Capítulo 1

Parte 1

“El Rey Demonio Tifón”

Hace cinco años, ese era el nombre del demonio que cruzó la frontera dimensional y atacó a la Tierra.

La longitud de su cuerpo era de cinco kilómetros. Un dragón de múltiples cabezas con un tamaño que rivaliza al de una pequeña isla.

Durante la historia, desde hace aproximadamente un siglo que los humanos empezaron a luchar contra los demonios, esta vez fue la primera vez que se observó que el demonio era de “Clase Rey Demonio”, que había hecho cenizas a la superficie de la tierra de una que iba más allá que la otra en solo diez días.

La calamidad que era llamada “La noche de Walpurgis”, era ese evento.

Esa calamidad redujo la población humana en todo el mundo hasta que sólo quedara 10%, los países también fueron destruidos hasta que solo quedaron diez países.

Pero a pesar que se infligió mucho daño, la raza humana no estaba arruinada.

Las personas que sobrevivieron se unieron, formando el ‘Gobierno Mundial Unido’.

‘El Gobierno Mundial Unido’ tomó la delantera, se concentraron en revivir las zonas urbanas de todo el mundo y mantener la “Esfera de la vida”. Mediante la restauración de las infraestructuras, solo en  cinco años desde “La noche de Walpurgis” la raza humana había recuperado la civilización que no era diferente a la anterior, aunque la escala se había vuelto más pequeña.

La “Esfera de la vida de Tokio” que era llamada la ciudad de Tokio también era una de ellas.

Ahora, en este lugar alrededor de 70 millones de seres humanos de diferentes variedades de razas se reunieron de todo el mundo para vivir entre sí.

Sin embargo, la restauración era algo que estaba sobre una fina capa de hielo.

Después de que el exterminación del “Rey Demonio Tifón”, el número de demonios que vinieron a  invadir desde el mundo demoniaco no disminuyó.

Sino que más bien, con el paso del demonio que poseía un gran poder como el Tifón a través de la frontera causó que la pared dimensional se desmoronara, incluso se podía decir que el número de demonios que vinieron a invadir desde el mundo demoniaco al mundo humano, se estaba incrementando.

La Esfera de la vida, estaba protegida por una barrera para que los demonios no pudieran aparecer en el interior, pero no era extraño que los demonios aparecieran fuera de la Esfera de la vida en algún momento para provocar una invasión. Esa era la situación actual en la que se encontraba el mundo.

También el día de hoy nuevamente, hubo un invasor que pasó a través de la frontera dimensional justo en este instante.

Pero, había una existencia de fuerza de lucha que no dudaba en enfrentar esos demonios que poseían un poder aterrador como oponente.

El equipamiento de la varita mágica, “Armas (Armamento de hechicería)” y el escudo mágico “La chaqueta de Rey Mago (Traje Mágico)” que fue creada a partir de la combinación de la ciencia y la hechicería, eran los magos que incluso aun siendo humanos, podían manipular la hechicería similar al de un demonio.

 

Parte 2

– Deja de resistirte. Si haces eso entonces te asesinaré sin causarte ningún dolor.

La zona costera de la bahía en la esfera de la vida de Tokio, el almacén portuario abandonado.

En el muelle, donde no se oía nada, excepto por los sonidos salpicantes de las olas cuando se hacía de noche, se escuchaba una voz de mando de una chica.

La propietaria de la voz se puso de pie en el muelle, una estudiante de magia con un estilo de ‘Artillero’ cuyo cuerpo estaba envuelto en la chaqueta de Rey Mago, basado en un traje de vaquera.

Mientras su cabello rubio que liberaba una luz tenue como el polvo de oro estaba revoloteando de la brisa del mar, la chica estaba tomando una postura con su arma que era un revólver de plata.

La “Líder (Oficial al mando)” de la Academia de Hechicería del Nuevo Tokio del pelotón aprendiz 101, Hoshikawa Sumika.

La chica ahora estaba enfrentándose sola a una cosa grotesca.

Esa cosa grotesca era algo que era tres veces más grande que Sumika, un gigante con cuerpo de humano que tenía una cabeza de un cerdo.

Demonio, orco de “Clase Soldado”.

Este orco era la vanguardia de los invasores de la otra dimensión, que la raza humana seguía luchando desde hace más de cien años.

Como un demonio que no era categorizado como fuerte.

Ni siquiera podía usar ningún conjuro en particular, todo lo que podía hacer era balancear su garrote gigante que estaba en su mano derecha.

… A Lo mejor, su nivel de amenaza era algo así como un elefante africano que tenía una mala voluntad hacia los humanos.

Incluso para alguien que todavía era un estudiante, para un mago que había entrenado para derrotar a este demonio orco, era un oponente con el que podía lidiar fácilmente. Fue por eso que la chica… Sumika no le tenía miedo a ese monstruo ni siquiera un poco.

– Voy a decirlo una vez más. Debería dejar de resistirse inútilmente.[1]

Dijo su última advertencia.

Ejerció fuerza en el dedo que sostenía el gatillo del revólver del estilo de ‘Armas’, que estaba apuntando hacia la frente del orco.

Si la chica ponía un poco más de fuerza en su dedo, una bala mythril (plata falsa) envuelta con poder mágico, perforaría la frente del demonio desde la boca del arma.

Si sólo era algo como uno de ‘Clase Soldado’, que un simple ataque, sin duda le causaría la muerte.

Además, para el uso de la necromancia un mago forma un contrato con el alma de un héroe y por medio de eso toma prestado el poder del héroe.

El héroe contratado de Sumika era el “Santo del Arma” Billy El Niño.

La bala del Santo del Arma no podía fallar. Se terminaría si disparaba. El orco seria asesinado si ella apretaba el gatillo. Pero…

[¡Fufufufu…! Palabrería, es inútil. Tú no puedes disparar.]

El orco se rio con una voz desagradable que era similar al sonido burbujeante del lodo.

– ¡…!

La expresión de Sumika se distorsionó por esas palabras. Después de todo, lo que dijo el orco era cierto.

Sumika no podía disparar. La razón se encontraba en la mano izquierda del orco.

Había una chica con una mini cola de caballo apretada en el brazo izquierdo del orco, con un rostro muy pálido.

La chica al igual que Sumika, era del pelotón 101, una “Striker (combatiente a corta distancia)”. Su nombre era Ichinotani Chikori.

Así es, en otras palabras esto era una situación de rehenes.

Como un demonio, el orco era de una raza débil, pero en lugar de eso estaba utilizando su inteligencia.

En realidad, la que estaba arrinconada era Sumika.

[Arroja el arma si no lo haces esta chica será aplastada.]

Presionándole a elegir, Sumika apretó sus dientes.

«¡Solo contra un orco, ser amenazada de esta forma…!»

Para Sumika esta situación era una humillación.

Si se preguntan por qué, era porque mientras Sumika aún era una estudiante, también era un mago genio que obtuvo el título de “Mago de rango S” del cual solo había diez personas en todo el mundo. Originalmente sólo un orco o incluso diez orcos, serían fácilmente derrotados… el hecho es, que unos pocos minutos antes, Sumika había asesinado a dos orcos instantáneamente que estaba invadiendo la esfera de la vida en un lugar diferente.

Sin embargo, un problema apareció cuando el tercer orco vino invasor.

El lugar previsto donde el tercer orco aparecería era a un lado de la zona residencial, por lo que de antemano Sumika hizo que dos de los miembros del pelotón 101, los cuales eran sus subordinados, esperen ahí, pero de todas las cosas algo sucedió, en el momento en que el orco apareció, uno de los  miembros se sintió aterrado ante una batalla real y abandonó la batalla ante la presencia del enemigo. No, si era sólo eso entonces aún estaba bien pero…

[¡Si es sólo alrededor de tres minutos antes que la líder llegue, entonces incluso yo sola puedo retener a este enemigo!]

Así, Chikori de quien no se podía esperar que tenga una batalla de fuerza por sí sola, no escuchó la orden para que se detenga y se lanzó hacia el enemigo por su propia cuenta.

Y el resultado.

[Líder. Chikori-san fue capturada por el orco.]

Sólo tres segundos después de eso, ese tipo de transmisión que venía del “Operador (El Controlador de la Batalla)” que estaba a cargo de la situación de la batalla y de “Idea Link (Hechicería de Transmisión)” desde el lugar un poco lejos de allí.

«¡No puede hacerlo en lo absoluto! ¿No?»

Como era de esperarse, quería llorar.

Y entonces, justo ahora, en esa situación fue acorralada y por eso era insoportable.

[¡Rápido, el arma! ¡¡Tírala!!]

– ¡Líder! ¡No te preocupes por mí! ¡Me equivoqué al ignorar la orden!

Quería gritar con rabia que era su culpa, pero en este momento no servía de nada, aunque culpara a la chica.

Como líder, como un mago, hacer algo como abandonar a un humano que iba a ser asesinado por un demonio en este mismo momento no era algo que podía hacer Sumika.

En este momento necesitaba seguir con esta situación estancada incluso por un poco más de tiempo, ganando tiempo y esperar hasta que lleguen los refuerzos.

… Pero, esa consideración engañosa ya fue tomada por el orco.

[¡Hazlo rápido!]

Con el fin de apresurar a  Sumika quien estaba tratando de ganar tiempo, la vena del brazo del orco sobresalía, su gran fuerza apretaba el cuerpo delgado de Chikori como un tornillo de banco.

– ¡UAAAAA…!

– ¡Detente!

Sumika alzó su voz por reflejo escuchando  el sonido chirriante que era como el chasquido de un árbol en descomposición.

Chikori quien fue agarrada por la mano izquierda del orco se volvió flácida y se quedó inmóvil.

Sería muy malo si sucede algo más. No podía ganar tiempo sin habilidad. No había nada que pudiera hacer excepto obedecer obedientemente.

– Entiendo. Me rindo…

Sumika tiró el revólver de su mano y también uno más que estaba en guardado en sus caderas.

– …

En ese instante, un corriente corrió por el cerebro de Sumika el cual le informaba del peligro que corría.

Esa era la intuición que provenía de espíritu heroico contratado por la chica, Santo del arma La habilidad del héroe Billy el Niño.

A lo que se llamaba la Habilidad del héroe era el movimiento especial obtenido o algo como un encantamiento que venía al ser poseído por el alma de un héroe.

Este mago se volvió capaz de usar un poder que era igual a los héroes de una vida anterior.

Y entonces la señal de peligro que corría por el cerebro de Sumika en este momento era la habilidad del héroe del Santo de las Armas, El Francotirador de respaldo (Instinto de Evasión).

Con esta habilidad de héroe que estaba asociada con la leyenda de Billy el Niño que se decía que disparó a muerte al enemigo detrás de él sin ni siquiera mirar hacia atrás, su efecto era “La invalidación perfecta del punto ciego”. El contratista del Santo del Arma se volvió capaz de detectar todo ataque peligroso que venía de un punto ciego con una precisión del 100% utilizando el instinto. Y entonces, este instinto no fallaba en ningún motivo…

– ¡Protección (Barrera de Expansión)!

Sumika expandió inmediatamente una barrera mágica de primer grado utilizando la hechicería.

Luego en un destello esa barrera fue golpeada por el garrote del orco.

Ese golpe poseía la fuerza brutal de varias toneladas de peso, pero la barrera mágica expandida, que se usaba para impactos físicos, ni siquiera se inmutó.

Era exactamente como su instinto le dijo.

Sumika esquivó el ataque sorpresa completamente.

Para ella era algo realmente fácil. Pero…

[¡No te defiendas! A la siguiente, si te defiendes, esta chica, será aplastada!]

– Kuh…

Cuando había un rehén incluso que no podía seguir este ritmo.

[¡Tú, asesinaste a mi camarada! No te perdonaré. Pulverizar. ¡Pulverizar hasta que te conviertas en carne picada!]

El orco una vez más balanceó su garrote

Si ella evadía el siguiente ataque, el orco sin dudar aplastaría a Chikori…

No podía evadirlo.

Si era así, entonces sólo podía convertirse en un saco de arena mientras se reducía, lo más que podía utilizando poder mágico.

Para Sumika eso era una elección amarga.

«¡A pesar de que no puedo morir en lugar así…!»

Sumika tuvo un sueño. Una aspiración fuerte e importante, que incluso podría ser llamado deseo.

Hace cinco años, el dragón gigante de siete cabezas que quemó a cenizas a todo el mundo. El “Rey Demonio Tifón”.

Ese día, donde todo el mundo podía hacer nada más que mirar hacia el cielo y hundirse en la desesperación frente al poder abrumador.

… Hubo Alguien, que mató a ese dragón.

Ese Tifón que no tenía ni una sola herida, a pesar que todos los ejércitos de todos los países del mundo desafiaron a  ese monstruo… hubo un mago que mató a ese monstruo por sí solo.

Ese día, Sumika miraba desde el suelo ardiente la historia completa de lo que había sucedido.

Y entonces, pensó. Que quería ser como él.

Así, quiso ser una existencia que podía salvar a la gente sin importar el tipo de desesperación.

… Ese sueño, aun no se cumplía.

Aún estaba a medio camino.

«Es por eso que, a pesar de que no puedo morir en este tipo de lugar, ¿por qué este tipo de cosas suceden?»

Mientras apretaba sus dientes con frustración, Sumika envolvió su cuerpo con poder mágico.

Con el fin de suavizar el golpe aunque sea un poco.

Estaba esperando refuerzos, mientras recibía el golpe del orco.

Al no tener ninguna otra opción, sólo podía prepararse a sí misma por todos los medios posibles.

El garrote fue balanceado cortando el viento.

Contra el golpe fuerte que se acercaba, Sumika se armó de valor y cerró sus párpados.

– Cielos. Los aprendices de hoy en día no pueden lidiar con un solo orco…

Escuchó esa voz.

– Eh…

Al instante, una explosión resonó en el muelle.

Era el sonido de una fuerte onda de choque golpeando y destrozando la superficie de concreto.

Pero ese no era el sonido de la destrucción de un golpe que era producido por un garrote.

El que rompió el concreto, era un joven solitario.

Saltando desde un avión de pasajeros que volaba muy por encima del cielo a una altura de diez mil metros, el joven que partió en dos el cuerpo del orco desde su cabeza hasta su entrepierna usando la espada obsidiana, era el que está haciendo el sonido del concreto que se rompía y del aterrizaje.

El cuerpo del orco fue partido verticalmente, dividido en izquierda y derecha.

Por supuesto, que murió al instante.

La rehén se soltó del brazo, el cuerpo del orco se transformó en cenizas brillantes en susurro y se esparcieron por la brisa del mar.

Dentro de ese prisma, el joven dijo.

– Pero, te voy a dar una calificación de aprobación por no abandonar al rehén.

Un pelo negro suelto, despeinado e incontrolable.

El final de una larga bufanda se agitaba como un ala, el joven miró a Sumika con una mirada indiferente. Tenía aspecto que no parecía que fuera mayor que Sumika.

Mirando ese rostro, Sumika contuvo su respiración.

– ¡Tú-Tú eres…!

Era natural. Para los magos que vivían en esta época, no había nadie que no conociera el rostro de ese joven muchacho.

El gran mago que domina toda la magia que existía en este mundo, el ser humano que usaba a  las existencias que eran mucho más poderosas e incluso mucho más malignas que “El Rey Demonio”, usaba al “Dios Maligno” como uno usaría a un familiar, el “Usuario del Dios Maligno”.

Y entonces en la “Noche de Walpurgis” hace cinco años, el chico que posee un poder abrumador, que incluso sometió a un dios, el héroe de la salvación que por sí solo dominó al “Rey Demonio Tifón” quien quemó el 90% de la superficie de la tierra.

– ¡Kamishiro, Homura…!

– Sí, ese Homura-san. En cuanto a hoy… me asignaron al pelotón 101. Bueno, cuiden de mí, ¿está bien?

¿Por qué el héroe que salvó el mundo fue asignado a un simple pelotón de estudiantes de entrenamiento…?

Incluso una pregunta tan obvia no pasó por la mente de Sumika.

Homura que todavía estaba en el interior del viento brillante con su larga bufanda que se movía.

Esa figura de pie era poderosa, hermosa, en ese momento a Sumika se le olvidó todas las palabras y quedó en trance.

Era como si el tiempo se hubiera detenido por completo.

Y entonces, durante el instante en el que todo se detuvo, Sumika obtuvo una sola creencia en algún lugar dentro de su corazón.

Esta vez, en este momento, la historia comenzaba, eso era lo que creía.

 

Parte 3

Vamos a rebobinar un poco el tiempo.

El Usuario del Dios Maligno, Kamishiro Homura vivía en el barrio marginal de la esfera de la vida de Londres, hasta el día de ayer.

Un apartamento en mal estado y decadente por el cual el viento soplaba desde la distancia.

El lugar era muy desgraciado para que sea la residencia de un héroe salvador.

Sin embargo, había una razón para ello.

El que exterminó por si solo al ‘Rey Demonio Tifón’ que incluso la unión de las fuerzas de batalla de todo el mundo podría ni siquiera hacerle un rasguño, fue aislado por el ‘Gobierno Mundial Unido’ debido a que la fuerza era demasiado extrema.

Bueno, también se podría decir que era natural.

Estableciendo intereses creados por ellos mismos utilizando todo tipo de método.

Una estructura de reglas por el bien de la explotación de las personas.

Si existía un humano que pudiera destrozar todo lo que construyeron desde su raíz, era imposible que esto sería algo agradable para ellos.

Se sentía como una inflamación por encima de su ojo.

Esa fue la razón por la que el ‘Gobierno Mundial Unido’ usó todo tipo de métodos y calificó al  ‘héroe’ como ‘traidor’.

… Homura podía volverse así de fuerte porque vendió su alma al demonio.

… Tarde o temprano, Homura se convertiría en el peón del demonio y mostraría sus colmillos a la raza humana.

Este tipo de cosas fueron susurradas a las personas como si fueran verdad.

Y luego estaba también la cooperación de la ‘Iglesia del Camino Sagrado’, que reinaba en la mayoría de la población en este momento, haciendo que la propaganda tuviera un gran éxito. La raza humana que sobrevivió a la “Noche de Walpurgis” le temía al héroe que los salvó como un ‘traidor’ el mensajero del demonio, lo rechazaron de la sociedad humana… Le quitaron la Nacionalidad, le quitaron su poder con “Aureole (El gran sello)”, todo su derecho como ser humano fue arrancado.

No había manera que el tal Homura podría vivir en un lugar adecuado.

Pero, a Homura no le desagradaba esa vida como pensaban algunos.

En primer lugar, él no tiene ningún interés en el estatus social, por su estilo de vida de ‘matar la mayor cantidad posible de demonios’ también, una posición en la que no estaba atado a la estúpida regla de la sociedad humana o a la frontera de un país era conveniente.

Todos los días pasaba su tiempo sin preocuparse de cómo lo veían los demás, de vez en cuando cazaba demonios que amenazan la a la esfera de la vida y recibía una recompensa por el gobierno mundial como parte de su ganancia diaria.

Debido a  que ‘Aureole’ selló su poder, el ‘Gobierno Mundial Unido’ hizo publicidad a los ciudadanos y extranjeros  que el ‘traidor’ había sido domesticado como su perro guardián, el propio Homura estaba entendiendo la existencia de ese sistema, pero para él eso sólo era algo trivial que sólo provocó un poco de simpatía por su parte pensando “Mantener el honor también es bastante problemático, huh”.

Asesinaba libremente a demonio a su antojo y protegía lo que quería proteger.

No estaba vinculado a nada, era una vida agradable, que era tranquila y cómoda y libre de preocupaciones mundanas.

Pero, un cierto día, cuando todavía llevaba una vida despreocupada…

El actualmente inexistente “La Orden de Caballeros sin Frontera” de la que Homura fue una vez miembro, se trataba de un grupo que no cuestionaban el propio país de uno mismo, la frontera del país, o la creencia, una organización de mercenarios con la misión de proteger a la gente de todo el país de la amenaza de la brujería y de los demonios, el ex líder de dicha organización se puso en contacto con Homura.

El contenido del mensaje era extremadamente extraño.

[Registré tu nombre en el pelotón 101 de aprendices de la Academia de Hechicería del Nuevo Tokio. Ven a la esfera de la vida de Tokio en este momento.]

Eso fue lo que dijo.

Se preguntó si sólo debía colgar de golpe el teléfono. Estaría en problemas si se lo llamaban despreocupadamente desde el otro lado de la tierra sólo para pedirle que vaya a beber.

… Pero, Lo que era realmente era molesto, es que a su antiguo superior que era ahora el presidente de la junta de la Academia de Hechicería del nuevo Tokio, Onjouji Kai no era alguien que se pondría en contacto con Homura sin ninguna razón.

Generalmente había dos patrones en una situación para que este hombre contactara a  Homura.

Había un humano que estaba a punto de morir, o el mundo estaba a punto de destruirse.

Ese tipo de mal agüero realmente se parecía a la trompeta del Apocalipsis.

Y entonces ahí, él sin dudar, se involucraría  con la existencia de un poderoso demonio.

El demonio, era un enemigo que tenía que asesinar.

Es por eso que Homura decidió ir a Japón incluso de mala gana.

En cierto sentido, quizás también era porque Homura confiaba en este hombre Onjouji.

Y entonces, llegamos a ese momento.

Homura que entró de forma dinámica a la esfera de la vida del Nuevo Tokio, ilegalmente desde una altura de 10000, ahora estaba sentado en un sofá en la oficina del Director de la Academia de Hechicería del Nuevo con su pierna extendida mientras esperaba la llegada de su ex-superior que lo había llamado.

En poco tiempo, la doble puerta de la habitación se abrió y un hombre sombrío de alta estatura y delgado entró en la sala.

– Han pasado cinco años, mi amigo.

El tono pesado y sombrío muy adecuado el aspecto externo del hombre Onjouji Kai.

Pero, había familiaridad en esa voz.

– ¿Cómo estuvo? ¿Fue agradable el transporte aéreo?

– Que boca está diciendo ese tipo de cosas.

– ¿No gustó? A pesar de que te preparé la primera clase directamente.

– Ciertamente, la comida estuvo deliciosa. El asiento también era tan cómodo que no se podía comparar con la cama de mi apartamento. Pero sabes, ¿crees que llamarme repentinamente diciendo “mis estudiantes está en peligro así que ayúdalas” y obligarme a saltar desde una altura de 10.000 metros es algo divertido?

Homura lo miró quejándose. Pero Onjouji no parecía que se fuera a disculpar.

– Fufu. En cuanto a tu ayuda. Esa chica Ichinotani también fue completamente curada por tu magia de curación. Permíteme agradecerte una vez más.

– … Bueno, está bien. Después de todo gracias a esos chicos de Londres también se libraron de mí. En serio ese es un país que da miedo, incluso esos chicos decidieron perseguirme incluso hasta el interior del avión.

– Desafortunadamente, aun no te libras de ellos. Si se trata de los MI6 entonces también hay algunos en Japón.

– ¿Hablas en serio?

– Casualmente también la CIA y  KGB, Los agente de Inquisición de “La Iglesia del Camino Sagrado”, encima de eso el satélite militar que flota en el cielo también te están observando. Por supuesto, también Japón (nosotros).

– En serio cuantos de ustedes me odian.

– No se puede evitar. Después de todo eres un  humano que se merece todo eso.

Homura suspiró profundamente en resignación.

Un ser humano que merece todo eso.

Era un hecho que incluso el propio Homura estaba consciente de sí mismo.

– Sin embargo… ya son cinco años. Volviendo atrás en el tiempo desde que te fuiste ya ha pasado  tanto tiempo. Ese niño ha crecido bastante hasta el día de hoy.

– No tener conciencia del tiempo es una prueba de vejez, sí.

– Tu falta de amor sigue siendo el mismo de siempre.

– No tengo ninguna clase de amor para un anciano como mi compañía.

Después de decir eso sin rodeos, Homura corrigió un poco su postura al sentarse.

Y luego le preguntó a Onjouji con una expresión seria.

La pregunta era, por supuesto, la razón por la que fue llamado aquí.

– Dejando de lado a esa conversación inútil, vayamos al grano. ¿Por qué rayos me llamaste?

– Lo que quiero pedirte es justo como lo dije anteriormente. Quiero que te inscribas en esta academia y cuides al pelotón 101. El documento acerca de los detalles de cada miembro también debería haberte llegado…

– Deja de bromear.

Homura se rio con desprecio ante la respuesta Onjouji.

– Incluso yo sé que tan arriesgado es contactarme. Tampoco eres alguien que va a ese tipo de riesgo sólo para que proteja a uno de aprendiz. Entrar al pelotón 101 es sólo una fachada. La verdadera razón es otra cosa. ¿No es así?

– En realidad estás en lo correcto.

– Entonces habla con rapidez. ¿Qué está pasando? ¿Qué tipo de problemas me causarás solo por llamarme hasta aquí?

Pero, Onjouji sacudió lentamente su cabeza de izquierda a derecha negando la prisa de Homura

– No puedo decirlo en este momento.

– ¿Por qué?

– No es mi papel decir esto. Con el tiempo la persona que debe hablar de esto vendrá.

– Así que solo eres el intermediario y el que me llamó es otra persona, ¿verdad?

– Así es.

– ¿Quién es esa persona?

– No puedo decírtelo  en este momento.

Onjouji repitió la misma frase una vez más y bajó su mirada.

Homura quien lo conocía desde hace mucho tiempo lo comprendió.

Era imposible sacarle las circunstancias a Onjouji con una actitud así.

– Chih… Ya lo entiendo. No voy a preguntar. Pero la conversación sucederá muy pronto, ¿verdad?

– Prometeré eso.

– … Entonces, tal vez debería perder el tiempo paseando por ahí en la ciudad que no había visto desde hace cinco años.

– Espera. Eso va a ser un problema.

– ¿Problema?

– Te reíste de la fachada que preparé, pero, realmente quiero entrenes seriamente al pelotón 101. Quiero que me hagas el favor de cuidar de esas chicas por este año hasta su graduación.

Pero Homura con asombro sacudió su cabeza escuchando las palabras de Onjouji.

– Es una broma, ¿no? Por qué tengo que cuidar de algunos aprendices en estos momentos…

En cierto sentido fue una reacción natural.

Homura era un mago que poseía un poder al punto de salvar al mundo una vez.

La persona que mandoneaba al ‘Dios Maligno’ que incluso domina todos los miles hechizos existentes, el ‘Maestro Therion (Sabiduría de Miles)’.

Para ese tipo de persona relacionarse con un mago aprendiz y hacer una práctica de fantasía, en realidad era algo ridículo.

Pero, Onjouji dijo una sola frase hacia Homura quien estaba serio.

[Esto es algo que nadie más puede hacerlo más que tú, tú mismo lo dijiste. “Toma responsabilidad” dijiste.]

Escuchando esas palabras, las cejas de Homura se movieron un poco.

– Tienes el deber de hacerte responsable y cuidar del futuro de la chica. ¿Me equivoco?

– … Aun recuerdas esa vieja historia, huh.

– Incluso si la memoria se entorpece una promesa no se desvanecerá. También deberías ser el mismo. Es por eso que incluso con la “Orden de Caballeros sin frontera” disuelta, aun sigues luchando solo de esta forma.

– …

Homura apoyó su cuerpo aún más sobre el sofá e hizo un largo suspiro.

Que vieja historia.

Era un suceso mucho más viejo antes que el mismo Homura sea el centro de atención del mundo como el “Usuario del Dios Maligno”

En verdad era una promesa muy vieja, que incluso la persona con la que había hecho la promesa ya se había ido, solo una simple promesa…

Pero, justo como dijo Onjouji, no importaba que tan vieja sea e incluso si la persona con la que hizo la promesa ya se había marchado, esa promesa aún existía dentro de Homura.

Es por eso que…

– … Nunca antes había ido a la escuela así que no sé qué debo hacer, ¿sabes?

– No planeo decirte que te conviertas en algún tipo de profesor. Solo conviértete en apoyo como un miembro del pelotón 101, eso es todo. El pelotón tiene dificultades de comunicación con el ambiente y no produce buenos resultados así que es ridiculizado como el “Pelotón problemático”, pero las chicas del 101 tienen un brillante futuro. Algún día se convertirán en el apoyo de este mundo.

Homura no mostró ninguna señal de afirmación o negación al escuchar las palabras de Onjouji.

Pero en lo que respecta a la responsabilidad que cargaba, Homura respondió adecuadamente.

– … Ya lo entiendo. Tampoco es malo simplemente descansar en el lugar donde la luz brilla después de un largo tiempo.

– Te lo debo.

En ese momento, la puerta de la oficina del director se abrió en silencio.

Sintiendo un olor nostálgico del viento leve que fluyó dentro habitación, Homura dirigió su mirada hacia la entrada.

Por allí había una chica alta con una postura tan hermosa que hacía que uno se preguntara si había un cable pasando por esa espalda recta.

Un cabello negro cautivador que llegaba hasta sus caderas.

Su rostro no ocultaba su inteligencia y en serio le daba un aspecto adulto.

Homura conocía el rostro de la chica.

La última vez que vio su rostro fue hace cinco años, pero no ignoró los vestigios del pasado en su rostro.

– … Hola. Te has convertido en toda una adulta, Shiori.

El nombre de la chica era Onjouji Shiori.

La “Operadora”  de pelotón 101.

También era la hija de Onjouji Kai, y Homura era un viejo conocido suyo.

 

Parte 4

Después de que Shiori mirara a Homura quien estaba hablando con ella con una mirada despreocupada, ella dijo algunas palabras con una voz que tenía poca entonación similar al de su padre.

– Me halagas. También te has convertido en un hombre muy guapo, ¿no?

– Hah… Deja de decir cumplidos.

– Incluso después de cinco años sigues siendo el mismo feo de siempre, ¿no?

– Así que en realidad era solo adulación…

– Bueno, pero en serio ha pasado mucho tiempo. Te ves tan saludable que me hace sentir enferma.

Mientras decía algunas palabras venenosas, Shiori rápidamente se acercó a la mesa, entre Homura y Onjouji.

Y entonces cuando se iba a sentar al lado de Onjouji, pensó de nuevo y movió sus piernas hacia la dirección de Homura.

– Fuh…

Tomó asiento junto a Homura. Y a continuación, después de tomar un solo aliento, apoyó su cabeza sobre el hombro de Homura.

Un aroma floral del champú hizo cosquillas suavemente la nariz de Homura.

– ¿Qué? Así que a pesar de que abusaste de mí con palabras de odio, ¿la verdad es que en verdad me amas?

Mientras decía eso, Homura rodeó su mano sobre el hombro de Shiori.

*¡Pachín!*

Pero esa mano fue derribada.

También ese golpe fue hecho sin contenerse, sintió el entumecimiento hasta su hueso.

– … Qué. Shiori, ¿no me querías?

– Una cosa así es más imposible que la salida del sol desde el oeste.

«¡Lo que has dicho está en el nivel cataclismo…!»

– Entonces, ¿por qué te apegas tan cerca de mí?

– Porque me gusta tu olor.

– Incluso si elogias mi olor corporal, estoy preocupado en cómo responder a eso.

Homura torció su cuerpo incómodamente, pero Shiori no prestó atención a eso y puso su mejilla más cerca al hombro de Homura.

Onjouji le hizo una pregunta a su hija.

– Shiori. ¿Por qué viniste aquí? ¿No te dije que esperaras en la sala del pelotón 101?

– No se puede evitar ¿no te parece? La líder y Nakajima-kun están discutiendo en la sala del pelotón es tan molesto…

Homura recordó el nombre de Nakajima a partir de la información del pelotón 101 que había leído anteriormente.

Era el nombre del único hombre en el pelotón 101, el hombre que abandonó hoy a Chikori y escapó.

– Bueno, como líder seguramente se va a quejar o algo así.

Debido a esa acción, Sumika casi muere por lo que era natural que se quejara.

– También esta eso pero, también es porque Nakajima-kun dijo de repente que va a salirse del pelotón… Dijo que ya consiguió el permiso de Otou-san, pero me pregunto si eso es verdad

– Es verdad. Él fue contactado por un pelotón diferente y se transferirá al pelotón aprendiz 67. A cambio hay un plan para que Homura entre como reemplazo, pero… A pesar de que todavía están en prácticas, pero una charla sobre los demás magos peleándose entre sí no es muy bueno. Homura. Es mi error, pero échale un vistazo a la situación. Después de todo no importa si tienes que mostrar tu rostro oficialmente. Debes tomar esta oportunidad mientras estás en ello.

– … Cielos, lo entiendo.

Homura respondió y se levantó.

No estaba entusiasta para meter su cuello en una disputa entre personas, pero ya se había decidido  que iba a cuidar del 101. Era buscarse problemas, pero Homura no era una persona obstinada que buscaría cada razón trivial sólo para evitar lo que ya estaba decidido.

– Shiori. Muéstrame el camino a la sala de espera del 101. Sabes el camino, ¿verdad?

– No se puede evitar.

Cuando le preguntó, Shiori se levantó sin siquiera mostrar ninguna actitud dudosa.

Y entonces ella salió de la oficina del director junto con Homura.

– Por aquí.

Dicho esto, Shiori tomó el brazo de Homura como si lo abrazara.

– ¿Eres un fantasma que reside dentro de mi mano o algo?

– Me gusta esta mano, sabes. Después de todo esto es el primer perfume que me hace sentir segura.

– … Oh, ¿sí?

– ¿Qué? ¿No te gusta?

– No. Esto nos hace ver como una pareja de un hombre guapo y una hermosa chica, ¿no es genial?

Al hacer ese tipo de charla frívola Homura igualó su ritmo con el paso de Shiori y caminaron por un tiempo.

Homura le preguntó algo que lo molestaba.

– Hablando de eso antes de venir aquí revisé los datos del 101, pero decía ahí que eres un Rango D. Tus resultados también están llenos de marcas rojas en todo el documento, en serio no le prestas atención a esto. ¿Hay alguna razón por la que no quieres ponerte seria?

La fuerza del mago se evaluaba en 6 niveles de S a E, pero entre esos rangos, el rango D era un estudiante muy mediocre. Uno podía estar de acuerdo, incluso si un mago de ese rango entra en el “Pelotón problemático.”

Pero Homura sabía sobre el verdadero poder de Shiori.

El poder de la chica no era algo que debía ser clasificado como rango D. Fue por eso que se sentía dudoso.

En respuesta Shiori dio una respuesta cortante.

– No tengo ningún interés en ir a jugar a los soldados con los niños.

– ¿Estás en la edad que piensan que prepararse para un maratón y tratar de ganar no es genial?

– ¿No está bien? Incluso si mis resultados son malos no es como si molestara a alguien. Además hice el mínimo deber en mi trabajo como operadora del cual nadie puede quejarse. No hay ninguna razón para que alguien se queja de mí.

– Que chica eso no es lindo en lo absoluto.

– Estoy feliz de escuchar eso de ti.

…¿Era la forma de hablar de alguien que estaba abrazando su brazo?

«Aunque en el pasado era una niña más fácil de entender.»

‘Ahora es muy rebelde’, Homura suspiró profundamente dentro de su mente.

Contra eso Homura,

– Ahora que lo mencionas, también tengo una cosa que quiero preguntarte.

Esta vez la pregunta vino de Shiori.

– Hey Homura. ¿Por qué viniste a Japón después de todo este tiempo?

– Ni idea. Pregúntale a tu padre. Y luego, después me dices el por qué.

– … Así que realmente regresaste aquí sin saber nada. Otou-san ya no es tu superior, ya hace mucho tiempo, ¿verdad? A pesar de que la “Orden de Caballeros sin frontera” ya se ha disuelto hace mucho tiempo, ¿por qué sigues siguiendo sus órdenes? ¿Eres gay?

Absolutamente no.

– Esto es porque es un hombre que se puede confiar en un mal sentido. No es como si lo pudiera ignorar… Más bien, ¿por qué estás tan preocupado? Esto no tiene nada que ver con Shiori ¿verdad?

– Sí, eso es correcto. Es solo que me preocupa.

En ese momento, *ton*, Shiori empujó suavemente el brazo de Homura y se separó de su cuerpo.

Y luego, sus ojos ardieron claramente con odio y dijo.

– Un bueno para nada que tiró sus varias promesas y escapó, ¿qué es lo que está haciendo? Regresando después de todo este tiempo.

– … Eso es muy duro… Es bastante severo en la forma en que lo dijiste.

«Bueno, es obvio que este enojada»

Hace cinco años, salió de Japón sin decirle nada a Shiori.

Esa era la conclusión a la que llegó Homura, poniéndose en el lugar de Shiori, ya que su enojo era bastante natural.

Ya que Homura también lo pensó, ni siquiera podía dar una excusa o disimular el asunto acerca de la chica con mirada de culpa.

Acto seguido, como si Shiori no tuviera interés en Homura, volteó la mirada hacia el frente y siguió caminando.

Sus brazos ya estaban separados, así que ahora Shiori estaba caminando rápidamente con un ritmo rápido.

Después de un tiempo,

[¡Tu lloriqueo es molesto! ¡No te incumbe a cual pelotón quiero transferirme!]

[¡¡¡Qué pasa con su actitud!!!]

Desde el otro lado de la esquina del camino, las voces enojadas de un hombre y una mujer se podían escuchar.

No había ningún error.

Al otro lado estaba la habitación del pelotón 101.

– Oye. Es muy molesto ¿verdad?

– Bueno, desde luego que me dan ganas de largarme de aquí…

– Ya no quiero entrar, así que me iré primero al dormitorio.

– Ok. Gracias por guiarme.

Shiori ligeramente agitó la mano despidiéndose de él y Homura avanzó hacia la esquina solo.

Al pasar por la esquina, había una puerta con el letrero de numeración 101.

Las voces resonaban desde el interior de la puerta.

 

Parte 5

[Ya no formo parte de este pelotón.]

Con esa oración desde el principio, la confrontación entre Sumika y Nakajima desde el comienzo no era algo pacifico. Pero finalmente después de llegar tan lejos, un aire peligroso empezó a caer como si ambos estuvieran yendo a atacarse entre sí.

Incapaz de soportarlo, Ichinotani Chikori quien al principio estaba como espectadora se interpuso entre los dos.

– Lider y también Nakajima-kun, vamos a calmarnos un poco ¿Está bien?

– ¡No hay manera de que me calme! Chikori-san y yo, si no hubiéramos sido salvadas por esa persona, podríamos haber muerto allí!

Por eso el intento de Chikori fue inútil.

Sumika ya estaba completamente encendida.

Mientras que su pelo dorado se puso de punta de la rabia, Sumika empujó hacia atrás a Chikori y se acercó a Nakajima.

– ¡Nakajima-san! ¿Estás pensando en cuanto peligro estuvimos, ya que huiste por tu propia cuenta? A pesar de que terminó bien debido a la ayuda de Homura-san, pero si él no hubiera llegado ¿Qué hubiera pasado con nosotros? Sin embargo, no te disculpaste y además, renuncias al pelotón, ¿no hay un límite que tan grosero puede ser uno?

– ¡No me importa! ¡Ustedes dos casi mueren sólo porque son novatas! ¡No me culpes!

Pero Nakajima también estaba encendido.

Gritó con rabia, con una voz tan fuerte que la saliva voló hacia la cara de Sumika.

– ¿Está pensando en echarme la culpa?

– ¡En primer lugar, estaría bien, incluso si hubiéramos ignorado la lucha! Si hubiéramos hecho eso, los Magos de Defensa Nacional se harían cargo, sin embargo, Hoshikawa aceptó la misión por su propia cuenta…! ¡Todo es tu culpa!

– ¡El pelotón aprendiz también es miembro de los Magos de Defensa Nacional! ¡Tenemos la responsabilidad de responder a la lucha!

– ¡Hah-! Actúas como una buena niña, como siempre, ¿no? Como era de esperar de la maga-sama de rango S. ¡Sin embargo, ignorar una lucha es hecho por todos los pelotones aprendices! Todo el mundo toma atajos. ¡Después de todo alcanzar logros por derrotar a los demonios, no hará nada más que sobresalgas y colocarte en las líneas frontales en el futuro, evitar luchar es obvio!

– ¿¡Que-, en serio estás diciendo eso!? Los humanos que pueden manejar la hechicería aún siguen siendo pocos. ¡Si nosotros, que somos pocos no hacemos esto, que va a pasar! ¿Qué va a pasar si no podemos proteger a todos?

– ¡Como si me importara! Además ¿por qué tengo que apostar mi vida por el bien de otras personas, sólo porque soy capaz de manejar el poder mágico? ¡Si quieres convertirte en un superhombre entonces hazlo tú misma! ¿Quién quieren ir contigo?

Cuando hizo una observación de esa manera, Nakajima ya no podía volver atrás nunca más.

Al abrir la puerta con una fuerza como si golpeara la puerta, se marchó mientras sus hombros estaban llenos de rabia.

Después de que salió Nakajima, Sumika dejó caer la cintura en la silla de la sala del pelotón y dejó escapar un suspiro.

– ¡En serio, que mala conciencia…!

Esa decepción no estaba dirigida sólo a Nakajima.

No se limitaba a él, la mayoría de la gente en esta academia tenía poca motivación.

Bueno, no era algo tan injustificable.

A pesar que los humanos que podría manipular el poder mágico eran pocos incluso en el mejor de los tiempos, el número de magos se redujo en gran medida debido a la guerra contra el “Rey Demonio Tifón.”

Por eso las personas que poseían la más mínima aptitud se inscribieron a la fuerza en la academia de entrenamiento para magos.

Y entonces por la escasez de personal humano, había una gran cantidad de casos en donde los demonios de ‘clase Soldado’ eran eliminados por los estudiantes del pelotón de aprendices.

No se pudo evitar, ya que los demonios no podía ser asesinados, excepto por los ataques que utilizaba poder mágico.

Sin embargo, decir a los niños que comprendan estos problemas de la sociedad no era una conversación razonable.

¿Por qué tienen que hacer algo peligroso?

No era como si Sumika tampoco pudiera entender ese sentimiento.

«Sin embargo, aunque lo entiendan no pueden aceptarlo.»

Entendía que daba miedo. Incluso si tenía miedo del cambio de la vida. Incluso hoy en día estuvo a punto de morir.

Pero, en este momento los únicos que podían oponerse al demonio eran ellos.

A pesar de ello, por qué no podían volverse frenéticos sobre esto, sin importar que la ponía muy irritada

En esa área… Sumika aún era inmadura.

Como resultado, Sumika que tenía un alto grado de conciencia como un mago, se sentía insegura de alguna manera.

Demasiado frenética. Melancólica. ¿Qué haces actuando como una niña buena? Fue ridiculizada de esa forma, distanciada, mientras poseía una fuerza superior de combate, la de un Mago de rango S de los cuales sólo había diez personas en el mundo, ella fue colocada en el pelotón 101 que fue despreciado como el [pelotón problemático]. Ella quedó al cuidado de estudiantes mediocres que no podían ser aceptados en ningún otro lugar.

Aun así Sumika no se desanimaba, para hacer que el pelotón sea capaz de luchar de alguna manera, incluso con todas las dificultades, siempre estaba dando todo de sí y dando instrucciones, pero nunca había sido recompensado ni una sola vez.

A pesar de que había dado lo mejor de sí misma, la existencia de ser humano además de ella misma hacia que todos su esfuerzos sean en vano.

No importa lo mucho que se esforzara, el resultado siempre tomaba una mala dirección.

Y el resultado de hoy fue que estaba a punto de morir por algo como un orco.

Si estaba sola podía asesinar a algo como un orco instantáneamente.

– Ha…

Sumika suspiró profundamente y cubrió su cabeza con ambas manos.

Una voluntad que no podía ser comprendida. Sus compañeros de equipo inútiles.

La ansiedad en el corazón de Sumika llegaba al límite.

Y entonces la chica pequeña con pelo suelto y despeinado, que fue echada para atrás justo ahora, Ichinotani Chikori llamó con timidez a Sumika quien estaba así.

– Líder, anímese. La Líder  no hizo nada malo, ¿sabe…?

Las palabras de Chikori era su consideración hacia la completamente exhausta Sumika, directamente a su corazón.

Pero… Chikori tambien era un factor de ese cansancio.

Viendo desde la posición de Sumika, Chikori también tenía tanta culpa como Nakajima.

Fue por eso que las palabras de ánimo de Chikori pusieron a Sumika con los nervios de punta.

– ¡¡¡¡Eso es obvio!!!!

– Kyan…

– Chikori-san. Incluso tú también tienes que ver con este problema. ¡A pesar que te dije que te detuvieras, aun así te lanzaste por tu propia cuenta! ¡Al final fuiste tomada como rehén! ¿¡No sabes cuantos problemas me causaste por tu acción imprudente!?

– Pe-Pero, esa vez el orco se estaba dirigiendo a la ciudad…

– ¡Entonces lo que deberías hacer es adelantarte a la ciudad y evacuar a los ciudadanos! ¿Por qué crees que hice que tú y Nakajima formaran un grupo? ¡Es porque los dos no pueden vencer a un orco por si solos! ¡Te dije eso detalladamente en la reunión informativa! ¡Te dije que no pelees si uno de ustedes no está ahí! ¡A pesar de eso porque hiciste algo tan tonto como ir a pelear por ti sola!

– A-auu.

Siendo apuñalada por esos ojos que tenían una ira intensa, el rostro de Chikori se puso pálido y su expresión estaba a punto de llorar.

Sin embargo Sumika no se detuvo. Las palabras de Chikori hicieron que pierda el control de sus emociones, todos los resentimientos que se habían acumulado desde que se inscribió en la Academia de Hechicería del Nuevo Tokio se transformaron en un arroyo fangoso desbordante que incluso Sumika no podía controlar.

– ¡He…! A pesar que he ideado una estrategia que puede llevarse a cabo incluso con un poco de magia, ¿Por qué no puedes moverte exactamente como te lo dije? ¡Chikori-san y Nakajima-san también y también Shiori-san que siempre hace el mínimo de su trabajo a pesar que es una excelente maga! ¡Todos, todos, siempre hacen lo que les da la gana! ¡¡No pueden ser útiles satisfactoriamente, así que al menos escuchen lo que les digo!!

– …

– … ah.

Instantáneamente, Sumika pensó ‘lo hice’, viendo su expresión.

Justo ahora había dicho demasiado.

Mirando la expresión de Chikori que había sido completamente apuñalada por sus palabras, hizo que Sumika se diera cuenta de eso.

«A pesar que soy la única, que sabe muy bien que tanto se había esforzado Chikori-san…»

– E-err. Chikori-san. Lo que acabo de…

Tratando de disculparse por que se le soltó la lengua, Sumika dijo esas palabras. Pero en ese momento.

– Aa me duele mi oído. Me pregunto por qué el grito de una chica puede resonar tanto en el tímpano.

La puerta de la sala del pelotón se abrió y un hombre entró a la habitación.

Era el que le salvó la vida a Sumika y a Chikori anteriormente, el ‘Usuario del Dios Maligno’, Kamishiro Homura.

 

Parte 6

«Aa-aa-, en verdad lo he hecho, huh.»

En frente de las que estaban usando su “Chaquetas de Mago” en “Modo de espera (Uniforme)”, Homura estaba haciendo una expresión amarga en su corazón.

Lo que se arrepentía era porque interrumpió el momento en que Sumika estaba yendo a disculparse.

«A pesar que el asunto se va a arreglar por ahora si dejo que se disculpe. ¿Por qué tuve que aparecer…?»

Su intervención fue hecha inconscientemente.

Homura estaba estirando su oído y escuchaba atentamente la conversación de afuera, pero cuando sintió que Sumika se iba a disculpar porque había dicho demasiado a Chikori, entró en la habitación.

Fue porque Sumika se iba a disculpar con Chikori aquí, era la cosa que no se debe hacer.

Era un mal movimiento que no haría nada más que causarle daño a Sumika y también a Chikori.

La disculpa podía incluso destruir al equipo.

… En realidad, ese tipo de cosas no tenían que ver con Homura pero…

«No importa que no sea bueno. No puedo dejar las cosas así.»

Si había algo en frente de sus ojos que se iba a romper, inconscientemente alzaría su mano.

Esa era la forma de ser de Homura.

«Bueno, ya interferí así que me haré responsable»

Poniéndose una responsabilidad así, Homura llamó a las dos que estaban dentro de la sala.

– Ambas, ustedes dos parecen demasiado enérgicas, a pesar que casi mueren, huh. Es un alivio.

– ¡Homura-san!

Cuando supo que el hombre que entró a la habitación era Homura, la expresión de Sumika que estaba llena de ira ahora estaba brillando.

La chica felizmente se acercó a Homura e inclinó su cabeza profundamente.

– ¡Eres Kamishiro Homura! ¿No? ¡En serio muchas gracias por ayudarnos y salvarnos del peligro de antes! ¡Como la representante del 101, te expreso nuestra gratitud!

– En serio das un saludo muy cortes, huh. Incluso hacia el ‘Usuario del Dios Maligno’ que incluso es llamado el traidor.

– Dios Maligno o lo que sea, que error hay en usar un poder que puedes usar para proteger. Incluso si tu poder es incluso más malvado que el mismo demonio, eres el héroe que estuvo en la línea más peligrosa más que cualquier otra persona y salvaste varias vidas y no eres una existencia maligna.

Era el deber de lo que tenía poder proteger a los que no lo tenían.

Para Sumika que se protestaba a si misma de esa forma, Homura quien exterminó al “Rey Demonio Tifón” era una existencia que la inspiraba.

Fue por eso que la chica no le importaba el nombre que le pusieron a Homura las personas con influencia.

Miró directamente a Homura y le envió una mirada de respeto y gratitud.

– ¡Discúlpeme! ¡También déjame agradecerte! ¡Salvarme del peligro e incluso ir al punto de sanar mi herida, en serio, muchas gracias!

Despues de Sumika, Ichinotani Chikori tambien estaba inclinando su cabeza a Homura mientras su cola de poni se movía.

No pudo sentir tanto respeto como Sumika desde la voz y mirada de la chica, pero era obvio que no había temor en esas palabras.

Mirando esa situación, Homura finalmente comprendió.

Ciertamente, justo como lo dijo Onjouji, el sentido de estas dos como magas no era malo.

Mientras era natural para Sumika quien ya era una maga de Rango S, esta Ichinotani Chikori también era una chica que era capaz de creer en la cosa que había visto antes.

Sin dejarse llevar por el rumor, creyendo en lo que había visto por ella misma, creyendo en el conocimiento que había obtenido.

En cierto sentido incluso esto era la fuente más importante para un  mago.

Solo con ese intercambio Homura se las había arreglado para entender la aptitud de los dos.

– Bueno, todo está bien. No es mucho problema para mí. Además lo dije bien, tengo una pequeña razón por la que entre en el 101. En otras palabras desde ahora seremos camaradas.

Hablándoles con un tono de voz gentil.

– Ayudar a una líder inútil que no tiene ninguna habilidad en lo absoluto y ahorrarle los gritos, también es el deber de un compañero.

Ese tono de voz, repentinamente se volvió algo frio.

– … eh.

Eran palabras que repentinamente golpearon y apuñalaron a Sumika.

La expresión de Sumika se congeló ante esas palabras.

«¿…Soy una inútil?»

Un desprecio frío de la persona a la que le guardaba respeto.

Pero Homura dejó sola a la confundida Sumika, pasó en frente de la chica y…

– Ichinotani Chikori, ¿verdad? La tuviste difícil, huh. Ser usada por esta novata y casi mueres. Tienes mi simpatía. En serio, es grandioso que tu herida no sea tan grande. Pero puedes estar tranquila. Desde mañana seré el líder del 101. Como lo sabes, soy un mago que incluso puede usar al dios maligno, es por eso que esos demonios son pan comido para mí. Si trabajas para mí no vas a experimentar la sensación de la muerte por una segunda vez.

Homura hizo una sonrisa amigable mientras golpeaba el hombro de Chikori repetidamente.

– Eh, a… eh.

Sin embargo Chikori también estaba confundida por eso.

Como debería actuar en esta situación estaría bien, su expresión mostraba que no tenía la más mínima idea.

Pero, más rápida que la confundida Chikori.

– Por favor espera.

Sumika perforó la nuca de Homura con una voz intensa.

Justo ahora la envidia en los ojos de Sumika se había esfumado, reemplazándola con una mirada de hostilidad.

Era entendible, Sumika creyó que llegado hasta aquí con su mayor esfuerzo.

Para que sea ridiculizada por alguien que había llegado el día de hoy que no sabía nada, diciendo lo que le dé la gana, no había forma que pudiera soportarlo.

– Ciertamente Kamishiro-san es mucho más fuerte que yo. Incluso creo que no hay ningún mago en este mundo que pueda igualarte. Es por eso que es una decisión correcta que te conviertas en el líder. Pero… no puedo aceptar que me digan inútil.

– En serio hablas mucho para alguien que casi muere por algo como un orco.

– ¡Estás equivocado! ¡Estás equivocado, Usuario del Dios Maligno-san! ¡Es porque es mi culpa! ¡Es mi error porque no escuche la advertencia de la líder y la líder no hizo nada malo!

Sin embargo Homura negó con su cabeza diciendo “No” a la objeción de Chikori y le sumó a su negación.

– No está mal. En primer lugar, su inhabilidad para sacar el poder de Ichinotani y también el punto de ser derrotada por un orco, es la prueba de su incompetencia. Y aun a pesar de eso, decir que Ichinotani es una inútil  es solo posponer su culpa. Déjame decir esto, si me convierto en el maestro de Ichinotani entonces mañana por la mañana… puede hacerse más fuerte que tú, Hoshikawa Sumika

– ¡…!

– ¿¡Eh, eeee!?

Chikori gritó ante las repentinas palabras.

Por el otro lado Sumika estaba poniendo una expresión dudosa que parecía decir: “¿Qué rayos está diciendo este chico?”, mientras miraba detenidamente a Homura.

– Usuario del Dios Maligno-san en verdad no tiene sentido del humor, ¿no?

– Si dices que no puedes creerme entonces intentémoslo. Mañana está bien ya que es domingo y no hay clases. Realizar una batalla de entrenamiento entre tú e Ichinotani a primera hora de la mañana. Te mostraré que puedo hacer que Ichinotani te derrote en esa batalla de entrenamiento.

– ¡Que, ese, ese, una cosa así obviamente es imposible!

Chikori quien fue arrastrada a una batalla alzo su voz en protesta, pero Homura no le prestó atención en lo absoluto.

– Está bien, está bien. No te pongas nerviosa. Este tipo de chica, ni siquiera va a tocarte con su dedo meñique después de todo.

– ¿… Sabes acerca de mis calificaciones y de Chikori-san?

– Eres una maga de rango S y la numero 1 de tu año. Mientras que Ichinotani está en la posición más baja de la academia con un Rango E… el rango más bajo. He visto tu información anteriormente así que ya lo sé. Obtener el título un mago de rango S mientras aun eres una estudiante, bueno es bastante especial. Pero viéndolo desde mi posición como “Usuario del Dios Maligno” la clasificación de esos “Usuario de Espíritus Heroicos” es como comparar un manojo de bellotas.

– ¡…!

Sumika alzó sus cejas ante esas palabras.

De todas formas, el “Usuario espiritual Heroico” solo podía hacer contratos con un alma humana, a diferencia que este hombre hace contratos con un dios. La escala de fuerza era diferente.

Pero aun así Sumika hasta ahora ha seguido luchando hasta la muerte dando lo mejor de sí misma para distinguirse a sí misma de entre esas bellotas.

Se esforzó en sus estudios de hechicería sacrificando su juventud, expuso su vida al peligro y superó batallas contra demonios.

Al final lo que obtuvo en su mano fue su propio poder, el titulo de maga de Rango S.

Por eso, para que le digan que era algo al punto que podía ser sobrepasada por la más débil de la academia Chikori en solo una noche, no era algo que se podía soportar. Fue por eso.

– … Entonces está bien. Ese encuentro, lo aceptaré.

– ¿¡Líder!?

Con ojos que ocultaban una gran ira, Sumika aceptó la lucha que Homura organizó.

– El encuentro será mañana por la mañana. ¿Hasta entonces puedes hacer que Chikori-san sea más fuerte que yo?

– Es pan comido.

– Pero si Chikori-san pierde contra mí, por favor retráctate a como me llamaste, ‘incompetente’.

– Por supuesto. También inclinaré mi cabeza. No solo eso, también te encomendaré a que seas la líder por un largo tiempo y me volveré un leal subordinado que seguirá tus ordenes sin importar que.

– … Eso es muy generoso, ¿no?

– Después de todo, no hay forma en que pierda.

– Haré que te arrepientas. Esa arrogancia.

– Quien piensas que soy. Incluso si me pongo arrogante, pero solo contra un simple mago como oponente. Aun me queda mucha libertad.

– ¿… En serio? Entonces, nos encontremos mañana.

Mirando con fastidio a Homura cuya actitud serena no se rompía, Sumika salió de la sala del pelotón.

 

Parte 7 

Después  de que Sumika saliera de la sala, solo quedaron dentro de la sala Homura y Chikori.

Por un momento Chikori estaba confundida por el hecho de que un duelo entre ella y Sumika había sido decidido, pero cuando volvió en si se quejó con Homura como si gruñera.

– ¿Qué tipo de promesa decidiste por ti mismo? ¡Para mi es problemático, sabes!

– Esta es tu oportunidad para limpiar tu reputación, ¿verdad? Si derrotas a Hoshikawa, entonces ya no te llamaran por segunda vez inútil.

– Puede ser pero, que yo derrote a la líder, no hay forma que sea posible… ¡En primer lugar no hizo nada malo en lo absoluto! ¡También hoy trató de ayudarme aunque violé la orden, siempre está supervisando en entrenamiento de una débil como yo! ¡Aun… a pesar que no sabes nada, no hables mal de la líder!

Chikori movió su pequeño cuerpo en una forma larga y expresó la fuerza de su enojo.

La ira no era por el duelo que había sido decidido, sino por el hecho de que Homura criticó a Sumika sin saber de su dedicación.

Sumika estaba cumpliendo su deber como líder de un pelotón de aprendices por mucho sobrepasando el estándar que le pedían.

Chikori sabía de eso.

Y también de como ella y los demás estaban arruinando a Sumika.

Fue por eso que no podía soportar que Homura irrazonablemente lastime a Sumika con sus palabras.

«Tengo que disculparme rápidamente con la líder…»

Tenía que recuperar rápidamente el honor injustamente herido de Sumika.

Seguramente en este momento estaba profundamente lastimada.

Pensando eso, Chikori se alejó de Homura y extendió su mano hacia la manija de la puerta para ir detrás de Sumika.

La voz de Homura le llegó.

– ¿A dónde piensas ir?

– ¡Es obvio! ¡Iré a disculparme con la líder!

– ¿A pesar de que dije que te haría más fuerte que esa chica? ¿Qué vas a hacer con la batalla de entrenamiento de mañana?

– ¡Algo así no tiene nada que ver conmigo! Más bien, tengo que disculparme con la líder rápidamente. Si lo hago ahora quizás me perdone…

– Después de disculparte y que te perdone, ¿vas a seguir siendo un obstáculo para ella por el resto de tu vida?

– ¿¡…!?

Instantáneamente, ante las palabras de Homura que eran silenciosas como si fueran murmullos, aun poseían una intensidad que perforaba su corazón desde atrás, todo el cuerpo de Chikori se congeló.

– ¿Por qué te sorprendes? Te disculpas, Hoshikawa te perdona. Me convierto en el chico malo. Con eso todo es sepultado. Ese es el punto esencial. Eso es lo que vas a hacer ahora.

– Eso, es…

– Es solo la idea de dejar atrás el problema real y preservar la superficie de tus relaciones humanas. No solo tú Ichinotani. Esa chica Hoshikawa tambien. Antes de que llegue, esa chica estaba tratando de disculparse por decir mucho. Pero, eso fue un error. No importa cuánto intentes mantener la apariencia de tus relaciones, la herida abierta que fue dejada atrás seguramente volverá algún día. Y también va a suceder en una escena que es incluso más fatal a la de hoy. Es por eso que intervine.

Correcto. Incluso Homura entendía  perfectamente que Sumika no tenía nada de malo.

Más bien, evaluó a Sumika como una maga excelente que era demasiado para el nivel de un estudiante, una líder competente.

Pero, solo había uno, una cosa que Sumika se equivocó fatalmente en la forma de resolver este problema.

Fue por eso exactamente que Homura creó esta situación donde hacía que Sumika tenga un duelo con Chikori sin disculparse.

Solo había una forma de resolver el problema de esas dos, no había otra forma más que Chikori se haga más fuerte.

Por eso que Homura le le pidió a Chikori.

– Ichinotani, ¿crees que estás bien como lo eres ahora?

Ante esa pregunta, el hombro de Chikori quien estaba agarrando la manija de la puerta tembló.

«… Quien rayos piensa que está bien quedarse así.»

Eso es…

– … Es obvio, incluso yo creo que no está bien.

Esa respuesta estaba llena con una emoción de dolor.

Es verdad, ella también pensaba que no podía quedarse así. Nunca pensó ni siquiera por un instante que eso estaba bien.

Fue por eso, que hizo todo tipo de entrenamiento que se le pudo ocurrir.

Casi todos los días se dedicaba entrenar para mejorar su poder mágico.

– ¡Pero, no me hizo ningún bien! ¡A pesar que todos se volvían más fuertes rápidamente al hacer el mismo entrenamiento, solo yo, en vez de hacerme más fuerte rápidamente, me hice más débil!

Cuando al principio se inscribió en la Academia de Hechicería del nuevo Tokio no era así.

Pero, después de tres meses después de inscribirse, repentinamente su magia se volvió incapaz de crecer.

No, no solo era eso. No importaba el esfuerzo que hiciera, incluso si hacia un entrenamiento efectivo que Sumika pensó que era por su bien, día a día Chikori se volvió incapaz de manipular su poder muy bien y justo ahora se había debilitado completamente hasta que se volvió incapaz de usar su “Habilidad del Héroe”.

¿Por qué sucedió esto?

La respuesta de un instructor con el que consultó fue que… este era el límite de su talento.

El límite de capacidad como maga. Fue por eso que el instructor dijo que no podía esperar más que eso.

Entonces…

– Entonces no se puede hacer nada.

No creía que estaba bien que se quede así.

Pero si le decían que no podía esperar más…

– No hay nada que pueda hacer, excepto hacer mi mayor esfuerzo en lo que puedo hacer en este momento.

Fue por eso que Chikori hacia solo eso hasta ahora.

Entrenó docenas de veces más que las otras personas, tratando de al menos disminuir la decadencia de su poder mágico.

Así hacia la única cosa que podía hacer hasta ahora.

Fue por eso, al ser preguntada “¿Está bien quedarte así?” la irritó.

– … No hay nada más que decir.

Diciendo eso, esta vez de seguro Chikori iba a salir de la habitación, Pero…

– Es un error que este es el límite de tu talento. Lo que te sucede, es solo una enfermedad.

– … eh.

La pierna de la chica se detuvo ante las palabras imprevistas.

 

Parte 8

La puerta aún estaba abierta, pero la pierna de Chikori se detuvo, Homura caminó hacia Chikori.

Lo notó cuando sanó su herida, la verdad que le estaba pasando a su cuerpo.

– Es una rara enfermedad que incluso son menos de diez personas, que la tienen. Es llamada el síndrome de la Semilla de manzana. Una enfermedad que solo les sucede a los magos. De la examinación medica que te hice cuando te sane, no hay forma en que me equivoque.

– ¿… Enfermedad…?

– Sí, los magos que son afligidos con esta enfermedad tiene su conducto de venas de poder mágico que crea el poder mágico y este circula por todo el cuerpo degenerándose muy rápido, solo en unos pocos meses la persona enferma será incapaz de usar hechicería y se convertirá en un humano normal. Es por eso que no importa que tan duro trabajes, es obvio que todo eso es inútil. Después de todo, incluso el nuevo conducto de venas del poder mágico creado por el entrenamiento de poder mágico que acumulaste está degenerándose desde que el momento en que fue creado.

– ¡Pe-Pero, el profesor no dijo ni una sola palabra acerca de una enfermedad…!

– Es porque ese chico es solo un ignorante. Y entonces… puedo curar tu enfermedad.

– ¡Eh…!

– El síndrome de la semilla de manzana es una enfermedad que degenera el conducto de venas de tu poder mágico y los bloquea. Es por eso, estará bien si el poder mágico es introducido desde fuera y fuerza a las venas a abrirse. Aunque hacer algo como empujar el conducto de venas de otra persona con tu propio poder mágico, es algo como picar un alambre de punta afilada a un vaso sanguíneo frágil. A pesar la forma de curarlo es comprendida, no es algo realizable en práctica. Pero… si soy yo entonces es realizable.

– E-Eso es, ¿¡verdad!?

– Por supuesto. Después de todo la imagen del “Usuario del Dios Maligno” tiende a sonar salvaje, pero en práctica ese título significa un experto en hechicería en el nivel que puedes controlar libremente incluso a un dios.

En este mundo no había hechicería que Homura no supiera, hechicería que no pudiera desarrollar tampoco existía.

Ya sea ofensivo o defensivo, o incluso en curación…

Ya que Homura era perfecto en todo, que era capaz de usar incluso a un dios.

– Y entonces la semilla de manzana es como una parotiditis[2], alguien que lo contrajo por una vez ya no lo contrae por una segunda vez. Es por eso que si recibes mi enseñanza y tienes un duelo contra Hoshikama el día de mañana, es la prueba que estás completamente sanada. Basado en lo que voy a preguntarte una vez más… ¿Estás bien si sigues siendo débil?

– …

La pregunta de Homura que fue hecha una vez más.

Chikori no pudo responder, se quedó callada y agachó su cabeza.

La chica estaba perdida. ¿Las palabras de Homura eran verdad? ¿Está bien en creerlo?

Por eso, Homura creó una ruta de escape para Chikori.

– Bueno no te voy a presionar. Si en este momento quieres ir detrás de Hoshikawa y volver a ser amigas como antes entonces está bien. No es como si te culpara. En primer lugar ya que entré al 101, no va a ver ninguna muerte que venga solo por tomar uno o dos equipajes extras.

Estaba bien si se quedaba débil. Homura dijo que aceptaría a la débil Chikori.

Hablando honestamente, también eran palabras que eran los verdaderos sentimientos de Homura.

Hasta ahora, las personas que se encuentran con el dolor o mueren ya que fueron bendecido con talento en hechicería, Homura había visto muchos de ellos.

Era mejor no tener ningún talento en hechicería. Esa era la conclusión de Homura con respecto a la hechicería.

Es por eso que no la estaba forzando. No la apresuraría.

Al final era Chikori quien debía escoger. Diciendo esas palabras como las ultimas, ahora esperaba la respuesta de Chikori.

Y entonces, después de un silencio corto… Chikori abrió su boca.

– … Lider, es muy amable. Desde el segundo año, hizo lo mejor para hacerme más fuerte ya que no era nada buena en ninguna clase de hechicería… Todos me abandonaron y me trataron como una niña innecesaria y entre ellos solo la líder creyó en mí. Si puedo seguir siendo una maga hasta el día de hoy es gracias a la líder. Es por eso… que la líder, es una amiga muy importante para mí.

– Ya veo.

– ¡Sin embargo, exactamente por eso no quiero ser la amiga de Sumika-chan, quiero ser su camarada en armas!

Chikori cerró con fuerza la puerta que abrió para ir detrás de Sumika.

Esa fue la respuesta de Chikori.

Justo ahora, cuando Homura le propuso una ruta de escape que estaba bien si no era curada, un futuro pasó por la mente de Chikori.

Además de Homura y Sumika que arriesgaban su vida en pelear contra demonios, el no hacer nada, mirando desde lo lejos en un lugar seguro a ellos dos, estaba la figura de sí misma.

«¡… Algo así, no quiero que suceda!»

Le gustaba ser útil a alguien desde hace mucho tiempo.

Le gustaba ver el rostro feliz de alguien.

Fue por eso, Chikori siempre había admirado al héroe que protegía a esos rostros felices, vino a la Academia de Hechicería del Nuevo Tokio tratando de convertirse en un tipo de héroe.

Quizás su enfermedad sea curada.

Esa esperanza resucitó la pasión de esa vez dentro del corazón de Chikori.

Es verdad. Si no hacía nada y se quedaba así, de todas formas tarde o temprano ya no sería una maga.

Dejaría esta academia, con su amiga que creía en ella, siguió creyendo en ella, hasta ahora seguiría decepcionada de ella.

Eso era, huir por completo.

Entonces, si había esperanza incluso un poco, iba a ir por ella.

Por el bien de Sumika que la acompañó hasta ahora.

Y entonces, más que nada por el bien de su propio sueño.

– Usuario del Dios Maligno-san. ¡Por favor hazme fuerte!

No había nada de duda en los ojos de Chikori.

Entonces, preguntando repetidamente mas era grosero, también era algo que Homura entendía.

– Deja que me encargue de eso.

Por eso Homura dio su firme promesa a la determinación de la chica.

Y entonces por ese bien, lentamente se acercó a Chikori, y agarró el delicado hombro de la chica.

– ¡Eh…!

Su cuerpo se tensó por el acto repentino, Chikori trató de alejarse de Homura.

Pero Homura estaba.

– Está bien. Cree en mí.

Gentilmente, Homura miró a los ojos de la chica y suspiró.

Chikori estaba agitada por la distancia y repentinamente se acercó, sus ojos temblaron de ansiedad…

– Sí…

La fuerza de su cuerpo repentinamente se relajó.

Los ojos de Homura que la miraban.

El cariño estaba desbordándose de ahí.

Al punto que la sorprendía, si los humanos podían ser así de serios y sinceros hacia otras personas.

Fue por eso exactamente que esto era algo que valía la pena creer.

Chikori cerró sus ojos y confió su cuerpo a Homura incluso mientras sus mejillas se enrojecieron.

– Buena niña.

Homura susurró eso a Chikori quien confió su cuerpo y acarició su mejilla con la mano que estaba en su hombro.

Y entonces manteniéndose así, alzó su cabello de su frente y besó su frente con un toque gentil.

Al mismo tiempo que sus tocaron labios a su piel, su poder mágico fluyó en el conducto de venas de Chikori.

– ¡Ah…!

… Instantáneamente, un cielo colorido de poder mágico fluyó por todo el cuerpo de Chikori.

[1] TN: Esta chica Sumika siempre está hablando de una forma cortés incluso contra este demonio.

[2] Inflamación de las parótidas debida a una infección causada por un virus. Comúnmente conocido como paperas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s