Capítulo 1

Parte 1

El borde de la muerte.

A causa de la invocación de Eihort y la teletrasportación a gran escala que hizo Homura al usar lo último de sus fuerzas, los magos de defensa nacional, que fueron traicionados por el “Caballero Blanco” y al fiero ataque del ejército aliado de los Cinco Grandes Líderes, escaparon de la aniquilación con dificultad.

Sin embargo, aun así el daño recibido por la “Reconquista (Gran Subyugación del Este)” no era algo ligero.

— Esta es realmente una situación severa, ¿no es así…?

Dentro de la sala de control del ministerio de defensa, viendo el escenario de la esfera de vida de Tokio proyectado en el monitor, el primer ministro Kinugasa Yoshinori dejó escapar un largo suspiro.

No importa qué imagen viera, solo habían magos de defensa nacional heridos y magos de la academia, goteando sangre.

La unidad de tratamiento médico estaba corriendo con todas sus fuerzas tratando a los heridos, pero las personas que estaban quedándose sin aliento no eren pocas.

Decir que actualmente, la esfera de vida de Tokio era un infierno, era una subestimación.

Y entonces lo que pesaba más, era este escenario que no era más que la entrada al infierno.

La situación en la que estaba la esfera de vida de Tokio era extremadamente mala.

Kinugasa lo estaba sintiendo.

— Ministro. Todos los comandantes de las divisiones sobrevivientes, al igual que el personal de administración de cada departamento, están reunidos en el cuarto de recepción.

De repente la puerta en la parte trasera de la sala de control se abrió, una voz llamó a Kinugasa desde su espalda.

— Entendido. Me dirigiré inmediatamente hacia allá.

Kinugasa respondió así al personal llamándolo y salió de la sala y se dirigió al cuarto de recepción.

Dentro del cuarto de recepción que tenia de largo 8 tatamis, ya estaba lleno con cerca de 50 personas.

La mitad de ese número tenía heridas terribles que cubrían con vendajes manchados de sangre.

Aparte de las personas en terrible condición, había personas con heridas en todo el cuerpo.

Y sus expresiones eran universalmente oscuras.

Dentro de sus ojos nublados con desesperación, no se podía ver ni el más ligero espíritu de lucha.

Todos miraban hacia abajo con caras preocupadas sin siquiera murmurar.

De pie frente a esas personas, Kinugasa primero inclinó su cabeza.

— Todos. Primero, gracias por el duro trabajo. Gracias al arduo esfuerzo, casi no hay daño a los ciudadanos. Muchas gracias.

Pero no había nadie feliz con ese hecho.

No habían escapado de la peligrosa situación en absoluto, este momento era solo un respiro temporal, todos entendían ese hecho inconscientemente.

— Primer Ministro Kinugasa. Explíquenos. ¿Qué es lo que está sucediendo aquí?

Uno de los comandantes sobrevivientes, Hassad de la séptima división, arrojó su pregunta.

A eso, Kinugasa respondió con el nombre del dios maligno que originalmente debería estar escondido.

— Este lugar es el laberinto del “Gran Antiguo” – Eihort, que es llamado “El Dios del Laberinto”, estamos en una dimensión de bolsillo en su parte más profunda. Estamos aquí porque el “Usuario del Dios Maligno” nos transportó, junto a la esfera de vida de Tokio. Para que no fuéramos aniquilados.”

— En otras palabras… el “Usuario del Dios Maligno” está…

— Él fue derrotado y murió en batalla contra el ángel que se presentó como Miguel. Recibí el reporte del “Liber Legis” que fue transportado junto con nosotros.

— Dios mío…

— De paso, también tengo malas noticias.

Una voz aguda de un niño resonó dentro del cuarto de recepción.

Era una chica con orejas de gato que estaba esperando junto con los magos en el cuarto de recepción la llegada de Kinugasa.

Ella era la “Diosa del Gato Maligno” – Bastet que fue invocada por Homura y no había desaparecido hasta ahora.

— ¿Malas noticias, dices?

— Un reporte llegó de uno de mis subordinados que liberé dentro del laberinto como mis ojos. Los cuerpos de las fuerzas aliadas fueron robados por los ángeles, ahora están avanzando a la parte más profunda del laberinto de Eihort.

— Fueron los ángeles…

— En otras palabras, ¿quieres decir que Innocentius y los otros fueron traicionados por los ángeles?

— Fueron usados y sus cuerpos fueron robados al final. Se lo merecían.

— Si haces el mal entonces lávalo todo, eso es porque esos ángeles son realmente rudos en cuanto a la vida. No hay manera en que podamos crear una relación de cooperación con ellos usando el sentido humano de valores. Los demonios que se mueven por su avaricia y su propia preferencia son más fáciles para poder hablar.

— Es así. Exactamente como dices.

Francamente, Kinugasa era muy similar a Kai, él ya había empezado a notar vagamente que podría terminar así.

Era imposible construir una apropiada negociación y relación de cooperación entre ángeles y humanos.

Porque el sentido de valores de ambos lados eran diferentes.

Ese era por qué honestamente no importaba si los Cinco Grandes Líderes eran traicionados o lo que sea.

El problema era este ejército cargando las almas de extremadamente alto rango espiritual que era un ángel.

— ¿Sabes la escala del enemigo?

— Dejando atrás a Miguel que parece ser el general, se dividieron en dos tropas de cerda de 70,000 en su invasión aquí. Hay 140,000 en total. Los subordinados del “Gran Antiguo” están luchando pero no duraran mucho. Uno de ellos puede llegar aquí en un día.

— Es así…

Era un hecho que no querían conocer de ser posible.

Armas convencionales eran en su mayoría inefectivas, incluso contra magos humanos.

No había manera de que fueran efectivas contra ángeles.

Para derrotarlos sería inútil a menos que usaran ataques llenos de poder mágico.

Pero, el número de magos de la esfera de vida de Tokio fue reducido grandemente por la batalla.

Su número era aproximadamente 30,000 personas.

Ese número podía aumentar a 40,000 si los estudiantes y la reserva, cuya fuerza de batalla era menor que el estándar, eran incluidos pero… estaban condenados a caer frente a un ejército con una fuerza de 140,000 ángeles.

— ¿Qué vamos a hacer, Primer Ministro Kinugasa?

— Ese dios de allí… ¿no puedes ayudarnos a luchar?

Bastet respondió a esas palabras de súplica del mago de mediana edad negando con la cabeza.

—… Me agradan los humanos. He estado viviendo con los humanos junto a mis subordinados todo este tiempo hasta ahora. Pero, esta vez no recibí realmente mucho poder mágico de Homura. Después de todo solo fui invocada para ayudar con el festival… Cosas como luchar es completamente imposible.

La expresión de Bastet que les informó eso, era como si masticara un insecto amargo.

Bastet era uno de los “Dioses Antiguos” que protegían a las personas de la enfermedad y espíritus malignos desde tiempos antiguos,  concediéndoles la bendición de buena cosecha y fácil embarazo.

Estaba avergonzada de ella mismo que no podía usar su fuerza satisfactoriamente en este predicamento de la humanidad.

— Me temo que lo mejor que mi yo actual puede hacer es solo observar los movimientos enemigos. Lo siento.

— No. Incluso eso realmente nos ayuda. Muchas gracias.

Kinugasa dio sus gracias a la dedicación de Bastet, por otra parte se corazón estaba afligido.

La desesperación se estaba acercando con certeza.

Pero él no tenía la menor idea de cómo la enfrentarían.

… Fue en ese momento.

Enormes sonidos de explosiones irrumpieron desde las grandes ventanas del cuarto de recepción.

— ¿Qu-qué sucede?

No fue solo una. La segunda y tercera, el estruendoso rugido continuaba reverberando.

Cuando las personas reunidas miraron por la ventana, humo negro se elevaba de todos lados dentro de la esfera de vida de Tokio.

— ¡N-no me digas! ¿Un ataque enemigo?

Todos lo pensaron así, sus semblantes palidecieron.

Sin embargo esta situación se estaba volviendo peor.

Eso fue hecho claro por el miembro del gobierno que se apresuró al cuarto de recepción.

— ¡Primer Ministro! ¡Es un desastre! ¡Las personas evacuadas al geo-front están causando pánico en revueltas…!

— ¿Qué dijiste…?

— Revueltas, en este tipo de momento… no, es exactamente por qué es este tipo de momento, huh.

— El “Usuario del Dios Maligno” perdió, “Bala Siniestra” y “Crimson Leo” también KIA[1]… el “Caballero Blanco” nos traicionó, Onjouji Kai también está seriamente herido por la batalla con Wan Tairon y está inconsciente. Y aparte las personas se están alborotando… ¡No hay manera de que nos podamos oponer al ejercito de ángeles o a nada en este tipo de situación!

Los frecuentes desastres finalmente hicieron que los magos de defensa nacional se quejaran.

Era también algo que no se podía evitar.

A pesar de que el enemigo había obtenido un poder mayor comparado a la anterior batalla a causa de la angelización y estaban acercándose a su ubicación, los soldados de su lado estaban exhaustos, su fuerza principal de batalla había muerto en acción sobre todo el campo y al final las personas que juraron proteger estaban revelando sus colmillos contra ellos… Esta era exactamente una situación en la que nada se podía hacer.

Pero…

 

Incluso así, seguimos con vida.

 

— — ¡¿tsu…?!

De repente una voz de chica resonó dignamente, rompiendo la asfixiante atmósfera.

La voz que habían escuchado antes los hizo levantar la cabeza con un ‘hah’ y movieron sus ojos a la puerta de la que vino la voz.

Allí…

— ¿”Bala Sombría”?

La maga rango S que aniquiló a los “Misioneros Especiales” por sí misma en la lucha anterior.

Hoshikawa Sumika estaba allí de pie.

Su apariencia hizo que todos abrieran los ojos por la sorpresa.

Eso era natural.

— ¡Sumika-san! Si no me equivoco, ¿no se supone que fuiste decapitada por Sir James?

Correcto. Muchos de ellos presenciaron el momento con desesperación.

Pero Sumika negó con la cabeza y respondió con palabras.

— Hice que Homura-san realizara un hechizo de resurrección en mí de antemano, así que apenas sobreviví.

Eso era una mentira.

La verdad era que recibió una vida extra de “El Caos Reptante”.

Era gracias al “Muñeco Voodoo”.

 

Pero dar el nombre de “El Caos Reptante” quien no entendía de quien era aliado solo invitaría al caos.

Mintió por eso.

Incluso en esta peligrosa situación, le cerebro de Sumika estaba claro y calmado.

Así, Sumika explicó brevemente la razón de su resurrección.

— Ciertamente la situación, la posición en la que estamos es bastante mala. Sin embargo, que van a hacer al rendirse. Seguimos vivos. Más que vivos, debe haber algo que podamos hacer.

Diciendo eso, los soldados dentro del cuarto de recepción con ojos nublados en desesperación fueron inspirados.

Pero hacia esas palabras,

— ¡No hay nada en absoluto!

Un joven comandante de división que perdió su brazo en la lucha anterior grito irritado.

— A pesar de que sobrevivimos, pero cada uno de ellos ya está medio muerto. ¡Incluso yo estoy en este estado! ¿Qué podemos hacer en este tipo de situación huh? ¿Qué podemos hacer contra un ejército de ángeles de 140,000?

Ese grito representaba el pensamiento de todos en este lugar.

Fue por eso que las miradas de todos se dirigieron a Sumika junto a esas palabras.

Esas miradas parecían preguntar ‘hay algo que podamos hacer’.

Hacia la atención que obtuvo… Sumika respondió sin vacilar.

— A pesar de que perdiste tu brazo, aún hay un arma que puedes usar, ¿cierto?

— Eh.

— Incluso si pierdes tu pierna, aún puedes luchar usando el “Air Raid”. Yo también morí una vez, pero aún puedo luchar.

— ¡…!

—… No te estoy diciendo que hagas algo que no puedes hacer. Solamente, hagamos todo lo que podamos hacer con este cuerpo y vida. Incluso si todo termina sin sentido como resultado, algo como eso es solamente un resultado. Si es un resultado que llega de hacer todo lo que podemos, entonces podemos aceptar ese amargo resultado. Pero, es estúpido solo recibir desesperación sin siquiera resistir. Tal cosa es una traición contra los que murieron en esta batalla, no, una traición hacia todos los muertos desde antes de esta batalla hasta ahora que han continuamente contado la historia de la humanidad.

Porque ellos hoy existían por el sacrificio de muchas personas, incluyendo a Homura.

Además…

— Además, esto es una oportunidad.

Sumika declaró con un fuerte tono.

— ¿Opor-oportunidad dices?

— Sí. Basado en la situación que vemos, no hay duda de que Homura-san fue derrotado por Miguel, sin embargo es impensable que él simplemente, se dejara derrotar. Miguel debería estar considerablemente herido. Para que el enemigo dejara atrás a Miguel y avanzara hacia aquí, ¿no es eso porque no se puede mover suficientemente?

— A…

— Hay un ejército de ángeles, habiendo dicho eso su poder, que está usando carne forzadamente robada como intermediario, no será mucho. Además porque están invadiendo el laberinto de Eihort, el enemigo se dividió en dos unidades. La división de sus fuerzas es una oportunidad para nosotros.

Entonces,

— Vamos a luchar. Para sobrevivir. Para proteger. Enfrentemos la desesperación hasta el final.

‘Barramos con la desesperación, para obtener el futuro.

‘Ese es,…… el deber de los vivos.”

— —………

Los ojos de Sumika que respondió su pregunta no estaban nublados ni un poco.

Ella no solo perdió un brazo o pierna. A pesar de que revivió usando magia de resurrección, fue expuesta a la muerte una vez, aun así esta chica no estaba desesperada.

Sin apartar sus ojos de la desesperación, sin embargo no sucumbió a ella, en su lugar estaba creyendo en el futuro donde podían sobrepasar esto.

Comparado a eso, no había nada más patético cuando ellos, los adultos maduros estaban sentados deprimidos así.

—… haha…

Pensando en que tan indigno era al mirar hacia abajo en desesperación, Hasad dejó salir una risa seca.

— Que lamentable ser alentados por una chica de la misma edad que mi hija.

Era verdaderamente patético.

Incluso a pesar de que era exactamente este tipo de predicamento, los adultos tenían que mostrar el camino.

De nuevo, serian salvados por un niño.

De nuevo, iban a depender de un niño.

Tal cosa, tal apariencia poco sofisticada… él ya estaba cansado de eso.

— ¡…!

Instantáneamente Hasad golpeó sus mejillas con sus manos.

Y entonces con ese dolor, abrió fuertemente sus parpados fuertemente apretados.

Esos ojos… ya no estaban nublados.

— ¡Exactamente como la señorita “Bala Sombría” dice! ¡No hay manera de que el “Usuario del Dios Maligno” se dejara vencer tranquilamente! ¡El otro lado debería estar considerablemente golpeado! ¡Esta es una oportunidad que no volverá! ¡Hagamos esto! ¡Nosotros! ¡Con nuestras manos! ¡Vamos a golpear a esos incultos que rudamente pisan con sus sucios pies este mundo de nosotros los grandes humanos!

Hacia esas palabras de Hasad,

—… Ciertamente, es demasiado rápido para desesperarse.

— Sí. ¡No hay manera en que me voy a tragar esta amarga pastilla felizmente!

— Tú lo dijiste. ¡La humanidad no es solo el “Usuario del Dios Maligno”, demostrémoselos!

Los otros magos de defensa nacional se levantaron uno tras de otro.

Todos ellos, no estaban aceptando las palabras de Sumika de que esta era una oportunidad directa.

Que la situación era extremadamente mala no cambiaba.

Aun así, la apariencia de esa chica que no se rendía ante tal situación y continuaba buscando la más ligera oportunidad de victoria, ‘no puedo perder’, los inspiró así.

Y entonces eso era… también el mismo joven comandante de división que gritó sus quejas a Sumika.

— ¿Qué es lo que harás? Incluso después de ser inspirado así por una chica, ¿cómo pensé aun no puedes luchar huh?

— ¡N-no digas nada estúpido viejo! ¡No hay nadie aquí diciendo que no va a luchar! ¡Incluso con un solo brazo voy a luchar todo lo que pueda! ¡Incluso si voy a morir, voy a escupir una última vez a la cara de esos tipos!

El hombre respondió con un grito a las palabras provocadoras de Hasad antes de mirar a Sumika, como si dijera ‘adelante’.

Sus ojos estaban ardiendo con espíritu de lucha.

Expresaban una fuerte voluntad que decía que ya no habría más quejas.

— Ese es el espíritu.

Pero, al final lo que inicio su espíritu competitivo contra Sumika, era porque eran personas con una fuerte agresividad en primer lugar.

Cuando todo fue dicho y hecho, ellos eran los magos de defensa nacional cuya ocupación era la batalla.

Hacia ellos que elevaron su moral con bravura…

— Au-aun así, con el ángel como enemigo, significa que casi no hay duda que no puedan ser derrotados a menos que usemos poder mágico. Aun así, a pesar de eso, el daño a los magos de defensa nacional es enorme. Incluyendo a los estudiantes no tenemos 40,000 magos que puedan luchar. Por otro lado, el otro grupo tiene 70,000 incluso después de dividirse en dos grupos. En total hay 140,000. ¡No importa qué, la diferencia numérica es mucha…!

Los oficiales de gobierno que eran no-combatientes se interpusieron así.

El hecho de que no podía hacer nada solo con espíritu estaba extendiéndose frente a sus ojos.

Sin embargo…

 

— En cuanto a eso, nosotros cooperaremos.

 

Esta queja de los oficiales de gobierno fue detenida por la calmada voz de una chica.

Pero esa voz no era la de Sumika.

Entonces, ¿quién dijo eso?

En frente de los oficiales de gobierno que estaban confundidos, Sumika quitó su cuerpo al lado de la puerta.

Y entonces… le concedió paso a la chica detrás de ella.

El Primer Ministro Kinugasa conocía a esa chica.

Con pelo parecido al color de una verdura fresca, la chica poseía cuatro alas translucidas. Ella era…

— ¡T-tú eres… “Reina Hada”!

Era la cabeza de la raza de hadas que previamente migro del mundo demonio, Elfiena.

 

Parte 2

— Ella es de la que escuchamos de la historia…

— Ella es este tipo de niña.

La súbita entrada de Elfiena hizo que las personas dentro del cuarto de recepción se levantaran.

Todos los humanos aquí reunidos eran los dirigentes de la esfera de vida de Tokio, eso es decir el gobierno japonés.

Por eso habían sido informados por Kinugasa acerca del escándalo acerca de la raza de hadas y las circunstancias.

Entre ellos también había personas que llevaron a cabo los varios procedimientos para la migración de la hadas a la isla Hachijo, así que no estaban sorprendidos de que Elfiena en si existiera.

Pero lo que no entendían era…

— ¿Qué haces aquí? Todas las hadas debieron haber migrado a la isla Hachijo…

La que respondió la pregunta de Kinugasa no fue Elfiena, sino Sumika que estaba al lado de ella.

— Sabiendo que una batalla inició en la esfera de vida de Tokio, se apresuró a llegar aquí.

La raza de hadas era una especia extremadamente pequeña espiritualmente incluso con la gran densidad y pureza, usualmente viven en simbiosis con la naturaleza viviendo dentro de plantas y la tierra.

A causa de su pequeñez que podía ir dentro de cada existencia, Elfiena podía atravesar el laberinto de Eihort en línea recta y llegó aquí más rápido que los ángeles.

Y entonces había solo una razón para que viniera hasta tan lejos.

— Todos, por favor.

Al momento en que Elfiena dio tal voz, de todo el cuarto de recepción, las paredes, el techo, incontables esferas de luz con un brillo tenue salieron sin sonido.

Si uno concentrara los ojos en una de esas esferas, podría ver una forma humanoide que podía caber en la palma de un humano.

Esas eran las hadas que vinieron junto a Elfiena a este lugar.

Después de que pasaran a través de las paredes del cuarto y aparecieran, convergieron en los heridos magos de defensa nacional.

— ¡¿Uwaa?!

— ¡Qu… pero que…!

[¡Está bi… en! ¡Está bi… en!]

[No dolerá. Cree en el hada.]

Los magos estaban sorprendidos por lo extraño circulando sus alrededores.

Mientras los anestesiaban, las hadas estaban susurrando algo con palabras que los humanos no entendían y tocaban las heridas de los magos con sus manos.

Luego, calor como si el sol de primavera acariciara sus heridas, quitándoles el dolor de allí.

Cuando los magos se quitaron las vendas, sus heridas habían sanado completamente.

Era magia de curación.

Las hadas sanaron las heridas de los magos con hechicería del mundo demoniaco.

Esta acción en si era la respuesta de las hadas hacia la pregunta de Kinugasa de por qué estaban allí.

— Nosotros la raza de hadas vinimos para luchar junto a la esfera de vida de Tokio. El número total de hadas es aproximadamente 2 millones. Creo que si todos nosotros aplicamos sanación, podemos curar a todos a una condición capaz de luchar antes del ataque enemigo. Y entonces, este es un tema que hablamos con el Primer Ministro Kinugasa antes, a causa de la pequeñez de nuestro cuerpo espiritual, podemos entrar en lo que sea. Con diez de nosotros poseyendo una sola arma, es posible proveer armas que lleven el poder mágico de 200,000 personas.

— ¡200,000…!

El color de todos cambio el escuchar ese número.

Eso era porque en este predicamento, escuchar que su fuerza militar podía cargar ataques de poder mágico que era efectivo contra ángeles y demonios que eran invasores de otra dimensión podía incrementar en 200,000 era algo extremadamente alentador.

Para la esfera de vida de Tokio, esta propuesta era algo inestimable.

Pero, no había una sola persona dentro del cuarto de recepción que hiciera una expresión feliz a pesar de que tenían caras sorprendidas.

En cuanto a la razón.

Eso era porque no importa que tan amigable fuera la actitud que Elfiena mostrara, ella era una “raza de demonios”.

Luz de desconfianza ensombreció ojos mirando a Elfiena y las otras hadas, no importa qué.

Todos estaban perdidos de cómo reaccionar ante tal proposición.

En ese tipo de momento… tomar la decisión era el deber del líder.

Es por eso que el Primer Ministro Kinugasa Yoshinori preguntó a Elfiena una cosa más como representante de la esfera de vida de Tokio.

—… Nosotros lo humanos una vez traicionamos a las hadas. En ese momento quien se volvió su aliado, comenzando por Homura-san, es solo una parte de la humanidad. Persistimos en no involucrarnos en su predicamento… A pesar de eso, ¿por qué nos tenderían la mano a nosotros ahora que estamos en un predicamento?

Hacia esa pregunta, Elfiena se quedó en silencio por un momento.

— La razón. Honestamente hay varias razones. El favor de Homura-san. Y entonces nuestro propio interés, si los ángeles gobiernan la tierra, también nos eliminaran que somos una raza de demonios. También hay varias cosas. Pero, esa es una de las mayores razones.

Elevando su cara, respondió después de tomar una mirada a los ojos de las personas en el cuarto.

— Nosotros la raza de hadas, queremos llevarnos bien con ustedes humanos incluso más.

— ¡…!

Elfiena también entendía que era algo difícil.

Pero, eran existencias que vivían bajo el mismo cielo.

Para seguir pasando uno del otro por siempre… era muy triste.

Declarando eso, Elfiena miró de nuevo a Kinugasa y dijo con un tono fuerte.

— En primer lugar nosotros la raza de hadas vinimos abandonando el mundo demoniaco con la resolución de asentarnos en esta estrella llamada Tierra y vivir junto a los humanos. Así que por favor… déjennos luchar junto a ustedes.

Acerca de dejarlos unirse a la línea de batalla de esta lucha.

Y entonces, para que la humanidad no se rindiera y continuara luchando.

Hacia esa petición de Elfiena,

—… Entendido. Mi gratitud por la cooperación de la raza de hadas.

Kinugasa tomó una decisión como líder de la esfera de vida de Tokio.

La decisión de unir manos con la raza de hadas y luchar contra el ejército de ángeles.

— General Bushima. Teniente General Cline. Teniente General Onodera. Ustedes tres tomarán la parte principal, reúnan a las fuerzas sobrevivientes y reorganícenlas. Por favor carguen su reposicionamiento bien. Subsecretario de defensa Tomigaya revisará el sistema de defensa de la tercera área de la ciudad. Por favor hazlo para que pueda ser activado en cualquier momento de ser necesario. Sin embargo, pon una atención meticulosa al consumo eléctrico. Da la prioridad máxima al mantenimiento de la expansión de la fórmula mágica del geo-front.

— — ¡Entendido!

— Coronel Nanjou. Tu unidad de soporte de retaguardia trasportará armas convencionales al geo-front. Ootori-kun, por favor enumera la fuerza antigua de auto defensa y personas con experiencia en campaña de la fuerza policial.

— ¡Entendido!

Los oficiales comisionados y oficiales de gobierno estaban moviéndose ocupadamente con las instrucciones de Kinugasa.

Sus enérgicos movimientos estaban desbordando con vitalidad.

Si el comandante en quien debían confiar no se quebraba, entonces la moral de los soldados también seria revivida.

Entonces lo que quedaba para restaurar la condición de los soldados a una donde pudieran luchar.

— Y entonces, Teniente General Hasad.

— ¡Ou!

— Los magos de defensa nacional confían en ti, por favor usa comunicación mental para explicar acerca de la cooperación con la raza de hadas. Elfiena-sama, después de la explicación, ¿puedo molestarla en guiar a la raza de hadas a curar a los magos?

— ¡Entendido!

— Por favor déjenoslo a nosotros.

— Primer Ministro. ¿Qué deberíamos hacer sobre el alboroto en el geo-front? Justo ahora parece que la policía está usando la barrera y de alguna manera los está reteniendo, pero…

— Iré frente a ellos a explicarles directamente.

Esas palabras hicieron que el secretario de Kinugasa se pusiera pálido.

— ¿Usted mismo Primer Ministro? Eso es muy peligroso…

Esa era una preocupación razonable.

Pero, Kinugasa habló.

Solo esto no se lo podía dejar a nadie más.

— Es porque es mi trabajo hacer que las personas entiendan. Yo también tengo cosas que solo yo puedo hacer.

— Creo que estará bien si es el Primer Ministro. Ha estado trabajando por el bien de la esfera de vida de Tokio más que nadie todo este tiempo desde la “Noche de Walpurgis”. Seguramente las personas serán capaces de entender las palabras del Primer Ministro.

Sumika dio su apoyo a la resolución de Kinugasa.

Respondiendo con ‘Gracias’, Kinugasa habló a las personas que quedaban en el cuarto de recepción con un tono fuerte.

— Ciertamente los ángeles pueden estar tratando de traer salvación a esta tierra, su sentido de valores en cuanto a la vida humana es diferente. Para nosotros los vivos en este momento, la salvación traída por esos ángeles no es diferente a la destrucción traída por los demonios. Japón… no, la ruina de la humanidad será decida en esta batalla. Por favor todos, para eliminar la desesperación que se aproxima, les ruego que den lo mejor.

La respuesta hacia ese apoyo de Kinugasa, no fueron llantos de afirmación que estaban hermosamente sincronizados, sino respuestas conflictivas que estaban realmente desorganizadas.

El tiempo que cada individuo necesitaba para decidirse era diferente.

Es por eso, era algo que no se podía evitar en absoluto.

Sin embargo, aun así, no importa que tan carente fueran en unidad,

… entre ellos, ya no había nadie que mirara hacia abajo.

 

Parte 3

Después de eso, Kinugasa llegó al espacio abierto del geo-front donde todos los ciudadanos de la esfera de vida de Tokio tomaron refugio y explicó los detalles de la situación que estaban enfrentando.

Como la raza de hadas voló desde el mundo demoniaco hasta la tierra buscando refugio, el cual el “Gobierno Mundial Unido” aceptó.

En cuanto a eso, los “Cinco Grandes Líderes” del “Gobierno Mundial Unido” dijeron que fue una decisión arbitraria de Japón y se movieron a realizar la Reconquista de esta vez.

Y entonces, acerca de cómo para poder derrotar al enemigo que se aproximaba a ellos para llevar a cabo la Reconquista, Japón se aliaría con la raza de hada y desplegaría una batalla de asedio.

Todo eso fue explicado sin ningún engaño en una explicación fácil de entender.

Esta explicación de Kinugasa trajo un gran malestar en las personas, aun así el resultado fue que logró obtener su entendimiento.

Era exactamente como dijo Sumika, podía ser dicho como el poder de confianza que Kinugasa había obtenido formalmente hasta ahora.

Desde el día de la “Noche de Walpurgis” donde todos los principales miembros del gobierno escaparon abandonando a la gente hasta este día, cuanta contribución hizo Kinugasa para mantener este espacio llamado la esfera de vida de Tokio hasta ahora. Cuanto, puso su corazón y sangre en este esfuerzo. Las personas entendían bien eso.

Por esa razón, la fortaleza que era la confianza que formalmente y completamente había construido hasta ahora no caería tan fácilmente.

Esa confianza no se rompería.

Y entonces exactamente por esa solida fortaleza fue que las personas se reunieron y comenzaron a moverse.

Justo ahora era exactamente el tiempo donde la desesperación estaba acercándose a cerrar su futuro.

Y entonces después de la explicación de Kinugasa, el ejército de defensa nacional preparó su línea defensiva.

El último sistema defensivo que existía en un diámetro de 3 kilómetros con el palacio imperial como centro fue operado.

El terreno alineado de edificios se hundía en el suelo y fue guardado en el geo-front.

Lo que salía del suelo en su lugar era un enjambre de baterías de armas anti-aéreas con gruesa armadura y lanzamisiles.

Todos esos estaban trasformando la esfera de vida de Tokio en una fortificación en cuestión de minutos.

Y entonces varias personas y hadas estaban ocupadamente corriendo alrededor de la esfera de vida de Tokio que fue convertida en la fortificación de batalla decisiva.

— ¡Disculpe…! ¿Está bien amontonar la munición aquí…?

— ¡Oo…! ¡Por ahora solo reúnela por allí…!

— ¿Eh? ¿Piscina qué? ¿Quieres decir que lo arroje al agua[2]?

— ¡No es eso! ¡Quiero decir que lo juntes por ahí!

— ¡Señorita hada! ¡Puedes dejar a los seriamente heridos al escuadrón medico de allí, solo trata a los que tengan heridas ligeras primero para asegurar el número aunque sea por un poco más!

— ¡En-entendido…!

— ¡Oi, el sistema de defensa está dando error aquí! ¿Quién está haciendo el mantenimiento?

— ¡To… dos! ¡Aquí está la comida desde el geo-front…!

Personal militar, ciudadanos comunes y hadas también.

Todos sin excepción hacían lo que podían para prepararse.

Para la batalla que vendría después de esto.

Mientras miraba de lado esa indomable apariencia de vida, Sumika estaba caminando a través de la multitud buscando a alguien.

Su compañera que debía haber sobrevivido… la figura de Ichinotani Chikori.

Y fue en ese momento,

— ¡Aa…! ¡Sumika-chan! ¡Yahho…!

Una familiar voz animada llamó a Sumika desde su espalda.

Cuando se dio la vuelta, allí estaba la apariencia de dos magos estudiantes que conocía.

— Escuché del capitán Hasad que sobreviviste, pero realmente te ves bien. Me alegra tanto…

— Parece que aún no nos quedamos sin suerte huh, Hoshikawa.

— Anna-san y Rozalind-san… Así que ustedes dos también están a salvo.

Y entonces Sumika lo notó.

La figura de Koga Ayumi, que se supone estaba en el mismo pelotón que ellas, no podía verse por ningún sitio.

— Eh… ¿dónde está Koga-san?

Anna mostró una sonrisa torcida a esa pregunta.

— Koga-chi, ella… se retiró debido a la batalla anterior. Por el momento apenas sobrevivió pero, ella aún no ha despertado. Fue llevada por el equipo médico.

— Es, así…

— Eso es porque la séptima división a la que nos unimos estaba localizada en un fiero campo de batalla. Yo también quede así.

Después de susurrar eso, Rozalind dio medio paso y movió su cuerpo al lado detrás de Anna.

Con eso la mirada de Sumika confirmó el significado de esas palabras.

El brazo izquierdo de Rozalind había desaparecido desde el codo.

— ¿No necesitas una mano mecánica artificial para eso?

— Parece que tomara tiempo hasta que me acostumbre. Además…

En frente de Sumika que hacía una cara preocupada, Rozalind balanceó su “Arma” tipo espada en un momento.

Los cabellos de la frente de Sumika fueron acariciados por la presión de la espada.

— Más que usar un brazo que no puedo usar, es más fácil luchar con mi cuerpo volviéndose más ligero por un brazo. Después de todo puedo usar una espada incluso con una mano.

Rozalind mostró una sonrisa confiable que era adecuada para su alta estatura.

Seguramente para una chica de su edad no era algo pequeño perder un brazo, pero no dejó salir ninguna palabra acerca de ello.

Como se esperaba del pelotón élite que continuaba aumentando sus logros incluso cuando ella estaba en un periodo agrio, cuando ella no era capaz de mostrar ningún resultado, Sumika estaba llena de admiración.

— Realmente ayuda que seas tan confiable.

— Esa es mi línea… Porque ahora que Homura-dono no está, la más grande fuerza de batalla de la humanidad es indudablemente Hoshikawa. Contamos contigo.

— Hare lo mejor. Como maga de rango S.

— Sí. Por el bien de nuestro futuro, hagamos todo lo mejor… Entonces qué tal si vamos ahora por nuestro bento, Anna.

Rozalind le habló a Anna, pero no hubo respuesta de Anna.

En cambio una palma detuvo a Rozalind después de un poco de tiempo.

— Si cierto. Lo puedes ver de ahí, ¿cierto? El punto donde está ubicado el edificio central de valores. La gran intersección que esta antes. Estamos allí justo ahora.

Ella estaba hablando con alguien a través de transmisión mental.

Parecía que estaba dando la ubicación en donde estaba pero…

— Anna. ¿Con quién estás hablando?

Anna que terminó su comunicación, respondió con asombro la pregunta de Rozalind.

— ¿Lo olvidaste Roze? Había una chica que dijo que estaba buscando a Hoshikawa-chan, ¿cierto…? Recuerdas, esa del 11° pelotón en entrenamiento… ah, allí viene. ¡Por aquí, oi…!

«Dijo 11° pelotón en entrenamiento.»

Sumika tenía memoria de ese número de pelotón.

En incredulidad, Sumika dirigió su mirada a donde Anna estaba saludando.

Por allí, había una persona que Sumika había supuesto.

Acercándose mientras evadía a la izquierda y derecha a las personas que iban y venían apresuradamente, esa chica con ardiente pelo rojo y piel blanca característica del occidente era indudablemente…

— Lily…

La amiga de la infancia de Hoshikawa Sumika, la hermana de la “Iglesia del Camino Sagrado” que había enfrentado en el caso de la raza de hadas.

Era Lily Hoegarden.

Lily quien se deslizó a través de la multitud de personas estaba corriendo sin detenerse.

Su expresión no podía ser vista por su cabella. Pero…

Sumika pensó, que tal vez Lily por casualidad seguía enojada por como luchó por la raza de hadas antes de esto.

Habiendo sido salvada por Elfiena, Lily le dio palabras de gratitud a través de Sumika, pero Sumika supuso que el resentimiento de que su familia hubiera sido asesinada por demonios no desparecería tan fácilmente.

Ese era el por qué…

— Verás, Lily. Esto es…

Sumika abrió la boca para tratar de persuadir a Lily.

Pero las palabras que estaba formando pronto fueron interrumpidas.

Lily que estaba corriendo hacia aquí, abrazó a Sumika con su movimiento, como estaba.

— ¡¿Li-Lily?!

Sumika estaba sorprendida por el doloroso impacto.

Mientras abrazaba a la chica así…

— ¡Sumika, Sumika! Me alegro… ¡Regresaste con vida…!

Lily dijo eso mientras sollozaba convulsivamente.

Su cuerpo temblaba lastimosamente.

La chica vio el momento de desesperación cuando el cuello de Sumika fue decapitada en el campo de batalla.

— Yo, ya ni quiero más… Personas importantes que he perdido, ya son… demasiadas…

— Lily…

— Es, eso es sorprendente… Ese fue realmente un abrazo intenso pero, ¿tu amiga?

Anna preguntó con una cara sorprendida, por el abrazo que parecía una tacleada.

Hacia eso, Sumika estaba…

—… Sí. Ella es mi mejor amiga.

Respondiendo así, hacia las lágrimas de su mejor amiga que seguía preocupándose por ello incluso a pesar de que su camino difería todo este tiempo, quien incluso ahora estaba feliz desde el fondo de su corazón por su sobrevivencia,

— Yo también, me alegra que Lily está viva.

Sumika le dio las gracias mientras le regresaba el abrazo.

El largo tiempo desde que Sumika persiguió la espalda del “Usuario del Dios Maligno” y se alejó del camino de dios.

Este momento llenó todo ese largo tiempo.

 

Parte 4

La figura de Anna y Rozalind desaparecieron mientras Sumika y Lily estaban alegres por su reunión.

Ambas leyeron la atmósfera y regresaron a sus propias estaciones.

Y entonces después de que Sumika intercambiara un largo abrazo con Lily, le preguntó su situación mientras buscaba a Chikori.

— Es así… todos los miembros del pelotón de Lily… se han retirado.

—… Sí. La unidad en la que estábamos no era en un campo de batalla tan fiero, así que los tres no están heridos.

Pero, sus corazones ya se habían roto y no estaban en condiciones de pelear, dijo Lily.

— Incluso a pesar de que las hadas, que son demonios, lucharás, esto es patético para un líder de pelotón.

— Eso no es responsabilidad de Lily. Cada uno de nosotros hace lo que puede. Pero incluso pensando eso, el cuerpo y el corazón no se animaran. Para ese tipo de persona salir es algo que no se puede evitar. Porque ese es el límite de esas personas. No los criticaré… Además, la que esta descalificada como líder soy yo. Porque, perdí a dos de los miembros de mi pelotón.

— Perdiste, quieres decir, como se esperaba el “Usuario del Dios Maligno” está…

Sumika asintió.

— Parece que hubo un contacto de la encarnación del “Liber Legis” que estaba a su lado, que había sido asesinado… Desde que Homura-san perdió, Shiori-san a la que fue a salvar está también en una situación desesperada.

Cuando dijo eso en alto, la hizo hervir con rabia por su propia inutilidad.

Ella no era capaz de no hacer nada como líder así, pensó.

Sin embargo…

— Pero, hay también un miembro del pelotón que sobrevive.

No importa que tan decepcionada estuviera, había algo que tenía que hacer porque era la líder del 101°.

Por esa razón Sumika buscó a Chikori confiando es la presencia de su poder mágico.

— La encontré.

Sumika atrapo la figura de Chikori en la sombra de una batería.

— Esa chica, luchó contra los “Paladines” antes…

— Ella es la que ha trabajado más duro en el 101° pelotón, ¿sabes?

Sumika caminó hacia Chikori que estaba agachada abrazando sus rodillas en la sombra de la batería y la llamó.

— Chikori-san.

—……

— Finalmente te encuentro. Te he buscado por todos lados.

Chikori lentamente levantó su cabeza hacia esas palabras.

—… ¿Por qué?

Mientras abría sus inflamados ojos que se veían rojos… ella dijo:

— Está bien no buscar a… alguien tan inútil como yo.

Esa sonrisa burlona que era inimaginable que viniera de la animada Chikori fue hecha con mejillas convulsionantes.

 

Parte 5

Ichinotani Chikori se estaba maldiciendo a sí misma.

De su sinvergüenza persona que había sobrevivido descaradamente así.

— Yo, no pude hacer nada.

No, aún era mejor si no hacía nada.

Sería salvada, si solo era inútil.

Pero, qué acerca de la realidad.

No era algo tan bonito como ser inútil.

— Yo, maté a Dorothy-san…

Porque hizo algo tan tonto, Dorothy-san ahora estaba muerta.

Y más que eso, ello ni siquiera fue capaz de vengar a Dorothy-san.

Solo estaba siendo una carga hasta el final, no hizo ningún resultado, solo sobrevivir sin sentido.

… Odiosa.

Esta era la primera vez.

Que ella sentía este odio hacia sí misma.

«¿Qué héroe… que protegerá a todos?»

Alguien así de inútil, no sería mucho mejor si ni siquiera existiera.

Ese es el por qué,

—… Ya no, lucharé más.

Ichinotani Chikori dejó caer su cabeza y le dijo eso a Sumika sin devolverle la mirada.

Después de todo se ella estaba allí, no sería nada más que una molestia.

En cuanto a eso, Sumika se arrodilló en frente de Chikori y le dio coraje a la chica al poner su mano en el hombro de Chikori.

— Chikori-san. Por favor no solo mires el hecho de que perdiste. También hay vidas que se salvaron gracias a que ustedes dos contuvieron a los “Misioneros Especiales”. La dura lucha de Chikori-san y Dorothy-san de ninguna manera fue sinsentido.

Esa era la verdad.

Si Chikori no luchaba duro, la “Misionero Especial” Gimel hubiera matado a mucha gente de seguro.

Durante el tiempo cuando Sumika protegió la ciudad antes de que disparara la “Bala Sombría”, era solo porque Chikori estaba luchando que la única que se volvió un sacrificio a causa de Gimel fue solo Dorothy.

Pero… para Chikori que fue capturada por el [y que si] imaginario, no podía escuchar tal lógica.

— La Líder, es realmente fuerte…

Chikori murmuró con la cara aun hacia abajo.

— No lo puedo hacer… no puedo ver nada excepto el hecho de que perdí…

Solo el resultado que no podía deshacer seguía atormentando su corazón.

Algo como la cosa que tenía que proteger, ni siquiera tenía la fuerza de voluntad para pensar en ello.

Aún más…

— ¿Líder no está triste…? El Maestro está…

… Ya está muerto.

La boca de Chikori que iba a decir eso se apretó estrechamente en el medio.

Esa era una pregunta muy estúpida, incluso su roto corazón entendía eso.

—… Lo siento. Yo, decir algo realmente estúpido…

Pero, esas palabras de disculpa de Chikori… fueron cortados por Sumika.

— Estoy mortificada.

Con breves palabras, como si las exprimiera, respondió la pregunta que Chikori se tragó.

— ¿Morti-ficada?

No estaba triste… estaba mortificada.

Chikori no podía entender bien el significado de esa emoción.

Fue por eso que Chikori levantó la cabeza y preguntó qué tipo de emoción era esa.

Hacia eso, Sumika,

— Sí. Porque odiaba la manera de vivir de Homura-san.

Una respuesta que fue escupida exactamente siguiendo sus sentimientos.

— Tomar toda la carga de todo por sí mismo, esa manera de vivir que carga todo en aislamiento, realmente la odio. Es por eso que un día, le dije… Después de un año, me volvería una existencia que puede estar lado a lado con él sin falta, que yo tomaría la mitad de su carga… Que esa declaración no se vuelva realidad, no puedo evitar sentirme mortificada. Porque yo… amo a Homura-san.

— Líder…

— Pero, incluso sabiendo que Homura-san ya no está aquí, no significa que la promesa también se fue. La promesa que intercambie, aun reside dentro de este corazón de seguro. Es por eso, no hay tiempo de ahogarse en tristeza o algo… Sobrepasaremos este predicamento sin confiar en Homura-san, incluso nosotros podemos hacerlo si lo intentamos, quiero decirle eso a él.

Porque ella creía… que esa era la única cosa que se podía volver la salvación de Homura.

Pero…

— Pero, para lograr eso, es imposible con solo mi fuerza.

Diciendo eso, Sumika de nuevo miró a los ojos de Chikori y declaró.

— Para cumplir eso, la fuerza de todos es necesaria.

Sí. Enfrentando este predicamento, presenciando como cada uno estaba haciendo todo lo que podía, Sumika entendió.

[Sumika-chan. Las agallas de intentar estar lado a lado con Homura-kun es espléndido pero, eso es algo imposible. No hay manera de que alguien sea como él, poseyendo tal nobleza, combinado con un talento que la contrapesa… Sin embargo, algo así es solo un problema trivial. Porque la verdadera fuerza de la raza llamada humanidad no está allí… Eso es algo que no debes olvidar.]

El verdadero significado de esas palabras de “El Caos Reptante”.

Ciertamente era como dijo “El Caos Reptante”, no había otra figura heroica como Homura.

Él era el “Definitivo”. Igualarlo en poder de un ‘individuo’ era una historia imposible desde el inicio.

Sin embargo, tal cosa no era un problema.

Por esa razón justo ahora, exactamente porque era ese tipo de ahora, Sumika entendió eso.

Si no podía alcanzarlo con la fuerza de un ‘individuo’, podía simplemente alcanzarlo con la fuerza de un ‘Grupo’.

— En frente de una abrumadora diferencia de fuerza, incluso así no nos rendiremos y la enfrentaremos al unirnos como uno. Esa es la fuerza que ángeles y demonios y ni siquiera Homura-san tienen, la fuerza que solo los débiles tengan. ¡Y entonces, es exactamente esta fuerza, que perfora un hueco en la desesperación que cubre incluso el cielo…!

Y entonces, pare destruir la desesperación.

Justo como en un solo hormiguero, destruir un firme castillo.

— En esa batalla, quiero pedir prestada la fuerza de Chikori-san.

Diciendo eso, Sumika tomó algo de su bolsillo e hizo que la mano de Chikori lo agarrara.

Cuando Chikori abrió su mano preguntándose lo que era, era algo como un caramelo envuelto en papel de regalo.

Cuando abrió la envoltura, una bola de caramelo de colores arcoíris que se veía sabrosa estaba indudablemente dentro.

Pero…

— ¡Esto es, espera… no me digas!

Al momento que vio eso, Chikori que era una maga lo entendió.

La presencia que el caramelo arcoíris tenía, ella sabía exactamente la cruel historia de la cual el dueño de esta presencia le dijo…

Y entonces la realización de la chica era correcta.

El nombre de este caramelo de colores arcoíris era… Pastilla de Hada.

Esta cosa se volvió la razón por la que la raza de hadas fue arrinconada en el caótico mundo demoniaco, esto era al suplemento de poder mágico que era creado de la vida de un hada como material principal.

¿Por qué Sumika estaba cargando algo como esto?

Sumika respondió a Chikori que tenía los ojos abiertos completamente por la sorpresa.

— Elfiena-san y los otros, lucharan junto a nosotros.

— ¡…!

Sí. Esta pastilla de hada era algo traído por nadie más que Elfiena. Las hadas que estaban debilitadas por una larga vida y se volvieron incapaces de luchar satisfactoriamente, cristalizaron su vida así por su propia voluntad.

Por así decirlo, esto era la encarnación de su espíritu de lucha.

Lo que salvo a Sumika de su predicamento de quedarse sin poder mágico también fue la voluntad de esas hadas.

Es por eso que Sumika le entregó eso a Chikori esta vez, y habló.

— No eres solo una chica que estaría deprimida en este tipo de lugar. No importa qué tipo de crítica y desdén enfrentaras, no perdías, no te rendías y continuabas adelante hasta el final incluso en ese momento en que estaba podrida, esa alma tuya, es más noble que la de cualquiera, es más fuerte que cualquiera. Sé eso mejor que cualquiera. ¡Es por eso que… esperaré por ti en el campo de batalla, junto a todos!

Sumika creía en ella.

Sumika se alejó dejando esas palabras.

— ¡… Yo, soy… aun así, yo soy…!

Por otra parte, Chikori enterró de nuevo su cara en sus rodillas.

Como si rechazara la realidad frente a ella.

Sin embargo, aun así…

—………

La mano de Chikori, se aferró fuertemente a la fuerte voluntad confiada a ella por Sumika, sin dejarla ir.

 

Parte 6

Sumika que se distanció de la posición de Chikori, regresó a Lily que estaba esperando por ella en una posición ligeramente alejada.

— Me pregunto, si esa chica se levantará. Aunque se ve realmente demacrada.

Sumika asintió sin vacilar hacia la preocupada pregunta de Lily.

— Estará bien. Porque Chikori-san es una maga en la cual Homura-san tenía esperanzas… Chikori-san de seguro vendrá.

Sí. Chikori de seguro se levantaría de nuevo. Ella creía eso.

Sin embargo…

— Pero… aún no es suficiente.

— ¿No es suficiente?

— Para que nosotros la humanidad ganemos, hay una persona, de la que tenemos que obtener su cooperación no importa qué.

Sumika pensó.

Sin la ayuda de la chica, ellos seguramente serían forzados a una extremadamente amarga batalla.

Si podía, quería también obtener la cooperación de la chica.

Fue por eso que…

— Vamos Lily. Hacia la ubicación del grimorio del inicio, “Liber Al Vel Legis”.

 

NOTAS:

[1] NT: KIA (Killed In Action): Muerto en Acción.

[2] NT: en ingles usan ‘pool’ que dependiendo del contexto significa ‘piscina’ o ‘reunir’, por eso la confusión. No sé en japonés como está escrito, así que me guio por eso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s