Capítulo 7

Para Romiemarigana, cada día era aburrido. Muy aburrido.

Además, Romiemarigana se dio cuenta de que su único apoyo, Eason, solo la había traído aquí bajo el contexto de ‘investigación’.

Él no mostraba ningún rastro de amor o afecto hacia ella.

En su búsqueda por satisfacer su curiosidad, Eason le preguntaba todo tipo de preguntas y realizabas detallados chequeos en su cuerpo.

A pesar de su decepción, Romiemarigana nunca pensó en dejar el lado de Eason. “Esto está bien”, pensó para sí misma. Siempre que pueda ‘satisfacer’ a Eason –incluso si fuera amada o no– habría un significado en estar cerca.

Por eso, podía seguir incluso si otras personas la bañaban con sus miradas curiosas o sus risas desdeñosas.

A pesar de que estaba encerrada en una pequeña casa, era todo el mundo para ella.

 

Nishizono Yūko

<El Mundo en Expansión de Romiemarigana>


Era sábado. Arumi-san, que se había quedado anoche, empezó su mañana limpiando la casa y cocinando. No solo eso, cuando entre a la sala medio despierto en mis pijamas debido a todo el ruido…

— ¡Eita! ¡¿Cuánto piensas pasar con esa ropa puesta?! ¡Eso no servirá! ¡Tienes que vestirte mejor!

Terminó regañándome. Shinonome llegaría en la tarde, así que aún hay bastante tiempo. Sin embargo, Arumi-san negó todas mis protestas y me empujó hasta el baño.

— ¡Límpiate! ¿Qué hay de tu ropa? ¿Ya decidiste que usar? ¿Todo está bien?

Tengo que dárselo a Arumi-san.

— Ropas normales estarán bien, Arumi-san. No es que esto sea una ocasión especial.

A pesar de que dije eso, Arumi-san obstinadamente rechazó todos mis puntos de vista por igual.

— ¡Por supuesto que lo es! ¡Eita va a traer a su novia a casa! ¿Me pregunto qué tipo de chica es? ¡Onee-chan se está emocionando!

Di un profundo suspiro. Hico lo mejor para negarlo, pero Arumi-san se metió en la cabeza que Shinonome es mi novia. No tenía oportunidad para refutarla. Al final, debería recordarle no acosar a Shinonome demasiado. Sin embargo, todo será para nada si no se calma primero.

Arumi-san asintió en satisfacción cuando me vio lavando mi cara. Entonces su punto de mira se volvió hacia Keisuke. Gritó hacia el segundo piso.

— ¡Keisuke! ¡También es hora de que te despiertes!

No se ha relajado para nada. Solo esta vez, no sentí nada más que pena hacia Keisuke… como alguien que normalmente duerme en las tardes, debe ser tonto despertar por algo así.

Cuando regresé a la sala con un cambio de ropa, Arumi-san estaba en la cocina cocinando[1]. Tomé un vistazo por curiosidad, y me di cuenta inmediatamente que había hecho estofado de res. Comparado a sus platillos habituales, la vasta diferencia entre el olor y color de este estofado sugería que probablemente comenzó a prepararlo anoche.

— Estuve guisando esto desde hace ocho horas desde ayer.

Dijo Arumi-san felizmente. Mirando más de cerca, podía ver círculos negros bajo sus ojos. Parecía que había estado preparando el estofado toda la noche sin dormir. No pude evitar encogerme de hombro exasperado por lo loca que estaba.

— Ah, ¿ella está bien con carne?

Preguntó Arumi-san preocupadamente de repente.

— No hay problema, ella no es…

Fue entonces cuando me di cuenta de que nunca había almorzado o cenado con Shinonome. La película fue en la tarde y nos separamos antes de la cena. Si comimos juntos cuando estábamos en el parque temático, pero esos eran sándwiches sin carne.

La posibilidad de que a Shinonome no le gustara la carne no es cero, pero es muy tarde para preocuparse por cosas como esa ahora.

— Oh cierto, ¿cuándo piensas servir eso?

Antes de saberlo, era mi turno de hacerle preguntas a Arumi-san. Arumi-san respondió con una expresión perpleja en la cara,

— ¿Eh? En la cena. ¿Por qué preguntas?

Shinonome llegaría en la tarde. Aun así, serian al menos cuatro horas para la hora de la cena, y eso era una estimación muy optimista.

— ¿Cenaremos juntos?

— ¿Por qué la expresión adversa?

Con absolutamente nada en casa, ¿cómo rayos se supone que pasaré cuatro horas con Shinonome? ¿Deberíamos matar tiempo jugando cartas? ¿Keisuke, Arumi-san, Shinonome y yo jugando un juego de Sietes? Preferiría no pensar en eso. Mi plan original era hablar sobre trivialidades por una hora o dos antes de despedirnos, pero Arumi-san probablemente me detendría de hacerlo. Asumiendo que Shinonome esté de acuerdo de todas maneras.

— No, no es nada.

Para ser honesto, solo pensar en lo que va a pasar en lo suficientemente deprimente. Mientras estaba sentado en el sofá de la sala y estaba por encender la televisión, Arumi-san volvió su atención a la situación del segundo piso.

— Lamento molestarte, Eita, pero despierta a Keisuke por favor. Fui a su cuarto antes, pero se reusó a despertarse.

La rutina semanal de Keisuke involucra él leyendo hasta las mañanas los fines de semana, así que es posible que solo haya dormido por tres horas ahora. Es simplemente cruel despertarlo.

— Despertará pronto, creo. No es como que importe si sigue durmiendo…

Sabiendo bien que Keisuke es difícil de tratar cuando se despierta, busque una excusa en mi intento de evadir la tarea, pero Arumi-san tenía un plan diferente en mente.

— ¡Eso no servirá! ¡Keisuke se espaciará por dos horas completas después de despertar! ¡Seria grosero para tu novia si no actúa apropiadamente!

— ¿Eh?

— ¡Keisuke y yo somos tus guardianes ya que tus padres no están! ¡Tenemos que presentarnos apropiadamente! ¡Ahora, andando!

Parece que no hay lugar para discutir. Me levanté a regañadientes y caminé al segundo piso.

No hubo respuesta cuando toque la puerta. Cuando la abrí, era justo lo que esperaba… Keisuke estaba acostado, cubierto en su sabana.

— Arumi-san hará un berrinche, así que ya levántate.

Sacudí su cuerpo en un intento de despertarlo, pero Keisuke no mostraba señales de despertar. Esto está creando un montón de presión en mí… Arumi-san me regañaría si regresaba a la sala sin haber hecho nada.

Sin ninguna otra opción en mano, decidí matar tiempo en el cuarto de Keisuke hasta que despertara. Para pasar tiempo, empecé a buscar en su pila de libros, y en ella estaba la revista [YOTAKA] que Shinonome autografió. Había revistas más recientes apiladas sobre ella. Mientras cuidadosamente pase a través de los libros localizados abajo mientras trataba de no tirar la pila, encontré copias nuevas de [YOTAKA] que tenían fecha antes de la que pedí prestada antes.

Empecé a buscar a través de las cubiertas, mis ojos se centraron en nombres y contenidos. Solo los que tenían trabajos de Shinonome me interesaban. Después de una breve selección, traje la pila de revistas al escritorio de Keisuke, me senté en la silla y empecé a leer el número más viejo. La revista destacaba el trabajo debut de Shinonome, [Los Afligidos Ojos de Sanni Yaka].

Aun otra historia que ni pude comprender.

Justo como otras historias que escribió Shinonome, no estaba basada en el mundo moderno. ¿Lo clasificarías como ciencia ficción o fantasía? La historia no era clasificada como era publicada en una revista literaria, pero para mí, se sentía fuera de ambos géneros.

En la siguiente historia y la siguiente, todo era igual. Todas las historias se ubicaban en mundos ficticios. Ninguno de ellos eran mundos futurísticos, tampoco había ninguna mención de términos como Japón o América.

Mientras las leía, empecé a recordar lo que dijo Shinonome.

Uno requiere el conocimiento necesario para escribir una historia larga. Sabiendo bien cuáles son sus debilidades, en su lugar terminó escribiendo sobre mundos ficticios.

La otra similitud entre sus historias era que no había elementos de romance. Incluso cuando había un personaje hombre y un personaje mujer, ningún amor florecía entre ellos. Todos el elenco retrataban su rol mecánicamente… al menos así es como se sentía para mí. Sin embargo, como las historias no estaban basadas en el mundo en el que vivimos, uno podía probablemente interpretarlo como ‘ese es probablemente el tipo de atmósfera que está tratando de retractar’.

Con esa interpretación en mente, las historias de Shinonome pueden haber sido ‘bastante decentes’ en ese aspecto. Sin embargo, como alguien que raramente lee, no estoy en posición de juzgar.

Justo cuando terminé de leer todas las revistas que tomé (o más específicamente, las historias de Shinonome dentro de ellas), el cuerpo de Keisuke se estiró junto con respiraciones rítmicas. Con la sábana aun colgando en su cuerpo, Keisuke pareció ignorar mi presencia mientras tomaba sus lentes del escritorio antes de ponérselos torpemente. Entonces finalmente se giró para mirarme.

—… ¿Qué estás haciendo?

Cerré la revista.

— Arumi-san me dijo que te despertara, pero no lo hiciste, así que me quedé aquí esperando. Me presionaría a que volviera si regresaba abajo solo.

—…Cierto.

Keisuke peinó su desordenado cabello con sus dedos y salió de la cama con una mirada irritada en su cara. Nada fue dicho cuando vio la revista que estaba leyendo; caminó fuera de su habitación, probablemente a asearse o algo. Sintiéndome aliviado por finalmente cumplir mi misión, coloqué las revistas de nuevo en la pila y deje la habitación.

De vuelta en mi habitación, había un mensaje de Shinonome en mi celular.

Buenos días. ¿Está bien que llegue a las 2 de la tarde? ¿No estoy molestando a tu familia?

No, no hay problema. Envíame un mensaje cuanto tomes el tren, ¿está bien? Iré a recogerte a la estación.

Entendido. Sigamos en contacto.

Le dije la estación más cercana a mi casa. No habría problemas de cambio de línea, y también minimizaría el riesgo de perderse. Aun así, metí el teléfono en mi bolsillo mientras me dirigía a la sala, solo por si necesitaba contactarme por una emergencia.

Keisuke estaba leyendo el periódico con un cigarro en la boca, su cabella seguía desordenado. Arumi-san antes insistió en que cambiara mi ropa, pero le dijo nada a Keisuke, y en su lugar estaba preparando el desayuno en la cocina. Tal vez sabía por experiencia que sería inútil esperar algo de Keisuke cuando recién despierta. Probablemente lo dejaría así por dos horas.

La única cosa que quedaba era el desayuno antes de contactar a Shinonome y esperarla en la estación… mientras pensaba tales cosas, de repente lo noté…

— Ah.

Keisuke me miró rápidamente, pero no dijo nada y regresó a su periódico. Tal vez porque su cerebro no estaba funcionando a toda capacidad todavía. Por suerte, no pregunto porque fue eso.

Mientras me levantaba, Arumi-san preguntó desde la cocina.

— ¿Dónde vas, Eita? El desayuno está listo.

— Volveré en un momento. Tengo que hacer una llamada.

Con eso dicho, fui a mi habitación y saqué mi teléfono. Encontré el número de Shinonome en mi lista de contactos y presioné el botón de llamada.

Cerca de tres tonos después, la voz de Shinonome llegó.

—… ¿Hola?

— Ah, lamento la llamada repentina. Quería hablar contigo.

— ¿Sobre?

— Vendrás a mi casa hoy, ¿cierto? Por varias razones, la situación se volvió en que mi novia visita mi casa…

No hubo respuesta de Shinonome cuando escucho esa declaración. Solo silencio.

— Nuestra relación es bastante complicada, así que podrían no entender todo cuando escuchen nuestra explicación. Por eso, estaría agradecido si puedes cooperar conmigo y presentarte como mi novia.

Shinonome seguía en silencio. Dado lo temprano que era, ¿tal vez no estaba despierta completamente? Se sentía que Shinonome era alguien que sufría de baja presión sanguínea, así que podría ser similar a Keisuke durante las mañanas. Él difícilmente respondería una conversación.

— La novia de mi hermano es un poco… sabes. Podría terminar acosándote indefinidamente, así que, ¿podrías seguirle el juego? Haré lo mejor para salvarte en esa situación.”

Shinonome finalmente respondió con una vocecilla.

—… Mmm, entiendo.

Su voz era monótona, como siempre… tal vez acababa de despertar. Si ese era el caso, debería colgar ya que terminé con todo lo que quería decir…

— Bueno entonces, nos vemos luego…

Cuando estaba a punto de colgar, dirigí una pregunta repentina hacia Shinonome.

— Oh cierto, Shinonome. ¿Comes estofado de res?

—… ¿Estofado de res?

— Cierto. La novia de mi hermano se quedó toda la noche preparando la cena. Así que si estás bien con eso… si el tiempo lo permite, ¿por qué no te nos unes para cenar?

— Bueno… mmm, estoy bien con eso. Gracias.

— No, no es como si hubiera hecho algo.

— Bueno entonces, nos vemos luego.

— Mmm.

Cuando llegó el sonido de desconexión, di un gran suspiro de alivio como si hubiera terminado un gran trabajo. Oh cielos, esto es estresante para mí. La raíz de todos mis problemas yace en hecho de que fallarían en entender nuestra relación. Sería más fácil para mi si realmente fuera mi novia.

Había un sentido de decepción cuando ese pensamiento llegó a mi mente.

A pesar de que yo quería que pasara, nunca lo haría.

Del otro lado de la puerta estaba la ‘ligeramente… ya sabes’ Arumi-san llamándome. Parecía que el desayuno estaba listo.

Di otro suspiro y caminé fuera de la habitación.

***

El tiempo pasó rápido una vez terminamos el desayuno.

Keisuke hizo justo como Arumi-san predijo: dos horas después de despertarse, finalmente peinó su cabello y cambió su ropa para estar de una manera más ‘presentable’. En cuanto a Arumi-san, permaneció ocupada como siempre, limpiando el piso en un momento y mirando la condición del estofado en otro. Solo cuando finalmente terminó con todo se sentó relajadamente en el sofá a ver televisión.

— Tengamos un almuerzo simple, ¿está bien? Preferiría cenar temprano.

Seguimos la sugerencia de Arumi-san y tuvimos udon para el almuerzo. Después de eso, cuando iba a buscar más cosas por hacer, llegó un mensaje de Shinonome.

Estoy en el tren ahora. Debería estar ahí aproximadamente en treinta minutos.

Me levanté después de leer el mensaje. Arumi-san giró su cabeza inmediatamente.

— ¡Ah! ¿Ya viene? ¿Irás a recogerla?

— Ah… Urm, sí.

— ¡Lo tengo! ¡Prepararé algo de té!

Con eso, Arumi-san se ocupó de nuevo. En cuanto a Keisuke, continuó leyendo.

El sol brillaba radiantemente, la temperatura era suficientemente cálida que empecé a sudar. Me quede en la sombra todo lo que podía mientras caminaba a la estación. Toma quince minutos como mucho llegar a la estación, así que terminaría esperando por ella un rato.

Al llegar a la estación, me incliné contra el pilar de las puertas de tiquetes. El tren de la dirección de Shinonome llegó justo en ese exacto momento. Viendo desde las puertas, miré a los pasajeros que se bajaban del tren, pero no vi a Shinonome entre ellos. Juzgando por la hora, el tren de Shinonome debería ser el próximo, así que continué esperando.

Diez minutos después, otro tren llegó. Sin embargo, Shinonome no apareció. Desconcertado, miré la hora en mi celular. Es precisamente treinta minutos después de su mensaje, mientras el próximo tren llegaría en diez minutos.

Shinonome nunca estaba tarde. De hecho, siempre llegaría temprano. Estaba un poco preocupado.

¿Podría haberle pasado algo? Y entonces…

— Acaso ya regresó a casa…

Un murmullo. ¿En realidad cambió de parecer? ¿Estaba enojada que dije esta mañana? ¿Podría haberme abandonado por algo como eso? No podía evitar pensar cosas así.

Si ese era el caso, la norma debería ser contactar a la otra persona. Sin embargo, estamos hablando de Shinonome. Medio podía entender cualquier curso de acción que decidiría tomar.

¿Aun no has llegado?

Estaba pensando en enviar ese mensaje, pero deseché la idea. Es feo presionarla así. Ella envió ‘aproximadamente en treinta minutos’, no dentro de treinta ni exactamente treinta. Significando, que había algún tipo de retraso… bueno, típicamente hablando. Espero.

No quiero irritarla al perder la paciencia y enviarle un mensaje.

Para ser honesto, no quiero desagradarle a Shinonome. Dudo que le agrade en primer lugar, así que más razón para no ponerla de mal humor.

Mientras pensaba cosas así, un tren llegó a la plataforma contraria. Nunca puse le especial atención ya que no esperaba que Shinonome llegara de un tren desde esa dirección.

Pero estaba equivocado. Shinonome era uno de los muchos pasajeros que se bajaron de ese tren. Estaba al fondo del grupo cuando bajó, pero inesperadamente, camino de prisa al frente y fuera de las puertas de tiquetes. Honestamente estaba sorprendido.

— Esperaba que tomaras el tren de la dirección opuesta.

Le dije a Shinonome mientras caminaba hacia mí. Se giró para mirar la plataforma antes de bajar la cabeza excusándose.

— Perdí la parada mientras leía…

— Ah, ya veo.

— Lamento estar tarde.

— No, está bien. No espere demasiado.

Esa fue mi respuesta para no dejarle saber que intranquilo estaba por ella estar tarde.

Ambos comenzamos a caminar a casa. A pesar de que escogí quedarme en la sombra todo lo posible, sudor aun salía de mi sien a causa del calor, el cual limpié con mi mano. Preocupado por el olor del sudor, escogí mantener cierta distancia con Shinonome.

Por otra parte, Shinonome caminaba sin ninguna expresión. A pesar de estar usando un cárdigan (el único que usualmente usa) mientras yo solo usaba una camiseta, no había una sola gota de sudor en su cuerpo.

— ¿Tú no sudas?

Ahora que lo pienso, rara vez veo a Shinonome sudar, así que hice la pregunta mientras caminábamos.

— ¿Eh…? ¿Por qué la repentina pregunta?

— No recuerdo haberte visto sudar. Hoy hace mucho calor, ¿no es así?

— No es como que no sude…

Con eso, Shinonome inclinó la cabeza y tomó mi mano de repente. Entonces gentilmente abrió mi apretado puño y agarró mi mano. Podía sentir una ligera humedad en su palma.

— ¿… ves?

— Ah, sí…

Eso me recordó como la mano de Shinonome estaba pegajosa cuando estábamos en la montaña rusa en el parque temático. Probablemente trababa de decir que así era como trabajaba su cuerpo.

Cuando terminamos la conversación, Shinonome vacilantemente liberó mi mano, pero respondí con un apretón firme en su lugar. Podía decir desde la orilla de mi ojo que Shinonome me estaba mirando. No la miré a los ojos, sin embargo. Seria increíblemente embarazoso tener contacto ocular con ella en este momento.

Shinonome se permitió ser guiada en silencio por mi mano. Yo tampoco dije nada. De alguna manera, se sentía que sería forzado a dejarla ir si fuéramos a hablar.

Y así, llegamos frente a mi casa sin decir ni una palabra.

Sentía que Arumi-san podría molestarme si nos veía agarrados de las manos, así que dejé ir su mano cuando llegamos a la puerta. Shinonome evitó mirarme y habló.

— Me siento… ligeramente nerviosa…

Con mi mano en el pomo, giré mi cabeza y dije.

— Relájate, estará bien. Mi hermano difícilmente habla, aunque su novia puede ser bastante habladora. Te ayudaré.

— Mmm…

Entonces le di la espalda a Shinonome y giré el pomo. Arumi-san apareció ante mí en un parpadeo, lo que me sorprendió poco.

— ¡Bienvenidos!

Gritó Arumi-san cuando me vio. Entonces rápidamente colocó un par de zapatillas en el suelo. Parecía que estaba lista para recibirnos en cualquier momento. Tengo que dárselo, está más metida en esto de lo que imaginé. Me giré y le dije a Shinonome.

— Pasa.

Por la manera en que Shinonome caminó rígidamente a través de la puerta, fácilmente se podía ver lo nerviosa que estaba. Arumi-san asintió gentilmente.

Estaba sonriendo mientras veía a Shinonome.

Arumi-san es probablemente una de las razones por las que Shinonome está actuando así de nerviosa… pensé para mí mismo mientras seguía a Shinonome. Por eso, susurré en el oído de Arumi-san.

— Solo espera por ahí por ahora.

Arumi-san, no muy complacida con mi pedido, hizo lo que dije de todas maneras, y se dirigió a la sala.

Insté a Shinonome a ponerse las zapatillas mientras me ponía las mías, pero Shinonome permaneció clavada en el suelo. Sus ojos estaban fijos en la dirección de Arumi-san

—… ¿Qué sucede?

Pregunté. Shinonome respondió suavemente con:

— Ella es hermosa.

— ¿Lo es?

Incliné mi cabeza, sin afirmar lo que acababa de decir.

Solo entonces insté nuevamente a Shinonome a entrar al pasillo.

Keisuke estaba sentado al lado de la mesa de la sala, leyendo mientras fumaba. Cuando Arumi-san le pidió dejar de fumar, apagó el cigarro desinteresadamente usando el cenicero a su lado. Nunca pensé que Keisuke sería lo suficientemente sensible para no fumar al lado de un invitado que es menor de edad.

Keisuke soltó un aliento blanco -probablemente para purgar lo que quedaba de humo en sus pulmones- mientras miraba a Shinonome, que estaba atrás mío. Fue entonces cuando Keisuke entrecerró sus ojos ligeramente. Keisuke no es exactamente un tipo que se vea rudo, pero parece que mira a través de alguien cada vez que entrecierra sus ojos. Shinonome asustada dio un paso atrás por su mirada.

— ¿Qué sucede?

Le pregunté en lugar de Shinonome.

Keisuke siguió mirándome… o en realidad, estaba mirando a Shinonome.

— Tú…

Retrocedí cuando escuché la profunda voz de Keisuke.

Porque no pensé en eso… pensé para mí mismo.

—… Eres Nishizono Yūko, ¿cierto?

Preguntó Keisuke.

Justo como pensé. Aunque era de esperarse. Keisuke es un ratón de biblioteca, un hombre que lee [YOTAKA] completamente cada mes. Por supuesto, habría visto la revista con la foto de Shinonome. Sin mencionar, Keisuke tiene una excelente memoria.

— Ah…

Exclamó Shinonome.

Arumi-san, que estaba preparando te en la cocina, salió cuando sintió que algo iba mal.

— N-nada. Solo continúa con lo que estás haciendo.

La razón por la que dije eso era porque se volvería más complicado si Arumi-san se involucraba. Arumi-san veía a Keisuke y Shinonome repetidamente, entonces murmuró:

— ¿Por qué me dejan fuera de esto?

— No, te diré luego… Shinonome, por favor siéntate. Nunca pensé que esto pasaría, lo siento.

En mi intento de controlar el daño, hice que Shinonome se sentara de una forma un poco forzosa e insté a Arumi-san a regresar a la cocina.

Cuando me senté, Arumi-san caminó con una bandeja con tazas y una tetera.

—… ¿Qué prefieres, té rojo o café?

Shinonome respondió nerviosamente la pregunta de Arumi-san.

— Ah. Café… por favor…

Mientras Arumi-san preparaba el café, pensé en cómo debería explicar esto.

En cualquier caso, el gato ya salió de la bolsa. No tengo otra opción más que revelar el hecho de que Shinonome es una escritora. Aun así, debo tener la aprobación de Shinonome.

— ¿Puedo decirles que en realidad eres una escritora?

Me incliné hacia sus orejas y susurré. Shinonome asintió fuertemente.

Arumi-san llegó a la mesa cuando termino de preparar las bebidas. Así que aclaré mi garganta y comencé a explicar –sin olvidar presentarles a Shinonome también– acerca de que ella es en realidad una escritora.

***

Después de escuchar la verdad sobre Shinonome, Arumi-san era en realidad la que estaba más emocionada en lugar de Keisuke, repitiendo frases como “¡Eso es increíble!” y “Wow…” varias veces. Por otro lado, Keisuke parecía no tener interés una vez que confirmó el hecho ‘Shinonome = Nishizono Yūko’. No dijo otra palabra.

Cuando terminamos con los pasteles y el café, todo lo que debía ser hecho estaba hecho. De alguna manera, nuestra conversación había terminado, se sentía como si Arumi-san estaba por empezar a ponerse chismosa y bañar a Shinonome con preguntas (más específicamente, su relación conmigo). Si preparé a Shinonome sobre como Arumi-san nos confundía con una pareja, pero honestamente no sentía que Shinonome tuviera habilidades para actuar para defenderse de los ataques de Arumi-san.

— Bueno entonces… ¿Puedo decirte ‘Yuuko’?

Cuando Arumi-san hizo su pregunta, ese fue el momento que pensé para mí… ha empezado.

— Ah, seguro…

Sabía que su conversación no se dirigía para ningún lugar bueno, así que me levanté de repente y miré en dirección de Keisuke.

— Ah, cierto. Estaba pensando en mostrarle tu habitación.

Todos pusieron sus ojos en mí. En cuanto a mí, mis ojos estaban en Shinonome.

— A mi hermano también le fascinan los libros, así que atesora su colección mucho. Creo que sería interesante que vieras su habitación. Te gustan los libros, ¿no es así?

— M-Mmm…

Cuando vi a Shinonome asintiendo titubeantemente, me giré hacia Keisuke.

— Así que, ¿tenemos tu aprobación para ir a dar un vistazo? Prometo que no haremos un desastre.

— Has como quieras… solo no derribes las pilas de libros.

— Entendido.

Con su permiso, todo me queda a mí. Hice que Shinonome se levantara y la guie por las escaleras al segundo piso. Shinonome miraba confundida y perdida.

Una mezcla de diferentes olores nos recibieron cuando abrí la puerta del cuarto de Keisuke.

— El cuarto apesta a humo. Mi hermano es un fumador crónico.

Le informé a Shinonome antes de invitarla a pasar.

Después de entrar al cuarto, Shinonome empezó a estudiar la guarida de Keisuke.

— Wow…

Shinonome hizo un poco característica, llena de emoción exclamación.

— Impresionante, ¿no es así? Puede que no lo parezca, pero esta es la mitad que quedó de lo que solía tener el año pasado, la otra mitad la limpió.

Aunque apenas estaba escuchando mi presentación; sus ojos estaban puestos en los montones de libros. Eso es un ratón de biblioteca para ti. El cuarto de Keisuke parecía un tesoro ante sus ojos… al menos eso lo sé a pesar de que no me gusten mucho los libros.

Cuando aún era joven, Keisuke usando más de la mitad de su mesada en libros… y había ocasiones donde podía incluso pedir su mesada por adelantado. No estoy muy seguro de los detalles, pero parecía que Keisuke había gastado decenas de miles de yenes para poner sus manos en libros raros de subastas en línea.

— Wow, incluso esta [Eréndira]…

Murmuro Shinonome mientras acariciaba un libro que estaba ubicado en la cima de una de las muchas pilas de libros.

— ¿Huh?

Caminé hacia ella, sin saber en lo más mínimo de lo que hablaba. Shinonome se giró y dijo con una sonrisa brillante,

— [Eréndira]. Es mi novela corta favorita.

El título del libro que Shinonome estaba acariciando ciertamente decir ‘Eréndira’. Estaba escrito por Márquez, un nombre que nunca había escuchado antes. No tenía idea si el autor era alguien famoso o no. Solo podía hablar con ella si habláramos de autores como Akutagawa Ryuunosuke o Dazai Osamu (autores que aparecen en las lecciones de japonés), pero soy totalmente despistado cuando se trata de autores extranjeros. El conocimiento que poseo no es diferente de una persona típica.

—… ¿Es interesante?

Me detesté a mí mismo un poco por solo tener esa pregunta en mente. Shinonome inclinó la cabeza y respondió:

— Se siente que es más que solo ser interesante o no… es realístico a pesar de ser ficción, y es humorístico mientras depresivo al mismo tiempo…

Una respuesta trabalenguas, pero por la manera en que lo describió, debe haber amado este libro mucho. Y aun así, era incapaz de darle voz mi opinión de ‘algo que le guste a Shinonome’.

De repente, la puerta fue abierta. La cara de Keisuke apareció entre la abertura. No dijo nada mientras colocaba el libro en su mano en una de los montones de libros cercanos. Entonces miró brevemente a Shinonome.

—… ¿Así que te gusta Márquez?

Shinonome inclinó la cabeza y respondió:

— Sí.

— Puedo sentirlo. Leí todos tus trabajos después de todo.

Shinonome se sonrojó y bajó la cabeza, probablemente a causa de su vergüenza de tener su trabajo leído por alguien. Keisuke caminó hacia el escritorio para buscar entre algunos de los libros colocados en la cima de una pila, sacó uno y caminó hacia la puerta.

— Ah, espera…

Shinonome llamó a Keisuke tímidamente mientras él ponía su mano en el pomo. Keisuke giró la cabeza perezosamente.

— ¿Cuál es tu opinión… sobre mis trabajos?

La pregunta de Shinonome salió de la nada. Keisuke entrecerró sus ojos e hizo su pelo hacia arriba con su mano.

— Se sienten bastante de baja calidad.

— Ya veo…

— Pero eso no significa que los odie.

— M-Muchas gracias…

Keisuke le respondió a Shinonome con un “Mmm” antes de salir por la puerta.

Mientras los miraba hablarse, me sentí que era el único fuera del círculo.

Era sorprendente para mí ver a Shinonome tan proactiva en tener la opinión de otros. De nuevo, Shinonome puede haber anhelado por mucho tiempo a alguien con quien pudiera discutir libros o novelas. Tristemente, no soy el que puede hacer eso. Shinonome ya debería saber eso.

Así que pensé… Shinonome puede estar atraída hacia Keisuke.

Él es mucho más inteligente, calmado y mucho más maduro que yo, y también ama los libros… Keisuke posee muchas fuerzas de las que carezco. No sería sorprendente si Shinonome estuviera atraída hacia él.

— ¿Quieres irte?

Le pregunté suavemente, como para que no notara la creciente decepción dentro de mí.

— Ah, mmm.

Shinonome me siguió rápidamente mis pasos mientras caminaba enérgicamente.

— Mi hermano es bastante raro, ¿huh?

Dije con mi cabeza vuelta hacia Shinonome mientras bajábamos las escaleras. La mitad de mi de verdad quería decir eso, aunque la otra mitad esperaba que Shinonome estuviera de acuerdo con migo con un “Sí”.

— ¿Es así…?

La respuesta de Shinonome llegó después de vacilar por un momento.

— Personalmente creo que es un hermano mayor excepcional…[2]

Detuve en seco mis pasos. El cuerpo de Shinonome chocó con el mío, lo que causó que me tambaleara hacia el frente. Estuve cerca de caerme por las escaleras, pero Shinonome agarró mi mano en el momento justo.

—… ¿Sucede algo?

Shinonome inclino la cabeza mientras me miraba con mi cabeza vuelta hacia ella.

— No es nada.

Con esa respuesta, sacudí su mano y resumí mi descenso por las escaleras.

Mientras escuchaba los chirriantes sonidos de las escaleras, pensé para mí mismo… soy un idiota.

La respuesta a la deliberada pregunta mía era la que menos quería escuchar. Estaba enojado por la manera en que actué.

— Excepcional… bueno, tienes razón.

Murmuré con una voz que no llegaría a Shinonome.

Sabía eso desde hace mucho. Ponerme a mí y a Keisuke lado a lado, y todos escogerían a Keisuke.

La desesperación que estoy sintiendo ahora es peor de la que sentí con Arumi-san. La principal razón es porque es de Shinonome de quien hablamos. Shinonome –una compañera de clases, una chica quien en la superficie es mi novia– piensa que Keisuke es ‘excepcional’. Eso es algo que absolutamente odio y no puedo aceptar.

Tal vez solo está siendo educada… traté de convencerme varias veces. Sabía muy bien que ella no es una persona que denigre a alguien cuando su hermano menor esta justo al lado suyo.

Pero aun así no quiero oírlo.

Cuando regresamos a la sala, Arumi-san estaba sentada en anticipación mientras empezó a bombardear a Shinonome con montones de preguntas, pero yo no tenía intenciones de detenerla. Fui salvado por la personalidad burbujeante de Arumi-san. Hubo ocasiones cuando Shinonome me miraba preocupada, pero trate de no decir nada. Todo lo que hice fue escuchar la conversación entre Shinonome y Arumi-san, unido ocasionalmente por Keisuke, que estaba fumando y leyendo un libro detrás de las dos chicas.

Llegó la hora de la cena, así que Arumi-san sirvió el estofado de res que había empezado a preparar desde la noche de ayer. Shinonome sonrió y dijo que el estofado estaba delicioso, pero en realidad sabía blando para mí.

— Eita, ¿está bueno?

Cuando escuché la pregunta de Arumi-san, mi respuesta fue simple.

— Mmm.

Eso tomó casi toda mi fuerza para responder.

De verdad… ¿qué demonios estoy haciendo?

 

NOTAS:

[1] N.E: No me digas :v

[2] N.E: escuché algo romperse… :’v

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s