Epílogo

Tres días después del ataque de la ‘Iglesia del Camino Sagrado’.

Excepto por Shiori, todos los miembros del 101° pelotón estaban en la Isla Hachijo.

Por supuesto, había solo una razón para visitar este lugar.

Era para asegurarse del asentamiento de las hadas.

― ¡Increi…… ble! ¡Es un campo de flores por todo el sitio…!

Pasando a través de la puerta que Elfiena abrió, hadas aparecieron fuera de ella una tras de otra como un enjambre de mariposas y aclamaban alegremente el campo de girasoles expandiéndose frente a sus ojos.

Esta isla fue una vez un punto turístico donde la gente podía disfrutar varios deportes marinos o buceo o nadar en el mar, pero la civilización fue arruinada en la ‘Noche de Walpurgis’ y fue completamente abandonada desde entonces, el resultado era que ahora era una isla inhabitada que era un paraíso natural.

Verdor crecía brillantemente desenfrenadamente tragándose las ruinas del pueblo. Flores de hibisco y buganvillas florecían en todos lados. No había lugar donde ellos, la ‘raza de Hada’, podía vivir que fuera mejor que este.

― La luz del sol… se siente bien.

― Mi reina. ¿De verdad podemos vivir aquí?

Las hadas que tenían la forma de pequeñas chicas que podían ser puestas en la palma de un humano le preguntaron a Elfiena mientras volaban a su alrededor. Elfiena sintió fuertemente hacia esas preguntas.

― Pero por supuesto. Esta es una tierra que el ‘Usuario del Dios Maligno’-sama preparó para nuestro bien. Usémosla con gratitud.

― ¡Hurra…!

Gritando alegremente, las hadas volaron lejos mientras batían sus pequeñas alas ruidosamente.

De pie al lado de Elfiena que las estaba viendo partir, Sumika hizo una pregunta.

― ¿Con esto termina la migración de toda la ‘raza de Hadas’?

― Sí… El que las salvó, son todas las personas aquí.

― Todos se ven felices, ¿no es cierto?

―… Porque en el mundo demoniaco no podían salir. Pasaban el día y la noche encerrándose dentro de un árbol o en el suelo. Pero para nosotros las hadas, el sol y la luna son la fuente de nuestra vitalidad, así que su condición empeoró por ser incapaces de bañarse en luz, la peor manera de la que podían morir.

― Es como un humano que muere por inanición huh.

Elfiena asintió ligeramente ante el ejemplo de Homura.

― Sí… Es una manera realmente dolorosa de morir. Es por eso que muchas hadas no podían soportarlo y salían, pero eran descubiertas por otros demonios y el hecho que las hadas vivían en esa área seria expuesto, y el asentamiento en ese lugar sería… así es como era. Eso por eso que se les daban detalladas instrucciones de absolutamente no salir sin permiso. Han estado soportando todo este tiempo, es por eso que están felices. Todo es gracias a ustedes.

― No hay necesidad de agradecer… Además Elfiena-san también salvó la vida de mi amiga.

La amiga que Sumika mencionó solo podía ser una.

Era acerca de la hermana de la ‘Iglesia del Camino Sagrado’, Lily.

Bueno, ella era ahora una ex hermana ahora que había sido enjuiciada por Alfaro como una renegada.

Gracias al tratamiento rápido de Elfiena su vida apenas se salvó y entonces fue enviada al hospital después de eso.

Ya que Elfiena no estaba en una posición donde podría visitarla no sabía nada, pero…

― ¿Está bien esa persona ahora?

― Sí. Todo gracias a ti… Sus padres murieron durante la ‘Noche de Walpurgis’ y desde entonces tuvo a la iglesia como su apoyo, así que haber sido traicionada por esa iglesia le causó un gran shock, pero yo la apoyaré en lugar de la iglesia como su amiga.

Mientras le respondía a Elfiena, Sumika añadió una última cosa con una expresión tímida.

― Ella me pidió que te dijera ‘Gracias por salvarme’. Aunque su cara era un poco complicada mientras decía eso.

― Es así…

Un cálido sentimiento se esparció dentro del pecho de Elfiena al escuchar eso.

Y dentro de ella, ese sentimiento cambio a esperanza de que seguramente algún día podrían entenderse el uno al otro con la humanidad.

Si no se rendían, seguramente algún día…

― ¡Aa…! ¡Por allí, por allí! ¡Es seguramente esta persona!

― ¡Carguen…!

― ¿Haa? ¡¿Qu, uoOo…?! ¡¿Qué demonios pasa con estos sujetos?!

De repente, ocurrió una conmoción, ocurriendo de la nada al lado y un grito de Homura podía ser escuchado.

Cuando Elfiena se giró preguntándose qué sucedía, allí, casi cien niños hada estaba literalmente amontonándose sobre Homura.

Sus ojos brillaban con curiosidad mientras flotaban alrededor de Homura.

― Onii-san es ese famoso ‘Usuario del Dios Maligno’, ¿cierto?

― ¡Autógrafo! ¡Dame un autógrafo!

― ¡¿Ha?! ¡No voy a dar nada como eso! ¡Más bien, no zumben alrededor! ¡No jalen el cabello!

― ¡Entonces cabello por favor! ¡Lo atesoraré por siempre!

― ¡Déjate de tonterías! ¡Si tantos de ustedes hacen eso me quedaré calvo…!

― Entonces nómbrame por favor.

― ¡¿Espantooso…?!

La cara de Elfiena se puso pálida al mirar esa vista.

Homura era el benefactor que salvó a la ‘raza de Hadas’. Era la reacción natural del líder de la raza.

― ¡To-todos! ¡¿Qué están haciendo?! ¡No deben ser descorteses!

― Waa… ¡La reina está enojada!

― ¡Corran, corran!

Las hadas se escabulleron por todas partes exactamente como arañas bebe, batieron sus alas que brillaban como un arcoíris por la luz del sol y escaparon al cielo.

Después de mirar a las chicas que reprochadas, Elfiena bajó la cabeza en su lugar hacia Homura.

― Perdónalas Homura-san. Porque muchos de los sobrevivientes son hadas jóvenes…

― Casi me quedo calvo sabes. En serio…

Peo incluso mientras se quejaba así, Homura estaba mirando hacia la dirección en la que escaparon los niños.

― Pero bueno, seguramente debe ser difícil para ustedes después de esto. Es mejor ser así de energéticos, creo.

Susurró sin importarle en lo absoluto la descortesía de las hadas.

… De hecho, actualmente, la ‘raza de Hadas’ estaba en una posición difícil.

A pesar de que habían obtenido un poderoso refuerzo que era Homura, el ‘Gobierno Mundial Unido’… su núcleo, los ‘Cinco Grandes Líderes’, no contactaron este lado desde el caso con Alfaro.

También seguían cerrando canales hacia el lado de Kinugasa a pesar de que eran compañeros de las ‘Naciones Miembros del Gobierno Mundial Unido’.

En otras palabras, esta migración no fue establecida amigablemente.

… Bueno, aunque la razón del establecimiento poco amigable era solamente porque el ‘Gobierno Mundial Unido’ rompió la promesa de la negociación de un lado, no podían incluso hacer nada a Elfiena y las hadas en absoluto.

― Si algo pasa entonces solo consúltame sin reservaciones. Te dije que te protegería. Protegeré esa promesa.

Naturalmente Homura también sabia de la inocencia de Elfiena y los otros, así que los dio una fuerte promesa.

Elfiena inclinó la cabeza profundamente por esas palabras y expresó su gratitud.

― Realmente gracias por todo. Homura-san en el héroe de la ‘raza de Hadas’. Si Homura-san no hubiera estado allí… justo ahora yo…

Seguramente sería asesinada en ese lugar.

Y entonces si Elfiena moría, naturalmente la ‘raza de Hadas’ quedaría atrás en el mundo demoniaco que se había vuelto un infierno, no había duda que serían exterminados.

Las gracias era por esa razón, pero

― Ton-ta

― Au.

Homura le dio un golpecito en la frente al escuchar esas palabras de gratitud.

Y entonces francamente le dijo a Elfiena que parpadeó con ojos que parecían decir ‘Enserio, que chica más desesperada’.

― Que harás si sigues diciendo cosas tan estúpidas como si no estuviera allí o nada. Hacer cosas como esa es una pérdida de tiempo. Estoy justo aquí. Y los protegeré a todos. Esto es absoluto. Esos sí que no va a pasar.

Él miró directamente a Elfiena y dijo esas palabras.

Viendo esos infinitamente compasivos ojos y escuchando esas poderosas palabras, Elfiena pensó.

― Tienes razón. Es exactamente como dices…

Seguramente Homura los protegería como dijo.

Correcto. No importa si hacer tal cosa lo asilaba de las personas.

Los protegería a todos, humanos y hadas.

Porque tenía el poder para realizar eso.

Porque era exactamente su forma de vida, el ‘Definitivo’.

Originalmente, el poderoso no sería capaz de entender el corazón del débil.

Que Homura podía entender el corazón temeroso de Elfiena, ¿no era porque Homura también tenía el mismo corazón débil?

Si ese era el caso…

¿Podía tal corazón débil soportar su solitaria manera de vivir?

―…

― ¿Hm? Que sucede contigo, haciendo una cara así.

―… No. No pasa nada.

¿Era difícil para él?

Elfiena se tragó las palabras que casi pregunta.

Porque si preguntaba, seguramente escondería todo detrás de una fuerte sonrisa.

Y entonces al mismo momento, donde nació silencio entre los dos,

― ¡Maestro! ¡Líder! ¡Miren, miren…!

Desde dentro de los arbustos, Chikori saltó fuera junto con hadas adultas.

Estaba cargando un gran cerdo sobre su cabeza.

― ¡Vean, atrapé un cerdo así de grande!

― Uwaa, grande… Espera, ¿no es un jabalí? Tiene colmillos.

― Parece que cuando un cerdo se vuelve salvaje regresa a su linaje y le crecen colmillos sabes. Creo que este cerdo era originalmente de una granja por aquí.

― Hagamos una barbacoa con todos rápido. Mi estómago esta hambriento.

Diciendo eso, Chikori cargó el cerdo que tenía la masa de dos hombres adultos.

Sumika hizo una sonrisa torcida viendo la figura de Chikori.

― Chi-Chikori-san es asombrosamente fuerte, ¿cierto?

― Sí, esa chica ahora no tiene el olor de la civilización incluso más que yo cuando vivía en un barrio bajo.

Homura también tenía la misma opinión, sin embargo la hora había llegado a mediodía.

Era hora de almorzar.

Es clima estaba claro.

Seguramente comer barbacoa bajo el cielo azul seria delicioso.

Imaginando eso, su sonrisa torcida se convirtió en una sonrisa.

― Vamos a ir, ustedes dos. Si le dejamos todo a Chikori, se lo va a comer todo.

― Es cierto. Ciertamente eso sería problemático.

Mientras intercambiaban palabras, todos siguieron a Chikori.

Y entonces, rodeados por los nuevos residentes de la tierra, pasaron el rato con un divertido almuerzo.