Capítulo 5: Las Armas más allá de su posición

Parte 1

Zesca Aldebaran estaba caminando por el bosque sola.

Era al siguiente día después, de que el grupo visitara la sede central de la Compañía Aldebaran.

Como su rutina diaria, su pasatiempo, su razón de vivir y daba significado a su existencia… su trabajo de crear armas la tranquilizaban un poco, Zesca dio un paseo para relajarse.

Sin apresurarse, estaba tranquilamente caminando por el bosque el cual estaba siendo cubierto por la luz del sol del atardecer que era filtrada por los árboles.

Era un bosque pacifico con nadie en él.

Planeaba vaciar su mente ahí pero… su mente no se tranquilizaba.

«Tooi…»

Había un hombre que no sería borrado, sin importar cuanto intentara borrarlo de su cabeza.

Era un hombre al que obedeció y aceptó como su maestro hace 10 años… y también el hombre que reapareció en frente de ella.

«… Esto no está bien Como se esperaba, es solo que no puedo perdonarlo.»

Anoche, escuchó varias cosas de Tooi por parte de Alua, a quien llamó.

Lo que supo era que Tooi, seguía siendo Tooi después de mucho tiempo.

Es por eso que… Ryura Vega probablemente respondió al restablecimiento de su contrato.

Incluso después de que pasaran 10 años, Tooi Cross siguió siendo el mismo, como cuando Zesca lo reconocía… y al mismo tiempo, continuó traicionando a Zesca.

No lo perdonaría.

No… no quería darse por vencida, podía ser un término más apropiado.

Para que Zesca siga siendo la misma, para mantener su orgullo, no debía aceptar a Tooi quien no puede encontrar sentido ser un guerrero y no busca la “Fuerza”.

La objetivo actual de Tooi era reunir a las [12 Diosas – Nebulosa].

Por la meta que se había propuesto, se volvería más fuerte para lograrlo.

Pero, si cumplía con esa meta… dejaría de lado el deseo de mejorar.

Si eso sucede, Zesca no podría soportarlo.

«… En cuanto al contrato, es imposible de reestablecerlo. Ahora que tengo una compañía.»

La Compañía Aldebaran.

Era una compañía que construyó justo después de que Tooi derrotara al Rey Demonio y revocara su contrato.

La causa fue su encuentro con un hombre llamado Jebeg.

Como un comerciante que viajaba por todo el país, encontró a Zesca que deambulando por el mundo sin ninguna meta y le pidió que le vendiera armas.

Por supuesto que Zesca se rehusó pero, Jebeg insistió.

Entonces dijo estas palabras.

Hay muchas personas en este mundo que quieren tus armas, que quieren poder.

Esas palabras… sorprendieron a Zesca.

Había personas en este mundo que deseaban su poder.

Había personas sedientas del poder que Tooi deseó y tiró.

Se sintió feliz cuando pensó en compartir sus poderes a esas personas.

Era sus sentimientos puros en dar poder a las personas que lo deseaban pero… solo estaba deshaciéndose de su ira, o quizás un pequeño sentimiento de venganza.

En vez de un chico que hablaba acerca de estar satisfecho diciendo: “Soy lo suficientemente fuerte”, terminó dando el poder a las personas que “Querían ser más fuertes” y estaba lamentándose.

Después de eso, bajo la instrucción de Jebeg, estableció la Compañía Aldebaran. La mayoría del trabajo se encargaba Jebeg y de las personas que contrataba y Zesca trabajaba duro en la creación de armas.

En realidad, Jebeg era el que manejaba la compañía pero, a Zesca no le importaba eso.

Sabía que estaba siendo usada por su beneficio personal pero, no estaba preocupada por eso en lo absoluto.

Entregaba las armas a las personas que las querían.

Al haber perdido a Tooi, esto era su única satisfacción.

Poder a los que lo deseaban.

Y eso se convirtió en el nuevo orgullo de Zesca.

Incluso sus clientes más recientes… las “Alas de luz carmesí” se convirtió en una rebelión que tenía un gran odio al ejército del país pero, Zesca no los discriminaba por eso.

Como resultado, terminaron causando caos en el país pero… no le importaba.

Si tenían odio, entonces lo único que tenían que hacer era destruir a su enemigo.

Si no tienen algo que dar entonces todo lo que tenían que hacer era luchar hasta el final.

Zesca les dio poder por esa razón.

Por lo que escuchó, las “Alas de luz carmesí” es una organización creada con los sobrevivientes de Ifnatus como el núcleo. Zesca sabía acerca del conflicto interno de Ifnatus.

Entonces, tenían la justificación de tomar venganza contra el país.

Si las “Alas de Luz carmesí” le hacia la guerra al país entonces probablemente se convertiría en una hermosa batalla. Las armas de Zesca las cuales serían cubiertas de orgullo y odio, que probablemente incrementarían en brillo.

—… Hnn.

Zesca repentinamente cambio de expresión.

Sintió que alguien usaba sus armas.

No es como si pudiera saberlo cuando ella quisiera pero, si es un arma que fue creada recientemente y está cerca entonces Zesca es capaz de sentir su presencia.

«Es el arma entregada a las “Alas de luz Carmesí”… está realmente cerca.»

Después de pensar un poco, Zesca empezó a moverse en dirección, hacia donde sintió la presencia.

Fue porque tenía curiosidad en como son usadas sus armas.

«Ahora que lo pienso, esta es la primera vez que veo a las personas usar las armas que la compañía vendió.»

Para Zesca, las armas que hizo eran tan lindas como su propio hijo.

Pero… si es dado a alguien más entonces, pensaba en no entremeterse en eso después.

Como comerciante, como una guerrera, eran modales naturales.

Es por eso que era capaz de vivir sin pensar particularmente en los productos que se venden pero…

«Bueno, echar un vistazo no sería malo.»

Como forma de relajación, decidió ver la batalla de las “Alas de luz Carmesí”.

«Así que ya están en guerra con el ejército del país, huh… no, es posible que solo estén entrenando.»

Cada vez que pensaba en las armas que creaba, sus delirios no paraban de aparecer.

«Si no saben cómo usarlas entonces pueda que les dé una lección. Fufufu.»

Zesca rio en su mente.

De pronto paso el bosque y llegó al lugar donde había personas.

Por ahí, estaba un pequeño pueblo el cual estaba ligeramente apartado del pueblo de Istar.

Podía terminar siendo descubierta al echar un vistazo a las “Alas de luz Carmesí” si se acercaba demasiado entonces, se puso de pie en una pequeña loma la cual tenía la vista de todo el pueblo y concentro sus ojos para observar al pueblo lejano.

Y… se quedó sin palabras.

Lo que vieron los ojos de Zesca fueron a las “Alas de luz Carmesí” rápidamente saqueando e indignando a los aldeanos.

— Eh…

No tenía idea de lo que estaba pasando.

No quería aceptar la escena en frente de ella.

Zesca se puso tensa mientras su mente estaba en blanco… como si eso la despreciara a ella, repetidamente hacían actos indignantes.

Los hombres que formaban parte de las “Alas de luz Carmesí” estaban destruyendo las casas de la aldea y estaban tomando objetos valiosos. Los aldeanos que huían fueron cortados por detrás y fueron pisoteados. Quizás planeaban en vender a las niñas; todas estaban atadas con cuerdas y estaban reunidas en un solo lugar como equipaje. Los hombres que los confrontaban con armas fueron fácilmente cortados.

Todos esos actos viles y atroces… todos fueron hechos por las armas que hizo Zesca.

Las armas, después de pasar por una selección de mineral y forjadas con su alma, fácilmente atraían a los espíritus debido a su gran perfección.

Lo que significaba… la tecnología definitiva espiritual de batalla, el [Equipo Espiritual – Ray Alma] podía ser activada fácilmente.

Aquellos que no eran bendecidos o aquellos que no trabajaban duro, eran capaces de entrar en un reino más alto.

Había un total de 100 personas de las “Alas de luz Carmesí”.

Todos ellos estaban activando su [Equipamiento Espiritual – Ray Alma] y estaban destrozando todo el pueblo con un tremendo poder.

No había ninguna fuerza cerca de la villa que pudiera manejarlos. Había algunos guardaespaldas pero, aparentemente ya habían sido derrotados.

Por las “Alas de luz Carmesí”… No.

No había nada en este pueblo que pudiera competir con las armas de Zesca.

— Por qu… Por qu…

¿Por qué…?

Zesca aún no podía entender la destrucción unilateral que sucedía en frente de sus ojos.

Los poderes que obtenían eran dirigidos hacia las personas más débiles que ellos.

Ella… como una deidad, no podía entender para nada la razón de esa acción.

¿No son una rebelión?

¿No querían poder para llevar a cabo la venganza contra el Imperio que odian?

¿No querían una buena arma para confrontar a un enemigo fuerte?

 

—… Mi abuela solía decir esto, “Los humanos escogen a las armas pero las armas no escogen a los humanos”.

Una voz.

Una voz suave y solitaria hizo eco detrás de Zesca.

— Bueno… esto iba a suceder. Si las personas que se proclaman a sí mismas la rebelión, obtiene poder, esta sería la primera cosa que sucedería.

— Tooi…

Tooi Cross era el que estaba detrás de ella.

Estaba mirando al pueblo con un rostro doloroso.

— ¿Por qué estás aquí?

— Por la investigación, descubrí que el escondite de las “Alas de luz Carmesí” estaba cerca de este sector. Y cuando estaba investigando el área, por coincidencia me encontré con las personas que escaparon del pueblo y me pidieron que los ayudara.

Mientras claramente decía eso, Tooi volteó a mirar a Zesca.

— ¿Zesca, esto es lo que deseabas?

— ¡No! ¡Es imposible que deseara algo tan atroz!

— Pero, tú causaste esto.

—… Uh.

— Las “Alas de luz Carmesí”… se llaman a sí mismos la rebelión o armada revolucionaria, así a simple vista están luchando por la meta de liberar a su sagrada tierra Ifnatus y quieren tener independencia del Imperio pero… en realidad, son una organización que roban y saquean como ladrones.

— ¿Qué acabas de decir…?

— Bueno, aunque estas noticias son de estado actual. Pueden en realidad usar el dinero que recolectan al atacar los pueblos para la revolución. Pueden estar atacando los pueblos por una noble razón que no comprendemos. Pero, una cosa es verdad… son basuras que dirigen sus armas a personas que no se resisten.

—…

— ¿Sabías de esto, Zesca? Estas son las personas a quienes estas vendiendo tus armas.

— ¡N-No…!

— No todos lucharán por una noble meta. Lo humanos quieren armas no solo por por honor y orgullo. En este mundo también hay personas que quieren poder para pisotear al débil.

Zesca cayó al suelo después de escuchar su ataque verbal silencioso.

Fue aplastada por un gran arrepentimiento y odio hacia su ingenuidad.

La Deidad de la [Emperatriz de las Armas] — Zesca Aldebaran.

Para ella, un desastre… probablemente significaba tener a Tooi como primer contratista.

Al no tener mucha interacción con los humanos en el pasado, el primer humano con el que profundamente se relacionó fue Tooi Cross. Y semiconscientemente… empezó a tomar a Tooi como la base de otros seres humanos.

Las personas que quieren poder deben tener una noble meta.

Es por eso que a pesar que les extiende una mano; no deben balancearla hacia el débil.

Esa presunción… fue hecha pedazos.

Balanceando sus armas con habilidades de aficionado, y por el otro lado pisoteando a niñas con violencia que no tenían ninguna señal de orgullo o de belleza… después de ver esa escena debajo de sus ojos, se dio cuenta de su ingenuidad y falta.

—… Tengo que detenerlos.

Después Zesca dijo eso, se levantó con inseguridad.

— Estos actos no pueden ser perdonados.

— ¿Por qué?

— ¡Es obvio! ¡Como pueden ser mis armas usadas de esa forma!

— Ese es tu egoísmo, Zesca.

Tooi dijo eso sin mostrar ninguna emoción.

— Como comerciante, les vendiste armas. Pero aun así, vas a comentar o a interferir, solo porque no te gusta como las usan, ten algo de modestia.

Sabía eso sin que él le dijera.

Es por eso que no interfirió con las armas que vendió hasta este momento.

Es por eso que no notó algo así de simple. No se dio cuenta que había humanos que no usarían sus armas respetando sus deseos.

— No importa cuánto hables bien de eso, las armas aún son armas. Son objetos de guerra y objetos de muerte para lastimar a los humanos. Sus acciones son crimines, pero no se están equivocando en su forma de usar las armas. Una cosa es que el ejército del país se movilice, pero que una deidad como tú interfiera es algo ilógico.

Porque…

Eres las que les vendió las armas.

Esos ataques verbales perforaron profundamente el pecho de Zesca, La auto culpa y el arrepentimiento aumento y la destrozaron.

Pero… no cayó.

Apretó sus dientes y miró directamente a Tooi.

— ¡… No me importa que este sea mi egoísmo!

Zesca dijo eso.

— ¡Este es un problema que causé por mi ingenuidad! ¡Haré algo con respecto a esto! También…

— ¿También?

— ¡… Odio las cosas que odio! ¡No permitiré que mis armas sean usadas de una manera tan vil! ¡Mis armas tienen que ser usadas de una manera con la que me sienta orgulloso!

Eso era… una línea muy arrogante. Es una declaración que cruzaba el límite de un comerciante y al menos, es no es una línea que pueda decir porque, era la que distribuyó sus armas.

Pero, Tooi hizo una pequeña sonrisa después de escuchar su declaración.

— Eres una egoísta, Zesca.

Pero, Tooi continuó.

— Inesperadamente no odio esa parte de ti.

Fue en ese momento.

El viento.

Una gentil briza paso por la pequeña colina y se dirigió hacia el pueblo el cual estaba envuelto en una catástrofe.

Inmediatamente, actos milagrosos y seguidos envolvieron a la aldea.

La cuerda que ataba a las niñas fue cortada por una kamaitachi local. Las personas, quienes trataban de cortar a los que escapaban, cayeron después de que sus piernas fueran atrapadas por el torbellino que se generó. Las bolas de fuego disparadas fueron borradas por la ráfaga.

Era como si el viento estuviera protegiendo a la aldea.

— ¡Esto es…!

— Ryura ya se está dirigiendo hacia allá. La habilidad de Ryura es algo que debemos tener para proteger a nuestros aliados en estos tipos de confusiones. Alua-chan también está trabajando duro para evacuar a los aldeanos a un lugar seguro.

—… ellos, huh.

— Bueno entonces, vamos también, Zesca.

Después de decir eso, Tooi extendió su mano.

— Te extenderé mi mano Zesca. Esto es para proteger tu orgullo.

Zesca estaba sintiendo una nostalgia indescriptible en su pecho. Él no había cambiado. No había cambiado en estos diez años. Su apariencia, su voz e incluso sus ojos la miraban directamente.

—… No lo malentiendas. No te he perdonado. Para arreglar mi problema, me uniré contigo temporalmente ya que no tengo elección.

— Eso está bien. Tampoco planeo cambiar mi forma de pensar. No podemos estar de acuerdo el uno con el otro pero, bueno, poco a poco nos pondremos de acuerdo.

—… Fuun.

En respuesta a la actitud de Tooi algo tranquila, Zesca resopló como si estuviera enojada antes de extenderle su mano.

Una vez que Tooi agarró su mano, movió su rostro hacia ella.

— ¡Es-Es-Espera un segundo!  ¿Qué planeas hacer?

— ¿Qué quieres decir con qué…? Es un contrato. Como debería decirlo… pensé en hacer el contrato con un beso.

— ¿Beso? ¡No bromees conmigo!

— ¿Por qué estás tan avergonzada?

— N-No estoy avergonzada.

— Ya lo hicimos una vez.

— Estuvimos solos la última vez, ¿verdad? Hacer algo así en un lugar abierto como este… hay una preparación mental que debe ser hecha.

— El daño a la aldea se está incrementando mientras discutimos, ¿lo sabes?

— ¿¡Uh!? In-Intimidarme es de cobardes…

— Lo entiendo. No te forzaré. Tranquilízate por ahora. Respira profundamente.

— A-aah…

Zesca respiró profundamente con un rostro rojo y trató de recuperar su compostura pero… inmediatamente, su mano fue jalada a la fuerza.

— ¿Qué… qué estás…………? ¡Hnnn!

Para cerrar su boca la cual estaba dejando salir una voz de pánico, los labios de Zesca fueron robados de una manera contundente. Zesca estaba enojada al principio y sus ojos estaban rebosándose de vergüenza pero, después de unos segundos, cerró sus ojos y aceptó la existencia de Tooi.

Una luz fosforescente apareció alrededor de ellos un círculo brillante de contrato se formó.

La Deidad de la [Emperatriz de las Armas]… una vez más se convirtió en la sirvienta de Tooi Cross.

La aldea estaba siendo controlada por el viento de Ryura Vega.

Estaba sellando los movimientos de “Las Alas de luz Carmesí” y estaba protegiendo a los aldeanos.

Lo que está haciendo es lo mismo cuando capturó a las personas de las “Alas de Luz Carmesí” que escaparon en la capital Imperial hace unas semanas pero, la situación de ese entonces era diferente.

Primeramente… la escala era diferente.

Eran 5 en ese entonces, ahora eran alrededor de 100 enemigos. Captar todos los movimientos y capturarlos era duro incluso para Ryura.

Además… todos los enemigos estaban equipados con las armas de Zesca.

No estaban ocultando armas de asesinato que eran para ocultar como a las armas con las que capturaron a las personas en la capital imperial y todas eran espadas y lanzas especializadas para la batalla. [El Equipamiento Espiritual – Ray Alma] que se activó al usar esas armas como medio eran muy fuertes y les hacía imposible romper fácilmente las armas.

Bueno, naturalmente no hay nadie que pueda luchar contra Ryura 1 a 1 e incluso si es una situación de 1 vs 100, no había ningún factor que permitiría que la Deidad Ryura perdiera… pero, si añade la condición de proteger a los aldeanos, el problema incrementaría.

Debido a eso, solo se enfocaría en proteger a los aldeanos.

Ya que era la orden de su maestro.

Destruir al enemigo, se encargarán los demás.

— Cuento contigo, Tooi y Zesca.

Tooi y Zesca entraron a la aldea y se dirigieron hacia las personas de las “Alas de luz Carmesí” quienes estaban siendo tiradas por un movimiento no identificado del viento.

—… No te perdonaré. No te perdonaré, Tooi. Como te atreves a hacer algo así sin emociones y maldita…

— Lo siento. Primero acabemos con el enemigo en frente de nosotros.

—… Aún no me gusta esa actitud tranquila.

Obviamente la sirvienta no estaba satisfecha y el maestro estaba en un modo despreocupado.

Ambos hicieron una expresión torpe pero, una vez que se dieron cuenta de la existencia de su enemigo a la vista, el color de sus ojos cambió y estaban llenos de un espíritu de lucha.

— Hagámoslo, Zesca.

— Si mi señor… Entendido.

Tooi sacó a Zodiaco y la levantó.

Al mismo tiempo, Zesca desapareció y tomó control de la espada corta.

Al mismo tiempo… Un calor ardiente se extendía dentro de la espada. Con solo una existencia en el mundo, esta espada legendaria… la gran obra maestra de la Deidad de la [Emperatriz de las Armas], había conectado a un humano y a una deidad.

—  [Nebulosa Némesis – El Castigo Divino de las 12] — [Quinta Fase]

Una gran cantidad de Éter salió de la espada de Eterium. La luz oscura cubrió el cuerpo de Tooi y creó su equipamiento.

Tooi Cross, el caballero deidad que derrotó al Rey Demonio con las 12 deidades bajo su control.

Uno de sus poderes que poseía se manifestó en este mundo una vez más.

—  [Generar Arrogancia – El orgullo de la Emperatriz de las Armas]

Inmediatamente, una presencia indescriptible y abrumadora atacó el área. Todas las personas de las “Alas de luz Carmesí”, que estaban confundidos por el viento no identificado, sintieron un temor mientras todas sus espadas fueron empujadas hacia sus cuellos.

Lo que apareció fue un guerrero usando una armadura oscura.

En su brazo izquierdo estaba una espada negra brillante, Parecía tener una apariencia no refinada y siniestra.

Manifestar el [Deus Alma – Equipamiento de la Deidad] heroicamente y majestuosamente, Tooi colocó la gran espada sobre sus hombros mientras miraba al grupo de las “Alas de luz Carmesí” en frente de sus ojos.

Estaba observando a cada uno de ellos, quienes habían manifestado la armadura espiritual con las armas de Zesca como medio.

—… Ya veo. Al igual como dicen los rumores, hay muchas personas de Ifnatus.

Un cabello color ceniza y brazos cubiertos de vendajes.

Viendo las características de una tribu destruida, Tooi ligeramente frunció sus cejas.

— Las personas que Laila liberó, están atacando a la aldea con las armas de Zesca huh… Como era de esperarse.

Incómodo.

Después de decir eso con un tono muy frío, Tooi bajó su cuerpo y lo flexionó, mientras cargaba la gran espada en sus hombros.

Inmediatamente… se lanzó.

Corrió con una velocidad de un animal feroz y fijó su objetivo a un chico. Saltó en lo alto y balanceó la espada.

— Haahh.

El hombre gritó pero inmediatamente entró en una postura defensiva con la espada que sostenía. Ya que era un ataque directo y un gran balanceo, sus movimientos fueron predichos y bloqueados.

Pero… Tooi balanceó la gran espada sin darle importancia.

No era una farsa, ni una táctica; era un simple ataque de balanceo.

Con ese ataque, la espada del  [Equipo Espirtual – Ray Alma] la cual estaba en modo defensivo… fue cortada en dos.

Esta escena es probablemente adecuada para la palabra de 4 Kanjis conocida como Ittou Ryoudan.

En vez de decir que fue dividida, lo más adecuado era que fue golpeada con fuerza.

— ¡Im-Imposible…!

El hombre cayó al suelo con una voz de desesperación. El [Equipo Espiritual – Ray Alma] fue desactivada a la fuerza debido a que la espada fue destruida.

La espada corta la cual fue usada como un medio fue destruida ya que fue incapaz de soportar el impacto.

—… Discúlpame, Zesca.

— No me importa.

La voz hizo eco del arma que Tooi sostenía para responder a su disculpa.

— Mis queridas armas deberían sentirse reacias a ser usadas para esta matanza masiva. Si ese es el caso, entonces es mi misión como la madre detenerlas, incluso si tengo que destruirlas.

— ¿… Es de esa manera?

Creé esas armas. Soy la mejor que entiende sus sentimientos.

¿Esa no es la línea de un mal padre sobreprotector? Tooi pensó en eso pero, no dijo nada. En primer lugar, no había forma que pudiera entender los sentimientos de las armas. A la final las armas aún son armas y cambiarán su actitud de acuerdo al usuario.

Es por eso que es difícil entender el sentimiento en pensar sobre los sentimientos de las armas pero… pero aun así, sus sentimientos por Zesca quien tiene sentimientos por sus armas, seguramente están dentro de Tooi.

Las “Alas de Luz Carmesí” estaban sorprendidos cuando fueron confrontados por el guerrero quien repentinamente apareció en una armadura divina.

Los [Equipos Espirituales – Ray Alma] de sus camaradas fueron completamente destruidas con solo un balanceo de una gran espada. Se quedaron congelados en el lugar después de ver el poder no ordinario del enemigo no identificado.

La persona que hizo que se movieran fue el grito de su jefe.

— ¡Ustedes, no tengan miedo!

El Jefe de las “Alas de Luz Carmesí” — Guloss.

Su cabello era de color ceniza y su brazo derecho cubierto de vendajes. Es un guerrero de Ifnatus y un sobreviviente del Conflicto Interno.

— ¡En este momento, tenemos las mejores armas que obtuvimos al pagar mucho dinero! ¡Es imposible que perdamos contra un algún mocoso como ese!

Después de escuchar el grito de su jefe, sus camaradas fueron liberados de la parálisis. Es verdad, no tenemos nada que temer. Cada una de sus expresiones estaba llenas de alivio y alegría.

No pueden esperar a poner a prueba las armas definitivas que finalmente obtuvieron. Las armas fueron creadas por una deidad eran armas diabólicas que poseen demasiado encanto.

El desarrollo del [Equipo Espiritual – Ray Alma] activado con sus armas, ha incrementado a un nivel incomparable. Incluso si son personas que no podían activarlo satisfactoriamente antes, ahora fácilmente lo pueden hacer.

Esto también va para el jefe Guloss.

Es un miembro de Ifnatus y es un guerrero que pasó por un estricto entrenamiento en la aldea.

Hasta ahora no ha usado ninguna arma y solo ha luchado usando los hechizos ocultos especiales de Ifantus pero… incluso ahora estaba activando el [Equipo Espiritual – Ray Ama] con el arma de Zesca.

Las armas de Zesca eran así de fuertes y encantadoras al punto donde las técnicas de batalla que aprendió se sentían estúpidas.

Al final, todos estaban con el espíritu en lo alto.

Obtuvieron armas poderosas y así causando que su poder incrementara rápidamente entonces, eso causo que su estado mental se elevó por completo.

Es por eso que no lo notó.

Eso, hay una fuerza abrumadora entre ellos y el hombre que bloquea sus paso.

Eso, él era la existencia legendaria que derrotó al [Rey Demonio], Tooi Cross…

— ¡… Haaaaa!

La gran espada rugió. Es un gran balanceo como si hiciera una rotación de cuerpo completo. El gran corte mando a volar a 3 hombres en frente de él.

— ¡Tsk… Idiotas! ¡No desafíen a esa enorme espada desde frente!

Después de escuchar el grito de enojo de Guloss, el grupo de hombres cambió sus movimientos. Se dispersaron en vez de permanecer en grupo y rodearon a Tooi en todas las direcciones.

La gran espada poseía un poder destructivo bloqueable pero, debido a su gran tamaño, es fácil predecir los ataques extras y no es imposible esquivarlos.

Las personas en frente apenas esquivaron el gran balanceo que se produjo nuevamente. Aprovechando esa oportunidad, las personas que se pusieron detrás de él inmediatamente cerraron la distancia.

Si fuera especializado en armas grandes, definitivamente habría una oportunidad.

Habiendo leído eso, todos se dirigieron hacia Tooi al mismo tiempo para cortarlo pero, inmediatamente… vieron algo imposible.

— [Espada Gemela]

La gran espada oscura se convirtió en partículas de luz y se desvaneció. Una espada corta y negra apareció en las manos de Tooi por un instante pero; el Éter inmediatamente cubrió su alrededor y tomó la forma del arma.

Lo que apareció fueron dos armas.

Eran dos espadas cortas de doble filo.

Con las espadas en ambas manos, Tooi interceptó a las personas cercanas a él.

Acaba de cambiar las habilidades con la gran espada, atacó con habilidades de espada, rápidas y delicadas.

— ¿Qué…?

Durante ese tiempo Gulos y los demás se sorprendieron, Tooi se movió al lado del objetivo.

—  [Hacha de Batalla]

Después de deshacerse de los enemigos a su alrededor, se lanzó al campo de batalla como el viento. Después de cambiar de espadas gemelas a un hacha gigante durante ese movimiento, se abalanzó hacia un hombre que usaba una armadura de estudiantes. El hombre armado por reflejo preparo su escudo; el hacha gigante dividió todo el escudo en la mitad y cortó profundamente a la armadura. Ya que Tooi se detuvo al borde, la cabeza del hombre no se partió pero, el hombre con su armadura del  [Equipo Espiritual – Ray Alma] fue destruida, perdió la conciencia en ese lugar.

— [Lanza]

Las personas persiguiéndolo por detrás tenían sus armas destrozadas después de recibir el ataque de la lanza que fue lanzada, sin que él mire hacia atrás. Tooi sacó su lanza mientras volteaba y tomó una corta pausa antes de producir los ataques perforadores continuos.

Después de vencer al enemigo con los ataques perforadores como la lluvia de verano.

—  [Gran espada]

Tomó la postura de nuevo con la gran espada oscura que manifestó al principio y apuntó a más objetivos anteriormente…

— [Generar Arrogancia – Orgullo de la Emperatriz de las armas]

El [Equipamiento de Deidad – Deus Alma] que se manifiesta con el contrato con Zesca Aldebaran… le permite recrear todas las armas que había creado hasta el presente.

El número de armas que la Deidad de la [Emperatriz de las Armas]… fácilmente sobrepasaba los miles. Naturalmente para las armas como espadas, lanzas, hachas y hoz; armas de proyectiles como arrojar cuchillos, arco y flecha, e incluso herramientas defensivas tales como armaduras y escudos; ha creado varios tipos de armas con su alma puesta en estas.

[Generar Arrogancia – Orgullo de la Emperatriz de las armas] le permite perfectamente recrearlas al sacarlas de la memoria de Zesca. Por eso, no hay formas mezcladas y cambian dependiendo de la situación de la batalla.

La habilidad definitiva que posee rostros ilimitados, en un sentido, es prueba de cómo esta deidad vive.

Estas son armas nobles merecedoras de ser coronadas con el nombre de [Emperatriz de las Armas]…

— [Arco y Flecha]

Las personas que tomaban la posición para ataques de larga distancia bajo el comando de Guloss todos fueron derribadas por las flechas lanzadas por Tooi antes que puedan preparar sus armas de larga distancia.

Con alrededor de 100 personas en las “Alas de Luz Carmesí”, casi la mayoría tenía sus armas destruidas y estaban votados en el suelo inconscientes.

—… Kuh, maldición.

— Es hora de que también vegas a atacar, ¿no te parece?

Tooi dijo eso al Guloss quien se quejaba mientras bajaba su gran arco.

— Tú eres el jefe verdad. No sé si eres el jefe de las personas que vinieron a esta aldea o el jefe principal de las “Alas de Luz Carmesí” pero… ¿Por cuánto tiempo planeas quedarte ahí? Si no quieres luchar bota tu arma.

—… uh.

— Por lo que puedo ver, eres un guerrero de Ifnatus.

Mientras miraba al brazo derecho cubierto de vendajes, Tooi continuó.

— Si no puedes admitir la derrota sin luchar entonces…cambiemos de planes y tengamos una batalla justa. Voy a enfrentarte hasta que te sientas satisfecho.

Eso era… la forma de respeto de Tooi.

Era el respeto hacia las tribus de Ifnatus y no era hacia la rebelión que repetidamente causaba saqueos.

Tenía asuntos que considerar en respuesta a la tribu que llegó al camino de la destrucción, ya que él era la causa de esto, aunque haya sido de manera indirecta.

En la forma Japonesa, este era la simpatía de un guerrero.

Sin embargo, en respuesta al acto de gentileza de Tooi.

— ¡No bromees conmigo! ¿Quién va a luchar contra un monstruo como tú?

Volteó al mismo tiempo que gritaba malas palabras antes de huir sin ni siquiera mirar a un lado.

Mientras lo miraba huir, Tooi con cansancio entrecerró sus ojos.

—… Un guerrero de Ifnatus huyendo del enemigo. Este es un hecho normal pero, supongo que no todos son como Gilfrain.

Cerró sus ojos y murmuró eso en un tono solitario… y una vez que abrió sus ojos, había un brillo profundo. Eran los ojos de un halcón observando a su presa. Guloss estaba corriendo con toda su fuerza pero, está muy lejos de la movilidad de Tooi.

Inmediatamente podía atraparlo si iba en serio.

Sin embargo…

— ¿¡Uh!?

Inmediatamente cuando estaba a punto de correr, Tooi se detuvo inmediatamente.

Eso era porque había un hombre familiar en el camino del que escapaba…

— Gilf…

Gilfrain Dulk Lana Merjendra Ifnis.

El hombre que bloqueó el camino de Guloss quien huyó del campo de batalla a la velocidad de un rayo. Su rostro hermoso y heroico estaba actualmente no mostraba ninguna emoción.

Silenciosamente miró Guloss con ojos entrecerrados.

— ¿¡… Qué!? T-Tú eres…

Guloss lo miró y mostró su asombro.

Era natural.

En este momento, la persona parada en frente de él era el “Héroe” de Ifnatus — Gilfrain.

No había nadie que no lo conociera si ellos Vivian en la aldea de Ifnatus.

Era el chico genio que aparecía una vez cada 100 años y le confirieron el título de “Héroe” a una temprana edad.

El chico admiraba a la aldea más que nadie y sentía orgullo por esta pero… hace unos pocos años.

Traicionó a Ifnatus en medio del conflicto interno y repentinamente desapareció…

Como miembro de Ifnatus y se había unido al conflicto interno, las emociones que se mostraron en los ojos de Guloss pronto cambiaron de ira a sorpresa.

— ¡Gilfrain…! ¡Bastardo, donde has estado todo este tiempo!

Una frase violenta salió de la boca del hombre.

— ¡Si hubieras luchado, con tal que hubieses luchado, Ifnatus habría tenido una oportunidad en el conflicto interno! ¡Si obedecías las órdenes del jefe, era una pelea que hubiéramos podido ganar! ¿¡Lo sabes!? ¡La razón por la que la aldea fue destruida… es por tu culpa!

El insulto abrumado sonó como un lamento lleno de dolor.

Para la aldea, Gilfrain, quien es su más grande fuerza, era la esperanza de las personas de Ifnatus que habían procedido con el comienzo del conflicto interno.

El Imperio incluso podía ser derrotado si el “Héroe” estaba ahí.

Probablemente había muchos de ellos que pensaban eso.

Por el otro lado… ya que Gilfrain poseía una fuerza de batalla así de irregular, se podía decir que vieron un sueño imposible.

Todos esperaban mucho del “Héroe” y estaban soñando.

Debido a eso, las personas de Ifnatus… todas murieron mientras odiaban a Gilfrain quien los traicionó. Habían muchos sobrevivientes que también lo odiaban.

— ¡Oye! ¡Estas escuchando, Gilfrain!

El “Héroe” no respondió al grito de Guloss.

Sus ojos profundos miraban directamente hacia las manos del hombre quien estaba gritando con ira… hacia la espada que fue comprada de la Compañía Aldebaran.

— ¡Eres un maldito por perder el tiempo…! ¡Todo es tu culpa… si hubieses luchado apropiadamente, no tendría la necesidad de robar de esta forma…!

Instantáneamente, Guloss detuvo sus palabras.

Eso es porque se dio cuenta de la extraña sensación que invadía su cuerpo.

Caliente.

En su brazo derecho pudo sentir un calor abrumador. Más específicamente, alrededor de su codo derecho. El calor de pronto se convirtió en dolor y atacó a Guloss.

Miró hacia abajo con temor para descubrir la identidad de la extraña sensación y del tremendo dolor.

Más allá de su codo derecho, había desaparecido.

Había desaparecido por completo junto con la espada que sostenía.

— ¿¡… GuaaaAAHHHH…!?

En frente de Guloss, quien gritó demasiado tarde, estaba Gilfrain sosteniendo su brazo derecho.

Su brazo arrancado aún estaba sosteniendo la espada. Estaba agarrando fuertemente la espada comprada de la Compañía Aldebaran.

Gilfrain tiró ese brazo derecho detrás de él como si fuera basura.

— Gah… GuaAA… ¿Qué-Qué hiciste…?

La cabeza de Guloss quien solo podía quejarse y nada más… estaba siento agarrada. Ya que la fuerza era demasiada, ya no podía mover su cuerpo.

Inmediatamente, Guloss sintió temor en la profundidad de su alma y tembló.

Eso es porque, Gilfrain, el “Héroe” más fuerte, estaba mirándolo en una forma demoniaca…

— ¡Un guerrero de Ifnatus, no debería estar usando armas, maldita sea…!

Las palabras de juicio e ira fueron dichas.

Esas fueron las últimas palabras que Guloss escuchó en este mundo.

Lo que se mostró en los ojos de Tooi fue al jefe de las “Alas de luz Carmesí” ardiendo en llamas carmesí.

Estaba quemándose deslumbrantemente en un negro profundo.

Como si, estuviera simbolizando el calor abrasador.

Después que las llamas desaparecieran, el cuerpo de Guloss se convirtió en cenizas y carbón y se desmoronó. La única parte de él que mantuvo su forma era su brazo derecho que fue cortado justo ahora.

—…

Ninguna palabra podía salir de la boca de Tooi.

Estaba inmóvil en ese lugar y miró con confusión al hombre de Ifnatus que asesinó a otro hombre de Ifnatus sin piedad y sin mostrar ningún rastro de duda.

El hombre que lo asesino… Gilfrain caminó hacia él.

Estaba caminando naturalmente y estaba tomando una actitud tranquila.

—… Supongo que te hice pasar por algunos problemas.

Después de que llegara a donde estaba Tooi, Gilfrian silenciosamente abrió su boca.

— Cuando sentí la presencia de un campo de batalla y vine… No creí que vería algo así con esta sensación desagradable. Las “Alas de luz carmesí”… escuché rumores que Guloss de la casa Hejnbelum estaba actuando como el jefe pero, pensar que estaba haciendo algo tan desagradable… Hah. Que bajo han caído los guerreros de ifnatus.

Gentileza y enojo estaban mezcladas dentro de los ojos del hombre. Lo que estaba mirando eran casas de aldeanos destruidas y las personas inconscientes de las “Alas de luz Carmesí” que Tooi derrotó. Muchas personas de Ifnatus podían ser reconocidas entre ellos.

— Tooi. Dame fuego.

Gilfrain puso un cigarrillo en su boca y dijo eso.

Sin embargo… se produjo un corte inmediatamente.

El cigarrillo en su boca fue partido en la mitad de una manera hermosa.

Fue hecho por el balanceo de la gran espada que Tooi manifestó.

—… Oye, que es esta broma.

Gilfrain escupió el cigarrillo y entrecerró sus ojos. A pesar de que si había una gran espada a pocos centímetros de su rostro, no estaba mostrando ninguna señal de estar sorprendido. Solo estaba mirando a Tooi de una manera no muy agradable.

—¿… Por qué?

Al haber balanceado su gran espada, Tooi le preguntó con una voz temblorosa.

— ¿Por qué lo mataste?

— ¿Arhhn…? Ahhh, ¿Lo necesitabas para interrogarlo?

—… No.

— ¿Entonces porque? Guloss no es alguien que tenga que ver contigo.

— Sí, es verdad. No tiene nada que ver conmigo. No me importa lo que le suceda a esa basura. No planeaba asesinarlo pero, tampoco planeaba en dejarlo vivo.

Pero, Tooi dijo eso.

Como si apelara a su oponente, estaba gritando desde el fondo de su corazón.

— ¿Tiene parentesco contigo verdad, Gilf?

—…

— Es un miembro de Ifnatus. Es uno de los miembros de la tribu de la cual estás orgulloso y amas más que nadie. Pero aun así, ¿Por qué tuviste que ponerle las manos encima?

— Ya te lo dije ayer.

Gilfrain dijo esas palabras sin dudar.

— Los Ifnatus que pierden su orgullo ya no son Ifnatus. Es solo eso.

—… Ya veo.

Al mismo tiempo que Tooi asintió en depresión, agarró su espada más fuerte. Flexionó su cuerpo con la gran espada sobre sus hombros y entró en postura para la batalla como una bestia salvaje.

Había un espíritu de lucha ardiendo en sus ojos.

La presencia que salía de su cuerpo era completamente diferente cuando luchó con las “Alas de luz Carmesí”. Un espíritu de batalla incomparable y abrumadora estaba emanando de todo su cuerpo. Era tan despiadado y feroz que podía ser llamado instinto asesino u odio.

Sintiendo ese espíritu de pelea, Gilfrain hizo una expresión desconcertada pero… inmediatamente distorsionó su boca y formó una sonrisa.

— Kuku… Jajaja. Sigues haciendo cosas sin sentido, Tooi.

Mientras decía eso con felicidad, Gilfrain puso su mano en su brazo derecho vendado.

— Sabes, Tooi. Quería luchar contigo al menos una vez en todos estos diez años.

*Susurro* quito su vendaje con movimientos naturales.

— Pero… era un deseo imposible. A diferencia de mí, no te gusta luchar. No vas a sacar tu espada a menos que sea por una meta. Traté de hacerte enojar pero… no tenía idea que te ponía en ese estado emocional.

Pero aun asi, Gilfrain.

— Nunca habría imaginado que tú comenzarías una pela conmigo. ¿Esto es un milagro?

Mientras ponía un rostro feliz como si no pudiera contener su emoción, arrojó el vendaje. Un tatuaje de color carmesí e irregular estaba grabado en su brazo derecho expuesto.

Instantáneamente… el espíritu de lucha de Gilfrain aumentó.

Ambos espíritus de batalla chocaron y causaron que chispas violentas se esparcieran.

— Oye, Tooi, ¿Por qué estás enojado?

— ¿Quién sabe?

Tooi arrogantemente dijo eso.

— Es solo… que no me agradas Gilfrain.