Capítulo 6

Gradualmente, Romiemarigana comprendió el lenguaje que Eason usaba.

Podía comunicarse con él a pesar de sus tartamudeos. Pronto, la casa plateada en la que viajaban (después aprendió que era llamada una ‘nave espacial’) llegó a un planeta.

Un grupo de personas, incluidos los amigos de Eason los estaban esperando.

Los amigos de Eason miraron a Romiemarigana con curiosidad. Aunque para Romiemarigana, solo Eason merecía esa confianza.

No podía entender porque era así.

Incluso si otro hombre tenía el mismo look y ropa, Romiemarigana no podía confiar en él. Solo la voz de Eason podía calmarla.

Y así, ella y Eason empezaron a vivir juntos en una pequeña casa.

Son embargo, ella no podía aceptar lo que sucedió allí.

 

Nishizono Yūko

“El Mundo en Expansión de Romiemarigana”

———————————————-

Sucedió un jueves, una semana después de que Shinonome y yo visitáramos el parque temático.

Shinonome pidió irse por el día, informándole a nuestro profesor que tenía un resfrío. Le envié un mensaje cuando terminó la clase, pero no hubo respuesta… tal vez estaba durmiendo o algo. Es solo una mortal, así que es razonable que esté aturdida por su resfrío.

Quería ir a visitarla, pero no sé su dirección. Más que nada, probablemente estaría agitada por eso. Como aún no había respuesta de ella…

— Lamento interrumpir tu descanso. Por favor cuídate.

Ese simple mensaje era todo lo que podía hacer.

Ahora el problema era el turno en el mostrador de la biblioteca. Es necesario que dos personas trabajen juntos, así que me pregunto cómo será. El trabajo definitivamente no es algo que puede ser manejado solo, así que, ¿supongo que sería mejor si le informo al bibliotecario de antemano?

Me dirigí a la biblioteca durante la hora de almuerzo, entrando al cuarto del bibliotecario que le pertenece a Shiina-san. Estaba comiendo de su pequeño, intrincado bento hecho en casa.

— Oh vaya, Minami-kun. Que sorpresa. ¿Qué te trae por aquí?

Como alguien que solo aparece en la biblioteca durante su turno, nunca espero que me mostrara durante el almuerzo. Shiina-san junto sus palillos repetidamente mientras me observaba.

— Bueno, Shinonome se sintió enferma y se fue por hoy… ¿qué deberíamos hacer?

Escuchando eso, Shiina-san juntó sus palillos una vez más.

— Ah… Fui informada de eso…

Dijo Shiina-san. Mientras pensaba en lo impresionante que era que un bibliotecario estuviera informado sobre los alumnos ausentes, Shiina-san recogió el huevo en la orilla de su bento y lo arrojó a su boca. Parecía que no planeaba posponer su almuerzo hasta que nuestra conversación terminara.

Cuando terminó de masticar y tragar el huevo, Shiina-san dijo:

— Hmm, ya que es un trabajo para dos, ¿por qué no buscas un reemplazo?

— ¿Un reemplazo?

— Probablemente ella se sentirá mal si la reemplazamos con un estudiante de último año, así que, ¿por qué no le preguntas a Ikehara-kun que te ayude?

— Oh…

Parecía que no estaba interesada en esto, y sus acciones más o menos lo probaban. Shiina-san no estaba muy preocupada sobre esto y comenzó a comer. Parece que la conversación termino.

— Le daré una oportunidad.

Me incliné. Shiina-san respondió con un “Mmm” sordo mientras masticaba su comida.

Suspiré y dejé la librería.

Ikehara es uno de los miembros del comité de la biblioteca de primer año con los que había hablado antes, pero no somos particularmente cercanos. Nos sentamos el lado durante las reuniones, así que conversamos algunas veces.

Aun así, no interactuamos mucho porque somos de diferentes clases. Apesta ser forzado a pedirle un favor.

Caminé hacia la clase de Ikehara para buscarlo. Estaba acostado sobre su escritorio… probablemente descansando después de su almuerzo. Su cabello nunca estaba acomodado, por lo que no era difícil reconocerlo a pesar de no ver su cara.

— Ikehara.

Caminé hasta su lado y le hablé. Ikehara se sentó lentamente mientras se frotaba los ojos.

— ¿Mmm…?

— Urm, tengo un favor que pedirte.

Ikehara me miró confundido. Entonces frotó sus ojos repetidamente antes de decir.

— Oh vaya, es Minami… que sorpresa. ¿Qué sucede?

Ese es otro “que sorpresa”. Oh bueno, no puedo culpar a nadie más que a mí mismo por no interactuar con otros. No se puede evitar.

— Es sobre el turno de hoy. Shinonome está enferma y se fue, así que esperaba que pudieras cubrirla.

Ikehara bostezó. Este tipo parece somnoliento la mayor parte del tiempo… ha dormido durante las reuniones también. Él es uno de los pocos miembros del comité que ‘no es muy serio’. La razón por la que Ikehara me habla a veces es porque noto que tuvimos razones similares para unirnos.

— Urm… Realmente no me importa… ¿pero puede Shinonome cubrirme durante mi próximo turno?

— No estoy muy seguro… ¿qué tal si le preguntas?

— Hmm, sí… Hmm. Lo tengo. Así que solo tengo que ir hoy, ¿verdad?

— Sí, gracias.

Con nada más que decir, dejé la clase. Gracias a dios que accedió fácilmente, porque tenía demasiada pereza para tratar de convencerlo.

No había respuesta de Shinonome incluso después de que la clase terminó. ¿Por cuánto piensa dormir? ¿Tal vez se siente realmente terrible? No tengo idea de cómo son las cosas en realidad, ella no parece alguien que es muy saludable.

Ikehara estaba sentado donde se supone que Shinonome estaría, mirando la pantalla de su celular mientras golpeaba con los dedos la pantalla. Probablemente estaba ocupado con algún juego.

Lo seguí por reflejo y saqué mi teléfono.

Había un mensaje que había perdido. Lo abrí. Era de Shinonome.

— Estaba durmiendo todo este tiempo. Lamento responder tarde. El resfrío se atenuó un poco, pero creo que también faltaré mañana.

Era las mismas palabras sin emociones, pero al menos, no estaba por morir pronto. Aliviado, empecé a escribir mi respuesta.

— Ikehara está cubriendo tu ausencia, así que, ¿puedes cubrir su próximo turno para pagar el favor?

La respuesta de Shinonome fue instantánea.

— Seguro. Por favor agradécele de mi parte.

Eso es un trabajo hecho… me giré para mirar a Ikehara, solo para encontrarlo mirando en mi dirección. Su visión estaba claramente dirigida no hacia mí, sino hacia mi celular. Para ser más preciso, el colgante colgando de mi teléfono… el extraño mono que compramos en el parque temático.

— ¿No es… eso lo mismo que Shinonome-san tiene?

Disparó la pregunta sin aviso.

— ¿Eh?

Exclamé sorprendido. Esa acción disparo encendió sus sospechas. Sus ojos estaban vagando entre mí y el colgante repetidamente.

— ¿Eh? ¿Y? ¿Es lo que creo que es?

— Huh, ¿a qué te refieres con eso? Oh, Shinonome también tiene el mismo, ¿cierto? El mismo colgante.

Ese era yo tratando de quitármelo de encima. Ikehara inclinó la cabeza desconcertado.

— Me encontré con Shinonome-san ayer en mi camino a casa. Estaba haciendo una llamada. El colgante llamó mi atención por lo raro que se veía. Era exactamente el mismo que este.

— Eh, en verdad… Bueno, es una coincidencia. Una en un millón. Sabes, pura casualidad…

A causa de la situación inesperada, era incapaz de conjeturar una mentira más convincente. Ikehara suspiró y dijo:

— Oh vaya… Apestas mintiendo, ¿no es así?

Estaba sin habla.

— No que importe… Hmm, ya veo… ¿Así que ustedes están saliendo?

Así que eso es lo que Ikehara ve.

— No, no estamos exactamente saliendo…

Dije porque era la verdad, pero Ikehara resopló y respondió con:

— ¡No hay manera de que los colgantes sean iguales si no estás saliendo con el otro!

No estoy muy seguro si eso es verdad, pero tal vez en realidad lo es.

— ¿En serio?

— Sí, hablando típicamente. ¿Qué otra razón hay para hacerlo so no son pareja? Ustedes dos tienen colgado el mismo mono raro, ¿sí? No es algo como una exposición de moda.

Así que el mono si se ve raro… pensé para mí mismo y paré antes de decirlo en alto. Ahora no es el momento para estar haciendo eso.

— Urm…

No puedo explicarle mi relación con Shinonome. Si lo hago, revelaría que Shinonome es un autor. Shinonome quería que lo mantuviera en secreto. Pero sin dejarle saber el secreto, seria irrazonable forzarlo a aceptar el hecho de que ‘solo estamos pretendiendo ser una pareja’.

— ¿Y? no hay necesidad de esconderlo. No es que importe.

— Bueno no, pero espero que lo mantengas para ti mismo…

— ¿Por qué?

No tenía respuesta para esa pregunta suya. Estaba perplejo.

— Bueno, es algo embarazoso…

— Ah, así que es por eso.

Antes de que pudiera decirle que tuviera la boca cerrada, fuimos interrumpidos por un estudiante que quería un libro. Entonces fui bombardeado por las preguntas de Ikehara, pero solo podía responder con respuestas vagas ya que no se me ocurría con nada mejor.

El día paso siendo perseguido por Ikehara sobre el tema. El día siguiente, Shinonome hizo como dijo en su mensaje y tomó otro día de descanso.

Llegó el viernes. El momento en que Shinonome puso un pie dentro de la clase, había un obvio grupo de estudiantes mirando repetidamente entre ella y yo. No pude evitar suspirar silenciosamente.

Ikehara es un maldito idiota.

Se esparció más rápido de lo que esperaba.

Shinonome caminó sola a su asiento. En cuanto a mí, puse una sonrisa y la miré desde el lado de mis ojos.

Viendo esto, unos pocos compañeros me miraron con sonrisas en sus ojos.

Vaya grupo de chismosos… maldije en silencio y suspiré de nuevo.

Si solo fuéramos una pareja real, entonces no me importaría el chisme.

Pero eso obviamente es algo que no puedo decir en alto.

Shinonome y yo no interactuamos mucha durante las clases.

***

Cuando llegué a casa ese día, fui recibido por Arumi-san en un delantal.

— Regresaste, Eita. ¿Quieres cenar o tomar un baño?

Mi respuesta a la pregunta de esposa de Arumi-san fue:

—… Dormir.

Entonces caminé directo a mi habitación. Arumi-san me vio con una expresión aturdida y confundida.

Sin molestarme por quitarme mi uniforme, me dirigí directo a la cama.

— Hai…

Alguien tocaba a la puerta justo cuando estaba exhalando un suspiro exasperado.

—… ¿Qué?

Mi cuerpo permaneció quieto, mi coz fue la única reacción. Del otro lado de la puerta estaba la voz de Arumi-san.

— Eita… ¿sucedió algo? ¿Estás bien?

Estaba planeando responder con el usual “nada”, pero sin saberlo…

— Podrías decir que algo paso, o podrías decir que nada lo hizo.

Una respuesta muy zen.

Pero esa era la verdad. Shinonome y yo estamos enrollados de rumores, pero ninguno de los contenidos es real. Por eso, podrías decir que las cosas están nadando para ambos lados. Es increíblemente problemático.

— ¿Quisieras hablar conmigo?

La voz de Arumi-san sonaba realmente abatida.

— Urm…

Hablando con ella de esto no traería ningún cambio a la situación. El problema yace en Shinonome y yo, y dudo que el punto de vista de un tercero fuera de mucho uso para mi consideración.

— Eita, ¿no soy confiable?

La voz más allá de la puerta estaba cerca de llorar. Así es Arumi-san todo el tiempo. Siempre piensa en mí como una persona fría y solitaria sin importarle un demonio el mundo… ella no tiene idea del dolor que estoy sufriendo por dentro.

— No es eso.

Respondí.

— No es culpa de Arumi-san. Es algo más por completo.

Tal vez soy un tipo destinado a caminar en círculos cuando se trata de chicas. Pueden no tener la intención de ponerme en esa situación, pero estaré dando vueltas estúpidamente en todo caso.

— Okay entonces… Siéntete libre de discutir lo que sea conmigo si crees que puedes, ¿está bien?

— Mmm…

Sorprendentemente, no estaba en lo más mínimo irritado cuando escuché lo que Arumi-san dijo. A pesar de mi fracaso en suprimir mis sentimientos de irritación hacia Arumi-san en el pasado, ahora soy capaz de escucharla tranquilamente y responderle de una manera más calmada.

— Gracias.

Dije eso naturalmente.

— Te llamaré cuando la cena esté lista.

La voz de Arumi-san estaba notablemente más alegre.

Después de asegurarme que Arumi-san estaba a una distancia considerable, me senté y saqué el celular de mi bolsillo. Colgando del teléfono estaba un raro mono con su exasperante sonrisa.

Así que tú eres el que me está jodiendo.

En realidad no, esa debería ser tu maestra en su lugar.

Empecé a escribir el mensaje mientras imaginaba a Shinonome molestando al mono como su entrenadora.

— ¿Cuándo planeas visitar mi casa, Shinonome?

Después de enviarle el mensaje, regresé a rodar por la cama.

Bien, yo también soy un mono. Shinonome es la maestra, mientras soy el mono trabajando duro por ella. Ya que la maestra dijo que le gustaría visitar mi casa, tendré que hacer los arreglos necesarios. Esto puede encender una nueva ola de rumores, pero debe hacerse lo que debe hacerse.

Mi maestra respondió de inmediato.

— ¿Qué tal… el próximo fin de semana?

— Está bien. Será el próximo sábado.

Respondí de inmediato y puse lejos mi teléfono. Cuando me preguntaba que hacer a continuación, Arumi-san informó que la cena estaba lista.

Me levanté y caminé hacia el comedor. Keisuke estaba allí leyendo el periódico con una expresión despreocupada, como siempre.

Mientras masticaba la col, le dije a Keisuke,

— Urm, ¿puedo invitar a un amigo el próximo sábado?

Al escuchar eso, Keisuke cerró el periódico en un instante y me miró sorprendido.

—… ¿Un amigo?

Su expresión estaba diciendo totalmente ‘¿Así que tienes amigos?’ No lo puedo culpar, ya que nunca había invitado a un amigo antes.

— Mmm…

La mirada de Arumi-san se centró en mí, que estaba masticando la col, de inmediato.

— ¿Una chica? ¿Tu amigo es una chica?

No podía entender la razón detrás de su alegría, pero no hay razón para mentirle. Así que asentí mientras masticaba la comida en mi boca.

— ¡Whoa! ¡Así que es verdad! ¡Entonces tengo que preparar un festín para eso!

Estaba un poco irritado, para ser honesto. Debería dejarla sola mientras esta así, podría en realidad prepara sekihan[1] todos los días.

— No hace falta. Comida normal será suficiente.

— ¿Novia? ¿Ella es tu novia?

Esa pregunta de nuevo. Una pregunta difícil de responder. Realmente no quería.

— Urm…

Troné mi cuello. Por alguna razón, Arumi-san estaba asintiendo repetidamente mientras exclamaba,

— ¡No te preocupes! ¡Entiendo! ¡Así que eso es lo que es! ¡Hay una distancia incómoda entre ustedes dos! ¡Solo déjamelo a mí! ¡Onne-chan hará lo mejor para ayudarte!

— ¡No no no, solo tienes que tratarla normalmente! ¡No estamos en esa fase todavía!

— Ahí vas de nuevo. ¿Por qué otra razón va a venir si ese no es el caso?

Mi cabeza es un desastre por tratar de explicarle todo a ella.

Es raro que la invite a mi cada de repente sin explicación. Estamos hablando de los fines de semana, días donde ambos, Keisuke y Arumi-san, estarían cerca. Sería un desastre si tuviera que explicar todo desde el día en que se conocieron.

— En cualquier caso, solo tienes que tratarla como un invitado normal. No, en serio. No hay necesitad de ir por todo lo alto.

Los hombros de Arumi-san cayeron exageradamente cuando escuchó mi pedido. Sin embargo, reganó su espíritu rápidamente, miró entre Keisuke y yo y preguntó:

— ¿Sería mejor dejarlos a ambos solos? ¿Qué tal si yo y Keisuke salimos?

— No, es mejor que estén cerca…

Lo que Shinonome probablemente quería era ‘visitar la casa de un amigo’, lo que significa que sería mejor si los miembros de la familia estuvieran cerca. Probablemente.

Al escuchar mis palabras, Arumi-san hizo un “Uhh” y murmuró:

— Los sentimientos agridulces del amor… Qué lindo…

¿Tiene un tornillo suelto? Keisuke miró desinteresado y dirigió su atención de nuevo al periódico.

Para ser honesto, no estoy muy entusiasta de que Shinonome use mi casa como referencia cuando Arumi-san y Keisuke están cerca. Más que nada, mis padres no están.

Entonces me percaté de que nunca le dije a Shinonome sobre mis circunstancias familiares. En cualquier caso, sería mejor informarle de antemano.

Mientras pensaba eso, metí la última col en mi boca.

***

Miércoles de la siguiente semana, después de terminar con nuestro deber en el mostrador, Shinonome y yo nos dirigimos a la cafetería.

Shinonome no abrió su libro incluso después de que se sentó. Eso es probablemente porque lo había dicho de antemano que tenía que decirle algo. Me estaba mirando en anticipación, muy parecido a como un cachorro haría.

Ordenamos algo de café. Nada fue dicho hasta que nos fue servido. Shinonome permaneció en silencio. Cuando el mesero vino y dejó las tazas en la mesa, finalmente hablé.

— Es sobre mi familia.

Shinonome parpadeó varias veces cuando escuchó eso. Probablemente no esperaba eso de mí.

— Bueno, vendrás el sábado, ¿no?

— Ah… Mmm.

— Así que pensé que debería informarte de antemano. Mis padres no están.

Estaba preocupado de que lo interpretara erróneamente y pensara que mis padres estaban muertos, así que lo explique que mi padre fue despachado a América a causa de su trabajo y mi madre fue con él.

—… ¿Así que no hay nadie más en casa?

Preguntó Shinonome con la cabeza inclinada después de escuchar mi explicación. Respondí sonoramente con,

— ¡Mi hermano mayor esta! ¡No es como si estaríamos solos en la casa!

Debería ser preocupante para Shinonome si venía y se daba cuenta de que era yo era la única persona en casa. Y eso aplica también para mí. Nunca me encontré en tal situación, así que no sabría qué hacer.

Fue entonces cuando recordé algo más y continué.

— Oh cierto. También está la novia de mi hermano.

Shinonome inclinó la cabeza en la otra dirección. A pesar de su falta de palabras, podía ver por sus acciones que me estaba preguntando porque había sacado ese tema.

Por eso tuve que explicarle las frecuentes visitas de Arumi-san a mi casa. Asentiría en respuesta mientras me escuchaba. Cuando terminé, Shinonome finalmente dijo suavemente,

— Eso es tan bueno.

— ¿En serio?

— Siento que puedo escribir una historia solo con eso.

Se siente extrañamente real si es Shinonome la que dice eso como autora. Si le digo sobre mis sentimientos por Arumi-san, ¿entonces eso no le permitiría escribir una historia melancólica? Pero absolutamente no tengo planes de hacer eso. Seria problemático si su atención se dirige a eso. Más que nada, ya es algo del pasado, así que no estoy seguro si debería decirle de todas formas.

— No es interesante para nada.

Dije francamente. Shinonome estaba desanimada cuando escuchó eso.

De alguna manera, estoy actuando frío hacia ella de nuevo.

Desde el viaje al parque temático, por alguna razón que desconozco, mi corazón hormiguea cuando estoy interactuando con Shinonome. Eso no pasaría si no la estuviera viendo, pero soy incapaz cada vez que la veo.

—… Lo siento.

Shinonome sacó su teléfono de su bolso. Estaba vibrando furiosamente en modo silencioso.

— ¿Debería atender?

Asentí en silencio. Shinonome giró la cabeza excusándose y presionó el teléfono contra su oído.

Había la ocasional mención de la palabra ‘borrador’ por Shinonome… fácilmente podía decir que estaba hablando con su editor solo por su actitud. Cada vez que hablaba, la colgante en su teléfono se movería como si estuviera aburrido.

Parecía que la conversación no terminaría pronto. Saqué mi teléfono aburrido y lo miré. Exactamente el mismo colgante estaba colgando de él.

Esa es una expresión bastante exclusivista… pensé para mí mismo. Realmente no entendía como alguien podía encontrar esta cosa linda.

Cuando miré hacia arriba, me di cuenta que Shinonome ya había terminado su llamada. Me estaba mirando. Cuando vio el colgante en mi teléfono, sonrió y dijo,

— Pensé que ya lo habías quitado.

— Está colgando ahí bien… Tú me lo diste, después de todo.

La pisca de impotencia en mi voz era clara como el día. Shinonome probablemente notó mis sentimientos porque estaba empujando el colgante en su teléfono desanimadamente con su dedo. En realidad parecía que estaba molestando al mono.

No pude evitar verme de nuevo como el mono.

¿Shinonome solo está jugando conmigo en sus palmas? Aunque dijo que era para su investigación, ¿podría haber sido una mentira? ¿Tal vez todo era por el bien de verme poniéndome nervioso para su propia diversión?

Hubo en largo, incomodo silencio entre Shinonome y yo.

Shinonome puso su teléfono en su bolso, entonces añadió azúcar a su café.

— ¡Ah!

Una repentina exclamación de mi parte. Shinonome, que estaba revolviendo el café con una cuchara, se congeló por la conmoción.

—… ¿Si?

Indagó Shinonome, bajando la cabeza y mirándome.

Mí exclamación fue porque recordé el incidente involucrando a Ikehara hace unos días. Aunque no estaba seguro si debía decirle sobre eso.

— ¿Sucede algo?

Pregunto Shinonome preocupada. Responder con “Nada” lo haría ver como si le ocultara cosas, lo que en su lugar podría resultar en ella estando más preocupada.

— No es nada… Cuando Shinonome faltó a clase porque estaba enferma, mencioné como Ikehara te cubrió, ¿cierto?

— Mmm.

— Fue cuando Ikehara notó que teníamos el mismo colgante… entonces, bueno, rumores sobre nosotros empezaron a propagarse al día siguiente.

— ¿Rumores?

La expresión de Shinonome me dijo que genuinamente no tenía idea de lo que estaba hablando.

— Rumores sobre como Shinonome y yo estamos saliendo…

El arrepentimiento que sentí fue instantáneo. No debí haber dicho eso. Sabía bien que tan mal sería para mi salud mental de acuerdo a la respuesta de Shinonome.

Los ojos de Shinonome estaban flotando alrededor… no podía ver a través de los pensamientos en su mente. Finalmente me miró con la cabeza inclinada y preguntó:

— ¿Eso… te molesta?

— ¿Eh? ¿Qué?

— ¿Esta Minami-kun molesto por rumores como esos?

Me pregunté si había una manera valiente de decir “no” después de escuchar una pregunta así.

— Ah, no. En realidad no me importa…

— ¿De verdad? Gracias a dios…

— ¿Qué hay de Shinonome?

La conversación debió haber terminado conmigo, pero decidí terminar con una pregunta propia. Los ojos de Shinonome se abrieron por completo con sorpresa por un instante.

— Eh… No me… importa…

Entonces bajó la cabeza de inmediato. No entendía a lo que se refería.

¿Qué quería decir por ‘no importa’? ¿Es porque no le podían importar menos esos rumores sin bases? ¿O que no importa porque la persona soy yo? Pude haberme disculpado cándidamente con “¿En verdad? Siento eso”, si respondía con “Eso es molesto”.

Yo estaba por sufrir daños sicológicos si la conversación continuaba, así que en su lugar cambié de tema.

— Hablando de eso, ¿ya has iniciado a trabajar en la historia larga?

— No en la novela como tal… pero estoy empezando en el abstracto…

— ¿El abstracto?

— Es algo como la esencia, si quieres. Primero, tengo que mostrárselo al editor. Luego viene la modificación antes de finalmente empezar la historia real. Sin embargo, es como para las historias cortas hacerlo con el abstracto.

— Ya veo…

Nuestra conversación no continuó como planeaba, ya que no había mucho de qué hablar si no siquiera había empezado. Esta el abstracto del cual podía investigar, pero para ser honesto, no tengo indicios sobre el mundo profesional. No estaba seguro de seguir la conversación.

Levanté mi cabeza al reloj colgando en la pared. Solo han sido treinta minutos… normalmente deberíamos durar una hora aquí.

—… Ya es hora.

Sugerí. Shinonome asintió débilmente y se levantó.

Pagamos nuestras bebidas y caminamos a la estación juntos, como siempre. Nada fue dicho entre nosotros.

En la estación, cuando íbamos a seguir nuestros caminos, Shinonome se giró brevemente para mirarme. Parecía que tenía algo que decir, pero negó con la cabeza en su lugar.

— Lo siento… No es nada. Nos vemos mañana.

— Muy bien.

Levanté mi mano y me di la vuelta. Mientras subía las escaleras a la plataforma, podía ver a Shinonome del otro lado. Estaba leyendo, inconsciente de que yo estaba en la plataforma opuesta.

Cuando me paré en la plataforma, el tren en dirección opuesta llegó, metiéndose entre Shinonome y yo. Cuando dejó la estación, Shinonome tampoco se podía ver por ningún lado. Un sentimiento de soledad me golpeó.

Finalmente, mi tren llegó.

Mientras el tren se sacudía por su vía, me incliné contra la ventana mientras estaba de pie. Mirando el escenario más allá de las ventanas, estaba más o menos arreglando mis sentimientos.

Como estaba extrañamente irritado cuando estoy con Shinonome, o la manera en la que me actuaba calmadamente cuando Arumi-san estaba alrededor recientemente.

Podía medio entender de qué se trataba todo eso, pero una parte de mí se negaba a aceptarlo. Me contenían un montón de problemas… la ligera vergüenza, que problemático se sentía, y también este extraño orgullo mío.

No estoy muy seguro de si lo que estoy diciendo es apropiado, pero es una lástima… para ser honesto, estoy en el punto donde estoy forzado a admitir esto.

En realidad, estoy enamorado de Shinonome.

 

NOTAS:

[1] NT: frijoles rojos japoneses con arroz comúnmente servidos durante eventos de celebración, al punto en que son sinónimo de ‘celebración’

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s