Prólogo: Ecuación Cúbica

NOTA: Tómese en cuenta que los honoríficos Coreanos: Sumbae y Oppa, son los equivalentes a “Senpai” y “Onii-san” respectivamente. El proverbio de hoy: Dos son compañía, cuatro son harem.

—————————————————————————-

¿Alguna vez has escuchado de chicas hablando de su primera vez?

Claro, por primera vez no hablamos de algo como quedarse tarde en la escuela para estudias, o su primera vez bebiendo. No, sino la unión de cuerpo y alma; esa clase de primera vez.

— B-bueno… la primera vez que hicimos es-eso… fue en la escuela…

Quien dijo esas palabras era la chica en uniforme escolar marrón, sentada en un sofá. Ella tenía un rostro redondo, grandes ojos cafés, y un sedoso cabello que caía por sus hombros. Aunque tenía una apariencia pequeña, y la impresión de ser una honesta modelo de estudiante, su pecho que hacía que el escote de su uniforme se elevara exuberantemente, no era ni pequeño ni modesto. Debido a la ligera postura si doblaba su pecho era comprimido entre sus brazos, y cada vez que esta se movía, el contorno de su blusa gentilmente se agitaba.

— Fue… fue en la Sala de Referencia Audiovisual de Preparatoria, donde nos reuníamos seguido. Ya que ahora se usa como un almacén que nadie usa, nos reuníamos a estudias y conversar juntos ahí. Y… verás… en ese lugar…

Sus mejillas se pusieron rosadas al estar tan avergonzada. Cada vez que ella frotabas sus rodillas entre sí sin parar, su corta falda comenzaba a subirse, mostrando sus suaves, y blancos muslos a una peligrosa altura.

— Nos estábamos be-be-besando, pero entonces de repente me sostuviste fuertemente entre tus brazos. Aunque estaba sorprendida, también estaba un poco emocionada, y antes que lo supiera estaba presionando mi cuerpo contra el tuyo. A-así que, pienso que puede que te haya puesto un poco e-ex-excitado.

Para un chico normal de preparatoria, sería imposible no reaccionar así ante esos pechos presionando contra él.

— Me tiraste hacia atrás, pero no me molesto, y estaba un poco feliz, así que… te dije que estaba bien que me tocaras si querías, y entonces, después de eso…

El rosa que cubrías su cara subió hasta sus orejas.

— Ah, ¡Ahh! ¡No puedo decir más que eso! ¡Termino aquí!

Después de decir eso, ella bajo su cabeza hasta su pecho. Quizás avergonzada de sus propios recuerdos; la imagen de ella temblando con sus ojos cerrados recordaban a la de un pequeño animal.

 

— Sunbae… la primera vez que fue abrazada por tu calidez fue en el café donde trabajamos.

La siguiente en hablar era una chica pura y elegante de una constitución vistosamente delicada. Como una hermosa chica que ciertamente llamaría la atención si fuera caminando por la calle, su limpia piel y largo, ligeramente colorado cabello la hacían ver como una mística extranjera de algún otro mundo. Vestida en un uniforme azul cielo, su esbelta figura era impecable, sus largas, delgadas piernas debajo de su falda estaban adornadas de un par de translucientes medidas negras.

— Ese día, estábamos solos cuando de repente hubo un apagón. Ya que no podíamos servir a los clientes en la oscuridad, tuvimos que cerrar el café, y comenzamos a limpiar… pero en medio del camino, comenzamos a discutir.

Al contrario de la chica que habló antes de ella, no se sonrojó. Ella continuaba con una voz melosa con una misteriosa sonrisa en sus labios.

Corrí al cuarto de descanso enojada, y tú viniste siguiéndome. Cuando te pregunte si en verdad te gustaba o no, repentinamente me pusiste contra la pared y robaste mis labios.

Ella gentilmente toca sus pálidos labios rosados.

La precoz atracción de la chica, junto a su frágil apariencia, creaban un extraño ambiente sobre ella.

— Probablemente no podías controlar tus acciones porque estaba tan enojado conmigo, pero yo seguía desafiante, y fue entonces cuando fuiste todavía más duro conmigo.

Ella cerró sus ojos, como intentando recordar esas memorias.

— Al final, mientras estaba acorralada contra la pared, tú… ¡Ah! Una descripción más detallada seria peligrosa, así que me detendré ahí. Como sea, eso pasó en mi caso.

Cepillando su cabello detrás de sus orejas, ella abruptamente terminó de hablar. Incluso hasta el final, ella no se sonrojó ni una vez.

 

— Oppa… la razón por la que pusiste tus manos sobre mí fue porque…

La que empezó su historia luego de unos momentos de silencio era una chica pequeña y con cabello corto. Aunque las otras dos chicas que hablaron antes no eran tan grades en sí, esta chica era tan pequeña como una alumna de secundaria… no, de primaria. Su pecho era naturalmente plano, pero se veía muy bien en su uniforme de marinera negro que era toda una rareza en nuestro país.

Aunque ella tenía una apariencia excepcionalmente hermosa que provocaba al instinto protector de su tensa expresión y sus ojos llenos de coquetería; cualquiera podría decir que ella tenía una personalidad fría.

— Me habías atrapado en un estado de éxtasis, con mi cara pegada contra tu ropa interior que había sacado de la lavadora.

Ella dijo sin expresión como si fuera nada.

— Ya que siempre has sido una persona limpia, no estaban sucios y no olían mal, pero… aun tenían tu esencia. Ese es mi hobby secreto. Aunque haya sido un error ser atrapada por la mismísima persona… viendo a los resultados, podrías decir que resultó bastante bien al final.

Diciendo esas palabras, ella asiente lentamente. Meneándose, su corto y negro pelo se cepillaba contra sus blancas mejillas.

— Sin ser capaz de soportar la vergüenza, hice una conmoción diciendo que me mataría, y tú frenéticamente trataste de calmarme. Así que dije: “Entonces déjame verte en una situación embarazosa, también.”

Tan pronto como esas palabras dejaron sus labios sus blancas mejillas se tornaron rosas.

— Después que te dije que te bajaras los pantalones, te empujé contra la cama mientras estabas inevitablemente confundido, y entonces yo…

Aunque su expresión seguía en blanco y su voz era monótona, ella no podía ocultar los tonos de rojo en su rostro. Aun así trató de continuar la historia, manteniendo su postura.

 

— ¡U-un momento!

Pero en ese momento alguien gritó y la detuvo de hablar… era la chica de uniforme marrón que habló primero.

— ¿Qué quieres, Yu Yuyu?

— ¡No me llames así! Y-y, tú sabes… ¿¡No crees que has estado leyendo muchos libros extraños!?

Habiéndose levantado del sofá, ella grita a la chica de pelo corto que se sentaba en la silla al otro lado de la mesa.

— ¡No hay manera de que esa clase de situación pe-per-pervertida pudiera pasar en la vida real!

— ¿Pervertida? ¿No eras tú quien proclamaba haber hecho actos obscenos en la escuela? Ese es un lugar público, ¿Sabes? Yo creo que tú eres la mayor pervertida aquí. Tu eres la Pervertida Numero Uno a Escala Mundial.

— ¿¡Numero uno!? ¡N-No! ¡Esta chica también dijo que lo había hecho en un café mientras trabajaba! ¡Ella debería ser la numero uno, también!

Apuntando a la chica de cabello largo sentada al lado de ella, gritaba.

— Como la hermana menor del dueño de la tienda, ¿No estoy autorizada para usar el lugar como yo quiera?

En respuesta a la refutación de la chica pelilarga, la chica pelicorta respondió fríamente:

— Aun así, el hecho de que lo hayas hecho en un lugar donde no se tiene la intención para hacer tales cosas no es algo para alardear, Han Ka-ryeon. Debiste hacerlo en la casa, como yo.

— No creo que eso sea algo que una hermana menor cuyo hobby sea husmear y excitarse por la ropa interior de su hermano debe decir. Especialmente cuando esa hermana menor tenía amenazado y asaltado atrevidamente a su hermano mayor, cuando fue atrapada en el acto.

— No estamos relacionados por sangre, así que está bien.

— Pero no tienes garantía de que sea verdad. No es así, ¿Señorita Yeon-hee?

— No me llames por mi nombre sin mi permiso. ¿Sugieres que estoy mintiendo?

— Es una historia irrealista, no importa como la mires.

— La chica pelicorta frunció el ceño.

— No. Las historias de ustedes dos son irrealistas. No me es creíble que lo hayan hecho en la escuela, o en su lugar de trabajo.

— ¡Es verdad!

— He estado pensado ‘Guau, ¡Qué gran devoción para una virgen!’  Durante toda la conversación.

— ¡No es una de-desilusión!

La chica de uniforme marrón golpeó la mesa con sus manos.

— ¡En verdad lo-lo hicimos! ¡Y lo hicimos muchas veces después de eso!

— Bueno, parece que tenemos a una ofensora en serie; Debería llamar a la policía de inmediato.

— Hemos decidido una expulsión.

— ¡¿Ehh?!

Al borde de las lágrimas, ella miró a su alrededor, y cambió su atención  a la chica pelilarga.

— ¿T-tú ni siquiera luchaste cuando él te forzó así? Eso fue totalmente obvio…

— Él no me forzó a nada. Es solo que tenía un intenso deseo por mí.

— ¡Es-eso es raro!

— ¿No es libertad de uno propio salir con quien más le plazca? Y ya que soy su prometida, estoy preparada para aceptarlo cuando y donde el me desee.

— ¿Prometida? ¿Qué prometida? Sigues en primero de preparatoria.

— Eso significa que nos tomamos más en serio nuestra relación que la mayoría de personas de nuestra edad.

— Bonitas palabras. En realidad, ¿No estas tomando ventaja sexualmente de él con el pretexto de casarte con él?

— Co-como sea, ¡Ninguna me molesta ya que sé que son mentiras!

Fue entonces cuando comenzaron a levantar sus voces:

— Miren,

Escuchando una repentina voz, las chicas callaron.

Todas giraron al chico sentado en una silla que él había traído a la mesa.

— He escuchado sus historias cuidadosamente.

El chico vestía un par de anteojos de pasta delgada. En parte debido a su ligera cara retorcida, parecía tener una personalidad temperamental. A pesar de que no era guapo, tenía una apariencia intelectual que dejaba una impresión favorable, dependiendo de la persona al menos.

Mirando a las chicas frente a él, abre su boca.

— Preparatoria Bigyeong, Clase 6, Segundo año, Numero de lista 26, Rango escolar #2 – Yu Yuyu. Dijiste que lo habías hecho con tu novio en la escuela…

— ¡S-sí!

— Estudiante de Primer año en la preparatoria de chicas Eunyoung, y empleada de medio tiempo en el café “Saint” – Han Ka-ryeon. Tú dijiste que lo hiciste con tu prometido en tu lugar de trabajo…

— Eso es correcto.

— Estudiante de Primer año en una preparatoria solo de chicas asociada con la Universidad de Jaran, quien vive con su hermano mayor – Ahn Yeon-hee. Tú dijiste que lo hiciste con tu hermano mayor, con el que no estas relacionada de sangre, en tu casa…

— Sí.

Después de darles una larga mirada a las chicas que respondían asintiendo, el chico dejó caer su cabeza.

Y entonces lentamente abrió su boca.

— ¿Están diciendo que ese chico en cuestión soy yo?

La voz sonó como un gruñido proviniendo de las profundidades del infierno.

— ¡A-así es, Cuatro-ojos! Estamos en la misma clase, ¿Recuerdas? ¡Yo soy tu novia!

— Sunbae y yo nos enamoramos el uno al otro mientras trabajábamos juntos. Nos enamoramos tanto que prometimos que nos casaríamos.

— Oppa, cruzamos esa línea después de que saliera a la luz que no estamos relacionados por sangre.

Escuchando las aclamaciones de las chicas, sus pies y manos se sacudieron violentamente.

— Así que, como si no fuera suficiente que yo estuviera saliendo con tres chicas al mismo tiempo, ¿Están diciendo todas ustedes que yo fui la personas que les robó su inocencia?

Mientras murmuraba con una voz temblorosa, cada una de las chicas alzó su voz.

— ¡N-No! ¡Estas chicas están mintiendo! ¡Yo soy tu única novia, y la única inocencia que robaste fue la mía!

— No hay manera de que una persona como tú andaría por ahí cazando otras mujeres infielmente. La única mujer que tú has abrazado soy yo, tu prometida.

— No te preocupes, Oppa. Yo soy quien te quitó la virginidad. No se la daría a nadie más.

En medio de las negaciones, las chicas comenzaron a mirarse las unas a las otras para tenerlas en la mira.

En una atmosfera donde parecía que chispas volaban por la intensidad de sus miradas, el chico estremecido sentado en su silla se levanta de repente.

— ¡No me jodan[1]…!

— No… ¡No…!

Cada una con una expresión propia, las chicas miraban al chico.

Una con una mirada aterrada, la otra con una expresión compuesta, y la última con una expresión acomplejada.

— No hay manera de que estuviera en una relación romántica con una chica.

Estaba en lo cierto.

Las tres chicas ahí lo sabían muy bien, también.

Normalmente, este chico no era alguien quien haría tales cosas como salir con una chicas. De todas las personas que las chicas conocían, no había un solo hombre que se distanciara tanto de la idea de una relación romántica como este chico.

Él tenía un deber que debía hacer, y no había manera de que él hiciera algo que le impidiera hacer esa tarea, algo como salir con alguien. Las chicas conocían muy bien este hecho.

Es por eso que las chicas sabían precisamente cuan increíbles eran las “memorias” que habían dicho hasta ahora.

— Porque yo… yo…

Incluso mientras miraban al chico frente a sus ojos, las chicas continuaban poniéndose en la mira de una a la otra.

No podían darse el lujo de perder a este chico.

— ¡Yo debo estudiar…!

Ahn Kyeong-hyun.

Preparatoria Bigyeong, Segundo año, Clase 6, Número de lista 3.

Él había llegado a ser el primer lugar en los exámenes finales del segundo semestre de primer año el año pasado.

Por supuesto, antes fue el primer lugar en los exámenes de mitad del segundo semestre y los exámenes de mitad del primer semestre y finales también. Incluso en secundaria, él fue el primer lugar en su escuela.

Oficialmente aprobado por otros como el Nerd de Nerds, él es un hombre cuya mayor recompensa es obtener notas altas en los exámenes.

Cuando alguien le pregunta, “¿No quieres tener una novia?” Él solo responde, “No necesito una porque me distraería de estudiar” con una desdeñosa mirada en su rostro.

Pero ahora, sentado ante él están sus tres novias.

La primera chica es una compañera de clases. Una “Novia de escuela” quien aclama que son una “Pareja de escuela”.

La segunda chica es su júnior en su trabajo de medio tiempo. Una “Novia de trabajo” quien clama ser su “Prometida”.

Y la tercera chica era su hermana menor. Una “Novia familiar” quien aclama estar “No relacionada por sangre con él”.

Ahora comienza la guerra de amor entre sus tres novias, donde rendirse no es una opción[2].

 

NOTAS:

[1] NT: No dice esto, pero quería darle intensidad.

[2] NE: Siento… me parece… me recuerda a cierta novela (anime)… oreshura creo :v

Anuncios

3 comentarios el “Prólogo: Ecuación Cúbica

  1. rubenlpblog dice:

    Yo creo que las tres están mintiendo xD
    pero la que mas le veo que podría ser (si no están mintiendo) la compañera

    Me gusta

  2. battlerzero dice:

    Me agrada la compañera y no por que sea albina…

    Me gusta

  3. White019 dice:

    “Él tenía un deber que debía hacer” puede simplemente ser acortado a “Él tenía un deber”, ya que suena raro.
    Aún así, gracias por la traducción.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s