Capítulo 1

Parte 1

Después de atravesar y pasar por muchos callejones y esquinas.

Muy profundo, dentro incluso donde el ajetreo y el bullicio de la calle principal no se podía escuchar.

En un camino sin salida enterrado dentro de un edificio de múltiples inquilinos, allí estaba una puerta de esa librería antigua.

Cuando la puerta oxidada era abierta, el peculiar olor mohoso liberado por los libros perforaba la nariz.

Pero, el chico no se detuvo a poner atención y entró a la tienda.

Y entonces, fue más allá de las estanterías alineadas con libros viejos con olor a moho.

Ahí, un joven de piel oscura que observaba un libro de bolsillo con mirada aburrida estaba junto a una registradora de aspecto antiguo.

Tal vez, sintiendo presencia humana, el joven dirigió su mirada hacia el chico…

Inmediatamente, el joven expreso una amplia sonrisa.

[¡Hey! ¡Nos encontramos de nuevo, Chico!]

Arrojando el libro de bolsillo que sostenía, el joven pateó su silla y se levantó para darle la bienvenida al chico.

Se veía tan feliz como si se reuniera con un amigo después de 10 años.

[¿Me pregunto si el hecho de que hayas venido significa que tomaste una decisión?]

Ante la pregunta del joven, el chico solo se quedó callado y asintió.

Los ojos del joven destellaron ante ese gesto, su boca se aflojó despreocupadamente.

Aun así… tal vez por pensar en algo, la boca del joven se volvió a cerrar, aclaró su garganta *kohon* una vez.

De repente con una expresión seria, el joven hizo aún más preguntas.

No, en lugar de llamarlas preguntas, eran advertencias.

[Pero, ¿está realmente bien? Si recibes eso, no serás capaz de volver sabes. Justo como las decenas de miles de personas hasta ahora, sin ninguna excepción entre ellas. Serás devorado por el conocimiento de ese libro y quedarás inválido.

‘No…

‘Incluso si logras descifrarlo, lo que te queda más allá es una soledad aún más fría que la muerte.

‘La persona que rebele todo el conocimiento de este libro seguramente obtendrá los medios para subyugar a un dios a voluntad.

‘Un poder abrumador al grado de que ningún aliado o enemigo, ninguna persona sería capaz de igualar.

‘Pero… tal poder es demasiado para ser poseído por un solo ‘individuo’.

‘La ‘sociedad’ definitivamente no permitiría a tal ‘individuo’.

‘Ciertamente se movilizarían para expulsar a ese individuo.

‘Ya sea ahora o en el pasado, los héroes solo pueden morir como héroes cuando mueren en batalla.

‘¿Hm? ¿Preguntas porque entiendo ese tipo de asunto?

‘Por supuesto que lo entiendo. Después de todo los he estado observando por varios siglos.

‘No importa que tanto destroces tu cuerpo a polvo peleando contra los demonios por el bien de la humanidad, no importa cuanta sangre empape tu cuerpo, no habrá nadie que cuide de ti. No hay bendición al final de donde te diriges. Lo que espera por ti es solo rechazo y persecución. Aun así, ¿me pregunto si buscarás el poder de este libro?]

Sin embargo, el chico asintió incluso ante las palabras de advertencia.

En sus ojos residía una voluntad fuerte.

[Sin vacilar huh.]

Era natural. No había razón para que el chico vacilara.

Su padre había muerto, siendo cortado por la mitad.

Su madre murió al ser retorcida.

Su hermana menor fue devorada viva.

Mientras todo eso sucedía, el chico no podía hacer nada más que mirar.

Porque no tenía poder, no podía hacer nada excepto dejar que todo le fuera robado.

… Cosas como esa ya habían sucedido muchas veces antes. Su debilidad era mucha.

Quería poder. Poder para luchar, poder para proteger.

No necesitaba ninguna bendición.

Estaba bien si no se podía convertir en un héroe al que todos alabarían.

Si tan solo pudiera salvar a una persona del saqueo que él había tenido que sufrir…

Si eso se volvía realidad…

 

No le importaría que el mundo lo rechazara.

 

… Una voz llena de una determinación densa y pesada como un inquebrantable árbol gigante.

La cara del joven que escuchó la respuesta de ese chico, estalló en una sonrisa al ser incapaz de soportarse a sí mismo nunca más.

[… No un corazón vengativo contra los demonios, ni siquiera un deseo egoísta, no hay familia a la que desees proteger.

Solamente, por el bien de completos extraños, buscas el conocimiento de la oscuridad, es eso… Fufu. Tal vez esta sea la primera vez que un humano busca el ‘Liber Legis’ por ese tipo de razón.

Es realmente noble, tan desesperanzadoramente tonto… tan adorablemente interesante.

¡Parece que mi instinto que te ha seleccionado no se ha equivocado!]

Después de decir eso, el joven chasqueó sus dedos.

Luego desde la oscuridad que se había precipitado entre las estanterías, una chica apareció.

Pero, fue solo por un instante que esa cosa estaba tomando la apariencia de una chica.

De repente, un vendaval soplaba dentro de la polvorienta y olorosa tienda, el cuerpo de la chica se estaba doblándose y se rompía en pedazos dispersos de papel.

Y entonces, las piezas rotas de papel fueron tragadas por el viento y volaron alrededor de la tienda, al poco tiempo se reunieron en la mano derecha del joven transformándose en un libro.

El joven le entregó ese libro al chico…

 

[Bienvenido al mundo de mythos.

Si eres tú, podrías mostrarle a ‘padre’ un sueño un poco mejor que ahora.

Tú, quien ha visto la fealdad de los humanos que trataste de proteger, que tipo de decisión tomarás.

Estoy anticipándolo sabes… O el futuro Gran Maestro (Gran Mago)-dono]

 

Él bendijo al chico que se dirigía hacia su propia destrucción, el futuro de Kamishiro Homura desde su corazón.[1]

Mientras flotaba una sonrisa que era como la luna creciente cortando la oscuridad de la noche, bajo los tres ojos ardientes.

 

Parte 2

―………

Mientras rememoraba algo que no se podía decir que fuera particularmente bueno, la conciencia de Homura regresó de su sueño.

Cerca de donde despertó, podía oír el sonido de las olas y el tono alto de las voces de los niños mientras jugaban.

Cuando abrió sus pesados parpados, lo que entró a su vista fue el cielo del verano y la oscuridad de la sombrilla que cortaba la vista.

Y entonces…

― Vaya. ¿Ya despertaste?

El ojo de una chica de cabello negro que lo miraba hacia abajo, Onjouji Shiori.

―……

Cuando giró su cuello al lado, lo que podía ver era la playa. Allí había niños de una edad alrededor de principios de primaria en trajes de baño haciendo sonidos felices cerca y la figura de Ichinotani Chikori en traje de baño mezclada con ellos.

Viendo esa escena, Homura recordó la situación en la que se encontraba.

Después de haber derrotado al demonio “Clase Rey Demonio” – Typhon quien había convertido el 90% del mundo a cenizas, debido al “Gobierno Mundial Unido” que temía su poder, que era demasiado, lanzó falsas acusaciones que lo marcaron como el “traidor que trató de gobernar a la humanidad al pedir prestado el poder de los dioses malignos”, esa estigma fue puesta en él y fue perseguido fuera de la humanidad, pero…

[Ahora que recuerdo, me convertí en un estudiante.]

Al momento en que la primavera acababa de terminar, volviéndose verano, debido que su viejo amigo y anterior jefe Onjouji Kai, le ordenó inscribirse en la academia en su antiguo hogar, Japón.

Inscribirse en la escuela hasta el final era solo su tapadera para el mundo.

El verdadero objetivo de haber sido llamado aquí era por el pedido de cooperación directa del primer ministro actual de Japón: Kinugasa Yoshinori.

El tal llamado “Plan de un Año” que era procedido por los ‘Cinco Grandes Líderes’, el consejo que había sido establecido por aquellos que poseían poder incluso dentro del “Gobierno Mundial Unido”, los cinco representantes eran: Estados Unidos de América, Imperio Británico, Unión China, Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas; esos cuatro países y la organización religiosa histórica “Iglesia del Santo Camino” a la cual, en el presente, la mayoría de los humanos seguían. Para detener el plan de integración, Kinugasa deseaba pedir prestado el poder de Homura.

En cuanto a eso, pese a que Homura no dijo exactamente que cooperaría, pero durante este año hasta que el “Plan de un Año” ocurriera, permanecería en Japón como un poder para interferir con los ‘Cinco Grandes Líderes’ y en el peor de los casos, convertirse en su fuerza.

Fundamentalmente, Homura no tenía intención de involucrarse en un conflicto entre humanos, pero Japón también era su tierra natal.

Más que nada, era también porque los había permitido a los ‘Cinco Grandes Líderes’ crecer impunes de la autoridad que tenían debido a la falsa relación de poder entre ellos y él, donde el Usuario del Dios Maligno estaba atado por ‘Aureola’, para que no causara terror a las personas que le temían.

Así, Homura se convirtió en un estudiante en la Academia de Hechicería de Nuevo Tokio, asignado al 101° pelotón en entrenamiento y hoy también, estaba de trabajo como un miembro del pelotón en entrenamiento.

Por cierto, el trabajo de hoy era escoltar a la clase de natación que se llevaba a cabo en el mar, por el orfanato dañado por la guerra dentro de la “Esfera de Vida de Tokio” y garantizar la seguridad de los huérfanos, ciertamente una tarea que encajaba con un pelotón en entrenamiento.

Desde la “Noche de Walpurgis”, debido a que el número de invasiones de los demonios del mundo demoniaco al mundo humano había aumentado, parecía que el mar se había convertido en un lugar que difícilmente se podía garantizar su seguridad de antemano y por eso la compañía de un mago era indispensable.

Pero esta tarea no era algo que motivara a Homura en lo absoluto.

No era que no le importaran los niños.

Era solo que esta situación, donde estaban esperando por un enemigo que no sabían si aparecería o no, era una situación donde el potencial de Homura no podía mostrarse.

Después de todo, debido a que la unidad de poder mágico que poseía era demasiado grande, era totalmente insensible al poder mágico de otras personas a un grado absurdo, su habilidad para detectar enemigos, era igual a cero.

Por ello, no había nada que Homura pudiera hacer en estos momentos.

Como no había nada que hacer, no había forma de que mostrara motivación.

Porque no había forma de motivarse, le dejó toda la responsabilidad a Shiori que era excelente detectando enemigos y se durmió.

… Aun así,

―… No recuerdo haberme acostado en tu regazo, ¿por qué estoy durmiendo ahí?

Correcto. Antes de esto Homura solo estaba recostado de lado en la sabana, no recordaba haberse acostado en el regazo de Shiori.

Aun así, justo ahora, la parte posterior de su cabeza estaba apoyada en los muslos de Shiori y observaba hacia arriba a la chica.

¿Por qué? Esa pregunta esta por ser honestamente respondida,

― Pensé que no serias capaz de dormir bien en el suelo así que te presté mi regazo. ¿Me pregunto si no tienes ninguna palabra de agradecimiento a esta atenta y amable amiga de la infancia?

Shiori hizo una sonrisa maliciosa mientras decía eso.

Sintió que cosas así no deberían ser dichas por la persona en cuestión, pero… ciertamente el sueño que acababa de tener no era algo satisfactorio. A pesar de que había una sábana sobre el suelo, solo podía pensar que el suelo arenoso lo hizo incapaz de dormir bien y le trajo consecuencias negativas.

Si alguien lo estaba ayudando, supuso que debería darle las gracias.

―… Es así, gracias entonces.

― Está bien También me divertí picoteándote la nariz y bloqueando tu boca después de todo.

― No importa como lo piense, ¡bastarda es tu culpa que tuviera una pesadilla!

Realmente no debió dormir bien, no hay duda de porque tuvo una pesadilla.

― Lo siento. Me disculpo. Pero no pude evitarlo. Cuando te vi durmiendo tan tranquilamente, sin querer, me sentí irritada por alguna razón.

― Eh, ¿es eso una disculpa? ¿O estás buscando pelea?

― Aun así, tú, incluso cuando duermes tu cara se ve fea, ¿no es cierto?

― Como creí, estás buscando pelea eh.

En momento Homura levantó la parte superior de su cuerpo.

Después de eso, dirigió su mirada hacia Shiori y le preguntó con una expresión asombrada.

―… Oye. Desde que nos volvimos a encontrar, ¿no has estado actuando un poco punzante contra mí?

― ¿Me pregunto si es así? Hmmm… Hablar contigo es algo tan poco importante como la basura agrupada en el filtro del fregadero, así que no permanece en mi memoria.

― ¡Justo ahora lo que me acabas de decir es realmente áspero!

Desde la reunión de Homura con Shiori después de 5 años, la comunicación entre Homura y Shiori era siempre en este tono.

Pero en el pasado no era así.

Homura se llevaba realmente bien con Shiori.

Fue antes de que lo llamaran “Usuario del Dios Maligno”. Ya se había asociado con Shiori desde el tiempo en que pertenecía a la unidad especial de mercenarios llamada: “La Orden de Caballeros Sin Fronteras”, que no diferenciaba país o raza y protegía a la gente de la amenaza de la hechicería y de los demonios.

Y entonces en ese tiempo Shiori estaba más unida emocionalmente a Homura, aún más que Chikori.

… No, estaría incluso bien llamarlo dependencia.

Cuando pensaba sobre ese tiempo, para Homura la Shiori de ahora lo hacía sentir como si fuera otra persona.

Pero… tampoco era que no supiera la razón se ese completo cambio.

―… Como creía, ¿aún me guardas resentimiento?

― Me pregunto de qué estás hablando.

… Hace 5 años, después de que exterminara al Rey Demonio Typhon.

Justo como mencionaba antes, después de la exterminación del rey demonio, Homura, cuyo poder era demasiado como para ser poseído por un individuo, fue expulsado por el ‘Gobierno Mundial Unido’ y fue perseguido fuera de la sociedad humana por sus maniobras secretas, pero…

… La verdad era, también había un camino para que permaneciera en la sociedad humana.

Ciertamente en ese momento cuando incluso la mínima infraestructura estaba destruida, incluso el apenas restante método para transmitir información era seguramente la red de información de la “Iglesia del Camino Sagrado”, por eso la mayoría de los humanos creyeron falsa información liberada por la iglesia que decía que: “Kamishiro Homura era un traidor que había pedido prestado el poder de los dioses malignos para tratar de gobernar a la humanidad”.

Sin embargo, incluso así, en Japón, iniciando por el primer ministro Kinugasa, había una gran número de personas que sabían que Homura no era un humano como el ‘Gobierno Mundial Unido’ decía que era.

A pesar de que el poder que usaba era maligno, esas personas no dudaban que su alma era noble.

Por eso si confiaba en ellos, habría sido posible para Homura permanecer en la sociedad humana.

De hecho, comenzando con Kinugasa y Onjouji Kai, las grandes personas que apoyaron a Japón luego de que las personas influyentes abandonaran a las personas de Japón por que valoraban sus propias vidas más que nada, mostraron movimientos para proteger a Homura.

Pero, no fue otro que el mismo Homura quien lo rechazó.

Rechazó su buena voluntad, entonces sin contarle a nadie o sin siquiera decir alguna palabra, Homura aceptó la inmerecida medida del ‘Gobierno Mundial Unido’ y desapareció por completo de Japón.

Por supuesto había una razón para que Homura hiciera eso.

Por el bien de proteger a una sola persona que era él, Japón sería observado por el ‘Gobierno Mundial Unido’, que trataba de gobernar el nuevo orden mundial, seguramente no sería benéfico para las personas de este país. Esa era la prudencia de Homura. Era su consideración de saber que su poder era tan basto que podría hacer a las personas temblar de solo existir a su lado, el solo se convertiría en un objeto de terror. Esa era la razón que venía de ser considerado con las demás personas.

Pero aun así… para esas personas que trataron de protegerlo, aquellos que lo idolatraban, no había duda de que la decisión de Homura, que cargaba con todas las perdidas por sí mismo, era algo que los había molestado.

Desde cierto punto de vista, no era raro que se sintieran traicionados.

Shiori, quien idolatraba a Homura en ese entonces, era igual.

Y entonces cuanto más profundo llegara su afecto, cuando se convirtiera en odio se volvería incluso más fuerte.

Tal vez esa era la razón de la dureza de Shiori hacia él.

Pensando eso, cuando Homura le preguntó.

―… Si dices eso, me pregunto qué harías para compensarlo.

Shiori preguntó mientras observaba el horizonte de la suposición que Homura había hecho.

Para que ella regresara esa respuesta amable, supuso que esa suposición estaba correcta como creía.

Homura que estaba convencido de eso asintió a Shiori y le dio una respuesta.

― Si está dentro de mis posibilidades.

Para Homura también, no era que no sentía que lo que había hecho era imperdonable.

Si por disculparse podía redimirse, entonces querría hacer eso.

Era porque creía que de esa manera ambos lados se sentirían satisfechos mutuamente.

Viendo que Homura asentía, Shiori dijo “ya veo” y…

― ¿Me pregunto si realizaras un dogeza[2] para mí?

Le dio tal demanda.

Homura estaba un poco sorprendido por la demanda que sus ojos estaban abiertos de par en par.

―… Lo que pides es inesperadamente directo.

― ¿No lo puedes hacer?

― No, si es algo como eso está bien, más bien creí que como es de Shiori de quien hablamos, me pedirías hacer algo más extraño.

Más bien esa demanda era tan propia que lo había sorprendido.

Al escuchar eso, Shiori alzó sus cejas e hizo una expresión hosca.

― Que rudo. A pesar de ser una gentil mujer que te dio una almohada en su regazo mientras estabas dormido.

«Creo que una persona gentil no bloquearía orificios nasales de una persona mientras esta duerme.»

―… De todas maneras si realizo el dogeza, dejarás que el pasado sea pasado acerca de cómo desaparecí como quisiera, ¿cierto?

― Una mujer no se retracta de sus palabras.

Shiori asintió firmemente. Viendo eso Homura resolvió su determinación.

― Lo tengo… Incluso yo siento que lo que hice es imperdonable después de todo.

― Entonces por favor espera un poco. Voy a tomar prestada una plancha de hierro y un quemador de la casa de la playa para esto.

― Espera un segundo. ¿Qué harás tomando prestado algo como eso?

― Es necesario para mostrar tu sinceridad, ¿cierto? Las personas en el pasado solían decirlo. Si el sentimiento de culpa está llenando el corazón, harán un dogeza incluso si deben hacerlo sobre una plancha de hierro que rostiza su piel y derrite sus huesos.

― No lo siento tanto hasta ese punto sabes.

La voz de Homura se volvió hosca de esas tonterías.

Luego, la mirada de Shiori se volvió fría.

― Entonces no te perdonaré.

Declaró resueltamente tirando su anterior observación.

Homura le dirigió una mirada de reproche a Shiori que estaba de esa forma.

―… Si estas así, ¿entonces no planeabas perdonarme desde el principio?

― Sí, por supuesto. ¿Era obvio, no?

Respondiendo así sin tratar de ocultarlo, Shiori levantó su mano y tocó la mejilla de Homura. Y entonces con un fuerte pellizco, forzosamente hizo que la parte superior del cuerpo de Homura se recostara y puso su cabeza en su regazo.

Siendo tratado tan forzosamente que incluso hizo que su cuello doliera un poco, Homura dijo: “¿Qué demonios estás haciendo?” en protesta mientras dirigía su mirada hacia ella, pero… justo ahí sus palabras de protesta se ahogaron en su garganta.

Los ojos de Shiori que lo mirabas desde arriba, estaban llenos de amor que parecía que se iba a desbordar.

― ¿Qué tipo de sentimiento crees que he tenido mientras esperaba que regresaras para volver a tocarte así de nuevo…? Nunca te perdonaré. No te perdonaré por siempre jamás.

Mientras acariciaba la mejilla de Homura gentilmente, dejó salir palabras grabadas como una maldición, usando un tono dulce como si recitara amor.

Homura llegó a una conclusión al escuchar ese tono de voz.

«Ah mierda.»

Ante la seriedad que sobrepasaba sus propias expectativas, Homura dejó escapar un ligero suspiro.

En lugar de algo así, era mucho mejor ser odiado.

Se podría disculpar si era odiado. Si estaba enojada estaría bien disculparse con ella.

Pero… Homura no tenía forma de responder a un amor que no se apagaría incluso después de que 5 años hubieran pasado.

Homura, cuya misma existencia era temida por el poder que era simplemente demasiado, no se podía quedar en un lugar por mucho tiempo.

Ya fuera por el significado político o por el problema emocional de las personas.

Porque tarde o temprano, Homura dejaría Japón una vez más.

Cuando pensaba en el futuro que no estaba tan lejano, le pesaba no importa que.

―… Una mujer que guarda sus resentimientos es odiada sabes.

Homura murmuró malhumorado.

En cuanto a eso, Shiori estrechó sus cejas y sonrió.

― No soy una mujer promiscua que se enamoraría de alguien a quien pudiera olvidar fácilmente.

*muni-*, Shiori pellizcó la mejilla de Homura, con una fuerza que no lo lastimara.

― Het ho…

Justo así, cuando esos dos bromeaban como amigos de confianza,

― ¡Aaa…! Homura-san, ¿qué haces descansando así…?

Tal reprimenda llego a él.

Cuando volvieron sus ojos, la que estaba allí era una chica rubia que llevaba el mismo uniforme de Homura y Shiori…

La “Líder” del 101° pelotón en entrenamiento al que ambos pertenecían.

Una de las magos rango S, de los cuales solo 10 existen en el mundo.

Hoshikawa Sumika, la “Bala Sombría”, que sostenía una bolsa de vinilo llena de botellas, observaba a Homura con una expresión agitada.

 

Parte 3

― Sumika. Tú, ¿dónde estabas hasta ahora?

― Hoy el sol esta fuerte, así que ya había dicho que iría a comprar bebidas para todos. ¿No me escuchaste?

― Ahora que lo mencionas, siento como si hubiera escuchado algo antes de dormir.

― Geez…

Mirando asombrada y haciendo un profundo suspiro, Sumika puso la bolsa de vinilo donde estaban las bebidas que había comprado en la sabana pesadamente.

Y le dirigió una mirada de crítica a Homura una vez más.

― Durante el tiempo en que fui a comprar bebidas para todos en este calor, el único hombre en este pelotón estaba durmiendo bajo la sombrilla sobre el regazo de una de las mujeres del pelotón. ¿Estas teniendo unas agradables vacaciones no es cierto? ¿Eres algún lord de algún sitio?

― ¿No importa cierto? Si es por esos chiquillos, Chikori ya se está encargando de ellos, no tengo nada que hacer incluso si estoy despierto.

― Bueno, puede ser pero…

Ya se había mencionado antes pero, el poder mágico de Homura era tan enorme que lo hacía totalmente insensible al poder mágico de otras personas.

Dejarle la observación a Shiori quien se especializaba en detectar enemigos mientras Homura quien se especializaba en luchar permanecía a su lado, considerando ese arreglo desde el punto de vista del hombre correcto, no se podría decir que fuera una elección equivocada.

Sumika también lo sabía, así que no podía encontrar palabras para discutir allí.

En primer lugar, lo que había puesto a Sumika tan insatisfecha era otro asunto completamente…

― Pero, no necesitas ir tan lejos como para que te hagan una almohada de regazo… algo así parece como si ustedes dos fueran amantes… no es así…

― No pude oírte, porque tu voz fue muy suave justo ahora.

― ¡No, nada en absoluto…!

*puff*, mientras sus mejillas se enrojecían Sumika agitó sus manos e inmediatamente cubrió sus celos.

Correcto, eran celos.

En relación a Kamishiro Homura, Hoshikawa Sumika estaba despertando una pequeña llama de amor.

Para Sumika, quien había trabajado duro, deseando convertirse en una existencia que pudiera salvar a un gran número de personas al igual que Homura desde el momento en que lo vio derrotar al “Rey Demonio Typhon” con sus propios ojos.

Pero esta aspiración, después de que por casualidad estuviera en el mismo pelotón que Homura y llegó a conocer más de la persona llamada Homura, estaba cambiando definitivamente en amor al grado de que ella misma se daba cuenta.

Ya estaba cambiando en un fuerte sentimiento, que no podría ser descrito como simple aspiración.

Desde tal punto de vista, la vista de Homura descansando en el regazo de Shiori no era algo a lo que le pudiera dar la bienvenida.

Pero, hacia esa chica…

― Pero regresaste en buen momento, líder. Mis rodillas están bastante cansadas. Lamento molestarte pero, ¿podrías hacerme el favor de reemplazarme?

― ¿¡Eh…!?

De repente, Shiori propuso algo inesperado.

― Re-reemplazarte dices, ¿te refieres con la alm-almohada de regazo?

― Sí.

Shiori asintió como si no fuera nada.

Pero en cuanto a Sumika, ella no podía calmarse para nada.

Imaginándose a ella prestándole a Homura su regazo, como una almohada…

Solo imaginarse eso le hiso sentir que si cerebro estaba ardiendo.

― Ha-hacer eso es imposible… ¡es imposible sabes! Que, yo, con un hombre, haciendo una almohada de regazo… Nunca he hecho eso… tal vez Homura no se sienta cómodo.

― Va a estar bien. Líder, tienes muslos que son por mucho más adecuados para hacer una almohada de regazo que alguien como yo.

― E-es así…

― ¿¡No le estás diciendo que esta gorda de manera indirecta-buhe…!?

Shiori dejó caer su mano con toda su fuerza en la cara de Homura que estaba a punto de decir algo innecesario.

Pero Sumika en ese momento no tenía ninguna compostura como para interesarle lo que Homura estaba por decir.

Lo que su sabio cerebro de mago rango S estaba procesando, era la figura de Homura durmiendo tranquilamente usando su regazo.

… Es estupendo. Realmente genial.

Era una escena feliz.

A pesar de haberse negado principalmente por reflejo, la propuesta de Shiori era algo que le hacia la boca agua a Sumika.

Es cierto. Sin acción no había nada podría ser obtenido.

Ya fuera en el entrenamiento mágico o en el amor, ese hecho no cambiaba.

«Aparte de eso, puedo sentir que hay una distancia entre Homura-san y yo, comparado con Chikori-san y Shiori-san.»

Este era el momento para ser valiente.

Sumika confirmo su resolución y exprimió todo su coraje.

― Entiendo… es un poco vergonzoso pero, me esforzaré…

Y entonces, mientras su rostro se enrojecía al grado de parecer que saldría humo, Sumika se dejó caer en la sabana con un *plop*.

― ¡Por favor…! ¡Homura-san…!

Incluso mientras cerraba sus ojos por la vergüenza, invitó a Homura. Pero…

― No, ya está bien. De alguna manera desperté completamente durante la charla

― ¿Eh?

En primer lugar, incluso la almohada de regazo que le dio Shiori no fue algo que Homura había pedido.

Era algo que había ocurrido sin que él lo notara hasta que despertó, así que no había necesidad de seguir con eso o de que Sumika lo hiciera.

Es por eso que Homura rechazó la oferta de Sumika y se levantó solo… entonces.

― Ah, Homura-kun. Detrás de ti.

De repente, Shiori dijo eso con una expresión sorprendida.

Detrás. ¿Había algo tras de él? Cuando Homura se dio la vuelta.

― ¿¡Bu…!?

De repente, junto a un impacto que golpeó su nariz, el campo de visión de Homura se volvió negro por un momento.

― Una pelota de voleibol va hacia ti.

―… Dilo sin detenerte en el medio.

 

Parte 4

Homura agarró la pelota voleibol y la rebotó en el aire.

Parecía que voló lejos del juego de dodge-ball que los niños huérfanos estaban jugando en la playa.

― Uwaa… lo golpeó justo en la cara…

― Además esa chica Hime, golpear a ese ‘Usuario del Dios Maligno’ de todas las personas.

― Yo no hice nada… Hime, tú ve a disculparte…

Conmoción y agitación se esparció en los huérfanos.

Después de la “Noche de Walpurgis”, la mayoría de los orfanatos para los dañados por la guerra, que habían incrementado explosivamente en número, habían sido construidos con la ayuda de la ‘Iglesia del Sagrado Camino’, por eso la influencia de la iglesia era fuerte en ellos.

Seguramente a esos niños les habían dado una explicación de que tan terrorífica era la existencia llamada ‘Usuario del Dios Maligno’ por las personas de la iglesia.

Poco después, una niña con coletas apareció del grupo de niños como si hubiera sido eyectada por la conmoción.

La chica era la perpetradora de arrojar la pelota a Homura.

La chica caminó tímidamente hacia Homura y lo miró con ojos asustadizos.

― Aa… err, per… dón-n… Di-discul, pa…

Con una voz baja como el zumbido de una mosca, la chica dijo palabras que sonaban más como si rogara por su vida que palabras de disculpa.

… Viendo eso, Homura se preocupó.

Por supuesto Homura no se enojaría solo por algo así.

Pero, en esos ojos que temblaban con gran terror, Homura se reflejaba como nada más que un objeto de terror.

Si seguía así, no importa lo que dijera solo la haría llorar.

¿Qué debería hacer?

Mientras Homura pensaba en eso,

― ¡Lo siento maestro…!

De repente una voz enérgica atravesó en espacio entre Homura y la chica, rompiendo la atmósfera que estaba tan tensa que se sentía que el aire se podría romper con solo un movimiento.

Mientras alzaba una voz algo alta, una chica usando un bikini azul corrió hacia Homura en pasos rápidos, era Ichinotani Chikori que estaba en el mismo 101° pelotón con Homura, la que hasta ahora estaba jugando dodge-ball con los niños.

Cuando Chikori llegó hasta el frente de Homura, el frente de su pecho, que eran demasiado grandes para alguien de su estatura, rebotó antes de unir sus manos y disculparse.

― ¡Lo siento…! Esa pelota que esquivé voló lejos. Maestro, ¿estás herido? Parece que golpeó realmente duro pero…

Para compensar la diferencia de tamaños, Chikori se puso de puntillas y acercó sus grandes y redondos ojos preocupada para observar la cara que había golpeado la pelota.

Pero el lugar que había golpeado no era algo de lo que se tuviera que preocupar tan exageradamente.

― Ser golpeado por una pelota arrojada por un chico no es la gran cosa.

Ciertamente se había sorprendido y le había dolido un poco, pero era solo una pelota arrojada por un niño.

Naturalmente no habría heridas ni nada.

Después de responder así, Homura miró de nuevo a la chica que le había arrojado la pelota.

Allí, la expresión de terror que estaba en la cara de la chica hasta ahora había desaparecido.

Tal vez por observar a Chikori que estaba jugando con ellos hasta ahora hablarle normalmente a Homura, su sentimiento de miedo hacia algo desconocido se había reducido un poco.

Eso fue por lo que Homura aprovechó esa oportunidad,

― Toma.

Con un lanzamiento, le regresó la pelota a la chica.

― Ah.

― Ese era un buen tiro. Tus reflejos son algo buenos huh.

Y entonces acarició la cabeza de la chica con su mano derecha.

Era una mano gentil y cariñosa.

Fue hecho de una forma que se acercaba a un ataque sorpresa, pero la amabilidad que gradualmente era transmitida desde la mano de Homura sobrepasaba la autenticidad del rumor malicioso acerca de Homura que había sido implantado en la chica, era suficiente para hacerla entender que una persona como él no le tenía ninguna mala voluntad.

― Gra-gracias…

La expresión asustada de la chica cambió. Le mostró una amplia sonrisa que se veía brillante y regresó con sus amigos huérfanos con la pelota en sus manos.

Homura dejó escapar un suspiro de alivio dentro de su corazón.

… Es genial que no llorara.

Incluso el “Usuario del Dios Maligno” no podía ganar contra un niño llorando.

En primer lugar no podría hacer que lo escucharan así que no había nada que pudiera hacer.

Y entonces, viendo a Homura que estaba así.

― Puh~

Chikori endureció su sonrisa y lo observó con una cara gentil.

―… ¿Qué?

― Solo pensaba que el maestro es realmente amable con los niños, no es así♪

― Sí. Por eso también soy amable contigo.

― ¿¿¿Maestro??? ¿Sabes que tengo tu misma edad, no?

―… Como siempre, Chikori, hablarte con sarcasmo no sirve de nada.

― ¿A qué te refieres?

― Olvídalo.

― OK. Si eso es lo que el maestro dice, entonces lo olvidaré.

Mostrando sus blancos dientes, Chikori asintió con una cara sin preocupaciones.

Realmente era una chica obediente.

La personalidad de la chica que era como un cachorro era realmente encantadora, incluso desde el punto de vista de Homura.

Chikori no le temía a Homura que era el “Usuario del Dios Maligno” que poseía un poder más allá de lo imaginable y fue incluso capaz de aceptarlo, tal cosa era a causa de su radiante personalidad.

… Pero era un encanto que posiblemente no se podría encontrar en cualquiera.

Cuando miró de nuevo… todos los niños excepto la chica de coletas estaban mirando a escondidas a Homura.

Querían que desapareciera de su vista.

Eran miradas de exclusión que portaban tal voluntad.

La atmósfera armoniosa que existía antes de que la pelota golpeara a Homura no se podía encontrar en ningún lugar.

Todos se estaban asustando.

―… Entonces, iré a patrullar también, así que te dejaré encargado que cuides a los niños.

Su presencia, obviamente, hacia peor la atmósfera del lugar.

Homura quien sintió eso trató de dejar el lugar rápidamente… Pero…

― Espera, espera…

Fue bloqueado por Chikori.

La chica agarró la mano de Homura con fuerza.

Y entonces dijo algo impensable.

― Si el maestro ya no va a dormir más, entonces juguemos junto a todos. Juguemos dodge-ball…

― De ninguna manera voy a jugar con unos niños. Además, Chikori. Estamos por nuestro trabajo de proteger a los niños, no estamos aquí de vacaciones.

Naturalmente Homura no estaba de acuerdo con la idea, trató de negarse usando una razón lógica, pero…

― Ahaha. No quiero oír eso de alguien que estaba durmiendo hasta ahora…

― No puedo decir nada contra eso.

Fue derrotado con un argumento en un parpadeo.

― Además, creo que tal vez el maestro está siendo considerado para no asustar a nadie, pero sobre eso, tengo una idea así que va a estar bien. ¡Déjamelo a mí!

*pyon*, diciendo eso mientras golpeaba su amplio pecho, Chikori se alejó de Homura y llamó a los niños del orfanato que se contaban por 30 niños.

Los niños le respondieron sin que ninguno hiciera una cara mal dispuesta.

Parecía que Chikori se había vuelto la líder de los niños sin que nadie lo notara.

La personalidad alegre de Chikori que no tenía ningún motivo oculto era bien recibida entre los niños.

Y entonces Chikori explicó la esencia de la idea para que Homura jugara con ellos, preguntando por sus sí o no.

― Todos… ese hermano mayor por allá está diciendo que quiere jugar con nosotros, ¿pero me pregunto si está bien dejarlo unirse a nosotros…?

Lo que llego de esa pregunta, como era de esperarse, eran voces de queja.

― Eeeee…

― Pero esa persona… es una mala persona, ¿verdad?

― Sí, la hermana dijo que ese sujeto es mil veces más malo comparado al criminal CoXXn sabes.

― Que no estaba tratando de matarnos, justo a los demonios… él da miedo…

Era exactamente como se lo imaginaba. Su reacción era sumisa como tratar de prender fuego con leña húmeda.

Pero esa reacción había sido predicha. Incluso Chikori debía entenderlo.

Pero Chikori, que justo antes le dijo ‘Déjamelo a mí’, estaba llena de confianza.

… ¿Tenía alguna clase de plan?

Homura, que estaba un poco interesado, observó las acciones de Chikori, entonces…

― ¡Por… cierto! ¡Parece que para aquellos que puedan ganar contra ese hermano mayor en dodge-ball, el hermano mayor les regalará un reloj DX-Specter edición ZERO…!

― ¡¡¡YOSSHAAAAAAAAAAAAA!!!

― ¡¡¡VEN POR MIIIIIIIII!!!

― MATAR MATAR MATAR MATAR MATAR MATAR MATAR MATAR MATAR.

Presenció un indignante soborno.

― ¡Oi, espera un momento! ¡No estoy diciendo nada como eso! ¡En primer lugar no tengo nada como eso!

― Está… bien, si el maestro gana entonces no importa.

― ¡¿Eres un sucio adulto que hace un trato que luego no piensa pagar?!

― Porque, mira, todos están completamente felices comparado a hace un momento, ¿cierto?

―… un-u.

Ciertamente el explosivo que Chikori acababa de armar encendió a los niños.

La atmósfera intranquila de antes se había ido a algún sitio y los niños empezaron a pasarse la pelota con una mirada llena de instinto asesino.

No era solamente su mente engañándolo que la pelota que se pasaban los niños estaba rotando como un giroscopio, ¿cierto?

¿Qué era lo que los había movido hasta ese punto? Homura que estaba a medio camino de la adultez no lo entendía, pero esa desbordante energía de los niños era por mucho más preferible, no quería echar agua a su emoción.

―… Haa. No se puede evitar. Solo una ronda, ¿de acuerdo?

Fue por eso que Homura aceptó la propuesta de Chikori de mala gana.

Que, no importa que tan serios se pusieran los niños, no había forma de que perdiera.

― Entonces dividamos los equipos.

― Sí. Pero el maestro es absolutamente fuerte, ¿cierto? Pienso que soy alguien realmente buena moviendo mi cuerpo, pero nunca ganaré contra el maestro ni una vez en nuestro lado.

― Eso es obvio. Después de todo soy profesional en batalla que se unió a una fuerza especial desde que era un mocoso.

― Es por eso, ¿estaría bien si el maestro nos da una ventaja?

― Sí. Has lo que quieras. No será un problema en absoluto.

― ¡Gracias…! Entonces los equipos serán el maestro VS todos nosotros…

― ¡¿El dodge-ball es un deporte tan abusivo?!

― ¡Todos, hagan su mejor esfuerzo…!

― ― ¡¡¡¡OOO………!!!!

― ¡Escúchenme…!

Pero nadie escuchó el grito de Homura al final.

 

Parte 5

― ¡Ustedes chicos! ¡Ustedes realmente son unos mocosos rápidos! ¿No?

― ¡Rodéenlo, rodéenlo! ¡Sosténganlo y eviten que se mueva…!

― ¡Estos mocosos de mierda! ¡No entren al área de su oponente! ¡Hey, agarrar ya es hacer trampa!

― ¡Kyaaa! ¡No se detiene incluso con 10 personas colgando!

― Ahahaha-, hermano mayor es sorpren-dente♪!

― Mumumu… Como se esperaba del maestro. Bien todos, ¡traigan 10 pelotas más!

― ¡Les digo que dodge-ball no es esa clase de juego!

Una playa desbordante de conmoción enérgica.

Homura quien estaba siendo rodeado y atacado por niños llenos de codicia, estaba siendo observado por Sumika quien estaba a una distancia ligeramente separada con una cara que parecía que su alma había abandonado su cuerpo y con los ojos en blanco.

La razón de su acción era que había exprimido todo el coraje que tenía y aun así fue en vano, la hizo caer en una condición ausente.

En el regazo de Sumika que estaba así, *plop*, Shiori puso su cabeza.

El peso trajo de vuelta a la realidad a Sumika.

Miro hacia la chica que estaba poniendo la parte trasera de su cabeza en sus muslos y preguntó.

―… ¿Qué estás haciendo?

― No, es inexcusable dejar solo la vacante de algo que surgido de mi petición.

― Por favor deja de leer de manera tan extraña. Me hace sentir lastimada innecesariamente.

― Mi error.

Diciendo eso mientras retiraba su cabeza, Shiori rio entre dientes como un niño travieso.

Viendo esa sonrisa, Sumika observó a Shiori con un sentimiento ligeramente sorprendido.

― Shiori-san es inesperadamente juguetona.

― ¿Yo? ¿Por qué es inesperado?

― Porque antes de que Homura-san llegara siempre te veías aburrida, siempre hacías una cara como si no hubiera nada divertido en este mundo.

―… fufu. Como se esperaba de la ‘Líder’. Realmente observas bien a los miembros de tu pelotón. Ciertamente estoy exaltada desde que volvió. Al grado de que no puedo controlarme.

―… Eso es porque, amas a Homura-san, ¿no es cierto?

― Correcto. Aunque lo odio al mismo grado… ¿Me pregunto si ya te había hablado sobre eso?

Sumika asintió.

― Lo amas pero, lo odias al mismo grado… Sonaba contradictorio al principio la primera vez que lo escuché y no entendí el significado de tus palabras, pero justo ahora yo también entiendo ese sentimiento.

En la ocasión de la batalla contra el “Rey Demonio Jambure” el otro día, Sumika también fue capaz de entender los sentimientos de Shiori.

El destino del mundo. Las vidas de toda la humanidad. Una responsabilidad que originalmente era demasiado para ser llevada por un solo individuo.

La fuerza de Homura y su aislamiento que tomaron tal responsabilidad por sí mismo, no podía aprobarlo porque lo amaba.

Ese modo de vida donde solo había pérdida.

― Porque ahora mi sentimiento es el mismo…

El sentimiento que tenía hacia Homura ya se había expuesto a Shiori.

Es por eso que Sumika no trató de engañarla y honestamente lo reconoció.

Shiori estrechó los ojos ante las palabras de Sumika.

― Fufu, me alegro por eso.

Shiori murmuró eso, viéndose realmente feliz.

― ¿Alegre…?

Sumika de repente se sintió incomoda por la reacción de Shiori… más bien, sintió una duda.

Ella dijo alegre, ¿por qué estaba alegre?

Acerca de que Sumika tuviera los mismos sentimientos que Shiori hacia Homura.

Para Shiori era el nacimiento de una rival en el amor, por ningún medio era algo por lo que daría sus bendiciones.

No, si lo pensaba bien, su conducta anterior también era así.

― Er, Shiori-san. Ahora que lo mencionas, ¿por qué trataste de dejarme la posición de la almohada de regazo a mí?

Era una historia extraña ya que Shiori amaba a Homura.

Incluso para Sumika, solo el ver a Homura recibir una almohada de regazo de Shiori la había puesto celosa.

¿Por qué ella era capaz de hacer algo así?

Por eso, tristeza se mezcló en la sonrisa de Shiori.

―… Porque, no soy buena para esto.

― ¿Shiori-san no, es buena?

― Sí. No lo puedo hacer feliz. La felicidad de las personas solo puede nacer entre persona y persona. Pero después de la “Noche de Walpurgis”, no pude dejar mi lazo al mundo humano para acompañarlo cuando se dirigía hacia la soledad cargando con todas esas pérdidas.

No tenía ningún valor para evitar que Homura continuara.

Shiori observó a Homura que estaba jugando con los niños con una mirada distante mientras murmuraba eso, entonces volvió su mirada hacia Sumika.

―… Es por eso, estoy pensando en arraigar a Hoshikawa-san.

― Ar-arraigarme, ¿a mí?

Sumika se sorprendió mucho por esas palabras.

Ero obvio. Porque Sumika no podía entender como Shiori podía llegar a esa clase de conclusión.

― ¿No es eso extraño? Shiori-san, a pesar de que también dijiste que amabas a Homura-san…

Por otro lado Shiori,

― Sí… Ciertamente lo amo, pero más que ese sentimiento quiero que sea feliz. Quiero que obtenga una felicidad normal, no como el héroe solitario que fue alejado del mundo, pero como una persona normal. Y tal cosa es algo que no puedo hacer. Pero, tal vez tú puedas hacerlo. Si puedes hacerlo realidad, es suficiente para mí.

Sin vacilar, sin dudar, Shiori respondió así con un tono en el que uno podía sentir un núcleo de acero.

―…

Mirando a la cara de Shiori, quien comunicaba su determinación desde dentro, desde el lado, Sumika perdió el aliento.

Fue presionada por la fuerza de los sentimientos de Shiori de gran devoción.

― ¿Por qué vas tan lejos por Homura-san…?

Su boca espontáneamente hizo esa pregunta.

Pero no dio respuesta a esa pregunta

 

[¡¡¡¡Aléjate de los niños en este momento!!!!]

 

― ― ¿¡……!?

Una alta voz despectiva que perforaba los oídos llego de la dirección de Homura y los otros.

 

Parte 6

― ¡¡¡¡Aléjate de los niños en este momento!!!!

Esas fuertes palabras fueron súbitamente arrojadas a Homura que estaba evadiendo ligeramente el bombardeo de pelotas arrojadas a él por los niños.

Uno de ellos, una mujer de mediana edad con una cara preocupada era la vigilante de los niños, una profesora llamada Nagashima. Sabía eso porque antes, esa mañana, la había conocido cara a cara.

Pero la otra mujer.

Era la fuente de la voz. Una chica pelirroja con su look noble enrojecido por la ira que no recordaba haber visto antes.

Estaba usando el uniforme de la Academia de Hechicería de Nuevo Tokio, así que entendió que era una estudiante allí, ¿pero quién era?

… Pero Homura no tuvo tiempo de pensar, la chica desplegó su ‘Arma’ en la forma de una ‘Lanza’ en su mano y puso la punta en la nariz de Homura.

Los niños y la profesora alzaron voces de sorpresa ante el súbito acto de violencia de la chica.

Pero Homura solo observó la punta de la lanza extremadamente calmado y preguntó.

― Oi, oi, oi. ¿Qué planeas con esto?

― ¡Tú eres el que está planeando algo al acercarse a los niños! ¡Peón del demonio…!

De repente, Homura vio algo brillando en el pecho de la chica quien le devolvió la pregunta con una voz molesta.

Viéndolo bien, era un collar con una cruz.

Además, no era una simple decoración como un accesorio.

Tenía una forma que aunque simple, mostraba cierta dignidad.

Viendo eso, Homura supuso la identidad de la chica.

― ¿Eres una monja de la ‘Iglesia del Camino Sagrado’?

― Cállate. ¡Una hermana (monja) de la “Iglesia del Camino Sagrado” no tiene intención de intercambiar palabras con el enemigo de dios! ¡Mantente callado y aléjate de los niños! ¡Ustedes también, siempre les he enseñado, correcto! El “Usuario del Dios Maligno”  toma prestado el poder de un dios maligno, un demonio disfrazado de humano que planea gobernar la humanidad. ¡Por eso es el enemigo de dios! ¡No se le pueden acercar despreocupadamente!

Mientras sermoneaba a los niños, la hermana escondió a los niños en su espalda como para protegerlos de Homura.

Los niños estaban haciendo caras preocupadas viendo la acción de la hermana.

Seguramente pensaban que la reacción de la hermana era muy exagerada, viendo que hasta ahora solo estaban jugando.

Bueno, era de hecho demasiado exagerada.

En primer lugar, Homura no tenía ninguna intención de lastimar a los niños ni nada.

La historia de que Homura era una mala persona era una mentira transmitida por la “Iglesia del Camino Sagrado” para su propio beneficio.

A los ojos de simples niños que aceptaban todo como era, estaban en medio de notar la amabilidad de Homura, que era su verdadera naturaleza.

Y entonces,

― Err, hermana…

Una persona entre el grupo de niños.

La niña llamada Hime quien antes había lanzado la pelota a la cara de Homura, dijo su confusión honestamente.

― Onii-chan, no es una mala persona, ¿sabes? Él perdonó a Hime quien tiró una pelota a su cara, también jugó junto a todos…

― ¡Qu…!

De repente, el color de la cara de la hermana palideció.

La hermana arrojó su lanza mientras agarraba los hombros de la niña con ambas manos, entonces la sacudió ferozmente.

― ¿¡Qué estás diciendo?! ¡Retráctate de tus palabras ahora mismo…! ¡Decir algo como eso, te hará perder la protección divina de dios!

― Hermana, du-duele…

Parecía que estaba agarrando a la niña con mucha fuerza.

Hime frunció el ceño y alzó una voz que era casi un grito.

Homura que no podía solo observar intento intervenir… Pero,

― Has ido muy lejos, hermana Lily.

Más rápido de lo que Homura podía moverse para actuar, la voz de un hombre reprendió solemnemente a la chica.

 

Parte 7

La voz vino de la misma dirección de donde la hermana y la maestra del orfanato habían llegado.

Viendo allí, había un hombre alto, con una altura que superaba los 2 metros, su cuerpo estaba envuelto con ropas de sacerdote de la ‘Iglesia del Camino Sagrado’, llevando un sombrero de hongo de ala ancha, y una cara como de Buda, ese hombre se aproximaba a su dirección.

Ese alto hombre estaba caminando lentamente hasta la localización de Homura y los otros mientras protestaba por las acciones de la hermana.

― A la niña le está doliendo. Déjala.

― ¡Padre…! Co-como sea…

― Ellos, los niños pequeños, son incapaces de diferenciar entre el bien y el mal correctamente. Presionarlos forzosamente solo los asustará.

― S-sí… Si es lo que Padre dice…

La hermana liberó sus manos de Hime después de ser reprendida.

El hombre que era llamado Padre observó la situación con ojos estrechos que parecían una línea, y asintió en satisfacción.

― Eso es bueno hermana Lily. No hay pecado en un niño pequeño. El error de un niño es la responsabilidad de un adulto. Ser incapaz de enseñar la verdad obvia, que los niños no se deben asociar con el enemigo de dios, cuya existencia debería ser evitada… esta responsabilidad recae en los hombros de su incompetente educadora.

Y entonces, con una sonrisa gentil aun en su cara, un puño fue balanceado hacia el rostro de Nagashima de todas las cosas.

― Castigo Divino – Reforzado.

― ¡Ma, Maestra…!

― ¡KYAA―――!

Incluso con los niños gritando a causa de la brutalidad súbita del Padre, el puño del Padre no se detuvo.

El cuerpo entrenado al punto en que los músculos podían ser percibidos incluso fuera del manto de sacerdote, el puño como de roca fue lanzado de ese cuerpo sin misericordia, extendido para golpear la nariz de la estupefacta Nagashima…

Con intensa fuerza, un sonido de golpear carne resonó.

Sin embargo, el puño como roca no llego a la cara de Nagashima.

Era porque Homura interpuso su mano entre el puño y la cara y bloqueó el puño.

―… ¿Oh? ¿Oh, oh, ohh? ¿Cuál es el propósito de esto, ‘Usuario del Dios Maligno’-dono?

― ¿Qué hay de ti bastardo? ¿Qué vas a hacer en un lugar donde los mocosos están viendo?

Homura quien bloqueó el puño que era tan grande como una pelota de básquet con una mano, estaba de pie frente a la Sra. Nagashima “Awawa” quien era incapaz de levantarse por el miedo, viendo al clérigo frente a él con ojos llenos de una rabia quieta.

El Padre recibió esa mirada sin romper su sonrisa.

― Hoho, que cosa tan extraña es esta… Naturalmente, iba a entregar el castigo divino hacia la educadora que fue incapaz de guiar correctamente a los niños. Después de todo, la instrucción de un clérigo y actuar como agente para el castigo divino son los roles de este ‘Misionero Especial’ Alfaro.

Alfaro, Homura obtuvo un solo entendimiento de las palabras del hombre que se presentó así.

― Ya veo. “Especial” huh. En efecto, estás rodeado de una presencia desagradable.

Lo que era llamado “Misionero Especial” era una posición que solo aquellos que poseían una fe excepcionalmente fuerte incluso entre los sacerdotes de la “Iglesia del Camino Sagrado” eran permitidos introducirse así.

Eran fundamentalmente lo mismo que cualquier otro sacerdote, era su deber dar su mejor esfuerzo por el bien de expandir la influencia de la “Iglesia del Camino Sagrado” en cada lugar, pero… ellos, cuyo título tenía la palabra “Especial”, tenía un rol extra, un rol que era exactamente “Especial”.

Y entonces, Homura fortificó su vigilancia porque sabía algo sobre eso.

― ¿Qué clase de negocios tiene un “Especial” en este lugar? ¿Vas a nadar?

― Hohohoh, vaya hombre con mal juicio. Acaba de volverse la tarde, así que vine a traer la distribución de la “Iglesia del Camino Sagrado” hacia los niños del orfanato. Bueno, originalmente este es el rol de la hermana Lily, pero escuché que hoy estabas acompañando a los niños, así que por mi tranquilidad espiritual también vine hasta aquí… Sin embargo, fue la elección correcta. Hay una profesora aquí que no puede cumplir con su deber de guiar a los niños. Es necesario enseñarle rápidamente con un castigo divino.

Dentro de sus estrechos parpados, solo los globos oculares se movieron con una mirada feroz, observando a Nagashima que era incapaz de ponerse de pie.

― Hii…

― Realmente no sé sobre eso. Para ese dios bueno para nada de ustedes bastardos que no se molestó por salvar ni a una sola persona durante la “Noche de Walpurgis”, para tener a una persona tan diligente que reprime cada pequeño error de los humanos y da castigo divino, es realmente inesperado.[3]

― ¡Qu…! ¿¡Estas intentando ridiculizar a dios!? ¡Persona insolente…!

― Solamente estoy diciendo un hecho.

― ¡Tú…!

― Hermana Lily. Cálmate.

Alfaro contuvo a Lily quien fue provocada por las palabras de Homura con su mano.

― La apariencia de este hombre es un humano, pero por dentro es lo mismo que un demonio, una existencia maligna. No hay manera de que hagamos que algo así comprenda la grandeza y la generosidad de dios. Intentar convencerlo es una pérdida de tiempo. Déjalo pasar… Más que un hombre así, hay muchas personas que necesitan las enseñanzas y la salvación de dios.

Y entonces de nuevo, Alfaro llamó a salir a Nagashima que estaba detrás de Homura.

Con una voz realmente gentil,

― Señorita Nagashima. Venga. Cuánto tiempo se va a ocultar tras la espalda de un hombre maligno así, salga. Y entonces expiaré su pecado por divino castigo. Si lo haces seguramente serás perdonada por la generosidad de nuestro dios.

*grip*, mientras que su puño como roca hacia un sonido como si se agrietara.

Naturalmente, Nagashima se congeló.

Para Nagashima que era solo una mujer de mediana edad sin ningún poder, el puño de Alfaro era un arma brutal incluso más letal que un cuchillo.

No había forma de no asustarse.

― Sí, entiendo’, no era capaz de decir eso. Sin embargo…

―… Sin embargo, si dices que no expiarás tu pecado, entonces no se puede evitar. Nosotros la “Iglesia del Camino Sagrado” la reconoceremos como una renegada, y de ahora en adelante, dejaremos de brindarle ayuda a este orfanato.

Alfaro informó a Nagashima que no saldría de atrás de Homura.

De repente, el rostro de Nagashima si volvió pálido.

No, no solo ella. Incluso Lily que estaba junto a Alfaro estaba igual.

― ¡Es, eso…! ¡Si hace algo así, entonces los niños…!

― Pa-Padre. Eso es algo demasiado severo, así…

Justo como se mencionó antes, la mayoría de los orfanatos por daños de guerra no podían funcionar sin el apoyo de la ‘Iglesia del Camino Sagrado’.

No, si algo atraía los ojos de la ‘Iglesia del Camino Sagrado’ que estaba involucrada en toda la infraestructura de este mundo, incluso un país podría caer en la ruina. El poder de la ‘Iglesia del Camino Sagrado’ era así de fuerte.

Algo como un pequeño orfanato estaba indefenso ante eso.

En esta era, lo que esperaba después de ser arrojado lejos por la ‘Iglesia del Camino Sagrado’, era solo muerte por hambre y sed.

Sin embargo, Alfaro no mostraba piedad a pesar de saber eso.

Contra esas caras pálidas, su cara estaba aún sonriendo aunque declaró con un tono indiferente.

― Es justo como te imaginas. Sin embargo no se puede evitar. Porque los niños son puros e inocentes, su naturaleza es gobernada por su educación. Niños que son enseñados por un renegado solo pueden convertirse en renegados. Y no podemos desear por un mundo donde los no creyentes y los renegados contra dios corran desenfrenados.

Su tono estaba lleno con un fuerte y sólido núcleo de fanatismo.

Estaba siendo serio.

Si Nagashima no recibía castigo, con su autoridad como ‘Misionero Especial’ podría cortar el apoyo de la iglesia a este orfanato.

Nagashima entendió eso,

― ¡En-entiendo…! ¡Recibiré el castigo!

Respondió así mientras sus rodillas temblaban.

Con eso, Alfaro asintió con satisfacción.

― Una buena respuesta. Ahora, ¿podrías apartarte ‘Usuario del Dios Maligno’-dono?

― Bastardo…

Alfaro que estaba por alzar su mano contra la maestra que podría decirse que era la madre de los niños justo frente a sus ojos.

Pero Homura no era alguien que solo miraría tal atrocidad irracional.

Una luz peligrosa llenó los ojos de Homura.

Ambos Homura y Alfaro no se retractarían, era exactamente esa explosiva situación.

 

[Ambos, eso es lo más lejos que llegarán.]

 

Dentro de la mente de ambos, una voz resonó desde una “Transmisión mental”.

Era la voz de la ‘Operadora’ del 101° pelotón en entrenamiento. Onjouji Shiori.

Hasta ahora, la chica que incluso mientras observaba la situación desde lejos no se puso negligente con su vigilancia de los alrededores, le anunció a todos.

[… Un quiebre dimensional ha sido observado. Se estima un “Clase Caballero”. Aparecerá frente a sus ojos.]

Instantáneamente, exactamente en el mar frente a sus ojos, un pilar de agua con un ancho de 20 metros y un alto de 50 metros se disparó… y eso apareció.

Un calamar gigante, era un monstruo que se asemejaba a un calamar gigante más allá de los límites.

Un monstruo que era una contado como una leyenda en todo el mundo.

Demonio “Clase Caballero” ― “Monstruo Acuático” – Kraken.

 

Parte 8

Con la aparición del demonio marino que parecía un calamar, diferente de un calamar, entre sus cientos de tentáculos, varias docenas de tentáculos se alargaron y atacaron a los niños.

― ¡KYAAAAAAAAA!

― ¡Vino hasta aquí…! ¡Ayúdanos hermana…!

Los niños gritaron y corrieron en todas direcciones.

Pero la velocidad de los tentáculos era por mucho más rápida, no podían escapar.

Pero… eso era solo si los podían alcanzar.

― ¡Déjenmelo a mí…!

Para proteger a los niños en su escape, Lily se interpuso entre los tentáculos y los niños con su lanza en mano.

Y entonces enfrentó a las varias docenas de tentáculos que se aproximaban como un tsunami y tomó una pose con su lanza.

― ¡¡¡”Gae Bolg (Lanza de Mil Espinas Asesinas)”……!!!

Liberó la “Habilidad Heroica” de su espíritu heroico contratado que la poseía.

El golpe da la lanza que lanzó contra los incontables tentáculos era solo uno.

Sea como sea, con ese solo golpe varias docenas de tentáculos fueron atravesados y desgarrados.

Era una técnica mágica que hacia un solo golpe contra todos los enemigos que se reflejaran en el campo de visión de uno con un solo ataque.

Ese era el espirito heroico contratado de Lily que se decía podía atravesar un ejército entero con un solo golpe…

El héroe de Irlanda, el “Hijo de Dios” Gae Bolg de Cu Chulainn.

Sin embargo, a pesar de que todos los tentáculos que se aproximaban a los niños habían sido derribados.

― ¡Kuh…! ¡Es demasiado grande…!

El daño al Kraken gigante era de poca importancia.

No, más bien, de la sección de donde varios tentáculos habían sido desgarrados, carne blanca estaba se desbordaba burbujeante, brotó, y en un parpadeo regeneró nuevos tentáculos.

Así no habría ningún progreso.

No tenía forma de dar un golpe más fuerte.

En ese momento quien se adelantó fue…

― ¡Déjamelo a mí!

La “Striker” del 101° pelotón, Ichinotani Chikori.

― ¡”Fuerza Hercúlea inigualable”……!

Chikori recibió la divina protección de su propio espiritu heroico contratado, el “Monge Depravado” Musashibou Benkei, conteniendo el poder de un ogro dentro de ese pequeño y delgado cuerpo.

Y entonces con fuerza de pierna súper-humana, con un paso saltó hacia la cabeza del Kraken gigante, hasta 10 metros en el aire, entonces,

― ¡Puño Megatón…!

Abalanzando su puño apretado con el impulso de  su caída y la fuera de su brazo de un ogro, golpeó apuntando a la larga cabeza del Kraken gigante.

Aun así.

… *nurun*

Así, al instante que tocó el cuerpo de Kraken, el puño de Chikori se resbaló y golpeó aire vacío.

― ¿¡Fua!? ¡¿De-de alguna manera se siente realmente resbaladizo…?!

Los fluidos corporales viscosos en los que el Kraken estaba cubierto desviaron completamente el impacto del puño de Chikori.

El ataque de Chikori falló el objetivo por mucho justo frente al Kraken que rompió su impulso y fue retenida por los tentáculos.

― ¡KYAAAAAAAAAAAAA!

― ¡¿Chikori-san…?!

Los tentáculos que estaban cubiertos por un gran número de músculos se enredaron en el cuerpo de Chikori que estaba en su bikini, se deslizaron entre las montañas y el valle del cuerpo de Chikori, que poseía violentas ondulaciones para su pequeño cuerpo, dejando un trayecto de moco que seguía expandiéndose *nunununu*.

― Ya, yaa… una cosa resbalosa está moviéndose por mi cuerpo… ahn… [4]

― ¡Qu-qu-qu-qu-qué estás haciendo dejando escapar una voz extraña como esa…! ¡Hay niños presentes…!

Sumika alzó la voz hacia Chikori que se volvió algo problemático en una dirección inesperada, entonces desplego sus dos revólveres que eran su ‘Arma’ para poder ayudar a Chikori.

Sin embargo antes de que Sumika se moviera…

― Espera Sumika.

Homura la detuvo con su mano.

― ¿Homura-san?

― Yo haré esto. Es suficiente conmigo.

Diciendo eso, Homura observó a Alfaro, al que estaba confrontando hasta ahora, con una mirada afilada llena de instinto asesino.

―… Tú también bastardo, no te involucres. Esto es un compromiso. Si quieres enfrentarte a mi más que esto, no puedo garantizar tu vida.

― Hohoho… Bien, eso está bien entonces.

― ¿¿¿???

Sumika que estaba escuchando el intercambio de los dos desde el lado no podía comprender la situación.

No entendía de qué estaban hablando.

Pero Homura no tenía intención de explicar y se adelantó por sí mismo.

Sus manos estaban vacías.

La briza salina no era buena para el grimorio que era su arma, así que no acompañó a Homura a este lugar.

Sin embargo, el oponente era un solo “Clase Caballero”.

Incluso sin su grimorio o nada, incluso sin invocar a un dios maligno o lo que sea… un simple familiar sería suficiente para esto.

― Come codiciosamente. Hazlo horriblemente.

Homura golpeó su propia sombra que era proyectada oscuramente en la blanca playa con su tacón.

Instantáneamente, la sombra oscura que hasta ahora estaba actuando como la sombra de Homura se retorció, con una feroz velocidad se estiró y se dirigió hacia el Kraken.

Y entonces mientras se estiraba empezó a chorrear burbujas negras espumosas.

Las burbujas negras gradualmente se hicieron más y más grandes, como una explosión de magma, moco de protoplasma negro poseyendo lustre de color iridiscente se arrastró fuera de la sombra, fluyendo sobre el mar. Y mientras hacía eso, como combustible que escapaba de un barco encallado, el azul celeste fue corrompido con moco negro mientras rodeaba al Kraken.

Y entonces con una ola que era más grande, algo como un brazo humano se alzó del color iridiscente en una cantidad incontable.

[¡¿Gi? ¿GIGIGIGI? ¿GIGIGIGIGIGI?!]

Diez brazos que se veían como un enjambre árboles muertos se abalanzaron sobre el Kraken uno tras de otro.

Completamente parecían los brazos de los muertos.

Varios cientos, no, varios miles de brazos colgaban del gigantesco cuerpo del Kraken como si pidieran ayuda.

El Kraken sacudió sus tentáculos, retorció su cuerpo, intentando sacudirse los brazos de los muertos, pero

[¡¿GI, GIGIGI?!]

No se podían sacudir.

A pesar de que cada brazo no tenía una fuerza considerable, eran simplemente demasiados.

Más que eso, el numero seguía incrementando aceleradamente, rápidamente los brazos negros con un lustre iridiscente que colgaban del cuerpo del Kraken se contaban por decenas de miles.

Y entonces…

[TEKELI ・ LI    TEKELI ・LI]

De repente, tales extraños, agudos sonidos estaban resonando.

El llanto, que era como si estuviera riendo en desdén a todo en este mundo, era levantado incontablemente del moco negro.

En ese instante, los brazos negros que capturaron al Kraken sufrieron cambios.

Desde dentro de los brazos que chorreaban moco, ojos humanos inyectados en sangre aparecieron.

Estaban muy juntos en la superficie de las decenas de miles de brazos.

Y entonces todos esos ojos miraron al Kraken al mismo tiempo,

[TEKELI・LI! TEKELI・LI! TEKELI・LI! TEKELI・LI! TEKELI・LI! TEKELI・LI! TEKELI・LITEKELI・LITEKELILITEKELI・LITEKELILITEKELILITEKETELIKELI・LIKEKEKEKEKEKEKEKELILILILILILILILILILILILILILILILI!!!!!!!]

Junto a voces de gran alegría, todos esos ojos cambiaron su forma a bocas con dientes amarillos, mordiendo al Kraken.

[¡¡¡¡¡¡GIGIGIGIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIiIIIIIIIIiiiII!!!!!!]

Los dientes, que asemejaban bocas humanas donde su filo era torpe, comieron y cercenaron la carne dejándolo a su fuerza con sonidos desgarradores.

El Kraken chilló por ese dolor inimaginable.

Liberó a la aprisionada Chikori y se retorció con toda su fuerza.

Pero aun así la restricción de los brazos negros no se rompía.

Los cientos de miles de brazos negros colgaban del Kraken, las bocas con dientes amarillos alineados estaban abiertas en todos sitios en esos brazos, cosechando al Kraken mientras seguía vivo, mordiendo y desgarrando al Kraken, comiendo vorazmente.

La sangre fresca dispersada tiñó el mar de rojo.

Pero el monstruo amorfo no dejó escapar ni una sola gota, saco una extrañamente larga lengua que lamió la superficie del agua repetidamente.

Tal escena continúo por casi un minuto.

Poco a poco el cuerpo del Kraken se volvía más pequeño, como si se hundiera en un pantano sin fondo… finalmente su cuerpo desapareció de la superficie del mar, no, de este mundo.

[TEKELI・LI   TEKELI・LI]

Al mismo momento el moco amorfo de color iridiscente que se había expandido por la superficie del mar también estaba arrastrando fuera del mar, se arrastró hacia la tierra como si se deslizara y regresó a la sombra de Homura.

Sumika, quien había visto desde el inicio hasta el final, entendió que era lo que había pasado.

Era porque la chica entendió, lo que ese monstruo amorfo, que se arrastró desde las sombras y se tragó al Kraken sin dejar ni un solo pedazo de carne o una gota de sangre atrás, era…

Era una existencia llamada Shoggoth.

Más que llamarlo una existencia de edad,  era una raza creada para el servicio, si se debía decir era un familiar.

Pero este familiar, era un monstruo con una historia de revelarse contra el ser antiguo que era el padre que lo dio a luz, originalmente no era una existencia que un humano pudiera controlar.

Sin embargo, Homura era diferente.

«Una persona que puede subyugar a un dios maligno. Algo como un Shoggot no es la gran cosa.»

Pero, no entendía.

«¿Por qué Homura… mató al Kraken de esa manera?»

No, ella no pretendía simpatizar con el demonio.

En primer lugar era un invasor que cruzó a este mundo con intenciones maliciosas. Eran seres que debían ser asesinados.

Sin embrago, Homura debería haber tenido muchos métodos para matarlo de una manera menos llamativa.

«Esta forma, si él en su lugar lo mata de una manera tan horrible entonces…»

― Ah.

De repente Sumika lo notó.

Lo entendió y se volvió a mirar a los alrededores.

― Hii…

― Uaa, ueee…

Luego era justo como lo imaginaba… la ‘confusión’ hacia el “Usuario del Dios Maligno que era más sociable, que la historia que los niños habían escuchado” que habían tenido hasta ahora, los niños cuyos ojos ahora mostraban un obvio ‘terror’ estaban alejándose de Homura mientras su expresión se empalidecía.

No, eso eran los mejores.

Había niños que fueron afectados de una peor manera, había unos que se desmayaron o vomitaron.

La niña llamada Hime que antes había cubierto a Homura de la hermana estaba incluida.

― Hohoho. Esas son unas buenas expresiones, todos.

Y entonces, Alfaro aplaudió en alegría por la reacción de los niños.

― Ahora realmente entienden, ¿correcto? ¿Comprenden cierto? ¡La acción brutal y el feo método justo ahora son la verdadera naturaleza de esta persona, el mago maligno que unió manos con los demonios y traicionó a la humanidad, el demonio que usa piel humana! Una persona que es acompañada por una existencia así de terrorífica, no hay forma de que pueda ser aliado de los humanos. ¿Están escuchando? Ese terror, ese disgusto, nunca lo olviden por ningún medio, recuerden eso. Después de todo si hacen eso, no hay duda de que Dios los protegerá a todos de este demonio.

Escuchando esa voz gentilmente amonestándolos y la suave cara sonriente, necesitando escoger cual lado los niños debían escoger, los niños lo entendieron a su propia manera de niños.

Todos asintieron a las palabras de Alfaro al unísono.

Como si lo idolatraran. Como si se apoyaran en su dios.

Alfaro asintió en satisfacción a la actitud de los niños.

― Hoho. En respeto a la decisión de los niños, ignoraré tu pecado, Señorita Nagashina… Ahora niños. Por favor síganme. La comida esta lista en la casa de la playa. Tal vez justo ahora no tengan apetito por culpa de ese hombre, pero seguir cerca de él por mucho tiempo también nos hará incapaces de refrescar nuestro espíritu.

Alejando a los niños, dejaron la playa.

Por otro lado, Homura no se movió.

Ni siquiera los vio partir.

Solo estaba en silencio, mirando al horizonte que continuaba sin fin.

―… ¿Qué pasa con esa cara?

Homura se quejó con una cara torcida a Sumika cuya mirada lo atravesaba desde hace un rato.

En contraste, Sumika estaba…

―… Nada en absoluto.

*puih*, desvió su mirada en descontento.

Realmente había entendido la razón tras las acciones de Homura y el verdadero significado de la circunstancia de su conversación con Alfaro.

En breve, era un compromiso.

Homura no toleraría que la Señorita Nagashina fuera herida.

Alfaro, también, no toleraría que los niños no tuvieran una mala impresión de Homura.

El compromiso de ambos lados, era algo así.

… Ella no criticaba eso.

Sumika sabía la clase de humano que era Homura, y la mayoría de ello era porque entendía que no tenía ningún derecho de criticar sus acciones.

Porque ella era débil.

Era tan débil al grado que no podía cargar la carga que Homura llevaba con él.

Ella siquiera tenía las características para entrometerse.

Para solo hablar con palabras a pesar de que no tenía ningún poder para mover la situación en una dirección más tranquila que el método que presentó Homura, no había nada más que egoísmo.

Eso era a pesar de que Sumika odiaba su forma de vivir, ella no lo negaba, sin embargo…

― Por favor solo no olvides, que también hay personas que te entienden.

Le dijo esa oración directamente.

― Sí, sí. Lo recordaré.

Homura, como siempre, respondió con una actitud contundente hacia esas palabras de Sumika.

Pero, Sumika pensó que el color de sus ojos era más cariñoso de lo usual.

… Entonces entre esos dos que intercambiaban palabras así,

―… Sumika.

Una voz vino desde atrás.

 

Parte 9

La que había llamado era la hermana de la “Iglesia del Santo Camino”, al mismo tiempo también era una estudiante como Sumika y los otros en la Academia de Hechicería de nuevo Tokio, Lily Hoegaarden.

La chica observaba a Sumika con sus ojos que eran del mismo rojo que su cabello.

― ¿Ha pasado mucho tiempo desde que hablamos así, cierto?

Dijo eso con una brillante sonrisa.

Era una sonrisa calmada que realmente se adaptaba al look maduro de Lily.

En contraste, Sumika devolvió sus palabras con una expresión confusa.

―… Sí, es cierto. Nuestras clases son diferentes incluso en la escuela, así que realmente no nos encontramos, además… honestamente no sé cómo debería llamarte.

― ¿Qué? ¿Ustedes chicas son conocidas?

― Sí. Desde que éramos niñas, éramos amigas cuando aún estaba en la “Iglesia del Santo Camino”.

― Eso es inesperado. Así que eras cristiana.

Sumika asintió de manera reservada ante las palabras sorprendidas de Shiori

―… Es algo del pasado. Mis padres eran cristianos, así que para cuando me percaté de las cosas que me rodeaban, ya era una. Bueno una ‘segunda generación’ como yo es un patrón común.

― Sin embargo de repente dijiste que ibas a apuntar al ‘Usuario del Dios Maligno’ y renunciaste a la iglesia.

Lily insertó sus palabras cubriendo la voz de Sumika.

Su tono sonaba como si culpara.

― Incluso tras presenciar ese repulsivo poder justo ahora, ¿me pregunto si aún planeas decir tales disparates? Ya déjalo, abre tus ojos. Ese tipo de poder abominable, no es algo que la humanidad que son la gente de dios debería tocar.

No, la chica de hecho la estaba culpando.

Cuando eran niñas, su amiga le dio la espalda al dios al que adoraban y ensució sus manos con el poder de un dios maligno.

― Vuelve a la iglesia, Sumika. Y arrepiéntete de tu error. La generosidad de Dios seguramente te perdonará.

Pero Sumika negó con la cabeza ante ese consejo.

―… Lo siento, pero no puedo escuchar tu consejo, Lily.

Esta vieja amiga de ella estaba pensando de Sumika a su propia manera, ella entendía que estaba tratando de llevarla de vuelta a la iglesia pensando en su bien.

En estos años desde que Sumika había abandonado la iglesia, Lily siempre había sido así.

Por esa razón, Sumika la evitaba.

Intentó no involucrarse con ella lo más posible.

Por esa razón…

― Esa vez durante la “Noche de Walpurgis”, lo entendí claramente… Que el dios en el que creíamos, al final no es un dios que protegerá las cosas que quiero proteger.

Los 10 días de pesadilla, cuando un dragón demoniaco tan gigantesco que cubría todo el cielo, lo quemó todo hasta la nada, hasta más allá del horizonte.

No podía olvidar incluso si intentaba, esa escena infernal.

Pero… aun así el dios en el cual Sumika y los otros creían en ese momento no estiró su mano a los humanos.

A pesar de que mucha gente murió.

A pesar de que mucha gente rezaba por salvación.

… Esos deseos, no fueron respondidos por un dios.

El que los protegió, protegió a la humanidad no era dios, sino un joven niño solitario.

Al momento en que vio eso, Sumika decidió.

No confiaría más en dios. Ella protegería las cosas que quería proteger con su propia fuerza, con sus propias acciones.

Incluso si, ella debía usar el poder de un dios maligno.

― Es por eso que no regresaré a la iglesia. Porque no tiene nada de lo que estoy buscando.

Sumika claramente demostró su determinación de rechazo.

Viendo a esa inquebrantable actitud de Sumika.

«Bueno, parece que es eso.»

Pensó Homura que estaba viendo la conversación de las dos desde el lado.

A pesar de que era solo la personificación, Sumika era la usaba “Bala Sombría” que empleaba el poder de un dios maligno, aunque imperfecto.

La determinación de Sumika, su tenacidad y trabajo duro que había resultado en tal hechicería con sus propios esfuerzos, era algo substancial.

Homura que hacía uso del poder del mismo dios maligno lo entendía.

En estos momentos, el corazón de esta chica no sería agitado solo por palabras.

Y entonces supuso que ese hecho había sido comunicado a Lily.

¿Cómo reaccionaría Lily a esta respuesta de Sumika?

¿Obedientemente se retiraría, o no se rendiría y tenazmente trataría de persuadir a Sumika?

… En cuanto a Homura, quería que se rindiera rápido.

Ya era pasado medio día.

Tal vez porque estuvo jugando con los niños, algo a lo que no está acostumbrado, su estómago estaba hambriento, quería que fueran a almorzar rápidamente.

Es por eso que echó un vistazo a la reacción de Lily deseando por que se rindiera rápido.

Y entonces, fue tomado por atrás por la inesperada reacción.

 

― Uuuuuuuuuuu~~~~~~~~~~…

 

De todas las cosas, la cara de Lily estaba roja hasta las lágrimas, alzó sus cejas y de sus ojos rojos, lagrimas fluían como un río.

― ¡Sumika eres una idioootaaa! ¡A-a, a pesar de que estoy preocupada por ti! ¿¡Por qué no lo entiendes~~~~!?

Su atmósfera calmada hasta ahora había sido arrojada quien sabe dónde.

Lily sollozaba como un niño petulante y golpeaba repetidamente *poka poka* el pecho de Sumika.

Y entonces,

― ¡Hic…! ¡Sumika en el pasado, no era una niña así! ¡UUuUu! …… ¡Todo es tu culpa!

El humor de Lily voló de Sumika a Homura.

― ¿Eh? ¿Mía?

― ¿¡Quién más está ahí!? ¿Cómo te atreves a arrastrar a mi mejor amiga al camino del mal? ¡Hereje!

― No, no recuerdo nunca haberla arrastrado a ningún sitio sabes. Ella solo llegó a su antojo.

― ¡Es la misma cosa! ¡En primer lugar, si no existieras entonces Sumika no se pararía en el camino equivocado! ¡En otras palabras tu sola existencia es maligna por si misma! ¡Solo al entrar es su vista les diste una mala influencia a los niños, eres alguien que no debe entrar a la vista de los niños!

― Hey, no describas a las personas como un libro indecente.

Además, si Homura no existiera entonces la humanidad no hubiera logrado sobrevivir la “Noche de Walpurgis”, así que esto no era un problema de pararse en el camino equivocado o no.

Tal refutación casi sale de su garganta, pero Homura se contuvo de hacerlo.

Incluso si su argumento era correcto, este tipo de persona no le pondría atención.

Luego.

― ¡Pero no me rendiré! Porque incluso ahora pienso en Sumika como mi mejor amiga. Si tu mejor amiga se equivoca de camino, incluso si cae en la desgracia temporalmente, una verdadera amistad valorada la guiará de vuelta al verdadero dios incluso a la fuerza. Guiaré de vuelta a Sumika a la benevolencia de dios sin falta. ¡De seguro!… ¡No entregaré a mi mejor amiga a alguien como tú!

Después de gritar todo lo que quería gritar, Lily dejó el lugar con un comentario enojado, siguiendo a Alfaro y los niños.

Viendo alejarse su espalda, Homura hizo un gran y profundo suspiro.

―… De alguna manera terminé enredado en algo estropeado, ¿no es cierto?

― Al menos se cuidadoso de no ser apuñalado por la espalda.

― Gehh…

― Err, por favor no te lo tomes tan enserio, Homura-san. Esa chica… desde que era una niña tiene el hábito de enojarse si las cosas no van como ella quiere. Solo se estaba poniendo demasiado emocionada… Es difícil verla llorar así cada vez que la rechazo, así que recientemente evito verla la más posible pero…

―… Que amiga más difícil.

― Pe-pero, ella es una buena chica que de hecho es realmente amable, ¿sabes?

― Ya lo sé.

― Eh…

La respuesta rápida de Homura hiso que los ojos de Sumika se abrieran por la sorpresa.

La reacción de Sumika hizo la expresión de Homura un poco resentida.

― Eso no es algo que te debería sorprender tanto. Incluso yo tengo ojos.

Su amiga del pasado cuyo camino era diferente que el de ella, y aun así seguía preocupándose por esa amiga.

Incluso después de ser rechazada tantas veces.

No era algo que pudiera hacerse solo porque sí.

Poniendo de lado si sus acciones eran correctas o no, Homura no tenía una mala impresión de la chica que le expreso su enojo de manera tan directa por el bien de Sumika.

Más bien, pensaba de ella favorablemente.

… A pesar de que era verdad de que era problemática.

Y entonces, después de que Lily se había ido…

― Maestro.

En el momento que parecía que estaban pasando del uno al otro, después de que Shoggoth devorara al Kraken, Chikori que había caído al mar estaba volviendo.

Sin embargo.

― ¡Maestro! ¡Líder! ¡Grandes problemas, esto es un gran problema!

Parecía que Chikori tenía una circunstancia extraña.

Chikori nadó por el mar solo con su cara saliendo de la superficie del agua.

Por alguna razón, había pánico en su expresión.

¿Qué rayos la había hecho entrar en pánico?

Todos pensaron con dudas pero.

― ¿Qué sucede? ¿El mar se llevó tu traje de baño?

― ¿¡Eeh!? ¡Chi, Chikori-san! ¡Si es eso no debes salir del mar así!

Ahora que el Kraken se había desvanecido, el gran problema que Chikori había dicho no debía ser algo tan serio.

Ambos Homura y Sumika, y también Shiori pensaban así.

Sin embargo… ese pensamiento estaba equivocado.

Al momento siguiente, todos los presentes abrieron los ojos en shock.

¿Por qué era eso? Era porque en la mano que Chikori sacó del mar con un chapoteo había…

 

Cargando a una mujer con cabello verde esmeralda vistiendo un vestido, que se veía de su misma edad.

―… De alguna manera, encontré una chica dentro del mar por allí.

― ― ¿¡¿¡Haaaaaa!?!?

La situación que estaba fuera de las expectativas, como se esperaría, hizo que todos los presentes alzaran la voz en sorpresa.

― ¿¡Eh, eeeh!? ¿¡Cu-cu-cu-cuál es el significado de esto!? ¿¡Quién es esta persona!?

― No lo sé. La encontré cuando caí al mar.

― ¿Todavía está viva?

― Sí. Pero se desmayó.

―… ¿Habrá sido arrastrada de alguna otra parte? O acaso…

― ¡Es-ese tipo de cosa actualmente no importa! ¡D-de todas maneras hay que darle RCP rápido! Chikori-san, tráela rápido a tierra…

Sumika dio órdenes incluso mientras se mordía la lengua por estar tan nerviosa.

Chikori asintió e hizo una pequeña carrerilla hacia donde se encontraban los tres mientras cargaba a la chica.

Pero, en medio de eso…

― U… nn…

El cuerpo de la chica se movió en el brazo de Chikori.

Y entonces después de dolorosamente acercar sus cejas, sus parpados se abrieron lentamente.

―… E, eh… yo, solo que…

― ¡Ah! ¡Líder! ¡Parece que despertó!

Sumika también se apresuró hacia ellas al escuchar las palabras de Chikori.

Cuando miro a loa chica, ciertamente sus ojos, que eran del mismo esmeralda que su cabello, se movían confusos.

El movimiento parecía poco confiable. Pero la luz de sus ojos era inesperadamente estable.

Parecía que no estaba en condición de una herida grave que afectaría su vida.

― Me alegro. ¿Ya recuperaste la conciencia? ¿Algún lugar de tu cuerpo te duele?

― S-sí… estoy bien, pero… ¿quiénes son ustedes?

Tal vez porque estaba rodeada de gente que no conocía cuando despertó, se veía agitada.

Había también un poco de miedo mezclado en su voz, pero hablaba articuladamente.

Entonces, antes de llamar a una ambulancia o algo para aliviar su dolor, priorizaría calmar a la chica.

La cabeza de Sumika que finalmente se había calmado de pensar tanto hiso esa decisión.

― Sí, lo siento por presentarnos tarde. Soy la líder del 101° pelotón en entrenamiento de la Academia de Hechicería de Nuevo Tokio, Hoshikawa Sumika. Y la que te está cargando es un miembro del mismo 101° pelotón en entrenamiento, Ichinotani Chikori-san. Ella fue quien te encontró flotando en el mar.

Primero Sumika aclaró sus identidades.

Aparte de eso,

― Mis disculpas pero, ¿puedo preguntarte quién eres?

Sumika intentó preguntar la información que sería necesaria para llamar una ambulancia.

Pero en cuanto a la pregunta de Sumika, la chica estaba…

―… Tokio

Después de que la chica reflexionó sobre esa palabra con un tono que estaba ligeramente fuera de pronunciación, de repente sus ojos se volvieron brillantes.

Y entonces bajó de los brazos de Chikori, se apresuró hacia Sumika y agarró las manos de Sumika.

― ¿Lo que estás diciendo es que esto es Tokio cierto?

― S-sí. Eso es correcto pero…

Sumika mostró confusión hacia la chica que de repente se animó mientras asentía.

¿Qué la había puesto tan feliz?

«Por casualidad… ¿será una polizonte?»

Actualmente como todos los países estaban en alianza como el ‘Gobierno Mundial Unido’, era un caso que casi nunca sucedía.

Pero eso no significaba que no existieran.

Especialmente en las otras esferas de vida aparte de Japón, el poder de la ‘Iglesia del Santo Camino’ era incluso más fuerte que el gobierno dependiendo de la situación.

Ocasionalmente, había creyentes que adoraban a otro dios de otra secta que eran arrastrados a Japón que era comparativamente libre en cuanto a religión.

Es por eso que por la reacción de la chica, Sumika supuso que la chica era ese tipo de polizonte.

La suposición de Sumika era medio verdad.

La parte correcta era que la chica realmente era una ‘polizonte’.

La parte equivocada era…

― Me alegro… Cuando fui comida por el Kraken pensé que se acabaría todo para mí. No sé cómo las cosas terminaron de esta manera, pero de cualquier modo parece que me las arreglé para llegar al mundo humano a salvo.

― Eh………

… empezando desde el punto donde Sumika pensó que esta chica era una humana que había venido de otra esfera de vida.

Cuando la chica estaba siendo cargada por Chikori estaban escondidas por su largo cabello y Sumika no lo notó, pero ahora que miraba más detenidamente, las orejas de la chica eran extrañamente largas y puntiagudas.

Correcto, era como los elfos que salían en caricaturas.

Más que eso, si era solo eso entonces tal vez fuera un mero rasgo corporal peculiar.

Lo que lo aseguraba era lo que estaba en la espalda de la chica.

En su espalda, algo que se veía similar al ‘Air Raid’ que los magos usaban, cuatro alas transparentes crecían allí.

Era una parte con la que un humano no debería estar equipado.

― T-tú, no… no me digas, ¿eres un demonio?

Sumika se alejó varios pasos por la agitación mientras preguntaba.

Por otro lado, la chica estaba.

― Sí. No hay error en que soy una existencia que ustedes humanos llaman como demonio.

La chica confirmó sin vacilación y con una expresión sonriente.

Y entonces estiró su espalda y apretó su larga falda, antes de inclinarse en un gesto elegante.

 

― Gusto en conocerlos, humanos, todos. Soy la que sirve como la reina de la “Raza de Hadas” en el mundo demoniaco, mi nombre es Elfiena.

En esta ocasión… deseando la formación de una ‘alianza’ entre nosotros la ‘raza de Hadas’ y ustedes los humanos, vine aquí como enviada del mundo demoniaco como representante de los 2 millones de Hadas.

Por favor, ¿podría pedirles que me guíen al líder de la raza humana?

La chica se presentó por su nombre, mientras también decía cosas indignantes.

Escuchando esas palabras, sin mencionar a Sumika, incluso Homura estaba sin palabras por el shock.

Eso era obvio.

Había pasado un siglo desde que los demonios aparecieron en este mundo.

Y este era el primer momento, donde por primera vez un residente del mundo demoniaco traía interacción sin hostilidad hacia la humanidad.

 

NOTAS

[1] NT: no está especificado quien o que está haciendo la bendición.

[2] NT: arrodillarse en el suelo con ambas rodillas y ambas manos tocando el suelo, y también la frente.

[3] NT: como cristiano, supongo que debería dar una advertencia. Esto es ficción. Niños, no dejen de ir a la iglesia o empiecen a adorar al demonio o a Cthulhu. Realmente no lo recomiendo.

[4] NT: ( ͡° ͜ʖ ͡°)