Capítulo 5

El nombre del hombre era Eason.

Al principio Romiemarigana no podía comprender ninguna palabra de lo que decía. Solo aprendió su nombre desde de que el hombre apuntó a sí mismo y repitió “Eason” lentamente una y otra vez.

Al darse cuenta que ella entendía sus intenciones, el hombre dirigió sus dedos hacia ella.

“Romiemarigana”, respondió.

En su lenguaje, ‘romie’ era por belleza, y ‘marigana’ por los bosques. Por lo que entendía, su madre había entrado a labor en medio de un bosque mientras estaban en la temporada más hermosa y de allí su nombre.

Esperaba que Eason pudiera entender esta historia detrás de su nombre.

Sin embargo, no podía poner su punto a través de Eason a pesar de sus esfuerzos de convertirlo a su lenguaje y eso la deprimió grandemente.

 

Nishizono Yūko

“El Mundo en Expansión de Romiemarigana”

***

Era una semana después de mi cita con Shinonome. Cuando llegué a mi casa de la escuela, fui inmediatamente recibido por pasos agitados mientras Arumi-san venía a la puerta a recibirme. Parecía más ocupada que lo usual… pensé mientras me quitaba mis zapatos. Arumi-san gritó.

— ¡Eita! ¡Tienes novia, ¿no es así?!

Ella dijo eso mientras yo aspiraba, y eso causó que tosiera bastante.

— ¿Qué? ¿Por qué la pregunta?

Me di la vuelta y pregunte. Arumi-san me miraba sospechosamente con sus brazos cruzados y sus mejillas hinchadas. Estaba visiblemente decepcionada.

— Lo escuché de Keisuke.

— ¿Eh?

— Le preguntaste sobre las películas, ¿no es así?

Ese maldito idiota… me maldije a mí mismo. Nunca esperé que le dijera a Arumi-san… No era como si le hubiera pedido guardar el secreto, pero nunca pensé que le diría.

— Ah, no es nada. Quería ir a ver una película…

La mirada confusa de Arumi-san se reusaba a dejarme ir.

—… ¿Solo?

— Mmm, sí.

— ¡Mentiroso!

Replicó de inmediato.

— Nunca creeré que Eita, una persona que nunca antes ha visto un DVD, iría al cine solo. Vamos, escúpelo. ¿Con quién fuiste? Cuéntale a onee-chan.

Se sentía como si Arumi-san fuera un viejo persiguiendo a una jovencita o algo. Suspiré exasperadamente.

— ¿Qué tiene de malo ir a ver una película solo? Algunas veces simplemente tienes ganas de hacerlo…

Me rendí en tratar de explicar. Hubiera sido más fácil si fuera mi verdadera novia, pero mi relación con Shinonome era una intrigante. Tampoco estaba de humor para escuchar la charla incesante de Arumi-san.

Puse mis zapatos pulcramente y pasé al lado de Arumi-san como si la hubiera hecho a un lado. Sin embargo, Arumi-san se pegó cerca de mi espalda como un cachorro.

— Eh… ¿Por qué lo escondes?

— No, ¿quién lo está escondiendo?

— Pero estas en una relación, ¿no es así?

Pregunto Arumi-san mientras se movía al frente mío con la cabeza inclinada y una sonrisa.

— No.

Los hombros de Arumi-san se detuvieron decepcionados.

— Eso es aburrido…

Estaba a punto de replicar con: “No nací solo para entretenerte”. Pero mejor que mi voz disconforme, el movimiento más inteligente es mantenerlo dentro de mí.

— Aun así, Eita, preséntame a tu novia si alguna vez tienes una.

Levante los hombros exasperadamente a la persistente Arumi-san.

— Si alguna vez tengo una.

— Ehehe. ¡Entonces, muy bien!

Con eso, Arumi-san trotó a la cocina. Que cabeza hueca es. *Sigh*, considerando el hecho que nunca notó mis sentimientos por ella, es algo de esperar.

Caminé hacia mi cuarto con esos pensamientos en mente.

Me teléfono vibró cuando termine de quitarme mi uniforme. Parece un mensaje de Shinonome. No había más ‘citas’ desde ese día. Más que nada, no había diferencia en la manera en que interactuábamos en la escuela. Supongo que el único cambio menor fue que Shinonome empezó a enviarme mensajes más frecuentemente. Cuando empezamos, Shinonome difícilmente me enviaría un mensaje excepto para responder a los míos.

— ¿Qué te parece un viaje a algún sitio?

Una inusual invitación de su parte. A pesar de la vacilación dentro de mí, le respondí:

— Seguro.

— ¿Puedes el próximo domingo?

— No hay problema, ¿pero a dónde?

— Estoy pensando sobre el parque temático…

No pude evitar gritar “Ehh~” sorprendido.

¿El parque temático?

Ciertamente es una ubicación principal para una ‘cita’. Aun así, se siente que hay algo raro cuando es Shinonome la que lo sugiere. Es demasiado alejado de lo que es ‘ordinario’ para Shinonome.

Yo era muy vago para salir de la cama, así que busque información de los parques temáticos cercanos en mi teléfono. Una vez que compile varios candidatos, estaba tentado de enviárselos a Shinonome.

— Preferiría uno con una rueda de la fortuna… ¿Minami-kun tiene algo en mente?

Esto se siente cada vez más como una cita. Es inquietante.

Después de buscar un poco, solo encontré un parque cerca que tuviera una rueda de la fortuna. Después de decirle a Shinonome, respondió “Eso sirve”. Nuestros mensajes terminaron después de decidir el lugar y la hora donde nos encontraríamos.

Puse mi teléfono a un lado y me quede espaciado por un rato.

Parque temático. Rueda de la fortuna.

Arumi-san una vez me llevo a un parque temático cuando era joven, y da la circunstancia de que es el mismo de esta vez. Fue cuando aún era inocente y tonto; solo un niño que no había notado su relación con Keisuke.

Y aun así, resulto ser el mismo parque temático al que Shinonome quiere ir.

Troné mi cuello frustrado mientras pensaba eso.

Había esperado que Shinonome dijera algo como “los parque temáticos son aburridos”, pero en su lugar el mensaje que recibí era “me gustaría ir a un parque temático”. Eso en si era sorpresa suficiente para mí, pero el hecho de que ella era alguien que no sabía dónde ir en una cita era más sorprendente.

De nuevo, ella es Shinonome, así que puede haber usado algún método para obtener información sobre citas.

Arumi-san vino y me pidió bajar para cenar, así que dejé mi habitación.

Mientras cenábamos, Arumi-san estaba hablando con el silencioso Keisuke como siempre. En cuanto a Keisuke, respondía con los típicos “Huh” y Mmm”.

Mientras veía sus interacciones, me di cuenta que Shinonome era bastante similar a Keisuke.

Hablando generalmente, Shinonome no es del tipo de iniciar una conversación por sí misma.

En ese caso, ¿sería mejor seguir hablando con Shinonome como lo hace Arumi-san? Incluso si no puedo ver ninguna reacción típica en ella, probablemente podamos mantener nuestra relación como la pareja ante mí si mantenía una implacable conversación con Shinonome.

De todas formas, ¿cuáles son mis expectativas para mi relación con Shinonome?

Solo estamos pretendiendo ser una pareja pera que Shinonome pueda reunir información para su trabajo. Desde mi punto de vista, la duración de nuestra relación no importa. De hecho, me quitaría un problema de encima si podemos terminar esta fachada tranquilamente.

En su lugar, ¿por qué rayos estoy tratando de prolongar nuestra relación?

— Eita, ¿sucede algo?

Arumi-san miró mi cara cuando notó que estaba espaciando.

— Ah, no. No es nada…

Precipitadamente respondí y seguí comiendo. Mientras me miraba sospechosamente, Arumi-san disparó la pregunta que vino a su mente:

— Eita, ¿hay alguien que te gusta en la escuela?

Casi escupí mi sopa de miso.

— ¿Qué? ¿Por qué la pregunta…?

— Me preguntaba si te gustaría hablar conmigo.

No tengo deseos de… pensé para mí. Aun así, suspiré y respondí.

— No tengo a nadie, así que no hay mucho de qué hablar.

— ¿Ni siquiera una? ¿O qué tal en alguien que estés interesado? Onee-chan realmente está interesada en tu historia romántica, Eita.

Por un breve momento, mi personalidad maliciosa estuvo tentada de decirle acerca de Shinonome. Me pregunto cómo reaccionaría Arumi-san si sabía de mi compañera autora y como estamos pretendiendo ‘salir’ para que reúna materiales para sus novelas.

Probablemente lo desaprobaría y diría: “Esto realmente es una relación extraña”.

¿O en su lugar exclamaría impresionada?

Termine desmantelando el plan de todas maneras.

— Te diré si alguna vez esa persona se presenta.

Parecía que estábamos viviendo en este tema recientemente. ¿Acaso Arumi-san vio algún tipo de cambio en mí?

De alguna manera, se siente como si hubiera estado junto a Arumi-san por mucho tiempo. Comparado al silencioso Keisuke o mi padre, es cierto que Arumi-san es más ‘familia’ para mí.

Cuando terminamos de cenar, me paré junto a Arumi-san mientras ella lavaba los platos.

— Déjame lavar los platos de vez en cuando.

Arumi-san estaba vacilando al principio, pero finalmente aceptó mi pedido.

— Seguro. Entonces, cuento contigo.

Sin embargo, Arumi-san regresaba su atención a mí de vez en cuando desde el sofá, como si no estuviera tranquila con nadie más que ella lavando los platos.

— ¿De verdad no necesitas mi ayuda?

— No hay problema.

— Eita, ¿estás enojado?

— No, para nada. ¿Por qué preguntas?

— Eita ha sido realmente gentil recientemente.

Me lavé el jabón de las manos y me giré para encarar a Arumi-san.

—… ¿Gentil?

— Solías ser realmente exclusivista… me siento intranquila viendo cómo eres ahora.

Entendía a lo que estaba llegando Arumi-san. Estaba deliberadamente manteniendo mí distancia de Arumi-san, al punto donde Keisuke tuvo que intervenir.

Pero sus palabras me hicieron darme cuenta de que ese no era el caso en los días recientes.

Más que nada, he estado respondiendo sus palabras seriamente.

— ¿De verdad? ¿Segura de que no lo estás imaginando?

A pesar de que sabía bien la razón detrás de esos cambios, tendría que revelar mi amor por ella si explicaba todo. Seguí lavando los platos con esa respuesta superficial mientras Arumi-san veía preocupadamente.

***

Domingo. Después de reunirnos en la estación, los dos tomamos el tren hacia el parque temático.

Shinonome estaba usando la misma ropa que cuando fuimos al cine.

Había mencionado que no tenía más ropa casual, pero no esperaba que fuera en sentido literal. De nuevo, contrario a mis pensamientos, ese puede realmente ser el caso.

Sin mencionar, mi ropa no era muy diferente de la que use esa vez, así que no estaba en posición para hablar.

Nos sentamos hombro con hombro en los asientos, el parque temático era nuestro destino. En realidad estamos mucho más cerca de lo que estábamos en el cine…

No había manera de evitar el contacto físico. Podía sentir el calor de los muslos de Shinonome a través de mis jeans, lo que era una gran sorpresa. Esto era probablemente solo mi preconcepción, pero esperaba que el cuerpo de Shinonome fuera mucho más frío.

—… ¿Por qué la repentina visita al parque temático?

Puse una conversación con Shinonome como para olvidar el calor de su cuerpo. Shinonome no dijo nada, solo sacó un libro de su bolso. Inicialmente pensé que ignoró mi pregunta y estaba planeando leer, pero me mostró el libro en su lugar.

— Hablaron sobre ello en el libro.

El libro, que no tenía polvo, era una novela de romance de una autora femenina. La razón por lo que lo reconocí era porque había visto a Arumi-san leyéndolo una vez.

—… ¿Así que a Shinonome también le gusta leer cosas como esta?

Estaba murmurando cosas como “La combinación de Shinonome y novelas románticas simplemente no va”, pero Shinonome negó con la cabeza.

— No los leo mucho, pero pensé que sería una buena oportunidad para… así que lo intente.

En otras palabras, todo era para su ‘reunión de materiales’.

— La historia hablaba sobre un parque temático, lo que mi hizo darme cuenta que nunca visité uno.

— Hmm.

Era una respuesta que era de esperar de ella. No es alguien que pensaría cosas como “Que tal ir al parque temático cuando tenga novio”.

Pero estaba sorprendido de que nunca hubiera visitado uno antes.

Seria entendible si era del campo donde no había parques temáticos cerca, pero en el área que vivimos hay varios cerca. Debería ser normal para los padres llevar a sus hijos a uno cuando son jóvenes. Eso aplica a mi familia, a pesar del hecho de que difícilmente salimos de viaje.

— ¿Alguna vez has ido a uno, Minami-kun?

No estaba seguro de cómo responder esa repentina pregunta suya.

— Urm, ¿qué?

— ¿Has ido a un parque temático?

— Mmm, sí. Cuando aún era un niño.

Mis padres me llevaron cuando tenía cinco o seis años. El siguiente viaje fue cuando estaba en primaria, y fueron Keisuke y Arumi-san los que me trajeron.

—… ¿Estabas feliz?

Estaba bastante preocupado por esa pregunta suya.

— Urm, supongo que probablemente lo estaba…

Para ser perfectamente honesto, no tengo memoria del viaje con mis padres. Pero considerando mi edad en ese entonces, debería estar realmente feliz, especialmente porque mis padres difícilmente me llevaban a viajes.

Sin embargo, la razón de mi tartamudeo era a causa de mi otra memoria.

Ahora que lo pienso, eso en realidad fue una cita entre Arumi-san y Keisuke, y yo era el tercero. Arumi-san, siendo la persona que es, no mostró infelicidad cuando mi madre la forzó a traerme. Esa fue la razón por la que me trajo al parque temático.

En ese entonces, era un gigantesco idiota que falló en notar la relación entre Keisuke y Arumi-san, así que inocentemente disfruté en el parque temático. Incluso puede que hubiera pensado que era una cita entre Arumi-san y yo.

Era una memoria que no puedo describir en palabras.

De alguna manera, se siente como si estuviera revolviendo memorias dolorosas dentro de mí. Deprimente, en realidad.

Para que Shinonome no notara los sentimientos dentro de mí, me di la vuelta y miré el escenario aturdido. Shinonome hizo lo mismo.

Cuando llegamos, pagamos los tiquetes y entramos.

Shinonome insistió en pagar todo, pero rechace su oferta y pagué mi entrada.

Como era fin de semana, el parque temático estaba lleno con familias y parejas. Se sentía un poco incómodo saber que también era parte de ese grupo.

Después de pasar las puertas, me di la vuelta para encarar a Shinonome.

— Urm… ¿qué atracciones tienes en mente?

Shinonome había mencionado que nunca había ido a un parque temático; más que nada, debería esperarse que fuera su guía y escolta. Aun así, no es como su hubiera ido a uno muy seguido, así que esperaba cumplir cualquier deseo que Shinonome tuviera en su lugar.

Shinonome inclinó la cabeza y dijo,

— Déjame ver… ¿Alguna sugerencia?

— Qué tal las atracciones de feria…

— Entonces, ¿vamos con eso?

— Seguro.

Después de la conversación extremadamente hastiada, empezamos a caminar hacia una de las principales atracciones… la montaña rusa. Una fila serpenteante se podía ver en la entrada de la atracción. La señal indicaba que la espera sería de treinta minutos.

— ¿Qué hacemos…? ¿Deberíamos esperar?

Personalmente, mi interés en la montaña rusa no era al punto donde pacientemente esperaría treinta minutos. Sin embargo, Shinonome asintió, así que nos movimos al final de la fila.

El tiempo pasa, ambos rodeados de silencio.

Estaba tratando de buscar un tema de conversación, y fue entonces cuando recordé que había visitado este lugar con Arumi-san una vez. Así que hablé.

— Mi hermano mayor una vez me trajo aquí.

Mis memorias eran en realidad sobre Arumi-san, pero sería un dolor explicarle a Shinonome sobre ella.

— Oh cierto, habías mencionado que tienes un hermano mayor.

Entonces me di cuenta que no había escuchado nada sobre su familia.

— ¿Tienes algún hermano, Shinonome?

Shinonome negó con la cabeza.

— Wow, que bien. Siempre he estado envidioso de los que son hijos únicos.

Una expresión curiosa apareció en la cara de Shinonome cuando escuchó mi comentario.

—… ¿Por qué así?

— Mi hermano es experto en todo, ya sea en estudios o deportes. No causa muchos problemas a mis padres. Con un hermano como él, es inevitable ser comparado de una u otra manera, ¿cierto? Por eso, en lugar de ser el fracaso de los dos hermanos, es mucho mejor ser hijo único.

Las palabras no se detuvieron una vez empezaron a fluir, pero supongo que siempre quise hablar sobre ello a alguien de todas formas. No hay manera de que les pueda hablar de esto a Keisuke o a Arumi-san, mucho menos a mis padres.

No tengo amigos lo suficientemente cercanos para discutir cosas así.

Shinonome me miró fijamente, sus ojos escaneándome desde el fondo varias veces. Parecía algún tipo de acción subconsciente que hace mientras piensa en algo que decir.

— Puede que suene cursi para ti… pero en realidad estoy envidiosa de los que tienen hermanos.

Justo como dijo Shinonome, es algo de ser esperado… es una respuesta que la mayoría de las personas (los hijos únicos de todas formas) darían. Aquí es cuando las personas con hermanos dirían: “Sí, te entiendo”.

Sin embargo, Shinonome siguió así:

— Puede ser un dolor ser comparado con otros, pero si lo pones en otra perspectiva, esos significa que tienes algo que vale la pena comparar, ¿no es así?

No tenía respuesta para eso. Shinonome hizo lo inesperado y continuó sin que la presionara.

— Más que nada, uno es capaz de medir donde esta cuando es comparado con otros, ¿no estás de acuerdo? Cuando sea que sea un par o no simplemente se traduce en que tan buena o mala es tu posición… Estoy realmente envidiosa de cómo puedes más o menos tener una imagen de tu situación actual. Si soy incapaz de compararme a otros, nunca sabré lo que tengo que hacer con migo misma.

— Urm…

Al final, la única cosa que pude ofrecer fue un gemido sordo. Aunque Shinonome empezó con la frase: “Puede que suene cursi para ti”. La razón que acompañaba su respuesta era cualquier cosa menos eso, estaba desalentado por su punto de vista, así que terminé la conversación con: “Sí, ciertamente tienes razón”.

La frase “uno es capaz de medir donde esta” como dijo Shinonome se sentía como algo que escucharías de un autor. Tal vez sea el caso. Aun así, Shinonome debería ser más o menos capaz de que tan peculiar es si esta envidiosa de cosas como esa.

— Lo siento por decir algo extraño.

Se disculpó Shinonome con una sonrisa. La fila se movió, y seguimos avanzando.

— Aunque el proceso de pensamiento de Shinonome es interesante.

Murmure mientras caminaba. Shinonome respondió inclinando la cabeza, como siempre.

— ¿Es así?

— Sí. Se siente mucho como un autor pensaría.

Shinonome me miró con una expresión en blanco cuando escuchó mis crudos y honestos pensamientos. Entonces ella bajó la cabeza.

— Ya veo…

En leve murmullo. Pensé que estaba siendo tímida, pero para mi sorpresa, Shinonome parecía estar un poco desanimada. Me preocupé por lo que vi.

La fila avanzó de nuevo mientras conversábamos. Era finalmente nuestro turno para la atracción. Poco después Shinonome y yo estábamos en nuestros asientos, un miembro del personal vino a bajar una barra plateada a nuestros pechos. Era una simple barra plateada designada para asegurar nuestra seguridad. Cuando eso fue hecho, Shinonome empezó a mirar alrededor de repente.

—… ¿Qué sucede?

Shinonome miró fijamente la barra sobre su pecho cuando escuchó mi pregunta.

— ¿Esto… es todo?

— Sí.

— ¿Eh? Pero por lo que vi en televisión, no debería ser algo negro presionando desde los hombros…

Podía imaginar aproximadamente lo que Shinonome estaba describiendo, así que asentí y la interrumpí.

— También hay de esos, pero esta montaña rusa es un modelo viejo.

— ¿V-viejo…?

— Quiero decir, esta montaña rusa estaba cuando estaba en el jardín de niños.

Por el movimiento de la garganta de Shinonome, podía decir fácilmente que Shinonome tragó.

Estaba visiblemente asustada. Podía haberle asegurado que todo estaría bien, pero decidí no hacerlo. Probablemente nunca podría ver a Shinonome en un estado asustado de nuevo.

La campana sonó y la montaña rusa empezó a avanzar hacia adelante.

Podía escuchar sonidos como gritos asustados de una joven detrás de mí. Mirando hacia Shinonome, sus ojos estaban fuertemente cerrados y agarraba la barra con más fuerza que antes.

La encontré siendo realmente lamentable, así que…

— Relájate. No te vas a caer.

Traté de tranquilizarla, pero Shinonome sacudió la cabeza débilmente.

— Tengo acrofobia…

Rápidos sonidos podían escucharse mientras la montaña rusa subía la pista con ángulo. Podríamos llegar a la cima dentro de unos segundos, seguidos por la aceleración debido a la gravedad y la increíble velocidad con la que la montaña rusa pasaría la pista.

En la orilla de mis ojos, podía ver a Shinonome mirándome, así que me giré para verla.

— Minami-kun… Lo siento, pero…

— ¿Huh? ¿Qué sucede?

— ¿Puedo… sostener tu mano?

— ¿Eh? Ah, sí…

Incluso entes de que respondiera, Shinonome ya se había movido rápidamente y agarró mi mano. Su palma estaba pegajosa.

Mientras la montaña rusa fue disparada, Shinonome apretó mi mano. Le regresé en apretón inmediatamente. Los turistas a nuestro alrededor gritaban ya fuera en emoción o miedo, pero Shinonome y yo no hicimos ningún sonido.

Ya fuera que la montaña rusa retumbara hacia arriba o abajo, Shinonome apretaría sus manos como si tratara de atarlas conmigo. Se sentía como si estuviera agarrando el pulso de un increíblemente pequeño y frágil animal en mi mano.

A través de la pista, eso no era un pulso, sino la mano de Shinonome en su lugar.

La mano de la chica de mi misma edad. Me puse nervioso cuando me di cuenta de eso.

Gracias a dios la palma de Shinonome estaba pegajosa… probablemente hubiera notado mi sudorosa palma.

Mi corazón estaba latiendo salvajemente. No era a causa de los giros rápidos de la montaña rusa, sino por mi nerviosismo de agarrar la mano de Shinonome.

Cuando la montaña rusa finalmente regresó al punto de partida, el miembro del personal pasó quitando la barra de seguridad. El resto de los pasajeros se bajaron suavemente, pero Shinonome estaba mareada por poco tiempo. Entonces recobró los sentidos y se puso de pie.

Nuestras manos seguían firmemente entrelazadas.

Percatándose de eso, Shinonome dijo aturdida:

— Ah… Lo siento…

Liberó mi mano y nos levantamos.

***

Continuamos deambulando, montándonos en atracciones que consideramos no muy extremas. Para ser honesto, no soy muy aficionado de atracciones lentas, pero Shinonome dijo que no podía manejar más atracciones similares a la montaña rusa. Por eso, no tuve elección más que seguirle el paso. Ella era la que quería visitar el parque temático, así que supongo que es mi deber seguir sus deseos.

Hablamos sobre cosas insignificantes mientras montábamos otras atracciones.

Aunque, no nos sostuvimos la mano como en la montaña rusa, y nunca lo mencionamos en nuestra conversación. Como si nada hubiera sucedido.

—… ¿Estás aburrido, Minami-kun?

Preguntó Shinonome de repente mientras descansábamos en una banca.

— No, no en absoluto.

Esa fue mi respuesta.

— En su lugar, en realidad me preocupa si tú estás aburrida.

— No lo estoy.

Aunque dijo eso, su expresión no era una feliz. Eso es precisamente por qué estoy aburrido… pero no volví mis pensamientos en palabras.

— Bueno, eso es genial. Realmente estoy disfrutando.

Me di cuenta de que me sentía realmente irritado mientras decía eso. No estaba muy seguro porque, y esa duda resulto en otro nervioso sentimiento dentro de mí. Con la manera en que me sentía, mi tono sonaba ligeramente severo. Shinonome bajó su cabeza ligeramente… tal vez de alguna manera había sentido el sentimiento que estaba experimentando.

— Urm…

Un incómodo silencio. Me preguntaba que debería hacer en una situación como esta.

A pesar de que es solo una simulación, aun así es una ‘cita’ después de todo. Es impropio de mi parte repentinamente enojarme con Shinonome. Debería esconder mis sentimientos para no hacerla infeliz.

Localizado al otro lado de la banca estaba una pequeña tienda vendiendo helados, bebidas y recuerdos.

— ¿Qué te parece si miramos ahí?

Dije mientras me levantaba. Shinonome, que estaba aún sentada, me miró con la cabeza inclinada. Probablemente no entendía lo que estaba diciendo.

— Vamos.

Vacilé brevemente antes de ofrecerle mi mano a Shinonome.

Shinonome vaciló por un momento también antes de aceptar mi mano tímidamente. Mientras agarré su mano estrechamente, podía sentir de mi palma que el cuerpo de Shinonome estaba rígido.

— Echemos un vistazo allí.

No tenía nada concreto en mi mente. Solo lo hice porque quería que Shinonome fuera feliz. Sin esperar su respuesta, comencé a caminar hacia la tienda mientras aun agarraba la mano de Shinonome.

Shinonome me siguió en silencio.

Su mano se sentía suave como siempre.

El nerviosismo que sentí antes de alguna manera había sido aliviado por esto. Podía figurar la razón detrás de mí fastidio.

Apresuré mi paso un poco para que Shinonome no notara mis sentimientos. Shinonome siguió mi paso sin decir nada.

En cuanto a la tienda de recuerdos, todos eran objetos que se podían encontrar en todas partes. Había llaveros con forma de dragón, peluches de personajes, etc. Eso era algo de esperar, considerando que este parque temático no tiene una mascota única propia.

No estaba interesado en lo que vi, a pesar de que fui el que trajo a Shinonome aquí, estaba pensando en rendirme e irme de inmediato. Sin embargo, Shinonome, con su mano aun en la mía, se detuvo de repente. Me giré para mirarla.

—… ¿Si?

Shinonome seguramente estaba sorprendida de como moví mi cara hacia la de ella, así que dio un paso hacia atrás.

— Ah, no es nada… Solo encuentro esto lindo…

Miré de cerca el accesorio en la mano de Shinonome. Era un colgante de un súper deformado mono con enormes ojos.

—… ¿Eso es lindo?

Dije sin pensar. Shinonome respondió vacilantemente a una velocidad que nunca le había visto.

— ¿Eh?

Su voz estaba elevada un tono.

— Ah, lo siento. Si se ve lindo…

Estuve de acuerdo con ella de inmediato, pero esa era una obvia mentira. Shinonome me miró infeliz.

Justo cuanto estaba pensando en devolver el colgante al estante, detuve su mano y dije:

— ¿Por qué no lo compras si lo encuentras lindo?

— Pero a Minami-kun… realmente no le gusta, ¿no es así?

— No, estoy bien con ello. Lo que importa es lo que tú quieras.

Entonces recordé que no había ningún accesorio en el celular de Shinonome.

— No hay ningún accesorio en tu celular, ¿cierto? Ese colgante se ve bien, así que… ¿q-qué tal si lo compro para ti?

Entonces expliqué que era para pagarle por fallar en mi deber de hacerla feliz y en su lugar hacer lo opuesto.

Shinonome agarró el colgante con su cabeza agachada y permaneció en esa posición por un rato. Finalmente dijo:

— Por favor… compra esto para mí…

Estaba bastante sorprendido por esa decisión suya.

— ¿Minami-kun no… quiere comprármelo?

— Eh, no, no es eso…

Cuando sea de pagar, Shinonome insistiría en pagar. Era inesperado de su parte decir eso. De nuevo, yo fui el que sugirió comprárselo, así que no estoy en posición de retractarme. Tome el colgante de Shinonome, solté su mano y caminé hacia el mostrador.

Empecé a buscar en mi billetera después de poner el colgante en el mostrador. Mientras lo hacía, Shinonome llegó desde atrás con el mismo colgante y también lo puso en el mostrador.

—… ¿Huh?

Miré a Shinonome confundido. Shinonome sonrió.

— Yo compraré este.

¿Tanto te gusta ese colgante? A pesar de mi sorpresa, ambos pagamos por un accesorio cada uno. Terminamos con dos extraños colgantes de mono.

Cuando salimos de la tienda, le pase la bolsa de papel con los dos colgantes a Shinonome. Shinonome abrió la bolsa de papel allí mismo.

Sacó uno de los colgantes y me lo dio.

— Toma, este es para Minami-kun.

— ¿Qué?

— Minami-kun tampoco tiene ningún accesorio de teléfono, ¿cierto?

— Ah, sí…

No pude rechazar su oferta a causa de mi confusión… no había nada que pudiera hacer más que dócilmente aceptar el colgante de Shinonome.

— Recuerda ponerlo en tu teléfono.

Dijo Shinonome descaradamente con una sonrisa maliciosa y una inclinación de cabeza. Esa ligeramente intrigante sonrisa era algo que nunca había visto en ella; me quitó el aliento.

— O-Okay…

Debería estar feliz por esto, ¿cierto…? ¿Me dio esto por buena voluntad, o deliberadamente se está burlando de mí porque dudé de su lindura antes? Con ninguna respuesta concreta, no tenía idea de que hacer.

Continuamos caminando por el parque temático incluso mientras el sol se ocultaba en el horizonte. Fuimos de acuerdo al plan de Shinonome y fuimos a montar la rueda de la fortuna. Le había explicado a Shinonome más temprano de que la rueda de la fortuna no era una de las atracciones principales del parque temático, así que podíamos dejarla para el final y montarnos antes de irnos.

Nos metimos en la cabina de dos metros cuadrados y nos sentamos. La puerta se cerró y la cabina lentamente ascendió en el aire.

Nada fue dicho entre nosotros. Shinonome y yo nos sentamos cara a cara y miramos el escenario más allá de las ventanas.

Es un espacio sin nadie alrededor, solo Shinonome y yo. No pude evitar ponerme nervioso cuando noté eso. Entonces recordé el colgante que mantenía en mi bolsillo, así que empecé a ponerlo en mi celular.

Cuando vio eso, Shinonome colgó el colgante en su teléfono también.

Ambos terminamos casi al mismo tiempo… mostramos el resultado al balancear los colgantes al otro. Shinonome sonrió.

Es lindo, ¿no es así?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No podía estar de acuerdo con ella del todo, pero no debía decir nada más si eso era lo que pensaba Shinonome.

— Tal vez.

Respondí.

La cabina llegó al pico de la rueda de la fortuna. Algo llegó a la mente de Shinonome, así que dijo:

—… Tengo una pregunta.

— ¿Si?

— ¿Puedo…?

— Mmm.

— ¿Puedo… visitar la casa de Minami-kun la próxima vez?

Miré a Shinonome perplejo.

— Nunca he visitado la casa de alguno de mis compañeros antes… así que si Minami-kun está de acuerdo con eso…

Pare ser honesto, nunca he invitado a alguno de mis compañeros a mi casa tampoco. No tengo ninguna consola de juegos o manga, así que no hay mucho que hacer incluso si los invitara. Es por eso que nunca lo he intentado.

— Eh, urm… bueno…

Eso obviamente resultó en mi tartamudeando mientras no tenía idea de que hacer. Shinonome miró mi reacción en desolación.  Finalmente giró su cabeza y murmuró suavemente,

— Está bien si no estás de acuerdo… Lo siento.

Fue entonces cuando los rayos del sol poniente brillaron a través de las ventanas, tiñendo el perfil de Shinonome con una sombra naranja.

La expresión lánguida de Shinonome no debería haber sido diferente de la que usualmente veo en su cara. Pero por alguna razón, no estoy seguro si eran los rayos del sol poniente o las emociones que estaba experimentando en ese momento; de todas maneras, ese perfil suyo parecía especialmente maravilloso.

— No, no es eso, Seguro…

— ¿De verdad?

— Aunque no hay nada en mi casa, así que si estás bien con eso…

Shinonome sonrió y dijo:

— Gracias.

Si eso es todo lo que toma hacerla feliz, también estoy bien con ello. Shinonome entonces añadió:

— Estaba pensando escribir una escena donde el personaje va a la casa de su amigo a jugar, pero no tengo tal experiencia… Realmente agradezco que me ayudes esta vez.

Shinonome entonces continuó viendo el escenario fuera de la cabina.

Estaba ligeramente desanimado mientras veía el perfil de Shinonome.

Pase todo el día tomado de la mano de Shinonome, así que pensé que había una conexión psicológica entre nosotros. Sin embargo, a los ojos de Shinonome, todo lo que habíamos hecho era para su ‘trabajo’. Me había olvidado de eso limpiamente.

La palabra ‘amigo’ que Shinonome usó antes resonaba en mi oído.

En verdad, Shinonome no tenía idea.

Pero aun así, la persona que menos tiene idea soy yo.

¿Qué exactamente… estoy esperando de Shinonome?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s