Capítulo 3. Pequeña niña, 『El Mundo』se hace un poco más grande.

Latina estaba en un apuro.

「¿Qué hago…? 」

Ella miraba a las personas yendo y viniendo con una expresión ansiosa.

Ahora, ella no estaba en el distrito Sur de Kreutz donde ella usualmente permanecía. Ella vino al distrito Este junto a Kenneth que buscaba hacer inventario.

Es la segunda vez que Latina venía al distrito Este.

La primera vez, ella no entendía completamente el leguaje y aunque sus alrededores le interesaban, ella no se separaba de Dale.

En retrospectiva esto era bueno.

Esta vez ella descuidadamente dejó que su atención viajara por los alrededores.

Filas de tiendas atraían a aquellos que caminaba por la calle. El punto estratégico de distribución Kreutz, es rico en bienes. Y está lleno de mercancía que Latina nunca había visto hasta ahora.

Ella estaba fascinada por esta atmosfera tan diferente a la del distrito Sur.

Originalmente Latina es muy curiosa. Se puede decir que era inevitable que su curiosidad excediera su prudencia y atención.

Mientras tanto, cuando se dio cuenta, ella había perdido de vista a Kenneth.

Incluso aunque lo prometí, que estaría con Kenneth… Quizás, ¿Dale se molestará?

Mientras pensaba eso, sus ya deprimidos sentimientos se desvanecieron progresivamente.

Latina, con una mirada perpleja, se preguntaba que tenía que hacer.

Sin embargo, su impotencia ganó y ahora no sabía qué hacer.

En caso de no poder regresar, ella se preguntaba, ¿Qué sería lo mejor que puedo hacer?

Si ya no puedo encontrarme con él, ¿Qué hago?

Ella odiaba estar sola.

Aunque estaba rodeada de muchas personas, no podía evitar ser atormentada por esos fuertes sentimientos de soledad.

Ella no podía parar de pensar, que se puede poner peor.

No… ¿Qué hago? Tengo que volver… Tengo que volver…

Sus pensamientos circulaban en eso.

Aun cuando ella es muy lista, Latina sigue siendo solo una niña.

Era natural que se dejara llevar por las emociones más que por la razón.

Pero, no había nadie a quien ella le pudiera decir.

El hecho de que ella estuviera perdida, puede que sea porque ella está en un ambiente donde『Ella puede hacer algo por ella misma』en vez de『Esperar que alguien la ayude』en『Aquél bosque』, es la razón por la que esperar en ese lugar no era una decisión válida para Latina.

Latina comenzó a correr en la dirección que ella creía correcta.

Después, si ella se hubiera quedado ahí solo un poco más, Kenneth habría llegado.

Latina, quien ya había girado en varias esquinas, llegó a un área que nunca había visto antes.

「… ¿Dónde estoy? 」

Ella no tenía forma de saberlo, pero incluso en el distrito Este esta área era llamada Distrito de los Fabricantes, porque cada casa alineada servía tanto como taller y hogar. Es un área que parece como una ciudadela comparada a la calle principal del distrito Este.

Por esa razón había muchos callejones enredados, parecía un laberinto para las personas que no vivían allí.

Este es el caso de Latina, incluso si veía atrás, ella no sabría ni de donde había venido.

「… ¿Qué hago? 」

Fue cuando Latina murmuró desconcertada.

「¿Quién eres? 」

Ella se sorprendió por la voz que provenía detrás de ella.

Cuando Latina miró atrás, varios chicos estaban ahí. Todos le fruncían el ceño a la chica desconocida.

「¿De dónde eres? No creo haberte visto por aquí.」

「…」

El niño con el cuerpo más grande de entre todos habló mientras se acercaba. Ella no sabía que debería responder mientras retrocedía para mantener la distancia del chico. Él parecía sospechar por su estado.

「Tiene un color de pelo que nunca había visto, ¿Una niña noble? 」

「Te equivocas, Rudy. Si fuera la niña de un noble, su ropa sería más fina.」

「Cierto. Pero, es un color muy inusual. No parece ni dorado ni plateado.」

Un chico de rostro redondo, quien estaba al lado del gran chico llamado Rudy, y un chico de pelo café que estaba detrás dijeron inanimadamente.

「Si está chica se hubiera mudado, es extraño que no hubiera rumores de ella.」

「Entonces, ¿Es una extraña? 」

El cuerpo de Latina se encogió de nuevo debido al tono firme de Rudy.

¿Por qué está molesto?

¿Es Latina… un poco, extraña?

¿Qué hago?… No entiendo, por qué, está molesto.

「Oh, Rudy, la niña está llorando.」

「Pero si le estoy preguntando, ¡Ella se quedó en silencio! 」

Rudy se acercaba abruptamente a Latina cuando el chico de rostro redondo lo trató de detener. Completamente en pánico, Latina trató de escapar con su rostro pálido.

「¡¿Por qué corres?! ¡Eres muy sospechosa!」

「“¡**! ¡****!”」

Sin embargo, la diferencia física era grande, Latina fue inmediatamente capturada por Rudy. Los chicos miraron asombrados debido al grito que dejo salir Latina en el momento en que su brazo fue agarrado.

「¿Qué está diciendo? 」

「Quizás sea de algún país extranjero…」

La mirada consternada de los chicos desapareció y solo la confusión quedó, pero ellos no notaron el estado de pánico de Latina. Desesperadamente retorciendo su cuerpo mientras levantaba su voz.

「”¡**,***! ¡*****!”」

「¿¡Qué están haciendo!?」

Una chica parecida a los chicos salió apresurada desde una casa cercana al escuchar los chillidos de Latina. Ella corrió a los chicos tan pronto vio el pálido rostro de Latina.

「¡Son lo peor al agredir a una niña pequeña! 」

「¡Uwah, espera, Chloe! 」

「¡Estás mal, es un malentendido!」

Los dos chicos junto al chico de pelo café, quien tomó distancia a tiempo, fueron víctimas de los fieros puñetazos de castigo propinados por la chica llamada Chloe.

La chica, Chloe, era increíble al punto de quedarse admirándola, Latina incluso olvidó porque estaba asustada.

Latina pidió ayuda, era suficiente para intervenir.

「¿Te lastimaste? … ¿Estás bien?」

「¡Está bien! ¡Se mejorará si le ponen saliva!」

「Eso es lo que dices, Chloe.」

Hincándose ante los dos chicos, Rudy y Marcel –el chico de rostro redondo— que Chloe había golpeado y pateado, Latina tenía una mirada ansiosa y triste.

「Lo siento… porque no puede responder bien antes.」

「Te teníamos miedo, fue nuestra culpa…」

Cuando Marcel mostró una sonrisa torcida, Latina se veía todavía más arrepentida. Luego ella dirigió la pequeña palma de su mano ante sus ojos, y su expresión se tensó un poco. Ella cuidadosamente formó palabras luego de humedecer sus labios.

「“Luz superna, completa mi deseo bajo mi nombre, concede cura y sanación al herido, Luz sanadora”」

Los ojos de los niños del vecindario se abrieron, ante la suave luz que brotaba de las palmas de Latina.

Latina de igual modo usó la magia de recuperación en Rudy. Después de eso, relajando su rostro, ella cayó cansada.

「¿Estás bien?」

「Estoy bien. Solo un poco cansada.」

Latina respondió a la pregunta de Chloe con una sonrisa. Con eso, los chicos emocionados rodearon a Latina.

「¡Increíble! ¡Es una bruja!」

「A pesar de que es tan pequeña, ¿es sorprendente que puedas usar magia! ¿Quién te enseño?」

「¡Vi magia por primera vez!」

Cuando Latina mostró una ligera expresión de miedo, Chloe dio un paso al frente y miró intensamente a los chicos.

Cuando los chicos de repente se detuvieron, Latina mostró su rostro desde la espalda de Chloe.

「¿Increíble? Solo puedo usar magia de curación simple.」

Ladeando su cabeza, ella se preguntaba.

「¿Es increíble, usar magia?」

「No hay casi nadie en el pueblo que pueda usar magia. Aunque aquellos que trabajan en santuarios, el Señor del lugar y la gente de grandes compañías de intercambio son la excepción. Luego de eso están los aventureros.」

A enseñarle esto el chico de cabello marrón— Anthony—, Latina asintió.

Dale es un aventurero. Así que puede usar magia.

Entonces, ella recordó de repente. Ella seguía perdida.

「Me perdí… No sé volver…」

「¿De dónde vienes, Latina?」

「Tienda de Ocelote… Del sur…」

Los niños se vieron los unos a los otros, debido a la desanimada respuesta de Latina.

「¿Ocelote?」

「No hay tal tienda en el sur.」

「¿Será aquél lugar? El lugar donde hay una bandera verde.」

「¿La tienda de aventureros?」

El rostro de Latina se iluminó con esas palabras.

「Sí. Muchos, aventureros, van a la tienda.」

Escuchando la respuesta de Latina, los niños se miraron entre sí.

La tienda de aventureros era un lugar peligroso donde extraños que hacen trabajos peligrosos se juntan. Sus padres les prohibieron jugar por allí.

Pero, este era un acto de amabilidad.

No es que ellos quisieran ir por ningún motivo en particular.

—Parece que después de todo, los niños se interesan más por las cosas que los adultos prohíben.

 

Un poco antes de que Latina abriera su corazón a los niños del distrito Este.

En el distrito Sur.

「¿¡Latina se perdió!?」

El grito que retumbó el exterior de la tienda 『The Dancing Ocelot』 emergía desde adentro.

Kenneth, cuando notó que Latina ya no estaba ahí, inmediatamente buscó por los alrededores apresuradamente. Pero no pudo encontrarla. Sin embargo, después de eso, él tenía un compromiso con los proveedores de ingredientes. Él no podía seguir buscándola por mucho tiempo.

Les había encargado la búsqueda a varios conocidos y volvió al 『Dancing Ocelot』 rápidamente.

Tenía que notificarle sobre las circunstancias a su guardián antes que nada.

「Sí. En verdad lo siento. La perdí de vista mientras estaba negociando…」

Ambos, Kenneth y Dale, fueron descuidados.

Latina era una niña muy lista.

De pronto, él no podía negar que pensaba inconscientemente que estaría bien.

‘Ella no flaqueará pues esa niña es muy madura.’ Tal pensamiento no era más que una excusa de adulto.

Los puntos de vista de los niños y de los adultos son fundamentalmente diferentes. Por supuesto, el mundo que ellos ven es diferente. La manera de pensar de los adultos no puede comprender el comportamiento de los niños.

「Oh, bueno. No se puede evitar. Ella está perdida, lo que sea que hagamos ahora no importa porque ya pasó. Ahhhh… por tal situación, la magia de búsqueda siguen en mi mente ¡Ahhhh! En el pasado yo que dije que no era necesaria, discúlpate con Latina, Lo siento, los siento, lo siento. Los sientooo… Oh, cierto. Latina está… ¿Qué hago, qué hago? ¡Eso es, v-voy a poner una petición a los aventureros para que busquen a Latina por toda la cuidad!」

「¿Por qué no vas a buscarla para empezar?」

「¡Sí, eso es!」

Ver a Dale tan agitado hasta un extremo imprudente, era gracioso, las mentes de aquellos alrededor estaban extrañamente calmadas. Después de que Rita le diera un camino a seguir, Dale quien estaba completamente confundido, salió volando de la tienda.

「Uhhh… ¿Rita?」

「Las características de Latina fueron reportadas en la ciudad con la aprobación de Dale y si hay algún tonto tratando de abducirla, ya que hay varios de nuestros compañeros entre los porteros y los guardias, ellos los detendrían en los muros del pueblo. Aun siendo una niña, tengo el presentimiento de que ella ciertamente logrará arreglárselas aunque esté sola…」

Kenneth vio a su esposa mientras Dale salía, ella parecía muy calmada.

Si Rita puede quedarse tranquila, es porque el lugar donde Latina se perdió, es el área donde la seguridad pública es mayor incluso en el distrito Este.

Ella giró su rostro a varios clientes que se complacían en charlas tranquilas dentro de la tienda.

「Si toman parte de esta búsqueda, la casa invita todas las bebidas esta noche. Pagaré una recompensa si la encuentran. Vuelvan antes del anochecer aun si no la encuentran. ¿Qué tal eso?」

「Bueno, no está mal para matar el tiempo.」

「No estaría mal hacerle un favor a ese tipo.」

Ante las palabras de Rita, los clientes se levantaron de sus asientos asintiendo unánimemente.

Latina también se había vuelto una persona especial para los clientes.

Rodeada por los niños del distrito Este, no fue hasta el atardecer que Latina regresó.

「¡Rita!」

Pasando a través de la puerta de la tienda Latina, con una sonrisa, corrió en dirección a Rita, pero se detuvo como si estuviera desconcertada.

「Rita, lo siento, por perderme… ¿Dónde está Kenneth?」

「Está muy preocupado. Ve a verlo.」

Dijo Rita, señalando la cocina. Para ser honesta, Rita estaba harta de que su esposo estuviera tan preocupado por Latina que no pudiera concentrarse en su trabajo correctamente.

Cuando Latina se dirigió a la cocina con pasos rápidos, Kenneth dejó caer una olla que tenía en sus manos. Un fuerte ruido resonó.

「Kenneth, lo siento… Me perdí, no cumplí mi promesa…」

Disculpándose dulcemente con una apariencia triste, Kenneth no podía regañarla, sabiendo que también tenía la culpa.

Pero, él acarició su cabeza sintiéndose aliviado.

「Me alegra que estés bien.」

Después de que Kenneth levantara a Latina, quien estaba silenciosamente deprimida en sus brazos, fue a la tienda, varios niños lo miraban desde ahí. Kenneth estaba un poco sorprendido por las presencias que no deberían estar en la tienda.

「¿Qué?」

「Estos niños trajeron a Latina aquí.」

Dijo Rita, que hablaba con la única chica entre los niños.

「Debes ser recompensados…」

「¡Ayudar a una amiga es normal!」

La chica levantó su voz con desaprobación, a las palabras de Kenneth. Latina ladeaba su cabeza confundida.

「Así que, se volvieron amigos de Latina. Ya que se está haciendo tarde… Jugarán con latina como gusten la próxima vez.」

Kenneth abrió un bote de galletas que él había preparado por adelantado como bocadillo para Latina, mientras Rita sonreía gentilmente, como usualmente lo hacía. Kenneth habilidosamente hizo un envoltorio para cada niño.

「Muchas gracias por traer a Latina de vuelta.」

Después de agacharse para igualar la línea de visión de los niños, él les dio las galletas junto a unas palabras de gratitud. Los niños que recibían un trato educado de Rita, quien ya era una adulta, intercambiaron miradas intranquilas.

Latina vio a Chloe y los demás en su camino a casa, sacudiendo su mano desde la entrada de la tienda.

El atardecer se aproxima, cuando los clientes regresaron al 『Ocelot』, Latina inclinó su cabeza a cada persona.

「Lo siento por haberlo preocupado…」

「Si la señorita está bien, entonces no hay problema.」

「…Gracias por buscarme」

Latina una vez más inclinó su cabeza al cliente que sonrió y sacudió su mano.

Era Latina quien mostraba una sonrisa primero cuando regresó a la tienda, pero ahora solo con verla, ellos entendían que estaba desanimada.

Repetidamente yendo y viniendo a la entrada de la tienda, ella miraba a sus pies deprimida.

No solo los clientes que conocían sus circunstancias, sino incluso los que no sabían nada, apilaban copas de vino, de alguna manera, ya que el estado de Latina era diferente de lo usual.

Fue entonces cuando Dale regresó.

Él abrió la puerta de la tienda mientras goteaba sudor y recuperaba el aliento.

「¡Rita! Qué voy a…」

A punto de preguntar sobre si había progreso en la búsqueda, él notó a la persona en cuestión mirándolo fijamente.

「¡Latina!」

Grandes lágrimas fueron su respuesta a Dale quien llamaba su nombre mostrando una expresión de inmensa alegría.

「¿¡!?」

Latina derramaba aún más lágrimas cuando Dale cayó en sus rodillas.

「¿¡La-Latina!?」

「Lo… Lo siento…, Lo siento… Yo… No puedo mantener, promesa… Lo siento…」

El lloriqueó y las plegarias eran palabras de disculpa.

「Dale, ¿Estás enojado porque fui desobediente?」

「Yo- Yo no estoy enojado… ¡Ahh, estaba tan preocupado!」

Dale sacudió fuertemente su cabeza a las palabras que Latina decía mientras lloraba, pero Latina seguía con sus palabras de nuevo.

「Está bien, estar enojado. Fui desobediente… pero, Yo, est-estaba asustada. Asustada de no poder regresar.」

Lágrimas rodaban de sus enormes pupilas grises.

Esta era la primera vez que él veía a esta pequeña niña llorar, solo un poco de calma quedó, ella seguía murmurando.

「No quiero estar sola, Dale. …Quiero estar junto a Dale, aunque me regañes…」

Después de que Latina regresara a 『The Dancing Ocelot』, ella parecía haber aprendido mucho en su camino de regresó.

Mientras tanto, recordando su impotencia y ansiedad cuando se perdió, ella fue sacudida por esos grandes sentimientos.

Ella había sido atrapada por ese sentido de inquietud, por eso ella tenía la creencia de que debía disculparse.

—Dale, ya calmado, reflexionó.

A este punto, abrazar a Latina era la única cosa que Dale, totalmente confundido, podía hacer.

Latina solo sollozaba, sin decir ni una palabra.

La lucha que Dale llevaba, conocida como ‘calmar a Latina’, quien seguía llorando, alcanzó su fin cuando se cansó de llorar.

Los clientes de alrededor dirigieron sonrisas maliciosas a Dale, quien cargaba a Latina, que se había quedado dormida con una expresión exhausta.

Fue el momento que una nueva conversación para acompañar un buen licor, llamada 『Lamentos y Desalientos 』, nació.

 

 

Desde ese día, Latina comenzó a jugar con los niños del distrito Este.

Esta tienda del distrito Sur tiene una atmosfera más sana que las otras tiendas para aventureros de los alrededores. Aun así, no es un área donde los niños puedan a jugar.

Los niños del distrito Este venían juntos por Latina para jugar y la llevaban a casa juntos. Los niños parecían entender que esta área del distrito Sur no era segura, ellos siempre se movían en grupo.

Dale también parecía pensar que no era bueno mantener a Latina solo en la tienda y también le preocupaba el hecho de que solo tuviera contacto con adultos.

La existencia de los niños del distrito Este fue un regalo de Dios.

「Me alegra que ahora tengas amigos, Latina.」

「¿Qué son 『Amigos』, Dale?」

Su pregunta lo tomó por sorpresa.

「¿Eh? Eh… Latina, ¿No tienes amigos? 」

「¿? No entiendo 『Amigos』. Chloe también me llamo amiga, pero no entiendo.」

Dale gruñó 「Hmm, hm, hm… 」Latina ladeó su cabeza.

El despreocupado Dale pensó ‘Ella no fue perseguida en su tierra natal, porque no siento oscuridad oculta en Latina’.

Pero, ella tiene 『Un cuerno』. Ella es una existencia que pueda ser tema de gran desprecio para la 『Raza Mágica』.

Él no tenía idea donde estaba la mina.

「…Err, Latina, ¿No jugabas junto a otros niños de tu edad?」

「¿Jugar juntos? ¿Familia?」

「No… No es la familia. ¿No jugabas con niños de otras casas?」

Latina ladeó su cabeza de nuevo a las palabras de Dale.

「Conmigo…, solo había familia y adultos.」

Dale recuerda que la 『Raza mágica』 tiene una muy baja tasa de natalidad, ya que son una raza longeva. El número de niños en sí es bajo.

「Bueno… Amigos son, gente con la que juegas y hablas fuera de la familia. …En primer lugar, es casi lo mismo.」

Él añadió las últimas palabras siendo que él mismo, Rita y Kenneth no se 『Consideraban como amigos』.

「Entre esas personas, llegará alguien que te guste.」

Él no estaba seguro de la sociedad, pero él quería educar bien a esta obediente niña.

「¿A Chloe le gusto?」

「Bueno, no creo que Ella quiera ser amiga de alguien que no le guste.」

Ella quien pensaba en las palabras de Dale, sonrió.

「También me gusta Chloe. Me gusta que Chloe me llame amiga.」

「Ya veo.」

Dale estaba un poco preocupado mientras acariciaba la cabeza de la alegre Latina.

Él pensó se debería preguntarle sobre lo que había dicho antes.

Entonces, decidió sus palabras y habló.

「…Latina, ¿Qué clase de personas estaban contigo antes?」

「No entiendo. ¿De qué hablas?」

Las palabras, que había hecho en su mente para preguntar, fueron contestadas con una pregunta, Dale se dio cuenta de su error.

Latina fundamentalmente carece de 『palabras para explicar』.

「Err… Familia. ¿Tienes hermanos?」

「¿Hermanos?」

「En tu familia, los niños nacidos de tus mismos padres. Un hombre cuya edad es mayor es un hermano mayor, y una mujer es una hermana mayor. Colectivamente se llaman hermanos.」

「…No tengo hermano o hermana mayor, tampoco hermano o hermana menor. No tengo hermanos.」

Después de escuchar la explicación de Dale, Latina respondió.

「¿Qué clase de adultos estaban contigo?」

「No lo sé. Nunca conocí otras personas ni hable con ellas. Había muchos asuntos con mi familia.」

El rostro de Latina se deprimió un poco al responder. Él pensó que era suficiente.

No eran recuerdos placenteros para ella.

Cuando Dale juzgó eso, cerró el tema.

「Es por eso que ahora, estoy feliz, porque estoy con Dale.」

Las palabras que la niña tímidamente había dicho fueron un golpe crítico.

La sonrisa que fue dirigida a Dale, era una que no perdía a cuando ella comía sus dulces favoritos.

「Me gusta Chloe, pero, Dale me gusta mucho más.」

「¡Yo también te amo, Latina! ¡Que linda eres!」

Latina se veía muy feliz por las palabras que Dale le dijo, mientras la abrazaba energéticamente.

Si esta es una manera de dejar la conversación sin terminar, es lamentable pero… Si es una niña tan encantadora como Latina, ¡Entonces no se puede evitar si soy seducido!

Pensando tal cosa, Dale era feliz a su propia manera.