Prólogo

“Ella es… demasiado joven para ser una mujer, pero carece de la ingenuidad de una niña.”

Nishizono Yuuko

“Romiemarigana’s Expanding World”

Todos los miércoles y viernes desde el momento en que la escuela termina con la campana de las cinco y media suene, es cuando entro de servicio en la biblioteca.

No hay mucho que ver, ya que paso la mayor parte de mi tiempo aburrido detrás del mostrador.

Cuando vienen los estudiantes, sólo hay que inclinar el código de barras en la parte inferior del libro hacia el escáner y repetir la acción con la tarjeta de la biblioteca. Es un proceso que guarda automáticamente los datos del estudiante junto con el ID del libro prestado, en el ordenador. Una tarea fácil que no toma más de diez segundos de mi tiempo.

Todo lo que queda es entregar el libro al estudiante e informar la fecha de devolución.

– El libro debe ser devuelto el próximo viernes.

[E-El] [Libro] [Si-Siguiente] [Día-Viernes]. Todos lo decían por reflejo, sentí la necesidad de no procesar esas palabras con el cerebro. Por supuesto, voy a cambiar la “Fecha” a un “viernes” como si se tratara de un miércoles.

Al terminar este proceso, el lugar vuelve al silencio de nuevo.

Para ser honesto, estoy perdiendo mi tiempo aquí.

Sin embargo, esa es la razón por la que elegí ser miembro del comité de la biblioteca en primer lugar, así que no me quejo.

Suprimí mi bostezo cuando me di cuenta de la mirada de una chica que pasaba por delante del mostrador. Luego dirigí mi atención hacia Shinonome Yuuko, que estaba sentada a mi lado.

Generalmente hablando, el endeudamiento y el contador de vuelta a cada uno, que será serán reemplazados por un miembro en servicio.

Estoy a cargo de las operaciones financieras, mientras que Shinonome está a cargo de la devolución. Nos hemos acostumbrado más o menos a nuestros papeles sin ninguna discusión previa, pero algo me vino a la mente recientemente.

– … Oye.

Le susurré a Shinonome después de asegurarme de que no había nadie más en los alrededores.

Shinonome, que estaba sentada en posición vertical leyendo un libro de bolsillo, respondió sin siquiera mirarme.

– ¿Sí…?

– No es demasiado en realidad. Me acabo de percatar… que la carga de mi trabajo en el mostrador de préstamos es ligeramente más grande que la tuya.

– ¿Es así?

La mirada de Shinonome permaneció fija en su libro. Ni siquiera se molestó en mirarme al hablar, es como si ella no mostrara el más mínimo interés en lo que estaba diciendo. Sin embargo, no hay manera de que pudiera dejarle leer, ya que era el que inició la conversación, continué con mis palabras.

– No recuerdo haber visto a Shinonome hacer mucho durante el último mes…

Vi a Shinonome voltear las páginas del libro con sus delgados dedos, mientras estaba a la espera de su respuesta.

Aun así, su atención estaba pegada al libro.

Supongo que su amor por los libros es la razón por la que se unió al comité de la biblioteca en primer lugar.

Supongo que no está mal que alguien diga que yo soy parte de la minoría que se unió al comité a pesar de carecer de cualquier interés por la lectura. Sin embargo, el amor de Shinonome para los libros está lejos de ser normal.

Esto se debe a que está leyendo todo el tiempo.

Y eso no es una exageración.

Ella pasa todo su tiempo en la lectura, excepto cuando alguien se acerca a ella. Incluso cuando se dirige a casa después de su deber, sigue leyendo mientras camina. Al ser su compañero de clase, no es raro verla leer un libro oculto debajo de su escritorio mientras tomaba notas en clase.

Con la forma en que ella es, se sentía como si estuviera afectada por algún tipo de enfermedad en la que ella morirá si no lee y por lo tanto se ve obligada a clavar su nariz en un libro todo el tiempo.

– ¿Qué tal si cambiamos entonces?

Recobré mis sentidos debido a la respuesta de Shinonome.

– ¿Eh? ¿Qué quieres decir con eso?

– ¿No estabas pensando en lo injusto que es para ti estar haciendo más trabajo? No me importa el intercambio de nuestros puestos de trabajo.

Los ojos de Shinonome todavía estaban fijos en el libro incluso cuando ella estaba diciendo eso.

– No, eso no es lo que tenía en mente.

Yo rechacé torpemente la sorprendente oferta de Shinonome.

– Puedo hacer más trabajo, pero no es como si estuviera realmente ocupado. Solo pensé que esto es un poco intrigante.

Shinonome deslizó un dedo entre las páginas y cerró el libro con un golpe seco. No tenía ni idea de si era porque ella finalmente se veía interesada en nuestra conversación, o fue porque ella finalmente avía terminado un capítulo del libro. De cualquier manera, sus ojos finalmente se dirigieron a mi dirección.

– ¿Intrigante? ¿Qué quieres decir con eso?

– Tienes que devolver los libros que has pedido prestado, ¿no es así? No es como si todo el mundo devolviera los libros prestados justamente ​​el día de su fecha de vencimiento, así que ¿por qué hay más gente que pide prestado?

Pensando que podría ser sólo una ilusión de mi parte, de hecho, cuento el número de personas que regresan los libros prestados. Pronto se hizo evidente que hay más gente que pide prestado. Hay un límite de tres libros por alumno y que sólo puede tener prestado los libros por un máximo de una semana. Con la alta demanda en el préstamo de libros, ¿No significa que la biblioteca pronto se quedará sin libros que ofrecer?

Pero ese no es el caso.

Basado en mi observación de la encimera, no hubo una disminución en el número de estudiantes que están pidiendo prestado (aunque no es un número enorme para empezar). Sin embargo, no hay escasez de libros disponibles, por lo que no es como si hubiese un problema causado por la falta de devoluciones de libros.

Shinonome se quedó mirándome en silencio durante bastante tiempo. Finalmente inclinó un poco la cabeza, haciendo que los suaves mechones de su pelo se sacudiesen ligeramente.

– Nunca has pedido prestado un libro antes, ¿verdad, Minami-kun?

– No… realmente nunca he leído.

– Esa es la razón que no puedes entender.

Sé que no había una pizca de irritación en mi respuesta, pero no es como si yo estuviera enojado ni nada. El hecho de que a mí no me llama la atención la lectura es cierto, por lo que no se puede evitar.

– … ¿Así que voy a entender si tomo prestado un libro?

– Si pides prestado uno… debería entender poniéndote en el lugar de alguien que ha pedido prestado un libro.

Al escuchar esas palabras me sumí un poco en mis pensamientos, pero no pude captar el momento.

– No lo entiendo.

– Entonces significa que hay días específicos en los que se desea tomar prestado un libro.

– ¿Hmm…?

Finalmente me dirigí a un sitio con la pista que me brindó.

– Ah, ¿conque los fines de semana… eh?

Shinonome asintió con fuerza.

– Un montón de gente pide prestados los libros el viernes y va leerlos durante los fines de semana. Y a continuación, devuelve los libros el lunes.”

Ahora suena como si fuera una causa típica de este fenómeno.

– Pero ¿qué pasa con los miércoles? Las he contado y hay un buen número de personas que están pidiendo prestado los miércoles también.

Shinonome respondió a mi pregunta sin perder el ritmo.

– Probablemente porque “Información de los Libros” se publican los miércoles.

“Información de los Libros” es una publicación, algo similar a un mini-periódico. Está hecho por Shiina-san, el bibliotecario de la escuela. Había estado pintando todos los tablones de anuncios en los alrededores de la escuela cada semana. La publicación enumera las columnas que hablan de varios libros, así como el libro recomendado de la semana.

– Ah… así que vienen a visitar la biblioteca después de leer eso.

Le debo una disculpa a Shiina-san, pero nunca pensé que hubiese alguien que en realidad haya leído sus publicaciones. Pero para aquellos que están buscando información para sacar algunos libros de la biblioteca, la sección “Información de los Libros” les da la razón para hacerlo.

– Así que eso es lo que es…

Otro estudiante se me acercó para pedir prestado el libro, mientras murmuraba para mí mismo, así que dejé nuestra conversación y volví de nuevo a la barra para continuar con la tarea con la que yo estaba muy familiarizado diciendo las frases típicas “Muchas Gracias”, “Vuelva Pronto” al estudiante.

Después de que el estudiante dejara el lugar, Shinonome fue la que reanudó la conversación.

– ¿Puedo hacerte una pregunta?

En cuanto escuché a Shinonome, pensé que es bastante raro que me pregunte algo.

– ¿Sí?

– ¿Cuál es la razón por la que Minami-kun decidió unirse al comité de la biblioteca?

Por un breve momento, me preguntaba si estaba realmente en una conferencia, pero me sentí aliviado cuando me di cuenta de que no había indicio de advertencia en los ojos de Shinonome. Soy muy consciente del hecho de que hay bastante gente que desaprueba mi puesto dentro del comité.

– … Bueno, para decirlo sin rodeos, es porque no estoy interesado en formar parte de ningún club.

Hay una regla extraña en nuestra escuela.

Es una regla en la que todos los estudiantes tienen que participar en una actividad del club. En realidad, esto se está volviendo problemático para mí, pero ya que carezco de la motivación para realizar una protesta en contra de los maestros. Mi primer objetivo al entrar en la escuela fue buscar un club en la que no se haga mucho.

Para ser honesto, estoy realmente interesado en clubes relacionados con el deporte. La mayoría de los clubes estarán involucrados en las prácticas cotidianas en las que tendría que sudar a pleno pulmón, mientras soportaba los gritos de los maestros de la tercera edad. Y en realidad no estoy demasiado interesado en el cansancio cotidiano.

Poniendo esto en mente, los únicos objetivos viables que quedan son los clubes de humanidades.

A diferencia de los clubes deportivos, los clubes de humanidades no tenían situaciones en las que uno consiga estar empapado de sudor. Sin embargo, los miembros del club están de alguna manera unidos entre sí por una especie de camaradería; algo en lo que no soy demasiado bueno con cualquiera.

«Para los aficionados a las películas, ¡vamos a juntarnos y a discutir sobre películas! Y ¡Vamos a mostrar nuestra propia producción durante el festival de la escuela!»

Cosas como esas.

Soy una persona bastante apática, y no hay nada que realmente quiera hacer bien. Simplemente no hay manera de que pueda hacer algo como hablar de películas. No estoy interesado en cargar una cámara de vídeo en el hombro y caminar un rato con él durante la grabación de las escenas.

Se siente como un dolor en el trasero alimentar a las ranas diariamente si he de unirme a un club de Biología.

Justo cuando estaba frustrado en lo que debería hacer, se me ocurrió escuchar una conversación sobre el comité de la biblioteca.

Unirse al comité de la biblioteca es similar a unirse a un club, así que no hay necesidad de unirse a otro club si no quieres.

Tras realizar investigaciones adicionales, me di cuenta de que todos los miembros del comité tienen que hacer al hombre contador de una secuencia de cambios de dos días y participar en una reunión que se realiza una vez por semana. Eso es.

Eso hace menos tenso el trabajo, más que cualquier otro club alrededor.

Cuando terminó de escuchar mi base por la cual me uní al comité de la biblioteca, Shinonome permaneció inexpresiva. Todavía no hay signos visibles de emoción en su rostro. Por otra parte, no es como si pudiera adivinar lo que está normalmente pensando de todos modos, por lo que no sería sorprendente si ella en realidad me estuviese regañando en su mente con palabras como, “¿Qué clase de broma es esa?”

Desde el punto de vista de los amantes de libros, sería bastante despreciable para mí unirme al comité de la biblioteca a pesar de mi falta de interés en los libros. Esa es la razón por la que estoy siendo rechazado por muchos en el comité.

Shiina-san, el bibliotecario, me hizo esta pregunta unas cuantas veces en algunas de las reuniones.

– Minami-kun, ¿no hay nada que te gustaría leer, o hay algún libro que te gustaría recomendar?

Y mi respuesta siempre fue: “No”.

El resto de los miembros enumeraba sus autores y libros favoritos, mientras que yo era el único que parecía estar tratando de alejarse lejos del resto.

– … ¿Estás enojada?

Le pregunté a Shinonome.

Shinonome sacudió ligeramente la cabeza. Nunca esperaba que ella pusiera una sonrisa, a pesar de que era sólo una leve sonrisa.

– No estoy enojada.

Luego siguió con…

– Debido a que es lo mismo para mí también.

Desde que supe la respuesta de la persona a la que yo creía que era alguien que amaba los libros más que cualquier otra cosa, empecé a prestarle más atención a la chica llamada Shinonome Yuuko.

Eso fue durante la primera semana de junio, un período de tiempo en que algunos estudiantes ya cambiaban a su ropa de verano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s