Prologo: El deseo más querido de la chica.

Habakiri Yoruka que nació como la princesa de la Ciudad Ancestral asesino a una persona a la simple edad de 5 años.

Su oponente era un asesino contratado por una amante de un noble.

Evadió el balanceo de la espada del hombre vestido de negro y apuñalo un simple palo de bambú en su garganta, acabando con su vida.

Asesinato, masacre, eliminación sigilosa.

En el Castillo Habakiri—la familia real, la figura central de la Ciudad Ancestral, estaba en un estado de confusión total e inquietud.

—Sin embargo, la razón por la cual Yoruka fue rechazada por todos que la rodeaban no fue por su seguido asesinato, sino que era debido a que mataba a cada asesino que enviaban por si sola.

[Tu— ¡….Alguien como tú no es humano!]

Yoruka sonrió mientras hacia una risita y de repente abrió sus ojos en la oscuridad.

Aunque no podía recordar el rostro de su padre en lo más mínimo, por alguna razón solo sus palabras atemorizadas se quedaron en la mente de la chica para siempre.

Poseyendo un corazón imperturbable listo para herir y matar sin una pizca de duda.

Y un talento inusual para batallas mucho más allá del reino de la naturaleza.

Yoruka consiguió perfeccionar las artes marciales de su instructor de manejo de espada y fue temida por todos en el castillo. En su noveno cumpleaños, recibió el nombre inmencionable [Kirihime]

Dos años después. Yoruka se unió al Imperio Arcadia después de la guerra donde ellos empezaron a invadieron la Ciudad Ancestral.

Hizo un simple contrato y juro lealtad al emperador.

El Imperio Arcadia también fue destruido—pero, la sangre imperial aún no había desaparecido.

—Y ahora, Yoruka sonrió superficialmente mientras miraba al chico de cabello plateado en frente de ella.

Era muy inesperado que Yoruka expresara sentimientos tan fuertes hacia los demás.

Yoruka no tenía ninguna preocupación o atadura en absoluto, de ahí su corazón imperturbable. Tener un interés tan fuerte por ese chico probablemente era la primera vez para Yoruka.

[Mmm…..]

Lux ligeramente abrió sus ojos mientras se despertaba de su sueño profundo.

Mientras que su cuerpo aun parecía indiferente ante el cuerpo desnudo y blanco de la chica que entraba a su campo de visión.

(¿Es un—sueño….?)

En medio del aire de la media noche. Una figura desconocida era visible en el escenario de la enfermería débilmente iluminado por una lámpara.

Estaba una chica semidesnuda vestida con un kimono negro y suelto sentada encima del somnoliento Lux.

El corazón de Lux comenzó a latir fuertemente ante la sensación refrescante de sus grandes muslos y pechos, los cuales mantenía su bella forma mientras eran presionados sobre él, un cuerpo así de proporcionado recordaba a alguien de una pieza de plata exquisitamente elaborada.

[Al fin pude encontrarte. Aruji-sama—]

Una hermosa chica con ojos de diferente color y un cabello largo y negro brillante murmuro con una voz algo emocionada mientras sus dedos acariciaban el pecho de Lux.

[Ah……]

El dulce aroma de una chica ligeramente toco la nariz de Lux enviando escalofríos a su espalda.

[Parece que estas algo cansado Aruji-sama. Esta noche, es suficiente con ser capaz de venir a verte.]

La presencia de la chica repentinamente empezó a reducirse y su figura desapareció en la oscuridad.

[Espéralo con ansias, Aruji-sama. Te mostrare como recupero el Imperio Arcadia con mis propias manos—sin fallar.]

La chica desapareció dejando solo esas palabras detrás.

Así la noche en el Campo Transversal llego a su final sin que nadie se enterara de su encuentro.