Capítulo 1

 Prefacio

Romiemarigana nació en el planeta Grando, uno de los muchos planetas en un sistema planetario muy lejos del sistema solar. Grando fue un hermoso planeta con un montón de recursos naturales, de forma similar a la forma de la Tierra cuando estaba en su apogeo. No había muchos desastres naturales o criaturas peligrosas, por lo que los seres humanos no necesitaban una civilización para vivir cómodamente. Simplemente hacían algo de caza o recogían algunas frutas silvestres cuando sentían hambre. Cuando se llenaban sus estómagos, se reunían entre compañeros y gritaban alegremente a todo pulmón, como si estuvieran cantando. En medio de este estilo de vida primitiva, Romiemarigana fue la única que se sentía diferente al resto del grupo. 

Siempre se sentía que la vida no debe ser sólo para llenarse el estómago. 

NishizonoYuko
“Romiemarigana’s Expanding World”

 

Parte 1

Una vez terminada la escuela, la mayoría de los estudiantes empezaron a prepararse para las actividades del club.

Todo el mundo estaban en algún tipo de club, ya que era el conjunto de reglas formada por la escuela.

Y la razón de la regla se debe a que la Escuela Secundaria[1] PrivadaOusei,que es mi escuela, se estableció hace no mucho tiempo. Para mejorar la opinión del público acerca de nuestra escuela, han insistido en que todos los estudiantes debían de participar activamente en las actividades de club. Ya no es un secreto, porque nuestro director habló con pasión sobre el tema durante la ceremonia de apertura.

Todo gracias a nuestra “cultura”, que la gran mayoría de los estudiantes participaban activamente en sus actividades. Esto en especial para los clubes deportivos, donde se entrena casi todos los días. Incluso he oído cosas, cómo que hay estudiantes que son6 aceptados en esta escuela como estudiantes becados[2].

Unos chicos de la clase estaban cambiando a sus chaquetas de fútbol y béisbol. He oído que hay un número abrumador de miembros en los clubes de fútbol y béisbol, hasta el punto de que no hay espacio para los de primer año en los salones de los clubes. Como resultado, se ven obligados a cambiar su ropa en las aulas.

Entonces recordé que es lo mismo para los clubes de softball y lacrosse. Pero por otra parte, estos dos clubes son sólo para chicas.

Por supuesto, no había forma de que las chicasse cambiaran abiertamente en el aula. Por eso lo hacíanrápidamente en el baño de mujeres antes de regresar de nuevo a clase.

Así que todo lo que hice es permanecer en mi asiento y mirar a las chicas.

Ellas estaban charlando entre sí, ya que terminaron con el cambio, y todas parecían bastante felices. No sólo las chicas, pues los chicos de los clubes de fútbol y béisbol estaban hablando mientras se cambiaban sus camisetas también.

Yo era el único fuera del grupo.

La única persona sinninguna expresión.

Ninguno de mis amigos de la escuela media estaba aquí. Desde que me inscribí aquí (Los últimos dos meses), nunca me relacioné mucho con mis compañeros. El tiempo voló como si nada[3].

No es como que estuviera en posición de quejarme, ya que fue mi decisión de estar aquí solo. Aun así, no podía evitar sentirme incómodo con esto.

Lo único que me quitaba las ganas de salir del aula, era porque la entrada del salón de clase y el pasillo estaban llenas de estudiantes que se preparan para sus actividades de club. Es un dolor de cabeza caminar a través de las multitudes.

El público debería comenzar a despejarse en cinco minutos. Dirigí mi atención hacia la esquina de la sala de clase.

Ahí se encontraba ShinonomeYuuko.

Shinonome, leía como de costumbre. Desde la conversación en el mostrador, quise entablar una conversación con ella de vez en cuando.

Por lo menos, no perdería el tiempo sin hacer nada. Con ese pensamiento en mente, me puse de pie y caminé hacia Shinonome. Sin embargo, su mirada todavía estaba pegada a su libro.

– … ¿Qué estás leyendo?

No tenía en mente algo de qué hablar, así que empecé la conversación con lo primero que llegó a mi mente.

Shinonome siguió leyendo sin siquiera mirarme una vez.

– Un libro.

Esa fue su respuesta.

– Eso sí lo sé… Pero esperaba la respuesta típica, como el título del libro o el nombre del autor

Di una risa irónica en respuesta a su expresión sin emoción alguna. Entonces me senté en el asiento vacío junto a ella.

– Dado que Minami-kun no lee, no creo que sepa lo que estoy leyendo de todos modos.

Shinonome había contestado.

Cierto. Dudo que sepa el título o autor, si este no es de los autores famosos de libros de texto japoneses. La posibilidad es prácticamente cero.

– Bueno, sí… Pero por lo menos, puedes decirme la sinopsis o cosas por el estilo, ¿verdad?

En realidad, noestaba demasiado interesado en eso. Todo lo que tenía en mente era matar el tiempo hablando con Shinonome. Eso fue lo que me motivó a hacer la pregunta.

Y así Shinonome respondió con:

– Colección de cuentos.

– Colección de cuentos…¿cómo una compilación de ellas?

– Acertaste.

– ¿Son interesantes?

– Mmm.

Para ser honesto, no estoy seguro si se puede contar esto como una conversación. Pero esto es mucho mejor que estar solo.

– Así que estabas leyendo una colección de historias cortas en aquel entonces… ¿cierto?

Me pregunté por qué se me vino a la mente.

Cuando estaba haciendo mi turno en el mostrador, Shinonome colocó su libro sobre la mesa brevemente, mientras dejaba su puesto por un corto tiempo. Fue entonces cuando vi el título del libro. No podía recordar el título o el autor, pero recuerdo ver las palabras ‘colección de cuentos’.

– Tienes razón.

Murmuró Shinonome.

– ¿Te gusta leer cuentos?

Esa pregunta hizo que Shinonome alejara sus ojos del libro por primera vez. Ella levantó los ojos hacia el techo, como si estuviera considerando dar una respuesta.

– Hmm ya veo…

Por alguna razón desconocida para mí, Shinonome no respondió de la misma manera con que daba sus respuestas habitualmente, cada vez que le hacía preguntas como esas. Supongo que una amante de los libros tendría sus propias razones personales para hacer ese tipo de cosas.

– Bueno… En lo personal, prefiero leer historias un poco más largas.

No es como que, si hubiese leído mucho, así que la respuesta se basaba en las impresiones que tenía cuando estaba leyendo en la escuela primaria. Yo era un ávido lector en ese entonces, y lo que siempre venía a mi mente era…

«Si sólo la historia fuera un poco más larga…»

A medida que el libro se volvía más interesante, quería sumergirme en ese mundo encantador para siempre. Pero ahora, dudo que realmente tenga en mentelos mismos pensamientos de aquel entonces.

Yo estaba murmurando para mí mismo cuando me di cuenta que Shinonome se encontraba mirándome.

– … ¿Pasa algo?

Por alguna razón, parecía que Shinonomecontenía sus palabras de nuevo. Eso es muy diferente a ella, teniendo en cuenta que sus respuestas nunca contenían emociones cada vez que hablaba con alguien.

– Así que Minami-kun piensa de esa manera también.

Eso fue lo que dijo Shinonome al final.

– ¿Te refieres a…?

– El hecho de que prefieres historias más largas.

– Sí. Como vas leyendo de todos modos, ¿no crees que es más eficiente si las historias son largas?

Fue sólo cuando estaba pensando en mi respuesta que me di cuenta…

Shinonome probablemente prefiere a los cuentos que a losmás largos. Ella se encontraba probablemente insatisfecha con mi respuesta cuando dije que las historias largas son mejores.

Sin embargo, yo no tenía la intención de pedir perdón por mis palabras.

– Y por lo general las historias largas venden más, ¿verdad? Es raro que los cuentos sean un éxito de ventas[4].

Fue entonces cuando me di cuenta de que en realidad mis palabraseran una especie de provocación haciaShinonome. Sin embargo, tenía curiosidad de cómo iba a reaccionar, teniendo en cuenta sus expresiones planas y la falta de demostración de sus emociones. Desde nuestra conversación en el mostrador, mi interés haciaShinonome ha aumentado un poco.

Shinonome frunció los labios con tristeza en forma de “へ” yme miró. Este despliegue de emoción es algo muy raro para Shinonome.

– No es así como yo lo veo.

Dicho esto, bajó la cabeza y reanudó la lectura de su libro. Después de decirlo ya no volteó a verme.

Es como si estuviera diciendo: Voy perder tiempo si continuamos la conversación.

Y es bastante inútil refutar más.

En términos generales, mi opinión fue un error paraShinonome, teniendo en cuenta el hecho de que no soy una persona lectora. Por otra parte, no era mi intención molestarla.

– Ya veo… B-bueno, yo no leo mucho…así que mis puntos de vista no importan de todos modos.

Examiné el pasillo después de murmurar una respuesta a medias. No había muchas personas, lo que significa que por fin puedo regresar a casa.

– Nos vemos.

Me despedí de Shinonome.Aunque todavía su atención estaba fija en su libro.

Luego volví a mi asiento a preparar mi mochila.

Qué extraña chica. Yo pensaba que iba a llegar a tener una réplica emocional, por lo que su tibia respuesta fue algo inesperado.

Sin embargo, esa respuesta helada sólo sirvió para despertar mi interés en ella aún más.

Tal vez sea porque no soy muy bueno con las personas que dan todo su esfuerzo.

Después de todo, creo que soy más o menos apático hacia todo.

***

Cuando estaba a punto de llegar a casa, fui recibido por el aroma de las especias.

Olía como si viniera de mi casa, y yo estaba un poco desanimado como resultado.

– Curry, eh…

No odio al curry, pero no me gusta tampoco.

El problema radica en el cocinero.

El olor de las especias se hizo más penetrante cuando me encontraba en la puerta.

– Estoy de vuelta.

Susurré en voz baja para que nadie lo oyera, y me quité los zapatos. Pero pasójusto lo que esperaba, Arumi-san salió de la cocina hacia mí con su par de zapatillas cayéndose en el suelo.

– Espera, ¿dónde está tu ‘estoy de vuelta’?

Fruncí el ceño al oír eso.

– Lo dije ya…

Una excusa, pero no parecía queArumi-san lo aceptaría. Ella hizo un puchero.

– Eh… Pero no oí nada. ¿Podrías hacerlo de nuevo?

No podía dejar de suspirar. Por otra parte, no es como que tenga ganas de comenzar una pelea en la puerta, así que cedi.

– Estoy de vuelta.

Lo hice tal como lo había solicitado. Arumi-san esbozó una sonrisa y asintió con la cabeza dura.

– ¡Mmm! ¡Bienvenido a casa!

Mientras caminaba débilmente en la casa, di una clara señal con las manos para detener aArumi-san de tomar mi bolsa. Entonces me di la vuelta y vi que sólo había mis zapatos y las de ella en la puerta. Desconcertado, le pregunté:

– … ¿Eh? ¿Dónde está mi hermano?

Escuchando mi pregunta, Arumi-san se encogió de hombros.

– Dijo que iba a la librería. ¿Supongo que volverá pronto?

¿Así que está fuera consiguiendo sus libros, y al hacerlo, dejó a un extraño en nuestra casa para hacer la comida?, Lo que hace que sea un presumido. Sin embargo, Arumi-san probablemente se echaría a llorar si escuchaba eso de mí, así que supongo que es mejor mantener esos pensamientos dentro de mí.

Mientras caminaba de lado a lado entró conmigo a la sala de estar, Arumi-san de vuelta tenía una gran sonrisa y dijo:

– La cena de esta noche es…

– Curry.

Terminé la frase antes que ella. Arumi-san estaba increíblemente sorprendida por eso.

– ¿Eh? ¿Cómo lo sabes?

– Bueno, por el olor…

– Ah, cierto… Me has sorprendido por un momento. Yo creía que eras psíquico.

– No hay manera que eso sea posible…

Empecé el camino hacia mi habitación en el segundo piso yArumi-san gritó en mi dirección.

– ¡Recuerda que debes colocar tu uniforme adecuadamente en la percha! ¡No vayas a tirarlo todo! ¡Además, los aperitivos estarán listos pronto!,¡Cenaremos una vez que Keisuke vuelva!

No estoy muy contento con la forma en que Arumi-san está llamando a mi hermano, directamente por su nombre…pero no hay necesidad de que supiera mi opinión sobre eso tampoco.

Cuando llegué a mi habitación, la primera cosa que hice fue tirar el abrigo sobre la cama. Sin embargo, recordé lo queArumi-san dijo anteriormente.Terminé de colgar el uniforme sobre la percha a pesar de que era una tareafastidiosa.

Hubiera sido otra ronda de acusaciones si entraba en mi habitación y veía mi uniforme colgando descuidadamente en la percha.

Entonces saqué los libros de mi maleta y los remplacé con los libros de texto para las clases que iba a tener al día siguiente. No hay tarea que requiera mi atención urgente en este momento.

A continuación, me encontraba girando en mi cama en medio del aburrimiento mientras esperaba la cena. Fue entonces cuando pensé que sería genial si pudiera leer un poco, al igual que Shinonome. Es decir, no es como si tuviera alguna afición.

Sin embargo, no hay libros en mi habitación. Sería una vergüenza si termino de leer mis libros de texto como resultado.

Ya que tenía mi mente puesta en la idea de la lectura de algo,caminé fuera de mi habitación.

Mi habitación y la de mi hermano están ubicados en el segundo piso y junto a estasestá la sala de estudio de mi padre, aunque su propietario está actualmente lejos.

Mis padres están en el extranjero en este momento. Debido a su trabajo, mi padre requiere viajar a Estados Unidos. Mi madre terminó viajando junto con él también.

Si estuviéramos hablando de cualquier otra persona, probablemente será mi padre ya que se mueve por sí solo en América.

Sin embargo, mi madre es alguien que se pega con mi padre todo el tiempo, a pesar de que tiene cuarenta y tantos años.

– ¿Voy a ir junto con su Padre, está bien? Es sólo por tres años de todos modos.

Y se fue antes de que pudiéramos incluso dar nuestra opinión.

Probablemente el piensa que ella es una mamá muy despreocupada y sin inhibiciones. Sin embargo, la mayor parte de la razón por la que lo hizo fue por Keisuke.

Keisuke, que es cinco años mayor que yo, es alguien que es mucho más maduro para su edad. De hecho, hay momentos en los que es en realidad parece un “adulto” mucho más serio y práctico que mi padre.

– Con Kei-chan alrededor, mamá estáa gusto.

– Por otra parte, Arumi-chan también vive por aquí, así que los dos pueden preguntarle si puede ayudar con las tareas domésticas de vez en cuando.

La otra razón es que la novia de Keisuke, Arumi-san, es lo suficientemente cercana como para caminar dentro y fuera de nuestra casa, es como si fuera de la familia. Ella ha estado saliendo con Keisuke desde sus años de secundaria, y todos ya la han tratado como parte de la familia desde hace más de un año.

Abrí la puerta a la sala de estudio de mi padre con el fin de encontrar un libro para matar el tiempo.

Keisuke puede poseer una gran colección de libros en su habitación, pero va a quejarse si entro en su habitación sin una buena razón. Y no me gusta hacer eso.

Encendí las luces de la habitación y busqué enla estantería que estaba ubicada en la esquina de la sala del estudio.

Al principio pensé que mi padre poseería una especie de novela, pero eso fue sólo una idea ingenua de mi parte. Todo lo que posee son documentaciones de alto nivel relacionados con la ciencia. No es una sorpresa, ya que está relacionado con la ocupación de mi padre.

A pesar de ello, debería hacer algo para matar el tiempo. Así que cogí un libro al azar y empecé a hojear las páginas, pero terminé poniendo el libro de nuevo en su posición original con la misma rapidez.

No pude hacerlo. No pude conseguir algo que me llamara la atención. Es cansado leer, sobre todo aquellos escritos transversales increíblemente difíciles.

– Me doy por vencido…

Mientras murmuraba para mí, pude oír ciertos roces, eran pasos en dirección a la puerta.Venían de la escalera. Deduje el ritmo de los pasos, debería ser Keisuke.

Cuando salía de la habitación, me encontré con Keisuke, quien hacía su camino por las escaleras.

Él me vio caminando fuera de la habitación, por lo que inclinó la cabeza y me preguntó:

– ¿Qué estás haciendo?

– No es nada… solamente pensaba si puedo encontrar un libro para leer.

Keisuki levantó la mano y las movió espectacularmente en respuesta a mi respuesta.

– ¿Libro…? ¿Quieres leer un libro?

Él sabía sobre mi falta de interés por la lectura en los últimos años, por lo que estaba un poco sorprendido por mi respuesta.

– Sí… pero todos son difíciles de entender, por lo que mató a mi interés.

Justo cuando pasaba por delante de Keisuke, mientras le daba la explicación…

– Eita.

Mi nombre fue pronunciado. Volviendo la cabeza, Keisuke tenía la mano en la empuñadura de la puerta de su habitación. Luego dijo:

– ¿Qué hay de pedir prestado mis libros?

Yo quería declinar su oferta, pero sería muy poco natural hacerlo.

– Ah… Urm gracias.

Keisuke alzó la barbilla un poco y me incitó a entrar en su habitación.

Tres grandes estanterías estaban de pie uno al lado del otro, en el cuarto oscuro lleno del olor a cigarrillos. Cada uno de ellos llena hasta el borde con los libros. En cuanto a los libros restantes, que fueron colocados al azar en casi todas partes. Es difícil encontrar un lugar donde pueda estar de pie.

Arumi-san solía quejarse de vez en cuando, cuando se encontraba haciendo las tareas del hogar.

– Esto es totalmente atroz.

Es prácticamente como la guarida de un demonio.

– ¿Qué quieres leer?

Quitando la bolsa de sus hombros y arrojándola sobre la cama, Keisuke encendió un cigarrillo y se puso a fumar. Comenzó el hábito de fumar hace sólo un año, pero él es un fumador muy serio ahora. Parecía estar fumando todo el tiempo… aparte de dormir y comer.

– Bueno, nada en especial, así que sea algo con lo que se puede matar el tiempo.

Al terminar de decir eso, algo se me vino a la mente

– ¿Cosas como las colecciones de cuentos?

Añadí que en forma inmediata. Esto se debe a ShinonomeYuuko,gracias a ella se me vino a la mente.

– Historias cortas, colecciones… eh.

Con un murmullo, Keisuke comenzó a excavar a través de los libros que fueron apilados como en el juego “Jenga[5]”. Desde mi punto de vista, parecíaque Keisuke buscaba al lazar. Sin embargo, alguien como Keisuke puede conseguir de manera eficiente libros y encontrarlos. Sacó un libro con agilidad desde la zona media y me lo arrojó.

– ¿Qué tal si comienzas con esto?

Es un libro titulado,“Nueve cuentos”. Yo sabía sobre el autor J. D. Salinger, pero en realidad nunca he leído sus libros antes.

Asentí con la cabeza un poco antes de salir de su habitación. En el momento en que salimos de su habitación, sentí como si mi entorno se hubiera refrescado inmediatamente. Nunca pensé que me quedaría en su habitación durante un largo periodo de tiempo.

De vuelta en mi habitación, me puse sobre la cama y empecé a hojear el libro que Keisuke me acababa de prestar. Antes de que terminara con una sola página del libro, la voz de Arumi-san vino desde el piso debajo de mí.

– ¡Eita! ¡Es la hora de la cena!

Estaba sumido la melancolía por su voz una vez más. No es culpa de nadie, aunque, soy muy consciente de ello.

El libro de Keisuke terminó como decoración en mi escritorio antes de que pudiera comenzar a leer las historias. Cuando terminamos con la cena, me había olvidado completamente del libro y fui directamente a la cama.

***

Al día siguiente, mientras hacía mi rutina habitual donde esperaba en mi asiento con el fin de que la multitud se vaya, me di cuenta de que Shinonome no estaba leyendo, en su lugar, estaba haciendo las maletas para prepararse y salir. No estoy muy seguro si es porque ella tenía las mismas razones que yo, pero siempre le gustaba pasar su tiempo con lalectura después de la escuela por algún tiempo.

Es bastante raro queesté tan apresurada en salir.

Me preguntaba si era el momento de su deber, su turno en la biblioteca.

En los días de su turno, Shinonome se dirigía directamente a la biblioteca después de que las clases terminaran. Sin embargo, yaque ella y yo compartimos los mismos turnos, no hay muchas ocasiones en las que tenga que ir a la biblioteca. Incluso he comprobado la fecha para asegurarme, y era martes.

Mientras observaba a Shinonomepasar apretadacon los demás estudiantes que estaban atascados en la puerta, llegué a esta conclusión:Shinonomesi es humana después de todo, así que había días en los que hacía algo en su vida que no fuera lectura.

Entonces me quedé en la sala de clase por un poco más de tiempo. Sin embargo, es bastante aburrido esperar a que pase el tiempo sin hacer nada. Entonces recordé la razón por la queKeisuke me prestó el libro, era para momentos como este.

Fue una lástima, darme cuenta que el libro fue dejado en mi escritorio en casa. Y no puedo leerlo si no lo tengo conmigo.

Me dije a mí mismo: Vamos a llevar el libro a partir de mañana. Y ya que el público estaba disminuyendo, salí de la sala de clase.

Se tardaba unos diez minutos a pie desdela Escuela Secundaria Ousei a la estación de tren más cercana.

La estación de tren se encuentra en una zona un poco remota, pero las calles comerciales alrededor de ella poco a poco se llenan de vida cuando los estudiantes de la escuela secundaria terminan sus clases, o más tarde, cuando los adultos están fuera de sus trabajos.

Generalmente hablando. Me paseo por las calles comerciales, mientras voy en camino a la estación de tren. Debería haber una gran multitud, me gustaría tener un desvío y usar uno de los callejones en los que había menos gente alrededor. Pero ya que no hay mucha gente en ellas, entré directamente en las calles comerciales.

A medio camino, una bicicleta tambaleante pasó junto a mí con sólo una pequeña distancia de sobra. No podía dejar de dar la vuelta y mirar a la bicicleta.

– Eso estuvo cerca…

Mientras murmuraba para mí mismo, me di cuenta que había una cafetería justo delante de mí.

Puesto que la pared de la cafetería estaba llena de grandes ventanas de cristal, fácilmente podría ver el interior de la tienda donde estaba.

No había nada en particular sobre el interior de la tienda. Y puesto que era sólo una cafetería ordinaria, no debería preocuparme mucho.

Pero la razón por la que estaba fijado en ella, a tal punto que me había detenido en seco, fue porque vi a Shinonome a través del cristal.

Shinonome, que todavía estaba en su uniforme, estaba tomando el té con un joven con quien no estoy familiarizado.

Era demasiado joven para ser su padre, y no parecía como si fuera su hermano también.

Pero si estamos hablando de su novio…

Eso sí que era posible.

Shinonome podría ser una persona un poco sombría, pero es realmente hermosa. No es de extrañar que ella tenga un novio.

*Suspiro*

No podía hacer otra cosa que dar un suspiro.

Me convertiré en un acosador si la sigo mirando fijamente de esta manera. Por otra parte, no es mi intención intervenir en la vida privada de Shinonome y su vida. Me di la vuelta y volví a hacer mi camino hacia la estación.

– Shinonome eh…

No es imposible. Pero,aun así, había algo que no se sentía del todo bien.

Estamos hablando de Shinonome, alguien que leía todo el tiempo; incluso cuando alguien está hablando con ella, apenasapartaba la vista de su libro. Se siente irreal imaginarla ir a una cita y estar acaramelada con su novio.

En realidad, estaba simplemente sorprendido por el hecho de que Shinonome se reunía con un hombre.

Y ya que tenía dificultades para aceptar el descubrimiento probé mi suerte, mi mente estaba ocupada por el mismo incidente.

No es que este enamorado de Shinonome, sin embargo. Más bien, es porque siento que es muy similar a mí en algunos casos.Está Shinonome, alguien que leería sus libros con una expresión bastante aburrida, ya que no mostraba una pizca de felicidad. Entonces estoy yo, que no me siento motivado por casi todo lo que hay. Compartimos algún tipo de similitud entre nosotros.

Pero si Shinonome puede tener un novio con la forma en que es, entonces eso significa que el chico podría haber poseído un “toque especial” que puede provocar su pasión.

Ahora que lo pienso, el punto sobre cómo Shinonomees una chica que está interesada en nada más que sus libros era sólo mi especulación pura.

– Oh bien.

Con mi personalidad apática, lo más probable es que yo soy el que está recibiendo la atención negativa en su lugar. Recordé lo que estaba murmurando para mí mismo en un día de tren, y me encontré con la mirada sorprendida de una señora de mediana edad que estaba sentado junto a mí. Respondí con una débil tos y pretendiendo conciliar el sueño.

***

Cuando llegué a casa, Arumi-san no estaba por ningún lado.

Keisuke estaba fumando mientras se tomaba una taza de café en la sala de estar.

– ¿Dónde está Arumi-san?

Keisuke apagó el cigarrillo con el cenicero.

– Ella no va a venir ya que tiene una cena con su club.

– Entonces, ¿qué debemos hacer con nuestra cena?

Para el desayuno, normalmente sólo comíamos tostadas, un pan o algo de nosotros mismos, pero la cena era muy diferente. Arumi-san se haría cargo de la cena si estuviera aquí, pero por lo pronto tendríamos que solucionarla nosotros mismos cuando no estaba. Es bastante raro que Arumi-san no venga a nuestra casa, por lo que terminabamostomando una decisión improvisada cada vez que ella no estaba.

– ¿Quieres hacer algo en la cocina, o prefieres salir para conseguir algo de comida para llevar?

Parecía que el pensamiento de cocinar nunca había pasado por la cabeza de Keisuke. En términos generales, no es alguienexigente acerca de la comida, así que no me sorprendería si dijera, ‘no me importa saltarme la cena si no se está cocinando’.

– Creo que voy a cocinar…

Después de haber aceptado la tarea de mala gana, Keisuke sacó una billetera del bolsillo de la camisa que tenía colgado en una silla y me la pasó. Nuestros padres mandaban el dinero en efectivo para gastos diarios, en una cuenta bancaria que habían confiado plenamente a Keisuke.

– … así que, ¿alguna petición en especial?

Era algo que pedía casualmente, y la respuesta de Keisuke era justo lo que esperaba era indiferente.

– Cualquier cosa está bien.

– Lo tengo.

Me encogí de hombros y salíde la casa. Si tan sólo me hubiera llamado o me hubiera dejado un mensaje anteriormente, habría comprado todo mientrasvenía a casa.

***

Yo estaba en la escuela primaria cuando me encontré por primera vez conArumi-san. Keisuke estaba en la escuela secundaria entonces, y ella había comenzado sus frecuentes visitas a nuestra casa. Como la novia de Keisuke, por supuesto.

Pero todavía era un niño entonces, así que no entendía cosas por el estilo.

Antes de que me diera cuenta, ya estaba enamorado de Arumi-san. En cuanto a lo que sucedió después, no creo que tenga que ir a fondo sobre eso.

Un día, en cierto instante, de repente entendí la realidad que me rodeaba.

Y a partir de ese momento, tuve miedo de Arumi-san.

O más específicamente, tenía miedo de enfrentarme a mi torpeza, por enamorarme de ella a pesar de que era sólo un niño.

Pensando en ello, creo que fue probablemente en el momento que una parte de mi alma se volvió fría.

Hay cosas que no puedes cambiar, no importa cuánto te esfuerces, por ejemplo la dolorosa lección que aprendí al estar locamente enamorado de Arumi-san.

– Que dolor…

Refunfuñé yempecéa lanzar los ingredientes para la cena en la cesta.

***

De vuelta a casa, Keisuke y yo comimos la cena que preparé en silencio.

Él no es una persona que exprese sus pensamientos sobre la comida.

No estoy ansioso por esperar su elogio, pero sería muy bueno si al menos pudiera decir algo. Es todo culpa de Keisuke por ser increíble en casi todo lo que hace. Como su hermano más joven, me siento inferior en su lado. Incluso si he de poner el caso en Arumi-san de lado por ahora, creo que Keisuke probablemente va a amortiguar mi alma en algunas otras áreas también.

Yo odio la forma en la que estoy pensando, cada vez soy más pesimista a medida que pasa el tiempo.

Mientras lavaba los platos, me había decidí echar la culpa de todo lo que había sucedido a Shinonome.

El hecho de que ella tiene un novio dio un duro golpe en mí.

Pero no es porque la amara. Por el contrario, en realidad esperaba que ella fuera una persona distante.

Sin embargo, eso fue sólo una ilusión. No es como si en realidad quería escuchar aShinonome decir cosas como “yo no necesito un novio”, ni quiero decir cosas como “espero que no consiga un novio”.

Me pregunto qué expresiones pondría si yo fuera a decir cosas como esas.

Hubo una breve risita después de que traté de imaginar la escena.

Eso por sí solo fue suficiente para levantar mi estado de ánimo, un poco melancólico. Los seres humanos son criaturas extrañas después de todo. Mientras pensaba en cosas por el estilo, lavé las burbujas los platos. Entonces froté el dedo sobre la superficie de los platos, lo que produjo un sonido chirriante limpio.

Eso me hizo sonreír una vez más.

Disfruto de lavar los platos, algo bastante inesperado teniendo en cuenta mi conducta apática.

[1]N.C. También llamada preparatoria.

[2]Se refiere a las becas deportivas.

[3]N.C. Pasó muy rápido.

[4]Un Best-seller.

[5] N.C. Para el pdf, me da pereza buscarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s