Capítulo 3

————-

Prefacio.

El hombre llevó a Romiemarinaga a una casa extraña.

Aunque no podía oler nada, sentía que la casa tenía un olor que calmaba su mente con facilidad.

El hombre comía alimentos que ella nunca había visto, eran incómodamente dulces, pero apaciguaban su hambre, más rápidamente.

¿Quién es este hombre? – Romiemarinaga pensaba eso

Ella nunca había conocido a alguien fuera de su tribu. Pero sabían que en este mundo que llamaron “Grando”, no habían muchas otras tribus. Un amigo de la tribu Pegii-Ilizya presumía de su encuentro con otra tribu y la forma en que los echó.

Eso les hacía pensar que la fuente de peligros eran otras tribus.

Sin embargo, el hombre delante de ella era muy amable.

Nishizono Yuko

“Romiemarinaga’s Expanding World”

————–

El viernes, no hubo mucha interacción entre Shinonome y yo, cuando llegué a la escuela.

Ella estaba haciendo todo lo normal, leía sin parar y sin mirarme siquiera una vez. Durante un tiempo, sentía como si la charla que tuvimos ayer hubiera sido toda una mentira. Ahora que lo pienso es ella, a pesar de que le había solicitado un autógrafo, quien quería mantener su identidad como autora en secreto. Probablemente iba tocar el tema, mientras otros estudiantes nos rodeen.

Apoyé la barbilla en mis manos y escuché las lecciones de historia que estaban realmente aburridas y empecé a recordar la conversación que tuve ayer con Shinonome.

– ¿Sin embargo, crees que puedas escuchar mi Petición?

«¿Cuál será esa Petición?»

– Hay una bolsa que siempre quise.

No hay manera de que ella dijera eso, obviamente. No se siente como si ella fuera una persona materialista. Por otra parte, con sus novelas publicadas en las revistas, debe estar recibiendo un poco de regalías por parte de ellos. Ella probablemente es mucho más rica que yo.

Sin embargo, no tengo ni la más mínima idea de lo que Shinonome quería de mí. No tengo ni idea de lo agotador que es para un autor firmar autógrafos, pero no hay manera de que ella vaya a los extremos y comience a decir cosas como “verte es repugnante, así que muérete” o eso espero.

Las lecciones continuaron sin que pasara algo digno de mención y pronto las lecciones finalizaron.

No hice caso a los estudiantes que se preparaban para sus actividades co-curriculares, empaqué mis cosas en un instante y me levanté para salir. Yo bien podía esperar a que la multitud se fuera, para caminar en lugar de correr, claro si no hubiera nadie que me esperara, pero hoy no era el día para hacerlo. Shiina-san se ocuparía de los contadores por sí misma a la espera de los miembros del comité en la biblioteca, pero siento decir que Shiina-san no es realmente alguien con quien pueda contar. Ella olvidaría como escanear el código de barras debido a un breve lapsus de concentración. Luego se ponía nerviosa cuando se daba cuenta de su error, esto ya había pasado en repetidas ocasiones, donde no puede escanear el código de barras. Así que, en realidad, ella causaría una larga cola, antes de que el contador incluso acabara.

De repente volteé la cabeza, y me di cuenta de que Shinonome estaba de pie también.

No sería genial para mi ir a la biblioteca solo, por lo que coincidí con el ritmo de Shinonome y salí del salón de clases con ella. No podía hablar con ella debido a los otros estudiantes que nos rodeaban. Cuando llegamos a la escalera hacia el piso más alto donde se encontraba la biblioteca, después de asegurarse de que no había nadie más alrededor, finalmente rompí el silencio.

– Oh, sí, he leído ya. Las historias de Shinonome.

Al escuchar eso, Shinonome se detuvo en seco para mirarme.

– ¿Eh?

Yo no esperaba ninguna emoción feliz de ella. De hecho, pensé que iba a recibir algún tipo de respuesta fría como “Oh” o “Gracias”. Ya que era yo quien estaba nervioso.

– Ah… ¿qué pasa? ¿No debería haberlas leído?

– Eso no es lo que quise decir.

Shinonome continuó caminando, así que hice lo mismo.

– Urm, para ser honesto, yo no entendí muy bien la historia.

– Mmm, me lo dicen a menudo.

– Pero, aun así, es realmente increíble. Tienes una historia que se ha publicado.

– ¿De Verdad…?

Recordé al editor que me encontré ayer – Aikawa Youji. Él tenía la esperanza de que podría convencer a Shinonome para que trabajara en una historia larga.

– ¿Todo lo que Shinonome escribió hasta ahora son solo historias cortas?

– Sí, sólo historias cortas.

Entonces recordé nuestra conversación anterior acerca de las historias cortas y largas. Dudé por un momento, preguntándome si debería evitar el tema.

Al oír que mi preferencia eran las historias largas, Shinonome terminó la conversación y amargamente. ¿Si le hago la misma interrogante, no había la posibilidad de sacar su lado malo?

Después de mucha reflexión, elegí iniciar la conversación con:

– Shinonome, ¿te gustan las historias cortas?

Una vez más, Shinonome se detuvo en seco. Yo hice lo mismo.

Nos habíamos detenido en el rellano de la escalera, lo que hizo que la escena se viera como si hubiera un tipo confesándose a una chica en un lugar donde no habría nadie alrededor. Fue muy incómodo.

– En lugar de decir los amo…

Shinonome finalmente habló, pero ella inclinó la cabeza hasta la mitad de la frase.

– Realmente hay un montón de razones…

– ¿Hay un montón de razones?

Shinonome respondió mi duda. En cambio, ella continuó mirándome diciendo.

– Minami-kun habías dicho una vez que preferías las historias largas, ¿cierto?

Estaba evitando deliberadamente el tema, pero Shinonome eligió tocar el tema de todos modos.

– Yo he dicho eso antes, pero… ¿sabes? Estaba preguntando por el amor que tiene Shinonome hacia las historias cortas.

Shinonome extendió sus dos manos hacia mí, como si estuviera tratando de cortar. Al verme con la boca cerrada, bajó la cabeza y dijo:

– Urm… puedes encontrar raro lo que estoy a punto de decir, pero ¿te importa escucharme de todos modos?

Asentí con la cabeza.

– ¿Minami-kun nunca te preguntaste si en realidad estás viviendo la vida del protagonista principal?

Esa era una pregunta bastante rara viniendo de ella, por lo que fue mi turno de inclinar la cabeza con desconcierto en este momento.

– ¿El protagonista…? ¿Me…?

Shinonome ignoró mi pregunta y continuó.

– En realidad, creo que todo el mundo se ha imaginado a sí mismos como el protagonista de una gran historia épica, al menos una vez, encontrando todo tipo de situaciones, el encuentro y la separación con todo tipo de personas. Y la historia continuaría y sigue como eso. Para ponerlo en perspectiva, sería muy parecido a un enorme tomo de una epopeya.

Eso no fue todo lo que Shinonome tenía que decir.

– … Sin embargo, eso no es lo que pienso, el ser humano es insignificante. Volviendo a la analogía que hice anteriormente, sólo se llenarían unas cincuenta a sesenta páginas de valor de contenido… la longitud de una historia corta.

Lo que acaba de decir Shinonome eran cosas realmente filosóficas; está a millas de distancia de lo que una persona normal como yo tuviera en su mente. Como no podía simplemente estar de acuerdo o no con ella, mi mejor curso de acción era asentir con la cabeza vagamente en respuesta.

– Minami-kun has mencionado esto antes, ¿no es así? Esas historias cortas no se venden, como las historias largas.

– U-Urm…

– Creo que tienes razón. Las historias largas ocupan la mayoría de los éxitos de ventas y a eso se debe porque la mayoría de la gente prefiere leer historias más largas. Por otro lado, eso quiere decir que los cuentos carecen de contenido o tal vez los personajes no son interesantes para el público.

– ¿Es eso así?

– Aunque no estoy muy seguro de si eso es cierto… pero me pregunto si tiene algo que ver con lo que dije antes. Todo el mundo espera ver al principal protagonista de alguna historia épica, pero no es así como las cosas son en realidad… esa es probablemente la razón por la cual la gente anhela una historia larga. Recurren a novelas gruesas para hacer cosas que no podrían haber hecho en la vida real.

Entendía lo que Shinonome estaba tratando de decir, pero no hasta el punto en el que podía estar de acuerdo concluyentemente. Así que todo lo que hice fue soportar y seguir escuchándola.

Esa fue la primera vez en que vi a Shinonome ser tan conversadora.

– Por lo tanto, quería demostrarles a todos la maravillosa idea de que la vida es como una historia corta y permitir que más personas experimenten esa sensación. Las historias cortas son, en efecto breves, pero hay un montón de historias que les gustaría leer una y otra vez. No podemos estar viviendo una vida digna de una epopeya, pero todavía podemos apreciar que gracias a sus fragmentos interesantes no se encuentran en todas partes.

Finalmente pude empezar a entender lo que Shinonome estaba tratando de transmitirme… a duras penas.

– ¿Así que esa es la razón por la que escribes cuentos?

Vi con sorpresa como Shinonome dio una inclinación de cabeza.

Me di cuenta de lo difícil que era escribir una novela. Así que tienen que alcanzar algún tipo de iluminación antes de poder decidir sobre la duración de la historia en la que van a trabajar. Alguien que nunca ha pensado en escribir un libro, no comprenderá las causas que provoca esto.

– Eso es simplemente… increíble.

Di una respuesta superficial. Shinonome siguió caminando en silencio, con la cabeza baja.

Si ella hubiese dicho cosas como:

– Escribo por dinero.

O

– Las historias largas son demasiado molestas.

O cosas por el estilo. Yo hubiese aceptado esas explicaciones fácilmente. Entonces podría haber respondido con cosas como: “Ahh, ya veo” o “en realidad eso es justo”.

Sin embargo, Las “razones” de Shinonome eran alucinantes. Sonaban más como la predicación de un monje zen.

Mientra pensaba en ello, llegamos a la biblioteca. Como era de esperar, Shiina-san había entrado en un estado de frustración durante mi breve conversación con Shinonome.

– ¡Ah! ¡Dense prisa, los dos! ¡Rápido!

Shiina-san agitó las manos inmediatamente después de vernos. Después de tomar un desvío más allá de la cola serpenteante y llegar al mostrador, empezamos a trabajar en el préstamo y devolución de los libros.

De pie detrás de nosotros Shiina-san, quien dejó escapar un enorme y exagerado suspiro dijo:

– Ah, gracias a Dios… No sé lo que hubiese pasado si los dos no se hubiesen presentado.

Ella se quejó. Honestamente, estoy muy dudoso de que haya otra bibliotecaria en este mundo que ni siquiera pueda manejar la pequeña multitud antes de que llegáramos.

Cuando terminamos con la cola de estudiantes que se presentaron, Shiina-san nos dijo que tiene que continuar su trabajo en “Información de Libros”, como de costumbre. Así que se metió en la pequeña habitación.

Ahora que lo pienso ella, no es alguien que pueda pasar toda una semana trabajando eficientemente en una pequeña publicación, incluso si se hacía a mano. En caso de que se haga por otra persona, probablemente le tome la mitad del tiempo necesario para terminar todo a mano.

Y como de costumbre, la mayoría de los estudiantes en la biblioteca están ahí para tomar prestados los libros, de modo que a mi lado se encuentra Shinonome con su lectura. La portada del libro no era diferente de los que leía antes, pero desde que llegué a conocer su verdadera identidad y escuchar esa voz alucinante, de alguna manera se veía muy elegante, mientras está leyendo.

– Intrigante.

A medida que el número de visitantes disminuía, recordé lo que había planeado para hoy. Y así, agarré mi bolsa, que estaba en una esquina y saqué la revista.

– Shinonome… esto.

Shinonome me miró fijamente mientras le pasaba la revista y un rotulador, seguido de una sonrisa irónica.

– … Así que todavía lo recuerdas. Pensé que todo lo que hiciste ayer fue solo un impulso del momento.

Con ojos decisivos respondí,

– Mmm, tienes un poco de razón… pero esto no es algo que uno ve todos los días. Quiero decir, ¿con qué frecuencia se puede conseguir que un compañero de clase pueda dar un autógrafo para ti?

– En lugar de llamarlo un autógrafo, es más como si escribiera mi nombre en la revista. ¿Estás de acuerdo con eso?

– Por supuesto, no es que sea importante. Un autógrafo es un autógrafo, ¿sí?

Dicho esto, Shinonome volteó lentamente la portada de la revista. La detuve a toda prisa cuando me di cuenta de que iba firmar en la parte posterior de la cubierta.

– Por favor, espera. Sería mucho mejor si puedes firmar en la página donde se encuentra tu foto.

Shinonome me mostró lo que era probablemente una expresión de rechazo.

– ¿Eh?

– Vamos, que de esa forma será más como un autógrafo.

Con una expresión de descontento, Shinonome escribió una pequeña ‘Nishizono Yuko’ en la página. Parecía más como una nota de un autógrafo, sin embargo, no gracias al minúsculo tamaño de las palabras. Sin embargo, no es como si estuviera en posición de quejarse de eso.

– Hecho.

Después de confirmar que la tinta se ha secado, Shinonome cerró la revista y me la devolvió.

– Mmm, gracias.

Cuando recibí la revista de ella, me acordé de la “Petición” de Shinonome.

– Cierto, ¿cuál es tu petición, Shinonome?

Al oír mi pregunta, Shinonome bajó la cabeza y respondió:

– Vamos a dejar eso para después.

– ¿Luego?

– Mmm, más adelante. Cuando vayamos a casa.

No tenía más remedio que estar de acuerdo, ya que eso era lo que quería. Aun así, no es que haya alguien que nos vea, ya que no hay necesidad de que ella se preocupara de ser oída por otras personas.

– Ah bien…

Nuestros ojos se encontraron…

– ¿Estás bien… con llegar a casa un poco más tarde?

– Por supuesto…

– Bien.

Shinonome no dijo nada más.

Como la mayoría de los estudiantes estaban en el mostrador de préstamos de libros, no tenía tiempo para pensar en otra cosa que no sea el trabajo.

Pero cada vez que terminaba con el trabajo y el descanso, no podía dejar de pensar.

¿Qué es lo que Shinonome está a punto de pedirme?

Mi corazón fue golpeado por una punzada de inquietud. En cuanto a Shinonome, ella no me prestó la más mínima cantidad de atención y continuó leyendo su libro. No tenía ni idea de lo que tenía en su mente.

***

A pesar de que había pasado más de un mes desde que me convertí en un miembro del comité de la biblioteca, esta es la primera vez que estoy caminando a casa junto con Shinonome. Era normal para nosotros irnos sin esperar al otro. Ya que no éramos tan cercanos, no había razón para hacerlo.

Incluso si tuviéramos que salir de la biblioteca juntos, me gustaría cambiar deliberadamente la ruta que me lleva a casa. Es decir, que tendría que encontrar un tema para conversar sobre si nos dirigimos a casa juntos, o de lo contrario estaría en una situación incómoda. Una situación que odio. Por otra parte, se trata de un dolor en la parte trasera encontrar un tema para romper el silencio.

Sin embargo, hay excepciones a todo y hoy va ser el día cuando no puedo evitar caminar juntos a casa con Shinonome. Además, yo fui el que le pidió a Shinonome un autógrafo, así que estoy obligado a responder a la “Petición” ya que ella accedió a la mía. El problema es que nuestra protagonista principal Shinonome no me ha dicho nada sobre esa “Petición”.

– En cualquier caso, por favor, sígueme a la estación.

Eso fue lo que dijo.

Así como era de esperar, un largo, incómodo silencio estaba entre nosotros mientras nos íbamos hacia allá.

Justo cuando estaba pensando en, si sería mejor mantener esa situación o si debería iniciar una conversación casual, Shinonome habló.

– Te he comentado anteriormente… acerca de las razones por las que escribo historias cortas…

– Ah, sí. ¿Y?

– Aikawa-san… él es el editor por cierto… dijo que prefiere que trabajara en una historia más larga.

Asentí. Eso fue lo que me dijo en nuestro primer encuentro, por lo que debe ser verdad.

– Yo ya había pensado sobre este asunto… pero dijo que va a ser mejor para mí escribir una novela larga. No será demasiado tarde para volver a las historias cortas cuando ya hayas ganado más popularidad.

– Así que es eso…

– Para ser honesta, aparte de las razones que he mencionado anterior mente Minami-kun, hay otra razón por la que no estoy dispuesta a escribir historias largas.

Llegamos a la entrada de la calle comercial al igual que ella estaba diciendo eso. A mitad de la frase, se dio la vuelta para mirarme y me preguntó:

– … ¿Te importaría si vamos a una cafetería?

Esa era la pregunta.

– Claro… pero espera sólo un segundo.

Saqué mi cartera para comprobar si tuviera suficiente dinero en efectivo. Shinonome dio una pequeña risa cuando vio eso.

– Voy a pagar por ti.

– Eso no es necesario. ¿Cómo podría aceptar eso?

– Está bien, ya que yo soy la que está haciendo la solicitud. Por otra parte, no es que este baja en efectivo con las regalías que he recibido tengo suficiente.

A pesar de sus palabras, tomé una mirada en mi cartera de todos modos. Pero no había ni siquiera un billete de mil yenes en el interior. Había algo de cambio aquí y allá, pero apenas. De haberlo sabido antes, habría tomado algo de dinero de Keisuke bajo el pretexto de que llevaría mi cena… En términos generales, yo no soy un gran comensal, ni tampoco me entrego a alguna afición. Estoy acostumbrado a no tener mucho dinero conmigo.

– Gracias… por la oferta.

Me sentí realmente inútil por ser invitado por una chica. Hubiera sido mejor si se tratara de una señora mayor que yo, pero se trata de una compañera de clase además estamos hablando.

– No tienes nada en mente, verdad.

Al decir eso, Shinonome puso una sonrisa una vez más.

Con nuestra conversación dirigiéndose a un punto muerto, Shinonome siguió el camino y me llevó a un café. Era el café donde me encontré con Shinonome y su editor. Esta fue la primera vez que visite el café. Los huecos entre las tablas eran muy amplios, por lo que era de hecho un lugar propicio para tener una discusión.

El camarero nos llevó a un asiento de la esquina. Shinonome pidió una taza de café caliente.

– ¿Y tú, Minami-kun?

– Ah… La misma cosa.

Estaba planeando no pedir nada, pero me sentiría muy incómodo, así que terminé con esa respuesta.

Shinonome no dijo ni una sola palabra mientras estábamos esperando nuestro café.

No estamos llegando a ninguna parte, por lo que me prepare para iniciar una conversación. Sin embargo, el teléfono celular en mi bolsillo vibró en ese momento. Saqué el teléfono y me di cuenta de que era un mensaje de Arumi-san.

– Vamos a tener sukiyaki esta noche, así que ven a casa tan pronto como sea posible.

No soy un gran fan del sukiyaki… Y pensé en que…

“Puede que sea un poco tarde, así que tú y Keisuke pueden empezar sin mí.”

La respuesta llegó en menos de treinta segundos.

“¿Es una cita? ¿Estás en una cita?”

He optado por ignorar el mensaje y puse el teléfono en el bolsillo.

Tiempo perfecto. El camarero llegó con nuestro café. Shinonome añadió una cucharada de azúcar en el café, mientras que no añadí nada a la mía.

– Entonces, ¿dónde estábamos?

Pregunta Shinonome mientras removía su café.

– ¿Hay otra razón por la cual Shinonome no quiera trabajar en una historia larga?

Shinonome asintió.

– Cierto.

– Por lo que significa que quieres que tus lectores lleguen a entender más acerca de la belleza de las historias cortas, ¿hay algo más que decir?

– Mmm.

Repetí las cosas que oí de nuevo en las escaleras, gracias a Dios no he oído nada malo, e instó a Shinonome de seguir adelante. Shinonome levantó la taza de café y tomó un sorbo antes de continuar.

– Sin el conocimiento o experiencia relevante, es increíblemente difícil trabajar en una larga historia…

Estaba mentalmente preparado para algún tipo de extraña razón por parte de ella, pero Shinonome acabas de decir que es sorprendentemente común. Algo que yo sentía que podías entender.

– Urm… ¿es así?

– Sin embargo, yo apenas tengo dieciséis años y no poseo experiencias únicas sobre mí… Para ser honesta, es muy difícil llegar a algo satisfactorio.

– ¿Así que por eso escribes cuentos en su lugar? ¿Por qué no puedes simplemente ampliar los cuentos?

– Eso no funcionará. Una historia corta es fundamentalmente diferente de su homólogo.

– Ya veo…

Yo no entiendo muy bien todo, pero debe ser verdad ya que salía de la boca de Shinonome, que es una autora. Aun así, no entiendo que tiene que ver con la “petición” de Shinonome.

– Así que, sobre esa petición…

– Mmm.

– He estado pensando en tomar la iniciativa de trabajar en una historia larga… Los puntos creados por Aikawa-san eran razonables, Como yo soy una autora cuyas obras ya están publicadas en el mercado, debería tratar de trabajar en una historia larga al menos.

– Oh… Eso no es malo.

Teniendo en cuenta su descontento en nuestra discusión anterior sobre los diferentes tipos de historias, fue sorprendente para Shinonome llegar a una decisión como esa. Aun así, no es como si yo pudiera detenerla de escribir uno. Tiene que ser el mejor, ya que su editor la instó a escribir uno.

– Así que estaba pensando en solicitar la asistencia de Minami-kun en la recopilación de materiales…

Shinonome tuvo un poco de dificultad en decir eso.

– Ah, así que es eso.

Finalmente, pude entender lo que estaba tratando de transmitir. Asentí con la cabeza para mostrar mi aprobación.

– Claro, si eso es todo lo que hay que hacer.

Shinonome me miró con sorpresa al oír mi respuesta. Esperaba que su reacción fuera de felicidad, pero ese no parecía ser el caso. Como siempre, no podía leer sus emociones sólo sus expresiones.

– ¿Estás realmente… bien con eso?

– Estoy más que dispuesto a ayudarte si eso es todo lo que hay que hacer.

Shinonome tomó un sorbo de su café y dejó escapar un suspiro de alivio.

Ella bajó la cabeza y dijo:

– Aikawa-san dijo que sería mejor trabajar en largas historias que traten sobre romance.

A pesar de que no estaba muy familiarizado con los libros, pude más o menos aceptar la idea de pensar en novelas románticas ya que ah Arumi-san le llaman más la atención. Creo que es la manera más fácil de vender novelas románticas.

– Romance eh… es bastante bueno.

– Pero nunca me eh enamorado antes… así que no entiendo muy bien…

Así que es como me dije a mí mismo. Para un espectador, Shinonome tiene un aura del tipo que nunca se enamoraría.

Le dije a Shinonome que estaría bien no obsesionarse con escribir una novela romántica, pero Shinonome negó con la cabeza.

– Me gustaría trabajar en el género ya que estoy desafiándome a mí misma de todos modos.

– El género te estás refiriendo… al romance, ¿verdad?

Con la taza en la mano, Shinonome asintió.

– Pero nunca te has enamorado antes, ¿verdad?

– Es por eso que necesito tu ayuda.

Casi podía ver hacia dónde se dirigía la conversación. Mis movimientos se congelaron al igual que yo enviaba la taza de café a la boca.

– ¿Qué tipo de ayuda?

– Con las cosas… que tengan que ver con el amor…

– C-cómo debería hacer eso?

– U-Urm… así

Fue entonces cuando Shinonome se aclaró la garganta y me miró directamente.

– Por favor, sal conmigo.

***

Tal como lo había esperado, Keisuke y Arumi-san aún no habían cenado cuando llegué a casa.

– Ya es muy tarde, ¿Eita… tienes hambre?

Pregunta Arumi-san con un puchero. En cuanto a Keisuke, estaba tranquilamente leyendo unos papeles en la sala de estar.

– Te envié un correo diciéndote que cenaran sin mí, ¿verdad?

Me quejé. Mientras preparaba la mesa a toda prisa, y Arumi-san dijo,

– Debido a que la comida sabe mejor si todo el mundo está comiendo juntos, ¿no es así?

Ese pensamiento probablemente era debido a la perdida de sus padres cuando ella era joven. Keisuke nunca he experimentado nada como eso. Incluso cuando nuestros padres se fueron al extranjero y los hermanos comían en silencio sin ningún tipo de dolores o el malestar de la soledad.

Después de que tomara mi asiento, Arumi-san comenzó a tomar los cuencos mientras me miraba con una sonrisa.

– ¿Q-qué?

– Fue una Cita, ¿verdad?

Estaba sin habla cuando su pregunta provocó que recordara la petición de Shinonome.

– N-no es nada de eso…

Y, de hecho, no lo fue. Creo.

Me asusté cuando oí a Shinonome invitarme a salir. Nadie jamás en toda mi vida me habían invitado a salir, y el hecho de que era Shinonome quien propuso eso me sacudió aún más. Sin embargo, Shinonome dijo,

– No en el sentido real… sólo tenemos que pretender ser una pareja. Como ir a algún lugar en una cita… y cosas por el estilo. Hay lugares donde es demasiado inconveniente ir solo, ya que nunca voy a entender cómo se sentiría si no lo experimento con otra persona…

Así que se trata de eso.

Para ser honesto, no es nada más que la recopilación de la investigación.

El precio que tengo que pagar por el “autógrafo” es llegar a ser novio de simulación de Shinonome. Eso es todo al respecto.

Aun así, casi no podía contener mi nerviosismo y vergüenza cuando Arumi-san lo llamó una “Cita”.

– Esa frustración tuya es realmente sospechosa… ¿no es así? No voy a reírme de ti, así que puedes contarme.

Estás prácticamente riéndote de mí con la forma en que estás hablando, ¿no? Me contuve el comentario. No a diferencia de Arumi-san que es una cabeza hueca.

– Realmente no fue una cita.

Después de insistir en mi posición con una fingida compostura, Arumi-san dejó el tema.

Luego llamó a Keisuke para que se uniese a nosotros en la cena.

Incluso mientras estábamos comiendo, Arumi-san hace la mayor parte de la conversación. Keisuke en silencio por naturaleza, y yo ya estoy acostumbrado a su forma de ser. Por lo tanto, no es un hábito para mí iniciar una conversación.

Me puse de pie cuando terminé con mi comida. Arumi-san, que estaba a mi lado empezó a limpiar la mesa y me dijo:

– Eita, asegúrate de decirle a Onee-chan sobre si realmente tienes una novia, ¿de acuerdo?

– Sí, sí.

Estaba desalentado por su manera de hablar.

Arumi-san siempre se dirigiría a sí misma como “Onee-chan ‘.

Estoy bastante seguro que desde que Arumi-san es novia de Keisuke, se convertirá en mi hermana de ley, tarde o temprano si su relación continuaba tal como está. No hay duda de que realmente va a convertirse en mi “Onee-chan”.

Pero a partir de ahora, se me hace difícil hacer lo que acaba de decir.

No quiero llamarla “Onee-chan”.

Ya que ella es una cabeza hueca.

Yo solía pensar que Keisuke y Arumi-san estaban fingiendo no darse cuenta sobre mis sentimientos a pesar de saber sobre mi agolpamiento en Arumi-san.

Pero a medida que mezclaban más tiempo, me di cuenta que ellos dos no se dieron cuenta de mis sentimientos en absoluto. Eso es increíblemente denso por parte de ellos ya que es la única similitud que comparten.

De vuelta en mi habitación y en la cama, saqué mi teléfono celular en un intento de borrar la melancolía dentro de mí.

Lo que estaba mirando era el número de Shinonome, almacenado recientemente en mi teléfono.

– En cualquier caso… intercambiemos nuestros números y direcciones de correo electrónico.

Hice lo que me sugirió. Y, aun así, en una situación como esa, debí haber sido más consciente, y en su lugar, tomé la iniciativa de pedir su número y correo electrónico, ¿verdad?

De hecho, podría haber hecho todo lo posible de no acabar así.

Pero, lamentablemente fue así.

En mi última instancia, mi misión es “ayudar a Shinonome en su búsqueda de materiales”. Como resultado, había aceptado ser su novio y pretender hacer las cosas que los amantes asen. Por otra parte, no tengo idea de lo que significa ser “un par de amantes “.

– No entiendo nada en absoluto…

Refunfuñé inconscientemente.

Y pienso en el tema una y otra vez. En cualquier caso, ¿no es trabajo del editor ayudar a los autores en su investigación? Ese tipo Aikawa pasa a ser de unos veinte años, así que no es como si fuera inadecuado para él fingir ser su novio. Y ya que de cualquier forma él es más rico que yo y debería haber salido con una chica o dos antes.

Yo no tengo esa experiencia.

Shinonome mencionó que nunca se ha enamorado antes. No soy muy diferente de ella tampoco.

Mi primer amor es Arumi-san, un amor que nunca dio su fruto. No hace falta decir que tengo experiencia cero cuando se trata de citas.

Negué con la cabeza cuando me di cuenta de que mis pensamientos estaban corriendo hacia una dirección bastante peligrosa.

Estoy intentando con todas mis fuerzas no pensar demasiado en las cosas, pero en realidad es desconcertante para mí saber que ella está siempre alrededor de la casa. El hecho de que ella es una cabeza hueca sólo empeoraría las cosas. No soy alguien que se dice ser puro, pero es deprimente, sin embargo.

Aun así, esa torpeza podría haber sido mucho peor de lo que es ahora.

Debió ser bastante desagradable para Shinonome elegir su decisión y a continuación, con el fin de borrar el tema de mi mente. Estaba a punto de escribir más de lo debido.

“Parece que las cosas están tomando un giro extraño, pero haré todo lo posible para ayudarte.”

Era un mensaje que se me ocurrió después de muchas dudas, pero sólo sirvió para desestabilizarme aún más lejos en su lugar.

Y por lo que añadí un

– Buenas noches.

Entonces me vino a la memoria el autógrafo de Shinonome, así que me acerque a la habitación de Keisuke para devolver la revista.

No había nadie en la habitación. Keisuke probablemente esté tomando un baño o algo así. Pongo la revista en la pila de libros en la que estaba originalmente. Cuando llegué a mi habitación ya había recibido una respuesta de Shinonome.

“Gracias buenas noches.”

Un mensaje sin imágenes lindas, no hay nada, ni emoticones. De hecho, el mensaje de Shinonome era opuesto a los mensajes de Arumi-san, o los ocasionales enviados por mi madre ya que todos ellos tenían emoticones en ellos.

Sin embargo, ¿cómo diablos debo proceder a ayudar Shinonome con la forma en que está?

El autógrafo que le había pedido a ella fue solo un capricho y se ha desarrollo de una forma bastante intrigante.

Apagué mi celular, me puse de pie y me estiré.

Entonces abrí las ventanas de mi habitación. Mi piel entró en contacto con la humedad del aire ya que es temporada de lluvias, Tomé una respiración profunda.

Keisuke debe reducir su consumo de cigarrillos seriamente.

Es tan difícil respirar al momento de entrar en su habitación.

Me sentí mucho mejor después de un par de respiraciones profundas, por lo que cerré las ventanas.

Luego oí la voz de Arumi-san por la puerta llamándome para tomar un baño, lo que hizo hundirme en un estado de ánimo melancólico, una vez más.

Ella probablemente va a pasar la noche aquí. Ese suele ser el caso los fines de semana.

Y ella va a aparecer una vez más ante mis ojos en su indefenso aspecto después del baño.

Suspiré, ya que ella es una cabeza hueca.

Mientras que camino rápidamente hacia el baño, de repente imaginé a Shinonome en el baño. Una sonrisa irónica apareció en mi cara. Me parece muy raro estar pensando en esas cosas en un momento como este, pero la Shinonome de mi imaginación se veía bastante bien.

Su piel era tan suave como la de un bebé, pero, por supuesto, nunca antes la eh visto desnuda. Definitivamente no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s