantenerlo en secreto, pero, bueno…

—Oye, no estoy molesto. Realmente eres tan amable como un ángel, Emilia-tan.

— ¡¿Eh?!

Las palabras demasiado directas de Subaru hicieron que el rostro de Emilia pareciera sorprendido, luego se tornó rojo.

—Bueno, sabes, tú eres la razón por la que todo ha pasado desde que estoy aquí, Emilia. ¡Eres E M T (Emilia-tan es mi Mayor Tesoro), esa es mi honesta opinión!

—…Bueno. Ahora creo que entiendo cómo me involucré contigo. Tú ayudarías a cualquier persona que tuviera problemas. Vayamos al tema principal, ¿está bien?

Con señales de enrojecimiento aún en su rostro, Emilia juntó sus manos para comenzar de nuevo. Aunque todavía estaba sentado, la primera sensación de distancia parecía volver; Subaru se vio obligado a seguir adelante.

—Siento que estoy interruuumpiendo, pero como sea, vamos a llegar al puuunto, ¿verdad? ¿Estas biiien con eso, Subaru?

—Basándome en que mi cabeza aún sigue sobre mis hombros, supongo que no es algo tan malo.

Roswaal silbó ante las palabras de Subaru. Emilia parecía algo sorprendida, puesto que seguramente ambos veían las palabras y acciones de Subaru como una señal de que él tenía una firme comprensión de sus intenciones.

Por supuesto, ambos estaban leyendo demasiado en sus palabras y acciones, pero parecía que Subaru no se había dado cuenta.

—Bueno, eso es lo que yo adiviné acerca del ‘punto’, basándome en que me dijiste que Emilia-tan era una candidata real y el por qué esto era importante.

—…Subaru, ¿eres realmente inteligente, o simplemente estas mal de la cabeza?

— ¡Esas son dos opciones son completamente extremas, ¿sabes?!

Subaru agonizó mientras Emilia le sacaba la lengua. Ella era linda, por lo que todo fue perdonado.

A pesar de la simplicidad interna de Subaru, Roswaal prosiguió después de la ‘disculpa’ de Emilia.

—Tú suposición está bastante acertada. Este asunto está profundamente relacionado con lo que será de ti. ¿Señorita Emilia?

—Mm, entiendo.

Emilia, asintiendo con la cabeza cuando Roswaal la llamó, sacó algo y lo puso sobre la mesa. Sus blancos dedos lo empujaron hacia adelante. Subaru alzó las cejas cuando lo vio.

—Esa insignia…

Brillando encima de un paño blanco, era una insignia con el símbolo de un dragón, con una joya incrustada en el centro de sus fauces. También fue el elemento clave  robado por la chica de dedos ligeros llamada Felt, este elemento fue el que Subaru había devuelto a Emilia, su verdadera dueña, regresando de tres muertes para hacerlo.

El profundo y sereno brillo de la joya golpeó los ojos de Subaru, llenándolo de nuevo de temor.

—El dragón es el símbolo de Lugunica, como ves, tal es su importancia que este país tiene el graaandioso nombre de, Reino Dragonfriend de Lugunica. Las paredes y las armas del castillo también están adornadas con este símbolo, pero esta insignia es particularmente importante.

Cuando Roswaal tomó una ligera pausa, Subaru lo miró para incitarlo a continuar. Roswaal cambió su mirada hacia Emilia para sugerirle que continuara. Emilia cerró sus ojos mientras sus labios temblaban.

—Esto cualifica a la gente para ser un candidato real—es una prueba que determina si la persona es digna de sentarse en el trono del Reino de Lugunica.

Su declaración, dicha con una voz tensa, hizo que los ojos de Subaru se ampliaran. La insignia apoyada sobre la mesa, un dragón con las alas extendidas sobre la brillante joya, todo esto apoyaba la prueba de su afirmación.

—E-espera un momento… ¡¿Perdiste la insignia que demuestra que eres una candidata real?!

— ¡No digas que la perdí! ¡Una ladrona me la robo, ¿recuerdas?!

—¡¡Es lo mismo—!!

Con ese gran grito, Subaru golpeó sus palmas contra la mesa del comedor mientras se ponía de pie. El impacto amenazó con que los utensilios cayeran al suelo, pero la rápida acción de Rem evitó que eso sucediera. Subaru no le prestó atención mientras empezó a hablar.

—Espera, en serio, ¡¿qué pasaría si no lo tuvieras?! ¡Esta cosa es, como decirlo, el tipo de artículo que es tan importante que el simple hecho de perderlo traería graves consecuencias, ¿verdad?! ¡¿No pueden fabricar otro?!

—Bueeeno, si un candidato lo pierde, no solucionara todo con sólo hablar y dar excusas, ¿cieeerto?

Con Subaru todo nervioso, Roswaal ajustó la solapa de su traje innecesariamente grande mientras hablaba.

—Un rey lleva el peso del reino sobre sus hombros. Sería absurdo si alguien que no puede proteger una simple insignia fuera a tener una responsabilidad tan grande como esa.

—Bueno, así es. Si alguien lo supiera, sería un gran escándalo… ¡¿Qué significa esto?!

La lucha en la capital real por la insignia robada y la cálida acogida de ahora sólo podía significar una cosa.

Subaru continuó,

—Sería realmente malo que el público descubriera que perdiste la insignia. Es por eso que Emilia-tan la estaba buscando por sí misma.

Emilia respondió,

—…Sí, eso es correcto.

—Felt fue quien la robó, pero Elsa fue el cliente, y ella dijo que alguien más la había contratado… lo que significa que alguien está tratando de impedir que Emilia-tan se convierta en reina.

—Ese pareeece ser el caso. No hay manera más simple de descalificar a alguien que robarle la insignia.

Dentro de Subaru, todo lo que había ocurrido el día anterior empezó a unirse.

Como Emilia se rehusaba obstinadamente a recibir ayuda de Subaru; Felt y su cliente, Elsa; Subaru siendo asesinado tres veces—todo estaba entrelazado con la insignia. Así también, esa era la razón por la que Subaru se encontraba en estos momentos en la mansión.

— ¡Dios, ahora que lo pienso, realmente hice un buen trabajo! ¡Eso sube el nivel de lo que esperaba como recompensa!

Subaru estaba realmente orgulloso de sí mismo ahora que de repente sabía la importancia de sus propias acciones. Él miró a Emilia desde arriba, moviendo el dedo en señal de broma. Él estaba esperando que Emilia terminara la broma.

Pero.

—Sí, tienes razón. Has sido de gran ayuda para mí, Subaru. Tanto que simplemente salvar tu vida no es suficiente. Eso es lo mucho que esto significa para mí.

La forma en la que ella se llevó la mano a su pecho, dándole a Subaru una mirada seria, hizo que él se perdiera en sus pensamientos.

La rigidez de sus mejillas no concordaba con la tensa y seria aura que le rodeaba.

………Maldición, realmente apesto leyendo el ambiente.

La inhabilidad de Subaru de leer la tensión en el aire chocó con la seria mirada dibujada en la cara de Emilia.

Finalmente, en medio de su vergüenza…

—… ¿Qué estás haciendo?

—Er, mi mano simplemente se movió.

Con Emilia mirándolo fijamente, Subaru movió suavemente las yemas de sus dedos hacia el cabello de Emilia, no le estaba acariciando la cabeza, simplemente estaba pasando sus dedos sobre su cabello mientras disfrutaba de esa sensación.

—Soy un tipo sencillo. Estaba pensando que esto sería una recompensa suficiente para mí.

—…Tú también acariciaste el pelaje de Puck. Subaru, ¿Tienes algún tipo de fetiche por el cabello?

Subaru dio un grito ante la dura evaluación.

— ¡Oye, espera, el pelaje y el cabello no son parecidos en absoluto! ¡Tu cabello plateado es muy bonito!

El cabello plateado de Emilia se sentía realmente suave como la seda; Su suave encanto seducía a Subaru de una manera completamente diferente a la de Puck.

Pero, por alguna razón, las palabras de Subaru hicieron que Emilia bajara la vista con una mirada de dolor. Subaru inclinó su cabeza, sin saber el motivo de la acción de Emilia. Su cabeza seguía en esa posición cuando sintió una mirada desde atrás.

—Ah, ¿taaal vez estamos molestándolos? Podemos dejarlos a solas si lo desean.

—Tu preocupación, según la definición del diccionario, no es necesaria. Ahora, es mi turno de hacer algunas preguntas.

Subaru siguió disfrutando de la sensación del cabello de Emilia mientras utilizaba su mano libre para señalar a Roswaal.

—Entiendo que Emilia-tan sea una candidata para convertirse en reina, pero ¿por qué estas apoyándola?

—Reaaalmente eres muy observador. Reuniste bastante bien los hechos de antes, aunque esa es una seguuunda naturaleza para todos los seres humanos nacidos y criados en la ciudad.

—Me honra con esa alabanza, Conde. Aunque el anime y las novelas de romance prepararon mi mente para estas cosas de fantasía.

Como cualquier lector, él había sido empujado a este tipo de escenario con confusión, le era difícil recordar la creación de este mundo de fantasía.

Llenar su cabeza con este tipo de información no era un gran logro.

—Bueno, no es algo que estaba tratando de ocultar. Mi título en el Reino de Lugunica es… Supongo que técnicamente soy el señor de las regiones exteriores, pero creo que prefiero el título de… mago de la corte.

— ¿Mago de la corte…? ¿Así que manejas el uso de la magia en el castillo?

Emilia continuó las palabras de Subaru.

—Sí. Es el mago de más alto rango… Él es el principal usuario mágico en todo el reino.

No obstante, ella parecía un poco insatisfecha. Roswaal parecía complacido con la respuesta de Emilia, sonriendo mientras se llevaba algo de té a sus labios.

—Así que, continuando con el tema anterior, estoy apoyando a la candidatura real de la Señorita Emilia. Yo soy el escudo detrás de ella, su benefactor, pooor así decirlo.

—Benefactor, eh.

Un representante para aquellos que la respaldan. Así que esa era la posición del hombre ante sus ojos.

Subaru miró de nuevo al hombre alto con maquillaje de payaso, antes de intercambiar una mirada con Emilia.

—No quiero que esto sea tomado para mal pero… Emilia-tan, ¿no pudiste encontrar a nadie mejor?

—No tenía opción. Él es el único en el reino al que puedo pedirle apoyo. En primer lugar, sólo una persona excéntrica y con gustos extraños como Roswaal ayudaría a alguien como yo, así que…

—Ah, ya veo. Proceso de eliminación.

—Para que diiigan eso delante del benefactor que la apoya, sí que son valieeentes…

Tal vez sintiéndose algo calumniado, Roswaal soltó una risa en lugar de molestarse. Quizá era una persona a la que no le afectaban esta clase de comentarios—o simplemente le gustaba ignorar a la gente.

—Así que, volviendo al tema principal, Rosschi. Entiendo que eres el patrocinador de Emilia-tan. Es lindo el ver como ella va de un extremo a otro para ocultar que es algo torpe, eso es parte de su encanto y lo entiendo, pero que actuara por su cuenta como lo hizo ayer en la capital, ¿no crees que es un poco raro?

—No sería la primeeera vez. Auuunque Ram debería haber estado con ella…

Roswaal dio una sonrisa forzada mientras cambiaba el tema hacia Ram. Cuando Subaru la miró, vio que tenía el mismo peinado y la misma cara que Rem, que estaba de pie a su lado. Al menos podías distinguirlas por su color de pelo.

—Dios, que pasa con esa mirada de ‘Me salí con la mía, tal como esperaba’, el ver esa expresión me molesta un poco.

Aún si ella tenía la intención de reflexionar sobre su error o no, Subaru no le daba opción de escapar. Sin embargo, Emilia levantó la mano en su defensa con una mirada torpe en su rostro.

—Umm, no es culpa de Ram. Ayer me separé de Ram porque… tenía curiosidad y caminé por todos lados.

— ¡¿Qué pasa con esa mirada inocente?! Dejando de lado la torpeza de Emilia-tan, eso no cambia el hecho de que ella no cumplió con las órdenes de su señor. Está claro…

Con Emilia tratando de cubrir a Ram, Subaru apuntó un dedo de cada mano hacia ella antes de que los apuntara hacia Roswaal.

—Tieeenes un punto, la incapacidad de Ram para supervisarla también es mi responsabilidad. Aunque, ¿me pregunto que estas tratando de decir?

—Sencillo. Ustedes fueros los que perdieron de vista a alguien tan importante como Emilia-tan. Ahí es donde yo entro en la ecuación. Estoy diciendo que, si lo hubieran cubierto todo para empezar, nada de esto habría sucedido.

El pequeño discurso de Subaru cambió las miradas en las caras de todos.

Emilia alzó las cejas, una de las gemelas parecía disculparse mientras la otra le miraba con hostilidad, Beatrice todavía tenía su mirada fija en Puck mientras él estaba ocupado con la yema de huevo en el plato que estaba ante Beatrice… y Roswaal dio una sonrisa agradable, asintiendo como si estuviera de acuerdo.

—Ya veeeo. Ciertamente el valor de la Señorita Emilia es mucho mayor que mi fortuna personal. Es apropiado que me pidas una recompensa a mí, que soy su benefactor, ¿no es así?

—Sí. No hay manera de que puedas decir que no, ¿verdad Rosschi? Quiero decir, salvé la vida de Emilia-tan y evite que fuera forzada a abandonar la selección real. ¡Soy totalmente su salvador!

Subaru se levantó de su asiento y posó con un dedo señalando al cielo.

—Deeebo admitir que eso es verdad. Entonces, ¿qué es lo que quieres?

Roswaal también se levantó de su asiento, mirando a Subaru desde arriba a causa de su altura. Emilia parecía preocupada mientras observaba a Subaru y Roswaal mirándose.

— ¿Qué es lo que quieeeres de mí? No puedo rechazar tu petición, aunque sólo sea para evitar que este asunto llegue a ser de conocimiento público. Ahooora bien, ¿Qué es lo que deseas?”

—Heh-heh-heh, como esperaba de la nobleza; Realmente lo entiendes. ¡Cualquier cosa que quiera! ¡Y no puedes decir que no, Rosschi! ¡Un hombre no puede retractarse de su palabra!

—Comprendo, un hombre no debe poner excusas. No me retractare de mis palabras.

El comportamiento de villano hizo que Subaru sintiera que su medidor de popularidad estaba descendiendo en su mente, pero todo ese esfuerzo estaba dirigido hacia la declaración que estaba a punto de hacer.

El consentimiento de Roswaal hizo que Subaru sonriera en el interior.

—En ese caso quiero una cosa y sólo una cosa. Quiero que me contrates para trabajar en esta mansión.

En comparación con la extendida conversación preliminar, la declaración de Subaru fue simple y sencilla.

Las chicas detrás de Subaru estaban en shock por su declaración. Las miradas de las gemelas mostraron una expresión de sorpresa, mientras que Beatrice parecía estar seriamente perturbada. En cuanto a Emilia…

—N-no es propio de mí decir esto, pero eso es algo….

Sus ojos estaban tan anchos que incluso la sublime belleza con la que nació parecía perder la mitad de su poder.

—Eres linda cuando te sorprendes, pero ¿estás en contra de la idea?

—No es eso; ¡Tu deseo es muy pequeño!

Parecía como si Emilia estuviera enfadada con él mientras golpeaba la mesa y se acercaba a Subaru.

—No es sólo la cosa con Puck, ¿de acuerdo? Es… como cuando me pediste que te dijera mi nombre en la capital real.

Emilia enumeró las recompensas que Subaru había pedido. Emilia sabía lo que él había hecho para obtener esas recompensas; Ella negó con la cabeza como si realmente no entendiera.

—Tú no… entiendes lo agradecida que estoy. ¡No puedo… pagarte por salvar mi vida y todo lo que has hecho por mí con algo tan pequeño!

La inflexión de Emilia disminuyó cuando presionó una palma en el pecho de Subaru y bajó la cabeza. Al escuchar el lamento de Emilia, Subaru comprendió dolorosamente su propia desconsideración.

Emilia siempre se había sentido en deuda con él. Ella quería pagarle de una manera adecuada.

Sin embargo, Subaru estaba en la misma situación. Subaru siempre había estado en deuda con Emilia. Y dos veces se había endeudado con ella de una manera que él nunca podría pagar.

Él no podría pagar la bondad que “nunca sucedió.”

Ante él, Emilia levantó sus vacilantes ojos violetas. Viendo su suplicante y seria mirada, Subaru abandonó todo pensamiento de broma alrededor de él.

Subaru decidió transmitir a Emilia lo que realmente sentía con toda la seriedad que podía reunir.

—No lo entiendes, Emilia-tan. En ese momento, eso era lo que realmente quería desde el fondo de mi corazón, ¿sabes?

— ¿Eh?

—En ese momento, quería saber tu nombre. Creo que estar en un nuevo e incierto lugar sin tener idea de que lo que pasaría al día siguiente, si me hubiera detenido a pensar en ello, habían muchas cosas que podría haber pedido— Pero soy un hombre que no puede mentirse a sí mismo.

Era una recompensa por la que había muerto tres veces.

Por nada más que ver el sonriente rostro de la chica de cabello plateado ante sus ojos y saber su nombre.

……En ese momento, no había recompensa más grande que pudiera desear.

—Mi pedido a Rosschi es por una razón similar. En este momento, estoy totalmente, totalmente quebrado. Claro, podría pedir un montón de oro, pero ¿por qué mejor no me preparo para ganarme la vida a largo plazo?

—…Si sólo querías eso, podías pedir vivir aquí gratis, no como un sirviente, ¿sabes?

— ¡Oh, ¿podía haber hecho eso?! Oye, Sr. Roswaal, podrías dejarme vivir como un—

Mirando a Roswaal mientras Subaru trataba de enmendar su deseo, el hombre cruzó sus manos por encima de su cabeza haciendo una marca en forma de X.

—Yo honraré la primera petición. Un hombre no se retracta de su palabra, ¿veeerdad?

— ¡Whoa! ¡Tienes razón! ¡Un hombre no haría eso, eh!

Tristemente Subaru encontró su petición denegada gracias a que alguien tenía que abrir su gran boca hace un momento.

—Pensé por un momento que parecías realmente serio… Debo haberlo imaginado.

— ¡Y así Emilia-tan baja mi calificación! ¡Eso me está pateando mientras estoy en el suelo!

Subaru se dio cuenta que había dejado pasar la oportunidad de tener una vida perfecta y fácil en un mundo de fantasía. No necesitaba contradecir la opinión de la hermosa chica cerca de él.

—De todos modos… así es como es, por lo que… Ramchi y Remrin deben estar cansadas de esforzarse tanto por ocuparse de este lugar por sí solas, así que por favor, déjame trabajar con ellas.

—Es veeerdad que es una preocupación real… Aunque creeeo que es como la Señorita Emilia dijo, ¿no estaas pidiendo poco?

Con Roswaal mostrando una sonrisa forzada otra vez, Subaru levantó los dedos índice izquierdo y derecho y los empezó a mover.

—En realidad soy un tipo bastante codicioso. Quiero decir, vivir bajo el mismo techo que una chica linda y hermosa que es totalmente mi tipo, ¿qué tipo no querría algo como eso? ¡Cuando la distancia física se reduzca, la distancia de nuestros corazones también lo hará, creando una gran oportunidad!

—…Ya veeeo, ciertamente es como dices Es raro que uno llegue a trabajar al lado de las chicas en las que uno está interesado, ¿no es así? Deeebe ser muy agradable para ti.

—Además.

Subaru dejó de mover sus dedos y los utilizó para rascarse el desaliñado cabello.

—Además, no vas a dejar que un tipo del cual no sabes nada empaqué sus cosas y se vaya. Y para mí, los pros y contras dicen que debería quedarme con Emilia-tan.

Subaru sabía algunas cosas inconvenientes. Estaba declarado su creencia de que nada bueno le pasaría si dejaba la mansión si ningún medio para protegerse.

Si Roswaal nunca había considerado tal cosa, sin duda eso lo habría ofendido.

Pero, en contraste con los incómodos sentimientos de Subaru al respecto,

—Entonces será como lo deseas—Espero que nos lleeevemos muy bien.

La respuesta instantánea de Roswaal llegó con un ojo cerrado, mirando a Subaru con sólo su ojo amarillo.

Subaru no podía saber lo que Roswaal estaba pensando detrás de ese sospechoso guiño.

Por cierto, Subaru estaba muy avergonzado por haber hecho una confesión pública tan fuerte.

Pero cuando Subaru miró tímidamente a la expresión de Emilia…

—Dios, realmente eres un niño desesperado… ¿Sucede algo?

Su respuesta perfectamente tranquila dejó a Subaru sin palabras.

¿Tal vez estaba pensando demasiado? Esto era sólo el resultado de su falta de experiencia de estar cerca de una hermosa chica.

—Tratar con la chica que me gusta hace que me emocione…..

Emilia, viendo a Subaru encenderse en lugar de ocuparse de asuntos más importantes murmuró con una ligera voz, — ¿Cuál es más de tu tipo, me pregunto… será Ram o Rem?

Emilia puso un dedo sobre sus labios, tomado lo que Subaru había dicho hace un momento de una manera equivocada.

Parte 4

…..Con el largo desayuno en proceso, la cuestión de qué hacer con Subaru estaba en gran parte resuelta.

Viendo esto, la primera en ponerse de pie era la chica de cabello rizado, Beatrice.

—Veo que la discusión está terminada, ¿me pregunto si puedo irme con Puckie?

Beatrice se apresuró a terminar su propia comida para que pudiera irse lo más antes posible. Haciendo una mueca, ella parecía a punto de irse sin molestarse en poner sus platos en orden cuando Subaru apuntó con un dedo hacia ella.

—Espera, no hay necesidad de estar tan apres—Oye, al menos preséntate. No sé cuál es tu rol aquí. ¿Eres la hermana menor de Rosschi?

— ¿Estas tratándome como un pariente de esa cosa? Eres muy bueno para sacarme de quicio.

Beatrice dejó salir un suspiro lleno de asco cuando Roswaal, completamente malhumorado, sonrió divertidamente.

Subaru dejó caer sus hombros mientras Beatrice le lanzaba una mirada desagradable cuando Puck habló.

— ¡Betty es la bibliotecaria del archivo de libros prohibidos aquí en la mansión Roswaal!

— ¡¿Puckie?!

Justo cuando parecía que una discusión estaba a punto de estallar, la declaración del gato gris la detuvo. Puck estaba ocupado mordisqueando una barra de pan glaseado con azúcar, era todo un postre de lujo.

—Dulce, sabroso, meow…

—Odio molestarte cuando estás tan feliz disfrutando de ese dulce manjar, pero ¿podrías decirme más?

Con Puck perdido en un aturdimiento dulce, Subaru tocó la oreja de Puck, molestándolo.

Subaru estaba jugando con él un poco cuando Puck levantó su cara del plato.

—Es porque Roswaal es un mago bastante hábil, además de que viene de una familia bastante antigua. Hay un montón de libros aquí que otras personas no deberían ver. Así que, hizo un pacto con Betty para que ella los protegiera.

—Sí, eso es verdad. ¿Me pregunto cómo es que Puckie siempre se ve tan bien?

Beatrice parecía estar de acuerdo sin pensarlo, hablando mientras su mano se dirigía hacia la otra oreja de Puck. Una encantadora mirada se apoderó de ella mientras sus dedos sentían el pelaje de sus orejas.

Era la primera vez que Subaru había visto a Beatrice con una expresión que se adaptaba a su belleza.

Subaru se quedó sin aliento. Emilia inclinó un poco la cabeza mientras observaba.

—Ustedes dos parecen llevarse realmente bien mientras juegan con el lindo gatito de allí.

— ¡Decir que me llevo bien con esta persona es un poco…!

— ¿Me pregunto cómo podría llegar a llevarme bien con esta persona?

Subaru y Beatrice derribaron juntos la idea de Emilia. Por su parte, Subaru estaba escondiendo su cara sonrojada; Por otro lado, Beatrice se veía muy seria.

—Hee-hee. Estoy tan asustado, hacer que dos personas en desacuerdo se conviertan en mis esclavos… ¡Meow meow meow!

Puck estaba ocupado siendo el centro de atención cuando los dedos extendidos de Emilia lo agarraron.

Puck estaba en los dedos de Emilia, incapaz de moverse, mientras ella suspiraba.

—Dicho esto, eres la guardiana de un archivo de libros prohibidos… El sólo oír eso realmente le haría cosquillas a la mente de un chico.

Beatrice le estaba dando a Subaru una mirada sombría mientras le hacía cosquillas a Puck, pero la sugerencia de Subaru suavizó su expresión. Ella jugueteó con sus propios rizos mientras daba lo que era, para Beatrice, una respuesta franca.

— ¿Tal vez no escuchaste la explicación de Puckie? Es la habitación en la que entraste antes.

— ¡Oh, la que tenía todos esos libros!

Recordando la gran cantidad de libros que había por todo el lugar, Subaru podía aceptar que ese lugar era un tipo de archivo. Por otro lado, la idea de que todos esos volúmenes estuviesen prohibidos de algún modo le hacía sentir que era un crimen en una escala completamente diferente.

— ¡No me digas que esta loli es tu cómplice en un crimen…!

—Esa palabra me molesta cada vez que la escucho. Y para responder a tu pregunta, la misma idea de ser una inocente víctima me molesta también, ¿me pregunto si simplemente no podrías morir?

—No seas tan susceptible. Necesitas ingerir algo de calcio y tener un corazón tranquilo para conseguir ser más alta. Si fueras tan alta como Emilia-tan o yo, tendríamos un poco de comedía romántica por aquí…

Él dejo que Beatrice destruyera indignada su comentario mientras le dirigía una mirada amorosa a Emilia. Pero Emilia dejó que ese comentario se desvaneciera y trajo un tema completamente diferente a Beatrice.

—Espera un minuto, Beatrice… ¿no me digas que le dejaste entrar al archivo?

—…No debería tener que decírtelo. ¿Me pregunto por qué tendría que dejar entrar a un extraño como él a la biblioteca? No, él resolvió el enigma del Cruce de Puertas por su cuenta.

Una vena se hinchó en la frente de Beatrice mientras se levantaba bruscamente de su asiento y abría la puerta del comedor.

Subaru, ante la incomprensible escena que tenía delante, preguntó como un completo idiota,

— ¿Ah? ¿El Pasillo…?

Ante sus ojos, la puerta abierta que debería haberle llevado al vestíbulo de la mansión daba a una enorme sala con estanterías. Casi se desmayó cuando recordó que ya lo había visto antes.

—Este es el Cruce de Puertas. ¿Me pregunto si estás temblando como si una belleza se hubiera grabado en tus ojos? — Vamos, Puckie.

Beatrice entró en el archivo de libros prohibidos, mirando a Subaru triunfalmente mientras extendía la mano. Puck saltó de la mano de Emilia para aterrizar sobre su palma extendida.

Después de esto, Beatrice cerró la puerta detrás de ella y el gato.

Ram no dijo una palabra mientras abría la puerta cerrada. Los ojos de Subaru se agrandaron en total sorpresa.

—Whoa, eso es increíble.

Más allá de la puerta, cerrada tan rudamente un momento antes, Subaru caminó con sus propios pies en el pasillo. La escena que tenía delante un momento antes era como un espejismo.

—Ya veo. En otras palabras, la magia hace que cualquier puerta de aquí pueda conectarse a cualquier habitación. Bastante ordenado para los reclusos que necesitan encontrar a John si es necesario.

Emilia parecía un poco fuera de sí.

—Realmente pareces menos sorprendido de lo que esperaba. ¿Qué es un recluso?

—Un guardián que se sacrifica protegiendo la casa, esperando a que los cansados miembros de la familia regresen.

—Er… eso suena noble. ¿Eres un recluso, Subaru?

Emilia estaba llena de preocupación cuando una nube de humo la interrumpió y Subaru, empezó a rascarse la nariz.

— ¡Achoo!

—Sí, sí, ¿podemos continuar con las presentaciones? Ram, Rem.

—Encantada de conocerlo. Soy Rem, la sirvienta principal de esta casa.

—Encantada de conocerlo. Soy Ram, trabajo como una sirvienta ordinaria en la mansión del Maestro Roswaal.

Subaru cruzó sus brazos.

—Wow, las hermanas de repente se volvieron agradables y formales. Bueno, no es como si yo fuera el indicado para hablar de eso, pero…

Las gemelas juntaron sus manos y miraron a Subaru.

—Pero Querido Huésped… o mejor dicho, Subaru, ¿ahora eres nuestro compañero de trabajo?

—Pero Querido Huésped… o mejor dicho, Barusu, ¿trabajarás bajo nuestro mando ahora?

—Oye, Hermana Mayor. Estás diciendo mal mi nombre en mi propia cara.

Esa era la única cosa que absolutamente no harías en tu primera presentación formal. Por supuesto, no había manera que Ram o Rem conociera esa regla de la sociedad Japonesa. Subaru soportó la burla mientras se volvía hacia Roswaal.

—Así que, esa es mi posición, ¿eh? ¿No soy un mayordomo sino un aprendiz de una sirvienta?

—En esta situación, harás trabajos ocasionales bajo su supervisión, eso pareeece ser lo mejor. ¿Insatisfecho…?

—Si yo fuera a estar insatisfecho, sólo tendría que culparme a mí mismo. Bueno, es lo que es, así que no hay remordimientos. Cuiden bien de mí, senpais. ¡Voy a trabajar tan duro que me romperé una pierna!

—Romper una pierna.

—Eso parece.

Los tres parecían estar de acuerdo con el término que nunca antes habían oído. Con un ¡Sí! Subaru alzó sus manos y chocaron las manos. Ya se estaban llevando bien.

—Las relaciones armoniosas son una cosa hermosa. Como tu empleador, creo que está bien, siempre y cuando nooo haya malas intenciones, ¿sííí?

—Por alguna razón, nos llevamos bien. ¡Mucho mejor que con esa loli! ¡Mejor que con ella!

—Realmente no quieres ser visto como amigo de Beatrice, ¿verdad…?

El apenado murmullo de Emilia marcó el final de la reunión.

Parte 5

—Bueno, ¿podemos irnos, Barusu?

Así habló Ram, designada por Roswaal para ser la tutora personal de Subaru. Su hermana menor, Rem, estaba a un lado limpiando meticulosamente el comedor; Ram no hizo ningún esfuerzo para ayudar mientras se acercaba a la puerta del comedor.

—Así que piensas llamarme así todo el tiempo, ¿eh?

—Sí, lo haré, Barusu. El Maestro Roswaal lo ordenó, así que te mostraré la mansión. ¿Podrías por lo menos asegurarte de no perderte?

—No soy Emilia-tan, así que no me dejaré llevar por la curiosidad.

Las mejillas de Emilia se hincharon por la broma de haberse perdido en la capital.

— ¡Su-ba-ru!

Emilia estaba a punto de separarse de ellos para seguir estudiando varios papeles importantes, obligatorios para una candidata real. Subaru estaba tratando de grabar la belleza de Emilia en sus ojos antes de que ella se fuera.

—Bueno, sin remordimientos, vámonos. Dirige el camino.

—Sí, vamos, Barusu. Hasta más tarde, Señorita Emilia.

Ram sostuvo el dobladillo de su falda, haciendo una cortés reverencia mientras Emilia se marchaba. Subaru empezó a seguirla por detrás.

—Subaru. Yo también lo haré, pero… da lo mejor de ti, ¿de acuerdo?

—Wow, estoy muy feliz de escuchar eso. ¡Estoy muy emocionado por esto!

Imitando a Ram, Subaru sujetó el cuello de su chaqueta mientras se inclinaba. Emilia le lanzó una mirada extraña mientras salía de la habitación. Ram tenía una mueca en la cara, esperando mientras él caminaba hacia el pasillo.

—Esa es una cara bastante fea, Hermana mayor. Sólo estaba jugando un poco. No soy tan ignorante de la cultura de las sirvientas hasta el punto que crea que una sirvienta es lo mismo que un sirviente. Oh sí, ¿qué pasa con la ropa?

Él no pensaba que empezaría su vida como un sirviente con la ropa que traía puesta. Sugerido por Subaru, Ram puso una mano en su boca y asintió.

—Ciertamente, la ropa es muy importante. Veamos, ropa de tu talla… Sí, deberíamos tener algo.

—Increíble. Bueno, vamos a cambiarme, entonces. Creo que la ropa formal me sienta bastante bien. ¡Vamos a hacerme un hombre refinado de alta calidad!

Subaru sonrió levantando un pulgar hacia arriba con un brillo en sus ojos cuando Ram lo llevó a otro lugar para tomarle sus medidas.

—Los cuartos de los sirvientes están en el segundo piso, así que te cambiarás allí. El tamaño de tu ropa debe ser similar a la de Frederica, que se fue hace varios meses.

—Huh, interesante momento para irse. Esta Frederica… ¿es una mujer?

—Sus dimensiones deberían ser las mismas que las tuyas.

—Pero ella no es del mismo sexo, ¿verdad?

Ram dejó de caminar y le dio a Subaru una mirada fría. Se veía cansada cuando se llevó la mano a la frente.

—Ropa que es formal, refinada, y de alta calidad… ¿con cuál de estos aspectos tienes un problema?

— ¡¿Qué tal con todos?! Emilia-tan parecía que iba a pagarme y todo, así que ¡¿por qué tengo que pedir prestado un traje de sirviente!? ¡¿Qué pasa si la gente piensa que soy una especie de raro?! ¡No quiero eso!

Un viaje a un mundo de fantasía sin ningún talento especial, salvo el vestirse como chica. Subaru casi habría muerto. Pero, desde que Subaru tenía esa habilidad tan aterradora, la muerte no era un consuelo.

Guiado por Ram, Subaru continuó hacia el lado oeste de la mansión. La Mansión Roswaal tenía un ala principal en el centro, con un corredor que la conectaba con las alas este y oeste. El comedor y el estudio privado de Roswaal estaban en el ala principal, mientras que los cuartos vacíos de los sirvientes estaban en el oeste.

—Una habitación vacía en el segundo… Sí, cualquier habitación que no tenga una placa encima está bien. Escoge la que quieras para tu cuarto privado y te dejaré el cambio de ropa allí.

—Bien, lo entiendo. Hmm, cuál escogeré…

Habiendo tantos cuartos privados en la mansión, Subaru examinó a los candidatos desde el final del corredor hacia adelante. Dicho esto, seguramente sólo los lugares difieren; El contenido seguiría siendo el mismo. Estar cerca de las escaleras era algo conveniente, así que…

—Está bien, voy a escoger esta habita—

Subaru abrió la puerta sin ninguna consideración en especial. En ese momento, él vio lo que parecía una loli jugando con un gatito en una biblioteca.

—Fuwaah, eres tan maravilloso, Puckie. Tu pelaje es el mejor que ha existido…

La chica con largos rizos observó a Subaru y lentamente cambió su mirada hacia él. Subaru miró a Ram, de pie en el pasillo, mientras sacudía su cabeza. Subaru le dio un gran pulgar arriba.

—No te preocupes, no diré nada. La sensación de ese pelaje haría que cualquiera pareciera un idiota…

— ¡¿Me pregunto si podrías terminar esa declaración tan magníficamente estúpida y cerrar la puerta de una vez?!

— ¡Gyaha!

Un poder invisible, probablemente mágico, lanzó a Subaru hacia atrás, y el voló con fuerza hacia la pared del pasillo. El impacto en la parte posterior de su cabeza hizo que los ojos de Subaru giraran mientras veía por el rabillo del ojo que la puerta se cerraba con un sonido feroz.

Sacudiendo su cabeza, Subaru volvió sobre sus pasos para quejarse acerca de la violencia de la que fue víctima hace un momento.

Pero cuando abrió la puerta, una habitación vacía en su interior lo saludó. El Cruce de Puertas había hecho su magia.

—Una vez que la Señorita Beatrice oculta su presencia, uno no puede saber en qué puerta esta. Ella no saldrá a menos que vayas abriendo todas las puertas de la mansión.

Ram habló como si él debiera aceptar sin rodeos la derrota. Por detrás, ella le dio unas palmaditas en el hombro. Ese sentimiento hizo que Subaru admitiera que había perdido esto—

—Maldición, ella me molesta. ¡Ella actuó como si yo hubiera hecho algo malo allí!

O no.

Ignorando la mano de Ram, Subaru se volvió y corrió por el corredor con toda su fuerza. Frente a una sorprendida Ram, Subaru corrió directamente a la puerta del otro extremo del pasillo.

—¡¡Aquí!!

“¡¿—Hyah?!”

La chica gritó mientras el gato gris hizo un sonido de admiración.

—Impresionante, Subaru.

Esta vez, al ver que la cara de Beatrice se había estremecido por romper el Cruce de Puertas por segunda vez, él instantáneamente hizo una barricada en los archivos para que ella no lo pudiese golpear de nuevo.

Las cejas de Beatrice se alzaron de rabia ante algo que simplemente no se hacía en ninguna biblioteca, y este archivo no era la excepción.

— ¡Estas pateando el polvo!

—¡¡Bueno, deberías haber limpiado mejor entonces!! ¡Además, no se traen gatos a la biblioteca! ¡Tienes marcas de garras en todas las cubiertas!

— ¡Está bien, Lia deja mis garras muy cortas!

El murmullo casual de Puck falló en alcanzar a Subaru y Beatrice mientras ambos estaban discutiendo. Parecían listos para gritar lo suficientemente alto como para que se escuchara en toda la mansión. Ram, tardíamente entró por la puerta que conducía al archivo de libros prohibidos, miró a ambos y dijo en voz baja,

—Si no son amigos, ciertamente pueden llegar a ser muy compatibles.

La Mansión Roswaal parecía sacudirse por gritos combinados.

—¡¡Absolutamente no!!

Parte 6

Y así, la vida de Subaru como un sirviente empezó con un golpe.

Con la conclusión de la inesperada sesión con Beatrice, Subaru utilizó un vestidor para ponerse la ropa de Sirviendo que Ram le había dado. Era una camisa blanca con una chaqueta negra y pantalones del mismo color, el traje no contradecía la imagen preconcebida que Subaru tenía de un mayordomo, sin embargo el problema estaba en otra parte.

—Oye, Ramchi, me puse el traje, pero…

Ram, que esperaba fuera de la habitación a que Subaru terminara de cambiarse, entró cuando la llamaron.

—Aunque me gustaría decir algo acerca de cómo me has llamado, ¿hay algo malo con…?

Ram, quejándose mientras entraba, se detuvo a media frase mientras miraba a Subaru, poniéndole la mano en la frente.

—Ciertamente la hay. Tus hombros, y también, tus piernas son demasiado cortas.

— ¡¿Te refieres a mi altura?! La camisa está bien, pero la chaqueta está bastante apretada en la parte los hombros. Soy decentemente atlético, no es como si mi físico me fuera a llevar a alguna parte, pero este top súper apretado me hace parecer como un idiota aquí.

Tal como Ram había indicado, los hombros estaban rígidos porque las mangas estaban pobremente ajustadas. En particular, los extremos del traje estaban demasiado apretados que los hombros no se podían mover con normalidad. Subaru se preguntó si esto era un problema natural al tratar con los uniformes de los sirvientes.

—Puedo enrollar la basta del pantalón, pero no creo que pueda hacer algo con la parte superior. Supongo que podré manejar el pantalón por mi cuenta, pero…

—Así que tienes un talento inesperado, Barusu… No podemos tenerte trabajando con un mal traje. Esto pondría en duda las normas de la mansión, y al Maestro Roswaal podría traerle una mala fama.

— ¿Se viste así y se preocupa por lo que digan los demás?

Aunque Ram tenía una expresión neutral, la inclinación de su cabeza hacía evidente su disgusto, así que Subaru se calló. Subaru “cerrando” sus labios con su dedo trajo un suspiro de parte de Ram.

—No podemos hacer nada con lo que hay dentro, pero al menos podemos hacer que se vea presentable. De todos modos, dejemos el acortamiento de las piernas para más tarde y sólo arreglemos la parte superior.

—Es más fácil decirlo que hacerlo, ¿no lo crees? Tampoco tengo experiencia alguna con eso.

Tal vez podría manejarlo, dijo Subaru mientras evaluaba los límites de sus habilidades de costura, pero Ram replicó,

—No hay necesidad de preocuparse. Rem, ven aquí.

— ¿Ven aquí…? Ella no va a aparecer sólo porque tú…

— ¿Me llamabas, Hermana?

— ¡Waaaaah!

Tan pronto como fue llamada, Rem apareció justo al lado de ellos, dando a Subaru un buen susto.

Era como si estuvieran jugándole una broma.

Las gemelas inclinaron sus cabezas al unísono mientras observaban la repentina reacción de Subaru.

— ¿Por qué estás tan sorprendido?

— ¿Por qué estás tan asustado?

— ¡No estoy a-asustado! ¡Sólo estoy un poco sorprendido! ¡Esa cosa de Poder de Gemelas es realmente sorprendente!

Tal vez se trataba de una especie de “intuición” de gemelos de la que hablaban en esos programas de investigación sobrenatural; Esa cosa donde podían sentir al otro incluso cuando estaban separados.

Al ver a Subaru tan tembloroso, Ram hizo un sonido de Hmph.

—Por supuesto que no es tal cosa. La vi pasar caminando por aquí y la llamé. Sincronización perfecta.

—Esa última parte suena como si lo estuvieras restregando en la cara de alguien.

Rem lo interrumpió.

—Entonces, ¿qué es lo que necesitas? No tengo mucho tiempo para perder en Subaru.

— ¡Esa actitud tan indiferente realmente duele, maldición! ¡Soy el chico nuevo! ¡Sé gentil!

Pero la verdad era que Rem era indispensable para mantener la mansión. Retrasarla por cualquier período de tiempo era seguramente algo malo, pero Ram miró a Rem, señaló a Subaru mientras decía:

—Rem, Seguramente has notado la patética apariencia de Barusu, ¿verdad?

—Sus hombros son extraños y sus piernas son demasiadas cortas. Además, su cara es aterradora. ¿Algo más?

—¡¡Tenías que hablar de esas dos cosas en las que no puedo hacer nada!! No es como la ropa; ¡No puedes cambiar el aspecto de tu cara sin importar cuan duro lo intentes!

Las hermanas ignoraron las quejas de Subaru mientras continuaban conversando. Subaru, el extraño hombre del que estaban hablando, se quedó con nada mejor que hacer que remangarse la basta.

—Barusu, déjale tu chaqueta a Rem. Tendrás que trabajar sin ella hasta mañana por la mañana.

—Eso es una gran ayuda, pero… ¿estás segura de esto? Tienes una montaña de trabajo, ¿no?

—Por supuesto que estoy muy ocupada. Sin embargo, ocuparme de esto me ahorrara tiempo y problemas más tarde.

—Ahh, claro. Por favor y gracias.

Haciendo caso a Rem, Subaru se quitó la chaqueta y se la entregó a Rem. Al tomar la chaqueta, Rem apuntó al vestidor y le indico con la barbilla que entrara.

—Necesito tomar tus medidas. No puedes tomarlas por ti mismo, ¿verdad?

—…Me siento mal por hacerte pasar por todo este problema.

—No me importa. Algún día, me pagarás por esto. Con intereses.

—Eso no suena bien, pero pareces bastante seria. ¡Qué intimidante!

Subaru y Rem dejaron a Ram, más arrogante que lo normal, en el pasillo y entraron al vestidor.

El vestidor contenía no sólo uniformes de sirvientes, sino también varios cambios de ropa para Roswaal. Todo parecía que venía directamente de un vestidor de circo. Cuando su mirada dejó el área con el traje del señor de gusto algo pobre, varios trajes más coloridos aparecieron. Uno de ellos era un trae que él había visto en la capital real, así que estos eran indudablemente trajes para Emilia.

—Me encantaría tenerla como modelo de todos estos trajes, dando vueltas y mostrándomelos…

— ¿Qué estas murmurando? Ven aquí, por favor.

Siendo llamado por una voz especialmente aguda, Subaru obedeció sin hacer más bromas. El centro del vestidor no tenía una cabina para probarse la ropa, pero en su lugar tenía un pequeño biombo, y allí esperaba Rem con una delgada cinta métrica. La cinta parecía ser un artículo de muy alta calidad.

—Párate por allí, bien ahora te tomaré las medidas. Extiende los brazos y quédate quieto con la espalda recta.

—Está bien. Gracias.

Alejándose de Rem, Subaru extendió ambos brazos como le había ordenado. Subaru se estiró tanto como pudo mientras Rem envolvió la cinta alrededor de sus brazos y espalda.

Los hombros de Subaru se estremecieron con un sonido sensible cuando de repente se dio cuenta del suave toque y respiración de Rem.

—Por favor, no hagas ruidos extraños, Subaru. Es desagradable.

— ¡No puedo evitarlo! ¡Es difícil para los hombres cuando tocas ciertos lugares!

Ante las frías palabras de Rem, Subaru buscó en su mente algo con lo que cambiar de tema.

—Por cierto, hay ropa de Rosschi y Emilia-tan aquí, pero no veo vestidos para ti, Ram, o esa loli. ¿Están en otra habitación?

—La Señorita Beatrice cambia su ropa en su habitación privada. Mi hermana y yo no llevamos otra clase de ropa aparte de está, así que no necesitamos trajes diferentes. Nosotras nos cambiamos en nuestras propias habitaciones.

Subaru alzó las cejas ante la respuesta de Rem. Entonces Rem, que acababa de tomarle las medidas, escribió algo en una pequeña nota. Subaru se cruzó de brazos y la miró.

—No tienes ningún otro tipo de ropa, así que, ¿todos son trajes de sirvienta? ¿Qué pasa cuando sales o tienes días para descansar?

—No es un obstáculo para nuestro trabajo aquí en la mansión o cuando tenemos que acompañar al Maestro Roswaal en público. Creo que es una manera bastante lógica de presentar nuestro estatus sin necesidad de una explicación.

—La lógica no es el punto aquí… Creo que una hermosa chica como tú tiene el deber de llevar ropa bonita y traer alegría a los demás.

—Incluso si mi hermana lo hiciera, si yo me vistiera de esa forma, dudo que alguien estuviera feliz de verme así.

—Yo estaría feliz, ¿sabes?

— ¿Y pasaría algo bueno si te hago feliz, Subaru?

—Tal vez me haga trabajar más duro como sirviente. Eso es algo lógico, ¿no lo crees?

Rem tenía una expresión de sorpresa cuando se volvió hacia Subaru. Subaru, complacido por cambiar su expresión neutral, retorció las comisuras de sus labios con una sonrisa.

—No sé por qué irías tan lejos como para decir algo así, Subaru.

— ¡Incluso sus peinados y trajes son iguales! ¡Sus personalidades son diferentes, por lo que al menos deberían elegir ropa diferente!… O algo como eso. Quiero decir, los trajes de sirvienta se ven bien en ustedes, chicas.

En su traje actual, ella era bastante linda, pero su atuendo era idéntico al igual que el corte cabello. Precisamente porque eran gemelas, él quería ver algo de individualidad, la esencia de la emoción humana.

Así fue como lo sintió Subaru, pero…

—No.

— ¿Eh?

—No es asunto tuyo. ¿Qué hay de malo en que yo sea igual a mi Hermana?

Era difícil de creer, pero la expresión de Rem era mucho más fría hacia el sorprendido Subaru que antes. Subaru involuntariamente se encogió de hombros, la pequeña charla de hace sólo un momento parecía haberse olvidado desde hace mucho.

—…Volvamos y no digas más cosas tontas. No puedo dejar esperando a mi Hermana tanto tiempo, además hay mucho que tienes que aprender.

Su comportamiento no permitía objeción alguna, Rem dio la espalda a Subaru y se dirigió a la entrada de la habitación. Subaru, más confundido que antes, caminaba detrás de ella mientras murmuraba.

—No crees que amas demasiado a tu Hermana…

Él suspiró, preocupado por cómo se desarrollaría su relación con esta chica aparentemente imperturbable.

Parte 7

Con las mediciones hechas, se reunieron de nuevo con Ram en el vestidor, luego de dejar a Subaru con su hermana, Rem siguió su camino.

A pesar de ser presionada por el trabajo, Rem dijo,

—Arreglaré tu chaqueta durante la noche y la entregaré antes de la mañana una vez esté terminada.

Le dio una mirada tierna a su hermana mientras se marchaba. Su sistema de conversación con los ojos hizo que Subaru le diera un suave empujón a Ram.

—Oye, ¿qué dijo Rem con esa cara hace un momento?

—Ella dijo, ‘Subaru me miró pervertídamente cuando estuvimos solos’… Bestia.

—Así que dijo algo como e— ¡Oye, espera un momento, eso hirió mis sentimientos!

Ram se alejó rápidamente de Subaru mientras se agarraba el hombro, esto hizo que el corazón de Subaru empezara a doler, aun así su tiempo como sirviente en la mansión finalmente empezó.

El ala oeste contenía los cuartos de los sirvientes, muebles de repuesto y libros normales no destinados al archivo. En contraste, el ala este tenía suites para dar la bienvenida a los nobles visitantes, con habitaciones para entretener a los huéspedes y otras instalaciones, con pocas funcionalidades a diferencia del ala principal.

—Bien, hemos recorrido casi toda la mansión. Todo lo que queda son los jardines fuera de los edificios y el patio delantero que está entre la mansión y la entrada. Puedes verlos más tarde. ¿Alguna pregunta?

— ¿El tour por la mansión no debería haber sido hecho por Emilia-tan?

—No, porque nos pondremos a trabajar de inmediato.

Durante el tour, la disposición personal de Ram y la inclinación de Subaru por detenerse e irse siempre por la tangente hicieron que fuera fácilmente para ella defenderse de la última línea de Subaru.

Subaru no estaba seguro de si eso significaba que las últimas horas los había hecho más cercanos o si simplemente se había metido en un agujero más profundo, pero…

—Mis tareas para hoy son el mantenimiento del jardín y el patio delantero, además de vigilar los alrededores. Estaré ayudando en la preparación del almuerzo, y a las ocho del Tiempo Solar, debo lavar los cubiertos… Me ayudaras con esas tareas, Barusu.

—Claro, pero ¿qué es ese Tiempo Solar que mencionaste?

Era un término que había oído cuando despertó esta mañana. Él supuso que tiempo solar se refería al tiempo durante el día, pero…

—Así que las ocho del Tiempo Solar indica el tiempo… ¿Tienes un reloj o algo así?

— ¿Reloj…? Si te refieres a un cristal mágico de tiempo, están por toda la mansión, incluso hay uno allí.

Subaru miró hacia donde Ram estaba señalando y vio un cristal que emitía una tenue luz. El cristal colgaba de la parte superior de la pared de la mansión, casi en el mismo lugar en el que podía estar un gran reloj en su mundo.

Subaru entrecerró sus ojos mientras miraba la parpadeante luz verde emitida por el cristal.

—Es un poco extraño, pero supongo que es sólo otro reloj. ¿Cómo funciona?

—El Tiempo Solar se compone de la siguiente manera: de cero a seis es el Tiempo del Viento, el Tiempo del Fuego es para los próximos seis. El Tiempo Lunar va desde el Tiempo del Agua hasta el Tiempo de la Tierra— Que no sepas esto, ¿Eres algún tipo de bárbaro, Barusu?

—Un bárbaro no contestaría que sí a eso, ¿sabes?

Odiaba oírlo, pero la falta de conocimiento común de Subaru hizo que esa esa evaluación fuera difícil de asimilar.

Pensando en ello, había un cristal mágico de tiempo en la habitación en la que Subaru se había despertado. Subaru sintió que el cristal había sido mucho más verde entonces.

—Así que, ¿el color se pone más brillante con el paso del tiempo?

—… El Tiempo del Viento es verde, el de Fuego es rojo, el de Agua es azul, el de Tierra es amarillo. ¿Algo más que quieras que te explique?

—Estoy bien con las cosas del tiempo ahora. El Tiempo Solar y el Tiempo Lunar son como AM y PM.”

Sin duda tendría que soportar muchas otras discusiones debido al sentido común de este mundo de fantasía.

Subaru se cruzó de brazos y asintió. Ram parecía estar cansada mientras ponía una mano sobre su frente.

—Es muy difícil entrenarte para el trabajo desde cero, pero con tan poco sentido común… ¿Exactamente en qué momento pasé de ser una ayudante doméstica a una entrenadora de animales?

—Es aterrador escuchar palabras como entrenador de animales, así que tal vez podrías elegir otras, ¿no lo cree, jefe?

Las cejas de Ram se tensaron al ser llamada jefe. Sintiendo que a ella no le importaba o que simplemente no le molestaba, Subaru alentó la marcha un poco.

—Por cierto, antes solo estaban ustedes dos ocupándose de la mansión, pero no iba a ser así para siempre, ¿verdad? Quiero decir, tenían a esa sirvienta que se fue.

—…El Maestro Roswaal tiene parientes que viven en varias casas menores, así que la mayoría de nuestros compañeros de trabajo han venido de allí hasta ahora. Rem y yo trabajamos aquí en la residencia principal para que podamos atender al Maestro Roswaal personalmente.

—Residencia principal y casas menores… Entonces, um, ¿esta es la residencia principal?

—El Maestro Roswaal es la cabeza de la familia Mathers, así que por supuesto vive en la residencia principal. Dije parientes pero, su relación con las otras ramas de la familia Mathers no es tan cercana.

Tal vez Subaru debería haber espera que un noble como Roswaal tuviera una compleja relación con su familia. Ahora que Subaru trabajaba para ese hombre, no podía considerarse un espectador en eso; Además, estaba estrechamente relacionado con Emilia, una candidata real.

—Incluso si sólo estas cuidando de Rosschi, está mansión es demasiado grande para que sólo dos personas la puedan manejar, ¿verdad? ¿No pueden contratar a más gente?

—Las circunstancias hacen que esos sea imposible en este momento. Además, el tiempo para charlar ha terminado.

Ram aplaudió, señalando el final de la discusión mientras caminaba calmadamente.

Subaru quería preguntarle más cosas, pero podía hacerlo y reunir más conocimiento común mientras trabajaba. Necesitaba poner su espalda en el trabajo primero, para poder hacerla feliz.

—No he trabajado nunca de esta manera, pero me siento realmente positivo por alguna razón. ¡Supongo que es gracias a que hay una hermosa chica cerca!

—Adularme no te servirá de nada. No te trataré mejor ni te tendré piedad.

— ¡Deberías aprender un poco de modestia de tu hermana menor!

Subaru dijo eso, mientras recordaba la conversación que tuvo con Rem en el vestidor.

Parte 8

— ¡Oww—!

Subaru estaba a punto de llorar mientras gritaba a causa de la herida en su mano, la cual estaba húmeda de sangre.

Ram, haciendo el mismo trabajo al lado de Subaru, entrecerró sus ojos mientras lo miraba moverse alrededor de su sángrate mano izquierda.

—No parece que aprendas de tus errores. Barusu, ¿conoces el significado de progreso?

— ¡Esta es la primera vez que he tocado un utensilio de cocina además de los palillos!

Subaru se metió el dedo cortado en la boca mientras se quejaba, sus mejillas soplaban mientras el sabor metálico llenaba su boca.

Estaban en la cocina, poco antes del mediodía. Después de caminar por el jardín con Ram, los dos volvieron al comedor para ayudar a Rem. Habiendo dicho eso…

—Entiendo que yo esté haciendo esto, pero hacer que tu hermana mayor pele esto conmigo. Quiero decir, ¿Dónde está la dignidad?

Ram fue rápida con un contraataque.

—Hemos trabajo y vivido juntas por mucho tiempo, así que dividimos el trabajo por nuestras especialidades. Este no es mi lugar para brillar.

—Creo que antes escuché que ella era mejor que tú en todas las áreas…

Subaru había oído cómo Rem era mejor que Ram en la cocina, limpieza, lavado, costura y prácticamente cualquier otra tarea. Sin embargo, Ram parecía bastante experimentada en pelar verduras.

— ¿Van a terminar pronto?

Rem habló, viendo con ojos bien abiertos a los dos a los que había confiado el pelado de las verduras, mientras los dejaba en completa vergüenza con su feroz preparación de la comida. La cocina de Rem estaba mucho más allá de lo normal, haciendo que su cocina se sintiera como un tipo de funcionamiento altamente pulido.

…Completamente diferente a los otros dos, que estaban haciendo el trabajo doméstico en una esquina.

Rem miró hacia atrás mientras servía los ingredientes en una enorme sartén y los mezclaba. Miraba silenciosamente a su hermana mayor pelando las verduras y a Subaru sangrando, al ver esto, Rem asintió como si nada hubiera pasado.

—Como siempre, Hermana, el verte pelar los vegetales es digno de una obra de arte.

— ¡Tu favoritismo es tan obvio que duele! ¡Me encantaría que dijeras algo sobre mi trabajo también!

—Siento lástima por los granjeros que cultivaron estos vegetales.

— ¡Detente, estás hiriéndome!

Rem estaba mirando a las desastrosas verduras que Subaru había pelado.

Las patatas, al igual que los vegetales habían sido cortadas aproximadamente a la mitad, sin embargo, la cáscara permanecía sobre ellas. Además, los cortes bastante profundos en la mano de Subaru habían dejado la mesa húmeda de sangre.

Ram, pelando sus patatas bastante bien, miró al aún sangrante Subaru y le ofreció un consejo.

—Manejas bastante mal el cuchillo, Barusu. Te sigues cortando porque estás moviendo el cuchillo y no el vegetal. Cuando pelas, debes mantener el cuchillo en su lugar y rotar el vegetal a su alrededor.

Su forma de cortar era excelente; Ella seguía pelando las patatas sin detenerse por cualquier interrupción. Ella continuó,

—Voy a hacerte saber que mi especialidad son las patatas al vapor.

— ¡Te veías bastante orgullosa mientras decías eso! Maldita sea, sólo mira. ¡Mi amada hoja Shooting Star te pondrá en tu lugar!

Frustrado, tomó el cuchillo y sostuvo firmemente el mango de madera. Era un cuchillo completamente ordinario para pelar, pero desde ese día en adelante, sería la preciosa hoja llamada Shooting Star.

— ¡Uoaaah—!

Levantando su voz, él se inclinó y sostuvo el cuchillo con fuerza mientras giraba el vegetal de la forma en la que Ram le había aconsejado. El primer corte seguía siendo algo profundo, pero se sorprendió por lo bien que siguió después.

Cuando miró hacia arriba, vio a Ram mirándole con orgullo por haber hecho lo que ella le había ordenado.

Genuinamente agradecido, Subaru se concentró en pelar si decir una palabra, cuando de repente—

re_zero_volume_2_7

— ¿…Qué? Si sigues mirándome así voy a sonrojarme.

Subaru levantó la vista cuando se dio cuenta que era Rem quien lo miraba fijamente. Rem parecía un poco sorprendida mientras trataba de decir algo. Pero, lo que ella intentaba de decir, fue interrumpido con las palabras de Ram.

—Ella está mirando cuan patético te ves, Barusu. En particular, tu cabeza esta algo vacía.

Sus palabras hicieron que Subaru inclinara la cabeza.

—Pensé que este corte de cabello era mejor que el que solía usar antes, aunque…

—Por lo menos, merece un ligero grado de reprobación, después de todo eres un sirviente… ¿Cierto, Rem?

—…Ah, sí. Supongo que sí. Parece que le falta un poco de cabello.

— ¡Parece que realmente te molesta! ¡Maldición, lo siento!

Su baja evaluación al trabajo en el que Subaru había puesto empeño hizo que él se sintiera mal. Mientras Ram observaba a Subaru, ella hizo un sonido de Hmph a través de su nariz.

—A propósito, Rem es la que corta el cabello de la gente que vive aquí en la mansión. Ella me viste y arregla mi cabello cada mañana, ¿ves?

—Hmm, así es como ustedes, gemelas son la viva imagen de… Espera, ¿eso suena mal?

La forma en la que ella lo dijo parecía como si Rem hiciera todo el trabajo mientras su hermana no hacía nada. Pero, frente a la réplica de Subaru, Ram movió sus brazos y respondió audazmente.

—Es exactamente lo que estás pensando, Barusu.

— ¡Ayuda un poco a tu hermana, maldición!

Ram se declaró a sí misma como una hermana buena para nada, lo que hizo que Subaru gritara con una mirada fingida de sorpresa. Entonces, Ram acarició el cabello rosa que Rem había peinado mientras miraba a su hermana menor.

—Rem, ¿te importaría hacerle un corte de cabello a Barusu?

— ¡Espera un momento, tener a una chica jugando con mi cabello realmente me volvería loco!

— ¿Hermana…?

La repentina sugerencia de Ram tomó por sorpresa a Subaru y a Rem. Ram dirigió sus ojos hacia su hermana, bajando ligeramente el tono de su voz.

—…Estabas mirando a Barusu porque te molesta su cabello, ¿verdad?

—…Sí, eso es correcto. Si peinara y ordenara su cabello se vería mucho mejor.

—Deberías dejar que haga lo que dice. Las manos de Rem son celestiales, te lo aseguro.

—Eso parece como una especie de invitación a hacer algo pervertido, sabes…

Parecía que la hermana mayor estaba dando a Rem una excusa para complacer su falta de interés. Tal vez era un asunto de personalidades. A diferencia de Ram, que ya no era reservada con Subaru, Rem aparentemente no había decidido aún cómo debería actuar con él. Subaru estuvo de acuerdo con la necesidad de acortar la distancia, pero…

—Si no quieres, entonces no tienes que hacerlo. ¡Aunque espero que lo hagas!

—No, en absoluto. Es cierto que me molesta ligeramente, muy ligeramente, sólo un poco.”

Sabiendo que realmente le molestaba, Subaru perdió confianza. Él pensaba que sólo era algo sin importancia—pero con tales pensamientos en su mente, tres voces sonaban como una sola.

—Ah.

La hoja de Shooting Star cambió de una patata al pulgar de Subaru. Subaru gritó mientras se cortaba una vez más.

— ¡Whoaa! ¡Oh dios! ¡¿Por qué—?!

—Parece que le molesta ser llamado por ti como ‘mi amado cuchillo’. Dado que el amor no es correspondido, tal vez deberías intentar llamarle ‘mi cuchillo favorito’.

—Hermana, el agua está hirviendo, así que vamos a poner los vegetales que cortaste dentro de—

—Ustedes dos aman humillar al chico nuevo, ¿verdad?

Su priorización por el trabajo era admirable, pero Subaru carecía de la fuerza mental para alabarla en estos momentos.

Parte 9

Y así, ya había pasado medio día.

— ¡Estoy exhausto—!

Mientras Subaru hablaba, se dejó caer completamente sobre la cama, se había agotado toda su fuerza.

Estaba en una de las habitaciones de sirvientes que le habían dado. A partir de ese día, serviría como el cuarto privado de Subaru y sería su lugar para dormir. Era una habitación económica con una cama barata, un escritorio y una silla, así que por supuesto se quedaba muy atrás de la habitación en la que él se encontró al despertar en la mañana.

—Bueno, las cosas caras son realmente sofocantes, así que esto está bien…

Enterrando su cara en la almohada, decidió que todavía olía y se sentía como si fuera de clase alta. Ahora que estaba fuera de su trabajo, Subaru se cambió rápidamente a su chándal, con la intención de irse a dormir con la ropa con la que estaba más acostumbrado.

—Dios,  me han hecho trabajar hasta morir. El trabajo es difícil. Ahora entiendo por qué papá y los demás eran tan impresionantes en el mundo del trabajo. Incluso un día de esto no les haría ni estornudar.

Subaru dejó escapar una honesta y gran admiración mientras descansaba su cuerpo, él aún pensaba en su primer día de trabajo.

Claro, habían muchos pequeños detalles que no conocía, pero todavía estaba deprimido por lo mal que había hecho su trabajo.

Tal vez lo que lo salvó fue la actitud de Ram como su instructora.

—Ella es irritante y todo, pero es más amable y educada de lo que esperaba, realmente… ¿Ah?

Subaru levantó la cara ante el abrupto golpeteo de la puerta. Mientras lo hacía, oyó una voz que venía de la puerta.

—Es Rem. Subaru, ¿es un buen momento?

—Ah, sí claro. ¡No estoy haciendo nada extraño, puedes entrar!

—Eso lo hace parecer aún más sospechoso, permiso.

Rem abrió la puerta y entró en la habitación, aún estaba vestida con su traje de sirvienta. Por un momento, Subaru alzó las cejas ante la visita de Rem, pero entendió la razón tan pronto como vio la chaqueta negra que tenía en sus manos.

—Espera, ¿quieres decir que ya has terminado? Esto redefine las palabras ‘trabajo rápido’.

—Mi prioridad es ser cuidadosa con la ropa del Maestro Roswaal, pero como es tuya…

—Eso sonó como tú, um, ¿quieres decir que no te importa?

Rem no respondió mientras él tomaba la chaqueta, abriéndola con rapidez y poniendo sus brazos entre las mangas. Antes, la parte los hombros del traje estaba demasiado apretada y sus hombros apenas podían girar, pero…

—Odio admitirlo, pero lo hiciste perfectamente. Mis hombros pueden girar con normalidad ahora… Ah, ¿me queda bien?

—Combinado con la rareza de la tela gris, nadie con un traje extraño se podría comparar contigo.

—Está bien… Eso no parecía un cumplido. ¡Supongo que puedo decir más con esta ropa!

Tenía la chaqueta de sirviente sobre una camiseta, lo cual hizo que la evaluación fuera algo natural. De hecho, debe haber tomado un considerable esfuerzo para no reírse. Pero…

— ¿Qué haremos con eso?

—Con eso… Ah, te refieres al pantalón. Mierda, lo olvidé por completo. Aunque, con una aguja e hilo podría hacerlo yo mismo.”

—Traje eso conmigo. ¿Quieres que los ajuste ahora?

Era una sugerencia de buena fe sin ninguna señal de mala voluntad de parte de Rem. Ella había escogido algunas palabras para dirigirse hacia él, pero ese era su estilo, así que no le dijo nada.

De cualquier manera, Subaru quería pagarle el favor de alguna forma.

—No, lo haré yo, dame la aguja e hilo. ¡Mis habilidades de costura alcanzarán un nivel completamente nuevo en este momento!

— ¿Debería esperar más de la persona que ha mostrado tal destreza mientras luchaba por pelar las verduras para la cena de hoy?

—Keh-keh, subestímame mientras puedas. ¡Prepárate para ser sorprendida!

Mirando a Subaru como si se estuviera dando por vencida, Rem sacó un kit de costura de su bolsillo y se lo entregó. Él lo tomó, encontrando que el contenido coincidía bastante bien con lo que él podía esperar encontrar en su casa. Con una buena precisión, pasó el hilo por el agujero de la aguja y puso la basta del pantalón sobre sus rodillas.

—Mmm, hmm, mm-hmm.

Mientras Subaru tarareaba una canción, Rem dejó salir un suspiro de admiración.

—…Estoy sorprendida. Realmente tienes experiencia.

Subaru movió la aguja enérgicamente. Antes de que terminara de tararear, él levantó una parte del pantalón.

—Bien, un lado ya está hecho. Échale un vistazo. Lo hice bien, ¿no lo crees?

Subaru extendió el pantalón para mostrar su trabajo. Rem movió su cabeza en señal de aprobación.

El estado de ánimo de Subaru mejoró por esta reacción, él empezó a trabajar con la otra basta del pantalón cuando Rem habló abruptamente.

—Ah… Subaru, acerca de la conversación del mediodía…

—Mm, ¿mediodía? ¿Qué sucedió en el mediodía?

—Ah… er, si ya lo has olvidado, entonces está bien.

Rem hizo un pequeño movimiento de cabeza hacia delante de Subaru, quien aún tenía la cabeza baja. Estrechando sus ojos ante su reacción, recordó que habían hablado acerca de arreglar su cabello.

—Oh, ¿sobre el cabello? Pensé que era una broma. ¿Vas a hacerlo?

—No, sólo pensé que fue demasiado impertinente de mi parte. Aunque eres nuestro compañero de trabajo, también eres el salvador de la Señorita Emilia, por lo que nuestras posiciones son diferentes.

—Esa clase de actitud no va con mi estilo… Espera, ¿eso es lo que piensas?

Su declaración, la de que ella no podía tratarlo como un simple compañero de trabajo debido a su estatus, se grabó en sus oídos.

Al ver a Rem levantar sus cejas en señal de pregunta, Subaru empezó a tirar bruscamente de su cabello.

—Para ser honesto, no soy bueno con este tipo de cosas. Siento… hacer que te preocuparas por eso.

—No, simplemente estoy diciendo que es mi culpa. Por favor, olvídalo.

—No puedo dejar pasar eso tan fácilmente. Ahora, entonces…

Subaru puso una mano en su frente, bajando la mirada mientras miraba a Rem. Ella no parecía estar tan arrepentida por abrir demasiado la boca, de hecho solo Subaru la veía con una mirada castigadora. Eso le ayudó a decidir que debería decir.

Subaru levantó un dedo mientras hacía una sugerencia.

—Está bien, con una condición. Si estás de acuerdo con eso, olvidaré completamente lo que dijiste.

Rem cerró los ojos brevemente antes de asentir con una mirada de resignación.

—Dijiste… ¿una condición? Entiendo. Te escucho.

Subaru dibujo una sonrisa forzada en su rostro sin intención de que ella lo notara y dijo…

—Si me arreglas el cabello y lo peinas un poco, te perdonaré.

—……

Incapaz de tomar el silencio de Rem como una respuesta a su oferta, Subaru levantó su voz.

—El silencio es algo doloroso para mí, ¿sabes?

Los pálidos ojos azules de Rem miraron a Subaru mientras suspiraba un poco.

—La Señorita Emilia ya lo dijo antes pero, realmente deseas muy poco, Subaru.

—Qué raro. Pensé que esta sería una escena de amor en lugar que una de sorpresa.

—He oído de mi Hermana que le dabas miradas pervertidas cuando estaban solos, yo estaba resignada a que fuera algo menos decente.

—¡¡Difamar a alguien es realmente algo horrible!!

Él estaba asustado de que la declaración de Ram llegara a oídos de Emilia. Él tendría que hablar directamente con Emilia antes de que algo como eso sucediera. Subaru todavía estaba trazando contramedidas contra Ram en su cabeza cuando Rem agarró el dobladillo de su falda.

—Acepto tu condición—seguiré con tu idea.

Y así, con una reverencia apropiada, ella aceptó su sugerencia para calmar las cosas. Su actuación hizo que Subaru sonriera mientras se miraba las manos.

—Oye, ya he terminado de ajustar los pantalones mientras hablábamos. Lo hice bien, ¿no lo crees?

El trabajo había sido terminado, Rem tomó el pantalón, reconociendo su trabajo…

—…Sí, lo hiciste. Eres muy bueno para coser. Pero mucho de ti, no creo que sea de utilidad, Subaru.

…Luego, fue como si echara agua fría sobre su cuerpo.

— ¡¿Eh?! ¡¿Pensé que habíamos arreglado las cosas aquí?!

Combinado con la réplica de Subaru, la incómoda atmósfera había desaparecido completamente.

Subaru devolvió el kit de costura a Rem antes de tocarse la frente.

—Así que, sobre mi cabello… ¿cuándo quieres hacerlo? Es difícil hacerlo hoy porque ya es muy tarde.

—Es verdad. Me gustaría hacerlo lo antes posible, pero estaré trabajando por la noche durante varios días… desafortunadamente.

—Sólo tenemos que encontrar el momento. ¡Dios, hace mucho tiempo que no me arreglo el cabello!

Subaru había estado cortándose su propio cabello desde que entró a la escuela media, eso fue hace casi cinco años atrás. Era lo suficientemente bueno como para hacerlo sin utilizar un espejo.

—Bueno, se está haciendo tarde, por favor discúlpame. Trabajarás en la mañana igual que nosotras. ¿Podrás despertarte a tiempo por tu cuenta?

—Honestamente, no estoy del todo seguro. Soy bueno despertándome si tengo un reloj cerca, pero no hay algo como eso aquí, así que tal vez no. ¿No tienen gallos o algo así?

Frente a la respuesta poco confiable de parte de Subaru, Rem le lanzó a regañadientes un salvavidas.

—…Esto parece grave, así que mi Hermana o yo vendremos a despertarte por la mañana.

— ¿En serio? Me siento mal por utilizar a mis superiores como si fueran un reloj, pero…

—Después de todo, sería problemático para nosotras si duermes hasta el atardecer.

— ¡¿Qué clase de persona crees que soy?!

—Alguien que puede dormir todo el día, me imagino.

Tomó un tiempo para que Subaru se diera cuenta que esto era una broma, obviamente esto era por el comportamiento de Rem. Después de la broma, Subaru le agradeció a Rem mientras ella se iba aceptando su sugerencia. Ella pasó por la puerta y agitó una mano mientras se perdía de vista.

—Lo que sea que salga de sus bocas… parece que son hermanas después de todo, eh…

Rem era superficialmente educada mientras deslizaba el puñal; Ram era arrogante. Pero de la misma manera, eran consideradas hasta el punto de ayudarlo si estaba en problemas, eso era algo que, para Subaru, era algo bastante bueno en sus compañeras de trabajo.

Parte 10

…..Un tiempo después.

—Entonces, ¿cómo le ha ido a Subaru desde entonces?

Era de noche—el sol ya se había puesto por el oeste, justo cuando la luna creciente tomaba su lugar en el cielo nocturno—el informe secreto tuvo lugar.

Era una habitación grande. En el centro había una mesa con sillas listas para recibir invitados; Más adentro, la habitación estaba amueblada con una silla y un escritorio para que su dueño se dedicara a sus asuntos. El escritorio de ébano tenía hojas y plumas para escribir esparcidas sobre la mesa, al lado de estas había una taza que todavía estaba humeante, un suave aroma emanaba de ella.

Este era el piso más alto en el ala principal de la Mansión Roswaal, el estudio privado de su señor, Roswaal L. Mathers.

Su voz era como un susurro, pero se podía oír sin ninguna dificultad. Por supuesto que se podía. El pequeño cuerpo del compañero de Roswaal estaba sentado sobre su regazo.

—Han pasado cinco días desde ese espectáculo—Ya deberías haber tenido el tiempo suficiente para juzgaaarlo, ¿no?

—Tiene razón—Él no es bueno.

Ram oyó la voz de su amo en su oído mientras acariciaba su cabello rosado. Roswaal y Ram eran las únicas personas en el cuarto; No había ninguna señal de la otra gemela, Rem.

En pocas palabras, el informe de ese día se refería a Subaru y a la educación que Ram le estaba dando a él. Con la afirmación de que su educación era peor que antes, Roswaal la miró por un momento antes de empezar a reír.

—Ahaaa, es así. ¿Es completamente inútil?

—Barusu realmente no puede hacer nada en absoluto. No es bueno cocinando, es torpe con la limpieza, y el sólo pensar en dejarle la ropa para lavar me perturba. Es extrañamente hábil en la costura, pero aparte eso,  no se le puede dejar nada a él.

—En un lugar con tantas chicas, eso es un asunto grave, ¿no lo crees?

A esa edad no se podía evitar, Ram parecía decir eso con una sonrisa forzada, mirando a su amo mientras pensaba en los detalles de los cuatro días anteriores. En ese breve pero vívido tiempo, incluso un extraño habría notado la mueca que reemplazaba la expresión graciosa y neutral de Ram.

—Es bastante raaaro verte hacer esa cara. ¿Es tan inútil?

—Sí, es un completo inútil. No es que sea torpe; Es sólo que él no lo sabe. No puedo dejar de pensar que tal vez fue pobremente criado. Además, carece de cultura.

—Eres muy duuura con él.

Roswaal reprimió una carcajada. Ram suspiró un poco mientras cambiaba su posición en los brazos de su amo, y se acercó más a él. Roswaal acarició calmadamente el cabello rosado de Ram con una mano.

—Así que, Ram, lo más importante— ¿Crees que él pueda ser un espía?

Roswaal mantuvo su sonrisa, con su tono de voz completamente inalterado. El sujeto no estaba explícito, pero ella sabía lo que él quería oír. Ram cerró sus ojos, pensando por un breve momento.

—No puedo descartarlo, pero creo que las posibilidades son muy bajas.

—Hmmmm. ¿Por qué lo crees?

—Él destaca demasiado como para ser enviado a infiltrarse en esta Casa… Para bien o para m… No, especialmente para mal… En primer lugar, Barusu por sí mismo es…

Las palabras parecían salir de su boca. Era, de alguna manera, una respuesta a su pregunta, así que Roswaal aceptó su respuesta con una sonrisa llena de satisfacción. Era la sonrisa de un amo que decía: Tiene sentido. A pesar que la sonrisa no estaba siendo perfectamente transmitida, Ram se dio cuenta que sus mejillas estaban ardiendo.

—Ya veo, debo estar de acuerdo con eso. Realmente es sólo un buen chico.

Mientras Roswaal hablaba, la silla crujió mientras cambiaba de posición. Él se volvió hacia el escritorio, mirando directamente hacia la gran ventana, que era atravesada por el brillo de la luna.

re_zero_volume_2_8

Los extrañamente coloridos ojos de Roswaal parecían brillar; Sus cejas se levantaron levemente ante la escena debajo de la ventana.

—Deeebo decir que no es alguien que se desaaanime fácilmente.

El estudio privado tenía vista al jardín de la mansión. Allí, en una esquina, vio a un chico de cabello negro hablando y riendo con una chica de cabello plateado. Como era típico, el joven tenía una conversación sin sentido, pero a la chica parecía no importarle.

—Que encaaantador. Yo ya no teeengo tal pasión.

Sus palabras eran como un soliloquio, pero Ram miró a Roswaal a los ojos mientras decía.

—Ser perseguida de esa forma haría feliz a cualquier mujer.

En contraste con el brillo de sus ojos, los ojos de Roswaal se cerraron con una mirada burlona.

—Parece que le das una calificación mucho más alta de la que esperaba.

—… Él no es bueno del todo, pero no creo que sea una mala persona. Él no sabe nada relacionado con el trabajo, pero lo que no sabe, se le puede enseñar.

Respondiendo a la insatisfacción en los ojos de Ram y a su fría voz, Roswaal utilizó la mano con la que le había acariciado el cabello para acariciarle la mejilla. Ram parecía estar encantada mientras hablaba con Roswaal. Era raro que Ram hablara con otras personas como lo hacía con él.

El consejo que le dio a su amo fue, Vamos a conocerlo mejor. Parecía que las dos sirvientas se habían encariñado con el joven de cabello negro. Hay belleza en el entusiasmo, pensó Roswaal mientras movía la cabeza.

—Bueno, desde mi punto de vista, probablemente debeeería intervenir, ¿cieeerto?

Dijo Roswaal mientras miraba hacia la linda cita que se desarrollaba en el jardín de su mansión.

—Ambos aún son unos niños. No pasará nada.

—Tienes razón.

Una débil risa llenó el estudio privado mientras tiraban de la cortina de la ventana para observar la cita entre el chico y la chica de abajo.

Lo que sucedió después de eso, ni siquiera la luna tuvo el privilegio de verlo.

Parte 11

Con la luna todavía brillando en el centro del cielo nocturno, Subaru estaba lleno de optimismo.

Subaru arregló las arrugas que eran visibles a través de las mangas del traje de sirviente y comprobó cómo se veía utilizando una ventana como espejo. Habían pasado ya cuatro días desde que utilizaba esta ropa, así que pensó que ya era hora de que se acostumbrara a usarla.

—No está mal, no está nada mal. Puedo hacerlo. Después de salir del baño y mirarme en el espejo, me veo un cincuenta por ciento más sexy que antes. ¡Siento que esto va a funcionar!

Fuera o no el cincuenta por ciento, eso era un asunto aparte, lo realmente importante ahora era tranquilizarse.

Tratando de al menos rodearse de un aura atractiva, Subaru respiró profundamente y dio un paso hacia adelante. Él caminaba sobre la hierba del jardín, dirigiéndose hacia un rincón cubierto por grandes árboles, un lugar donde las bendiciones de la luna eran aún más notables.

Una chica se encontraba sentada en ese lugar, su cabello plateado brillaba con la luz de la luna mientras una pálida luz la rodeaba.

Subaru ahora sabía que el resplandor provenía de los espíritus. Ese hecho, combinado con la escena surrealista que estaba ante sus ojos había hechizado su corazón, como si hubiera sido poseído por algún demonio. Involuntariamente se detuvo delante de ella mientras se quedaba sin aliento.

Tal vez sintió que Subaru estaba cerca, porque sus ojos se abrieron abruptamente. Ella vio a Subaru acercándose.

—Oh, hola. Q-qué coincidencia encontrarnos de esta manera, ¿no lo crees?

—Vienes aquí todos los días, sabes. En cuanto a lo de coincidencia… ¿no vivimos bajo el mismo techo?

Ella destruyó todo su plan antes de que Subaru pudiera hablar; Por su parte, Emilia suspiró ante la típica línea de él. Sin inmutarse por su descuido, Subaru le sonrió a Emilia.

—Escuchar las palabras ‘bajo el mismo techo’ realmente hace que mi cuerpo se estremezca…

—Oírte decir que te estremeces hace que un escalofrío recorra mi columna. Por alguna razón, no me gusta.

Con Emilia mirándolo fijamente, Subaru se rascó la mejilla y se sentó a su lado como si fuera algo perfectamente normal. Estaban a sólo tres manos de distancia, esto era prueba de cuan cercanos eran ahora.

Emilia, ahora acostumbrada a que Subaru se sentara a su lado, no se molestó en decir algo sobre la distancia.

Entre su ritual diario de la mañana y entre las comidas, el sentarse junto a ella era algo que ya se había vuelto normal.

No estaba claro si ella lo estaba permitiendo o si simplemente no quería prohibírselo, pero de cualquier manera, Subaru estaba feliz de estar cerca de ella.

—Entonces, ¿qué estás haciendo?

— ¿Mm? Una extensión de la rutina de la mañana. Puedo encontrarme con la mayoría de espíritus en la mañana, pero sólo puedo encontrarme con algunos de ellos en la noche, así que…”

Subaru asintió en respuesta, aceptando rápidamente lo que había dicho Emilia.

Él finalmente se estaba acostumbrando a vivir en un mundo donde el tiempo se medía en “día” y “noche”.

A propósito, la vida diaria durante un periodo de veinticuatro horas era en gran parte como uno esperaría. Vivir de acuerdo al reloj interno del cuerpo traía una sensación de tranquilidad como nunca antes había sentido.

En sus cuatro días de entrenamiento como sirviente también había estado adquiriendo el conocimiento común de este mundo. Dicho esto, el aprendizaje del trabajo como sirviente se antepuso ante los académicos, por lo que su comprensión general no era muy buena.

—Esto me da una nueva perspectiva recordando mis días de escuela con los fines de semana fuera…

Subaru había desacreditado a menudo a su Espartana instructora durante los últimos cuatro días. Sin embargo, tales comentarios fomentaron las amistosas conversaciones que tuvo con Emilia durante la noche.

Subaru observó silenciosamente el lado de la cara de Emilia como si estuviera embrujado por la escena ante él.

Emilia repentinamente habló, tal vez encontrando raro que Subaru no dijera nada.

—No es divertido mirar, ¿no?

Cómo la voz de Emilia sonaba, de alguna manera en señal de disculpa, esto hizo que Subaru se sentara y sacudiera su cabeza.

“No, nunca podría estar aburrido contigo, Emilia-tan.”

—Qu—

La directa afirmación hizo que Emilia se quedara sin aliento mientras sus mejillas se enrojecían. Ver el rostro de Emilia sonrojada por el ataque sorpresa hizo que Subaru se enrojeciera hasta las orejas.

Después de todo, la frase que había dicho en ese momento había sido la verdad.

Subaru habló rápidamente como si tratara de explicar el rubor de sus mejillas.

—Ah, er, quiero decir, no habíamos tenido la oportunidad de sentarnos y conversar durante unos días, ¿verdad?

Emilia asintió en señal de estar de acuerdo con él.

—E-es verdad. Parece que has necesitado de bastante tiempo para aprender a trabajar correctamente en la mansión… Debió ser difícil, eh.

—Escuchar eso me hace tan feliz que quiero llorar…

Dejando de lado la atmósfera, ellos enterraron el tema en un profundo agujero e involuntariamente lo convirtieron en un momento agridulce.

Las evaluaciones del trabajo de Subaru durante esos cuatro días habían sido bastante duras, e incluso si de alguna manera lograba sobornar a sus superiores, eso no cambiaría su puntuación de “totalmente inútil”.

El primer trabajo de Subaru, dado que carecía de capacidad en el ámbito de la limpieza, lavandería y cocina, era adquirir las habilidades requeridas de un sirviente en una mansión. Su puntuación actual para todo lo anterior estaba atascada en una C.

—Acortar la basta de mi uniforme y poner botones en un delantal me consiguieron mejores notas, pero eso es todo.

—Realmente eres excepcional en una sola área.

—Bueno, traté de crecer par ser un chico con un borde en lugar de alguien perfectamente redondo y plano…

La habilidad de Subaru cosiendo era un producto de cómo sus padres lo habían educado, pero él también se preguntaba qué cosa estaban pensando sus padres en ese momento. Emilia, sin saber la introspección de Subaru, le dio honestos elogios por su confianza en sí mismo.

—Ya veo, es así. Me alegro que tengas confianza en algo.

Subaru mostró una sonrisa bastante conflictiva al ver que Emilia estaba feliz por él.

—Además, no es como si fueras malo en los otros trabajos. Ram y Rem lo mantienen en secreto, pero ellas han estado alabándote, sabes…

— ¿En serio? ¿Así que estoy avanzando incluso con mis superiores aquí? Entonces, ¡¿cortarme con el cuchillo, golpearme la espalda, y estropear la ropa, todo esto elevó mis puntos de relación?!

—Creo que deberías reflexionar un poco sobre eso.

Emilia forzó una sonrisa ante los fracasos de Subaru. Sus ojos color violeta se entrecerraron suavemente, mirando a Subaru, examinándolo cuidadosamente a una corta distancia.

—Pero, el trabajo es difícil todos los días, ¿no?

—Súper difícil. Me gustaría reconfortarme en tus brazos y pechos mientras descanso en tu regazo para curarme del estrés.

—Sí, sí. Si puedes bromear así, debes estar bien.

Emilia alcanzó con la yema de uno de sus dedos la frente Subaru y le dio un ligero empujón. Subaru, débil a la presión, no pudo resistir la punta del dedo de Emilia e hizo una vistosa caída hacia atrás.

Él dejo escapar un suspiro agradable mientras sentía la frescura de la hierba y miró hacia el cielo lleno de estrellas. Un mundo sin las luces de las ciudades hizo a Subaru apreciar la belleza de las estrellas y la luna en el cielo más que nunca.

—La luna es hermosa, ¿no lo crees?

—Hay algunos lugares que no podemos alcanzar, ¿verdad?

— ¡Yo no estaba preguntado por eso y tú me dices algo como eso!

— ¿Qué, dije algo malo?

El intento de Subaru de decir una línea romántica fue destruido debido a las diferencias culturales en este mundo. Apretó una mano sobre su corazón para demostrar que estaba disculpándose, sorprendiendo a Emilia.

—Ah…

— ¡Oh, maldición! Estaba tratando de esconder esto…

Subaru trató de esconder su sonrisa mientras movía la mano que Emilia estaba mirando detrás de su espalda… La mano izquierda que había soportado el peso de sus repetidos fracasos en el trabajo.

Subaru sacó la lengua para tratar de encubrir el hecho, pero Emilia bajó la cabeza con una mirada seria.

—Como esperaba, todos están trabajando duro también.

El murmullo de Emilia sonaba como si se estuviera criticando a sí misma. Subaru se dio cuenta en silencio de lo que Emilia pensaba mientras hablaba de esa forma. Subaru no era el único que aprendió algo en la Mansión Roswaal. Emilia estaba tratando de aprender una gran variedad de cosas que eran necesarias para una candidata real. Subaru y Emilia se había reunido después de muchas cosas. Por lo que comparar la presión en los dos era algo completamente grosero.

Tener cargas tan pesadas debe haber sido agotador. Tal vez Emilia tenía preocupaciones de las que no podía hablar con nadie. Sorpresivamente, Emilia hizo una pregunta.

—¿…Quieres que utilice un hechizo de curación?

—No, está bien. Prefiero no curarlo y dejarlo así.

— ¿Por qué?

—Mm, es difícil ponerlo en palabras… Es una prueba de que me esforcé haciendo mi trabajo.

Subaru pensó que esas no eran las típicas palabras que siempre salían de él mientras apretaba fuertemente su mano lastimada.

—Nunca me imaginé que trabajaría tan duro como lo hice. Ser capaz de hacer cosas que antes no podía hacer… No es tan malo. Es difícil, es muy duro, pero es divertido. Quiero decir, Ram y Rem son sorprendentemente estrictas, esa loli es molesta, he visto menos de lo que pensaba de Rosschi…

—Roswaal probablemente se pondría bastante susceptible si le dijeras eso.

—Nadie utiliza la palabra susceptible más…

Subaru dobló un poco su cadera para enfatizar el desvió de la conversación. Luego, levantándose como si fuera una muñeca de resorte, se llevó la mano derecha a la frente en forma de saludo hacia Emilia.

—Bueno, sólo necesitas encargarte de los problemas uno por uno. Quiero decir, este es el único lugar para vivir para mí… De cualquier manera, es divertido, ¿ves?

En su mundo, la vida “fácil” habría estado bien para él. Pero no podía esperar ese tipo de vida en este mundo. Por lo tanto, Subaru trato de “facilitar” su vida tanto como pudo.

Habiendo sido transportado sin razón alguna a este mundo, uno podría decir que la terquedad de Subaru fijaba su destino.

Tal muestra de determinación por parte de Subaru hizo que la expresión de Emilia se congelara como si el tiempo se hubiera detenido. Sólo sus ojos se movieron, parpadeando varias veces, antes de que una sonrisa apareciera repentinamente sobre su rostro.

—Está bien. Sí, creo que es eso… Dios, Subaru, eres tan idiota.

—Espera, ¡¿No es esa reacción algo rara?! ¡¿No deberíamos estar enamorándonos o algo así?!

— ¡No estaba enamorándome para empezar! Eres realmente un… Yo soy una idiota también.

Subaru parecía herido por la exagerada reacción. Él último murmullo de Emilia no llegó a escucharlo.

La sonrisa de Emilia se intensificó. La ternura de su encantadora sonrisa era como si la presión que sentía hubiera sido olvidada hace mucho tiempo, como si Subaru la hubiera hechizado involuntariamente con su propio hechizo. Él no podía expresar cómo se veía Emilia en ese momento con simples palabras como bonita o linda.

— ¡E M D (Emilia-tan es Mi Diosa)!

—Estoy agradecida contigo pero tú sigues bromeando así…

Emilia movió sus labios formando una mueca ligeramente molesta y empujó un dedo en la frente de Subaru otra vez.

Probablemente no era la imaginación de Subaru que estos toques ocasionales llevaran consigo más calor que antes.

—Habiendo dicho eso… es bueno que te esfuerces mucho, pero ¿cómo conseguiste que tu mano se lastimara de esa forma?

—Oh, es simple. Esta tarde, acompañé a Rem a comprar al pueblo cerca de la mansión, mientras ella compraba me puse a jugar con los niños del lugar cuando un pequeño animal parecido a un perro me mordió.

— ¡Así que no es producto del trabajo duro!

—No, es tan grande que no puedo notar las huellas del trabajo duro… No pensé que fuera del tipo que es odiado por los animales…

De vuelta a su propio mundo, los niños y los animales pequeños lo amaban—era eso o tal vez él se veía como alguien manipulable. Eso hizo que el resultado anterior fuera aún más extraño. Pero su efecto en los niños seguía siendo fuerte.

—Los niños del pueblo… Ellos me golpearon, patearon y se limpiaron los mocos sobre mí también. Fue horrible, maldición.

—Parece que eres bueno cuidando de los niños, Subaru.

—Esto se está yendo por el camino equivocado, Emilia-tan. Tener una buena relación con ellos ahora significa que recibiré algunas recompensas de su parte cuando crezcan. Soy un pensador a largo plazo, ¿sabes?

—Sí, sí. Admito que eres honesto gracias a tu pequeña terquedad.

Emilia, acostumbrada a la estupidez de Subaru, le dejó hablar mientras ella se estiraba y miraba hacia el cielo.

—Será mejor que vuelva a mi habitación ahora. ¿Qué hay de ti?

—No puedo dormir al lado de Emilia-tan, así que volveré también.

—Tú tendrás ese trabajo sólo cuando hayas pulido tus habilidades en tu trabajo actual.

—Tú lo has dicho. ¡Sólo mira, escribirán leyendas sobre mí…!

Subaru tomó en serio las palabras de Emilia, ardiendo de entusiasmo. Emilia sonrió forzosamente cuando Subaru miró hacia atrás y levantó un dedo.

—Ah, cierto. ¿Vendrías conmigo mañana al pueblo para darles una lección a esos mocosos, quiero decir para tener una cita román—er, para ver a ese pequeño animal?

— ¿Por qué te corregiste tantas veces…? Y, ah, yo…

Emilia bajó la mirada, parecía vacilante mientras murmuraba,

—No me importaría ir contigo, y tengo curiosidad por ese pequeño animal, pero…

— ¡Bueno, vamos entonces!

—Podría ser problemático para ti tenerme como…

— ¡Lo entiendo, vamos!

—¿…Realmente estás escuchando?

— ¡Estoy escuchando! ¡Nunca podría dejar que una sola palabra o alguna frase de Emilia-tan escaparan de mis oídos!

— ¡Oh, Subaru, te odio!

— ¡Aaa! ¡Aaa! ¡Lo siento, ¿qué fue eso?! ¡No puedo oírte!

Al ver a Subaru cubrirse los oídos, contradiciendo espectacularmente lo que había dicho hace un momento, Emilia estalló en risas, olvidando todos los males. Luego, se limpió una lágrima de los ojos con un dedo mientras miraba a Subaru.

—Bueno… pero sólo después de terminar mis estudios y tu termines todo tu trabajo, ¿está bien, Subaru?

— ¡Oh sí! ¡Entendido! ¡Lo haré súper rápido!

Con la fecha fijada, Subaru hizo una pose dramática con su puño. Viendo la mirada de satisfacción de Subaru, una sonrisa encantadora se apoderó de Emilia mientras dejaba escapar un pequeño suspiro.

—Estaba pensando, verte hace que mis preocupaciones parezcan tan pequeñas, Subaru.

— ¡No puede ser! ¡Quiero decir, podrías convertirte en reina; Preocupaciones y estrés social, cosas como esa me revolverían el estómago de adentro hacia afuera!

Emilia, incapaz de contenerse más, empezó a reí, su alegre voz hizo que Subaru empezara a reír también. Los dos riendo, así anunciaron que su cita para aquella noche había llegado a su fin. Cabe señalar que hubo un último intercambio de palabas.

—Ahora que lo pienso, ¿por qué estás vestido así después del trabajo?

—Ah, pensé que te causaría una buena impresión… Entonces, ¿qué te parece? ¿Me veo hermoso?

—Mm, supongo que sí. Tienes la apariencia de ‘Soy un sirviente capaz’.

— ¡Bueno, ahí van una vez más todas mis esperanzas destruidas!

Parte 12

Subaru tenías la mano en la puerta, él se asomaba mientras hablaba con una voz casual.

—Hey, ¿Estás durmiendo bien, loli? Si te quedas despierta hasta tarde no crecerás tanto como deberías y terminarás siendo una adulta pequeña.

Beatrice respondió con resentimiento en su voz.

—…El modo tan natural con el que pasas por el Cruce de Puertas comienza a molestarme.

Ella se sentó en el taburete de madera dentro del archivo mientras miraba a Subaru.

— ¿Me pregunto si tienes algunas razón para venir a verme?

—Realmente no. Pensé en venir a saludar antes de acostarme. Iba a renunciar si no lo conseguía en tres intentos, pero lo logré a la primera, así que…

—Realmente, ¿qué tipo de intuición tienes…?

Beatrice tenía una mirada cansada mientras jugaba con una de sus coletas en forma de taladro. Cuando sus dedos la soltaron, la coleta reboto en la dirección opuesta. Lo que dejo profundamente sorprendido a Subaru.

— ¿Puedo intentarlo también?

—Sólo Puckie puede tocar esto… ¿Me pregunto si puedes irte ya?

—No es justo que sólo tú puedas jugar. Oh bien. Hoy estoy de buen humor, así que te perdonaré.

La idea de la cita con Emilia seguía flotando en su cabeza, por lo que Subaru se dirigió hacia afuera mientras Beatrice lo miraba furiosamente. Pero, en el momento antes de que la puerta terminara de cerrarse, él creyó oír una voz, como si fuera un eco solitario.

—No es como si me importara…

La voz lo tomó por sorpresa.

—Huh, tengo que abrir la puerta para poder darle un buen contraataque.

La puerta que antes había dado a un archivo secreto ahora conducía a una simple habitación de invitados una vez más.

Él intentó abrir y cerrar la puerta frente a él para ver si de esa forma podía atraparla, intentando que esta se conectara de nuevo con el archivo.

Rem miró a un lado y observó a Subaru, abriendo y cerrando la puerta.

— ¿…Qué estás haciendo? ¿Estás comprobando el estado de la cerradura?

—Oh, sí, creí oír un ruido en el vestíbulo las últimas noches… Así que, ¿Eras tú, Rem?

Rem llevaba una bandeja de plata en una mano mientras observaba a Subaru moviendo la puerta.

— ¿Algo te está molestando?

—No, esta puerta me llevó al archivo de libros prohibidos donde reside esa pequeña loli hasta ahora; Sin embargo, el archivo se ha ido.

— ¿Quieres algo de la Señorita Beatrice? Podrías preguntarme si lo prefieres…

—Sólo fui a decir hola antes de irme a dormir. No fue… nada grande.

La frase que escuchó de Beatrice justo antes de que la puerta se cerrara estaba grabada en la mente de Subaru, pero él negó con la cabeza—No era algo por lo que él necesitara presionarla en este momento.

— ¿Sigues trabajando, Rem? Sería mejor que vayas a dormir. La mañana llega rápidamente.

—Me iré a dormir luego de lavar los platos. En este momento, mi Hermana está sirviendo té al Maestro Roswaal.

— ¿Qué demonios están haciendo esos dos en este momento?—Ah, bueno, está bien.

Ya era casi media noche; No le importaba mucho si Roswaal y Ram tenían una charla privada, discutiendo un tema animado entre los dos. No es asunto mío, pensó Subaru. De repente se dio cuenta que Rem lo estaba observando. Sus pálidos ojos azules miraban fijamente en dirección de su cabeza.

—No parece haber mucho tiempo para el corte de cabello eh. Pero, no parece que te moleste tampoco.

—…No, hasta ahora no me ha molestado tanto, bueno sólo un poco.

— ¡Maldición, minimizar tantas veces la situación me hace pensar que realmente te molesta!

La agudeza y la intensidad de la mirada de Rem aumentaron hasta el punto de que su capacidad para hablar vaciló. Subaru terminó el trabajo bastante tarde y Rem había estado constantemente ocupada, así que había pocas oportunidades para ellos. Qué demonios pensó Subaru mientras hacía una mueca, en ese momento Rem levantó un poco su mano.

—Si quieres, ¿Qué tal si lo hago ahora?

— ¿…Ahora? Es muy tarde, ¿verdad?

—No tomara mucho tiempo cortar o lavar tu cabello. Si no lo hago, no podré cumplir el deseo que me confiaste con tus propios labios, Subaru.

— ¡Llamarlo deseo es algo exagerado!

Con una expresión neutral, Subaru vio los ojos de Rem, los cuales estaban llenos de una feroz determinación. Subaru se rascó la cara, dándose cuenta de que debió molestarla un poco durante los últimos cuatro días. Él quería hace algo acerca de esa molestia si pudiera, pero—

—Lo siento, Rem. Tengo una cita con Emilia-tan mañana. Así que necesito levantarme temprano y terminar el trabajo rápidamente, así que no puedo hacerlo esta noche…

—Ya veo… No, estaba siendo irrazonable. Lo siento.

Utilizando la promesa hecha hace un rato como excusa para retrasar la promesa que le había hecho a Rem con anterioridad, Subaru se sentía mal por eso. Pero Rem era una chica práctica y trató de tener en cuenta las circunstancias de Subaru.

Sintiéndose culpable por la posición de Rem, Subaru sintió que sus palabras dejaban un amargo sabor en su propia boca, cuando de repente,

— ¿Qué tal mañana en la noche?

—Dices… ¿En la noche?

—Mi condición para cumplir mi promesa con Emilia-tan es terminar con todo mi trabajo. No hay trabajo especial programado para mañana en la tarde, así que después de eso, dado que aún está en tu mente…

Mientras hablaba, él estaba realmente sorprendido consigo mismo por organizar citas con dos chicas el mismo día. No es como si sus sentimientos hacia Emilia y Rem estuvieran en la misma línea de partida pero…

Con Rem, él sentía un gran cariño hacia su compañera de trabajo. Él aún no sabía exactamente que sentía por Emilia. Ante la sugerencia de Subaru, Rem cerró los ojos y asintió levemente.

—Entendido. Será mañana por la noche. Esta vez es una verdadera promesa, ¿entiendes?

—No sé por qué te molesta mucho, pero sí, es una promesa. Mañana por la noche entonces.

Él pensó en hacer la promesa utilizando el dedo meñique, pero dudó, dado que no estaba seguro de si tal cosa existía en las costumbres de este mundo. Mientras dudaba, Rem hizo una reverencia, volviéndose con un pequeño movimiento de su falda.

Ella se marchó silenciosamente. Subaru la observó antes de volver a su habitación, empezó a bostezar mientras repasaba mentalmente el horario para el día de mañana.

—Tengo que agradecer a esos niños por crear el motivo de mi cita con Emilia-tan mañana. Oh, antes de hacer eso, debo encontrar sitios con buena vista y campos de flores…

Al entrar en su habitación, él tenía la nariz levantada mientras exhalaba todo el aire de su pecho, lleno de esperanzas y sueños para el día de mañana. Subaru se quitó su uniforme de mayordomo, cambiando su imagen al ponerse el chándal de antes, luego de eso se arrastró cansadamente hasta su cama.

Cuando su cabeza golpeó la almohada, sus ojos estaban abiertos, sus pensamientos acerca del día siguiente no le dejaban dormir en absoluto. Enfrentando a su mente que estaba traicionando a su cuerpo, Subaru inmediatamente cambió sus engranajes mentales y recurrió a su arma secreta. La cual era…

—Un Puck, dos pucks…

En su mente, pequeños gatitos grises corrían y jugueteaban mientras él los contaba uno por uno. Subaru unió al Puck imaginario con el real, dejando que su memoria del felino esponjoso lo llevara a un lugar feliz. Su mente se hundió lentamente, en la tierra de los sueños.

—Ciento…Cuatro Pucks…

Imaginando un paraíso esponjoso, el calor envolvió su mente—y finalmente se desvaneció.

Parte 13

Cuando Subaru se despertó, sintió que su conciencia se elevaba, como si estuviera asomando su cabeza sobre la superficie del agua. De repente fue liberado de esa sofocante sensación, sus ojos se abrieron, esperando varios segundos para visualizar el mundo. Él sentía como si se hubiera despertado en un lugar distinto al que el recordaba.

Él sintió que la luz del sol le quemaba los ojos. Subaru levantó su cuerpo ligeramente y sacudió su cabeza. Tenía la cabeza un poco pesada. Tal vez estaba cansado por no estar completamente acostumbrado a su nueva vida. Pero este no era el día para ocuparse de tales pensamientos.

Ya despierto completamente, Subaru recordó la promesa de la cita que había hecho con Emilia la noche anterior.

— ¡Así es, Natsuki Subaru—entrara en acción a partir de hoy!

El día era uno que le deparaba un futuro feliz. Un día que él había estado esperando, un día de una victoria prometida. Pero…

—……

Las gemelas de cabello rosado y azul miraban con sorpresa al rostro lleno de determinación de Subaru. Subaru, sonrojado hasta los extremos de sus orejas, enterró su rostro en la almohada para ocultarlo.

— ¡Qué! ¡¿Estaban aquí?! ¡Deberían haber dicho algo! ¡Estoy muy avergonzado!

El hecho de que hubieran dejado de despertarlo desde hace dos días le había vuelto descuidado. Pensar que esas dos le visitarían esa mañana en particular…

Como era usual, la expresión de las gemelas no cambió mucho mientras Subaru gritaba encima de la cama. Aunque parecía que estaban luchando contra la tentación de señalar hacia él y empezar a reír.

—Er, esperen, ustedes dos. Ese tipo de reacción duele un poco. Soy alguien delicado, ¿saben? ¡Hay otra clase de reacciones, ¿verdad?!

Él estaba esperando a que al menos empezaran a utilizar su frío abuso verbal al cual él ya estaba acostumbrado.

Subaru se dio cuenta después de un rato que era algo bastante terrible que estuviera esperando el abuso verbal de esas dos.

—Hermana, Hermana. Él nos está saludando como si nos conociera.

—Rem, Rem. Él nos está saludando de una manera bastante familiar.

Algo no estaba bien. Sus murmullos rozaron algo en la mente de Subaru.

— ¿Er, ah? Esto es un poco extraño. Que mis superiores vengan a despertarme es una cosa, pero que jueguen bromas a mis espaldas es algo de mal gusto, ¿saben?

Ciertamente las dos eran siempre así, pero—parecía que algo andaba mal.

Cuando Subaru habló, empezó a darse cuenta de por qué sentía que algo andaba mal.

Sus ojos.

La forma en que miraban a Subaru. La familiaridad de la noche anterior se había ido; Habían vuelto a tratarlo como si fuera un completo extraño. Entonces, una prueba decisiva llegó volando hacia él.

—Hermana, Hermana. Parece que nuestro Querido Huésped esta algo confundido.

—Rem, Rem. Parece que nuestro Querido Huésped está mal de la cabeza.

Subaru estaba horrorizado por ser llamado “Querido Huésped.”

Esas palabras hicieron que Subaru sintiera que algo afilado le había arrancado la parte posterior de su estómago. Subaru Apretó una mano contra su pecho para poder contener el dolor fantasmal que le aquejaba. Él no entendía que significaba todo esto. Sus acciones, era como si—

—Ustedes dos… Ha-ha, esto no es nada… gracioso…

Con las dos todavía mirándolo como si fuera un completo desconocido, Subaru levantó bruscamente su mano izquierda para apartarlas de su vista. Pero Subaru instantáneamente se arrepintió de haber hecho algo como eso…

…Porque vio que los vendajes en su mano izquierda habían desaparecido.

Sus dedos, heridos por el trabajo de cocina, las callosidades por manejar los cuchillos de maneras para las cuales no estaban diseñados, la marca de la mordida que el cachorro había dejado el día anterior mientras jugaba con los niños—todo ello se había desvanecido.

En algún lugar distante, él oyó algo que sonaba como una campana.

El zumbido se apoderó de él rápidamente, chocando contra él una y otra vez como una ola.

Subaru no se dio cuenta que el dolor que provenía del sonido, era en realidad causado por el mismo al estar jalando su propio cabello.

La sien de su cabeza realmente le dolía; Él sentía una sensación de calor y náuseas en la nariz. Pero la mente de Subaru se centró en el dolor y el sabor de la sangre por morderse su propio labio, como si estuviera utilizando eso para ahogar la sensación de pérdida que sentía en esos momentos, la cual era como si alguien le hubiera extirpado sus órganos internos.

Los hechos en cuestión obligaron a Subaru a aceptar la realidad. Sintiendo que sus ojos empezaban a ponerse calientes por dentro, Subaru enterró su cara en la almohada por una razón completamente diferente a la de antes.

—Porque él absolutamente, absolutamente no quería que nadie viera su cara en ese momento.

Ni las personas que le habían agradado tanto.

Ni las personas que parecían habían llegado a agradarles.

Él absolutamente no quería llorar en frente de esas personas que lo miraban como si fuera un completo extraño.

— ¡¿Por qué… he vuelto?!

—Y así, Subaru fue arrastrado nuevamente al bucle que le había traído tanto sufrimiento la última vez.

 

Por segunda vez, su primer día en la Mansión Roswaal había empezado—

Un comentario el “Capítulo 2: La Mañana Prometida Se Aproxima Lejanamente

  1. Bruno_Dias dice:

    Nee-Sama, Nee-Sama, parece que nuestro huésped te esta mirando con intenciones pervertidas.

    Rem, Rem, parece que nuestro huésped te esta imaginando de forma vergonzosa.

    Best Vegetal Ever

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s