Capítulo 2

Parte 1

Un enviado del mundo demoniaco.

La visita de Elfiena, quien se presentó como la reina de la raza de hadas.

La noticia llegó de inmediato al gobierno japonés que controlaba la esfera de vida de Tokio, con una onda de choque junto a ella como un relámpago.

El primer ministro Kinugasa Yoshinori, quien había continuado para acarrear esta moribundo país todo este tiempo desde la “Noche de Walpurgis”, inmediatamente puso una orden de silencio en relación a esta situación, y entonces, a través de Onjouji Kai dio instrucciones al 101° pelotón en entrenamiento para que guiaran a Elfiena a la Academia de Hechicería de Nuevo Tokio sin entrar en contacto con nadie.

Y entonces, ni siquiera una hora después de eso, Kinugasa en persona se apresuró a la Academia de Hechicería de Nuevo Tokio.

Los que recibieron a Kinugasa, quien saltó de su vehículo oficial como si abandonara un vehículo estrellado, eran dos personas, Onjouji Kai y Kamishiro Homura.

― Que llegada tan apresurada. Hace que tu traje tallado se desordene sabes.

― Ha, haha, realmente estoy en pánico… Después de todo, no es un dios maligno, sino un demonio de todas las cosas que viene a proponer negociaciones políticas, esta es la primera vez en el mundo.

Era algo que realmente era malentendido a través del mundo, pero un dios maligno y un demonio eran diferentes entre sí.

Ambas de sus siniestras apariencias que sobrepasaban la razón humana tenían muchos puntos en común, pero si la existencia del dios maligno era descrita en lenguaje japonés, la palabra más apropiada era “extraterrestre”.

Habían vivido en este mundo mucho antes que los humanos, la existencia que gobernaba este plano, incluso si sus existencias no eran de la tierra, la mayoría tenían su origen en cualquier fin de la galaxia.

Además, no importa que tan siniestros fueran, pero hasta el final eran una existencia de este mundo.

Sin embargo, los demonios eran diferentes.

Eran invasores que habían atravesado la dimensión de una dimensión alterna adjunta llamada mundo demoniaco, su origen no era este mundo.

En otras palabras, veían este mundo como nada más que un objeto para ser devorado codiciosamente.

… La brecha entre un demonio y un dios maligno existía en este punto.

Hace un siglo, “El Caos Reptante” que se introdujo a sí mismo como “Hombre de Oscuridad”, entró en contacto con el representante de la humanidad que estaba arruinada por Baphomet, el mago Aleister Crowley, su razón era para entregar el ‘Liber Legis’,  en su mayoría originándose de esto.

Para ellos, también, quienes eran glorificados como ‘dios’ que reinaban este territorio como gobernantes antiguos, la presente condición donde extranjeros pisaban en su mundo a sus anchas y actuaban como si controlaran el lugar era repugnante.

Correcto… Para los dioses malignos, en realidad tenían la retorcida razón que ‘los únicos que podían divertirse con la humanidad eran solo ellos’, pero aun así, aunque imperfecta, tenían una razón para cooperar con la humanidad.

Sin embargo… los demonios no tenían tal razón.

Esa razón se supone que no existía.

Pero en esta ocasión, por primera vez en la historia, un demonio del mundo demoniaco intentaba hacer contacto político.

En el corazón de Kinugasa que tenía que tratar con esta situación como representante del país, estaba lleno de impaciencia y shock, también había confusión en él.

Realmente no entendía para nada como debería tratar con la otra parte.

Parecía que la otra parte dijo que quería formar una alianza, ¿pero era esa la verdad?

En primer lugar, ¿fue la introducción de la reina de la ‘raza de Hadas’ verdad?

… Más que eso, no sería mejor matarla inmediatamente…

Incluso con tantos pensamiento cruzando su mente, pero porque era algo sin precedente, no era capaz de decidir cuál era la mejor manera.

«Sheesh, pensarlo demasiado en tu mal hábito, Kinugasa Yoshinori.»

Kinugasa regañó a su cerebro por pensar sobre todo el sitio.

Intentando resolver algo que no tenía precedente antes de usar la propia experiencia de uno mismo era un error en primer lugar.

«Primero, su título como la reina de la “Raza de Hadas”, supongo que eso no es falso. Si no es cierto, entonces que ella viniera al mundo humano solo se convertiría en una acción sin sentido que solo pide por ser asesinada.»

Como era de esperar, nadie haría algo tan estúpido.

Entonces si realmente era una reina, dejando a un lado todo lo que pudiera pasar, primero tendría que conocerla para que pudieran empezar en algún sitio.

Después de llegar a esa decisión, Kinugasa le preguntó a Onjouji.

―… Así que, ¿Dónde está ese demonio que se presentó a sí misma como la reina de las hadas en este momento?

― Parece que antes de cruzar al mundo humano desde el mundo demoniaco, fue tragada por un Kraken y estuvo atrapada en su estómago todo el rato. Dijo que quería reacomodar su atuendo antes de la negociación, así que le preste los baños de la academia. Por eso necesitamos algún tiempo antes de la reunión.

― E-eso es…

Justamente como un humano, es lo que dijo honestamente Kinugasa.

Ni siquiera pensó que los demonios tuvieran la costumbre de bañarse.

Además, querer arreglar su apariencia antes de una negociación significaba…

«Por casualidad, ¿tal vez es alguien con quien inesperadamente se puede hablar…?»

Kinugasa albergó tal expectativa dentro de su corazón por este impensable punto en común con los humanos, pero justo en ese momento.

En la puerta en el fondo del vehículo oficial que Kinugasa montaba estaba.

― ¡Hah! ¿Un simple demonio tratando de arreglar su ropa dices?

Junto a una burla ronca, la puerta se abrió con una fuerza como si hubiera sido pateada.

Y entonces, un hombre con un gran cuerpo como un oso salió de la puerta del vehículo oficial que había sido pateada.

El hombre estaba vistiendo un traje blanco adornado con botones dorados por todo lado haciendo parecer que brillaba.

― Se está excediendo para un monstruo actuar como humano. Tráiganla desnuda justo ahora y arrójenla en una celda. Eso es lo adecuado para un demonio.

El secretario general de la Unión de la Republica China – Wan Tairon.

En esencia, el hombre era uno de los pilares de los “Grandes Cinco Líderes”  que gobernaban el mundo presente, también era uno de los magos rango S que solo diez existían en todo el mundo.

Y había una persona más que seguía ese cuerpo gigantesco, su figura apareció desde dentro del vehículo oficial.

― Haha, no está eso bien, secretario general Wan.

Un hombre de complexión media que estaba usando un traje azul profundo.

Era un dandi[1] con su vibrante cabello rubio y sus dientes blancos que brillaban incluso más que su cabello como su característica.

― La apariencia de un demonio es realmente dolorosa a la vista incluso en sus mejores momentos. Nuestros ojos se pudrirán si al menos no la dejamos arreglarse.

Era el presidente del gran país Estados Unidos de América, que una vez reinó en una posición que esencialmente podría ser llamado el supremo gobernante de la tierra, Joseph Franklin.

Homura francamente hizo una expresión disgustada el ver la figura de los dos.

― Hey primer ministro. Trajiste a un grupo realmente problemático ¿no?

Kinugasa también estaba en una posición en la cual podía entender esa queja de Homura.

Hacer algo como diplomacia con demonios, solo por eso podía convertir en un hecho que podría empeorar la posición de Japón.

Kinugasa quería mantener esto en secreto y encargarse a puertas cerradas.

Sin embargo, el tiempo era el peor.

― Cuando recibí la noticia, era justo cuando estábamos teniendo una conferencia de regulación acerca del ‘Plan de un Año’.

Era solo mala suerte. No se podía evitar.

Especialmente cuando la otra parte era los ‘Cinco Grandes Líderes’, no había forma de dejar su asiento para aceptar la noticia.

Tenían la presunción de que ellos eran el orden de este nuevo mundo.

Y en cuanto a esa orden, no había manara que toleraran que algo se les ocultara.

―… Además, Homura-san y los otros miembros del 101° pelotón en entrenamiento poniéndose en contacto con una existencia de naturaleza humanoide que parecía ser un demonio fueron captados por el satélite de algún país, así que… No hay forma de ocultar esto.

― Ah… Ahora que lo mencionas, eso es cierto huh.

La expresión de Homura cambió a una de comprensión tardía por la refutación que Kinugasa susurró en su oído.

Se le había olvidado que estaba bajo vigilancia satelital.

― Eso es depresivo. Tal vez debería derribarlos todos pronto pretendiendo alguna clase de accidente.

― Po-por favor se gentil con ellos, si puedes…

Cuando la expresión de Kinugasa palideció por la broma de Homura,

― Oi, ustedes. ¿Qué se están murmurando entre ustedes bastardos por allí? ¿Aa?

Una voz ruda y áspera cortó su conversación.

Era Wan Tairon.

Tairon agarró los hombros de ambos sin reservas antes de separarlos y pasó en medio de ellos.

Y entonces levantó el collar de Homura…

― Por casualidad, están pensando en hacer algo bastardos. ¿Aa?

Después de colgar el cuerpo de Homura con una mano, acercó su rostro mientras dejaba al descubierto sus ojos amenazadoramente.

Esa rudeza era como la de un matón.

Pero… la compulsión que residía en sus ojos era de una magnitud diferente comparada a un mero matón.

Dentro de los amarillentos, estancados, turbios ojos.

El brillo opaco ahí era… ‘locura’.

Hace 17 años, era el dictador que hizo llover sangre sobre un continente bajo el nombre de revolución en orden de solidificar su propio cuerpo de gobierno aún más. Por eso, era un hombre que había matado a muchos humanos en un número que no se podía comparar con un demonio promedio, era capaz de emitir esta presión que podía incluso sobrepasar una herramienta en la realidad.

Ese poder ocular podía incluso callar a la mayoría de las personas.

No era algo que debería ser alabado, pero este hombre era inequívocamente, el poseedor de un aura dominante de un ‘gobernante supremo que llegó hasta los extremos’.

Pero por mas dominante que fuera esa aura.

― No estamos pensando en hacer nada como eso sabes.

En frente de Kamishiro Homura, se convirtió en nada más que un tigre de papel.

Homura no fue movido ni un solo centímetro incluso contra el destello de ojo de Tairon.

― Más bien, no acerque tu hocico a mí. Tu aliento apesta, anciano.

Ligeramente se sacudió el grueso brazo que era como un tronco apretando su collar.

Esa amenaza casual hizo que la voz de Tairon temblara.

― Bastardo, no es el lugar para que un perro encadenado haga un numerito… El otro día, ese senil vejestorio de Innocentius se tragó tu engaño por completo y liberó la ‘Aureola’, pero no seré engañado aquí. Pensándolo calmadamente, eso es algo imposible. El poder mágico de un humano sobrepasando el poder mágico de esta estrella, eso son tonterías.

― No es cierto. Aunque creo que recuerdo a alguien que se enojó bastante por eso. Ese ojo amarillo se veía caso si se fuera a salir sabes. Te quedaba. Puedes imaginar tu cara en ese momento eh.

― ¡…!

La mirada ridícula y burlista de Homura hizo que una vena resaltara en la frente de Tairon.

― Este asqueroso mocoso hablador… ¡Entonces intentemos hablar de nuevo después de que corte tu bastardo cuello justo aquí!

Pero en una proporción inversa a eso, el tono de voz de Homura bajo en una voz asombrada.

― A pesar de que aplasté a más de la mitad del ejercito de tu país, ya estas empezando algo como esto de nuevo, que vejestorio tan fanático huh. Solo para. Vas a perder de cualquier forma, esto es solo una pérdida de tiempo sin sentido ya sea para ti vejestorio o para mí, la mayor parte del tiempo te vas a ver lamentable frente a tus subordinados si sigues así.

― Tuuuu…

Tairon apretó sus dientes por la frustración.

Pero aun así no llegó tan lejos como para alzar su mano contra Homura.

No, no haría algo como eso.

Uno no se podría convertir en el rey de un país con solo violencia.

Confiando en los engaños con la astucia de un zorro, también era la naturaleza de este hombre.

Es por eso, a pesar de que puso un aire, no tomaría el riesgo.

Homura también entendía eso, así que no tenía misericordia contra Tairon.

Así, Joseph quien no podía solo mirar a ambos que estaban así, dio un profundo suspiro.

― Un adulto no se deja provocar por las palabras de un niño. Por favor cálmate Wan-kun. No vinimos aquí a tener este tipo de riña. Estamos aquí como representantes del ‘Gobierno Mundial Unido’, por eso, como el consenso de la humanidad, vinimos para enfrentar la nueva amenaza.

―… Tch. Lo entiendo incluso sin que me lo digas.

Tairon dijo reluctantemente mientras retiraba su actitud amenazante.

Sin embargo, seguramente dentro de su corazón estaba aliviado.

Con su carácter, era difícil para él retractarse de una amenaza que impuso él mismo.

Actuaba violentamente. Eso era porque sabía cómo personificar su aura dominante.

Era por eso, que estaba esperando a que un tercero interfiriera para retirar su amenaza.

… Realmente, que un hombre tan pequeño fuera tan astuto.

Después de que Homura observó a Tairon sentirse aliviado desde el fondo de su corazón, miró a Joseph atrás y dijo.

― Oi vejestorios, también voy a estar presente en la discusión.

Ambos abrieron sus ojos en sorpresa por esa escena.

― ¡¿Aaaa?! ¡¿Qué estás diciendo, bastardo?!

― ¿¡No hay necesidad para eso cierto!? No escuchaste que el demonio que se presentó como un hada tiene intenciones de ‘formar una alianza con toda la humanidad’, ¿ese es el reporte que Kinugasa-kun recibió cierto? Entonces para ti, quien no tiene conexión con la ‘humanidad’ estar presente es innecesario…

― Cállate.

― ― ¡…!

― Esto es algo que decidí por mí mismo. Ustedes dos no tienen derecho de decir esto o aquello acerca de eso

Desde el principio no estaba pidiendo permiso ni nada.

Homura les estaba diciendo su decisión directamente, a eso ambos apretaron los dientes en frustración.

Estos hombres que se paraban en la cima de sus países, estaban al final de su ingenio.

Y entonces, Homura ni siquiera les prestaba más atención.

Camino por delante por su cuenta.

― Entonces, caballeros, síganme. Elegí el cuarto del Presidente del Consejo como el lugar para la conferencia.

Después de eso, la voz de Onjouji llamó a los tres visitantes.

Y entonces los tres hombres entraron a la escuela por la puerta de invitados.

― Aah, los zapatos sucios están prohibidos. Hay zapatillas para el uso de visitantes por allí, por favor cámbiense a esas.

Antes de que Tairon y Joseph quienes iban a entrar aun usando sus zapatos, fueron advertidos.

 

Parte 2

Un poco antes de la llegada de Kinugasa y los otros.

Ambas, Sumika y Chikori se movieron por la escuela cautelosamente y guiaron a Elfiena a los baños públicos en el dormitorio femenino que había sido reservado por pedido de Onjouji.

― Este es el baño público que siempre usamos sabes…

Con un traqueteo, Chikori abrió la puerta sonoramente y entonces jaló la mano de Elfiena para entrar al baño.

El baño público de la Academia de Hechicería de Nuevo Tokio estaba diseñado en un estilo que correspondía con la apariencia de la academia que se veía como un castillo occidental, su tamaño era lo suficientemente grande para que estudiantes de dos clases lo usaran al mismo tiempo.

― ¡Vaya, que adorable! ¡Es la primera vez que veo unas aguas termales así de grandes!

― ¿Es así? Justo ahora está reservado, pero normalmente hay varias docenas de personas usándolo al mismo tiempo así que se siente apretado…

Chikori comenzó a correr con un golpeteo mientras decía eso, entonces, agarró una de las duchas que estaba alineada junto al espejo.

Entonces giró la perilla de la ducha tanto como pudo y agua caliente salió cayendo en su cabeza.

― Aah… Mi cuerpo esta pegajoso desde el mar, así que esto se siente bien~♪

― Agua caliente salió de ese tipo de lugar…

Elfiena parpadeó sus ojos verdes mirando lo que sucedía mientras murmuraba en asombro.

«¿Me pregunto si de casualidad habrá duchas en al mundo demoniaco?»

No era algo posible.

Era difícil imaginar a un grupo de demonios tener cultura científica similar a la de los humanos.

Sumika que estaba parada junto a Elfiena pensó así,

― E-err…

Como si apoyara su pensamiento, Elfiena estaba empezando a poderse nerviosa en frente de la ducha.

Parecía que entendía que agua caliente saldría de la cabeza de la ducha al ver la acción de Chikori, así que estaba siguiendo lo que Chikori había hecho, aunque de ahí no sabía que más hacer.

Elfiena sacudió la cabeza de la ducha de izquierda a derecha, entonces miró dentro, mientras al final alzo su cabeza con una expresión confusa, preguntándose por el acertijo.

―… Si giras esa perilla, saldrá agua.

Sumika que no soportaba mirar, se sentó frente al espejo al lado de Elfiena mientras le indicaba, entonces…

― Ah, gracias por tu amabilidad… ¿¡Kyawa…!?

Elfiena dijo sus gracias mientras giraba la perilla por completo con toda su fuerza.

Naturalmente, un poderoso chorro de agua salió sin piedad de la cabeza de la ducha.

Y entonces, el agua golpeó la cara de Elfiena por completo.

La chica gritó extrañamente por el shock mientras caía cara arriba.

Completamente desnuda.

Viendo esa figura que era tan poco femenina incluso desde al punto de vista del mismo sexo, Sumika sin intención dejo salir una sonrisa torcida.

― ¿Es-estás bien?

― E… estoy bien. Solo me caí por la pequeña sorpresa. T-te mostré algo embarazoso.

Realmente se veía como si estuviera avergonzada.

Toda la cara de Elfiena se puso de un rojo brillante hasta la punta de sus orejas puntiagudas, mientras las alas en su espalda estaban ocupadas aleteando repetidamente.

Pero parecía que de alguna manera captó como usar la ducha por esa dolorosa expresión, comenzó a ajustar apropiadamente la cantidad de agua al abrir y cerrar la perilla.

― Así que no es bueno girarla mucho. De alguna manera entiendo… pero aun así, no necesitar recoger agua caliente frecuentemente, el mundo de los humanos es realmente conveniente, ¿no es así…?

―… Sí. Bueno…

La cara sonriente de Elfiena que se veía inocente fue girada hacia Sumika.

Por otra parte, Sumika apartó su mirada al lado.

… En realidad, Sumika albergaba una fuerte alerta hacia Elfiena

Después de todo, a pesar de que su apariencia parecía más un humano que un demonio a este grado, la chica aún era un demonio como Baphomet o Typhon y Jambure.

Ella era una de las existencias que había infringido daños severos a los humanos.

No podía bajar la guardia en ningún momento.

Sin importar que su apariencia se viera como una chica linda, no debía dejarse engañar.

En lugar de Chikori que no estaba alerta en absoluto, Sumika debía poner atención a todo.

«…Si hace algo extraño, detendré rápidamente su respiración.»

Ese era su deber como un mago rango S que era el protector de la humanidad.

Mientras Sumika se persuadía así, comenzó a lavar su cabello que estaba un poco dañado por el viento salado.

Sacó un poco de champú de la botella de uso común e hizo espuma en su mano.

Entonces, viendo eso…

― Haa~~~~~~

―…

Sumika notó a Elfiena que la estaba observando con una concentración intensa.

― E-err. ¿Sucede algo?

― Ah, discúlpame. Eso, esas espumosas burbujas atraparon mi mente.

Elfiena apuntando a la espuma en su mano hiso que Sumika entendiera de que se trataba.

― ¿De casualidad no hay champú en el mundo demoniaco?

― Me pregunto sobre eso… Al final no soy más que la cabeza de la “raza de Hadas”, así que no estoy muy familiarizada con la cultura de las otras razas, pero al menos no existe en la cultura de la “Raza de Hadas”. Por eso, el significado tampoco es transmitido tan bien a través del “Traductor de Concepto”…

― ¿”Traductor de Concepto”? ¿Qué es eso?

― Vaya, ¿no hay nada así en el mundo humano?

― Sí. Nunca había escuchado de él.

― Lo que es llamado “Traductor de Concepto” en una hechicería por el bien de intercambiar palabras con cada ser viviente.

Hay varias cientos de razas de demonios en el mundo demoniaco, entre ellas hay algunas cuya construcción corporal no puede hacer pronunciaciones específicas, hay también algunas razas que en primer lugar no hablan, así que la mayoría de las razas poseen su propio lenguaje característico o método de transmitir sus pensamientos.

Por eso, la mayoría de las razas en el mundo demoniaco difiere en las palabras que usan, en primer lugar una conversación entre razas no se puede establecer, no podemos crear una propia comunicación entre nosotros.

Lo que usamos para resolver este problema es la hechicería llamada: “Traductor de Concepto”.

Usando esta hechicería, nuestras palabras serán convertidas en conceptos que posee la otra raza y podemos hacer que entiendan el significado de lo que decimos, también puede convertir las palabras del otro grupo en conceptos que conocemos para que podamos escuchar de lo que están hablando… Aunque, entre más poderoso se vuelve un demonio, parecen pensar que no hay necesidad de igualarse con una raza inferior, así que solo algunos usan el “Traductor de Concepto”.

― Aah, así que es por eso que podemos hablar normalmente así.

― Es correcto… Pero una cultura que nosotros la “raza de Hadas” no posee en primer lugar, cosas que no sabemos, palabras en las que el concepto para explicarlas no se puede establecer, el concepto de lidiar con cosas que no existen de nuestro lado así que no se puede traducir. Entonces… eso, mis disculpas, ese… ¿champú? ¿Fue así como lo llamaste? ¿Puedo molestarte en pedirte en que me enseñes para qué sirve?

Al ser preguntada eso, Sumika se perdió por un momento pensando que hacer.

Porque no era la intención de Sumika volverse íntima con un demonio.

… Especialmente porque Elfiena parecía un humano, no quería ser apegada a ella.

Si eso pasaba, cuando el momento llegara… le haría difícil matarla.

Pero…

«Ser amable hasta este punto debería estar bien.»

Más bien, si se negaba francamente aquí, tenía el sentimiento de que se odiaría a sí misma un poco.

Es por eso que Sumika no pudo evitar responder el pedido de Elfiena.

― Err, el champú es un químico para lavar el pelo y el cuero cabelludo.

― Vaya. ¿Así que los humanos usan medicina cuando se lavan el cabello entonces?

― Sí. Usar esto lavará el aceite y las microbacterias. Si presionas parte superior de ese contenedor, dejará salir el champú desde el tubo interno, así que primero, por favor, coge eso con tu mano.

― ¿Así?

Elfiena quien hizo lo que le dijeron presionó la cabeza de la botella de champú de uso común.

Luego, liquido blanco lechoso cayo en la pequeña palma de Elfiena que estaba bajo el tubo.

― ¡¿Kyaaa!?

Elfiena instantáneamente gritó y sacudió su mano.

― ¡Po-por alguna razón lo que salió desde dentro no era algo espumoso sino algo baboso! ¡Lo que salió es algo líquido como la pegajosa baba de un orco, ¿sabes?!

― Por favor no pongas un ejemplo tan desagradable. Eso es el champú. Después de que coges la cantidad apropiada en tu mano, trata de frotarlo entre tus manos así. Si lo haces se hará espumoso.

― En-entiendo.

El champú fue comparado con la baba de un orco.

Parecía desagradarle mucho la sensación del champú.

Pero aun así, Elfiena obedientemente tomó el champú, incluso mientras estaba nerviosa justo como le dijo Sumika y entonces lo frotó entre sus manos.

Luego…

― ¡Wa, wawawa…! ¡Asombroso…!

Similar a Sumika, espuma burbujeante se produjo entre sus dedos.

Cuanto más frotaba sus manos, las burbujas seguían saliendo una tras otra.

Solo de una mano llena de gotas de champú, creó burbujas que se desbordaban de sus manos.

La expresión de Elfiena cuyos ojos brillaban de esa vista era realmente inocente…

«… Uuu, solo está haciendo más difícil hacerlo.»

Ya fuera que Sumika lo quisiera o no, su estado de alerta había sido recortado.

Es por eso que Sumika trató de no mirar en la dirección de Elfiena.

― Ahora solo debes lavar tu cabeza con esa mano espumosa. Frota suavemente tu cabello hasta el final y también masajea tu cuero cabelludo suficientemente. Y entonces, después de terminar de lavar tu cabello lo suficiente, por favor lava las burbujas con la ducha. Hazlo lo más apropiadamente posible, porque si queda algo de champú dañara el cabello.

Después de darle instrucciones detallada de como lavarse el cabello, Sumika también empezó a lavar su propia cabeza.

Pero… ese pensamiento fue rápidamente traicionado.

«… ¿Eh?»

Burbujas que continuaban multiplicándose sin fin en borbotones eran reflejadas en la orilla de su visión.

Cuando Sumika se volvió preguntándose qué sucedía,

― ¿Qu-qué estás haciendo Elfiena-san?

Allí estaba Elfiena con todo su cuerpo cubierto en espuma en lugar de solo su cabeza.

― ¡Ahahahaha…! ¡Esto es realmente divertido por alguna razón! ¡Entre más amaso más burbujas salen~, es tan divertido~!

Parecía que lo que había hecho incrementar las burbujas estaba dentro de la botella, así que Elfiena parecía haber exprimido el champú muchas veces e hizo muchas más burbujas.

― ¡Presionaste demasiado! ¡Te dije que solo tomaras la cantidad apropiada!

― Uwaa… parece divertido… ¡Yosh, yo también lo haré!

― ¡Por favor no dejes que te provoque Chikori-san!

Sumika protestó a Chikori y también lavó las manos que eran la fuente de la infinidad de burbujas.

Sin embargo, Elfiena continuaba riendo como un niño incluso mientras era lavada con agua caliente.

― Ahaha, perdóname. Es mi primer contacto con esta cultura así que se siente divertido por alguna razón. El paisaje urbano que vi en el camino hacia aquí también era así, había varias cosas que se veían como lugares divertidos. El mundo humano es tan interesante.

Elfiena mostró una sonrisa pura sin ningún rastro de alguna sombra en absoluto.

―……~~~~

Por eso… Sumika reconoció su propia derrota.

Dejó escapar un suspiro profundo de resignación.

―… Lavaré tu cabello por ti, así que por favor, no hagan nada extraño de nuevo. Vamos a llegar tarde a la importante reunión si seguimos así.

Diciendo eso, Sumika regresó una sonrisa donde incluso la cortesía podía ser vista en ella.

Ese fue el momento en que Sumika dejó su vigilancia hacia Elfiena.

A pesar de que era un demonio, pero para Sumika, que era de naturaleza amable, era incapaz de continuar teniendo tensión incluso al punto de asumir ‘asesinato’ hacia alguien que no mostraba más que buenas intenciones hacia los humanos.

 

Parte 3

― ¡Hafuu~…!

Las tres que habían terminado de lavar sus cuerpos, empaparon sus cuerpos dentro de la bañera alineándose al lado de cada una.

La fatiga se había estado acumulando por ver a los niños desde esta mañana.

Sumika y Chikori se veían como si hubieran olvidado que había un demonio justo al lado de ellas y se empaparon en agua caliente con una cara libre de tensión.

Pero más que ellas dos, Elfiena que estaba entre esas dos se estaba derritiendo completamente.

En medio de cruzar desde el mundo demoniaco al mundo humano, tuvo un accidente al ser comida por un Kraken, eso la cansó por completo.

Elfiena murmuró con una voz encantada del sentimiento que la pesada fatiga que se había estado apilando en el núcleo de su cuerpo se estaba derritiendo.

―… La diosa de las aguas termales es la misma ya sea en al mundo humano o en el mundo demoniaco, ¿no es cierto?

― Hablando precisamente, esto no son unas aguas termales, pero si el ‘Traductor de Concepto’ lo transmitió así, eso significa que no hay cultura en el mundo demoniaco de calentar el agua por ti mismo y todos usan las aguas termales.

― Eso creo. Todos en la villa usan las aguas termales dentro del bosque. Nosotros, la “raza de Hadas” vivimos rodeados de árboles y flores, así que normalmente no usamos fuego.

De acuerdo a la historia de Elfiena, parecía que estas mujeres llamadas la “raza de Hadas” inusualmente residían dentro de un árbol o una flor.

En otras palabras, la misma naturaleza era el pueblo de las hadas, su hogar.

Es por eso que estas mujeres realmente no les gustaban el fuego, que tenía la posibilidad de dañar considerablemente su hogar.

Que historia tan fantástica.

… Sin embargo, cuando Chikori escuchó acerca de las aguas termales del mundo demoniaco, pensó en algo desagradable.

―… De casualidad, ¿son aguas termales de sangre?

Sumika no lo dijo en voz alta, pero la imagen descrita en su cabeza era similar.

Después de todo, para los humanos, un demonio era solamente un invasor espantoso que atacaba humanos seriamente, eso hizo que su imagen del mundo demoniaco del cual salían los demonios fuera el infierno mismo.

Sin embargo, Elfiena sacudió su cabeza de derecha a izquierda en negación.

― Nosotros, nosotros nunca nos mojamos en algo tan espantoso. Son solo aguas termales normales por las cuales sale agua calentada por el calor geotérmico.

― Es-eso es cierto. Lo siento. Eso es porque imaginé el mundo demoniaco como un lugar horrible que se parece al infierno… ¿Me pregunto si será realmente similar a la Tierra?

― Mirando lo más lejos posible del mundo demoniaco, no hay mucha diferencia entre ambos. Hay tierra, hay árboles y flores y hay vidas que viven aquí en el mundo humano. El mundo demoniaco es como eso. No, tal vez haya más naturaleza en el mundo demoniaco.

― Haa~. Por alguna razón la imagen que tenía es muy diferente de lo que había imaginado y me sorprendió.

Escuchando la historia de Elfiena, sus imágenes de los demonios y el mundo demoniaco en las que habían creído hasta ahora fueron rotas una tras otra.

Y entonces, Sumika se percató.

Que ellos, los humanos, realmente no sabían nada acerca de los demonios.

Bueno, un método de cruzar del mundo demoniaco hasta el mundo humano nunca se estableció, así que era algo que no se podía evitar.

«…Tal vez a través de este encuentro, será rentable para la humanidad si podemos obtener aunque sea un poco de información del mundo demoniaco.»

Así, Sumika estaba pensando en cosas serias, así es era como era ella.

― Pero si ese lugar realmente esta tan lleno de naturaleza, entonces es un lugar realmente confortable para vivir para El-san y los otros cierto~.

―…

La conversación entre Elfiena y Chikori al lado de repente se detuvo.

Cuando Sumika se preocupó y se giró para verlas, la expresión de Elfiena que se veía feliz hasta ahora estaba completamente cambiada, sus labios estaban finos con una expresión triste.

Viendo a Elfiena que de repente se había callado, Chikori levantó su cabeza preguntándose si algo estaba mal.

Por otra parte, Elfiena, movió sus temblorosos labios.

―… Si. Es como dices, pero, pero el actual mundo demoniaco se ha convertido… en un lugar donde nosotros la “raza de Hadas” no podemos vivir más.

Elfiena murmuró con una voz baja como si estuviera en duelo por alguien que murió.

… Se convirtió en un lugar donde no podían vivir, dijo.

Solo que quería decir,

― ¿A qué te refieres?

Cuando la preocupada Sumika preguntó, Elfiena contestó sin ocultarlo.

― Empezó una guerra. Una gran guerra, tan grande que se tragó a todo el mundo demoniaco.

… Justo ahora, ¿qué estaba sucediendo en el mundo demoniaco?

― En primer lugar, el mundo demoniaco es un lugar brutal donde el poder lo es todo.

Parecía que conflictos ocurrían en algún sitio todo el tiempo, no había ni un solo momento de paz.

Sin embargo, aun así, había un agujero para aquellos como la “raza de Hadas” que no les gustaba el conflicto y también razas que no tenían suficiente poder para luchar por vivir.

Pero… en años recientes, un gran disturbio político ocurrió en el mundo demoniaco.

A causa de la muerte de cierto rey demonio, cuyo nombre era famoso a través de todo el mundo demoniaco, un conflicto por la hegemonía empezó a causa de poderosos clanes de varios lugares.

La lucha era demasiado severa, en un parpadeo todo el mundo demoniaco fue tragado en el fuego del conflicto.

La mayoría de los demonios que invadieron el mundo humano eran los ‘soldados que huían’ de este conflicto.

Ya fuera Jambure o Typhon…

Fueron derrotados en este conflicto y perdieron sus territorios, así que apuntaron a una nueva tierra llamada el reino humano.

La condición actual del mundo demoniaco que por primera vez era expuesta a la humanidad y al otro lado de la invasión, el mundo humano.

Escuchando esos detalles, Sumika y Chikori estaban estupefactas.

― ¡¿Qu-qué Typhon era… un soldado en retirada… dices?!

― Exactamente. Fue derrotado en la lucha por hegemonía, no era nada más que un perdedor que escapó al mundo humano apenas con su vida.

―… Que, tal cosa.

Sumika se sintió débil por la respuesta de Elfiena.

Era un hecho impactante.

El ‘Clase Rey Demonio’ que había hecho un desastre en la superficie de la tierra, ese símbolo de desesperación era…

Nada más que un simple perdedor en el mundo demoniaco.

«Es cierto…»

El poder de los demonios que llevaron a Jambure y Typhon al mundo humano… ¿qué tan grande podría ser?

No podía siquiera imaginarlo.

Elfiena continuó sus palabras hacia Sumika que estaba sin palabras por tal desesperante realidad.

― Y entonces, antes de que nuestra villa de la ‘raza de Hadas’ fuera también tragada por la guerra. Nuestra villa fue quemada, el bosque fue derribado… muchos de nuestros hermanos fueron secuestrados. Como raciones para los demonios…

― Raciones… espera, ¿quieres decir que fueron comidos?

Elfiena asintió a las palabras desconcertadas de Chikori.

― La estructura corporal de nosotros la ‘raza de Hadas’ es un cuerpo de energía hecho de poder mágico de alta pureza, así que la eficiencia de absorción del poder de nuestro cuerpo es alta. Como comida, somos lo más conveniente, viendo la circunstancia donde el poder mágico es consumido en grandes cantidades en la guerra. La ‘píldora de hadas’ hecha de carne picada de hadas, solo una píldora te puede otorgar una vasta energía al grado que un demonio “Clase General” puede constantemente usar hechicería por tres días y tres noches.

― Qu-que cruel.

Chikori cerró la boca con una expresión pálida.

Ciertamente, era porque se imaginaba la figura de un hada siendo procesada a carne picada mientras seguía viva.

El efecto de la ‘píldora de hadas’ justo ahora era conocido en todo el mundo demoniaco. Causando que los clanes poderosos las buscaran con locura.

― Nosotros, la ‘raza de Hadas’ no queremos luchar.

‘Sin embargo, a los otros demonios no les importó y vinieron a capturarnos.

‘Y entonces, nosotros, la ‘raza de Hadas’ éramos excelente comida… nuestra habilidad de pelea como raza es la más baja entre lo bajo incluso en el mundo demoniaco. Incluso yo, que poseo el poder mágico más fuerte entre nuestra raza, solo tengo la fuerza a un nivel que fui tragada por un solo Kraken… nuestro tamaño también, esos que poseen un tamaño entre un humano promedio son solo aquellos al grado mío, la mayoría de nuestra gente solo tiene el tamaño que puede ser puesto en la palma de un humano.

Si eran atacados, no podrían hacer nada más que ser pisoteados.

En estos pocos años desde que la guerra empezó, incluso las hadas que eran numeradas por casi un billón se redujeron solo al número de 2 millones, Elfiena dijo eso con una expresión angustiada.

―… El mundo demoniaco, se ha convertido en un mundo donde la indefensa ‘raza de Hadas’ ya no puede vivir.

― El-san…

Seguramente la condición actual de las hadas lastimaba su corazón.

Chikori cuya triste expresión se veía como si incluso ahora fuera a llorar se acurrucó a Elfiena y abrazó fuertemente el cuerpo de Elfiena.

Era una acción que era realmente como la amable Chikori.

A pesar de que Sumika no podía tomar una acción tan honesta como Chikori, sintió una emoción que apretaba su corazón por la historia de Elfiena.

Pero esa emoción…

― Es por eso que tomamos una decisión. Vamos a abandonar nuestra tierra natal, el mundo demoniaco y negociar con los humanos…

 

‘… Y que nos dejen vivir en el mundo humano.

 

― ¡Qu…!

Cambió a un escalofrió por las palabras de Elfiena.

― Pero eso…

Después de que Sumika dejara salir una voz así, cerró su boca en pánico por haber hecho eso.

Diciendo que era ‘imposible’, era una palabra que le diría a alguien que no participaría en la negociación.

Pero era muy tarde. Elfiena no era ninguna idiota.

Inmediatamente entendió la palabra que iba a salir de la oración interrumpida de Sumika.

― ¿Es eso, imposible?

―… Lo, lo siento…

― No, está bien. También entiendo lo difícil que es esto. La historia de lo que los demonios que una vez visitaron el mundo humano hicieron, ha circulado así que se…

― Incluso sabiendo eso… ¿vas a confiar en los humanos?

Por otra parte, Elfiena asintió sin vacilar.

― Porque ya no tenemos otra opción. Para poder sobrevivir, no hay nada que podamos hacer excepto lo que podemos. Porque ese… es el deber de los que siguen vivos.

―……

Para poder sobrevivir, necesitaban hacer la única cosa que podían.

Las palabras que dijo Elfiena sacudieron enormemente el corazón de Sumika.

Era exactamente el modo de vida de Sumika…

Porque era justo como lo que creía en frente a la desesperación llamada Typhon, el modo de vida que aquellos que aun vivían deberían seguir.

«…Somos iguales.»

Ya fuera ella o esta chica.

Ya fuera humano o hada.

Para continuar luchando contra la irrazonable desesperación, para poder sobrevivir.

No había diferencia en absoluto.

Es por eso, seguramente humanos y hadas se podían entender entre ellos.

Justo como ahora, donde Sumika entendía a Elfiena.

… Sin embargo,

«Eso, solo si hablamos de individuos…»

Elfiena no entendía.

No, tal vez si entendía, pero estaba viendo esto ingenuamente.

El miedo y odio en la sociedad humana hacia las existencias llamadas demonios que había penetrado hasta sus huesos.

Diferentes de Sumika y Chikori que tuvieron la oportunidad de hablar directamente con Elfiena así, la sociedad humana solo podía comprender a las hadas como nada más que demonios.

Incluso Typhon y Jambure, para los humanos, esos dos no eran nada más que los mismos demonios.

No había manera de que la humanidad aceptara algo así.

El deseo de Elfiena… nunca se realizaría.

Lejos de eso… si Elfiena decía cosas como querer migrar al mundo humano en frente de esas personas del ‘Gobierno Mundial Unido’, seguramente nunca dejarían regresar a Elfiena a casa viva.

Sería asesinada. Cruelmente. Irrazonablemente.

Cuando se imaginó tal cosa, el pecho de Sumika ardió con un sentimiento desagradable.

Y entonces, ese detestable sentimiento, hizo que Sumika decidiera una sola cosa.

―… Elfiena-san. ¿Te importaría si también asisto a la reunión de negociación?

Elfiena estaba haciendo una cara sorprendida por un momento ante esa pregunta, aun así…

― Sí. Eso sería muy tranquilizador si pudieras hacer eso por mí.

Fácilmente consintió la proposición con felicidad.

Seguramente sería tranquilizador para ella tener un humano que pudiera entender a la hada aunque sea un poco asistiendo a la reunión.

Sin embargo… ese deseo no se volvería realidad.

Era imposible cambiar la decisión de la humanidad con solo el respaldo de Sumika.

Porque Sumika entendía eso, le regreso una expresión amarga al fácil consentimiento de Elfiena.

«Por el bien de Elfiena-san… solo hay una cosa que puedo hacer.»

Por el bien de esta chica que enfrentaba lo irrazonable con toda su fuerza, similar a ella misma antes, Sumika se juró que haría lo que pudiera.

 

Parte 4

Treinta minutos después de eso.

La primera negociación diplomática entre humanos y hadas, entre humanos y demonios, fue abierta.

El lugar era la oficina del presidente de la junta de la Academia de Hechicería de Nuevo Tokio.

Con una mesa entre ambos lados, los representantes de los dos grupos se encararon.

La representante de las hadas, no hace falta decirlo, Elfiena que había acabado de cambiar su vestido.

Los representantes de la humanidad eran Kinugasa Yoshinori, Joseph Franklin y Wan Tairon, tres nombres del ‘Gobierno Mundial Unido’.

Detrás de esos tres, el ‘Usuario del Dios Maligno’ Kamishiro Homura estaba de pie con sus brazos cruzados. Similarmente, detrás de Elfiena estaban los miembros del 101° pelotón que, al igual que Homura, sabían de la llegada de la reina de las hadas a la tierra, Hoshikawa Sumika e Ichinotani Chikori. Y entonces, a la izquierda y derecha de la única entrada a la habitación estaban Onjouji Kai y Onjouji Shiori con sus espaldas pegadas a la pared como guardias de la puerta. Los representantes de ambos grupos estaban mirándose el uno al otro sin palabras.

La atmósfera era extremadamente tensa.

No se podía evitar. Esta era la primera vez para todos.

Como estaba, este momento posiblemente podría ser el momento crucial de la historia humana.

En ese momento,

― Para que Japón compartiera tiempo durante tales tiempos ocupados, les agradezco profundamente a todos por eso.

Sabiendo que era su rol romper el hielo como la que deseaba esta conferencia, Elfiena primero expresó su gratitud.

― Mi nombre es Elfiena. La persona en la posición que gobernaba la raza llamada ‘raza de Hadas’ en el mundo demoniaco.

Ella expuso su posición.

El que respondió a esto fue Kinugasa que estaba sentado en medio de los tres representantes humanos.

― Gracias por tu saludo cortés, Elfiena-san. Yo soy Kinugasa Yoshinori, al que le fue confiada la administración de este país llamado Japón.

‘Estos dos a mi lado son similares a mí, las personas a cargo de dos países humanos que existen en la tierra, Estados Unidos de América y la Unión de la Republica China, Joseph Franklin y Wan Tairon.

‘Y el que está detrás de mí, es el mayor poder de combate de nosotros los humanos, el ‘Usuario del Dios Maligno’ Kamishiro Homura.

Con un comportamiento diplomático, Kinugasa terminó las presentaciones de los reunidos aquí.

Pero, los ojos de Elfiena se abrieron por completo por las últimas palabras de Kinugasa.

― Vaya. ¿Así que dices que el que me ayudó amablemente antes, es ese ‘Usuario del Dios Maligno’?

― ¿Nn? Que inesperado. ¿Sabes acerca de mí?

― Por supuesto que sé. El héroe de la humanidad que controla al ‘dios maligno’ y removió a los valerosos guerreros de los demonios, Typhon y Jambure. La fama del ‘Usuario del Dios Maligno’ es bien conocida incluso en el mundo demoniaco. Sin embargo… nunca pensé que tal persona seria un joven caballero como tú, me sorprendió un poco.

«… Héroe de la humanidad, huh.»

Por alguna razón parecía que el grado de su poder también había circulado en el mundo demoniaco, pero Homura percibió que Elfiena no tenía información más concreta acerca de su apariencia o la complejidad de la distorsionada relación de Homura con la humanidad.

Bueno, pensar en eso era algo trivial en este lugar.

― ‘Usuario del Dios Maligno’-sama. En esa ocasión me salvó del peligro, muchas gracias.

― No necesitas agradecer. Salvarte fue mayoritariamente por casualidad.

Y entonces, cuando Elfiena y Homura estaban intercambiando saludos así…

― ¡Gahaha…!

Tairon rio sonoramente con su ronca garganta que era ofensiva a los oídos.

― Que hay con eso ‘Usuario del Dios Maligno’. Así que tu bastardo eres famoso en el mundo demoniaco huh. No es eso genial. Puedes simplemente vivir de ese lado. Eso es lo que se ajusta a ti bastardo.

― Haha. No es esa una maravillosa propuesta de gran ingenio de parte tuya. Porque no lo consideras seriamente, Homura-kun.

Escuchando las palabras de Tairon, Joseph también estaba de acuerdo con eso mientras hacia una sonrisa sarcástica en las comisuras de su boca.

―…

Pero Homura ni siquiera miró a los ojos de los dos.

El lado de su cara decía que era estúpido escucharlos.

― Ustedes dos. Por favor dejen el buscar pelea con él para después. La conversación no avanzará así.

En lugar de Homura que había decidido ignorarlos, al final fue Kinugasa quien les advirtió.

Es cuanto a eso, Joseph dijo ‘Perdón por eso’ y encogió sus hombros provocativamente antes de retirarse.

… Pero Tairon era diferente.

― ¡Keh!

Junto a una voz chirriante, *¡GAN-!* golpeó la mesa de recepción con toda su fuerza usando el tacón de su blanca bota esmaltada.

― ¡…!

Los hombros de Elfiena saltaron por la sorpresa del acto barbárico y sus alas temblaron.

Tairon observó a Elfiena con ojos filosos inyectados en sangre que estaba así de asustada.

― Donde está la necesidad de hablar con un demonio como tu compañero de charla. No hay siquiera necesidad de presentarse cortésmente. Todo quedara arreglado si solo arrancó la cabeza de esta perra justo ahora. E incluso así, ustedes bastardos y ese viejo de Innocentius solo siguen parloteando, tratar de escuchar su historia o lo que sea, ¿no es eso demasiado lento? No vamos a responder a lo que sea que este demonio intente negociar de todas formas. Entonces lo que vamos a hacer no cambiara. Solo es cuestión de hacerlo tarde o temprano.

― Secretario General Wan. Por favor baje su bota de la mesa. Es un acto totalmente falto de dignidad.

Joseph presentó un consejo sincero mientras observaba sorprendido la actitud sin reservas de Tairon, pero…

― Ser considerado indigno por alimañas como demonios, eso es demasiado humillante para un humano.

Como era de esperar, no trató de ocultar su hostilidad hacia los demonios.

Bueno, después de todo estos dos eran los representantes de la humanidad que había sido completamente lastimada por los demonios desde la “Noche Walpurgis” hasta ahora.

Era inevitable para ellos entrar en contacto con buena voluntad con un demonio, pero.

… Como se esperaba, era realmente infantil de parte de ellos dejar salir francamente sus emociones hasta este punto.

A pesar de que esta reunión había sido arreglada después de un gran problema, pero solo recibir rechazos así no resultaría en nada productivo.

Es por eso que Kinugasa estaba.

― Elfiena-san.

― S-sí…

― Le ruego disculpe el comportamiento falto de decoro de mis compatriotas. Después de todo, hasta ahora, los humanos y los demonios eran enemigos jurados. Nunca ha habido algo como un demonio deseando un dialogo pacifico, así que solo están juzgando basados en su posición como humanos con una posición de responsabilidad en base a qué tipo de conducta necesitan tener en cuanto a ti. Por favor perdona su comportamiento de alguna manera.

Diciendo que se disculpaba por la descortesía de los dos.

Pero incluso mientras se disculpaba cortésmente, al mismo tiempo Kinugasa estaba claramente aludiendo a la postura de la humanidad y la animosidad que tenían contra los seres llamados demonios, la manera de Kinugasa de tomar distancia era ingeniosa.

―… Sí. Lo entiendo. Después de todo, también sé claramente lo que los demonios que cruzaron del mundo demoniaco al mundo humano hasta ahora les han hecho a todos ustedes. Es natural para ustedes sentir odio hacia los residentes del mundo demoniaco.

Elfiena también mostró entendimiento hacia las palabras de Kinugasa que estaba midiendo su distancia.

Pero sobre eso,

― Y entonces, es exactamente ese odio que creo es la emoción que nos puede conectar a nosotros la ‘raza de Hadas’ y la ‘Humanidad’.

Elfiena cerro la distancia diciendo eso.

― ¿Qué quieres decir con eso?

― Porque nosotros la ‘raza de Hadas’ también, hemos tenido nuestras residencias quemadas por los demonios cuyos ojos estaban cegados por el deseo de gobernar, echados de nuestra tierra natal, nuestros hermanos asesinados, son ‘invasores’ que odiamos.

Y entonces Elfiena habló.

Acerca de la situación actual del mundo demoniaco que le había contado a Sumika y Chikori dentro del baño público justo ahora.

― Hace varios años, un poderoso demonio con una fuerte influencia en todo el mundo demoniaco murió.

‘Y entonces, siguiendo ese evento, los clanes poderosos en cada lugar comenzaron una lucha por la hegemonía donde lavaban sangre con sangre.

‘Con Jambure, que apareció en este lado el otro día y Typhon como el inicio, muchos demonios fueron derrotados en esta lucha por hegemonía e incapaces de quedarse en el mundo demoniaco por más tiempo y así, buscaron una nueva tierra en el mundo humano e invadieron este mundo.

―… Así que la razón del incremento en la frecuencia de la aparición de demonios desde hace unos años es por algo así.

― En serio, que molesto. No importa que, los demonios no serán más que un daño para los humanos.

Joseph que ahora entendía la razón del incremento en la aparición de demonios en años recientes dejó salir un largo suspiro por estar harto.

Pero en cuanto a eso…

― Pero, a pesar de que todos somos demonios, no podemos ser agrupados juntos.

Elfiena puso una negación a ese comentario.

― Razas que no están interesadas en la guerra o en territorio como la ‘raza de Hada’ también existen.

‘Para nosotros también, demonios como Typhon y Jambure que pisotean otras personas bajo sus pies solo por el bien de su avaricia también son enemigos.

‘… Pero, aunque es desafortunado, la ‘raza de Hadas’ no es una raza que sea fuerte en batalla.

Los tamaños de la mayoría de las hadas no son nada más grande que el tamaño al grado de que pueden ser puestos en la palma de un humano. Incluso yo, quien tiene el poder mágico más fuerte entre nuestra raza, tengo un tamaño que a lo mejor es el mismo que el de un humano. Enfrentar un oponente como el gigantesco ‘Rey Demonio’ cuyo tamaño completamente cubre y esconde el mismo cielo, no hay nada que podamos hacer… No hay otra opción disponible para nosotros la ‘raza de Hadas’ más que ser pisoteados. Por esa razón, queremos formar un sistema de cooperación con la humanidad, que está en la misma posición que nosotros.

― Y aquí es donde viene la alianza, ¿cierto?

Elfiena asintió hacia las palabras de Kinugasa.

― Sí. Diciéndolo más concretamente… nosotros, la ‘raza de Hadas’ queremos ser aceptados como compatriotas de la humanidad.

Estaba diciendo que deseaba que ellos, la ‘raza de Hadas’, vivieran junto a los demonios en el mundo humano.

Pero en cuanto a eso, los tres hombres del ‘Gobierno Mundial Unido’ que estaban sentados frente a Elfiena abrieron los ojos completamente.

― Lo confirmare de nuevo pero… dijiste ‘aceptar’, en otras palabras, ¿quieren migrar al mundo humano?

― Sí.

De esa afirmación, las expresiones de los tres claramente mostraban agitación.

Eso era natural.

Aunque ya habían sido sorprendidos por un demonio trayendo una propuesta para una alianza, pero ir tan lejos como para desear ‘coexistencia’ era solo…

Era una charla que no podía ser aceptada.

― Oi, oi, oi, oi. No me vengas con mierdas perra. Hablando cuando quieras mientras estoy callado. Preguntando para que los demonios sean bienvenidos a la tierra, no hay manera de que algo así sea posible… Además, ¡¿qué merito hay para nosotros los humanos al hacer algo así?!

Había más o menos un problema en su elección de palabas, pero la pregunta de Tairon llenaba las mentes de todos los presentes en este lugar.

Es por eso que ambos Joseph y Kinugasa no advirtieron a Tairon y esperaron por la respuesta de Elfiena.

Y entonces seguramente el lado de las hadas había asumido que esta pregunta sería arrojada a ellos desde el lado de la humanidad. Una respuesta llego sin vacilar.

― Desde luego no estábamos pensando obtener ese favor sin ninguna clase de compensación. La ‘raza de Hadas’ pretende ofrecer ‘cooperación en producción’ y ‘cooperación militar’ como compensación para la humanidad.

―… Hoo.

Los beneficios para la humanidad de la alianza que Elfiena había sugerido.

Escuchando eso, Homura dejó salir una voz llena de admiración que no pudo ser escuchada por nadie.

«Ella fue imprudente acerca de la relación entre la humanidad y yo, pero… parece que investigó apropiadamente cualquier información benéfica para su negociación con el ‘Gobierno Mundial Unido’, antes de venir aquí.»

Eso era porque los dos puntos que Elfiena presentó eran los puntos débiles que la humanidad actualmente tenía.

Como se esperaba, Joseph inmediatamente mordió el anzuelo.

―… ‘Cooperación en producción’ y ‘cooperación militar’, ¿cierto? Que interesante.

‘Ambos son asuntos con los que la humanidad se siente inquieta, incluso ahora.

‘Solo los humanos que pueden manejar poder mágico pueden convertirse en magos que son capaces de oponerse a los demonios.

‘Aparte de eso, el ataque de los demonios que continúa cada día, ese número es crónicamente insuficiente.

‘Y entonces, por la falta de magos, somos incapaces de expandir las ‘esferas de vida’, por eso somos incapaces de realizar agricultura a gran escala así que las circunstancias de nuestro suministro de comida siempre son presionados.

‘Esta espiral negativa tal vez sea posible de resolver, ¿es eso lo que estás diciendo?

― Sí. Exactamente como usted dijo.

― Interesante. Déjame escuchar tu historia.

Joseph mostró una actitud de escucha hacia las palabras de Elfiena por primera vez desde que la conversación inicio.

A pesar de que no dijo nada, Wan Tairon también agudizo los oídos.

Hacia esos dos, Elfiena explicó el mérito de la alianza que el lado de las hadas propuso para el lado de la humanidad.

― Primero, en cuanto a la ‘cooperación en producción’, en primer lugar, nosotros, la ‘raza de Hadas’, somos existencias que son realmente cercanas a ser espíritus naturales, viviendo dentro de la naturaleza como árboles y flores, suelo o agua. Y entonces, en cambio por proveernos con vivienda en la ‘naturaleza’, prometemos cosechas abundantes de plantas, fertilidad en la tierra y pureza en el agua.

‘En otras palabras, con nosotros la ‘raza de Hadas’ residiendo en la tierra, la cosecha se volverá abundante a tal grado y la tierra será capaz de producir cultivos con un valor nutricional extremadamente alto en grandes cantidades.

― En resumen, se volverá posible producir comida usando menos tierra y tiempo, ¿es eso lo que estás diciendo?

― Sí. Tengo confianza que nuestro poder que fertiliza cualquier tipo de tierra y crece abundantes tipos de cultivos, será de ayuda para ustedes los humanos.

― Ya veo, ciertamente es valioso y vale la pena. Entiendo acerca de la ‘cooperación de producción’ ahora… Entonces, lo siguiente, ¿me pregunto qué tipo de ‘cooperación militar’ pueden ofrecer? Es descotes pero escuchando la charla de hace un rato, no creo que ustedes la ‘raza de Hadas’ sean generalmente útiles en combate.

Elfiena asintió honestamente hacia las palabras de Joseph sin ocultar nada.

― Es exactamente como dice. No estamos especializados en batalla. Eso es exactamente por lo que fuimos expulsados del mundo demoniaco. Porque el cuerpo de un hada es realmente pequeño, tenemos desventaja en batalla no importar que… Sin embargo, hasta el final eso es solo si es la misma hada la que lucha.

― ¿Lo que dices es…?

― Justo como dije antes, somos existencias que viven dentro de materia de naturaleza como cuerpos espirituales.

‘En otras palabras… similar a vivir dentro de una planta, también podemos vivir dentro de un arma.

‘Y si residimos dentro de un arma, el arma no será solo un pedazo de hierro, se convertirá en una espada mágica o una lanza mágica imbuida con poder mágico que le hace posible lastimar a los demonios.

― Así que estás hablando de “Encantar (Dotación de Poder Mágico)”…

De repente, Tairon se levantó de su silla mientras elevaba una alta voz.

La expresión disgustada de su cara había desaparecido en algún sitio, ahora estaba realmente emocionado.

La razón era porque “Encantar” era una técnica de ensueño para la humanidad.

Se había dicho antes, pero el poder de la humanidad era constantemente insuficiente.

La razón era principalmente a causa del devastador daño de la “Noche de Walpurgis”, pero… la razón fundamental era en hecho de que la mayoría de la humanidad no podía controlar el poder mágico.

Aquellos que podían oponerse a los demonios estaban limitados a una extremadamente pequeña parte de la humanidad que podía controlar el poder mágico.

Por eso, el poder de batalla de la humanidad siempre fue presionado por más.

Pero, una técnica que hacía que poder mágico residiera dentro de un arma… si estaba este “Encantar”, esa premisa se podía anular.

Incluso humanos que no tenían poder mágico, si hicieran uso de un arma que estaba encantada con poder mágico, serían capaces de luchar equitativamente contra los demonios que no podían ser heridos excepto por poder mágico. En resumen, humanos que hasta ahora no podían ser contados como fuerzas de combate, podrían ser usados como combatientes a partir de entonces.

Es por eso que durante este siglo, toda la humanidad se había esforzado en la búsqueda de ‘Encantar’ hasta ahora, pero… esa técnica aún no había podido ser establecida.

A pesar de que la humanidad  había investigado hasta el punto donde podía crear “Maquinas de Hechicería” que ayudaban operaciones hechiceras de los magos usando conductos eléctricos, la manera de hacer que el poder mágico que no tenía sustancia permaneciera dentro de materiales substanciales por largos periodos de tiempo todavía no podía ser establecida.

Pero, Elfiena dijo.

Que ellos, las hadas, podían hacerlo.

Que poseían los métodos de resolver el difícil problema que la humanidad había encontrado.

― Actualmente los restos de la ‘raza de Hadas’ son 2 millones de hadas. Incluso si generosamente llenamos un arma con 10 hadas cada una, será posible incrementar la mano de obra de la humanidad por doscientos mil como máximo.

― ¿Me pregunto si esta arma encantada puede hacer hechizos en lugar del que la usa?

― Por supuesto que es posible. Es correcto. Creo que cualquier hada puede usar hechicería sin problemas hasta el ‘tercer grado’ en estándares humanos.

―… Eso, es asombroso. No solo un mero encantamiento. Eso llega al nivel de un Dispositivo de Inteligencia (Armamento Autónomo de Hechicería). Además, incluso entre los humanos hay muchos magos que no pueden usar hechicería del ‘tercer grado’ a causa de su dificultad. Desde el punto de vista de la humanidad, este aumento de poder de combate… tiene un mérito realmente alto.

―… Gahaha, entonces está decidido.

Era un término que le haría la boca agua a la humanidad.

Joseph y Tairon mostraron una reacción positiva que no habían mostrado hasta ahora por esa compensación de la alianza que Elfiena presentó que estaba más allá de sus imaginaciones.

Así, ¿la conversación no iría bien con este desarrollo?

Tal matiz de esperanza nació dentro del corazón de Elfiena.

Pero.

 

― ¡Bien! ¡Capturemos a esta perra viva justo ahora y diseccionémosla completamente!

 

… Tal pensamiento era demasiado ingenuo.

― ¿Eh…?

― Buena idea. Terminemos rápidamente los arreglos para el laboratorio y los investigadores. Si solo entendiéramos el mecanismo del Encantamiento de las hadas, no necesitaríamos nada de este inmundo demonio.

― ¡Así es como es! ¡Oi ustedes magos de ahí, capturen a este demonio ahora…!

― ¡…!

Elfiena estaba estupefacta por escuchar las palabras que Joseph y Tairon escupieron mientras usaban sonrisas amigables.

Pero los dos lo decían en serio.

Joseph era la cabeza de los Estados Unidos de América… el gran país que una vez gobernó llamándose a sí mismo la justicia del mundo.

Desde el inicio no era un humano de un país que se comprometería con el enemigo.

Después de todo, desde la fundación de su país, eran una nación que eliminaba todos los obstáculos que se ponían en su camino.

Y similar a ellos, Tairon también era un hombre que limpió su camino con su propia fuerza durante toda su vida.

Ni siquiera respondía bien cuando hablaba con sus compañeros humanos, era un político que aplastaba ideologías y forzaba a aquellos que se le oponían con toda su fuerza.

En primer lugar, no era alguien con el que se pudiera negociar.

Alejando a Kinugasa que trataba de detenerlos en pánico, Tairon desplegó su propia ‘Arma’ que era una gran alabarda. Se acercó a Elfiena así.

Pero en contra del barbarismo de Tairon,

― ¡Wha…! ¡Yo, no debes hacer eso sabes!

Chikori saltó sobre el sofá y se puso en frente de Elfiena bloqueando el camino de Tairon.

Viendo este acto de Chikori, los ojos de Tairon brillaron como si fuera una bestia salvaje que se volvía más seria.

― ¿Haaa? ¿Qué sucede contigo mocosa? Bastarda, ¿estas planeando volverte aliada de los demonios a pesar de que eres una maga?

― N-no pienso hacer algo así, pero…

― ¡Entonces porque no actúas como te ordeno, huh, basura! ¡Quién demonios te cree que soy! ¡Soy el secretario general de la gran Unión de la Republica China, uno de los magos de rango S que protegen a la humanidad, el gran Wan Tairon-sama! ¡Incompetentes subordinados bastardos como tú solo necesitan seguir mis decisiones…!

Tairon abrió su boca sonoramente que incluso saliva salió disparada con su áspera voz.

La mayoría de las personas se acobardarían solo por la aterradora apariencia de Tairon.

Sin embargo, Chikori no se echó atrás.

Su cara empalideció y sus ojos proyectaban temor, aun así

― No, no hay manera…

Porque esta pequeña chica, poseía una gentil valentía.

Y entonces como para respaldar a tal chica,

― Entonces tal vez deberías enfrentar a un mismo mago de rango S como tú.

Sumika llegó al lado de Chikori y le declaro eso a Tairon mientras lo miraba a los ojos.

El mismo mago de rango S.

Con la entrada de un oponente que sería difícil de dominar con solo su violencia, Tairon apretó sus dientes en desprecio.

― ¿Qué dijiste?

― Estoy diciendo que no puedo aprobar una decisión tan salvaje. Incluso sé que lo que esta tras de mi es un demonio, pero capturar a una persona que visitó como emisario y asesinarlo no es algo que una persona civilizada haría. Secretario general Wan. ¿No tiene esta cosa llamada dignidad?

― Ya lo dijiste <Bala Siniestra>. ¿Entonces qué? ¿Estás diciendo que aceptemos al hada? ¿Qué pueden vivir en esta tierra? ¡¿Piensas que algo así puede ser HECHO…?!

Sumika negó con la cabeza esa pregunta.

―… No. Eso es imposible. Nosotros los humanos hemos tenido a muchos de nuestros hermanos asesinados por los demonios. Después de todo, incluso yo a veces veo la “Noche de Walpurgis” en mis sueños… al final, mientras nuestra generación que experimento esa noche siga viva, la armonía entre humanos y hadas es seguramente imposible.

Incluso a pesar de que dentro de su corazón sentía lastima por Elfiena por decir esto, pero ese era el punto de vista de Sumika.

― Pero, capturar a la sumisa Elfiena-san, luego tratándola como un conejillo de indias… tal comportamiento donde no puedo diferenciar cual lado es realmente el demonio, no hay manera de que como humana lo puede aprobar.

― ¡…!

Usando palabras fuertes, Sumika rechazó el método de Tairon y Joseph.

En primer lugar, esta era la razón por la cual asistió a la reunión.

En esta negociación, no importa que tan atractivos fueran los términos presentados por Elfiena, no había manera de que el lado de la humanidad aceptara las demandas, Sumika entendía eso.

El abismo que existía entre humanos y demonios era así de profundo.

Y entonces en ese caso, seguramente el ‘Gobierno Mundial Unido’ no dejaría vivir a Elfiena.

Indudablemente tratarían de lastimar a Elfiena.

Bueno, tal desarrollo era natural en cierta medida.

Después de todo, humanos y demonios eran enemigos jurados.

Incluso Sumika, si fuera antes de que conociera a Elfiena, tal vez no hubiera detenido la acción de Tairon.

Pero… Sumika ya la había conocido.

Elfiena, quien por el bien de sus camaradas estaba luchando desesperadamente contra la irrazonable realidad.

Y entonces Sumika supo.

La cara sonriente de Elfiena que no tenía diferencia alguna con los humanos.

Sumika ya no era capaz de tachar a todos los demonios como uno y considerarlos malignos.

Es por eso que Sumika asistió a la reunión.

Por el bien de proteger a Elfiena.

Para dejarla volver a casa al mundo demoniaco a salvo.

«Por el bien…»

― Primer Ministro Kinugasa. Elfiena-san. Tengo una propuesta.

Sumika habló a esos dos.

― Este encuentro entre la humanidad y las hadas, ¿pueden pretender como si nunca hubiera ocurrido?

 

Parte 5

― Tratarlo como si nunca hubiera ocurrido, ¿qué quieres decir con eso, Sumika-san?

Elfiena preguntó las verdaderas intenciones de Sumika con confusión.

Por otra parte, Sumika respondió con una expresión fuerte y habló con un tono lento.

― Es exactamente como dije… Creo que Elfiena-san ya entendió, pero desafortunadamente la humanidad no aceptará a las hadas que son demonios. El temor esculpido en la humanidad contra los demonios es demasiado profundo. Creo que Elfiena-san, quien sabe acerca de la barbaridad de Jambure y Typhon, puede imaginar cuanto es ese temor.

―…

― Incluso si puedes ganar temporalmente una alianza en esta negociación, la humanidad no tolerará la existencia de los demonios.

‘No hay duda que primero habrá un levantamiento que tratará de eliminar a las hadas con violencia.

‘… Es una conversación imposible en primer lugar, algo como una alianza entre demonios y humanos.

‘La humanidad nunca tolerará la  existencia de demonios que piensan en migrar a la tierra por cualquier medio.

‘Pero, si es justo ahora no es muy tarde, los humanos que saben de la existencia de Elfiena-san son solo los que están aquí.

‘Es por eso que si solo olvidamos todo, este encuentro puede ser tratado como si nunca hubiera ocurrido.

‘Elfiena-san puede regresar a casa a salvo al mundo demoniaco. ¿No es eso… el compromiso más beneficioso para ambos, la humanidad y las hadas, desde este punto de vista?

… El pensamiento de Sumika era correcto.

Incluso si, con solo argumentos, Elfiena podía convencer a los tres representantes del ‘Gobierno Mundial Unido’ aquí, los humanos cuyos padres, hijos, amantes, habían sido asesinados durante la “Noche de Walpurgis” estaban en todo el mundo en grandes cantidades.

Ellos, el público general no toleraría la existencia de Elfiena y las hadas.

… Se convertiría en un evento trágico sin falta.

Tal desenlace era claramente visible.

Eso fue lo que Sumika pensó.

El mejor resultado de venir a este lugar. El método por el cual ningún daño seria hecho a Elfiena.

Ese método, no era más que hacer que este encuentro entre humanos y hadas nunca existiera en primer lugar.

Pero, naturalmente Joseph y Tairon rompieron esto.

― ¡N-no me vengas con mierdas! ¡¿Dejarás que un demonio se escape bajo tu nariz?!

― ¡Me opongo firmemente! ¡Dejar escapar una pista de ‘Encantar’ de nuestras manos, eso es estúpido! ¡A pesar de que esta chica tiene la apariencia de un humano de un vistazo, pero es un demonio, un monstruo! ¡No hay humano que se queje de tratarla con violencia, incluso nos alabarán por eso!

Era la reacción obvia.

‘Encantar’ era una técnica que podría controlar el destino de la humanidad.

Dejar ir la única oportunidad de resolver este problema con sus propias manos era absurdo.

Era impensable para estos dos, que tomaron una postura más cercana al lado de la humanidad, simplemente dejar ir a Elfiena. Sin embargo…

―… Estoy de acurdo con la idea de Hoshikawa-san.

Había una sola persona entre el ‘Gobierno Mundial Unido’ que estaba conforme con la idea de Sumika, era Kinugasa.

― ¡Kinugasa, bastardo…!

― ¡Estás diciendo que estás traicionando a la humanidad!

― No tengo tal intensión… Incluso en el caso que el otro grupo sea un demonio, pero capturar un emisario sumiso y diseccionarlo, no importa quien perdone tal acción, yo no me perdonaré a mí mismo. Si hago tal cosa, la muerte de la chica se convertirá en una memoria amarga que me atormentará por siempre. Tener pesadillas todas las noches, eso es algo que quiero evitar.

Kinugasa calmadamente, pero firmemente declaró con una voz llena de resolución.

No había mentiras en esas palabras.

No había mentiras pero… apoyaba la idea de Sumika en primer lugar no solo por la bella excusa que había dicho.

Si Elfiena era capturada y la técnica de ‘Encantar’ era establecida en el futuro, el poder nacional de los ‘Cinco Grandes Líderes’, que ya era grande para empezar, dejaría atrás a los otros países, incluyendo Japón, más y más.

Si eso pasaba, entonces la obstrucción del ‘Plan de un Año’ se volvería extremadamente difícil.

Era una decisión de incluir también ese cálculo.

Pero no importa qué tipo de pensamiento tenía en su corazón, un apoyo era aún un apoyo.

Para que la opinión de la gente del ‘Gobierno Mundial Unido’ se dividiera, era un apoyo que Sumika realmente agradecía.

Lo que faltaba era…

― Homura-san, ¿qué opinas?

Si podía hacer que Homura fuera su aliado aquí, entonces serían capaces de superar esta situación.

Que esto sucediera podía ser considerado un problema en el futuro, pero si podían superar esto y regresar a Elfiena a casa al mundo demoniaco rápidamente, como mínimo su vida sería salvada.

«Está bien en pensar que podría suceder en el futuro más tarde.»

De todas formas, si no podían superar este lugar, no serían capaces de salvar a Elfiena.

Es por eso, que Sumika miró directo a los ojos de Homura que estaba de pie detrás de Kinugasa y preguntó.

Seguramente, sí era Homura que era más amable que cualquier otro, creía que no participaría en el plan de Tairon y Joseph para capturar a Elfiena y diseccionarla.

Sin embargo…

―… Eso no es bueno.

Su expectativa fue traicionada.

 

Parte 6

― Qu…

― ¡¿Ma-Maestro?!

Esta respuesta de Homura hizo no solo a Sumika, sino también a Chikori que estaba a la par de ella, elevar una voz que sonaba como un grito.

Las chicas no imaginaron esto.

Para ese gentil Homura oponerse a su propuesta.

― Entonces Homura-san, ¡¿Estás diciendo que está bien dejar que Elfiena sea capturada y diseccionada?!

Sumika lanzó su pregunta a Homura con una voz temblorosa que no escondía su agitación.

Pero en contraste con Sumika que estaba agitada, Homura respondió con expresión que estaba completamente calmada.

― No estoy diciendo eso.

Por supuesto, Homura notó el motivo de Sumika que intentaba regresar a Elfiena al mundo demoniaco a salvo.

Para luchar tan desesperadamente por el bien del demonio que supuestamente era su enemigo, tal cosa era como esta chica que se preocupaba por el que era el ‘Usuario del Dios Maligno’ que era odiado por el mundo, Homura sintió admiración.

Pero al mismo tiempo, Homura también entendió que su pensamiento era solo un sueño.

Por esa razón,

― Pero Sumika, tu idea no va a pasar. Después de todo, Elfiena no piensa retractarse de esto.

― Eh…

Siendo señalado eso por Homura, Sumika volvió sus ojos de nuevo a Elfiena… y lo notó.

Que Elfiena la miraba con una mirada amenazadora.

Como si, cierto, era como si,

… Como si Elfiena estuviera enojada diciendo ‘No digas cosas innecesarias’ a Sumika con su mirada.

Y entonces para probar esa premonición,

― Sumika-san. Mis disculpas pero, no puedo aceptar la propuesta de Sumika-san.

Elfiena dijo una oración decisiva.

― Aun no me rindo en formar una alianza con la humanidad todavía.

― ¡E-eso…! ¡Elfiena-san! ¡¿Aun no lo entiendes?! ¡No importa que tan atractiva sea tu propuesta, no hay sitio en la mente de la humanidad para aceptar a los demonios…! ¡Incluso si persistentemente te esfuerzas aquí, solo morirás como un perro en el futuro!

Solo había ruina esperando al final de la decisión de Elfiena.

Sumika sabía eso, así que trató de persuadirla con toda su fuerza.

Sin embargo…

― No. No es imposible.

Elfiena lo declaró así.

Con cierta confianza… con una expresión que hacía que sitieras el mismo tipo de determinación.

¿De dónde obtenía esa clase de confianza?

Elfiena respondió a la confusa Sumika.

― Porque, aun tengo un recurso que los puede persuadir a todos ustedes, humanos.

― ¿Qué dijiste?

Tairon estrechó sus ojos por esas palabras de Elfiena.

Estaba esta chica bromeando, Tairon estaba tratando de cerciorarse de eso.

Pero, la expresión y el tono de Elfiena, no había falsedad en ellos.

La chica si tenía algo así.

Un material que era incluso más benéfico para esta negociación.

―… A decir verdad, no quería tener esta clase de negociación. Este es un tema que pensaba tratar después de que la alianza fuera formada. Pero la animosidad de la humanidad está arraigada profundamente, así que no se puede evitar.

― ¿Qué haces dándote aires? ¡Habla rápido!

Contra ese apresuramiento de Tairon, hasta el final Elfiena siguió a su ritmo.

Y entonces, después de tomar una respiración profunda… sacó su último as para esta negociación.

―… Creo que antes hable acerca de la situación del mundo demoniaco antes de esto.

‘Que actualmente, el mundo demoniaco está en un estado de guerra debido a poderosos clanes.

‘Sin embargo, esta información es un poco obsoleta.

‘La situación de guerra ha avanzado, muchos clanes poderosos fueron eliminados y absorbidos por el vencedor, tal proceso se ha repetido muchas veces hasta ahora, donde hay cuatro grandes fuerzas moviendo la situación de guerra a una de situación de exterminación.

‘Estas cuatro grandes fuerzas son cada una un robusto ejército liderado por los mejores reyes demonio del mundo demoniaco, donde la batalla estaba estancada por un largo periodo… Sin embargo, el otro día, finalmente, una de las cuatro grandes fuerzas desertó de la batalla por hegemonía.

― Es por eso, ¿qué tiene que ver eso con nada, huh? No es nuestro problema lo que pase en el mundo demoniaco.

― ¿Puedes decir eso, incluso después de escuchar que esta fuerte ejército del mundo demoniaco que desertó de la guerra está apuntando hacia el mundo humano justo como Jambure y Typhon?

― ¡¿Qu… QUÉ?!

Siendo dicha de repente esa situación, la expresión de los tres presentes, excepto Homura, se estremeció.

― ¡¿Estás diciendo, que “Clases Rey Demonio” atacarán de nuevo?! ¡¿A pesar de que Jambure atacó justo el otro día?!

La atmósfera se volvió fríamente tensa.

Dentro de esa tensa atmosfera, Elfiena acarició sus largas orejas y desprendió la gema que estaba pegada al arete en su oreja.

Y entonces, puso esa gema sobre la mesa y la llenó de poder mágico.

Luego, sobre la mesa… un holograma tridimensional fue proyectado de la gema.

― ¡Es, esto es…!

― Esta es la imagen que filmé en la frontera dimensional antes de venir al mundo humano.

Lo que era proyectado en la imagen filmada era una yermo donde no había nada de hierba creciendo.

Allí, un ejército de demonios se estaba alineando en un tamaño al grado que cubría por completo el horizonte.

En la escena, sin mencionar a los ‘Clase Soldado’ y ‘Clase Caballero’, demonios ‘Clase General’, empezando por varios Baphomet, estaban tomando posiciones con tres grandes humanoides en el centro.

― ¿Qué es, este número…?

Chikori habló temblando con la cara pálida.

Pero era natural.

Incluso el ejército que Jambure guio anteriormente era suficiente para llevar a la humanidad a la desesperación.

A pesar de eso, lo que se proyectaba justo ahora era un ejército que podía ser posiblemente varios miles de veces más que eso.

Lo entendieron con una mirada.

La fuerza del enemigo superaba por mucho la capacidad de la humanidad para lidiar con ello.

Pero… la amenaza no era solo este ejército.

― Son uno de las cuatro grandes fuerzas, el ‘Ejército Gigante’. Estos restos numerados en un millón son liderados por tres ‘Rey Demonio’ que son ‘Gyges’, ‘Kottos’ y ‘Aegaeon’, un gran ejército de los mejores del mundo demoniaco.

― ¡¿Di-dijiste tres reyes demonio…!?

Correcto. En el centro del ejército, había tres demonios humanoides con una complexión robusta tan grandes que sus cabezas atravesaban las nubes.

Cada uno tenía un tamaño que rivalizaba con Jambure y Typhon…

No, era porque eran demonios ‘Clase Rey Demonio’ que poseían un poder que excedía por mucho el de los otros dos.

― ¡¿Es, es cierto que esos sujetos están tratando de llegar al mundo humano?!

― Sí. El lugar donde actualmente están desplegando sus tropas es un lugar llamado ‘Campo del Intersticio’ en el mundo demoniaco. Es un lugar que es como la entrada al mundo humano. Usando hechicería de teletransporte dimensional en ese lugar, los demonios podemos conectar al mundo humano. Diciéndolo en reversa, no hay razón para que ellos vayan a ese sitio más que para venir al mundo humano… Más que todo, porque el ‘Ejército Gigante’ es una gran familia, les tomará tiempo invocar la hechicería de teletransportación. Pero es solo cuestión de tiempo, no hay cambio en la realidad de que van a aparecer en el mundo humano. Calculando en las medidas de este lado… después de 72 horas en tiempo de la tierra, supongo que se manifestarán todos al mismo tiempo en el continente Australiano de la tierra.

Elfiena respondió indiferentemente la pregunta de Joseph que preguntaba con un rostro pálido.

La vista frente a sus ojos era la realidad.

Podrían aparecer en la tierra en unos días.

Y entonces…

― Y entonces, si el ‘Ejército Gigante’ se manifiesta en la tierra, la raza humana de seguro perecerá esta vez.

Eran solo hechos.

― De verdad lo dijiste huh. Así que incluso yo no puedo ganar contra ellos.

Elfiena asintió sin vacilar ante las palabras de Homura.

― Sí. Estoy informada de que el ‘Usuario del Dios Maligno’-sama posee un poder abrumador incluso contra Typhon y Jambure, pero aun así no puedes ganar. Ellos que no eran nada más que la cabeza de una pequeña fuerza a pesar de que eran los mismos ‘Rey Demonio’, comparados a la fuerza de ‘Gyges’, ‘Kottos’ y ‘Aegaeon’… ellos los “Hecatónquiros[2]” que es una de las cuatro grandes fuerzas que dividieron el mundo demoniaco en cuatro, la dimensión de su fuerza es diferente.

― Bueno, puedo entender eso de solo ver esta proyección.

― Además, más que nada… poseen una extremadamente peculiar estructura corporal.

― ¿Estructura peculiar?

― Lo expresé vagamente, pero por favor, piensa como si ellos poseyeran una extremadamente fuerte ‘inmortalidad’. Ellos, el rey demonio de tres cuerpos, no importa qué tipo de ataque reciban, son capaces de inmediatamente recuperar su daño. Mientras no sean atacados con cierto método, no pueden ser dañados en lo absoluto.

―… Algo así es ciertamente problemático. Honestamente, los pequeños bajo sus pies no son una mayor amenaza no importa cuántos billones haya, pero por algo así de gigantesco tener inmortalidad, aparte de eso, tal vez sea demasiado para mi derribarlos incluso con el ‘Dios Maligno’.

Joseph se encogió como si le gritara a Homura que estaba murmurando eso con voz baja.

― ¡¿Qu-qué estás haciendo diciendo algo débil como eso?! ¡Contra al como esos, t-tú no tienes problemas, ¿cierto?!

Pero en contraste con Joseph que estaba en pánico, con una expresión tranquila Homura estaba.

― Bueno, cálmate. Lo que acabo de decir es que no tengo información sobre esos tres reyes demonio en absoluto. Si solo entendiera ese cierto método particular, los mataría de seguro… Y entonces, la que abordo aquí esta historia es… Elfiena. Lo sabes, ¿cierto? La debilidad… de esos tres reyes demonio ‘Hecatónquiros’.

Homura calmó a Joseph mientras dirigía una pregunta hacia Elfiena.

Correcto. Elfiena había dicho eso.

Que ella tenía un material que podía persuadir a la humanidad.

Y eso llevo a esta charla… Entonces, el material que la reina de las hadas iba a presentar era,

Había una sola cosa en la que se podía pensar.

Esa suposición de Homura era correcta.

― Me ayuda que entiendas rápidamente. Es exactamente como dijiste.

Elfiena asintió fuertemente y entonces miró a las tres personas del ‘Gobierno Mundial Unido’ alineados frente a ella, y dijo:

― Nosotros la ‘raza de Hadas’ estamos pensando en poner esta información en la mesa de negociación para una alianza. Basado en ese término, deseo pedirles a todos que consideren una vez más la aceptación de la ‘raza de Hadas’.

En efecto, ciertamente, esta información tenía un gran valor para la humanidad.

No, era algo que tenían que obtener no importa que.

No había nada más valioso en esta negociación para ellos.

… Pero simultáneamente con eso,

― ¡Bastarda… estas planeando usar la vida de los humanos como escudo para avanzar la negociación…!

Exactamente lo que indignaba a Joseph, Elfiena estaba negociando agresivamente al tomar de rehén la vida de la otra parte.

Naturalmente, la atmósfera del lugar cambió drásticamente.

Pero incluso al sentir esa atmósfera,

― No me importa si lo perciben así.

Elfiena no se echó atrás.

Ese hecho distorsionó la expresión de Sumika.

Ella entendía.

«Ya no, hay forma de echarse atrás…»

Justo ahora en este momento, Elfiena estaba parada en la línea que no debía cruzar.

Como se esperaba…

― ¡¡¡NO ME VENGAS CON MIERDAS PERRA!!!

Tairon tiró la mesa puesta entre los dos grupos en ira.

― ¡Tres días… en solo tres días dijiste! ¡Estás llena de mierda! ¡Ya no es el tiempo para esta farsa! ¡Tomaremos a esta mujer y la haremos escupir la información! ¡¿No me digan que quedan idiotas que van a protestar por esto, ahora que ha llegado a este punto, aaaah!?

En cuanto a eso, incluso Kinugasa que apoyaba la propuesta de Sumika asintió ante eso.

―… Supongo. Ciertamente, después de escuchar este tipo de historia… mis disculpas, pero no hay manera de que te dejemos volver al mundo demoniaco.

‘La carta que pusiste es demasiado excesiva.

‘Si solo no hubieras hecho eso, podríamos haber hecho que este encuentro nunca sucedió.

‘Aun así, tus palabras innecesarias cortaron tu ruta de escape.

‘Nosotros, la humanidad no podemos dejarte volver al mundo demoniaco a salvo.

‘Ya sea que lo que digas es cierto o solo un engaño para la negociación, nos hace deber tomar esa información por cualquier medio posible. No importa qué clase de método inhumano debamos usar.

Correcto. Este método de derrotar al rey demonio podría ser solo un engaño de Elfiena.

Pero no podía ser pasado por alto solo por eso.

Las tres personas no estaban en una posición para hacer eso.

Tenían que obtener la información no importa que incluso si tenían que usar métodos inhumanos.

Ellos, el ‘Gobierno Mundial Unido’ tenían en sus hombros la responsabilidad del bienestar de la humanidad.

Por eso, las palabras de Kinugasa eran como una sentencia de muerte para Elfiena.

Pero, incluso tras escuchar esas palabras…

― No me importa. Porque yo tampoco, no tengo ninguna intención de regresar al mundo demoniaco.

La postura digna de la chica no se desmorono, miró a los tres hombres frente a ella directo a los ojos.

Sumika y Chikori solo podían estar perplejas hacia ese comportamiento realmente imponente.

― ¡Es-eso no es bueno, algo como eso…! ¡Si eso pasa, El-san va…!

― Elfiena-san, ¿Por qué…?

Ya debía haber entendido.

La humanidad no respondería a la negociación con los demonios.

Incluso esos rentables términos de la negociación eran inútiles, el solo mostrar eso la hacía caer en el peligro.

Si la mesa de negociación era pateada y ella era tratada con violencia, Elfiena que estaba sola no podía hacer nada.

Solo podía ser pisoteada a merced de alguien.

Incluso a pesar de que todo era algo entendible si uno lo pensaba solo un poco, aun así por qué…

¿Por qué estás siendo tan imprudente…?

… Hacia Sumika y Chikori que estaban confusas… Elfiena de repente las miró.

Y entonces, mostró un rostro… con una sonrisa brillante que parecía fuera de lugar con la situación actual.

―… Sumika-san, Chikori-san. Muchas gracias.

‘Preocuparse por quien es su enemigo, un demonio, hasta este punto.

‘Me siento feliz por sus sentimientos amables.

‘Pero… lo siento.

‘Justo como estos caballeros de aquí, quienes cargan la responsabilidad de la humanidad, yo también tengo la responsabilidad hacia las dos millones de hadas… no, incluso más en el futuro, la vida de esos que van a nacer de ahora en adelante.

‘Incluso ahora, en este momento, mis camaradas, en su miedo donde no saben siquiera si serán comidos en el mundo demoniaco que se ha convertido en un infierno, están esperando creyendo que yo regresaré después de asegurarles un lugar al cual pertenecer en este mundo.

‘El fracaso no puede ser perdonado.

‘Por esa razón, debo usar esta carta.

‘Entiendo que si uso esta carta, todos ustedes vendrán a capturarme.

‘No pienso que sea cruel. Después de todo, en su posición yo haría lo mismo.

‘Pero, creo que eso está bien.

‘La razón de eso es porque nunca diré esta información por cualquier medio, incluso si recibo toda clase de humillación o dolor.

‘Si lo hago, con cada día que pase, la situación se volverá más benéfica para la “raza de Hadas (nosotros)” en esta negociación.

‘Es cuestión de rutina. El tiempo que les queda a los humanos no es mucho.

‘Porque justo como exprese antes, ese ejército demoniaco aparecerá sin falta dentro de tres días.

… Poco después no tendrán más opción más que rendirse.

‘Serán incapaces de no responder mi deseo.

‘Entonces, ser capturada no es una mala decisión para nosotros. ¿Cierto?

… Eso era lo que pensaba Elfiena.

La chica no estaba retando a los humanos con esta negociación irrazonable.

Desde el comienzo, incluso antes de que llegara al mundo humano, ya había previsto este desarrollo.

Por esa razón, no trajo ninguna escolta con ella.

Desde el inicio, ella planeaba ser capturada.

Hizo que la humanidad estuviera en un dilema, porque entendía que si no los arrinconaba hasta el límite, entonces no había manera de que una negociación entre humanos y demonios pudiera ser establecida.

― No es nuestro deseo dejar que esta negociación se rompa pacíficamente.

‘Si somos enviados lejos con una sonrisa gentil, entonces permaneceremos en la silla de negociación incluso si debemos colgarnos a ella. Tengo tal responsabilidad. La responsabilidad de todas las vidas de las hadas me fue confiada a mí.

‘¿Entiendes ahora?

‘Antes de esto dijiste que corte mi propia ruta de escape con mis palabras innecesarias, pero eso está equivocado.

‘Yo, en esta negociación, no preparé ningún escape desde el inicio.

‘No tengo intención de volver a casa, al mundo demoniaco con las manos vacías.

 

‘… Vine cruzando al mundo humano con la intención de morir.

 

― ― ―………………

Esas palabras, que podían ser tomadas como la demostración de determinación de Elfiena, hizo que la mayoría de personas presentes perdieran el aliento.

Incluso el severo Tairon.

Fueron dominados por los sentimientos de esta chica apostó en esta negociación.

Y entonces, al mismo tiempo, Sumika entendió.

Había malinterpretado a esta chica demonio.

―… Yo, entiendo. Parece que sobreestimé tu existencia como la “Reina de las Hadas”, viéndote como nada más que una chica de mi edad basándome en las apariencias. Perdóname por mi comportamiento impertinente. Si Elfiena-san ya se ha decidido hasta ese punto entonces… no hay nada más que pueda decir.

Esto no era algo en donde ella, que no tenía ningún propósito, pudiera decir algo.

Si Elfiena había dicho que se había decidido incluso a la muerte, entonces ella queriendo regresar a la chica a salvo al mundo demoniaco no es más que una entrometida.

Sumika se retractó después de entender eso.

― Gracias.

Elfiena expresó su gratitud hacia Sumika que respetaba su voluntad.

― Nosotros, la ‘raza de Hada’ también somos una raza oprimida. Sabemos acerca del miedo y odio hacia el opresor. Por eso, también entiendo la difícil decisión con la que están siendo presionados. Es por eso, no creo que pueda recibir una respuesta para esta alianza así de simple. Como sea, hasta que toda la humanidad pueda entender, por favor usen todos los medios a su disposición. Yo cooperaré con todo eso.

Declarando eso, Elfiena movió ambas manos frente a Tairon.

Un gesto que pedía unas esposas. Un mensaje de que no se resistiría.

Ante eso.

― ¡… Uu, guh…!

La cara de Tairon sudaba y se distorsionó en una manera nunca antes vista.

«¡Esta chica, no es bueno…!»

Tairon, que era un profesional en la violencia, entendía.

Esos fuertes ojos verdes, mirándolo directamente, sin una pisca de vacilación en ellos.

La fuerza de voluntad que residía en ellos.

Una persona con este tipo de ojos, no se quebraría bajo la violencia.

No eran los ojos de una persona que gritaría de miedo y dolor.

No importa cuanta tortura soportara, esta chica nunca diría la información que necesitaban.

Incluso si agotaba su vida hasta el final.

No importa qué tipo de acto le fuera hecho a esta chica, solo terminaría como esfuerzos vanos.

Tairon estaba convencido de eso… Pero…

― ¡Mu-muy bien! ¡Asegurémonos si tu cara puede seguir viéndose tan estirada cuando te tiré de los intestinos…!

Pero los ellos actuales no podían ceder ante las demandas de un demonio solo por eso.

Ya que no podían hacer eso, incluso sabiendo la táctica de Elfiena, no podían hacer nada excepto tomar tal acción a pesar de que sabían que era inútil.

Mientras apretaba los dientes por la indignación y frustración, Tairon agarró el delgado brazo de Elfiena…

―… Espera un segundo.

Pero en ese momento, justo cuando el robusto brazo de Tairon estaba por agarrar el delgado brazo de Elfiena.

El ‘Usuario del Dios Maligno’ Kamishiro Homura, que hasta ahora no había dicho nada a menos que se le preguntara, dejó salir su voz activamente por primera vez en este lugar.

 

Parte 7

Homura, quien hizo congelar a Tairon con esa calmada pero afilada voz, preguntó de nuevo.

― En otras palabras, está bien considerar eso como la decisión del ‘Gobierno Mundial Unido’, ¿cierto?

― Que pasa contigo bastardo… No me digas que te vas a quejar con esto.

― No. Es como dijo Joseph, después de todo, no tengo derecho en absoluto en cuanto a la humanidad. No tengo ningún plan de criticar su decisión chicos. No me entrometí ninguna vez durante esta reunión, ¿cierto? Sé mi posición en esa área. Además, no es como si su decisión de capturar a Elfiena sea una mala decisión como humanos.

Correcto, no era una decisión equivocada.

Si iban a llevar a cabo su responsabilidad como representantes de la humanidad, no había nada más que hacer excepto tomar esa decisión.

― Es por eso que no los critico o los culpo chicos.

― ¡Entonces solo cállate! ¡Estamos ocupados!

― ¿Qué me digas que me calle quiere decir que esta es realmente su decisión?

El que le respondió la pregunta repetida a Homura fue Kinugasa.

―… Desafortunadamente, no podemos decir nada excepto que es así como es. Entendemos la razón por que la ‘raza de Hadas’ no se puede echar atrás, pero como la ‘humanidad’ con la aproximación de la destrucción frente a nuestro ojos, no hay manera de que seamos exigentes con nuestros métodos.

Escuchando esa respuesta,

― Ok. Entonces no hay otra manera de comprometerse excepto con esto.

Homura murmuró eso antes de chasquear sus dedos sonoramente. Instantáneamente…

― Guaa…

Tairon gritó y fue derribado en su sitio.

Fue llevado lejos.

Al mismo tiempo que Homura chasqueó sus dedos, una protección “Barrera Mágica” con forma de círculo apareció como para proteger a Elfiena.

― ¡Es-esto es una ‘barrera de protección’…!

Sin elemento del tercer grado. Era una hechicería protectora que protegía al objetivo con una barrera que reaccionaba ante ambos, hechicería y fuerza física.

Y entonces, solo había un humano que invocó este tipo de hechicería en esta época…

― ¡¿Cu-cuáles son tus intenciones Kamishirooooooo…?!

Naturalmente Tairon se levantó y grito con ira.

Pero Homura no lo miró y le preguntó a Elfiena.

― Elfiena. La mayoría de la ‘raza de Hadas’ no es tan grande como un humano como tú, sino cerca del tamaño que pueden ser puestos sobre tu palma, ¿cierto? Y usualmente viven en la naturaleza como cuerpos espirituales, eso es lo que dijiste.

― Eh, ah, sí. Correcto, es cierto, ¿hay algo malo?

― Una tierra del tamaño de la isla Hachijo debería ser suficiente para las dos millones de hadas, creo. Ese lugar está bastante separado de la ‘esfera de vida de Tokio’ y desde la ‘Noche de Walpurgis’, fue abandonada todo este tiempo y se convirtió como un bosque de árboles, por lo que es justo un lugar perfecto para que vivan, supongo.

― ¡¿Qu… Ho-Homura-san?! ¡Por favor espera! ¡¿Qué quieres decir con eso…?!

Escuchando a Homura que progreso la charla como quería, Kinugasa no pudo soportarlo y lo interrumpió con una cara pálida.

― ¡¿N-no me digas, vas a hacer que estas hadas migren a Japón?! ¡Eso es imposible! ¡Si un gobierno permite algo así, un disturbio puede ocurrir dentro de la esfera de vida!

― Ya lo sé. Después de todo, decirles a los humanos actuales que se lleven bien con los demonios es una demanda irrazonable.

― Entonces, que estás diciendo…

― No es como si estuviera diciendo que Japón o el gobierno mundial acepten a Elfiena y los otros aquí.

―… No me digas…

De repente, los ojos de Kinugasa se abrieron por completo.

Ya lo había notado. Justo lo que era que Homura estaba pensando justo ahora.

Y entonces, Homura quien supuso que Kinugasa había entendido lo que estaba pensando, le mostró una fuerte sonrisa a Kinugasa.

― No es algo así. Estoy secuestrando la Isla Hachijo que ha estado abandonada desde la “Noche de Walpurgis” por el gobierno japonés. Y entonces, voy a invitar a la “raza de Hadas” a esa isla por mi decisión arbitraria. Así está bien que el gobierno mundial no se preocupe por los sentimientos de las personas. Después de todo, es la decisión arbitraria del notorio “Usuario del Dios Maligno”. Viéndolo así, es trato hecho ¿cierto? Y como compensación por eso, me debes enseñar la información acerca de los tres reyes demonio. Después de todo, desde el inicio solo yo puedo enfrentar a los “Clase Rey Demonio”. Está bien si solo yo lo sé.

― ―………

Escuchando la propuesta de Homura, Joseph y Tairon, que estaba agitado, se callaron.

Y entonces empezaron a pensar en algo con una cara pensativa.

Lo habían notado.

La propuesta de Homura… no tenía ningún rasgo malo para ellos.

Eran completamente reacios a invitar a la “raza de Hadas” a la Tierra, pero ellos no reconocían la migración como el ‘Gobierno Mundial Unido’, la historia era enormemente diferente si era una decisión arbitraria del ‘Usuario del Dios Maligno’.

Tal vez iban a ser criticados por no ser capaces de controlar al ‘Usuario del Dios Maligno’, pero podían borrar eso con la aplastante mala impresión que el perpetrador que invitó a los demonios, Homura mismo, tendría a cambio… no, tal vez tendrían relativamente más a cambio. A causa de la exterminación del rey demonio Jambure recientemente, se podía ver la tendencia de las personas de evaluar su impresión sobre Homura por aquí y por allá poco a poco en todo el mundo. Haciendo uso de las hadas, bajar grandemente la evaluación de Homura no era una mala decisión para el “Gobierno Mundial Unido”.

― Bueno, principalmente esto es solo si Elfiena está bien con eso. ¿Qué te parece? El deseo de la ‘raza de Hadas’ de migrar se volverá realidad. La ‘humanidad’ se salvará de la amenaza del ‘Ejército Gigante’… No hay pérdida en ningún lado. Creo que es el compromiso más valido para la situación actual.

― ¡Ah, s-sí! ¡Sería de gran ayuda se podemos migrar al mundo humano…!

Elfiena no tenía razón para rechazar esa propuesta.

Podría completar su objetivo en migrar al mundo humano con esto, principalmente, ella, que era un residente de otro mundo, no sabía las circunstancias de la compleja relación que Homura tenía con el gobierno mundial. No sabía en absoluto acerca de la posición en la que se arrinconaría Homura con la realización de esta propuesta.

Fue por eso que asintió sin vacilar.

― Entonces está bien. ¿Y qué hay del lado del ‘Gobierno Mundial Unido’?

El que abrió su boca hacia Homura que estaba presionando por una respuesta, fue Joseph.

―… Sí. Estás invitando arbitrariamente a la ‘raza de Hadas’, además, si dices que te harás cargo del ‘Ejército Gigante’, incluso para el ‘Gobierno Mundial Unido’ está bien pasar por alto el secuestro de una sola isla.

― Déjenme eso a mí. Después de todo, matar reyes demonio es mi especialidad. Primer Ministro Kinugasa, ¿no te importa?

La expresión de Kinugasa se ensombreció por la confirmación de Homura.

Él era diferente de Joseph y Tairon, el tenia sentimientos favorables hacia Homura.

Eso era el porqué, en realidad… sintió renuencia en abordar esta proposición que dañaría únicamente a Homura.

Sin embargo… incluso así era un político capaz.

No podía involucrar sentimientos personales mientras calculaba las perdidas y beneficios en el asunto.

―… No es como si no tuviera ninguna objeción, pero en la situación actual, ese es el mejor método que podemos obtener…. Entiendo. El gobierno de Japón reasignará el derecho territorial de la Isla Hachijo. Originalmente, esto es algo que no se puede decidir arbitrariamente por mí, pero el que pidió que la entregara era el ‘Usuario del Dios Maligno’, seguramente no habrá quejas. Después de todo, no es un oponente contra el que nos podamos oponer.

― Ayuda que entiendas rápido.

Así la propuesta de Homura obtuvo el consentimiento de ambas partes, de las ‘hadas’ y de la ‘humanidad’, en un parpadeo.

Y entonces la cortina de la negociación entre las ‘hadas’ y la ‘humanidad’ bajo…

 

― ¡¡¡ALGO ASÍ SIMPLEMENTE NO ESTÁ BIEN!!!

 

Instantáneamente, un grito desgarrador forzó su camino a través del entendimiento mutuo que Homura había mediado.

 

Parte 8

Los ojos de todos los presentes en la habitación se abrieron completamente en sorpresa por la voz que agudamente resonó en el cuarto del presidente del consejo.

Y entonces…

― ¿Sumika-san…?

Con Elfiena cuya cara aún estaba sorprendida, las miradas de todos se dirigieron a la fuente de la voz.

Correcto. El grito era de Hoshikawa Sumika.

― ¡… Algo así, absolutamente, no es bueno…!

Mientras recibía miradas de todos, los hombros de Sumika se agitaron y miró a Homura con una expresión llena de enojo.

Sumika sabía.

El hombre frente a sus ojos, Kamishiro Homura, era este tipo de humano.

Esto era lo mismo que con la disputa que sucedió con el ‘Misionero Especial’ Alfaro en la tarde de hoy.

El tranquilamente resolvió el problema llevándose todas las pérdidas.

Como resultado, cuanto sería odiado, cuanto sería esquivado…

Porque poseía la fuerza para cargar con toda esa perdida.

… Sumika odiaba el estilo de vida de Homura.

Sin embargo, al mismo tiempo esta sabia chica entendía que no tenía las cualidades para decir nada en cuanto a su vida.

Porque era impotente.

Porque no tenía la habilidad de resolver el problema en una manera más hábil que él.

Correcto, ciertamente la manera que propuso realmente podría ser llamada la mejor.

Para ambos, las ‘hadas’ como para el ‘gobierno’, no había nada mejor que el plan de Homura.

Entonces, rechazar ese plan era solo egoísmo. No era diferente que los quejidos de un niño.

En verdad eran solo tonterías, un acto estúpido que solo arrojó emociones que no podían producir nada.

Es por eso que esa vez con Alfaro, Sumika solo hizo muecas pero no detuvo a Homura.

Sin embargo, aun así…

Aun así… el asunto esta vez, excedía la tolerancia que ella podía dejar pasar y quedarse callada.

Si preguntaran por qué.

― ¿Entiendes el significado de lo que estás por hacer? Tú, el ‘Usuario del Dios Maligno’ que se rumorea que conspira con demonios, sí la noticia de que invitaste a las hadas que son demonios a vivir en la tierra se esparce por el mundo… Homura-san ya no podrá, nunca más… ¡realmente te volverás incapaz de regresar al mundo de las personas nunca más! ¡Realmente te convertirás en el enemigo de la humanidad, realmente te convertirás en un traidor, ¿sabes?!

Correcto. Esto no eran más que pérdidas.

Este plan de Homura definitivamente lo arrinconaría.

A una posición en la que no sería capaz de regresar nunca más.

Las personas que odiaban a los demonios nunca perdonarían a Homura.

Seria malentendido por siempre.

… Pero, lo que comprimía más su corazón era el hecho, que incluso siendo detestado así por siempre, Homura seguramente seguiría protegiendo a los humanos que lo veían como un enemigo.

Siendo siempre malentendido y sin recompensa, incluso así no dejaría salir ninguna queja.

Arrastrando su cuerpo plagado de heridas, hasta el último momento… seguiría viviendo como el esclavo del mundo.

Seguramente atravesaría toda esa satisfacción sin expresar ningún lamento.

Ella se podía imaginar fácilmente esa imagen de Homura.

Algo así… Sumika simplemente no lo podía tolerar.

― ¡Este compromiso no es para nada adecuado…!

Y entonces esa queja de Sumika…

― Sumika-san. ¿Qué quieres decir con eso?

Hizo que Elfiena tuviera dudas de la relación de Homura con la humanidad.

― ¿No es ‘Usuario del Dios Maligno’-sama el héroe que repelió a los reyes demonio que atacaron dos veces hasta ahora?

Elfiena preguntó con una expresión desconcertada.

En cuanto a eso, la que respondió fue Shiori que estaba recostada contra la pared.

― Los humanos son seres vivos desesperadamente débiles, ¿sabes?

‘Débiles, cobardes, y codiciosos. Realmente unos seres vivos sin esperanza.

‘Esquivaran tal existencia, temiendo que sus vidas y privilegios serán violados.

‘Sí, incluso si ese ‘poder’ ya ha salvado su vida.

‘… Por alguna razón parece que piensas en Homura-kun como el héroe de la humanidad, sin embargo, eso es incorrecto. Él no es exaltado como un héroe o nada. Más bien está lejos de eso… si bien salvo a la humanidad, es temido no diferente de los demonios y fue desterrado.

― ¡……!

La expresión de Elfiena se congeló por el hecho que escuchaba por primera vez.

Ella también finalmente lo adivinó.

El significado de ese tipo de posición… invitar demonios a la tierra.

Tal cosa invitaría a una realmente fatal solicitud.

«Todo este tiempo, solo pensaba que el ‘Usuario del Dios Maligno’-sama poseía una gran autoridad entre los humanos.»

Era por eso que podía hacer ese tipo de decisión arbitraria, pensó.

Que fue desterrado por los otros dos a causa de esa autoridad, pensó.

Pero eso era erróneo.

Iba a pagar un gran sacrificio, para poder salvarlos, a las hadas.

Por el bien de ellos, la ‘raza de Hadas’ con los cuales no tenía relación de ningún tipo.

… Ciertamente algo así, no era un compromiso en absoluto.

Si no rechazaba esto.

Estaba bien si ella se convertía en un sacrificio. Pero, sacrificar a otras personas, esa salvación estaba equivocada.

«Pero, sin embargo…»

― Lo siento… Pero aun así, yo…

Elfiena era… la ‘Reina de las Hadas’.

Tenía la posición donde debía cargar con las vidas de toda la ‘raza de Hadas’.

Este plan de Homura salvaría la vida de los dos millones de hadas, era algo que no debía dejar pasar no importa que.

Es por eso que Elfiena, mientras hacia una cara distorsionada por la violenta culpa que sentía.

― ¡‘Usuario del Dios Maligno’-sama…Por favor, sálvenos…!

Se tragó la palabra de rechazo, agarró el borde de la ropa de Homura y se colgó a él con una voz llorosa.

Mientras entendía el resultado que su acto le traería a él.

«… Soy lo peor…»

Ella no podía levantar la cabeza.

No podía ver la cara de Homura.

No había momento donde odiara su impotencia más que este.

Pero, hacia la mortificante decisión de Elfiena.

 

― Esa es una buena respuesta.

 

Homura le respondió con una sonrisa como si no fuera nada y le dio palmadas en la cabeza a la chica cabizbaja.

Era una mano gentil y cariñosa.

― ‘Usuario del Dios Maligno’-sama…

― Realmente te sostuviste ahí. Ya está bien. Si confías en mí, no importa si son demonios o humanos, te protegeré de todo lo que trate de lastimarte. Es por eso… puedes dejar de soportar ahora.

― ¡…!

Podía dejar de soportar.

Homura dijo esas palabras mientras peinaba el cabello verde esmeralda de Elfiena.

Al instante en que oyó esas palabras, los ojos de Elfiena se abrieron completamente por la sorpresa.

Pero esa sorpresa rápidamente la atravesó y sacudió sus ojos húmedamente.

― ¡¡¡¡A, u, –~~~~~~~~~aaaaaaaaaaa—!!!!

Estalló…

Elfiena súbitamente se colgó del pecho de Homura y empezó a llorar como un niño.

― ¿Elfiena-san…?

El lamento de Elfiena que vino de ningún sitio hizo que todas las personas presentes quedaran estupefactas.

Eso era porque era un acto que removió la imagen de esta chica de antes cuando tomo de rehén la vida de la humanidad y presionaba la negociación como si fuera una extorción.

Pero… al final, ¿era esa la verdadera Elfiena?

Absolutamente erróneo.

Solo Homura entendía eso de todas las personas en este lugar.

― Sumika. Justo ahora dijiste que te comportaste impertinentemente, ¿cierto? Pero, no hay tal cosa. No hay persona que esté bien si sabe que va a enfrentar una terrible experiencia. Venir al mundo humano con la intención de morir o lo que sea, eso obviamente es una mentira. Pensando en la resolución de morir, solo alguien que no esté bien de la cabeza puede pensar eso.

Sí, esta chica debió haber estado asustada todo el tiempo.

Debió haber estado aterrada.

Porque entendía que tan profundo era el odio de los humanos contra los demonios, era un asunto trivial imaginar qué tipo de infierno le esperaba después de ser capturada por los humanos.

― Pero, aun así Elfiena vino al mundo humano. Cargando la vida y futuro de sus camaradas por sí misma, fue sola a un campo de batalla donde estaba aislada e indefensa.

Y entonces combatió a la ‘humanidad’.

Algo como una determinación, no era solamente una emoción conveniente, sino que era como desesperación.

Era aislar todo el coraje que tenías, mientras sofocas la desesperante ansiedad y escalofríos de tu cuerpo.

― No es algo que cualquiera pueda hacer… Ella es una chica asombrosa.

Homura notó eso. Solo Homura notó eso. Por esa razón…

―… Ciertamente, justo por lo que Sumika se siente intranquila, si la noticia de que albergué demonios se esparce, entonces seguramente habrá un gran escándalo. Habrá un montón de tipos maldiciéndome diciendo ‘¿Vez eso?’ sobre mí. Pero verás… no me importa algo como eso. Para mí, más que las palabras de grupos así… la voz de Elfiena buscando ayuda, es severamente más pesada.

― Homura-san…

Las palabras de Homura hicieron a Sumika incapaz de formar nuevas palabras.

El verdadero corazón de Elfiena que borró como resolución y comprenderlo así.

Los verdaderos sentimientos de Elfiena que incluso las hadas en su villa exaltaban como valentía.

Homura los entendió correctamente.

Que la cobarde Elfiena poseía, algo más preciso que valentía, un verdadero coraje.

Era la única cosa que la había hecho marchar al mundo humano por sí misma.

Y entonces, él anticipo la ruptura de las negociaciones y desde el inicio esperaba el momento donde podía inmediatamente proponer su compromiso.

Todo era… por el bien de salvar a Elfiena en el verdadero sentido.

«Que… persona tan asombrosa…»

A pesar de que él era fuerte.

A pesar de que él era una existencia abrumadora que ningún enemigo o aliado podía alcanzar.

Aun así, él siempre simpatizaba con el corazón de las personas débiles.

Esa era realmente una noble manera de vivir.

Pero eso lo arrinconó a la soledad que era realmente irremediable.

Contra esa realidad, Sumika bajó la cabeza y mordió sus labios. Pero…

― Además, sabes… Porque parece que hay alguien que me entiende a mi lado. Con solo eso es suficiente. Ser algo como un héroe seguido por muchos en todo el mundo, algo asqueroso como eso no es para mí.

― ¡…!

Sumika jadeó en sorpresa y levantó la cabeza ante esas palabras de Homura.

Esas eran las palabras que Sumika misma le había dicho a Homura después del asunto con Alfaro esta tarde.

«… Que persona tan injusta.»

No podía decir ninguna queja con sus palabras traídas así.

Fue por eso que Sumika,

― ¡Es cierto! ¡Entiendo eso perfectamente, así que por favor no presumas que eres odiado por todos ni nada por el estilo…!

Le gritó a Homura con lágrimas de frustración amontonándose en las orillas de sus ojos.

Y entonces miró al lado haciendo una rabieta.

Esa era también la manera de Sumika de expresar su intención, en su propio estilo, de que no se quejaría mas no importa cual fuera la decisión de Homura.

Entonces, cuando la charla terminó así…

― Parece que la conversación termino antes de mi llegada.

Junto con una voz marchita, la puerta del cuarto del presidente de la junta fue abierta con un sonido chirriante.

El que estaba allí, era un cuerpo entrado en edad como un árbol viejo con una gran barba blanca creciendo en su cara.

… Uno de los ‘Cinco Grandes Líderes’, Innocentius XVII.

 

Parte 9

― ¡Es-esto es, su alteza! ¡Escuché que hoy se estaba quedando en la esfera de vida de Shanghái, pero nunca imaginé que vendría aquí directo de Shanghái!

La súbita entrada de Innocentius hizo que Kinugasa expresara su sorpresa.

Por otra parte, Innocentius le dio una sola mirada,

― Eso es porque este asunto de un demonio trayendo una negociación hacia nosotros es algo que nunca ha sucedido hasta ahora. Vine a dar un vistazo a la situación preguntándome si podrían manejar esto correctamente. Bueno, parece que hacer eso fue innecesario.

Entró al cuarto del presidente de la junta mientras respondía con una voz que resonaba suavemente.

Onjouji Kai que estaba parado al lado de la puerta preguntó después de escuchar esas palabras.

― Basado en la apariencia de su alteza, ¿hacer esto significa que está informado en el progreso de los eventos hasta ahora?

― Comprendo la historia general por la transmisión de Joseph.

― Lo siento. Por alguna razón parece que olvide apagar mi teléfono.

Joseph apuntó al celular en su bolsillo en el pecho sin ninguna culpa.

Onjouji frunció sus cejas un poco por ese comportamiento.

El cuarto del presidente de la junta era un espacio amueblado con el más reciente equipo anti-espionaje que Japón poseía actualmente.

Originalmente, no debería permitir ninguna transmisión al exterior, pero como se esperaba de América, tenían una ligera superioridad en tecnología de equipos de transmisión. Hoy la conversación no era algo malo incluso si se escuchaba, pero si algo así podía pasar, entonces no deberían confiar mucho en el equipo anti-espionaje del cuarto del presidente de la junta.

Mientras Onjouji pensaba en esa tipo de asunto,

― No hay ninguna queja en particular por parte del ‘Gobierno Mundial Unido’ hacia el indirecto entendimiento mediado por el ‘Usuario del Dios Maligno’. Pero hay tres puntos. ‘Usuario del Dios Maligno’… te daré tres condiciones.

Innocentius que entró al cuarto, miró a Homura y empezó ese tipo de charla.

― ¿Condiciones?

¿Por qué debía aceptar tales cosas?

… En cuanto a Homura, también podría rechazarlas.

En primer lugar esta decisión era algo que Homura manejó no como humano del lado de la ‘humanidad’.

Los ‘Cinco Grandes Líderes’ que eran los representantes de la ‘humanidad’ no tenían ningún motivo para dirigir sus actos en esto o aquello.

Pero…

― De cualquier manera, di cuáles son esas condiciones primero. Lo pensaré después de eso.

Homura demostró que estaba escuchando.

Era porque había decidido que no debería hacer ondas imprudentemente con la ‘humanidad’ porque las ‘hadas’ vivirían en la tierra de ahora en adelante.

Innocentius asintió un poco hacia la respuesta y dijo las condiciones una por una.

― Primero, has esto detrás de puertas cerradas para no dejar que el populacho sepa acerca de la migración de la hadas, por supuesto, la existencia de la ‘Reina de las  Hadas’ tampoco debe ser revelada a nadie excepto a los que están es este cuarto por cualquier medio.

«¿Hm…?»

― Oi, oi. ¿Qué demonios con eso…?

El que rompió la condición que Innocentius presentó no fue Homura, sino Tairon.

Tairon había aceptado el plan de Homura para poder emitir infamia hacia Homura en el corazón de las personas con la notica de “El ‘Usuario del Dios Maligno’ está albergando demonios”.

Pero, Innocentius estaba diciendo que mantuvieran en secreto la existencia de las hadas desde el inicio.

― Así, ¿no seremos capaces incapaces de bajar la evaluación de ese mocoso de mierda?

― No importa. Es más importante evitar el caos que hacer algo como eso.

Innocentius no cambió su opinión incluso tras la objeción de Tairon.

― Desde que tú invitaste demonios a la tierra, esta es una condición natural. Debes aceptar esto, ‘Usuario del Dios Maligno’.

― Hmph… Justo cuando pensaba que ibas a dar algunas condiciones que fueran más fastidiosas, esa es una opinión raramente respetable de ti… Bien. Desde el inicio esa era mi intención de todas maneras. Si están diciendo que estarán callados, eso me ahorra los problemas.

― Pero por supuesto. Después de todo somos gobernantes. No haremos nada que dañe la estabilidad del mundo nosotros mismos.

― ¡… Tch!

Incluso con Tairon chasqueando la lengua en una expresión insatisfecha, Innocentius lo ignoró y continuó con sus palabras.

― Ahora la segunda condición, concluyeron la reunión intencionalmente antes de mi llegada. Toma la responsabilidad de lidiar con el ‘Ejército Gigante’ por ti mismo.

― Eso no es un problema porque era mi intención desde el principio.

Homura respondió de inmediato pero…

― ¡Es-espera un segundo Maestro!

Esta vez fue Chikori quien argumentó.

― ¡Eso es demasiado raro! Incluso este es un problema de todos…

― Por favor espera, Chikori-san.

Sin embargo, Sumika obstruyó las palabras de Chikori en el medio.

― ¿Líder?

Chikori miró insatisfecha porque fue detenida, pero Sumika habló con una cara que estaba ligeramente triste.

― Entiendo realmente bien de la vez que luchamos contra Jambure. Aun somos incapaces de acompañar a Homura-san a luchar contra un ‘Clase Rey Demonio’. Incluso si estamos al lado de Homura-san, es frustrante pero solo seremos una carga para él… ¿No es cierto, Homura-san?

―… Bueno, no planeo llegar tan lejos como para llamarlas cargas, pero si me preguntas, es cierto que es más fácil así.

Sumika estaba viendo a Homura ser herido por el ‘Divine Breath’ de Jambure desde cerca.

Además, viéndolo desde el flujo de la batalla, incluso esa herida fue obtenida por cubrir a Sumika.

Sumika deteniendo a Chikori era también por esa culpa.

En realidad, este seguimiento de Sumika era una gran ayuda para Homura.

― Uu… bueno, si la Líder y el Maestro lo dicen…

Chikori también entendía profundo en sus huesos, que tan peligrosa era la existencia de alguien que era solo una carga para los demás por sus propias experiencias.

Chikori obedientemente se retrajo por las palabras de Sumika.

Después de ver eso, Homura de nuevo regresó su vista a Innocentius.

― ¿Y? ¿Cuál es la otra?

Pregunto por la última condición.

― Cierto. La tercera es, hasta que termines de encargarte del ‘Ejército Gigante’, la persona ‘Reina de las Hadas’ será confinada en la casa de huéspedes del estado de la esfera de vida de Tokio.

Esta vez Homura no respondió rápidamente hacia esa condición.

Eso era porque pensando en la situación actual de la ‘raza de Hadas’, sería mejor entre más rápido se hiciera la migración.

Es por eso que Homura regresó una pregunta.

―… ¿Cuál es la razón?

La respuesta de Innocentius fue rápidamente dada a Homura que estaba reacio a atrasar la migración y demandó pon una razón justificada.

― Esto es una medida tomando en cuenta la posibilidad de que la ‘raza de Hadas’ y el ‘Ejército Gigante’ estén colaborando. Una prueba de que no nos están mostrando información falsa para enviar un gran número de peones a realizar maniobras de destrucción en el mundo humano, actualmente no existe. La migración será después de que los reyes demonio sean exterminados como la información que la ‘Reina de las Hadas’ nos trajo, ahí es cuando la inocencia de la ‘raza de Hadas’ puede ser probada. Esta es la condición mínima para manejar el riesgo.

― Ya veo… bueno, ciertamente hay verdad en eso.

Homura no sabía si Innocentius mintió o no, pero su opinión era lógica.

Es por eso que Homura,

― Elfiena. Parece que la migración se pospondrá un poco, ¿no te importa?

Le confió la decisión a Elfiena.

Elfiena separó su cuerpo del pecho de Homura al escuchar esa pregunta y asintió.

― Sí. De cualquier forma, tomará tiempo mover las dos millones de hadas, en su mayoría fue nuestro lado el que hizo esta información material de negociación. Tomaré la responsabilidad por mis propias palabras.

Las lágrimas aún no se habían secado en su cara, pero respondió dignamente.

Innocentius que escuchó esa respuesta.

—… Muy bien. Entonces yo también jurare ante el nombre de nuestro gran señor, siempre que la ‘raza de Hadas’ no haga nada para dañar a la humanidad, no haremos nada para interferir.

Asegurando la seguridad de Elfiena jurando por su propio dios.

Y entonces, con este juramento de Innocentius, la primera conferencia entre la humanidad y los demonios bajó sus cortinas.

 

Parte 10

Después del final de la conferencia entre la humanidad y las hadas, Innocentius montó un auto de cortesía poseído por la iglesia y rápidamente se comunicó con cierto lugar.

El lugar al que contacto estaba localizado en parte dentro de la esfera de vida de Tokio, una estructura blanca.

Entre los edificios de oficinas construidos, estaba un edificio de la ‘Iglesia del Camino Sagrado’ que se levantaba en alto mientras liberaba solemnidad que se sentía fuera de lugar. Un cuarto dentro era la oficina de un misionero especial.

Todo acerca de la reunión fue dicho al ‘Misionero Especial’ que se quedaba en Japón, Alfaro, desde el inicio hasta el final por la misma boca que estaba diciendo la promesa de no dejar que nadie supiera acerca del hada fuera de ese lugar.

― Aparte de los tres ‘Clase Rey Demonio’ que están previstos para invadir, también está la ‘raza de Hadas’ que planea migrar al mundo humano… Hohoho. Se volvió en algo realmente terrible en solo un día, ¿no es cierto?

Alfaro que terminó de escuchar todo encogió sus hombros en asombro mientras se reclinaba en al sofá.

― Además de eso, invitar verdaderos demonios a esta santa estrella que nuestro gran dios nos confió a la humanidad. El ‘Usuario del Dios Maligno’ es realmente un hombre que está más allá de toda ayuda. Como creí, la existencia de ese joven no puede ser posiblemente para el bien de la humanidad.

[Exactamente como dices. Realmente esto también hará a nuestro señor sufrir.]

― Sin embargo… su alteza. ¿Me pregunto si está bien?

[¿Sobre qué?]

― Acerca de cómo su alteza me está contando los contenidos de esa reunión.

‘Como su alteza también sabe, yo, Alfaro, soy un ‘Misionero Especial’.

‘Y entonces… el rol de ‘Misionero Especial’, justo como el titulo implica no es solo para proclamación religiosa.

‘También somos agentes de castigo divino, quienes se encargan de los paganos que manchan el nombre de dios y los demonios por medios de fuerza.

‘Eso somos nosotros, los ‘Misioneros Especiales’.

‘Yo siendo uno de ellos… ¿me pregunto de su alteza piensa que yo posiblemente toleraré algo como un demonio corriendo desenfrenado por esta tierra?

Como era usual, era difícil leer la expresión de Alfaro con sus ojos que hacían que la gente lo asociara a una estatua de Buda, aun en una estrecha línea de una delgada sonrisa.

Sin embargo, un eco salvaje que era similar al gruñido de una bestia residía en su voz.

Esa era exactamente la verdadera naturaleza de este hombre.

Y entonces…

[… Por supuesto, te contacte exactamente porque eres esa clase de persona.]

Innocentius le estaba diciendo todo a causa de eso.

― ¿Oh ho? ¿Pero escuché que su majestad había jurado bajo el nombre de dios de que no interferiría hacia el hada? Romper un juramento prometido bajo el nombre de dios, ¿me pregunto si no avergonzaremos a nuestro dios así?

[El gran señor es tolerante. Perdonará no importa qué tipo de cobardía hacia esos paganos. Eso es algo que se ha probado en la historia. No importa cuántos paganos matamos, violamos y saqueamos, la historia de nosotros la ‘Iglesia del Camino Sagrado’ ha estado siempre desbordante de luz. Eso significa que algo se espera de nosotros. El gran señor no desea la reformación de esos paganos, sino sus gritos de agonía.]

No había duda en la voz de Innocentius.

Correcto. Desde el principio, no tenía intención de proteger su promesa con Elfiena.

[Sin decir de que el otro lado esta vez es un demonio. Como podría haber problemas.]

― ¡Hohoho…! Así que no hay problema en absoluto.

Esas palabras de Innocentius hicieron que Alfaro mostrara su acuerdo sonriendo perversamente  donde uno podía ver los caninos de su boca.

[Eso está bien. Ya fue decidido que después de 72 horas, el ‘Usuario del Dios Maligno’ Homura Kamishiro se encontrará con el ‘Ejército Gigante’ en el continente Australiano. En otras palabras, ese hombre no protegerá a la ‘Reina de las Hadas’.

Pasado en el acuerdo de no hablar con nadie más que los presentes, la protección de la ‘Reina de las Hadas’ seria a lo mejor… la maga rango S ‘Bala Siniestra’ Sumika Hoshikawa  y el pelotón en entrenamiento de chicas.

Y la hijastra de Onjouji, su fuerza de lucha como un Operador es escasa.

Solo otra chica también, basado con lo que se podía ver de la batalla con Jambure, parece que ella fue bastante útil pero… no está en un nivel que pueda competir contigo un ‘Misionero Especial’.

… ¿Puedes hacerlo, Alfaro?]

― Por supuesto su excelencia. Todo es por el bien de la gloria de nuestro dios. Y entonces, por el bien de nosotros la humanidad que fue escogida por dios. Le mostraré como la hago desaparecer de esta estrella.

[Te lo dejaré a ti. Arreglaré refuerzos de “Paladín (Caballero del Santo Camino)” desde este lado también… Aah, también, la hija adoptiva de Onjouji, ese ‘cuerpo experimental’, no la mates. Después de todo, todavía tiene un rol por cumplir.]

― Entiendo. Partiré enseguida.

Con esas palabras finales, la transmisión de Innocentius terminó.

Alfaro regresó el teléfono al recibidor en la mesa y meditó.

― Ahora entonces, ¿cómo  debería seguir con esto?

Lo que debía hacer ya había sido decidido.

Como un ‘Misionero Especial’, destruiría al demonio malvado. Eso era todo.

Sin embargo, había un obstáculo en eso.

El poder de batalla protegiendo a Elfiena que le fue dicho por Innocentius.

Innocentius habló como si no fuera nada, pero…

―… ‘Bala Siniestra’ es un poco problemática incluso con el poder que tengo.

Debía pensar en un método de removerla de alguna manera.

Fue por eso que Alfaro medito durante un rato…

―…… Aah, también tengo esa carta. Hohoho.

Sonriendo como si hubiera pensado en una buena idea, tomó el teléfono y llamó a cierto lugar.

El destino de la llamada era… el orfanato al que fue esta tarde.

― Buen día Señorita Nagashima. Ha sido medio día, ¿no es así? Hohoho. ¿Me pregunto si la hermana Lily sigue en la institución? ¿Está? Así que está leyéndoles un libro a los niños. Eso es genial, es genial. Mis disculpas, pero ¿me pregunto si puedo molestarla en decirle a ella que regrese a la iglesia urgentemente…? Hay un trabajo realmente importante, algo que nadie más que ella puede hacer.

 

Parte 11

Por el otro lado, casi al mismo tiempo no solo Innocentius mostraba movimiento.

Después de que la conferencia terminara, Elfiena que había colapsado al mostrar el alivio de pasar una montaña de grandes problemas y del cansancio que se seguía acumulando, cayó dormida en otra habitación, después de eso

― Ese viejo realmente dijo… “bajo el nombre de nuestro gran señor” huh. ¿Me pregunto cuanta sangre ha sido derramada bajo ese nombre hasta ahora? Tengo el presentimiento que un sujeto usando armadura de protección completa diciendo “no le temo a nada” es más confiable que esto.

Homura se sentó en el sofá en el que Elfiena estaba hasta ahora mientras escupía esas palabras con tono sarcástico.

Desde el inicio no creía que Innocentius haría algo como proteger su promesa.

―… Bueno, dejando de lado al ‘Gobierno Mundial Unido’, que la ‘Iglesia del Camino Sagrado’ tolere la existencia de Elfiena es algo impensable.

― ¡¿E-es así?! ¡¿Incluso a pesar de que lo prometieron?!

Chikori que era la única que creyó honestamente la promesa se sentía ignorante, pero la reacción de los otros miembros era fría.

Todos entendían.

Que no había manera de que la ‘Iglesia del Camino Sagrado’ mantendría la promesa con un demonio.

― Supongo que van a intentar algo dentro de tres días que será cuando Homura no está. Si planeamos proteger a la ‘Reina de las Hadas’, debemos pensar en contramedidas. Principalmente con nuestra posición de mantener esto en secreto, no podemos preparar suficiente seguridad, incluso si rompemos temporalmente la promesa y tratamos de movilizar seguridad, pero no hay nadie que extendería sus manos para ayudar a un demonio. Si somos imprudentes, solo incrementaremos nuestros enemigos.

Homura tenía la misma opinión que el calmado análisis de Onjouji.

― ¿Qué tal si resguardamos a Elfiena en un lugar que no sea la casa de huéspedes del estado desde un principio?

Sin embargo, Kinugasa negó la idea de Homura.

― El otro lado no es idiota. Deben estar observando ese tipo de movimiento. Será difícil engañarlos con solo el número de manos aquí. Si es el ‘Teleport’ de Homura-san entonces posiblemente… podemos hacerlo funcionar de alguna manera pero…

― Algo así es también algo difícil para mí. Está bien si solo soy yo pero junto a Elfiena, también es una técnica riesgosa de usar con ‘Aureola’ aun en mí.

De todas maneras, la hechicería de quinto grado ‘Teleport’ era una hechicería que lo desintegraba a uno mismo y entonces reconstruía el cuerpo en las coordenadas designadas. Si fallaba la reconstrucción, no iría bien y la existencia del usuario podría desaparecer. Con Homura aun con limitaciones de poder mágico y habilidad a causa de ‘Aureola’, incluso Homura quería evitar usarlo en alguien más.

«Por otra parte, si ‘Aureola’ es rota a la fuerza entonces será expuesto de todas maneras.»

Homura exhaló un profundo suspiro en esta situación donde era difícil hacer cualquier cosa.

Pero, hacia ese Homura,

― ¡Entonces, nosotras vamos a acompañar y proteger a El-san! ¡Esos tipos que rompieron la promesa y trataron de hacer algo horrible a El-san, voy a derribarlos a todos!

Chikori sugirió con voz fuerte.

Sumika también estaba de acuerdo con esto.

― Es justo como Chikori-san dijo. Mientras Homura-san está ausente, nosotros, el 101° pelotón en entrenamiento tomaremos la responsabilidad de proteger a Elfiena-san. No habrá problema en absoluto.

«…»

Sin embargo, Homura solo se quedó callado con desgana.

Porque sabía.

Qué tipo de existencia era el ‘Misionero Especial’.

Y también… la existencia del poder único que poseían.

Honestamente, no estaba inclinado a dejarlas luchar en un lugar donde sus ojos no llegaban.

Es por eso que…

― Sumika…

Homura intentó detenerla… pero…

― Te pediré que me dejes hacer esto. Somos un equipo… Además, no es solo Homura-san el que quiere proteger a Elfiena-san.

Sumika interrumpió sus palabras.

Su tono estaba lleno de determinación que expresaba sus intenciones de no escudarse en esto.

… Seguramente Sumika y Chikori no escucharían nada incluso si les decía que no hicieran nada.

Además…

«¿No soy el único que quiere proteger a Elfiena, huh?»

Al escuchar eso, no podía decir que no.

―… Lo tengo. Les dejaré la casa a ustedes chicas. Háganlo apropiadamente.

― Sí…

― ¡Déjanoslo a nosotras!

Ambas respondieron con una voz sonora y se apresuraron al cuarto de Elfiena.

Mientras veía a esas dos,

―… Shiori. Solo por si acaso, confío en ti ¿ok?

Homura le dijo a Shiori que estaba apoyando la espalada en la pared.

Y Shiori, ella rozó su pelo largo que colgaba de su oreja y…

― Lo sé incluso sin que me lo digas. Después de todo, soy el ‘Operador’ del 101° pelotón.

Le regresó palabras confiables.

 

NOTAS:

[1] NT: hombre refinado con conocimientos de moda.

[2] NT: Hecatónquiros o Hecatónqueros, conocidos también como Centimanos (del latín Centimanos), eran gigantes con 100 brazos y 50 cabezas, hijos de Gea y Urano.

Anuncios