Epílogo

—… Te mataré. En serio te voy a matar, Mehina.

— Ahhh, ya no más. Por favor para ya con esas quejas. Que poco varonil.

— Diré esto, habría ganado si hubiera continuado.

— Ya escuché eso varias veces, lo entiendo.

— Tú, ¿no estas siendo un poco arrogante solo porque me capturaste? Estaba cubierto de heridas y lo que es mas no estaba usando mis [Llamas escarlatas] así que fui apenas capturado, ¿lo entiendes?

— Suena como una excusa si lo dices, ¿sabes?

Muy dentro de un bosque profundo.

Un infeliz Gilfrain y una Mehina con baja tensión estaban caminando.

— Pero sabes… es una sorpresa. Cuando ese qué tipo de persona te arrinconó tanto así, pensar que sería el legendario “Asesino Tirano”. ¿Con quién crees que estas empezando una pelea?

— Fue él quien comenzó la pelea.

— Ya deja de mentir.

Quizás por su conducta diaria, a Gilfrain no le tenían confianza en lo absoluto.

— De todas formas, no pongas tu vida en riesgo por algo tan aburrido. Eres un idiota inútil pero, aun eres nuestro líder.

Entonces Mehina lo dijo con un tono de voz ligeramente más fuerte.

— Lo estás haciendo, ¿verdad? Tu país. Un nuevo Ifnatus en donde guerreros reales puedan vivir.

Gilfrain no respondió sus palabras.

Solo estaba poniendo una sonrisa fuerte y silenciosa.

—… entonces, Mehina. ¿A dónde nos dirigimos? Este no es el camino para el escondite.

— Ahh, en realidad. Tenemos un visitante.

— ¿Visitante? ¿Para mí?

— Es para ti. Es por eso que desesperadamente tratamos de encontrarte. La pasión de viajar del líder no empezó recientemente así que, Cruzer-san y Reino me dijeron que te deje solo pero… Ya que la gran huésped llegó, tuvimos que hacer que el líder se una a la reunión como era de esperarse.

Con la guía de Mehina, de pronto llegaron a un espacio ligeramente abierto.

Alguien estaba en el espacio tranquilo el cual estaba siendo iluminado por la luz del sol que pasaba por los árboles.

Tenía un cabello negro y sedoso y un traje rojo. También tenía una belleza sin igual con la cual era difícil distinguir si era hombre o mujer.

— Así que tú eres Gilfrain Dulk Lana Merjedra Ifnis.

La persona dijo eso claramente.

— Soy Ilum Elta Sirius.

—… uh.

Gilfrain abrio sus ojos.

Era debido al inesperado nombre que escuchó.

La deidad de los [Polos Celestiales] — Ilum Elta Sirius.

Una de las 21 deidades y la existencia que está en la cima de los espíritus de fuego.

— Iré directamente al punto, Gilfrain… haz un contrato conmigo.

Ilum dijo eso.

— Hazme sonreír.

—… Hah, adelante.

Gilfrain rio.

— Empecemos la celebración ante este loco encuentro.

Y así, la deidad nómada se encontró con un guerrero orgulloso como si fuera dirigido hacia él.

Con el poder igual al de un caballero deidad sin hacer un contrato con una deidad, que tan fuerte se volverá el guerrero una vez que obtenga el poder de una deidad. Nadie tenía los medios de saber eso en ese entonces.

***

El centro de la Capital Imperial Arcul… El palacio Imperial Arunbelta.

La estructura del edificio el cual es un límite con la oficina principal de la milicia, era construida lujosamente e impresionantemente como si simbolizara la prosperidad de la familia real.

— Voy a entrar Astartot.

Una chica entre en una de las habitaciones del palacio imperial sin tocar. Dentro del palacio imperial donde solo la familia real es permitida vivir, esta es la habitación de la única persona que no es parte de la familia real.

Olviden eso, la persona que vivía en esa habitación ni siquiera era una persona del Imperio Arludea.

A pesar que era un sospechoso vagabundo, recibía favores de la 1ra princesa debido a  su excepcional intelecto y es un hereje que le fue concedido el título de “Estratega”…

— Al menos toca, Princesa Helmia.

El joven hombre con ojos entrecerrados sentado sobre su escritorio, Astarot… abrió su boca con molestia mientras miraba hacia la puerta.

— Oh que molesto. Vives aquí gracias a mí, ¿sabes? Así que no te quejes si entro cada vez que me plazca.

La persona que dijo eso con palabras arrogantes era la 1ra princesa del Imperio Arludea, Helmia Noct Ardeus.

Era una mujer delgada y alta en un traje encantador. Cumpliría 19 este año. Tenía una apariencia maravillosa para mostrar que está en la línea de una mujer hermosa y una chica hermosa.

— Ya veo la misma de siempre, Srta. Princesa.

Después de que Helmia mostró una rudeza no digna para una princesa y la arrogancia de una princesa, Astarot ligeramente se encogió de hombros. La actitud de Helmia es la definición de arrogancia pero, su forma no tímida de hablar a la princesa es algo especial en sí.

— ¿Qué estás haciendo encerrándote en la tarde, Astarot?

— Estoy escribiendo. Después de todo soy un popular autor así que; es difícil estar al límite de la fecha de entrega.

— ¿Escribiendo…? Aah, esa novela asquerosa.

— Que grosera.

— Es asquerosa, ¿verdad? Convirtiendo a Tooi Cross en mujer, hay un límite que tan disgustaste puede ser. El mundo debe estar volviéndose estúpido para que algo así sea vendido.

— Srta. Princesa te sientes de esa forma porque conociste a Tooi Cross anteriormente. Al ojo del público, es un héroe sobre las nubes. Incluso de mi ciudad natal de donde provengo, a menudo hay trabajos con grandes personas convertidas en chicas.

— Es un país donde los hombres repugnantes viven, huh.

Astarot hizo una sonrisa leve y particularmente no respondió a Helmia quien dijo eso como si lo estuviera despreciando.

— ¿Entonces Princesa Helmia? ¿Qué asunto tienes que tratar? Si no tienes ningún asunto me gustaría volver a mi escritura, ¿okey?

— Aparentemente las “Alas de Luz Carmesí” fue disuelta.

Helmia dijo eso.

— Es una información de un mensajero que fue enviado al norte, así que es correcta. Por casualidad, la Compañía Aldebaran también desapareció. Zesca Aldebaran anunció que se retirará de los negocios.

— Aah, ya veo.

— No me digas un “Aah, ya veo”. ¿Qué pasa con esa actitud como si no te importara?

— Después de todo es una conclusión que predije. Alguien como Tooi Cross probablemente lo lograría. Ese héroe no fallaría con su 2da deidad.

—… Astarot. ¿Sabes la situación de este lugar? Este asunto será considerado como un logro de Laila Schut, ¿sabes? Ya no podemos dejar que haga lo que quiera.

— No tienes que estar celosa porque tu enemigo tiene pechos gigantes.

— ¡Te equivocas, idiota…! Lo entiendes, ¿verdad? esa mujer es muy ambiciosa. Vigilantemente está esperando la oportunidad de morder el núcleo del país. No voy a dejar que haga eso. La persona que estará en la cima de la milicia y cambiará a este país…

Con una mirada intensa, Helmia miró al hombre en frente de ella.

—… Astarot. Ese serías tú.

— Oh, vaya. Me das una anticipación exagerada, huh. Incluso desde antes, siempre fui anticipado por los demás. A pesar que no me importa, siempre estaba en el gran escenario antes que lo supiera. Aah, que molestia. A pesar que quería vivir pacíficamente, los talentos dentro de mí no me van a permitir hacerlo…

Mientras murmuraba solo, Astarot sacó su nota de su uniforme militar.

Después de deslizar sus dedos de nota abierta, Helmia preguntó en duda.

—… Siempre pensé esto pero, esa acción es en verdad un misterio. ¿De todas maneras que pasa con eso?

— Ya lo explico varias veces, ¿verdad? Es una enseñanza religiosa en mi país. Todos viven al tocar su “Biblia” con sus dedos cada día.

— El país en el que solías vivir suena más extraño, cada vez que escucho más sobre él.

Y…

Helmia dijo.

— ¿Es ese smartphone así de interesante?

Astarot sonrió ante esas palabras.

Alzo su rostro de su smartphone el cual tenía un protector que tenía la forma de una nota cubierta con una tela negra.

— Es interesante. Bueno, la parte interesante es que no hay señal aquí pero aun así, hay muchas cosas que puedo hacer con ella.

Entonces Astarot miró de nuevo a su smartphone y habló mientras operaba la pantalla con su dedo.

— No te preocupes, Princesa Helmia. He pensado en muchas cosas para que tomemos el control de todo. Para eso, es mejor dejar que Laila Schut y Tooi Cross hagan lo que quieran por ahora… especialmente para Tooi Cross.

Los ojos entrecerrados del hombre ligeramente se abrieron.

Había una luz hechizante de curiosidad dentro de ahí.

— A pesar que es imposible para nosotros… los humanos que no pertenecemos a este mundo, hacer contratos con espíritus, por alguna razón fue capaz de hacerlo… Quizás sus ancestros fueron personas de este mundo; ¿en algún punto de ese arquetipo? Bueno, no importa cuál sea la razón, mi interés no está agotándose.

Después de que el hombre llamado Astarot Cougar… quien antiguamente era conocido como Tokugawa Asutarou en su viejo mundo murmuró eso, empezó a jugar con su smartphone nuevamente.

Como un chico viviendo en el Japon moderno.

Las “Alas de Luz Carmesí” fueron enviadas a las oficinas centrales del norte.

¿Quizás la muerte del jefe Guloss fue una gran influencia? Todos dejaron de resistirse y honestamente respondieron a la investigación. Dijeron información acerca del escondite y los camaradas restantes. Dirigiendo a las “Alas de Luz Carmesi” a una completa disolución.

Cuando se trata de disolución, la compañía Aldebaran también fue disuelta.

Era la decisión de la maestra… Zesca.

El segundo al mando y sus camaradas desesperadamente trataron de persuadirla pero, no escuchó a nada que ellos dijeron y la compañía de armas llegó a su fin mientras estaban en la cima de la popularidad.

***

—… Ya veo, Alua. Así que te convertiste en aire de nuevo, huh.

— ¡Por favor no digas eso, Onee-chan!

Esto era en la ciudad de Istar.

A través del comunicador en la posada, Alua se contactó con Laila.

— Muchas cosas sucedieron pero, ahora que terminaron, parece que generalmente terminamos con todo.

—… Es verdad. Las “Alas de Luz Carmesí” y la Compañía Aldebaran se han ido y un contrato con Zesca-san también se estableció. Viendo los resultados, son 100 puntos. Aunque viendo los resultados…

— ¿Qué? Parece que quieres decir algo.

— Un…

Alua dudo en sus palabras pero, de pronto empezó a dejar salir a sus palabras.

— Onee-chan… creo que entiendo algo de lo que quisiste decir la última vez.

— ¿Qué?

— Acerca de que asesine a Tooi Onii-chan cuando deje el camino de los humanos.

Era la conversación que tuvieron en la oficina de la mansión hace unos meses.

La responsabilidad muy grande que se le fue encomendada junto con la espada atesorada por la familia Schut.

— Pensé que Laila Onii-chan estaba exagerando un poco al principio. Pero… estaba equivocada. Parece que tengo un mejor entendimiento de este viaje.

—……

— Tooi Onii-chan, es muy fuerte, muy gentil y siempre ríe a su modo pero… hay veces en las que es muy tenebroso. También hay veces en las que no tengo idea que está pensando y que está mirando.

—……

— A pesar que es fuerte, parece tan inestable. Parece tan inestable, tan oscuro, y tan peligroso…

No fue dicho con una voz intranquila y temblorosa sino más bien con una vez de determinación.

— Creeré en ese Tooi Onii-chan.

— ¿Creer?

— Sí. Tooi Onii-chan puede tener una parte peligrosa en el pero, está luchando para no salirse de su camino. Sentí algo así… así que creeré en él.

El Tooi Cross que admiro.

El Tooi Onii-chan que conozco.

Creeré en él.

Alua dijo eso con una sonrisa serena.

El silencio continuó a través del comunicado pero…

—…… Así que básicamente te enamoraste de él, huh.

Alua se atragantó cuando escuchó la impresión de Laila.

— *Tos* *Tos* ¿¡Qué estás diciendo Onee-chan!? ¿¡Escuchaste lo que dije!?

— ¿Qué, me equivoco?

— ¡Te equivocas! Es verdad que amo a Tooi Onii-chan pero… no es ESE amor… como debería decirlo, es muy increíble para alguien como yo, y probablemente solo me ve nada más que una pequeña hermana…

Cuando estaba dando excusas, podía escuchar una risa de felicidad por el comunicador.

—… ¡Vamos! Entonces, ¿Qué hay de ti, Onee-chan? ¿Amas a Tooi Onii-chan?

— ¿Yo? Veamos…

Laila dijo.

Con una voz algo apasionada y muy gentil.

— Lo amo.

— ¿… Eh?

— Desde hace 10 años, con todo el corazón.

— ¿Eh? ¿Eeeh? Que, signifi…

— Solo bromeaba.

Laila cortó la comunicación después de decir esa oración confía. Alua estaba confusa y estaba mirando al comunicador por un momento.

No estaba satisfecha con eso pero, Alua terminó con el procedimiento de la posada y saludó al dueño de la posada antes de salir de ella.

Afuera, Tooi, Ryura Y Zesca estaban esperando por ella.

— Alua-chan. ¿Qué dijo Laila? ¿Crees que tengamos el permiso para cruzar la frontera?

— Sí. Los preparativos se harán en corto tiempo.

— Tooi. ¿De qué se trata?

Para Ryura quien hizo la pregunta, Tooi entonces le respondió con la conversación que estaba teniendo con Alua hace un momento.

— Después de todo es molesto siempre volver a la capital imperial cada vez. Estoy pensando en cruzar la frontera del norte y dirigirme a la tierra sagrada de Sazaria.

— Sazaria tierra sagrada… el país que Minami creó.

— Sí. Al igual que Zesca, también está haciendo un gran nombre para ella. Si ese es el caso, entonces pensé que deberíamos ser los que vayan hacia ella.

— Lo que significa, que la siguiente nebulosa para reestablecer el contrato, ¿ya es decidido que será Minami?

— Tentativamente. Sabemos su paradero y es la más cercana. Bueno, si nos encontramos con alguien por el camino, entonces supongo que pensaremos en algo cuando llegue el tiempo.

— Ahora que decidimos nuestro destino, ya vámonos.

Zesca hizo ese comentario como si ya no pudiera esperar más.

Tooi la miró de esa forma.

— ¿Qu-Qué?

— No… estás actuando como una camarada como si fuera una cosa normal. ¿Espera? ¿No dijiste que no me ibas a perdonar?

— ¡No lo malinterpretes! ¡No te perdonaré! Es solo que… bueno, supongo que puedo reconocerte un poco…

—…

— La razón por la que te sigo… ¡S-Sí! ¡Es por las armas que vendí! Dentro de las armas que vendí al mundo, puede haber algunas que pueden ser usadas en formas que no quiero. Para recuperarlas, es más conveniente si los sigo.

— Fuuun. Bueno, lo dejaré ahí.

Zesca quien estaba sacando pecho para actuar genial y Tooi haciendo una sonrisa irónica.

Viendo a ellos dos de esa forma, Alua y Ryura se miraron entre ellas y sonrieron.

— Okey entonces. Supongo que es hora de irnos. Ryura, Zesca. Alua-chan.

Alua fuertemente asintió cuando Tooi la llamó con una voz gentil.

La Deidad del [Viento Impetuoso] — Ryura Vega.

La Deidad de la [Emperatriz de la Guerra] — Zesca Aldebaran.

Había 10 [Nebulosas] más.

No pueden predecir qué tipo de problemas enfrentaran en el futuro pero, Alua sintió que desesperadamente seguiría la espalda del héroe caminando en frente de ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s