Capítulo 4

Cuando regresó a sus sentidos, la casa plateada estaba flotando en el aire con una fuerza colosal.

Romiemarigana gritó unas cuantas veces en terror, pero el hombre la confortó. A pesar de la barrera del lenguaje, Romiemarigana sabía que el hombre estaba tratando de calmarla.

Romiemarigana pensó para sí misma.

Que persona tan inconcebible era. Romiemarigana entró a un estado tranquilo cuando escuchó su voz.

Con eso, Romiemarigana dejó Grando, el planeta en el que nació y se crio.

Pasaría mucho antes de que conociera el nombre de su planeta (y en cuanto a eso, el concepto de planeta en sí).

Mientras descansaba su vista en el mar negro más allá de la ventana de la casa plateada.

Esta puede que sea la razón por la cual nació en el mundo.

No solo para comer y sobrevivir, sino por ese ‘cierto algo’ que estaba durmiendo en las profundidades del océano negro.

También estaba el extraño hombre que había logrado calmarla.

Una gigantesca esperanza encerró su corazón amablemente, abrumando su intranquilidad.

 

Nishizono Yūko.

“El Mundo en Expansión de Romiemarigana”

 

***

Cada miércoles o viernes.

Shinonome y yo nos dirigíamos a casa cuando terminábamos nuestro turno en el mostrador. Había ocasiones donde nos dirigiríamos directamente a la estación y nos separabamos, pero durante la mayor parte tomaríamos un desvió y visitaríamos una cafetería… la cafetería donde hablamos sobre nuestra ‘cita’.

— ¿Realmente podemos decir que estamos en una cita en la manera en la que estamos ahora?

Eso era lo que dije un día mientras arremolinaba la casi vacía taza de café. Como Shinonome estaba leyendo un libro, su reacción fue levantar sus ojos ligeramente.

—… ¿Qué?

— ¿Puede una visita ocasional a una cafetería ser considerada como una reunión?

Shinonome cerró su libro con un *pa*. Shinonome estaría leyendo incluso si estuviéramos en una cafetería, así que todo lo que podía hacer era mirarla mientras leía y darle voz a mis pensamientos de vez en cuando. Eso no es muy diferente de las cosas que hago para matar el tiempo en el mostrador de la biblioteca.

Si buscas cualquier cambio fuera de lo que dije, intercambio de mensajes con Shinonome en casa. Sin embargo, los contenidos no son para nada amorosos… solo cosas con las que no puedo vivir.

— ¿Entonces que deberíamos hacer?

Mientras veía a Shinonome murmurar su pregunta con su cabeza inclinada, metí un cubo de hielo en mi boca y lo aplasté en pedazos.

— Realmente no sé cómo responder esa pregunta…

— ¿Cómo piensas que una ‘cita’ debería ser, Minami-kun?

— Tampoco estoy muy seguro de cómo responder eso…

No hay manera en que pueda contestar algo conceptual como eso. Solo estaba dándole voz a la oscura pregunta que tenía en mi mente.

— Veamos, una pareja típica probablemente no sea como somos nosotros ahora.

— ¿Cómo debería ser una pareja típica?

— Urm…

Debería decir todo… me pregunto. Pero de nuevo, Shinonome no es alguien ordinaria. Las personas ordinarias no pedirían pretender ser una pareja solo para reunir información.

Por eso, el indefenso yo fue dejado sin otra opción más que hablar.

— Por ejemplo… una pareja verían películas juntos o irían a citas los fines de semana… ¿cosas como esas? No estoy muy seguro.

Liste las impresiones que tenía en mi mente. Shinonome inclinó la cabeza de nuevo, como si pensara en algo. ¿Y entonces?

— Hagamos eso.

Dijo.

— ¿Algo como ir a una cita los fines de semana?

Busque su confirmación. Shinonome asintió.

— ¿Estas libre mañana, Minami-kun?

— ¿Mañana?

Eso era bastante sacado de la nada, pero no es como si tuviera algo planeado. Paso la mayoría de mis finas de semana vagando por mi casa.

— No tengo nada.

— Entonces, ¿nos podemos ver mañana?

— S-seguro… ¿dónde?

— ¿Dónde sería un buen lugar?

Estaba disparando una lluvia de preguntas, pero de todas formas respondí.

— Como ver una película o algo…

No estaba muriendo por ver una película, pero esa fue la única cosa en la que pude pensar.

— Okay.

Con eso, Shinonome regresó a su libro de nuevo, lo que probablemente señalaba el final de la conversación. Di un ligero y desdichado suspiro.

Si era Shinonome la que sugería la película, hubiera estado encantado de acompañarla ya que actualmente, soy su novio; si era yo el que quería ir, hubiera hecho la sugerencia desde el inicio. Es sorprendente como nuestra conversación terminó de esa forma.

¿Es esto lo que es salir?

Nunca salí con una chica antes, así que no estoy seguro.

Pero basado en mis impresiones, ¿no debería estar más feliz y extático que esto? Es inútil ser una ‘pareja’ si ese no es el caso.

El amor no estaba en la ecuación en la que terminamos como pareja.

Todo era para que Shinonome reuniera información para su novela. No había alegría en volverse un par.

Metí otro cubo de hielo en mis apretados dientes mientras pensaba cosas así. Shinonome estaba leyendo en silencio.

Con todo eso dicho, ¿cuál era su impresión de mí?

Dudo que me odie o de lo contrario no hubiéramos terminado en la manera en la que estamos.

Pero tampoco creo que me ame.

Me pregunto a mí mismo mientras miro en blanco a Shinonome.

Entonces, ¿cómo son mis sentimientos hacia ella?

Tampoco estoy muy seguro de eso.

No me desagrada. La encuentro ‘interesante’ a causa de un encuentro oportuno y ese sentimiento no ha cambiado.

Pero no estoy seguro si eso es amor.

Shinonome había mencionado que ella ‘nunca había amado a nadie antes’.

Aunque ese no es el caso para mí. Amaba a Arumi-san, así que había experimentado las locas emociones de estar enamorado de otra persona.

En otras palabras, mis sentimientos por Shinonome no estaban ni cerca de los que solía tener por Arumi-san.

Mientras pensaba en silencio, Shinonome dio un pequeño estornudo. Sonó similar a los sonidos de un pequeño animal como un hámster o un erizo, lo que encontré tierno. Me reí por reflejo.

Shinonome se dio cuenta. Me miró avergonzada.

—… ¿Por qué te reíste?

— Nah, no es nada.

En realidad, pensaba que Shinonome era linda, pero no había manera en que le dijera mis sentimientos. De nuevo, no es como si Shinonome y yo seamos una ‘pareja’ real. No hay necesidad de estrujar mi cerebro pensando en cómo nos vemos el uno al otro.

Shinonome levantó la cabeza para mirar al reloj de la cafetería. Sus manecillas nos estaban apresurando a que nos dirigiéramos a casa.

— Es hora de que nos vayamos.

Asentí y recogí la cuenta.

— Déjame pagar.

Ignoré el pedido de Shinonome y caminé directamente hacia el cajero. Shinonome me atrapó como si quisiera pagar la cuenta, pero me di la vuelta y le dije:

— Típicamente hablando, la chica no debería pagar por esto.

Ya había venido varias veces a esta cafetería con Shinonome, y siempre pagaba ella. No podía hacer mucho contra eso porque no tenía mucho dinero conmigo. Más que nada, Shinonome siempre me presionaría diciendo “Yo soy la que sugirió venir aquí”.

Siempre enfatizaba que estaba bien que fuera ella la que pagara y yo aceptaba sin mucho revuelo.

Sin embargo, por la manera en que las cosas están ahora, fui golpeado por un complejo de inferioridad. Debería estar bien invitarla de vez en cuando. Por suerte, había sacado pedido algo de dinero de Keisuke antes, para que pudiera comprar ingredientes para la cena.

— Vamos a pagar mitad y mitad.

Decliné el billete de mil yenes que Shinonome estaba apuntando insistentemente en mi dirección.

— Ya antes pagaste por las bebidas, así que déjame pagar la cuenta esta vez. En el futuro, vamos a dividirnos, ¿está bien? De esta manera, ninguno de los dos se sentirá extraño.

— Ah, mmm…

Nada fue dicho mientras nos dirigíamos a la estación.

Y con eso, nos separamos en las plataformas. Mientras que estaba en el tren, recibí un mensaje de Shinonome.

— Muchas gracias por el café y por invitar.

Que mensaje tan formal. No pude evitar encogerme de hombros.

Si esa es ella siendo cortés, o simplemente lo envió como una formalidad… No le enviaría nada como eso las veces que ella pago por mis bebidas, así que le respondí de inmediato.

— Gracias también por pagar mis bebidas. ¿Cuál es el plan para mañana?

— Dejaré que Minami-kun decida. ¿Estás bien con eso?

— Okay. Te escribiré de nuevo.

Que intrigante relación en la que estamos… pensé para mí mismo.

 

***

 

Mientras caminaba a casa de la estación más cercana, hice un desvío al supermercado para comprar algunas cosas. Cuando regresé a casa, Arumi-san estaba cerca por alguna razón que desconozco. No se supone que estaría hoy y es por eso que estaba planeando hacer la cena en primer lugar.

Arumi-san, quien me recibió en el pasadizo, arrojó la pregunta con una gran sonrisa en su cara.

— ¿Qué tendremos para cenar, Eita?

— Estofado… ¿pero por qué estás aquí hoy, Arumi-san? Escuché que no vendrías.

Había una expresión insatisfecha en la cara de Arumi-san cuando escuchó eso de mí.

— ¿Qué tiene de malo? Parece que no estas feliz de tenerme cerca.

— Eso no es lo que quiero decir.

— Tenía algo, pero fue cancelado. Entonces escuché que Eita haría una súper cena esta noche, así que aquí estoy llena de mucha expectación.

— Oh, ya veo…

En momentos así, realmente no me importaba cuales eran sus razones. El hecho era que Arumi-san estaba.

— ¿Necesitas ayuda?

Preguntó Arumi-san mientras caminaba detrás de mí.

— No en realidad.

Todo lo que necesitas hacer para un estofado es cortar los ingredientes y arrojar todo a una olla. No es como que necesite ayuda con eso.

— Qué tal si te acompaño mientras cocinas.

— Mmm… por favor hazlo.

Así que terminó con Arumi-san y yo cocinando en la cocina. Pude haber rechazado su oferta, pero tenía más que estofado en mi mente. Más que nada, ella no estaría feliz si yo insistiera en hacer las cosas solo.

Cuando terminamos de cocinar, Keisuke se unió para la cena. A pesar del silencio de Keisuke, Arumi-san siempre hablaba con él siempre que surgiera la oportunidad durante la cena. Keisuke respondería con frases como ‘Mmm’ y ‘Ya veo’, lo que me recordaba mucho a mi padre.

Mi padre es un aficionado a la tecnología, mientras que mi madre es una persona que es amable con cada persona que conoce. Se conocieron durante sus días de universidad. A pesar de que soy su hijo, siento que sus personalidades son tan diferentes que no puedo encontrar similitudes entre ellos.

Pero desde el punto de vista de mi madre (y es algo que puedo decir en alto), ella está profundamente enamorada de mi padre. Justo en la manera en que Arumi-san es cuando habla con Keisuke, mi madre es igual cuando se trata de mi padre también.

— El estofado esta delicioso, Eita.

Regresé a mis sentidos con esa declaración e incliné mi cabeza.

— ¿De verdad? Pero no esperes que lo haga todo el tiempo.

— Oops, así que te diste cuenta.

Arumi-san se rio. Dudaba que realmente tuviera esa intención desde el principio. Sabía bien como disfrutaba cocinar (aunque una gran porción de eso era por el bien de Keisuke).

— Eso es porque amo el estofado hecho por Arumi-san.

Salió de mi boca sin mucho pensar, Arumi-san me miró con los ojos abiertos por completo. Una sonrisa apareció en su rostro.

— ¡Wow, eso me hizo feliz! ¡Realmente feliz!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mientras exclamaba con un aire de inocencia, Arumi-san miró en la dirección de Keisuke varias veces. Como si esperara que Keisuke también dijera sus pensamientos.

Pero Keisuke no dijo nada, solo me miraba brevemente.

Justo cuando estaba por limpiar la mesa cuando terminamos de comer, Arumi-san me detuvo.

— ¡Esta bien, déjame los platos a mí! ¡Deberías descansar en tu habitación, Eita!

Con eso dicho, empezó a lavar los platos mientras murmuraba una melodía. Parecía que mis palabras realmente la habían satisfecho.

Ya que ella hizo la oferta, la acepté y subí las escaleras. Sin embargo, me detuve y me di cuenta que lo raro que era que le dijera algo así a Arumi-san.

¿Por qué dije cosas así tan honestamente?

Ignorando el periodo cuando no tenía idea de la relación de Arumi-san con Keisuke, nunca desde que sabía, nunca le diría nada a Arumi-san que involucrara la palabra ‘amor’. A pesar de que no le estoy diciendo explícitamente a Arumi-san que la amo, igual seria vergonzoso usar esa palabra cuando hablaba con ella.

Pero hace unos minutos, la logré decir sin pensarlo. Fue hecho naturalmente sin vacilar.

¿Eso quiere decir que mis heridas están sanando gradualmente?

¿El tiempo puede… curarlo todo?

Troné mi cuello y regresé a mi habitación. Las luces parpadeantes del teléfono en el escritorio indicando que tenía un mensaje. Abrí la tapa del teléfono… era un mensaje de Shinonome.

«¿Cuáles son los planes para mañana?»

Lo olvidé totalmente por la cena. Encendí la computadora rápidamente para chequear las películas que estaban en cartelera. Fue un proceso rápido, pero no pude saber cuáles películas eran buenas. Pude haber buscado en varios sitios de crítica como referencia, pero eso hubiera sido una molestia. Más que nada, hubiera hecho que Shinonome esperara incluso más. Por eso, necesitaba una opción que me pudiera dar la información que requería más rápidamente.

Vacilé por un momento antes de salir de mi habitación.

Cuando entré a la habitación de Keisuke, movió sus ojos lejos del libro hacia mí, entonces preguntó:

— ¿Qué sucede?

Era raro que Keisuke no estuviera fumando, pero de todas formas la habitación estaba llena del olor del tabaco.

— Quisiera tu opinión sobre algo.

La razón por la que Keisuke levantara la cabeza fue probablemente porque nunca esperó que yo dijera algo así. Cuando sea de Arumi-san u otras cosas, siempre tengo un sentido de inferioridad siempre que hablo con Keisuke. Esa es la razón por la cual raramente buscaba ayuda de él.

Probablemente se preguntaba qué era lo que haría después del incidente cuanto tome unos libros prestados de él.

— Es repentino. ¿Cómo te puedo ayudar?

Keisuke cerró su libro y puso un cigarrillo en su boca. Tal vez pensó que sería una conversación larga.

— Nada de gran importancia, en realidad…

Keisuke encendió el cigarrillo cuando me vio rascándome la cabeza. Entonces soltó una línea de humo que se elevó en el aire.

— Así que, ¿de qué se trata?

Parecía que me estaba apresurando a hablar, pero juzgando por la personalidad de Keisuke, eso probablemente no sea el caso. De nuevo, esa personalidad suya es una de las principales razones por las que encuentro difícil pedirle un favor.

— ¿Hay alguna buena película que estén pasando ahora en los cines?

Quería terminar con esto, así que le respondí de inmediato. Keisuke me miró sorprendido.

—… ¿Películas?

— S-sí…

No es como si no pudiera hacer nada incluso si él estuviera pensando en que tan tonto era de mi parte preguntarle cosas como esa.

— ¿Quieres ir a ver una película?

— Mmm, sí.

Keisuke no es solo un ratón de biblioteca, también le gustan mucho las películas. Hay una TV enorme en su habitación, al igual que una pila de DVD casi tantos como sus libros.

— Las películas que están pasando ahora son…

Mientras murmuraba eso fastidiado, Keisuke empezó a buscar en su PC. Dijo unos cuantos títulos mientras veía la pantalla, las que anoté en mi memoria.

— Está bien. Muchas gracias.

Keisuke me detuvo antes de salir de su habitación.

— ¿Algo te sucedió?

Considerando lo apático que soy sobre todo, Keisuke probablemente tiene sospechas del porque he estado entrando a su habitación constantemente estos días con preguntas extrañas para él.

— No, no es nada…

— Ya veo. Muy bien.

Mientras abría la puerta, tuve la necesidad de decir: “No le digas a Arumi-san sobre esto”. Estaba preocupado por su acoso más temprano y su pregunta, “¿Así que ya tienes novia?” Si sospechaba algo de esto, tendría que soportar sus implacables preguntas.

—… ¿Qué sucede?

Preguntó Keisuke vacilante mientras ponía las manos en el pomo.

— Nah, no es nada.

Mientras decía eso, salí de la habitación.

En primer lugar, sería raro si le decía que lo mantuviera en secreto. Si hacia un movimiento en falso, en su lugar podría revelárselo a Arumi-san. Para cosas así, es poco probable que Keisuke le dijera a Arumi-san si me quedaba callado.

De vuelta en mi habitación, busqué en internet las películas que Keisuke recomendó y seleccione la más segura de las que dijo. Después de mirar los horarios, pensé en el momento en que Shinonome y yo nos deberíamos encontrar.

Entonces le envié un mensaje de texto a Shinonome con el lugar y la hora para encontrarnos.

«Lo tengo. Nos vemos mañana. Buenas noches.»

Era la usual respuesta fría de ella, pero había este sentimiento de éxito dentro de mí. Me acosté en la cama.

— ¿Es esto… una cita?

Murmuré para mí mismo subconscientemente. No se sentía real para mí a causa de la típica respuesta de Shinonome. Pero de nuevo, juzgando por las actividades que tendríamos mañana, es definitivamente una cita.

Estoy claro de que en realidad no estamos ‘saliendo’, pero la palabra ‘cita’ es suficiente para hacer correr a mi corazón.

Me levanté espontáneamente, abrí mi guardarropa y pensé en qué ponerme mañana.

Mi padre y Keisuke no están locos por dejar la casa, así que es raro que salgamos como familia. Como resultado, no me interesa mucho la ‘ropa para salir’. No ha llegado al punto donde no tengo nada que usar cuando salgo, pero faltaría consideración si mi ropa no es apropiada para la cita de mañana.

Después de pensarlo mucho, decidí dejarlo y escogí lo que quería.

Había alguien tocando a la puerta. Cuando abrí la puerta, Arumi-san estaba allí limpiándose las manos en su delantal.

— Eita, ¿te gustaría bañarte ahora? No hay nadie en el baño ahora mismo.

Lo que sea funciona para mí, pero entonces me di cuenta de que sería mejor dormir temprano para prepararme para la cita. Usualmente duermo hasta el mediodía los sábados, pero tengo que levantarme temprano mañana.

— Entonces iré primero.

Una sonrisa gentil apareció en la cara de Arumi-san cuando escuchó mi respuesta.

— Mmm. La toalla está en el sitio usual.

— Lo tengo.

Agarré algo de ropa y me dirigí al baño. Entonces me di cuenta de lo mentalmente estable que estaba hoy. Logré permanecer calmado incluso después de ver la sonrisa de Arumi-san.

Esa sonrisa suya solía ser una fuente de dolor para mí en el pasado.

 

***

 

Llegué diez minutos antes de la hora en que nos íbamos a encontrar.

Para ser honesto, nunca había esperado a nadie en los últimos años, así que esperar a alguien era un poco inquietante para mí. Más que nada, el hecho de que era una ‘cita’ lo hizo aún más inquietante.

De pie frente a las puertas de tickets me hizo sentir en un ambiente seguro. Aunque me sentía fuera de lugar. Los jóvenes a mi alrededor estaban vestidos elegantemente… fácilmente se podría decir que algunos de ellos pusieron mucho esfuerzo en su ropa.

Me pregunté en qué tipo de ropa vendría Shinonome.

Había visto a Shinonome en ropa casual una vez antes. Era de la revista que publicaba ‘Nishizono Yūko’… la fotografía de Shinonome era una en la que estaba en ropa casual. Si mi memoria no me falla, era un vestido blanco con un simple, elegante bordado, junto a un cárdigan.

Esa es la razón que me hizo pensar que ‘Nishizono Yūko’ era ‘alguien que se parece mucho a Shinonome Yuuko’. Yo solo he visto a Shinonome en su uniforme, así que no estaba seguro si el autor en ropa casual no era otra más que la persona en sí.

Mientras dirigía mi mirada a las escaleras de las puertas opuestas que daban a la plataforma, podía ver una multitud subiendo. Probablemente eran pasajeros que acababan de bajar del tren que venía de la dirección de la estación de Shinonome. No tenía idea de exactamente donde se estaba quedando, pero de una de nuestras cortesías anteriores, sé cuál es la estación más cercana a su casa.

Shinonome estaba vagando lentamente al fondo de la multitud, como si tratase de evitarlos. Su atuendo era una copia a carbón de lo que vi en la revista, aunque cargaba una pequeña cartera frente a su pecho.

Shinonome hizo una pequeña inclinación cuando me vio. Pensé que era un poco rígida hacia alguien de la misma edad.

Cuando finalmente pasó las puertas y llegó a mi lado, Shinonome inclinó la cabeza y preguntó.

—… ¿Esperaste mucho?

Negué con la cabeza.

— No, para nada.

— Vamos.

Con eso dicho, Shinonome y yo nos empezamos a mover.

— Esa es la misma ropa que las que usaste para la revista.

Después de escuchar eso, Shinonome se congeló y miró su ropa. Entonces dirigió su mirada hacia mí.

— Así que te acuerdas…

— Sí, porque esa es la única vez que he visto a Shinonome en ropa casual.

— Para ser honesta, esta es la única ropa casual que poseo…

Dijo Shinonome tímidamente mientras bajaba la cabeza.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

— No tienes que avergonzarte. No estoy muy lejos de tu situación.

Incluso yo sé que es normal que las chicas tengan una gran cantidad de ropa. Mi padre entraría a un estado de exasperación cada vez que mi madre comprara otro conjunto de ropa; cada vez que Arumi-san viene, es poco probable que note cosas como “Oh, la he visto en eso antes”. Es posible que usara la misma ropa más de una vez, pero no tan frecuentemente para que me diera cuenta.

Por eso, puedo más o menos entender como podría ser vergonzoso para Shinonome no tener mucha ropa. Algunos pueden encontrar raro que una ropa tenga tan poca ropa como ella.

Pero eso no era un gran problema para mí. Más bien, se sentía muy como Shinonome.

Continuamos nuestro camino hacia el cine.

— Ah, en cuanto a la película que veremos más tarde…

Me di cuenta que no le había dicho la película que veríamos a Shinonome, así que le conté mientras caminábamos. Shinonome sonrió cuando escuchó el título de la película.

— En realidad yo también quiero ver esa película.

Varias películas recomendadas por Keisuke eran documentales sobre la naturaleza. Incluso mientras buscaba su sinopsis en la internet, siempre terminaba pensando “Así que, ¿de qué trata?”, me preguntaba si Shinonome estaría complacida con ese tipo de película.

Sin embargo, pronto me di cuenta que tendríamos una cita. Realineé mis pensamientos y decido que ya que era una cita como pareja simulada, era mejor escoger la opción más segura. Es tipo de película que una pareja típica escogería.

— Yo también veo películas típicas, ¿sabes?

Dijo Shinonome. Pero como mencionó la palabra ‘también’, eso significaba que también hacia cosas abstrusas.

— Bueno, así que, sí. Es una cita, ¿así que no debería ser así? ¿Películas típicas son mucho más adecuadas, si?

Mi voz se elevó un tono o dos por la vergüenza de decir la palabra ‘cita’. Era lo mismo para Shinonome también… se encogió brevemente cuando me escuchó.

Tosí secamente y estuve en silencio por un momento.

Esto es bastante doloroso, para ser honesto.

¿Cómo rayos terminamos en una relación así? ¿Cómo empezó todo? ¿Desde el momento en que le pedí un autógrafo? Parecía que la respuesta para todos los nudos aún estaba hecha.

Llegamos al cine sin decir una palabra más.

Gracias a la temprana planeación y al hecho de que la película que veríamos no estaba en la semana inicial de estreno, conseguimos boletos para una función no muy tarde de la hora actual. A pesar de ofrecerme a pagar todo, la negación de Shinonome significó que cada uno pagó sus boletos.

— Ah, ¿qué hay de las bebidas?

Le pregunté a Shinonome antes de entrar al cine. Shinonome inclinó la cabeza y respondió mi pregunta con otra.

— Lo que sea está bien… ¿Qué hay de ti, Minami-kun?

Negué con la cabeza.

— También estoy bien que lo que sea.

— Ya que ninguno tiene nada en mente, mejor olvidémoslas.

— Cierto.

Ambos entramos al cine. No era hasta el punto en que fuéramos los únicos aquí, pero el cine estaba escasamente lleno. Esa era la razón por la cual conseguimos un par de asientos en el medio.

Después de los avances, finalmente era el momento de la película principal.

Como era un film extranjero con subtítulos, fui forzado a concentrarme menos en la pantalla y me perdía contenidos del show. Eso era especialmente en el principio a causa de la gran cantidad de conversaciones, así que no podía poner mis ojos en otra parte.

Cuando entramos en las partes de acción de la película, estaba un poco incómodo por tener que estar en la misma posición por tanto rato. Descansé mi espalda en la silla y la bajé un poco, tratando de causar las menores molestias posibles.

Ahí fue cuando Shinonome entró en mi mirada.

A pesar de que habíamos estado sentados al lado del otro por un rato, esa era la primera vez que veía a Shinonome con gran detalle.

Estábamos tan cerca.

Nos sentábamos lado a lado durante los turnos en la biblioteca y cuando íbamos a la cafetería… aun así, esto es lo más cerca que he estado de Shinonome.

Shinonome estaba mirando la pantalla totalmente seria (aunque no estoy seguro si esa es la palabra apropiada para usar). Su expresión sin emociones no era diferente de la usual, pero esta era la primera vez que veía a Shinonome estar absorta en algo más que libros.

Y así sucedió que la película había avanzado a una escena romántica subida de tono… como si alguien la hubiera cambiado deliberadamente. La pareja extranjera empezó a besarse apasionadamente cuando estaban a punto de separarse de mala gana. No había manera de que me hubiera preparado para eso, pero Shinonome continuó mirando seriamente.

Maldito Keisuke… maldije en silencio. Hubiera evitado películas que tenían escenas como esa si podía, pero es mi culpa por no decirle mi criterio en primer lugar.

Estaba actuando sospechosamente. Fue entonces cuando Shinonome dirigió su atención a mí, su cabeza inclinada en desconcierto. Entonces movió lentamente su cabeza hacia la mía.

— ¿Sucede algo?

— No… no es nada.

Respondí, pero Shinonome siguió mirándome con una expresión desconcertada. Agraciadamente, los actores ahora estaban conversando; la escena subida de tono había terminado. Shinonome redirigió sus ojos a la pantalla. En cuanto a mí, me concentré en la película como si nada hubiera sucedido.

Pero mi corazón seguía siendo un desastre.

… Esto es muy problemático.

La razón era porque repentinamente me di cuenta…

De qué tan inesperadamente bella era Shinonome.

Ella es muy hermosa para empezar; sus características faciales eran perfectas. Pensé en ella como ‘bella’ varias ocasiones, pero esos sentimientos eran más como los que tengo hacia los perros y gatos.

Sin embargo, esta ‘bella’ era obviamente diferente.

Tal vez era por lo cerca que estaba la cara de Shinonome a la mía; o tal vez es a causa de que tan oscuro era el cine; también pudo haber sido causado por la escena subida de tono de los actores extranjeros.

A pesar de eso, no cambiaba el hecho de que me agité completamente por estos sentimientos míos.

Era incapaz de calmarme incluso cuando la película terminó.

Después de la película, fuimos a la cafetería y conversamos. Nos separamos después de eso.

— Estoy realmente feliz hoy, así que gracias. Entonces, nos vemos la próxima vez.

Eso fue lo que dijo Shinonome antes de irse.

Era la misma expresión sin emociones en su cara, así que no tenía idea si estaba siendo honesta. Pero con esas palabras suyas, supongo que estos nerviosos sentimientos míos valieron la pena.

Por una razón desconocida, estaba devastadoramente cansado mientras tomaba el tren a casa por mí mismo. Estaba recordando el ‘Nos vemos la próxima vez’ que Shinonome dijo, lo que me sugería que todo no terminaría con solo una cita solitaria. De nuevo, no es como que nuestra relación pudiera colapsar cuando terminaba el día.

Si ese era el caso, ¿cuánto duraría esta relación?

— Así que, ¿exactamente qué es nuestra relación ahora?

Con ninguna respuesta en mente, solo podía sentir un sentimiento de intranquilidad dentro de mí.